www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5020290
Para todos los públicos Maestros de la costura 2 - Programa 7 - ver ahora
Transcripción completa

Y el mejor de hoy tendrá además el mandil dorado.

Ah, qué bonito.

La ganadora de la primera edición de "Maestros de la costura"

Alicia Cao. A coser.

Hijo de mi alma.

Jesús, qué calor.

El aprendiz que ha hecho el mejor trabajo es...

Lara.

Tenéis que hacer un vestido de seda

con la técnica del "moulage".

No participas en el diseño, no te dejan coser...

¿Para qué estoy aquí? La decepción

es tan monumental como este palacio.

Dicho esto, el equipo naranja vais a expulsión.

Isabel y Alejandro

también van a ir a la prueba de expulsión.

(ALEJANDRO) Me lo quitan de las manos.

(SARAY) Voy a pedir el imperdible.

(ISABEL) Se ha salido la cremallera.

Después de hablar con dirección, hemos decidido

que Amparito e Isabel

permanezcan una semana más en el taller

de "Maestros de la costura".

(Zaz, "La vie en rose")

Los aprendices se han enfrentado ya a retos muy diferentes,

basados en la tradición o en las nuevas tendencias,

vinculados a la pasión o a la nostalgia,

e incluso, en algunos casos, contrarios a sus propios registros

pero nunca han vivido algo tan sorprendente

como lo que va a ocurrir esta noche.

Es más, no estamos seguros de que sean capaces de digerir

el cóctel de emociones.

Que entren ya al taller.

Oh, de Frida Kahlo.

Olé.

(LARA) Mis amuletos son David Delfín

y Frida Kahlo.

Así que... Frida Kahlo, hoy me tienes que echar un cable

más que nunca.

Aprendices,

nosotros todavía no hemos asimilado del todo

lo ocurrido por esa decisión del jurado,

una decisión sin precedentes

en la que tanto Amparito como Isabel

se quedaron en el taller estando ambas en zona de peligro.

Y todo porque no llegaron a ponerse de acuerdo al respecto.

Querríamos saber cómo lo valoráis. Amparito.

Yo estoy muy contenta y estoy muy agradecida.

Ahora espero no liarla parda y que no os arrepintáis.

Isabel, estuviste a punto

de ser expulsada.

Normalmente soy la que siempre separa mis emociones del trabajo,

pero no sé qué pasó la semana pasada,

se encontraron juntos y me liaron lo más gordo.

Bueno, esperamos que esta pequeña crisis

se convierta en una especie de nuevo amanecer

porque el reto al que os vais a tener que enfrentar

es, como mínimo, variadito.

¿No? Llamémoslo así, Raquel.

Raquel, vaya vestidazo llevas, ¿no?

¿De quién es ese maravilloso vestido?

¿De quién va a ser? De María Escoté.

Ya decía yo que me sonaba a mí este traje,

que yo también me había fijado.

Ah, pensaba que aún no. Le sienta fenomenal.

Claro que me había fijado. Está espectacular.

Está increíble.

Bueno, aprendices,

escuchadme bien.

¿Y qué va a pasar ahora? Ahora mismo

hay uno de más en este taller.

Por lo tanto,

en esta primera prueba de la noche

uno de vosotros abandonará este taller

para no volver nunca jamás.

(ISABEL) Oh, "my God", ¿prueba de expulsión?

Me ha venido como una jarra de agua fría.

Pero soy vikinga, el agua fría me sienta bien.

Y al final, en la prueba de expulsión,

se irá otro, como siempre.

Esto es como si fuera un reto de expulsión.

Avisados quedáis.

Y en esta ocasión vamos a exigir algo que entraña...

un poco más de dificultad, pero es muy visual.

Bueno, aprendices, este primer reto consiste en hacer

un traje de flamenca.

Ole. (SARAY) Estoy superemocionada.

Por favor, por lo menos me voy a poder lucir un poquito.

Para mí es una responsabilidad, oye,

porque esto para mí...

Bueno, no puedo hacerlo mal.

Os vamos a dar cuatro ayudas muy valiosas.

La primera,

es un traje de muestra. Os lo enseño ahora.

Ay, Saray, como venga Vicky...

¿Te imaginas?

Atentos, ¿eh?

Ole.

Qué bonito.

Qué ganas de rebujito, ¿verdad, María?

Hombre. Además de verdad.

Aprendices, este vestido que veis aquí

es una creación de Lina Sevilla,

que es toda una institución

en la moda flamenca española.

De hecho, la segunda ayudita

que tenéis en esta prueba es, nada más y nada menos,

que su hija, Rocío Montero.

Hala.

Bienvenida, Rocío.

Gracias. Ponte aquí.

(ROSA) Lo mejor que han podido traer de Sevilla.

Lina hace trajes de flamenca de alta costura.

Lo miras por dentro y da gloria verlos.

La marca se llama Lina 1960,

porque conmemora, precisamente,

el año en el que empezasteis con este sueño.

Son los trajes de flamenca más distinguidos del planeta.

Y lo son por una razón: artesanía.

Es nuestra seña de identidad hacer las cosas despacito

bien, y siempre fieles a nuestro estilo.

¿Cuánto se tarda más o menos en hacer un trabajo como este?

Pues mira, vamos a arrancar desde unas... 60 horas

hasta llegar a lo que tú quieras. Pero una cosa menos perfectita

se puede hacer en menos, ¿no? Se puede hacer en menos.

Y también lo importante

es que den su personalidad en el traje que hagan.

Alma, ¿no? Un poco, creo que sí.

En este caso, los aprendices

van a tener que hacer su propia versión del traje de flamenca

en un tiempo limitado.

Pero para eso contamos con la tercera ayudita

en esta prueba.

Os vamos a dar una parte del traje

ya decidida.

El escote.

Cada uno cogeréis al azar

una ilustración que hay dentro de este saquito,

un boceto, que además estos bocetitos, "sketches",

los ha hecho nuestro querido Lorenzo Caprile.

Bueno, he dibujado estos bocetos, que no "sketches",

para que os sirvan de guía.

Que ya sabéis que yo por vosotros lo que haga falta.

Lara, por favor.

Ay, Dios.

Ajá...

El escote herradura.

Este es mi favorito, Lara, muy palomesco.

Yo lo hago todo el rato. (LARA) Qué presión.

Sergio. Veamos.

Suerte. Gracias.

Bueno. El de pico.

Maravilla. Fácil, fácil.

Fácil si lo hace bien, si favorece.

A ver. Amparito.

A ver si la suerte te sonríe.

Años 40.

Ese es precioso. Es bonito, pero es difícil.

Qué va. Ya estamos, Amparito.

Me va a quedar precioso, no os preocupéis.

Rosa, a ver qué escote de traje de flamenca.

Cuello caja. Uno de mis favoritos, Rosa.

A mí también me encantan. Dale un toque moderno.

Sí, lo haré.

Isabel.

Qué nervios. Qué nervios. (RÍE)

Cuadrada, como la cabezona holandesa.

Le ha tocado el escote cuadrado.

Divino. Muy bonito.

Vale, "okay". Suerte.

Gracias.

A ver, Saray, ven aquí.

Ay, qué contenta estás. También es una responsabilidad.

Ah, escote corazón. Uy, qué bonito.

Voy a marcar los centros. A ver si es verdad.

Nada, a ver si no me queda en un lado.

Toni, tu turno.

Bañera. Guau, difícil.

Suerte con ese escote bañera. Alejandro, ven a ver

qué es lo que ha quedado aquí.

A ver. Toma.

Cuadrado a sangre.

Es el más difícil. Mira, Alejandro,

el escote cuadrado a sangre es el que la misma corona de la sisa

te marca el escote, no hay tejido.

Es la misma manga la que te marca el escote.

Digamos una palabra de honor con mangas.

Efectivamente. (ALEJANDRO) Vale.

En mi vida había visto yo el cuadrado a sangre.

Espero no sudar sangre durante la prueba.

Aprendices, os hemos dicho que tendríais

cuatro ayudas para realizar esta prueba.

La cuarta es la que más ilusión os va a hacer.

Porque vamos a duplicar

el número de aprendices del taller.

¿Se os ocurre alguna forma de clonaros?

(ROSA) Yo, con mi hija.

La miro y nada más mirarla ya sabe lo que tiene que hacer.

Si tiene que coser mi madre, vamos listos.

Anda que mi marido... (RÍE)

Hoy no quieres verle, ¿no?

No, porque me pongo nerviosa y ya lo quiero mangonear.

Entonces...

Hoy seréis dos por cada puesto de trabajo.

Os pido un fuerte aplauso

para ocho exaprendices de la primera edición

que vienen a ayudaros durante toda la prueba.

(AMPARO) Qué guay. Ana, Luisa,

Vicente, Pa,

Jaime, Eduardo, Sergio,

y Vanessa.

(ROSA) Uy, guapa.

Qué guay.

(ROSA) Ay, Pa, Jaime.

Hola. (AMPARO) Ay, ¿tú conmigo?

Sí. -¡Ay, qué bien!

¿Qué tal? -Muy bien.

Me toca contigo, ¿verdad? -Qué guay.

Me encanta la chaqueta, vas guapísimo.

Gracias, amor.

El más difícil, madre mía.

No tengo idea de vestidos de flamenca.

No te preocupes, te ayudo en lo que pueda.

Esto es fácil, chiquillo. -No me puedo ir a casa.

Tenemos que hacerlo bien. -Tranquila, esto nos sale seguro.

(SERGIO) ¿Has hecho algo parecido? -He hecho vestidos de noche.

Bueno... -Flamenco no he hecho mucho.

Yo, nada.

Aquí estamos para ayudaros. -Qué guay, qué bueno, ¿no?

Sí, sí. -Me encanta.

-Volver después de tanto tiempo es emocionante.

Qué gusto da ver a 16 aprendices juntos.

Ay, sí. Dispuestos a trabajar

y a darlo absolutamente todo

en esta prueba. Lara,

¿qué te parece tu compañera? Me encanta,

porque a mí me gusta trabajar medianamente con tranquilidad.

Y creo que ella me la va a dar.

Y aparte dice que más o menos lo tiene y que me ayudará

Que he hecho uno, no, hice uno a mi hija pequeña.

Así que por lo menos, mira, no me pilla nueva.

Vicente, Saray, ¿y vosotros?

Ya le he dicho que tranquilice, porque soy muy nerviosa.

que, por favor, cuando me vea atacada

que me dé un guantazo. Buen compañero para eso, Saray.

No, que sí, yo he cambiado.

Vengo a no complicarme la vida y a encomendarme a nuestro Señor

y que sea lo que Dios quiera y a obedecer

y hacer las cosas bien hechas. -Dice que trae una virgen ahí.

Y yo tengo en mi mente a la Virgen del Rocío.

Así que entre vírgenes y vírgenes...

Luisa.

¿Tienes ganas de lucirte con un traje con Toni?

Cuando he visto el traje de gitana,

digo: "¿Por qué no me lo han hecho antes?".

Es lo tuyo. Pero aquí estoy para hacerlo.

Lo que más me gusta de los trajes de flamenca,

me salgan bien o no... Bueno, me salen bien, la verdad.

¿Para qué decir otra cosa? -Menos mal

que te ha tocado conmigo. Estaba acojonado.

-Tranquilo, será el más bonito.

Caprile, Palomo, ¿vamos a ver la mercería?

Maravillas hoy. ¿Adónde van?

(ROSA) Hay una tela preciosa, ya le he echado el ojo.

La negra estampada.

Tienen unos tejidos preciosos. Sí.

Es una prueba superbonita.

Si en alguna prenda te puedes lucir

es en un vestido de flamenca. Ya.

Si no meten la pata con la tela desde el principio.

Aquí hay telas, como sabemos ya, un poquito trampa.

Mira, este punto tan flojito no tiene cuerpo ni alma ningunos

y esto no da cuerpo a un volante. A ver Saray si se luce hoy.

Hombre. Y Rosa.

Y Rosa. Rosa, seguro que elige el negro.

Un buen traje de gitana negro nos encanta.

Sí. A ver qué telas hay.

Procuraremos que sea una tiesecita.

(TONI) Vale, si puede ser en negro, mejor.

He visto una que me gusta, negra con lunar rojo.

Este crepecito no tiene mucho cuerpo.

Este es para falda. Pero si saben usarlo...

Te sale un vestido así, tipo años 30,

con los volantes lacios. Una falda canastera.

O este, este piqué.

Con que me hagan un traje bien hecho en un piqué liso...

Ese es precioso y un traje de gitana blanco me apasiona.

Luego tienen fornituras, tienen flecos,

tienen flores, tienen de todo.

O sea, sí que voy a exigir... Alegría.

Alegría. Alegría.

Esta prueba, con todo lo que saben ya, es para lucirse.

Sí, claro.

Vamos a irnos ilusionados, Caprile.

Sí, sí.

No te preocupes, Amparito, que haremos todo lo posible

para que no te vayas a casa. -Espero.

No quiero darle ese mala noticia a tus familiares.

Ya habéis estado en la mercería.

Ya está todo. Vamos con la prueba.

Perdona, Raquel, que nos falta un detallito.

Una sorpresita más, Raquel, una más.

Y es que... pues, es un vestido a medida.

(ALEJANDRO) Más fácil, venga. A medida ¿de quién?

Pues a medida de...

estas modelos.

(LARA) Ole. (SARAY) Uy, nena.

Son estupendas, vamos. -La morena, qué guapa.

-Qué guapas, por Dios.

(SERGIO) Madre mía, ya nos podemos apurar y hacerlo... (RÍE)

-He hecho de mujer a medida. -Si tú con eso vas bien,

yo con el cosido voy bien, ya está, ya lo tenemos.

Hoy tenéis...

120 minutos

para hacer un pedazo de traje de flamenca.

(SARAY)

Los 120 minutos comienzan en tres, dos,

uno, a coser. Vámonos.

Esto así con un volante y otro volante.

Pues... -La manga.

El este es este.

-Vale. (ISABEL) Vamos a tomar medidas.

A ver, pecho, 77.

-80, 88... -Oye, qué telillo vas a coger.

De pecho, 81. -Vale.

¿Contorno de cintura? -Sí.

(SARAY) Creo que ya está. -Vale.

A ver si pudieras dejarme un poco de esa que llevas en la mano.

-Eh... Es que hay muy poca.

Vale, he cogido estas telas.

Eh... ¿Qué fondo tiene?

Fondo beis.

(LARA) Ah, eso es tuyo. (ROSA) Sí.

Blanco, será elegante, de piqué.

Eduardo, ¿qué te parece este con lunares?

¿O este blanco? ¿Blanco? -Blanco no.

Hija mía, por el amor de Dios. -Es el que más me mola.

Lo demás es como... buf.

Madre mía, qué estrés.

Amparito, cariño, los hilos para la remalladora.

Ya tengo, ya los tengo.

¿Qué color te gusta? -Ese está estupendo.

El tejido me gusta.

Si encontraras un rojo, por ejemplo...

No hay nada.

(ALEJANDRO) Mira.

¡Ah! Me gusta.

El tul, lo has cogido, ¿no?

Sí, sí. -¡Ah! Sí que tenemos.

Ole, ole.

(SARAY) Lo pongo aquí. Toni, ¿qué? -Ya está.

-Ea, vamos al lío.

-Que te vas a caer.

Uy, cuánta cosa, qué bien. (ISABEL) Por si acaso.

Tío, blanco, más fino, más elegante.

Luego se le ponen estos apliques monísimos

y mira qué mono, pam.

Aquí estará. ¿En verde todo?

La prueba de hoy consiste

en confeccionar un traje de flamenca.

Debido al tamaño de las piezas,

es importante preparar un buen mapa de corte.

Cosemos los costadillos y el centro

para confeccionar el delantero.

Hacemos lo mismo con las piezas de la espalda

y aplicamos una cremallera.

Unimos el delantero y la espalda por los hombros y los costados.

Para crear volantes con mucho vuelo

utilizamos dos formas de capa completas.

Unimos la primera cascada de volantes

al cuerpo del vestido.

Confeccionamos un bajo

que sujetará la segunda y la tercera capa de volantes.

Para hacer las mangas primero las cerramos,

unimos los volantes y las cosemos al vestido.

El escote se remata con una vista.

Por último, complementamos el vestido

con un mantoncillo.

El patrón es estándar, hay que modificarlo.

-Vale, vale.

93.

Me encanta esta tela.

(ALEJANDRO) Lo corto doble, cuatro veces.

El delantero va a lomo y en la espalda van dos.

Voy a empezar por el grande, ¿vale?

Me habéis pillado consultando las redes sociales

y es que estoy enganchadísima a todo lo que ocurre en el taller,

a la costura de los aprendices, a los diseñadores que nos visitan.

Si quieres también estar al tanto, síguenos en @MaestrosCostura.

Estoy nerviosa, porque igual me voy a mi casa

y no tengo ningún interés de irme a casa.

Hacemos un vestido blanco monísimo de la muerte.

(EDUARDO) Trabajar con Amparito me da un miedo que me muero.

Muy escandalosa. No, es broma, es una chica maja, simpática,

que no tiene ni idea de trajes de flamenca.

Va a ser una experiencia única.

(ALEJANDRO) Me encanta que me ayude Ana,

porque es una chica superalegre con muchísimas ganas de aprender

y tiene experiencia en trajes de gitana

Así que en ese aspecto me relajo un poquito, la verdad.

(ANA) Claro que sí, nos saldrá de lujo, verás.

Nos saldrá de lujo.

Metemos un centímetro nada más. -Vale.

¿Vale? Pues ya voy a dibujar sobre la marcha.

-¿Dónde estaba lo de los platillos? -Ay, ¿le sacaste los hilos?

Es que no los tenía. -¡Ah!

Es que tendrías que haber tirado de los hilos.

-Lo siento, la he liado parda. -No sé, inténtalo hacer.

Es que yo... -Venga, no te pongas nerviosa.

-Bueno, pero inténtalo mientras. -Sí, sí.

Qué responsabilidad que se vaya uno hoy, ¿no?

Rocío, ¿qué podrían hacer para ganar un poco de tiempo?

Mira, en cuanto al corte de los volantes,

si doblaran la tela y la plegaran varias veces

aligerarían mucho el trabajo.

Es uno de los trajes regionales que más variedad tiene, ¿no?

Es verdad que es el único que va cambiando,

hay modas.

Este año se lleva la flor, este año se lleva el lunar.

Con lo cual tienen mayor libertad. Opciones, sí.

Es un traje que está muy vivo. Incluso en los trajes de novia

grandes compañeros nuestros, como Victorio y Lucchino,

han hecho historia con trajes de novia maravillosos

inspirados en el traje de flamenca.

Sí, en la flamenca.

Vale, aquí ya me pierdo, porque esto no lo sé trabajar.

Lara, si me necesitas ahí, dime, porque esto es perder el tiempo.

(ALEJANDRO) ¿El ancho del volante? -El ancho del volante es la mitad.

Creo que eran 66. Voy a traer el libro de medida.

-Hay que cortar los volantes y las mangas.

Los volantes de las mangas van redondos.

Hablando de moda y flamenco,

cuéntanos la visita de Jon Galiano a vuestro taller.

Sí, cuenta, cuenta. Mira, la cosa empezó

llegó una chica allí, a la tienda, y nos dijo

que querían visitarnos de Dior. Yo, venga a preguntar quién venía

y mi sorpresa fue que cuando abrí la puerta,

estaba Jon Galiano en la puerta. Me parto.

Yo decía: "Dios mío". La verdad, fue encantador.

Vio el taller, vio el almacén donde tenemos los tejidos.

¿Fue antes de aquella colección que hizo...?

Fue justo antes, porque esa colección

celebraba el 50 aniversario de Dior que salió vestido de torero.

La verdad, fue un regalito maravilloso.

-Este traje se lo regalas a la muchacha que te guste.

Sí, pero ahora estoy soltero. -Ana, este muchacho está soltero.

Te lo digo por lo apañado que es.

Lara, lo voy a dejar. Es que no sé seguir.

¿En qué te puedo ayudar? -Corta los volantes

y yo miro la remalladora, que la necesito.

¿Qué os parece, por ejemplo, lo que ha cogido Lara?

Creo que ha cogido uno de los tejidos más difíciles,

pero si lo sabe trabajar y lo sabe llevar al territorio

de un vestido de flamenca moderno, lo salvará.

Pero debe ser consciente de que no es un buen tejido.

Luego me choca un poco el popelín que ha cogido para combinar.

Con ese elastano, esa combinación la veo un poco... complicada.

Un popelín, licra... Un poquito complicada

para realizarla después. Sí.

Sergio, a mí, de primeras, hay un tul, hay un crepe,

hay un algodón. A primera vista,

es la combinación más acertada. Yo también lo diría.

A primera vista. Pero ha sido Sergio, el gemelo,

el que le ha orientado en la mercería.

Es que se están jugando una expulsión en esta prueba.

Vale, tenemos... los volantes de las mangas

y faltarían... -El volante de bajo.

El volante de abajo.

¿Sabéis qué han cogido Amparito y Eduardo?

Un piqué blanco. Un tejido...

Muy bueno. Si lo trabajan bien,

puede salir un traje... Muy acertado.

Espectacular.

Hijo, esto son unas pinzas bien cogidas, por favor. (RÍE)

Rosa, un verde muy atrevido, a ella le encanta el verde.

Este verde... ¿Cómo llamarías tú este verde? ¿Verde Andalucía?

Un verde subido muy bonito. Muy acertado, creo yo,

para el traje. Muy bien cogido.

Un color brillante, me parece muy bien.

Y Rosa tiene dominio haciendo trajes de gitana.

Si Rosa no domina los trajes de gitana, apaga y vámonos.

(LARA) Necesito la remalladora sí o sí.

-Hala, esto ya está. Ahora corto los volantes y el azul.

Esto es el blanco, lo cosemos a cada volante, vale.

El que hoy haya expulsión me parece fuerte.

Voy a hacer algo que yo me pondría para ir al Rocío

con mi carro, mis mulos, mi marido vestido de corto y ya está.

(ISABEL) Estoy superilusionada, porque siempre me ha gustado

hacer un vestido de flamenca, nunca he tenido oportunidad.

Nunca he estado en el sur, salvo en Granada, la Alhambra.

Y junto con Pa, vamos, mejor imposible.

(TONI) La prueba, difícil. Menos mal que ha venido Luisa,

si no, me pongo a llorar al lado de la mesa,

porque yo...

flamenco, de flamenco tengo, pero no de traje, ¿sabes?

Mira que tengo familia andaluza.

Mi padre es de Granada, mi madre, de Jaén.

Pero se me ha quedado muy poco.

Mira, vamos a mirar el contorno de la rodilla.

Contorno de rodilla, 66. -Vamos a ver si cuadra este.

Cuéntanos alguna anécdota con las dos más grandes,

con Jurado y con Isabel. Y con Isabel.

La Pantoja. Isabel ha sido un escaparate

maravilloso de nuestras creaciones siempre.

Muchas bailaoras muy famosas han confiado también.

Han llevado los volantes por todos lados, la verdad.

Este lo voy a dejar, creo, tal y como está.

Vale, ¿qué más? El escote, no hemos hecho todavía el dibujo.

No, eso hay que hacerlo.

Buenas, Vanessa, Lara. Hola.

¿Qué tal? Hola.

¿Qué ha pasado? Nada, que...

Estaban los hilos y... -He tirado de ellos.

Ha desenhebrado todo el... Vanessa.

Y entonces estoy intentando... No, a la máquina.

A la máquina. Sí, sí.

A la máquina. Háblanos desde ahí. Vale.

Respira hondo, que la tranquilidad te ayudará.

Has entrado liándola parda, Vanessa.

Exacto, eso es.

A ver, ¿qué piensas hacer? ¿Vestido sirena?

No, lo pienso hacer hasta la rodilla,

de ahí que salgan unos volantitos.

Sí. Y luego, en la manga igual.

Vale. Pero soy consciente

de que la tela es... Es que en el programa 7, Lara,

en una prueba de expulsión, primera prueba,

y te dejas llevar por el tejido que te gusta sin tocar.

Sí, lo he tocado, sé la complicación que tiene,

pero, bueno, para que no sea tan elástico

lo que he hecho es cortarlo

eh... no al hilo, sino al revés. En contra.

Pero a ver que hoy no me falle. Estoy muy nerviosa.

Si no tengo el milagro de que esto funcione,

me va a dar algo. ¿Qué tal todo, Vanessa?

¿Cómo va tu trabajo? Cuéntanos. Ideal.

Sigo sin querer dejar la educación, pero es verdad

que empezó a haber más y más pedidos

entonces hice una web en la que solo...

Lo has hecho, lo has logrado.

Venga, me voy a poner a coser como loca.

Vanessa es encantadora.

y achuchable, pero la que me ha liado...

Dios mío.

Ay, esto... Es para ver más o menos. Vale, gracias.

Vale, Rosa, ya estoy.

Venga, me lío con la remalladora, a ver si tengo suerte.

¿Cómo le viene la altura esa del escote?

-Bien. -Perfecto.

Sergio, ¿qué tal?

¿Cómo lo llevas, qué tal?

¿Cómo habéis planteado el diseño? Además del cuello de pico,

queremos saber más. Luego vamos a abrir aquí

y vamos a ponerle unos volantitos.

También tenemos una idea de ponerle en la...

aquí, en la sisa... En el hombro.

Como un acople que tenemos ahí de unos volantes

pero algo un poco más... diferente. A mí lo que me preocupa

es, como van en simple, como van en sencillo,

el revés que se vea bonito, que se quede pulido.

Ponedlo doble. -Poner los dos, sí.

Si quieres que te dé un volumen. Pero ¿cómo flor?

¿Tipo flor abierta?

No te ayudo demasiado, que en este reto hay mucho en juego.

Vale. Creo que hemos derivado el traje a un sitio muy bonito.

Un poco modernete, diría yo.

Más modernete que lo habitual.

Sí, la idea es así.

Venga, con tul.

Vale. -Para que le dé vuelo.

Voy a empezar a remallar ya aquí de pie mismo.

Sí, sí.

Vamos fatal, Eduardo. Tenemos que darnos más prisa.

Hola. Qué cosa verte aquí otra vez.

Yo estoy contentísimo de volverme a ver aquí.

¿Tenéis el boceto por ahí? Sí, claro, aquí.

Rosa quería hacer un vestido canastero.

Entonces, vamos a hacerlo todo en verde

y luego lleva los adornos y todas las cosas en negro.

Hola. -Hola, Rocío, encantada.

A tu madre la sigo todos los años. -Esto también tiene buena pinta.

¿Aquí pondrás otro volante? Claro, lo voy a terminar

con la carruchita grande en el talle

le pondremos algo así.

Todo decorado con negro.

Puede quedar elegante.

En la prueba de hoy

no puedo quedar mal.

Tengo que quedar, si no perfección,

rayándola, tengo que lucirme.

Y lo vamos a hacer, Jaime. Nos vamos a lucir bien.

¡Ay! -¿Qué ha pasado?

(ALEJANDRO) Vamos, vámonos.

Tú eres más fallera que de feria. -Pues sí, cari.

De Valencia y Fallas, lo que quieras.

De feria no he ido nunca, pero este año no me la pierdo.

Ay, Pa, lo que te ha echado de menos Lorenzo Caprile...

Y yo a vosotros... no tanto.

Claro que sí. Se te echa de menos.

Me hace ilusión estar aquí. ¿Hacéis buena pareja?

Vamos bien, espero que el vestido guste.

He elegido una tela de color un poco "delfts blauw"

típico holandés, para hacer un traje de flamenca.

No son las típicas flores que se utilizan en Holanda,

pero me ha recordado a esto.

Saldrá una cosa fenomenal. Va a salir muy bien.

Eso espero, pero, uf, el tiempo, el tiempo, me estreso.

Además, a primera vista parece que sois muy diferentes,

y sois muy parecidas. Sí, moderna, mira, nos combinamos.

Una fusión, se llama ahora fusión.

Estéticamente quizá no nos parecemos.

Del estilo no somos. -Somos mujeres de familia.

Diferente estilo, pero iguales por dentro.

Me he puesto nerviosa. -Ya, yo también.

Bueno, te aprieta un poco, no pasa nada.

Y el escote es así.

¡Alejandro! -¿Qué?

Ole, ole, ole.

¿Quieres que vaya haciendo algo?

Reza para que esto no se vuelva a desenhebrar.

-¿Cómo vas? -Va bien, con la cremallera.

Ahora, ¿qué le pasa a la cremallera?

-Pues me la he cargado y estas son cortas.

O la ponemos...

Ya ha pasado él bastante con las cremalleras,

que hoy viene a librarse de esta como pueda.

Te digo que esa cremallera le toca ponerla a Eduardo.

Que cierre el vestido con lacitos, son su especialidad.

Si te cuesta poner una normal, ¿por qué coges la invisible?

-Queda mejor la invisible que la otra.

¿Sí?

Si la cremallera está así, ¿esto se cose luego así, para...?

Un pespunte, pongo.

Claro, ¿vas a dejar que se vea o la vas a tapar?

La tapamos un pelín, ¿no? -Sí, un poquito.

-Vale, "okay".

Aprendices, 60 minutos que ya no están en el taller.

La mitad del tiempo ha volado.

Vamos fatal. -¿Queda una hora?

(ALEJANDRO) Vamos, tía, vámonos.

# Mírala cara a cara que es la primera. #

(VANESSA) Oh, se ha vuelto a soltar.

No te puedo creer. -Sí.

A ver.

Yo creo que ha vuelto a pasar, María.

Le ha vuelto a desenhebrar la remalladora.

Sí. No me lo puedo creer.

Dame, es la aguja, la aguja, tranquila, voy con la aguja.

Pobre Lara, me sabe muy mal, porque es una mala pasada

que en una prueba como esta... La verdad, sí,

es un incremento de nervios enorme. Pobrecita.

Ahora solo cose. -Intenta desenhebrarla desde cero.

Que no tengo ni idea. -Ya.

(TONI) ¿Coso yo eso? -Escúchame.

Dobladillo y dobladillo y ya. -Ligero, ¿vale?

Está perfecto.

-Aquí le queda un poquito... -La manga está perfecta.

(LARA) Ay, Dios mío.

Lara, mírame, vas bien, venga. -Ay, por favor...

Voy colocándole las mangas. -Vale, cariño.

Y cuando tenga las mangas, a colocar volantes.

Esto te lo voy a quitar un poco,

pero el escote, queda esto así, vale.

Este así.

Hombre, cuánto tiempo.

Espérate que me repeine, porque esto es "too much".

Caprile, ya que estás aquí, el escote,

¿debería fruncirlo así o lo bajo un poco más?

Es que le he puesto la vista.

¿Cómo lo ves? Está clarísimo con el boceto.

Está clarísimo. La posición del pecho, la profundidad...

Mira, yo como que no... que no os veo juntos.

Pues yo sí. Yo estoy encantado con Amparito.

Yo los veo juntos.

Ah, ¿sí? (EDUARDO) Sí. La vi el otro día

y digo: "Mira qué revoltosa". Me cae bien.

Soy un poco como tú en la edición pasada.

Sí, bueno...

No quiero... meter el dedo en la llaga,

Amparito, pero ¿me enseñas un poco esa cremallera?

Bueno, hemos tenido un pequeño... ¿De verdad?

Incidente con la cremallera. Un incidente.

Le he dicho que si la cremallera se le resiste, un consejo,

una cosa que aprendí aquí, si se te resiste...

Es una cremallera invisible. Coge una normal.

Claro. Hemos puesto otra cremallera

y le pondremos un lazo detrás para que cierre el escote.

Está todo controlado. -Hasta Caprile se ha dado cuenta

de que has intentado endosarme la cremallera.

Esto es prueba de expulsión y la responsabilidad es tuya.

Hombre, si vienes a ayudarme y la cremallera se me da peor,

pues ponla.

-Si te pincho, me avisas, ¿eh? De momento te queda bien.

Perfecto.

Lo que pasa es que la muchacha tiene mucha cintura

y tiene el culo respingón.

(TONI) Eso no es inconveniente, según se mire.

Vas... ¿Cómo vas con él? ¿No te tira por ningún lado?

(MODELO) No. -Vale.

¿Muevo esto? -Sí, ya está.

Pero con cuidado, cariño, porque si no, la liamos.

Bueno, tú sigue. Con cuidado.

-Sí, voy con cuidado.

Hay que poner las mangas ya. -Ya las tiene puestas.

No, los volantes. -Bueno, ¿cómo lo ves?

Perfecto, está perfecto.

Eres un flamenco, ¿eh? (RÍE) -No.

Buenas. Aquí, ¿a qué huele más?

¿A feria o a incienso? Esto huele a Rocío.

A todo. -A caballo, a mulo,

a hermandad de Huelva y a todo. Y tenemos aquí a la Virgen

que nos ha traído Vicente.

Bueno, vamos a intentar hacer lo que podamos.

Ya está. Con esto hago el bolsillo.

Habéis metido el corte con los costadillos.

Sí, porque me encanta el traje con costadillos

Además, yo me lo pongo que soy una muñeca

que no puedo ni andar. Me sube mi marido al carro,

como las muñecas, porque me encanta ir ceñidita de la vida.

Quiero ver ese escote corazón.

Lo hemos hecho muy poco... -Muy bien.

Tiene buena pinta. -No es exagerado.

Ahí está el corazón. Qué bien se ve.

Muy bien. Muy bien, muy bien.

Hoy no me voy si no bailo una sevillana con Palomo.

Márcate unos pasitos que sé que le gusta a Raquel.

Pero no, con Palomo, esa no es la promesa.

Venga, Palomo. Ahí.

Con Palomo. Vámonos.

# Es mi Huelva por la ría una copla que se baña. #

¡Ole!

(AMPARO) Tú deja que bailen, que mientras baila, no cose.

Ay, qué arte tiene.

# ...Matalascañas. #

Oye, Palomo, conmigo nunca has bailado.

# Una perla sur de España.

Qué fuerte me parece. Me voy a "encelar".

# Es mi Huelva una plegaria.

# Y es mi Virgen del Rocío. # Ole.

(SARAY) ¿Quién me iba a decir que iba a bailar con Palomo?

He cantado y todo. A este me lo llevo a Huelva.

(LARA) Bien. A ver las mangas.

Vale, cariño, gracias.

-¿Quieres que remalle yo? (ALEJANDRO) Lo que empiece uno

que lo termine. En las pruebas de equipos es el fallo.

No soy mucho de rosa, pero hoy si hace falta...

Hombre, a esta tela... Me gusta más el rojo.

-Le pongo el vestido y todo, ya te digo.

¿Cómo le quedaba? -Muy bien.

Le tenía que recoger un poco de la cintura,

pero le quedaba perfecto.

Ahora, a ver cómo carajos hago el escote.

Parezco un pájaro sin cabeza.

-Escucha, la manga, más o menos está,

pero ¿qué hacemos? ¿Le ponemos la goma elástica?

Te queda como un guante en verdad.

Exaprendices, quedan 30 minutos para terminar la prueba.

¿Cuánto? -30. Vamos bien, vamos bien.

A los aprendices os recuerdo que os jugáis la expulsión.

Me voy a mi casa.

-Vamos, Rosa. -Por favor...

-Tú te quedas.

¿Eso está? -Sí, sí.

Ponte con el volante, corre. -Sí.

¡A ver cómo le queda! Qué guapa, hija.

Vamos a ver. -Muy bien, muy flamenco.

¿Qué tal, Ana?

Aquí, cortando volantes. ¿Qué tal? ¿Qué tal lo llevas?

Lo tengo hecho. Se lo he probado a la modelo

y le queda como un guante. El tema es...

Lo complicado es que se mantenga la manga.

Enséñanos... Alejandro, por favor, enséñale a Rocío y a Palomo

cómo va. Tiene las mangas.

Va muy bien. -Con ese corte.

Falta otro volante aquí, en medio.

Le hemos querido dar ese toque negro.

Y abajo todavía hay que rematarlo.

Aquí viene Ana con el volante que falta.

Van por aquí abajo, que dan volumen.

Los cortamos por aquí y los vamos uniendo

para que quede mucho volumen aquí abajo.

¿Qué tal trabajáis juntos? Pues muy bien.

Bien. -La verdad es que nos decimos:

"Yo hago esto, tú haces esto" y nos comunicamos muy bien.

casi sin hablar. -Él manda, él tiene que mandar.

Yo vengo a lo que él me diga.

Me siento con mucha responsabilidad,

porque a esta prueba de expulsión yo quiero

que tú te salves.

Y no sentirme yo culpable. -Por favor.

Vale, esto lo tengo que cortar un pelín.

Vale, esto es perfecto.

(SERGIO 2) El tul me ha quedado más grande que el lunar.

Se verá mucho. Mira, se ve mucho.

Entremallado, no queda limpio.

-Voy a igualar esto, porque así se cose al centímetro

y no hay ni que medir.

(ROSA) Vale, me fío de ti.

(EDUARDO) ¿Quién crees que va a ganar?

-Creo que yo no. Por mí, debería ganar Rosa.

Pero nunca se sabe.

Aprendices, 20 minutos de costura.

Joder, 20 minutos todavía. Rapidísimo, pon esto

para que esté el vestido armado.

Os recuerdo que luego el probador

se convierte en el camarote de los hermanos Marx.

Por favor, planificad cuándo vais a vestir a la modelo.

¿Le pongo esto a la modelo y ya la traigo

a que se quede con nosotros? -Sí.

No te estoy pillando ahora. Pero... ¿hacia arriba?

No, hacia abajo, pero me queda al revés.

Venga. -Esta costura, ¿cuál es?

Amparito, písale.

(SERGIO) Venga, te ponemos en las mangas unas cositas,

pero te quedas con nosotros y nos curamos en salud.

Genial, mira, ¿qué tal?

Espérate, falta aquí. -¿Qué falta?

Aquí, esto se ha descosido. -Da igual, luego lo cosemos.

Mira, ideal, ¿no?

Sí, está bien. -Yo no haría nada más.

(SERGIO TARAREA)

# Triqui, tiquití. #

(EDUARDO) Oye, mira, ni tan mal. Hay que darle aquí

unas puntaditas. -Sí.

Uy, chica. -Sí, arreglamos esto.

Pareces una chulapa más que una sevillana.

Pero lo hemos intentado. -Arreglamos esto.

Buenas. (TONI) Buenas.

-Buenas. María, ¿qué pasa? ¿Cómo estás?

Yo, muy bien.

Ya te sigo, Luisa. Veo lo bien que te va todo.

Cómo has aprovechado este programa.

Gracias a Dios, yo estoy muy feliz.

En los desfiles que has hecho de niños, de flamenca,

de prêt-à-porter... No paras, Luisa.

No paro, no paro. Qué buena pinta, Luisa.

Mira. ¿Quién lo ha diseñado?

En realidad él. -No.

El volantito rosa ese tiene nombre propio.

Claro. Eso es un Luisa Reyes.

Para que le dé más colorido al traje.

(ROCÍO) El volantito me parece un toque que zumba.

La combinación de las dos telas me parece muy acertada.

Toni, ¿qué tal? ¿Cómo lo llevas? Más perdido que un pulpo

en un garaje, pero... -Anda, lo hace muy bien.

Luisa me está ayudando muchísimo. Ya le he dicho

que si salgo de esta, la invito a cenar.

Oye, pero ya sabes que Luisa está casada.

Sí, lo sé. Ella tiene a su Manolo.

Este muchacho me gusta para Ana. Toni, no te quejarás.

Para nada, para nada.

Pensaba que me iba y con ella puedo tener un poco de esperanza.

¿Cuántos años tiene Ana? -Bueno, ¿qué edad tienes tú?

42. -Jolines.

Entonces, es muy grande para Ana.

Cállate, que tengo a mi hermana Macu.

-Mira. -En serio.

-Vale. -Mi hermana también cose.

-Vale, guay.

-Como uno es pequeño y otro es grande, de verdad,

Sergio, te voy a pegar en el culo. -¿Cómo que uno pequeño

y otro grande? -Uno es más largo que otro.

Se va a notar. (SARAY) Esto, más para abajo.

-Se nos ha roto aquí. -No pasa nada.

Métele aquí unas pinzas.

(LARA) Si tenemos tiempo, le coso otro volante.

No, entonces ya pierdes.

-Pero el pecho es espectacular. Vamos, está espectacular.

-¿Lo ponemos al final ahí? (SERGIO) Ajá.

No hagas eso, que yo me rompí un diente.

No, no, me rompí una paleta. -Si me rompo una paleta

por el programa, valdrá la pena.

Aquí me he dejado una aguja. (ROSA RÍE)

Mi pobre, le vamos a pinchar.

-Súbele la cremallera aquí fuera, que no llegamos, Isa.

-Sí, sí. Tira eso al suelo. -Da igual.

-Venga, al suelo. Sal, cariño. -Espera, espera.

-Quítate eso, amor.

¿Vas a querer la peineta para ponerte el moño?

(ISABEL) A ver, uy, me encanta. Me encanta, chica.

Venga, vamos.

Es como si hubieses estado toda la noche en la feria.

Y ahora, de repente... Vamos. -Vamos afuera.

(LUISA) Niñas, dadme una florecita o algo.

-No tenemos flores, estoy haciendo una.

# Flores, flores. Queremos flores, flores. #

(ALEJANDRO) Toma, corre.

(SARAY) Ya me estoy recreando.

¿Dónde está la tijera? -Tijera.

(AMPARO) Qué escote más difícil.

No sé cómo va.

El escote es un cuadro.

Aprendices, os veo tranquilos. Queda un minuto para terminar.

¡Vamos, vamos! -¿Podemos ponérsela?

Claro que sí. -Venga, tú súbetela.

¿La peineta? -Sí.

¡Vamos, Rosa!

(LARA) Un minuto, ya está.

¿Cómo te llamas, guapa? -Marta.

¡Ay! -Lo siento, te he pinchado.

Cerrarlo. -Rápido, no queda nada.

Sí.

-Tú ya no te muevas. -Vale.

Perdiste la movilidad.

Aprendices, el tiempo termina en diez,

nueve,

ocho.

siete,

seis,

cinco, cuatro,

tres, dos,

uno,

tiempo.

Bien, ¿no? -Gracias.

Un placer conocerte. -Sí.

Rosa, lo tenemos. -Ya está.

(ROSA RÍE)

Rocío, cuando empezó la prueba, ¿te podías imaginar que verías

ocho modelos así vestidas al terminar?

No, me han sorprendido muy gratamente, de verdad.

Nunca imaginé que llegarían tan lejos como han llegado.

Ha sido un placer estar aquí.

Felicitaros a todos, porque habéis hecho un trabajo maravilloso

y encomiable en tan poco tiempo. Y ánimo y a seguir trabajando,

que es como se aprende, trabajando.

Pues le damos un fuerte aplauso porque Rocío se marcha ya.

Gracias.

Gracias. Gracias a ti.

Gracias a todos. Adiós.

Hasta ahora.

Y ahora voy a pediros

a todos los aprendices y exaprendices

que vengáis aquí y os coloquéis para la valoración.

A las modelos, que vayáis al probador.

Gracias a todos.

(LUIS) Lo importante es que esta modelo

lo pasee bien.

Le he dicho que vaya andando

con las piernas así

para que se mueva la falda. -Muy bien.

Lo va a hacer bien. -A ver qué tal.

Aprendices y exaprendices,

va a comenzar la valoración. Suerte a todos.

Ay, qué nervios, por Dios.

Que pase la modelo de Sergio

y Sergio. De Sergio al cuadrado.

(Música flamenca)

(SERGIO 2) Ole.

A ver, la pareja de Sergios.

Explicadnos vuestro traje de flamenca.

Nada, hemos cogido la silueta un poco clásica de flamenca.

Luego hemos dado originalidad con las mangas.

Hemos creado unas mangas... -Un poquito nuevas.

-Conceptuales. El traje no está mal.

Pero tengo que deciros

que es un traje de flamenca de crucero.

Un poco de guiris. (SERGIO 2) Vaya, hombre.

El rojo y negro es un poco evidente,

pero esas flores de lentejuelas,

¿de quién ha sido la decisión de elegirlas?

(RÍE) Pues esas las he cogido yo.

Esas mangas son como la servilleta de la feria puesta aquí.

Ese volumen que busca Palomo muchas veces.

Hombreras, muy ochentero. María, tiene bastante gracia

este momento "servilleta cogida", yo esto lo uso.

Este tipo de vestido, que salen los volantes de los hombros

tan noventero, ochentero, eso vuelve este año.

¿Por qué no os habéis planteado poner una sola flor

en el escote, aquí, rematando el escote en pico?

A él no le gustaba y a mí me daba miedo.

Que me estoy soltando, ¿eh? Miedo, ¿el qué?

Eh... Por colocársela ahí. -Me he dedicado más

a coser el patronaje, tomar medidas y ajustar,

y me he puesto a cortar volantes. ¿Crees que podrías

dejar a tu hermano y empezar una nueva línea

junto al nuevo Sergio?

Hombre, tanto como dejar a mi hermano...

Si acaso, los dos con Sergio y hacer un trío.

¡Uy! Hacer un trío. Un trío profesional.

Bueno. Un trío profesional.

De todas formas, salgo ganando, ¿eh?

Por el precio de uno, me llevo dos.

-Nos hemos complementado genial. -Yo estupendamente.

-Hemos trabajado bien. -Muy bien.

-Yo trabajo con mi hermano en plan: "Vicente, haz esto, lo otro".

Con Sergio, igual que con mi hermano.

Que pase, por favor, la modelo

que ha trabajado con Lara y con Vanessa.

Lara, cuéntanos en qué te has basado para escoger este tejido.

Había otras telas

que eran mucho mejor para trabajar en este tipo de traje,

pero aun así me dejé llevar un poco más

por la combinación de colores. Y lo primero que se me ocurrió

es un poco remontarme a la época de Marisol.

Lara, no nos cuentes películas.

Que le has hecho el traje de flamenca a Vanessa.

Por la altura. Claro.

Hombre. (RÍE) (LARA) Le cogí la medida a Vanessa.

Lara, de verdad, lo mires por donde lo mires,

no tiene ni pies ni cabeza.

Las proporciones de este traje de flamenca

no hay por dónde cogerlas. Es agua y aceite, Lara.

El tejido era un tejido trampa, Lara.

Claro, mira cómo te quedan los volantes entre medias.

Uno para arriba, otra para abajo.

Al final cada uno funciona diferente.

¿En qué te ha ayudado Vanessa? La verdad es que...

al principio empecé con un caos,

porque he tenido problemas con la remalladora

porque ella... (RÍE) -La he liado parda.

Creo que se merece un máster en máquinas.

Mi cara debe de haber sido desencajada, me lo imagino,

porque me hacía tic, tic.

¿Sigues siendo amiga de Vanessa? Sí. (RÍE)

(EDUARDO) Pobrecilla, macho.

El trabajo que te has dado con esto

te lo podías haber ahorrado perfectamente.

Ya. Porque es un poco un mamarracho.

Podías haber dedicado ese tiempo a hacer el volante grande de abajo

que para mí es lo que le falta al vestido para mejorarlo.

Y el escote herradura está muy cerrado por el cuello.

No lo había hecho nunca y, la verdad, no sabía cómo era.

Era tan sencillo como fijarte en el maravilloso boceto

que ha hecho hoy Caprile. Va mucho más abierto el escote,

porque justamente lo bonito

es ver las clavículas de la mujer.

La has escotado poco. (LARA) Estoy contenta

pese a todas las piedras que tuve en el camino

para poder ejecutarlo, pero...

a veces no se puede defender lo indefendible.

Que pase, por favor, la modelo de Eduardo y Amparito.

(EDUARDO) Ah, pues ni tan mal. (AMPARO) Ha quedado bonito.

-Ha quedado muy bonito.

Contadme un poquito. ¿Estáis contentos

con el resultado, con el vestido?

A ver, estamos contentos.

Es verdad que nos han faltado acabados.

Yo no tenía mucha idea de flamenca

y Saray me contó una vez que tenía una amiga

con un traje blanco de piqué, que era muy bonito.

-Yo no lo veo en blanco, pero también ha cogido

para ponerle unos apliques para salvarlo un poquito.

-No para salvarlo, los he cogido adrede.

Para acentuar la cadera.

Cuando he visto el aplique, he visto la luz.

A ver, Amparito, tengo que decirte que tú, al contrario de Lara,

has cogido de los tejidos más bonitos de la mercería.

La proporción del volante aquí no la veo demasiado acertada,

pero el vestido está mono.

Mono, el de Gibraltar.

Sinceramente, cuando lo he visto venir por acá,

digo: "Aquí no suena una sevillana. Falta un chotis".

Esto parece de chulapa, Amparito.

A ti te sacan de las Fallas

y, de verdad, te lías con las comunidades autónomas.

Luego, esta pobre mujer va a una feria

y no se puede tomar un rebujito, porque no se puede ni sentar.

Eso es discutible, María. Escúchame, ven aquí.

Esto es una maravilla. Qué maravilla ni maravilla.

Esto va a reventarlo. Tengo que decirte, María,

que esto en la feria se ve así y a las mujeres les gusta ir

embutidas, embutidas.

Yo, si estuviese pagando por este vestido,

quiero medio centímetro más. No te pido uno, medio.

(AMPARO) Siempre se podría sacar un poquito.

-No sé de dónde. Está más justo que los tornillos de un submarino.

Amparito, por favor.

¿Y este toque tan original? Mira, la cremallera, por lo menos,

está bien solucionada. Lo más feo del vestido

es el broche que le has puesto en medio del pecho.

¿Se lo puedes quitar? (AMPARO) Claro.

Para mí está mejor así.

(AMPARO) Ya veremos con los detallitos.

Ahora hay un nivel que para qué.

Con cualquier detallito te vas a tu casa, pero rápido.

Por favor, que pase la modelo que ha trabajado con Jaime y Rosa.

(JAIME)

(ROSA)

(JAIME)

Rosa, no es el primer traje de flamenca que haces, ¿verdad?

No es el primero. En dos horas sí es el primero.

¿Qué tal trabajar con Jaime? Un gustazo.

Él, con mucho tecnicismo y el faranduleo de los volantes,

los adornos y demás.

Una combinación muy bonita.

(ROSA) Sí, le da un punto elegante el negro.

El cuello de caja para este traje, la verdad, no.

Rocío nos ha dicho que era de lo más moderno.

Rosa, ¿por qué les has puesto esa cinta

en el encuentro del torso y los volantes?

Por darle un punto de color. Se lo suelo poner,

el tapacosturas, en la unión del talle.

Creo que una cinta de encaje negro,

la misma que le has puesto en la punta del volante

te habría quedado más mono, más armónico todo.

(ROSA) La pasamanería no los convence,

porque no era la apropiada, pero he querido

transmitir la esencia de lo que yo pongo.

Por mucho que haya querido quedar bien y dejar el listón alto,

podía haber sido peor.

Es el turno de la modelo de Pa e Isabel.

Pa, ¿cómo te has sentido? Yo, fenomenal con ella.

Me ha encantado. Qué recuerdos.

Es veros a vosotros tres y uf. ¿Otra vez?

Si estuviste en mi taller. Sí, contigo, es verdad.

Qué bien lo pasé.

Al mío tienes que venir, me lo has dicho, con Luisa.

Sí, ¿verdad, Luisa? -Vamos.

Isabel, este vestido ¿es de andaluza andaluza

o de andaluza holandesa?

Bueno, yo nunca he visto un vestido, bueno, de flamenco.

Soy muy mala inmigrante. Te digo que cogí la tela

porque... No sé si conocéis la típica vajilla holandesa

de "delfts blauw". -Es ese colorido.

-Por eso la cogí, para dar mi toque holandés.

Que también es vajilla cartujana, sevillana.

Ah, ¿sí? O sea que no ibas

mal encaminada, Isabel.

Tu vestido, la verdad, me encanta.

Las telas están muy bien escogidas.

Es como... Es un poco traje de flamenca

María Antonieta, Luis XIV, un poco flamenco en Versalles.

Me encanta. El escote cuadrado está perfecto.

Ahora te dirá María en lo que creo que hemos fallado.

A ver, no entiendo eso, ese volante con ese fleco

es lo que más... Claro, veo ahí flecos y digo:

"Yo qué sé, hay que meter un fleco".

Igual la idea del fleco, pero sin el trozo este azul

habría sido un toque bastante interesante.

Nos gusta bastante, por lo menos a mí.

Creo que Caprile también. Mira, la cremallera

está muy bien puesta.

Se nota que te has puesto las pilas.

Sinceramente, Isabel,

nos alegramos muchísimo

de que hayas aprendido de tus errores.

(ISABEL) No sé si Caprile estaba al 100% de acuerdo con mi traje

flamenco-dutch, pero...

para ser una guiri en plató

y hacer su primer traje de flamenca

yo estoy superfeliz.

Adelante la modelo de Saray y Vicente.

Saray,

¿qué ha significado para ti hacer un vestido de flamenca

teniendo en cuenta que estamos ante un reto de expulsión?

Estoy contenta, porque he querido hacer un traje

inspirado en el camino de Rocío.

Quería que fuera sencillo,

pero que la tela fuera lo que más llamara la atención.

¿Qué tal te has sentido con Vicente?

Bueno, nos hemos hecho amigos del alma, de la vida.

Me ha regalado un rosario.

A Saray, con el rosario se le han pasado los nervios.

¿Y Vicente? Estoy encantado.

Además, era una espina que tenía en el corazón

porque como recordaréis, mi expulsión fue un traje de flamenca.

Era tal cual mi expulsión, pero digo: "Lo voy a hacer".

(SARAY) Le he hecho un bolsillo delante, para guardar los palillos.

He modificado el patrón. Mira qué detalle

para guardar aquí el móvil. No, los palillos.

¿También tocan las castañuelas? Claro.

Qué maravilla. Cuando quieras,

bailamos otra vez y las toco. Me tienes que hacer un "refresh".

Tengo que aprendérmelas mejor. Vale, hasta la cuarta.

La tercera me la sé.

La verdad, el vestido le queda a la modelo...

como un guante.

Tenías que hacer el escote corazón

que era uno de los más difíciles. Sí.

Lo has resuelto fenomenal.

La manga me encanta.

Está pequeñita, bonita, justa para el movimiento.

El mantón, mira qué diferencia de mantón.

A mí, María, lo que me hace mucha gracia

son las enaguas que has puesto debajo en verde,

con el volante, con la cabecilla vista, rematado.

Ese verde que al andar le daba otro tono, otro color,

un poco de alegría, y luego el detalle del bolsillito

para las castañuelas, para el móvil o para lo que fuere.

Y a mí, Saray,

me ha gustado mucho la elección del tejido.

Estas cretonas que están ahora otra vez muy de moda.

Y sobre todo, pero sobre todo,

que has transformado el patrón. Sí.

Saray, el próximo vestido mío de feria, me lo haces tú.

(SARAY) Estoy superemocionadita, de verdad.

Que María me haya dicho

que le encantaría que...

llevar un traje mío,

es que me parece muy fuerte.

De verdad.

Que entre la modelo de Luisa y Toni.

Toni, cuando has sabido

que tenías que hacer un traje de flamenca,

tu cara ha sido todo un poema épico.

Total. Estaba muy perdido, nunca he hecho un traje de flamenca.

Luisa, ¿cómo te has sentido trabajando con Toni?

Mira, el muchacho es muy competente.

La verdad, mira entre los dos el traje que hemos hecho.

Nosotros estamos muy contentos.

-He trabajado a gusto. Nos hemos compenetrado mucho,

ha habido comunicación. La verdad es que se ha notado.

Luisa, incluso, te quería presentar a una amiga.

Imagínate. A su hermana.

Ah, su hermana, pensaba que era Ana.

(LUISA) A Macu. -Ah, claro.

Toni, vas a salir de este taller con novia.

Mi madre, encantada. Una novia flamenca.

Toni, has elegido muy bien los tejidos.

Y has arriesgado mezclando

dos estampados.

Te tengo que decir que el rosa te sienta fenomenal.

Ese vestido, sin ese volantito rosa que ha puesto Luisa,

no era lo mismo. El volante de arriba es bonito.

Y no olvidemos el escote bañera,

uno de los más complicados en este reto,

lo ha solucionado muy bien.

Y ese volante, lógico para ese tipo de escote.

(TONI) Estoy encantado. Luisa y yo hemos quedado contentos

con el vestido.

Y la combinación de colores,

ahí está.

Ser daltónico no me va tan mal.

Por último, que pase la modelo de Alejandro y Ana.

Ole. Ole.

Ole. (SARAY) Anda.

A ver, Alejandro, tú que eres malagueño,

defiéndenos tu vestido de flamenca.

La idea que yo quería con tener esta sobrefalda de debajo

negra era... Sobrefalda de debajo

suena ya contradictorio. La falda de capa, perdona.

Era crear un poco la sensación visual

de que ves a la chica y parece que el vestido termina,

pero no termina.

Me gusta mucho el rojo y negro, me parece que queda elegante

y le da mucha alegría también.

La idea es bonita. Pero le falta recorrido.

La capa de la falda es bonita.

A mí, un rojo y negro me parece un clásico

y me parece muy bonito.

La parte de diseño es bonita.

No has marcado un centro.

Al menos, el centro de ella está aquí.

Mira, tenemos siete centímetros

y de aquí tenemos

prácticamente 11.

(ROSA) Muchísimo.

No hay manera de que trabajéis con centros.

Lo llevo diciendo desde la primera semana.

El vestido le queda estrecho. En Málaga, las chicas

lo llevan hiperceñido.

De todas formas, la modelo no se puede mover

y menos bailar. Haz esto.

La pobre... No puede.

Pues ahí... Ole.

Una cosa es que vaya ceñido y otra que le achate el pecho.

Nadie quiere estrecho, estrecho, apláname el pecho.

Al vestido le falta sisa. Este escote es más bajito.

La peina de la manga está corta y el escote que te hemos pedido

no te ha terminado de salir.

(ALEJANDRO) Es verdad que las medidas

no están del todo bien cogidas y por eso le queda estrecho.

Era supercomplejo este tipo de manga.

Cuando se lo probé a la modelo,

le quedaba bien.

Todos los exaprendices saben

a qué os estáis enfrentando en este momento

y por la misma razón

no merecen revivirlo ni por un segundo.

Os pido a todos que os despidáis

de la primera promoción de "Maestros de la costura".

Muchísimas gracias.

En esta edición os lleváis bien.

Hay buena conexión entre vosotros.

Sí, tenemos nuestros piques,

pero es que somos muchos caracteres fuertes aquí.

-¿Sí? -Y vamos... (RÍE)

Jueces, no sé si necesitáis pedirle a alguna modelo

que os acompañe. Sí.

Sí. Nos gustaría la de Lara,

Rosa, Saray,

Toni... Y Alejandro.

Lo has hecho bien.

Ay, lo has hecho muy bien. -Gracias.

Esta obra de Rosa, elegantísima, está ideal.

La verdad es que ha hecho un trabajo muy digno,

muy respetable.

Yo estoy muy contenta con el trabajo de Saray.

Ese escote, esos acabados. Magnífico, María.

De lo mejor que ha hecho Saray hasta ahora.

Y la diferencia de mantoncillo. Ahora lo tienes al lado.

Hay que ver. Hoy Lara no ha tenido tino.

(ISABEL)

A mí también. El de Lara parece un disfraz.

A Alejandro le ha salido la prueba de aquella manera.

El escote... El más difícil.

No ha sabido plantearlo.

Eso ha sido un problema de malas medidas.

Porque las medidas son los cimientos del vestido.

el escote está fatal.

Totalmente de acuerdo. Y Toni hoy, pues,

es como un "match made in heaven" este Toni-Luisa.

Ha salido perfecto. ¿Me quieres traducir

lo que es "match made in heaven"? Tú lo sabes.

Una "unión hecha en el cielo", aquí lo tienes.

Un buen equipo.

Pues muy bien, lo tenemos. ¿Lo tenemos?

Lo tenemos. Bien, después de la última vez,

lo de hoy...

Ha sido un poco de respiro, un poco de alegría.

(ALEJANDRO)

(ROSA)

Tengo un presentimiento, que me quedo,

pero me da miedo tener presentimientos,

porque en este programa no se sabe lo que puede pasar.

Aprendices, sabemos que el reto no era nada fácil.

Y todos lo habéis superado.

Precisamente por eso se va a tener que ir

el que tenga esos detallitos que no terminan de funcionar.

En fin, se trata más de un trabajo al detalle.

Toni, ¿en qué puesto crees que hemos valorado

tu fantasía de flamenca?

Un dos, ¿puede ser?

Estaba con Luisa. Pues sí, Toni, en el dos.

efectivamente. Muchas gracias.

Así que sigue así,

a ver si la siguiente prueba tiene algo más que ver contigo

y ya vemos la apoteosis de Toni.

Gracias. ¿Se te ocurre a ti

quién puede ser el ganador de este reto?

Pues...

Ni idea, la verdad...

Saray, ¿puede ser?

Pues me hace muchísima ilusión

decirte que has acertado y anunciar que Saray

es nuestra flamante ganadora de hoy.

De verdad, Saray,

tu trabajo en esta ocasión ha sido magnífico.

Muchas gracias. ¿Vas a seguir así?

Claro, esto me da a mí un subidón muy grande.

Y no me lo esperaba.

Al final siempre soy muy exigente conmigo misma.

Madre mía, estoy alucinando,

te lo juro por Dios,

que no me lo imaginaba.

¡Que soy la primera! Que es muy fuerte.

Que en un traje de flamenca me valoren a ese nivel,

esto es como si hubiera ganado.

Isabel, tengo que decirte a ti, a Rosa

y a Sergio

que estáis en la zona intermedia.

No sois ni los mejores

ni los peores.

Lara, si por ti fuera,

¿quién merecería abandonar el taller?

Pues Amparito no.

Entre Alejandro y yo.

Los dos tienen un montón de errores-horrores.

No lo sé. Efectivamente, os adelanto

que Amparito no está en este zafarrancho final.

Pero, Amparito, ya ves el nivelazo que hay en el taller.

Ni una más. A partir de ahora hay que estar muy a la altura.

Otra más así no me pasan

y me voy a mi casa

con una patadita en el culito, pero rápido.

Pues la cosa está entre vosotros dos.

Lara

y Alejandro.

El aprendiz

que no continúa

en "Maestros de la costura" es...

Alejandro.

(ROSA)

¿Quieres decirles algo?

Pues que me llevo a todos ellos, que son magníficos.

Me habría gustado haber llegado más lejos, pero me ha tocado.

Me llevo conocer a mucha gente profesional,

que nos han enseñado muchas cosas.

Y por supuesto por mis compañeros, que todos son diferentes,

pero todos tiene algo muy bueno.

Y nos veremos fuera,

trabajaremos juntos seguro

y haremos muchas cosas.

Guapa, enhorabuena.

(LARA)

Es como si tuvieras un sueño y despiertas porque te dan un susto.

Que yo no me merezco irme hoy.

Creo que puedo hacer más cosas y ofrecer más cosas.

Irme así no me parece justo.

Eh.

Gracias.

Gracias a ti.

No hay regalo más grande para este taller que teneros.

Pero tienes que entrar, cerrar tu costurero,

dejarme mandil y acerico.

Y esa máquina es para ti, para que cumplas todos tus sueños.

Alejandro abandona el taller

de "Maestros de la costura". Gracias.

(ALEJANDRO) Os quiero.

Sentía que podía haber llegado a la final.

Ganar, no lo sé, pero sí haber quedado entre los cuatro últimos.

Pero no ha sido así.

Cuando salga afuera, voy a empezar a pensar diseños,

a pensar...

lo que quiero hacer.

Espero que mucha gente quiera mi ropa.

Se nos va un aprendiz.

Quedan siete, que se enfrentarán a una prueba por equipos.

Ya os adelanto que será frenética.

Nos vamos.

Para esta prueba por equipos

nos abre las puertas Extreme Collection,

una firma que forma parte de la etiqueta Moda España

que garantiza que el diseño y la producción

se hacen 100% en nuestro país.

La marca abrió su primera tienda en Madrid en 1990.

Y hoy tiene más de 200 puntos de venta

en los cinco continentes.

Su prenda icónica es la chaqueta de mujer de corte militar

cosida artesanalmente seleccionando al detalle

telas, fornituras y adornos para que cada creación

sea una edición única y limitada.

Aprendices, estamos en el taller de Extreme Collection,

una marca de moda

que ofrece prendas de calidad a precios muy asequibles

y cuya protagonista es la legendaria chaqueta de mujer.

Aprendices, la chaqueta es una prenda

a la que yo tengo muchísimo respeto.

Porque hacer una buena chaqueta

es muy muy difícil.

Estoy de acuerdo, Caprile, y más estas "blazers"

inspiradas en el estilo militar que tiene esta marca.

Para muestra un botón, para muestra una chaqueta.

Esta chaqueta es una maravilla. Tiene mucho trabajo.

La chaqueta es complicada hasta para los mejores.

Es un desafío incluso para el que más sabe.

Para todos. Totalmente, Raquel.

Tú, María, esto lo sabes bien. Acabas de incendiar las redes

con una chaqueta-vestido

que ha enamorado a la mismísima Beyoncé.

Qué pasada, María. Es verdad.

Es un vestido muy complicado, mucho trabajo.

Como dices, Raquel, la sastrería requiere mucha precisión

para que todo quede perfecto.

Aprendices, nos acercamos a la final

y queremos veros trabajar con orden y disciplina.

Vamos, que el estilo militar

no queremos verlo solo en las prendas,

sino también en vuestro trabajo en equipo.

Parece que los jueces cada vez más pistas y más detalles

para encontrar al mejor de vosotros.

¿Qué van a tener que hacer

para poder identificar a ese maestro de la costura?

Pues te lo voy a enseñar, Raquel.

Y de hecho, se lo enseño a ellos.

Qué bonita. Aquí tenemos el primer modelo.

Pues aquí están.

(ISABEL) Me encanta.

Aprendices, tendréis que reproducir

estas dos chaquetas de mujer icónicas de la marca.

Una por cada equipo.

Respetando la filosofía,

pero aportando nuevos elementos al diseño

de manera que se convierta en una prenda única

y de edición absolutamente limitada.

Para ello contáis con todo tipo de adornos

y una bordadora.

Eso sí, es una bordadora para los dos equipos.

¿Estás tranquilo, Sergio?

Hoy estoy con miedo, con mucho miedo.

¿Por? Don Lorenzo me dijo

que no me acercara por Toledo y me habéis traído aquí

y estoy un poco... Es verdad.

Toledo no te trae muy buena suerte, Sergio.

Llevo desde ayer con taquicardia, no te digo más.

Sergio, tú también tienes un pasado

que, digamos, te puede ayudar en la prueba, ¿no?

Sí, a ver, hay que ser sinceros, sí.

Tu padre es sastre. Es correcto.

Y alguna chaquetita que otra, pues, sí que he hecho.

En esta prueba, es verdad que a nivel técnico

a la hora de confeccionar una chaqueta

yo tengo más facilidad que al confeccionar un vestidito.

Amparito y Lara, un paso al frente.

En el ranquin de la primera prueba

las dos peor clasificadas sois vosotras.

Y por eso hoy

seréis jefas de taller.

Madre mía.

Has puesto cara, ¿eh?

No sé, una cara extraña, cuando hemos dado los nombres

de Amparito y Lara, ¿por qué? Sí, no, un poco...

Te has sorprendido. Sí.

¿Querías ser jefa de taller hoy? Hombre, a mí me gusta...

A mí me gusta también el manduqueo un poquito.

Te hubiese apetecido.

Ya está, vamos a dejarlo ahí. No vaya a ser...

Aquí cambia todo mucho, no vaya a ser

que ahora de momento todo cambie.

Es una oportunidad

para demostrar que lo podéis hacer mejor que en la prueba anterior.

Sois impares. Habrá un equipo que contará con cuatro aprendices

y un equipo que contará con tres.

Y ahora hay que dilucidar qué aprendices estarán en cada equipo

y qué equipo contará con un aprendiz más.

¿Cuál será hoy la mayor responsabilidad en esta prueba?

¿Decidir eso o ser jefe de taller,

Saray?

Yo sabía que algo me iba a tocar.

Sabía que no me iba a ir de rositas.

Tienes que decidir qué aprendiz

va a estar en cada equipo

y además qué equipo va a tener cuatro personas trabajando

y qué equipo va a tener solo tres.

Saray, ¿en qué equipo quieres trabajar y por qué?

Quiero trabajar en el de Lara,

porque necesito una persona que me tranquilice.

Y creo que ella, para mí, es tranquilizadora.

¿Toni dónde trabajará?

Eh... Equipo de Amparito,

porque pienso que Toni tiene mucho estilo

y Amparito, el estilo que tiene para este tipo de cosas... buf.

Entonces, creo que Toni

le puede aportar mucha moda a la chaqueta que haga.

Ves más militar a Toni.

Bueno, no sé. -He hecho la mili.

A mí, ese discurso... Con los tatuajes.

Esto lo veo más Amparito que Toni.

Sinceramente. (RÍE)

Hombre, esta marca, personalmente, la conocía antes,

y me gusta bastante, la he seguido. (TONI) Sabía que me tocaba con ella

de verdad. Amparito me ha leído el horóscopo,

yo soy géminis, ella sagitario,

y decía que los géminis estamos bajo la influencia de Sagitario

y que nos iban a traer fortuna y suerte.

Ya sabéis lo persistente que es, repite las cosas muchas veces

hasta que te sangran los oídos.

Se me ha quedado en el subconsciente

y estaba tranquilo. "Mira, a ver si me trae suerte".

Sergio va a trabajar

en el equipo de... Lara.

Porque es el que más técnica tiene en esto

y yo lo quiero en mi equipo.

Ahí está.

La maldición de Toledo, Sergio. Ya estamos.

¿Cómo lo vais a llevar estando separados?

Mal. -Bien.

Mal, yo muy mal.

Perdonadme, lo siento. -Tranquila.

Saray, ¿dónde vas a situar a Rosa

y dónde vas a situar a Isabel?

Madre mía.

¿En qué equipo trabajará Rosa?

En el de Lara.

Vale, acabas de decidir que tu equipo tendrá

cuatro personas trabajando y has decidido que sea Rosa.

¿Por qué? Por la amistad que tengo.

Me encanta trabajar con ella y la quiero un montón

y la quiero en mi equipo. -Gracias.

Es que son dos fuertes, dos personas fuertes,

entonces... no sé.

Lo siento. (ISABEL) No, tranquila.

No te disculpes. -Guíate por lo que sientas

y por lo que quieras. Saray, un ejército

con muchos generales y poca tropa no...

Te lo dejo ahí. Sergio,

para ti ¿quién es el rival más fuerte?

Pues mira, yo siempre he dicho y digo

que hay una persona que no tiene muchos vicios adquiridos

en muchas cosas, y es Toni.

El ansia que tiene y las ganas que tiene por aprender es lo que...

lo que le da empujar fuerte hacia todas estas cosas.

¿Es tu rival más fuerte aquí dentro?

Mi rival no va a ser nunca.

Ay, de verdad. Dejemos... Dejemos...

Dejemos la historia de amor aparte.

Madre mía. A ver.

O sea, de verdad. Esto es un taller,

esto es un concurso. (SERGIO) A ver.

Es que es verdad. No es una historia de amor.

Perdón, perdón. Sí, puede serlo.

El amor... A ver, Sergio. Como la canción de Raphael.

Escúchame. "Dejemos el amor".

En el amor puede haber rivalidad. A ver, que al final

se van a confundir. -No sé. (RÍE)

¿Qué más da, Toni? A mí no me da igual.

Amplías tu público, que también está bien.

No, no. Sale de su zona de confort.

No, donde estoy estoy muy a gustito.

Nos estamos desviando del contenido

de "Maestros de la costura"

Lo que ha unido este programa...

Lo puede separar tu mujer.

Ambas chaquetas son difíciles,

pero cada equipo tiene que hacer una diferente.

Y esa decisión también va a recaer en ti.

¿De verdad? Como ves,

las chaquetas tienen asignado un color,

de manera que a la vez estás asignando

color de equipo y chaqueta.

(ROSA) ¿La roja es cuello Mahón? -Mírala por delante y por detrás.

(ROSA) Son iguales los cuellos. (ISABEL) Quiérenos un poco.

Estos bolsillos son de tapa y estos son de tal.

(ROSA) La roja, ¿es solapa mahón también?

-Es también mahón. Este tiene solapa en el bolsillo

el otro no y no tiene bordado en la espalda.

(LARA)

¿Lo tienes claro, Saray? Sí.

¿Qué chaqueta vas a elegir para tu equipo?

La del equipo verde. ¿Nos puedes razonar la decisión?

Los bolsillos no tienen tapa, no tiene bordado en la espalda.

El cuerpo base es un poquito más sencillito.

A mi punto de vista.

No te dejes llevar por las apariencias.

Ya, lo sé.

Las dos chaquetas están bastante igualadas.

Cada una tiene sus complicaciones.

Vamos a ver qué pasa. ¿Os gusta la chaqueta roja?

Sí.

Sois uno menos. Dos que cosan y uno que planche.

Si está todo planchado y entretelado, creo que es la clave.

Raquel, si me permites mi opinión, en este tipo de prueba

es una ventaja ser menos en el taller.

Creo que también, a veces cuando hay muchas manos en la masa...

Lo que digo yo, muchas manos en la olla, arde Troya.

En una chaqueta, buf.

Lo más importante es que os organicéis bien.

Tenéis un montón de telas para poder elegir.

Así que atentas, hacedlo bien.

Porque eso es muy importante.

Vale. Aprendices,

recordad que tenéis la expulsión

a toque de corneta.

Sí, hombre.

No sé lo que significa. Para Isabel.

Sí, por favor. A la vuelta de la esquina.

Ah, "okay".

Estáis todos en el punto de mira.

No bajéis la guardia.

Ya, Caprile, de verdad. Hombre, déjame lucirme.

Vente arriba, Caprile. Yo soy de los de la mili.

Hombre. Hasta aquí.

Vente arriba cuando quieras, Caprile, con el tema.

Claro, ya tengo mis años. Dios mío, lo más grande.

¿Fuiste a la mili, Caprile?

Reíos lo que queráis, me parece fenomenal que os riais,

pero, ojito.

Te ha hecho una pregunta Palomo. ¿Fuiste a la mili?

¿Yo fui a la mili? Luego te contesto.

No.

Reíos, me parece fenomenal.

Antes de llorar, reíos. De verdad, no bajéis la guardia.

En cualquier momento

sacamos la artillería pesada.

Ese sí que lo he oído. -Vienen tanques.

Ya. Por seguir la estela de Caprile,

aprendices,

eso es, firmes,

tenéis 120 minutos para confeccionar una chaqueta

maravillosa.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, a coser.

Uy, qué duro está hoy.

-¿Cuál es el nuestro? -El verde.

-Cógelo.

Suerte.

(AMPARO) Corre. -Venga, chicos.

Las telas, a por las telas. -¿Eh?

Las telas. -Toni, tú vas a estar

con el tema del diseño. Primero cortas la espalda,

la entretelas y la bordas, lo primero.

Mientras tanto, vamos cortando y empiezas con el delantero

que es lo primero que se monta. -Sí, los bolsillos.

Sí, con los bolsillos. Vamos a por los tejidos.

Rosa, necesito que tú te encargues de las mangas.

Necesito que tú me hagas el tema de las trabillas.

Vale. -Voy a elegir la tela

y lo que primero necesito es el delantero

para que podamos... eh... -Bordar.

Bordar. Y luego vamos a ir... -Escucha, ve cogiendo las telas.

Si no, vamos a ir... -¿Vais las dos?

Sí. -A ver, el tejido es este.

Sí. -¿Y este?

Porque este es más... Es este.

Y este en la manga. -Sí.

Vale, lo tenemos claro. ¿El forro? -Está allí.

¿Cojo este forro? -El forro está aquí.

Está ahí. -Está aquí, está aquí.

La idea que tengo

es cambiarle el color de las mangas a la chaqueta

sustituir

el acabado de los puños que tiene la chaqueta por botones dorados,

cambiar también las galoneras de los hombros

por algo dorado que no esté muy recargado.

Y...

Y modificar también los botones.

Necesito la tela ya. -Vale, le llevo la tela.

Sí. Y la entretela faltaría. (SARAY) La tela.

Falta la entretela, no la encontramos.

Forro y entretela están debajo de la fornitura.

Para realizar chaquetas militares como las de la prueba

se parte de un mismo patrón base.

Realizamos el corte del patrón en tres tejidos diferentes.

El tejido seleccionado, el forro

y la entretela que se usa para reforzar el tejido.

Cosemos una parte del bolsillo al costadillo

y la otra, al centro del delantero y unimos las piezas.

Cosemos los centros y los costadillos de la espalda.

Unimos el delantero y la espalda por los costados y los hombros

y añadimos mangas.

Para la confección del forro

utilizamos las vistas cortadas en el tejido principal.

Unimos las piezas del patrón

en el mismo orden con el que se ha confeccionado la chaqueta.

Rematamos la chaqueta uniendo el forro por los bordes

y añadimos el cuello.

Para finalizar, personalizamos la chaqueta

con bordados, botonaduras, tapetas...

Las posibilidades son infinitas.

(Golpe)

Ahí va. -Me he quedado a gusto.

Hoy soy la teniente O'Neil.

Los voy a llevar a todos así, así.

Lo vamos a hacer de fábula.

Vale. -A ver, chicas, un momento.

Esto es aparte.

Decidme dónde... (ISABEL) Tú decides, Toni.

-¿Os parece bien aquí? (AMPARO) Sí.

Toni, las mangas negras y ¿qué más quieres en negro?

Las mangas negras y ya está.

Vale.

(TONI) A ver cómo va la máquina esta.

Creo que esta prueba la vamos a bordar.

nunca mejor dicho.

Además, la bordadora la domino,

que eso no lo sabe nadie,

que la domino como...

superbién.

Vale, ya lo tenemos bordado. -Muy bien.

Perfecto, Toni. -¿Cosemos el dragón ya o qué?

A mano, si quiere Toni. -¿O lo hacemos lo último?

(TONI) Como queráis. Esto lo vamos a dejar aquí.

Vale. -Que no se caiga.

(AMPARO) El bordado ha quedado muy bien.

Amparo, ¿cómo ves los equipos? ¿Estamos equilibrados?

Para nada, ¿no?

Qué va, lo haremos de perlas, ya veréis.

No tenemos miedo. -Confío en nosotros, eso sí,

pero desequilibrados estamos.

Desequilibrados estamos, pero de mente.

¿Qué tal, Lara?

Muy bien, aquí estoy marcando los...

En el equipo de los generalotes.

¿Por qué los generalotes? No, por nada, es un comentario.

Ah, vale.

No os habéis arriesgado mucho en el tejido.

No, la verdad, de los que había era el que más nos...

Hombre, es el mismo.

Poco riesgo.

¿Estás un poquito agobiada?

¿Agobiada? Aquí, yo preguntándote cosas.

No, tú pregúntame todo lo que quieras.

Por ahora suelo ser de las mujeres

que pueden mascar chicle y caminar a la vez.

Uy, Dios mío, fíjate, eso los hombres, por lo visto,

no lo sabemos hacer. (SERGIO) ¿Perdona?

Ah, no lo sé. Ay, Caprile, que no quiero

dejarte hablando solo, pero tengo que ir a bordar esto.

¿Ya vas a bordar? Sí, voy a bordar

esta parte de delante, así nos lo quitamos de encima.

Vale. ¿Sí?

Gracias.

¿Qué tal ves a Lara?

¿Con qué ojos la miro o cómo la veo?

No. Ah, no sé, contéstame como quieras.

No, la veo bien, ahí está, la veo preocupada.

Vale, entonces... -Ahí tienes que meterlo.

-Esto va ahí, vale.

Vale, entonces aquí... -A.

-Primero A, vale. -Y ahora "start".

Hay que dejarlo como pulsado.

-Uy, va a saco.

Cuántas piezas, por Dios, tiene una chaqueta.

Hola, chicos. Hola.

Hola. -¿Qué tal?

¿Qué tal? ¿Qué tal?

Bueno, cualquier consejo es bienvenido.

Aquí buceamos en terreno desconocido.

¿Es terreno desconocido? ¿No os veis cómodos?

No, digo que yo nunca he hecho chaquetas.

Uy, pues es algo... es complicado. Ya, por eso,

que cualquier consejo que me puedas dar

lo agradezco mucho.

El consejo es que os concentréis mucho, que le pongáis muchísimo.

Y haced caso a la jefa de equipo. Sí.

Espero que ella sí controle. Amparito.

¿Sí? ¿Controlas el momento chaqueta?

A ver, hice una, pero ya sabéis lo bien que se me daban las clases.

Uy...

¿Sabéis que me encanta veros trabajar juntos?

¿Sí? Sí.

A mí también. ¿Estás contenta?

Sí, mucho, porque Toni y yo nos llevamos estupendamente.

¿A que sí? Sí, la semana pasada fue algo feo

y no intencionado, pero creo que... esta vez nos vamos a entender

perfectamente. Yo también.

(TONI) Nos estamos llevando bien los tres y estoy contento.

Creo que la última prueba de grupo nos sirvió de escarmiento a todos.

¿Es marina la manga o negra? No, es negra.

¿Qué tejido es? ¿Punto roma? Sí, un pelín.

Punto roma con una sarga.

Bueno, yo de nombres de tejidos... ¿Esto es elástico?

Es importante que la manga quede perfecta,

que la manga quede bien aplomada, con su cuerpo.

¿Qué significa "aplomado"? Esa palabra...

Pues "bien plantada", que quede aquí bien puesta.

Vale, que quede esto bien, que tiene que sobresalir un poco.

Que quede en su sitio. Vale.

Que quede la forma bien. Aplomada.

Vale, vale. Tengo que deciros

que habéis arriesgado. Sí, un poquito.

Sí, y eso está bien. Nos gusta el riesgo.

También soy de arriesgar, pero a veces meto la pata.

Me da un miedo atroz esta manga. ¿Sí?

Debéis unir bien los tejidos. Por favor, si necesitas

una prueba antes de cómo funciona, no te lo pienses.

Vale, "okay". Trabajad en el maniquí bien

esa manga, todo. Suerte.

No lo hagáis todo en plano. Vale.

(ROSA) Tened cuidado con la plancha. Se pega en todo.

(SARAY) Es una pasada. -Sí. La verdad,

deberíamos haber tenido más precaución

y haber puesto el pañito con las entretelas.

¿Qué tal el equipo verde, Caprile? Pues por lo poco que he visto,

muy aburrido, Palomo.

Mira, para empezar, la elección del tejido,

no han arriesgado nada, han elegido el mismo de la muestra.

El mismo. ¿Y cómo actúa Lara

como jefa de taller? Yo la veo agobiada,

preocupada.

Estoy casi más preocupado por el equipo naranja.

Han escogido el tejido rojo base igual que el del original,

y han metido una manga negra, pero atención,

han metido... Bueno, manga negra.

Manga negra de punto roma. Ah.

El punto.

Y luego lo han entretelado.

Bueno, por lo menos han arriesgado un poquito.

Igual es una sorpresa. A lo mejor nos sorprenden

y solucionan, porque es verdad que Toni técnicamente...

(AMPARO) ¿Cómo vas, Isabel?

-Con la manga estoy primero. -Vale.

Cuando tengáis el bolsillo y todo eso cortado...

-Sí. (TONI) Ya está.

¿Sí? -Cuando quieras, sí.

Aprendices, ¿me escucháis?

Acaban de volar 45 minutos de la prueba.

Quedan 75 minutos para presentar la chaqueta.

Sergio, ¿cómo vas? -A tope, ¿y tú?

A tope. Si yo te pago, ¿me ayudas un poquito a mí?

Si quieres, ¿cuánto pagas? -Bueno, hay que negociar.

Ay, es broma, ¿eh?

Sergio y yo somos infieles hoy. -Ah, ¿sí?

A nuestras parejas. -Ah.

Pero ¿a qué te refieres?

Bueno, tú tienes a mi Lara y yo tengo a tu Toni.

Ah, pajaruela, pajaruela.

(AMPARO) Toni, ¿qué estás intentando?

¿Coserlo doble para ver si así no se menea?

-No, estoy intentando coser a ver cómo queda la manga.

Puede quedar bien. (ISABEL) ¿Qué?

-Cómo queda la manga. ¿Te gusta el tejido?

Ah, unir el tejido. -Para ver cómo queda.

Hemos cogido un punto. ¿Te gusta? -Sí, sí, sí.

-Vale, ya está. -Toni, muy bien.

Tiene mucho talento dentro.

Lo que pasa... Va de hombre duro

y el talento hay que sacarlo suavecito.

Bueno, poco a poco le está saliendo.

Una de las maravillas de la moda es que cada prenda es infinita.

Solamente hay que encontrar el camino para que sea especial.

Eso ha hecho Extreme Collection. Por eso quiero hablar

con Jorge García y con dos de sus costureros.

Por favor, Miguel Ángel Rodríguez y Marisol Infante,

¿Qué tal? Bienvenidos? Hola.

Muchas gracias.

Jorge, cuéntame cómo empezó todo.

Es una empresa familiar, viene de mis padres.

Fueron los creadores de la marca.

Siempre hemos creído

y hemos apostado, o es lo que nos inculcaron de pequeños,

que lo más importante es ser honrado

y jamás de los jamases defraudar al cliente.

Creo que todo esto está hecho aquí, ¿verdad?

Absolutamente todo, desde el primer bordado,

los botones, todo.

Nosotros confiamos, creemos y además abogamos

por la moda "made in Spain".

Siento verdadera curiosidad por saber en qué momento sentiste

que la chaqueta de mujer

era la prenda en la que querías profundizar.

Nosotros buscamos que las clientas se sientan realmente especiales.

Creemos que la "blazer" es la paleta perfecta

para que cada una pueda darle su personalidad.

Yo estoy muy asustada, porque sé que es una prueba difícil

y siempre quiero que lo hagan muy bien.

Por tanto, voy a abusar un poco más, si Jorge me lo permite,

¿Me ayudaríais un poco en los talleres?

Vale. -Bueno.

Os pido que vayáis a ver a los aprendices.

Yo me quedo con Jorge. Por favor, pasad por aquí.

Marisol, sí, y Miguel Ángel.

Gracias.

(JORGE) Se están enfrentando a una de las pruebas más difíciles.

La confección de una chaqueta lleva más de 100 operaciones,

en muchas ocasiones intervienen más de 20 personas

y son más de 40 piezas las que componen una chaqueta.

Es una prueba superdifícil.

Tiene muchísimo mérito lo que están haciendo hoy.

Buenas.

Equipo verde. Hola, María, ¿qué hay?

¿Cómo estamos? (MIGUEL) Buenas.

Hola, buenas, encantada. ¿Qué tal, Rosa?

Estamos con Miguel, que es jefe de taller de Extreme Collection

y que viene a ver qué estáis haciendo, en fin.

A ver, estoy liada con el forro. Quieras o no,

es una chaqueta paralela para meter.

Mira. -Está muy bien.

La costura, métela un poquito más estrecha, un centímetro,

para que luego te encaje bien y no te tire.

Sí, intento ese centímetro, pero los nervios nos traicionan.

Pero yo la veo bastante bien. -Muchas gracias.

Me ha encantado la visita de Miguel.

Me encanta conocer a profesionales en su puesto de trabajo

y que aporten positividad o críticas constructivas.

Me gusta absorber lo bueno de donde voy.

¿Qué tal, Isabel, cómo vais? Bueno, ahí liados.

Te presento a Marisol. Hola, ¿qué tal?

A ver si tiene algún consejo que os pueda dar.

¿Cómo vais? Un consejo de oro.

Cualquier consejo me va bien,

porque es la primera vez que monto algo así.

Bueno, pues, a ver.

Pues bastante bien.

Que te queden los dos vivos al mismo ancho.

Que te quede cerradito cuando lo tengas terminado.

Y bueno... Si quieres, para plancharlo,

una cosa que hacemos en mi taller es hacerle una randa,

como cerrarlo. Y plancharlo.

Lo cierras con hilo malo. Luego el cliente se lo abre.

Lo cierras, echas como un hilván a mano

y ya lo planchas aquí bien.

Y con la plancha puedes solucionar todos estos fallitos.

"Okay", vale, vale.

"Capito". Para mí, esto es un aprendizaje brutal.

No os lo podéis imaginar. Son cosas que nunca he tocado,

porque pensaba que no podía.

Y estar aquí y que nos hagan hacer esto,

te lo juro, estoy flipando con esta enseñanza,

que para mí... Se me ponen los pelos de punta

de lo contenta que me hacen sentir estas cosas.

Amparito, estás con el forro.

Sí, ahora estoy sujetando el forro al...

A las vistas. A las vistas.

Y así esto. Lo que más miedo me da

son las mangas. Quien no arriesga no gana,

¿no, Palomo? Claro, y quien coge un punto

y lo entretela para quitarle la elasticidad, también la caga,

pero bueno, obviamente, si le ponemos entretela,

ya no cede. Le quita un poquito.

Y puede ser que lo solucionen.

Pero, vamos, la manga lleva mucho trabajo.

Yo le metería mano lo antes posible.

Casi antes que al forro, pero bueno.

Sí, porque... por lo menos que veamos la chaqueta.

Aunque el forro por dentro esté un poco...

menos, a lo mejor

si se ve más la chaqueta... Exactamente.

Vale.

Nos vamos, Marisol. Pues nos vamos.

Antes de que empecemos a ver los fallitos.

Ay, Marisol, qué bonica. Nos ha ayudado,

nos ha dicho cómo hacer cosas para mejorar.

Es un amor, muy bien.

La idea de las trencitas estas...

Porque quería embellecerlo un poco, cambiarle un poco la manga.

Es muy vedet, es muy tú. -Tampoco es tan vedet, ¿eh?

Bueno, clásica, una vedet clásica. -Pero para cambiarle un poco

y darle un poquito más de... ¿Sabes? Como de...

¿De aire?

De fresca.

Que tú eres muy fresca, querida.

Ya. -Ya.

Mira, cariño. -Dime.

Oh, nena.

Mira. -Ideal.

Uy, me encanta.

(ISABEL) Amparo, Toni. (AMPARO) ¿Qué?

-Necesito saber ahora cómo hacemos, cómo unimos el resto de las piezas,

que tengo el bolsillo en dos minutos.

Pues espalda y luego las mangas.

Vale, ¿dónde están las piezas? -Ahora te doy la espalda.

Toni, dame la pieza de la espalda, si puede ser.

Toma.

-A ver cómo me siento aquí.

Parad lo que estáis haciendo.

Parad.

Al principio de la prueba os hemos avisado

de que en cualquier momento

podía aparecer la artillería pesada.

Ostras.

Pues la vamos a sacar.

Porque es necesario

que aprendáis a enfrentaros con la realidad

del día a día de cualquier taller.

Así que a partir de ahora

vamos a hacer un cambio

total de los equipos.

El equipo verde terminará la chaqueta del equipo naranja

y el equipo naranja terminará la chaqueta del equipo verde.

¿Entendido?

Esta es la verdad de nuestros talleres.

La vivimos todos los días. Todos los días.

Muchas veces una modista empieza una prenda

y la tiene que acabar otra. Pues vamos a hacer el cambio.

Venga, ¿a qué esperamos? Aprendices,

cambiaos el mandil con el compañero, por favor.

Ay, ¿y mis cositas?

Las cambias. Las cambias.

(SARAY) El cambio no me parece justo.

Teníamos hecha una cadena superlimpia y superbién

teníamos hechas las cosas,

sabíamos perfectamente lo que teníamos que hacer,

estaba todo superplanchado, todo supermarcado.

Jolín, pensaba que nosotros íbamos retrasados.

Madre mía. -¿No habéis hecho las trabillas?

-No, lo íbamos a poner con alamares.

Con alamares.

Aquí, esta dirección así aquí. -¿Un par de ellos nada más?

No, más. -Menudo lío tenía Amparito aquí.

O sea, es que flipo.

¿Nadie puede trabajar en orden?

O sea, planchando arriba de los alfileres.

(ISABEL) Hoy saco un máster en bolsillos.

Pensaba que había terminado los bolsillos y vuelvo a ellos.

¿No están acabados? -No, no.

Pues no íbamos tan mal. -Oye, Sergio,

¿no habéis entretelado?

Una parte de la prenda va entretelada, la otra no.

Vale. -¿No habéis entretelado todo?

Todo no, hay unas piezas que iban entreteladas

y otras que no.

(ISABEL) Nosotros todo. -Lo hemos entretelado todo

para que le diera más cuerpo a la chaqueta.

¿Dónde has empezado a coser la manga?

Es otro material, por eso no te casa.

Jo, hay que...

Hay que embeber mucho aquí. La entretela está mal pegada.

Es como si cosieras tres piezas de golpe, o cuatro.

Así llevamos toda la prueba nosotros, machote.

Hombre, es que...

(TONI) Cuando escucho a la gente

que critica el trabajo que hemos dejado

no entraré en ese juego, no diré los fallos que había,

pero me parece feo.

(SERGIO) De verdad... -¿Qué te pasa?

Está un poquito mal lo del tema de la entretela.

Vale, cariño. -Tengo que rectificar esta manga.

Mira, amor, yo confío en ti. Haz magia con esto.

Yo lo intento. -Sé cómo estaba el trabajo

que nosotros hemos dejado y cómo está esto.

A ver. Y esto, ¿ni tampoco lo han cosido?

-No. -¿El qué?

-Tengan cuidado, porque... -Hay que coserlo.

-No han planchado, han hilvanado. -No han planchado nada.

Una buena planchada a la chaqueta te dice lo que hace, lo que hay.

Sergio, lo que necesito... Escucha, cariño, ¿me escuchas?

¿Qué necesitas?

Eh... A ver, por favor. -¿Te doy una buena plancha?

Parad un momento. Parad un momento todos.

(ISABEL) Ellos se quejan de entretela

y yo me quejo de que falta entretela.

Descose esa manga.

-Intentemos sacar adelante lo que más podamos.

¿Qué tal? Bueno.

¿Qué ha pasado? Te planeas el trabajo para una cosa

y ahora estamos parados. ¿Estás parado? ¿Por qué?

Porque solo queda el montaje. Te veo enfadado, Toni.

No quiero estar parado y estoy parado.

Tengo carácter, no me enfado. Tienes carácter,

ya lo hemos visto. Sí.

Pero yo no he gritado a nadie. Vamos a dejarlo

como que estás contrariado, no enfadado.

Vale, como quieras. Yo te entiendo.

Te han quitado a tu bebé y eso duele.

Eso es así. (ISABEL) Ya, ya.

A ver, decidme la verdad. ¿Qué os parece?

¿Habéis ganado o perdido con el cambio?

Pensaba que íbamos con mucha desventaja,

pero cuando he visto lo que les faltaba, tampoco era tanto.

A ver, es que ellos no han puesto...

Venga, chicos. No han puesto entretela en todo.

Y esa tela se deshace.

Piensa en algo de tu estilo, Toni, para añadir a esto.

Lo que queráis, me da igual.

Aprendices, escuchadme, os quedan 20 minutos

para terminar. Bueno, chicos, calma, calma.

¿Los botones? ¿Han elegido botones, algo?

No, no hay botones. -Cogemos dorados.

Esto es lo que abrocha, Lara, pero hay que coserlo.

Exactamente, pero... -Así, va de un lado aquí.

Lo veo raro eso. -Se puede coser aquí

y el botón va aquí.

(LARA) Mira, hay dos y la chaqueta puede estar prendida

solamente arriba y que quede... -Yo le ponía este.

Vamos a enhebrar hilo beis. -¿Cuántos hay? Cuatro.

Y cuatro, ya está. -Cinco, seis.

Con cinco suficiente, con cuatro también.

Mira, uno, dos, tres, cuatro. -Los hilos.

-Venga. -Botones dorados.

(TONI) Ay, Amparito.

La influencia de Sagitario te irá bien.

Ya te lo diré yo ahora mismo.

Si me queréis ayudar aquí... (AMPARO) Voy.

-Es que no sé...

No han puesto piquetes aquí y a mí me descoloca un poco.

-Madre mía, sin piquetes.

Qué fuerte, no hay piquetes en las mangas. ¿Cómo...?

No criticaré el trabajo de mis compañeros.

Isabel, lo estás haciendo superbién.

Superbién. -Pues sí, Isabel.

-Gracias.

(SERGIO)

(TONI)

Eh, no te enfades por lo de antes. -No me enfado, no.

Es normal, al final tenemos que petar.

No pasa nada.

(SERGIO) El cambio de prenda, al que peor le ha sentado

ha sido a Toni

del equipo contrario.

Creo que le ha dolido,

aparte me ha parecido entender que era su diseño.

Eso fastidia mucho.

(ROSA) A ver, mira, id poniéndole los adornos dorados, Lara.

A ver. Rosa, es que si no puedo mirarlo así...

Para que yo vaya adelantando esto. -Sí.

¿Sabes qué te digo? -Es que mira.

Eso va aquí, ¿no? -Estamos perdiendo tiempo.

Rosa, ¿me haces caso? -¿Qué?

-Vale. Coso esto y espérenme en la plancha

No te espero. Que no pase lo de la otra vez,

me quedé callada y mira adónde fuimos.

Voy a adelantar trabajo. -Soy la jefa.

Sí, pero no estoy de acuerdo. -Ya está.

Porque vamos a ir superretrasados. Habrá que adelantar esto.

Si me mueves ahí, no puedo coser aquí.

No te muevo, Lara. Tenemos que ir adelantando.

-Bueno... -No todos haciendo lo mismo.

Es mejor que mantengamos un poco la calma, por favor.

No, la calma no. -La calma la tengo yo.

Ella, que se me ha... -No, que si no, no se adelanta.

Aquí no es, aquí no es eso. -¿Qué te crees?

Sinceramente, si yo ahora mismo pudiera decir

"chao, Rosa", sinceramente... -Lara, que no adelantamos.

-No me puedes gritar, no. -Y tú tampoco.

Yo no te estoy gritando. -Quiero que adelantemos.

No vayamos a expulsión. -Si te estoy diciendo

que no me muevas ahí, me lo respetas.

No estoy moviendo. -Me lo respetas.

Quiero que adelantemos. -Vale, pero me lo respetas.

Y tú también habla con respeto.

(LARA) Soy la jefa de taller.

Si le digo que vaya a la plancha, a la plancha.

Esa parte yo la tenía controlada.

Y lo único que estaba haciendo

era entorpecer un poco

lo que luego Sergio tenía que coser.

(TONI) ¿Qué quieres poner? -Yo qué sé.

Lo que tú quieras. Te he dejado antes que hicieras el diseño,

sigue con él. -Está muy recargada.

Pues no le ponemos nada más.

Ay...

(AMPARO) Nos van a cantar tiempo. -¿Cómo que van a cantar tiempo?

Toma, compañero.

¿Dónde lo quieres? (ISABEL) El cuello.

Ve acercándome alfileres. Ponte a mi lado.

No entiendo la manga sin piquetes. No sé qué parte frunce y cuál no.

(SARAY) Corre, cóselo como sea. -¿Puedes tú, Saray?

-Voy, voy. -Necesito que me dejéis moverme.

(ROSA) Tú cose, yo me adapto.

(SERGIO) Es que la verdad... -¿También está mal?

Seguid a lo vuestro. -Ponte, yo procuro no molestar.

Al menos, poder cerrar la chaqueta.

(TONI) Isa, tú puedes, tranquila. ¿Te hago un masaje?

(ISABEL RÍE) No estaría mal. No, es broma.

Madre de Dios, me río por no llorar.

Discúlpame si te he hablado mal. -Si te estaba mandando

que fueras a un sitio... -Quiero adelantar.

(SERGIO) El cuello. -...era para eso.

También es importante ir pegando cosas.

Claro, pero eso lo hacíamos adelante.

¿Cómo va la cosa por aquí? ¿Necesito unas tijeras

para cortar la tensión o se ha calmado un poquito?

Está todo bien. -Estamos bien.

Vamos allá.

Es lo más difícil de la prueba. Es complicada la chaqueta,

pero lo complicado son los nervios y nuestras cabezas.

¿Cómo habéis afrontado el cambio? Tuve dos minutos de bajón.

Lo debo aceptar.

Tienes que venirte un poco arriba. Cuando lo hicieron,

le estaba poniendo cariño a los detallitos,

ya lo estábamos arreglando y de repente cambio

fue como encontrarme con otra cosa que tenía que adoptar.

Lo he adoptado ya.

Así es el juego, ya lo sabemos. Sí, sí.

Hemos venido a trabajar y hemos venido a ganar y a jugar.

Lara, así pasan las cosas.

Sergio. ¿Qué pasa?

¿Te aclaras o no? Me aclaro.

Un poco difícil, pero me aclaro.

(SARAY) Ahora es un momento de la prenda

que tenemos que estar... No lo queremos agobiar,

ni mucho menos, pero claro. -Y queda todavía por coser.

No os pongo más nerviosos. Está enhebrado y está bien.

Mucha suerte.

Aprendices, quedan cinco minutos para terminar.

(LARA) Vamos, campeón. (SARAY) Sergio, vamos.

Aquí lo he pillado. (TONI) No te preocupes.

Vale. ¿Hacemos planchado? -Eh...

Sí, rápido, el borde este. Ay, falta la boca.

Quedan cinco minutos y faltan los botones.

-Plancha un poco. Dámelo. -Dame la otra hombrera.

(ROSA) Venga, una puntadita. (LARA) ¿Y el forro?

-Ya está. -¿Dónde están los botones?

Toma, los tengo yo.

Son tres, y queda todavía uno de estos por poner.

(TONI)

Va, vámonos, va, va. -Voy con esto.

(LARA) ¿Y el maniquí? -Aquí, venga.

Venga. -Quítale el brazo.

-No hace falta, no.

Espera, espera. -Espera.

Cuidado, aquí hay un hilo. -Ah, vale.

-Aquí tengo otro. -¿Dónde está el hilo? Aquí.

-Botones, dame botones. -Dame la chapa esa.

Espera, espera, vamos por igual. -A ver.

Espera. -Vale.

-Dame los botones. -Vale, vamos allá.

(LARA) A ver cómo queda esto. Le damos dos puntaditas.

(SARAY) Venga, si no nos da tiempo, lo quitamos.

Ay, vale.

Dámelo. -Voy, toma.

Así no se puede trabajar.

Lo vamos a conseguir, chicos. Diez,

nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, tiempo.

Dios mío.

(TONI) ¿Estáis bien? -Sí, estoy bien.

(ISABEL) No sé cuál va a ser el veredicto, la verdad, porque...

Sergio es un crack cosiendo,

pero, bueno, yo no tengo ni idea.

Sería muy fuerte que ganáramos nosotros

siendo la primera chaqueta de Toni, de Amparito y mía.

Aprendices, habéis vivido una prueba frenética.

Pero tenéis que saber que se producen cambios de este tipo

en la vida cotidiana constantemente.

Y que afrontarlos con una sonrisa solamente depende de vosotros.

Algo que no hemos visto precisamente en la prueba.

Ay, Dios mío.

Pues efectivamente, Raquel.

Los resultados finales no están mal

y los dos equipos han conseguido entregar

terminadas, más o menos, dos chaquetas decentes.

Sabemos que os hemos puesto una prueba que no era fácil.

Los retos os deben motivar.

Tienen que ser un paso más en vuestro aprendizaje.

Y en general pensamos que ninguno

ha sabido reaccionar bien

ante el cambio de equipo.

Y eso, sinceramente,

a los tres nos entristece.

Equipo naranja, cuando habéis recibido la nueva chaqueta,

habéis empezado a discutir incluso entre vosotros.

Lara, Rosa, ¿qué ha pasado?

Es verdad que hemos tenido ahí como un rifirrafe con Rosa,

porque yo le dije que se fuera a la plancha,

porque estábamos cosiendo la parte de atrás

para poder ya darle un planchado y ella, pues, me dijo que no.

Y sinceramente, pues, es más, yo se lo dije.

Le dije: "Si pudiera, te sacaba del taller".

Rosa, ¿cuál es tu versión? Mi versión es que en el momento

en que teníamos que adelantar, me manda a plancha sola, sin nada,

a esperar ¿qué? Y he sentido un poco eso.

Me ha tratado mal, me ha faltado al respeto

y no tenía en cuenta la opinión que le daba, que era importante.

¿Habéis acabado la prueba igual o se ha ido suavizando todo?

Lo hemos hablado rápidamente.

(LARA) Si hubiese podido echar a Rosa del grupo,

la echaba y la mandaba para el otro grupo.

Porque no me hacía caso.

Equipo verde, vuestra reacción tampoco me ha gustado mucho.

Tengo que reconocer que al hacer el cambio yo estaba indignado.

Porque estar en un trabajo y estar así

no va conmigo y estaba muy incómodo.

¿Te has desilusionado cuanto te han quitado tu prenda

y has cogido otra que no era tuya? Bueno, han sido muchas cosas.

Por ejemplo, la chaqueta que queríamos hacer no la veo ahí.

Yo no veo esa chaqueta. (AMPARO) Además, habíamos hablado

de que esas hombreras no, son un poco circenses con el color,

y teníamos otras planteadas más finas, más elegantes,

que pegaban más con la marca. Lo que te he dicho.

Que te hayan quitado tu prenda te ha dolido en el alma.

Puede ser. Eso nos pasa a todos.

Bueno, a ver, ¿de quién ha sido la idea

de todos esos dorados en esta chaqueta?

Pienso que ha surgido un poco

porque no teníamos la posibilidad de hacer trabillas.

Ya era imposible. Ojales, tampoco nos daba tiempo.

Entonces era solucionar. -Le pregunté a Toni

cómo hacían el cierre, "con esos apliques".

Y es lo que hemos aprovechado. Entonces, ¿de quién ha sido

la idea de poner todos esos dorados en la chaqueta?

Vuelvo a hacer la pregunta. (SERGIO) Los dorados, no lo sé.

La medalla sí que en un momento de la prueba

Toni me la ha pasado bajo mano y me ha dicho...

Vaya. Bueno, bueno.

Madre mía, esto es una historia de amor.

Estoy fascinada. Que supera fronteras.

Estoy fascinada. Hay algo, hay algo.

Que Toni haya pasado debajo de la mesa

sin poder, su medallita para que a su chaqueta

no le faltase, eso a mí... A mí me ha dicho

que esa medallita era parte del diseño

de la prueba. Bueno,

¿de quién ha sido la idea de los apliques dorados?

Tercera vez que lo pregunto. Los galones, fui yo a lo último,

que dije "vamos a ponerlos" ahí y fue lo que cosimos.

Y lo de... -Ahí estuvimos todos.

Eso era para resolver el cierre.

Te he dicho una solución. Nosotros no lo íbamos a hacer así.

Íbamos a coser unos más pequeños a mano.

Pero al llegar habéis puesto el grito en el cielo,

que estaba mal acabada y digo: "Ponédselo si queréis".

Rosa y resto del equipo naranja,

esos alamares se colocan de dos en dos,

¿de acuerdo?

La manera correcta de colocarlos

es así.

Habéis puesto medio. Con el botón en el medio.

O sea, habéis puesto, que puede ser una creación.

Creo que no ha sido una creación. No, ha sido resolver.

Cojo uno y hago lo que puedo.

Si es que sois como un ejército de urracas.

Si es que veis un brillo y vais a por ello.

A ver, vosotros realmente no habéis diseñado

y habéis, un poco, masacrado la idea de Toni.

Y al final, pues, parece una chaqueta

que podía haber llevado Ángel Cristo o derivado.

Ya. No ha funcionado.

De hecho, vosotros en la primera que os había tocado

no habéis diseñado demasiado, porque os habéis limitado

a replicar el modelo original.

Al final, viendo el resultado, lo que más me gusta,

y esto me ha costado decirlo, son las mangas.

Al principio, Toni, no dábamos ni un duro.

Yo, el primero, he entrado y he dicho:

"Ha sido ya la metedura de pata de primera hora".

Después de la prueba tan mala que hemos pasado

pensando que eso era el desastre absoluto,

al final me tengo que poner un punto en la boca y asumir

que ha sido una apuesta de riesgo y que te ha salido fenomenal.

Así que por haber dado una lección de valentía, Toni,

para nosotros eres el mejor aprendiz de la prueba.

Así que, Toni, recibirás, por supuesto, tu recompensa

en su debido momento. (SUSURRA) Gracias.

Estoy contento, no puedo decir nada más.

Toni, seguro que tu madre va a estar muy orgullosa de ti.

(TONI) Cada vez que llamo a mi madre

y le digo que estoy una semana más, está supercontenta.

Nunca he visto a mi madre tan contenta conmigo.

Es que he sido muy calavera yo.

Y...

Bueno, lo ha pasado mal.

Equipo verde, la verdad, a nivel técnico

vuestra chaqueta está mejor acabada

y no nos olvidemos

de que en vuestro equipo erais uno menos.

Y aun así habéis sacado el trabajo adelante

sin mucha diferencia respecto al otro equipo.

Pero, equipo verde, a mí aquí me falta riesgo.

me falta creatividad, me falta amor hacia esa prenda.

No he visto que queráis añadir algo nuevo

a la prenda que os habían dejado ellos.

en tema diseño.

Lo guardamos para el final. Digo, acabamos la chaqueta

para entregar una chaqueta y luego,

te lo dije además a ti, "vete pensando en tu toque

que quieres darle a la chaqueta para que se vea nuestra",

pero el tiempo no... se nos echó encima.

Siempre nos va a faltar tiempo. Estoy muy cansado

de que nos echéis en cara lo del tiempo, por favor.

Sed más originales.

Por lo tanto, aprendices,

por acercarse más al espíritu de la marca

que nos acoge y por tener

el mejor acabado

el ganador de esta prueba es...

el equipo verde.

(AMPARO) Qué guay.

Equipo verde, Toni, felicidades a los tres

por lo que os acaba de pasar.

A estas alturas del concurso es muy importante.

Equipo naranja, nos veremos en una durísima

e igualada prueba de expulsión. Suerte a los cuatro.

Gracias. En expulsión podemos salir

cualquiera de los que vamos ahora.

Con el nivel que hay, cualquiera.

Te pueden fallar los nervios, la tensión, la tela equivocada.

Cualquier cosa puede pasar.

Los aprendices regresan de la prueba por equipos

dispuestos a luchar para salvarse en un caso

y preparados para disfrutar de una prueba de expulsión

desde la barandilla en el otro.

Que pasen todos al taller.

Guau. (SILBA)

Guau, guau, guau.

(PALOMO)

Aprendices, bienvenidos.

Quiero saber de quién es el vestido de María Escoté.

Ay, por fin. Porque es espectacular.

Por fin, Raquel. Hoy te toca a ti, María.

Siempre vas guapa, pero ese vestido es una cosa

de volverse loca. Muchas gracias, Raquel.

Mi vestido es de Olimpia Sanchís. ¿Y el tuyo?

De Isabel Sanchís.

Pues vaya familia. Ah, que son...

Madre e hija. Madre e hija.

Madre e hija. Este es de la madre. Pues este es de la hija.

Vaya tándem, Raquel. Felicidades, familia.

Vamos con lo que pasó en la prueba por equipos.

Rosa, has reconocido que la chaqueta del otro equipo

se merecía ganar. Hombre, claro.

La terminaron ellos bastante bien.

Nosotros no conseguimos terminar la que nos pasaron.

Hicimos un destrozo.

Lo dices con un poquito de resignación.

Claro, tienes que acatar las normas del juego.

Me habría gustado terminar la que empezamos.

Con la otra no supimos hacer nada. Nos afectó muchísimo el cambio.

Se nota en la prenda, cada vez que estás mal,

en el resultado se nota cómo está tu cabeza.

Y nuestra cabeza estaba mal. Saray, has dicho

que esta es una prueba de expulsión más

para tu propia colección. Sí.

¿Quién crees que es el rival más fuerte para ti hoy?

A ver, pienso que ahora mismo somos...

O sea, es una furia de titanes. Como pase esta prueba,

ya me tenéis que nombrar ganadora o algo,

porque aquí, con estos hombres y estas mujeres a mi lado,

que son... buf, pero, bueno,

¿sabes qué? Lo mismo son catetos

y hacen cosas que no son monas.

O después la cateta soy yo, a ver.

Amparito,

¿cómo vas a vivir esta prueba desde la barandilla?

Viéndola desde aquí, tranquilamente,

pero no tranquilamente, porque mi Rosita no se puede ir.

Rosita, por favor, hazlo bien. -Gracias, sí.

-A ver qué va a pasar. -Lo mejor que pueda.

No quiero que se vaya nadie. ¿Y si nos quedamos todos

y nos puntuáis por puntos? Pues vete tú.

Ay, no, no, no. Claro.

Yo no me voy. De aquí no me tiráis ni con rasqueta.

Si llego a la final,

a mí me da un parraque.

Toni, fuiste el mejor en la anterior prueba.

Y ya te advirtieron los jueces

de que supondría una ventaja para ti.

Y te voy a permitir que fantasees. ¿Qué ventaja quieres?

¿Qué quiero? Sí.

Un par de cervezas.

Si quieres te ponemos una mesita, unas aceitunitas,

y te pones a ver la prueba.

Eso es lo que quieres. Claro.

Y ahora, pensando en "Maestros de la costura",

¿qué ventaja querrías? Salvar a algún compañero.

Quizá lo que te vamos a ofrecer

en realidad tenga como consecuencia lo que deseas.

Genial.

¿Cuál es el mayor tesoro en "Maestros de la costura"?

El tiempo.

Ese es el tesoro que estará en manos de Toni.

Muy bien.

Vas a tener en tus manos

20 minutos extra

que le vas a poder regalar al aprendiz que tú quieras.

¿Quién será el aprendiz que disfrutará de 20 minutos extra

al final de la prueba de expulsión?

A ver, tengo una deuda con dos personas.

Lara me salvó en el segundo programa de la expulsión.

(LARA) Cuando salvé a Toni,

no esperaba que me lo devolviese. Lo hice de corazón.

Pero Sergio me está enseñando muchas cosas

y no quiero que se vaya.

Pero tienes que elegir.

Sergio. -Gracias.

(TONI) Si Lara estuviese en mi posición,

habría elegido a Isabel.

Ella quiere salvar a Isabel y yo, a Sergio, sin más.

No tengo palabras para poder decirte, tío...

Gracias. 20 minutos más.

Ya sabía yo que no me iba a fallar este Toni.

Este reto

huele un poquito a Palomo, bueno,

huele muchísimo a Palomo.

Porque, como todos sabéis, Palomo Spain

presenta colecciones masculinas

que enamoran por igual a hombres y a mujeres.

La ropa no tiene género.

La ropa es de quien la quiera comprar.

De quien se la quiera poner.

(ROSA) Llevo tiempo comprándome ropa de caballero.

El sello Versace, la chaqueta suelta, me encanta.

Pantalones tengo muchos,

porque como soy tan recta me queda bien.

Todos jugamos con eso, aunque parezca que sea yo el abanderado,

pero para nada me he inventado nada.

No te quites méritos, ¿eh?

Al final es un trozo de tela

con una forma. Y nosotros somos trozos de carne.

Nosotros, un trozo de carne. Que cada uno se ponga...

Pero qué carne, María. Pero qué carne.

Qué carne.

Por suerte, la costura sirve para abrir las miras

en lugar de cerrarlas. Y además de crear cosas divinas

puede ser un lugar de reflexión.

(LARA) La ropa no tiene género.

Ojalá me lo hubiesen dicho a mí

hace 35 años.

Y otro gallo cantaría.

Vamos a verlo.

Como podéis ver, es una chaqueta sastre masculina,

cuello de terciopelo... En fin, Saray,

si te digo que esta chaqueta era antes otra prenda,

¿qué prenda dirías que podría haber sido?

Pues creo que un vestido de fiesta.

Guau. Efectivamente, Saray.

Era un vestido de fiesta.

Lara, si te digo que hagas una prenda para un chico,

¿qué harías a partir de este vestido, por ejemplo?

Me gustaría hacer una prenda que sirva para chico y chica.

Entonces, creo que me tiraría por una "bomber".

Entonces, entiendo que tienen que transformar

una prenda femenina en masculina. Así es, Raquel.

Los aprendices tienen en la mercería

varios vestidos de mujer

a partir de los cuales tienen que hacer una transformación

en una prenda para hombre.

Soy una persona a la que le gusta hacer

trajes con caderas, con estrechos.

Entonces, claro, de esto

a lo otro es un...

un camino muy largo.

Y no tengo la mente abierta como para vestir hombres.

La cosa se empieza a poner difícil.

Solo lo podéis asumir

si tenéis un cierto nivel de costura.

Y lleváis ya varias pruebas demostrando que lo tenéis.

Así que, por favor,

estad muy atentos a los detalles técnicos.

Y, sobre todo, Caprile, tened claro

el diseño desde un principio,

porque si no, os puede jugar una mala pasada.

(SERGIO) Hombre, mujer,

técnica...

Ojo, 20 minutos igual se me hacen cortos.

No, hombre, está chupado. -No sé cómo lo voy a pasar.

Que sí, hombre.

¿Lo concretamos en algún tipo de hombre?

Es para unos hombres bien concretos.

Que pasen los modelos, por favor.

(ROSA) Ay, qué alegría.

Ay, qué monos.

Bienvenidos al taller. Gracias por acompañarnos.

Hola.

Ay, por Dios, y nosotras aquí arriba.

Me ha tocado el más alto.

Me ha tocado uno que mide dos metros.

Fíjate dónde me deja a mí,

a la altura de un pepino.

A todos os pido, por favor, que bocetéis,

que midáis a los modelos

y una vez hayáis tomado esas medidas,

ellos podrán ir al probador y esperarán a esa prueba,

que solo se podrá realizar de uno en uno.

Va, Palomo, haznos una demostración.

¿Qué harías tú? Yo me cargaba el vestido de Raquel

y haría algo... Y yo... Yo me quedo aquí

mirando al fondo, ¿no?

Yo cogería una tijera

Y me harías uno para mí. Con esto, te doy la cola y ya.

Te llevas la cola. A ver.

Yo...

haría...

No sé, me estoy inventando... A ver, Palomo, si te apetece

y tienes tantas ganas,

este taller es de todos los que quieran coser.

Queremos que hagas la prueba. Claro que sí.

Termina el boceto y venga. Venga, me voy a animar, va.

Una cazadorita así mona. Qué bonita, qué Palomo.

Me animo.

(SARAY) Me parece muy bien.

Que sufra como nosotros.

Nosotros sufrimos mucho

y son todas las semanas.

Que vayan sufriendo una cada uno.

Para hacer esa transformación del femenino al masculino

vais a contar con 90 minutos de tiempo.

En una prueba como la de hoy el tiempo es muy importante.

Por eso es tan fundamental el regalo

que le ha hecho Toni a Sergio.

Y por eso también, hoy, el imperdible es clave.

Saray, no lo podrás utilizar,

porque ya acudiste a él en un momento dado,

pero vosotros tres sí.

Tenéis que firmar las prendas, tenéis que bocetar,

tomar medidas e ir a la mercería.

Solo tenéis que hacerlo mejor que Palomo Spain.

El tiempo comienza en tres, dos, uno,

a coser.

Yo puedo ir ya a la mercería, ¿no?

(SARAY) Pensaba hacer una chaqueta, pero no me complico,

porque no he hecho nunca una.

Así que haré un petito,

que aunque un pantalón es difícil,

pero lo haré de una forma más fácil

y a mi rollo, a ver qué pasa.

¿Me puedes doblar el...? -Sí.

Yo no haría un pantalón en una prueba de expulsión.

A ver cómo lo trabaja y cómo lo soluciona.

Eso es mío, por favor, no me lo toquéis,

que me ha costado de elegir.

(ROSA) Vale.

(SERGIO) Vale, vamos a ver lo que me han dejado.

Ah, una cremallera, madre mía.

El rasgar me encanta, María que... Verás María.

Vamos a ver si con esto me apaño.

(TONI) Venga, Sergio.

(LARA) Te llamo cuando...

Vale, gracias. Luego me lo prestas, Lara,

que le pruebe. Sí.

Vale.

(SERGIO) Soy el último en salir de la mercería.

Esta vez, teniendo 20 minutos de tiempo extra que me dio Toni,

no me preocupa perder dos minutos y asegurarme

de que cojo los materiales correctos.

Dale, Lara.

Qué bonito lo de Palomo, la tela.

(ISABEL)

Aprendices, atendedme unos segundos, por favor.

Porque hoy viene un invitado que siempre eleva

el nivel de glamur de todo lo que toca.

Boris Izaguirre.

(BORIS) Que divina, por favor.

Qué divino vestido.

¿Te gusta?

Te queda espectacular.

Qué guapo, Boris, como siempre.

Gracias.

Me vuelve loca, qué arte, qué estilo tiene, qué semblante

de muchacho con mucha elegancia, porque tiene mucha.

Me gusta. Y encima es elegante, pero todo cachondón.

Qué alegría, oye.

Desde que estás en este programa te quiero más.

Bueno. Y ya te quería mucho. María.

¿Qué tal? Un placer conocerte.

Igualmente. A vosotros también.

Y a vosotros también. ¡Oh!

Hola, Boris. ¡Palomo!

Pero estás tan lejos... Me han puesto a trabajar.

Qué divino. ¿Te gusta venir a una prueba

que transforma lo femenino en masculino?

Totalmente, es la historia de mi vida.

Soy una persona muy femenina, pero me visto masculino.

Porque la vida en el fondo no es más que siempre dos cosas.

Existe el amor y existe el odio.

Existe lo masculino y existe lo femenino.

El blanco y el negro. Y ese es el verdadero estilo.

Saber mezclar y saber sacar tu lado femenino

con tu lado masculino y viceversa. Muy de acuerdo.

¿Cuál es tu opinión acerca de la fascinación que genera

Palomo Spain en ese juego?

Palomo devolvió la vanguardia a España.

Es tan joven, es tan cordobés y es tan divertido...

Lorenzo, estarás de acuerdo, ver cómo la gente lo imita.

Es impresionante. Acabo de estar en una fiesta, anteayer,

y todo el tiempo pensaba que saludaba a Palomo

o a Palomito, que también hay mucho.

Y me di cuenta, claro, es la influencia de Palomo.

Me encanta. Boris se queda con nosotros

durante la prueba. Podéis continuar cosiendo.

(BORIS) Los veo concentradísimos,

más concentrados que nosotros con la cocina, fíjate.

Al principio de la prueba es fundamental plantearla bien,

organizarla bien y después, meterla en máquina.

Estoy tranquila, la tengo controlada.

A ese muchacho, lo que le ponga le quedará bien.

Da igual. No me esmeraré mucho, porque le quedará todo mono.

Oye, me encanta cómo van todos, de verdad.

A esta prueba vengo muy bien.

Vengo con todas las flores y encima he buscado algo a juego.

Me encanta el atuendo, es una especie de Frida Kahlo

con un poco de fiesta patronal.

Y está muy seria ella allí. -Olé.

¡Ole! ¡Ole, mi Lara!

Todos están muy serios porque se están jugando la expulsión.

Hasta Palomo. Oh, "my God", ¿hasta Palomo?

No, a Palomo no. Ah.

Yo, de tiempo me veo siempre un poco apurado.

La otra vez llegué no sé cómo.

Y ahora la idea es un poco ambiciosa.

Como me salga bien a la primera, me sale bien.

Pero como la líe...

igual quedo en ridículo.

(AMPARO)

(TONI)

Chis.

Mi tío, cuando jugaba al fútbol, se llevaba un alfiler

y cuando estaban en un córner o algo, le pinchaba

al defensa, entonces el otro le pegaba y expulsaban al otro.

(BORIS) Hace un traje con cuadros.

Vamos a ver ese traje con cuadros. Venga.

Vamos, Lorenzo, bajad conmigo.

Hola, Boris. ¿Te puedo dar un beso? A mí me encantas tú.

Encantado. -Encantada de conocerte.

Igualmente.

Qué movimiento, Saray, ya en el nombre y todo.

Entonces, ¿has escogido el cuadro porque lo encuentras muy masculino?

No, porque estoy de lunares ya, que yo soy del sur,

se me nota un poco, y para lo que voy a hacer,

el cuadro va estupendamente. -Muy bien.

-Así que a ver si no me equivoco. Intento hacer un peto.

-"Okay". -Es una prenda

que me la puedo poner yo, porque a mí me mola mucho

también este rollo, con mis bambas y tal.

Y es una prenda que se la puede poner un chico también.

-Divino. -Estamos en el siglo XXI.

Una falda para una mujer y no para un hombre, ¿por qué?

Que los hombres enseñen cachas.

Hay hombres con piernas muy monas.

Tienen que enseñar también, ¿por qué no?

¿Sabes qué? Yo me haría una faldita.

Un kilt.

Un kilt, mira, y saltaría.

(VARIOS RÍEN)

Totalmente. Pregunta trampa.

¿Tú crees que esto le gustaría a Rubén?

Eh... No.

(RÍE)

Pero todo se puede mostrar.

Y la pechera del peto, ¿la harás del mismo cuadro?

No sé, según vea cómo va quedando la parte de abajo,

le incorporo otra tela o sigo. Aquí lo has dibujado en largo,

pero será corto. Sí, me ha gustado más.

Tiene unas piernas monas. -Muy monas.

¿Cómo te sientes como repescada? -Me siento superfeliz, contenta,

porque me dan una segunda oportunidad.

Tengo que aprovecharla como sea. -Harías buena Antonia Dell'Atte.

Claro, ya veía yo esa comunión.

Sí, sí, va por ahí. Mira, Antonia llegó a la final.

Ella tiene ahí un punto de locura

como el mío, porque soy tranquila,

pero tengo un chis ahí.

Me ha gustado lo que me ha dicho Boris.

Gracias, Boris, encantada. A por todas, Saray.

(AMPARO)

Rosa, me encantan tus pantalones. -A mí me encantas tú.

-Oye, qué estampado más divino. -Mira qué tela más preciosa.

Me ha dado pena cortar el traje. -Me encanta.

¿Qué es? Una especie de... -Estoy haciendo una chaquetita.

con manga murciélago, ochentera, con esta tela, de vestir.

Ochentera, muy bien, Rosa. -Además, es para chico,

pero que se lo pueda poner chica. -Me encanta con manga murciélago.

Se lo he visto a cosas de Palomo. ¿Y cómo lo ves?

¿Qué entiendes por manga murciélago?

Ahora le daré aquí la forma.

Es más aquí, pero no me daba más. Pero la manga murciélago

no tiene costura aquí. Ya, lo sé, pero...

Vale, entonces habla con propiedad,

que ya sabes lo pijoterín que soy. Lo veo muy Bosé.

Sí, yo soy de la generación de Miguel Bosé.

Claro, totalmente, como yo. En "Sevilla", en "Como un lobo".

Es un poco samurái. -Exacto, muy samurái.

Ay, pues me encanta. Y algo de asimetría,

¿no te parece divertido o es mucha locura?

Las asimetrías suelen salir solas. (RÍE)

No hace falta, sí, seguramente sale algo así.

Rosa, mucha suerte. Rosa, te amamos.

Gracias. Yo también te amo. -Besos.

(TONI)

(AMPARO)

En este momento se cumple la mitad del tiempo de la prueba.

Solo tenéis 45 minutos para terminar las prendas.

Vamos.

Venga, venga.

Vamos allá, chiquillo.

Por favor, qué agobio.

(LARA) Estoy cosiendo un sándwich.

Forro, tela, guata.

Y a pasarla por la remalladora.

Creo que me estoy metiendo en una que ni yo sé si voy a salir.

Sergio. -Hola, ¿qué tal?

Boris, por Dios.

Uy, mira, qué estampado tan tú.

Cuando he visto el vestido, he flipado.

Calcula bien el tiempo, no te confíes de los 20 minutos.

Lo sé. -¿Cuál es esta propuesta?

Me he venido la historia de una película que vi hace mucho,

mucho tiempo, "Matrix".

Oh, entonces vas a hacer la gran...

el gran impermeable de Keanu Reeves.

Parte de arriba americana, parte de abajo con vuelo.

Una solapa. Con solapa.

¿Americana con manga y todo?

Voy a intentar. Es que no veo la luz.

Ya. Ah, "okay".

Tengo también aquí este...

No tenía otras prendas que pudieran combinar.

¿No tenías una tela mejor para hacer mangas?

De las telas que había, ya sé que no...

Pero es que otro color no había.

En la vida lo más importante es tener referencias,

pero no de direcciones para llegar de una calle a otra,

de gente, de estilos,

porque el siglo XX no hizo más que aportar estilos.

Y de hecho, aquí también tenemos mucha gente que nos sirve de.

Claro. -A la vista está.

Gracias, Sergio. Mira, claro, y yo mismo,

que soy una enciclopedia andante.

No me sé ninguna batalla de independencia

de mi país ni de Latinoamérica,

pero me sé todo lo que se puso Jacqueline Kennedy

todos los días de su vida.

Que es muy importante. Suerte, Sergio.

Venga, corre, que no es fácil. Gracias.

No te confíes con el tiempo. Lo sé.

Por Dios, cuánta pieza que remallar.

(AMPARO)

Me has pinchado.

Estabas esperando, ¿eh? -Sí.

¿Cómo se te ocurre darme ideas?

Mira qué maravilla, como uno más.

¡Ay, Palomo!

¡Descalzo! Es genial.

Al principio digo: "¿Dónde estarán mis pantuflillas?",

como las de Lara, que ahora lo entiendo, claro.

Me los pongo un momento para estar a la altura.

Pero ¿coses descalzo, entonces? Con esto no puedo coser.

Qué divino. Es imposible.

Las mías serían más monas, la verdad, todo hay que decirlo.

Hago una especie de cazadora muy palomesca,

con manga abullonada. Ven, que te la voy a probar.

Qué chula la manga.

Me encanta lo abullonado, porque es de ese tipo de cosas

que un varón pareciera estar prohibido llevar.

Mira cómo queda, parece un poco mosquetero.

Sí, total. Los mosqueteros

son los primeros Palomos de la historia.

Desde luego.

Sí, que abullonado más bonito, por favor.

(BORIS) Me encanta la magnífica y fluida relación

que todos estos programas habéis mantenido vosotros.

Es lo más bonito. Siempre da esa sensación

de que la moda genera muchos divos

y que es difícil convivir con divos.

Creo que el divismo este es un poco del pasado.

Sí. Siendo humilde y cercano

se llega mucho más lejos. Bravo, bravo.

Eso también es muy de tu generación.

Nosotros, como queríamos ser protagonistas todo el tiempo

lo perdimos un poco.

Yo os lo agradezco.

Suerte, Palomo.

Mua, un besito.

Ah, te cogí. (RÍE)

(SARAY) Me acabo de dar cuenta de que no tengo tela

para hacer la parte de arriba del peto.

Con lo que me queda haré un bolsillo

y me buscaré cualquier tejido para hacer la parte de arriba.

Ajá, Lara. -Ay.

Lara, de "Doctor Zhivago". Lara de Lara.

¿Cómo estás? -Un poquito nerviosa.

Estás espectacular, Lara. "Espectaculara".

¡"Espectaculara"!

La de ella y la de Sergio para mí las más guais.

¿Qué vas a hacer? Voy a hacer una "maxibomber".

De estas que quedan como muy... Tan maxi no veo la manga.

Lo intento. Ahora cuando vea al modelo,

porque quiero que sean puños y cuello anchos.

A lo mejor el modelo es delgado y sí.

La "bomber", por ejemplo, es una de mis prendas

que me moriría por vestir,

pero no me queda bien. ¿Por qué?

Con esa percha. -Porque yo, pero no,

porque muérete, porque como soy un falso gordito,

no tengo cintura, pero tengo mucho pecho,

soy como las Barbies de antes.

Deberías ponerte, porque tú te puedes poner cualquier cosa.

Hasta un vestido de novia. -¿Cómo vas a solucionar ahora

lo de la manga que te han dicho? -Mi idea es esa,

pero si luego queda... Una "bomber" normal.

Una "bomberita", no pasa nada. Vale.

Lo que te quiero decir es que antes de vendérnosla

veas si es una "oversize" o no. Vale.

Atenta a lo que te digan, es el secreto de la supervivencia.

Gracias.

(AMPARO) Rosa, lo estás bordando. -Mira, está guapísimo.

Va a ser el más guapo. -Tú, sin prisa, pero sin pausa.

Gracias, bonita. Aprendices,

no hay muchas personas en el mundo que sean como un buen traje.

Que siempre quieres que te acompañe toda la vida.

Adorada.

Qué adorada. Un fuerte aplauso

para Boris Izaguirre.

¡Os quiero!

Sois fantásticos, de verdad, todos. Sois estupendos.

Me ha encantado acompañaros.

Gracias, mi amor. Mi vida.

Vuelve, Boris, vuelve. Chao. ¡Chao!

Aprendices, solo quedan 30 minutos

y hay un imperdible que podéis pedir.

Estoy un poco nerviosete por miedo al tiempo.

La verdad, igual me he liado la manta demasiado a la cabeza.

No sé el resto de mis compañeros, pero yo...

me complico la vida.

Lara,

¿me prestas a tu chico? Sí, se llama Maxi.

¿Puedes venir, por favor?

Qué bonito es. Oye, Palomo...

Está precioso.

Nunca pido nada, pero si me regala la chaqueta, encantado.

Le falta unos retoquillos y lo tengo.

(TONI)

Para chico y para chica. -Sí, yo me la ponía.

Ay, mira, le está poniendo un colla de terciopelo.

Muy Palomo, ¿eh?

El de Rosa, parece que en cualquier momento va a coger el sable

y va a cortar cabezas.

Isabel. Uy.

Te quiero hacer entrega de un libro muy especial.

El libro de "Maestros de la costura".

Está lleno, como puedes ver,

de consejos, de trucos, de patrones.

y que te va a servir de guía de una forma muy entretenida.

Yo estoy segura, conociéndote, de que se lo vas a recomendar

a todos tus amigos. Segurísimo.

Que debes de tener millones. Bastantes.

Gracias, Raquel.

Vamos allá.

(TONI) Qué chula. (AMPARO) Qué guay.

Qué bonito. -Fantástico.

(TONI) He visto la pieza que ha hecho Palomo

y me ha llamado mucho la atención.

Voy a pedirle que me la regale.

La verdad es que, Palomo, esta prueba era para ti

y lo has demostrado.

¿Me tenéis una semana más o no? Qué arte tienes, hijo.

Pues claro. La verdad,

más mona de lo que me esperaba y todo.

Ahí se queda.

Aprendices, escuchadme bien.

Quedan cinco minutos para el final de la prueba.

El modelo tiene que tener puesta la prenda.

Cinco minutos para todos, excepto para Sergio,

que tendrá 20 más.

Madre mía.

(AMPARO)

(SARAY) No me da tiempo. Voy a tenerte que poner esto.

No me da tiempo.

Solo me ha dado tiempo a hacer un tirante.

Tengo unos bies, unos lacitos, que es lo que voy a incorporar

por lo menos para que el peto se mantenga en pie.

Vale. A ver, que le tengo que hacer unas cosas.

El de Lara es tremendo.

La chaqueta de Lara es tremenda. -Tremendo.

(AMPARO) Saray, que tú puedes.

Ay, vale ya.

(ROSA) Venga. (AMPARO) Rosa, le falta

el puro y el brandi, como el rollo señor Burns,

pero en versión joven y sin ofender.

El señor Burns. -Siempre que abres la boca.

Que no.

Parece que te muerdo, pero no te asustes.

-No, tranquila.

(TONI)

Y la prueba de expulsión para Saray, Rosa y Lara

termina en diez,

nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, tiempo, Lara.

En este momento empiezan los 20 minutos

que Toni ha otorgado a Sergio.

Ver a Sergio con esos 20 minutos

es como tener hambre

y ver a una persona comiéndose cinco hamburguesas.

¿Vais a estar 20 minutos ahí esperando?

Qué agobio, uno trabajando y el resto mirando.

Eso tiene que ser una presión

o tienes que estar bien metido en tu burbuja.

(AMPARO) Sergio, ánimo.

(SARAY) El imperdible me hubiera venido estupendamente.

Porque yo, la ropa de caballero...

¿Te gusta? Te voy a hacer una.

¿Cómo se llama esto? Esto es un "choker".

Cómo sé que echabas un poco de menos a Pedro...

En castellano es ¿cómo? Pues una gargantilla.

Lleva terciopelo. Una gargantilla.

Entonces, la quieres, ¿no, Toni? Será si te queda bien.

A ver, a ver. Acércate, acércate.

Esto hay que probarlo bien.

Bueno, de aquí a París conmigo. Vale, yo encantado.

Oye, mira, pues te queda...

Un Palomo le queda bien a todo el mundo.

Un Palomo es superfavorecedor. Eleva a la gente, ¿no?

Hace que te sientas más guapo siempre.

El "choker", como se diga, ¿no lo quieres?

No, el "choker" se lo dejo al maniquí.

¿Me la llevo? Te la llevas, para ti, venga.

Pero ya no se la quita. Ya se la queda.

Ha dicho... Ya es mía.

No te rías. -No me río, estás muy guapo.

¿Sí? -Sí.

(AMPARO) Somos amigos, nos llevamos bien, no estamos tonteando.

Aunque nunca se sabe, los polos opuestos se atraen.

(ROSA) Venga, Sergio.

Me queda lo más difícil, poner la falda

encima del cuerpo y coserlo

y encima complicado de narices, que tengo piedrecitas.

Ay, Sergio, a ver.

Tengo ganas de ver eso.

(TONI) ¿Cómo va, Sergio? -Voy, voy.

A ver lo que pasa.

Sergio, último minuto de la prueba.

Ole. -Qué guapa es.

La falta algo. ¡La etiqueta!

Uf, no me lo puedo creer.

Ay, Dios mío, Sergio, en el último minuto

se da cuenta de que no tiene puesto su nombre bordado.

Casi nos da un infarto a todos, todos estábamos ahí.

Vamos, corre, Sergio.

Va, en cualquier sitio.

Sergio, el tiempo termina en diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno,

tiempo.

Casi me da un soponcio.

Madre mía, lo he pasado fatal.

¿En qué estabas pensado? ¿En el modelo?

Aprendices, ahora los jueces van a valorar los trabajos.

Saray, explícanos cómo has hecho la transformación

de un vestido en una prenda masculina.

He querido hacer un peto. Es verdad que al final de la prueba

me he quedado corta de tela y le he tenido que incorporar

el tejido vino tinto. Como me he entretenido ahí,

las tirantas no me ha dado tiempo a hacerlas.

Tengo una hecha, la otra no. Le he tenido que poner

un lacito, un bies y...

Mi idea no era esta y quiero dejar claro

que realmente no me representa este trabajo.

Saray, tengo que decirte que has hecho una prenda

muy arriesgada, un peto tejano bermuda.

Un pantalón es muy complicado que siente bien,

y más si no has hecho un pantalón de hombre nunca.

Existen las pantaloneras, es un oficio.

Ya, lo sé. Es que no está bien hecho.

No está centrado, como siempre.

Por no hablar de la cinturilla, que ni se ajusta.

Podías haber puesto una gomita. Una pinza.

Y luego, los cuadros es que no casan por ninguna parte.

Es que esto realmente es un cuadro, Saray.

Ya, lo sé, Lorenzo.

Saray, tenías vestidos con un montón de telas

que además, ya no solo un montón de telas,

es que tenías volantitos, tenías cintas.

Ya.

Aquí podías haber sacado un pecherín divino.

Aquí tenías volantes de organza, tenías Swarovskis.

Yo sé que puedo hacer millones de cosas con esto.

Si es que cuando he terminado este trabajo,

se me han pasado millones de cosas por la cabeza.

Me sabe mal decirte esto, pero la verdad

es que este trabajo es catastrófico.

Lo sé.

Lo veo y no me quito de la cabeza el disfraz de Pinocho.

Después de ese traje de flamenca maravilloso.

Ya, esa es mi pena.

Soy consciente perfectamente de lo que puede pasar.

Al igual que al principio del programa tuve un subidón,

porque quedé en el número 1, ahora también siento que...

que no está bien lo que he hecho.

Rosa, ¿estás contenta con tu trabajo?

Estoy contenta. Me he inspirado en las primeras nociones que tenía

de prendas en hombre un poco tal y era Miguel Bosé

Entonces, en esa época, mangas anchas,

y le he dado un puntito samurái.

A mí, la verdad, la manga me encanta.

Has conseguido un volumen muy bonito.

El vestido estaba al bies y le ha dado el volumen.

Un volumen precioso. Sí, precioso.

Muy ochentero. Y la vista

está muy bien hecha.

Muy pulidito.

La verdad es que aquí hay un muy buen trabajo, Rosa.

Gracias. Una prenda que me pongo yo, que se pone él,

hasta mi novio, Juan, que es muy clásico, se la pondría.

También la percha ayuda, ¿eh?

Esto me lo pongo yo, que no tengo tan buena percha,

y lo... Ya, pero me lo pongo yo...

Lo defiendo. Igual de guapo estarías.

Sí, monísimo.

Estamos muy contentos de que vengas a las pruebas de expulsión.

Es cuando vemos tus mejores trabajos.

Vemos a esa Rosa florecer.

Sí, porque me lo paso mal. Digo "no me voy, no"

y me sale lo mejor de mí. Gracias, Rosa.

Muchas gracias a vosotros.

(AMPARO)

Muy Locomía.

Sergio, ¿nos puedes explicar de qué manera has aprovechado

esos 20 minutos extra que te ha regalado Toni?

Intentando acabar como he podido todo entero,

porque era complicado. Siento que has desperdiciado

un poco esos 20 minutos extra y encima has tenido

que poner la etiqueta con tus iniciales

en el último segundo, los últimos...

vamos, milésimas de segundo. Sí.

Has ido superrelajado todo el tiempo

y al final hemos tenido este microinfarto general

todos. He ido un poco al límite

y los últimos 20 minutos sí que es verdad

que me dan una cierta ventaja, pero también se te vuelve en contra,

que la presión de todo el mundo mirándote...

En contra 20 minutos no se vuelven jamás.

No, no, pero que también tienes más presión ahí.

La presión que hemos tenido todos es lo relajado que has ido.

De relajado nada. Mira, Sergio,

me parece una prenda muy muy pretenciosa.

Y estéticamente

yo, personalmente, no tengo por dónde cogerla.

Desafía cualquier armonía, Sergio.

En esta prenda has cometido una serie de fallos

que yo, personalmente, no puedo permitir, Sergio.

Las costuras no están bien.

Las solapas están desiguales.

No has terminado de forrar.

No has rematado la vista.

Lo sabes mejor que yo. Sí, lo sé.

Porque sabes coser muy bien.

Ostras.

Es que es un drama, Sergio.

(SERGIO) Tiene toda la razón.

Él sabe dónde encontrar los fallos

o dónde puedes ocultar

determinadas trampillas,

para adelantar una prenda, para dejarla más o menos.

Ellos son muy sabios, y más él.

Lara, cuéntanos cómo ha sido el trabajo que has realizado

en esta cazadora.

Mi idea principal ha sido hacer una "maxibomber".

Es verdad que no tuve en cuenta el tema de las medidas

al meterle la guata y el forro, que me ha comido bastante.

La has forrado acolchada, que eso tiene mucho trabajo

y por lo tanto tiene mucho mérito.

La verdad es que cuando estaba cortando,

dije: "Me estoy metiendo en una", pero...

Te has metido, pero has salido. A ver, Lara,

así, de aspecto, me encanta, me gusta muchísimo,

si hubiera estado bien.

Ya. Porque hay algunos detalles

que son un poco decepcionantes. Ya.

Como por ejemplo

este cuello,

este remallado, no has medido bien,

el bajo respinga un poco, está un poco irregular.

Y la manga

te has dado cuenta de que no estaba bien cosida.

No hay que decir "no me ha dado tiempo",

pero realmente estuve... Apurada.

Lara, no te ha quedado una prenda terminada demasiado bien,

pero, la verdad, es mona, es favorecedora,

el chico está guapísimo con ella

y también tiene mucho que ver contigo.

Parece que vais a salir a cantar en algún momento.

Gracias, Lara. Gracias, Lara.

A vosotros.

Somos cuatro concursantes que, bajo mi criterio,

cualquiera que se vaya

da mucha pena.

Jueces, no sé si necesitáis

alguna prenda para la deliberación.

Sí, tenemos muchas dudas y queremos que nos acompañen

los cuatro modelos. Por favor, los modelos

podéis acompañar a la salita a los jueces.

Y a vosotros, aprendices, por favor,

os iré a recoger al probador cuando estén listos.

Ay, mi niña...

Si me voy o me quedo, no pasa nada.

Estoy bien, que ya tengo mucha energía

para seguir en mi casa.

A mí, "Maestros de la costura" ya me ha ayudado mucho.

Si llego hasta el final, ole.

Si no, me voy a ir igualmente feliz.

Bueno, el modelo de Rosa hoy, la verdad es que...

está bastante bien, como nos viene acostumbrando en las expulsiones.

Entiende la prueba a la perfección.

Sí. Rosa florece.

No tiene nada que ver con el caso de Saray,

que, la verdad, os digo que yo hoy no sé cómo calificarlo.

Jamás he tenido un disfraz así de feo.

Feo y, sobre todo, mal hecho. Por eso te digo.

Me lo curraba más.

Parece el espantapájaros de "El mago de Oz".

Mi niña.

¿Estás bien? -Bueno.

Ya está, no sé qué pasará. Lo que tenga que pasar, que pase.

Y Lara, ¿qué me decís? A mí, Lara me gusta.

Bien, correcto. Tengo que ser sincera.

Ha sabido usarlo bien. Me gusta.

Creo que cuando se ha visto un poco atrapada con los tejidos,

con el forro acolchado y tal, ha sabido minimizar el trabajo,

acabar a tiempo. Le ha faltado calcular mejor.

Pero la prenda está bastante bien. Correcta.

Y la veo muy actual, muy comercial.

Muy bonita. Comercial.

Muy unisex. Y muy comercial.

La tuya me la compro.

Gracias, amiga. -No, en serio.

Siendo... Objetivamente. -Te la compro.

Te la compro.

Sergio se ha metido en un barco... Estoy muy enfadado con él.

Superenfadado. La palabra es "pretencioso".

Una cosa es el riesgo y otra cosa es el suicidio.

Que no, hombre, que no.

Que no puede permitirse él todos estos fallos

a estas alturas de taller, María.

A ver, sí, le faltan cositas, le faltan detalles.

Es la prenda más grande que había.

También ya hacer solo las solapas

luego los cuellos, con tal. (AMPARO) Te has complicado la vida.

Lo he hecho conscientemente. Me he complicado la vida.

Lo que has querido, claro. -Estás capacitado para eso.

Yo, desde luego, lo tengo claro. ¿Lo tenéis claro?

Sí que lo tenemos. Lo tenemos.

Pues ya está. Hoy sí.

Me duele. -Ya, normal.

Gracias, chicos.

(SERGIO) No quiero marcharme.

Estoy a gusto con mis compañeros.

Tengo a Toni como un anclaje

viviente, que es maravilloso.

Y quiero seguir disfrutando de esto

En una máquina yo disfruto.

¿Listos? Vamos.

(SERGIO) Venga, chicos.

Suerte a todos, ¿eh?

Aprendices, en esta prueba el tiempo era clave

y organizarse bien, la diferencia

entre permanecer en este taller

o marcharse para siempre.

Rosa, por favor, acércate.

Rosa, esto no nos lo puedes hacer.

No puedes progresar así de bien y darnos estas alegrías.

Ay, qué susto.

Muchas gracias.

Desde el primer vestido que hiciste hasta esto

hay una evolución, Rosa,

elocuente, lógica

y constante.

Muchas gracias. Muy bien, Rosa.

Estamos felices. Yo también.

Ven, Rosa.

Qué sustito te has llevado. Digo "uy".

Con lo contenta que me he quedado antes...

Sergio, por favor, acércate.

Sergio, ¿cuál es la enseñanza más clara

que has sacado de estas siete semanas en el taller?

No sabría decirte ahora. Son muchas las que me...

las que me constan.

Te voy a decir yo cuál debería haber sido

la enseñanza más valiosa para ti

en este taller.

Adaptar tu trabajo al tiempo disponible.

Me parece increíble que a estas alturas de taller

este concepto tan básico no te haya entrado en la cabeza.

Con lo bien que coses.

Ya no puedo volver atrás y...

volver a rectificar.

Lo que me queda es tomar nota y aprender de los errores cometidos.

Cuando se tiene razón,

no hay palabras para rebatir

y yo no he tenido ninguna

para poder rebatirla.

¿Estás bien? -Sí.

Ahí se pasa tan mal...

Saray, acércate, por favor.

Saray, este trabajo tiene alguna virtud

y muchísimos defectos.

Hacemos mucho hincapié en que no basta con coser bien.

Hay que dar algo más.

un poco de diseño, de vanguardia, y es francamente una pena

cuando falta imaginación y, sobre todo, buena ejecución.

Si solo fallara una cosa, mira,

se compensa un poco con la otra, pero de esta manera

cuando el concepto es pobre y el trabajo

no tiene un acabado profesional, pues...

En cuanto se dijo que era masculino me puse muy nerviosa,

entré un poco en bucle.

Estoy triste porque el principio del programa ha sido

con un primer puesto y ahora, pues, me sienta... fíjate.

No me gusta ver algo así, porque no me representa para nada.

Es que no puedo defender este trabajo que he hecho,

porque no me representa y tengo poco que decir.

O sea, Palomo, tú y yo sabemos

que no está bien.

Rosa, es evidente que por ahora sigues en este taller.

Gracias. Suerte.

La cosa está entre Sergio y Saray.

Gracias.

Muy contenta de pasar a la octava semana.

Y siempre en expulsión,

con un pie dentro y otro fuera.

Yo decía, "tanto va el cántaro a la fuente

que, a ver, cualquier día se rompe". Mira, no.

Sergio, Saray,

el aprendiz

que no continúa en "Maestros de la costura"

es...

Saray.

Lo sabía.

Mi vida, te mereces estar aquí mucho más que yo.

Muy bien aprovechada tu oportunidad.

Muy bien aprovechada. Muchísimas gracias.

Suerte. Muchas gracias.

Saray. María.

Ha sido maravilloso volver a tenerte.

Y lo has aprovechado mucho. Si estás en Madrid,

te quiero ver en mi taller. Me encantaría.

A mí me encantaría trabajar contigo, Saray.

Por Dios, no me digas eso. O sea que pasado esto, hablaremos.

Has evolucionado muchísimo, has hecho trabajos maravillosos.

Tu energía es increíble.

Creo que has aprendido muchísimo. De verdad que te espero fuera.

Con lo que me ha dicho estoy deseando salir ya.

¡Vámonos ya afuera!

Sergio, puedes regresar a tu sitio.

(SERGIO) Hoy me voy... no tocado,

me voy muy tocado. Hoy...

Hoy necesito irme a la puerta de fuera a respirar

y no a pasar algún minuto, sino a pasar alguno más.

Cuando me fui la primera vez, no había demostrado yo

realmente la Saray que soy.

Y en esta oportunidad que me habéis dado,

me voy con otra sensación, me voy con mucha fuerza.

De verdad, me voy con ganas de sacar una colección,

de luchar por lo que quiero.

Y que me habéis abierto los ojos, de verdad.

Me habéis hecho sentir que valgo para esto.

Saray entró

muerta de miedo.

Y ahora Saray se va siendo superpositiva,

se va creyendo en ella,

y se va pensando...

que este es mi destino.

Nada, dejo aquí mi mandil.

Y doy muchas gracias a todo el equipo.

A mis amigos, que me voy de verdad con unos amigos increíbles.

He aprendido un montón.

Esto ahora lo haré en casa, lo haré en mi taller

a practicar mucho, que... lo que me queda.

Ya la máquina la tengo...

Este programa te hace abrirte los ojos y te hace...

Te das cuenta de que tienes que aprender de todo un poquito.

¿Por qué no? Y voy a intentar hacer lo mismo,

además, con ropa de mi Antonio,

que cojo la tijera y me vuelvo loca,

para demostrar que yo puedo hacer algo más que esto,

aunque sea en mi casa.

Saray abandona, ay, definitivamente

el taller de "Maestros de la costura".

Gracias, Saray. Gracias, chicos.

Termina una semana decisiva para "Maestros de la costura",

pero las que vienen lo serán aún más.

Entramos en la recta final.

Más costura, más competición, más pruebas, más emociones.

Os espero la próxima semana,

porque coser y cantar todo es empezar.

Que pase el primer modelo.

Por Dios.

Estás guapísima.

Tengo una sorpresa para ti.

Y hasta aquí ha brillado el sol

y hemos tenido buen rollo.

Bueno...

Estás temblando, Toni.

Esto es una guarrada.

Amparito tiene un coeficiente intelectual de un pajarito,

de 0,25. -Te he dicho que me la pelaba

cómo fuerais, mientras fuéramos bien.

Muy guay, muy bien.

Es que está hipertenso esto.

Si Amparito quiere jugar sucio,

jugaremos todos, no te preocupes.

No llores, Amparito.

Un tsunami.

Ay, Dios mío.

Keila Velón y Javier Goyeneche.

Bienvenidos.

Estamos a tiempo de incorpora4r

el mejor de los diseños que veamos

y que más encaje

con la filosofía de Ecoalf.

Sí, hombre.

Maestros de la costura 2 - Programa 7

27 feb 2019

La primera prueba de plató de esta semana consiste en realizar un traje de flamenca, contarán con la presencia de Rocío Montero, de la tradicional marca de trajes de flamenco LINA 1960, los aspirantes contarán cada uno de ellos con la ayuda de los participantes de la primera edición de MDC. Para la prueba por equipos se desplazan a Toledo al Taller Extreme Collectión. En la prueba de eliminación contaremos con la presencia de Boris Izaguirre.

Contenido disponible hasta el 30 de junio de 2019.

ver más sobre "Maestros de la costura 2 - Programa 7" ver menos sobre "Maestros de la costura 2 - Programa 7"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 167 programas de Maestros de la costura 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luis

    Saray, éxitos!!!, cada evolución era muy gratificante

    01 abr 2019
  2. Eugenia Sanz

    Hola desde Bogotá Colombia, nos gusta mucho el programa, lo vemos por YouTube, pero no hemos podido ver el programa 7 ni el 8, lo podrían subir por favor?? Subieron los últimos dos programas por Tvfun que es pésimo y no se oye nada...antes lo subían muy bien.... ahora no sé qué pasa... Por favor ayúdenme a poderlo ver ..me encanta. Un abrazo desde Colombia

    11 mar 2019
  3. Toñi

    Alguien me podría decir de dónde es la camiseta de Frida que lleva Lara en este programa. Gracias

    03 mar 2019
  4. Margarita

    Lara tiene más creatividad, por eso se quedo y tenía menos errores su vestido además es buena jefa yo a la doña Rosa que se le sube a Lara a la chapa me la hubiese bajado rapidity, esas señora no sabe respetar jerarquía de mando, ahora veo porque está divorciada .

    03 mar 2019
  5. Ana

    Un programa fantástico. Se aprende mucho de costura, de moda y de emociones cada semana. Ahora bien, no entiendo cómo se ha salvado Lara de la primera prueba de expulsión del programa de hoy. El trabajo de Alejandro le daba mil vueltas al de Lara, sinceramente no entiendo el criterio que han aplicado los jueces y me parece muy injusto.

    02 mar 2019
  6. libros80

    A mi también me a gustado mucho este pograma.

    02 mar 2019
  7. david

    Es un programa fantástico, me encantaria que realizasen un curso online para aprender mas!!!

    02 mar 2019
  8. Nadyahh

    me gustaria ver un maestros de la costura celebrity, me gustaria q gane cualquiera menos lara

    01 mar 2019
  9. Monik

    En este programa me han decepcionado dos cosas. Una la primera expulsión. Sin duda el trabajo de Lara era muchísimo peor que el de Alejandro. Y la segunda cosa que no me ha parecido bien es que habéis dejado ver claramente cuales son los siguientes en caer. Un programa de entretenimiento como este debería dejar siempre la intriga y el gusanillo de querer ver más. A los profesores solo les digo para próximas ocasiones qué deberíais dar alguna clase de interpretación para saber disimular mejor quienes son vuestros favoritos.

    01 mar 2019
  10. Oddy

    Me encanta el programa felicidades a maestros de la costura es increíble todo lo que aportan ,uno aprende tb desde casa , saludos desde Sonora, México.

    01 mar 2019