www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5494485
Para todos los públicos Maestros de la costura 3 - Programa 1 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía "Maestros de la costura")

Este taller tiene que estar cargado de muy buena energía

porque hemos vivido aquí tantas emociones y tan intensas;

estoy segura de que esa magia se va a repetir en esta temporada,

ya la tercera.

Si algo tengo claro,

es que lo que hacemos en "Maestros de la costura"

va mucho más allá de la moda como negocio;

nuestra razón es la artesanía

y nuestro material de trabajo, la ilusión.

Desde que "Maestros de la costura" irrumpió en nuestras pantallas,

la visibilidad de esta labor tanto tiempo silenciada

ha sido sencillamente enorme.

Así se explica el efecto llamada de nuestro multitudinario casting.

Más de 10 000 candidatos se han presentado cada año

y esto ha servido para despertar vocaciones,

pero sobre todo poner en valor una profesión artesanal,

sostenible y profundamente creativa que estaba casi olvidada.

La artesanía está más de moda que nunca

y "Maestros de la costura" es un ejemplo de ello.

De hecho, nuestro taller se ha convertido

en un auténtico vivero de talento.

Todos los aprendices han continuado su formación, su pasión,

al salir de nuestro taller.

Nuestras ganadoras de la primera y segunda edición,

Alicia Cao y Rosa León,

se dedican de lleno a la pasión

que se les inculcó en nuestro taller.

Eduardo Navarrete ha presentado varias colecciones

tan transgresoras como él.

Hasta los gemelos Sergio y Vicente tienen su taller a todo gas

en Valencia

desde que participaron en nuestro programa.

"Maestros de la costura" es mucho más que un programa de TV;

son los invitados que nos esperan, este taller,

los trabajos que se van a realizar aquí,

la gente que hace que todo salga adelante;

es una labor titánica,

pero en realidad la costura es una excusa;

no estaríamos aquí si no tuviéramos a nuestros tres jueces,

tan didácticos como implacables,

y a los que hemos cogido, reconozcámoslo, muchísimo cariño.

Pues ha sido un año con muchísimo, muchísimo trabajo.

Como figurinista, pues mucha ópera, mucho teatro,

el musical "El Médico", vestir a Lolita;

un encargo muy especial,

un manto para la patrona de Tarifa, nuestra señora de la Luz;

muchísimas bodas, con sus novias, madrinas, invitadas;

y luego también muchas puestas de largo.

Bueno, este año ha sido muy especial para mí

porque he tenido proyectos maravillosos:

una colaboración con una app de ropa de segunda mano;

una colaboración con una serie de dibujos animados,

que es algo que me emociona y me divierte mucho;

una colección con Desigual,

que es una colaboración muy divertida.

Además de vestir a las "celebrities" españolas

que tanto adoro y quiero,

Katy Perry escogió uno de nuestros vestidos

para la portada de su último disco y, bueno, lo mejor está por llegar.

Este año ha sido precioso;

he podido vestir a uno de mis grandes ídolos, Madonna,

seguir acompañando a Rosalía en su gran crecimiento,

seguir vistiéndola.

Por supuesto, seguir desfilando en París,

como hemos hecho con la última colección de verano,

y esperemos que dure muchísimos años

porque tengo mucho carrete y muchas ganas de trabajar.

Bienvenidos al taller, Caprile, María, Palomo.

Pero qué guapísimos estáis.

Qué guapísima estás tú. Tú sí que estás guapa,

con ese modelazo del maestro Berhanyer.

Es muy emocionante para mí estrenar hoy "Maestros de la costura"

con un vestido de Elio.

Yo tengo un subidón increíble de estar aquí otra vez

en este taller y, por supuesto, de veros a vosotros,

que os he echado de menos.

Yo vengo con muchísima ilusión,

pero también con muchísimo, muchísimo novel de exigencia.

Porque en una tercera temporada los aprendices deben saber

que no vamos a permitir determinadas cosas.

Caprile, que aún no han entrado, si ni siquiera los conoces.

Bueno, pues ya vamos calentando motores.

Relájate un poco. Si estoy relajadísimo.

Disfrútalo. Si lo estoy disfrutando un montón.

La verdad es que debo decir que me muero de ganas de conocer

a los aprendices. Y yo.

No puedo más, Raquel.

Si no podéis más, está hecho. Sed buenos, por favor.

¡Que entren los aprendices!

Vamos.

-Oh, qué fuerte.

Bienvenidos al taller. Qué fuerte, qué fuerte.

-Madre mía. -Qué pasada.

Bienvenidos a la tercera temporada de "Maestros de la costura".

Helen, David...

Este es el mío.

Borja, que te veo despistado. Cuanto menos.

Yo vengo de un barrio de Getxo

y venir aquí, a la capital del reino,

con todo el despliegue televisivo, con todo este exceso de medios,

supone un cambio muy importante para mí

y estoy flipando un poco con la situación en la que estoy.

-¡Guay!

Ay...

Mira este. Ay, qué mono, me encanta.

Oh... ¿Ya?

¿Ya?

Cariño, ¿ya? Es que me emociono un montón.

Llevamos... 20 segundos de programa ¿y ya estás así?

Y lo que falta, eh.

Yo ya he dicho que voy a ser el Bustamante de la edición.

¿Esto es por este dibujo? Por todo, por mi familia.

Pero estás bien, ¿no? Sí, genial.

Soy Laura, tengo 38 años, vivo en Hoyo de Pinares,

un pueblo precioso de Ávila.

Estoy felizmente casada, soy mamá de cuatro niños.

"Give me five".

Se llaman Bimba, Sancha, Piero y Yika,

y estoy superenamorada de mi familia.

Me gusta que vayan siempre como un pincel.

No me separo de ellos nunca; vamos juntos a todos los sitios.

Somos un poco pesados.

Nos llaman los Beckham de Hoyo.

Yo creo que la gente nos tiene un poco de envidia.

Mi sueño era tener una familia, pero me queda otro por cumplir.

Llevo 21 años siendo peluquera para sacar a la familia adelante

y ahora lo que realmente quiero ser es diseñadora.

Me he apuntado hace poquito a algún cursillo de costura;

pero aunque llevo muy poquito tiempo,

pienso que nunca es tarde para aprender.

Me pirra la ropa. Soy compradora compulsiva

y mi armario es como la pasarela Cibeles.

Yo no descarto desfilar en la Madrid Fashion Week

con mi propia firma

o, tirando más allá, incluso en Nueva York.

Begoña, bailarina... Vienes bailona.

Hay que mover cadera, cadera...

Fran. ¿Qué, hija?

Mi mini-yo folclórica.

¿Es tu mini-yo? Sí.

Margarita, ¿está todo? A mí me gusta empezar

dominando un poco todo mi... espacio.

Me ha hecho una gracia cuando me han puesto al final;

como en el cole, la última de la clase siempre,

porque era tan revoltosa que para que no molestase,

al final.

Yo creo que ya puedo hacer el anuncio.

Sois oficialmente la tercera promoción

de aprendices de "Maestros de la costura".

(Aplausos y vítores)

Os presento a Caprile, María y Palomo.

Los miro y siento como que no pueden ser ellos;

pero están ahí, delante de mí; está pasando de verdad.

Bienvenidos, aprendices.

Vais a tener una formación de altura

y os vais a codear con profesionales de la industria

que ni en la mejor escuela de costura del mundo

podríais encontrar.

Y los premios, Caprile, no te olvides.

De eso no me olvido.

Vamos con la retahíla de premios que son unos cuantos.

Nuestro galardón, el maniquí de oro,

está dotado con un premio económico

de 50 000 euros en efectivo,

más un curso de formación especializada en diseño de moda

en el Centro Superior de Moda

de la Universidad Politécnica de Madrid.

(Aplausos y vítores)

Quien los cogiera.

-¿A quién no le sale la S del dólar escuchando 50 000 euros?

Pero luego, fíjate, más que a lo mejor el maniquí de oro,

me haría muchísima ilusión el curso de costura.

Para el segundo clasificado, se hará con un diploma Vogue

de estilismo y producción de moda,

para formarse con los mejores profesionales del sector

y de la revista,

impartido por Condé Nast College Spain

en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid.

Creo que hay alguien aquí que ya ha vivido una experiencia

de graduación en Condé Nast...

Xiaona. Estudié

Comunicación de Moda y Belleza en Vogue

y Palomo ha sido mi profesor en Carlos III.

Es verdad.

Me gustaría dedicarme

profesionalmente a la costura porque me apasiona;

es una cosa tan bonita que no puedo creer

y creo que si tengo un buen trabajo y encuentro un buen marido,

yo estoy y soy feliz; la más feliz del mundo.

Pero hay más todavía.

El tercer y cuarto clasificado también tendrán premio:

el vanguardista método de patronaje a medida Eometric,

creado por el maestro patronista y diseñador Estanislao,

que se imparte en formato "workshop" en cinco días

en su prestigioso centro de formación en Barcelona.

Me gusta mucho la experiencia, divertirme y conocer gente;

pero sinceramente yo vengo a por todas, eh,

a intentar ganar a todos.

A ver, aquí hay un factor sin el cual la costura

no vale absolutamente nada

y ese factor es la organización.

Uh...

Concretamente se refiere a gestionar los recursos que tenéis

pero, por favor, sin despilfarrar.

Hemos planteado este curso sobre dos ejes principales.

Por un lado está la sostenibilidad

y por otro lado queremos dar un buen lugar a la moda masculina.

Queremos que nos ayudéis a quitar un poco esa timidez

en torno a la costura para hombre.

Yo sé y espero que lo hagáis fenomenal.

Hombre.

Aprendices, en esta primera prueba

vamos a rendir homenaje

a un maestro español del s. XX,

que desgraciadamente nos abandonó hace apenas unos meses.

Ay.

-Hala, qué bonito.

-Oh, qué plumerío, me encanta.

Como tenga que replicar eso,

me pincho los ojos con alfileres para no ver.

-Ay, qué difícil.

A ver, David, ¿qué te sugiere

este maravilloso vestido que tenemos en el maniquí?

Ay, no lo sé. ¿Qué te dicen estas plumas?

Ah, las plumas me gustan, pero... Que te gusta la pluma es obvio.

Eso no hace falta que lo jures.

Tengo 22 años, soy Selena Winters.

En verdad soy David Aguilera, dependiente de una firma de ropa.

-Tía, soy una básica. -Que no.

Espera, hijo mío, que faltan cositas.

Selena Winters es mi alterego, con el que firmo mis diseños.

Llegué a Barcelona para estudiar Diseño de moda,

pero me quedé en segundo.

¡Me falta el bolso!

Yo no soy gay, soy ultragay.

¿No? ¡Ay! Ya estarías. -A ver.

-Esto fue un problema muy gordo porque mi padre es gitano

y mi madre es de un pueblo

muy pequeño de Ávila de 100 habitantes.

Entonces fue un superdramón.

Y para rematar tengo un hermano que no es gay, es ultragay.

Cambio muy rápido de humor y de opinión.

Soy superinfluenciable y un poco creída.

De fiesta a veces la lío un pelín,

pero soy supersociable y superdivertida.

Después de pasar por "Maestros de la costura"...

Ah, casi me corto.

Mi sueño es acabar en "MasterChef", porque cocino fenomenal.

Begoña. A mí me recuerda

a las gallinas de mi abuela.

(Risas)

-"A las gallinas de mi abuela".

-Pues sí, con esos rabos tan bonitos así con plumas...

Hombre, tu abuela debía tener unas gallinas muy exóticas.

La verdad es que sí.

¿En algún momento te pondrías este vestido?

Yo sí, cuando salga ganadora, por ejemplo.

Ahora mismo estoy en un momento de mi vida

en que me siento especial, por eso estoy aquí,

porque quiero ser una estrella a base de mi trabajo, mi esfuerzo

y de mi gran ilusión.

Margarita, ¿qué estás haciendo? Un poquito...

¡Estabas bocetando! Para saber cuántos volantes

tiene de plumas, para ir estructurando un poco...

Pero tú eres deportista... Sí.

Compites y sabes perfectamente lo que es un pistoletazo de salida.

Perdón, perdón, perdón.

Me llamo Margarita, tengo 51 años, soy diseñadora gráfica

y tengo dos pasiones, una que es el piragüismo

y otra que es la costura.

Competir es mi pasión.

Soy campeona del mundo de piragüismo

en la categoría máster, más de 50.

A mis tres hijos les inculco

que deben ser los mejores en lo que les gusta

y vengo al programa para demostrárselo.

Me casé hace 22 años

y mi marido es todo lo contrario a mí.

De entrenar vengo.

-¿Quieres una palmera? -No, no.

Él es fofisano y estoy muy enamorada de él.

Eso luego, la barriga...

Soy muy competitiva; siempre gano.

Soy muy peleona, me gustan los retos y la adrenalina.

Lo que me encanta del programa es la adrenalina de la competición,

que viviré tan intenso como en la piragua.

Ser de las que menos nivel tiene no me importa;

cuantas más piedras en el camino, más me crezco.

Este vestido es un ejemplo magnífico

de lo que representa el estilo del maestro Elio Berhanyer.

Para empezar por la combinación de colores,

el blanco y el negro,

que eran una de sus señas de identidad,

y sobre todo por las proporciones perfectas.

En esta primera prueba contamos con la mano derecha

del maestro Elio Berhanyer.

Pido un fuerte aplauso para Antonio Bravo.

(Aplausos)

¿Qué tal?

Me ha hecho mucha ilusión que entrase Antonio Bravo;

ese señor con su edad,

que eso da un caché, ya te dice que este señor sabe.

Quiero presentaros a alguien más.

Es para nosotros un verdadero lujo tenerla aquí,

en este primer programa de la tercera temporada,

porque ella fue una musa para Elio Berhanyer

y es un icono de la moda, un icono de la elegancia

y también de la vida social:

Pilar González de Gregorio y Álvarez de Toledo,

Pilar Medina Sidonia.

Pilar, eres escritora, eres conferenciante,

me consta que eres una magnífica oradora,

socialité, aristócrata,

presidenta de la casa de subastas Christie's...

No sabes cuánto significa para nosotros que estés aquí.

Muchas gracias a vosotros.

Christie's en España, claro,

porque en el mundo es mucho más grande.

-Tiene un porte, una elegancia...

Es que me encanta, me encanta. La admiro muchísimo.

Pilar, ¿cuál es para ti la esencia del estilo Elio?

Pues es una feminidad, un equilibrio;

luego el no dar el golpe;

es decir, el no ser demasiado llamativo;

y luego sobre todo que Elio no se apoderaba de la mujer,

sino que la mujer era la que llevaba el traje.

-Era una persona entregada completamente a su trabajo.

Él no vivía más que para su trabajo;

entonces ahí estaba la aspiración y estaba todo lo que podía dar.

Estáis en "Maestros de la costura".

En este taller puede pasar de todo.

Ay, qué guay, ¡ah!

-Oh, qué plumerío.

-No, si a mí de esto no me hace mucha falta...

-Vamos a tener que coser estas plumas.

-A ti no te llega la pluma, eh.

-Para nada.

-A mí que hayan tirado

tantas plumas me huele a fiesta, y las fiestas son buenas.

Tranquilos, porque no tenéis que coger

las plumas del suelo ni de la mesa, que ya os estoy viendo.

Ah, ya estaba yo amontonándolas.

Estáis muy nerviosos, tenéis muchas ganas.

Explicadnos, por favor, en qué va a consistir la prueba.

Tranquilos todos,

porque no tenéis que replicar este modelo.

Ah, bueno. -Va a ser algo peor.

Lo que tendréis que hacer es una prenda...

con plumas. ¡Guau!

-Ah, mira.

La prenda que queráis, lo que más os guste.

Tenéis patrones básicos en la mercería,

pero la prenda por supuesto tiene que estar inspirada

en Elio Berhanyer.

Las plumas las tenéis que coger de la mercería

a la que por cierto solo vais a poder entrar en una ocasión;

así que es muy importante, no os olvidéis nada cuando entréis.

Pues Palomo, María,

¿qué os parece si atravesamos todo este plumerío

y echamos un vistazo a la mercería? Vamos.

¡Tengo unas ganas de empezar!

Estoy cero nervioso, estoy en mi salsa.

Bueno, bueno, qué maravilla de telas tenemos este año.

Se nota que aquí tenemos lo mejor, "the very best".

Palomo, no empecemos con los "very best", eh.

Es para darte un poco de vidilla, Caprile.

Este terciopelo si no lo cogen,

es que no tienen ni idea de lo que tienen entre manos.

Y luego tenemos esta tela trampa, que yo por el color me iría directa

pero a la hora de tocar... Les va a encantar esto,

tan brilloso, esta holganza; pero esto es malísimo.

Es una holganza sintética dificilísima.

Ya sabemos que aquí es donde vamos a ver el nivel,

en la selección del tejido.

Oye, estoy cagada. -Yo estoy igual.

-¿Tenéis algo en mente? Yo nada.

Y el plumerío maravilloso que tenemos... ¿Me pega?

Ay, sí. Si no la cogen...

Me la podría quedar yo.

Y estas preciosas, estas preciosas.

¿Cómo lo ves? -Estoy atacado, no sé qué hacer.

-Hay patrones, o sea que...

-Hacer el vestido y luego meterle las plumas.

Tengo creatividad

y tengo ganas, soy rápido...

Entonces la suma de todas esas cosas,

creo que a lo mejor me puede jugar una buena pasada.

Aprendices, es imprescindible que todos los trabajos

lleven vuestra identificación;

en este caso vuestras iniciales bordadas.

Hay una bordadora al fondo del taller,

que tenéis que compartir todos;

por lo tanto os pedimos organización

y por supuesto también que la cuidéis.

Aprendices, antes de absolutamente nada,

hay que bocetar. Un trabajo sin boceto, sin un planning,

no lo vamos a puntuar.

¿Vale? Vale.

Qué bonito, Caprile.

A ver, un boceto es simplemente una guía,

una receta, el camino que os empieza a indicar

por dónde tenéis que ir

en cuanto a materiales, fornituras, hilaturas...

Prefiero perder un poquito de tiempo al principio

para ganar muchísimo tiempo al final.

Vale.

Oído.

Bueno, te voy a decir algo, Caprile.

Lo que más me divirtió la temporada pasada

fue lo de bajar nosotros a coser.

Ay, sí. Aprovechando este boceto

tan bonito que has hecho,

¿por qué no inauguras tú esta temporada y bajas con ellos?

A mí no me importaría nada.

Lorenzo Caprile se une al taller y ocupa una mesa con toda la pluma.

¡Adelante, Lorenzo Caprile!

Vas a mi lado... Me muero.

Cuando se consuma el tiempo, es imprescindible

que la prenda que tengáis esté firmada,

tiene que estar planchada

y tiene que estar puesta sobre el maniquí.

Si no se cumple una de estas tres condiciones,

los jueces no van a valorarla.

En esta primera prueba vais a tener que hacer

una prenda inspirada en el universo de Elio Berhanyer

que incluya plumas.

Y para lograr eso, tenéis... 90 minutos de tiempo.

Es muy poco. -¿En serio? Ay, madre.

-Se apaña, se apaña, yo creo.

Mucha suerte a todos,

y la prueba comienza en tres, dos, uno...

¡A coser!

Vamos, Caprile.

Ay, qué mal.

Están bocetando todos a toda velocidad.

Creo que nos van a sorprender.

Ay, mis tijeras. ¡Mis tijeras, mis tijeras!

¡La leche!

¡La tijera! -Ay, me quitó la tela.

Ay, Dios... -La verde, que te quiero verde.

-Me has quitado las plumas.

-He entrado a la mercería directa;

ya tenía mis plumas y mi tela en la cabeza

y, cuando he ido a cogerla, no estaban.

-Ay, me voy. -Venga, venga, venga.

-Tira, tira, tira.

-¿Alguien ha traído tijeras?

-Bien, no habéis cogido la que yo quería.

-Para, no me tires, chiquillo.

-Esto... -Ay, qué lista soy.

Soy la chica más lista del lugar.

-Hilo, hilo, hilo.

-Las plumas, el hilo...

-Vamos a empezar. -Vamos a ver qué sale, ¿no?

-A tomar por saco. -Algo bonito.

-¿Qué te pasa? -No sé si olvido algo.

-¡Ah!

He olvidado el patrón.

Un chasco. Digo: "Ya está, se acabó la historia, me muero".

"No hago nada".

¡Hala, qué mal!

-Ay, Dios, se me mueve hasta la mano.

-He olvidado los patrones.

He salido de la mercería sin patrones

y he dicho: "¿Qué hago? ¿Qué haces sin patrones?";

es decir, la base no la tengo, ¿qué hago?

Yo creo que para entender al Elio genio,

hay que entender también que tuvo una vida

en la que pasaron muchas cosas que le fueron formando

para que luego se produjese esa explosión artística.

Él tuvo una infancia dura,

pero él tenía una alegría, no tenía rencor.

Aunque le pasó que su padre fue represaliado,

que él tuvo que aprender a leer y a escribir él solo, autodidacta;

pero eso lo recordaba con ternura y con emoción.

Él quería siempre haber sido arquitecto, pero no lo fue.

-Ese talento que él guardaba y que nadie lo sabía,

pero él lo tenía, lo desarrollaba en su trabajo.

-¡Oh! -Se te ha olvidado algo.

-Hilos. -Mentira.

-¡Anda ya! -Te lo juro.

-¿Te olvidaste el hilo nada más empezar?

-Qué fuerte.

-¡Andrea, toma!

Toma. -Te quiero.

-No se puede querer más. -¿Te doy este?

-No, ya me ha dejado uno Begoña.

Brava, Brava, no puede ser.

No te puedes quedar el hilo.

¿Cómo se te ha olvidado el hilo? Porque somos mucha gente

pidiendo muchas cosas y esto no es el mercado,

no vas con la lista de la compra.

Pero es un programa de costura. Claro, sí, ¿y qué hago?

Esto ha pasado ya; no eres la primera.

Me lo imagino. Hay caminos, piensa;

pero te lo tengo que quitar.

No pasa nada, llévatelo. No lo quiero en mi vista.

Si la voy a cagar la cago a lo grande, a lo brava.

Venga, ahora tiene que salir esa Brava, pero bien.

Yo... voy a hacer lo que pueda.

Soy Andrea, tengo 31 años, nací en Madrid,

pero llevo 17 años en Jerez

y me siento andaluza por los cuatro costados.

Me gusta todo lo alternativo

y tengo una forma muy artística de ver la vida.

Me gustan los tatuajes, me gusta el grafiti,

los artistas callejeros, los artistas bohemios,

la gente que tiene chispa y que tiene magia.

Ahora mismo no tengo pareja, pero soy una persona

que me enamoro todos los días de todo lo que me rodea.

Mis amigos me llaman la Brava por mi carácter histriónico.

Tengo mucha personalidad y mucho carácter

y a veces no me aguanto ni yo.

Tengo un pequeño taller en casa, lo llamo la cueva.

Estudié Diseño de Moda, que es mi pasión,

y quiero llevar a cabo un proyecto personal,

que es mi marca de ropa, que se llama Brava,

y aquí lo tengo todo, metido en mi cabeza.

Vivo con mi compañera de piso, que es mi madre.

-Ay, ay, ay, que me vas a romper los cuadros.

-Ella ha sido la que me ha obligado a presentarme,

ella cree que soy estupenda maravillosa

y que puedo ganar...

-Que me encanta.

-Así que por no escucharla, me he presentado al concurso.

A mí lo que me llama la atención es por qué dijo que no a Balenciaga,

por qué no quiso irse con Balenciaga.

Es que él quería ser único y quería seguir siendo él mismo.

Entonces de Balenciaga ya había salido

toda una escuela de modistos franceses en París;

había salido Paco Rabanne,

Courrèges, el mismo Givenchy...

Y él quiso ser él, con su tradición cultural,

con su Córdoba, su mezquita, que siempre la tuvo en la cabeza,

y quiso también que España fuera un hito de la moda.

-Ahora.

-Tienes para bordar ya. -¿Sí? Vale.

-Estoy haciendo un vestido que va a llevar una manga

con mucha pluma;

pero he tenido un problema: se me han olvidado los patrones.

Así que tengo que modelar desde el maniquí, la primera vez;

lo único que he modelado ha sido las vírgenes cuando las visto.

Me llamo Fran, soy de Marbella y soy el puro andaluz,

orgulloso de serlo.

Me encanta el folclore, una bata de cola,

la Semana Santa, soy cofrade y tengo el honor

de vestir a la virgen y ponerla guapísima.

(CANTA) Ay...

Me flipa la copla, soy pantojista. He nacido para ser folclórica.

Aprendí a coser de manera autodidacta.

El mayor encargo de mi vida fue hacer los chalecos de carnaval

para mi banda, en la que toco la trompeta.

Anda ya, tonto.

Hace tres años salí del armario y busco mi príncipe azul.

Anda ya, tonta... ¡Zasca!

Estoy soltero, pero no entero.

A ver si en el programa mato dos pájaros de un tiro;

en un brazo un novio

y en el otro el título de "Maestros de la costura".

Muy bien.

Qué ilusionada estoy de estar de nuevo en este taller

y de que "Maestros de la costura"

llegue hasta vuestros dispositivos a través de las redes.

Seguidnos ahora mismo para estar al tanto de todo,

para interactuar con nosotros.

Búscanos; estamos en @MaestrosCostura.

Ay, creo que me voy.

Estoy a cero, no voy a presentar nada.

-Marc, ¿cuántos patrones estás haciendo?

-Es una prenda compleja. -¡Madre!

-No sé si llegaré, pero lo pasaremos bien igualmente.

-Yo me la he jugado con hacer uno de hombre.

Marc ha cogido el papel para patronar,

se va a hacer su propio patrón; fantástico.

Nena, ¿cómo se abre esta tontería? Ay, no sé ni abrir esto.

Estoy más tonta...

-A ver cómo agarramos esto.

-Me estoy liando a mí misma.

Xiaona quiere hacer un top. Ha cogido un terciopelo medio

y un tul tieso de carnaval horroroso

y superdesagradable a la piel,

y un crepé también bastante malillo.

No sabemos luego si el diseño será brutal;

ella se ve muy voluminosa, muy...

Pero de entrada combinar esos tres tejidos

en una misma prenda técnicamente no es fácil.

El tul me da miedo.

¿Qué tal? -Con los nervios

estoy cosiendo fatal.

-Bueno, estate tranquila. -Ay.

-¿Y hay algunos que saben y que lo cogen todo de calidad?

Sí, Antonio tenía muy buen ojo. Sí.

Los que más saben. Claro.

Y luego tenemos un aprendiz allí al fondo, no sé si lo ves,

canoso, que también elige bien.

Estoy haciendo una falda de tubo con cremallera invisible.

Le quiero añadir un poco en el bajo y en unas carteras falsas,

que quiero hacer si tengo tiempo, para añadirle estas plumas...

Lo fácil es decirlo y lo difícil es saber cómo se desarrollan

los acontecimientos, que no son pocos.

-Hala.

Ay, por favor...

-¿Quién está bordando? -Está David, pero después voy yo.

-Hostia, tío.

A ver, David.

-Estoy haciendo un vestido... Lo había empezado de dos mangas,

pero me dio miedo a no terminarlo y lo hice asimétrico,

con una manga, y en la manga llevará las plumas.

-Ay, el hilo del Señor.

-Trabajar bajo presión pone a uno al límite

y ayuda conocernos, a saber hasta dónde podemos llegar.

-Al final no he entretelado porque no me da tiempo.

¿Para qué me meto en la primera prueba con forro, chaleco...?

Espero que no me echen mucha bronca.

-Ay, qué coraje.

-Das miedo, menos mal que no soy piragüista.

-¿Eh? -Que tú me das miedo.

-Yo voy a por todas, no digo nada.

-"Yo no digo nada, pero voy a por todas". A ver...

¿Me entra? Sí, de coña. Fantástico.

Helen quiere también una asimetría,

que parece que lo has puesto de moda, María...

Y ha cogido un brocado negro, que no está nada mal;

pero luego tul y holganza mala, que es el miedo que me da.

Aprendices, se acaban de cumplir 60 minutos de la prueba.

Ahora se me sale la aguja. Me cago en diez.

-Me he equivocado.

David, ¿qué pasa? Que me he olvidado los patrones,

he cosido fatal esto ahora...

¿Pero cuál es el problema? He olvidado el patrón.

Ahora he cosido el bordado y me he equivocado.

Intenta solucionarlo. Sí, sí.

Yo el primero no me voy, lo tengo clarísimo.

Y por favor que no te pueda el contratiempo; eso es clave.

Muchas gracias, Raquel.

-Yo con la tijera no puedo, es imposible.

¿No habría una infantil? (JOSHUA RÍE)

-Pues he pensado en hacer una prenda compuesta;

un vestido base con un cuello drapeado

y encima un efecto de chaqueta con cuello de esmoquin.

No sé qué tal quedará,

pero mi estrategia ha sido coger un tejido elástico

con el cual poder coser solo con una máquina, la Overlock,

y entonces espero ahorrar tiempo en ese sentido.

-¿Esto por qué no se pega?

#-Una pausa en medio de todo el desorden,

#quiero un combate,

#besos sin amarre...

Joshua ha cogido también un terciopelo medio, elástico,

de un color ocre, y una pluma de avestruz preciosa.

He de decir que la combinación de Joshua es mi favorita.

Por favor... -Madre mía, qué planazo tengo.

Voy a hacer un top hiperchulo, que es mi prenda estrella, y hala.

-Ay, que vienen.

Joshua. ¿Qué tal?

Para el programa 2 te traído un joyero.

Me encantan los anillos. -Pero esto es tuyo, ¿no?

No se lo vas a poner al traje. -No, no.

Se los quita para coser. Claro.

Estaba mirando aquí

y así de lejos me ha parecido Cristina Pedroche, pero no es.

Se parece muchísimo a lo que llevó Cristina en la Nochevieja.

Esta es una de mis mejores amigas, Davinia, que canta en una orquesta

y yo le hago los vestuarios. Aquí hay otro...

O sea, esto es que copiaste el vestido de Cristina.

No, yo no copié nada. Este vestido lo hice hace siete años,

cuatro años antes de las campanadas famosas.

¿Entonces fuiste tú quien la acusó de plagio por el vestido?

Yo no acusé de nada, la gente por Internet...

¡Ah, porque lo vieron! Yo nunca me pronuncié,

me llamaron de todos sitios y nunca fui a ninguna tele.

Hubo un momento que lo pensé y mi padre me dijo:

"Si vas te va a venir una oportunidad grande en unos años

que no vas a poder aprovechar", y así fue.

Pero te has traído la foto

porque quieres que se sepa que tú lo hiciste.

Bueno, también. ¡Hombre!

Para que nos vamos a engañar.

Soy Joshua, de las Palmas de Gran Canaria.

Empecé a coser hace nueve años cuando cayó en mis manos

la máquina antigua de la familia

y empecé a formarme con vídeos y revistas

hasta encontrar mi estilo en el mundo de la moda.

Soy 100% autodidacta.

Mi estilo va dirigido al mundo del espectáculo;

me encantan las transparencias y brillos.

Me gustaría vestir a cantantes y bailarinas

y que los luzcan encima del escenario.

Me cuido mucho y cuido mi cuerpo.

Para mí es importante tener buen físico.

Como quiero aprobar las oposiciones a guardia civil,

tengo que estar en una muy buena forma física.

Ocasionalmente trabajo como modelo

y en alguna ocasión me han confundido con Maluma.

Mi padre es quien más me ha apoyado en el mundo de la moda

y es la persona que más quiero en mi vida.

Gracias a él tengo ese impulso para seguir cosiendo.

Va a estar supercontento y orgulloso de que su hijo esté

en un programa como este cumpliendo su sueño.

Yo le dije que me escribiera algo en un papel;

me puso "te quiero" y me lo tatué.

Quería llevarlo conmigo en su letra.

-¿Cuántos metros hay aquí malgastados, Dios?

No quiero ni saberlo.

Aprendices, muy atentos porque se acaban de cumplir

los primeros 45 min de la prueba;

solo os queda la mitad del tiempo que tenéis para esa prenda

inspirada en Elio Berhanyer que incluya plumas.

Me entraron los calores ya.

-Me cago en todo, tío, no le entra...

-Ya lo vas sacando.

-Espera, que no lo he terminado.

-Me estoy dejando la mano, me estoy dejando las yemas...

Borja, ¿qué tal? Hola, muy buenas.

Qué bien te veo manejarte en la mesa, cómo me gusta.

Si me lo dices dos veces, me lo creo.

Me llamo Borja, tengo 25 años y vengo de Getxo, Vizcaya.

Por un lado, me gusta vestir y sigo un poco la corriente,

el estilo de vida, heavy.

No obstante, también tengo mi lado sensible,

mi lado un poquito más urbano, más de a pie, digamos.

Me gustaba ya desde pequeño hacerme mis disfraces

y a los 16 años o así me surgió la duda, gracias a "ama",

que me dijo: "¿Por qué no te dedicas a la costura,

que parece que es más lo tuyo?".

Tengo que ir al atelier otra vez.

-Bueno, muy bien. -Venga, un par de besos.

Ahora he tenido el privilegio de que gracias a las prácticas

que he estado en la carrera, me ha surgido un contrato temporal

y estoy muy contento y es una oportunidad,

que fui al momento, a por ello.

Me siento encantado, muy cómodo entre novias,

entre agujas; me siento un poco en mi lugar.

Voy a ver si te lo recojo un poco porque anda que...

No obstante, claro,

estoy viviendo en un mundo de taller de novias,

pues estoy aquí un poco sin novia y estoy un poco también...

En casa de herrero, cuchara de palo, como quien dice.

Mi favoritismo es de Caprile al 100%.

Es que sin conocerle, te dan ganas de abrazarle;

es difícil no querer a Caprile. Me tira mucho para adelante

el hecho de conocerle estar con él y que me juzgue.

Te encanta Caprile.

Y luego te veo esta pinta de metalero...

Soy metalero de escucha, no de estilo de vida.

El metal es un clásico. Vamos a preguntarle a Caprile.

Mi estética es un poco dual; despunta más la estética heavy,

pero también me gusta vestirme con mi príncipe galés,

con mi camisa por dentro, mi cinturón, mis zapatos;

espero que me veáis pronto en el programa así.

¿A ti te gusta el heavy? ¿Heavy metal?

Estamos hablando de que Borja es metal.

Nada más llegar a mí me ha parecido el más Balenciaga;

el look más Balenciaga actual lo lleva él.

Por favor, enséñanos lo que hay ahí escondido.

Aquí tengo... Ole, me vas a hacer la competencia.

No, tú lo tienes fantástico. Te has quejado

o te he oído quejarte de que no encuentras novia;

pero es que tener mejor pelo que la novia...

Es un problema. Le he cogido cariño;

son tres años casi sin cortarme el pelo

y al final uno se acaba acostumbrando al... desmelene.

Y hablando de cariño,

¿te gustaría cogerle cariño a alguien en el taller?

Yo a cualquiera. ¿A cualquiera?

Ay, espera, me has pillado flojo, me has pillado a contrapié.

Pues no sabría decirte. ¿No?

Me pillas ahora entre la labor, los nervios...

Borja, que cuando me mentís lo noto, eh,

que yo te he visto mirar hoy, con cariño.

Ay...

Si no le digo a la cuadrilla

con quién salgo, se lo voy a decir ahora a TVE.

Suerte. Muchas gracias.

-Que te vaya muy bien. -Encantado, Pilar.

Qué bien que la tienes enfrente. Y tanto, madre mía.

-¿Cómo vas, Helen?

-He hecho una falda que atrás lleva como plumitas pegadas,

en el culete, cuando te mueves;

tipo cabaret, entre salsita; una cosita así.

El vestido que me ha enseñado me ha inspirado a las gallinas.

-¿Cómo vas, David? -Es muy feo, espantoso.

Aprendices, esta va a ser vuestra primera recta final

en "Maestros de la costura".

Quedan 15 minutos para terminar la prueba.

Ay... ¡Vamos!

Mira Fran qué arte.

-¿Qué está haciendo? Cuidado que quemas las plumas.

-Gracias por el consejo, compañero.

Fran, ¿qué tal? Hola.

Te presento a Antonio y a María Escoté.

Fran, ¿cómo estás? He empezado supernervioso.

¿Por qué? Me he olvidado el patrón.

¿Has modelado o has patronado?

De aquí he sacado el patrón, pero cuando me vean las pinzas...

Yo voy a intentar presentarte con todo el contexto:

miembro de una banda de música, cofrade, peluquero,

se autodefine como una folclórica frustrada,

pantojista...

Sí, porque yo debería de haber nacido mujer,

con una buena melena como el compi, en plan Pantoja,

ponerme una bata de cola... Nunca es tarde.

Yo me pongo mis pelucas... Y tu bata de cola.

No me la he puesto; cogía las mantas de la casa.

Por eso, por eso. Y mi madre me mataba

porque decía: "¡Las mesas!".

Tú te lo puedes poner

y con la moda puedes expresar todo eso en tus vestidos.

¿Que me digan a mí que me ponga una bata de cola? No me conocen;

cualquier día aparezco con una bata de cola

y se quedan todos asombrados.

Hola, Margarita. Hola, ¿qué tal?

Cuéntanos qué has hecho. Te presento a Pilar y a María.

Yo me he inspirado en Palomo. He hecho hombre,

que en mi vida había hecho hombre y me daba un poco de miedo;

pero como esto es un concurso, voy a ir a por todas.

Tú eres una mujer muy competitiva. Yo compito hasta con mi hija.

¿Y a tu hija no la dejas ganar?

No. A mí me parece muy bien.

No te gusta perder ni a las chapas. La verdad es que no.

Estás pensando que el maletín te lo vas a llevar tú.

Yo vengo a por él. -Claro.

-La disciplina que yo tengo en el deporte,

lo intensa que soy y lo que entreno,

esto me va a valer muchísimo para la costura.

-¿Cómo vas?

Hola, Caprile. ¡Oh!

Qué bonito, Caprile.

Te has marcado el maniquí. Podía haberlo hecho mejor.

Pues la verdad es que sí. No le digas eso.

Ha sido una prueba en homenaje a Elio,

al que conocí porque en mi primer trabajo como becario

él colaboraba en la parte de diseño, y aprendí mucho de él,

y quiero lucirme,

quiero que me salga la prenda perfecta.

Qué bonito es. Por favor, Lorenzo...

Las ha mezclado él además. Ya,

pero me podía haber salido mejor.

Es que cada vez que bajan a coser se exigen muchísimo, todos ellos.

Cómo se nota que Caprile es un maestro.

Esta prenda es una maravilla. ¡Pero si ya lo tienes!

Vamos, Lorenzo, que voy a cantar tiempo ya.

Qué guapa estarías tú, Pilar, con esto.

Cómo me gusta. ¿A que ya estás más contento?

Venga, vámonos. ¿Ya está? Que Caprile ya lo tiene.

Mira qué bonito. -Ay, qué bonito, por favor.

-El vestido de Caprile es superbonito, superelegante;

increíble que haya hecho eso en una hora y media,

y además, perfecto.

Mejor homenaje, imposible.

Qué maravilla, Caprile. Toma.

Qué bonito.

Es un poco Palomo, estas plumas aquí...

Aprendices, atención, último minuto de la prueba.

Aprovechad el tiempo, los retoques, aseadlo,

comprobad que lo tenéis todo, por favor.

La letra, la letra.

¡La letra! ¡Chicos, la letra! -Sí, firmado.

-De un lado más o menos y del otro, fatal.

-Qué dura es la vida.

-Madre mía.

-Aquí hay un hilo.

Aprendices, la prueba termina en cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

Tiempo.

Tiempo, tiempo, tiempo.

¡Tiempo, Helen! Ah, vale.

-Es que la sisa me ha matado, me ha matado, me ha matado.

Aprendices, vamos a despedir a nuestros invitados

porque no queremos hacer que pasen por el trance de esa valoración.

Os pido un fuerte aplauso para Pilar Medina Sidonia

y Antonio Bravo, por su compañía y su consejo.

Y ahora, aprendices, llega el momento de la verdad;

ahora sí quiero que cojáis cada uno vuestro maniquí

y los traigáis aquí para la valoración de los jueces.

Ah, si no pesa. -¿Cómo lo agarro?

-Hijo, es como si llevaras a la virgen.

-En la valoración va a arder Troya.

Pero ¿y qué le hago? ¿Lo entrego con alfileres?

Yo le diría: "Mis dedos lloran

por este chaleco... precioso".

Mentira, no es precioso.

Aprendices, mucha suerte a todos, comienza la valoración.

Xiaona, por favor, eres la primera.

Coge tu maniquí y acércate al centro.

Xiaona, cuando has cogido tres tejidos diferentes,

me ha dado miedo que no supieses combinar y mezclar tres texturas

tan difíciles para trabajar entre sí;

pero reconozco que me he quedado asombrada

de ver de qué forma las has trabajado.

Yo estaba un poco inquieta, la verdad,

y por eso he hecho este pajarito,

que en China es como un tipo de pajarito que da paz,

porque estaba muy nerviosa.

Yo quiero darme paz a mí misma. Hasta en mis marcas,

he puesto dentro un corazoncito, para calmarme un poco.

Creo que es una prenda bonita, con un concepto detrás,

que yo siempre insisto en que una prenda sin concepto,

sin historia, no me sirve de nada, y lo has sacado...

¿De qué te ríes?

De la cara de Caprile. De mí.

Bueno, a Caprile el tema del concepto no le interesa nada;

pero yo estoy encantada de tener gente como tú

esta tercera temporada.

Muchas gracias.

María me ha reconocido mi trabajo

y que mis conceptos pueden llegar a la gente;

así que algo he hecho muy bien.

Borja, la falda en sí me parece un poco pretenciosa,

no por querer hacer algo muy grande,

sino por querer hacer lo contrario, algo bien hecho, muy preciso,

y ahí es donde más fallos vamos a ver.

Esta tela para estos pliegues

te hace aquí un volumen jarrón-botijo,

que no es demasiado favorecedor.

Y bueno, el bolsillo... De tapeta en terciopelo...

En eso me refiero con ambicioso; te ha quedado un grueso...

Sin canilla y tal, me ha jugado una mala pasada.

Pero bueno, algo hay. Hay que seguir mejorando un poco.

Puedo decir que me he andado

un poco mal en algunos sentidos y que tengo mucho por aprender.

Brava, enséñanos el boceto, por favor.

Me recuerda a aquellos juegos de pasatiempos

de "busca las siete diferencias".

¿Me explicas en qué se parece esto a lo que has hecho?

Es intuitivo. Intuitivo...

Ah, mira, esa palabra no la habíamos escuchado aún

en este taller, lo del intuitivo,

Eh, no he cogido hilos.

Ah.

Teniendo en cuenta que no iba a llegar si le hacía mangas,

las he suprimido... ¿Tú consideras que has llegado?

Algo he hecho, podría haber estado peor.

Le he puesto cremallera, plumas, su pasamanería; todo a mano.

Tengo estos dos dedos que te pueden cantar saetas.

Y llorar.

Te salva que ante un despiste tan garrafal...

Cagada. Cagada;

no te has bloqueado, has sido resolutiva,

porque otros empiezan a ponerse nerviosos

y no hacen absolutamente nada, y no voy a mirar a nadie.

Necesito que me digas, por favor, cómo lo hubieras hecho tú sin hilo.

Yo hubiera hecho una capa de terciopelo;

no necesitas coser.

Mira, te dibujo el patrón aquí mismo.

La media capa, haces la abertura de la cabeza...

Le metes unas plumas...

Y te hubiera quedado una prenda muy estilosa, muy Elio.

Lo tendré en cuenta cuando me vuelva a dejar los hilos.

Sé que eso no es lo mejor de mí,

pero es que en esas condiciones podría haber hecho cosas peores;

así que no voy a tirarme piedras que es el primer día.

Seguramente el tercero ya estoy en modo drama,

pero hoy no es ese día.

Helen, vamos a sacar de las mesas las pistolas de silicona.

Muy bien, María.

Esto es "Maestros de la costura", no "Maestros de las manualidades".

Muy bien. Que una pistola de silicona

sirva en un momento dado para pegar un cristal en un tejano

en una prueba de cinco minutos, "okey";

de ahí a que en vez de coser usemos silicona,

no vamos a valorar.

Muy bien, María. Se acabó la silicona.

Esto es costura, ¿de acuerdo?

Sé que es una chapuza, no me ha dado tiempo;

quería hacer una cremallera lateral...

Iba justa de tiempo porque lo he hecho sin patrón

y lo primero que se me ha ocurrido es ponerle la cinta, la silicona,

y acabar la prenda para ponerla en el maniquí.

Helen, tienes talento y gusto; esperamos mucho de ti.

Sácalo todo, ¿vale? Lo sacaré, prometido.

Cuando María me ha dicho que tengo mucho potencial,

para mí María es lo más y que me lo diga ella

me ha animado muchísimo a seguir adelante

y a ir a por todas, a saco.

A ver, Arantxa, explícame lo que hay en el maniquí.

Primero de todo pedir disculpas de esta prenda

que no la considero nada correcta;

quiero aprender, que para eso vengo,

y respetaré todo lo que me digáis y lo intentaré aplicar.

En primer lugar, jamás he visto a nadie

usando un ribete de madroños así en gurruño;

no quiero ni decir lo que parece; la sisa...

Esto es de locos, la verdad, de manicomio.

Pero ha sido humilde, Alejandro.

A ver, me parece fenomenal que lo tomes con humildad,

que sepas honestamente que eso es un churro,

pero no deja de serlo. Digo algo positivo;

la combinación de colores me parece...

Bueno, no está bien hecho,

pero ha tenido el detalle de hacer el forro a contraste

y hay una intención.

Yo estoy convencidísima de que me llevo el último puesto;

pero no me lo tomo a mal;

me lo tomo como una experiencia y como un motivo

de que a partir de eso, tengo que ir mejorando

e ir avanzando.

David, es tu turno.

¿Nos enseñas el boceto? Sí.

Ah, mira qué bonito el boceto.

Claro, porque tenía una idea buenísima, pero he entrado en...

En la mercería. En la mercería,

y me he puesto muy contento;

porque yo lo vivo todo o muy contento o muy triste;

y he olvidado el patrón.

Para empezar, imagino que estas iniciales corresponden

a algo en clave que solo tú sabes.

No, Selena Winters, mi nombre artístico.

Pero tú te llamas David.

Sí, pero es superaburrido. Serena Winters es...

Selena, Selena. Ah, Selena.

Selena es excitante... A mí me gusta, es bonito.

Si he dicho que es excitante, no he dicho nada más.

Y el hecho de que esté completamente descentrada...

Es a posta. Es a propósito.

(Risas)

A ver, fuera de bromas; esto es una tomadura de pelo.

Ya. Te has limitado a envolverlo

alrededor del maniquí y luego esto es... ¿Una cola?

¿O a lo mejor es una cola... bipolar?

No, es que es rara. Rara es lo menos.

Ni siquiera está cosido; creo que aquí a la máquina,

las dos costuras, por llamarlos algo,

de los laterales...

Y este ribetito de plumón amarillo.

La combinación de colores es horrorosa.

Y para agravar todo esto, lo que no te perdono, David,

y hablo muy en serio,

es el derroche de materiales que has tenido en tu prueba.

Sí, sí.

Y otra vez sale ese Caprile que ninguno de vosotros quiere ver.

No lo voy a permitir; esto es un despilfarro.

¿Lo has entendido? Sí.

Muy bien, muchas gracias. A ti.

Voy a aprovechar lo que acaba de decir Caprile

para aclararos que luchamos por un planeta más sostenible

siempre en "Maestros de la costura";

por eso toda esa lluvia de plumas que ha caído sobre vosotros

vamos evidentemente a reciclarla o reutilizarla.

Muy bien. Fran, adelante.

Enséñanos el boceto. Aquí tiene.

No tiene nada que ver. Por lo menos lo reconoce.

¿Por qué no tiene nada que ver? Porque entré a por la tela,

cogí los hilos, y se me olvidó el patrón.

Bueno, pero lo has resuelto bien, no te has bloqueado.

Está muy bien resuelto.

Has hecho un patrón muy resultón, muy vistoso...

Tiene más de Pantoja que de Elio...

Yo lo veo más de Sara Montiel. O de Sara Montiel.

"Fumando espero" y eso... Sí.

Creo que verme sin patrones ha sido una señal divina

porque yo estoy acostumbrada

a hacerle ropa a la virgen con un retal

y creo que la virgen me ha dicho:

"Tú como si me estuvieras vistiendo a mí", y así he hecho.

Joshua, es tu turno.

Este es precioso.

Joshua, ¿nos enseñas tu boceto? Sí.

Cuéntame, ¿por qué has hecho una manga?

Mi miedo al principio era no acabarlo;

quería presentarlo.

¿Te has puesto muy nervioso? Sí.

Son tres años presentándome para estar aquí

y verdaderamente, no sé mis compañeros,

pero yo siento que me ha costado llegar aquí;

entonces le doy mucha importancia.

Es que la tiene, es que estar aquí no es...

No es un regalo. Tenía la otra manga cortada,

las plumas, todo; pero quería ir a lo seguro.

Entonces es lo mismo, pero le quité una manga.

Has hecho un buen trabajo. No sé qué intenciones tienes,

si el examen a guardia civil te ha salido igual de bien;

pero yo creo que en el mundo de la moda tienes un buen futuro.

Si sigue así, sí. Muchas gracias.

¿Te hace especial ilusión dedicarle a alguien la prenda?

Bueno, sí se la quiero dedicar a mi padre...

-Venga, Joshua. -Venga.

-Ha sido la persona que siempre me ha pinchado

cuando mi entorno no me apoyaba en esto:

"No lo dejes, sigue haciendo cosas, mándame fotos";

entonces este se lo dedicaría a él obviamente.

No se lo puedo dedicar a otro.

Saber que él está orgulloso con lo que yo hago me hace feliz.

Simplemente estando aquí, saber dónde voy a llegar,

yo sé que para él va a ser una alegría.

Venga, Laura, que estás llorando otra vez, adelante.

Pero ahora de miedo.

A ver, Laura, la prenda tiene bastante coherencia;

no está fea la pechera para nada;

has combinado dos tipos de pluma con un poco de fleco;

has metido otra pluma de las que cayeron del techo...

Sí, en recuerdo de ese momento tan bonito, lo he querido...

Pero la sisa es irregular, pequeña y rara.

La espalda está muy desigual, no está centrada,

la cremallera está hacia un lado...

Como conclusión, mira, tiene un poco de coherencia

y esperamos ver algo todavía mejor de ti la próxima.

Por supuesto, muchas gracias.

Margarita, los jueces van a valorar tu prenda ahora.

No está muy bien cosido, lo reconozco.

La prenda cae bien, ha hecho un buen patrón;

este detalle nos encanta,

haber avivado toda la tela es un detalle que nos gusta

y disfrutamos mucho.

La gama cromática, teniendo en cuenta

que estabas inspirada en Palomo creo que funciona bien.

Con permiso, eh. Pero la prueba era Elio.

Hay un riesgo... Bueno, eran plumas.

Ella ha querido impresionar a Palomo.

Pero está muy bien trabajada.

Tú sigue inspirándote en mí que vas a llegar a buen puerto.

Bueno, otro día le tocará a él y otro día a ella.

Es que yo veo plumas y veo a Palomo.

Le encantan las plumas, es tan glamuroso...

Marc, adelante, por favor.

Marc, en tu trabajo

vemos luces... y sombras.

Desde un punto de vista de costura, está muy mal resuelto

y creo que tú lo sabes mejor que nosotros.

Todos los remates... ¿Vale?

Esto no lo podemos permitir... Obvio.

Esta ligueta mal rematada...

El bajo ni siquiera lo has hecho.

Las luces.

Que con los patrones básicos que teníais en la mercería,

has tenido el valor de modificarlos y conseguir...

Me voy a poner petardo con una expresión en francés.

Has conseguido un "trompe l'oeil", que es 'engañar al ojo',

porque parece un vestido con una chaqueta

cuando realmente es una pieza única.

Correcto. Un diseño muy interesante.

No entiendo ese turquesa. Me he quedado tan absorto

en cómo iba a hacer toda la prenda y todo,

que necesitaba un poco de luz o algo de...

Has barrido para casa y te has ido al blaugrana.

Ahí me has pillado. La verdad es que lo he hecho

sin pensarlo, pero ahora que lo dices...

¿Estás contento con el resultado? Dinos la verdad.

Con resultado en sí no, pero haberla terminado sí.

¿Se lo regalarías a tu novia?

Eh, no.

Muchas gracias, Marc. A vosotros.

Begoña, tú cierras este turno de valoraciones,

por favor.

Ahora, Begoña, entiendo

por qué el precioso e increíble vestido de Elio

te recordaba tanto al corral de tu abuela;

da la sensación de que no has visto nada más que gallinas.

Tú un Vogue, una revista, un algo... de lejos.

Poquito, sí. De lejos.

Esto que tienes aquí en la espalda, que incluso lo has dibujado;

yo creía que había sido un accidente...

No, es adrede. Esto es un culo de gallina.

Sí, tal cual.

Begoña, al final te ha quedado una cosa carnavalera.

No sé ni de qué te disfrazas...

Bueno, te haces un top de gallina y vas de Caponata.

Es de Gallina Caponata.

Tú tienes mucha gracia, pero ponte a tope

y lee revistas, mira lo que está pasando en la moda...

No sé, este diseño es muy poco favorecedor.

No es para un diez, pero sí para un cinco.

No estoy disgustada; sinceramente no.

Ahora los jueces tienen que deliberar.

No sé si necesitáis llevaros alguna prenda...

Sí, Raquel. Por supuesto.

Pues adelante, cuando queráis.

Vale, vamos a coger la de la Brava.

Yo el Palomo. El Palomo.

Todavía le falta para ser un Palomo.

Ya, hombre, ya quisiera yo.

-Espero que se den cuenta de que una persona divertida

y alocada como soy yo también puede ser un profesional.

Hoy no es el día, pero a ver si puedo demostrarlo otro día.

-Estarás contenta. -Sí, por lo que puedo hacer.

Os voy a preguntar que qué pensáis de esto,

pero creo que está todo bastante dicho.

Yo ya lo he dicho todo. Es un cutrerío, una mamarrachada.

Mi talento es solo ser guapa, no tengo más talentos.

Yo creo que Arantxa ha reconocido que esta prenda no la representa

y que debe evolucionar y aprender, y para eso está aquí.

Con muchas ganas.

No estoy orgullosa y lo digo.

Y si me tienen que decir críticas, pues las aceptaré

encantada de la vida porque se aprende de los errores.

Me preocupa mucho el gusto, la forma de plantear las ideas,

porque aquí hay unas cosas que yo creo que a ninguno,

por muy mal que estemos...

No lo has hecho bien, pero es tuya.

Es como el que tiene un hijo feo; es feo, pero es tuyo.

¿Y Joshua qué os parece? A mí maravilloso.

A mí me ha encantado.

Ya cuando le vi la selección de tejidos dije: "Oye",

y no me esperaba este vestidazo. Ha trabajado muy bien.

Este terciopelo... Es muy complicado.

¿Y el batín palomero? Bueno, Margarita es un poco pelota,

tenemos que decir, pero... Os ponéis celosos.

Para que llegue a un Palomo le falta un poco de armonía...

Pero ha hecho un buen trabajo.

Sí; muy bueno que se haya atrevido con una prenda masculina.

Oye, la Brava también.

La Brava se ha atrevido con lo que le ha tocado,

con lo que le ha salido, que es diferente.

Por algo es la Brava, y esa es una prenda muy brava.

Creo que está claro. Yo creo que sí.

¿Vamos? Vamos.

Vámonos.

No sé qué va a pasar, estoy expectante.

Varios trabajos de mis compañeros son muy buenos.

Palomo, María, Caprile, ¿tenéis un veredicto?

Lo tenemos. Lo tenemos, Raquel.

Vamos entonces con el momento de la verdad.

Ahora sabremos cuáles han sido los mejores y los peores trabajos.

Esto tendrá consecuencias directas en la prueba por equipos.

Mucha suerte a todos. Gracias.

Tengo en mi mano el número 10 de 12.

Es para una prenda que sinceramente está muy lejos de estar bien;

aunque siempre podría ser peor.

Brava. Venga ya.

¿Te alegras? Dentro de lo que cabe...

Espero que esto te sirva para coger fuerza...

Para estar más pendiente. Ponerte las pilas

y demostrarnos que te llaman la Brava por algo.

Así será, espero. Venga.

Yo le voy a dar el número a Arantxa.

Arantxa, tú en los 12, ¿en qué posición crees que estás?

El 12.

Pues tienes el 11;

todavía hemos considerado que hay alguien peor.

Arantxa, tú llevas cinco meses

prácticamente mañana, tarde, noche,

cosiendo, casi como terapia. Sí.

Y me gustaría que pudieras explicar al jurado

por qué te has volcado así en la costura.

Yo era bailarina profesional

y por una lesión en el tobillo muy fuerte

tuve que dejar de bailar de la noche a la mañana;

pero siempre había tenido esa pasión por la costura

y decidí hacerme ropa para mí y aprender todo lo posible.

Creo que todo pasa por algo en la vida

y creo que mi lesión ha sido un motivo

de que yo tenía que rehacer mi vida y tirar por otro camino,

y aquí estoy.

Tú tienes influencias familiares. Sí, mi abuela,

que en paz descanse, que hace unas semanas falleció,

era modista.

La verdad es que me acuerdo mucho de ella.

-Qué penilla.

Pues Arantxa, yo estoy completamente seguro

de que muy pronto vas a tener una muy buena valoración

que puedas dedicarle a tu abuela. Muchas gracias.

Si ella estuviera aquí

le diría que soy como soy gracias a ella,

por todo lo que me ha enseñado.

Yo voy a dar una enhorabuena.

Voy a dar un tercer puesto,

que entre doce no está nada mal

Margarita, el puesto número 3 de esta primera prueba

es para ti.

Felicidades. Gracias, el bronce.

Xiaona, ¿en qué puesto crees que te has quedado?

Lo he visto porque estoy a tu lado.

Vaya, me has roto la intriga.

Xiaona, estamos muy contentos con tu trabajo.

Enhorabuena, eres la segunda mejor.

Muchas gracias. Intento dejar volar mi imaginación,

que mi trabajo aporte algún sentido en la vida

y voy a trabajar... como un chino.

(Risas)

Una china, una china; que por cierto, soy china.

(Risas)

Felicidades. Gracias.

Nunca en "Maestros de la costura" ha habido una china,

por eso yo quiero expresar lo que siento

y es una aventura total.

Voy a dar el peor número

y se lo voy a dar a una prenda

que desde luego si Elio no está

o está muy poco en estas prendas,

en esta en concreto desde luego no está ni por asomo.

El número 12 es para ti.

Imagino que te lo esperabas. Sí, un montón.

Espero y deseo que esto te sirva como estímulo para superarte

y para que realmente comprendas

que en este taller vamos muy, muy en serio.

Tómatelo en positivo. Obvio, yo soy un ave fénix.

Espero que ese ave fénix con esa cola azul...

a retales...

resucite en las próximas pruebas

y, como más bajo no puede caer ese ave fénix,

pues vaya remontando poco a poco.

Yo sigo pensando que voy a ganar, qué os pensáis. Ya veréis.

Jueces, también tenemos que conocer el mejor trabajo, ¿no?

Así es, Raquel. Estamos muy contentos

de otorgar el primer puesto de esta primera prueba...

A ti, Joshua.

Muy bien, Joshua.

-Muchas gracias. Gracias.

Muchas gracias.

Has hecho un trabajo muy bonito;

nos ha gustado además todo el razonamiento que has hecho

de administrar bien el tiempo,

y sobre todo ha sido muy bonito

que se lo hayas dedicado a tu padre,

que te ha apoyado contra viento y marea

en esta carrera. Muchas gracias.

No me lo esperaba.

No estoy acostumbrado a que me den premios en mi vida;

es la primera vez que me felicitan

o me premian por algo que haya hecho,

y más en esto.

Y estoy como un flan.

Esta primera prueba ha terminado.

Tenemos un ganador, tenemos algunos aprendices mejores,

otros aprendices peores,

y dos retos muy importantes por delante.

La competición continúa.

Esta promoción va a ser la mejor de todas porque hay un nivelazo.

Yo estoy un poco asustada porque he visto mucho nivel.

Estamos de estreno y para celebrarlo viajamos

a la cuna del diseño en España:

Galicia.

Nos desplazamos hasta Ourense, una provincia que ofrece

tesoros tan únicos como la Ribeira Sacra

y sus maravillosas vistas del cañón del río Sil

o las ancestrales piscinas naturales que bañan la región.

No en vano Ourense es la segunda ciudad termal de Europa.

Los aprendices están a punto

de enfrentarse a su primera prueba por equipos

en el taller del diseñador que más proyección internacional

ha dado a la moda gallega.

Aprendices, bienvenidos a Ourense. Nos hace mucha ilusión estar aquí

porque por fin vamos a rendir un merecidísimo tributo

a la mayor industria textil de nuestro país:

la moda gallega.

Sus marcas se distribuyen por medio mundo

con firmas tan importantes como, ahí lo tenéis,

Purificación García, de izquierda a derecha,

Kina Fernández, Florentino o Roberto Verino.

Por si no lo sabíais,

la moda gallega la forman más de 500 marcas:

Adolfo Domínguez, By Lola, Sara Coleman, María Barros...

Son solo un ejemplo.

Y es por industria, producción, diseño y ventas,

todo un referente mundial.

Tenéis que saber que Galicia es la región de España

que más textil exporta en todo el mundo.

Lo cierto es que en los años 60

se crearon cientos de pequeños

talleres de costura y confección.

Deciros que el instrumento textil más antiguo de la Península

se encontró en un yacimiento de Lugo, en la cueva de Eirós;

es una pequeña aguja de coser hecha en hueso

y procede del Paleolítico. Qué pasada.

Figuraos la tradición de costura en esta comunidad autónoma.

Sabemos que para vosotros doce estar en el programa

ya es un sueño;

pero consideramos que hoy vais a cumplir otro.

Vais a coser en el taller de uno de los mayores genios

de la moda española.

Hoy vais a coser en el taller de Adolfo Domínguez;

premio nacional de moda 2019.

¡Los pelos de punta!

Es la pera haberlo logrado; no sabéis lo que nos ha costado.

Yo llevo zapatos hoy de Adolfo Domínguez.

¿Nos los enseñas?

Ay... Muy bien.

Un Adolfo Domínguez es reconocible a simple vista,

por la sencillez, la funcionalidad

y sobre todo por el diseño minimalista,

como por ejemplo, esta muestra que lleva Raquel,

que es un traje maravilloso, elegantísimo

y que por supuesto lo defiendes a la perfección.

Y que voy comodísima, que es algo que en este programa,

la verdad, no me pasa siempre.

Estás divina.

Es superbonito.

Cuando he visto a Raquel, he dicho: "Madre mía, qué bonito".

A mí me encanta con la cintura apretada...

Cuando la he visto digo: "Me muero".

Raquel, estamos de estreno en esta tercera temporada

y sabes que no hay nada que me guste más

que una buena sorpresa.

He entrevistado en exclusiva para "Maestros de la costura"

a mi buen amigo, mi admiradísimo, Adolfo Domínguez.

Le hubiera encantado estar en este momento con nosotros,

pero un compromiso internacional se lo ha impedido.

Pero he charlado un ratito con él

para que podáis disfrutar de toda su sabiduría.

Qué bien. -Gracias.

Hace años que no concede una entrevista;

además es una entrevista con un amigo;

por tanto, tiene un extra de sinceridad.

Me muero por verla. Pues vamos a ello.

Buenos días, Adolfo.

Hola, Lorenzo. ¿Qué tal?

Adolfo, muchísimas gracias por recibirnos.

Un placer verte.

¿Qué ha significado para ti y para tu carrera

nacer en Galicia?

Bueno, yo creo que me influyó más el haber nacido entre costuras,

porque acabé entre costuras.

La tienda estaba en la planta calle,

el taller estaba en el primer piso y la casa en el segundo piso.

Entonces realmente nosotros lo que hacíamos era,

cuando acababa el colegio,

jugábamos, entre costuras.

Me pagaban por deshilvanar, pero yo aprendí ahí.

Si hay algo que te caracteriza es tu humildad.

Mira, la humildad es virtud a los 20 años;

a los 70 que casi tengo, es pura lucidez.

A medida que te pasan los años,

solo los tontos pueden no ser humildes.

Una frase que recordamos todos los de mi generación es:

"La arruga es bella".

¿A quién se le ocurrió? A mí, la escribí yo.

Es que es así.

A mí no me compraban las camisas de lino

porque la gente había olvidado el lino, que se arrugaba.

A partir de ahí puse una etiqueta: "La arruga es bella"

y acabé convenciendo a la gente;

hoy el lino está absolutamente asumido y aceptado por todos.

Esa frase maravillosa

ha evolucionado a "sé más viejo".

En mi opinión tiene mucho que ver con la sostenibilidad.

Ese reto que tenemos que se nos echa encima

del cambio climático.

Debemos hacerle frente de una vez. El mensaje

de sostenibilidad antes era dramático;

hoy no, ya es letal.

Y de cara a la prueba que vamos a plantear

a nuestros aprendices en tus talleres,

¿qué consejo les darías?

Yo les aconsejo que la originalidad

sea la última de sus preocupaciones.

Lo bello es poco y es mejor repetir,

hacer las cosas bellas, que cambiar por cambiar.

Ahora si cambias,

encuentras una nueva manera y encima bella, guau.

Pero eso lo consiguen pocos.

No te quiero robar más tiempo

y te doy las gracias por habernos recibido.

Gracias a vosotros, ha sido un placer.

Aprendices, vamos con la mecánica.

Joshua... A ver.

Como ganador de la primera prueba tú vas a ser

el primer jefe de taller de la tercera temporada.

Me parece bien. También vas a decidir

quién va a ser tu rival directo.

¿Quién quieres que sea el segundo jefe de taller

de la prueba?

Yo creo que lo más justo hoy

es que la segunda persona jefe de taller

sea la que quedó al lado mío: Xiaona.

No tienes por qué ser justo. No...

Podrías haber elegido al rival... Más débil, sí, exacto.

¿Por qué no lo has hecho? Me gustaría que fuera Xiaona.

Xiaona, ¿qué te ha parecido la decisión? ¿Te apetece o no?

La responsabilidad es mía, la voy a asumir

y creo que puedo hacerlo bien.

¿Te gusta mandar? Yo creo que es más comunicarse.

Lo que quiero hacer es que nuestro equipo

haga un bonito trabajo y luego todo el mundo feliz a casa.

Yo creo que tú eres un gran misterio.

Ya lo veremos. (TODOS RÍEN)

-Misterio oriental.

Mi nombre es Xiaona,

pero todos mis amigos me llaman Auxi.

Vengo de China, pero me siento ciudadana del mundo.

Me encanta la moda, posar y la belleza.

-Es super-"beauty".

-Llevo tres años y medio aquí, en España,

pero a todos mis amigos

les sorprende lo bien que hablo español.

Es precioso para un vestido.

Estoy acabando un máster de Comunicación de Moda y Belleza;

todo es teoría, y coser coso muy poco, la verdad.

He decidido aprender por mi cuenta.

Llevo solo dos meses con la máquina pero soy muy lista.

Me encanta la literatura española.

He leído mucho a Antonio Machado.

Si no hubiera muerto, le habría seducido seguramente.

"Soñé que tú me llevabas

por una blanca vereda".

Me sobra imaginación y confío en mí misma,

porque todo lo que me he propuesto en la vida lo he conseguido.

"Caminante, no hay camino, se hace camino al andar".

Tenéis la sensación de que ya os conocéis muy bien...

En verdad no. -Nada.

No tenéis ni idea.

Por eso creíamos que sería un poco imprudente

poneros a elegir.

Y hemos pensado que lo mejor es que lo decida el azar.

Hala. -Qué bien, me alegro.

Os voy a explicar cómo lo vamos a hacer.

En el costurero tenéis unas cajas que tienen unos acericos.

Tenéis que coger una caja.

Tenéis que hacerlo en tres, dos, uno, ¡ahora!

Bueno, Margarita, queremos saber qué te ha tocado.

Naranja. -Qué envidia.

Helen.

Verde.

Arantxa.

Verde. Begoña.

Verde. David, ¿qué color es el tuyo?

¡Toma! -¿Naranja? ¡Eh, eh, eh!

Tú lo único que querías era que te combinara el acerico.

Lo iba a pasar fatal si no. Fran, ¿qué color es el tuyo?

Naranja. -¡Ole mi niño!

-Choca, naranja.

Laura.

Verde esperanza.

Borja.

Verde, mira.

Marc.

Naranja. -¡Eh!

Yo sola mujer con tanto hombre...

-Bueno, mujer sola no, ¿eh?

Y Brava...

Naranja.

Por lo tanto, en el equipo naranja coserán Margarita,

David, Fran,

Marc y la Brava.

Y en el equipo verde, Helen, Arantxa,

Begoña, Borja y Laura.

¿Os habéis quedado con los nombres?

Porque ahora llega la segunda gran decisión.

¿Pensabas que el azar lo iba a decidir todo?

Ahora te tienes que librar de cinco de golpe.

Vas a tener que elegir con qué equipo quieres trabajar.

Tú con nosotros, eh.

¿Lo tienes claro? Sí.

¿Qué equipo eliges? El naranja.

Creo que las personas que tienen el color naranja

son para mí de las más fuertes.

-¡Gays al poder!

Tomaos esto muy en serio.

Para celebrar el orgullo gay tenemos las fiestas de Madrid

que son maravillosas, ¿de acuerdo?

Esto es "Maestros de la costura".

¿Estamos? Sí, sí.

Xiaona, ¿me puedes decir si te gusta lo que te ha tocado?

Yo creo que lo vamos a hacer bien, ¿verdad?

-Y tanto. -¡Bien!

-No te queda la menor duda.

A ver, Borja, de todos los hombres que hay aquí,

te ha tocado el equipo de Xiaona.

No podría estar más contento.

Trabajar un poco con mujeres... ¿Estás contento?

Sí, estoy contento.

Xiaona es una persona que me llama la atención

a muchos niveles;

a nivel persona, a nivel físico, es una persona muy encantadora.

Xiaona será la jefa de taller del equipo verde

y Joshua del equipo naranja.

Suerte a los dos equipos. Gracias.

Adentrarnos en el taller de Adolfo Domínguez es emocionante.

Con estas máquinas de coser y estos tejidos

se han confeccionado 50 años de trayectoria impecable

que han culminado con el mayor de los reconocimientos:

el Premio Nacional de Moda 2019.

Sin duda, un absoluto privilegio para todos nosotros

colarnos en este templo del buen hacer.

Palomo, María, Caprile, aprendices, nuestro sueño se ha hecho realidad,

estamos en el taller de Adolfo Domínguez.

Ahora solo nos queda por saber

qué prenda vais a tener que trabajar hoy.

María, ¿me ayudas? Claro, Caprile.

Toma. -Tachán.

Un pantalón y... una escultura, vamos.

Son una maravilla.

Para ponértelo, no para coserlo.

Ambos equipos tenéis que replicar el mismo diseño.

Joshua, Xiaona, preparaos

porque vais a ser vosotros quienes escojáis el tejido

con el que vais a trabajar, ¿vale? Sí.

Aprendices, tenéis dos zonas de trabajo.

Esta de aquí, que son las mesas de corte.

Y las del otro lado de la cristalera,

donde están las máquinas.

Por favor, no olvidéis que estamos

en casa de uno de los más grandes de la moda española.

En este taller siempre ha reinado la pulcritud y el orden.

Os pido por favor que hoy suceda lo mismo.

No queremos desorden ni desastres. Ni despilfarro.

Aprendices, para replicar este maravilloso trabajo

de Adolfo Domínguez contáis con 12 minutos de tiempo.

De ese tiempo,

los primeros 45 segundos serán para elegir el tejido.

La prueba comienza en tres, dos, uno, ¡ahora!

Corre, Xiaona. -Coge la azul.

-Corre. -Esa.

-Tranquilo, tómate tu tiempo.

-Tócala, tócala.

-No, ya no. -No, pero cógela, nena.

-Que tocaras la tela.

-Este no, este no...

-Ese gris va bien. Bien, bien.

-Va a ser el gris. -¿Tiene cuerpo?

-El que dije yo primero. -Vamos.

Equipo verde, Xiaona.

¿Se puede saber por qué has elegido esa tela?

Porque queremos un tejido que tenga caída

y que sea más... ¿Estructurado?

Estructurado. Me sorprende que hayas elegido la tela a ciegas,

porque ni has venido a tocarlo.

Joshua sí ha venido a tocar el tejido original,

pero tú no. ¿Tienes mirada láser o algo así?

La hemos influenciado nosotras.

¿Le habéis dicho que escogiese esa? Sí.

¿Y vosotros por qué habéis cogido esa tela?

Yo me acerqué a ver el original

y cuando llegué allí fue el que más se me pareció,

y verdaderamente estábamos hablando de que nos gustaba el gris

para darle otro... Otro aire.

Bueno, chicos, sea por lo que sea, tengo que decir que ambos equipos

habéis cogido la tela perfecta para este traje.

Ay... -Nos ha hecho sufrir.

-Ay, qué susto.

Esto no nos había pasado nunca y es el mejor comienzo posible.

El 50% del éxito de esta prueba es una buena elección de tejido

y eso ya lo tenéis hecho. Uf, qué sufrimiento.

-Eso esperamos.

Pues ahora sí, con esta buena noticia,

que no garantiza nada... Pero nada.

El tiempo para coser comienza

en tres, dos, uno...

¡A coser!

A ver, a ver, atención, atención.

Marga, David y Brava van a enhebrar las máquinas,

las canillas y tal, y dejarlas preparadas

Marc, Fran y yo vamos a cortar los patrones y...

-Nos los lleváis y cosemos. -Eso es.

-Venga. -Antes que nada,

si alguno tiene algún problema, que me diga.

Soy el jefe, pero somos un equipo y todos podemos con esto.

-Vale. -Venga, "okey".

(TODOS) ¡Equipo!

-Vamos, venga.

-Borja, Arantxa y Laura, con el patrón de lo de arriba;

Helen, yo y Begoña vamos a fijar el patrón del pantalón.

Y luego Arantxa se encarga de remallar

y Borja se encarga de cortar,

y luego nos ayudamos unos a otros, ¿vale?

-Vale. -Venga, va.

-Al lío. -¡Vamos!

-Venga, nuestra chinita preferida.

Para realizar la réplica del modelo de Adolfo Domínguez,

lo primero es hacer un buen mapa de corte

para no desperdiciar tejido.

El patrón está industrializado;

por ello incluye el centímetro necesario para realizar la costura.

Una vez cortadas todas las piezas,

se remallan para evitar que se deshilachen.

El top consta de tres piezas.

Tras cerrar las pinzas del delantero,

se unen las tres piezas a la vez por los costados y los hombros.

El escote y la sisa se rematan con vistas.

Para hacer el pantalón

se comienza cosiendo las pinzas de los delanteros.

Después se añaden los bolsillos.

Se unen los delanteros por el centro,

incorporando la bragueta y la cremallera.

Se confecciona la trasera del pantalón

siguiendo los mismos pasos.

Se cosen el delantero y el trasero por los costados,

incluidos los bolsillos y la entrepierna.

Se finaliza añadiendo la cinturilla y el botón.

Adolfo Domínguez es una empresa que ha demostrado

que no le asusta el paso del tiempo;

se reinventa y sorprende cada año.

Responsable de esa evolución continua es su consejera delegada,

Adriana Domínguez; adelante.

Adriana, bienvenida.

Me gustaría preguntarte cómo se prepara alguien

para llevar las riendas de una empresa tan importante.

Me ha ayudado mucho ser hija de mis padres,

haber visto a mis abuelos... Yo soy una tercera generación;

yo lo he mamado, que se dice.

Pero creo que dirigir una empresa es escuchar

y yo empecé por eso; empecé haciendo 400 desayunos

para conocer a todas las personas que trabajan aquí, de uno en uno,

y preguntarles: "¿Qué haríais para sacar la empresa adelante,

cómo la proyectamos a futuro?", y la gente sabe mucho.

-No nos da tiempo. -Estamos tardando demasiado.

-Estamos tardando mucho en el corte y es lo que pasa.

-Tranquilos.

¿Cómo es de diferente el público internacional y el español?

Pues es increíble. ¿Cómo os lo ganáis?

Cuando vemos las ventas de cada prenda,

luego ves que en Japón, en México y en Dubái

es más o menos lo mismo.

Luego hay países donde no funcionan algunos colores.

El rojo en Venezuela y países latinos no funciona tanto,

o el verde funciona muy bien para el Ramadán en países

de Oriente Medio...

Pero nos conocemos; ya llevamos muchos años fuera.

Y como marca de moda, nos debemos a estar...

en la punta de lanza del diálogo. En el presente.

Muchas gracias, no te puedes hacer una idea

de la ilusión que nos hace arrancar esta temporada aquí,

porque todos sentimos que formamos un poquito más parte

de la historia de la moda.

Te voy a pedir que me acompañes, pero con este aplauso.

Gracias, Adriana Domínguez; vamos, yo te acompaño.

A la hora de cortar, dejamos el centímetro, ¿no?

-No, no. -Para luego coser 1 cm adentro.

-No, se coserá así tal cual.

Aquí no pone nada de "sin costura"; si no, pondría S/C.

-¿Seguro? -Sí.

-Es que me da pánico que no entre en el maniquí.

-Si es que sí, lo debemos hacer todo a 1 cm.

-Deja 1 cm por si acaso. -Vale.

-Prefiero que sea grande a que no entre.

Cuando él sea jefe de equipo le haré caso a lo que me diga

y lo cumpliré a rajatabla.

Porque tienes que confiar en el trabajo del jefe.

-Vamos, Borja. Vamos a darnos vidilla.

-Vamos a darle... -Si ganamos os invito

a un restaurante chino,

pero no vamos a comer ni arroz tres delicias

ni rollito de primavera, porque los chinos no comemos eso.

-¿No? -En mi vida he comido dos veces.

-¿Es verdad que los chinos comen perro?

-A ver, es en una zona. ¿Pero tú crees que todos

los españoles bailan flamenco? Tampoco, ¿no?

-Cuidado con tu chaqueta.

-No te preocupes, mientras no me cortes a mí.

Los vascos tienen fama de ser un poco secos,

pero la verdad es que Borja es un solete.

-Oye, llévate ya esta pieza. Esto va cosido a la derecha, ¿vale?

Tal cual. -Espérate.

-Venga, vamos a por el pantalón. -Ole, ole.

Ole, que ya he enhebrado.

-Traigo delantera... -¡Andrea, ya he enhebrado!

-Venga, vamos, te explico. Vete para la máquina.

-Anda, mamá, que si me vieras, ibas a flipar.

Me encantaba coser con mi madre.

O sea, mejor modista que mi madre no la hay.

El Adolfo Domínguez todo lo que quieras,

pero mi madre, canela en plata. -Ay, Begoña, hija.

-Era impresionante. ¿Alguien me cuenta algo?

Soy Begoña, he tenido negocio de hostelería 20 años,

que lo perdí, y ahora trabajo en un restaurante de cocinera.

Hace 45 años que soy la persona que nunca he querido ser.

A los 23 años me quedé embarazada

y mi familia decidió que me casara por el qué dirán, el pueblo...

Pero tuve que aparcar mi ilusión que era estudiar diseño de moda,

y montar un negocio para sacar a la familia adelante.

Mi vida siempre la he visto montada en una barca;

yo remando muy fuerte

y mis seres queridos remando a su ritmo.

Un día la barca se rompió, dejé de dar prioridad a mi trabajo,

me separé de mi marido y decidí coger mi barca.

Cuando llegué a mi sitio, estaba muy bien

pero mi corazón estaba en la otra orilla,

con mis seres queridos.

¿Qué decidí? Tener dos barcas.

Cuando llego a mi sitio, remeso a buscarles.

Nos hemos dado una segunda oportunidad

y estamos más enamorados que nunca.

Hace cinco años decidí cambiar y nació quien soy ahora.

Ya no tengo miedo y quiero ser muy feliz.

Tenemos otra visita de excepción;

la recién nombrada nueva directora creativa

de Adolfo Domínguez: Tiziana Domínguez.

Tiziana, por favor.

Enhorabuena. No sé si darte la enhorabuena algo así...

¿Te estresa? Bueno, por supuesto,

es una gran responsabilidad.

Podríamos decir que has heredado de alguna forma

el gen más creativo de tu padre.

Sin duda, y he aplicado parte de la metodología

de cómo él diseña; yo la aplico en mi día a día.

La sencillez, pero con poesía.

¿Hay algún momento

en esa creatividad hipermoderna que tú representas,

en que estás delante del maniquí

y de repente recuerdas a tu padre delante de un maniquí?

Sin duda,

y me acuerdo de él especialmente cuando evalúo un diseño y digo:

"Aquí sobra algo, ¿qué sobrará?".

Es decir, la reducción a la esencia;

es un instinto muy de mi padre.

Menos es más. Menos es más.

Y la arruga es bella. Sin duda.

Tiziana, muchísima suerte. Muchas gracias.

-#Que tiene la Zarzamora que a todas horas llora que llora...#

-Un segundo, tenemos que cortar esto otra vez.

-¿Por qué? -Porque la cinturilla va doble.

-Sí, es doble. -Es doble.

-Entonces son... -Con esto solo tenemos

la parte de fuera, falta la parte de dentro.

-Vale, sí, otro más. -¡Vamos, equipo!

-Estás dejando mucha costura. -¿Mucho qué?

-Mucha costura.

-No... ¿Sí?

-Bueno, dale por si hay que remallar.

-¿Cómo que hay que remallar? -¡Para, piquete!

-¿Pero esta qué parte es?

-Hasta aquí. -¡Ah!

Al ponerla así, no lo había visto. -Levanta y ahora descosemos eso.

-Arantxa, te digo yo que vas a terminar como modelo.

Eres una preciosidad de niña.

-Modelo no sé si seré.

La costura la he descubierto gracias a los programas,

que me enganchaba siempre con mis padres...

-Sí. -Y mira, aquí estamos.

Soy Arantxa, tengo 19 años y vivo en Viladecans,

un pueblecito cerca de Barcelona,

y llegué a la costura por casualidad.

Yo era bailarina profesional con una trayectoria prometedora,

pero una lesión de tobillo

me hizo dejar de bailar hace cinco meses.

Fue uno de los momentos más duros de mi vida.

Para superar el bache tuve que reinventarme.

-Ya no se te rompen las telas.

-No. -No las agujereas.

-Mi tía tiene un taller de costura

y desde pequeña me gustaba jugar con las telas.

Decidí empezar de cero,

le pedí que me enseñara todo lo que sabía

y he encontrado en la costura una nueva vocación.

-Así no te va a quedar bien. -¿Y cómo lo hago?

-Pues así no.

-Soy tozuda, autoexigente e inconformista.

Lo tengo claro, la costura ha sido mi tabla de salvación

y a lo que quiero dedicarme el resto de mi vida.

No pararé hasta llegar bien alto.

-¿Cómo va, Fran? -Qué calor.

-Cántate algo. -¿Qué quieres que cante?

#Alegría, alegría, alegría, alegría, alegría y placer...#

-Yo no he visto sin radio ni música ni nada.

-Aquí falta una musiquita o algo. -Un algo.

-Entre el calor,

que yo en Canarias estoy acostumbrado a coser desnudo,

y que no hay música... -¿En bolas perdido?

-Eso tienes que volver a contarlo. ¿Desnudo, tío?

-Yo coso desnudo. -¿Y en la casa por qué no?

-¿Cómo? -¿En la casa por qué no?

-Porque están ustedes; pero en Canarias hace mucho calor.

-Estáis desaprovechando tejido.

No es necesario poner esto con esto.

-Lo cortas antes, la mitad del recorrido.

-¿Y todo esto qué? -Luego...

-Claro, es innecesario. -Guárdatela, por favor, Laura,

y vete a la esquina... -Si lo pones así, aprovechas...

-No discutáis, por favor.

-Borja, no tires.

-Ah, no entra.

¡Ah! -¿Qué ha pasado?

-Que no tenemos tela suficiente.

-No me digas que me da algo. -No, no, aquí, aquí.

-Creo que ya lo he pillado. Aprovechando la curva esta,

la metemos en la esquina... -Es lo que iba a decir.

-Nos va a quedar un poco más corto, pero mejor que no ponerlo.

-Que no cunda el pánico.

Hola. Buenas, equipo naranja.

¿Qué tal? ¿Puedes venir, Marc?

Aquí cortando y pasando mucha calor, María.

Aquí hay un fallo garrafal que no soy capaz de entender

y que no sé por qué no escuchas más.

¿Quién sabe de patronaje más en este equipo?

Yo no. -Marc.

Vale, ¿qué lees tú en el patrón este?

¿Te pone algo de centímetro de costura, te dice algo?

No, no dice nada. ¿Entonces por qué estáis cortando

todo con 1 cm de costura? Hemos cortado la blusa,

pero luego hemos visto claro que en el pantalón no lo haríamos.

Pues ahora tenéis dos tallas, una por arriba y otra por abajo.

Fenomenal.

¿Por qué no os paráis un segundo y seguimos con buen pie?

Bueno, vamos a dejarles trabajar y tú y yo nos vamos.

#No te vayas todavía, no te vayas por favor...#

-Muchas gracias.

-Brava, ¿cómo vas? -En el momento justo he llegado.

-Yo creo que 1 cm de más en la parte alta no va a variar

mucho la talla de la prenda,

pero lo que diga Palomo va a misa porque...

No le voy a rebatir nada.

-Ha montado los bolsillos mal...

¿Cómo vamos por aquí? ¿Qué ha pasado?

Que tendríamos que haber empezado por la pieza más grande

y la hemos dejado curiosamente para el final

y no nos hemos podido permitir el lujo de que entre...

¿Qué es eso de "curiosamente"? ¿Me estás diciendo

que el que más tela va a desperdiciar eres tú?

Eh, te estoy diciendo que hemos hecho un poco al revés.

¿Y esto que le estáis dando...?

¿Aquí pone que le falte el centímetro de costura?

Como lo he visto sin el centímetro de costura,

pensé que estaba sin industrializar.

Esto me parece de primero de corte y confección.

A ver, Xiaona, ¿cómo no se te ocurre

irte a la cinturilla original, medirla

y venir a tu patrón y decir:

"Vale, no tiene el centímetro" o "Vale, lo tiene puesto"?

Ha sido culpa mía. -No, no.

De acuerdo, no va a ocurrir otra vez.

Es ir a comprobar, tenéis ahí el modelo original.

Vale. Es de cajón.

Vale, vale, entendido.

Gracias.

Se cose así, las tres piezas juntas.

-Vale, se lo voy uniendo. -Cuando lo tengas con alfileres...

-Descoso la sisa, ¿no? -Sí.

Necesito la tijera aquí, por favor.

-Me tiembla un montón el pulso.

-Puedes cortar aquí.

-Esto es lo que se ponen las vírgenes así.

Aprendices, ¿me escucháis? (TODOS) Sí.

¿Cuántas veces en la vida habéis sentido que el tiempo vuela?

Ahora mismo, ahora mismo. El tiempo vuela;

se acaban de ir los primeros 60 minutos.

Si no he hecho nada.

-Madre mía, qué estrés. Qué estrés.

-Vale, esta es la parte... -De dentro.

-De la espalda, vale. -Sí.

-¿Esto sabes cómo hacerlo? -¿Lo de los bolsillos?

-Sí. -No sé.

-Vale, lo hago yo.

-El forro de pantalón primero.

Ay, Caprile... ¿Qué tal vas?

Estamos terminando de cortar, allí están confeccionando.

"Allí están confeccionando". Sí.

El forro del bolsillo... ¿Estás contenta?

De momento... De momento.

Sí, estoy confiada.

No te entretengo, voy a ver al otro equipo.

Gracias. Te veo muy ocupada.

Muchas gracias.

-Las de allí también.

Hola, Joshua. Hola, Caprile.

Qué hilo tan bien buscado.

El hilo está... ¿Estás contento?

Yo sí estoy contento. ¿Sí?

¿Seguro, sí? Para mí sí.

Vale, si tú estás contento, tú sabrás.

Xiaona, jefa de taller del equipo verde,

y Joshua, jefe del equipo naranja, venid aquí los dos.

Mira, sigue aquí cortando.

¿Me podéis explicar cuál es el significado del verbo

"remallar"?

Eh... Para el borde... Que no se deshilache la prenda.

Pues os lo pregunto porque los dos equipos

estáis cometiendo el mismo fallo

y es un fallo garrafal.

Antes de coser las piezas,

se tienen que remallar.

¿Me podéis explicar por qué lanzáis a vuestro equipo,

sin darles unas instrucciones de lo que deben hacer ahí?

Pues no te lo sé explicar.

Quizá nos hemos organizado mal al principio

enviando las piezas para allá y asumo la culpa.

Os aconsejo que empecéis a dirigir un poco la zona de costura

porque vuestra tarea es

supervisar todo. Vale, vale.

Pues ahora corriendo a la zona de costura a detectar los errores.

Gracias. -Muchas gracias.

-Me voy para allá. Cualquier cosa, me avisas.

Chicas, ¿qué tal, cómo van? -Superbién.

-¿Por allí qué tal vais? -Caprile nos ha echado la bronca

porque empezamos a coser sin remallar las piezas;

pero lo importante es acabarlo. Dale para adelante,

lo estás haciendo genial, y ahora nos vemos.

Cualquier cosa, me avisas. -Venga.

-Las piezas antes de coserlas hay que remallarlas.

-Hasta que no se cosan no se puede. -Me lo ha dicho Caprile.

-¿Separadas, todas? -Sí, todo remallado bien.

-Yo lo remallo. ¿Pero junto o separado?

-Separado.

-Aunque Caprile ha dicho que hay que remallar antes,

yo no estoy de acuerdo;

yo prefiero coser primero las piezas,

que se queden juntas y asentadas,

y meterme luego a remallar,

porque la remalladora tiene un problema muy grande,

que como te pases, te corta la tela.

Yo creo que hemos hecho bien con remallarlo después.

-Las pinzas iban delante. Esto está mal puesto.

-Lo has puesto tú. -Sí, lo he puesto mal yo.

-Vale, no pasa nada.

-Porque, si no me equivoco, monta para este lado.

-Ay, Dios mío.

-Fran. -Dime.

-Cariño, ¿por qué no vas planchando esto

y yo voy a mirar una cosita?

Mientras vas planchando, ve quitándole el hilito.

-Por favor, quiero que remalles este...

-Pero si yo remallo, tú descoses; todo no puedo yo sola.

-Por eso, dime dónde. -¿Ves la línea descosida?

-Vale. -Esta no, ¿eh?

-Vale. -La de más para aquí.

-Lo estoy viendo.

-¿Qué remallo? -Ahí; Borja necesita remallar algo.

Es la primera vez que grito a nadie.

Si mi madre me hubiera visto, me habría regañado mucho:

"¿Cómo puedes ser una niña así?".

-Se sale el agua.

¡A ver, un momento! Ay, qué susto.

-¿Qué ha pasado? ¡Por favor! ¿Me podéis explicar,

naranjas, por qué no me habéis hecho caso cuando he hablado

sobre la remalladora?

¡¿Me lo podéis explicar?!

¿Alguno o alguna?

¡Ahora nadie habla!

Hay que remallar antes de coser.

¿De qué se ríe Margarita?

Perdón, no... No, no, explícame.

Me ha entrado la risa;

cuando hago las cosas mal y me riñen, me entra risa.

Yo me lo tomo en serio, pero me gusta disfrutar del trabajo.

¡Estoy de Margarita hasta aquí!

El que me voy a descojonar soy yo

en el veredicto. Hasta luego.

A este señor hay que darle una tila porque le va a dar un infarto.

Esta edición la palma, eh; fijo, fijo.

-Se me caen las lágrimas. -Llora.

-No, que voy a manchar el traje.

Lo he pasado fatal

porque yo quería coser, y venga a echarnos la bronca y yo fatal...

Se va a creer que le faltaba al respeto,

pero es que no podía parar de reírme y reírme,

y lo he pasado un poquito mal.

-¿Pero aquí qué ha pasado? -Que se sale el agua.

-¿Por qué? -No lo sé.

-¿La has puesto en el vapor, aquí? -Pues no.

-Pues eso, ya está. -No, la verdad.

-Pero esto está mojado. -Pues lo planchas aquí,

si es una pieza pequeña. -Vale, espérate,

que la acabo de enchufar. Espera un segundo.

-Mira que me sentía inútil y lo estoy haciendo superbién,

en plan: ¿qué harían sin mí?

-¿Cómo vas? -Fatal.

La cremallera casi la tengo, casi; si consigo que me pase.

-Vale, pues muy bien. -Que no me pasa.

-Yo la subo, relájate. -No pasa.

-Sí, pasa, tenía un hilo atascado.

-No, es que la he cosido tan a la orillita...

-O sea, la cremallera está rota. No, no, espera.

-La cremallera está rota. -Bueno, da igual, vamos a seguir.

Si no la subimos, la dejamos bajada.

Soy Helen, tengo 38 años, soy dueña de una tienda de moda

en Paterna, un pueblecito de Valencia.

De siempre me gusta la moda y estudié diseño en Londres.

Trabajé en firmas de lujo

y llamaba la atención allí donde iba.

A mí me pasó como en las películas; un día iba andando por Nueva York

y me ofreció trabajo una gran diseñadora.

Mira qué camisa más chula.

En el momento más importante de mi vida profesional

me quedé embarazada,

pero decidí llevar el embarazo yo sola.

Con un niño pequeño, sin dinero, sin amigos, sin trabajo,

volví a España y empecé de cero.

Mi hijo se llama Dream, es el motor de mi vida

y se llama así porque es mi sueño.

Hace poco me volví a enamorar y el año que viene me caso.

Todo parece volver a su sitio, menos mi pasión por la costura

que aparqué hace seis años en Nueva York

y por eso estoy en "Maestros de la costura".

-Mami, te voy a echar mucho de menos.

-¿Me vas a echar de menos?

Yo también, mi amor.

La vida me ha enseñado a tener mucho carácter.

Soy una persona sincera,

no me callo y tengo mucha personalidad.

Aprendices, solo os quedan 30 minutos para terminar la prueba.

Vamos, chicos. Media hora.

Qué nervios. Os recuerdo a todos

que la prenda tiene que estar sobre el maniquí

para ser evaluada.

Quedan 30 min. He visto farolas que se mueven más.

Madre. -¡Dale!

-30 minutos; no llegamos ni hartos de vino.

-Era el cuello blusa y la sisa blusa.

Chicas, ¿qué tal, Helen, Laura? Pues poniendo todo nuestro empeño,

pero vamos, para ser la primera prueba de equipos,

anda que nos habéis puesto un vestido básico...

No te puedes quejar del look que te hemos escogido.

Vamos a ver, a mí me encantaría irme de aquí con él, pero...

No sabes lo que te espera.

¿Me podéis explicar qué ha pasado con la plancha?

Como los niños, "yo no he sido". ¿Quién ha sido?

A ver, he empezado yo, que se me salía el agua.

La verdad es que yo uso poco la plancha,

porque tengo una persona que me ayuda.

Me quedo tranquila porque eres la auténtica Beckham;

tiene gente que te plancha. No, por Dios, tampoco es eso;

pero a veces tengo ayuda en la plancha.

Pues aquí... Voy, que voy a subirlo un poco.

-No nos echéis. No, no os echéis vosotras mismas.

Vamos a poner todo de nuestra parte.

Ojalá estas dos chicas atrevidas llegaran a la final;

no hay cosa que me gustaría más. ¡Uh, uh!

-¡A tope las mujeres! Pero eso sí, la plancha,

hay que aprender. Ya me encargo yo.

-Esta semana, si no me echáis, me plancho yo toda la colada.

Venga, mucha suerte. Muchas gracias.

-Muchas gracias.

-Me estoy poniendo tan nerviosa, que no acierto.

Buenas. Hola.

-María, qué alegría verte. Voy a sentarme aquí.

Vamos a ver si sale bien la bragueta.

Mi abuela fue pantalonera. ¿Sí? Guau...

Me enseñó a principios de carrera y cosí con su máquina antigua.

Qué bien. En plan chapuzas.

¿Y decidiste estudiar moda? Sí.

¿Vas a hacer el pantalón tú entero?

Eh, creo que voy a hacer las terminaciones si puedo.

Tiene buena pinta. Muchas gracias.

A tope. Gracias.

Soy Marc Vidal, tengo 32 años, llevo desde los 19 años cosiendo

y empecé en el mundo de la moda porque de pequeño me obsesionaban

las zapatillas y la ropa de calle como vestido de traje.

Me encanta la cremallera desplazada;

soy fan de este diseñador.

Soy una persona a la que le gusta el deporte

y practico deportes como snowboard, skate, surf cuando puedo,

baloncesto, pádel, crossfit; un poco de todo.

Trabajé muchos años en el sector de la moda,

como dependiente en una tienda y de diseñador,

hasta que cerca de los 30 acabé quemado

y decidí cambiar de vida.

Rompí con mi novia de toda la vida y volví a la moda,

esta vez en patronaje, que me gustaba más

y se me daba mejor.

Conocí a Ashley, mi novia actual, que es de Florida,

y ahora estoy muy feliz.

Solo queda reconciliarme con el mundo de la moda

y cumplir mi sueño de tener mi marca propia,

sostenible y exitosa.

-Bego, ¿cómo va la cinturilla?

-No tengo ni idea. -¿Todavía está sin montar?

-Hasta que no tenga el bolsillo no se puede colocar.

-Céntrate en la cinturilla, por favor; si no, no montamos.

-Mierda, se me ha salido la cremallera. Mierda.

Chicos, tengo que... -Dime.

-Que tengo que cambiar la cremallera.

-¿Sí? -Mira que íbamos bien, me cago...

Tengo que cambiar la cremallera.

-Escúchame, yo creo que da.

Equipo verde, equipo naranja, por favor...

Tenemos aquí a la persona que más sabe de corte de este taller.

Hola, ¿qué tal? -Hola.

Os presento a Ilde, el director de patronaje

de Adolfo Domínguez; una figura clave.

¿Cuántos años llevas en Adolfo Domínguez?

Yo llevo en Adolfo Domínguez 20 años.

Te voy a pedir por favor que miremos las prendas

y veamos a ver qué nos salta a la vista.

Fran, Joshua. Aquí estoy.

Quiero que nos enseñéis alguna prenda.

Aquí está el pantalón, que está montándolo,

y aquí está la blusa, que está haciéndole el vuelto

para plancharlo para que quede bien.

-Aquí falta mucha, mucha plancha.

-Y saber coser también. -Las costuras deben ser uniformes,

de la misma medida...

Esto no da la calidad que debe dar una prenda

como lo que nos gustaría a nosotros, ¿no?

-Una buena confección es una buena confección.

Brava, dale caña. Estoy en ello.

-Mucha suerte y mucho ánimo. -Muchas gracias.

A ver, equipo verde.

A ver, ¿qué nos dejáis ver? El top, que me interesa bastante.

Ilde, ¿tú esto cómo lo ves? En este caso los cantos

deben ser de 0,5 cm; hay un poco más,

pero lo importante es que si es de 1 cm,

que sea completamente... -Uniforme, ¿no?

-Rectos y uniformes.

¿Vosotros dais esta prenda por terminada?

No. -Estamos montando la sisa ahora;

si nos das el placer de seguir con ella...

Pues ya podéis correr porque el tiempo se agota.

Quedan menos de 15 min para terminar.

Menos de 15 minutos, os lo digo.

¿Qué vas a hacer con la cremallera? -La vamos a cambiar porque...

-Yo creo que si le das caña, la arreglas.

-A ver, un segundo.

-Pues entonces no te ayudo y sigo con mi dobladillo.

-No concibo una prenda mal terminada.

Soy perfeccionista normalmente

y más en la ropa, que es mi afición

y tengo la suerte de dedicarme a ello.

Vamos allá, otra vez.

-Mamá, si me ves, he hecho lo que he podido.

-Menos mal que mi madre no entiende español.

Aprendices, a este momento lo llamo yo el momento de temblar;

quedan 5 minutos para terminar.

Cinco, cinco. Venga, Bego, tranquila.

La cremallera rota, da igual.

-Falta la cinturilla. -Y ahora se me sale el hilo.

-¿No tenemos la cinturilla puesta?

-¿Cómo vamos a ponerla sin cremallera? Es imposible.

-Vamos a dejarle y, cuando lo termines,

nos pegas un grito.

-¿Qué quieres? -Saca una aguja y mete... hilo,

para poner el botón, por lo menos a mano.

-Pónmelo, Laura.

-¿Le vas a echar vapor...? -Sí, pónmelo.

Aprendices, queda un minuto para terminar, 60 segundos.

Hay un maniquí desnudo.

¡Un minuto!

¡Un minuto, un minuto!

-Vamos, un minuto, un minuto.

-¿Y Begoña, y Begoña con el pantalón?

-Dale, dale.

-Begoña con el pantalón.

-Me estáis poniendo de los nervios. -Que sí da tiempo, un segundo.

-Un minuto para montar el maniquí.

Menos de un minuto para presentar la prenda.

Ahí, ahí. -Respira, respira.

-Dame un alfiler.

Recordad que lo que no esté sobre el maniquí no se valora.

30 segundos.

Ya va, ya va. -Vamos.

-Un segundo. -Que no hay segundo, Marc.

-Levántalo, sácalo, vamos a llevarlo como sea.

-En el izquierdo. -No me pongas nerviosa.

Cuidado, tenemos 20 segundos. -Corre, corre.

¡Diez segundos!

Dale la vuelta, dale la vuelta. Nueve, ocho,

siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

¡Tiempo! Quietos.

Fuera, fuera. Es que se cae.

Se suelta. Suéltalo.

Se suelta.

Lo cojo yo.

Suéltalo un momentito.

Esto es lo que presenta el equipo naranja;

un maniquí que no está colocado, que si lo suelto, se cae.

Joshua, ¿te importa ayudarme, por favor?

Acércame, Xiaona, el look.

Voy a ir a buscar el jurado,

que son ellos los que tienen... ver esto,

porque mirad que hemos visto cosas en "Maestros de la costura",

pero creo que lo del maniquí que se desmonta según lo sueltas

es novedad. Bueno, es un error nuevo.

De principiante. -Hay que mentalizarse y ya está.

-Bueno, chicos, esta barca llegó al puerto.

Hemos remado hasta llegar a puerto.

-Vale, ya está, chis. -Chicos, felicidades.

-No digas eso... -No demos nada por sentado.

-No, felicidades porque lo habéis acabado.

-¿Me das un abrazo?

No llores.

-Estoy con mucha rabia en los ojos porque fue un poco impotencia.

Si desde el primer momento, el segundo o el tercero,

me hubiera dado la prenda, el pantalón hubiera estado puesto.

Equipo naranja, como podéis ver,

el trabajo que habéis realizado está colocado sobre el maniquí.

Quiere decir que los jueces

finalmente han accedido a valorarlo.

¿Contentos? Sí.

-Gracias. -Gracias.

Xiaona, Joshua, no sé si queréis decirle algo a los jueces.

Yo asumo mi culpa de no habernos organizado bien con el tiempo;

pero yo asumo la mayor culpa.

¿Xiaona?

Yo quiero defender a mi grupo;

la norma es que si la prenda no está puesta en el maniquí,

no podrá ser valorada.

¿Lo que quieres decir es que no te parece del todo correcto

que se valore el trabajo del equipo naranja?

Como es mi equipo quiero defenderlo hasta la muerte.

Xiaona, el equipo naranja sí que ha presentado

una prenda sobre el maniquí.

El problema era que el maniquí no se sostenía.

Por eso lo hemos valorado, porque han cumplido las normas,

porque creo que si algo nos caracteriza

es que somos justos. Vale, de acuerdo.

-Me parece un poco feo.

O sea, tú defiende tu trabajo,

pero no tires arena al trabajo de tu compañero.

¿Alguien más quiere decir algo?

Yo quisiera disculparme con Joshua

porque la última orden que me ha dado no la he seguido;

ha sido un desacato al líder del equipo y quería disculparme.

-No pasa nada.

¿Quieres comentar algo, David?

No, después.

No, ahora.

Tiene que ser después de valoraciones.

¿Y por qué crees que vamos a hacer una valoración?

Pues lo voy a decir, pero no en este momento.

Pues vamos con el veredicto.

Bueno, empezamos con el equipo verde.

A ver. Sois seis para dos prendas;

era el día para luciros y hacerlo perfecto.

En fin... El top.

¿Quiénes son los responsables del cuerpo?

A ver, cuello desbocado, ningún centro marcado...

Pespunte de un centímetro, de medio, de uno y medio... Así.

Sisas sin rematar, sin coser, sueltas.

El chal es más corto porque hemos tirado tela

y ya no nos llegaba para poder colocar

y cortar el chal del cuerpo...

Y sobre todo una confección terrorífica.

La blusa, María, no está ni tan mal comparada con el pantalón.

Por llamarlo de alguna manera. Cremallera destrozada,

el botón brilla por su ausencia, los bolsillos hoy cero...

Mención especial por supuesto la asimetría.

Mira dónde empieza esto y este. En fin...

Y las piernas, cada una con una caída diferente;

esta cae abajo, esta está reliada...

El corte es patético.

Un poco triste

porque no lo hemos hecho bien,

pero al mismo tiempo son un poco lágrimas de alegría

porque hemos aprendido mucho, bastante...

Es una mezcla de cosas, como América.

Vamos a ver por aquí. El equipo naranja.

Mal remallado para empezar,

como os hemos insistido al principio.

Están todas las costuras rizadas, feas;

hay costuras de 1 cm, otras de 1,5 cm...

No hay centros, por supuesto;

es una cosa imposible de conseguir en este programa.

Bueno, el pantalón es el gran fiasco del grupo naranja.

No existe cinturilla, no hay bolsillos laterales...

Entrepierna sin coser, sin acabar.

¿Sabéis lo que me da rabia de verdad?

Que este pantalón tenía un potencial muy bueno.

Porque quiero decirte, Marc,

que el pantalón está muy bien cortado.

Aquí sí hay una simetría, hay una muy buena caída...

Se nota que tu abuela es pantalonera.

Si llegas a terminarlo, Marc,

te aseguro que te queda un muy buen pantalón.

Gracias.

¿Alguien del equipo naranja quiere decir algo? ¿David?

No, ahora no. ¿No? Bueno.

Yo sí quiero. Pues Margarita...

Me parece que tras la valoración que habéis hecho,

creo que tenéis un poco de razón...

¿Un poco de razón? Increíble, increíble.

Hombre, por Dios, su Alteza Real e Imperial doña Margarita Naranja

nos dice que tenemos un poco de razón.

No, no, es que yo ya... María, Palomo, Dios mío.

A mí no me hace gracia. Ni a mí tampoco.

¿En qué tenemos un poco de razón?

Porque creo que yo también tengo un poquito.

¿En qué? Creo que nos hemos organizado bien

en una parte

y nos hemos organizado mal en otra. Tú has estado a gusto

con tus amigos trabajando, pero el resultado es pésimo.

Eso para ti está muy bien, pero para nosotros no.

Antes de comunicaros nuestro veredicto,

os voy a contar una pequeña historia.

El origen de la palabra Ourense es el oro que se encontraba

en los ríos, en las corrientes de agua;

y dado que veníamos a Ourense,

nos esperábamos oro, oro;

y nos hemos encontrado con hojalata,

con chatarra, con basura.

Begoña, no haces más que hacer así, como las gallinas.

Porque estoy de acuerdo. ¿En todo lo que digo?

Sí.

Yo siempre respeto a un profesional que sabe más que yo.

Si en mi cocina mi chef me dice que lo estoy haciendo mal,

no le digo nada; el chef es el chef;

en este caso ellos son los profesionales.

Equipo verde, equipo naranja, María, Palomo y yo

hemos decidido que...

¡Los dos equipos iréis a la prueba de expulsión!

David, ¿a qué venía ese amago de aplauso?

Me he puesto nervioso y he aplaudido.

Ah... Vale, muy bien.

¿Me permites preguntarte si ha llegado ya el momento

oportuno para que oigamos eso que no se puede decir?

Sí. Pues adelante,

estamos deseando oírte. Si equipo ganaba,

me presentaba como voluntario para ir a la eliminación.

No porque me quiera ir,

sino porque creo que no estoy demostrando lo que valgo

y no sé cómo hacerlo.

Y no me apetece esperar al próximo programa.

Muy bien, está muy bien.

Te hemos ahorrado ese sacrificio, cual heroína griega.

Está muy bien, porque se aprende a coser cosiendo.

Resumiendo, suspenso general para los doce,

pero ha habido un aprendiz que ha destacado un poquito,

un poquito más,

y aunque ha estado a punto de perjudicar muy gravemente

el trabajo del resto de sus compañeros,

nos ha transmitido un poquito más de profesionalidad

que el resto de sus compañeros.

Ese aprendiz es Marc.

Te damos la enhorabuena,

pero no te vengas arriba porque a expulsión vas igual.

Aprendices, os queda una oportunidad a los doce

para salvaros.

Gracias a todos, nos vemos en la prueba de expulsión.

La prueba por equipos ha sido un auténtico desastre.

Los jueces regresan al taller muy decepcionados

con los aprendices.

Todos vienen con mandiles negros

y a uno de ellos le va a costar la expulsión esta misma noche.

El reto no es fácil, pero puede deparar sorpresas.

La motivación será crucial.

Que entren los aprendices.

Vamos allá.

-A la primera prueba de expulsión vengo muy nerviosa.

No me quiero ir porque tengo mucho por aprender aún

y esperamos y deseamos que no me vaya, claro.

Bueno, Raquel, para relajar un poco el ambiente,

tengo que decir que estoy fascinada con el vestido que llevas.

Me doy la vuelta para que lo veáis bien.

Precioso. De Marcos Luengo.

Maravilloso, parece una escultura. Guapísima.

Estás increíble. Muy bonito, como todo lo que hace.

Aprendices, no sé por dónde empezar.

Xiaona, la sensación que tuvimos todos

es que vimos en ti en la prueba por equipos

el arco emocional completo.

Te vimos llorar, te vimos reír, te vimos correr, te vimos gritar.

¿Era la primera vez que gritabas? Sí, en mi vida.

David, tú has definido a Xiaona como la mariposa de hierro.

Te creías que se iba a tragar todo y has visto que se impone.

Tiene carácter la tía, sí.

Es una tía fuerte, chula... Chula.

Chulilla.

Y... eso.

¿Tú quieres que a partir de ahora te llame Selena Winters?

Mira qué bonito queda Selena Winters.

Yo creo que sí. ¿A que sí? David es superaburrido.

Pues te llamaré Selena. Gracias.

A ver, Joshua, ¿te has sentido respetado

como jefe de taller?

¿Crees que tus compañeros confiaron en ti?

Faltaba un poquito quizá más de confianza,

pero ya nos vamos conociendo más;

así que para la próxima lo mejoraremos.

Si hay próxima. Si la hay, claro.

Aprendices, también pasó algo un poquito positivo

y que, dentro de todo ese caos, alguien destacó

como el mejor aprendiz de la prueba por equipos: Marc.

Y eso va a tener una pequeña ventaja.

¿Salvado?

-Va a repartir los materiales.

Mira, Marc, ¿y si yo te dijera que tú vas a poder

convertir mandiles negros

en mandiles blancos?

¿Te gusta la idea? Sí,

pero digamos que intimida un poco.

Es una gran responsabilidad.

Vas a poder convertir dos mandiles negros en blancos,

lo que significa que vas a tener

la posibilidad de salvar a dos aprendices

y garantizar su continuidad en "Maestros de la costura".

Y además también participas tú.

Por lo tanto, te puedes salvar.

Madre mía. Piénsalo.

¿Lo tienes? Sí.

¿Sí? Danos el primer nombre, por favor.

Joshua. -¿Yo? ¿En serio?

¿Tiene que ver con lo que pasó en la prueba por equipos,

ese momento de "tiro del pantalón, yo me quedo con él, no lo suelto"?

¿Le estás devolviendo de alguna manera lo ocurrido?

No, obviamente él tiene un estilo muy marcado

y es muy bueno en lo que hace,

pero creo que si sigue en el programa puede tener opciones

de seguir aprendiendo en otros estilos.

Segundo nombre, por favor.

La Brava. -¿En serio?

Necesito dos argumentos en este caso:

uno, por qué la Brava; dos, por qué no tú.

Porque a pesar del potencial que tiene,

tuvo un mal inicio en la primera prueba,

y no me he salvado yo porque estamos aquí

para ponernos a prueba; entonces, vamos a ello, no sé.

Borja, he visto que te has quedado

como que te ha bajado el volumen del pelo.

(Risas)

¿Te veías como uno de los posibles salvados?

No sabría decirte. Esto es una competición,

cada uno tiene sus estrategias; tampoco me sorprendo ante ello.

Joshua y la Brava pueden avanzar hacia acá

para que le dé sus mandiles blancos.

Continuáis en "Maestros de la costura".

Gracias, tío.

-Me ha sorprendido mucho que Marc me haya salvado.

Lo normal hubiera sido que se hubiera salvado él

y que me lo haya regalado a mí es como...

el regalo más grande que alguien te puede dar,

y más en una prueba en la que estamos los doce.

Brava, póntelo, por favor,

y ahora sí, la Brava continuará una semana más en el programa.

Lo mismo te digo, Joshua.

Has pasado la primera criba, sigues en el programa.

Gracias, muchas gracias. Gracias, compi.

Bueno, ¿sabéis dónde se colocan los salvados?

Sí, para allá, ¿no? Pues a vuestro sitio.

Me ha sorprendido que Marc me salvara

a pesar de lo ocurrido en la prueba por equipos.

Con las ganas que tengo de estar aquí,

le estoy superagradecido.

Qué fuerte.

Aprendices, ¿qué tendréis que hacer en este reto de expulsión?

Hemos preparado un reto que a mí me hubiera encantado

que me lo hubieran planteado cuando empecé a estudiar.

¿Eso fue hace siete siglos?

Hace cuatro o cinco años.

A ver, el caso es que es una prueba preciosa

que además cualquiera

de los que nos está viendo desde casa

dando una segunda oportunidad

a la ropa que no quieren volver a ponerse

y estoy seguro que de esta prueba

van a sacar un montón de ideas

que pueden poner en práctica sin problema.

Muy bien.

Si alguien sabe lo que es convertir en oro la segunda mano

es nuestra siguiente invitada.

Es la dueña de la mayor tienda de Europa de vintage,

con 800 m2,

con ropa, todo tipo de prendas, muebles, objetos,

complementos, de todos los estilos y de todas las épocas.

Desde Vintalogy, Madrid, Teresa Castanedo.

Que venga Teresa, que tiene una super-megatienda

vintage, que yo soy una loca del vintage,

es un lujazo.

Teresa, bienvenida. Gracias por invitarme.

Me encanta el programa, el plató... Hola a todos.

Me encantan las pruebas y los miembros del jurado.

Hemos hablado de esa primera tienda, el primer Vintalogy;

ahora ya son varias en Madrid.

Tú eres periodista de profesión. Sí.

Y hay un momento en el que aparcas esa profesión

en la que llevabas años y con éxito,

porque ves un camino que tiene que ver con la ropa vintage.

¿Por qué tienes esa intuición, qué ves?

Hace dos años vimos que se estaba produciendo

un cambio en los hábitos de consumo,

el cuidado del medio ambiente y dejar atrás esta última década

de hiperconsumismo que hemos vivido todos.

Y así nació Vintalogy.

Y ahora es algo normal e incluso... Voy a usar una palabra inglesa;

incluso "trendy".

Y "cool". Trendy y cool. Y cool.

Pero hasta hace muy poco había

un poco de incomprensión,

de reticencia, de repelús...

Sí, es cierto. Hacia la ropa de segunda mano.

Pero ahora mismo compartimos los coches,

las motos, hay aplicaciones... Hasta las parejas, Teresa.

¡Uh!

Tranquilos, aprendices, fuera de bromas,

María, Palomo... ¿Lo enseñamos, Caprile?

Por supuesto.

Ole, ole, ole.

Es ganchillo. -Qué maravilla.

-Qué chulo.

Arantxa, ¿tú qué ves aquí?

Pues creo que son sábanas, mantas, colchas...

Efectivamente; vais a tener que transformar

una colcha en una prenda, totalmente libre, la que queráis.

Qué bien. Y dejad volar vuestra imaginación,

sed creativos.

No hagáis una ridiculez.

Pensad en algo bonito que sea apetecible.

En cualquier caso, como no somos tan malos,

tenemos una muestra para enseñaros.

Hala.

Una imagen vale más que mil palabras.

Como veis, es un... abriguito

que hemos creado a partir de una colcha de las que hay

en cualquier casa de abuela

hecha con estos cuadrados de ganchillo croché

que se unen entre sí.

Yo tengo en casa unas cuantas telas de lunares

que me robé de la feria de las casetas,

que algún traje de gitana puede salir de ahí.

Bueno, os tengo que recordar,

para que no os pase lo de la primera prueba,

que lo primero es bocetar, ¿de acuerdo?

Voy a mostraros un objeto que creo que conocéis:

el imperdible de "Maestros de la costura".

Quien lo pida tendrá la ayuda de uno de los mandiles blancos

para asistirle, coser con él, patronar; lo que sea.

Una ayuda que tendrá una duración de 20 min.

Pero eso no significa que ellos deban aceptarla;

podrían rehusar ayudaros.

Y lo más importante, hay un imperdible

por cada programa de "Maestros de la costura",

solo uno.

Si tenéis claro que lo necesitáis o intuís que es el momento,

pedidlo porque si se lo lleva otro no tendréis esa oportunidad.

Pero cuando toméis esa decisión recordad

que solo podréis usar el imperdible

una vez en todo vuestro recorrido en "Maestros de la costura".

Por tanto, es una decisión difícil.

¿Ha quedado claro? Sí.

Aprendices, en vuestra primera prueba de expulsión,

tenéis 90 minutos

para sorprender a los jueces y a Teresa.

Tenéis una única oportunidad para entrar en la mercería

y coger todo lo que necesitéis.

Tenéis que firmar la prenda, tenéis que plancharla

y tenéis que ponerla sobre el maniquí

antes de que se agoten esos 90 minutos.

¿Listos? Sí.

Si no lo estáis, da igual.

La prueba comienza en tres, dos, uno... ¡A coser!

¡Vamos!

Pensadlo bien.

-¡Ah! -Lo siento.

-Ay, madre mía.

-Cuidado con las tijeras.

-Ya, es que me han hecho daño.

A la próxima ya lo sé.

Begoña y yo hemos ido a por la misma tela.

Ella había metido la mano y la he quitado;

la he ido a meter en la otra y Fran la había cogido...

Y se la ha llevado.

He cogido la de al lado porque ya...

-Falda...

¿Tú también? -Sí, hay dos.

-Vale, ya está.

-¡Venga, Borja, no te despistes!

¡Venga, Marc!

¡No os olvidéis los hilos!

-Patrón, cinta métrica, los hilos... Vale.

-David, ¿lo llevas todo, cremallera y todo?

-Sí.

Ahora que tengo que tela que quiero

me voy poner supercontenta con mi faldita supermona.

Voy a hacer un "total look": top y falda.

Y los zapatos fuera.

Ay, mido medio metro menos.

-Estoy superbloqueada.

Para hacer un abrigo como el de la muestra

hay que hacer un cálculo preciso para poder sacar

todas las piezas necesarias de una sola colcha.

La pieza de la espalda debe tener al menos la mitad

de la medida de la cadera.

Con mucho cuidado para que no se deshagan,

separamos los cuadrados cortando las puntadas de unión.

Para los delanteros recortamos dos tiras de la colcha.

Unimos las piezas del delantero con la espalda

por los hombros y los costados.

Para crear las mangas,

separamos dos rectángulos simétricos,

los doblamos y cosemos.

Unimos las mangas al cuerpo.

Por último, rematamos la pieza

con varias vueltas de croché o ganchillo.

Aparte de ser profesionales por vuestras habilidades,

también supongo que por vuestra intuición,

por poder entender qué pueden hacer con esos tejidos.

¿Hacemos un repaso? Venga.

¿Por dónde queréis empezar? Por Begoña mismamente.

¿Qué os parece la tela que ha elegido?

La tela es preciosa, es vistosa.

Tiene ese aire setentero muy bonito, ¿no?

Y es lo más.

Esto que voy a hacer a mi nuera le iba a quedar precioso.

-Verás tú que sí.

Sobre todo es fácil para trabajar.

Si te vas al croché, como está Borja,

eso ya es otra historia, es mucho más complicado.

O la que le han dejado a Marc. Esa es la más difícil.

Han sido muy listos y estamos muy contentos,

porque se ha quedado última. Marc está haciendo su patrón

y a mí me parece muy arriesgado en una prueba de expulsión.

Pero es que la creatividad exige riesgo.

Ya, pero es que el material que tiene

es para cortarlo lo menos posible.

Yo en una prueba de expulsión hubiera sido más conservador

y hubiera ido a lo fácil,

lo que tiene David, lo que tiene Xiaona,

que son texturas y materias mucho más fáciles de trabajar.

Qué ordenada estoy trabajando, no parezco yo.

-Yo voy a marcar el centro.

Estoy viendo que muchos de esta temporada

trabajan directamente en el maniquí, es algo nuevo.

Están modelando, sí. Qué interesante.

A nosotros nos encanta el modelaje. Total.

¡Uh! Madre...

-Es diabética, se ha desmayado.

-Esto para unirlo, como no se me una con hilo,

me puede dar algo.

-Estoy yo igual, Arantxa, estoy igual.

Esta prueba la veo con bastantes papeletas

de cara a mi expulsión,

ya que el punto no es algo que domine;

entonces ando cuanto menos como pez fuera del agua.

Traigo una cosita. ¿En serio?

Hoy, Brava, vas a tener doble premio.

Qué guay. Aquí tienes el nuevo libro;

ahora que no estás cosiendo el puedes echar un vistazo.

Es el manual imprescindible

para diseñar y coser tu propia ropa,

porque incluye además los patrones. Genial.

Nos pondremos a estudiar. Falta hará.

Falta nos hace, sí.

¡Muchísimas gracias! De nada.

Marga. -Dime.

-¿Cómo vas? -Ahí estoy.

No es fácil lo que quiero hacer.

-Parece la manta de mi abuela.

-Es imposible coserlo.

-¿Cómo va a meter ese croché por la máquina?

Se la va a cargar. -Tela marinera, misión imposible.

-La tela de Arantxa la va a tener que coser a mano.

-¿Qué pasa?

-Auxi está perdida. -Algunos son buenos, pero lentos.

-La espalda...

Ya me están entrando los nervios.

Veo que ya no va la cosa como yo pensaba.

-No las está cortando al lomo.

-Cortó cuatro trozos... -Y ahora no sabe cuál es cuál.

-El "total look" lo vamos a ir dejando.

Lo principal es la falda y, si me da tiempo, el top.

-Estoy angustiada.

No para de patronar. Le voy a meter un puñetazo y todo.

-Tiene la mitad del tiempo para patronar y cortar

y la otra mitad, para coser.

-Pero muchos ya lo tienen medio montado.

-Me encanta.

-Laura, ¿cómo vas?

-Bueno, luchando con el tejido este.

-Yo no puedo coserlo con la máquina.

-Arantxa está cosiendo a mano.

-No puede pasar la máquina.

¡Venga, Marc!

El de Margarita va a ser una pasada.

-Sí, lo estoy viendo.

-Es que Margarita además va muy sobrada.

Cada español desecha al año 9 kg de ropa,

lo que genera más de 350 000 toneladas

de restos textiles.

Este dato convierte el reciclar en obligación

y pone la moda vintage en un lugar casi prioritario

a la hora de renovar el armario.

Teresa, por lo que yo recuerdo, que yo tengo una edad,

el local donde montaste Vintalogy era una tienda de colchas.

Sí, de telas, colchas...

Era una tienda que se construyó en 1898

y todavía muchas señoras vienen y preguntan por las telas.

"Pues que ya no se venden telas".

La verdad es que es un local impresionante.

¿Por eso te has animado a hacer desfiles de moda?

Para demostrar que con la ropa vintage se puede hacer moda.

Total. Ahora se piden experiencias,

ir a comprar algo y pasarlo bien comprando.

Mensualmente hacemos una fiesta de electrónica,

lo más moderno con lo más antiguo.

Es una buena experiencia. Total.

Y también vamos algunos que coleccionamos.

Yo ya conozco a otros frikis como yo que coleccionamos ropa.

Marc me pone nervioso.

Caprile, ¿puedes contar cuál es tu prenda favorita?

Más que una prenda, son recuerdos.

Son dos mantas preciosas...

En fin, es un recuerdo un poco doloroso.

Con las que mi madre de chiquinina,

cuando bombardeaban Roma,

eran las que usaban para refugiarse.

Qué historia tan bonita. Está muy relacionado con la prueba.

Ay, qué bonita historia, claro que sí.

Helen le está dando vueltas para delante y para atrás.

Helen, no te compliques mucho. -Ya, estoy pensando.

-Es que esto no hay por donde cogerlo.

Aprendices, no es algo que me guste recordar,

pero veo necesario hacerlo.

Habéis consumido 45 min de la prueba;

solo os queda la mitad del tiempo.

Vale, gracias.

-Otros 45. -Ni uno más, ni uno menos.

-¿Cómo vas? -Mal no, fatal no, nefasto.

-Es que con esta presión.

-Estoy cosiendo todo a mano. -Ole.

-Yo y coser a mano... somos enemigos.

No, no; todo lo que sea a máquina, lo que quieras; pero mano...

-Respira hondo, Begoña, que esto hay que hacerlo.

Sí o sí.

-Es que coser esto, tela marinera.

-Cuando termines, avísame. -Vale.

-¿Por qué se me corta el hilo?

Joder con el tejido este.

-Me tiembla todo.

Selena. Dime.

¿Cómo estamos? Me está temblando el pulso.

Quería hacer un "total look", con un top, pero...

De momento vamos por la falda. De momento sí.

Esto es como la espalda...

Me falta coser este... Tú empezaste a coser

para hacerte ropa para ti. O sea sí,

o para la chica que soy yo. ¿Y qué te dicen tus padres?

No les gusta mucho. ¿Querían que fueses abogado?

Diseñador gráfico, creo.

Cuando les dijiste que entrabas en el programa,

¿qué te dijeron?

Les llamé para decirles:

"Entro en 'Maestros de la costura', estudio Diseño de moda"...

Ah, ¿no lo sabían hasta que has entrado al programa?

¿Por qué tienes que engañar con respecto a estudiar moda?

Este mundillo no les hace mucha gracia.

¿A qué se dedican? Mi padre es albañil

y mi madre es limpiadora,

y no les gusta el qué dirán, que hablen...

¿Estás hablando de tu condición sexual?

Sí, y de todo un poco.

Cuando vaya a la final, si es que llego,

me gustaría que estuviesen ahí, o donde se pongan.

-Seguro. -¿Seguro?

-Si llegas. -Si llego.

Ten cuidado, no estás muy salvado. Vale, gracias.

Me voy a mi casa.

No tengo ni la cinturilla puesta y está quedando todo un poco raro.

No sé si puedo salir del paso, no lo sé.

Ojalá que sí, pero no sé.

-Mi idea es con las colchas que nos han dado

hacer una cosa de base

y luego una riñonera en plan cortando retales,

como el bolso de Loewe, el típico bolso Puzzle,

para unir todas las cosas y destacar tu personalidad.

-Con tanto alfiler, ahora no me aclaro.

Aprendices, entramos en la recta final.

Solo quedan para terminar... No, porfa.

¡20 minutos de prueba!

¡Ay! -Vamos, Selena, no te desanimes,

que te veo la cara...

Y aprendices, os recuerdo que tenéis un imperdible

que ahora mismo significaría

tener dos manos que os pudieran ayudar.

¡Raquel! -No, tío, Borja no...

-Quiero el imperdible. ¿Quién quieres que te ayude?

A poder ser, Joshua.

Joshua, ¿quieres ayudar a Borja? Sí, claro.

Colócate aquí, por favor, Joshua. ¡No hay tiempo!

Estás nerviosa, Raquel. Sí, mucho.

20 min para ayudar a Borja. ¡Venga, dale!

-¿Qué necesitas?

-Necesito que me coloques por aquí a mano unas plumitas bonitas...

-Dame, las coso.

-Que monten aquí, si puedes. Le he pedido ayuda a Joshua

porque a la hora de Raquel cantar los últimos 20 minutos

y en vista de que era un saco que no había por dónde cogerlo,

había mucha... -Te faltaban dos manos más.

-Ahora se me desenhebra la aguja, me cago en la leche.

Venga, Begoña, remata una manga.

-¿Qué tal, Marc? -Este tejido es un drama.

-Mételo todo dentro y cóselo así, que quede más o menos.

-Mil gracias, tío. -No, qué menos.

Lo que necesites, y más para ti.

Helen. Hola.

¿Qué estás haciendo? A ver, como este tejido pesa mucho,

quiero hacer una capita de estas con mangas de murciélago.

¿Has elegido la que te gustaba más?

No, no he podido, se me han adelantado.

Teresa, Helen es la única que se dedica a lo mismo que tú;

ella también tiene una tienda, ¿no? Sí, sí.

-¿Y qué vendes? -Vendo ropa moda "low cost".

-¿Y te va bien? -Sí, muy bien.

-¿Sí? Qué bien, me alegro.

Londres es una ciudad en la que has vivido,

pero la ciudad que te cambia no es Londres.

No. ¿Cuál es?

Nueva York. Estás temblando.

Sí, porque me recuerda a muchos momentos.

Conoces a un hombre del que te enamoras;

o sea, pasa todo allí.

Sí, a mí me pasó. ¿Y por qué te viniste?

Tuve un percance con el padre del nano estando embarazada

y me volví yo sola a España.

Madre mía. Y aquí estoy a ver si puedo

seguir mi sueño.

Eres una campeona. Mucha suerte, aprovecha el tiempo.

Muchas gracias. Mira cómo te mira Caprile.

Ya lo he visto.

Gracias.

-Estoy como para nadar en mi cuerpo del sudor, tío.

-Normal; tranquilidad.

Aprendices, atentos, aprovechadlos

como si fueran los más importantes de vuestra vida.

Y lo son. Son los últimos tres minutos...

¡¿Tres?! De la prueba de expulsión.

David se va. David se va.

-David, no te entretengas. Venga, chicos.

-No jorobes que no me entra.

-Voy para allá.

Aprendices, último minuto para terminar.

¡Último minuto!

No, porfa...

-La suerte está echada.

-Venga, chicos.

Pueden ser vuestros últimos segundos en el programa.

No, por Dios, los últimos no. ¡Vividlos!

Y el tiempo termina en cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo!

Todos junto al maniquí, por favor.

Dejadlos ahí de momento.

No está tan feo.

Joshua, por favor, ven.

Te voy a quitar el imperdible.

Mucho estrés, ¿no? Sudando.

Pensabas que te ibas a librar y al final no.

Lo que sea ayudar.

Vuelve con la Brava. Gracias.

-Sudando, a toda pastilla, ¿qué le faltaba?

Hay muchas valoraciones difíciles, siempre son difíciles;

la de hoy yo creo que es especialmente compleja

para nuestros jueces.

Por eso tampoco vamos a hacer que Teresa Castanedo

pase por ese mal rato.

Os pido un fortísimo aplauso para Teresa Castanedo,

que sale del taller de "Maestros de la costura".

Teresa, te acompaño yo por aquí.

Pero antes de irte,

así, echando un vistazo,

¿qué te parece lo que ves?

Tengo mi preferido.

¿Cuál te gusta? El de Marc.

¿Quieres decirle algo a los aprendices?

Mucha suerte a todos, que os vaya muy bien,

aquí y en la vida. Gracias, Teresa.

Estoy muy orgulloso de lo que he hecho y...

No cabe la alegría en mi cuerpo ya.

Aprendices, ha llegado el momento.

Ahora los jueces van a valorar prenda por prenda

vuestros trabajos.

Mucha suerte a todos.

Begoña, por favor, ¿puedes sacar tu maniquí?

A ver qué pasa.

Bueno, tengo que felicitarte

porque por primera vez

veo por fin un centro marcado

en una prenda en "Maestros de la costura".

Está muy bien y todo esto, Begoña, en 90 minutos

y en una prueba de expulsión.

Tienes que sentirte muy orgullosa.

La verdad es que me siento.

Un beso, Begoña. ¡Oh!

-Me siento superorgullosa. El aplauso me ha llenado un poco,

la verdad; lo que tampoco quiero es llenarme de ego.

Fran, por favor.

Vamos al lío.

¿Has escuchado lo que le hemos dicho a Begoña?

Sí, lo de los centros. ¿Veis? El bordado recto en la falda

y el escalón que hace aquí, en el centro del cuerpo.

Está desviado igual que yo.

Y con un mantón de Manila o algo así tan bordado,

una saya de virgen, no haces un pichi,

que es una cosa un poco infantil.

Sí, reconozco los fallos, y los voy a trabajar y demás.

Inspírate en tus vírgenes y en tus cosas.

No vivimos en Nueva York, vivimos en el sur,

donde lo más extravagante que hay es una procesión.

Bueno, pues muchas gracias. De nada.

Queremos seguir viendo fantasía. Folclore.

No he intentado tapar ningún fallo con el fajín;

lo he tapado.

Cuandolas vírgenes tienen algo malamente,

pones la cinturilla y desde lejos eso no se ve.

Mi vestido desde lejos tenía un buen lejos;

pero te pones a mirarlo de frente

y eso tiene más fallos que mi test de conducir.

David, por favor, ¿sacas tu maniquí?

Cuéntame qué te parece tu prenda.

Un poco fea.

No ha salido tan bien como yo esperaba.

¿Qué ha pasado entre el boceto

y este medio look que has presentado?

Pues que me he confiado.

A ver, David, yo veo unas intenciones

y veo diseño, y veo una idea conceptual

y veo que puedes aportar un aire fresco y moderno.

Y por lo menos has patronado, cortado y cosido.

David, olvídate de tus miedos.

Y disfruta. Claro, y disfruta.

Quiero que confíes en ti, tienes un potencial muy fuerte

y eso es lo que queremos. Es lo que queremos ver.

No quiero llorar otra vez, soy la llorona del programa.

-Ay, mi niño, pobrecito.

Venga, ánimo, David. Muchas gracias.

Yo voy muy de segura de mí misma

y en verdad no soy tan sumamente segura de mí misma.

Tengo algún que otro... Entonces claro, me ha jugado

una mala pasada mi seguridad, pues sí.

He ido de chulita y cuando Raquel ha dicho: "25 min",

yo: "Hala, venga".

A ver, Margarita,

explícanos qué querías contar, expresar, con este traje.

Cuando han descubierto todas las colchas,

me ha encantado esta, me ha enamorado.

Me gustaba porque me permitía hacer un modelaje en el maniquí,

que nunca yo lo había practicado, y me apetecía...

¿De verdad que no has hecho modelaje en tu vida?

Margarita, no me lo creo. Bueno, pues...

¿Tú no has visto las temporadas anteriores del programa?

Eso sí. Ah.

He visto la televisión, pero practicarlo directamente no.

Marc, ¿qué opinión tienes?

Porque por tus caras, alguna opinión te habrás hecho.

Yo sé que ella ha seguido las dos temporadas

y ella entrena para las competiciones.

Entonces desde este punto de vista,

por supuesto que creo que algo habrá hecho.

No se lo creen porque te ha salido muy bien.

Ah, me alegro, creía que era por lo contrario.

Pero te quiero decir algo; yo en ningún momento voy a criticar

la competividad porque yo soy muy competitiva también

y me encanta. Si no lo creen,

no puedo hacer nada. Claro.

La suerte del principiante, ya está.

-Yo solo digo que si me quedo de lo único que va a servir

es para el siguiente esforzarme el triple

para demostrar que las cosas no son por casualidad,

sino porque a lo mejor valgo.

Helen, por favor, ¿nos puedes sacar tu maniquí

y nos cuentas, por supuesto, qué has hecho?

Bueno, pues partiendo de que esta colcha pesa un montón,

he hecho algo un poco amplio para que quedara un poco vistoso,

porque la tela es un poco fea, pero bueno...

Yo creo, Helen, que no has sabido sacar ningún partido a la tela.

No hay costuras.

Ni hay un buen patrón ni has cosido nada.

Esto tiene una forma de saco de patatas tremenda.

No tiene utilidad; al menos para humanos,

porque dime tú qué cabeza cabe por aquí.

La tuya desde luego que no.

La mía muchas veces no cabe en muchas cosas.

Pues a ver la mía, a ver si entro yo.

Porque una cosa, Helen,

como no me entre a mí no le entra a nadie.

Caber sí que cabe.

¿Caber cabe? Hombre, escúchame,

si me lo cargo... Que no la va a poder sacar.

¿Qué utilidad tiene una prenda que no te puedes poner?

Sí, os doy la razón, pero la tela pesaba un montón

y me ha costado mucho manejarla. Esta tela no tiene complicación.

De hecho, es de las telas más sencillas.

Ya. Yo ni le veo utilidad...

Además, aquí tienes una cosa, aquí tienes un escalón...

Es que no me ha dado tiempo. Yo tu trabajo hoy no lo entiendo,

no lo veo, y ni se puede poner.

No sé, Helen, puedes volver a tu sitio.

Gracias. Gracias.

Me parece muy injusto porque la tela era imposible

y con un cuarto de hora más,

lo hubiera podido arreglar un poco más, pero es lo que había.

Xiaona, cuéntame tu prenda.

Como es una tela que no me gusta

y como el retoque importante para mí era mi riñonera,

en el vestido solo he hecho un vestido de base.

Esta tela es un brocado precioso, de algodón...

Bonito además. Que te alejas de una colcha.

Encuentras esto en una tienda de tejidos

y te lo compras.

Ahí haces un traje de novia maravilloso.

Yo he usado telas de estas así.

A mí lo que me hace gracia es el... No sé cómo se dice esto...

El deshilachado. Ah, vale, el deshilachado.

Vale, vale, el no rematar. El no rematado.

Pero ¿este es tu estilo?

Lo que yo me planteaba era hacer una base de vestido,

pero arriba he sacado el patrón de un chaleco,

para que sea más ancho;

dentro puedes ponerte cualquier cosa que tú quieras.

Yo te tengo que decir;

tienes una buena base, la idea me gusta

y la riñonera es graciosísima;

entiendo que está inspirada en el bolso Puzzle de Loewe,

y has sido muy atrevida haciendo dos prendas;

eres la única que ha hecho dos prendas;

una de ellas complicada;

pero creo que necesitas organizarte mejor el tiempo.

Te digo todo esto no para que te quedes triste,

sino para que aprendas. No te quiero ver así.

No, es... Eres la mariposa de hierro.

Es lágrima artificial que acabo de echar.

¿El qué? ¿Qué?

Ah, que es artificial. Artificial.

Como las de Sara Montiel. Increíble, increíble.

Gracias, Xiaona. Eso no es artificial.

Gracias a vosotros.

Ha sido mucha emoción y muy tenso el ambiente,

todo eso...

Yo creo que es una mezcla de muchas cosas a la vez.

Es como el cocido madrileño; hay muchas cosas dentro

y no sabría decirte, ¿sabes?

A ver, don Borja.

Háblanos de tu creación.

A ver qué dice.

-Bueno, principalmente comentar que había escogido la influencia

de la Antigua Grecia; ese tipo de drapeados diagonales;

y unido a que es la primera vez que coso punto y más de este grosor

pues me ha llevado a este resultado.

¿Te alegras de haber pedido el imperdible?

Sí, he sido consecuente y he preferido gastarlo ahora

que no gastarlo

o marcharme sin haber consumido esa oportunidad.

Si me permites, Borja,

algo que no entendemos ninguno de los tres...

Son las plumas.

De todos los colores que hay en la colcha,

has ido a elegir el único que no tienes aquí.

Con lo estiloso que tú eres, ¿te gustan esas plumas?

¿Crees que son necesarias? No.

-Tú tienes ese traje y me dices: "Ponle las plumas",

y le digo: "Las pones tú, yo no te las pongo".

Coherencia entre materiales, Borja.

A decir verdad no estoy muy contento con mi diseño,

he cometido fallos de logística

y de gestión muy grandes,

y como siga esa trayectoria, pues bueno, malas noticias.

A ver, Marc, cuéntanos qué has hecho.

Partiendo de que las colchas no son lo mío,

lo he mezclado con tejido denim.

Entonces al final le he dado un aire renovado.

¿Te has arrepentido en algún momento de no haberte salvado a ti?

Sí, en cuanto habéis destapado las colchas.

Es indudable que lo has sabido trabajar estupendamente.

Es precioso.

No había otra forma de trabajarlo que esta.

Era la más complicada sin duda. Muchas gracias.

Después de esta valoración tan buena de los jueces,

estoy supercontento de haber salvado a mis dos compañeros.

Arantxa, acércanos tu trabajo.

Debo decir que con esta tela he tenido

muchos problemas porque la he cosido toda a mano.

Que por lo que he podido entender es la primera vez

o de las primeras veces que has cosido a mano realmente.

Sí, sí. Porque tú llevas practicando,

pero con la máquina de coser.

Bueno, y quería dedicársela a mi abuela

porque mi abuela, que era modista, se hacía chales ella,

y los madroños se los he querido añadir incondicionalmente

porque ella era andaluza, de Jaén, era un significado para ella.

Has sido muy resolutiva y te has buscado la vida,

que eso en este taller lo valoramos muchísimo.

Gracias. Gracias, Arantxa.

Gracias.

He sido la única que he tenido que coser a mano.

Mis compañeros han podido coser a máquina

y, aunque no sea una cosa muy vistosa o muy voluminosa,

estoy satisfecha.

Laura, cuéntanos tu prenda, por favor.

Esto es lo que he llegado a coger.

He decidido hacer este tipo de poncho Coachella.

Sí, sí. ¿Eso qué es?

Coachella es un festival de música, en Los Ángeles.

Ah, vale. Y tiene tendencia étnica.

Yo llego hasta el festival de Eurovisión, poco más.

No te preocupes, que te llevamos al festival de Coachella.

Tú es que eres muy antiguo, Caprile; pero un poco chic...

Una cosa así Coachella.

Tengo que decirte que has sido muy resolutiva.

Creo que has hecho la ley del mínimo esfuerzo.

Es que no podía... Hago un agujerito,

meto un cinturón, lacito... He ido a lo seguro, la verdad.

Explícame por qué la etiqueta bordada en un corazón.

Porque soy muy glamurosa, un poco de paz y amor,

y en honor a mi familia, para que sepan que me acuerdo

siempre de ellos y que los llevo en el corazón.

Seguro que están muy orgullosos de cómo has resuelto la prueba.

Gracias.

Me ha resultado un tejido dificilísimo.

No he trabajado nunca con ese tejido,

y al final creo que ha quedado una cosa

con bastante gusto, modernito, y que yo misma me pondría.

Jueces, entiendo que tenéis que deliberar.

Sí, Raquel.

Pues esta tensa no, sino tensísima espera,

la vais a tener que vivir en el probador.

Os pido a todos que esperéis al veredicto.

Mucha suerte. Gracias.

-Estoy muy nervioso; posiblemente me pueda ir.

No quiero, ojalá que no, toco madera.

No estoy seguro de que David esté preparado

para el nivel que tenemos aquí. Eso es verdad.

Ay, David, ay, David.

Lo que me falta es más técnica. -Eso es coser y coser.

Marc hoy ha trabajado de maravilla, eh.

La verdad es que lo ha solucionado fenomenal.

Estamos muy contentos. Estamos muy contentos.

Sinceramente estoy muy orgulloso del mío.

-Te lo han dicho ellos. -Te ha quedado superlimpio...

-No llores. -Pero no me gusta mi valoración.

-No digas nada de lo que luego te arrepientas.

-Yo acepto todas las críticas,

pero he visto cosas muy injustas y me da mucha rabia.

El saco de patatas es imposible.

No tiene sentido comprar una prenda para no ponértela.

Sabemos que una prenda que no se puede poner no es una prenda.

Para defenderte tú no tires por tierra el trabajo de otros.

-Pero lo voy a decir. -Después.

-No, no, me da igual, lo voy a aclarar, lo voy a decir.

-Hoy es el día de los llantos.

-Yo no lloro nunca. -Ni yo.

¿Listos? Los jueces tienen un veredicto.

Vamos.

Por favor, Palomo, María, Caprile.

Aquí están cuatro de vuestros trabajos.

Para mí y para mis compañeros

es probablemente

uno de los peores momentos del programa.

Xiaona, tu vestido y tu riñonera son muy modernos, como tú;

pero este vestido hoy no está ni rematado.

¿Tienes algo que decir? Me queda mucho por aprender

y creo que con el tiempo puedo hacer mejores trabajos.

Xiaona, ven conmigo.

Colócate aquí.

Marc, por favor, ¿puedes venir?

Marc, tenías en tus manos el poder de librarte

y continuar una semana más en el programa.

Y todos sabemos que para ganar hay que arriesgar.

¿Te alegras de haber tomado esa decisión?

Estoy satisfecho con mi resultado. Me ha salido bien la jugada.

Nosotros también estamos contentos de que hayas tomado esa decisión

porque ha sido la acertada

y te felicitamos. Muchas gracias.

Helen, prácticamente no vemos costura en tu prenda.

Hombre, todos los días no coso colcha,

pero debo decir que para mí pesaba mucho

y me ha costado mucho manejarlo en la máquina.

Este material era el más sencillo, el más agradecido.

Estos tejidos como de toalla se cosen solos.

Lo has escogido tú. Lo has escogido tú.

Pero porque ha ido todo el mundo corriendo y he cogido...

Igual que todos. Igual que todos.

Las oportunidades han sido las mismas.

No lo sé.

Helen, tú tienes una tienda.

¿Te comprarías una prenda que no puedes ponerte?

No, eso no.

Helen, acompáñanos, por favor, al lado de Marc.

David, por favor.

David, un consejo y no te lo tomes a mal.

Hay que trabajar con muchísimo mimo y con muchísimo detalle.

Y tú en esta ocasión no lo has hecho.

Pensaba que tenía más técnica de la que tengo.

Quizá ese riesgo tuyo pueda jugarte una mala pasada.

¿Eres consciente de ello? Sí.

No me apetece... Pues no.

David, acompáñanos. Gracias.

Está claro que entre vosotros cuatro

hay una persona que no debe estar ahí.

Marc, tu trabajo se salva.

Puedes volver a tu puesto. Gracias.

Resolvamos, por favor, porque es un mal trago para todos.

Pues vamos a ello, Raquel.

El aprendiz que no continúa en el taller

de "Maestros de la costura"

es...

Helen.

¿Puedo hablar?

Lo veo injusto, muy injusto.

¿Que lo ves injusto? Sí.

El concurso va de coser y rematar; no quiero desprestigiar a nadie,

pero hay gente que no lo ha hecho y está junto a mí.

En tu opinión, ¿quién tendría que irse?

Yo no soy nadie para decir... No, claro.

Yo no soy el jurado. Si tiras la piedra, Helen...

Quiero decir que yo pienso que es injusto porque...

No, Helen, si jugamos... Cuando me dejes hablar, hablo.

Es que ahora estoy hablando yo y te he hecho una pregunta.

Antes has sido muy clara,

te has referido a una persona que está al lado tuya,

te referías a alguien en concreto. Tienes a dos, uno, ¿quién? Dilo.

Ella.

"Ella" tiene nombre. Xiaona, perdón.

Xiaona. Xiaona.

Xiaona a lo mejor no ha rematado, pero ha arriesgado.

Ha hecho dos piezas.

Esa pieza en un momento dado te las puedes poner.

La tuya no.

Y si te refieres a no rematar, si supieras de qué va la historia,

muchos diseñadores como Lanvin, japoneses como Yamamoto;

hay un montón de ellos, yo mismo, tú en alguna colección,

se deja el filo sin terminar,

y a la vista está que eso es un saco de patatas

y aquí hay una intención... Y eso es superchulo.

Helen, en una universidad

cuando una prenda no entra está suspendida.

Una prenda, si no se puede poner, no sirve, te quedas fuera.

No quiero discutir. Tú crees que tu trabajo

es mejor que el de Xiaona...

Yo no digo que es mejor... Sí, lo acabas de decir.

Es que ha cosido el doble que tú.

Estoy enfadada, bastante.

Me ha parecido muy injusto.

Tú puedes coser superbién, llegar ahí, morirte de nervios

o que te den una tela como la mía y hacer eso.

Xiaona, ¿tú quieres decir algo?

Yo creo que he hecho lo que he podido, ella también;

pero los que deciden sois vosotros los jueces.

Pero no dejéis de celebrar que tú y David

continuáis una semana más en "Maestros de la costura".

Podéis ir a vuestros puestos. Helen, no te vayas.

Adelante, Xiaona, David...

Lo que ha dicho Helen creo que no habría sentado bien

a ninguna persona si estuviera en mi puesto.

Pero esa es su opinión;

yo voy a hacer lo que yo creo que es correcto

y voy a ir avanzando.

Cuando te he visto argumentando, yo sé que "injusto"

suena como un calificativo muy fuerte,

pero mira, también entendamos que venir aquí

y marcharse en el primer programa es muy difícil.

Si nosotros cuatro no comprendemos eso,

es que no comprendemos "Maestros de la costura".

Por tanto, Helen, sentimos de verdad que te marches.

Voy a acompañarte a tu puesto.

Te voy a pedir que me dejes mandil,

que me dejes el alfiletero... Está aquí.

Tu costurero, que está cerrado,

y te llevas la máquina de coser

para seguir practicando... Sí.

No sé si vas a querer practicar con colchas.

No, desde luego que no.

Las colchas me las pondré por encima.

Pero con todo lo demás.

Helen, muchísimas gracias. Gracias a vosotros.

Helen abandona el taller de "Maestros de la costura".

Me voy con una sensación agridulce.

Me da mucha pena no poder haber mostrado lo que sé,

pero yo sigo con mi tienda, mi vida, mi familia y mis cosas.

De esta forma ha arrancado la tercera temporada

"Maestros de la costura";

con preocupaciones, viajes, alegrías,

pero sobre todo mucha emoción.

Nos queda todo el camino por delante

y tiene toda la pinta

de que la emoción solo irá a más y a más.

Os espero la próxima semana en este taller

y, por favor, no volváis a tirar una colcha,

porque coser y cantar todo es empezar.

Nos vamos a adentrar en una época eufórica y descarada.

El amor y no la guerra. Oh...

-¡No, no, por favor!

De repente hay una clásica dentro de David.

Voy a caer en sus encantos. ¿En mis encantos?

Yo no me reiría tanto, eh.

Este pegote de papel de regalo

me parece espantoso. De verdad...

¿Crees que esto es normal? ¡Claro que no!

Espero que esto no vuelva a pasar. Eso es verdad, me he equivocado.

¡Un fuerte aplauso para Massiel!

¡Vicky Martín Berrocal! Buenas noches.

-¡Guau, tío!

-Planchando pinzas. -Hoy a mí me da algo.

-Padre nuestro que estás en los cielos...

-No me cose esta tela, ¿por qué?

Y el aprendiz que no continúa en "Maestros de la costura"

es...

Maestros de la costura 3 - Programa 1

27 ene 2020

El taller de 'Maestros de la costura' vuelve a abrir sus puertas en La 1 con una tercera edición en la que apuesta por la moda sostenible y respetuosa con el entorno. Lorenzo Caprile, Alejandro G. Palomo y María Escoté vuelven a hacer un hueco entre colección y colección.


 

ver más sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 1" ver menos sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 1"
Programas completos (4)
Clips

Los últimos 81 programas de Maestros de la costura 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. MARYVI

    MUY INTERESANTE PROGRAMA , PERO , SOLO HE VISTO EL 1ER PROGRAMA DE MAESTROSS DE LA COSTURA NRO-3 .RADICO EN TORONTO -CANADA , ME ENCANTA COSER !!, MIS FELICITACIONES A TODOS-AS ,LOS CONCURSANTES Y JURADOS, y que pasa que no lo puedo ver MAS,,, es un pRograma muy interesante , Y DONDE PUEDO COMPRAR EL ULTIMO LIBRO, DESEOY AGRADESCO DESDE YA, ALGUNA RESPUESTA RESPUESTA , DESDE YA MIL GRACIAS , TENGO FAMILIA EN VALENCIA -CULLERA...SALUDOS DE MI PARTE MARYVI.

    03 feb 2020