www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4971958
Para todos los públicos Maestros de la costura 2 - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

Mahi Masegosa.

(AMBAS CHILLAN EMOCIONADAS) -Qué alegría más grande.

Tenéis que crear una parte de arriba,

pero tenéis un presupuesto de 25 euros.

Lo hago yo también hoy. A coser.

¡Vamos, Palomo! Uno ha hecho lo que ha podido,

que tampoco...

Isabel, es un placer, que ha habido absoluta unanimidad.

Vais a tener que reproducir una creación icónica de la marca.

Tres, dos... (ROSA) Corre, venga.

Uno. ¡Bien!

Tiempo. No está puesta.

No está puesta. Ah, tiene que estar puesta.

El equipo verde va directamente a la prueba de expulsión.

Juan Duyos.

Tenéis una hora y media

para confeccionar un bolso

a partir de prendas vintage.

Se le habrá atascado algo.

El aprendiz que no continúa es Saray.

(Zaz, "La vie en rose")

Muy buenas noches a todos.

La costura está emparentada

con la pintura, con la danza, con la música,

y, por supuesto, también con el cine.

Hoy vamos a rendir un homenaje al séptimo arte

y viajaremos al pasado.

Pero paso a paso, lo primero es saludar a nuestros aprendices.

Que entren ya en el taller.

(TONI) Es la cuarta semana y aún no me lo creo.

Me daba con un canto en los dientes pasando el primer programa.

O sea, todo lo que venga: un regalo.

(ANASTASIA) Ostras. (ALEJANDRO) Flores.

Uy, playa. (ANASTASIA) Esto es muy playero.

(AMPARO) Qué miedo da esto.

Aprendices, bienvenidos al taller.

Sé que estáis sorprendidos por los cambios que veis,

pero queremos deciros que muy pocas veces

un programa de televisión

puede celebrar un hito artístico que es historia.

¿Verdad, jueces?

Pues sí, hemos preparado una prueba increíble,

ya lo vais a ver.

Hemos transformado el taller, como habéis visto,

en una especie de terraza.

En esta prueba queremos homenajear

a la moda ochentera, a la moda de los 80.

Prendas muy rompedoras,

accesorios XXL,

estampados, muchísimo color. Hombreras.

Bien de ahumados. Que hicieron que las mujeres

se sintieran más poderosas que nunca.

Lara, ¿a ti te gusta la moda, la estética, de los 80?

Pues claro que sí.

Vengo de la gran madre de los 80.

Así que: "Alaska, I love you".

He tenido una buena madre, que es Alaska.

Pero, bueno, que mis 90

también fueron "espectacularas".

Si queremos hacer un homenaje a los 80,

no podemos dejar de pensar

en la película española

más internacional e icónica de esa década.

Amparito, ¿se te ocurre de qué película estamos hablando?

Yo era muy pequeña, no me acuerdo mucho.

Toni.

No sé, me recuerda esto a la película "Átame", de Almodóvar,

que hay una terraza así. Toni ha estado un poco cerquita.

Ya no sé qué vamos a traer para que lo conozcan.

(ROSA) "Mujeres al borde de un ataque de nervios", ¿no?

Como estoy ahora mismo, atacada. Menos mal, Rosa.

Menos mal. (ISABEL) Bravo.

Gracias. Vamos, María.

(ALEJANDRO) Qué chulo ese.

Qué bonito.

(ANASTASIA) Mira, qué elegante.

Ay, ese, ese.

Aprendices,

como bien ha dicho Rosa, estamos hablando

de "Mujeres al borde de un ataque de nervios".

Pedro Almodóvar consiguió, con esta película,

su primera nominación a los Óscar.

La estética transgresora y colorista típica de los 80

salió del "underground" y sirvió para modernizar España.

Y también, por supuesto, en el mundo de la moda.

(ALEJANDRO) Me siento identificado con la moda de los 80,

porque fue cuando empezaron a romper el tema de los colores,

de la forma.

Creo que a lo largo de la historia volveremos a los 80 siempre.

El vestuario de "Mujeres al borde de un ataque de nervios"

es un vestuario premiado, copiado y todavía inspirador.

Pero ¿quiénes somos nosotros

para hablar de esos trajes

teniendo a quienes los llevaron. No.

Un fuerte aplauso para Rossy de Palma y Loles León.

Oh... -¡Hola!

¡Hola!

Qué ilusión, por favor, que vengáis.

(LOLES) ¿Qué tal? (ROSSY) Pero, bueno,

esta terraza es maravillosa. -Uy, qué terraza.

(LARA) Cada una son dinamita. Las dos son una bomba.

Siento como hoy, un poco...

de familia cercana.

30 años después, porque se cumplen 30 años

de "Mujeres al borde de un ataque de nervios",

me gustaría saber qué recordáis de esas sensaciones

en aquel rodaje, Rossy. Bueno, yo me lo pasé muy bien.

Fuimos a los Óscar. (LOLES) Allí nos fuimos.

y compartíamos un apartamento tipo "Melrose Place"

Loles, Chus Lampreave, Julieta y yo.

Imagínate qué cuatro juntas. -Estábamos juntas

y con un baño solo. (RÍE)

(LOLES) Claro, eso era bastante imposible.

Luego Pedro nos puso un descapotable

para que fuéramos por la ciudad y nos peleábamos por ir delante,

porque detrás se nos ponían los pelos

como Julieta en la moto. Fue bonito y maravilloso.

Chicas, nadie mejor que vosotras para hablar de la moda de los 80.

¿Qué te gustaba a ti más de la moda de aquellos años?

¿Lo que más? La licra. La licra.

A mí, la licra. Estoy a favor.

La licra, te digo una cosa, es un estado de ánimo.

Mira, nosotras dos somos chicas licra.

No la puedes llevar siempre,

porque la licra necesita una pose, una forma de andar,

unos zapatos muy determinados,

un pelo muy determinado y, sobre todo, una actitud.

No puedo cerrar la boca.

Digo, buah, qué subidón.

Esto es lo máximo.

Aprendices, vais a tener que replicar

estos cuatro "looks",

tal cual están aquí, es decir,

como aparecieron en pantalla en 1988.

Aprendices. (ROSSY RÍE) Uy.

Atended, y los que no sois aprendices también, ¿eh?

Uy. Hemos decidido aprovechar

este ambiente de celebración, 30 años de "Mujeres",

para mejorar vuestras relaciones.

Porque lo de trabajar en equipo se os resiste un poquito.

Por eso, esta prueba, va a ser un poco ataque de nervios,

la vais a realizar

por parejas.

Oh.

Esas parejas las vais a elegir

vosotros. Por favor,

formad esas parejas y colocaos en esa fila.

¿Con quién quieres ir? ¿Tú y yo? ¿Y Amparo?

Amparito. -Vale, yo voy con Rosa.

(PEDRO) No sé adónde ir.

Y yo digo: "Me van a poner con Lara".

Chicas... No sé adónde ir, tío.

Uy, ¿y Pedro? ¿Se ha quedado solito?

(PEDRO) No tengo pareja.

No sé adónde ir. -Al último lugar.

Qué emoción. Yo pensé en ti. -Y yo.

Alejandro y Anastasia,

¿por qué vais a participar juntos en la prueba?

(ANASTASIA) La verdad,

hemos descubierto que nos complementamos bien.

Sí, en la prueba anterior de equipo me compenetré superbién con ella

y creo que... -Sí, fue...

Que va a ir perfecto. -Surgió natural.

Rosa y Amparito, ¿por qué esta decisión?

Estoy encantada con Rosa, es como si cosiera con mi madre.

No me eches tanta edad, Amparito. Me pones más vieja.

Es verdad. Sergio,

¿por qué habéis querido participar juntos?

Aparte de la amistad, nos compenetramos muy bien,

podemos hacer un buen tándem.

Salen de aquí casados, Raquel, te lo digo yo.

Lara e Isabel, esto lo podíamos casi que medio adivinar.

(ISABEL) Ya. -Es que... Mira.

Venimos uniformadas.

(LOLES) La licra es una actitud. La licra es una actitud.

(LOLES RÍE) Total.

Pedro, ¿qué te parece haberte quedado un día más solo?

Creo que era predecible, Raquel.

Es verdad que el nivel de costura mío es muy inferior.

Entonces, los entiendo.

No me molesta ni tengo rencor hacia nadie.

¿Con quién te gustaría hacer la prueba?

Bueno, me voy a quedar con...

Joder, qué marrón.

(ROSA) Yo no lo miro, la otra vez lo miré...

Con Lara. -¡Ping!

Espero que eso no signifique romper su pareja, Raquel,

si no, no me sentiría bien. (LARA) Pídete a Palomo.

Ya sabéis que en "Maestros de la costura"

puede pasar cualquier cosa, solo no te puedes quedar.

Pero no vas a romper ninguna pareja de las que hay aquí.

No. Porque si este taller

ha vivido momentos de ataques de nervios,

han sido todos gracias a Eduardo Navarrete.

Oye, mira, ni tan mal, ¿no?

Qué bueno, por favor.

(PEDRO) Qué guay. O sea, me imaginaba cualquier cosa

menos que Eduardo apareciera y viniera a ayudarme.

Muy jevi todo, muy jevi, maravilloso.

¿Qué tal te va la vida? ¿Qué has hecho estos últimos meses?

Muy bien, la verdad. Estoy contento, feliz, mucho trabajo.

Pude presentar mi perfume y también ahora, hace nada,

he presentado mi nueva colección en la Madrid Fashion Week.

Guau. Os he traído un detallito a todos.

Este para ti, Raquel. Ay, gracias.

Es un pañuelo que he diseñado junto al actor Asier Echandía.

Y es un proyecto solidario.

Lo han cosido las chicas de la ONG Karibu.

Todo el fondo va destinado para esta ONG.

Qué bonito. Este es el mío.

Ay, es precioso.

No paras, Eduardo. Estás trabajando mucho.

Estamos muy contentos. Tú sabes que te queremos

y porque le queremos... (RÍE)

vamos a pedirle que nos ayude.

Pedro se ha quedado solo en la prueba

y, hombre, ya que has venido, ¿te podemos pedir

que seas tú la pareja

de Pedro?

Eduardo, no me rechaces, ¿eh?

Si hay que coser, se cose, claro que sí.

Vuelve al taller de "Maestros de la costura"

Eduardo Navarrete.

¿Qué tal, Pedro, cariño?

Además, que sepáis que vamos a ganar,

porque se llama como el director y yo podría ser chica Almodóvar.

Nosotros somos dos mujeres al borde de un ataque de nervios.

Un poco sí, haciendo homenaje a la película.

Vamos a ver ahora qué tenéis que coser.

Voy a enseñaros primero esto.

(ALEJANDRO) Un teléfono. Tenemos

un teléfono,

unos pendientes de cafetera,

pintalabios y pistola.

Ay, no me acuerdo.

El teléfono es Carmen Maura, que será...

el de lunares, creo.

Sergio y Toni, por favor.

¿Qué queréis?

(AMBOS) Teléfono. ¿Teléfono?

Sí. Elegís el teléfono.

Toni y Sergio, teléfono, Carmen Maura.

Por tanto, vais a tener que hacer camisa roja de lunares negros

con falda.

(TONI) Estamos contentos con el vestido que nos ha tocado.

Nos encanta el personaje de Pepa. -Me mola.

A mí también.

Rosa y Amparito.

El que quieras menos la pistola.

(LARA) ¿Ustedes se acuerdan?

(ALEJANDRO) Regular, hace mucho que la vi.

La pistola me suena al rosa. ¿Qué queréis?

Venga, barra o cafetera. -Si nos dejan quedárnoslos,

me encantan los pendientes. -Venga, cafetera.

¿Te acuerdas de la peli? Yo la tengo abstracta.

Sí, es María Barranco, el de rayas.

Rosa y Amparito, a la mesa. Vamos.

Pendientes de cafetera, María Barranco.

Y es este dos piezas en azul y blanco.

La pistola es del traje de chaqueta rosa.

Yo he visto la película como mariquita oficial.

Yo no la he visto. Lara e Isabel, por favor.

(PEDRO) Si eso cogemos la pistola. -No, la pistola es justo

la que no hay que coger. -Vale.

No me entero de nada.

Chicas licra, no puede ser teléfono, no puede ser pendientes.

Pintalabios o pistola. (ISABEL) Pintalabios.

-Sí.

Pintalabios para Lara e Isabel.

(LARA) Mejor guapas que asesinas. (ISABEL) Claro.

Se mata mejor con un pintalabios, que con un revólver.

Vais a tener el vestido que llevaba Rossy de Palma

encarnando a Marisa en "Mujeres al borde de un ataque de nervios".

(ROSSY) Fíjate, este vestido rojo era de Zara,

pero quedaba muy bien ese rojo almodovariano,

un rojo ácido que no puede faltar.

Alejandro y Anastasia, acercaos.

(ANASTASIA) A ver.

Pues... El que queda.

¿Qué queda? (LOLES) Las pistolas

que nunca dejan de salir en las películas de Pedro.

Las pistolas.

Alejandro, Anastasia,

Julieta Serrano con chaqueta rosa

y falda a rayas blancas y color crema.

Y ahora, por favor, Eduardo y Pedro, ¿podéis venir?

(EDUARDO) A ver, hay cuatro y somos cinco.

La chaqueta tiene trabajo, ¿eh? -Sí, yo me atrevo.

Cuatro parejas, cuatro objetos, es verdad

que Eduardo tiene muchísima experiencia en este taller,

pero es la primera vez que te ve. Ellos tienen esa ventaja,

se conocen, saben cómo cosen.

Por tanto, vosotros vais a tener un privilegio.

Y es que vais a decidir vosotros

cuál de estos cuatro "looks" vais a hacer.

Te dejo que elijas tú. -No.

-Te puedo dar mi opinión. Yo creo que cogería el último.

(PEDRO) El último rojo. El último rojo.

Sí. El mismo que hacen Lara e Isabel.

Yo haría en realidad el traje de chaqueta rosa,

pero vamos... -Con más tiempo.

Pero vamos a hacer el rojo, sí.

Yo venía un poco como Paco Umbral a hablar de mi libro, ¿no?

Y al final me han engañado vilmente.

Aprendices, no solo vais a trabajar por parejas.

(ROSA) Ay, Dios mío. -¿Hacemos relevos? Dime que no.

Es que además vais a coser

en relevos. Ay, madre, de verdad.

Nos toca coser de verdad y todo.

Uno de vosotros trabajará mientras el otro le da indicaciones

desde la distancia, pero nunca podrá echarle una mano.

Por eso es necesario que os comuniquéis y os entendáis bien

para que las prendas queden perfectas.

Es como si estuviéramos solos. -Qué marrón.

Aunque sea un trabajo por parejas,

os vamos a evaluar individualmente.

Por eso, cada traje deberá llevar dos etiquetas,

una de cada uno de los aprendices.

Raquel, ¿te puedo decir una cosa? Sí, claro.

Mira, me están entrando muchas ganas de participar en este reto.

Los 80 son unos años, pues, muy queridos para mí.

Fue cuando empecé un poco en esto.

Y, bueno, también me apetece que una prenda Caprile

esté dentro del universo Almodóvar, ¿por qué no?

¿Qué quieres hacer de los cuatro? Ya sabes que el rojo es mi color

y a Carmen la he vestido muchas veces,

así que me lanzo con el vestido rojo que lució Rossy de Palma

haciendo de Marisa. ¿Me muero ya?

Lorenzo Caprile se incorpora frente a Eduardo Navarrete

en el taller de "Maestros de la costura".

(EDUARDO) La verdad, tener a Caprile detrás...

(PEDRO) Impone. -Haciendo el mismo vestido,

es una presión añadida sobre la presión que ya hay,

que ya es mucha y entonces te pones más nervioso todavía.

Claro que sí.

Debo deciros que para confeccionar las réplicas

de los trajes de las protagonistas

de "Mujeres al borde de un ataque de nervios"

tenéis patrones en mercería

y solo una oportunidad para ir a la mercería.

(ANASTASIA) Ya puedo cogerlo todo.

Vais a tener 140 minutos de tiempo

en los que trabajaréis por relevos cada 20 minutos.

La prueba comienza en tres,

dos, uno,

a coser. (EDUARDO) Vamos a ver el vestido.

(ALEJANDRO) Vamos, Anastasia.

Solo entra a la mercería el primero que empieza a coser.

(EDUARDO) Cremallera de 60, si no, no entra.

Pedro y Eduardo, es solo uno de la pareja.

(ISABEL) Ah, uy. ¿No lo veis?

Vale, mira tú entonces, ¿vale?

(ALEJANDRO) Mira la manga y corriendo a la mercería.

Uno solo. Venga, chicos.

Ay, nosotros también. Que es uno nada más.

Ah, vale, perdón. -Hilo azul, papel y tela.

Torzal no, este. Uy, qué susto.

Trae hilo del otro color, Amparito, por si acaso,

que no podemos entrar más. -Sí.

(ALEJANDRO) Está la tela rayada. Divino, ¡bien!

(SERGIO) Mira a ver si lleva pinzas la falda.

(TONI) La falda lleva dos pinzas.

¿Es Barranco? ¿Solo esto? ¿Y la tira?

Ay, falda, vale.

(ALEJANDRO) Cuidado con la tela de la chaqueta.

Cremallera invisible y un botón. (SERGIO) Vale.

(ROSA) Al lado de la roja, tócala. -¿Esta?

-Esa, que sea gorda, tócala. -Esta es más fina.

(PEDRO) Los hilos. -Lo llevo.

-Los de la remalladora no. -¿Los de la remalladora?

(LARA) ¿Y los hilos gordos? -Ahí, en ese lado, ahí.

(SERGIO) Hilos para la remalladora. -Voy.

A ver, bollete, que vengo. -Vale.

La cremallera era invisible. -Es invisible,

pero vamos a ponerle de la otra.

(ROSA) Coge hilo de los dos colores por si acaso.

Creo que lo llevo todo.

El tejido es este, la cremallera...

Y ya estaría, y el patrón.

Para realizar la réplica del vestido que Rossy llevaba

hay que cortar el patrón con la pieza del delantero al lomo.

Se empieza confeccionando la espalda

uniendo las piezas y aplicando una cremallera.

La espalda y el delantero se cosen por los hombros y los costados

y se remata el escote con vistas.

Fruncimos las copas de las mangas, las cerramos por los laterales

y las unimos al cuerpo del vestido.

Para finalizar se incorporan hombreras

forradas con el tejido del vestido.

(PEDRO) No sé cómo se pone para que coincida.

-Orillo con orillo. Para que coincida el delantero

y la espalda con la cenefa... -Hostia, las hombreras.

-¿Qué hombreras? -Caprile ha cogido hombreras.

-¿Lleva hombreras el vestido?

-Creo que no puedes entrar, no puedes.

-¿Cómo no voy a poner entrar? (ROSA) Amparito, ¿lo llevas todo?

Goma ancha. Papel, lo he cogido así.

-Ay, lleva hombreras.

-Va, ya. -Que te vas a caer.

No me caigo, no, no te preocupes.

Eduardo, has entrado ya una vez, ¿no?

Ah, que no era... Solo una.

Bueno, sin hombreras. Las hombreras son muy antiguas.

Se llevaban en los 80, pero ahora no.

Ay, Dios, con lo tranquilita que estoy en mi taller...

Elástico negro para lo blanco. -Mira, está el elástico este

y está el elástico este.

-El más gordito. -El que cogí al principio,

que tiene más cuerpo. -Sí.

(ANASTASIA) A ver, falda. (ALEJANDRO) Al hilo.

-Sí. -Plantéatelo todo

y luego ya lo colocas. -Vale.

Dale, Larita. -Sí.

Lalalá, Larita. Que no nos vamos a casita.

Que sale, sale todo, sale todo. -¿Sale todo seguro?

Sí, sí.

La espalda, eso es doble. -Sí, sí.

Tranquila, Rosa, que hoy vamos a ganar.

Ya verás tú. Uy, aquí acabo de hacer un pellizco.

Tranquilo, pero seguro. -Ya, voy, voy.

Tranquilo, pero seguro. Tranquilo.

(ISABEL) Empieza a cortar. Yo enhebro y empiezo a coser.

Nos tiene que salir fabulosa.

Esto tiene que estar justo aquí

para que queden las cenefas igual.

Nadie mejor que vosotras para explicarnos

hasta qué punto Pedro trabaja el vestuario.

Tiene a alguien que se encarga del diseño,

pero ¿él lo decide todo? Todo, todo, todo.

Todo pasa por él. Él es un friki del control de todo.

Porque tiene muy claro lo que quiere,

entonces, lo busca. Luego trabaja con los artistas.

Ha trabajado con Jean Paul, con David Delfín también.

Con un Armani, con un versacismo que llevaba Penélope,

aquellos versacismos.

(LOLES) Pero Pedro no solamente se mete en el vestuario.

Pedro, en una puerta, hace cambiar una cerradura, ¿eh?

Los pelos también los controla, hace mil pruebas.

Hombre, mil pruebas de maquillaje, de peluquería, de todo mil.

(ANASTASIA) Ahora, cuesta mucho, porque es muy gruesa.

¡Ah! -Está durísima.

Venga, que la falda ya está hecha.

Qué concentrado está tu compi. (PEDRO) Déjalo, que está tranquilo.

No me lo alteres. -Eso, no me digas cosas,

que eres muy guapo y me pones nervioso.

-Eduardo, tiene novio. No te desconcentres.

Recuerda que la manga hay que embeberla,

hay que pasarle un hilván así, flojito,

y hay que hacerle un fruncidito. -Vale.

Tú me vas diciendo, no te preocupes.

¿Elegiríais un "look" de toda la historia

de Almodóvar hasta el día de hoy en el cine? Uno.

(ROSSY) Me gustaba mucho mi personaje de Quica.

Lo vimos en la exposición de Gaultier.

(ROSSY) En la exposición de Gaultier estaba.

(LOLES) Yo me quedo con mi vestido de lunaritos de:

# Yo sé que tú comprendes la pena que hay en mí,

# que estando yo a tu lado

# se acaba mi sufrir. #

La bailaba yo con Paco Rabal, él, en la silla de ruedas.

En silla de ruedas. Me tienes impresionada, Loles.

¿Qué no sabes hacer? Te he visto cantar, bailar, cocinar.

Y sabe coser. Y coser, coso, sí.

Corto y hago, yo customizo mucho.

(ROSSY) Me hice una copia de un Dolce & Gabbana,

que me lo hice yo. (LOLES) ¿Recuerdas cuando yo estaba

destruida y destrozada por amor que iba a presentar unos Goya

y le dije: "No tengo humor para vestido"

y me dijo: "Cómprate tela escarlata que te hago un vestidaco"?

¿Te acuerdas? -Te lo hice.

Me hizo un vestido... Llegué allí y decía: "Ah...".

Estaba destrozada, yo no vivía. Yo no vivía.

(ROSSY) En los Óscar llevaba un vestido hecho por mí.

Cuando era pequeña, con 12 años, me hacía unas blusitas,

unos pantalones y me iba al rastro de Palma de Mallorca

y me hacía todos los sábados un dinerito.

¿La vendías? ¿Con 12 años? Con 12 años.

Os traeré un día los vestidos que me he hecho de escena

para que veáis cómo me las apaño para coser lo menos posible.

(AMPARO) Falda, falda.

Falda, falda, falda, falda.

Madre mía, falta todo lo blanco aún.

(ROSA) Aligérate con el blanco para que me ponga a coser.

(SERGIO) No tengas miedo a cortar. -Voy pegando bocados.

-Dan igual los bocados. Déjate de los bocados,

que con la remalladora los podemos subsanar.

Aprendices, se han ido los primeros 20 minutos de la prueba.

Cambio de aprendices. ¡Anastasia!

Ya, ya. (ISABEL) Déjalo.

Quita, quita. -Vale, lo estaba...

Era esto, lo de las vistas, estaba a puntito de coser.

Ya, ya. Mira a ver si falta...

No queda tela azul. -Tienes que pasar el hilo este

por ahí, por el agujerito ese,

y, en teoría, el resto ya está pasado.

Vale. (LARA) Nena, mírate la hombrera.

Voy a mirar, sí.

Las tizas no están marcadas.

Allí las he marcado con alfileres, en la otra.

(LARA) Fíjate en los puños.

¿Todo "okay"? -Todo "okay".

¡Vamos, vikinga! -¡Uh!

Vamos, nena, descálzate, descálzate.

Ay, sí. -Tía, descálzate.

Vamos, chao, vamos.

# Parán, parán, parán, te vengo a saludar. #

(EDUARDO) Lara, has perdido todo el glamur.

No, mi amor, aquí, como en casa.

Aúpa. -¿Cómo vamos, Anastasia?

Por favor, Lara, Lara.

Os quiero, os quiero, os quiero.

(LARA) Esta semana hemos vuelto con una actitud diferente,

renovada, aunque...

Menos mal, me ha perdonado.

No, ha sido todo desde el corazón.

Siempre dije, en un primer momento dije:

"Si tú cierras una puerta, no pasa nada,

yo seguiré", pero ella volvió a abrir la puerta.

(AMPARO) Eh... Tengo todo esto aquí.

(LARA) Pero ¿hola? ¿Qué haces con eso ahí?

-¿Qué has hecho? -Ay, Amparito, qué raro.

No, pero... Raquel, me he dejado todo esto dentro del mandil.

¿Puedo dárselo? (ROSSY) Para matarte.

A ver, es que el mandil de Amparito

o sea, no sé, tiene como siete bobinas de hilo.

Pero ¿para qué? Pues lo ha cogido todo.

Claro, me lo he dejado en el mandil.

O sea, esto son los hilos. Sí.

Lo tienes todo aquí. Pero ¿qué es? ¿Por qué llevas tanto?

Y llevo aquí más hilos.

¿Cómo? ¿Llevas más aquí?

Esto es un derroche, Amparito.

O sea, Rosa, tiene todas las bobinas azules y blancas

de la mercería.

Y una, dos... tres

y cuatro, ¿no?

Rosa, esto, Caprile... Por la inseguridad

de si era este tejido o el otro, se ha traído todo.

Eso, Amparito cogió las telas y yo dudaba con los colores.

Viene con los cuatro y me dice: "¿Ves? Era esta". Y digo: "Vale".

Ha sido eso. No pretendíamos... Ni muchas dudas ni nada.

No, lo teníamos claro. -Ni gastar cuatro rollos.

Vamos, Sergio. Vamos, Álex.

Vamos, Pedrito. -¿Qué hago con esto ahora?

A un centímetro empiezas, pero no del final,

más para arriba. -Aquí.

Más. -Aquí.

Ahí. -Vale. Tres centímetros.

-Tanto no, dos. ¿Has hilvanado alguna vez?

-No.

A ver, deja todo eso abajo, porque está cortado todo.

Enhebra las agujas. -Voy, espera.

"Relaxing cup of coffee".

La manga, hecha. -Puedes hacerle el bies abajo.

Ah, vale. -Bies abajo, antes de cerrar.

La prueba me encanta. Me encantan las invitadas,

me encanta todo. Lo único que no me encanta

es que nos ha tocado la más difícil.

Trabajar con Eduardo es divertido. Sabe mucho de costura

y me ayuda un montón y con humor, no con estrés. Odio el estrés.

Aprendices, ha llegado el momento del desembarco de Amparito,

de todo lo que llevas encima, Amparito,

y de cambio de aprendiz.

Se acaban de cumplir 40 minutos de la prueba. Cambio.

Te dejo aquí la aguja. -Alejandro, cambiamos.

(ISABEL) Borda primero. Uno es para mí, ¿eh?

Te la dejas ahí. -¿Cambiamos, corazón?

Termina y sigue con la falda. -Vale, voy.

La cremallera déjala para luego y ponte con lo otro.

-Vale, tranqui. -Deja la falda ahí, apártala,

y ponte con lo de arriba. Las pinzas y todo, márcatelas.

-Me lo voy a marcar ya. (ROSSY) Vengo monísima

con este "look" de Alaya. Tengo los zapatitos a juego.

No me quería cambiar, pero como estamos en familia

me pongo unas botas cómodas. (LOLES) Ponte cómoda.

Eso, a los concursantes tampoco... ni les va ni les viene.

Están la mitad descalzos. Ellos hacen lo mismo.

(ROSSY) Yo descalza no, ¿eh? (LOLES) Antes muertas

que sin zapatos. -Esto es muy almodovariano,

llamar con el tacón. Déjame verlo.

¿Quién? Déjame verlos, qué divinos.

Son maravillosos. Uy, qué bonitos.

Me lo ha dejado todo preparadito, así que creo que bien.

Me va a venir bien, porque igual yo solita la lío parda.

Rosa me lo tiene todo preparado y lo voy a hacer de fábula.

Hoy peleamos por ganar.

Mira bien que esté el tejido bueno por dentro.

Había un tejido que era exactamente igual.

Y, claro, ahí es donde se nota la experiencia,

porque el Navarrete se hizo con la tela.

Esta tela también está bien.

Lo único, que no tiene el mismo relieve que la otra.

Eduardo, ¿qué tal? -Hola, Rossy, cariño.

Me gusta mucho lo que haces. Algún día me tienes que vestir.

Cuando quieras, para mí sería un placer.

-Me encantaría, de verdad. ¿Qué te parece tu compañero?

Bien. (PEDRO) Maravilloso.

Es simpático y majo, pero está un poco verde de costura,

pero bueno... (RÍE) A mí me parece un poco pasivo,

¿no, Pedro? ¿Qué estás haciendo? Cuéntame.

Yo, ahora, mirando y mandando, a ver qué hace.

¿Mandando? Sí.

Mandando ¿qué? ¿Poderes desde la distancia?

(ROSSY RÍE) -Rayos.

Has dejado en sus manos la elección del tejido,

los materiales, indicaciones de fruncir una manga,

o sea, en vez de Edu, ha venido Dios a verte,

diríamos. (PEDRO) Un poco sí, ¿no?

Rossy, sabes que Eduardo fue uno de los más importantes

en la temporada pasada. Vi su repesca y todo.

Me gustó mucho que se hiciera más amigo de Lorenzo.

Caprile, al final, lloró mucho con Eduardo.

Sí, es verdad. Bueno, pero muy al final.

No, pero lloraste, lloraste. Muy al final.

(ALEJANDRO) Venga, Anastasia. -Voy, voy.

Todo controlado.

(ROSA) Amparo, ¿bien? -Sí, ya la tengo.

Venga, venga, no te relajes.

Bajas el ritmo constantemente.

Aprendices, se cumple una hora de trabajo.

Cambio de aprendiz ahora.

Venga, Anastasia. Me voy a bordar. -Vale, vale.

Yo termino luego la falda. -Sí, sí.

Córtale ahí, que están las dos mangas.

La cremallera está puesta. -Vale.

Entonces, ahora tienes que marcar un poco con la plancha.

No así, dando golpecitos.

Escucha, ¿sigo con la falda? -Sí, sí, sí.

Toni, ¿va bien? -Ahí vamos.

(RÍE) A ver si nos da tiempo.

De tiempo iremos un poquito justos.

Pero ¿quién dijo miedo? Podemos con todo, hombre.

Isabel, ¿qué tal? -Yo creo que vamos bien.

Vamos juntando la sisa para luego montar la cremallera.

Muy bien, aquí te cuadra perfecto.

Al milímetro. Al milímetro.

¿Te estás dando cuenta de este momento?

La animación, claro. (ROSSY) Lara de gogó también.

Yo era gogó también. -Las dos de gogós en sus discotecas

Ya tenemos una edad que no se puede tanto "gogoteo".

Ya. ¿Os estáis entendiendo bien?

Sí, nosotras nos entendemos, bueno, sin hablar.

Nosotras decimos "Larisa", porque Lara e Isabel, Larisa.

Larisa... Nos reímos también muchísimo.

(LARA) "La risa", Larisa.

Vamos, nena, la cremallera, pero volando.

Sí, sí, no me estreses.

Lara, no la estreses.

Se trabaja peor estresada. Yo no aguanto el estrés.

Ella se me va como los pajaritos y la tengo que volver al sitio.

(ROSSY) Pero está superbién. (ISABEL) Lara está ahí dirigiéndome

y yo, con mi santa paciencia, que tengo tres niñas en casa,

diez animales, un marido. Hay que tener santa paciencia,

pero esa aplicación ya me la bajé hace rato

y la actualizo y todo.

Para saber todo sobre los "looks", los tejidos, el taller,

lo que viven aquí los aprendices o los jueces,

nada mejor que seguirnos en redes sociales.

Estamos en @MaestrosCostura.

Compruébalo ahora mismo, si quieres.

(PEDRO) ¿Por dónde paso el pespunte?

Por las esquinas, o sea, por... -Por el perímetro.

Por aquí, hijo.

Es delantero. -Esto es delantero.

No, eso es la espalda. -¿La raya, el delantero?

(LOLES) Lorenzo, ¿cómo lo llevas, cariño?

¡Uy! Si lo tienes ya casi todo. No, hombre, casi todo no.

Bueno, un poco. He hecho una variación.

Uy, está muy bien. He hecho una variación

y ahora... Sí, bueno, ¿y qué te falta?

Montar la manga

y estas hombreras, que las... ¿Te acuerdas

en los años 80 de que mezclábamos dos?

Dos. ¿Le vas a poner las dos? Claro.

Vale. A mí, las hombreras no me quedaban bien,

porque tengo el cuello corto y me quedaban por las orejas.

A ti todo te queda bien. No, todo no.

Aprendices, se cumplen 80 minutos de la prueba.

Os queda una hora para terminar. Cambio de aprendices ya.

Vale. -Me voy a la bordadora.

(SERGIO) Ponte con lo que estabas antes.

-Vale. -Córtalo tal cual.

Tal cual está. Ahí la llevas.

(ISABEL) Vas bien, Lara, con tranquilidad.

Bien al centímetro cosido.

(LOLES) Lo más complicado es lo que habéis cogido vosotros.

Es lo de Julieta. -Ay, aquí estamos sufriendo.

Sufriendo, ¿verdad, cariño? -Ay, no sabes cuánto.

Sí, sí, sí.

Voy a la mercería a ver qué me puedo llevar.

¿Qué me puedo llevar? Uy, uy, uy, estos lunares...

¿Quieres lunares? Quiero dos metros de esto.

Es muy gracioso, así tal cual, mira.

Mira.

(ROSSY) No nos tenían que haber invitado.

Estamos aquí robando. Oye, oye, un momento.

¿Qué, qué? Un momento, un momento.

(RÍE) Estamos arrasando. Oye, esto...

Oye, Palomo, no las ayudes. Nos están desvalijando.

Rossy, que nos quedamos sin trabajo.

A ver, nos quedan muchos programas por delante.

La que están liando, Lorenzo.

Aprovechad, aprovechad.

Te hemos robado todo lo que hemos podido.

No nos han dejado más. Tú eres el peor.

No les puedo decir que no. Tú les has dejado.

No les puedo decir que no. Tú, ayudándolas a robar.

He perdido el trabajo hoy, pero bueno...

(AMPARO) Loles León lo coge todo y lo arrambla.

"Mujeres al borde de un ataque de nervios", como nosotras

al empezar la prueba, atacadas, sin saber qué nos pondrán.

Siempre histéricas. -Claro.

No hay que relajarse por muy adelantadas que vayamos.

Sigue ya, no te pares. -El bajo lo remallo.

-Amparo, no te relajes. -No, tranquila.

-Te relajas por momentos. -¿Coinciden las costuras

más o menos? -Buf, más o menos no, no coinciden.

¿Qué van a coincidir?

(SERGIO) Vamos, pequeño, vamos.

Vamos. -Cuando hablo y coso, me lío.

¿Cómo vamos? Aquí vamos, liados.

A ver, cariño. Toni es fisioterapeuta.

Hola. -No me digas.

Me duelen tanto las lumbares... -Cuando quieras

te hago un masaje. -A las lumbares, sí.

Me tumbaría... Tiramos esto, me tumbo aquí y me haces un masaje.

Oye, una cosa, ¿cómo llevas la blusa?

-Más o menos. Ya tiene su vista puesta y todo.

Sí. Cuidado

con cómo plancháis el pecho para no quitarle la forma.

Vale. Un poco de gracia.

Me va a dar un chungo, no tengo dedos ya.

Me pongo muy nervioso, mucho.

Y más haciendo la prueba con él. -Tú tranquilo.

Si somos equipo, somos equipo hasta el final.

(ALEJANDRO) ¿Está cosido entero? -Sí.

Quedan dos turnos. -No me agobies.

Muy bien, Anastasia. -Vamos, vamos, "come on".

¿Cómo? -"Come on, baby!".

-¡Vamos, Anastasia, que no nos da tiempo!

Aprendices, consumidos 100 minutos, quedan 40.

Cambio. (AMPARO) Las etiquetas

están puestas, solo faltan las cinturillas.

Y remallarlo todo. -Y remallar, sí.

Escúchame, cuando cosas, mira, pones dedo aquí y dedo aquí.

Para que me coincida y no se mueva.

Y cuidado que la de abajo tira más que la de arriba.

Vale. Vamos a hablar con Rosa.

(LOLES) Cariño, ¿cómo lo llevas? ¿Cómo lo llevas?

Vamos bien de tiempo. Le voy a dejar organizado

el siguiente paso. -Oye, me parece fantástico

cómo lo has hecho, ¿eh? -Bueno, difícil, ¿eh?

Pieza a pieza, mira. -Sí, difícil,

pero mira qué antifaz más mono.

Si me lo viera Lady Gaga, se lo quedaría, ¿eh?

# Lady Gaga. # (RÍE) Es increíble.

# Apriétame fuerte, Lady Gaga.

# Ponte un vestido, Lady Gaga. #

Se lo pone todo ella, yo también. -Es divinísima.

Loles, es abrir la boca y partirme de la risa.

Son buenísimas. -Vaya tándem.

(LARA) ¿Vas haciendo las mangas?

-Sí, ahora, ahora, pero no con prisa, Lara.

Nena, vamos a pelear ahora por primera vez y trabajando juntas.

"I love you", Isa.

(ANASTASIA) Yo lo cerraba y luego unía.

Pero tú hazlo como quieras, yo luego lo cojo.

Lo termino fijo. No queda otra.

¿Al cuerpo le quedaba algo por remallar?

Prefiero que hagas el bajo y yo termino de remallar.

Va, Rosa, que podemos. -Sí, hay que ir haciéndolo bien.

No de cualquier manera.

(ISABEL) Esto ha quedado de lujo.

Escándalo.

(EDUARDO) No puede ser que aún estés con esa costura, hijo.

-Joder, qué lento soy.

Nunca he visto trabajar tanto a Pedro.

Qué mérito, Navarrete, qué mérito.

A quien veo muy preocupado y agobiado,

que me está dando pena porque venía a disfrutar,

es a Eduardo. Lo está pasando realmente mal.

Pedro le está echando mucho morro, mucho morro, al tema.

¿Cómo lo hago? ¿Lo meto por la máquina?

¡No!

Y Caprile está terminando. (LOLES) Sí, Caprile sí.

Está terminando ya. A la chita callando.

Vente y nos enseñas, Caprile.

(LOLES) ¿Lo tienes ya? Sí, ahora mismo lo llevo.

Haz el top, tío. Ve montando el top.

(LARA) ¿Cómo vas, Isa? -Bien, bien.

Pero necesito abrir esto, así que... no me desconcentres.

(ANASTASIA) Guau. (LARA) Oh...

(LOLES) Mira, mira. (ALEJANDRO) Lorenzo nos ha ganado

con ventaja. -Qué bonito.

-Qué bonito.

Uy, qué bonito, Lorenzo. (LOLES) Es mi tipo.

Es tu tipo, es su tipo. Parece mentira

que haya hecho el vestido en este rato.

Que en este ratito te hayas hecho este vestido, me parece...

Hala, yo lo quiero. (LOLES) La manga me encanta.

Y esto es muy yo, esto es muy yo. Muy escote pico.

Escote mío. Escote pico, Loles.

(ANASTASIA) Alejandro, ciérralo y mete la vista por dentro.

Bueno... Ay...

Aprendices, últimos 20 minutos, final de la prueba, vamos.

No me lo puedo creer. Cambio ya.

Cambiamos. -Queda hacer unas pinzas

y montar el delantero con la espalda.

Amparito, no te duermas. -No te preocupes.

Vísteme despacio que tengo prisa. -¿Lo habéis probado en maniquí ya?

No.

Recuerda montarlo en el maniquí. -Vale.

Todo esto, puntadas grandes.

Dale, Lara, a ver si puedes corregir la cremallera.

Uy, madre mía. -Ha faltado el volumen de las...

Contigo Caprile no hace carrera.

Porque mira que yo... -Caprile me odia.

Se lo puse difícil, pero contigo Caprile no hace carrera.

Intento hacer rápido... -Las hombreras.

-La manga en volumen. -Vale.

Para que no te digan nada, hijo.

-Mira que yo no caer en las hombreras, de verdad.

(LOLES) Eduardo tiene el vestido. -Está hecho.

Eduardo ha hecho un trabajazo hoy increíble.

Ay, no me acordaba de lo que era esto, ¿eh?

Esto es una pesadilla.

(AMPARO) Luego les dices que he hecho la parte de arriba,

que luego me dicen. -Habla mucho esta.

Amparito, no hables tanto y monta.

Te lo dicen con razón, hija.

Es que unos crían la fama y otros cardan la lana.

(TONI) Me cago en la madre que me parió.

¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado, Toni?

¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado?

Que lo he puesto mal, que lo he puesto mal.

Hay un problema gordo, mira, alguien clama al cielo.

He puesto uno del derecho y uno del revés.

Lo ha montado al revés. No puede ser.

Pon el otro al revés, eso es. Y ahora ponlo cara con cara.

Eso es. Y ahora, a coserlo. Vamos, tío, va, tranquilo.

Vale, necesito aguja.

(ALEJANDRO) Estás hasta guapa cosiendo.

(EDUARDO) Voy a hacer así, como un pequeño...

lo que sería un patrón de una hombrera más o menos.

Para... Buf, ya que he metido la pata, por lo menos...

Lo siento, compi, la he cagado otra vez, tío.

Mira, hago como un sándwich y le meto ahí relleno.

Sí, un gurruño de tela ahí. -No, hombre, un gurruño tampoco.

¿Has puesto la etiqueta? -Sí, está puesta.

Corre. -Vale, voy a quitar unos hilos.

No, plancha y luego cortas hilos en el maniquí.

Olvídate ahora. Plancha, plancha. -Plancho, "okay".

(EDUARDO) Ah, pues sí.

(PEDRO) Oye, ni tan mal. Lo dejas así y ya está.

No, dos puntaditas.

(ISABEL) Con cuidado, que no se rompa nada.

(LARA) Isabel Gomila.

-Lara Sajen. ¡Guau! Nuestro primer modelito juntas.

No sé lo que estoy haciendo ya, ¿sabes?

(SERGIO) Tranquilo, tranquilo.

Móntalo como sea y ya. No te pongas nervioso.

No sé si está del derecho o del revés.

-Tranquilo, Toni, tranquilo.

Estas hombreras, hombreras Navarrete.

Vamos a patentarlas.

-Evidentemente. -Hombrera casera.

Aprendices, últimos retoques.

Queda un minuto para terminar. ¡Al maniquí!

Un minuto. Corre, corre.

Al maniquí, al maniquí, Toni.

No me la juego. -¡Al maniquí!

No baja, no baja.

No baja, tío.

Céntralo.

Ahí, venga, el cuello.

(SERGIO) Ábrele la cremallera.

-Ay, ay, ay. -Pero ¿cómo se mete la blusa?

-La cremallera, tío. (TONI) ¡Ah!

(SERGIO) Ay, ya. -Ha entrado.

(LOLES) Ya, ay, por Dios.

Y el tiempo termina en diez,

nueve, ocho, siete. (SERGIO RÍE) Baja la falda.

Seis, cinco, cuatro... Tira bien de él.

-Cierra la cremallera de la falda. Tres, dos, uno,

tiempo. (SERGIO RÍE) ¡Ya está!

Tío. -Madre mía.

Oye, ha quedado divino. -Perfecto, yo me lo ponía.

Nos ha quedado muy bien, si no nos riñen por la tela.

Me he equivocado, tío. He cosido el derecho al revés.

Luego no sabía lo que era cada uno.

Aprendices, os pido un fuerte aplauso

para Rossy y para Loles que ya se marchan.

Y que nos han puesto al borde de un ataque de nervios.

(ROSSY) Yo quiero volver, Raquel. Claro, a quitarnos cosas, Rossy.

Qué alegría, por Dios, que hayan venido.

(LOLES) Mucha suerte a todos. -Hala, ya me la llevo.

(LOLES RÍE) Adiós.

Ahora, aprendices, por favor,

os pido que cojáis vuestros maniquíes

y os acerquéis aquí.

(ISABEL) ¿La coges tú?

Ay, qué bien te queda. Alejandro, ¿cómo lo ves?

-Visualmente ha quedado muy parecido al original.

Lo veo resultón también, me gusta el resultado.

Estoy contenta.

Aprendices, atentos, porque antes de la valoración,

el jurado tiene algo que deciros.

Sergio, Toni, fuisteis los mejores

en la prueba por equipos la semana pasada.

Y tenéis una ventaja.

Pero os tenéis que poner de acuerdo, porque esa ventaja

será solo para uno de vosotros dos.

Tú, tío, "porfa". -Tú, tú.

No, no me jodas, tío.

Vamos a tener problemas aquí. -Cara o cruz.

(SERGIO) Cara.

Cara, para ti. Para él.

(SERGIO) No creo que sea justo. -Es un poco cómico.

Sergio. Esa ventaja consiste

en que ahora mismo puedes enviar

a cualquiera de tus compañeros,

aunque tenga que coser en la prueba por equipos,

irá directamente a la prueba de expulsión.

Guau.

Guau. (EDUARDO) Menuda ventaja guapa.

Yo lo siento mucho y perdóname, ¿vale?

Sabía que iba a ser yo, no pasa nada.

-Perdóname, Pedro, pero será Pedro.

Ay, mi Pedro. ¿Por qué has elegido a Pedro?

No sé si es muy inteligente haberlo elegido a él,

pero veo más competitividad entre el resto de personas

que hay aquí, a lo mejor, que con respecto a él.

Creo que es lo que se debe hacer. Pedro,

¿esperabas que te eligiera a ti?

No, esperaba que se quitara un rival fuerte.

Hay gente con mucho más nivel que yo, eso se ha visto ya.

Estoy un poco decepcionado, la verdad.

No pillo a Sergio por ningún lado.

Me parece una cagada de estrategia, sinceramente.

Pedro y Eduardo serán los primeros.

¿Os podéis acercar, por favor? ¿Lo coges tú para ir allí?

¿No te parece?

De abajo.

(LARA RÍE) Ay, tío...

Ni para coger un maniquí. (AMPARO) Lara, no seas mala.

Pedro, me gustaría que me contases un poco

qué es lo que te ha parecido lo más difícil de este vestido.

Casar las líneas de los laterales y que quedara aseadillo,

en plan, esto de aquí.

Costado, se llama eso en costura. El costado.

Y luego, la cremallera, que el responsable ha sido Eduardo.

Las mangas, bien casadas no están.

Están un poco divorciadas las mangas, más que casadas.

(RÍE) Una está más larga que la otra.

Por el frunce. (EDUARDO) ¿Sí?

Eduardo, como nos han dicho que la cremallera es cosa tuya,

veo que sigues teniendo algún problemilla.

Sí, a mí se me resiste. Pero, bueno,

para lo que nos tenía acostumbrados,

está muy bien. Yo, aquí aprendí muchísimo.

Aquí aprendí a base de practicar mucho.

Madre mía, a este paso me cantas un bolero,

el de "Contigo aprendí", Eduardo.

A ver, Caprile.

El vestido tiene un buen acabado, más o menos.

Tiene su etiqueta.

Tiene una vista. Se te ha olvidado la hombrera

y muy inteligentemente has cogido un trozo de tela,

que yo hubiera rellenado más, un poquito más,

porque esto es de los 80, buena hombrera.

Bueno, Edu, ¿qué tal tú el trabajo con tu compañero Pedro?

Pedro es muy joven.

Y él, bueno, ha hecho unos estudios muy básicos de moda.

Qué políticamente correcto, la verdad.

A ti, Pedro, ¿qué te ha parecido Eduardo?

La verdad, me ha transmitido tranquilidad

y cuando he tenido dudas, me las ha resuelto y guay.

Te ha resuelto dudas. Dudas.

Te ha resuelto la vida. Sí, bueno, la vida

y muchas cosas más, en el vestido, claro.

Eduardo, gracias por estar en la valoración junto a Pedro.

Te voy a pedir que te coloques al lado de los jueces

para continuar con la valoración. Qué honor.

Aunque yo no digo nada. Tú puedes.

Te dejo meter morcillitas. No, no.

Ahora continuamos con Toni y Sergio, por favor.

(PEDRO)

Parece mentira que siendo

los únicos heterosexuales de este taller

tengáis este desconocimiento

de la anatomía femenina.

Este pecho es de vergüenza.

¿Nunca habéis tocado unos pechos? Alguno que otro.

-Unos cuantos. Venga, a ver, tocad esto.

Venga, Sergio. ¿Me toca la otra?

¿Vosotros creéis que esto es un pecho?

No.

Es corcho. Esto es un churro.

He visto mucho pecho y he tocado mucho pecho

porque he hecho mamografías, con eso te lo digo todo.

Pero aquí, no es mi campo, y entonces me pongo nervioso.

¿Quién lo ha cortado? ¿Tú? No, pero ha sido al coserlo.

Tú te has encargado de hacer la falda.

¿No, Sergio? Sí, luego,

en cuanto he acabado la falda, me he dedicado

a poner la cremallera y a intentar acelerar más el proceso de ella.

La cremallera que, prácticamente, Toni ha ignorado al final.

Cuando has intentado meter la blusa en el maniquí,

has estado a punto de rasgar la prenda.

Me he puesto muy nervioso. Pero muy nervioso.

Soy muy nervioso, aunque no lo parezca.

La culpa es mía. El cuerpo era responsabilidad mía.

He cosido el revés con el derecho y no he dado pie con bola.

Era un top fácil y me extraña que vosotros, que controláis

y sois detallistas, este pecho se os ha ido.

Yo he tenido el privilegio

de vestir a Carmen Maura en varias ocasiones

y a Carmen le entregas esto y... No te puedo contar la que se arma.

Además, Toni, en otra prueba hiciste un cuerpo parecido.

Sí, pero cuando trabajo yo solo, como voy a otro ritmo,

él va más rápido, tiene mucha más técnica.

Te pones muy nervioso.

Tienes que empezar también a canalizar eso.

Gracias. Muchas gracias.

(TONI) De aquí me voy con una úlcera.

Soy nervioso por naturaleza.

Siempre están con lo que de soy tranquilo,

pero van por dentro los nervios.

Rosa y Amparito, por favor.

¿Estáis orgullosas de vuestro trabajo?

Sí. -Sí, estoy muy contenta

con el trabajo realizado.

Era un "look" sencillo, pero realmente

había mucho trabajo con el tejido. Es algo muy complicado

y has conseguido muy buen efecto. Es totalmente simétrico.

Bueno, Amparito, si estás aquí, no me había dado ni cuenta.

La verdad, no te he visto demasiado en esta prueba.

El top lo he cosido prácticamente entero yo.

-Ha sido compaginando las dos el trabajo a la mitad, ¿eh?

Rosa, ¿qué decisión ha tomado Amparito?

La tela la escogió ella.

Se ha llevado cuatro para que tú escogieses las adecuadas.

Sabía que eran esas, pero me hizo dudar y dije:

"Pues todo". Y luego, Rosa,

te he visto bastante nerviosa cuando he entrado.

Metiéndole un poco de prisa para que no se relaje.

Ella pierde un poco el tiempo.

Bueno, gracias, chicas. A vosotros.

(AMPARO) Nos ha salido superbién. -Estoy encantada.

La sensación, ¿cuál es? -Buenísima.

-Felices. -De maravilla.

Perfecto. -Todo bien.

De sudar hoy nada. El sudar se va a acabar.

Lara e Isabel, vuestro turno.

A ver, Sonia y Selena,

el nuevo dúo artístico de "Maestros de la costura",

contadme un poquito cómo ha ido este trabajo.

(LARA) La verdad es que yo lo he llevado bien.

Mi compañera, cuando estaba cosiendo,

me daba la espalda, obviamente, pero es que no veía nada.

Por fin una mujer que tiene la espalda más grande que yo.

Y me ponía nerviosa y le decía: "¿Cómo vas? ¿Cómo vas?".

Y ella: "Bien". -Y yo, con toda la paciencia.

Y ahí, ladrando, guau, guau.

Bueno, ¿cómo se llama el primer "single"?

Lara e Isabel, las primeras tres letras son Larisa.

Larisa. Larisa, la pasión de Larisa.

Yo, el vestido lo llamaría a secas "la risa".

Sí, también. -Bueno, claro.

Es un poco de reírse. Sí, "la risa" también.

Es un poco de reírse este vestido.

A ver, tampoco está tan mal, Caprile, tampoco está tan mal.

Tengo que deciros que, a vuestro favor,

habéis cogido la tela más fácil, porque es lisa,

no había que casarla, como la otra roja,

y se adapta bastante bien al maniquí.

Ahí habéis estado bastante finas. Sin ánimo de ofender.

(ISABEL) Vale. Vosotras habéis vivido los 80.

¿Perdona? -Y mucho.

(LARA) No. ¿No?

Ya estabas viva. -Viví los 90.

Sí, viva estaba, pero yo viví los 90.

Dos reinas de las discotecas. ¿Estamos de acuerdo?

Ahí sí. Ahí sí.

Una buena hombrera, una buena manga.

Me vienes hoy con un vestido con una manga que es una monada

y me haces esto, Isabel. Yo he utilizado dos en el mío.

Dos, una encima de la otra. (ISABEL) Se podía haber puesto.

En los 80, sin hombreras no eras nadie.

Está correctito. (ISABEL) Vale, bueno.

-Hemos borrado la hombrera.

# Me vestí de reina,

# me puse tacones, me pinté y era bella. #

Me puse a cantar, bailé, bueno, hoy lo disfruté

(ISABEL) Yo también me lo he pasado bomba.

Alejandro, Anastasia, por favor.

A ver, necesito que me defendáis este trabajo.

Sé que tenía dificultad.

Pues, la verdad, a mí me daba miedo el tiempo.

La dificultad estaba más en la chaqueta que en la falda.

Queríamos quitarnos la falda lo más rápido posible

para centrarnos en la chaqueta y es cierto

que hemos ido cosiendo muy deprisa

y había detallitos que se podían haber pulido.

Como pareja, ¿cómo habéis funcionado?

Estoy muy contenta. -Me he sentido cómodo.

Creo que trabajáis bien a nivel personal,

porque a nivel profesional tengo mis dudas.

El trabajo os ha venido grande. (ANASTASIA) Sí.

Reconozco que era un "look" difícil,

pero esas mangas, ¿me las explicas?

Han intentado hacer una manga sastre

y es una manga desastre.

Está puesta la derecha a la izquierda y viceversa.

Aquí, el propio corte de la manga te da la dirección.

La he cosido yo, se lo he dicho a ella,

que yo pensaba que la costura va siempre para atrás.

Ay, el yo pensaba otra vez, ¿cómo era?

Mira, Eduardo, venga, recuérdaselo.

Don Creíque y don Penseque son parientes de Tonteque.

Con sinceridad, Eduardo,

¿qué piensas del trajecito dos piezas de Alejandro y Anastasia?

Te puedo hablar un poco de Alejandro, de lo guapo que es,

de su "look" de hoy, pero a valorar el trabajo no me atrevo.

No me hubiese importado nada hacer la prueba con Alejandro.

Claro, claro, te hubiera despeinado.

La falda, habéis sido listos. Habéis cogido la tela acertada,

porque había otra más complicada.

Pero la chaqueta no hay por dónde cogerla.

(EDUARDO) Lo han resuelto, yo no hubiese hecho la mitad.

Por mí, te digo que chapó,

porque le han puesto hasta la tapeta al bolsillo.

¿Cómo lo hubiese entregado yo si lo hubiese hecho con Mahi?

También es verdad. No habría nada.

(ANASTASIA) Es que tus mangas son un poco... (RÍE)

(ALEJANDRO) La manga que teníamos que hacer

tenía una costura aquí, la podíamos haber dejado así.

Abierta. -Hubiéramos dicho "contemporáneo".

No damos una.

Antes de que los jueces deliberen,

me gustaría que todos despidiéramos a Eduardo Navarrete.

Diles algo. Aprovechad esto,

porque es una experiencia, o sea, es un momento único

que os va a cambiar la vida por completo.

Que es muy duro.

Que trabajéis y disfrutéis, porque es lo más.

Eduardo, gracias por venir a "Maestros de la costura" de nuevo.

Y ahora sí, jueces, coged lo que necesitéis para la deliberación.

Me los llevo.

(ALEJANDRO) Se llevan todos. (ANASTASIA) Todos.

(SERGIO) Creo que hoy nos van a dar un poco a nosotros.

(TONI RÍE) Una colleja. El top era...

inservible.

Para limpiar el coche, a lo mejor.

Bueno, como gamuza...

Chicos, dadme un ay los dos.

-Sí. -Un ay.

Ay, mis chicos.

Caprile, Sergio y Toni hoy no han tenido su día en absoluto.

Insisto en que a Toni lo están traicionando los nervios.

Lo debe empezar a controlar, porque si no,

no le va a dejar avanzar en el programa.

Y le traicionan las pinzas. Sí.

Que tengo un drama con las pinzas de Toni.

Sí, es verdad. Sin embargo,

Rosa ha trabajado de maravilla. La verdad es que sí.

Amparito ha brillado por su ausencia.

Ella dice que ha trabajado. Te digo, Caprile,

que no ha trabajado, la que ha trabajado ha sido Rosa.

La pasión de Larisa, bueno... A mí...

Decentito, pero este vestido es muy fácil para ellas.

Me esperaba mucho más. Se supone que ellas

están acostumbradas a hacer estos trajes de licra así.

Si no tenía una hombrera. -Por eso digo.

Nos podíamos haber arriesgado, pero era correcto.

Todo correcto. Está bien. -Sí, lo hicimos correcto.

El drama de la manga sastre.

Pero era la más difícil. Sobre todo, Caprile,

han cometido un fallo de primera, las mangas del revés.

No es un fallo, hay muchos. Y el vestido de Edu.

Lo ha salvado muy bien.

Se nota que ha pasado por "Maestros de la costura".

Bueno, creo que algo claro... Creo que lo tenemos claro.

Sí, está visto hoy.

(SERGIO) Viendo el resto de prendas de los demás compañeros,

indudablemente no hay...

que pensar mucho, somos los últimos.

El número 4 del ranquin

es para una pareja que ha empezado muy bien,

muy compenetrada, se han venido muy arriba,

y les ha venido demasiado grande este trabajo.

Alejandro y Anastasia.

Es verdad que era el más difícil, porque la chaqueta tiene trabajo,

pero nos habéis entregado una versión muy chapucera.

Lo bueno es que de los errores que tiene soy consciente

y es lo que... -Sí, ya no repetimos los errores.

Aprender de los fallos es lo mejor de todas las pruebas.

(ALEJANDRO) Sí. -Me quedo con lo positivo.

Alejandro, "in love".

"In love", costurín.

El tercer lugar lo ocupa

una pareja que ha estado muy desequilibrada en esta prueba.

Pedro.

He estado a gusto trabajando con Eduardo.

¿Has estado a gusto trabajando con Eduardo

o has estado a gusto viendo cómo trabajaba Eduardo?

Él ha llevado más parte de logística,

porque yo no sabía cómo montar el vestido.

Eso es logística.

(PEDRO) A ver, señores, estoy harto, harto,

de que no se valore mi esfuerzo.

Hago muchísimas cosas mal,

pero que valoren también lo poco que hago.

En segundo lugar,

otra pareja que también está encantada de haberse conocido.

Aunque han tenido alguna desavenencia,

han sabido dejarlas de lado y presentar una prenda correcta.

Esta pareja es...

la formada por Isabel y Lara con el número 2.

Queremos el 1 de vosotras.

Y una cosa, Lara, escucha a Isabel cuando busca la perfección.

A veces merece la pena gastar un poco más de tiempo

y hacer las cosas perfectas.

Siempre tiene la razón. -Sí.

(LARA) Ella es muy cuidadosa. (ISABEL RÍE)

-Nena, yo soy perfeccionista también.

Hay tantas coincidencias que tenemos en la vida

que decimos que fuimos separadas al nacer.

Sí, cada una de un huevo.

La pareja que ocupa el quinto puesto en el ranquin

sois vosotros, Toni y Sergio.

Os habéis dividido el trabajo por piezas

y ese ha sido vuestro fallo, que cada uno ha ido a lo suyo

y al final el conjunto se ha resentido.

(SERGIO) Sí, totalmente. Nos ha faltado un poco de comunicación.

Por lo tanto,

la mejor pareja de este reto

ha sido la formada por Rosa y Amparito.

Mi niña, ay...

Has quedado hoy la primera. -Ay, qué ilusión.

Campeona.

Y yo tengo que felicitar a las dos,

pero sobre todo a Amparito,

porque ha sido muy lista al elegir a Rosa.

Vuestro trabajo está impecable. Gracias.

Hombre, lo hubiéramos cambiado y no lo habríais notado.

Bueno. -Bueno.

(AMPARO) Hemos ganado. (ROSA) Hemos ganado.

(AMBAS) # Tengo el corazón contento,

# el corazón contento, lleno de alegría. #

Qué emoción, yo quería ganar. -"Number one".

Una vez hecha la clasificación por parejas,

tenemos que señalaros quién ha sido

el mejor

y el peor aprendiz en este reto.

Aquí ya no gano. El peor aprendiz en este reto

no es un miembro de la pareja que ha quedado en último puesto.

A pesar de que el trabajo de Sergio y Toni hoy

ha sido pésimo, la verdad,

creemos que el último puesto lo merece otro aprendiz.

Pedro.

Siento decirte que has sido hoy el peor aprendiz de la prueba.

Creo que entiendes por qué.

(PEDRO) Sergio me manda a expulsión,

no tengo el respaldo de mis compañeros,

el jurado no valora mi esfuerzo, ¿qué hago ahora?

Ni me apoyan unos ni me apoyan otros

y aquí estoy entre dos aguas, como Paco de Lucía.

El mejor aprendiz ha sido Rosa.

Sí, la réplica del "look"...

(VARIOS) Uy... Sí, uso un anglicismo

en honor a mis compañeros.

Si ha sido la mejor,

ha sido gracias a tu trabajo, Rosa.

Hombre, gracias. Enhorabuena.

Gracias. He ganado yo. (AMPARO) No estoy nada celosa

de que tengas el primer premio. Hombre, era evidente.

No me van a decir: "Tú la lías un poco, pero eres tan graciosa

que te damos el primero".

Enhorabuena, Rosa.

No sabemos todavía

qué responsabilidad te acarreará el haber sido la primera,

ni sabemos de qué forma influirá

el ranquin en la prueba por equipos.

La competición continúa.

Esta semana nos trasladamos a Cataluña,

concretamente a Manresa, donde se encuentra la firma Tous.

Una marca que nació en 1920

y que ha sabido modernizar el concepto de joyería tradicional

y convertir las joyas

en un complemento de moda de uso diario.

Su conocido logotipo ha traspasado el mundo de la joyería

y lo hemos podido ver en todo tipo de complementos,

como bolsos, bufandas, ropa de cama infantil.

Y todo este universo se gesta en el taller

que nuestros aprendices están a punto de visitar.

Aprendices, estamos en la fábrica textil

más antigua de Cataluña que sigue en pie

y que ahora mismo es la sede de una de las marcas españolas

más internacionales.

Estoy hablando de Tous.

La firma nace aquí, en Manresa,

y viene directamente de una historia de amor.

Hay un relojero que tiene un hijo que se llama Salvador,

que se enamora

de la hija del zapatero que trabaja enfrente,

en la misma calle.

Se enamoran, ella empieza a trabajar en la relojería

y se confiesan, además de su amor, su amor por la joyería.

Y de ahí nace todo esto.

Ahora la empresa está en manos de las cuatro hijas de la pareja.

Pido un fuerte aplauso para Rosa Tous.

Rosa, ponte a mi lado. Bienvenida

a "Maestros de la costura". Gracias.

En primer lugar, muchas gracias de parte de todos nosotros

por abrirnos las puertas de esta casa tan especial

y tan rompedora,

porque lo que habéis logrado con Tous, entre otras cosas,

es cambiar ese concepto de la joyería tradicional

y llevar la joya al mundo de la moda.

¿Cómo lo habéis logrado? En realidad, fue mi madre,

que fue una mujer creo que adelantada a su tiempo.

Cuando empezó a trabajar con mi padre,

vio que la joyería en ese momento no era cosa de hombres

y había joyería solo para ocasiones especiales.

Y empezó a diseñar joyas que podían ser usadas

de la mañana a la noche, y así empezó.

¿Cuál es la verdadera historia del origen del oso de Tous?

Pues también mi madre. En un viaje en los años 80,

ella viajaba mucho a Italia,

y pasó delante de una tienda de peluches y dijo:

"¿Por qué no hacer un oso?". Al final hay muchos animales

en el mundo de la joyería, pero no existía un oso

o no habíamos visto nunca un oso. Llegó aquí,

se puso al lado del joyero y le dijo:

"Vamos a recortar por aquí y por allí", hasta que salió

Bueno, os habréis fijado, ya sabéis,

que en "Maestros de la costura" no existen las casualidades.

¿Te gusta cómo me queda? Me encanta.

Sí, sí, divino. Por cierto, Raquel,

me estoy fijando en tu traje y estás superguapa.

Es de Roberto Verino. A mí me encantan los trajes.

Sí, divino. Y el visillo es precioso también.

Qué bonito, ¿eh?

Rosa, te anticipo que se nos ha ocurrido un experimento innovador

para la prueba de hoy, que vais a alucinar.

Muy bien, muy bien.

Vamos a fusionar joyería y complementos.

Si te parece, Rosa, luego te llamamos

y ves el resultado que han preparado los aprendices.

Perfecto. A ver qué opinas tú.

Perfecto, encantada.

Rosa Tous, gracias. Luego volvemos a hablar.

A vosotros. Por aquí.

Gracias.

Rosa, en la prueba anterior entregaste, junto con Amparito,

un trabajo, la verdad, muy fino.

Pero tú especialmente, Rosa, fuiste la que más destacó.

Gracias. Te mereces ser hoy

una de las jefas de taller.

Vale.

El segundo jefe de taller va a ser una gran sorpresa.

Pedro, un paso adelante.

A ver, Pedro, tenemos una misión para ti.

A ver.

Hoy, la formación de los equipos va a depender de ti.

Uh... Sorprendente.

Lo intuía, lo intuía.

Ayer mi horóscopo decía que por mucho que intentara

pasar desapercibido, siempre iba a haber algo

que me pondría en el punto de mira, como ha dicho María.

¿Qué horóscopo eres? Para saber si a alguno nos toca de cerca.

Tauro, soy tauro. Pues te voy a contar

cuál va a ser tu misión.

La tuya va a ser la manita inocente...

Inocente, inocente... Inocente, entre comillas,

que determine por sorteo

el nombre del otro jefe de taller.

Ah, vale.

(ALEJANDRO) Ah, solo era eso.

Hala, qué sofisticado, ¿no?

Ahí están los nombres de todos los aprendices.

Vas a sacar uno y determinarás

quién será el jefe de taller rival de Rosa.

Ponte a este lado.

Y no disimules que te está encantando esto.

(Risas)

Que yo te conozco.

¿Cuándo te has visto aquí en este momento "Telecupón"?

Va. Venga.

A ver.

"And the Oscar goes to...".

A ver.

Ale, Alejandro. Ale, Alejandro.

Alejandro.

¿Te importa, Alejandro, colocarte al otro lado?

Donde está Anastasia. Gracias.

Otra vez jefe de taller.

Pero ha sido esta vez el azar. ¿Ha acertado la suerte hoy?

Hoy vengo como muy nervioso, no sé por qué,

y era por esto, imagino. Cuando siento que va a pasar algo,

me pongo más nervioso. Estáis todos de un intuitivo...

Místico. Me encanta. Muy místicos todos ellos.

La próxima prueba, con Paloma Navarrete, vamos.

¿Crees que el azar te ha favorecido?

Me parece una responsabilidad muy grande.

La formación de equipos tampoco va a depender de vosotros.

(ANASTASIA) Vaya. También será la suerte.

Empezaremos por el equipo de Rosa.

(PEDRO) "Okay". Adelante, Pedro.

En el equipo de Rosa estará...

Estará Anastasia.

En el equipo de Alejandro estará...

Rosa también trabajará con...

(ROSA RÍE) No nos libramos. -No.

Sergio y Alejandro estarán con...

Oh...

Pedro.

Rosa...

trabajará con...

Somos el Dúo Dinámico.

Y Alejandro...

(PEDRO) Maravilloso.

Lara e Isabel separadas.

Ahora mismo tenemos dos equipos

con cuatro miembros cada uno.

Y quedaría un aprendiz sin equipo, que es...

Y Rosa fue la primera en la prueba anterior.

Tú decidirás qué pasa con Toni.

¿Quieres a Toni en tu equipo?

¿Sí o no?

Sí lo quiero en mi equipo.

Bueno, pues hoy todavía tenemos más sorpresas.

(SUSURRA) Miedo me da.

Rosa, por tu buen trabajo en la prueba anterior

vas a tener una ventaja que conocerás

durante la prueba. Bien, mientras sea ventaja.

(ALEJANDRO) Espero que la ventaja de esta semana

se convierta, como la semana pasada que tuvieron 15 minutos más,

en una desventaja.

Nos acercamos al ecuador del programa

y queremos proponeros una prueba

que saque a relucir la esencia

de un auténtico creador de tendencias.

¡Oh! (PEDRO) Oh, "my God".

El bolso, el bolso.

Vais a tener que reproducir este modelo de bolso,

pero con una pequeñita complicación.

Nos os daremos patrones de ningún tipo.

A estas alturas del concurso

ya debemos saber cómo reproducir

una pieza, un bolso como este.

Pero si os fijáis bien, hay algo más en el maniquí.

Joyas.

Queremos que integréis en vuestras creaciones

piezas de esta colección.

Queremos un bolso-joya.

La joya debe estar integrada en el bolso.

No es un complemento.

Tiene que tener la misma importancia la joya que el bolso.

No vale que nos colguéis en la cremallera un pendiente.

No lo vamos a aceptar.

Vais a estar trabajando con materiales de joyería.

Tenéis que ser muy cuidadosos.

Aprendices, el bolso que hagáis tiene que poder venderse

como una pieza de lujo asequible.

Cuando una clienta lo vea, que piense: "Quiero ese bolso".

Por cierto, para que no nos pase como la semana pasada,

vamos a tener unos expositores

para colocar la pieza cuando la terminéis.

No vamos a juzgar

ninguno de los dos bolsos

si no están colocados en los expositores.

¿Lo tenéis claro? Clarísimo.

Para realizar ese bolso-joya sin patrones tenéis...

90 minutos.

Ahora debéis elegir el color de vuestros equipos,

Rosa, por ser la primera clasificada,

¿qué color quieres hoy? Pues voy a cambiar.

Dejo al Betis y me quedo el naranja

que en las pruebas de expulsión el naranja me va muy bien.

Muchísima suerte a todos.

El tiempo comienza en tres, dos, uno,

a coser.

(LARA)

(ISABEL) Tú también, amor.

(ANASTASIA) 90 minutos no es suficiente.

Porque pasan volando y entre que planteas una cosa y otra

y no hemos trabajado con piel, hay muchas dificultades,

entonces lo veo mal, fatal.

Vamos a organizar el trabajo.

Os digo a cada uno lo que tenéis que hacer.

Vale. Rosa, quería pedirte un favor.

Sabes mis creencias con la piel, ya que soy vegana,

por favor, a mí me duele mucho tener que trabajar con piel

¿Lo puedes tener en consideración? -Vale, tú coserás el forro

y la piel se la dejamos a Toni. -Vale, gracias, Rosa.

-Amparito seguirá asistiendo a lo que vayáis necesitando

y Anastasia y yo iremos con el diseño del bolso-joya.

Vamos cogiendo las cosas. -Sí.

-Voy viendo la piel. -Yo me quedo aquí a medirlo.

Me encargo de hacer el diseño del bolso,

a partir de ahí cogemos medidas y hacemos el patrón.

Sergio, te encargas de revisar costuras,

cómo está acabado el bolso, proporciones, todo.

Lara, vete a buscar pieles y forro para hacer el bolso.

Vale. -Lara, ven a ver esto.

Tú quédate conmigo, que hacemos el diseño para hacer las piezas.

Vale. -Cremallera.

Vale, esto, hilo negro.

Vale. -Así voy enhebrando la máquina.

"Okay", vale. (AMPARO) Ay, ¿te ayudo?

(ROSA) Por favor. (ANASTASIA) Vamos a medir.

Déjame que mida... (ROSA) Esta es ideal.

Queremos que resalte más la joya. -¿Esta tan brillante?

¿No será mejor esta? -Es gordísima.

Muy gorda, sí. -Gordísima. Es bonita de color.

Se trabajará mejor. -Y nos gustará a todos.

El croquis.

¿Vas a escoger tú? Sí. ¿Por qué?

Este con perla queda... No le...

Déjala a ella. Me gusta el blanco con el dorado

y hay muchas cosas doradas. Creo que voy a elegir este.

O sea, por el color a lo loco. Sí, porque para algunas cosas

soy sencilla, aunque no lo parezca, y los bolsos

me gustan blancos y dorados.

Me fascinan. Ahí hay un bolso blanco

con esta tela, o sea que... Ah, ¿es la misma?

(CHISTA) Bueno, que me gusta... Vale.

Palomo, por favor, ¿eh?

Pedro, tráeme el papel de patrón que están en la mesa, por favor.

(LARA) Aquí tengo la tela. ¿Esta cremallera te vale?

Por la medida. Después está esta otra.

Es más ancha. -A mí me encanta esta, pero...

Me parece increíble que con la variedad de materiales que hay,

de pieles, además, trabajadas,

mira esta qué bonita. Es preciosa.

El trenzado parece un cesto.

Que van uno al blanco y otro al rosa.

Además, daos cuenta, se han ido a la muestra

que tienen cada uno.

Arriesgamos menos que... Riesgo cero.

Critican que hemos ido a la muestra.

¿Has enhebrado? -No.

Habéis cogido lo mismo. (TONI) Bueno, bueno.

¿Nos vais a sorprender? Vais a flipar.

Damos importancia a la joya como protagonista, no el bolso.

Tranquilidad, por favor. Yo no digo nada.

¿Aquí no hay polipieles también? (AMBOS) Sí.

Es un detalle a tener en cuenta. Estando Isabel en ese equipo

podrían haber tenido el detalle de coger una piel vegana.

Ya. Y me parece una falta de respeto.

Como tantas otras cosas. A ver la flor de la piel.

Mira, esta parte parece que está más limpia.

No, esto son los cantos, hazme caso, la flor...

Sí, pero estoy viendo...

Esto, porque en la punta tiene como un pliegue.

Y para no desaprovechar el centro.

(ISABEL) Me incomoda muchísimo estar trabajando con piel,

siendo vegana, ¿sabes? No puedo fallarle al equipo.

Si yo estuviera sola, yo no coso piel.

Se pueden hacer virguerías con materiales

sin que haya muerto nadie.

La negra que... Esta.

(ALEJANDRO) 20.

¿Y si hacemos aquí una tira

dorada de otra tela? Porque hablan mucho del diseño

y ahí metemos la argolla con todo esto colgando.

-Voy a buscar una tela dorada.

¿Te parece? -Sí, a ver si encuentro.

Un doradito, un doradito. Mira esta pitón cobriza.

Es divino, por favor. Lara, las puedes coger por aquí,

no hace falta que des la vuelta. No, pero es por un poco de...

No, que me ponen nerviosa. A ver el patrón, qué bonito.

Es una pasada, por favor. Dejad a Lara,

que la ponéis nerviosa. ¿Cambias de tela?

No. Es para hacer algo.

Sí. Es algo creativo.

Un ribete, un algo. Yo confío en...

Una fornitura. Mira, lo único que te prometo

es que si no lo voy a usar, no lo voy a cortar.

Vale. Pero lo puedo tener ahí,

en plan de... Para que te traiga suerte.

Sí. Este es un programa muy esotérico.

¿Cómo de ancho es esto?

La moda siempre ha sido muy supersticiosa.

¿Me lo dices a mí? Y a mí, o sea que...

¿Tú no eres supersticioso? Un poco.

Yo también. 30, no, perdona.

En el siglo XIX las modistas decían

que el color verde traía muy mala suerte.

¿Por qué? Porque el sistema

que se utilizaba para conseguir el color verde,

los tintes estaban... Eran tóxicos.

Eran tóxicos en aquella época. Ah, qué bonita historia.

Entonces, de enhebrar el hilo verde...

Se envenenaban. Se intoxicaban, se envenenaban,

y algunas llegaron a morir.

¿Qué te parece el origen de esa superstición?

Fascinante.

Mira esta.

O sea, esto es una pasada para hacerle...

¿Si hacemos la mitad, la espalda de uno y blanco del otro?

(ALEJANDRO) No. -Es que este me gusta a mí.

¿Para hacerlo entero así?

¿Y las piezas plateadas? -A ver cómo queda mitad y mitad.

¿Oro y plata? -Ponlo aquí que se vea el efecto.

(LARA) No, no, esto es muy "power", este bolso.

¿Lo hacemos con este? ¿Con este?

Sí, pero le metemos una franja de otra tela.

No, no. -Una blanca.

Ya lo hacemos con esto, usamos esa cremallera.

Creo que con este puede quedar precioso con todas las...

¿No modificamos el diseño haciéndole una franja?

No.

El bolso, como mucho puede ser

de dos colores, pero con un corte al medio, no.

No podemos arriesgarnos tanto.

Aparte, estéticamente

como lo tengo visualizado

es que no pega nada.

Venga, os devuelvo una telita. Anda, bien.

Venga, me alegro, me alegro. Muy bien.

(ROSA) Hagamos el boceto. (TONI) Yo lo pondría rollo punky.

(ISABEL) Yo también. -Hacemos agujeros aquí

y las pinchas de... -El otro día cometí el fallo

de hacer caso de ella, de mí y de tal y quedó un churro.

Entonces, como soy jefa de equipo y tiene que ser mi estilo,

no voy a cagarla ahí. -Perfecto.

Ya me llamaron la atención a mí en ese sentido.

No digo nada más. -Pienso que mejor.

(TONI) Rosa es muy intransigente, como Anastasia.

Pero es que mi estilo no va con ninguno de mis compañeros.

Lo que ellos dicen que les parece bonito,

a mí me puede parecer hortera.

A ver, Pedro. -Alejandro, ¿qué hago?

Coge un trozo de la piel que vamos a usar

y prueba a hacer el ojete. -Vale.

Dame un cacho de esto. -Eh... Lara, Lara.

Lara, Lara. -¿Qué hay, cariño?

Ay, esas tijeras, Pedro.

No te quiero ver andando con esas tijeras así, por favor.

De verdad. ¿Para abajo?

Hombre, ¿abiertas así? Lo siento, María.

No queremos que haya accidentes.

¿Se piensa que tengo tres años y voy a ir cortando a la gente?

Pregunto. María, no tengo tres años, corazón, tengo 20.

¿Vale? Relax.

A ver.

Madre mía, tres personas para hacer el patrón de un bolso.

No los pongamos nerviosos. No, yo no digo nada.

A trabajar Eso sí que se llama

departamento de I+D.

No os pongáis nerviosos con los comentarios.

Los patrones son importantes en una prenda.

Más vale perder tiempo en el patrón bueno y bien.

que no nos salga el bolso torcido.

¿Cuál es la línea que vale aquí? ¿Cuál es la paralela de esta?

Esta va abajo.

¿Cuál es la paralela de esta? -Esa, esta.

La que hemos marcado de más.

No me la hagas inclinada. -Qué va, inclinada...

Que no, que va al revés. Vamos a ver.

Va al revés. Para que te hagas una idea, el patrón debe ir así.

La parte de arriba más ancha que la de abajo.

-Joder. -Que no, ¿no te acuerdas?

La parte de arriba es más ancha.

Si no, cuando se cierra, no se queda así.

Alejandro, mira la forma. Mira, que va en campana, mira.

-La boca. La boca tiene 38.

Y esta base tiene...

Que no es esa base, Alejandro, que es esta base de aquí.

Esto de aquí va todo junto en una pieza.

Bueno, venga, así.

(SERGIO) Está Alejandro con el patrón, veo que no se aclara

y creo que voy a tener que ir a coger

las riendas yo, porque si no, no salimos de este pequeño atasco.

Las asas, ¿no? (ANASTASIA) Las tiras,

las voy a hacer sin costura. -Sin costura, claro.

Eso se cose normal. -Porque aquí no hay.

¿Vale? -Vale.

Buenas. ¿Qué tal? Hola. Bien.

¿Es que está mal? Abre y cierra. Voy a ver el boceto.

A eso hay que colgarle un adorno, se entiende.

¿Este es el boceto? No, ese es el patronaje.

Vale, ¿y el boceto? Lo hago ahora.

¿Quién está diseñando? Yo.

¿Primero diseñas y luego bocetas? No, te lo voy...

Lo voy a bocetar ahora mismo. Me voy a centrar en él.

¿Qué vas a diseñar? Le vamos a insertar esto

metida la tiranta por las anillas. Si creo conveniente,

le pondré algún adornito aquí. En principio, el protagonismo

lo quiero en las tirantas, como protagonistas.

Hombre, entre nosotros... Una cosa es lo que quieras tú

y otra, lo que sea. No es nada original.

Lo hizo "mademoiselle" Chanel hace 60 años.

Rosa, ¿qué me estás contando? Quedan más cositas.

Quedan cositas que añadirle. Vale.

Me merece una cosa bonita. Por favor,

tienes que entender bien la prueba.

Y de verdad, aprovechad todas las cosas, tenéis maravillas.

Hay maravillas. No te vayas a un Chanel, rosa.

Lo voy a enriquecer, hombre.

Ay, no se pueden tocar sin guantes.

Y cadenitas también. Es la bomba.

Quiero de protagonistas a las tirantas.

Eres la mujer más tozuda que me he cruzado en los últimos años.

O sea, de verdad. No, voy a hacer el boceto.

No, así no. Sí, no he parado.

¿Sabes qué? No te lo digo nunca más, tú sabrás.

Vale.

Madre mía, María diciéndome tozuda con el diseño.

Yo sigo en mis trece.

Me mantengo en el diseño y de ahí, inamovible.

(PEDRO) Lara, ¿sabes cómo se ponen los remaches?

No sé cuál va con cuál, no sé. -A ver.

El agujero ya está hecho, eso sí. -¿Dónde?

Ahí. Tienes que darle fuerte. -Vale.

Vale, esto va así.

Y luego, esto... -Con el martillo.

El martillo. -Aquí.

Así.

Ya está.

¿Te ayudo a cortar? -No.

(ALEJANDRO) Aunque Sergio tenga más experiencia en pieles que ninguno

la forma en la que está haciéndolo no me parece correcta.

No me permite participar,

cuando se supone que soy jefe de taller.

Mira. -Está tan duro...

Cuéntame, Alejandro. ¿Cómo va la cosa?

Pues tenso. No me des la espalda, cariño.

Perdón. Porque...

he empezado con el patrón, pero con los nervios...

Con los nervios, ¿qué? Pues nada,

que lo estaba haciendo más pequeño que el original.

A ver, Pedro, los ojetes cómo te están saliendo.

Pues mal, porque hay que tener mucha fuerza.

Y tú no tienes. A ver. Pues no.

Como el culete. Este lo he puesto bien.

Te explico. Queremos poner dos ojetes juntos

y por aquí en medio pasar una argolla,

que es la base para que cuelgue el resto de joyas.

Vale. ¿Te parece bien el diseño?

¿Tenéis un... "sketch"?

Un boceto. Eh... Pues, esto.

Ahora mismo, el patrón. -Los ojetes no los he puesto.

¿Puedo usar la plancha? No quiero que me hagáis luego

el dibujo cuando esté el bolso terminado.

No, ahora mismo. Esto, Pedro, tiene que estar

cómodo por dentro y por fuera.

Me saco los tacones, porque si no, gato con botas no caza ratones.

Una regla.

Rosa, eres consciente de esto, ¿no? Eres consciente.

Sí, dije que se acercaran más al filo.

Eres consciente de esto.

Yo lo habría puesto más en el filo.

Ya estaba cortado. Simplemente

que como jefa de taller lo sepas. Sí, sí.

Amparito, te lo dije, había que aprovechar bien la piel.

Ya me han reñido. Es que no me puedo despistar.

(AMPARO) A Rosa la veo nerviosa.

Yo creo que producido por la semana pasada

que no la dejaron meter baza en esa chaqueta

y entonces está con un poco de...

"Ahora soy yo la que tiene que imponerse

y llevar a cabo este proyecto.

Muy "chaneloso", todo en plan "chaneloso".

Vale, me gusta. -¿Sí? ¿Te gusta?

Vale, si tú dices que sí.

-Venga, voy a hacer el boceto ya.

A ver, estoy contento con que el equipo verde

al menos haya arriesgado un poquito con la tela.

Están haciendo pruebas antes de,

que me parece bastante interesante,

porque Pedro hacía unos ojetes que daba miedo mirarlos.

Démosle gracias a Dios de que no ha sido en el bolso.

Hay que probar máquinas, hay que probar ojetes,

para ver cómo reacciona cada material.

Lo que veo aquí es que van un poco mal de tiempo.

Mal no. Veo gente haciendo demasiado

y creo que deberían haber empezado ya con el montaje.

Bueno. Y empezando con las joyas.

Lara se ha quitado los tacones, se ha descalzado.

Es buena señal. Significa que empiezan a correr.

La veo más jefa que a Rosa y a Alejandro juntos.

Sí, estoy de acuerdo.

Vale.

Yo veo bastante bien el equipo de Rosa,

excepto a Rosa, no sé, creo que está como nerviosa.

Yo no estoy viendo nada del tipo de Rosa, María.

¿Tú la ves bien? No, lo veo fatal todo.

Ella realmente se inspiró en otra marca que no era esta,

muy conocida, además.

Y, claro, estamos en Tous.

Aquí tenemos que hacer un bolso Tous.

Aprendices, atención.

Se cumple la mitad del tiempo de la prueba.

Habéis consumido 45 minutos, os quedan otros 45.

Dios mío. Venga.

Ya sin prisa, pero sin pausa.

La última vez que te canté un tiempo,

casi te dejas las uñas en una máquina.

Me he cambiado el color. 45 minutos.

¡Ah!

Cuidado que aquí hay cremalleras, así que pásalo con cuidado.

"Okay".

Sigue recto, ya.

Joder, me ha quedado bien y todo. -Sí, va a quedar fantástico.

¿Cómo va, cariñito?

¿Eh? -Voy, que no es poco.

Tranquilo, tranquilo, amor.

Que quede, por favor, bien hechito, amor.

Gracias.

De verdad, con el pañuelo lo solucionamos.

Te dejo el pañuelito ahí. Así no caen gotitas ahí, amor.

Ahí, ahí. -¿Necesitáis aquí ayuda?

Venga, las tirantas.

Cortadlo en la parte que supuestamente se desaprovecha.

Sí, lo mejor es marcar una línea.

(ROSA) Cuidado con los adornos. Pero ligerita, Amparo.

Es que la tira esta tiene que quedar muy bien.

Venga, date prisa. Debe quedar bien porque es la protagonista.

Aprendices, voy a volver a pedir a Rosa Tous que nos acompañe.

Esta vez viene con su hermana, Marta Tous,

que es la directora de estilo de la firma.

Por favor, Rosa y Marta, adelante.

Venid aquí conmigo que charlemos.

Marta, bienvenida. Gracias.

Decís que puede haber un lujo para todo el mundo.

Y eso, ¿cómo se logra?

Está mal interpretada la palabra "lujo",

empezando por la definición del diccionario

de la Real Academia Española, que es un poco peyorativo.

El lujo, hoy en día, quizá no tiene nada que ver con el dinero.

Lujo, hoy en día, tiene que ver con el tiempo,

con cómo lo distribuimos. Ha evolucionado.

Tiene que ver con esas pequeñas cosas

que te hacen sentir bien. Vosotros sois una familia

pero sois un gran equipo. Nosotros intentamos

transmitir a los aprendices que sin formar un buen equipo,

no se logra nada. Nada que hacer.

¿Es fundamental para lograr el éxito?

Fundamental total. Si no, te quedas sola.

Si no, no sigues. Además, tú no lo sabes todo.

Tienes que confiar en la gente y ahí donde estás más floja,

tener tu equipo en el que puedas confiar.

Os tengo que pedir que acompañéis a los jueces

a las mesas de trabajo y que nos ayudéis.

Hombre, por supuesto. Es más, me ha parecido escuchar

que hay una misión especial para Marta.

Vale, vale.

¿Cuántos medianos con lagrimita necesitas?

Pequeño.

(LARA) La verdad, con los guantes me siento...

-Inútil. -Bueno...

Ya está. Si puedo con las uñas, puedo con los guantes.

Ármame: grande, pequeño, mediano, pequeño y la lagrimita.

¿Vale? -"Okay".

Sergio, eh... Álex.

Vamos atrasadísimos. Venga. -Ya, ya.

¿Quieres que te ayude?

Mira, Marta, te cuento.

Este es el equipo de la ganadora de la prueba anterior.

Y, la verdad, nos gustaría premiar su esfuerzo.

Vale. Dale una ayudita.

Una ayudita, vale. No solución, pero sí alguna cosita

que vea ahí interesante. Sí, porque ya verás que, en fin...

¿Lo hago yo, Amparito? -No, que está bien.

-Es que está bien, pero... No hay que pintar.

Hay que cortar del tirón, venga. Hay que ir montando.

Déjame, Amparito, para allá, por favor.

Rosa, te presento a Marta Tous. Encantada, Marta.

-Encantada.

Un placer.

Un placer conocerte y estar aquí. -Muy bien.

Mira, hemos tenido la suerte además de que nos visite,

porque Marta dirige el equipo de diseño

de la marca Tous. Muy bien.

Rosa, espero que recuerdes que ibas a tener

una pequeña ayudita, te lo adelantamos.

Sí, sí. Una ventaja. Bueno,

esta es tu ventaja. Qué bien, qué alegría.

Aprovéchate de Marta. Vale, vale.

Puedes hacerle una pregunta o pedirle un consejo

para mejorar este bolso. Vale.

(ISABEL) Escucha bien, Rosa, por favor.

Vale, las asas van con toda esta decoración

insertada por entre medio de la piel.

Ajá. -Y aquí,

van estos dos.

Yo, así, a primeras,

creo que tiene muchas más oportunidades

que meterlo en el asa

y quizás representando tanto a otras marcas.

No sé si te puedo dar más pistas,

pero también puedes cortar trozos de pieles de distintas maneras

y que las anillas estén aplicadas de distintas partes del bolso

y ahí puedes cambiar, que la gracia...

Moverlas, claro. Marta, si me enseñas...

Que se abra y la puedes tener suelta.

Me la cuelgo de la oreja, me la cuelgo de la pulsera.

Darle esa utilidad. -Exacto. Los colores...

Todas estas piezas se pueden abrir.

Abrir y cerrar. Claro, es como un puzle.

(MARTA) Un puzle. Estamos en una marca

y estás haciendo un homenaje a otra marca, Rosa.

(ROSA) Sí. -Creo que podemos...

Me ha venido bien. -Puede llevar más.

Elegancia y señoría sevillano, Rosa.

Sí, sí, lo haré. -Seguro que podemos hacer más.

Lo voy a hacer, gracias. -Espero. Encantada.

(LARA) Ya lo entendí. -Es uno doblado por la mitad.

No hace falta hacer más. -No hace falta más.

Voy a hacer el de detrás. Se han arriesgado con el tejido,

que eso me apetece. Sí, pero está muy bien.

Sí. Vamos a ver la mesa.

Chicos, venimos a veros con Rosa Tous.

Hola, ¿cómo estás? -Hola, ¿qué tal?

Hola. A ver, a ver.

Uy, que se cae. -Hola.

Hola. (PEDRO) ¿Qué tal, Rosa?

Alejandro, ¿me pasas la escuadra? -Estamos estresados.

La escuadra. Os veo muy curiositos trabajando.

Es que queremos que todos los detalles

estén a la perfección.

Y quiero ver este bolso en un escaparate.

Muy bien.

A ver si es verdad, Lara. Me encanta, sí.

Bueno, puedo llorar la vida.

Lo estamos haciendo con mucho amor. -De eso se trata.

Las cosas, si se hacen con cariño, salen especiales.

Una cosa, ¿verdad que también es importante

cumplir con plazos de entrega? Desgraciadamente,

es imprescindible. Con eso tenemos que tener

un poquito de cuidado aquí. Sí, hay unos tiempos,

porque al final luego el cliente o el consumidor

necesita las piezas en el momento adecuado.

Deberíamos irnos para no entretenerlos más.

Estoy preocupada. Gracias. Un placer conocerte.

Nada. -Gracias.

De verdad, os veo un poco justos de tiempo.

No quiero el drama de la semana anterior.

Por favor. Gracias.

(TONI) Ay, mierda. -Vuelve atrás y ya está.

Venga, poned el asa, chicos, el tiempo vuela.

(ROSA) Por Dios, no llegamos. -Yo lo coso. Mira, Amparo. Así.

Contadme qué tal van los aprendices.

Mal del todo no van,

lo que veo es que van bastante, bastante apurados de tiempo.

En nuestro caso es distinto. En nuestro caso,

un poquito "pobriños".

¿El qué? ¿El diseño? ¿El diseño? (MARTA) Bueno, porque... Sí.

Estoy enfadada con la jefa de taller

desde el minuto uno que entró ahí. María se enfadó mucho.

Se lo he dicho. Le dije... Pues se lo hemos vuelto a decir.

No me lo puedo creer. Y ha dicho: "Bueno, ahora,

ahora creo que... ahora". A ver si diciéndoselo tú...

Igual suena distinto. -En cambio,

nosotros hemos visto una...

Han utilizado una piel muy divertida, ¿verdad?

No sé cómo utilizarán las joyas, Estoy ahí, bastante nervioso.

Y un tema es que Pedro lleva toda la prueba probando a hacer ojetes.

A ver en el momento en que se ponga a hacer ojetes

cómo salen esos ojetes,

porque la mayoría era un auténtico churro

dónde quedan, cómo se miden y cuántos les da tiempo a hacer.

Que les veo un ojete con un colgante y ya.

Hijo, por lo menos ha hecho algo.

Estoy con el equipo verde hoy. Claro, ha sido maravilloso.

Y es increíble verlos trabajar así de cerca

y ver la pasión que ponen en todo lo que hacen.

Bueno, y lo que hacéis vosotros también.

Por supuesto. -Por supuesto.

Gracias, Marta Tous. Gracias, Rosa.

Gracias. -Gracias.

Vamos.

Por aquí.

Cuidado. -Venga. Y ahora.

-¿Qué quieres que haga? -Nos han comentado

que en vez de hacer un Chanel con las tirantas,

que con "patchwork", trocitos de piel,

vayamos insertando con idea de montar y desmontar desde aquí.

Vamos poniendo colgado así y lo ponemos por aquí,

por en medio con trocitos de piel.

(LARA) Cariño, ¿estás bien? -Sí, ¿y tú, amor?

-Sí, yo bien. (RÍE) -¿Vamos bien?

"Molt be". Hoy seremos los mandados.

(LARA RÍE)

No sirvas a quien sirvió ni mandes a quien mandó.

Si quieres volar como un águila, no te rodees de pavos o de pavas.

(TONI) ¿Cómo lo coso? (ROSA) Juntito.

Queda muy feo eso ahí. -No te preocupes.

Me han recomendado el "patchwork". -Pero lo podía haber hecho

hasta abajo o... -No importa. No nos da tiempo.

Voy, voy. ¿Dónde? -Pon otro por aquí mismo.

Quita, Amparito. -Estaba mirando el tamaño.

No estemos siete manos en lo mismo. Por Dios.

(TONI) Voy. -Tranquilo, no todos encima,

que es un agobio. -Lo sé. Lo último que quiero

es agobiarlo. -Ya están las tirantas.

-¿Cambiamos eso del asa? Aprendices, quedan 20 minutos

para terminar la prueba. Necesito el bolso ya.

Pues sin joya no hay bolso.

Esto me está costando a mí la vida ponerlo.

(ALEJANDRO) Perfecto. (LARA) Ya está.

Ya está, ya. -¿Ya lo has metido?

-Sí. Vale.

-¿Qué? -No, que después...

No, tú tranquilo. -Bueno, ya está.

No empecemos.

Espera, esto está mal. -Chiquilla, da igual.

Vamos acabando, que no se monta el bolso.

Isabel, esa menudencia a estas alturas...

(ANASTASIA) Todos ahí... -Me estáis poniendo de los nervios.

(ROSA) Lo sé, Toni, estamos nerviosas todas.

Toma, Alejandro. Dadme ya para coser eso.

Eh... Depúralo. -Lo voy a limpiar.

Depúralo todo bien. -Toma, amor.

Métele el forro. Cuidado que tiene alfileres.

(PEDRO) ¿Hacen falta las joyas estas grandes?

Espera, que estoy contando, pero más no. No pasa nada.

(ALEJANDRO) Pensad que la joya es el elemento protagonista.

En esta prueba no me esperaba que Lara estuviera tan bien,

perfecta para mi gusto hoy.

Sin embargo, Sergio,

me está ninguneando, no me está haciendo nada de caso.

(ROSA) Ponedle algo, me da igual lo que sea.

Espera, acabamos el bolso. -No empieces a decorar cuando...

Acabamos el bolso y luego montamos lo que queráis.

Igual se raya y esto es delicado. -Vale, es que mira, espérate.

(TONI) Ya no sé lo que estoy haciendo.

(ISABEL) Vale, por favor. -Va, pongo esto y acabamos ya.

Venga. Estoy cosiendo y no me dejan atacar,

no me dejan rematar. Va, corre, corre, corre.

Esto cóselo así.

Así no se puede trabajar.

Llega un momento que digo: "Eh,

dejadme que cosa, porque el único que cose soy yo

y dejadme que cosa".

A ver, aguántamelo un momento. Sé que no quieres cogerlo,

lo siento. -Da igual, da igual.

(ANASTASIA) Tenemos que incrustar las joyas como sea.

Agujeritos en la piel y pam, pam. -A ver si sueltan el bolso.

A modo de pendiente. -A ver si lo sueltan.

Es la única forma. Si no, fuera. (ISABEL) Sí, un momento, Rosa.

(SERGIO) Bisturí.

No, que no quiero que le caiga ni una gotita.

Perfecto. Uy, este bolso lo quiero yo.

Bien, cariño, eres un genio. (PEDRO) Qué máquina, Sergio.

Venga. -Ole.

¿Ya está? -Maravilloso.

(ISABEL) El forro. (ANASTASIA) Si no, no llegamos.

El forro, toma. -Sé que no llegamos.

Venga, toma. -Mételo aquí.

Vale, atrás. (TONI) ¿Así directamente?

(ISABEL) Al borde, todo. -Vale.

Ya me encargo de esto. -Vale, un momento, "please".

Hay que incrustarle ya.

Por favor, que ya no vamos a poder hacer nada.

Toma. (PEDRO) A poner joyitas.

Hay que depurar y limpiar todo eso. -Faltan las asas.

-Eso ya lo último. A ver que viene el ogro.

(GRUÑE) Ah.

Pero no te lleves el bolso. Es que nos faltan las...

-Lo que te dije, las joyas. No te lleves el bolso.

Sí, es que... Por Dios.

Le voy a poner las cositas. ¿Y esto?

¿Qué? A ver, yo, sinceramente,

¿qué parte de la expresión bolso-joya no habéis entendido?

¿La palabra "bolso" o la palabra "joya"?

Como no atraquéis a la reina de Inglaterra en dos segundos

no sé dónde está la joya aquí.

Espérate que pongo ese. -Sí, venga.

Y Pedro, que se ha pasado haciendo ojetes todo el rato,

era esto tu trabajo.

No, he hecho más cosas, Caprile. Ah.

¿Te puedes tranquilizar un poco? Luego...

Luego no digáis que no os he avisado.

Lara, y te recuerdo

que no vamos a juzgar ningún bolso si no está colocado, ¿dónde?

Ahí, en el atril, como se llame. En el expositor.

Vale, el expositor. Expositor.

El atril es para la música

para cuando hagas el grupo con Isabel.

(ALEJANDRO) Hay que hacer primero el boquete, si no, no pasa.

(LARA) Queda bien, fíjate cómo quedó del otro lado.

Confíen en mí, chicos. -Queda chulísimo.

Me encanta. -Claro.

Va a quedar la idea de un bolso elegantón, rococó.

¿Y si le quitamos las perlas? (ROSA) No, déjalo ya.

La cremallera, por favor. -Aquí.

Ahí. Vamos a ponerle lo grande e importante aquí.

¿Vale?

Aquí. Espérate.

Ay, Rosa, de verdad. Sí.

Se me pone el vello de punta al ver lo que estás haciendo.

Hemos cambiado el diseño al final. Haciendo pírsines al bolso

a diestro y siniestro te vas a cargar el bolso.

Yo así ya.

Rosa, elegante, ¿eh? Fino. Sí, muchas gracias.

La cosa es que le guste. Esto tiene que poderse poner

en una página en el "Vogue" o algo así.

(ROSA) ¿De verdad?

Yo hubiera puesto crestas para fuera como si fuera punky.

Un poco punky.

Yo tengo un bolso de pírsines de Dios que es increíble.

(ANASTASIA) Nos da tiempo y lo podemos salvar.

-Yo no me voy a meter porque es clavar en piel.

Con tranquilidad y paciencia se hacen muchas más cosas.

Bueno, con criterio y gusto

también se hacen las cosas más bonitas.

Pensar en elegante.

Toni, por favor.

No me han dejado meter mano en el diseño.

Yo soy "minimal". Tú opina.

Pues eso de "minimal" tiene bien poco.

Por eso. A troche y moche.

Muy bien. Mete ahí.

Es que no puedo con los guantes. -Un momento.

¿Por qué no lo planteamos y vemos cómo queda?

El boceto, ¿dónde está?

Lo coso que acabamos antes. Rosa, parece que me pinchas a mí

cada vez que te veo pinchar el bolso de esa manera.

Mi sobrino de un año hace bocetos más elegantes y más bonitos.

(TONI) ¿Qué quieres ponerle más? Yo no le pondría nada más.

Esto parece... ¿Qué es esto? Un momento.

Como Versace. Paraos, observadlo.

Observadlo. Espera un momento.

Pensadlo. A ver, yo le quitaría...

¿Qué le falta, qué le sobra? Le sobra mucha cosa.

Si no, ¿qué vas a dejar? -Tiene las argollas estas.

Le quitas un poco, que llevas un dineral en joyas.

Con idea de que te lo puedas poner de collar también.

Te lo puedes poner de falda. -Sí, es la movilidad

que me ha dicho Marta. Dentro de esta riqueza,

que use tanto de collar como de pendientes.

Ha quedado supermono.

(TONI) Rosa, cuando está de jefa, no hace caso a nadie.

He intentado, al inicio de la prueba,

y ahora estoy intentando también

a ver si puedo meter algo de mano en el diseño,

pero no hay manera, entonces, me callo y ya está.

Mi función ya está hecha.

Yo me quedo en la máquina. Daos la vuelta, chicos.

Observadlo, no os digo nada más.

Gracias, Palomo.

Chicos, daos prisa.

(PEDRO) No te preocupes, dale. -Aquí tiene joyería.

Ahí. -¿Lo has enganchado?

-Sí. -Lo veo muy bajo, ¿no?

No. -Toma, haz esto igual.

Parece el bolso de Lola Flores. -¿Lo ves?

Me están diciendo que lo meta. -¿Cómo vas a meter más joyas?

(ROSA) Alrededor. -Vale, chicos,

que esto no quede un cuadro, por favor, con gusto.

No quiero ir a expulsión por una horterada.

(ROSA) Vale, Isabel. (AMPARO) Una horterada de piel.

-Encima que nos cargamos un animal. -Está ideal.

Aprendices, queda un minuto para terminar la prueba.

Un minuto. Ponle las tiras, las tiras.

Trae las tiras. -Pon las tiras como sea.

Las tiras, las tiras. -Las tiras, como sea.

Lo ponemos en el pedestal y terminamos.

Vale. -Creo que falta uno aquí.

Todas las piezas que no habéis utilizado, ¿están aquí?

No, mira, falta... falta esto. (AMPARO) Está ahí preparado.

¿Qué quieres coser? No hay tiempo así.

No, no, no, no, no.

No te creo. Medio minuto, 30 segundos.

Ya, no podemos hacer nada más.

(ISABEL) ¿Dónde ponemos el osito? (AMPARO) ¿En la cremallera?

¿En la cremallera que se ve? -Sí.

Cariño, no llegamos, aunque sea una tira.

Joder. (PEDRO) Ahí, venga.

Venga, córtalo, córtalo.

(ANASTASIA) Pongo esta última. -Vale, ya está, ya está.

Diez, nueve,

ocho... Cortamos hilos.

Siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos, uno... ¡No!

Tiempo.

No... -No, no.

Ay, no. -Vaya tela, tío.

(ISABEL) No puede ser. -Ostras.

¿De verdad?

Ay, por favor. -Otra vez, colega.

(ALEJANDRO) No sé por qué no le hemos puesto la tira.

(SERGIO) Es bastante frustrante el no poder

poner las asas al bolso y poderlo dejar terminado.

Simplemente por ese pequeño hecho

sabe Dios lo que pasará ahora.

Yo estoy un poco perplejo, ¿eh?

Nos hemos despistado un poquito

y al final, en la cuenta atrás, lo hemos medio tirado.

Hemos revivido el drama de la semana anterior.

Esto ha sido "maestros del baloncesto".

Habéis estado a punto de que no valoráramos vuestro bolso.

Gracias a Dios que habéis tenido puntería y habéis encestado.

(LARA) Fue un triple.

Fue un triple.

Dios mío, lo ideal hubiese sido que quedara colgado,

pero ¿de dónde se iba a colgar, si no tenía asa?

Hija mía...

En nuestra cabeza no entra

que os la hayáis jugado así otra vez.

Hoy lo valoraremos porque está ahí colocado.

Colocado, colocado... Bueno, está ahí tirado.

Que sea la última vez que pasa.

Gracias. No hay nada que deteste más en la vida

que me saquen los colores

y no entregar un trabajo.

Puede estar bien hecho, puede estar mal hecho,

pero el trabajo tiene que estar terminado.

Va en mis principios y en mi regla de la vida.

Los tres coincidimos que estamos

bastante decepcionados con los dos equipos.

Os pedimos muy claramente

que sacarais al creador de tendencias que lleváis dentro.

Y que una clienta, o cliente, al fijarse en vuestros bolsos

en cualquier escaparate corriera a comprarlo.

Y visto lo visto,

el único deseo que tenemos al ver estas dos creaciones, pues, es...

de salir corriendo.

Sois como los cangrejos. Vamos andando para atrás

en vez de para adelante. Y el resultado es terrorífico.

Patético.

Alejandro, dime la verdad.

¿Crees que son formas de presentar un bolso de lujo?

Para nada.

No has desarrollado ningún boceto, ningún...

ni una idea creativa.

Te hemos visto como jefe de equipo descentrado, muy perdido.

¿Qué te ha pasado? Nunca he hecho un bolso.

De primeras, no me he sentido con la libertad

de aportar una idea y que se lleve a cabo.

El que sabe realmente es él.

Me he dejado guiar por su experiencia.

¿Quién crees de tu equipo que ha llevado la voz cantante?

A nivel de costura, Sergio. ¿Y tú, Pedro?

Creo que Alejandro.

¿Y Lara? Yo.

¿Has sido la jefa de equipo? Me lo hicieron sentir.

Porque me consultaban cosas a mí

y yo le preguntaba cosas a él.

Alejandro, sinceramente, ¿cómo te has sentido en este equipo?

Me he sentido incómodo.

Porque he sentido que Sergio no confiaba en mí, la verdad.

Y no me lo esperaba. Cada cosa que decía

o no me escuchabas o preferías preguntarle a ella.

Te he rectificado a la hora de hacer el patrón, nada más.

De todas formas, no era mi intención, ni mucho menos,

que te sintieras de esa manera y desplazarte de tu puesto.

Por resumir, estamos

en el cuarto programa

y todavía no sabéis trabajar en equipo.

Unos por exceso de protagonismo, el otro porque se echa atrás,

la otra quiere hacer de todo, el otro por no hacer nada.

El caso es que no sabéis trabajar en equipo.

(SERGIO) La verdad, no tengo ese concepto

de no habernos portado como un equipo.

Cada uno ha estado en su parcela.

Bien, sí que yo, en cierta manera, he podido rectificar a Alejandro,

porque lo veía atascado en el tema del patrón.

Pero no ha sido mi intención para nada pisar.

Pedro, cuéntanos qué has hecho.

Ayudé a Lara a diseñar las joyas colgando.

Al final no se han colgado muchas, pero quedan guay.

Aprendí a poner ojetes. ¿Es la primera vez

que ponías un ojete? Claro, sí.

Ay, mira. Sí, son ojetes voladores.

Ojetes joya, o sea, forman parte de la joya.

A Rosa Tous le has dado la idea del siglo, porque mira.

Y luego, normalmente, pero igual soy yo que soy muy antiguo,

normalmente cuando se remachan ojetes,

se remacha también el forro.

Un ojete sirve, precisamente,

como has hecho aquí, para introducir

algún tipo de objeto.

Si no remachas al mismo tiempo el forro,

el objeto no sirve para mucho. (PEDRO) No tenía ni idea.

Además refuerza. Se ve que no tenías ni idea.

Que había que coger el forro también, la verdad, no lo sabía.

Sergio, hay que reconocer que la parte de fuera de piel

que has trabajado está muy bien cosida.

Y el patrón está bien hecho.

Habéis hecho la costura en el bajo.

Está bien cosida. Lo que es el cuerpo del bolso

está perfectamente hecho.

Una pena que se haya quedado

en lo que es el cuerpo del bolso. Alejandro,

les ha faltado un líder claro.

Y eso se nota.

Me gustaría ahora poder hablar con mi novio.

Y decirle que me siento triste

y que me hace falta el apoyo de alguien que me quiera.

Rosa, vamos contigo.

Has pasado por completo de tus compañeros.

Bueno, no solo de tus compañeros, de mí misma.

Sinceramente, ¿estás contenta? ¿Te parece bien tu actitud?

Mi actitud sí me parece bien.

Sí tuve en cuenta tu consejo. No.

Junto con el de Marta.

Ah, ¿te crees que soy tonta, Rosa? Y comprendí...

A mí, el pelo no me lo tomas.

Lo entendiste cuando te lo dijo Marta.

Me quedé pensando cuando me lo dijiste tú.

No me hiciste caso, ni a Caprile ni a Palomo.

Hasta que no ha entrado Marta, la directora creativa de la firma,

y te lo ha dicho, no lo has aceptado.

Estaba montando y pensando. Soy lenta de entendimiento.

No, eres tozuda, de lenta nada.

(ROSA) María tiene razón, porque me mandaba mensajes

y no los supe captar. Estaba tan obcecada

en el diseño que no supe captar. Fue más tarde cuando lo hice.

Pero lleva razón.

Bueno, y el resto del equipo,

¿qué opináis? ¿Cómo creéis que ha trabajado Rosa?

Bueno, realmente a mí no se me ha dejado participar en el diseño.

He intentado aportar al principio lo que podría...

o lo que me gustaría hacer, ella me ha dicho que no

y ya está, he acatado y me he ido a la máquina.

Y ya está. Y Rosa,

¿qué tipo de jefa sería para ti?

Una jefa.

No un líder, una jefa.

Hay una gran diferencia entre un líder y una jefa.

Y tú, Isabel, ¿cómo te has sentido?

También te veo un poco desilusionada con esta prueba,

tú que eres tan... Sí, porque, desde luego,

no fue mi elección como diseño, pero como Rosa era jefa de taller

y yo no tenía muy claro lo que iba a hacer realmente

con tanta joya bonita y tantas piezas únicas.

No lo tenías claro

porque ha faltado desde el principio un boceto.

Exacto, sí. Una planificación.

Ya, claro. Una receta.

Esto es el boceto. Lo han hecho al final.

Eso es una broma.

Rosa, hay que tener una idea clara.

Si llegas y dices: "Vamos a hacer esto en este color, esto aquí"

y todo tiene sentido

y todos ven que esto tiene un sentido, una gracia,

y no es vomitar joyas encima de un bolso mal hecho,

igual hubieran trabajado de una forma más...

más bonita y organizada.

Y vamos todos a crear un producto final bueno y bonito

del que todos estemos orgullosos.

Esto es un despropósito y una cosa sin gusto alguno.

(AMPARO) Ha sido una vergüenza no estar a la altura

porque, jolín, lo podíamos haber hecho bien y es que...

No, ha sido un desastre.

El bolso lo veías y era horripilante.

Hemos hablado siempre de lujo asequible.

Os habéis gastado en el último momento

fruto de los nervios todo el material

que teníais sobre la mesa en un solo bolso.

Además, sin ningún tipo de armonía y sin ningún equilibrio, Rosa.

No sé, me he sentido tan abrumada...

Cuando empecé con las joyas...

Parecen las redes del puerto de Santa María.

¿Sabéis cuántos os habéis gastado simplemente en las joyas

para adornar? Una barbaridad.

Porque está a la vista. Casi, casi

la friolera de 4000 euros.

3700 y pico euros solo en los adornos.

A esos adornos hay que sumarle

el malgasto de piel

porque con esa piel maravillosa salían dos bolsos y medio.

¿Esto es lujo asequible para vosotros? En serio.

¿Es lujo asequible, Rosa? No.

Me he vuelto loca con las joyas.

(TONI RÍE) Hemos hecho una joya-bolso.

(RÍE)

Porque hay un montón de joyas ahí.

Es una joya con asas eso.

Equipo verde, equipo naranja, nos ha costado muchísimo

tomar esta decisión.

Porque, sinceramente,

no nos ha gustado ninguno de los dos trabajos presentados.

Desde el principio,

creo que hemos sido clarísimos en lo que os pedíamos.

El único equipo que ha entregado un bolso-joya completo

y que ha sido el ganador de esta prueba es...

el equipo naranja.

(ROSA) Estoy contenta por no ir a expulsión

Pero, la verdad, todo lo demás ha sido negativo, pésimo,

racarraca, vamos, estoy hundida en la miseria.

No os desaniméis,

porque no está, bueno, toda la tela cortada todavía.

Cualquier cosa puede ocurrir en la última prueba.

Equipo verde, nos vemos en la prueba de expulsión.

Equipo naranja, enhorabuena, estáis salvados. Gracias.

Los aprendices regresan al taller después de una prueba

en la que ambos equipos han decepcionado a los jueces.

Según sus palabras, ha sido la peor

desde el comienzo de la edición.

El resultado es que hay cuatro aprendices

que se juegan su permanencia en el taller,

entre ellos Pedro,

que ya salió del primer reto con un mandil negro.

Que pasen los aprendices.

Mira a Amparito, qué contenta viene para la barandilla.

Menudo "lookazo".

Yo intento aparentar tranquilidad,

porque al final eres lo que proyectas.

Eres lo que proyectas. Si yo proyecto nerviosismo,

me pondré más nervioso todavía.

Oh, Rosa, qué guapa. Gracias.

Muchas gracias.

Aprendices, bienvenidos.

Entiendo que todos tenéis un ánimo similar

pero hay uno, Pedro,

que al menos ha tenido más tiempo para asimilarlo.

Vengo igual de nervioso que mis tres compañeros,

porque estamos con un pie fuera de "Maestros de la costura".

Sergio decidió que ibas directo a la expulsión.

Y ahora él también viene con mandil negro.

¿Le quieres decir algo? Lo que hay es lo que hay.

Está aquí igual que yo.

Tenemos las mismas opciones, así que a por todas.

Estamos a un 25% cada uno de nosotros, somos cuatro.

25%, cualquiera se puede ir.

Y si la ventaja la hubieras tenido que decidir

durante la prueba por equipos,

¿el mandil negro se lo habrías dado, no sé, a Alejandro?

No, yo lo tenía claro en aquel momento

que iba a elegir a Pedro y cambiar así por... No.

La semana pasada, todo el mundo daba por hecho, incluso yo,

que Saray se quedaba y Saray se fue.

Aquí nunca se sabe. No creo que estén excesivamente confiados.

Vamos a ir directamente a presentaros a los invitados.

Vamos a recibir a dos creadores

que Condé Nast ha situado como una de las 20 marcas

de mayor reputación en el sector de la moda,

compartiendo universo con Chanel, con Dior o con Alexander McQueen.

Os pido un fuerte aplauso

para Felipe Vivas y Manuel Carrión

o, lo que es lo mismo, Tolentino Hats.

Bienvenidos.

(TONI) Cuando he visto que entraban Tolentino Hats he flipado.

Me gusta mucho su trabajo.

Y son un referente en el mundo de la moda.

Parece que pusimos el nombre al programa pensando en vosotros,

porque sois realmente maestros del arte de hacer sombreros.

Muchas gracias por venir. Gracias a vosotros.

Tolentino es una firma

que se ha ganado el respeto de toda la industria, desde luego.

Y sus trabajos son los más deseados por la prensa

y por diseñadores, como yo mismo, que me llevan haciendo sombreros

durante las dos últimas temporadas y son una auténtica pasada.

Hacemos una simbiosis perfecta.

Aprendices, los sombreros

surgieron por una necesidad y con una función muy clara,

protegerse del sol y de la lluvia,

pero con el paso de los años y de los siglos

se han convertido en un complemento estrella.

Y para que veáis que no exageramos

cuando hablamos de las creaciones de Tolentino,

Felipe y Manuel han sido tan amables

de traernos algunas de sus creaciones.

¿Vamos a verlas? Venga, vamos, María.

(AMPARO)

Qué bonito.

(FELIPE) Ese es un tocado de cóctel, de carrera de caballo,

de cualquier evento o fiesta.

Está realizado con un fieltro endurecido alambrado.

haciendo una estructura un poco, pues, abstracta.

Maravilloso.

(MANUEL) La pamela es un sombrero de día

inspirado en los años 50.

Es un sinamay forrado de tela

y sinamay de seda por abajo con un adorno de un lazo.

(FELIPE) Ese es un tocado, hemos hecho una boina de terciopelo

y una locura de estructura

hecha con una escalera de plumas

con un velo que ahora está muy de moda.

Divino, precioso. ¿Y el azul marino y rojo?

(MANUEL) El tocado azul marino está hecho de sinamay

La inspiración puede ser el Guggenheim,

algo escultórico. Eso iba a decir.

A todo lo que hacemos con esos dos niveles lo llamamos Guggenheim.

Guggenheim 1, Guggenheim 10.

Id cogiendo ideas, chicos, que la prueba de hoy

tiene su dificultad.

(LARA) Dios mío, a ver qué tenemos que hacer.

Eh... Hay que dar la talla, ¿eh?

Hoy sí, porque si no,

pam, pam, pam, pam.

El sombrero que lleva Raquel también es vuestro, ¿no?

(FELIPE) Es un sombrero de Palomo y queda bellísimo

en la cara de ella, por supuesto,

junto con el modelo, que te hace un "look" total fabuloso.

Esto solo puede ser un Palomo Spring.

Oh, nuestro Palomo.

Aprendices,

no hace falta ser muy listo

para intuir que el último reto de la noche

consiste en crear un sombrero,

un tocado, una pamela, en fin, lo que queráis

con tal de que se lleve en la cabeza.

Pero que tengan un relato, una intención.

Pensad muy bien

para qué ocasión estáis construyendo vuestra creación.

Me quedo tranquilo porque tengo experiencia

haciendo tocados para teatro y complementos y estas cosas.

Por ahí respiro un poquito.

Y para que no nos digáis que os falta algo,

os hemos preparado

un montón de materiales,

de fornituras, de adornos.

Palomo, ¿me ayudas a descubrirlo? Vamos.

Hay maravillas, ¿eh? (AMPARO) Me encanta.

A mí también.

Tadá.

Aprendices, como podéis ver, no os falta de nada

para hacer una creación espectacular.

Y si os sobra tiempo, estaríamos encantados de ver dos.

(SERGIO) No he hecho ninguno en mi vida.

No sé ni por dónde empezar.

Ahora es cuando me pongo nervioso.

Ahora no tengo ni idea de por dónde voy a salir.

Además de lo que veis en este magnífico bodegón,

en la mercería encontraréis todo lo necesario

para poder crear vuestros sombreros y tocados.

Me gustaría preguntarle a Felipe y a Manuel

si tenéis algún tipo de consejo antes de empezar

y ahora que habéis visto con lo que cuentan.

Haced un dibujo, pensad en ese dibujo qué vais a hacer.

El tiempo que perdéis en ese dibujo lo ganáis

en los pocos materiales que tenéis que coger luego

para realizar esa idea. Si tú no has hecho eso,

te pones a coger materiales, tienes un batiburrillo

y al final consigues, pues... -Un batiburrillo.

Un batiburrillo.

Esto tan sencillito que les acabas de decir

se lo llevo diciendo yo desde la prueba número 1.

Que perdáis cinco minutos de tiempo

para no perder 80 minutos al final.

Por lo tanto, tenéis

una única oportunidad para dirigiros al bodegón

maravilloso que tenéis y a la mercería.

Por supuesto, tenéis que firmar la pieza o piezas que creéis.

Os recuerdo a todos que tenéis el imperdible para utilizarlo.

Todos menos Pedro,

que ya lo utilizó en la prueba de expulsión anterior.

Y para realizar esta prueba... (PEDRO) Maravillosa.

...maravilla, tenéis...

90 minutos.

60 minutos.

La prueba comienza en tres, dos, uno,

a coser.

(PEDRO) Como son tan pesados con el tema de bocetar,

voy a hacerlo y así me aclaro las ideas

para que luego no me echen la bronca por eso.

A ver si somos hoy un poco ambiciosos con la idea.

Creativos.

(ALEJANDRO) Cojo material como para hacer dos,

pero depende de cómo vaya la trama

ya veo si hago dos o hago uno que esté muy bien hecho.

(ROSA)

Y hay unas cosas... Eso.

(ROSA) Sí.

Piensas detenidamente, que muchas veces fallamos ahí

y vamos a lo loco.

(PEDRO)

(FELIPE)

Fíjate, se están centrando más en todo lo de fuera

que en coger una buena base. Claro, una base ya hecha.

(TONI) Se están confiando y no van a tener tiempo.

Aquí he terminado.

Corre. -Venga, pero daos aire.

Hilos, silicona. -Hay plumas también, silicona.

Los tocados, yo, que los hago para la tienda,

me tiro una tarde haciendo el tocado.

(TONI) Ha cogido de todo. (SERGIO) Había muchos materiales,

pero tampoco es cuestión de arrasar con todo,

como hace algún compañero.

(LARA) Estás cogiendo las mismas que yo, ¿eh?

Y las he cogido yo primera.

Ahora está bocetando Sergio. Vale, vale.

(AMPARO) Mira a Alejandro probándose las diademas.

(AMPARO)

Déjale.

Animarlo, pero no le digas nada, porque te echarán la bronca.

¿No os parece que la mayoría ha ido buscando el tocado

y evitando el sombrero, pensando en la facilidad?

Completamente. Y no es sencillo un tocado, ¿no?

(FELIPE) Me ha sorprendido lo que ha cogido cada uno.

Yo tenía otra idea.

Pero, bueno, ahí está el artista.

Pero el tocado es más complicado.

Vamos a darles un voto de confianza,

aunque la materia prima no sea la que nos convence.

No, se han dejado lo más bonito, María.

Creo que es como siempre, que no piensan en grande.

(ALEJANDRO) Lo primero que hago es bordar,

porque quiero forrar la diadema

con el material que voy a coger.

Quiero que quede escondidito,

que no llame la atención el bordado

sino que esté incorporado dentro de la pieza.

Yo nunca hago temas de sombrero y tal,

pero algún que otro tocado para gogós de la noche, sí.

Tan sofisticado no.

Entonces, creo que es lo que me pone un poquito nerviosa.

Pero lo voy a intentar hacer lo más fino posible.

Vale, Pedro, a ver si hacemos algo además de recortar la red.

(PEDRO) Mi tocado será una reinvención

del antifaz convencional

de una manera mucho más sofisticada y elegante

y le quiero dar un toque salvaje, así con una pluma y tal,

y a ver cómo lo soluciono.

Pues míralo.

Pedro, rápido, que tenéis tiempo, pero no tanto.

Yo no puedo no preguntaros algo, ya que estáis aquí.

Es el tema del protocolo del uso del sombrero y del tocado.

Yo, por ejemplo, ahora, no podría quitarme el sombrero ya.

No, no puedes quitarte el sombrero.

Ya que has ido a un evento con el sombrero puesto,

debes llevarlo hasta el final. (TONI) En el ejército

no puedes llevar la gorra si no vas armado bajo el techo,

solo el rey lo puede hacer. Es otro tipo de protocolo.

El velo, en la ceremonia hay que llevarlo.

En la ceremonia hay que llevarlo. En el cóctel haces así

y estás estupenda, creas una nube y tal.

Pero luego te vas al tocador, quitas los imanes estos...

Es espectacular. Y esto es para el baile

El velo lo guardas en el bolso y te quedas ya

estupenda y elegante, y no tienes esta telaraña encima.

Para realizar este modelo de tocado

se necesita una diadema, una base, plumas raquis, tul,

fieltro negro y terciopelo negro.

Empezamos forrando la base con el terciopelo negro

y le añadimos la diadema.

Cosemos el tul dándole forma para que cubra una parte de la cara.

En fieltro negro recortamos piezas en forma de disco y espiral

que añadimos a la base.

Para finalizar, curvamos las plumas con un rizador de pelo

y las colocamos.

(AMPARO) El de Alejandro tiene buena pinta,

con tonos beis, naturista, me gusta mucho.

Sí, yo tengo mucha fe.

(ISABEL) No sé...

Bueno, qué barbaridad.

(ROSA) Qué mona, para Ascot. (ANASTASIA) Isa, Isa...

Esto no es como sentarse en una máquina

y ponerse a coser ahí, a lo que te den.

Esto es otra cosa.

Para mí, por lo menos, muy complicado.

Sergio ha sido el que me ha mandado hoy a la prueba de expulsión

y ahora está en la mesa detrás de mí.

(LARA) El que se puede asustar es Sergio.

Él se cree que no es creativo y tal, pero...

yo creo que lo...

que lo podrá llevar bien.

Que no se deje llevar por los nervios.

(SERGIO) Yo, la imaginación la dejé hace tiempo atrás.

Ahora solo veo palés,

cajas, palés, cajas, palés,

cajas, palés, cajas.

Mira, le queda todo bien, mira.

Sí, bueno, yo soy...

Es que le queda todo bien. Le puedes ir probando

todo el bodegón. Yo soy cero cara gorro.

Hay gente que es cara gafa o cara gorro.

Yo soy cero. Te he visto con un tocado,

un gorro. Un turbante.

Un turbante, y estabas increíble.

Fue la primera vez que me puse un sombrero así

y me encantó, me encantó. (MANUEL) Me sorprendió.

Fue lo más. No pensé que te lo fueras a poner.

(ROSA) Ah, mira, qué bien, la pluma.

Sí, sí. -Bien rizada, que mola.

Muy bien.

(LARA) No las he manipulado nunca.

Solo he visto cómo se manipulan,

pero, bueno, probaré con una

y ya ahí

me largaré a llorar

o ya veré qué hago.

Mira, Pedro también está girando las plumitas.

Tengo la esperanza puesta en ti, Lara.

Gracias, Palomo, espero no defraudarte.

(PEDRO) Con estas lentejuelas haré un tocado sexi, no, lo siguiente.

Yo se lo pondría...

(RÍE) algún día a Caprile, le puede quedar muy bien.

(FELIPE) Este me ha sorprendido por los colores que ha cogido.

Hola. -Buenas.

Cuéntanos, Alejandro, porque no entiendo mucho del dibujo.

Me han encargado una fiesta temática

para un cóctel

y las chicas van de años 20. Ah, esto es años 20 para ti.

La dama de Elche años 20. A lo mejor ahí lo ves raro,

pero... -Hombre, puede ser,

las cocas que tenían en los años 20.

Ya lo sé. Pero es años 20 contemporáneo.

Aquí es años 20 cualquier cosa.

¿Y qué materiales has elegido? Aquí veo un montón de cosas.

He elegido este material que no sé cómo se llama

Se llama "sinamay de seda". -Sí.

Este es muy agradecido. Lo estás utilizando muy bien.

Gracias. No estoy usando muchos materiales,

aunque tengo más plumas, he cogido de más,

pero seguramente usaré el morado y poco más.

¿Y lo que tienes en el maniquí? Por si me da tiempo a hacer otro.

Ah. Esa es la segunda opción.

Sí. Vale, vale.

(FELIPE) Esto te puede hacer cosas maravillosas.

Lo he cogido por la flexibilidad. Lo que acaba de hacer, mira.

La mosca en la tele. Tú no les des pistas.

(ALEJANDO) Esto lo pensaba hacer igualmente

para darle forma a las piezas.

Le meto un poco de caña porque él viene del teatro.

Y él ha trabajado mucho con estos materiales.

Y me espero mucho de él en esta prueba.

¿Estás nervioso?

Me pongo nervioso antes de empezar.

Cuando empiezo a trabajar, disfruto, entonces no...

Me quita los nervios. Son 60 minutos

Ya, ya lo sé.

Suerte, Alejandro. Encantado.

No me decepciones. Lo intentaré.

Suerte. Gracias.

(ROSA) Ya está montando Lara. (TONI) Lo lleva encaminado.

Rápido.

(AMPARO)

(PEDRO) Hay que pegar las lentejuelas de forma delicada.

Un pegote de silicona, imagínate que la clienta lo tiene en el ojo.

Queda feísimo. He ido con tanto cuidado

que me he quemado las manos.

Para que luego digan que la silicona no es sacrificada.

Aprendices,

ya habéis cumplido la mitad del tiempo de la prueba.

Han pasado 30 minutos. Quedan 30 para terminar.

(SERGIO) Me veo un poco apurado.

La verdad, voy a tener que correr muy rápido.

(AMPARO, ANASTASIA)

Rosa, por estar en la barandilla tengo un regalo para ti.

El libro de "Maestros de la costura",

manual imprescindible para confeccionar tu propia ropa.

Muchas gracias, Raquel, me hace mucha ilusión.

Tengo el primero, además totalmente destrozado.

Ya estudiado. Tienes patrones, tienes ideas,

el paso a paso de las prendas.

Y todo, con un montón de fotografías.

Ya sabes que una imagen vale más que mil palabras.

Gracias.

(ROSA) Pedro, no se sabe lo que está haciendo.

Lo veo pluma para arriba y pluma para abajo,

pero no le veo hacer nada. (AMPARO) Vale, rápido.

Hola, Sergio. Hola, ¿qué tal?

-Hola. ¿Cómo lo llevas?

Creo que bien, a ver si me da tiempo.

Eres el único que está cosiendo todo a mano.

¿Qué estás haciendo? Estamos haciendo un tocado.

Hacemos una estructura con esto para luego ponerle el lacito aquí.

Has hecho la estructura. He hecho la estructura.

No había estructuras. A ver, sí.

¿Entonces? He preferido hacerla así.

Llevaba la idea de hacerla así con este triángulo.

Bueno. Para ponérselo aquí

con el lacito y luego ponerle unas florecitas

con la peineta ahí. Vale, vale, vale.

¿Qué te parece a ti? Bueno, hoy me hubiera ido

a por una estructura ya hecha y hubieras ahorrado tiempo.

¿Has pensado en alguna mujer en concreto?

Solo pienso en mi mujer. Una cosa, Sergio,

que cuando empieces a trabajar para clientas,

tendrás que pensar en otro tipo de mujer que no sea la tuya.

Indudablemente. Si todas para las que trabajes

deben ser tu mujer... Imagínate. No, le pediré permiso a ella.

Le diré: "Cariño, ¿puedo pensar en...?".

Ella seguro que estará encantadísima.

¿A María Pilar le gustan los tocados?

Los sombreros le encantan. Todos los años

tengo por costumbre regalarle uno.

Este año podrás hacérselo tú.

Ya me estás metiendo en un lío. Me va a pedir muchas cosas.

(RÍE) No sé yo si...

Antes de venir a "Maestros de la costura"

a lo mejor no estabas capacitado para eso, pero ahora ya sí.

Venga, aprovecha el tiempo que queda.

(ROSA) Sergio, ya veremos. -Sergio cose muy bien,

pero a lo mejor esa delicadeza...

Esa creatividad le puede faltar. -Esa elegancia

no la tiene tanto como a lo mejor otros.

(AMPARO)

(AMPARO)

(ANASTASIA) Muy bien.

(TONI) No sé qué hace Pedro. (AMPARO) Pedro, va.

Rápido, rápido. -Va.

Hola. Hola, Lara.

Hola, Lara. Tenemos mucho interés en lo tuyo.

Eh... Yo, de pluma mucho, pero no sé de dónde proviene.

Es un faisán. -Ay, faisán, pobre faisán.

La pluma de faisán se trata de otra manera,

un poquito más delicada a lo que has hecho.

Cada pluma tiene una forma de torsionar diferente,

o sea, responde al calor de forma diferente.

El avestruz puedes hacerlo bruscamente.

El faisán debe ser levemente, acariciándolo con el calor,

porque si no, se torsiona. Los materiales hablan.

A lo mejor lo quieres hacer así, pero no.

La torsión te la da así. -Vale.

Eso tienes que escuchar. -Ajá.

Pero, bueno, lo puedes hacer tipo Vivienne Westwood,

así como muy despeinado. Despeluchado.

Este punto que le está quedando punk, oye,

tiene rollo, ¿eh?

Ya que has hecho esto, que sea más de piquito,

que sea más. Ya poténcialo, porque o se hace perfecto,

o lo haces punk. -Vale, vale.

Aprovecha el tiempo que no queda mucho.

Vale, gracias.

Con una mala jugada arruinas todo.

Y esto es muy delicado,

porque como te pases

un pelín de algo,

pues, chao, tocado.

Entonces, esto ya...

Métele más, que no se te quede pobre.

Como sigáis así,

interrumpo la prueba y os vais todos a casa.

Qué malo, Caprile.

Ya está bien.

(TONI)

Entiendo que nos llamen la atención,

pero se la tienen que llamar a ella,

que le está dando directrices a Pedro,

no a los demás, los demás no hemos dicho nada.

No he cogido yo...

El tiempo se les va a pasar volando.

Se han confiado, creo. -Ajá.

A falta de uno, dos, claro.

Pedro. Hola, ¿qué tal?

Hola, ¿qué tal? Encantado. Me descubro ante ti.

¿Me enseñas el boceto? Si es que lo tienes.

Claro que tengo.

Más o menos es fiel a lo que ha dibujado.

La idea, ¿cuál es, Pedro, que eso vaya a los ojos?

¿O la redecilla? ¿Dónde va? Sí, por encima, rollo antifaz.

Ah, vale. Rollo antifaz.

Sí, rollo antifaz.

Mi problema desde el principio es que tenía pensado coger esta base

con la peineta

y encima poner la etiqueta,

pero el maniquí no tiene pelo, entonces no sé cómo...

No me digas.

Vaya, no nos habíamos dado cuenta de ese detalle, Pedro.

La idea es esta. La idea es bonita.

¿La idea es esta? Tú tienes claro

cómo se llama este programa. "Maestros de la...

costura". Vale,

no "maestros de la silicona".

Pues no. Me gustaría que te concentraras

y que viéramos un poquito de costura, Pedro.

La silicona no es alta costura. -Pues no.

No, la silicona no es ni costura. Exactamente.

(PEDRO) La silicona me encanta.

Si me pones un vestido, pues, te lo coso,

pero si me pones un tocado, pues, te lo pego. Es lo que hay.

Ay, estoy sudando y todo, voy a salir horroroso.

Y es una de tus mayores preocupaciones en este momento,

sudar mucho. No quiero oler mal, Raquel.

No quiero oler mal.

Bueno, ¿sabes, Pedro, una cosa?

Buena en ese sentido. A ver.

Que la tele no huele.

Ay, céntrate, Pedro, por favor, céntrate.

Venga, suerte. -Muchas gracias, chicos.

Pedro, a ver cómo lo acaba y cómo se lo pone.

(PEDRO)

(ANASTASIA)

(ROSA) Ideal.

Muy sofisticado.

A mí me ha parecido que para unos niños que están

en una prueba iniciática, por así decirlo,

he visto creatividad, he visto cosas

que pueden llegar a funcionar una vez estén acabadas.

Un poco señora, pero está bien hecho.

La pluma no se la voy a poner, que si pongo más, me paso.

Mi idea es que quede muy limpio, porque es una pieza pequeña

que va en la cabeza y que llama la atención

y la gente se va a fijar.

Si tiene un hilo colgando, un poco de silicona, no.

Aprendices, no olvidéis

que este es un trabajo de precisión, de mimo.

Venga, venga, ánimo, ¿eh?

Vamos.

Pero dale, monta ya algo.

El de Lara es muy años 50.

(ISABEL)

(PEDRO) El maniquí no tiene pelo. Yo he puesto una peineta.

Si la peineta no se queda en el maniquí, ¿qué hago?

Alfileres y racarrá. Me dirán: "Pedro, a una clienta

no le puedes clavar alfileres".

Señor, una clienta tiene pelo.

Aprendices, es el momento de darlo todo.

Queda un minuto para que termine la prueba.

Últimos detalles, va.

Vamos, chicos, venga, venga.

(ISABEL) Corre, Lara.

(AMPARO) ¡Va, Pedrito"

Y la prueba termina en diez,

nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres,

dos,

uno,

tiempo.

Ya, Pedro. Pedro. Eh.

(TONI)

Lo tienen.

Aprendices, vamos a despedir a nuestros invitados.

¿Queréis decirles algo, Felipe, Manuel?

Sí, pues voy a deciros algo

que va en contra de ellos. No os eliminaría a ninguno.

Como tenemos que hacerlo, pues...

Ha sido un placer conoceros.

De verdad que tenéis un potencial bárbaro.

Un aplauso para ustedes. -Mucha suerte.

Gracias, Tolentino Hats. Gracias, Felipe. Gracias, Manuel.

Por aquí, por favor.

Y ahora sí, mucha suerte a los cuatro,

porque los jueces van a valorar vuestros tocados.

Hay luces, es verdad que hay luces,

pero también hay muchas sombras.

Y es una pena que no hayáis sabido ver

las piezas tan maravillosas que había en el bodegón

para hacer no solo uno, dos y hasta tres tocados estupendos.

Por ejemplo,

esta base, que es preciosa, la adornáis con esta rafia,

que prácticamente es, vamos, se esculpe sola con las manos.

¿Me sienta? A ti todo te queda bien, Palomo.

Muerto me he quedado cuando don Lorenzo

ha empezado allí con cuatro cositas,

le ha dado vuelta a unas telitas, unas historias,

pum, ya tenemos un sombrero arreglado.

Era una prueba para que jugarais con los volúmenes, los materiales.

Jugar un poco con las texturas. Sobre todo, los volúmenes.

Una prueba que podría haber cogido un volumen precioso.

Qué bonito ese. Mira, este para María,

que tú vas a quedar muy ridículo.

Mira.

Y ya el último, el más facilito de todos.

Qué bonito este. Mira.

Es precioso.

Pum, pum, un tocado. Pum, pum, otro.

En un momento ha hecho tres o cuatro tocados.

Ya lo habéis visto. No son solo palabras.

Son hechos, os lo han demostrado.

Y ahora, la valoración.

Vamos a ver.

Vamos a empezar por la valoración de Pedro.

Pedro, ¿qué has querido expresar con este tocado?

Realmente me viene a la cabeza algo misterioso,

por el rollo antifaz. La señora que se ponga esto,

o la chica, debe ser segura, porque no es algo especialmente

ultradiscreto, por el rollo de las plumas,

es así, muy salvaje. ¿Cómo te lo pondrías?

¿Te lo puedes poner, por favor?

Eh... ¿Yo? Sí.

¿Se lo puedo poner a Lara, que lo tiene más largo?

¿Te ha hecho algo malo Lara? No.

Ah. Queremos ver cómo te lo pondrías tú.

A ver.

Necesito un espejo, un espejo. No me lo puedo poner.

Pues te traigo un espejo, Pedro, para que no tengas ya la excusa.

A ver cómo me pongo esto. Eso, a ver cómo te lo pones.

Esto iría puesto así con la peineta.

Pero la peineta ahí, ¿qué función tiene?

La peineta, como no la he cosido y la he pegado con silicona,

poca función tiene.

No puedes solucionarte la vida en un taller con la silicona.

No me entra en la cabeza. ¿Te lo puedes poner o no?

No me funciona por mi corte de pelo.

¿Por qué no hacemos una cosa?

Te lo pones con los alfileres en la cabeza.

No. Hombre.

Obviamente no.

Es la forma que has presentado para poder poner el tocado.

¿Por eso se lo querías poner a Lara?

Digo, a lo mejor se quiere cargar una rival que considera fuerte.

Por eso quiere ponerle las agujas en la cabeza.

María, esto no es "maestros del vudú".

Debes saber que a estas alturas no admitimos alfileres,

sobre todo, en una cabeza.

¿Cómo pretendes poner tu tocado en una cabeza, Pedro?

En un pelo que sea más tieso, rollo de Amparito.

A ver, mi pelo es un pelo supertieso.

Lo tienes corto, pero lo tienes corto.

Es supertieso.

(PEDRO) Con un esmoquin en plan rollo salvaje,

con un leopardo, un tal, habría quedado estupendo.

Ay, mira, rollo turbante también.

Caprile, te veo muy sexi.

¿Me veis sexi? Pedro,

lo único que has conseguido hoy es hacer tu sueño realidad.

Vestir a Caprile.

Vamos, si a esto lo llamas vestir...

Si repitiera la prueba, haría exactamente lo mismo.

No cambio ni un alfiler

o dos que he puesto, claro.

Gracias, Pedro. Gracias.

A vosotros.

Lara, ¿cómo te imaginarías a la persona que lleva tu sombrero?

A Isabel.

Ah, está inspirado en Isabel. Sí.

¿Qué representa exactamente tu tocado?

Más que nada, dejar esta zona descubierta

porque ella siempre usa un pendiente

y por eso le he dejado caer del otro lado,

porque su corte de pelo siempre lo lleva para un lado.

Isabel, ¿te gusta? Me encanta.

Es lo importante, que al cliente le guste.

Si el cliente está contento... Ella siempre dice

que no se pone nada en la cabeza,

porque pasa a parecerse a Freddy Krueger.

Que no le quedan bien los sombreros ni nada.

Y entonces, aquí le he hecho una demostración,

que va a quedar muy guapa.

Lara, la verdad, las plumas del faisán las has maltratado.

Ya te hemos explicado luego cómo se tratan bien.

Sí. El material, hay que empezar

a tratarlo con un poco de cariño, con conocimiento.

Y estas plumas las has chamuscado un poquillo.

Está claro que tengo que seguir practicando el modelaje

de plumas, porque el del pelo ya lo sé.

Eso sí, hemos venido a hablarte

y al final el concepto de faisán atropellado

ha terminado siendo algo así un poco punk, chic.

Como resultado, es bastante atractivo.

El terciopelo, cómo lo has integrado en el plumeti,

es perfecto, porque realmente has entendido

el uso de esas varillas de terciopelo.

Realmente sirven para decorar las redes.

Luego, otra cosa llamativa y bonita

es la forma que le has dado a esta red, como si fuera un tupé.

Cuando decimos que es importante tener una referencia

para llegar a cosas nuevas y poder innovar,

aquí la muestra; en vez de poner el velo para abajo,

el pelo de Isabel te ha inspirado y te ha dado un volumen bonito.

(LARA) ¡He sorprendido!

¡He sorprendido!

Por fin algo que he hecho bueno.

Gracias, Lara.

Sergio, no puede ser

que todos tus trabajos estén inspirados en tu mujer.

Tienes que abrir la mente.

Si no, no vas a poder crecer,

ni aprender, ni desarrollarte ni improvisar.

Necesitamos que empieces a hablar y a entender la moda.

Creo que eres de los que más carece de ello, de verdad.

Tienes que aprender a inspirarte en muchas otras mujeres,

incluso en mujeres que no están y han marcado historia de la moda.

O en hombres. Indudablemente.

Te podías haber inspirado en Toni.

Hubiese sido maravilloso un trabajo inspirado en Toni.

Por favor, trabaja eso.

No más pruebas inspiradas en tu mujer.

De acuerdo. Jolín, María, me lo pones muy difícil.

Para mí, mi mujer... No hay otra.

Solo tengo una y solo voy a tener una.

Eh... Perdóname, cariño.

Voy a tener que pensar en más mujeres,

así que, buf, lo siento.

La combinación de colores, Sergio...

Ya. Con todos los colores maravillosos

que tenías ahí... Me recuerda

a las pastelerías de mi barrio que en Navidad

adornan los pasteles de una forma muy parecida.

Lo bueno es que has hecho tu propia base.

Era un riesgo que con tan poco tiempo,

me ha extrañado que no cogieses una base hecha.

Has cosido todo a mano. Ajá.

Sí. Todo entero a mano.

Tiene su trabajo y tiene su mérito.

Y ha hecho dos, ¿eh?

Es de valorar que hayas intentado hacer otro.

Este te ha quedado un poco a medio camino.

Sí, sí. Incluso este me gusta más

como concepto. A mí me gusta más este.

Gracias, Sergio. Gracias, Sergio.

Uy, Sergio, por Dios.

Alejandro, ¿cómo definirías este tocado?

He hecho como si me hubiesen hecho un encargo para un cóctel

temático contemporáneo de los años 20.

He pensado que la chica era morena,

por eso el toque rubio. ¿Morena como Raquel, por ejemplo?

Raquel, ¿te lo podrías probar, por favor?

Maravilloso.

Me encanta, tiene el pelo lacio.

Perfecta para ponerse el tocado.

(AMPARO) Es espectacular.

Madre mía.

Te sienta bien. (RÍE) ¿Te gusta?

Sí, me gusta.

Alejandro, tu trabajo es original.

Los materiales están muy bien elegidos.

Has utilizado distintas técnicas de sombrerería,

que jugabas con ventaja.

Creo que por tu experiencia en el teatro

sabías muy bien lo que estabas haciendo.

Pero, pero has elegido

o has arramblado con un montón de materiales

que luego se han quedado ahí.

Pensaba hacer otro, pero al final he decidido que no.

Hay que hacer las cosas con cabeza, Alejandro.

Caprile, que no se quede con mal sabor de boca.

Yo estoy, la verdad... Ha hecho un sombrero

realmente bonito.

Tiene un concepto fuerte detrás, está bien representado.

Tiene eso de años 20, de modernismo, de futurismo.

Tiene una gama preciosa.

Me encanta cómo ha hecho las plumas con la rafia.

Me parece inteligentísimo. Vamos a darle

el gusto de que la pieza es muy bonita.

Gracias.

Para la deliberación vais a necesitar piezas, entiendo.

Hombre, por supuesto. En este caso os lleváis todas.

Todas. (ALEJANDRO) Me da la sensación

de que los que están más flojos son el de Sergio y Pedro.

Claro, no es mi juicio, es el del jurado.

Así que a ver qué pasa.

Y ahora, aprendices, os pido a todos

que esperéis en el probador. Gracias.

Mucha suerte a los cuatro. Gracias.

(LARA)

El faisán arrollado de Lara. Ha funcionado muy bien.

Tiene un aire así años 50, tocado medio elegante.

Es una pena que se haya cargado las plumas.

Si las hubiese dejado originales, habría ganado mucho.

Al final es de los más clásicos

y en esta prueba hacer algo clásico era inteligente.

Sí. Es algo que va a funcionar.

Es un faisán rescatado, que en el estrés del rescate

se le cayeron unas plumas. -Vale.

Eso lo sé yo.

-Gracias.

Esto parece de Pocahontas. Total.

Un poco de indio apache. Bueno.

Eso no tiene nombre.

Haber intentado metértelo y haberte callado.

El tocado se sujetaba.

Princesa de Éboli, siglo XXI.

Me gusta bastante. Nos lo podría haber vendido así, la verdad.

Sí, habría tenido más gracia.

Pues había ahí una cosa para hacer una cresta que te cagas.

No sé cómo hablar con Sergio con el tema:

"Tienes que entender la moda, estudiar moda, tener referencias".

Me parece bien que tenga técnica, pero con la técnica solo

no llegas a ningún lado y más en un programa como este,

en el que la mitad de pruebas son creativas.

Necesitamos que aprendan a desarrollar eso.

Para no haber hecho nunca nada, ¿qué quieres que te diga?

¿Podría ser el primer programa que salen dos aprendices?

Estaba claro que era un programa para lucirse con lo que tenían

y lucirse, lucirse. Totalmente de acuerdo

con Alejandro. Solamente Alejandro.

Yo no sé qué va a pasar. -Nunca se sabe.

Nunca se sabe. -En una expulsión no se sabe.

No quiero que se vaya Pedrito.

Ni yo. Ni Sergio.

¿Listos?

Ya hay un veredicto para vosotros. Acompañadme, por favor.

Suerte, amiga.

(ROSA) Suerte.

Vamos, entonces, a conocer qué aprendiz abandonará el taller.

Por favor, Pedro, acércate.

Pedro, ¿te acuerdas de cuando te hemos dicho

en qué consistía el último reto de la noche?

Haced lo que queráis.

Un sombrero, una pamela, un tocado, una chistera,

con tal de que se lleve en la cabeza.

Siento decirte, Pedro, que esta pieza esa función no la cumple.

¿No te parece a ti?

O te clavas un alfiler en el cráneo

o esto no se sujeta.

Habría sido muy fácil para ti hacer así, "vale, se sujeta,

sigo adelante". Lo sé.

Pero no ha sido así el caso. Llevas toda la razón.

No sé, Pedro, yo te hacía una persona mucho más creativa.

Yo también pensaba que lo era, pero...

hasta que llegué aquí.

En los momentos de presión se ha demostrado que me falta base.

Esa base no solamente hace que yo no tenga técnica,

hace que me falte creatividad.

Por favor, Alejandro, acércate.

Desde el principio tenías muy claro

que querías hacer un tocado de los años 20.

Fino y elegante.

Has ido más allá,

porque has conseguido hacer una pieza años 20

modernizada e incluso futurista.

¿Estás contento con tu trabajo? Mucho.

Nosotros estamos contentos también.

Gracias.

Ven aquí con nosotros, Alejandro, por favor.

Sergio, ¿te puedes acercar, por favor?

Ajá.

Estamos acostumbrados a que no nos escuchéis mucho,

cuando os advertimos y os aconsejamos.

Pero a Tolentino, los dos os han indicado

que antes de lanzaros a por los materiales,

que hicierais el boceto, que os organizarais un poquito.

Y tú has sido

el primero que se ha lanzado al bodegón de materiales.

Y, sinceramente, esos cinco minutos,

visto el resultado,

creo que te habrían venido francamente bien.

Sí, completamente de acuerdo.

Pararse a pensar en los colores un poquito.

Sí. He tenido un fallo un poco garrafal ahí,

con las florecitas, no pegan mucho.

Había un montón de cosas para poder escoger

y, a lo mejor, no he sido muy acertado a la hora de.

O a lo mejor no lo tenía tan claro.

Sergio, ven aquí con nosotros.

Aunque mandé a Pedro a eliminación,

Pedro me puede ganar perfectamente.

Y soy consciente de ello

y era consciente de ello.

Alejandro, tu tocado

no solo se salva,

sino que nos parece que es el mejor con diferencia.

Gracias.

Enhorabuena. Yo iría aún más allá, Palomo.

Es de los mejores trabajos de todos los que hemos visto

desde que comenzó

esta segunda edición de "Maestros de la costura".

Enhorabuena, Alejandro.

Puedes volver a tu sitio.

Sergio, Pedro,

la expulsión esta semana

se decidirá entre uno de vosotros dos.

María, Palomo y yo hemos decidido

que el aprendiz que no continúa

en "Maestros de la costura"

es...

Pedro.

Uf, San Baldomero, San Baldomero.

Por qué poquito me he librado.

Los pelos como escarpias se me han puesto.

¿Quieres un abrazo? Ven.

(RÍE) Un abrazo nunca sobra.

¿Quieres decirles algo, Pedro?

Yo estoy feliz y estoy triste.

Feliz, porque he aprendido muchísimo

y, la verdad, ha sido una experiencia única.

Y estoy triste porque estoy 100% seguro

de que si hubiera venido con más experiencia, más técnica

y una formación más jevi

lo habría petado más, o sea, muchísimo.

Estoy orgulloso de mí, de haber llegado hasta aquí

por un motivo u otro, pero aquí estoy.

Le pese a quien le pese.

Que le pesa a muchos.

Gracias por todo, de verdad.

Espero verte.

Venga, Pedro, a aprender mucho y a seguir trabajando.

Me encantas. Muchas gracias.

Que vaya muy bien. Tú también me encantas.

A seguir aprendiendo, que eres muy joven.

Eso digo. (PEDRO) Demasiado joven.

Ven aquí.

Como sé que te gusta,

vamos a desfilar un poquito hasta tu mesa.

Venga.

¿Cómo era lo del hombro?

Para saberlo, que no se me olvide. Ahora no estoy para desfilar.

Dejar caer la chaqueta. No estoy para nada.

Déjame el mandil negro, déjame el acerico.

Ciérrame tu costurero, por favor.

Esa máquina de coser es para ti. Maravillosa.

Me gusta mucho, tiene muchas funciones.

Pedro abandona el taller de "Maestros de la costura".

Si no me caigo antes, claro.

Que pesa. -Que no puede.

Gracias, Pedro. No te caigas con la máquina.

Ay, madre mía, cómo lo voy a echar de menos.

Decirles adiós siempre nos cuesta,

aunque nos queda la satisfacción de saber que se llevan

una experiencia increíble y quizá, ¿quién sabe?,

un empujón definitivo hacia un éxito futuro.

En cualquier caso, en la costura como en la vida,

el único secreto es trabajar.

Os espero aquí la próxima semana.

¿No os animáis? Ya sabéis que coser y cantar

todo es empezar.

Debéis elegir un elemento

que le vais a quitar

a vuestro compañero.

Madre de Dios.

Ojo por ojo, diente por diente.

(ALEJANDRO) ¡Mi modelo!

A lo mejor no llego,

soy la expulsada

y me puedo ir de vacaciones.

Esto no tiene sentido.

Ay, ay, ay.

Estoy nerviosísimo, que lo sepáis.

Anda que yo...

Brisa Fenoy.

Hemos trasladado nuestro taller

al Museo del Ferrocarril.

Susto.

Que pasen los exaprendices.

¿Se me ha cagado un pájaro?

Parezco una gallina.

Esta prueba es la bomba.

¿Te puedo besar?

Claro que me puedes besar.

Eso es apoteósico.

El aprendiz que no continúa

en "Maestros de la costura"

es...

Maestros de la costura 2 - Programa 4

06 feb 2019

Los aprendices reproducirán, por parejas, cuatro looks de la película 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. Eduardo Navarrete, finalista de la primera edición del talent de costura y diseño de moda, trabajará en este reto con uno de los aprendices. Lorenzo Caprile también coserá uno de los vestidos de este filme. En la sede de la firma Tous reproducirán, sin patrones, un bolso que integre joyas de la firma. En la prueba de expulsión, el jurado contará con la visita de los creadores de Tolentino Hat. Los aprendices tendrán que tomar buena nota para confeccionar un sombrero, una pamela o un tocado original.

 

ver más sobre "Maestros de la costura 2 - Programa 4" ver menos sobre "Maestros de la costura 2 - Programa 4"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 168 programas de Maestros de la costura 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Yo

    De día y de hora. Me di cuenta hoy que habían emitido uno. Supongo que después del fútbol. Pues ahora que lo vea Rita la cantaora

    13 feb 2019
  2. CarmenMilan

    Pues que quereis que os diga a mi me ha gustado bastante,aunque no han usadocloruro de magnesio para endurecer algunas costuras...

    12 feb 2019
  3. Deisy

    Mala selección. .. a mi criterio... bajo mucho la calidad del participante

    12 feb 2019
  4. Sonia

    Me gusta mucho maestro de la costura, no mintere k avía cambiado el domingo por el miércoles ase k el 4 programa no lo vie k pena bueno lo voy a ver por reproducción, y me alegro k y¿a no está pedro k pobre no sabía mucho de costura , tiene k estudiar mas

    10 feb 2019
  5. Nidia

    Saludos desde Costa Rica, pura vida. El programa primera temporada lo vi todo, éste segundo también pero, por lo que he visto me quedo con la primera temporada, más calidad!

    10 feb 2019
  6. Manuela Morato Alcon

    Manuela me apunte y me dijeron Que havia mucho nivel.Y yo no veo nivel por ningun sitio

    10 feb 2019
  7. Fabiola

    Me encanta Maestros de la costura! Si hubiese vivido más cerca, de por sí que me hubiese apuntado al concurso. Llevo 7 años haciendo un curso de costura y me encanta. Muchísima suerte a todos los aprendices! Un beso desde Bélgica ¿¿ Y para Isabel: laat de creativiteit de vrije loop, go woman go! Je bent goed bezig, doe zo verder! Laat ze daar maar eens een poepie ruiken ¿¿

    10 feb 2019
  8. Maria Alejandra

    Desde Santiago de Chile me encanta el programa .Palomo ,Maria y Caprile son geniales..

    09 feb 2019
  9. Eva

    La primera temporada estuvo mejor, ahora los candidatos a aprendiz han sido escogidos estudiando su perfil psicológico para crear show, una estafa está segunda temporada

    08 feb 2019
  10. Pepi

    ¿Por qué cambian de día sin avisar?

    08 feb 2019