www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4966683
Para todos los públicos Maestros de la costura 2 - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

Hoy vamos a trabajar la sensualidad y la seducción.

Tres, dos, uno, a coser.

Es un placer reconocer a la mejor aprendiz.

Enhorabuena, Rosa. Muchas gracias.

Atención, aprendices, vais a tener que replicar

este maravilloso vestido de Pedro Rodríguez.

Vamos. -Venga, venga.

Atención. Tres, dos, uno,

el cambio de jefas de taller.

A coser.

Tiempo. ¡Ay!

El equipo ganador de la prueba de hoy

es el equipo...

verde. Tía...

Tenéis que transformar este mono

en una prenda completamente diferente.

El aprendiz que no continúa en "Maestros de la costura" es...

Lucas.

Un fuerte aplauso de todos para Lucas

que abandona el taller de "Maestros de la costura".

(Zaz, "La vie en rose")

Buenas noches desde el taller de "Maestros de la costura".

Los aprendices inician su tercera semana de andadura

con dos compañeros menos y grandes desafíos por delante.

El aprendizaje es duro, pero poco a poco se van asentando

las bases de sus carreras en el mundo de la costura.

Que pasen ya los aprendices.

Hoy vengo con mucha fuerza.

Porque me he propuesto concentrarme.

En las anteriores pruebas he venido con muchos nervios.

Y a ver qué pasa.

Aprendices, bienvenidos de nuevo a vuestro taller.

Creo que cada vez sois más conscientes

de la carrera de fondo que supone

vuestro periplo dentro de "Maestros".

Para llegar al final de esta carrera

tenéis que pasar por pruebas muy diferentes.

Por eso, hoy el jurado

ha pensado algo más allá de la costura.

Pues sí, Raquel, pero antes de nada

lo que te quiero decir es que hoy estás guapísima.

A ver cuándo me toca a mí un Palomo.

Pronto, María, ya llegará el día.

Es imposible llevar un Palomo

e ir sencilla.

Pero fijaos, que creo que al lado de la invitada de hoy

me quedo corta.

Ella es... Es una fantasía.

Ella es... la fantasía, como dice María,

de "Maestros de la costura".

Os pido un fuerte aplauso

para la aprendiza semifinalista de "Maestros de la costura"

Mahi Masegosa.

(MAHI CHILLA EMOCIONADA) ¡Ay! ¡Qué alegría más grande!

Qué guapa. ¿Qué tal, mi niña?

Muy bien. ¡Hola!

Lo que yo decía, fantasía. Hola.

Qué maravilla volver a ver esa luz y ese color en el taller.

(MAHI) ¿Qué pasa? Madre mía, estoy nerviosa hasta yo,

vosotros que tenéis que coser, no me lo quiero imaginar.

¿Qué quieres decir? Yo les daría muchos consejos

de esos rancios que dan, porque la gente dice:

"Disfruta el momento, aprovéchalo, aprende mucho, sé tú mismo",

este es mi preferido, claro, vas a ser tú mismo,

no voy a ser una hamburguesa. El consejo que os doy

es que cortéis, no seáis tontos, en la mesa de mercería las telas

y que si os desenhebra la remalladora

que se la robéis al vecino. Vamos.

Te sigo en Instagram, sé que va todo fenomenal.

Sí, sí. Que estás a tope.

Sí, no paro. Ella es una prueba

de lo que hay después de "Maestros de la costura", que es muchísimo.

Estas cosas que vivimos aquí,

lo mal que lo estaréis pasando a ratos,

después merece la pena muchísimo,

porque después solamente pasan cosas buenas.

Sí.

(ANASTASIA) Mahi es un amor. En Instagram la sigo.

Tengo una cuenta en Instagram con casi 15 000 seguidores,

pero no es mi objetivo. Me hace mucha gracia, de hecho,

cuando me dicen "influencer". Digo: "¿Esa quién es?".

Os quería decir, aprendices,

que Mahi está y estaba muy acostumbrada

a coser cualquier cosa que cayera en sus manos

gastándose lo mínimo,

pero consiguiendo unos resultados más que sorprendentes.

Una maravilla.

De hecho, ha traído algo que queremos mostraros.

(MAHI) Vamos a enseñárselo. Vamos.

(ALEJANDRO)

(LARA)

Mahi, a mí verla me da subidón,

tanto así que yo he comprado un vestido de ella.

Si hubiese tenido el vestido de Mahi hoy,

se hubiese caído de espaldas.

(MAHI) Uy, es la primera vez que destapo una cosa de estas

y me siento muy importante. (RÍE)

Es de lo más Mahi. Muy bonito, Mahi.

Se nota que lo he hecho yo. Vamos, pero de lejos, ¿eh?

Anastasia, ¿cuánto crees que cuesta

el material con el que está hecho?

Pues le habrá costado 20 euros. Pues esta maravilla

tiene el precio de 19,10 euros. (ANASTASIA) ¡Ah!

Es que tengo un ojo... -Si esto fuera "El precio justo",

habrías ganado.

Para el precio que tiene es impresionante cómo luce.

Te ha quedado estupendo, Mahi.

Gracias. Esto,

¿para qué te lo puedes poner tú, Mahi, por ejemplo?

Uy, ¿cómo osas preguntarme eso?

Yo esto me lo pongo, pues, para cualquier ocasión.

Para una fiesta, para bajar al súper a comprar,

para hacer footing.

Es que es elástico. Claro.

Es muy cómodo. ¿Qué tejido es este, Mahi?

Esto es licra fantasía.

Tú sí que eres una fantasía. De verdad, Mahi,

te mereces que pongan tu nombre a una licra.

Ojalá. Como veis, la cabra tira al monte.

Este diseño es superloco y está a la venta en mi página web.

Gracias a este programa, tengo mi tienda "on-line"

y puedo vender mi ropa.

Mi vida ha cambiado por completo.

Este programa para mí ha sido una oportunidad muy grande.

Si Mahi ha sido capaz de crear

esta pequeña maravilla por menos de 20 euros,

a vosotros os vamos a poner

un límite de...

A ver...

25 euros.

Os estamos dando cinco euros de propina.

Sí, para los hilos. (PEDRO) ¿Me suicido ya?

De eso trata este primer reto de hoy.

Tenéis que crear una parte de arriba

un top, una camisa, una túnica, un jersey,

una camiseta. Un corsé, un bodi.

Pero tenéis un presupuesto cerrado.

Vale.

Es muy importante que calculéis el coste de la tela

y, por supuesto, del resto de los materiales,

fornituras, cremalleras, botones,

para no sobrepasar ese límite de 25 euros.

A ver si así tomáis conciencia de lo que nos cuestan

los materiales que estáis utilizando en todas las pruebas.

Tendréis los precios marcados

y vais a tener que calcular muy bien

cuánta tela utilizáis,

porque ya os adelanto sin más detalles,

que si os pasáis de los 25 euros,

habrá una penalización.

(AMPARO) Las telas baratas no son. Habrá que utilizar poco tejido.

¿Qué os parece si vamos a la mercería a ver?

A ver los tejidos de la prueba.

A ver qué hemos preparado hoy para ellos.

(AMPARO) En esa mercería hay una pasta en telas,

botoncitos, cintas y demás

y es como uf, ya están mirando las buenas, las malas.

Ay, no sé, miedito.

Qué maravilla de prueba. Estas pruebas de supervivencia

me encantan. Hombre,

supervivencia, supervivencia...

Esta cuesta 60 euros el metro. Ya pueden utilizarla bien.

(AMPARO)

Casi todo, en lentejuela.

Esta cuesta 9,95.

Mira, mira, y esta 8,10.

Aquí hay un tul que vale 3,90.

Yo cogería algo como un tul barato o algo así

para poder usar más metraje. Exacto.

Aunque sea barato, que quede una prenda resultona.

Volumen. La verdad, es buena opción.

(ANASTASIA)

¿Y este missoni?

Este missoni es increíble. Esta, si lo calculan bien,

son 13,75, no está mal.

En una prueba de estas no arriesgaría

y me iría a lo más baratito y luego intentas...

Yo también, juegas.

Detallitos, una plumita. Plumas, 8 euros, no están mal.

1,80. Tienen todo tipo de pasamanerías.

Yo soy muy escéptico. No, Caprile, ya verás

como se puede hacer algo mono.

(LARA)

(ANASTASIA)

Suelo trabajar siempre con telas muy caras,

pero he hecho también cosas con retales.

Bueno, creo que me sé apañar con esto.

Tenéis que entender, aprendices,

que la costura, como sabemos, es un negocio.

De nada sirve tener mucha imaginación y buena mano

si luego los números no cuadran.

Y es muy sencillo. El coste final de la prenda

tiene que ser mucho menor que el precio de venta al público.

También así os daréis cuenta de que se pueden hacer creaciones

magníficas, bastante resultonas,

a un precio razonable.

A ver, Palomo, que digas eso tú tiene gracia.

(RÍE) Las cosas claras.

Pero si no hay un Palomo que cueste menos de 1000 euros.

Bueno, no lo hay, pero... No sabes lo que es

confeccionar una prenda "low cost".

Lo hago yo también hoy. Anda ya.

Hago algo yo hoy con 25 euros. ¿Menos de 25 euros?

Voy a intentarlo. Quizá esta sea la prueba

más alejada de tu universo. ¿Crees que lo puede hacer?

Que sí, que sí, con 20, le sobran cinco para invitarnos a café.

Sí, de la dificultad puede surgir ahí un momento...

de pasión entre yo y lo barato bastante bonito.

Por primera vez vas a conocer, como Caprile y como María,

qué se siente formando parte

del taller de "Maestros de la costura".

¿Ya? Entra ya, Palomo.

Qué vergüenza.

Vamos, Palomo, a tu mesa. Esto hará historia de la moda,

historia de España.

Lo nunca visto. Tú mira para adelante, ¿eh?

(ALEJANDRO RÍE) Sí, miro para adelante.

Vamos a ver un Palomo por menos de 25 euros.

Que nadie se espera luego encontrarse eso en la tienda,

por favor. Me muero de ganas de verlo.

Dale ahí duro.

Aprendices, es muy importante que os organicéis.

Nunca antes había sido tan necesario

perder un poco de tiempo

en planificar vuestro trabajo

antes de entrar en la mercería.

Mahi, ¿algún consejo? Claro, que hagan buenas cuentas

y que no os pongáis nerviosos.

(MAHI RÍE) El típico consejo rancio.

Nada, que estáis fastidiados. -Dios mío.

Es verdad que tenéis que hacer bien los cálculos,

pero también es verdad

que no vais a tener mucho tiempo para hacer la prueba.

Tenéis...

90 minutos

para los cálculos y la confección.

La prueba comienza en tres,

dos, uno, a coser.

Vamos, Palomo. ¡Ah!

(ALEJANDRO) 9,95.

Esto me parece bien.

¿Cuánto vale?

8,95.

Esto, ¿cuánto vale?

10,90, vale. Buf,, este es caro.

(AMPARO) Usa poco, que esa vale 29. -Ya.

(PEDRO) Esta mercería es cara. Oye, tijeras.

¿Alguien me presta unas tijeras? (ALEJANDRO) Toma.

(ANASTASIA) Me encanta, pero es que esta tela es ideal.

¡Uy! Uy, Amparito, Dios mío.

Ay, por favor.

(ISABEL) Esto son a nueve el metro.

Dos, dos y medio, a ver si me da con esto.

(PEDRO) No sé ni qué voy a hacer.

Con tres me vale.

Botón e hilo, patrón, patrón, patrón.

Mi tiras, Amparito, de ahí, "porfi".

Venga, Palomo, venga.

Tengo poca tela. A ver si me da para hacer lo que quiero hacer.

Tendría que tener menos frunce.

Ay, Dios mío.

Me quito los anillos, ¿eh?

Que con esto no puedo.

(PEDRO) ¿Cuánto has pillado? (AMPARO) Un metro.

-Un metro. ¿Soy el único que está...?

Bueno, pues mejor para mí.

(AMPARO) Ay, y el hilo.

El hilo normal, ¿es este?

Ah, me falta una goma.

Son 25 euros, ¿no? (ISABEL) Sí.

(ANASTASIA) A coser.

Ay, qué nervios.

(LARA) He venido en pijama porque ya siento que es mi casa

y en mi casa yo coso con pijamita, pantuflas.

Y un poquito producida, claro.

Aprendices,

paramos el tiempo, paramos la prueba.

Todo encima de la mesa. (ANASTASIA) ¿Uy?

Muy atentos,

porque tengo que deciros algo.

Hay más sorpresas. Como os he comentado,

quien haya superado esos 25 euros de presupuesto

será penalizado. Vamos a calcularlo nosotros.

Empezamos por Sergio.

Piel legging oro, 7,42.

Y puntilla negra. 3,60.

Y lo negro que son 2,15.

Un total de 16,77. (SERGIO) Ajá.

Estaba calculado. A ver, derrochar por derrochar,

no, ni una, y menos en mi situación.

Más que el céntimo

miro...

los centimillos, los minicentimillos.

He cogido 80 centímetros de la tela y el hilo.

9,16.

(ROSA) Voy siempre justa de dinero, con lo cual compro lo justo.

Guardo los retalitos y después hago un "patchwork".

La tela

Punto missoni, sí. Y aquí tengo dos cosas más.

A ver.

Y el hilo. Y el hilo.

17,69.

Ah, he dicho: "He gastado aproximadamente 18 euros". Pam.

A ver, Lara.

¿Qué tengo que sumar?

Esta tela plata.

Medio metro. Esta es la lentejuela, ¿no?

¿Y? El hilo.

10,06.

Pensé que era menos.

Dejé Argentina hace 14 años.

Y solo me vine con una máquina de coser,

100 euros en el bolsillo.

La máquina era para hacerme ropa,

pero al final terminé haciendo ropa para "drag queens".

¿Por dónde empezamos? Por la lentejuela rama, ¿no?

¿Qué más hay? Esto.

La cinta de goma. Un metro.

¿Y? El hilo.

14,79.

Qué barata has salido.

Esto es un metro. Y esto, a ojo es una cuarta.

¿Y qué más? Y el hilo, 2,15.

El hilo, 2,15, vale.

16,04. Maravilloso, maravilloso.

Me pongo las gafas, que no veo nada.

Amparito, que tú tienes pinta de derrochona, ¿eh?

Siempre compro las telas de oferta.

Esta cuesta 16,25 el metro. Sí.

¿Y son? Un metro.

Un metro, sí. Y...

El hilo. 18,40.

(AMPARO) Las mates no han sido nunca mi plato fuerte,

pero el tema de mirar duros se me da bien.

La gasa de leopardo son... ¿1,08, pongo?

Sí. 2,15.

10,89.

(TONI) Soy derrochón para algunas cosas,

para las telas no. Soy derrochón para cervezas y eso.

Y elástico de cadenas. Un metro.

11,40. ¿Qué más tenemos? El hilo.

El hilo, 2,15. Cinco botoncitos.

19,55.

(SARAY) Al ver la tela, tengo claro el boceto que quiero.

Por el tejido, por el leopardo,

es un rollo Versace lo que tengo en la cabeza.

A ver qué sale.

Esto es 1,10. He empezado cortando un metro,

pero se me ha ido la tijera. Es cara, ¿eh? 21,94.

Y este es el triacetato, ¿no? 24,88.

Y la bobina de hilo que tengo que coger.

Y no has cogido hilo.

Pensaba cogerlo cuando fuera a coser.

Yo pensaba.

Te quedarían 12 céntimos de euro. Para el hilo.

Para un hilo que no has cogido.

Tú sabrás. Vamos.

(PEDRO) No le alcanza, tiene 12 céntimos.

De esto he cogido cinco metros. Del tul elástico.

He cogido lo más barato para no liarla.

A 3,90, 19,50.

Sí, luego... ¿Qué más?

He cogido poco, he cogido

aquí tres botoncitos como... así con un brillantito.

Claro, su brilli-brilli. Esto es a 0,30, ¿no?

Eso es a 0,30. Vale, 0,90.

Y luego, el hilo. 22,55.

Me recuerda a cuando era pequeño, cuando empecé,

que empiezas con cualquier cosa.

Una cortina rota, un cojín que ya no te sirve,

y es un poco eso, ¿no?, sacar de la nada

intentar hacer algo bonito.

Es lo que hacía yo, pequeñito, para muñecos y eso, pero...

Aprendices, después de ver

vuestras elecciones

os queremos dedicar un aplauso

porque habéis sacado una matrícula de honor

en matemáticas. Venga, un aplauso.

¿De verdad?

Pero un cero pelotero en costura.

Es que algunos no habéis cogido ni hilo.

¿Ni hilo? Ni hilo, María.

Ni una pasamanería, ni un bies para rematar.

A ver, Caprile, hemos hecho lo que hemos podido,

que dinero no había.

Se han gastado todavía menos del que había.

Y yo creo que... Palomo, tú no los defiendas,

porque precisamente tú eres el único

que ha empleado un poquito de tiempo en hacer un croquis.

Eso sí. En el boceto.

En planificarse un poco, en ordenarse sus ideas.

Que os lo digo en cada prueba,

que os damos el pistoletazo de salida

y todos a la mercería a guarrear,

que, madre mía, cómo habéis cortado las telas.

¿Qué es lo que encuentras tan gracioso de lo que he dicho?

No lo encuentro gracioso, pero la situación es un poco tensa,

porque lo hemos hecho lo mejor que hemos podido.

Con 25 euros, no haré un Cavalli. Si te hubiéramos dado más dinero,

te ves capacitado para hacer nada más y nada menos que un Cavalli.

(PEDRO RÍE) No, pero, hijo... Ole.

Una prenda, si me das más tiempo, te la termino, ¿eh?

Teniendo en cuenta que hizo un Balenciaga...

Ah, me olvidaba yo de su Balenciaga.

(PEDRO) Claro, por supuesto. Siempre tengo las pilas cargadas.

Voy a hacer cosas maravillosas, maravilloso.

Vamos a reanudar el tiempo de la prueba.

(MAHI) Pero y la criatura que no tiene hilo, ¿qué va a hacer?

¿Con Fixo?

El tiempo se reanuda en tres, dos, uno, ahora.

La primera vez en mi vida que coso sin hilo.

O sea...

Yo tengo la cosa de decir: "Es broma, me darán una bobina,

o me lo van a solucionar", aún no me creo que no voy a poder coser.

¿Vosotros qué habríais cogido? ¿Habríais cogido más de un tejido?

No, yo hubiese ido a lo que ha hecho Palomo.

En una prenda de estas necesitas volumen.

Porque no tienes dinero y entonces tiene que parecer

que hay mucho cuando no hay, entonces el tul te da un volumen

que a partir de ahí lo que hagas funciona.

Madre mía.

Ostras, qué dura está esta tela.

Pues de materiales he cogido una tela más tiesa que un demonio.

Como me gustan las telas tiesas,

he dicho: "Adelante, esta es la tuya".

(PEDRO) Caprile me tiene ahogado, de verdad.

Vengo a hacer lo que sé hacer y lo que no, no lo hago.

(TONI) Voy a hacer un top cruzado para mujer

Este diseño se lo pondría a una ex que tuve,

que tiene un tipazo... un mujerón.

Seguro que le queda bien, le quedaba todo bien.

Gemma, eso va para ti.

Qué justo.

(PEDRO) Saray, ¿has terminado en la bordadora?

(AMPARO) Estoy yo, estoy yo. -Después de ti, voy yo. Avísame.

-Vale. -Te me has colado.

Te voy a rajar. -Hombre, no había nadie,

la he visto vacía y me he venido.

Fijaos que Alejandro, lo que está haciendo

es sacar de la propia tela como tiras...

Como un corsé. Para poder atar, ¿no?

Me parece superingenioso.

(LARA) Isabel. -Sí, voy, voy.

Ahora voy, déjalo ahí que ahora voy.

(ISABEL) Creo que voy por buen camino.

Hay lentejuela, con lo cual es un tejido con el que me defiendo bien.

Espero no cagarla.

Y realmente lo que tengo en la cabeza

poder plasmarlo en una prenda.

Ya te digo que si hoy hay una prenda bonita,

me va a hacer muy feliz habiendo economizado.

Nos hará felices a todos. Yo confío, yo confío.

Yo también.

Me dicen que tengo que hacer una prueba sin máquina de coser

y no me lo creo. Ofú, chiquillo.

La verdad, las cosas de Sergio quedan tan bonitas

que ya veo la espalda y digo: "Ole".

Me encanta ver trabajar a Sergio, la verdad.

Es muy aplicado.

(ALEJANDRO) Saray, sin máquina de coser.

Tócate el mondongo.

(SARAY) A ver si me aguanta.

Hala.

Hala, se ondula, eso no me lo esperaba.

María, Mahi, ¿vamos a ver a Rosa un momento?

Vamos allá. Vamos.

Rosa, antes de nada te presento a Mahi.

Mahi, encantadísima. Un beso. -Hola, Rosa.

El año pasado eras con quien más me divertía.

Sí, nos reíamos muchísimo. Somos de Sevilla,

entonces empatizaba mucho contigo. Mis hijas se parten de la risa.

Yo también me reía viéndome, decía: "Voy a reírme un rato".

¿Lo veis? Siempre tiene una salida. -¿Qué tal? ¿Cómo lo llevas?

Bien, voy a hacer un top cruzado y anudado delante

con una lazada aquí grande. Rosa, no te he preguntado

ningún día sobre esto. Lo llevo

porque tuve cáncer de pecho. El pecho lo conservaron,

pero me vaciaron los ganglios, entonces no me circulan bien

los líquidos del brazo y esta manga, porque llega hasta aquí,

es para hacer un poco de sujeción. O sea, no fue hace mucho.

Hace pocos meses que terminé.

El año pasado estaba todavía con tratamiento.

Y mira este año dónde estoy, que no me lo creo aún.

Por estas fechas estaba terminando la quimioterapia.

Mis hijas fueron cómplices de que hoy esté yo aquí.

Están felices de verme aquí. "Disfrútalo, mamá, sé feliz,

te lo mereces" y eso estoy haciendo.

Disfrutándolo a tope.

Ay, madre mía.

De puta madre, colega.

No sé cómo lo he hecho, pero...

Ostras, esta tela igual no me...

Hola, Sergio. Hola.

Te presentamos a Mahi Masegosa. Hola, Mahi, cariño.

Echa la mano ahí. ¿Qué tal, cómo va?

Aquí, intentando hacer un chalequito.

Si me da tiempo a hacer algún bolsillo, alguna cosa.

Ya veremos. -Queda muy torero, me encanta.

Bueno, yo confeccionaba hace muchos años con mi padre.

Entonces tienes manejo.

Pero tiene un oficio muy distante a este.

Soy mozo de almacén

Voy con una carretilla por ahí, o con un toro,

manejando palés y todo este tipo de cosas.

Así que ahí hemos acabado. Cuando encontramos a Mahi,

ella estaba en una gasolinera. Y a veces voy, ¿eh?

A veces voy. Todavía vas a...

Dice mi padre que hay que arrimar el hombro.

Y eso es verdad. Es verdad, sí.

Tócame un poco a ver si se me pega tu suerte.

Suerte. -A ver si...

(SERGIO) Jolín, me gustaría que la vida me llevara por ese camino

como la ha llevado a ella.

Es algo que me gusta. Sé que es muy difícil, mucho.

(ANASTASIA RESOPLA) Buf... Es que se me ondula y no...

Vale, esto así, irá así y esto así.

Le tengo que abrir el cuello. ¿Cómo vais?

Fatal.

Vamos a ver qué me sale.

El próximo día pierdo si hace falta diez minutos

antes de tomar una decisión.

¿Cuánto tiempo necesitaríais para terminar?

(PEDRO) Tres días. Tres horas.

¿Tres horas? Ay, casi.

Solo os quedan 45 minutos para terminar la prueba.

(ANASTASIA) ¿Por qué siempre me falta tiempo? No lo entiendo.

Cuando canta los 45 minutos,

tú corazón hace la voltereta.

¿Lo estás pasando mal? Ay, aquí está.

Pues bien, bien tampoco, ¿sabes? Ya.

Esto es... Sabes que tienes que terminar

en 45 minutos, Palomo, que si no, quedamos fatal.

Y más con este telucho, que tampoco daba mucho.

Ya. Algo mono me quedará.

¿Sí? Si me queda mono, te lo quedas,

si quieres. Un Palomo de diario.

¡Uh! Por cierto, ¿qué has hecho?

¿Darle la vuelta a la chaqueta? Sí, porque me ha parecido

que el forro era más interesante que la chaqueta en sí.

Y todas estas etiquetas de Lacroix.

Mira, esta es como los toros, esto es de Las Vegas,

cada cosa con su historia. Christian Lacroix, ¿no?

"Low cost", decías. "Low cost". A mí, es que...

Tú sabes.

Sí, sí. Tengo el gusto refinado.

Lo barato, lo barato. (RÍE)

Esta máquina es una alegría, te corta el hilo y todo.

(PEDRO) La eutanasia, ¿para cuándo?

Estoy mirando todo lo relacionado con "Maestros de la costura"

en redes sociales y, la verdad, hay mil detalles, datos,

curiosidades y, sobre todo, mucha costura.

Síguenos ahora, en tiempo real, en @MaestrosCostura

para no perderte nada.

(ANASTASIA) A ver, porque si no me sale, cambio el plan.

Hola, Anastasia. Hola.

Mahi, Anastasia. ¿Qué tal?

Qué emoción. Encantada. -Igualmente.

¿Esto es un pantalón? Sí, le falta la parte de arriba.

(MAHI) ¿Un mono haces? -Sí.

Pero la tela me está dando... eh...

bueno, problemillas, porque se ondula.

Los puntos son muy complicados. Sí.

No he trabajado con punto, la verdad.

A ver si puedo, no sé, si me da tiempo de cambiar un poco la idea.

Si te atreves con los puntos, tienes que saber trabajarlos.

Porque los puntos son caramelitos envenenados.

Gracias. A ver si lo saco.

Si pudiera entrar a la mercería otra vez,

cogería una tela más fácil de trabajar.

Lo que sea menos punto.

(ALEJANDRO) Yo me lo pondría, la verdad.

Es vintage moderno.

¿Cómo va a ser vintage si lo estás haciendo hoy?

Vintage porque no tiene costuras.

¿Qué tendrá que ver vintage con tener o no costuras?

Queda muy bonito vintage, Palomo.

Vintage no sabes lo que significa, Alejandro, por lo que veo.

Pedro, te presentamos a Mahi. Qué fuerte.

(MAHI RÍE) ¿Qué pasa? -No sé ni poner alfileres.

-¿Qué haces? -Un top Versace Cavalli,

pero deconstruido, así rollo...

¿Esto es lo que sabes hacer de verdad?

¿Qué es? Cuéntamelo, no lo entiendo.

Es un top asimétrico

con estampado de cadena rollo Versace

y abajo pondré lentejuelas. Te voy a decir una cosa.

Para empezar, la voz la bajas. Más alta que mi tono

no te lo permito. Lo siento. Estoy nervioso.

Segundo, déjate ya de deconstrucciones,

de balenciaguismos, de asimétricos.

¿Qué hago? ¿Me suicido? Yo soy humano.

No soy una máquina de coser con patas, señores.

Estás poniendo del revés la lentejuela.

¿Por qué la pones del revés? Ah, sí, porque me he equivocado.

Esto es falta de interés. Pones la tela del revés

y brilla más que el árbol de Navidad.

Por favor, Pedro, céntrate.

(PEDRO) Me pongo de los nervios. Quiero dar una buena imagen.

No voy a decir que lo que hago es una caca,

que lo diga otro, para eso están ellos, ¿no?

(ANASTASIA) Me falta coserla entera.

Aprendices, atención. (ALEJANDRO) ¿Cuánto queda?

Quedan solo...

¡Ah! Solo 20 minutos de prueba.

Madre mía.

¿Por qué siempre me meten prisa?

Yo estoy casi, ¿eh? Lo digo.

(ALEJANDRO) No tengas tanta prisa. Si esto es algo, claro.

(AMPARO) Ay, Amparito, que te estás poniendo histérica, vale ya.

Uf, relax.

(ISABEL) ¿Va bien? -Sí, bien.

No me da tiempo a terminar el lazo, pero está terminado.

(ISABEL) Muy bien, jolín. Palomo, ¿cómo vas?

Creo que lo tengo terminado. Me ha faltado tela, la verdad,

para un buen lazo, pero es lo que hay.

Te ha quedado un poquito, como dices tú, mohíno.

Un poquito discreto para mi gusto, pero bueno...

Tráelo que lo veamos.

Es muy Palomo, ¿eh?

Uno ha hecho lo que ha podido, que tampoco...

Está bien bonito.

A ver, sácame algún defectillo, Caprile.

Así también queda mona, fíjate,

mejor que el gurruño que le he hecho al lado.

A ver, yo la pondría de otra manera.

Venga, a ver.

Este pique de jurado te lo perdiste.

Así da gusto. Yo, con piques, con movidas, me divierto más.

Pues al lado. Es que así... Más rocanrol, ¿no?

A ver, tanta mano en la prenda. Yo lo hago.

Ya está. Dejad al creador.

Mira qué mono así. Ale.

Ole, ole, y "low cost", ¿eh? Yo estoy fascinada.

Es una blusa que yo podría haber hecho en cualquier momento,

de hecho, tengo cosas muy parecidas,

que te las pones y sales a la calle con subidón.

Es un poco lo que he querido hacer.

Aprendices. (ANASTASIA) ¡No me sale bien!

Espero que estéis terminando, porque solo quedan

diez minutos para terminar la prueba.

Recta final.

Me va a dar algo.

Ya ni enhebro.

Entras como que me llamo Pedro, vaya que va a entrar.

Se pasa muy mal. Claro que se pasa muy mal.

Mal se pasa, pero tiempo da.

Hay que ir a tiro fijo, si no, no te da tiempo.

Si no, no llegas. Pues es lo que me está pasando,

que no llego. (MAHI) Hay que trabajar mucho

con la cabeza, para trabajar poco con las manos.

Muy buena, Mahi.

A base de palos lo aprendí.

Amparito, que hoy no vas a quedar la última.

(ANASTASIA) Bueno, tampoco ha quedado tan mal.

Un ojalito...

Os recuerdo que lo que no esté montado en el maniquí

no será valorado por el jurado. Saray, vamos.

Que te veo tranquilita. No, tranquila no estoy nada.

Toni, ¿cómo vas? Bien.

¿Amparito? Estoy bien.

¿Bien? Sí, creo que sí.

¿Qué te queda? Un botón.

Vale. ¿Isabel? Me queda el elástico de abajo.

¿Pedro? Eh... A ver... Buf.

Pedro, no sé. Pedro no está.

No sabe no contestas. Pedro no está, Pedro se fue.

Sí. ¿Lara?

Ahí voy. Anastasia.

Estoy, pero... tengo que probar.

No te doy la vuelta, porque no me va a dar tiempo.

¡Vamos!

Este hilito por aquí, este por aquí.

Ay, de aquí no se aploma mucho, bueno.

Rápido, Pedro.

Vamos, vamos.

(PEDRO) Un choque.

Y el tiempo termina en diez,

nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno,

tiempo.

Todos junto al maniquí.

Uy, qué calor.

(SARAY) Qué tensión, qué calor. (AMPARO) Es la primera vez

que termino algo contenta. Quería poner una lazada detrás,

pero es lo único. -Bueno, guay.

¿Qué tal? ¿Cómo te ha quedado? ¿Con alfileres o con qué?

Sin nada, a mano todo.

De la misma tela.

(LARA)

Yo me la pondría. Aprendices,

os pido, por favor, que acerquéis vuestros maniquíes,

porque ahora el jurado va a proceder a la valoración.

(ISABEL) Una prenda muy Isabel Gomila.

Es una cosa que haría para mí.

Me pondría un pantalón bombacho abajo

una falda o algo, pero sí, es muy "mí".

Muy yo.

En esta prueba vuestro cometido era

confeccionar una parte de arriba

que no sobrepasara los 25 euros en materiales.

El trabajo debe ser igual de digno teniendo un presupuesto alto

que teniendo un presupuesto ajustado.

Por eso, tener un presupuesto pequeño

no justifica hacer birrias. A mí me ha costad lo mío, ¿eh?

Pero reconozco que es posible. Y es posible hacer algo digno

si te organizas un poquito el dinero.

Es lo que creo que ha faltado aquí.

Un poco de... un croquis, una organización.

Hacerse se puede hacer, la clave está en organizarse.

Vamos a ver uno a uno lo que habéis hecho.

Y empezamos con Sergio. Adelante.

(SERGIO) Estoy contento con el chaleco que he hecho.

Más o menos lo que llevaba en la cabeza lo he desarrollado.

Con 17 eurillos, creo que lo he hecho bien.

Sergio, explícanos qué has hecho.

Un chaleco muy simple con una puntillita alrededor.

Y hemos simulado un poquito como si tuviera un bolsillito.

Y has escogido el mismo tejido que Rosa.

Habéis sido muy poco originales.

A ver, Sergio, lo que te voy a decir lo sabes mejor que yo.

Tu chaleco es correcto, está bien confeccionado,

está bien rematadito, pero sin más.

No hay nada de creatividad.

Está mono, pero un poco simplón. Se ve que...

como no tenías pelo, pues no hay alegría.

Aquí hay muy poquita alegría, Sergio.

Utilizaremos el pelo más adelante. Queremos ver más de ti.

Queremos que te sueltes, que te atrevas,

que empieces un poco a divertirte.

Me estoy divirtiendo ahora, voy viendo cosas,

cosas perdidas que tenía de hace muchos años.

Entonces, a lo mejor me falta un poquito... pues eso,

igual desmelenarme.

Yo vine a este programa con la idea de hacer cosas

con las que me sintiera seguro,

pero ya veremos a ver lo que nos depara el futuro.

Rosa, por favor, tu turno.

Cuéntanos qué has hecho. He hecho un top cruzado.

Importante, el tejido dorado y la lazada.

El top no está mal, pero es una pena

que esto no sea una prueba infantil,

porque esta sisa... No le cabe el brazo ni a una niña

ni a una Barbie. Claramente te has equivocado

al tomarlas medidas, creo. Ya.

Para este tipo de cuerpo, Rosa, mi consejo:

móntalos sobre el maniquí. Sobre el maniquí.

Vale, vale.

Muchas gracias. A vosotros.

La prenda está correctamente acabada,

ahora, los ojos con que la miren, nunca sabes,

Es una inseguridad, vas siempre como un cordero degollado.

Adelante, Anastasia.

Anastasia, explícanos tu prenda.

Como no soy muy de brillos ni de lentejuelas,

he visto este punto y he pensado: "Al menos un poquito de color".

Y este es el resultado. Como te dije al ir a visitarte,

no has sabido

trabajar a favor del tejido.

No has entendido el tejido en absoluto.

Y la prueba, ya ni te cuento. Te has equivocado de prueba

y de tela.

De prueba, porque tenías que hacer una parte de arriba

y has confeccionado un mono, y encima mal hecho.

O sea, el mono es extraño, porque el tiro,

no lo entiendo, tienes el tiro desviado.

Y te has dado cuenta de que has usado el tejido del revés.

Me era difícil saber cuál era el derecho.

Si te hubieses ahorrado la parte de abajo,

aún hubieses salvado el cuerpo. Por último, tengo que decirte,

ya de paso lo recuerdo a todos, que tengáis un poco de cuidado

a la hora de bordar la etiqueta.

La has bordado directamente en la entretela.

Eso es algo que pica, molesta, o sea, esto es un pegote.

Hay que integrarla, Anastasia. Queremos que vayáis haciendo

las cosas más finas y más delicadas.

Pensé que igual me costaría... Ay, el pensé.

No empecéis con el pensé que...

¿Vale? Lorenzo.

Has dicho "pensé que" y Mahi ha empezado a temblar.

Ha dicho: "Ay, el pensé que, el pensé que".

Vamos, Lara. Se lo sabe de memoria, Lorenzo.

Por favor, explícanos qué es lo que has hecho.

Eh... He hecho un...

"crop top".

Bueno, recién escuché

que la prenda no era para ropa infantil,

pero me había inspirado en mi sobrina.

No habíamos pedido una prenda infantil, Lara.

Muy chica debe de tener la cabeza tu sobrina para que entre...

Efectivamente. En ese cuello.

Lo he intentado coser, iba estirando, estirando...

Pero obviamente me faltaba la cremallera que iba detrás.

Os hemos pedido una prenda de arriba,

que tú la has llamado... "Crop top".

Croc croc, ¿qué? (RÍE)

"Crop", "cortar", un top cortado. Un top cortito.

Ah. Se ve la barriga, Caprile.

Mira, has tenido una buena idea,

pero esto está un poquito chapucero, Lara.

La manga no está bien cosida, se ve desde aquí.

El bolsillo no está bien resuelto, no está ni siquiera rematado.

Es una idea ambiciosa

y se te ha quedado a medias, Lara. Media horita te ha faltado.

Y una cremallera. Te han faltado muchas cosas.

Gracias, Lara. A vosotros.

Adelante, Isabel.

Cuéntanos, Isabel. Cuando yo era pequeñita,

nos decía a mí y a mis hermanos: "Mientras haya comida en la mesa,

la vida es una fiesta".

Y me lo he aplicado de lleno.

Me he inspirado en algo de fiesta. La verdad es que sí,

es una prenda superoriginal, el corte de la manga

está superbién, esta especie de manga jamón.

De hecho, una manga jamón en toda regla.

La etiqueta, perfectamente integrada.

El cierre, el lacito, muy bien.

Iba a poner encaje, pero "too late".

La verdad, Isabel, es super buen trabajo

y lo has hecho todo por 14,70. Para que veas.

Está de maravilla. El resultado, magnífico.

De verdad, apetece ponérselo y salir.

Sí, yo me voy a hacer uno para mí. Y otro para mí.

La verdad... Uno más largo para mí.

Yo no se lo voy a pedir. No, para ti no hay.

Pero reconozco que está muy bien. Está muy bien hecho,

a muy buen precio y, la verdad, es una muy buena prenda.

Nosotras también queremos uno. Ah, también, vale.

(MAHI) Sí, es mi preferido. Me encanta.

Luego hacemos negocios. -Sí.

¿De qué parte de Holanda eres? -Leeuwarden.

Ni idea. Cuatro meses viviendo en Haarlem, estuve yo.

Esto está en el norte, arriba. -¿Hace mucho frío?

Hay vacas y poca cosa más. Y mujeres rubias maravillosas.

Ya. Yo, superfeliz, "superhappy", porque...

mis hijas son superfanes de Mahi.

Viendo que a los jueces les encantó mi prenda

y que le gustaba a Mahi, pum, guau.

Pedro, adelante.

A ver, Pedro, explícame tu prenda.

Eh... Es un top, eh...

asimétrico, y tiene un aplique de purpurinas abajo, una franja.

Bueno, es así también un poco rollo fiestero.

Es un poco el "after". ¿Estás contento con el resultado?

Me gustaría mejorarlo. ¿En qué lo hubieses mejorado?

Cuéntame. Eh... Igualar los bajos,

coser el "choker" bien. No, déjate del "choker".

Hablemos de la prenda primero. Vale.

¿En qué la hubieses mejorado? Cuéntame.

He hecho varias pruebas con la tela y... bueno...

Con la tela que ha sobrado, medio metro de tela o más.

Más de medio metro ha sobrado. Si hubiera cogido menos,

habría gastado menos y habría economizado.

Si hubieras hecho menos, ya no haces nada.

¿Esto era para pruebas?

Ese no. Era sobrante.

Es el que ha sobrado. A ver, Pedro,

has cogido material de la mercería por un valor de 16,04.

Y lo que nos has presentado nos parece una tomadura de pelo.

Bueno, es lo que sé hacer, no sé hacerlo mejor.

Esa es la ley del mínimo esfuerzo, Pedro.

Está mal cosido, has cosido por fuera.

Y has cosido con la purpurina fantasía del derecho

porque te lo he dicho, porque estaba del revés.

Y luego, por favor te lo pido,

no me vuelvas a vender "choker" como prenda.

Ha sido en los últimos diez segundos.

No puedo ver ni un "choker" más.

Y los dos o tres centímetros sobrantes de lentejuelas

que han sobrado aquí, ¿es por si engorda la mujer?

Por si alarga, ¿no? Qué curioso.

Curioso. Pedro.

La prueba consistía en hacer algo bonito

con muy poco dinero. Cuando un juez te da un consejo,

en vez de enfrentarte,

deberías cogerlo, aceptarlo y aprenderlo.

Llevas razón. Para eso estás aquí.

Lo siento, lo de antes no me representa.

Y esto, creo que tampoco. Pero llevas no sé cuántas pruebas

diciendo que lo que nos enseñas no te representa, Pedro.

No sé qué hago. ¿Cuándo vamos a ver

algo que te represente? Espero que pronto.

¿Qué te parece? (MAHI) Yo sé que él

se lo había imaginado de otra manera y que no...

no le ha quedado como él lo veía en su cabeza.

Gracias, Mahi.

Lleva toda la razón. No me conoce de nada, pero sabe mis carencias,

que es la técnica.

Mahi ha sabido catarme y me ha entendido perfectamente.

Amparito, por favor.

(TONI)

Amparito, explícanos qué es lo que has hecho.

Pues es como una blusita con forma de vestidito de niña.

A mí me gustan los "babydolls". "Babydoll" es un vestido.

No una camisita. Sí, pero el que llevas

las braguitas de la nena a juego. A ver, Amparito.

Tú te crees que yo siempre te doy mucha caña.

Pero también sé reconocer un buen trabajo.

Y en este caso tengo que decirte que esto es un buen trabajo.

Gracias.

(LARA)

Has empleado muy bien

tus 18,40 euros.

Te ha quedado muy resultón, muy arquitectónico.

Sobre todo, lo que más me ha gustado,

y también a María y a Palomo,

es que has jugado a favor del tejido.

Sí, totalmente. Soy de tejidos tiesos.

El top es francamente ponible con un pitillo.

¡Ah!

Sí, me he dejado dos alfileres. Vaya.

Me los he dejado porque son los de coser,

pero está cosida la costura. Deja eso donde estaba.

Los he puesto para hacer eso y luego no me he dado cuenta.

He empezado a quitar hilos y... A ver, Amparito.

Lo sé. Dos alfileres.

Eso no lo puedo pasar por alto. Lo sé.

Me he dado cuenta y no los he quitado por ser honrada.

María, deja, que habéis pasado cosas peores.

En fin, para lo que hemos visto de Amparito,

en fin, esto no es nada.

Qué pena, Amparito. Pero poco a poco.

Del primer programa a este voy... Sin prisa, pero sin pausa.

El top te ha quedado muy gracioso, Amparito.

Gracias.

Gracias, Amparito. Muchísimas gracias.

(ISABEL)

Adelante, Toni.

(PEDRO)

(AMPARO)

Bueno, has gastado, Toni, 10,89.

Es el segundo presupuesto más barato de todos los compañeros.

Cuando he entrado en la mercería, no sabía qué hacer,

pero he visto la tela y se me ha ocurrido hacer un top cruzado.

He modificado el patrón y lo he adaptado en el maniquí.

Bueno, la verdad es que te ha quedado un top bastante bueno.

Toni, eres como un poco "minimal".

A resaltar, este bies deshilachado,

a mí me ha encantado.

Es una prenda bastante ponible, que se la puedo ver a...

a mi madre, a mi abuela

y a la vecina.

(RÍE) Además,

la tela está bien escogida, porque es mona, resultona.

Tiene buena caída, sienta bien.

No he pensado en una señora cuando lo hacía.

Con mallas y taconazos a una joven le va bien.

Eso lo dice Palomo, lo de la señora,

porque a él le gustan las señoras. Ha tenido una buena idea,

pero sobre todo... ¿Una buena idea

o una idea?

Bueno... Cuando empezáis...

Más vale una buena que cinco malas.

Cuando adornáis las críticas con el "minimal", el concepto,

el no sé qué, yo me pierdo.

¿Qué te parece, Mahi? ¿Te lo pondrías?

Yo sí, con la peluca azul.

Saray, adelante.

Me ha salido todo muy centradito y muy correcto.

A ver si María hoy se enrolla conmigo. María, hija,

dime alguna cosita mona, que a ella la admiro mucho.

A ver, Saray, tu presupuesto ha sido de 19,55 euros.

Explícanos tu prenda.

He querido hacer un top con un "peplum" abajo

y con los botones le he dado un toque marinero, no sé.

Marinero.

Marinero de luces.

Nosotros pensamos en Versace. Yo pensaba en Versace.

Y vosotros pensáis en marineros. No quería decir Versace,

porque no quería ponerme a esa altura.

No quería nombrarlo, pero la colección de Versace

tiene mucho estampado. Menos mal

que no se pone a la altura. No, no.

La verdad es que el diseño es graciosísimo.

Gracias. Uy, María. A Palomo y a mí nos encanta.

Te digo, nos pones un leopardo y uno oro

y nos volvemos locos. Yo, esto bien hecho

en camisa me lo pondría. Bien hecho, tú lo has dicho.

Bien hecho, tal cual, si me arreglas el centro.

Y, sobre todo, habla de ti.

Pero estamos en un momento, Saray,

que hay que empezar a confeccionar bien.

Me intento esforzar por lo que me has dicho,

sigo tus consejos.

Y he intentado no ponerme histérica,

que es uno de mis problemas, me pongo histérica y...

Lo habéis intentado y todos dais explicaciones,

y pin y pun y pan y pon.

Nadie marca un centro.

Nadie.

Es que no entiendo cómo os podéis enfrentar a cualquier prueba

sin marcar un eje en el tejido.

No quiero que las prendas me hablen de nadie,

quiero que estén bien hechas. Y aquí, esto es garrafal.

Mira dónde están los botones, mirando para Cuenca.

Estamos de acuerdo, Caprile, pero ya que está garrafal,

por lo menos que hable de alguien, porque si está garrafal

y no cuenta nada, me interesa menos.

Quiero que me hablen con un centro.

Todos queremos un centro en esta vida,

porque no podemos más sin centros.

¿Te gusta? Me encanta.

Me lo pondría para salir a la calle

y que me vieran de lejos. No me acercaría

para que no dijeran: "Qué mal hecho está",

pero está chulísimo. -Gracias.

Estoy contenta con el resultado. Es algo mono que me pondría

con un vaquerito y unos "estiletos" altos.

Unos buenos pendientes, unas buenas argollas,

y vamos que nos vamos.

Alejandro, explícanos qué es lo que has hecho.

Bueno, lo que quería hacer

era una chaquetilla roquera,

pero cuando he visto que no había hilo,

he pensado que ahora hay ropa que se corta, que se rompe,

y he dicho: "¿Por qué no hacer algo así?".

Le he hecho ojales como si fuera un corsé.

He probado la... ¿Ojales?

Con la tijera. Ojetes.

Ojetes. Tajos.

O sea que ese carísimo, porque era de los más caros,

tejido rojo,

te ha servido solo para bordar las iniciales.

Iba a hacer una cinturilla cosida a la chaqueta

Un fajín, quieres decir. Un fajín.

Vamos, esto no es un fajín, ¿eh, Alejandro?

Esto está... Un fajín se remata. Esto es el retal.

Es un retal. Es que no lo entiendo, esto.

O sea, has preferido irte a por uno de los tejidos más caros

antes de pensar en una bobina de hilo para coser.

Si te hubieras planificado un poquito, un poquito...

Sobre todo, has tenido una muy buena idea

pasando esas cintas tipo corsé porque no tenías hilo.

¿Por qué lo estropeas con esto?

Porque intento incorporar en la prenda la etiqueta.

Seamos sinceros, Alejandro, esto no se puede presentar así.

Lo que más apreciamos de esta prueba

es que no te has bloqueado, que has tirado para adelante

sin perder mucho el tiempo.

(MAHI) Claro, con la historia de cómo has tenido que resolver

pienso que si estuviera concursando este año contigo,

yo te tendría miedo, porque no querría ni imaginarme

qué serías capaz de hacer con hilo y pensando un poco.

Gracias.

Yo creía que el resultado que he ofrecido

les iba a impactar al ver que he conseguido

hacer una prenda bien acabada y bien cortada sin hilo.

Ahora no tengo ni idea de qué tengo que hacer

para que el jurado diga "chapó".

Como la queremos y podemos abusar de su confianza,

yo voy a abusar, porque no me pienso perder a Mahi

aquí.

Baja para ser valorada una vez más.

Qué recuerdos.

Ay, qué miedo estar... Uy.

Caprile, no te podrás quejar del centro.

No, no, para nada. Ah, que te veo con el metro.

Te tengo que decir, Mahi, que estoy fascinada.

Sobre todo, creo que te va perfecto

con el "look" de las botas.

O sea, que por mí pasabas a la final.

Es como un sueño porque sé que hoy no quedaré la última en el ranquin,

ni la primera. Hoy no quedo en el ranquin.

Mahi Masegosa, gracias por venir.

Adiós, Mahi. Chao, Mahi, guapa.

Y ahora supongo que querréis ver alguna prenda en concreto

y pensar un poco en vuestra decisión.

Coged lo que necesitéis. Nos llevamos el de Isabel, Pedro,

Alejandro,

Toni, Lara

y Anastasia.

(LARA) Mi prenda, obviamente, se la han llevado

para valorar entre las peores. Tienen razón

y me quiero matar, me quiero yo pum.

¿Por qué no han cogido el tuyo? -Da igual, estoy en ecuador.

Me conformo.

Una cosa no entiendo de Anastasia, las pruebas

en que más esperamos de ella que están hechas a su medida,

falla siempre. Ha querido deslumbrarnos

y se ha pasado de lista.

Espero que no.

Mira, Toni, por lo menos, oye,

por lo menos ha terminado y una prenda comercial.

Lo del orillo despeluchado. Oye, veo una evolución.

(SARAY) Tranquila, los hay peores. -No, si no pasa nada.

Este "look" espacial romántico que ha hecho Lara

no hay por dónde cogerlo, no nos engañemos.

Y Lara no puede cometer el fallo

de no hacer una abertura en un cuello.

¿Crees que serás el último? -No sé.

No estoy de acuerdo con la valoración que me han dado.

A mí, Alejandro, cómo lo ha resuelto,

me ha hecho mucha gracia. Ha sido muy resolutivo.

Fallos tiene por un tubo.

Está bien resuelto, pero feo es...

Un poco...

Y esa tela tuya es jodida. Esa de... Eso es...

Lo he cosido con vaselina.

Estoy encantada con la prenda de Isabel.

Yo también. Esto es cuando llegas a la fiesta

y esto es cuando te ha arrollado un camión borracha.

(RÍE) Tal cual. Es el mismo tejido, ¿eh?

El mismo tejido.

De verdad, por favor, esto a la hoguera.

Creo que lo tenemos claro, ¿no? Lo tenemos claro.

Algo en claro hemos sacado. Hoy de los días que más.

Pues vamos para allá.

(TONI) Estoy contento porque mi madre estará orgullosa

de lo que he hecho hoy, habrá flipado cuando he cogido la tela

y la he puesto por aquí, habrá dicho: "Ole, mi niño".

Jueces, ¿tenéis un veredicto? Sí, lo tenemos.

Anastasia, esto es muy mejorable.

Espero que aprendas a no complicarte tanto.

Creo que es justo.

Me he metido en un berenjenal que no sé trabajarlo.

Claro, yo tenía que haber cogido otra tela.

Alejandro, has remontado cuando te has dado cuenta

del error que habías cometido, pero has terminado

pagando bastante caro por no organizarte.

Seguro que te sirve de escarmiento para las próximas pruebas.

(ALEJANDRO) No me parece justa la valoración del jurado conmigo.

Me quieren dar mucha caña para que dé más de mí,

pero también necesito

una de cal y otra de arena, no todas de cal.

Toni, un maravilloso dos. Muchas gracias.

Me ha sorprendido, la verdad.

Creo que el segundo lugar es fruto del esfuerzo

que pongo en cada prueba.

De hecho, algún día me dará un infarto en las pruebas.

Aprendices, tengo

dos decisiones que comunicaros:

quién es el mejor y quién es el peor

en este desafío de los 25 euros.

Pedro, ¿tú quién crees que es el mejor

y quién crees que es el peor?

Creo que el mejor es el de Amparito

y creo que el peor es el mío.

Tengo que decirte que tu trabajo es realmente desastroso.

Pero lo que más nos entristece

es cuando un aprendiz reacciona

con esa soberbia y, sobre todo, con esa ignorancia.

Y los tres esperamos que te pongas las pilas.

No solo en tu trabajo, que a la vista está,

sino en tu actitud.

(PEDRO) Mi actitud ha sido horrible.

Yo la he cagado porque he tratado mal a María.

Los que me conocen saben que n esas situaciones de tensión

yo ataco.

Isabel, es un placer premiar un trabajo tan bien hecho

y te puedo asegurar que ha habido absoluta unanimidad.

Gracias.

Enhorabuena, también de Mahi. Vale. (RÍE)

Aprendices, hemos

perfilado ese ranquin,

que, como siempre, será importante

y os aseguro que van a pasar muchas cosas.

Enhorabuena, Isabel. Gracias.

Yo estoy feliz, vamos, yo... Victoria, canto,

Bueno, en la prueba de equipos ya se verá por dónde vamos.

De momento tengo mi subidón y lo vivo.

Para esta prueba por equipos nos desplazamos a Barcelona,

concretamente al taller de una marca

que, cuando se trata de diseñar ropa,

asegura que no viste a gente ni a cuerpos,

sino que ofrece ideas para celebrar la vida.

Hablamos de Desigual, una firma que nació en 1984

con la clara intención de llenar de color la moda española.

Apostaron por los estampados vivos, los tejidos coloristas

y un patronaje solo usado hasta el momento para ropa del hogar,

el "patchwork".

Aprendices, nos hemos trasladado hasta Barcelona

ciudad de vanguardia, porque hoy en la prueba por equipos

queremos que vuestro lado más transgresor

dé la cara.

Yo soy bastante transgresora.

Transgresora.

Estamos en las oficinas centrales de una de las marcas de ropa

más rompedoras del panorama español.

Sus creaciones no dejan indiferente a nadie.

Estoy hablando de Desigual. ¿Conocéis la marca.

Sí, claro. -Obviamente.

Menos mal, porque ya si no conocéis Desigual,

apaga y vámonos.

Trabajan bajo la filosofía de que todas sus prendas

están enmarcadas en la búsqueda de un estilo de vida alegre.

La ropa que eliges cada mañana influye en tu estado de ánimo

y eso es algo científicamente comprobado.

Bueno, aparte, María, si tienes un mal día,

nada como irse de compras, lo tenéis todos claro.

No es que se necesite comprarse algo demasiado importante,

con unos calcetines o una camisetilla ya te...

Con calcetines no te veo yo a ti. Estrenar calcetines

siempre sienta bien, o calzoncillos o algo así.

O un kimono antiguo maravilloso. El caso es comprar algo.

(ROSA) Desde que superé el cáncer de mama, me gusta más

vestir de manera más vitalista, más atrevida, más colorido.

Porque la ropa influye en el estado de ánimo.

Y lo cierto es que tienen miles de seguidores por todo el mundo.

Y creemos que se debe tanto a sus creaciones como a su mensaje.

Porque ¿a quién no le gusta escuchar que la vida es chula?

La directora de la marca está con nosotros

y nos lo puede explicar mejor. María Muntaner, adelante.

La vida es chula.

La vida es chula. (RÍE)

María, me gustaría que les explicases a los aprendices

que hubo un momento en que lograsteis

que la adversidad se convirtiera en una ventaja.

Y ese fue precisamente el origen. Así es.

Tomás Meyer era un emprendedor

que tenía una tienda de ropa de segunda mano

y vendía tejanos. Tras una mala campaña

y acumular un excedente de tejanos muy elevado,

decidió dar una segunda vida a todo ese tejido,

a todas esas prendas creando lo que a día de hoy

es nuestra prenda icónica, que es una cazadora.

Y ese fue el origen, la primera prenda de Desigual.

¿Por qué es tan importante para vosotros

potenciar el mensaje de la marca? Nosotros entendemos la moda

no solo como un vehículo para vestir,

sino como un vehículo para expresar.

Nuestra máxima a nivel de marca es generar emociones en la gente.

Ahora, María, vamos a empezar la prueba por equipos.

Te damos las gracias por abrir vuestra casa

a "Maestros de la costura". Muchas gracias.

Gracias, adiós.

Vamos a la formación de equipos. Estando donde estamos,

no podíamos resistirnos a hacer algo

desigual.

Último del ranquin y penúltimo del ranquin,

por favor, Pedro y Alejandro, un paso al frente.

Hoy seréis vosotros quienes decidiréis los jefes de taller

de la prueba por equipos.

Y podéis elegiros a vosotros mismos.

¿Alguien se presta voluntario? Si no, me elijo a mí, ¿eh?

(AMPARO) Me muero, si te eliges a ti mismo, me muero.

Alejandro, por ser noveno en el ranquin,

elegirá primero, y después Pedro.

Alejandro, ¿quién quieres que sea jefe de taller hoy?

Yo soy jefe de taller. Muy bien.

Muy bien.

(LARA) Bravo. -Muy bien.

Explícanos por qué has tomado esa decisión tan arriesgada.

He trabajado en equipo casi siempre y me apetece

dirigir a un equipo, la verdad, me apetece.

Pedro, ¿quién quieres que sea jefe de taller hoy?

La semana pasada estuve muy cómodo

con Rosa como jefa de taller, así que creo que Rosa.

¿Otra vez?

Hará un trabajo excelente, porque tiene tenacidad,

y me parece una tía muy competente. Creo que Rosa lo hará muy bien.

(ROSA) Me siento halagada de que Pedro me escoja como capitana.

Señal de que le gustó cómo lo hice.

Pero otra vez es una responsabilidad fuerte.

Me habría gustado que hubiera escogido a alguien

que no lo haya hecho.

Alejandro,

dame el nombre del primer miembro de tu equipo.

Voy a coger a Sergio.

Porque para mí es muy perfeccionista a la hora de coser

Yo aportaré más creatividad y él, más técnica.

De momento, Sergio trabajará con Alejandro.

¿Quién trabajará con Rosa? Isabel,

porque reúne la técnica y el diseño, del tirón.

Con una persona me llevo dos. -Gracias, vaya.

Alejandro, danos otro nombre, por favor.

Toni, hay que tener creatividad,

pero hay que tener muchas ganas de trabajar

y de saber cumplir

las normas que da el jefe de taller y Toni es perfecto para eso.

Bien, contento.

Rosa, continúa. Saray.

A Saray se le ha notado una evolución importante.

La quiero en mi equipo para que evolucione con nosotros.

(ALEJANDRO) ¿Me toca? Sí, te toca.

Anastasia, porque creo que tiene buena técnica

y es también creativa, por lo tanto, sumamos puntos al equipo.

Me parece perfecto. Sí, sí, muy bien.

Rosa. Sigo con Lara.

Creatividad, ella misma, ¿no?

Me encanta.

Y quedan Amparito y Pedro.

Sigue con los chicos. -No.

Ahora no vale cambiar. (RÍE)

Me ha parecido oír en el comentario de Rosa

un ligero rintintín.

como diciendo: "Como Pedro es chico, ahí te lo quedas tú".

Bueno, era una broma.

Alejandro.

No es nada personal, ¿eh?

Voy a coger a Amparito. -Gracias.

Porque a pesar de que es un poquito cabra loca,

creo que va a aportar también en el equipo.

Rosa, por lo tanto, Pedro. Pedrito para mí.

(PEDRO) Soy creativo, soy transgresor.

Tanto Rosa como Alejandro deberían plantearse

a quién cogen en su equipo, porque aquí mucha técnica,

pero a la hora de ser creativo son todos más sosos

que la comida de los hospitales, señora.

Solamente me queda saber

con qué color vais a querer participar, naranja o verde.

Alejandro, por ser noveno en el ranquin, nos dirá

cuál será su equipo. Voy a coger naranja,

porque siempre me ha dado suerte y el verde le gusta a ella

por su equipo, el Betis. -Gracias, Alejandro.

Por favor, os pido a todos que cojáis vuestro acerico

y os coloquéis con vuestro jefe de taller.

(ANASTASIA) Estoy muy contenta

porque me gustan mis compañeros del equipo.

Me llevo bien con todos.

Y no están las madrastras malvadas que ya sabemos quiénes son.

Pero bueno, Isabel y Lara no están, así que fenomenal.

Aprendices, vais a tener que reproducir

una creación icónica de la marca.

Como sea la cazadora de Mickey me da un pasmo.

¡Sí! -Toma ya.

Ah, sí. -La que está cortada en medio.

-Me muero de amor. -La de Mickey.

No os pedimos una réplica exacta,

sino que vamos a valorar vuestra imaginación.

Ah, guay. -Vale, guay.

Es decir, tenéis que entregarnos el mismo modelo de cazadora,

pero podéis combinar como queráis

las telas con la técnica del "patchwork".

Y todo eso lo vais a tener que hacer...

Venga, dispara.

En 90 minutos.

Poco, ¿eh?

Es broma, ¿no? No.

Isabel, un paso al frente.

Tú fuiste la primera en la prueba anterior.

Y eso tendrá un privilegio.

Vamos a pedirte que elijas entre dos opciones.

Vale. Y te aseguro que es

un auténtico dilema

personal y profesional.

Dispara. Puedes elegir

15 minutos extra

de costura para todo tu equipo.

Sí. Y la segunda opción,

lo voy a resumir en una palabra,

sálvate.

Puedes ir directa a esa barandilla

y no pasar por la prueba de expulsión

hagas lo que hagas tú y haga lo que haga tu equipo

durante la prueba.

Se me han puesto los pelos tiesos. 15 minutos con mi equipo.

Muy bien, vikinga.

Lo has tenido clarísimo. Pero clarísimo.

Explícanos por qué lo tienes tan claro.

Creo en mí misma, ante todo,

que si caigo en la prueba de eliminación

creo que tengo capacidades de salvarme.

Sobre todo quiero darle esa oportunidad a mi equipo

porque ante todo uno se hace grande

si llevas a tu equipo contigo hasta arriba.

¿Algún último consejo que queráis darle a los aprendices?

Pues sí, Raquel.

Esto es una prueba de inspiración, pero hay que tener buen gusto.

En el "patchwork" la línea entre lo bonito e innovador

y mamarracho payaso

es finísima.

Pues, aprendices, el equipo de Alejandro tendrá 90 minutos

y el equipo de Rosa, 105 minutos.

¡Me encanta la cazadora de Mickey! Yo la quiero.

Espero que me dejen quedármela.

Aprendices,

la prueba por equipos va a comenzar

con los 15 minutos extra que Isabel ha otorgado a su equipo.

Vosotros empezaréis a trabajar y vosotros estaréis mirando.

¿Entendido?

Y el tiempo comienza en tres, dos,

uno, a coser.

Vamos a ver, equipo. Isabel, te vas a encargar

del diseño y del montaje de la espalda.

Vale. -Lara, Pedro, mangas

y ayuda a Isabel. Y Saray y yo, delanteros.

Cuando tengamos todo eso, decidimos cuello y cinturilla.

Vale. -Perfecto.

Venga, vaquero.

Escuchadme, vísteme despacio que tengo prisa,

pero sin pausa.

¿Sabes?

Este es blando, vale.

Piel.

Un rollo, botones.

Tía, esto es piel de verdad. -Me llevo delantera, ¿vale?

Vale, tranquila. -Ya, vale, no te preocupes.

Ya está, tranquila.

Ay, Dios santo, vale.

A mí me pone un brillo y cuando elegimos

la polipiel, no era polipiel, era piel de verdad.

A mí, que soy vegana, me ha dolido en el alma

lo más grande, porque yo no coso piel.

Bueno, tranquila, cariño. -Ya, ya.

(ISABEL) Ay...

Perdona, perdona, perdona, perdona.

Ay...

¿Cómo lleváis este parón, chicos? ¿Estáis desesperados o no?

Un poquito, estamos nerviosos. -No.

(ANASTASIA) Sí. ¿En qué piensas, Anastasia?

¿En las toneladas de pantalones vaqueros

que te vamos a dar para hacer la cazadora?

Sí, ya me han dicho: "Hasta aquí, no más".

Mira, es que mataste un día un gato y te llamaron matagatos.

Hay que ver, aquí no se puede equivocar uno.

Una cosa, chicos.

Espero que no hayáis usado este tiempo para plagiar ideas.

No. -Por favor.

Quiero ver creatividad. Sí.

A ver qué tal se os da. Suerte. Suerte.

Muchas gracias. -Gracias.

Chica, los piquetes son muy...

(PEDRO) Importante, que si no, luego se descoloca todo.

(ISABEL) Sí, los piquetes son importantes.

Equipo verde,

solo os quedan dos minutos extra.

Corre, ve adelantando y venga. -Dos minutos, vale.

Dos minutos. -Vale, vale.

(ROSA) Venga, venga. -¿Me puedes dar todo

lo de mi manga? Porque ahora mismo no sé.

En la manga tenéis manga, vivo y el puño.

Nada más. (PEDRO) Tengo aquí el vivo ya

por cuatro piezas, ¿vale?

Para reproducir la cazadora de la prueba

se necesitan tres pantalones vaqueros

y la pieza estampada de Mickey Mouse.

Se cortan los vaqueros a la mitad por la bragueta y la entrepierna.

y se distribuyen las piezas del patrón.

Se cosen las piezas del delantero y de la espalda

y se unen por los hombros y los costados.

Se aplican el cuello, las mangas y la cinturilla.

En la espalda se añade una pieza de piel

con una banda elástica

que sirve para ceñir ligeramente la cinturilla.

Para rematar se coloca el resto de los adornos de piel,

las presillas y los botones.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, a coser.

Vamos, equipo, vamos, vamos. -Corre, corre, corre.

Uy, que viene la caballería, la caballería, por Dios.

(ALEJANDRO) A ver, Sergio, Toni, organizad los patrones.

Nosotros nos encargamos de coger las telas.

Aquí tenemos esta. Coge otra para la entretela.

¿Esto es entretela? Esto no es entretela.

(ISABEL) Chicos, voy para allá y preparo para coser.

Hola, chicos.

Pedro, ¿qué haces? Estoy con Lara

haciendo las mangas y los puños. -Perfecto.

Os habéis distribuido así, una parte por cada uno.

Sí, al final montamos todo.

Pincha con un alfiler para no estar perdiendo el tiempo.

Lara, la jefa aquí, ¿quién es? ¿Tú o Rosa?

La jefa es Rosa. (ROSA) ¿Qué pasa?

Le estoy mandando a él. -Exactamente.

Él colabora contigo con la manga. Dejemos que hagan su trabajo.

Vale, vale. Trabajad, chicas.

Solo estoy preguntando. Tú estás hoy muy benevolente, ¿eh?

Un poco de confianza al principio. Como estás en tu ciudad.

Como estás en Barcelona. Eso es.

Te vienes arriba. Estoy en mi zona de confort.

(ALEJANDRO) El otro delantero y el forro del bolsillo.

-Vale, voy a coger esto.

Para el delantero.

¿Podemos coger esa tela? Pregúntale al equipo.

Rosa, ¿puedo coger esta tela? -Sí, sí.

¿Ya hemos sacado los bolsillos dobles?

-Cuatro, sí. -Vale.

Toma, corta tú los bolsillos. Me parece alucinante

que con todas las telas que tenéis en el taller

tengas que pedirle una tela al otro equipo.

Ahí lo dejo.

(ALEJANDRO) Porque me gusta esta tela.

Bueno, a ver qué hacemos hoy.

Dadle más brío, que eso se tarda un segundo en cortarlo.

Lara, esta costura no está en el centro de la manga.

¿Está bien? -Ya lo sé.

Lo he hecho a propósito. -Para que quede más desigual.

Vale, ¿los triangulitos los tienes?

No, ¿me lo vas cortando todo tú? -Saray, ¿has terminado

de ayudarme a mí? -Sí.

Ella tiene a Pedro. Tú me ayudas a mí

para irnos a coser, porque esto es una ardua tarea, te lo digo.

No puedes tener dos ayudantes, Lara.

Si yo pudiera cambiar, cambiaría a Lara por Sergio.

Sergio me encanta, y el equipo contrario

con Anastasia y Lara sería una cosa divina.

(ANASTASIA) Ay, corre, corre.

Id cortándome los delanteros.

Vale, estoy en ello. -Por cuatro para el forro.

¿Está puesto cuatro veces? -Sí.

Vale. -Venga, vamos.

Ayudadme a poner alfileres.

Pues a mí me parece que al final

ambos equipos están comenzando bastante organizados.

A pesar de que el equipo verde tuviese 15 minutos más,

he visto al equipo naranja empezando con ganas

y cogiendo unas opciones de tela casi diría más interesantes

que el equipo verde, más arriesgado.

¿Más interesantes? A mí me parece,

con todos los tejidos que hay en este taller,

Palomo, que van y el equipo naranja

la tiene que pedir al verde si puede utilizar el mismo tejido

que estaban usando ellos. Bueno, eso siempre pasa.

Lo veo normal. Pues yo no lo veo...

Un tejido te gusta y es el que quieres.

Bueno, con todos los que hay. A mí me da igual.

(ROSA) Creo que ya podemos ir a coser y cantar.

Venga, vámonos todos para allá y terminamos allí.

A ver qué tal está quedando esto. Me encanta, me encanta.

¿A que sí? -Has captado la idea superbién.

Muchísimo, venga. (LARA) A ver.

Alfileres, búscame alfileres. (PEDRO) Están allí, ¿verdad?

(ISABEL) Están en la mesa, Pedro, corre, corre.

Tienen que estar ahí, porque aquí no están los alfileres.

Está sí. -¿Cómo llevas esa?

¿Qué? -¿Cómo la llevas?

Bien, bien, bien. (ALEJANDRO) Vamos, equipo.

(AMPARO) Sin prisa, pero sin pausa. (SERGIO) Necesito las carteras.

Amparo, las carteras. -Ya voy, ya voy.

Espera que te las seque, que si no, está ardiendo.

Vale.

Una por aquí. ¿Te la he girado bien? ¿Te gusta?

Bueno, bien.

Los triangulitos que tenía ahí, pásamelos, porfa.

¿Qué culitos? ¿Esto? -Triangulitos.

-Ah, los triangulitos, vale.

Digo, ¿qué culitos?

Ay, ay, ay, ay.

Lo he cosido mal, chicas.

No, no es esta parte, es la otra parte.

Ay, ahora para descoser esto...

No...

(Rasguido de tela)

Hostia. -Corta otra pieza.

Vete y corta otra pieza. Soluciona, soluciona.

No intentes arreglar. Te vas y la cortas.

Aprendices, escuchadme mientras trabajáis, por favor.

Para que esta prenda haya sido reditada

hubo un momento

en el que una costurera tuvo que comprenderla.

Porque esa mujer que hoy es jefa de taller en este edificio

hace 34 años recibió el mismo encargo que vosotros.

Hoy está con nosotros Encarna Valverde

y la diseñadora de Desigual, Roser Loureiro. Adelante.

Bienvenidas. Roser, lo primero que queremos saber

es por qué la marca decide reditar una prenda icónica

como esta cazadora justo ahora.

Realmente fue una serie de factores que se unieron

y coincidiendo con el 90 aniversario de Mickey Mouse

queríamos hacer algo especial y volver, de hecho,

la hemos vuelto a reditar.

1984.

En ese momento eres costurera y Tomás Meyer te aparece

con... no sé, ¿un dibujo? ¿Qué es lo que te trajo?

No me trajo nada, simplemente de casualidad de la vida

por un anuncio fui a hacer una prueba

y me propusieron hacer una chaqueta con un montón de tejanos.

Bueno, como estos chicos están haciendo ahora.

Fue una prueba para ti también. Una prueba.

Pasaste por una prueba así. Y tanto.

Desde ahí has llegado a ser jefa de taller

en esta misma casa. Pues sí.

Una parte de Desigual es una parte mía ya.

Llevo tantos años... Son muchos años, son 34 años.

¿Qué es lo más difícil de esta pieza?

No puedes mezclar un peso grueso con un peso fino,

porque si no, la prenda se descompensaría totalmente

y no aplomaría bien. Esto es algo muy importante.

Roser, Encarna. Hola, buenas, ¿qué tal?

¿Qué tal?

Os voy a contar una cosa increíble.

Sabíamos que Encarna había trabajado

en la confección de la primera cazadora.

Lo que no sabíamos es que la primera vez que Tomás Meyer

le dice que haga un "patchwork"

fue una prueba de trabajo.

Ella aún no trabajaba. Era la prueba

para entrar a trabajar. Una prueba, como aquí.

Si hoy con una prueba así de repente dentro de 34 años

tenemos a cualquier aprendiz trabajando de jefe de taller

en una gran empresa, oye, ya quedamos y lo celebramos.

Felicísimos, ojalá.

Vamos a dejarnos de hacer sociedad

y, Encarna, vamos a lo que estamos.

A ver cómo... Nadie mejor que tú.

Cómo están resolviendo la cazadora.

Sí. Estos chicos.

Pues supongo que... Por lo menos lo intentan, creo.

Encarna, vámonos, a ver cómo lo están haciendo.

A ver.

Muchas gracias, Roser. Gracias.

Gracias. Gracias.

Por aquí. Gracias.

Gracias.

¿Tienes tijeras a mano, Rosa? -No.

Vale. -Estoy con las chiquititas.

Buenos días. Buenos días.

(ISABEL) ¿Me habéis traído todos los patrones aquí?

¿O no? -Están todos.

Yo tenía aquí los míos. Os he dicho que cada uno buscara su espacio.

¿Qué te falta?

-Es para ver cómo va cosido esto, porque me sobra...

Vale, esto es así. ¿Cómo lo ves, Encarna?

Qué recuerdos, ¿no? Sí, sí.

(ROSA) Mira, cada ocho.

(ENCARNA)

Hombre, no sé si "encantado" es la palabra.

Porque veo, no sé, no te aclaras ni tú, Rosa.

Sí, hombre, lo estoy intentando. Voy resolviendo sobre la marcha,

conforme... Sí, sobre la marcha.

Esto está durísimo. Así fue María Antonieta,

resolviendo sobre la marcha hasta que le cortaron la cabeza.

(SARAY) Escúchame. -Venga.

Estoy agobiada, angustiada, porque ni nos va a dar tiempo

y no sé lo que vamos a llegar a presentar.

¿Cuántos pantalones usaste tú, Encarna?

Tres. Rosa, ¿me puedes contar

exactamente cuántos pantalones habéis utilizado?

Yo tres. Isabel, ¿cuántos pantalones ha usado

para la espalda? -Eh...

Uno y ahora que se me rompió corté otro,

porque no encontraba pieza grande. Se te ¿qué?

Se me... Cosí mal y lo tuve que abrir

y no pude descoser. Has tenido que repetir una pieza.

Sí. En total han utilizado cinco.

Cinco pantalones. Habéis utilizado cinco.

Las mangas se han sacado de las patas de otro.

Siempre cometemos errores.

Solo los cometeremos una vez. Si tú usaras cinco pantalones,

¿qué te dirían? "A la calle".

Me reñirían, desde luego. Te reñirían.

Como hace él conmigo. Claro.

(SARAY) Caprile es injusto con Rosa.

Siempre va a remarcarle, cuando la mujer no...

no suele desperdiciar tela en ningún momento.

No sé por qué hace hincapié en que hemos gastado muchos tejanos.

Un equipo así no me dura dos días a mí.

¿Ves? Lo tendré en cuenta, Encarna.

¿Dónde está Pedro? Ha ido a buscar botones.

Ha desaparecido. Porque la máquina no...

Ah, la máquina. Que resuelva cosiendo botones.

Que resuelva. Ah, claro.

Claro, claro.

Bueno, yo no me dormiría mucho en los laureles.

Me espabilaría un poco.

Hombre, muy animados no nos has dejado, Lorenzo.

Claro, hombre, yo no he dicho nada, lo ha dicho todo Encarna.

Que con ella duraríais dos días.

(ALEJANDRO) ¿Cómo van los chicos? No estoy allí.

(ANASTASIA) Cosiendo, creo que van bien.

Este es de otro trozo. -No, me refiero...

¿Qué tal? Bien.

Hola. Hola, chicos.

¿Cómo vais? Venimos con Encarna,

que es la que hizo la primera chaqueta.

(ANASTASIA) Guay. -No mires.

Como la que hacéis vosotros. ¿Por qué "no mires"?

Es broma. ¿Cómo vas, Alejandro?

¿Qué tal como jefe de taller? Estoy contento.

¿Sí? Se te ve tranquilo. Sí, estoy tranquilo.

Tengo que decirte. Estoy tranquilo.

No sé. -¿Esto es el cuello?

Sí, hemos metido un corte aquí detrás,

porque si no, el cuello se deformaría.

En el centro iría la cremallera. Que la muchacha tiene frío,

se tapa, que no... (RÍE) La muchacha tiene frío.

Está original, sí. Vamos a ver.

Necesito a uno de los dos, que venga corriendo.

Alejandro, tu equipo te necesita. Dime.

Alejandro. Corre, corre, corre.

Vamos a ver qué pasa. ¿Qué pasa?

Vamos a ver.

Si esta pieza, que es con la que hemos cortado las piececicas,

nos resalta, mal. O se la pongo de vaquero

para que resalte, al ser al contrario.

Sí. -¿Me explico?

¿Te lo abro? Haz tú otra cosa. -No, las cuatro piezas,

cuatro piezas de estas y los triángulos en vaquero.

¿Qué pasa, Sergio, qué necesitas? Necesitaba unas piececillas

para darle contraste a esto. Aquí, los dos,

la máquina, el mano a mano. Sí, sí.

¿Cómo los ves, Encarna?

Bueno, organizados...

Un poco de caos, ¿no? Estaba con la cinturilla.

¿Te lo descoso? -Amparito, no entretengas.

No hables más, por favor.

¿Has terminado con eso? -No, no tengo nada,

porque no voy a tiempo. ¿Qué hago?

Esta es la trabilla. Tienes que plancharla así

y luego le metemos un pespunte en medio, ¿vale?

-Vale, perfecto.

Bueno, a ver qué sale de esto.

La combinación de telas me parece bastante interesante.

Sí, la idea de hacer... Los dobladitos con el...

Sí, a ver cómo les queda.

A ver si sale algún posible...

Un top venta nuevo. Un top venta para vosotros.

O un miembro del equipo de Desigual.

Mira, Toni, que vive en Barcelona...

Aquí hay que... No estaría nada mal.

¿Eres de Barcelona? -Sí, soy de aquí.

¿Te vendrías, Sergio? ¿Yo?

A vivir. Si es con Toni, sí.

Ah, muy bien. Pero a ver qué pasa, chaval.

Cada uno con su espacio, ¿no?

Pseudomatrimonio, no.

Es verdad que Sergio y yo nos llevamos muy bien,

pero pseudomatrimonio, no.

Nos entendemos, somos más o menos parecidos en muchas cosas.

Gracias, Encarna. Vale, bien.

Suerte, chicos. Chicos, espabilad y suerte.

Venga. -Gracias.

(ROSA) Lara, ¿qué os queda? Está el delantero sin montar.

La manga no tiene tanta importancia como el delantero.

Así que id aligerando porque nos vamos a comer nada.

Vale, el delantero, Rosa. -Lara, cuando puedas,

te levantas de la silla.

(LARA) No estoy acostumbrada a esta máquina.

(PEDRO) Dale como puedas, no te preocupes.

Aprendices, acabáis de cumplir la mitad del tiempo de la prueba.

45 minutos trabajando, os quedan otros 45.

(ALEJANDRO) Vamos, equipo, ¡vamos, vamos!

Espera. Pedro, cógenos tijeras. -Toma.

¿Con qué estáis? Con los bolsillitos laterales.

¿Y la espalda? (ROSA) La espalda está muy mona.

Está terminada, tenemos que unir las piezas.

La tengo aquí, le faltan los pespuntes a un lado.

No le he incluido el Mickey para salirnos del tal,

pero le hemos dado un giro y la plata debajo.

¿Eh? Ajá.

Y ahora tenemos que unir las piezas.

Vale, bueno, a ver si sois capaces de montarla.

(ROSA) Me parece que no.

(PEDRO) Rosa, dime, aquí están los bolsillos.

Organiza el patrón, quítalo de ahí que está todo...

Os voy a contar bajito para que no se enteren.

Ah, ¿sí? ¿Qué ha pasado?

El equipo naranja está bastante tranquilo.

Es verdad que con Sergio y Toni en máquina

es algo que están viendo que les funciona

pero no sé yo, porque estoy viendo demasiado detalle.

Me está dando miedo de que se hayan centrado en cosas mínimas

y no en lo que se tienen que centrar,

que esa acabar la chaqueta entera.

Vale, siguiente, te digo. -Siguiente.

Aquí. -¿Haces esto tú sola

y hago yo la cinturilla? -Vale, sí.

Soy capaz. -Se pone debajo de la chincheta.

Ya sé, vale, le doy. -Lo centras y ya.

Perfecto, le doy.

No podemos perder ni un minuto. -Aquí quedan dos piezas

y no sé en qué orden va. -Esto son tapetas.

Va al final, claro. -Esto, ya nada.

He hecho ya el cuello y ya es montar todo.

(SARAY) No lo está cosiendo, quítalo.

Lo hacemos con el otro. Debemos coser los puños.

(LARA) Necesito esta máquina. -Vale, voy a la otra.

-Venga, dámelo y ya.

(ISABEL) Madre de Dios.

No sé qué habremos hecho bien hoy,

porque hemos dicho hasta tres veces o cuatro

o cinco "patchwork" y Lorenzo no ha dicho nada.

No, no he dicho nada porque en casa esa palabra se utilizaba.

Mis hermanas mayores hacían mucho "patchwork".

Anda, mira. Anda.

Pero existe un término en castellano.

Ah, ¿sí? Ah, ¿sí?

Sí. ¿Cuál es?

"Almazuela".

Guau. ¿"Almazuela"?

"Almazuela". No lo había oído jamás.

Porque es una palabra de origen riojano.

No sé si seré capaz de cambiarme ahora el concepto.

"Alpachuela" me sale a mí, como "patchwork".

"Alpachuela"...

Lo que es curioso es que el "patchwork"

haya surgido de una necesidad, de la escasez.

Ahora es casi lo contrario,

es una técnica bastante sofisticada.

Y son prendas caras, prendas muy trabajadas

y se han convertido en prendas de lujo.

Porque exigen mucho trabajo, una mano de obra cualificada,

mucha planificación.

(RÍE)

Son patrones complicados, en fin.

(ALEJANDRO) No llegamos. (AMPARO) No llegamos.

-Nos quedan 10 minutos o 20 como mucho.

Démonos prisa. No nos da tiempo, vamos.

No nos da tiempo.

(ANASTASIA) ¿Qué puedo hacer? -Une el cuello.

Vale. -Toma.

(ROSA) Isabel. -No sé bien cómo va esto.

Rosa, esta máquina no cose esto. No cose bien esta máquina.

Deja que cosa aquí la piel Isabel, Lara, por favor.

Sí, pero necesito esto un segundo, hija.

Ya no es simplificar, es terminar.

Donde manda capitán, no manda marinero.

Y ahí había muchas que eran capitanas

y ese es el problema.

Empiezan a hablar, a hablar y se agobian,

en vez de ser resolutivas.

Necesito dos cinturillas. -¿Qué es?

Es de la cinturilla. ¿Cómo lo llevas, Pedro?

Bien. ¿Qué tal tus jefas?

Veo que aquí te mandan todas.

Me pillas un poco tenso. ¿Qué has hecho exactamente?

Ayudar a todo el mundo. Ayudar a todo el mundo.

De chico de los recados. Bueno, un poco sí.

Muy bien.

No te veo agobiado tampoco. Muchísimo ahora mismo.

¿Estás sudando? No se ve. Lo estoy pasando...

¿Lo estás pasando mal? Sí.

Lo estoy pasando mal. Rosa, ¿lo pasa mal Pedro?

No, lo veo muy relajado.

Díselo, tú eres la jefa de taller. Se lo he estado diciendo,

"Pedro, con las manos quietas no", ve ayudando, ve recogiendo.

Las manos quietas, no sé.

Los pies quietos te aseguro que no los tiene.

No le veo más que ir de aquí para allá.

A lo que me manden. Vete a trabajar en algo.

Vale, ¿puedo seguir? Sí, pero dime en qué sigues.

Voy a ver cómo van las cosas. Rosa, ¿en qué sigue este muchacho?

Luego dice que no le ordenas bien. El orden es fundamental para mí.

Te he dicho "ordena" y lo has amontonado en la mesa.

Hazlo bien, por favor. -Vale, voy ordenando.

-Eso es orden, que eso ya no exige ninguna función importante.

-Vale. -Hazlo bien.

Te lo pido por favor. -Vale.

No me voy a enfrentar a Rosa, no me voy a enfrentar a Caprile.

En las pruebas de equipo voy a intentar salvarme como mejor pueda

y en las individuales, yo me lo guiso, yo me lo como.

Fin de la cita.

Aprendices, hasta el momento no he tenido nunca

el miedo que tengo ahora, no termináis.

Ni yo tampoco. Quedan 15 minutos

y no termináis. (ROSA) De verdad, no terminamos.

Ay, tengo ganas de llorar.

Divina.

¿Qué hago? -Unir las mangas.

Ah, pero es que el... -Lo tiene él.

No podemos hacer nada. -Vale.

-¿Botones o algo? -Ya están puestos.

(ALEJANDRO) Toni, cose esto.

Aquí y aquí.

(LARA) ¿Y el cuello? -Tenemos que unir los hombros

para meter el cuello. Una detrás de otra.

Ya tengo los hombros. (ROSA) Vamos a expulsión.

A ver. -Los hombros.

Dale. Hay que hacerle aquí unas jaretas.

¿Qué son jaretas? -Espérate, te digo.

Ay, yo con el idioma...

Yo soy guiri y mis costuras vienen marcadas en inglés.

Aquí de repente está en español

y no me entero una mierda.

Por favor, Pedro, cada vez que me pongo en la mesa está desastrosa.

Es lo único que te he dicho, orden, vamos.

El cuello ya es... El centro del cuello que va aquí.

Ya está. -Esto hay que coserlo, Saray.

Ponemos alfileres así.

(ISABEL) A lo largo, ya está.

Te clavo con agujas manga derecha e izquierda para que sepas.

Bien, cojonudo.

(ANASTASIA) ¿Qué hago ahora?

(TONI)

Los botones, ¿los habéis puesto? -Sí, los botones ya están.

Dios mío, están acabando ya.

Y nosotros, con un cuarto de hora más.

De verdad, nos hemos dormido en los laureles.

¿Esto va con esto? -No te voy a decir

qué tienes que hacer con eso. (LARA) Las mangas.

(ROSA) Dale ahí, Lara. Aprendices.

¿Llegáis o no?

No lo sé. ¿Llegáis?

Cinco minutos para terminar la prueba.

Dios mío. (ISABEL) Dale, Lara.

(LARA) Vale, a ver, no me tiren de la tela.

Ahí, ahí, y ahora sácalo para coserlo ya alrededor.

Y ya veremos lo que hacemos con los bolsillos,

porque están al aire, vamos. (ISABEL) Da igual.

(SARAY) Perfecto, Lara.

Dame un segundo. Quieto.

Por favor, no llegamos.

Por favor, no llegamos.

Hay que coser, Sergio. -Sí, pero no me coincide.

(ALEJANDRO) Espérate.

Que lo haga bien.

Mira. No entiendo qué pasa aquí.

Chicos, va. -Es así, ¿no?

Sí, así está bien. -Sí, ahí, ahí.

Cuadra. Toma, la otra. -Ahí, del tirón.

Sergio, cóselas ya. -Hay un roto aquí.

(ROSA) Venga, ya queda cerrarla y cortar los sobrantes.

¿Vale? -Vale.

Tranquila, Lara. -Necesito

que no me estén cargoseando. -Vale.

O como se diga.

(ROSA) Vete para dentro. (SARAY) Vamos a respirar.

Vente para acá, Lara, mira, hasta aquí.

(LARA) Sí, sí.

(SARAY) Vamos bien. -Ya está.

(TONI) Cintura, vamos. -No me pongáis alfileres.

Nada, a pelo.

(ALEJANDRO) No llegas. (SERGIO) No me pongas alfileres.

(ANASTASIA) Él podrá hacerlo, yo confío.

(TONI) Vamos, Sergio.

(ANASTASIA) Sí, Sergio puede.

Venga, no han acabado nada.

(AMPARO) Hay que ponerlo en el maniquí.

(TONI) Míralo. (ANASTASIA) Que llegas.

(LARA) ¿No está cosiendo? Venga, chicos, vamos.

No está cosiendo. Equipos, queda un minuto

para terminar la prueba. Vamos.

¿Hasta dónde tengo que llegar? -Hasta el final.

(LARA) Ay, ay. (ROSA) Nada, esto.

Que lo haga ella sola. -Ella sola.

Preparadme el otro. -Ya está.

Alfileres fuera. Vamos, que lo lográis, venga.

Alfiler fuera, alfiler fuera. -Listo, venga, fuera.

¿Ya está el maniquí? -Quitad alfileres.

-Yo estoy quitando. Vamos, lo quiero ver,

lo quiero ver, lo quiero ver.

Vamos, quitad alfileres. Diez segundos

y la prueba termina. Venga.

(ROSA) Corre, diez segundos. Nueve, ocho.

Estírala. Siete, seis.

(LARA) Por favor, no me tiren. Cinco.

Cuatro.

Tres, dos. (ROSA) Corre.

Uno.

¡Ay! Tiempo.

(ROSA) Qué agobio, de verdad.

(LARA) Y ahora, ¿qué? -Ese segundo era...

-Qué agobio.

(LARA) ¿Y el maniquí?

No está puesta. Hay que ponérsela a Pedro.

Ah, tiene que estar puesta. -Ah...

¿La han acabado o no? -No está puesta.

No está puesta. -Ah, ah, ah.

(ROSA) ¿Cómo? (SERGIO) No está puesta.

No está puesta. No está puesta.

Pero ¿había que ponerla?

Sabéis que siempre tiene que estar puesta

al final de la prueba. (ROSA) Se me ha ido, vamos.

Pero ¿qué hacen festejando?

(TONI) Festejando que hemos... -Hola, compañeros, gracias.

Festejando que hemos acabado. -Os quiero, os quiero.

Festejamos que hemos acabado. -Gracias, gracias.

Estamos festejando que hemos acabado, Lara.

No, porque dijeron: "No lo metieron, no lo metieron".

No seáis así. -Lara, no te lo tomes así.

Vale, no, os quiero, de verdad. -Hombre...

-No pasa nada, pero me sienta mal. -Madre mía.

Lara, no te siente mal, hombre.

No te lo tomes así, mujer. -Cariño, que ya está.

Ya está.

(TONI) Estoy un poco enfadado,

porque cualquier persona que me conozca

sabe que no me alegro por las desgracias ajenas.

Entonces, yo me he alegrado por el trabajo que he hecho

y estoy orgulloso del trabajo

que hemos hecho mis compañeros y yo.

Pásame los tacones.

(ISABEL) Uy, que me caigo.

Toma. -No te puedo creer.

-Ay, Dios mío.

(LARA) He metido el turbo, la hemos terminado y si no...

la pueden valorar, no pasa nada.

(SARAY) Es que realmente lo hemos pasado muy mal.

Nosotros no, hemos estado dando caña.

(LARA) Pero paz y amor y felicidad.

(ANASTASIA) No me sorprende que Lara haya reaccionado así,

porque es una bomba explosiva y cuando ve una chispita,

eso... a fuego eso arde enseguida.

Pero hay que pararse a pensar

Primero veamos qué ha pasado y luego sacamos conclusiones.

Es una...

situación inédita.

Pero tenemos que dar una solución. A ver, las normas

de "Maestros de la costura" son las normas.

Creo que son clarísimas y que todos las conocemos.

Eso nos lleva... Nos lleva a que el equipo verde

va directamente a la prueba de expulsión.

Así de claro.

Porque su prenda no está colocada en el maniquí.

(ISABEL) Ya sé, estamos en expulsión,

porque las normas no se pueden saltar, ni menos una así.

Bueno, es un fallo histórico.

Ahora, ojalá valoren la prenda para bien o para mal.

Al menos para aprender.

Como este programa se llama "Maestros de la costura"

y estamos aquí para enseñar,

vamos a valorar las prendas para que ellos aprendan

lo que han hecho bien, lo que han hecho mal,

y puedan corregirse en el futuro.

Pero sabiendo que van directas a la prueba de expulsión.

Que Pedro me haya escogido de jefa de taller me ha perjudicado.

No tenía ninguna gana de ser hoy jefa de taller.

Y mira cómo he acabado.

Visto yo al maniquí para remarcar

que el equipo verde no ha vestido a su maniquí.

Eras la jefa de taller, Rosa.

Y esto ha sido un desastre, Rosa.

Las dos veces que me he acercado a veros

los he visto a todos como pollos sin cabeza,

corriendo de aquí para allá, nadie sabía bien lo que tenía que hacer.

Lara, Saray, Isabel, ¿pensáis que Rosa ha sabido dirigir bien

la construcción de la cazadora? No hemos sabido plantear bien

todo el equipo, pero no me parece justo que sea culpa de Rosa.

Sí, yo soy la jefa de equipo. Y eran muchas piezas.

Allí perdimos mucho tiempo en el planteamiento de los patrones.

¿Y Lara, que está tan callada?

Yo, la verdad, estaba a la máquina, a las mangas,

que era lo que se me había dado para hacer.

No has respondido a mi pregunta.

Es que me enrollo mucho a veces. O lloro o me enrollo.

Mi pregunta era muy concreta.

¿Crees que Rosa ha ejercido bien su labor

como jefa de taller?

Eh... Sí. Sin enrollarse.

Sí, sí. ¿Sí?

Sí lo ha hecho, pero...

nosotros, digamos que igual nos hemos mareado un poco.

El problema de mi equipo hoy es que Rosa

sabe delegar las tareas, pero luego no las puede resolver,

porque se marea con tanta gente y se despista.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco y seis.

¿Quién ha puesto los botones? Yo.

¿Por qué los has puesto antes que la vista?

Porque se ha marcado así.

¿Cómo debe ser para que quede fino y elegante?

Primero tenemos que colocar la vista,

rematarla y luego colocar los botones,

porque no son botones de coser normal y corriente,

son botones de remache. Tienen que coger la vista también.

Yo, lo que no entiendo es esa manga.

No la entiendo.

Es que es imposible que les haya casado,

porque el patrón no estaba. Les falta una pieza.

No han sabido leer el patrón. Habéis hecho una manga

que no hay por dónde cogerla. No es ni "patchwork"

ni customización, es un sinsentido.

Esto para mí no es una chaqueta ni bien terminada

ni siquiera ponible.

Debe de ser incomodísima esa sisa triangular.

Aquí, una persona tiene un problema.

Isabel, el rasgar se va a acabar.

Vale. No te quiero volver a ver

descosiendo a tirones, se acabó.

Pero ¿cómo rasgas así una pieza cosida?

No entiendo qué te ha pasado.

De los 15 minutos que tenías, cinco te los has llevado.

Por favor, ¿por qué eres tan bruta?

No lo entiendo. Soy bruta.

Pues no, pues no, tienes que empezar a ser delicada.

No te quiero volver a ver descosiendo a tirones.

Vale. Es que te recuerdo, María,

que por este desgarro emocional

habéis gastado cinco pantalones.

¿Qué nos dijo Encarna? Si hubiera tenido un equipo como vosotros

a su cargo, ¿qué habría pasado? No habríamos seguido con ella.

Al pobre Mickey, ¿qué pasa? ¿Tenéis un trauma infantil

con los dibujos animados?

Destrozado.

(ISABEL) No soporto a Mickey Mouse, pero ni de pequeñita.

No me gusta Mickey Mouse.

Lo hemos puesto,

pero me he quedado más a gusto rajándolo que nadie.

El toquecito de diseño tipo esto, esto y tal,

¿quién ha sido la mente creativa en este caso?

Un poco todas.

Guau. Así ha quedado lo que ha quedado.

¿Qué os dije en una de las pruebas?

Muchas manos en la olla y arde Troya.

(SARAY) Ojú, chiquillo, qué agobio. Otra vez a la prueba de expulsión.

Bueno, no pasa nada.

Me lo tomaré con tranquilidad y como que voy a intentar

a ver si por fin me valoran.

Vamos a ver al otro equipo, el equipo naranja.

¿Estáis contentos con vuestra cazadora?

Yo me siento muy contento con el resultado

y con el equipo que he escogido. ¿Pensáis todos lo mismo?

Vamos a ver la prenda.

Creo que los canesús están también bastante acertados.

O sea, de verdad, el fuelle de la espalda con un sentido.

Está el patrón entendido,

cortado, confeccionado perfectamente.

A pesar de estas trabillas de un dedo de grandes.

Esto es un error. Lo sé, lo sé.

Porque no se puede poner el botón.

Va duro, sí. -Ha sido error mío.

Me he dado cuenta de que era demasiado gordo,

pero por el tiempo lo hemos dejado. Palomo, no olvidemos

que han tenido 15 minutos menos que el otro equipo.

Mira el detalle, Palomo.

El forrito del... Esto está divino.

El forrito del... Divino.

Está perfecto. Del bolsillo coincide

con la estampación del Mickey. De Mickey.

De la espalda.

Después de la bronca que les has echado

por coger el tejido del bolsillo, que he intuido que era para eso.

Porque estaba compartiendo, con todas las telas

que nos ha puesto Desigual a disposición,

y van y coinciden en un tejido. Me alegra que te guste

el resultado, porque estaba claro que era la mejor tela

que tenían a mano para hacer un bolsillo.

Sin duda.

El cuello también está bastante currado,

bastante más currado que el del otro equipo.

Bueno, sobre todo, creo que por la elección de tejidos

hoy habéis estado bastante finos. Lo tenía clarísimo.

Tienen... O sea, quedan bastante bonitos juntos.

Y habéis jugado bastante con mantener la filosofía de la marca,

que es a lo que hemos venido. ¿Quién ha diseñado la prenda?

He sido el encargado del diseño y conmigo lo hacía Anastasia.

Había solo dos personas. Sí, yo en la cabeza

y ella colaborando conmigo. Eso es saber organizarse.

Alejandro, vistos los resultados de la prueba anterior,

a nosotros nos ha parecido muy arriesgado

que tuvieras el valor

de autoproclamarte

tu propio jefe de tu propio taller.

Nos hemos quedado muy sorprendidos y nos esperábamos lo peor.

Gracias.

Pero, mira, tenemos que reconocer

que te ha ido bien. Me gusta arriesgar.

No, si me parece fenomenal.

En esta vida, el que no arriesga, desde luego, no consigue nada.

Creo que has hecho un buen trabajo.

A ver tus compañeros qué piensan.

Sí, hombre, creo que sí que lo ha hecho bien.

Nos ha organizado de una manera coherente.

Toni, ¿hoy no habla Toni? (TONI RÍE)

Me he sentido muy a gusto.

¿Qué tal, Anastasia? ¿Cómo te has sentido en este equipo?

Me he sentido muy bien, me he sentido acogida.

¿Te has sentido más querida? Sí, hoy sí.

Te has sentido querida. Sí, la verdad.

O sea, con ellas no te sientes querida.

A ver,

es que hemos tenido nuestros momentos,

entonces no tan querida, diría yo. (LARA) Si tengo que elegir

entre Pedro y Anastasia, elijo a Anastasia.

La verdad, igual hoy nos hubiese echado un cable,

pero bastante largo,

porque nos hemos visto enroscadas hasta arriba.

Sabéis que nos gusta siempre destacar

quién lo hace mejor

en estas pruebas, pero...

en este caso tenemos alguna duda,

porque hay dos aprendices que en esta prueba

nos han gustado muchísimo.

Sergio y Toni, habéis sido muy rápidos

y muy efectivos en vuestro trabajo.

Habéis sabido obedecer muy bien a Alejandro,

habéis sabido trabajar muy bien en equipo

y eso se refleja a la perfección en el resultado.

Así que, Sergio y Toni, enhorabuena a los dos,

porque habéis sido los mejores en esta prueba.

Nuestras felicitaciones.

Gracias.

Hay un dicho que dice: "A quien a buen árbol se arrima,

buena sombra le cobija". Él tiene paciencia

en explicarme las cosas y estoy muy cómodo.

Lo único que hago es ponerme a su lado y copiar, como en el colegio.

Felicidades, equipo naranja. Gracias.

Por ese gran trabajo. Y, equipo verde,

nos vemos en la prueba de expulsión.

Toni y yo empezamos a ser una pareja muy buena,

con lo cual que se agarren los machos los que vienen detrás.

Los aprendices salvados están a punto de entrar

para contemplar tranquilamente y desde el altillo

el final de la noche.

Sin embargo, los que cometieron un error

tendrán que afrontar una prueba

en la que se juegan su permanencia en el taller.

Que entren ya los aprendices.

¡Que me he salvado! ¡Eh!

Qué emoción, sí, por fin mi primera salvación.

Por fin.

Aprendices, bienvenidos a una nueva prueba de expulsión.

¿No os da muchísima rabia pensar

en ese momento en que se torció la prueba?

Hombre.

¿Cómo estáis? Bueno, venimos creo que todos

con fuerza, porque al final fuimos un equipo que nos queremos mucho

y trabajamos bien. Nos dimos cuenta de nuestros errores.

Venimos a demostrar todo lo que no demostramos en la prueba anterior.

(ISABEL) Pero de los errores aprendemos mucho.

Y meteremos unos cuantos más, pero la vida es así, creo también.

Y soy un poco burra, lo sé.

Pedro, ¿estás muy nervioso? Porque te veo...

Eh... Es mi primera prueba de expulsión y estoy nervioso.

¿Rosa? Yo, nerviosa también.

Ya veterana, porque, de tres, es la tercera vez que vengo.

Y, por supuesto, por la prueba de equipo,

me considero la única responsable desde el minuto 1,

elección de diseño, de materiales, y todo llegó a ser

un despropósito. (ISABEL) Rosa también lo dice

un poco para quedar bien.

Y yo creo que el equipo somos todos, al menos yo pienso así.

No creo que ella sola tenga que cargar con esa responsabilidad.

Aprendices, si estáis aquí,

no es por haber cosido mal, sino por vuestro despiste,

algo que, como veis, se paga muy caro en este taller.

Os recuerdo que ya han salido dos aprendices del taller

y que hoy va a salir otro.

No temáis a pedir el imperdible,

porque significa trabajar a cuatro manos,

que no a cuatro patas,

y puede salvaros de la expulsión.

Si la prueba tiene una dificultad que yo diga: "Madre mía,

que me da aquí algo, me da un parraque y me desmayo",

pediré el imperdible en cualquier momento, lo tengo claro.

¿Qué habéis preparado para la prueba de hoy?

Hemos preparado algo muy diferente hoy.

Os adelante que incluye pasado, presente

y complementos. (ROSA) Tocado, bolso,

va, lo que me echen, pero lo tengo que hacer bien.

(AMPARO) Me encanta.

Como veis, hay un montón de complementos y ropa vintage,

con lo que tenéis que trabajar. (ISABEL) Buf, ropa vintage,

me cuesta un poquito. Yo soy más futurista,

como voy hoy, voy de Mística, de X-Men voy. (RÍE)

Ya empezamos con los anglicismos, con el vintage, el "vintus" o...

Pues eso es ropa vieja, ropa antigua, de segunda mano.

De verdad, Caprile, tú sí estás antiguo.

Os gusta lo que viene del inglés.

Parece que si se dice en inglés es como más estupendo.

Lo que tienen que hacer, entonces,

¿es actualizar ropa de segunda mano?

No exactamente, Raquel. En esta ocasión,

queremos pedirles algo que va más allá.

Un triple salto mortal sin red

de imaginación y creatividad.

Pero antes de explicar bien la prueba,

creo que tenemos que presentar a nuestro invitado.

Sí, así podemos descubrirlo con él.

Demos un fuerte aplauso

para un maestro de la costura, Juan Duyos.

¿Qué tal? Qué ilusión verte aquí, Juan.

Por fin.

Bueno, ¿te gusta? He elegido este. Me encanta, estás brillante.

Te sienta de maravilla, hay que decirlo.

Bueno, Juan es alguien muy creativo, muy imaginativo,

muy didáctico, digamos que la moda le encontró a él.

Eras estudiante de Bellas Artes. Yo no era un chaval

de estos que visten muñecas, ni me gustaba la moda ni nada.

Pero me llevó un poco... Mi madre siempre decía

que yo ordenaba la novena por colores,

un punto friki tenía. Esa cosa del color o del orden

o de la estética. Y poco a poco derivé en esto.

Juan Duyos además es una de las primeras firmas

del diseño de moda en nuestro país.

Es supermeticuloso con la artesanía

y es del todo atemporal, son prendas que nunca pasan de moda.

La artesanía es el auténtico lujo, lo hecho despacito, con cariño,

lo mimado, o sea, mis clientas pueden esperar tranquilamente

meses en recibir un vestido. Apuesto mucho por la moda lenta,

que es una moda que me gusta, la disfruto

y hay que disfrutar haciendo las cosas bien.

Juan, aquí, lo de moda lenta...

No has venido aquí a dar ideas de moda lenta,

que se nos pierden los aprendices. (RÍE)

Bueno, has venido a asesorarlos,

a orientarlos... No riñas al invitado.

No me riñas. Es que riño a todo el mundo.

Eso va en mi naturaleza. Que me riñas, Lorenzo, es un honor.

Yo me dejo reñir. Ya está, mira qué bien.

Os vamos a enseñar qué tenéis que hacer hoy.

Este reto consiste en crear un bolso

a partir de las prendas vintage.

(PEDRO) De ropa vieja hacer un bolso es complicado,

porque un bolso requiere unas texturas,

que tenga entretela, que tenga un forro bonito,

y no sé hacer nada de eso, no sé hacerlo.

Entonces, creo que me voy a ver muy agobiado.

Para inspiraros tenéis aquí

este bolso que era en su día una camisa que os enseño ahora.

No tiene que ser como este. Este es solo la muestra.

¿Veis?

De esta camisa han ido sacando piezas para el bolso.

No hay patrones, quiere decir que debéis hacer uso

de toda vuestra imaginación.

Pero el material protagonista

debe venir de las prendas

vintage, vintage,

que tenéis en el bodegón.

Yo he hecho, como mucho, bolsitos de estos de tela

para llevarlos para el Rocío,

de estos en bombonerita.

Con un tejido facilito y poco más.

Nunca he hecho un bolso con trabillas.

Juan, ¿quieres darle algún consejo a los aprendices

para enfrentarse a esta prueba?

Al final las cosas con corazón y con estómago

son las que salen de verdad, las que salen bien

y las que salen creíbles, así que es mi recomendación.

Pero no olvidéis que un bolso es un complemento

que tiene una utilidad determinada,

que es llevar cosas y además

llevarlas de una manera organizada.

Tenéis una hora y media

para confeccionar un bolso

a partir de prendas

vintage, añejas,

como queráis llamarlas.

Este es nuestro consejo:

que bocetéis, que os planifiquéis bien,

vayáis al bodegón a coger la prenda

o las prendas que necesitéis para el bolso

y después id a la mercería

para complementar todo lo que hayáis cogido aquí.

¿Por qué? Porque en esta prueba de expulsión

solo entraréis a la mercería una vez.

Y, por supuesto, tiene que estar firmado.

Vale.

La prueba comienza en tres,

dos, uno, a coser.

(ISABEL) Esto me gusta, uy. Aquí lo estoy viendo.

Cuando hay oro, para oro vamos.

Y vi un cinturón que tenía un león

con un aro en la boca y digo: "Esto lo quiero yo".

Yo soy leo y lucho como una leona.

(ALEJANDRO) Me lo quitan de las manos.

(AMPARO) Parece el mercado.

(ROSA) Esta prueba, parece que me han preguntado.

He visto bolso, complemento y reciclado de ropa,

que tenemos en el armario y no nos ponemos.

Y digo: "¿Hola? Hace diez años que me dedico a hacer esto".

(ANASTASIA)

(AMPARO)

(ALEJANDRO)

(PEDRO) Raquel. Dime.

Quiero el imperdible de oro. Vale.

Necesitas que alguien te ayude

en estos primeros 20 minutos de la prueba.

Sí. ¿Quién es esa persona?

Amparito.

Amparito, ¿quieres ayudar a Pedro? Por supuesto.

(PEDRO) Estoy perdido, no sé por dónde empezar,

ni qué tejido escoger, ni qué coger de mercería.

Para escogerme a mí, fíjate si estarás perdido.

Son solo 20 minutos.

Aprovechadlos todos. Amparito. ¿Ya?

Sí. Vale, venga.

(ANASTASIA) Ay, cómo corre, que no se caiga, por Dios.

Es muy graciosa.

(LARA) ¿Cuál es el hilo más grueso?

Vale, la mercería, papel para el patrón, hilo.

Hilo. -Y broches.

Entretelas hay fuera. -Vale. Hilo y broche.

Cadenas, pistola de silicona. -¿Cadenas?

¿Por qué pierden tanto tiempo? No lo entiendo.

¿Cojo el broche que me dé la gana? ¿Cogemos este?

(ANASTASIA) Yo ya estaría cosiendo.

Yo creo que ya, ¿no? -Más brillo.

(AMPARO) Salte ya y empezamos a hacer cosas,

porque si no, se acaba el tiempo.

La única que corre es Amparo.

A ver, yo hago el patrón.

Hay que hacer un bolso fácil y luego decorarlo.

Y es rápido, claro que sí, algo basiquito, mono,

y luego encima purpurina, brillantina, imperdible,

brillo, brillo.

Necesito papel de patronaje.

Me lo he dejado aquí.

Isabel, tienes que salir de la mercería. No...

Era para papel. Es la segunda vez que entras.

Vale, como tenía las manos llenas. Es que si digo una vez,

es una vez.

Os pido que seáis serios con esto, porque si no...

Vale, tenía las manos llenas y no podía.

No, una vez es una vez.

Vale, pues hojas de aquí.

Tengo un bloc de notas, hago ahí mi patrón

y, bueno, problema, solución.

Os dije que planificarais

antes de correr a elegir las cosas.

Ninguno de vosotros lo ha hecho, ninguno.

Mira, yo haría... -El bolso sobre, ¿no?

El bolso sobre y le puedes poner unos triángulos aquí.

A los lados, vale. -Para que quede más estiloso.

(ANASTASIA)

Para confeccionar el bolso de la prueba

se parte de una camisa.

Se corta el patrón en tres tejidos diferentes:

la tela de la camisa, el forro y la entretela.

Las piezas se entretelan para darles rigidez.

Se unen la parte trasera y la tapa del bolso.

A esta pieza base se le cose el fondo

y a continuación se une la parte delantera.

Por último se aplica el cierre.

Se confecciona el forro en el mismo orden

y se une al bolso cosiéndolo por los bordes.

Se finaliza añadiendo los adornos y la cadena.

La verdad, creo que se han dejado cosas maravillosas.

Yo, por ejemplo, tengo el bolso

tipo saquito y hubiese puesto... Con eso.

Claro. Yo pondría la firma

en el centro del bolso en la tapeta, que se viera.

Juan, ¿qué habrías hecho? Yo, con esto, imagínate

un bolso grandote, de estos enormes.

De hecho, creo que es la pieza estrella para esta prueba.

Y se lo han dejado todo. No lo ha visto ninguno.

Se lo han dejado, sí.

Esto es el patrón del bolso. -Sí.

Lo podemos hacer aquí, que tiene la cinta esta,

porque en los delanteros de aquí, es que no te va a dar.

¿Qué le ha pasado a Saray?

(SARAY)

Tú coserías esto todo cosidito y luego le coserías el fondo,

Entonces, le das la vuelta y ya te queda bien.

¿Qué fondo?

Córtalo, que nos da tiempo, corre. -¿Nos da tiempo?

Sí.

Se le ha vuelto a partir.

(SARAY) Está bien puesta.

Se le habrá atascado algo.

De verdad, pues no...

Con la camisa que he cogido, que es una franela,

era un poquito más gordita y digo:

"Así le doy cuerpo al bolso", pero hubo un momento

en que se atascó

y se quedó un trozo de tela dentro.

Saray, a mano, a mano, Saray. -Algo le está pasando.

Por favor...

(SARAY)

No sé, se me quedó ahí. Digo: "No voy a perder tiempo

metiendo tijera ahí, aparte a ver si me cargo la máquina,

que no quiero".

Entonces digo: "Pues coso a mano".

(ALEJANDRO) Vamos, Saray.

(PEDRO) Corto otra pieza igual que esta.

-Sí, otra pieza igual. La coses así, ¿vale?

La otra igual, la coses así. A última hora le coses aquí

el triángulo.

(TONI)

(ALEJANDRO)

(ANASTASIA) Isabel ha perdido tiempo cortando patrones,

pero coserá rápido y lo podrá salvar.

Acuérdate de bordar. -Cuando te vayas, bordo

y así voy pensando qué mierda voy a hacer con mi vida.

Y la base.

Sin agujeros, por favor.

Soy inútil, de verdad. -Que no eres inútil.

Solo tienes poca idea. -Lento.

Vale.

Hola, Raquel. Amparito, aprovecha.

Quedan diez segundos del imperdible.

Uy, el tiempo. Cinco,

cuatro, tres, dos... Luego lo unes así.

Esto va a sí, y esto el forro. Tiempo.

Yo creo que la ayuda le ha servido de algo.

Eso espero, se lo he explicado y se lo he dejado preparadito.

Ya veremos si no la lía.

Ay, has corrido como la que más.

Has corrido como nunca.

A ver.

Tengo que decir que al principio me ha sorprendido

cuando Pedro ha pedido la ayuda a Amparito,

pero creo que si alguien de ahí está acostumbrado a hacer bolsos

es Amparito, porque seguramente ella tiene una tienda

donde vende complementos y haya hecho bolsos.

Entonces, fíjate que creo que la decisión

no ha sido a lo loco, realmente ha sido pensada.

Además, pedir ayuda en la vida siempre está bien.

No tener miedo a que te ayuden y te echen un cable,

eso nos viene bien a todos. Desde luego.

Le he montado los dos sobres, solo tiene que unirlos,

pero los está uniendo al revés.

Saray lo está haciendo todo a mano.

Lucharé hasta el final, hasta lo que puedo,

y voy a intentar dar todo de mí.

El problema que tiene Saray es que realmente quiere estar aquí,

no se quiere ir por nada del mundo.

Creo que está muy nerviosa, es la que veo más nerviosa.

Sí, es la que está más nerviosa.

A ver cómo coso yo esto ahora.

(ALEJANDRO) Lara está haciendo lo que se lleva mucho ahora.

Los bolsos así, carpeta, que se llevan en la mano.

(ANASTASIA) Tipo "clutch". -Sí.

Pedro, que tú puedes. Ánimo.

Pedro, te presento a Juan Duyos. ¿Qué tal?

-Hola, encantado. -Encantado. ¿Qué tal lo llevas?

Hago lo que puedo. Nunca he hecho bolsos.

He escogido esta tela así, rollo militar.

¿Esta que vemos aquí? -Sí.

Muy blandita, ¿la has entretelado? -No, le he puesto forro.

-Estás buscando un bolsito blando. -Sí, puede quedar guay.

¿Crees que te quedará algo "chic"?

No lo sé. -Igual te queda algo "punk".

(RÍEN) -Creo que más "punk" que "chic".

Creo que sí, más "punk".

Una cosa muy importante en la vida es saber pedir ayuda.

Está fenomenal y es buenísimo. -Muchas gracias.

Es cierto.

Está muy bien que hayas pedido el imperdible.

Y que algo puede salir de aquí, pero a esto le falta todavía...

No estoy seguro de cómo coser el forro.

Cóselo del revés y luego te dejas un huequito y lo forras a mano.

Vamos, creo que... Esto, tienes que ser capaz de hacerlo.

Espero y confío en que seas capaz de hacerlo.

Hombre, esto es muy básico.

Vamos a dejarlo, que si no, no pone ni el forro.

Ay, Pedro, por favor, que no se me aclara con el forro.

(ANASTASIA) Son los nervios, que se concentre.

¿Rosa qué hace? Tiene un montón de piececitas.

Uy, Rosa lo tiene muy organizado.

(ROSA) Me agobia la entretela.

La entretela no pega le ponga lo que le ponga.

Y es fundamental esa tela ponerla rígida.

Agobio, pero brutal.

Qué mal.

Esto es la bolsa.

(AMPARO) ¿Hace una riñonera?

Bueno, mira, será original, diferente.

Aprendices, en este momento se cumplen

45 minutos de la prueba.

Habéis consumido ya la mitad de vuestro tiempo

para hacer ese bolso.

¿Quién sabe? Igual a Pedro le queda precioso el bolso.

(ANASTASIA)

Hola, Saray. Hola.

¿Cómo estás? -Bueno.

-¿Qué ha pasado? -No, nada, lo hago a mano,

porque se me ha estropeado la... -No me digas.

Ajá. ¿Cómo que se te ha estropeado?

Porque tengo aquí algo, no puedo intentar sacarlo.

Lo estoy haciendo a mano entero. -Lo que quiere decir

es si se ha estropeado o te la has cargado.

No, vamos, he metido la tela para hacer un zigzag

y al principio iba bien. ¿Qué tela has metido?

Esta, le he quitado el forro. Tiene un trozo de tela metido

que se ha quedado enganchado. -Coser a mano también es un valor.

Ya, pero en este... en 90 minutos. -Hay que saber salir

de estos atolladeros. -Ya, por eso, digo, mira.

-A cada rato te pasa un contratiempo.

Antes de pararme a solucionar, prefiero hacerlo a mano y ya está.

Y termino antes.

Porque el concepto lo tenía claro. Me hice el boceto.

Si lo tienes claro y sabes coser a mano, tira.

Le tiembla todo.

Está nerviosa.

El problema lo has provocado tú. ¿Por coger el tejido?

Claro. No te ha arrastrado bien, porque es un tejido

que no arrastra bien. Lo tenías que haber previsto.

Ahí se te ha formado un gurruño,

que a lo mejor antes de empezar a coser el bolso,

tenías que haber hecho una prueba en un retal.

Escucha a Lorenzo, eso lo hacemos mucho.

O haber cambiado el punto, haber cambiado la tensión.

En fin, ya está.

Ánimo. Gracias.

Eh, ánimo. Ya está, que sí, que sí.

Venga.

Al menos no me he quedado quieta. Otro se hubiera quedado quieto.

Yo no. Yo, la verdad, en la vida me han enseñado a ser luchadora.

Otra cosa no, pero luchadora y para adelante soy más que nadie.

(ANASTASIA)

Isabel lo tiene ya, pero yo estoy preocupada

por el de allá del fondo.

No sé si me aclara el pobre.

Qué horror de bolso.

Mira a Rosa, lo tiene bastante montado.

(ANASTASIA) Rosa está haciendo un pedazo de bolso

que es para vender ya directamente.

(ROSA) Los bolos que yo hacía antes surgieron, pues,

de la comunión de mi hija, Clara, vi uno en un escaparate y decía:

"Ah, qué bonito", pero no me lo podía permitir.

Total que indagué, miraba y dije: "Voy a hacerme una réplica".

Y me hice uno, no tenía nada que ver,

pero quedó mono, resultón, y en la comunión, mis amigas:

"Qué mono, hazme uno". Regalé uno, regalé otro y digo:

"Ya no regalo más, os lo cobro".

Anastasia.

Sí.

Tengo un regalo para ti.

Ay, qué ilusión. El nuevo libro

de "Maestros de la costura" te va a encantar,

no solamente por las ideas y los patrones que trae,

sino que sirve para cualquiera, sea cual sea su nivel de costura.

Yo creo que vas a poder encontrar inspiración

y un aprendizaje de calidad

y que además vas a disfrutar un montón.

Es todo tuyo. Gracias, gracias.

Hola, Rosa.

Hola, ¿qué hay? Encantada, Juan. -¿Qué tal? Encantado.

Rosa, personalmente me encanta el estampado que has elegido.

Lo que echo de menos, fíjate, teniendo tejido

que lo hubieses hecho más grande y ya sería chiflante.

Por aprovechar el tiempo, Juan. Pues cúrrate el asa,

que sea un asa de cuentas, puedes meterlas por aquí

con los colores de esto. Y te ha quedado muy bien

el forrado por dentro, con sus dos bolsillos.

Y el bolsillo, digo, que sea doble, para el móvil y para otra cosa.

Qué pena el tamaño. Venga, termina con algo

que lo eleve. A ver si os sorprendo un poco.

(SERGIO)

(ALEJANDRO)

(ANASTASIA)

(ALEJANDRO)

(ANASTASIA)

El puñetero, maldito terciopelo. No me ha dado para dar la vuelta.

Y ahora ¿qué? ¿Tengo que rasgar? Pues rasgaré.

"I'm sorry", María.

Pero bruta yo "for ever".

Pero, bueno, voy afinando poco a poco.

Joder, tío, de verdad.

(ANASTASIA)

(AMPARO)

(ANASTASIA) Venga, Saray.

Creo que lo puede sacar, lo puedes sacar.

(LARA) Ya lo he cosido. Muy bien, muy bonito.

Y ahora, ¿cómo le doy la vuelta?

Qué pava.

Ay... Hola, Lara.

Lara, que venimos. Lara, Larita, Lara.

Hola. -A ver, ¿qué estás montando?

-Intentando hacer un bolsito.

Elegí estos tonos para ahora, para el frío.

Y quiero que sea que se pueda llevar de tarde elegante

con un abrigo, así. Con un cinturón,

le he hecho el... -La hebilla.

Y el cierre, es importante. -Y el cierre.

¿Cómo pondrás esto? Dos presillas,

lo coso y queda escondido o queda por fuera.

Le he puesto dentro un cartón para armarlo.

Lara, enséñame las uñas, flipo que puedas coser con esto.

Es verdad. Me ayudan mucho

a la hora de llegar hasta la aguja, de verdad.

"Dejarte las uñas en la máquina" es una frase mítica.

¿Sí?

Recuerda, maniquí, tiene que estar colgado.

Sí. Si me tienen que decir algo malo, que me lo digan.

Si me tienen que decir algo bueno, bienvenido sea,

pero necesito que esto

cambie mi vida.

(SERGIO)

"Hello".

¿Qué tal, cómo estás? -Bien.

A ver, quiero que me sorprendas.

Sí. ¿Qué estás haciendo?

Una riñonera. -¿Puedo decir que me gusta?

Sí, claro. Puedes decir lo que quieras.

Este concepto de trapera hiphopera, estéticamente es potente,

y el concepto riñonera... -Ya, se lleva ahora mucho.

-Chiflante. La verdad, Isabel está

muy en tendencia siempre.

Se lleva un montón. -Mucho.

Los chavales la llevan así.

Le gusta rasgar. Ya, acabo de rasgar esto.

De pasión. ¿Has vuelto a rasgar?

Un poquito esto, pero lo he hecho bien.

Esto tiene entre riñonera y boñigo, ¿vale?

Un gorro de baño. Exacto.

Está bien. Hazla muy bien,

te lo pido por favor. Y en las costuras está sucediendo algo.

Aprovecha el tiempo. Suerte.

(ISABEL) Adiós.

Ay, ay, ay, ay...

Aprendices, solo quedan cinco minutos para terminar la prueba.

(ANASTASIA)

Estoy atacada, porque veo que se me echa el tiempo encima

y no lo remato como quisiera.

(ANASTASIA) Mira, es silicona.

(AMPARO)

(ANASTASIA) Ya, qué nivel.

(ISABEL)

(AMPARO) ¡Va, Pedrito!

Madre mía, no sabe ni por dónde va el pobre.

(SERGIO) Saray, vamos.

Ay, ay, ay...

(ANASTASIA)

¿Quién? -Pedro.

(AMPARO) Espero.

(ANASTASIA)

(AMPARO) Ole.

(ALEJANDRO) Vamos, Lara, ponlo en el maniquí.

Ponlo en el maniquí ya.

(JUAN)

(ROSA) Venga.

(AMPARO) Saray, el maniquí. Pedro.

Venga, tú y yo, amigas.

Oye, mira a Saray qué mono le ha quedado

con su cadenita y todo.

(ANASTASIA) Venga, Saray, cuélgalo.

(AMPARO) Pedro, si puedes, termina en el maniquí.

Va, Pedrito.

A por todas.

Vamos.

Aprendices, ahora sí.

(TONI) Cuélgalo. Últimos retoques.

¿Cómo lo pego? Diez,

nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno

tiempo.

Menos mal que he puesto la cadena, por lo menos me va a servir

para que esté en el maniquí.

Si no, vamos, menos mal que he tenido esa idea.

Aprendices,

ahora el jurado va a pasar por cada uno de vuestros puestos,

pero antes quiero que despidamos con muchísimo cariño

porque recibimos muchos invitados, pero Juan, de verdad, ha estado

generosísimo con vosotros.

Y se merece el mejor de los aplausos.

Juan Duyos, gracias por venir a "Maestros de la costura".

Adiós, mucha suerte. -Gracias.

Y ahora sí comenzará la valoración.

Isabel, has vuelto a rasgar.

¿No tuviste suficiente en la anterior prueba?

¿O me estás retando? No te estoy retando.

Lo he hecho con la mano, ni con cuchillo ni con nada.

Y no se ha roto nada. Isabel,

el rasgar se va a acabar.

Madre mía, esto me va a costar...

Pero, bueno, hay que...

La cabra tira al monte, yo me tiro al rasgado.

Haré algo, yo qué sé.

Has escogido una tela que era un suicidio.

O hacías algo bueno con ella o cavabas tu propia tumba.

Ya. Has arriesgado

y te ha salido bien, pero tiene sus fallos.

No has conseguido la simetría, no sé qué te ha pasado

con las costuras. Está girado.

Un lado mide más que el otro. Al atarlo está girado.

No, te hablo de las costuras de la riñonera.

La riñonera.

Yo, María, tengo que decirte que la veo bastante estupenda.

Mira. En mi pueblo

no eres nadie sin una riñonera. La cuponera, que es la Oti,

tiene una negra que la tiene que renovar ya.

Le voy a proponer a ver si quiere que le dé un aire nuevo al cupón

con tu riñonera.

En Posadas nos encantan las riñoneras, de verdad.

Así que hoy te la doy por válida.

(ISABEL) Me la pondría para bailar.

Dos manos libres, una copa y, vamos, me callo.

Caprile, ¿no dices nada de Isabel? Yo no digo nada.

¿No te gustan las riñoneras? Pues no.

Al menos tiene un nombre en español.

Oh. Uy.

¿Eh? Se ha soltado.

A ver si es el diseño. Se ha soltado.

Estaba hecho con un hilo. No me ha dado tiempo a ponerlo.

A ver, sácale la cabeza y pónselo de bandolera.

Venga.

Saray, has tenido muchos problemas durante la confección del bolso.

Muchísimos. No sé si me he equivocado de tela

o no sé si no he elegido bien. Y lo que he hecho, pues nada,

digo: "Coso a mano". Eso me ha retrasado muchísimo.

No me ha dado tiempo por último a ponerle el asa.

He intentado hacer dentro...

Porque yo me considero una tía muy luchadora

y quería tirar para adelante.

Efectivamente te ha dejado menos tiempo para rematar,

como a nosotros nos gusta, el bolso.

Totalmente. Aparte de la técnica,

tenías un montón de materiales para elegir.

Y el bolso lo vemos muy plano.

No hay ningún adorno, nada que lo haga brillar,

que lo haga destacar, que lo haga apetecible.

Tenía parches ahí, pero, bueno, no me ha dado tiempo ni al asa,

los parches ni me lo he planteado. Creo que no ha sido acertado

ni la elección de material, ni el diseño,

ni al final la ejecución. Los nervios...

Ya, ya. Juegan siempre una mala pasada.

Sí, sí.

He podido hacer todo lo que he podido.

Espero que valoren que lo he hecho todo, todo, todo a mano.

Este bolso sobre, Lara, como idea está bastante bien,

una buena elección de tejido, pero...

te ha quedado al final un poco chapucerillo.

Sobre todo, con el cartón que has metido,

que se ha doblado, en lugar de los vinilos,

que para eso estaban, quizá no caíste en eso.

Al final te ha quedado un poco tabla de cortar cebolla.

Estaban tan centrada en el interior para que me quedase con el forro

y cuando lo terminé de coser, le tuve que dar la vuelta

y ahí se me fue

Una cosa de apreciar que me gusta mucho

es esa hebilla antirrobo muy bien integrada.

Y funciona, lo importante es que funciona, que al final

es un bolso que como prototipo sería algo.

Se podría comercializar en un momento dado.

Gracias, Lara. Muchas gracias a vosotros.

Ha colocado el maniquí así.

Rosa, nos encanta este bolso.

Se nota, además, que te has tomado unos minutos para bocetarlo,

para planificarlo, porque aquí hay mucho trabajo.

Nos encanta el detalle de la doble asa.

Has elegido muy bien las telas,

siempre en ese colorido que ya va siendo

característico tuyo.

Me encanta verte en las pruebas de expulsión.

Sacas lo mejor de ti. Gracias.

Lo malo es que algún día salga.

Por ponerte un defecto, que pongo a todos,

os habéis quedado un poquito a medio camino.

Porque no os arriesgáis a cosas grandes.

Claro que sí. Que impresione.

Que no os dé miedo veros tan liados con tela.

Yo, que soy muy de bolso, la verdad,

me hubiera puesto este bolso bien grandote,

todos los días, ¿eh? Esto te alegra cualquier tal.

Mira que los tres somos diferentes,

pero en esto coincidimos los tres. En este programa

caballo grande, ande o no ande.

Vale. ¿Vale.?

Quiero deciros a todos.

que es fundamental bocetar antes de empezar a coser

para entrar en la mercería con las ideas claras.

Nos parece esto tan importante

que ahora mismo acabo de tomar una decisión

para el resto de las pruebas.

Quien no bocete no va a tener nuestra valoración.

Porque seguramente nos habríamos evitado

muchos de los errores que estamos viendo

constantemente en este taller.

Como decía el maestro Balenciaga: "No nos importa que os equivoquéis

pero, por favor, que sean errores nuevos".

Me he equivocado mucho en este programa,

pero nunca de lo mismo. Porque eso sí,

tendré todo lo que tú quieras, pero soy muy obediente

y trabajadora.

¿Y los imperdibles?

¿Es que vuelve el "punk"?

Caprile, el forro se ha terminado, que es lo importante.

No digo nada. Yo no daba un duro.

Yo no digo nada.

Pedro, lo mejor que has hecho hoy

es pedir el imperdible y pedirle ayuda a Amparito.

Madre de Dios.

¿Hubieses sacado adelante el trabajo tú solo?

No, no sabía plantear el bolso. Tú, Pedro,

que eres un amante de la moda, se supone,

que tienes ahí referentes como McQueen, Versace,

te dicen de hacer un bolso y no tienes ni idea de qué hacer.

Tenía varios bolsos en la cabeza,

pero, claro, no sé cómo se pone un forro,

no sabía cómo empezar el patrón.

Y, claro, al final he tendido a la simplicidad

y luego a la fornitura. Tampoco hace falta ser

el maestro patronista para hacer un rectángulo

doblado por el medio y cosido por los bordes.

Es que eso se hace con un folio en parvulitos.

Pues sí.

Pedro, a pesar de la ayuda de Amparito,

el bolso está chapucero.

La silicona no está bien usada,

los imperdibles tapan cosas que no entiendo,

no sé cómo los has usado, no los entiendo.

Me quedo contento con que, mira, hayas escuchado lo del forro

y al final te haya quedado un bolso con forro.

Pues sí. Gracias, Pedro.

A vosotros.

Yo me dejo guiar por el destino, por el universo,

por los astros latentes en "Maestros de la costura"

y nada, que fluya todo.

Palomo, María, Caprile, supongo que necesitaréis ver

alguno de los trabajos con un poco más de tiempo y detalle.

A todos los aprendices os pido por favor

que esperéis en el probador.

Para mí quedarme una semana más es un regalo.

O sea, el estar aquí es que es tan bonito todo,

lo estoy apreciando tanto...

Aparte económicamente esto nunca me lo podría permitir.

(SERGIO)

Pues Lara, mira, tampoco me parece su mejor trabajo,

pero tampoco el peor. Es defendible.

Me hace mucha gracia. Sí, funciona.

Sí, funciona. Funciona.

Me sorprende Rosa, que al final

es de las que más visión de moda tiene.

Sí, tiene un estilo. Tiene un estilo.

Es reconocible.

Esto y el vestido de la semana pasada...

Funcionan perfectamente y es un pedazo de "look".

Tengo que decirte que...

tienes el pelo con mucho volumen hoy.

Isabel, ¿qué os parece? Muy discotequero.

Bueno, muy bien. También es lo que pedimos,

que saquen su esencia, que saque cada uno quién es de verdad.

Tengo que decir que esta riñonera me la pondría mañana mismo.

Sea lo que sea no está en mi mano.

Y nuestro amigo, Pedro...

(RÍE) Yo no digo nada. Al menos lo ha salvado.

Os recuerdo que ha tenido ayuda de Amparito.

Totalmente. El imperdible.

Si no, no habría bolso aquí.

(PEDRO) Hoy, o se va Saray o me voy yo.

Sinceramente, porque son los trabajos que están...

peor ejecutados.

Y...

probablemente me vaya yo.

Esto no es un bolso. Yo creo que realmente

hoy a Saray los nervios le han jugado una mala pasada.

La máquina, no ha sabido calcularla bien.

Se ha engurruñado, no la ha sabido sacar adelante.

No ha sabido reaccionar. No es propio de ella tampoco.

Me acuerdo mucho de mi marido,

ahora, porque lo necesito mucho ahora mismo.

Él siempre me levanta y me anima y me hace mucha falta.

Aprendices, el jurado tiene ya un veredicto.

¿Me acompañáis, por favor?

Aprendices, para ser la primera vez que os enfrentáis

a una prueba de este tipo hay trabajos que están muy bien.

La pena es que esto es una prueba de eliminación

y va a ser la despedida, sin más remedio, de uno de vosotros.

Por favor, Rosa.

Rosa, tienes que saber que debes asumir riesgos

porque poder puedes. No tengas miedo.

Podías haber hecho hoy un maxibolso, ya te lo hemos dicho,

un algo más espectacular. Creo que por ese miedo

no te la has jugado y debes aprender a jugártela

porque estamos seguros de que nos puedes sorprender aún más.

Lo haré, lo haré.

Muchas gracias. Gracias, Rosa.

Ven aquí, Rosa, conmigo.

Saray, por favor, acércate.

Saray, has estado muy nerviosa en la prueba.

Quiero pensar que es ahí donde ha estado el problema.

Y por eso está el trabajo inacabado.

Ha sido así.

De todas formas, si estás teniendo problemas,

debes aprender a ejecutar, a ver, a improvisar.

¿Sabes? No te líes con cuatro asas.

Céntrate en una y a salvar y a aligerar.

Lo importante es hacerlo lo mejor posible

en el tiempo que tienes y con lo que tienes.

No poder utilizar la máquina

me ha llevado a una tensión brutal.

O sea, yo estaba desatadita.

Yo no sabía por dónde empezar.

Eso ya me ha hecho ponerme muy nerviosa

y tener una presión en el pecho muy mala.

Lara, por favor, acércate.

Lara, con lo pasional que eres no hemos visto aquí

ni rastro de esa pasión que te caracteriza.

Es un bolso muy plano, no termina de decir nada.

No cuenta la historia

que sueles contar con tus prendas, con tu trabajo.

Estoy como un poco tensa, estoy como muy cuadriculada.

Que yo, para eso, no he sido en mi vida.

Pero sí, lo estoy notando, que estoy como...

encerrada. Creo que tenéis que ser

todos en general un poco más ambiciosos con las ideas.

Está bien resuelto.

Podrías haber ido tú con un paso más allá.

Tengo que sacar urgente,

pero urgente la purpurina que hay dentro de mí,

que hay mucha, hay mucha.

Pedro, por favor, acércate.

Pedro, has sido muy listo

pidiendo la ayuda de Amparito

y aprendiendo de lo que te ha dicho Palomo,

pero ninguna de las dos cosas garantizan un buen trabajo.

Tu bolso bandolera tiene muy poco trabajo.

Los tres pensamos que estás más pendiente de las cámaras

que de nosotros, que somos los maestros,

que te tenemos que enseñar a coser.

¿Lo has entendido?

Absolutamente.

Lo que queremos es que aprendas de costura,

porque este programa se llama "Maestros de la costura".

No se llama "Maestros de la pose".

Pedro, acércate, por favor.

Rosa, tú no debes estar aquí.

Tu trabajo hoy te ha salvado. Felicidades.

Gracias. Suerte. Puedes volver a tu sitio.

Gracias.

Voy a anunciar que otro aprendiz está salvado.

Lara, eres tú la que se salva.

Gracias. Felicidades.

(LARA) A partir de ahora,

a espabilar, porque...

creo que ya empieza a verse

las uñas al gato, como digo yo.

Y antes de que me metan un tijeretazo,

hay que espabilar, ¿eh?

Pedro,

Saray.

La cosa está entre vosotros dos. No puedo más.

De verdad, no puedo más.

Por lo tanto, el aprendiz

que no continúa

en "Maestros de la costura"

es...

Saray.

(ANASTASIA) ¿Cómo? No.

(PEDRO LLORA)

(PEDRO LLORA) -Ya, ya, aprovéchalo, tío.

Aprovéchalo, ¿eh? Aprovéchalo.

(PEDRO LLORA)

Pedro,

cambia de actitud porque no es tu momento

y escucha lo que te está diciendo Saray, que lo aproveches.

Venga, a tu sitio.

Voy a esforzarme muchísimo, no por mí, sino por Saray.

Y voy a darlo todo, ahora más que nunca.

Ahora más que nunca.

Lo siento.

Lo siento de verdad.

Ya está.

Gracias.

Has aprendido mucho, Saray. Sí, sí.

Pero me voy con pena, porque quiero mostrar mucho más.

Y tengo, de verdad que tengo mucho más por enseñar

y me hubiera gustado aunque sea una semana más,

porque cada semana ha sido un regalo.

He sido una persona... que me ha costado valorarme.

Aunque me veáis así muy tal, pero para mí ha sido muy importante.

Es que vales un montón, Saray, por eso estás aquí.

Ya, me quedo con eso y me quedo con mis compañeros.

Me voy con amigos de aquí.

De verdad que sí.

Ánimo, Saray.

(SARAY) Ya, bueno...

(ANASTASIA)

(LARA) Si fallas,

te vas, así que ya no hay

margen de error ninguno.

Muchas gracias, Lorenzo, por tus consejos.

(ISABEL) Qué pena, tío.

-Para mí ha sido... Adelante.

Muy importante que tú... Tienes mucho talento.

Ya, pero sobre todo tú. Aprender y gestionar los nervios.

Es que, de verdad, sácalo todo que lo tienes ahí.

Vale.

Nos ha encantado tenerte aquí. Gracias.

Te energía, tu forma de trabajar y todo.

Aquí no se acaba todo.

Entonces, yo ahora, que todo el mundo que esté en sus casas,

que se levante y que me busque, porque, a partir de este momento,

me pongo como una loca a trabajar y voy a sacar una colección

que os quedaréis todos con las patas colgando.

Muchas gracias. Cariño, entra, por favor.

Me voy a poner, si no te importa...

La Virgen del Rocío espero que me ayude,

que ella siempre me ayuda mucho, y para adelante.

Ante todo, tengo mucho arte.

Necesito que me dejes tu mandil, que me dejes tu acerico,

me cierres tu costurero.

Y esa máquina es para ti. La llevaré a arreglar.

Estoy encantadísima de haber colaborado con todo el mundo.

Estoy encantada y no quiero que me recuerden llorando.

Que me recuerden como soy, la típica andaluza

y con mucha alegría, que yo soy muy alegre.

Quien no me quiera comprar ropa

que se venga conmigo de juerga al Rocío.

Saray abandona el taller de "Maestros de la costura".

(AMPARO) Guapa.

Decir adiós en "Maestros de la costura"

significa que el camino continúa,

que seguimos avanzando, aprendiendo,

que seguiremos viviendo juntos nuevas aventuras.

Esta carrera no termina hasta el final,

hasta que encontremos a un aprendiz

y ese tiene que ser el mejor.

Os espero la próxima semana en este taller

porque ya sabéis que coser y cantar, todo es empezar.

Vuelve al taller de "Maestros de la costura"

Eduardo Navarrete.

(AMBAS CHILLAN)

Rossy de Palma y Loles León. Hola.

Es este paso me cantas un bolero.

# Ponte un vestido, Lady Gaga.

Cambio de aprendices. Anastasia, corre.

Que te caes. -Que te caes.

¡Vamos, Anastasia! -Hemos robado lo que hemos podido.

¿Nunca habéis tocado unos pechos?

Tiramos esto, me tumbo aquí y me haces un masaje.

La que estás liando, Lorenzo.

Vamos a fusionar joyería y complementos.

Eres la mujer más tozuda que me he cruzado en los últimos años.

(AMPARO) Uy, un pellizco.

Caprile, te veo muy sexi.

Eso, no me digas cosas, que eres muy guapo

y me pones nervioso.

Sois como los cangrejos, vamos andando para atrás.

Un fuerte aplauso para Tolentino Hash.

¿Podría ser el primer programa que salen dos aprendices?

Maestros de la costura 2 - Programa 3

03 feb 2019

La semifinalista de la primera edición del talent de costura y diseño de moda demostrará que con poco dinero y mucho ingenio se pueden hacer cosas sorprendentes. Además, Alejandro Palomo participará en el reto. En Barcelona, la firma Desigual les enseñará su filosofía de vida. Los aprendices reproducirán una de sus icónicas cazadoras vaqueras utilizando la técnica del 'patchwork'. En la última prueba de la noche, crearán bolsos a partir de prendas 'vintage'. El diseñador de moda Juan Duyos les asesorará en este reto.

Contenido disponible hasta el 30 de junio de 2019.

ver más sobre "Maestros de la costura 2 - Programa 3" ver menos sobre "Maestros de la costura 2 - Programa 3"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 167 programas de Maestros de la costura 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. ogoulet

    Hola me encanta el programa, lo veo desde la temporada pasada, si tendría que poner un pero sería que la primera temporada fue muy corta pero la disfrute mucho, espero muchas más, los felicito. Omar desde Cuba.

    16 feb 2019
  2. Ana María

    Cómo dice ni tocaya Ana, este programa es el 2.

    12 feb 2019
  3. Jesus

    Con este show se demuestra que Espana sabe hacer buenos programas de television. Entretenido, divertido y ademas se aprende mucho . A pesar de ser extenso no aburre. Solo senalar algo . Tanto en lá primera temporada como ahora en lá segunda se hace predecible quien va saliendo creo que es mejor lá incógnita o las sorpresas. En esta temporada Pedro no debio entrar es el peor concursante que ya paso por ahi. Le quito un Puesto a alguien mejor ..............por eso propongo un programa de audiciones. Gracias

    10 feb 2019
  4. Eliécer

    Muy interesante y entretenido ví el 1 y ahora la versión 2. Se aprende mucho. Felicidades sigan así. Eliécer Panamá

    05 feb 2019
  5. Jorge Glez. I.

    Excelente programa, sigan adelante, un fuerte abrazo desde México.

    05 feb 2019
  6. Carmen J. Núñez

    Excelente programa. Me encantan todos. Regularmente veo ¿Project runway ¿ pero su programa es completamente diferente. Vi la primera temporada y estoy muy contenta que hicieron el dos. Espero que continúe su programa. Mucho éxito. Carmen J. Núñez desde Puerto Rico.

    05 feb 2019
  7. Ana

    Este es el programa 2!!

    04 feb 2019