www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4518229
Para todos los públicos Maestros de la costura - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

En el primer reto de la noche tenemos un encargo muy especial.

Me lo como. Confeccionaréis dos abriguitos.

¡A coser! Vamos.

¡Bibiana Fernández!

Hola. Mira, mira.

Yo creo que esto no tiene sentido, pasaré de esto, olímpicamente.

El mejor ha sido... ¡Jaime!

(Aplausos) Ole.

Nos encontramos en Emidio Tucci.

Un buen traje debe quedar como un guante.

La chaqueta, mira lo que hago con la chaqueta.

-Ahí va y ya está.

La sonrisilla de Venus le hace el pantalón.

Porque estés un momento quieto no pasará nada.

¿Le tienes miedo a Eduardo? No, miedo no.

Te hemos visto igual de pasivo. Vais a tener que hacer

un homenaje a los trajes regionales españoles.

Qué horror. Le queda como un guante.

El aprendiz que no continúa es...

Eduardo.

(Aplausos)

(Sintonía)

Buenas noches desde el taller de "Maestros de la Costura".

Nuestros aprendices cumplen

la primera mitad del programa con nosotros.

Cada semana se sienten más seguros de sí mismos

y algunos creen que lo saben casi todo de la costura.

Pero esta noche se enfrentarán a un reto, completamente, nuevo.

La ropa interior.

Y por si esta sorpresa no fuese suficiente,

nuestros expulsados tienen una segunda oportunidad,

llega le repesca de "Maestros de la Costura".

Por supuesto, nuestros aprendices no saben nada por ahora.

El primer día que entré al taller como no sabía el nivel

de confección de los demás, creía que podía llegar lejos.

Sin embargo, la gente viene muy preparada,

pero seguiré luchando, no me daré por vencido.

-Pa, patrón. -Ya veo.

Bienvenidos, aprendices, todos encaramos la segunda mitad

del programa sin Eduardo.

Quiero preguntaros para bien

o para mal, cómo afectó eso al grupo.

Mahi, quiero saber cómo fueron estos días en la casa sin él

y cómo te encuentras.

(RESOPLA) Lo echo mucho de menos, hay gente que si se va,

no se nota, pero es que Eduardo se hacía mucho notar.

Para bien o para mal, todos notamos que falta alguien,

yo para mal. Sergio, ¿qué opinas al respecto?

Estoy más tranquilo, para mí era muy ruidoso y muy fuerte

en cierto sentido como muy... como que estamos más pacíficos

en casa no sé. Lo que está claro

es que entráis en una nueva etapa, esta segunda mitad.

Quiero saber si empezáis a saber,

realmente, quién es quién dentro del programa.

Sí, claramente, al principio, creo que como todo en la vida,

era ji, ji, ja, ja, todo era maravilloso.

Conforme subimos el nivel,

vamos viendo lo que, realmente, somos.

-Creo que quizás peque de inocente, pero a la gente la he visto

muy transparente desde el principio.

Veo a la gente que conocí el primer día y la veo igual ahora.

El problema está en que puedes confiar en la gente,

pero aquí no venimos a ser confidentes, somos rivales.

Hasta hoy estoy muy contenta con todo el mundo,

me llevo bien con todos.

Es verdad que con Pa tengo más afinidad,

pero estoy muy ajusto con el grupo.

Saben lo que hacen, quieren competir, esa gran frase

del principio de: "Queremos vivir la experiencia",

quedó en la historia, quieren ganar, como yo.

Alicia, ¿tú sabes más de costura de lo que dices?

(RÍE)

Yo, realmente, creo que con 23 años y no habiendo ido a clases jamás.

no puedo saber mucho. Al grupo le sorprenden habilidades

que tienes más allá del aprendizaje del que tú has hablado a veces.

Desde pequeña a la gente también le sorprendía porque con ocho años

hacer cosas que hacía a mi madre también le sorprendía,

pero eso es algo innato, no... -Hay cosas que para hacerlas

tienes que saber cómo se hacen.

"Ay, se me ha ocurrido", eso no se te ocurre,

o lo sabes o no lo sabes.

¿Es una superdotada? Creo que, realmente, ha dicho

que cose desde los ocho años, sabe coser desde que es pequeña

y eso es evidente. Sobre todo es haber cosido mucho

y con mucha pasión y fijarse, soy muy observadora,

entonces, lo que veo, lo reproduzco porque me fijo hasta en el detalle.

Y al fin y al cabo he sido mi propia profesora.

Tampoco sé si piensan que les miento, que investiguen

lo que sea que te juro que no tengo ni curso ni nada.

Raquel, hoy vas muy tapada para la prueba de hoy.

Bueno, pero mira qué bonito mi vestido, mi Moisés Nieto.

Muy bien, muy bien.

Cuando queráis.

Mientras preparábamos esa prueba

nos acordábamos mucho de Mahi

y nos preguntamos si vas a dejar

tu huella en la prueba de hoy.

En la vida me da miedo una cosa y es que esperen de mí cosas

porque, normalmente, se esperan

de mí cosas que luego no llego a la altura.

Y esto no me hace mucha gracia.

Ahora, voy a estar en tensioncita todo el rato.

Te puedo dar una pista muy pequeña:

Hay que coser poco,

pero muy bien.

Huy. -Ojú, Pa.

En esta ocasión os enfrentáis a un desafío muy, muy particular

y, cómo decir...

Un poquito íntimo.

Para que tengáis una pista muy evidente sobre la temática

de la prueba, os pido un fuerte aplauso para la directora creativa

de André Sardá, Nuria Sardá.

(Aplausos)

Nuria, bienvenida. Qué tal.

Muy bien, pasa por aquí.

Ya cuando nos presentaron a Nuria Sardá ya te queda clara

la prueba, por supuesto que es lencería 100%.

Vuestra firma es un referente en la industria textil española,

número uno en lencería. Me gustaría saber qué te parece

imprescindible para trabajar el mundo de la lencería.

Para nosotros es muy importante favorecer a la mujer

y pensar en unas prendas que la ayuden a sentirse mejor.

Creemos que una imagen vale más que mil palabras

y si encima desfilan ya ni os cuento.

Así que, que pasen ya nuestras ocho modelos.

(Música)

Ole.

(Aplausos)

Qué pasada, ¿no?

-Lo del desfile me encanta porque te da muchas ideas

y ver esas modelos tan altas, cuando las vi me recordó

a mi Lucía que, por cierto,

es muy alta y mide 1,80 siempre lo digo.

Para mí, es una de las pruebas más difíciles.

Cuanto más pequeña es una prenda, más se notan los errores.

Condensar mucho en muy poco, esa es la magia de la moda íntima.

Además, es primordial la comodidad. Cada costura debe estar encajada,

perfectamente, e integrada

en el diseño para que no roce con la piel.

De hecho, tenéis que saber un pequeño detalle,

los conjuntos deberéis hacerlos a la medida de las modelos.

Ay, Dios mío.

En vuestros puestos encontraréis patrones de braguita,

de culote y también dos modelos de sujetador diferentes.

Lo que es, absolutamente, primordial es que tengáis

el conjunto de dos piezas terminado y firmado.

La ropa interior no se muestra en un desfile tal cual,

la desnudez se arropa

con un estilismo un poco sofisticado

y eso, precisamente, es lo que tendréis que hacer

vosotros en la prueba de hoy.

Tenéis que dar una identidad estética con un "lookazo"

que os marquéis para vuestra modelo.

Ahora que ya saben que tienen que hacer un conjunto

y además arroparlo con un estilismo, no sé, Nuria,

si les darás un consejo para la prueba.

La ropa interior es complicada, eso lo sabemos,

pero no os preocupéis, intentad hacer algo creativo,

diferente, aportad algo. Es lo más importante para mí,

intentar siempre dar un paso más.

En la mercería tenéis el tejido que necesitáis

para ese conjunto y todo el atrezzo para poder hacer

un estilismo adecuado a ese conjunto.

Tenéis a una modelo trabajando con cada de vosotros

tanto para tomar esas medidas como para después poder acudir

al probador donde ellas os esperarán

por si necesitáis desde probar

el conjunto hasta trabajar en la idea del estilismo.

Así a priori yo tengo ilusión, tengo ganas y creo que es algo

muy importante para una mujer llevar una lencería

acorde a lo que vaya a llevar encima.

O no.

Tenéis 90 minutos

para el ejercicio completo de la prueba.

La prueba comienza en tres, dos, uno,

¡a coser!

Vamos a medir primero.

Hay que coger cosas.

-No sé cuál coger si blanco o rojo.

Creo que si necesito algo, me puedes esperar.

-Suerte. -Gracias.

-Mira que tengas el 40.

-Le voy a poner a mi modelo.

Hola, modelo.

Ponte la mano en la cintura.

Ay, Dios mío, qué lento voy.

No tengo ni idea por dónde empezar. -La Pa está igual que yo.

-Contorno de pecho, 81.

¿Te suena? -Sí.

-Qué poco, ¿no? 81.

No sé ni lo que haré, pero, bueno.

Qué complicado, señor.

Hagamos un poco de memoria para entender la necesidad

de la moda íntima.

Yo creo que la primera mención del sujetador aparece

en Vogue América en 1907 y luego, quizás, el mundo

del cine, Raquel es quien más ha popularizado

pues la ropa interior. Cómo olvidar pues a Liz Taylor

en "La gata sobre el tejado de zinc"

o ese estriptis de Sofía Loren en "Matrimonio a la italiana"

ese sujetador con el liguero

en negro lleno de puntillas y de tules.

Culote delantero, pasando del culote,

eso qué es, ya no se lleva. Braguita.

Aquí está el sujetador.

La prueba de hoy consiste

en confeccionar un conjunto de lencería.

Para realizar el conjunto tras el corte del patrón,

se cosen las piezas de las copas y se unen entre sí.

Se añaden las bandas y los tirantes y se aplica el cierre.

Para confeccionar la braguita

se cortan las dos piezas del patrón y se unen.

El conjunto se remata con tiras de encaje.

Si cortan las piezas y se van uniendo, ¿no?

-Claro.

Espalda, costado y costado.

Oh, qué lío.

¿Y qué marca la tendencia en el mundo de la ropa interior?

Sigue a la sociedad, es un reflejo de la sociedad

la moda en general, tanto interior como de zapatos

como lo que son accesorios.

Nosotros lo que hacemos es estar bien sintonizados

con esa previsión de hacia dónde se mueve la sociedad.

Estoy intentando pensar cómo puede ir montado un...

Un sujetador.

Yo, solamente, te voy a probar esto, nada más.

Vale, ya está, gracias.

-Estoy muy asustado, la verdad, me imagino qué le haría mi mujer

para ver si consigo ver algo, pero, en verdad,

me parece muy difícil, muy difícil.

No sé, no sé cómo va esto.

Yo he hecho corsés y es diferente.

Palomo, al final haces muchísimas transparencias.

Una mujer que se quiera poner un palomo tiene que elegir

una magnífica lencería para poder lucirlo, ¿no?

Sí, es verdad, sí.

Es algo que me cuesta muchísimo porque es muy difícil

saber trabajar con la ropa interior adecuada

porque aún llevando una transparencia,

luego hay que cubrir esa transparencia

de forma elegante que no mate el reto del "look".

Para mí esa es la gran... cambio en estos años.

Que empezamos a enseñar lo que antes no se podía enseñar.

Si juegas con ese toque de interior, exterior,

creo que es donde surge la mezcla interesante.

Pues, a ver, de momento estoy forrando las cazuelas

y luego, pues la idea es hacer un culote también, con el encaje

y yo lo veo complicado.

Al final estoy haciendo el forradillo en las copas.

-¿Sí? -Sí, estoy haciendo un sujetador

con brillantitos y luego le quiero poner algunas tiras

de lentejuelas, así tipo fiesta.

-Ali. -Dime.

-¿Es que tú tienes una canilla? -¿Vacía?

-Sí.

-Bueno, semi.

¿Esto vale? -¿Me la dejas?

-Sí. -Ali, gracias, por Dios.

Voy a ver si te cabe aquí, ponte aquí detrás.

Siempre he querido hacerme un conjunto de estos,

pero es muy delicado.

-Te queda perfecto, ¿no? como un guante.

-¿Cómo vas, rey? -Bastante perdido, la verdad.

-Pues encuéntrate.

-Hija, le queda como un guante.

Hola, Sergio, qué tal.

Es muy complicado

y mi falta de experiencia me preocupa mucho.

Estás muy angustiado. Sí, porque lo quiero hacer bien...

Pero si tienes tiempo. No sé cómo es el centro.

-A veces, el centro lo puedes unir al engomar la medida.

Lo que has de probarlo sobre la chica y ver que te encaja.

-Quiero hacer la prueba bien, pero no sé por dónde tirar.

-Por favor, para, piensa un segundo

y mira sobre la chica la proporción.

Si no perdiera tanto las gafas, correría más, ¿dónde la dejé?

-A ver, mi chica, creo que este pecho te está bien,

pero, de verdad, es tan complicado.

Al probar ropa interior dije: "Se quedará desnuda,

completamente, y me da un poco de pudor",

pero me dijo que tenía ropa interior transparente,

tapa pezones y tal, así que no fue tan incómodo como yo pensaba.

Qué superdelicado, me da miedo plancharlo.

¿Qué tal? Pues estoy terminando de hacer

las cazuelas, ya tengo la braguita y las uniré con unas tiras

entonces será como una especie de body, pero sin estar completo.

-Como un triquini. -Sí, eso.

Y tu color rosa, color piel, ¿no?

¿Lo que llevas te lo has hecho tú?

-Sí. ¿Ya lo probaste, Alicia?

No, cuando termine esto se lo doy a probar

para ponerles las tiras en su propio cuerpo.

Aprendices, se cumplen 45 minutos de la prueba,

os queda la mitad del tiempo del que disponéis.

Os recuerdo que es una prueba medida por lo tanto,

no olvidéis probar a las modelos.

¿Cómo vas, Anna? -Pues terminando el sujetador.

-Estoy intentando hacer una braguita y un sujetador

en tela de tul negro y luego quiero forrarlo todo

dentro de un body de encaje negro

y ponerle brillos y cosas que eso va mucho conmigo.

Hola, Mahi.

Hola. -¿Qué tal?

-Pues aquí estamos. Enséñanos algo, Mahi.

Ahí tengo la parte de arriba. ¿Aquí?

Sí, so es.

Pero este no es el boceto, porque aquí veo un body...

...y esto es un dos piezas. Claro, es que soy muy optimista

si me da tiempo, haré un body.

Caprile me dijo que hoy esperaba mucho de mí,

no sé por qué, nunca hice lencería.

Pero te gusta la lencería, ¿no? Sí, a mí me gusta todo,

pero jamás hice nada de esto. ¿Nada de nada?

No, porque yo voy a las grandes superficies

en épocas de rebajas y...

Es que yo soy muy ahorrativa.

Negro y brillo, muy Mahi, ¿no? Mi ropa interior

es siempre de encaje y negro, siempre.

Así no tengo problema a la hora de poner lavadora ni nada de eso.

-¿Y nunca te has probado color? -No, nunca.

-Pues pruébalo un día. -Es que al ser tan blanquita

de piel me veo más de negro,

Pero sí, os haré caso y probaré.

Suerte, Mahi. Gracias.

-Ay, madre.

Tengo que empezar ya, joder.

-Te queda bien, te queda bien.

A mi modelo le queda como un guante,

indecente, pero como un guante.

Ali, ¿te queda mucho? -No, ya termino.

-Vale, voy.

Estoy mirando lo relacionado con "Maestros de la Costura"

en redes sociales y la verdad, hay mil datos,

detalles, consejos, curiosidades y, por supuesto, costura.

Síguenos en arroba MaestrosCostura tú también.

Te explico, esto va atado delante, ¿vale? Con una lazada

y el culote va a estar ancho, ahora te lo cojo del todo.

El sujetador, más o menos, pensaba que le tenía que estar bien

y le estaba perfecto. Igual la braguita está

peor confeccionada. Sí, de cintura te está

superancho.

Hola, ¿qué tal? -Hola.

Hay algo que no sé qué es, no me encaja.

Muy pequeñita, no hay distancia en el peto,

¿lo probaste sobre la chica? -No, ahora lo quiero ir a probar.

Tú métete prisa que esto tiene pinta de que no le quedará

bien, date prisa y prueba, jolín, que tenéis para probar y nada.

Jaime, ¿qué tal?

Hola, buenas.

El sujetador lo tienes. El sujetador falta,

lo he cogido con alfileres para ajustarlo a la medida

porque quería que se cerrase por delante porque me parece

como muy sensual luego abrir el sujetador en el centro.

Con tu historial de bordador y con lo que te gustan los encajes,

¿y lo dejas rematado así,

sin una onda, sin entolado, sin nada?

Lo entolaría y me encantaría hacerlo entolado.

No sé.

De momento voy a rematarlo y a ver si me da tiempo,

le pondré unas onditas, va.

Tú mismo, Jaime.

Toma, póntelo.

Déjatelo puesto ya, eh.

-¿Me lo dejo puesto? -Sí, creo que sí.

A ver si no te queda fatal,

luego vengo con la tijera y te recorto.

No te queda mal.

Dese usted la vuelta.

Hola, Pa. ¿Qué tal?

¿Cómo lo llevas? Ya le puse el sujetador

a la modelo y ahora a ver qué hago con la braguita.

¿Has hecho ropa interior para tu familia?

No, he hecho camisones en el ajuar de novia,

pues alguno a mi sobrina, pero camisones.

Te has ido al blanco que es el color por excelencia.

Porque siempre queda bien, es un color que me gusta.

Y los brillitos son para alegrar a la marinería de vez en cuando.

Oy, la marinería se quedaría encantado

si apareciera... Los pondría firmes.

Bueno...Oy.

Mejor ya no hablo más

(RÍEN)

Hoy te veo mucho más tranquila, Pa, porque la semana pasada...

No me quiero acordar de la semana pasada,

no me atrevía ni a mirarte

de lo mal que lo hice.

Espero no hacerlo tan mal nunca más.

A ver si vuelvo a confiar otra vez en mí misma y me animo.

Ahora me dirán 20000 cosas, pero yo estoy satisfecha.

-Ay, Dios.

Te lo quitas.

Sí.

Ya, ya. Antonio, no hagas el agosto

con tanta chica guapa.

Estaba probando y perfilando que quedaba bien.

Sí, probando, a todo lo llaman

probar en este programa. Lorenzo...

El momento probador es un poquito pudoroso

porque se pasa un poquito incómodo.

Luego ya cuando Caprile encima me dice que estaba aprovechando

el momento, pues más vergüenza he pasado, la verdad.

No sé qué ponerle, pues, mira, cogeré esto.

-Ea, ven que te ponga la bata.

Aprendices, quedan 15 minutos

para terminar la prueba y ultimar los detalles.

A ver, ahora el estilismo de Antonio.

¿Dime? El estilismo.

-La veo muy desnuda a la pobre. -A ver, huy, esto qué mono.

-Quería lo de Antonio, pero como se lo llevó, pues nada.

-Azul, gris.

No, lo veo más romántico.

-Si tuviera más tiempo

lo haría mejor, pero, bueno, yo te veo bien.

Yo he terminado, Pa, ¿qué te queda?

-Nada.

-No sé cómo te podrás poner esto, espero que no te pinches,

póntela como puedas y vamos a mi mesa.

-¿Qué he hecho con las bragas? Aquí.

He podido al final unir todos los elementos

en una misma línea que es la realeza

entonces sería como una reina, ya comenté que quería que fuera

como una diosa y, bueno, no lo conseguí, pero es similar

así que muy contenta.

-Te la pondré detrás, aquí.

Le voy a poner la forma de un corazón.

Luisa, ¿cómo vas? No pares, no pares.

Ya he acabado, haré un corazoncito

para ponerle la etiqueta detrás.

Luisa, rojo y negro, eh. Digo.

Guau, ¿te gusta el rojo?

Me encanta el rojo.

¿Para la ropa interior? También.

Nuria, ¿qué te parece? Yo le veo bastantes

problemas de aplicación. Tenemos que recoger

un poco ese lateral.

-Voy a recoger ya, le hago una pincita ahí.

-Hay que ajustarlo porque está desbocado

para la medida de la modelo.

-Un pelín. Venga, Luisa, deprisita

que hay que acabar. Sí, ya acabo.

Después me ponen allí verde, no te creas.

Aprendices, quedan solo 10 minutos para terminar la prueba.

Esto aquí también.

A ver, corre, corre.

Ponte la braguita.

Lo puse mal, no sé poner el cierre,

no sé poner el cierre de sujetador, muy triste, lo sé.

No sé ponerlo.

Es que lo cierras y queda bien el pecho, a ver...

Qué desastre.

-¿Lo termino?

¿Ahí bien?

Perfecto.

Qué mona estás.

Un desastre, no pasa nada.

Es supercutre, es que no te puedo poner nada

aquí de cierre ahora mismo.

El cierre del sujetador no sabía cómo funcionaba,

es que no estoy acostumbrado.

Hola, Antonio, qué tal. Muy buenas.

Pues contento, porque al principio

de la prueba me he sentido bastante perdido.

Hombre, se te ha visto disfrutar mucho.

Sí, pero cuando vi la luz al final del túnel.

-La verdad, es espectacular que podáis hacer algo así

en el tiempo que tenéis y con lo difícil que es

el mundo de la ropa interior.

Te diría una cosa y es importante en un sujetador: la espalda.

Y esta espalda le está subido, ¿ves esto?

Tendría que... -Ir más bajo.

-Recogerle, tener fuerza y está un poco grande, también.

Pues tienes tiempo para arreglarlo, Antonio.

Lo pongo, lo pongo. A correr.

No lo he pensado, he ido en busca del elástico

y se lo he puesto para darle la tensión

en la espalda.

-Con ese tipazo, hija, cualquiera está bien.

-Un accesorio... Es que no me gustan a mí.

Pero si es que son una catetada, que me perdonen el programa

y el Señor, pero es una catetada. ¿Cómo se lo pongo a mi modelo?

Quitando boas, y quitando plumas y pelos, he visto un abrigo

totalmente fabuloso del que habían pasado, no lo puedo creer.

Se van a cagar.

¿Tú no tenías frío?

-¿Lo puedes llevar así? -Sí.

-Mejor. Sí, para que se vea. Vale, guay.

-Lo voy a intentar.

-Si hubiera traído una peluca te la ponía,

si llego a saber esto, me traigo una peluca.

Aprendices, queda un minuto para terminar.

Vale, voy a ver... Ay, esto, esto.

-¿Puedo coser sobre ella? -Claro.

-No me gusta mucho esto, ¿saber?, que estoy poniendo ahora.

-¿Cómo te ves? Mira, estupenda. -¿Sí?

Sí, sí, queda bien. Vamos, vamos.

Ya habéis visto cómo trabaja Andrés Sardá los estilismos.

-Mira, lo dejo suelto. -Vale.

El tiempo termina en tres,

dos,

uno.

Cada uno con su modelo, por favor.

-Chachi.

-El paraguas mola, ¿eh?

-Creo que está muy guay.

-Mira. -Muy tú.

-Y muy yo, ¿te has dado cuenta?

A estas alturas del programa se nota que los aprendices

están evolucionando, que están aprendiendo mucho en el taller,

también, completan su formación con clases en el IED Madrid:

Istituto Europeo di Design.

Donde les están enseñando varias técnicas, métodos y prácticas.

Aprendices,prestadme atención.

Antes de nada, queremos dar gracias a Nuria Sardá por habernos visitado

y por habernos traído toda la magia de la lencería que lleva su firma.

Mil gracias, Nuria. Gracias a vosotros.

Hasta luego, Nuria.

Pido a las modelos que vayan al probador,

a los aprendices que os situéis aquí delante,

porque el jurado va a valorar vuestras creaciones.

-¿Cómo ha ido? -Por lo menos, lo he hecho.

-Los he visto monos. -Sí.

-La verdad, he hecho lo que a mí me gusta, qué te digo.

-Y yo lo que a mí me gusta.

-Ángel y demonio. Nos compenetramos bien.

-Podemos hacer una marca que se llame así.

A lo mejor ya existe, quién sabe. -Mira.

Aprendices, antes de nada, tenemos que deciros

que esta prueba ha sido un auténtico test de personalidad.

En la ropa interior que habéis creado

hemos visto mucho más de lo que pensáis.

Ha sido más exterior que interior.

-Ea.

-Sí que es verdad.

No sé si os habéis dado cuenta pero habéis dejado traslucir

vuestros deseos, vuestros sueños y, hasta, vuestras carencias.

Vamos a comenzar la valoración.

Que pase, por favor, la modelo de Alicia.

Ay, qué mona ella.

Alicia, ¿en qué te has inspirado para hacer tu conjunto y estilismo?

Bueno, un poco en la realeza, por el dorado,

que quería ponerlo desde el principio.

Además, como es morena, parece que resalta más.

Bueno, y al final, he hecho el detalle detrás

muy Reyes Católicos, digamos.

Es muy Reyes Católicos, pero posmodernos.

A ver, es sencillo el conjunto lencero,

está bien acabado y, sobre todo, el estilismo tiene mucha coherencia.

Muy bonito lo que te he visto hacer al final.

Porque se me ha enredado, entonces, al final, he sabido...

Pero parece que es un detallazo y, luego, le has puesto la cruz,

si hubieras tenido tiempo, mejor cosida.

Está muy bien. Enhorabuena. Muchas gracias.

La siguiente es la modelo de Sergio.

He hecho lo básico, pero no he tenido tiempo de pensar algo

para hacerlo mono. Lo he hecho básico, no estoy contento.

Cuéntanos, Sergio.

Estoy bastante contento porque el pecho ha quedado bonito,

he tenido un problema con el cierre.

¿Qué problema? ¿Qué ha pasado?

Me ha costado mogollón abrirlo

y, luego, no encontraba la manera de cerrarlo.

¿Nunca has abrochado o desabrochado un sujetador?

Los sujetadores van con corchetes, es de bikini.

No, es cierre de sujetador sin problema.

Estoy acostumbrado a los corchetes.

Debes practicar un poco, chicas, por favor.

Tengo que practicar. De verdad.

Ayudad a Sergio durante la semana porque no lo entiendo.

Además, eso tienes que hacerlo con una mano.

-Ahí está, ahí. -Estoy acostumbrado a hacer así.

-Mis amigas me huyen si voy por detrás.

Menos lobos, Caperucita.

Solo es por fastidiar.

Y, luego, la braguita, he querido hacer

como un rollo así como más...

Un poco rollo pololos, un poco fruncida.

A ver, pololito no es, la braguita está grande.

La gomita la he ido encogiendo, la puntillita.

Pero está grande la braga y la prueba era medida.

Solo he ido una vez a probar el sujetador

para ver cómo estaba la copa y tal,

y la braguita no me ha dado tiempo a probársela,

la he hecho sin probársela.

El estilismo, cuéntame, ¿en qué te has inspirado?

Esto es un poco estilo años 20, art decó.

¿Y las alas? ¿Años 20...?

Y las alitas, como era un rollo muy angelical, muy inocente:

el blanquito, el azulito, he visto las alas y...

Me identifico, no sé por qué.

Vale, pero angelical... las alas ahí puestas, angelical...

Es que no sabía dónde ponerlas, eran muy grandes.

Muy a gusto, muy a gusto en esta prueba no te has encontrado.

Me parece muy bonita, pero me ha costado plantearlo:

he estado un poco bloqueado.

Te he visto muy nervioso y no entiendo por qué.

Si estuviera acostumbrado a ver sujetadores, lo hubiera hecho mejor

pero ha sido un poco improvisación.

La siguiente es la modelo de Antonio.

Estoy que ni me lo creo cuando la he visto en la modelo.

Estoy muy contento y muy tranquilo.

A ver, Antonio...

Mi creación lencera va perfecta para mi mujer,

es en quien he estado pensando.

He intentado acordarme de cómo eran las bragas y el sujetador...

(Risas)

En serio. Esas cosas no son para olvidarse.

Me he quedado con lo que ha dicho Nuria,

mirar mucho que fuese cómoda la prenda,

por eso, también, he aplicado el remate con la recubridora.

Luego, el look que no podía cargarlo más,

porque algo que se puede mostrar por qué ocultarlo.

He optado por que llevase algo como si fuera una prenda

que se ha quitado y la llevara arrastrando.

El conjunto está bien, tuviste un pequeño problema

en la espalda. Sí.

Con las plumas lo tapamos. Pero...

Pero, Antonio, a estas alturas...

Lo seguimos viendo todo muy soso.

A mí la mezcla del azul marino de mi conjunto,

con ese color en rosa palo de las plumas...

Y la chica que, también, me parece un espectáculo,

creo que es llamativo, creo que sí.

Que pase la modelo de Mahi.

Ole.

Hola, Mahi, con todos los colores flúor que había ahí

tenía clarísimo que ibas a ir a por ellos y al final...

Me has sorprendido con el negro.

Me gusta muchísimo la ropa interior negra de transparencias y encajes.

El problema lo he tenido con el tema de los accesorios.

Al contrario, el estilismo es mi favorito:

funciona perfectamente, el guante metálico igual que el abrigo,

el antifaz, todo. Parece como una fiesta de disfraces carísima

o un Saint Laurent de alta costura de lo último que hizo,

que iba con este volumen exagerado; me parece que queda elegantísimo.

Y he sido la última en cogerlo, le doy las gracias a mis compañeros

por no elegirlo ninguno, son todos unos catetos.

No han cogido ninguno el abrigo, todos a la boa, a... en fin.

Es que yo tengo suerte con mis compañeros, son tan horteras

que me dejan lo mejor siempre a mí.

La braguita y el sujetador ha quedado monísimas,

lo que están es mal hechas. Ya.

Porque tú lo ves, no hace falta que te diga,

espera, ven aquí, que esto está desbocado aquí.

Sí. Aquí.

Los corchetes de detrás... Has puesto aquí un corchete mal,

aquí le ponemos otro. ¡Ah! Sí.

En cualquier caso, debería estar hasta abajo.

Sí. La braguita está arrugadita,

no queda tan tersa, pero bueno... no muy mal.

Es que era de talle alto.

Sí, la braguita está mejor que el sujetador, mucho mejor.

Yo lo veo sencillo y discreto,

porque es tul con encajes por los bordes. A mí me gusta.

Podría haber arriesgado mucho más en el diseño,

pero no me he atrevido, quería terminarlo.

Es el turno de la modelo de Jaime.

Bravo, bravo.

Está espectacular.

Estás divina.

Explícame esto.

La primera inspiración es en mi mujer.

Soy vuestras mujeres y me divorcio. Qué va, hombre.

El verdugado, el cuello de lechuguilla,

pues no sé... un clásico... de la historia...

Sí, el estilismo...

Directa al teatro de la Zarzuela para cantar "Doña Francisquita".

Yo la encuentro guapísima y monísima.

El estilismo, más que zarzuela, me parece más época de Felipe II...

Más palaciega, más alta sociedad de aquella época.

El dos piezas está correcto, Jaime.

Has hecho un amago de entolado, que queda muchísimo más rematado,

esto con sus onditas y el encaje integrado, pero no esto.

He de decir a mi favor que el encaje

no era el mejor para ponerle unas puntas o blondas, pero...

Me ha extrañado mucho que alguien con un currículum de bordador

eligiera este material, porque esto era para lucirte tú.

Y, bueno, es gracioso que se ate por delante el sujetador;

creo que has sido el único que ha hecho esa modificación.

Y el culote, pues, en fin... no está ajustado a la perfección.

El estilismo, sinceramente, no lo entiendo, Jaime.

Es clásico, es barroco, es muy de la época

y, también, lo veo elegante y señorial.

Que entre la modelo de Anna.

Cuéntame, qué transmite tu look, tu diseño.

Quería que fuera como elegante y sencilla,

sensual pero que no estuviera muy recargada.

Un look minimalista.

La braguita le ha quedado pintada, me daba miedo el sujetador

porque a última hora le tuve que abrir las cazuelas

y le he puesto una tira porque le quedaba muy pequeño.

Cuando le he hecho la prueba le ha quedado bien.

Con tu diseño y tu look tengo un dilema.

Cuando entré, me asomé al taller y vi esa monería de sujetador,

me volví loca. Ay, gracias.

Me ha recordado a un look de Chanel con Kate Moss

con un sujetador con las cazuelas superchiquititas,

con tirantes... una monada.

Pero lo que has hecho al final. Ay, pero...

La he cagado, ¿con qué? Has cortado mal la braguita,

no la has forrado y, luego, ¿me puedes explicar...?

Eso que has puesto a última hora. La que cagado poniéndolo, ¿no?

Pero ¿eso qué es? No lo entiendo.

Ha sido en el último... la he cagado en el último minuto,

no me ha dado tiempo a visualizarlo y...

Pero ¿en un lado solo?

Ha sido al final, no me ha dado tiempo a más.

Ya estaba puesto y no había marcha atrás.

¿Por qué fastidias un diseño?

Es verdad, que de todos vosotros eres la que más está evolucionando.

Se nota que estás trabajando. Ay, por Dios.

Te digo, habías hecho un conjunto superbonito;

solamente quiero arrancar eso que acabas de coser.

Atenta con esas cosas, Anna, aprende.

Gracias. Gracias a las dos.

Que entra la modelo de Pa.

A ver, Pa. ¿En qué me he inspirado?

Pues en mi esposo...

¿Tu esposo se viste así? No, en darle una alegría a él.

Decir: "¿vamos a este baile?". Después... "¡Ah!".

¿Entiendes? Por eso el look tan elegante, voy de boda,

pero... me quito el abrigo... Uy, ¿qué estoy diciendo?

¿Una fiesta ahí en el Sebastián el Cano, por ejemplo?

Ya he ido. Llegas con tu capa hasta aquí...

No. Y, de repente en cubierta: ¡ras!

No, en el barco no. Y los marinos muertos.

Eso no, cuando vuelvo de la fiesta.

Ah, cuando vuelves. Me quito lo de abajo y sorprendo.

O no, según se haya portado.

El conjunto dos piezas está muy bien, muy bien resuelto.

Además, eres la única...

Debe ser porque practicas mucho, que has hecho un cierre

de sujetador y no alguna chapucilla que hemos visto por ahí.

Está muy bien elegida la blonda, es muy comercial.

Ahora, te has ido a lo seguro. Sí.

O a lo que le gusta a tu marido. Exactamente.

Un poquito más de marcha.

Él ve un fluorescente y se lleva un susto. "¿Esta quién es?"

Yo he hablado mucho ahí abajo.

Yo me he inspirado en mi marido porque hace mucho que no lo veo

y lo mismo me encantaba mi estilismo, bueno, seguro.

Pero pensé en él, que lo sepa.

-Yo pensé en el mío, que le gusta el rojo y el negro.

Por último, la modelo de Luisa.

A ver, Luisa.

Muy bien que hayas cogido cuatro tejidos diferentes,

cuatro apliques diferentes y lo haya combinado,

pero te ha quedado un poco... basto, ¿no?

¿Sí? Yo lo veo muy fino, muy bonito.

Sobre todo, era una prueba medida y se te ha quedado un poquito

descocadito de todos lados.

A mí me ha encantado, la verdad.

Esta solución me ha encantado. Pierna más alta.

Un corte así... Más larga.

Así de tajo. Para que esté más sexi la pierna.

Sí, para que entre, más bien.

El estilismo muy arriesgado, hay que arriesgar,

pero ten cuidado que te puede quedar un poquillo... pilingui.

-Encima me dice "pilingui". -El tuyo pilingui, el mío soso.

¿Qué prefieres, nena? -Prefiero pilingui.

Ay, qué calor.

Con lo guapa que tú estás, vamos, me encanta.

Mira, a mí me lo dice Lorenzo y digo: "vale",

pero Palomo, como él viste...

-Es tan arriesgado. -Tan arriesgado.

Sus extravagancias... Que me diga eso...

No me quedo conforme, de verdad. -Ella no.

En cualquier caso, aprendices, estamos muy orgullosos de vosotros.

Era una prueba muy complicada y lo habéis resuelto bastante bien.

Es la primera vez en la historia del programa que dicen algo así.

Estoy muy contenta. En realidad, no quiero decir esto

pero yo me doy ya por satisfecha, es decir, si me voy hoy,

pues me voy contenta, pero no me quiero ir.

No me quiero mover de aquí.

Llega el momento de la deliberación.

No sé si necesitáis que alguna modelo se quede con vosotros.

Necesitamos el de Alicia. Pa.

Sergio y Mahi, por favor. Y Luisa.

-Suerte. -A mí me ha encantado el mío.

Chiquilla, vas muy guapa.

(MAHI) No me ha gustado que se lo lleven.

No me gusta que se lleven mis cosas para verlas;

se la llevan para sacarle defectos en el sujetador. Sí, sí.

La idea, monísima, ahora, no le ha quedado nada bien,

no le ajusta nada bien a la modelo y...

Y ha dado de sí por todos lados.

Quilla, me ha puesto que la mía iba de pilingui.

Creo que el problema de Luisa es que no ha medido bien.

Ha cosido diferentes materiales,

y son tejidos que ceden al coser y se le ha hecho grande.

Pero si Pa sabe tocar.

-Ole.

No es como Pa que está confeccionado perfectamente:

queda su talla, es la única que ha puesto cierre en la espalda.

Estamos celebrando que nos han dicho algo bueno.

Y, luego, el de Alicia que está muy bien confeccionado.

Me parece que ha hecho un buen trabajo.

Sofisticado y le queda perfecto.

Ha sabido tomar bien las medidas y acabar de forma muy pulida.

(SERGIO) Es que no me sé las notas...

-A ver... Pero si la guitarra es tuya.

-Pero no me sé las notas.

Creo que Sergio se he perdido, no sé si por nervios

o porque no se atrevía a tomar las medidas.

La braguita ha quedado enorme

y el sujetador tenía un contorno muy grande.

No creo que tenga opciones de ganar.

Si quedo bien, estaré contento, si quedo entre los tres o cuatro,

pero he visto cosas muy bien hechas.

Quiero ser optimista, pero... Que salgan ya.

¿Tenéis un veredicto?

Sí. Lo tenemos.

Cuando queráis.

Sergio, sigues sin terminar tus creaciones.

En esta prueba has sido el peor y, de verdad, a estas alturas

no podemos permitir ni tu lentitud ni tu falta de operatividad.

Considero que he mejorado, aunque no me lo diga, lo digo yo,

porque lo estoy viendo; estoy casi acabando los trajes.

Mahi, tu conjunto nos ha decepcionado,

esperábamos algo más en tu línea, ver tu sello;

por no hablar de todos los fallos de confección

que hemos visto en tu conjunto.

Esfuérzate, porque estás en el puesto número siete

del "ranking", la penúltima.

¿Por qué esperan mucho de mí en una prueba de lencería?

¿Por qué? ¿Soy yo lencera?

Luisa, nos sorprende tu irregularidad:

tan sobresaliente en algunas pruebas y ¿hoy...?

Estás en el puesto número seis de los ocho, Luisa.

Sabes que tienes que ponerte las pilas.

Vale. Mi modelo es para una noche de pasión:

para un aniversario, una noche especial...

Creo que es de lo más ponible que hay ahí, junto con el de Pa.

Antonio, Anna y Jaime, estáis en el medio

y eso significa que debéis trabajar,

todavía, mucho más y, sobre todo, no dormiros en los laureles.

Personalmente, estoy muy contenta, porque, de verdad, lo digo,

en noventa minutos haber hecho eso, estoy supercontenta.

Siempre decía: "a ver si despego, si subo los escaloncitos".

Ya estoy despegando, ya tengo que volar.

Pa, enhorabuena, has quedado la segunda.

Has hecho una confección perfecta, pero, por favor,

danos un poco más de vida, una alegría, un...

Un plus. Me hacía falta estar contenta con algo después del otro,

así tengo más ánimos para la siguiente prueba.

Podría haberlo hecho mejor, con más tiempo, estoy contenta.

Alicia, el tuyo ha sido el mejor trabajo en esta prueba:

por confección, por diseño y por un acertadísimo estilismo.

Enhorabuena, Alicia. Muchas gracias.

Eres la número uno.

Cuando me han dicho que ganaba, he mirado a mis compañeros,

porque ellos han ganado otras veces y me he alegrado,

me gustaba mucho que se alegraran por mí.

Me pongo roja.

Ahora, os queremos desear mucha suerte a todos.

Lo único que podemos adelantar de la siguiente prueba por equipos

es que será, también, muy íntima y... muy personal.

En esta quinta prueba por equipos los aprendices van a visitar

el taller de uno de los diseñadores españoles con más presencia

en las alfombras rojas de los eventos de toda España.

Pero ¿qué trabajo tiene un vestido hasta que pisa la alfombra?

Hoy, nuestro aprendices lo van a descubrir.

Aprendices, bienvenidos al atelier del Pedro del Hierro:

diseñador único con un estilo diferente.

Y si hablo de Pedro del Hierro, hablo de vestidos

y de algo que será crucial en esta prueba,

que es la alfombra roja.

Aprendices, hoy competiréis divididos en dos equipos

de cuatro miembros cada uno.

Alicia, serás jefa de taller.

Felicidades, un paso al frente. Gracias.

Entre tus otras ventajas dentro de la prueba,

serás tú quien seleccione a la otra jefa o jefe de taller.

Dame un nombre y, sobre todo, una razón.

Solo hay dos de los que estamos que no han sido jefes de taller;

uno es Sergio y la otra es Mahi.

Creo que voy a elegir a Mahi, que la veo más... capacitada.

Venga, lo vas a hacer bien.

-Yo me lo olía, lo que pasa es que si en solitario

no doy pie con bola, muchas veces, ya en equipo... madre mía.

O sea, no te ha gustado que te escoja como jefa de taller.

Los toros se ven mejor desde la barrera.

Te lavas un poco las manos como hizo Poncio "Pilates".

Poncio Pilatos, no Pilates. Pilates es otra cosa.

Poncio "Pilates", me he equivocado, era Pilatos.

Pilates es eso que haces así como el yoga y esas cosas.

Jefas de taller, llega el momento de formar ambos equipos.

Lo haremos de una forma diferente. Especial.

-Uf.

Será cada uno de los aprendices

quien elija con qué jefa de taller quiere trabajar.

-Muy bien. -Ay.

Anna, ¿con qué jefa de taller quieres trabajar?

Voy a decir a Ali, aunque tengo que decir

que en la última prueba me puso muy nerviosa,

porque estaba muy pendiente de mí. -Y lo voy a estar, ¿eh?

-Claro. -Vale, vale.

Entonces, quiero estar con ella porque me llevo muy bien y, aparte,

quiero trabajar bien y a gusto.

Antonio. (MAHI) Antonio, por Dios.

-Por Dios y por la virgen María yo me voy con Mahi,

desde que hemos entrado en el taller

en todas las pruebas de equipo hemos ido juntos y sigo con ella.

Jaime. Pues... quiero trabajar con Mahi,

porque no he trabajado con ella ni con Antonio

y considero que con Alicia chocamos más en caracteres

y podemos tener más encontronazos. -Somos muy parecidos.

Luisa, ¿con qué jefa de taller quieres trabajar y por qué?

Con Alicia porque me llevo muy bien con ella.

Pa. Me voy a ir con Alicia,

por afinidad y porque, también, quiero trabajar con ella,

que he trabajado muy poco con ella.

Sergio. Con Mahi, confío en ella

y, también, confío en mi equipo.

Me veo muy como Mahi: tenemos formación de diseñador de moda,

tenemos unas bases, unos conocimientos básicos

pero nos falta la experiencia o haber cosido como otras personas.

Alicia, tú eres la primera en elegir,

¿qué color quieres, naranja o verde?

Naranja. Podéis coger los alfileteros.

-Uh, fenomenal.

Cada uno de su lado.

Aprendices, hoy vais a tener el privilegio

de vestir a una mujer ¡bellísima!

Modelo, presentadora de televisión queridísima por todos,

un rostro muy conocido y que viene a haceros un encargo

muy, muy...

Voy a decir: especial.

Necesita un vestido realmente espectacular

para asistir a una alfombra roja.

¿Qué tal, súper-Samantha?

No, yo bien.

Bueno, bien... Estoy un poco preocupada.

Nada, porque tengo el estreno ese que te conté

y ya sabes que vestirse embarazada no es lo más fácil del mundo.

Te llamo luego y te cuento, que voy llegando al atelier.

Como os ha dicho Caprile es una presentadora top,

es una grandísima profesional. Es verdad que es muy bonita

por fuera pero tiene un corazón que es top

y me vais a permitir que os diga que es un referente

para este programa y es un referente para mí.

¡Eva González!

¡Buenas! Ay, qué ilusión.

Tenía muchas ganas de conoceros.

Ay, los guapos y las guapas.

Que se me van a desmayar, ¿qué tal?

¿Cómo estáis? Contadme.

-Muy contentos. -¿Bien?

-Sin palabras. -Yo no lloro nunca.

Te diré que hemos tenido la suerte de recibir a muchos invitados

en "Maestros de la costura", pero no había visto llorar a nadie.

Mira a Alicia. Me hace mucha ilusión.

-Me vas a hacer llorar, que estoy en un momento muy sensible, ¿eh?

-No, de verdad.

-Muchas gracias, es un honor para mí estar en este programa.

Adoro la moda y la televisión, así que se juntan mis dos pasiones

y, la verdad, es que sois unos afortunados y lo tenéis que ver.

Aprovechad muchísimo lo que os está pasando, porque pasa

y cuando uno mira para atrás, uno tiene que saber

donde ha estado y que lo ha aprovechado, sobre todo.

¿Cómo estás? Bueno, bueno, estoy gestando.

Estoy... bueno, aquí con mi bebé.

Y esa luz que tienes.

Creo que tenemos como una hormona de la felicidad

que hace que todo siente bien. Sí.

Tú lo sabes bien, además, lo sabes por partida doble.

Es verdad que esa luz es muy especial.

Y María, María, también, lo sabe.

Es verdad, María, también, María. Por partida doble, también.

Bueno, sabéis que Eva además de ser compañera

ha trabajado mucho en la moda.

A mí me gustaría que les contaras cuáles son

las mayores dificultades que tú has visto

en esta industria tan complicada

y que yo reconozco que creo que es para valientes.

Hombre, es para valientes y para gente talentosa.

Todos tenéis talento.

Ahora lo que os hace falta es aprender.

Y en ello tenéis que estar. No se os puede ir la cabeza.

Los pies siempre en el suelo y la aguja en la mano.

Cuéntanos algo de "Masterchef".

¡Huy! Claro.

Cuidado, porque yo cuento cosas.

La nueva temporada ya está ahí casi.

Sí, la nueva temporada la vamos a arrancar ya.

Estamos pues metidos entre fogones,

como andamos nosotros siempre. Así que muy felices.

La sexta temporada, que parece mentira,

que espero que disfrutéis muchísimo,

porque nosotros lo estamos haciendo.

Bueno, lo cierto es que Eva necesita algo.

Me gustaría que fueses tú quien explicase

qué es lo que necesitas y para qué.

Tengo un evento para mí muy importante,

de alfombra roja.

Y he seleccionado unos cuantos de vestidos de Pedro.

Y la verdad es que, claro, así no me quedan bien.

Porque esto hay que meterlo en algún sitio.

Y me gustaría que vosotros adaptaseis

uno de esos vestidos a mi nueva situación.

Hombre, Eva González tiene un tipazo,

aunque esté embarazada. Qué alegría, hija.

Y qué arte, y qué guapa y qué "tó". A mí me encanta.

El vestido que esté mejor terminado,

también el que mejor le siente, con el que ella se sienta

más guapa y más segura para pasar por esa alfombra roja

será el del equipo ganador.

Alicia, por ser la primera del ranking

serás tú la encargada de elegir

qué vestido quieres que haga tu equipo.

Voy a escoger el blanco con esta tela.

Porque aparte que el diseño me parece más cómodo

que un mono para su situación.

Estaba pensando que igual sí me gusta más el mono

por el tema de que se ciñe a la cintura

y luego tiene la especie de peplum ese

que te puede disimular tripita,

y te marca cintura, entonces ahí está.

Tendréis 90 minutos para confeccionar vuestro vestido,

adaptándolo por supuesto a las medidas

de nuestra querida Eva González

y partiendo del patrón base que vais a encontrar

en vuestra zona de trabajo.

Ojo, porque esta prueba es complicada

porque se trata de transformar un patrón.

Palomo, y que tengan cuidado al cortar.

Son tejidos carísimos.

Que últimamente, no, y desde el principio

veo que cortáis para un pañuelito así

cinco metros de tejido, y no miro a nadie.

Que venga Eva González por supuesto me encanta,

pero no deja de ser una complicación extra

el tener que modificar el patrón

para sacarle la tripa del embarazo.

Ya veremos cómo lo resolvemos.

Os pedimos muchísimas seriedad y que no olvidéis

en ningún minuto de esta prueba que os estáis enfrentando

a la última prueba, a la de expulsión.

En una sala igual que esta que está ahí fuera

vais a tener a Eva para tomar esas medidas.

Y vais a tener únicamente cinco minutos por equipo,

ni uno más, para tomar esas medidas.

Muchísima suerte a todos y a trabajar.

Adelante. Vamos a tomar medidas, ¿no?

Equipo naranja, empezaremos. Venid vosotros también.

Venga, ¿te apunto? -Sí.

El primer paso de la prueba por equipos de hoy

va a ser tomar las medidas exactas a Eva González

para así poder transformar los patrones base con éxito.

Estoy embarazada, ¿eh?

(Risas)

Eva González se ve una mujer muy llana y muy competente.

Ha venido y nada más que emanaba tranquilidad.

Pues los equipos ya han tomado medidas.

Y además de una forma exhaustiva.

Tenéis 90 minutos para la prueba que empieza

en tres, dos, uno... a coser.

Lo primero es cortar los tirantes

y te los llevas tú, los empiezas a confeccionar.

Y luego vas a hacer la solapa.

Las piezas las vas remallando

y se las pasas a Pa para que cierre las pinzas.

Hijos de mi vida, a ver las medidas que tenemos

que cambiar de los patrones.

Hay que darle 2 cms de más por costura.

2 cms de más por costura. Qué bueno eres sumando.

Podemos calcarlo y añadirle.

Y volvemos a comprobar las medidas

para no equivocarnos. -Vale.

El tirante, por favor.

¿El tirante? -Sí.

Tirante delantero. -Toma, el tirante.

Y tirante de espalda.

El hilo. -Fenomenal.

El hilo ahí. -Alfileres.

No, no necesito. Gracias.

85. -Pues justo.

Vale, vale, vale. Aquí llega el monstruo.

Hola. ¿Qué tal vas, Mahi?

Pues aquí estamos. Estamos midiendo los patrones

y comprobando la diferencia que tenemos

con las medidas de Eva.

¿Pensáis que estáis planteando bien la transformación?

Yo creo que sí. ¿Sí?

Porque... porque sí.

Porque sí. Eso no es una contestación.

Estamos agrandando las zonas críticas de la barriga.

¿Porque en la espalda hay barriga?

No, en el delantero. Ah, vale, vale.

No, como veía aquí la espalda.

La transformación mayor la llevará el delantero

del pantalón para hacerle la pinza para sacarle la tripa.

No sé si seré capaz de organizar el taller,

pero tengo gente resolutiva que trabaja bien

y eso siempre ayuda.

Yo lo único que os digo

que vosotros dos juntos me dais mucho miedo.

¿Por qué?

Porque os complicáis mucho con los patrones.

A ver, equipo naranja, ¿cómo lo lleváis?

Chicas. Alicia.

Voy, perdonadme. Perdona. ¿Qué tal?

Estamos mirando porque vamos a cortar.

Está ella con los lazos y va a hacer también la solapa.

¿Y el patrón quién lo va a modificar?

Ella. -Y le vamos a añadir

dos costadillos para que se le pueda...

como no tiene casi costuras. La pinza del costado.

Justo donde va la apertura y al otro lado.

Desde arriba desde la sisa de menos a más.

¿Y has dicho que de sisa? Pero aquí muy poco.

Es sólo para que el costadillo le haga... sí.

Okey, lo tienen todo más o menos controlado.

Si no está bien el vestido no se lo va a poner Eva.

Así que darle duro hoy.

Confío muchísimo en mi grupo,

pero tengo como muchísimas cosas en la cabeza,

medidas, patrones y muchísimas ideas.

Tengo que estar muy centrada.

Marca, marca por ahí. -Esto es mejor cortarlo, Mahi.

Pues voy a cortar.

Ahí está. -Vale, pues esto ya está

también para remallar y para ir montando.

Venga, el cuerpo.

Y esto es el revés.

¿Y si cortamos primero el cuerpo y después la falda

que vemos realmente la anchura que tenemos de pantalón?

Lo que tú digas. -Venga, pues como hoy soy

la jefa vamos a cortar el cuerpo y la espalda.

¿Qué tal? Caprile, ¿cómo lo ves tú?

Pues... va. ¿Cómo va tu equipo?

Creo que se están complicando la vida.

Porque es una transformación muy sencilla.

¿Y vosotros? Porque el traje

de vuestro equipo sí que se las trae.

Pues es difícil, pero están bastante organizados.

Las chicas han hecho piña, se llevan todas bien

y son todas bastante trabajadoras, hay que decirlo.

Si a mí que sean amigas ni me va ni me viene.

Mi pregunta, ¿están transformando bien el patrón?

Lo han planteado bien. Porque es un patrón...

Bueno, ellas lo tenían muy claro.

Que bien corta el cortapizzas ese, ¿eh?

Yo no sé cómo se llamará,

pero lo podría haber descubierto antes.

Maravilla. Fíjate cómo

nos liábamos antes con el tema tijeras.

Ali como jefa de taller es buena porque sabe cada uno

qué función está haciendo, está siempre pendiente.

Entonces yo creo que lo va a hacer bien.

Monta las pinzas si quieres. -Lo que tú digas.

Si necesitas ayuda pide a Luisa.

Venga, vamos a montar esto.

Aprendices, es muy importante empezar bien.

Y ahora os pido que me prestéis atención.

Raquel, yo creo que Eva González necesita

algo más que un bonito vestido.

Necesita también un buen tocado y un bolso de noche.

¿Un tocado? ¿Quién se pone tocado?

Aprendices, no seréis vosotros los encargados de hacer

ni el tocado ni el bolso.

¿Quiénes, Dios mío?

Sino unas personas a las que puede...

¡Ah! Que tengáis ganas de ver.

Ay, no me digas eso. O no.

Que me está entrando "mucha calor".

No, que estoy muy concentrada.

Que entren los ex aprendices de "Maestros de la costura".

(RÍEN CONTENTOS)

(RÍEN CONTENTOS)

¡Guapo!

(RÍEN CONTENTOS)

(RÍEN CONTENTOS)

(RÍEN CONTENTOS)

Después de saludar a Antonio y a Mahi

el resto me han dado bastante igual.

De hecho ni los hubiera saludado.

Pero bueno, estamos en la tele y hay que hacer esas cosas.

Ex aprendices, bienvenidos de nuevo

a "Maestros de la costura".

No nos ha dado tiempo a echarte de menos, Eduardo.

Hoy estáis aquí por un motivo muy especial.

Uno de vosotros volverá a "Maestros de la costura".

Sólo uno, el que mejor trabajo haga en esta prueba.

Tenéis 80 minutos para confeccionar

un tocado y un bolso cada uno.

Esperamos que hagáis un trabajo exquisito.

Os deseamos mucha suerte a los cuatro.

Gracias. Bienvenidos. A trabajar.

A ver, déjame un segundo.

¿Y un bolso? ¿Pero cómo hago un bolso?

¿Sin patrones, sin entretela y sin nada?

No tengo muy claro lo que voy a hacer.

Pero esto es así.

Me gustaría algo con volumen en principio.

Peor a ver lo que hay y lo que puedo hacer.

Huy, Dios mío, ahora estoy nerviosa.

Ay, que estoy nerviosa, señor. Este es el delantero.

Vale, espalda.

¿Y esto es el revés? -Sí, este es el revés.

El derecho es este. Este es el derecho.

No. -Sí, hombre.

El rugoso es el... -El rugoso es el derecho.

Pero bueno, ¿y ahora?

¿Tú sabes ahí ahora cuál es el derecho y el revés?

Sí, la rugosa es la trasera.

Lo han cortado al revés ellos pensando que el derecho era...

¡Le estás dando, le estás dando!

Yo he cortado bien el tejido pero he ido y he marcado

por el derecho porque me he confundido

y creía que estaba marcando por el revés.

Pero no, era el derecho.

Pues entonces he pintado yo el derecho.

Este es el delantero que hay que volverlo a cortar.

Pues vaya faena. Yo creía que ese era el..

Esto es el derecho, ¿eh? Acuérdate.

Siento esta confusión, es que soy un poco lerda.

A ver cómo va esto.

Luisa, ¿ya has remallado todo?

No, si se me ha acabado el hilo.

Hay que ver que estoy cosiendo

y de buenas a primeras me veo que me falta hilo.

Digo: "Ay, que una bobina se ha acabado."

Luisa, mira eso. -Que no veo.

Ya, pero es que se me ha quitado uno.

Ah. -¿Entiendes?

Necesito una pinza.

Venga, ¿la sabes colocar tú?

¿Dónde va? -¿No sabes dónde colocarla?

¿Este dónde va ahora? -Va para detrás.

Tienes que abrir este lado.

Ahí, tienes que pasarla por dentro, por ese agujero.

Y luego por fuera. -Qué calor me está entrando.

Luisa está peleándose ahí con la remalladora.

Es una máquina mucho más moderna que la que conocemos

y enhebrarla es complicadísimo.

Pero seguro que lo consigue al final.

Alicia. -Dime.

Ahora cuando puedas ven.

Vale. -Porque es que no veo. No veo.

Voy, Luisa. -Ensártame este, corre.

Que no veo, es que no veo.

Venga, déjame.

Este va por dentro. -Que este no va.

Si este no, este está suelto todo el rato.

Porque mira, este es con este.

Estamos sólo funcionando con tres.

Ay, mejor, qué alegría me has dado. Ya está.

A ver, yo el tocado...

haría una cosa así.

Voy a hacer una especie de bombonera he pensado.

O bolso.

Vale, a fruncir esto así.

Me tiembla todo, muchacha.

Entonces esto es aquí.

¿Pero te puedes creer

que lo he cortado al revés otra vez?

No puede ser, Mahi. -Sí, puede ser.

Es el delantero. -Sí.

Y esto es lo rugoso. -Esto es el revés.

Y este lo malo. No, esto lo derecho.

Y esto va así. Esto está bien cortado.

Eso está bien cortado. -Sí.

Ay, qué susto más grande. -Vale, ya está bien.

Jaime, el hombro me queda para el otro lado.

¿Cómo que el hombro te queda para el otro lado?

Claro. Si este es el derecho, Jaime.

Y tiene que ser así.

¿Cuál necesitas que te corte?

Me habéis dejado con el derecho para dentro.

Me di cuenta que cuando cortaron

la pieza de arriba el hombro quedaba...

el del modelo estaba a la derecha

y lo habían cortado para que quedase a la izquierda.

Este es el revés, sí.

¿Y el otro cómo lo hemos cortado?

A que la he liado parda otra vez.

No, no, no, no.

Este es el delantero. -Y el derecho es este.

Y esto es la parte...

Ves, lo he vuelto a cortar al revés.

Me cago en la... -¿Qué ha pasado?

He vuelto a cortar al revés.

Nos estamos confundiendo

porque realmente se llevan muy poco la rugosidad

del derecho y del revés y es complicado.

Lo hemos marcado en un principio.

Pero de todas maneras se nos ha ido.

¿Lo tienes, Ana? -Me falta nada, la solapa.

Hazme sólo la larga y me la planchas.

Las cortas de los costados no. -Vale.

¿Vale? -Vale, vale.

Es esta, la curva. -Vale.

Te la dejo ya así. -Vale, no te preocupes.

Genero volúmenes y ahora me lo curro más con el bolso.

(RESOPLA)

¡Ah!

Veremos a ver si no me he roto la paleta.

Entre eso y los cortes que llevo en la mano

este programa va a acabar conmigo.

¿Llevo la paleta rota? -Está como...

Ahí. -Ah, vale. Sí, sí.

¿Mucho? -No, no es muy evidente.

Tranquilo, es un piquito.

Me tocará ir al dentista.

Eso te pone un poco de empaste y ya está.

Me la acabo de romper,

con la aguja.

Aprendices, habéis cumplido un tercio de vuestro tiempo.

30 minutos consumidos. Os queda una hora.

Una hora.

¿Cómo vas, Anita? -Yo bien.

No cierres los lados, te he dicho.

¿No? -No.

¿Y el de arriba? Tenemos que comprobar

que se le ajusta, sí. -Vale.

Estoy viendo a Alicia muy concentrada, muy bien.

Nos está manejando muy bien, estamos trabajando muy a gusto.

Y es una gozada hacer esta prueba con ella.

Ali, avísame cuando vayamos a unir las cosas.

¿Qué quieres? -Que me avises al unirlas.

¿Te he dado? -Hostia, por poco me quemas.

Toma. A ver, Mahi.

Ay, Caprile.

¿Qué pasa aquí que lleváis ya cuántos cuantos cuerpos?

¿Tres, cuatro, cinco?

Es que estamos muy confundidos

con el derecho y el revés de la tela.

Ah, vaya. Y luego la simetría

la estábamos haciendo al revés. Claro.

Y como tenemos tiempo hemos dicho:

"Vamos a volverlo a cortar." Como tenemos tiempo

vamos a desperdiciar metros y metros.

No hemos desperdiciado tanto.

Que nos van a echar aquí de esta firma.

No vamos a entregarlo al revés.

Os lo he dicho al principio, son tejidos muy caros.

En el consumo vamos suspensos.

Os lo dije: "Creo que os estáis

complicando mucho con los patrones."

Que lo tendríais que hacer

prácticamente a ojo esta transformación.

Le va a quedar como un guante. Sí, como un guante de fregar.

Huy, por Dios, espero que no.

Caprile ha pasado por nuestro taller

y me ha echado un rapapolvo importante.

Porque teníamos un desperdicio de tela ahí generoso.

Porque claro, hemos tenido que cortar

tres veces el delantero.

Eso nos ha dado retales de tela por un tubo y está enfadado.

Pero... pero...

Claro, pero es que hemos tenido que cortar.

No, si ya lo veo. Desde luego cortar...

Esto no es cortar, esto es recortar.

Es que nos hemos equivocado y hay que cortar.

No, menos mal que reconoces que te has equivocado.

Sí, claro. Porque esto es un estropicio.

Yo soy la reina del caos.

Parece ser que a mi grupo hoy le he contagiado el caos.

Qué lío de tela.

Espero que consigáis arreglar un poquito este estropicio

en lo que queda de prueba.

Sí, tenemos 40 minutos.

Porque a este paso Eva se va desnuda de aquí.

Pues sí, pero ya verás cómo nos ponemos las pilas.

Nacho Aguayo, director creativo de Pedro del Hierro.

Muchísimas gracias por dejarnos entrar en casa.

Gracias a vosotros por estar aquí.

Decíamos al principio, le comentábamos

a los aprendices la importancia del vestido

en el mundo Pedro del Hierro.

Vamos a decir del vestidazo

que pasea por una alfombra roja.

Porque es un símbolo para vosotros.

Nosotros somos referencia

en la moda española en vestidos.

Y por qué no llevarlos a la red carpet.

La mujer que lleve ese vestido tiene que sentir

que le queda como un guante.

Y si notas que es así al final lo transmites al resto.

Nacho, ya que has venido no puedo no pedirte algo,

y es que vengas conmigo a ver. Encantado.

Cómo están trabajando los aprendices.

Perfecto, encantado. Vamos a talleres.

Equipo verde, os presento a Nacho Aguayo,

director creativo de Pedro del Hierro.

Encantado, ¿cómo estáis? -Muy bien.

¿Qué tal lo lleváis?

¿Estás controlando hilos y bieses?

Antonio, que estás muy concentrado.

Te pregunta Nacho. Sí, estoy cortando

con la dirección del hilo.

Qué serio estás, Antonio.

Sí. ¿Por qué?

Pues por los fallitos que hemos ido teniendo

y el factor tiempo.

Hombre, lo importante es el resultado final.

Sí, lo que cuenta es el resultado final.

Pero hay que llegar.

No te quejes que estamos compitiendo.

Ánimo, chicos. Suerte.

En realidad, no sé, todos nos íbamos dando cuenta

de que estaban las cosas mal.

La primera vez me he dado cuenta yo.

Que es lo más importante,

darte cuenta de que las cosas están mal, ¿no?

¿Qué tal? ¿Cómo vais? -Muy bien. Vamos bien.

Estamos ya terminando la solapa del vestido.

Están ellas terminando de juntar con la cremallera

lo que es el cuerpo del vestido.

Y luego vamos a unir todas las piezas.

¿Cómo habéis solucionado

el tema de la tripita de embarazada?

Pues le hemos puesto dos costadillos.

-Muy bien. -En disminución a aumento

y ahí le hemos hecho la apertura,

que además se la hemos bajado

porque ella quería que fuera un poco más recatado.

Entiendo que la alfombra roja

es una responsabilidad tremenda.

Además, el que esté embarazada es un valor añadido.

Ella nos ayuda con su carita.

Os dejamos. Suerte, chicas.

Que queda poco tiempo.

Te pido sinceridad, Nacho.

¿Como director de diseño de mujer de Pedro del Hierro,

cómo los has visto?

Veo más centrado el vestido azul que el rojo.

Creo que está mucho más avanzado.

Pero bueno, el rojo al final yo creo que lo van a conseguir.

Pero van muy apurados de tiempo.

Nacho, muchísimas gracias por venir,

por encontrar ese ratito para nosotros,

que sabemos que estás muy muy ocupado.

Un placer. Encantado. Gracias.

Te acompaño. Gracias.

Mira, Ali, te lo estoy poniendo así.

Vale, gracias. Qué apañadas son mis niñas.

Más "apañá"... -¿Qué más podemos hacer?

Venga, vamos a empezar a cortar hilos, ¿vale?

Venga. -Lo estás haciendo genial.

Gracias. -Tú tranquila.

¿Qué dices?

Me lo llevo, chiquis. Venga, tú llévate.

Llévate lo que quieras.

Oye, de verdad, esto es un caos.

Ya, cosa mía seguro. -Un poco más de orden, chicos.

Yo, culpa mía. Mea culpa.

Esto es un caos. -Esto es un caos.

Es que los chicos son súper desordenados.

O sea, dejan todo tirado. Ha habido un momento

en el que hasta me he resbalado porque pisas un papel...

¿Tanto costaba no dejarlo en el suelo?

Oye, ¿Jaime ya no canta?

No, hijo, está la cosa muy seria ya para cantar.

Aprendices, atención, porque sólo quedan

30 minutos para terminar la prueba.

Huy, Dios mío. ¿Lo coses tú?

Sí, sí, porque estoy... -Venga.

Alicia, ¿cómo vais?

Pues mira, vamos a poner los tirantes y la solapa.

Y sólo faltaría terminar las vistas.

Y el dobladillo. La costura, que la vamos

a rematar a mano y el dobladillo.

¿El contorno lo has medido bien, Alicia?

Lo veo un poco estrecho.

Le hemos añadido, ¿eh?

¿Al pecho? Sí, mira.

Vale. No, te digo porque me parece que lo veo

un poco justito, pero bueno.

Luisa, ¿tú te has quemado? Un pelín.

¿Te has hecho daño? No, no pasa nada.

Cosas que pasan en los talleres.

Ten cuidado que la última en mi taller se quemó la cara

y ahora está hecha un adefesio. No digas eso.

Es mentira.

Girls power, Pa. Girls power.

Girls power. Yes, I know.

Era el push que le faltaba.

Luisa, ¿tú qué estás, con el bajo?

No, con la raja, con la apertura delantera.

Mira qué buen punto hacen. Qué bien.

Y la de Luisa también, esa puntadita a mano,

que hace tiempo que no veíamos una puntadita a mano bien.

Una maravilla de chicas.

Venga, chicas, dadle duro a lo que queda.

Lo haremos.

Estoy sudando como un hombre.

Siempre que estoy así atacada y estoy sudando

digo que sudo como un hombre.

En realidad, no sé, hay mujeres que sudan más que hombres.

Y hombres que no sudan.

No sé, es que soy de pueblo.

Bruta.

Vale, esto sí que está, ¿eh?

¡Ay, qué bonito!

Ay, por Dios.

Falta planchar la costura de los pantalones.

Rápido, rápido.

Te veo muy favorecido.

¿Me ves favorecido? -Señor embarazado.

Ay, qué mal rato, ¿eh? Yo esto de jefa de taller

me da a mí que no voy a volver a serlo nunca más.

Yo paso.

¿Lo tienes, cielo? -Sí.

Vamos a llevarlo a la máquina antes de que vengan ellas.

Espera un momento. Esto lo voy a quitar.

Pero dame que lo haga yo.

Tú tranquila que yo sé lo que estoy haciendo.

Hazlo con un descosedor.

Dame que vaya rápido. Si no lo cojo de ahí.

Era de este piquete a este piquete.

A ver, no te preocupes. -Pero si es de uno.

No, es que era más largo. No pasa nada.

Pues ahí es donde me has señalado.

No, te he señalado de este piquete a este.

Y tú le has puesto un alfiler que no era necesario.

Estoy disgustada un poco por la reacción de Alicia.

Porque veo que es verdad que con Pa y con Luisa

se siente ella más segura a la hora de confeccionar.

Pero como es una persona que la quiero

se me saltan las lágrimas

porque es alguien que yo aprecio.

Si por eso te digo que te fijes sólo en los alfileres

que yo te pongo y no le pongas más.

Pero te encanta poner alfileres. No puedes evitarlo.

Anna es que ella es muy sensible, es muy noble.

Y ella cuando alguien le habla mal

ella se lo toma como: "¡Oooh!"

Y yo le digo: "Chiquilla, no eches cuenta."

Y la pobre se hace un mundo de la migajita que le ha dicho.

Hola, hola. No quiero interrumpiros mucho

porque supongo que estaréis a tope.

Queda muy poquito tiempo.

¿Cómo vais?

Ultimándolos. Pero enseñadnos algo.

Eso digo yo, enseñadme algo. -¿Tienes un segundo?

Es que todavía no he tenido el placer de conocerte

y no he podido mirarte las manos.

Yo sé que eres muy alta.

Aprovecha que está aquí.

¿Qué me quieres, probar el bolso?

Más o menos. ¿Lo podrías coger así como si te entrase?

¿Pero esto qué es, así?

Es un poco grande, ¿eh?

Te voy a subir esto un poco más.

Te ha dado muchas pistas ya. Sí.

Vamos a ver qué están haciendo el resto.

Eduardo, súbelo y acórtalo un poco.

Que lo pueda ver Eva.

No iría aquí mismo, iría como en un recogido.

O sea, la idea es un recogido, al lado.

Sí, es como en este lado y que no te cubra la cara esto,

sino sólo un poquito. Un lateral.

Llegaría la rejilla como aquí. -Sí.

No sé si le daré con esa rejilla tan grande en la cara.

Al que le dé dos besos lo mismo le araño la cara.

Ay, ideal. Ideal. -Tengo que acabarlo.

Porque esto es muy difícil a mano.

Es muy bonito, Vicente.

¿No me dejas ver nada más? -Y el tocado es conceptual.

Me tengo que llevar a Eva.

Pero el tocado parece una carita, ¿no?

En esta prueba voy a intentar acabarlo,

porque es mi principal problema, que no suelo acabar

porque me pongo nervioso y lo hago demasiado perfecto.

Va a ser mi objetivo principal acabarlo.

¿Sabes qué tiempo...? ¿Por dónde vamos, qué minuto?

No. -No, pero quedará...

Pues como si fueran 5 minutos.

Porque no van a tardar en cantarlo.

Aprendices, organizaos bien porque solamente quedan

10 minutos para terminar. Vamos, 10 minutos.

Anna, ve cosiendo la sisa. -Voy.

Ex aprendices, 10 minutos para terminar tocados y bolso.

Yo ya me empieza el pinzamiento de la espalda

y ya no carburo yo.

Ay, Dios, voy a tirar la toalla como siempre al final.

Cuando llega el final yo me empiezo a poner nervioso

y yo no puedo más.

Shaoran, hijo, vaya un tostón.

Hijo, ¿qué hago?

Si es que estas cosas de trabajar bajo presión...

Shaoran, ¿con la pluma o sin la pluma?

Huy, ¿eso qué es? -Es una cara.

Ah. Hostia, pues ya es tu obra, yo no tengo ni idea.

Da igual, lo voy a dejar así. No me acaba mucho, pero bueno.

Vicente quería realmente representar alguna aparición

de la Virgen o algo de estas que aparecen en las casas

que luego resulta que son humedades.

Y por eso ha puesto las piedras ahí en forma de cara.

Cuatro personas y una cremallera.

¿Quiere alfiler? Tome.

Es que yo no sé si entorpezco o ayudo.

Esta es la parte más fea, cuando no tienes nada que hacer

y te pones histérico de esperar.

Pero bueno, es lo que hay.

Reza.

(CANTAN) #Dios te salve, María.#

No, pero sin cantar.

Cantando para adentro, por favor.

(CANTAN) #El Señor es contigo.#

Hoy he estado rezando el rosario con Sergio.

Se ha sorprendido porque no

pensaba que yo me supiera el acto de "contrinción".

O "constricción". Como sea. Yo me lo sabía.

Es que mi madre era catequista del pueblo.

Y se ha quedado hecho misto cuando me ha visto rezar

mejor que él las oraciones.

Porque él se ha equivocado, yo no.

Un pespuntito y ya está. -Vamos bien, ¿no?

Yo no me quiero emocionar.

Chicas, está súper bien.

Súper bien hecho.

¿Pero tú qué esperabas?

Si nosotras somos las cuatro las mejores.

Somos las chicas de oro.

Hombre, tanto como las chicas de oro...

Yo te canto.

(CANTA) #Ali, Ali, Ali...#

#Relájate, coliflor.#

(RÍE)

Aprendices, equipo verde, 3 minutos para terminar.

¿3 minutos? O sea, una prórroga de un minuto más, por Dios.

Tiene que estar aquí este. -Guau, qué bonito.

A ver, que le hago el lacito, chicas.

Venga, cose primero esta parte. -Espera, déjame, primo.

Espérate. ¿Quieres pasarla tú?

No, no, no. -Vale, pues entonces no me...

Porque me va a temblar todo. -No pasa nada, Antonio.

Tranquilo, venga.

¿Qué le pasa a la apertura? -¿Qué?

Está una más alta que otra.

Pero es por la tripa. -Es por la barriga.

¿Lo arreglamos? -No, no nos da tiempo.

Acercádmelo, que lo puedo hacer desde...

Ya estaba montado en el maniquí

y estamos viendo que está perfecto.

Y de repente vemos un desnivel en el bajo.

Yo creo que hay que rectificarlo,

pero no quiero perjudicar a mis tres compañeras

que se sienten contentas con el trabajo.

Mira qué bien te ha salido.

Hay que ver que no lo hallamos pillado.

¿Lo ponemos? -Dale la vuelta a ver

si hace falta más punto.

Venga, Ali, vamos. -Lo tengo, lo tengo.

El pespunte, corre. Ahora.

Aprendices, la prueba termina en cinco, cuatro,...

¡Corre!

Tres, dos,...

Me quedé mala. Bueno, bueno.

Uno... todos junto al maniquí.

Ya.

Venga. (MAHI SUSPIRA)

¿Qué tal?

Pues ha quedado muy bien.

Sí. -Pasa es que esa barriga...

Eso es lo peor de la vida, la barriga esa postiza.

Aprendices, ha llegado el momento de la deliberación.

¡Ah, el cactus! ¡Hostia!

Que me he clavado. -Por Dios.

Y por supuesto hoy vamos a tener muy en cuenta

la opinión de Eva González.

Yo lo veo perfecto.

A ver cómo le queda a Eva.

Estoy deseando que se lo pruebe.

Y ojalá sea el que elijan.

Buenas, ¿se puede? ¡Hombre!

¡Mira, oye!

Muy bien. Qué guapa, Eva.

No está mal. No está mal, está bien.

No, yo estoy encantada, ¿eh? Te sienta bastante bien.

Yo creo que es muy bonito de aquí y está bien resuelta.

¿Qué te ha parecido el otro?

Mira, el problema mayor que ha habido aquí

es que yo venía para elegir entre dos vestidos

y no he tenido esa opción.

Directamente ese no me lo he podido poner

porque el tiro está muy corto al meterme el pantalón.

O sea, no me daba. No te llegaba.

O sea, de ancho sí que estaba bien, pero de tiro no llegaba.

Mira que es bonito el color, ¿eh?

El color decía mucho.

De todos modos no estoy descontenta, ¿eh?

No, ese es bonito. Estoy muy contenta.

Porque yo creo que este es sexy, ¿no?

¿Le va a gustar a Cayetano?

No le tiene que gustar a él.

Me tiene que gustar a mí. ¡Bueno!

Y a mí me gusta.

Y los tocados y accesorios, ¿te ves con alguno?

¿Le meterías este? Palomo, déjala que escoja ella.

Yo creo que a Palomo le gusta ese.

A mí me encanta. Ese es el de Vanessa, ¿no?

Estoy contenta por haber venido.

Por habérmelo pasado bien y haber visto a mis compañeros.

El trabajo, obviamente, lo de siempre.

Nunca he hecho nada de esto.

Entonces, ¿qué iba a hacer? Pues una mamarrachada.

Nada más. O sea, entonces...

A mí me gusta mucho el de Eduardo. Es elegante.

Es favorecedor. Yo creo que es elegante.

Es favorecedor, ¿no?

Así, así. ¿Ves? Queda bonito.

Yo creo que es elegante, ¿verdad? Sí.

Y luego, este, creo que cuando dé a luz,

voy a poder meter al niño aquí.

El cambiador. Oye, puedo incluso llevar al niño,

porque no puede ser

más exageradamente grande. Exacto.

Yo lo hubiese recortado un poco más.

También te digo que me gusta mucho este bolso.

Está bien también. A mí de Vicente me gusta

que se lo ha currado.

Esto es... Él dice "conceptual". Yo digo "surrealismo".

En estas pruebas, tienes que hacer algo y punto.

Lo vi gracioso. A lo mejor era "too much".

Lo estaba haciendo y no podía cambiarlo. Lo acabo.

Y esto lo veo un poco más pobre. Conceptual también.

Bueno, según el concepto que tengas.

Mi bolso es un clutch de colores igual que el tocado.

Creo que le va a combinar al vestido.

Yo creo que la decisión en el vestido está clarísima.

Y la decisión en el tocado es vuestra. Ya sabéis mi opinión.

Bueno, ya hemos visto lo que te queda bien y mal.

Ya veremos qué hacemos luego.

¿Qué me queda mal? Todo. Nada.

Bueno, Eva, nos despedimos. Muchísimas gracias.

Ven aquí, cariño. Ponte aquí a nuestro lado,

que te despidamos como te mereces.

Estoy encantada, eh. Venir a un programa como este,

que la moda esté de moda, es muy importante.

Y la verdad es que me lo he pasado muy bien.

He disfrutado mucho. Y me voy con un vestido.

Oye, ¿qué más puedo pedir? Y con estos besos.

Y con estos besos. Mi niña. Muchas gracias, mi amor.

Qué bonito verte. Gracias, Eva.

Gracias, Eva. Adiós, guapa.

Lo de mis compañeros, sinceramente, me han parecido tres mojones.

Tres por dos, seis. Claro. Han hecho seis cosas.

Creo que tengo muchas posibilidades de entrar.

Aprendices, siento mucho deciros

que desde el principio de la prueba y desde fuera,

ha sido evidente la diferencia de trabajo entre ambos equipos.

Eso se ha visto perfectamente reflejado en la decisión de Eva,

que ha tenido claro qué elegir.

A vosotros, exaprendices,

solo me queda desearos muchísima suerte,

porque quién haya hecho el mejor trabajo,

recuperará hoy un puesto en "Maestros de la costura".

Suerte a los cuatro. Gracias.

Mahi, como jefa de taller del equipo verde,

debemos decirte que, lamentablemente,

Eva no ha podido probarse vuestro vestido.

Yo creo que era de su talla.

No le habéis dado la medida suficiente al tiro del pantalón.

No se lo ha podido probar.

Habéis cortado tres veces el delantero.

Y Jaime ha cortado dos veces

la sobrefalda del delantero.

¿Quién ha sido el responsable

de cortar? Yo.

¿Tú has cortado? Sí. He sido yo.

Pero yo he visto que el patrón lo estaban haciendo

entre Antonio y Jaime. Pero he cortado yo.

Aquí asumo yo parte o casi toda la responsabilidad,

porque el que ha medido a Eva, he sido yo.

El que ha estado marcando sobre la tela

y ha marcado los patrones al revés, he sido yo.

Y yo creo que la responsabilidad

o el fallo cae, sobre todo, sobre mí.

¿Puedo decir algo? Por supuesto.

Tenía un equipo estupendo. Lo siento mucho, compañeros.

Y ya está. Si no le entraba el traje,

qué desastre más grande. Lo del gasto de tela y eso,

ya se queda en una minucia.

Hemos invertido hora y media en hacer algo que no le entraba.

Y la culpa es mía, por supuesto.

Nuestra conclusión es que no has sabido aprovechar

esta oportunidad como jefa de taller.

¿Reconoces que te ha venido grande el puesto?

Me ha venido grande. Yo me lo imaginaba

y esto lo corroboro ahora. Me queda muy grande.

Equivocarse tantas veces y resolverlo en los 90 minutos.

-También es verdad. -Aunque el resultado no haya sido

el que esperábamos, pero resolver tres veces un fallo

y poder ejecutarlo, con eso me quedo.

Es una manera muy bonita de verlo, Antonio.

¿Ves? Por eso me gusta ser tu compañera.

¡Ay, Mahi! (LLORA)

Venga, cariño.

Eva no se ha podido poner el vestido.

Si es que ha sido un fallo.

Es que yo me he callado, pero nos hemos dado cuenta

que no habíamos medido el largo de tiro.

Lo que pasa es que yo me he callado y nos lo hemos inventado.

Se ha quedado corto y no podía entrar en el vestido.

Ya está.

Mahi, no te preocupes porque de los errores

se aprende muchísimo.

En las entrevistas, cuando me preguntan:

¿Cuáles son tus trajes, los míos, preferidos?

Y piensan que van a decir los que todos sabéis.

Y digo: No. Mis preferidos son en los que me equivoqué.

Me lo sé de memoria, porque en esos trajes

es en los que yo he aprendido más.

Eres una chica dura, con muchas ganas de aprender,

con muchas ganas de mejorar. La gente cree que soy dura

porque me pinto los labios de negro, pero eso no es verdad.

Soy más sensible que otra gente.

Y hoy no está siendo un buen día.

Seguro que de este traje naranja te vas a acordar toda la vida.

¿A que sí? Seguramente. Sí.

Me la como.

¡Ay, Dios mío! ¿Esto es normal? ¿Que la gente llore tanto?

¿O soy solamente yo?

¡Uf! Qué día más de mierda.

Equipo naranja, tengo que deciros que ha sido un verdadero placer

veros trabajar hoy. Habéis estado fenomenales.

Desde la selección de tareas, pasando por la confección,

por supuesto, del vestido. Y el resultado ha sido impecable.

Muchas gracias. Enhorabuena, Alicia.

Que como jefa de taller, has estado maravillosa,

de diez, de verdad. Muchísimas gracias.

Es fácil. Es que saben mucho. Son muy buenas.

Solo habéis cometido un fallo.

Que la abertura, la parte delantera,

se ha quedado más corta que la parte de detrás.

Pero lo habéis sabido rectificar.

Podemos decir, además, con muchísimo orgullo,

que ha sido la primera vez que hemos visto,

en cinco programas, trabajar a un equipo en cadena

a la perfección.

Y, además, liderado

y organizado de forma impecable por su jefa de taller.

Gracias.

Qué rabia.

Nuestro veredicto ha sido unánime.

El mejor vestido de esta prueba ha sido

el del equipo naranja.

Tengo que deciros que estaba muy guapa.

Celebradlo. Que estaba muy guapa. Claro.

La prueba de expulsión, que vamos a estar en el balcón,

ahí la tenemos que liar. Ahí me tengo que poner yo a cantar,

la otra a tocar la guitarra y la otra las palmas

y la otra bailar. Eso es lo que vamos a hacer.

Exaprendices, solo falta por saber

cuál de vosotros ha hecho el mejor trabajo.

A Eva le ha gustado mucho el de Eduardo. Lo tengo que decir.

Pero a nosotros también nos ha gustado mucho

el trabajo de Vicente. Nos ha parecido muy original.

Gracias.

Ay, por favor, nos hacen esperar.

Después de mucho debatir, hemos decidido

que por su creatividad, su originalidad y su elegancia,

el exaprendiz que vuelve a "Maestros de la costura" es...

Eduardo.

(Aplausos)

Eduardo, felicidades.

Y a vosotros, ha sido una alegría volver a veros.

Os queremos dar las gracias por vuestro esfuerzo.

Y ahora sí, os tengo que pedir otra vez

que abandonéis "Maestros de la costura".

Gracias a los tres. Gracias.

(Aplausos)

Felicidades, Eduardo, por tu regreso

a "Maestros de la costura".

Felicitamos enérgicamente los cuatro al equipo naranja

por lo que hoy hemos visto.

Equipo verde, vosotros cuatro tendréis que mediros

en la Prueba de Expulsión. Mucha suerte a todos.

Gracias.

Bueno, pues estoy supercontento y superfeliz

con el veredicto del jurado.

Han hecho un buen veredicto por fin,

desde que empezó este programa.

Y, bueno, pues nada, ya que he vuelto,

vengo a por todas y vengo a ganar.

Los aprendices regresan con la experiencia

de haber adaptado un vestido para Eva González.

Están preparados para casi cualquier eventualidad.

Pero en esta prueba tendrán que ir, incluso, más allá.

Van a tener que romper las barreras de la moda.

Estoy entrando al taller y me siento

como la película de "María Antonieta",

de Sofia Coppola, que va en su carruaje

despidiéndose de Versalles cuando sabe que le van a decapitar.

Qué guapos todos. Qué pasote de vestido.

Bienvenidos, aprendices. En primer lugar, permitidnos

que saludemos a Eduardo. ¿Cómo te sientes

de nuevo en el taller? Bueno, estoy muy contento.

Y nada, he cogido aire para venir con mucha fuerza y a por todas.

A trabajas más que nunca.

(ANTONIOS) Creo que más de una ha tenido

que tragar saliva cuando ha entrado de nuevo.

Creo. Simplemente, es una creencia.

La última prueba por equipos ha sido definitiva

para que podamos ver una buena cadena de trabajo,

ver un equipo ordenado, con las ideas claras.

Alicia, ya te lo ha dicho el jurado.

Tu trabajo ha sido sobresaliente.

¿Tú crees que tus compañeros piensan lo mismo?

Bueno, mis tres chicas sí. -Yo sí.

Anna, ¿no te echó una regañina en un momento dado Alicia?

Hubo una cosa que no me quedó clara.

Era como alargar una costura.

Se puso ella a hacerlo, en vez de decirme:

"Anna, sigue haciéndolo así". Como yo quería hacerlo,

pues me dio coraje porque quería seguir haciéndolo yo.

Mahi, ¿te sientes culpable de que hoy

ellos tres, tanto Jaime, como Sergio, como Antonio,

tengan que enfrentarse a la expulsión?

Por supuesto. Los he arrastrado yo.

-No estoy de acuerdo. -Yo tampoco.

Somos ocho ojos. Ocho ojos mirando.

Y ninguno detectamos el fallo en el momento.

La prueba por equipos ha pasado.

Eduardo, por ser el aprendiz repescado,

tú hoy no vas a participar en la Prueba de Expulsión.

Por lo tanto, estarás con Alicia, con Anna, con Pa

y con Luisa aquí arriba. Genial.

Suerte, chicos. -Gracias.

(EDU) Bueno, hoy me toca estar en la barandilla

con las chicas de oro. Va a estar la cosa tensa.

Pero, bueno, yo he cambiado el chip

y vengo con la pipa de la paz.

Y ahora que ya estáis listos para coser,

debo deciros que el jurado ha elegido un reto

yo creo que especialmente creativo,

pero, también, muy técnico.

¿Podéis explicarlo, por favor?

Este reto lo va a dirigir Palomo, no solo por su talento,

sino porque domina el tema a la perfección.

En realidad, no lo voy a hacer solo.

He pedido ayuda a un amigo muy especial

que ha querido acompañarnos hoy,

a ver si me puede echar una manilla con el tema.

A ver. Pues que entre el amigo de Palomo.

(Aplausos) ¡Josie!

Bienvenido. ¿Cómo estás?

(MAHI) Me gustó mucho ver a Josie.

Cuando empecé a estudiar Diseño de Moda,

fui a una charla que dio Josie junto

con otros diseñadores españoles a Málaga. Y me cayó muy bien.

Un poco abrigado has venido. Sí, sí. Vengo abrigadísimo.

Pero esto es un piezón bastante especial,

porque es la mecha que prende el incendio Palomo Spain.

El abrigo que trae Josie me parece espectacular.

Con las flores bordadas, superelegante. Me ha encantado.

De este abrigo, que pertenece a tu colección,

a tu proyecto final de carrera, esto fue lo que todo el mundo

empezó a preguntar: ¿Palo qué?

Fue de los primeros que me vio en Instagram,

cuando nadie sabía qué hacía. Había terminado la carrera.

No conocía a Palomo Spain. No te había visto físicamente.

Solo existía este abrigo que me lo quería poner.

Si quieres apoyar a jóvenes talentos,

te tienes que olvidar de todo,

porque cuando llegas a un photocall,

todos quieren "chuchi", "muchi", "puchi".

Eso les da mucha confianza.

Pero lo bueno es llevar un piezón y que te sientas bien.

Al final, la moda es eso.

Ojalá, cuando salga de aquí, alguien se fije

en cosas que haya hecho yo y se las quiera poner

y suba esto como la espuma.

No sé de qué va la prueba, pero me muero de ganas

de que nos lo expliquéis. Ahora te enterarás.

(SERGIO) Estoy haciendo la Divina Misericordia.

Y le estoy pidiendo que me dé fuerzas

y que me ayude a demostrar lo que valgo.

Siempre digo que se haga su voluntad,

pero me gustaría quedarme más. Siempre lo dejo en su voluntad.

Ya verás. A ver, Antonio. ¿Qué ves aquí?

Un traje. ¿Un traje de qué?

De caballero. Por supuesto que le ojo ve

un traje masculino. Pero quienes nos dedicamos a esto,

vemos otra cosa totalmente diferente.

Los ojos de la moda no están aquí.

Están más aquí y, sobre todo, aquí.

La moda tiene mucho más que ver con el arte

que con el uso de una prenda en sí sola.

Y esto es lo que quiero que comprendáis hoy en esta prueba.

Si aquí ves un traje masculino,

es que no servís realmente para esto.

Todos sabemos que estáis compitiendo, que hay presión

y que hoy uno de vosotros abandonará el taller.

Pero este taller es muchísimo más que eso.

Somos mentes creadoras juntas en espacio y en tiempo.

Vosotros ya estáis en el camino de la moda.

Quiero que miréis este traje y veáis una prenda femenina.

¡Uf! Y eso es exactamente

lo que queremos que hagáis hoy en la prueba.

Un outfit femenino, exclusivo, singular,

que os represente a partir de este traje masculino.

(JAIME) Lo veo complicado por los tallajes,

por los cortes que lleva, los bolsillos.

No cabe todo y me preocupa.

Más allá de todos los que estamos aquí,

a mí me encantaría tener a una chica que refleje

la esencia de este mundo "agénero",

un poco el traje en la chica,

el traje del chico, un poco andrógina.

Me encantaría un icono que tengo, que es Laura Ponte.

Ojalá que viniera. Me encantaría, porque la conozco

y la sigo desde hace tiempo.

Me haría ilusión conocerla en persona.

Venga.

Laura, ¿qué tal? No te vas a creer dónde estoy.

En "Maestros de la costura".

Queremos que vengas lo antes posible.

Sí, por favor. Te esperamos aquí. Un beso.

(ANTONIO) Si yo tuviese un teléfono y pudiese llamar...

"Hello, Barbarita. ¿Te vienes a "Maestros de la costura"?

Sin dudarlo. "Eso sí, tráete a Gonzalín".

A mi mujer y a mi niño. Estaría encantado.

Quiero que entendáis que el concepto hombre-mujer,

a la hora de crear, es un elemento más para jugar.

No os limitéis. Hay muchísimas posibilidades.

Se trata de combinar un poco los elementos tradicionales

que pertenecerían a la sastrería masculina,

por ejemplo, y llevarlos a la ropa femenina.

O al contrario, que es lo que yo hago

en la mayoría de mis creaciones. Todo es lo mismo.

Quiero que seáis totalmente libres, por favor.

Crear una prenda que emocione y que cuente algo de verdad.

Vamos, entonces, a por el último reto de la noche.

Tenéis 90 minutos para confeccionar un look femenino

a partir de un traje masculino.

(SERGIO) 90 minutos me parece poco tiempo, poquísimo tiempo.

Mi problema es que me vienen muchas ideas,

pero no son fáciles. Me da preocupación.

Os recuerdo a todos que tenéis el imperdible

en caso de que necesitéis ayuda de uno de los aprendices salvados.

Recordad, muy importante, lo digo agarrando a Caprile,

hay que bordar las prendas para que podamos identificarlas.

¿Preparados para romper las barreras de la moda? ¿Sí?

Pues la prueba comienza en tres, dos, uno.

¡A coser!

Suerte.

A ver cómo me organizo esto.

Ah, que está cogiendo tela.

(LUISA) Ahí, muy bien. (PA) Dale.

Así, nena. -Piensa en tu enemigo al rajar.

Mira Antonio. Le ha dado la vuelta al pantalón.

(ANTONIO) Empezaré por el pantalón,

porque me parece más fácil convertirlo en vestido.

Me encuentro demasiado perdido,

porque es una pieza que acabada, con bolsillos,

cintura, botones, cremallera. Estoy desbordado.

Jaime yo creo que va a hacer un vestido.

(EDU) Yo me haría un palabra de honor.

Josie, tú vives para el mundo de la moda.

¿En qué momento tuviste claro que iba a ser así?

Es una profesión supervocacional. Y es un modo de vida.

Cuando eres muy pequeño, la moda te llama.

Lo que más me gustaba de niño, era leer revistas de moda.

Luego, cuando tienes que ver de qué forma

vas a ser útil a la moda, yo comprendí

que a nivel de comunicación, tenía bastantes posibilidades.

Quise poner mi cabeza, amueblarla haciendo

Humanidades y Periodismo. Y en la misma facultad

que hacían un máster de moda muy importante,

entré en la primera edición

y empecé a trabajar en revistas de moda,

la más importante entonces del sector.

Mi idea es hacer con el pantalón un vestido muy ajustado

de palabra de honor y acoplarle el cuello de la chaqueta

en forma de... o sea, aquí delante.

Esta prueba puede favorecer a Sergio,

porque él es muy creativo. Tiene muchas ideas en la cabeza.

Y perjudicar, yo creo que en esta prueba,

igual, yo soy el más flojo. Sí.

¿Por qué se complica tanto?

Le gustan mucho sus ideas y le da igual el tiempo.

Y Antonio le sigue dando vueltas a lo del pantalón.

-Se está complicando con eso. -Lo ha colocado 80 veces.

A mí los trajes no me gustan, porque son muy complicados.

La verdad es que estoy bastante asustada.

Como se vaya Mahi, menudo cuadro.

Ahora mismo, me dan ganas de tirar el maniquí al suelo

e irme a mi casa, porque, desde luego,

no le veo yo a esto a brillico bueno.

¿Y mi Antonio qué hace? He dejado el vestido sin acabar.

No sé si llego, la verdad.

No doy pié con bola. Así que...

Quería hacer un vestido con el pantalón,

pero el material no es nada fácil.

Llevo demasiado tiempo invertido

y el resultado que quiero, no lo tengo.

Cambio chip. Tiro pantalón y me voy con la chaqueta,

que tengo otra idea con ella.

Espero que me vaya bien.

¿Crees que ha cambiado, o ha evolucionado,

el concepto de elegancia? ¿Qué es hoy la elegancia?

Hay que diferenciar mucho entre belleza y elegancia,

que no tienen nada que ver.

La elegancia es algo más espiritual.

(SERGIO) Es otra cosa. No tienen a Dios en su vida

y buscan la espiritualidad en cualquier cosa.

Pero eso no le va a dar la salvación,

el vestir bien. Eso es hueco.

Donde está, es en Dios y en la Iglesia.

Voy a hacer un vestido. Voy a ceñir la chaqueta.

Le quiero poner cazuelas en el delantero.

Es un vestido así como en corsé.

Y le quiero hacer unos godets por toda la chaqueta

con tul y con tela. Pero no sé si me dará tiempo.

Ahora que viene Laura Ponte, me encanta que venga

porque creo que es un ejemplo de elegancia.

No es la que más se cuide, para nada. ¿Pero qué pasa?

Que ella transmite algo que te conecta

con presente, pasado y futuro de la elegancia.

Está a un nivel que la pones

con la duquesa de Windsor y son tan amigas.

¡Vamos, Sergio! -¡Imperdible!

¡Ay!

Sergio, ¿con quién quieres trabajar?

Con Luisa, por favor. Luisa, ¿quieres ayudarle?

Sí, claro. Ven conmigo.

Sergio acaba de pedir el imperdible.

Ya se me van las posibilidades de tener esa ayuda

de diez minutos de un compañero.

Ya aprietas motores para,

en vez de dos manos, tener el doble.

Puedes ayudar a Sergio durante diez minutos de la prueba.

Aprovéchalos mucho. Adelante. Vale.

Eso no se lo esperaba ella, porque se ha puesto los tacones.

-¿Qué quieres que haga? -Quiero que me cortes godets.

No te da tiempo ni a estirar la tela.

¿Cuánto? -Son seis.

¡La madre que te trajo! ¿Seis? -Con tul a la vez.

Córtalo a la vez, tul y tela. -Vaya tela.

Estoy asustado.

Tengo ganas de llorar. Me tiembla todo, realmente.

Pero, bueno, es mi apuesta y la voy a defender.

(EDU) Antonio, ¿qué hace? ¿Y el palabra de honor?

(MAHI) No sé, pero la espalda mola. -Este chico vale para todo.

Está Mahi todavía cogiendo la mano.

Pa, ven aquí. Te quiero hacer entrega

de un libro muy especial,

que va a complementar tu formación aquí.

Es el manual imprescindible para los amantes de la costura.

Una guía muy sencilla y útil para iniciarse

en el mundo de la confección.

En él se encuentran todas las técnicas necesarias

para convertirse en un maestro de la aguja.

¿Te gusta así o así? -Lo quiero por el azul.

-Vale. Por el azul. -Bueno, pues azul no.

No sé. Es un jaleo. -Venga. Azul, pues azul.

Si empieza a poner godets, volantes, no te da tiempo.

Capas dobles. Si tienes 90 minutos.

Venga, no pierdas más tiempo.

Venga. -Venga, Luisa.

Apura, Luisa, que el tiempo del imperdible termina.

Sí. Quiero terminar esto. Solo unos segundos.

Vale. Ya termino esto.

Qué pronto han pasado los diez minutos.

Corre.

Y el tiempo del imperdible termina ya. Luisa, ya.

Tienes que dejarlo. Tienes que dejarlo.

Escúchame. Aquí lo tienes. Te falta esto y pegarlo aquí.

-¿Cuántos has hecho? -Todos. Están los seis.

Me estoy yendo sabiendo que no le va a servir para nada.

Lo que él tiene en la cabeza,

no le va a dar tiempo. Seguro que no le da.

Ahora quiere hacer una especie de falda.

Me lo hubiera dicho y lo corto de capa.

-¿Y cómo lo ha cortado? -Godet.

Y, encima, el tul. -La madre que lo parió.

¡Hombre! Ya está aquí.

(Aplausos) ¡Laura Ponte!

Laura Ponte no es el canon de belleza

que se busca en una modelo,

pero está claro lo que decía Josie. Es la elegancia.

En el camino, te han contado lo que tienen que hacer.

Sí. Un poquito. ¿Te gusta?

Me encanta. Ese punto, ese paso del hombre a la mujer,

que es una línea tan fina, que cambia en un volumen,

en una pinza. Hoy en día, no hay esa fina línea.

Tú has hecho posible que eso haya cambiado.

El mundo andrógino no está hecho para mí.

No hace falta más verme. Yo no soy andrógina.

Viva el ser femenina y el masculino ser masculino.

¡Qué duro está esto!

La ilusión de mi vida era hacer ropa.

De pequeña dibujaba caras, hacía ropa

y dibujaba casas y joyas.

La vida me ha llevado por otros caminos,

que tampoco es tan lejano, porque en el mundo de la moda

ha aprendido todo el proceso, desde tener la idea,

producir esa idea, venderla.

También, saber cómo funciona todo,

la industria desde dentro y el propio consumidor.

¡Ay! ¿Por qué lo está cortando? ¿Por qué lo está cortando?

Yo estaría igual o peor.

(MAHI) No quiero volver a ver un traje de hombre nunca más.

Por favor, todos los hombres con camisa y vaqueros.

Por favor. Y chupa de cuero.

Hay gominolas y todo. -Qué alegría verte en persona.

Más alegría la mía. Sobre todo, viendo que hay gente

que tiene muchas ganas de coser y hacer las cosas bien.

Unos lo hacen mejor que otros.

No. Es cuestión de trabajo, paciencia y mucho amor.

¿Qué piensas hacer con el pantalón? Que te veo muy nerviosa.

No sé si estrecharlo un poco por abajo

y meterle más pinzas por aquí, o si hacer una falda de tubo.

Yo creo que es mejor que hagas una falda, Mahi.

¿Mejor una falda? Yo creo que sí.

Si usted lo dice... Una mini.

¿El cuello lo piensas dejar así?

Ahora lo... lo remato un poco.

Pero yo creo que así está muy bonito.

Qué duro eres. Bueno, hay que serlo.

Hay que exigir. Bueno, mucho ánimo.

-Gracias. -Y suerte.

Hola. Explícanos qué estás haciendo

o qué intentas hacer. Como siempre.

Quiero hacer muchas cosas, pero no me da tiempo.

¿Te has bloqueado? ¿Por qué necesitabas la ayuda de Luisa?

Como quería cortar unos godets y no me daba tiempo,

pues que me los corte Luisa.

Ese es un poco tu problema desde que hemos empezado

en el taller, que tienes muchas ideas,

pero no te sabes administrar bien.

Lo sé. Pero mi mente va así. Se pone...

Y yo digo: Lo voy a hacer. Puedo.

Yo estoy defendiéndolo y lucho. No me doy por vencido.

Lucho, lucho, lucho. Me iré de este programa

y no se podrá decir que no he luchado.

Yo pienso en grande y pienso

ideas originales. Quiero aportar cosas.

Cuando veo que tengo 90 minutos, digo: Esto es imposible.

Sí que es verdad, que quiero abarcar mucho

y en hora y media no puedo.

Sergio, ¿cómo te sentó ver a tu hermano?

Me dio pena porque hizo algo elegante...

Y no entró.

Pero te daría energía. Me trajo esa foto,

cuando la veo me dan ganas de llorar.

Es mi yaya María, está en el cielo...

Con ella nos hemos criado, prácticamente, y la quiero mucho.

La veo ahí y me emociono mucho, la verdad.

Sergio, suerte con el tiempo.

Sabemos que te traiciona. Si me tengo que ir,

me voy con algo que me gusta y esté orgulloso de lo hecho.

Si no lo acabo, al menos me voy con la cabeza alta.

-Mahi, ¿has bordado? -¡Oh!

Laura, yo te miro y veo

infinidad de posibilidades contigo y relacionado con la prueba.

¿Sí? Tú representas a la perfección.

Me dan ganas de coger la chaqueta y hacerte algo...

¿Te animas? Yo feliz.

Pues cojo el costurero

y vamos a hacer algo. Vamos, Palomo, es tu día.

Con presión, ¿eh?

-Es que no está ni terminado por detrás, yo creía

que me iba a decir "termínalo".

-Pero es que se lo tenías que haber dicho,

"mejor termino esto". -¿Yo qué voy a decirle?

-Le aconsejas.

-Es que no sienta bien...

Sienta como el culo.

Así a ti... tiene rollo ya,

pero vamos a ir más allá. Algo especial.

Yo hago una chaqueta mucho,

la hice para Nueva York y he seguido haciéndola.

Es con el escote aquí, me parece supersexy.

A ver por dónde cortar, para que te quede bien el pecho...

Una cosita aquí...

Aprendices, atención, quedan 30 minutos de prueba.

Oh... dónde está el agujero.

-Está muy cutre, muy cutre.

-Jaime, ¿mi etiquieta está ahí? -Sí.

Está ahí, la dejé encima de la mesa.

-Ni me acordaba de mi etiqueta.

-Ahora ya estoy respirando, veo que tengo...

El toro por los cuernos y creo que tengo controlada

la situación y... ahora sí que veo un vestido.

No sé cómo te lo ves tú, pero creo que...

El blanco... Me fío de tu criterio.

Le dice, luego, para que no se quede perdido

le añadimos un puño en blanco.

O cambiar los botones...

Quítate la chaqueta que ya... lo tengo.

Hola, Jaime. Hola, buenas.

¿Te gusta la prueba, Jaime?

Pues sí me gusta, pero... ¿Estás sufriendo?

Sufro mucho. ¿Por qué?

Porque en estas cosas tan creativas, me veo...

Me veo hoy más débil que mis compañeros

y estoy muy nervioso. ¿Por lo creativo o la prueba?

No sé, por todo un poco.

Lo has hecho con el pantalón.

El vestido con el pantalón. -¿Y es una pieza?

-De momento sí, si me da tiempo hacerle unos puños vueltos

para que se los ponga y le dé...

No sé un acabado un poco masculino.

-A ver si te da tiempo hacer lo de los puños,

porque aportaría mucho. El "genderless" es lo que tiene

juega entre masculino y femenino, yo veo un minivestido muy femenino.

Yo creo que tendrías que empujar

poniendo algo que pueda conectar ambos sexos.

-Gracias por los consejos, gracias.

-Hay que ser lo que se dice mañoso.

Hay que tener mano, yo no soy de mano delicada.

Yo soy muy de pueblo.

¿Qué tiene que ver?

Tienes mano, en cuatro segundos has hecho una chaqueta.

Eso es maña.

-Vamos, cariño.

(MAHI) ¿Qué pasa ahora?

-Es que no sienta bien, joder.

-Sergio no sé cómo se complica tanto.

-Esto queda mal... mierda.

-Le queda la mitad en todo.

Luego, lo entrega como destrozado.

-Ya. Ya está la chaqueta, sí.

Le falta esto...

¿Te importa probártela, Laura? No, nada.

-Mahi lo tiene todo controlado.

Ha hecho la falda.

Pues me gusta mucho cómo te queda, estás muy elegante.

A ver déjame que te vea.

¿Cómo me ves? Yo creo que queda divina. Elegante.

Sigo sin verme.

-Ese escote qué "rasé", qué total.

-Qué chulo. -En las noches de Madrid,

no eres nadie si no llevas este escote.

-Qué maravilla. -La solapa en vez de ponerla

para arriba, la pone hacia acá. Qué bonito, Palomo.

Ha quedado mono en cinco minutos.

El escote me encanta. ¿Qué os parece? Evaluaciones.

Me parece superoriginal.

-Me encanta el toque del gemelo. Es muy de hombre.

-El entalle que tiene que estiliza un montón

-Estoy pensando en que tengo muchas chaquetas vaqueras

que están antiguas y ya tengo una idea...

Habéis visto un Palomo Express Spain.

La verdad es que Palomo es un genio

y me ha parecido superelegante y la combinación de color.

Los puños, ese toque femenino... y a la vez supermasculino.

Palomo, llévame a París.

-Lo quita, lo pone, lo quita, lo pone.

¿Qué tal, Antonio? Buenas, pues más tranquilo

que al principio.

Había pensado en algo muy ambicioso y...

¿Qué estabas haciendo? Quería hacer un...

Un vestido y con un sobrevestido o abrigo con la americana.

Me he venido arriba, quería sorprender a Palomo,

porque sé que la prueba es por él.

Y... al final he tenido que abandonar... mejor simplificar.

Lo que quiero, ahora, es que me lo termines

y cuando esté terminado que pase lo mismo que el otro día:

nos emocionaste a todos.

El escote está al límite. Sí... hay que ir al límite.

Nosotros estamos al límite, pues llevemos el traje al límite.

-Me encantaría hacer unas fotos combinando las piezas que hacen.

Estarían encantados, seguro. Está guay.

Pero lo bonito, María y Josie,

es que cada uno saca su esencia y con la misma materia prima,

son conceptos diferentes. Es lo bonito de ver.

Es una maravilla.

Te dejamos, Antonio, termínalo y bien, porfa.

Suerte... Suerte.

Ahí están, donde yo los dejé.

(JAIME CUENTA LAS MEDIDAS)

Aprendices, atención,

quedan cinco minutos solo para terminar.

Creo que jamás lo he pasado tan mal en una prueba con presión,

de verdad, esta prueba me ha resultado muy difícil.

-Vamos, Jaime...

(PA) El de Antonio tiene muy buena pinta.

-Los godet.

-Hala... -Antonio,

lo que ha puesto ahí tan bonito.

-Vaya espalda...

-Uf...

-Ha desperdiciado el imperdible.

-A mí el vestido con la cinturilla aquí arriba, me da mucha marcha.

-A mí me mola lo que le ha puesto en el cuello Mahi. Es elegante.

Aprendices, queda un minuto.

-Yo no sé qué está haciendo Sergio tanto tiempo en la máquina.

-Dios...

(EDU) Corre, Mahi. -Termínalo.

Aprendices, la prueba termina en cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! Todos junto al maniquí.

Sergio, Sergio... junto al maniquí.

Ha sido, tres, dos uno... Y me he quedado hincada.

-Chulísimo lo de Mahi, me encanta.

-Esto nunca me había pasado,

yo soy muy despistada pero del bordado siempre me acuerdo.

Menos hoy...

En la prueba de eliminación.

Ahí lo he dejado en la mesa, está en la mesa.

Ahora, aprendices, os voy a pedir un fuerte aplauso

para Josie y para Laura

que no tenéis que pasar por el trago de la expulsión.

Es lo peor... mil gracias por venir y,

sobre todo, con esta prisa

y con una llamada de teléfono. Gracias a los dos.

Es para ti... Un regalazo.

(Aplausos)

(TODOS SE DESPIDEN)

Ahora sí, ha llegado el momento de que el jurado valore el trabajo.

Mucha suerte a los cuatro.

¿Qué has hecho, Mahi?

Me asustan mucho

las pruebas de transformación, me resulta difícil construir

en base a algo ya hecho. Entonces, me ha cundido el pánico.

He intentado hacer memoria

y acordarme de algún referente, como Yves Saint Laurent.

Su traje para mujer y la combinación de azul y negro.

Mahi... una cosa.

¿Dónde está la etiqueta?

Ahí en la mesa.

Sí, la tenía hecha desde hace rato, está muy bien puesta.

Una vez fui a clase a entregar un trabajo

y cuando llegué a clase, tenía el trabajo en casa.

Dejé la mochila, para que no pesara, volví a casa...

A por el trabajo y me dejé las llaves en la mochila.

O sea, me costó... así, así soy yo.

Mahi, ¿me estás diciendo que tenías la etiqueta hecha?

Sí, la tenía hecha. No puedo creer que te pasara

esto en una prueba de eliminación.

Me he quedado sin palabra.

Se me han caído los palos del sombrajo.

No sabía qué decir, cuando dijeron que no me valoraban

ha sido como un jarro de agua fría. Yo ya lo sabía,

si no hay bordado no hay valoración.

He preferido no saber nada.

¿Qué es lo que pasa si no hay etiqueta?

El trabajo no se puede evaluar.

Pues ya lo sabes.

No sabes la pena que me da decirte esto...

Ya...

Sí, me lo he ganado a pulso, sí.

Señor, heme aquí, soy tu esclava y ya está.

Hola, Antonio. Puedes sacar el maniquí, por favor.

Qué bonito...

El vestido es una maravilla, es muy bonito, es armónico.

Has entendido la prueba a la perfección,

has mantenido los códigos y lo que representa

una chaqueta sastre masculina

y la has llevado a un vestido de noche maravilloso.

Lo único que te voy a decir es que tenéis telas maravillosas

y habéis cogido los dos la tela más pobre.

Ajá... Vuélcate y no tengas miedo,

vete a por una seda y a por algo bonito.

Haz que esto sea el espectáculo total.

Tienes toda la razón.

Lo he cogido... por comodidad mía.

Sabía la pérdida de tiempo que me había llevado el pantalón

a ese tejido no le hacía falta que le hiciese...

Un dobladillo al bajo para que quedase vistoso

y pudiese jugar en mi beneficio.

La idea era dejar el escote de la espalda a voluntad.

-Qué bonito.

-Quería hacer...

un ojal metálico y un hueco aquí

para que esta sobrefalda

que lleva puesta poderla subir a voluntad.

Y tapar... por si acaso la clienta fuese más pudorosa.

Yo tengo una pregunta para Antonio, ¿qué harás con esto?

¿Se lo vas a devolver a Eduardo? He pensado en hacer un préstamo.

Para que le dé suerte, el tiempo que estemos en el taller.

-Que me hará más falta la suerte que a ti.

-Lo lanzó como... Como un ramo de novia.

Sí, totalmente, con lo cual...

Quedó más que claro, Eduardo, que es mío. Me pertenece.

-Sí, cariño.

Muchas gracias. A vosotros.

-Es precioso.

Jaime, explícame un poco

a qué tipo de mujer va dirigida

la prenda. Este tipo de vestido

va dirigido a una mujer muy coqueta

y muy segura de sí misma y de las prendas que lleva,

tanto el vestido muy ajustado, muy sexy.

Y las prendas masculinas

que pueden ser el cuello camisero como los puños.

A los tres nos ha llamado

mucho la atención que hayas trasformado

la pernera de un pantalón en un minivestido coqueto,

femenino y muy comercial.

Las cosas como son, la idea de los puños

son muy David Delfín que, sabes,

que todos nosotros lo recordamos y ha sido...

Un grande. Ninguno de los tres entendemos...

Esos detalles bordados un poco... ramalazo Luisa Fernanda.

Te pierdes.

Ni siquiera están simétricos. Correcto.

Han sido las prisas, de hecho,

están puestos con alfileres, queda mucho más mono.

Es una pena, tenías el detalle del pespunte en blanco.

Y lo has ocultado con los bordados.

A última hora he visto el vestido muy recto,

un poquito soso y le puse un poco de "brilli".

Y, bueno, igual no ha sido muy acertado pero ahí está el toque.

Yo creo que tiene que sentar muy bien, me dan ganas

de probarme el vestido.

Creo que sienta fenomenal. Nos gusta mucho,

pero vemos que vas un poco a lo seguro.

Hoy me siento el menos creativo, entonces me veía inferior

en cuanto a poder trasformar...

una prenda de hombre a mujer. Sí...

Yo suelo soy muy seguro de las cosas que hago

y cómo las hago, luego, las defiendo a muerte.

Pero es más el... el crear tan rápido o el pensar rápido...

Esas ideas no me vienen igual tan rápido como a mis compañeros.

Pues hoy tu creatividad ha sido más que suficiente

porque has hecho un buen trabajo.

Gracias. (JUECES) Gracias.

Sergio, cuéntanos lo que has hecho.

Como en la primera prueba tuvimos la experiencia

de la ropa interior y yo, pese a que me esforcé,

no tuve el éxito que quise tener;

pues he reintentado trabajar para que salga

algo chulo y yo creo que ha quedado un diseño muy yo.

Esas cazuelas son mínimas

para una mujer sin pecho. Esto no está bien hecho,

aquí se te quedó el estampado...

Va en la línea. Perdido.

Que estén las cazuelas a distinta altura...

Yo he intentado que estén iguales. No veo la etiqueta.

Ya... ¿La etiqueta la tienes?

Sí, la tengo pero no la he puesto, me pasó como a Mahi.

(TARAREA UNA SINTONÍA DE PELÍCULA DE MIEDO)

Sergio tampoco tiene el bordado.

Pues eso... eso... eso es una vía de escape.

Ahí estamos fifty-fifty, Sergio y yo.

Como estaba planchando, cosiendo, cortando, la he dejado

y cuando sean los últimos cinco minutos pues...

Pues la pones aquí, no te molesta para nada.

Tienes toda la razón. Es inexcusable, pero lo tenía

bajo control. Lo sabéis desde el día 1.

Estaba ultimando por entregarlo más acabado.

Como le hemos dicho a Mahi no podemos evaluarte.

Sabía que me iba a poner verde.

"Por vuestra cabeza... me pone verde".

Me va a recordar toda la vida.

Desde que empezó el programa no recuerdo una prueba acabada.

No acabas nunca.

Has pedido el imperdible, ha venido Luisa,

te ha hecho los godets, ¿por qué no te planificas

con Luisa y te ayuda con algo útil?

Lo he pensado, me digo "más vale que esté sencillo

y bonito que después le pones cosas y la cague".

Así está más bonito.

¿Y no lo piensas antes de que venga Luisa?

Sergio, tienes un problema de planificación del tiempo.

Estoy procurando subsanar y quiero que veáis la progresión,

siempre me dais mucha caña

y quisiera que fuerais un poco más...

No, no... Ver la parte positiva.

Os admiro mucho y vuestras palabras significa mucho

y solo me hundís y me decís cosas feas me hace daño.

Hacemos una valoración a todos.

Me da pena, si me voy a casa me voy con la pena

de decir que no ha habido una vez que hayan dicho...

"Oye, Sergio, qué chulo lo que has hecho".

Y me da mucha pena.

Suerte, Sergio.

-Va a llorar.

-El pobre... -Vamos, Sergio.

Ahora, aprendices, el jurado tiene un tiempo para deliberar

a todos vosotros os pido que os marchéis al probador.

Mucha suerte a todos.

Me estoy rayando. Cuando yo me rayo,

rayo a los que me rodean

y, al final, entro en una espiral de autodestrucción

de la que no puedo salir ni vivo ni dejo vivir

ni como ni duermo... ni nada de nada.

Necesito que me digan qué va a pasar.

Yo tengo... cien millones de dudas hoy.

Os tengo que decir

que creo que es el peor veredicto, o sea...

No... No sé qué decidir.

No sé por dónde...

No se puede evaluar, están en igualdad de condiciones.

O sea... todo pegas.

Pueden decir es mono, interesante, original... no.

Es en plan...

Está fatal hoy, con la prueba tan bonita.

Esto no se puede permitir a estas alturas.

¿Qué hacemos con esto?

¿Es mi imaginación o esta prueba era una putada?

-Era una putada.

-Era un putadón... -Era chungui.

Tiene que irse,

no está acabado. No estoy seguro.

No está acabado. Ese tampoco está acabado.

¿Y esto...? Es el ama de llaves de Rebecca después del incendio.

No hay por dónde cogerlo, queda claro.

Es muy frustrante, no me valoréis, pero sed optimistas

"hemos visto...". Yo qué se.

Unas palabras buenas y ya.

Por mí se van los dos.

Caprile. A mí siempre poli malo, pues no.

Hoy es el día de Palomo, María, que decida él.

Lo siguiente va a ser que venga la Leti,

la reina, y hacerle un traje.

-De cáñamo. -Como los que hace Caprile.

Jueces, ¿tenéis ya un veredicto?

En esta ocasión, nos ha costado mucho decidir.

No ha habido quórum entre los tres.

Aprendices, el jurado tiene un veredicto.

Por favor, dentro de taller.

Ánimo, Mahi.

Por favor, Mahi, ven aquí.

Mahi, no sólo no has firmado,

este trabajo no es digno

de este taller y, sobre todo, no es digno de ti.

La idea que me has contado de Yves Saint Laurent es bonita,

pero la ejecución, Mahi, es muy deficiente.

Hay desorden y descontrol.

No está acabado, ¿qué opinas?

El caso es que yo quería simular la silueta

de una señorita antigua...

Bajando del Orient Express con su abrigo de pelo.

Eso está, Mahi, y se ve, el concepto es bonito.

Pero el acabado...

Deja mucho que desear, Mahi. Ya.

Lo sé. Es ese orden del que hablamos.

Llevamos semanas avisándote, Mahi, ese caos...

Luego tenemos estos resultados con el caos de tu mesa,

no puedes confeccionar bien. Gracias, Mahi.

Colócate aquí, por favor.

Lo que me falta es técnica y seguridad en mí misma.

Esta semana ha sido un poco dura y yo esperaría a la siguiente

a hacerlo mejor y tomarme las cosas con calma.

-Míralo, madre mía.

Por favor, Sergio.

Sergio, desde mi punto de vista te metes en berenjenales

que, luego, no eres capaz de resolver.

Quieres abarcar mucho y no llegas,

ese problema lo has tenido desde el principio.

Aquí exigimos planificación de tiempo

y, sobre todo, eficacia.

Lo intento, pero no lo consigo, pero es mi intención.

Entiendo que el tiempo que tenéis es limitado,

pero querer hacer un Gaultier en 90 minutos en imposible

y a la vista el resultado.

Ojalá pudiera hacerte una buena valoración;

pero es que comparado con el resto de trabajos...

Es deficiente y cada vez lo haces más difícil tú.

Hoy no te podíamos ni valorar.

Además, te quejas todo el rato.

No... a ver, lo que digo, es que...

Me gustaría que se le sacara una parte positiva.

Todo lo malo, lo sabemos pero... "me ha gustado esto".

Algo positivo...

Para yo sentirme... "venga, va". Ya te hemos dicho lo positivo.

Lo digo en general...

Aquí somos todos mayorcitos y estamos compitiendo

por una cosa muy importante y, cada vez, es más difícil.

Y solo, al final, queda uno.

Y será el mejor.

La competencia es dura.

Puedes ponerte aquí con Mahi.

Pase, lo que pase, mira... si me quedo, bien.

Si me voy también, francamente,

lo estoy pasando mal en el programa.

Estoy... lo paso mal, mucha tensión y...

No sé, la verdad, que sea lo que quieran ellos.

Sergio, Mahi,

yo voy a ser muy sincero con vosotros.

Ninguno de los dos habéis estado a la altura.

Ninguno.

Esta noche deberíais iros a casa y abandonar el taller los dos.

Los dos.

Que sepáis que no ha habido unanimidad entre nosotros,

ha sido muy difícil.

Yo quería eso.

Quería ponéroslo difícil y que no fuera claro.

Desde ese punto de vista estoy contento.

Al menos, has tenido que deliberar, es bueno.

Siempre saco algo positivo.

-Están ambos igual de mal, eso no es positivo.

Mahi, Sergio, por todo esto hemos decidido

basar nuestra decisión

en la confección que más se ajusta al concepto unisex

del que trataba la prueba.

Es decir, la prenda que más refleja el espíritu Palomo.

Por tanto, el aprendiz que no continúa

en "Maestros de la Costura"

es...

Sergio.

Me siento muy orgulloso de haber pasado por el programa.

Yo he luchado y he intentado llegar lo más lejos.

Sé que tengo carencias y voy a mejorarlas.

Ni me hace peor diseñador ni peor persona ni nada,

es decir, hay quien viene de casa con un nivel superior

y es difícil competir con esas personas.

Mahi, puedes volver a tu puesto.

Me he cargado a los dos hermanos, además es que los adoro a los.

Son un amor los dos, me da pena y rabia.

Pero qué vamos a hacer,

iremos saliendo poco a poco, desfilando.

¿De tus compañeros

te quieres despedir? Por supuesto.

(TODOS SE DESPIDEN)

-Eres un artista.

Vamos... ¿preparado?

Yo... igual esto no toca pero me gustaría

tener la oportunidad, algún día, quizá en este programa

o en otro de hacerte un vestido a medida. Mi ilusión.

Sería el premio que me llevaría de este programa.

Así mostrar un prenda chula, dedicarle mi tiempo

a pensar el patrón y hacerlo guay.

Pues lo haremos.

Claro que sí. Me harías muy feliz.

A mí y a mi hermano.

¿Sí? ¿Me hacéis los dos un vestido?

Encantadísimos. Venga, vamos a tu puesto

y pensamos en ello. Sería feliz así.

Cuando se lo cuente a mi hermano estará feliz.

Va a decir "por fin lo conseguimos" porque lo hemos hablado,

nos daba un poco de cosa... yo se lo voy a decir.

Si es que no... pues no, pero lo he intentado.

Vas a tener muchas oportunidades de hacer cosas bonitas.

Te tengo que pedir que cierres el costurero.

Deja tu acerico y tu mandil, también.

Sergio, por favor...

Como sé que vas a seguir trabajando con tu hermano

y él ya lo hizo, te llevas la máquina de coser

para trabajar con él.

Muchas gracias.

Todo un detalle.

Sergio, mucha suerte. Gracias.

Que sigáis peleando los dos.

Gracias a vosotros por darme la oportunidad,

de 10 000 personas llegar aquí... soy feliz.

Abandonas el taller de "Maestros de la Costura".

Me llevo de este programa doce amigos,

me llevo un montón de buenas experiencias...

Y nada... eso, de verdad, es lo que más me llena.

A parte, he conocido a personas maravillosas

que pienso que las tendré siempre ahí y de las que puedo aprender.

Es importante.

(Aplausos)

Hasta aquí, la quinta entrega de este particular taller

que es "Maestros de la Costura" nos quedan muchas aventuras:

la recta final, la competitividad, emociones a flor de piel...

Todas esas pruebas, los hilos, las telas...

Os esperamos aquí con toda la ilusión

aprendiendo de costura porque ya sabéis que...

Coser y cantar, todo es empezar.

Bueno, al lío.

-Lo has roto. -¿Sabes qué es una baba?

(Risas)

¡Eh, eh! -Venga, va, maricón.

Ágatha Ruiz de la Prada.

Mira, te doy un beso porque no aguanto más.

-Eres muy guapo, ¿no?

-Anda que tú.

-Eso se queda entre nosotros, mejor que no salga.

-No sé a qué viene todo esto, Anna. Por primera vez crearéis desde 0,

sin patrones.

Me voy a marchar y no pienso valorar vuestro maniquí.

¿Algún problema? Después de la que has liado.

La culpa del chachachá.

No te parece justo nuestro veredicto.

Me duele que esto se haga así.

-Qué susto más grande,

espera que se me sale el corazón por la boca.

Ha sido la decisión más difícil de todas las pruebas.

Maestros de la costura - Programa 5

12 mar 2018

Hace cinco semanas que abrió el taller de 'Maestros de la Costura' y los aprendices han llegado al ecuador de su formación en un programa en el que habrá repesca. Aprenderán a confeccionar un conjunto de ropa interior con ayuda de Nuria Sardá, directora creativa de Andrés Sardá; en la prueba por equipos realizarán un vestido de gala de premamá para Eva González en el taller de Pedro del Hierro; y en la eliminación crearán un conjunto femenino a partir de un traje de chaqueta masculino, para lo que aprenderán los conceptos de la moda genderless.

Contenido disponible hasta el 30 de junio de 2018.

ver más sobre "Maestros de la costura - Programa 5 " ver menos sobre "Maestros de la costura - Programa 5 "
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 124 programas de Maestros de la costura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Mari

    Al buscarlo, por casualidad, por Google Chrome, por fin, he podido ver el capítulo 5 entero. Me ha gustado mucho. !!! Un saludo.

    04 abr 2018
  2. María Pilar Chueca

    Me es imposible ver Maestros de la Costura desde el programa 5. No se abren. Por qué?

    02 abr 2018
  3. Mari

    Yo, sin embargo, sigo sin poder verlo completo.???

    01 abr 2018
  4. machorro

    ahora se ve entero

    29 mar 2018
  5. Andrea Grun

    Alguien se interesa por lo que los usuarios escribimos aqui? Por qué no dan respuesta al reclamo por el defecto del video del programa 5?

    25 mar 2018
  6. jordi

    hasta el minuto 30, arreglarlo por favor.Gracias.

    20 mar 2018
  7. Sandra

    Por favor, solo se ve hasta el minuto 30 más o menos, podéis arreglarlo? Si no, dónde podríamos verlo?

    20 mar 2018
  8. Jorge

    Solo se ve hasta el minuto 30, arreglarlo por favor.Gracias.

    18 mar 2018
  9. Norma Elvira

    Me encanta Edu y Mai ...ojalá lleguen los dos ....éxitos desde Argentins

    18 mar 2018
  10. SARINI

    No puedo ver el programa completo, podrían revisarlo por favor?

    15 mar 2018