www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4954371
Para todos los públicos Maestros de la costura 2 - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

Que pasen ya los 12 aprendices

candidatos a maestros de la costura.

A ver qué les parece esto. Guau.

Sybilla. Vamos a pedir a los aprendices.

que repliquen uno de tus vestidos más emblemáticos.

¿Qué ha pasado, Alba?

Es que tengo la cabeza totalmente, o sea, ardiendo.

No puedo. Quiero dar mi enhorabuena

al ganador: Isabel.

Bienvenidos a la sede del Ballet Nacional de España.

¿Crees que estás cortando bien? La he cagado.

Anastasia se equivocó tres veces con la misma prenda

y luego lo volvió a coser mal.

-¡Adiós! -Lo has cosido al revés.

El equipo ganador es el equipo naranja.

Queremos algo creativo.

Podéis elegir cualquier elemento de los que tenéis en la mesa.

La aprendiza que no continúa

en "Maestros de la costura" es...

Alba.

(Zaz, "La vie en rose")

Empezamos la segunda semana de "Maestros de la costura"

después de tres pruebas intensas cargadas de emociones fuertes

y esto solo acaba de empezar.

Esta noche nos esperan desafíos que van

desde un repaso a la historia de la moda en nuestro país

hasta la customización de prendas de trabajo.

Todos son retos en los que los aprendices aprenderán,

pero también tendrán que trabajar muy duro.

Que pasen ya a nuestro taller.

(ROSA) Esta segunda semana me enfrento un poco más tranquila.

Ya veo más o menos por dónde vamos andando,

lo que se nos pide, y muy contenta.

Sigo igual de contenta e igual de encantada.

(ROSA) Uy, reglas, hoy nos van a hacer medir.

-Anda.

Esto significa que vamos a hacer patrones.

Qué mona va Raquel, ¿verdad?

(SARAY SUSURRA) Ya lo he visto, guapísima.

Bienvenidos, aprendices.

La última vez que nos vimos

estábamos despidiendo a Alba.

Creo que todos venís con un objeto que la recuerda.

En el puesto donde trabaja ella vende pines.

Nos dio a escoger un pin que nos identificara a nosotros

y hemos decidido ponérnoslo, pues...

en honor a ella. ¿Lo lleváis todos?

-Sí. (LARA) Había varios.

La verdad, el primero que he elegido era un delfín por David.

Pero luego no he podido evitar

coger uno que era la mitad de dos corazones

y tengo un corazón yo y otro, mi amiga.

(RÍE) Estamos comprometidas aquí, en la costura.

Hemos hecho mucha conexión y es que nos miramos

y ya sabemos... -De qué va la cosa.

Si la estamos cagando o estamos... -Triunfando.

Triunfando.

Aprendices, queremos encargaros algo

muy especial, muy sensual,

que a lo mejor es más propio de "50 sombras de Grey"

que de un programa de costura. (ISABEL) ¿Latigazos?

Señor de Grey.

Más de uno aquí un latigazo sí se merece,

pero no va por ahí. (VARIOS RÍEN)

Hoy vamos a trabajar la sensualidad y la seducción.

Toni, ¿qué es para ti la seducción?

Insinuar, resaltar las cosas buenas que tienes de... tu físico

y esconder un poco las que no tienes tan buenas, supongo.

Es como un aperitivo para lo que va a venir.

Yo llevaba toda la vida con mi novia.

Me casé, me separé y se me abrió un mundo.

Tampoco voy a contar aquí mis experiencias,

pero nueve de cada diez me recomiendan.

Amparito. Para mí, la seducción

es una sonrisa, es una mirada, porque cuando llegas al tema,

te desnudas y ya no miras muchas veces lo que hay.

(VARIOS RÍEN)

Por ejemplo, en este momento

¿estás intentando seducirnos? Por supuesto.

Caprile, llevo días soñando contigo.

(VARIOS SUSPICACES) Uy...

Tela.

¿Han sido sueños o pesadillas, Amparito?

No, soñaba que me felicitabas, así que a ver si es verdad.

Está en tus manos, Amparito.

Si tú quieres seducirme,

lo tienes que lograr con prendas magníficamente bien hechas.

Yo lo voy a intentar.

Esta semana vengo con la mejor actitud.

Quiero trabajar y no ser el número 12.

A mí me encantaría que Caprile me felicitara.

Me haría tanta ilusión...

Aprendices, tened en cuenta que en costura

la seducción tiene que ser algo muy sutil.

El secreto está siempre en insinuar,

en sacar toda la belleza,

pero sin perder de vista la comodidad.

Como tú, Raquel, que estás guapísima

y superseductora con este vestido espectacular rosa.

Es de Jorge Acuña y creo que en este tema de la seducción

en mi opinión,

también porque a mí ya me toca más cubrirme que destaparme,

creo que a veces algo muy cubierto

también puede ser muy muy seductor.

El traje que luce hoy Raquel

es un claro ejemplo de lo que estamos hablando.

Enseña algo, lo justo,

pero gracias a su corte y al tejido

tiene este juego de seducción

que le permite distintas posiciones

y que le permite jugar con las formas.

Ella, al moverse, insinúa.

Oh, qué bonito.

(ANASTASIA) Es que hace tiempo que no seduzco a nadie,

porque yo ya estoy pillada. (RÍE)

Creo recordar que... que se me da bien.

Sí, porque las rubias, pues, tenemos facilidad.

Si una imagen vale más que mil palabras,

ni os cuento lo que vale una imagen en movimiento.

Y si ya son 11 imágenes

en movimiento... No puede ser.

Os pedimos que no perdáis detalle.

(Música)

Ay, ya verás. -Guau.

-Uy, qué bonito.

Uf, madre.

-Ay, es un kimono.

Me encanta. -Qué guapa.

-Me encanta el momento kimono.

Uy, Toni está...

-Quiero uno, por favor, qué barbaridad.

-Qué chulo. Ay, mira.

Qué guay.

-Qué bonito. Mira, de encaje. Todo es encaje.

Bata de terciopelo.

(LUCAS) Rosa lo va a petar.

Nunca he estado en un desfile. Me he emocionado un poco,

ojalá pudiera hacer esto con mis prendas algún día.

Estas modelos llevan un conjunto de camisón y bata

diferente cada una.

Son dos prendas que representan perfectamente

las dos cosas de que hablábamos, es comodidad y seducción.

Como estaréis suponiendo, tenéis que hacer

un camisón y una bata.

Y además hemos decidido añadir una pequeña dificultad.

En esta prueba vais a hacer

vuestro primer encargo a medida.

A medida de estas modelos.

Madre mía.

Ojo, estas prendas son simplemente una inspiración

para que podáis ver las maravillas

que podéis realizar en esta prueba.

Guay, uf, hay que medir.

Antes de nada, aprendices, os voy a explicar

cómo se toman las medidas. Imagino que sabréis tomarlas,

pero por si acaso.

(ANASTASIA) Toma nota. Diana, por favor.

Las medidas para trabajar son: talle delantero,

alto pecho, que una vez cogéis el talle delantero

podéis coger alto pecho,

hombro,

contorno pecho,

el encuentro...

De pezón a pezón.

Talle espalda,

ancho espalda,

cintura,

y cadera.

Aunque yo no esté apuntando las medidas,

vosotros debéis hacerlo para que le quede como un guante.

Entendido.

En la mercería tenéis los patrones necesarios

para poder luego adaptarlos al cuerpo

de cada una de vuestras modelos.

Raquel, ¿te importa si voy un momento

a mirar las telas tan maravillosas que tenemos para la prueba?

No, claro. Yo también quiero ir.

Bueno, id los tres ya, ¿no? Si vais los dos...

Venga.

(PEDRO) Ya estamos con el secretismo.

Se dan los tres a charrar y no me entero de nada.

Bueno, bueno. Hay cosas muy bonitas, ¿eh?

Hay encajes bonitos. El terciopelo es bonito también.

El terciopelo me encanta.

Yo, de hecho, sería a lo que me tiraría.

Yo también, aunque es difícil de coser.

No des pistas.

Hay medidas que no hacen falta para una prenda así.

Ya lo sé, ya. -Mira, como mucho mide...

El encuentro, olvídate, bueno, haz lo que veas,

pero el talle delantero, la cintura y la cadera.

Para mí este es un tejido trampa, María,

porque este es un bordado sobre organza muy rígido, un rebrodé.

Es verdad. Y esto, en fin...

Lo que les puede pasar es que pueden contar con una caída

y con un tal... No, esto queda así.

Y les quedará tieso. El encuentro del pecho

es de pezón a pezón, ¿no? -Sí.

El encuentro de pecho.

¿Ya tienes fichada la que te gusta? Yo también.

Absolutamente. A ver si no coincidimos,

porque la otra vez, mira, en la expulsión no coincidimos en telas.

Si no, me da igual cambiar. -Yo tengo dos opciones.

Pero sé los colores que me apetecen.

Esperemos que sepan también ya qué tejidos elegir.

A ver si nos sorprenden para bien.

(AMPARO) Me imagino un camisón como supertransparente,

con su encajito,

con un batincito que da un poco de calor, como de terciopelito.

Claro, según en qué época igual me cago de frío.

La verdad es que es una suerte poder confeccionar

prendas tan exquisitas y tan delicadas

y más con los tejidos que hemos seleccionado,

porque hay cosas preciosas. ¿Qué harías?

Empezaría por una bata así, muy regia

y con mucha caída

y luego, pues, debajo un camisón

con entolado.

En fin, un conjunto de bata y camisón

que podría pasar por un traje de noche,

lucirlo en cualquier alfombra roja.

Pues dale, hazlo, si es lo que te apetece,

Me muero de ganas de ver

qué tipo de camisón puede salir de tu cabeza y de tus manos.

A ver, no tengo modelo.

Bueno, estoy yo aquí, ¿eh? Bueno, lo mismo.

Y yo. (RÍE)

Como las medidas de Raquel casi coinciden con las del maniquí

pues lo mismo... Ay, que lo va a hacer.

Me apetece mucho verte coser.

Me encanta la idea. Esta prueba la voy a disfrutar.

Lorenzo Caprile entra a formar parte de la prueba en el taller.

Adelante.

(PEDRO) Me cago vivo.

O sea, ese hombre haciendo en el mismo tiempo que yo

con el mismo material, la misma prueba,

y ver su resultado con lo que yo voy a hacer,

a ver lo que me sale a mí...

Me da algo, me da algo, me da algo.

Tenéis que confeccionar dos prendas:

camisón y bata.

Tenéis que utilizar los patrones

que están en la mercería, pero que podéis transformar.

Vale. Y durante toda la prueba

tendréis oportunidad de probar lo que estáis haciendo

de uno en uno.

(ANASTASIA) Vale.

Ahora voy a pedir a las modelos, por favor,

que se coloquen en vuestros puestos de trabajo

para que podáis tomar esas medidas. Adelante.

(TONI) Para mí este tipo de prenda es complicado.

Pero sí he visto muchas, entonces más o menos tengo idea

de cómo coger mención de hacer.

¿Te llamas?

Toni, encantado.

Eres muy alta, te quedará todo bien.

¿Te llamas? -Eva.

Eva. Sergio.

¿Estás nerviosa? -No, ¿tú?

No, yo tampoco. Vamos a pasarlo bien.

Aprendices, para confeccionar

la bata y el camisón, contáis con...

Dos horas, por lo menos, ¿no?

120 minutos. (ANASTASIA) ¡Vale!

(PEDRO) Poco lo veo. Y el tiempo comienza en tres,

dos, uno, a coser.

(ANASTASIA) Venga, vamos allá.

-Pasando por el pecho hasta la cinturita son 38.

(ROSA) 26 de aquí a aquí, vale. -¿Me doy la vuelta?

Sí. -¿Ya? Su madre.

¿Ya ha medido la tía? -83.

Si queréis saber cómo confeccionan a medida nuestros aprendices,

lo que se cuece en este taller y mil cosas más,

nada mejor que las redes sociales.

Estamos en @MaestrosCostura.

Búscanos e interactúa con nosotros.

(AMPARO) ¿Esta o esta? Esta me la llevo, esta 100%.

(PEDRO) Amparito, ¿cuál coges al final?

-Esta, porque Isabel ha cogido la otra, así que esta.

(TOI) Perdona, ¿eh? -Nada.

-Es la primera vez que cojo medidas.

A ver, el hecho de tomar medidas y eso,

yo soy fisio y estoy acostumbrado a trabajar con gente semidesnuda

o desnuda, pero no sé por qué me he puesto nervioso

al cogerle las medidas a la modelo.

(LARA) Nena. (ISABEL) Eh.

Amiga. -Venga, ya estoy cortando.

(AMBAS RÍEN)

"Vendetta".

Es la uve de victoria,

"vendetta", nos gusta la palabra,

y vedet. -Y vedet.

-Para hacer una coreografía contigo.

-Ya vendrán más coreografías.

Ahora mismo, concentración.

La prueba de hoy consiste

en confeccionar un conjunto lencero de camisón y bata.

Los patrones base son muy sencillos,

pero hay que tener en cuenta el corte al bies del camisón.

En lencería,

la unión de las piezas se hace con costura francesa,

que esconde los deshilachados haciendo los acabados más pulidos.

El camisón se remata con tirantes y adornos de encaje.

La confección de la bata es muy sencilla.

Se unen los delanteros y la espalda

por los costados y los hombros y después se incorporan las mangas.

(SARAY) Esta tela me recuerda a mi traje de novia.

Entonces, cuando la he visto me ha emocionado muchísimo.

Me gusta el blanco porque da sensación de pureza,

no sé, me da buen rollo.

(TONI) Es la primera vez que hago una prenda de este tipo.

Idea tengo, pero no sé si será la adecuada.

Voy mucho por instinto. Soy de escuchar mucho.

Y luego, pues, depende de...

Si es una mujer a quien le gusta el rock, vamos a un concierto.

Si es más romántica y le gustan las puestas de sol,

me la llevo a ver una puesta de sol.

Me gusta hacer reír a la mujer.

Una vez la hago reír, ya lo tengo todo ganado.

(SERGIO) Para mí, un camisón, una bata, es algo seductor, ¿cómo no?

A mí me gusta ser seducido de muchas maneras, pero...

Vamos, las dejo para mi mujer y para mí, ¿o qué?

(ANASTASIA) Dale caña, Amparo. ¿Tienes la tela que querías?

No es la que quería, pero he cambiado de opinión.

Bueno, dale caña igual. (ROSA) ¿Terciopelo?

Terciopelo tengo. Me lo voy a hacer como si me fuera a casar.

Aunque ya veremos, no me quiere nadie...

Yo sí te quiero, Amparo. -Ah, vale.

Tu otra mami, tu mami andaluza. Me llaman "la mami"

Lucas, Amparito, todos, echan de menos a su madre,

igual que yo a mis niñas, entonces se junta el hambre

con las ganas de comer.

Dentro de nada, de mami paso a ser abuela,

me ponen más vieja, con lo joven y lo bien que estoy.

Estoy divina.

Qué difícil es elegir bien un tejido.

¿Qué os parece lo que ha elegido Saray?

Bueno... El satén me parece bien,

es una tela que he trabajado bastante, además,

y justo en eso, en batas, en cosas así como que tienen este estilo

medio Hollywood, años 40, años 30, Marlene Dietrich,

esta bata de casa de plumas, me parece bien.

A pesar de que tiene una buena tela,

lo ha cortado a la contra en vez de al hilo.

Que tendría más bien que haber sido al bies.

Sergio ha vuelto a entrar en la mercería.

Creo que Sergio anda un poco perdido.

Es todo lo contrario que Rosa. Creo que Rosa lo tiene muy claro.

Creo que ha cogido muy buenos tejidos.

Ha cogido un terciopelo y un satén, la combinación perfecta.

Creo que nos va a dar una muy buena prueba.

Lo mismo que ha cogido Caprile, ¿no? Un satén y un terciopelo.

Se han ido a lo clásico,

que en una prueba así funciona perfectamente

y es tener cero riesgo.

Isabel, sin embargo, ha ido a su personalidad.

Personalidad. Su carácter.

Los colores nada más lo dicen todo.

Estoy segura de que Isabel se ha hecho lencería más de una vez.

¿Os gusta lo que ha cogido Pedro?

La combinación me ha extrañado en él.

Un lila y un encaje blanco. Sí.

Me asusta que Pedro no es muy bueno técnicamente

y esas gasas son muy difíciles de trabajar.

(LARA) ¿Alguien sabe cómo se enhebra esto? Se ha salido el hilo.

No sé cómo se enhebra.

Joder con las telitas.

(LARA) No vengáis todos, no me agobiéis.

Madre mía...

Espera que ya lo... -No, pásalo por aquí primero.

-Venga, tú ve, cariño, gracias. Madre mía...

Toma ya.

Eh... Yo... Ya se está bordando la última.

(SARAY) ¡Voy, voy!

(LARA) Madre mía.

Este queda guapísimo.

Sí, mejor.

Lara, qué guapa estás hasta cuando estás estresada.

¿Cómo lo haces? ¿Qué maquillaje usas?

No, no puedo decir marcas. -Ah, amiga.

Si apenas uso "makeup".

El camisón va a ser con un poco de vuelo abajo.

Estoy modificando el patrón

para que tenga un poco más de aspecto de "baby doll".

Yo suelo ser de prendas muy seductoras, muy sexis.

Vamos, mi sello de identidad un poquito también,

así que no es un campo desconocido para mí.

(LUCAS) Tengo pensado hacer un camisón de terciopelo negro

y con estos estampados florales haré la bata.

Pienso que cuanto más insinúes, más gusta.

Es como lo intento hacer.

A mí me seducen invitándome a cosas caras.

Una blusa de Versace, unos zapatos de Gucci.

Me encantan los zapatos de Gucci. Yo no suelo seducir.

Me da pereza, prefiero comer, comer es más fácil.

-Ay, Pedro, hijo, que la Virgen del Rocío nos ayude.

Sé que nos va a ayudar, Pedro, verás.

Ahora, Caprile nos pone verdes. -No sé ni coger unas tijeras.

Que estoy nervioso perdido.

Soy creyente de la Virgen del Rocío, claro.

De otras vírgenes no tanto, pero de la Virgen del Rocío sobre todo.

Esta noche nos vamos de fiesta. -Sí.

Con el camisón puesto nos vamos de fiesta esta noche.

Hombre.

(ALEJANDRO) Me tiemblan las manos.

Vale, ya, quítatelo.

Si estuviera aquí Caprile, nos contaría que se llama camisón

porque al principio era como una camisa grande, ¿no?

Que caía hasta los pies. Exacto.

Una cosa como esta, creo, de hecho.

Como esta que traigo yo hoy, como más grandona y con más...

Y luego se veía siempre el puñito y el cuellito por debajo de todo.

Y las calidades que tenían esas prendas.

Los algodones, las sedas, el satén...

O sea, la verdad, han sido siempre auténticas joyas.

(ROSA) ¿Está probando alguien a la modelo?

No. -Voy para allá.

Te voy a probar la bata, no te quites eso.

A la vista, que te quede así, tu lazo. Venga, perfecto.

-¿Sí? -Ahora vengo con el camisón.

Palomo, ¿cómo duermes? Duermo con...

¿Sabéis lo que son esos calzoncillos largos?

Estás bromeando. No.

Es como una especie de calzoncillo de canalé

largo blanco con su camiseta blanca a juego.

¿Como los vaqueros del Oeste? La ropa que se ponen los militares

debajo de todo el cacharro. Pero ¿porque calienta,

porque te gusta o por qué? Porque lo vi monísimo, la verdad.

Vamos a ver a Caprile.

Caprile, te veo muy tranquilo. Yo estaba...

La verdad es que desde aquí te olvidas.

Está uno así, metido en su tal

y quieres que te quede precioso, dar ejemplo a los chicos.

Tú debes de ser de dormir con pijama y bata, ¿no?

No. De lo serio que eres.

No, yo duermo en pelotas.

Pensé que te costaría más decirlo. ¿Siempre, de toda la vida?

Desde que era chiquitín. Mi madre me regañaba,

que tenía que usar el pijama y tal y esas cosas,

pero no, me da mucho calor. Caprile, ¿qué vas a hacer?

¿Qué tejidos has cogido? Mira, he elegido...

Ay, el bocetillo estaba por aquí. A ver el boceto de Caprile.

Guau. Qué bonito.

Me estoy esforzando mucho.

Es un modelo que hacemos en el taller,

todo cortado al bies, que es por lo que me estoy entreteniendo,

porque el patrón es sencillo, lo complicado es coser el bies.

Y la bata no necesita ni patrón.

Es un modelo que hago mucho en teatro,

porque es muy sencillo de hacer.

Mira, es así, dibujando tardo menos.

Pero es muy resultón.

Una especie de caftán, pero he elegido este terciopelo

Qué bonito. Qué bonito color.

Son los mismos tonos. La bata, si te queda amplia,

me la quedo. Oye, si hay que pegarse

por un Caprile, nos pegamos todas, ¿eh?

Mira, estoy cortando fatal, me ponéis nervioso

y mira qué trasquilones. Hazlo muy bien, ¿eh?

Claro que sí.

Dejadme tranquilo, es mi prueba, mi camisón y mi bata.

Me daban ganas de...

tirarles una tijera a la cabeza y que se fueran ya.

¿Alguien está probando? -No.

Vale. (ANASTASIA) Dale caña.

¿Eso es de novia? -Más o menos.

-¿Cómo vas, Larita? -Bien, ¿tú?

Bien. -Yo voy por arriba.

Si no llego a la parte de abajo, que no salga desnuda.

-Te quedará precioso, ya lo verás.

(ANASTASIA) No importa cómo empieces, sino cómo acabes.

Venga, Anastasia.

(LARA) Yo creo que esto es indistinto.

Ay, Dios mío, me va a dar un ataque al corazón.

Aprendices, atentos,

porque ya habéis consumido

la mitad del tiempo de la prueba.

¡Ah! -No.

Lleváis 60 minutos cosiendo, os quedan otros 60.

Y solo veo a Lara ya probando a la modelo.

(ANASTASIA) Ay, poco tiempo... (AMPARO) No he cortado la bata.

Yo tampoco.

(LARA) Total, te pongo una bolsa de basura y quedas guapa.

Gracias, mi amor.

Me muero.

¡Modelo!

-Ay, Dios, es que el encaje...

es muy delicado.

Agárrate aquí un momento.

Uy, eso me ha quedado regular. Ya, quítatelo. He de arreglarlo.

(PEDRO) Laura, vale. Es muy rollo saco papas,

pero tú te mueves con estilo, ¿vale?

Esto tiene mucha gracia. Póntelo encima.

Tú no tires mucho. Fantasía máxima. Ay, me encanta.

Uy, el cuello está horroroso.

Tranquila, no te lo corto. Ahí.

Venga, ya está. -¿Ya?

Qué guapa mi modelo.

Vamos a ver a Saray.

Hola, ¿qué tal? Hola.

Mira, aquí estoy intentándole coser un pequeño vivito,

para darle un poco de brillo. Para tapar el sobrehilado, ¿no?

No nos engañes. Sí, lo estoy probando.

Si tienes este escote, o redondeas en bonito

o haces más pico o algo, pero así hay una cosa entre...

¿Qué idea tenías de cortarlo? Lo quería cortar a la contra.

¿Por qué? Para que tenga más cuerpo, ¿no?

Quizá, más... Los camisones,

queremos que se adapten al cuerpo. Ya.

Y que sean cómodos. Al contrario

de lo que nos estás explicando. La idea de la contra

es muy mala idea.

Lo bonito aquí sería un bies, precisamente,

que hiciera un poco de "stretch". Este tipo de prenda,

lo bonito es que se adapte. ¿Esto queréis verlo o no?

Lo hemos visto un poco al pasar. Es una bata...

Póntela un momento. Cuidado con los bajos,

porque me da la sensación de que se te van para dentro.

Saray, ahora que te veo así vestida,

y lo has mencionado tú hablando de la noche de bodas,

fuiste vestida de Vicky Martín Berrocal.

Sí. Ah, ¿de novia?

Y además me emociona hablar de ello,

¿De tu boda o de Vicky? Sí,

porque me casé hace poquito y fue un día muy bonito.

¿Cómo ibas? Cuéntanos. Mira, aquí tengo una fotito.

Ay, qué guapa, Saray. Gracias.

Era el mayor sueño de mi vida. Espectacular.

Gracias. Cuando lo vea Vicky, se muere.

Ojalá me vea.

Para mí, Vicky es la mejor diseñadora de toda España,

bueno, de todo el mundo.

Me ha emocionado muchísimo.

-Oye, no me está quedando feo.

Ha quedado bastante mono.

Luego haré el escotito

A ver, que con estas máquinas modernas no me aclaro mucho.

(AMPARO) Gracias. -¿Ya has acabado?

-Sí. -Vale, mi chica, prepárate.

Ahí quieta, tú quieta ahí. Te tengo que entallar bien.

Si no, me van a reñir. Tengo que hacer una pinza aquí

y otra aquí, porque tengo que entallarte.

Sergio. ¿Qué pasa?

¿Qué tal? ¿Qué tal?

Un poco retrasadillo voy.

No tiene mala pinta esto. No.

Al principio no he entendido bien lo que cogías, pero ahora...

Me sorprendes. Como he entrado el último,

me quedaba esta gasilla y se transparenta mogollón,

entonces, lo que no quería era que se viera...

Un camisón puede tener esa parte de insinuar que hemos dicho.

Sí, prefiero que la modelo no se sienta incómoda,

que vaya cómoda.

Esta forma la veo un poco "unflattering",

poco favorecedora. Sí.

Hace una forma un poquito más... Sensual.

Sensual. Me recuerda a mi abuela, la verdad.

A tu mujer no le has hecho jamás una prenda así.

¿A mi mujer una prenda de estas? No, Dios me libre.

Uy, no, no, no.

A mí, mi mujer, ya sabes cómo son,

alguna vez me ha dicho que le haga algo,

pero la respuesta es clara y evidente.

Hago lo que sea, trabajo un poco más cargando y descargando

y te la compras.

(ANASTASIA) Ya voy a hacer el kimono a toda pastilla.

Pero no te...

¡Ah! Máquina.

Que te has atascado y eso no me gusta.

(AMPARO) Y yo siempre coso con telas tiesas.

Es un tejido muy delicado.

De hecho, como soy pobre, estos tejidos no los gasto mucho.

Solo gasto los tejidos de oferta.

Hola, Amparito. Buenas.

"Holi". Pues aquí estoy,

haciendo un camisoncito la mar de mono.

Mira, he hecho costurita francesa.

Anda, mira. Anda.

Bueno, francesa... Francesa...

Bueno, cari... De 2,5 centímetros en doble.

Un poquito basto, ¿no?, para un... Esto, de costura francesa

tiene lo que yo de polaca, o sea que...

A ver, la historia es que es como yo me lo haría si me casara.

Aunque al paso que voy creo que no me caso.

¿Por qué? Cuando una es un poco diferente,

es difícil encontrar a alguien que te quiera tal cual eres.

¿No tienes pareja? No.

Error total lo que acabas de decir.

¿Sí? Porque hay gente para todos.

Siempre hay un roto para un descosido.

Todos somos diferentes. No sé.

Y no nos ha faltado nunca. Enséñanos la bata.

La bata no la he empezado.

Pues mal vamos. Pero, Amparo...

No me ha dado tiempo. Ahora estoy en ello.

Creo que me será complicado encontrar quien me quiera

para casarme, porque soy más rara que un perro verde.

Es verdad que mis anteriores novios eran prototipo Albert Ribera,

y es como así, un chico de bien, tal y cual,

y estoy harta, me apetece algo más alternativo.

(PEDRO) ¿Has empezado la bata? -Sí, ya está hecha.

Le doy con esto y la termino. -¿La has hecho con encaje?

Sí. -Tía, te voy a copiar, lo siento.

Porque es que no tengo...

Es que mi tela se corta tan mal... Para mí, Saray ahora mismo

es mis manos y mis pies, porque no solo es un soporte técnico,

es un soporte emocional.

El hecho de verla a ella tranquila haciendo la prueba

me tranquiliza. Se lo agradeceré eternamente a Saray, de verdad.

¿Ya has hecho todo? ¿Qué te queda? -El vestido hecho,

me falta el kimono. -Joder.

¿Cómo vas? -Mal.

(LARA) Escucha lo que te digo. Esto va a ir al borde

de tu "suje", ¿vale?

No es más arriba, porque si lo subo, te hace bolsa.

(ANASTARIA) Córtate.

Como esto es lo que a mí me toca, queda media hora de prueba.

30 minutos.

No... (PEDRO) ¿Cómo que media hora?

La gestión del tiempo es fundamental.

No llegáis.

(PEDRO) No he empezado el kimono. ¿Qué hago con mi vida?

Me veo apuradísimo y no llego.

No puedo. (RÍE) ¿Esto qué es?

Amparito, no te pongas nerviosa, que la estás liando.

Sí, me gusta.

Me gusta mucho. Mira lo de Lucas.

Oye, como tiene ese terciopelo, esa caidita, ya le da vida.

No lo ha hecho ninguno y tiene su gracia.

No le pasa lo que a Saray, que eso es una cosa tiesa

que no entiendo la explicación que me quería dar.

Amparito es una tomadura de pelo absoluta.

Una costura francesa... Eso era un sándwich de mortadela.

Un sándwich de mortadela, cuatro capas de pan de molde

con bien de chóped, porque vamos...

Sí. La costura francesa al final se queda en medio centímetro.

Hay que hacer la primera, coser derecho con derecho,

cortar el sobrante, luego darle la vuelta

para que te quede muy poca tela dentro

y al final te quede una costura muy pulida, ¿no?

Es la mínima expresión. Las prendas de lujo

suelen venir así. Una buena camisa suele venir así terminada.

Y en su época, toda la ropa de cama iba con costuras francesas.

Son los acabados de las prendas delicadas.

(ISABEL) Voy fatal. Y me falta aún hacer todo el kimono.

Madre mía. Vale, ya, quítalo.

Angelina, ¿lo probamos del revés?

Por si te tengo que coger pinzas o algo. O lo remato.

(ANASTASIA) Venga, máquina. Ayúdame.

Sí, muy bien.

Perdona, ¿eh? -Nada, no te preocupes.

Soy un poco torpe, lo siento.

Si me da tiempo, haré alguna cosa más, pero no sé si me dará.

Vale, está perfecto.

Genial. -¿Guay?

Muchas gracias.

Rosa, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal?

Tiene buena pinta lo que tienes ahí puesto.

Creo que no está mal. Corte recto, ¿no?

Sí, sí, rectito, para que el frunce quede bien.

No os ha dado a ninguno por cortar al bies, ¿eh?

Es una asignatura pendiente que tengo.

Me encanta cómo queda puesto,

pero las costuras siempre me volean un poquito.

He ido más a lo seguro.

¿Y el lacito rosa? El lazo es porque digo:

"Si me da tiempo a ponerle algún adorno, bien; si no...".

Con lo bonita que tiene la caída eso es pobre.

O le pones un buen lazo o eso no dice...

Resta. Vale.

Gracias.

Lo menos sexi yo. En mi vida he tenido un camisón lencero.

He estado casada, separada.

La relación que tengo ahora es la ideal,

el noviazgo eterno, él en su casa y yo, en la mía.

Eso es la relación perfecta.

¿Bien el largo? ¿Es guay? Vale.

Venga, venga, venga.

A lo mejor es hortera, pero, bueno, yo lo intento.

Lo he cosido al revés, por hablar. A ver, levanta un poco.

Oh, qué chulo, me gusta, vale.

(ANASTASIA) Reza, por favor, que me dé tiempo.

Esta mierda, tendré que remallar o algo así,

porque si no, quedará hecha un culo.

Aprendices, diez minutos para terminar la prueba.

(PEDRO) Corazón de melón, ¿dónde estás?

Venga, a ver este saco de patatas cómo te queda.

A ver, sácate el pelo.

-¿Ya, Pedro? -No, se lo estoy probando.

Parece una modelo de Victoria's Secret, por favor.

Pedro, no te recrees, termina ya.

Venga, arreglo este cuello de Cristo. Muchas gracias.

-Carolina, venga.

-Eva, prepárate que voy.

Ay, perfecto. Pues creo que ya no te lo vas a quitar.

¿Sabes?

Vale, prepárate, mi chica, que voy a probarte.

¡Yo también! (LARA) Luego de Saray, yo.

(ANASTASIA) Si no hay nadie, prepárate, voy después.

-Ahora te busco, ¿vale?

Yo voy.

Por favor, que entre, yo tiro. Es elástico, así que... Vale, vale.

Bien, bien.

(AMPARAO) Por favor, daos prisa, porque si no...

Quiero ponérselo a mi modelo ya. ¿Quién va?

(AMPARO) Va, que faltamos más. Hasta que no os vayáis,

no podemos ir, así que vestidla rápido, sacadla como sea

y aquí la retocáis.

Empiezan las prisas y estoy viendo desastres.

No han planificado bien la prueba.

Como siempre han esperado al último momento.

Ahora, en diez minutos, deben pasar todos por el probador

de uno en uno y vestir a la modelo.

¿Quién está? -Sergio, después voy yo

y después va no sé quién. (ROSA) Después, yo.

No, después de ti voy yo. -Lara, yo iba antes.

-Yo ya estoy. -Por favor,

lleváis una hora con una.

Ya está, ya he terminado. -Ahora va Sergio.

-Ahora es cuando la liamos. -Madre mía.

(ISABEL) ¿Quién va después? (ROSA) Lara y yo.

Vas detrás de mí, Isabel. Pedro, ¿qué te queda?

-A mí no, está Sergio todavía.

Venga, ya me toca a mí, Sergio ha terminado.

Venga, vámonos.

A ver cuál es el derecho ahora, me voy a acordar yo.

Vamos al maniquí, cariño. -Te voy a ribetear

una cosa de esta en el cuello, en plan conceptual.

Luego digo que es de inspiración Balenciaga.

¿Habéis acabado ya? (LUCAS) Ya estoy.

(PEDRO) Ya he terminado. Venga, vente por aquí.

Chicos, no se juzga nada que no esté en la modelo.

(AMPARO) La gente va muy lenta. (LUCAS) ¿Puedo probar?

Rosa, ¿quién va detrás? -Lara, después Saray.

Después... No, mentira, Isabel. (AMPARO) Voy detrás de Isabel.

(LARA) Al final todas van detrás de todas,

pero delante de mí se han sumado ya siete.

-Lara, yo ya. -¿Sí?

-Lo que pasa es que hemos alterado el orden.

(LARA) Isabel, avísame. -Sí.

Yo ya estoy.

Oh, hala. Guau.

Madre mía. Bueno, bueno.

Qué bueno. Qué bonito, Caprile.

(PEDRO) Caprile, increíble.

Increíble, o sea, de presión máxima.

(AMPARO) ¿No hay nadie? Vale, la mía, la mía.

(LUCAS) ¿Vas tú? Voy después de ti.

Dale rápido, por favor. -Sí, tranquilo.

Hala, qué maravilla. Es precioso.

Al menos alguien ha usado un bies.

Aquí he hecho este juego de pliegues.

Es lo que te gusta a ti. A mí, sí.

Marca de la casa. Se pasa mal, ¿eh?

Sobre todo cuando empieza a cantar tiempos Raquel,

y te faltan esos detallines que vas dejando para el final.

Habrá sido un mal rato, pero ha merecido la pena,

porque qué cosa más bonita.

No sé si conquistaré a Caprile,

pero Caprile a mí me ha conquistado.

Yo quiero ese camisón.

Si es que parece Escarlata O'Hara nada más levantarse.

(LARA) ¡Guapi!

Ven.

Vale, espérate, ahora está fatal esto.

Voy a hacerlo a mano un poco.

(LARA) Sí, sí, sí.

Perdona, perdona.

-¿Y mi modelo? (PEDRO) El pelo, adelante,

adelante, adelante, a lo Pantoja, en la cara.

(SARAY) Ahora voy yo, Al, ¿eh? -Ya, me espero aquí.

Joder, qué duro va esto.

Venga, vamos. -¿Quién va detrás de ti?

-Nadie, no sé. -Date prisa, porfa.

Sí, sí. Aprendices,

queda un minuto para terminar la prueba.

Venga, tía, corre. -Ya lo sé, ven.

¿Quién no tiene a su modelo? (TONI) Yo.

Venga, corre. Corre, que es un minuto.

No, tiene que terminar Alejandro, tiene que terminar.

Dale. Tiene que terminar.

Voy. Vente, Toni, corre. Toni, venga, corre.

Venga, Toni, corre. Vamos, vamos, que se acaba.

Te sacas el cinturón, ¿vale?

Vaya chapucilla...

-Ya, vamos.

Y el tiempo termina en cinco, cuatro,

tres, dos, uno, todos junto al maniquí.

El cuello ha quedado fatal. Buf, madre mía.

Por favor, os pido a todas las modelos

que volváis ya vestidas al probador.

Ahora os iremos llamando para la valoración.

Y a vosotros, que vengáis conmigo y nos coloquemos

para poder valorar vuestro trabajo.

(SARAY) Estoy contenta con mi camisón

y, sobre todo, con mi kimono, porque me ha quedado monísimo.

Estoy encantada con las prendas que he hecho.

Por dentro están preciosas.

Aprendices, ahora el jurado va a valorar vuestros trabajos.

Vamos a empezar por Rosa.

A mi modelo le queda bien, porque he acoplado

y adaptado el patrón del camisón a la medida de la modelo.

La bata es un kimono que es suelto,

pero también lo he rectificado un poquito.

¿Te puedes dar la vuelta? Perdón.

Déjatelo caer de los hombros nada más.

El detalle de la espalda, bueno, es un cambio al patrón,

le da un toque original,

un toque distinto al resto de tus compañeros.

La verdad, bien resuelto, porque al final

le queda bastante mono por delante.

Sobre todo, las telas superbién escogidas.

Tiene mucha coherencia, los colores.

El "trim", la pasamanería burdeos con el beis, me encanta.

Nos has hecho caso, le has quitado el lacito

y te has liberado de tanto exceso

y al final te ha quedado un conjunto monísimo.

Sobre todo, lo que me gustaría resaltar

es la actitud maravillosa con la que has trabajado hoy, la verdad.

Estoy disfrutando mucho. Para mí no es trabajo, es un placer.

Exactamente. Gracias, Palomo.

Es el turno de Saray. Por favor.

Que pase su modelo.

Las modelos son divinas, además con la altura que tiene.

Al lado de ella, fíjate, soy un poni.

Saray, cuéntanos tu "look". ¿Qué has hecho?

Pues nada, he elegido este encaje porque me parecía superfino

y superelegante.

Y quería hacer una representación de una novia,

pero a la vez su escote bien marcado

y que fuera un poco explosiva.

Voy a decir una cosa muy clara para ti y para el resto.

Es una falta de educación

cuando se prueba a una persona de carne y hueso

dejar los alfileres puestos.

Cualquier clienta que se lleve un vestido con alfileres

no lo quiere.

Si por mí fuese,

no valoraría tu trabajo.

Perdón.

Has tomado las medidas fatal,

porque ese escote desbocado no tiene mucho sentido.

Has cortado a la contra

y no has sido capaz de explicarnos el por qué.

Justamente en una prenda, un camisón, donde queremos

que siente fenomenal, que se adapte al cuerpo,

necesitamos ese pelín de "stretch" que nos da el bies

para que entre y se adapte. Lo que decías no tenía sentido.

Gracias, Saray.

El jurado valorará ahora el trabajo de Alejandro.

Por favor, que pase su modelo.

A ver, Alejandro, explícame un poco

tu creación. Si os fijáis,

me gusta siempre una pieza lisa

y combinarla con algo estampado.

Entonces, la base es más sencilla, negra,

y luego el kimono, que le da un toque más japonés.

A mí me gustaría saber, Alejandro,

si hay algún trauma infantil, algo oscuro

que explique estas costuras en el centro que nos haces siempre.

Mi idea es crear ropa unisex.

A lo mejor meto cosas de hombre en la mujer...

Ah, porque una costura en el centro es algo de hombre.

No. No sé, me viene hacerlo así.

Una costura, si la pones en el centro,

tiene que tener algún sentido. Significado.

¿De acuerdo? Porque si no, lo único que hace

es ensuciar, tienes más riesgo de equivocarte

a la hora de cortar, a la hora de coser.

El kimono me parece que está fenomenal.

El tejido está muy bien elegido.

Has hecho una transformación muy graciosa.

Pero, vamos, el camisoncillo no tiene por dónde cogerlo.

Te salva que has elegido bien los tejidos

y la combinación es muy bonita.

Pero no está compensado lo gracioso que es el kimono

con la chapucería del camisón.

Caprile ha sido un poco durillo.

Si no le gusta el conjunto, no me va a decir que está perfecto.

Bueno, al menos hemos dado un pasito.

Te toca a ti, Isabel.

(LARA) Creo que la prenda de ella es más seductora que la mía.

Cuando pones un leopardo...

Se lía parda. -Claro.

Isabel, cuéntanos tu "look".

Quería jugar con el satén de debajo,

como es muy agradable al cuerpo

y poner fuera una gasa ligera con poco encaje.

He cambiado el patronaje, le he puesto más vuelo,

más tipo "baby doll". Eres una de las pocas

que se ha atrevido a cambiar el patrón.

La verdad, eso es de agradecer.

Además, eres la única

que ha cortado la falda del camisón al bies.

Cosa que ninguno habéis hecho.

Es verdad que el escote se te ha ido un poco,

hay un poco ahí de desequilibrio del uno al otro,

pero en definitiva está bastante bien.

Vale, gracias.

Isabel, y en general un poco a todos,

¿alguien ha marcado un centro?

En la espalda. -Yo, en la espalda,

delante tenía el centro...

Sí, el tuyo mejor no mencionarlo.

La costura, los patrones, son planos, son ejes.

Es imposible que una prenda os salga bien

si no los centráis, los ancláis a unos ejes

que tienen que estar definidos en el tejido.

Y un error muy común es lo que le ha pasado a Isabel,

que está el escote, el adorno del encaje,

totalmente torcido.

Sí.

Adelante la modelo de Lara, por favor.

Amiga.

(AMPARO) Lara, te ha quedado precioso.

El lazo es una divinidad.

Cuéntanos, Lara, qué has hecho.

La inspiración viene un poco por...

varios pedidos que siempre me hace mi marido,

en plan: "Me gustaría que algún día

me hagas un 'showcito', ¿no?". Entonces,

No quiero llegar a eso de que puedas salir a la calle,

pero que a la vez sea un camisoncito

para llegar a casa directamente a la cama.

A ver, la idea del vestido me parece bastante elegante.

El largo está bien, has alterado un poco el patrón,

pero no sé cómo tú

eres capaz de hacer un bies con una cinta de raso,

esto no es un bies, lo sabes. Ya lo sé, se me ha ido.

Luego has gastado mucho tiempo en hacer el lazo doble

y las mangas, aquí muy bien la alteración del patrón.

Eres de las pocas que ha hecho algo así, interesante.

No está mal, pero de ti esperamos ya un nivel más elevado.

¿Puedes darte la vuelta?

¿Crees, Lara, que con este modelazo seducirías a tu marido?

No, yo a mi marido no lo voy a seducir con un raso.

Directamente con transparencias y sin ellas también.

Sin ellas. Te digo sinceramente

que mi marido no miraría las costuras.

Vamos a ver ahora el resultado del trabajo de Sergio.

(ANASTASIA) Qué bonitos colores. (AMPARO) Ha quedado muy bonito.

Te ha quedado muy bien.

-El estampado es muy chulo. -Y lo ha cuadrado muy bonito.

-Que es lo más difícil.

A ver, Sergio,

explícame qué has hecho.

He ido un poquito... A ciegas.

Bastante a ciegas. Es la primera vez que toco

estos tejidos y la verdad es...

¿Es la primera vez que tocas este tipo de prenda?

De tejidos sí. ¿Sí?

Bueno, no sé... (RÍE)

Qué mala leche.

Además de tener interés por lo que cubren estas prendas

también tendrás interés en las prendas en sí mismas.

A ver, Sergio,

el batín no está mal.

La verdad, es uno de los tejidos que a mí más me gustaban,

sinceramente.

Pero, bueno, lo que es el remate deja un poquito que desear.

Y el camisoncillo es muy feo.

Es como de... de abuelilla.

Pero es una abuelilla sexi. No se te da mal coser, Sergio.

Pero es fundamental que te cultives un poco,

que veas alguna revista de moda.

Las semanas que estás por aquí con nosotros,

espero que sean muchas,

que te vayas refinando un poquito.

Es el turno de Toni. Adelante su modelo.

(TONI) Menos mal que es guapa, si no...

Le queda muy aseado.

Cuéntanos un poquito, Toni.

La verdad, quería hacer muchas cosas, pero...

no me ha dado tiempo a hacer nada.

Y he ido a entregar una prenda.

A ver, has sido el único

que ha intentado hacer una alteración real del patrón.

Le has quitado el escote, le has puesto cuello a la caja,

pero ¿qué cuello a la caja?

Luego, explícame el misterio de estas dos pinzas aquí.

¿Qué vienen a contar. ¿Cuál es la historia detrás de...?

Me he puesto nervioso cuando le cogía las pinzas

y al final he dicho: "Se las cojo aquí y ya".

Pero esto es...

¿Por qué te pones nervioso? Soy fisioterapeuta

y trabajo con mujeres semidesnudas, pero, no sé,

me he puesto nervioso. (RÍE)

Y he dicho: "Aquí", se lo he cogido aquí y ya está.

Te pone nervioso la modelo. Ve acostumbrándote, ¿eh?

Te lo digo en serio. Es la primera vez

que cojo medidas a una chica. -Me lo ha dicho.

-Y era como que... Tengo las manos muy grandes

y es que no quiero tampoco tocar donde no deba.

¿Qué te da miedo realmente? Tocar no, pero, bueno...

No sé, me estoy metiendo en un jardín que...

Es igual. (ISABEL) Se le ha ido la pinza.

Y esta cinta aquí... Eso ha sido un despropósito.

Te iba a decir que me ha parecido bastante original.

No, quería arreglarlo bien, pero el acabado es malo.

Quería darle unos pespuntes.

Pero he tardado una hora en hacer esto

y me quedaba la mitad del tiempo para hacer lo otro.

No he podido hacer más. La intención detrás de todo esto,

no me parece mal, me parece el más moderno.

Pero está claro que la modelo te ha puesto demasiado nervioso

y definitivamente te ha salid

una cosa bastante mediocre.

(TONI) He tenido la suerte de estar con mujeres extraordinarias,

con grandes mujeres,

tanto por fuera, físicamente, como por dentro.

Me atrae mucho la inteligencia en la mujer,

que sean autosuficientes. Eso me pone mucho.

Amparito.

Adelante.

(ISABEL) El tejido es monísimo.

(AMPARO) Estoy con un miedito de los jueces que me muero.

No quiero ser la última otra vez.

La prenda no está terminada, ni una ni la otra.

¿Por qué me pones esa cara? ¿No querías que bajase yo?

No, no, me daba igual, porque...

El resultado es el mismo.

Cuéntame, ¿qué has hecho? Se me ha comido el tiempo.

Además, hoy me quería esforzar un montón,

para que me felicitarais, que era mi objetivo de hoy.

He querido hacer algo como si me fuera a casar, lo que me pondría.

Es lo que he hecho, pero sin terminar.

Si un día te casases, ¿te pondrías esto?

Bien cosido, sí. Es el estilo que a mí me gustaría en estos tonos.

¿Lo abro? Sí, sí.

¿No te da pena jugar con nuestros sentimientos?

¿Con los de Palomo y con los míos?

Porque lo que tú llamas "costura francesa"

a mí me parece un sándwich doble con tres pisos de chóped.

Y tengo que decir que tú no cortas, tú muerdes.

No entiendo esos cortes.

Amparito, me tienes... Lo siento.

Tienes cosas en tu cabeza que te gustan,

que tienes tu estilo propio, que eso está muy bien,

lo valoro mucho, pero eres desastrosa.

De verdad, aprende a cortar. Vale.

Claro. (ISABEL RÍE) Qué fuerte.

María va a valorar el trabajo de Anastasia.

Que pase la modelo.

Es guapísima.

Cuéntanos un poco tu "look". La verdad,

me he imaginado en mi casa y voy cómoda.

Como ella es rubita, yo también, he pensado: "Le sentará bien

creo que igual que a mí" y quería lucirla,

pero a la vez que se sintiera cómoda.

De ahí, el resultado, aunque no es perfecto.

Pero esa es la idea.

La verdad es que has hecho un escote muy bonito.

Has arriesgado, la intención es bonita.

Pero el vestido no está perfectamente ejecutado.

Las medidas de pecho se te han ido,

pero realmente está bastante bien.

La espalda es muy bonita.

Es uno, diríamos, de los más sensuales,

que era un poco la intención de esta prueba.

Gracias, Anastasia. Gracias.

En general estoy contenta, pero no del todo.

Porque me gusta pulir detallitos.

Se me ha quedado la segunda prenda un poco a medio gas

y eso no me convence.

Pedro, queremos

escucharte y ver lo que has hecho.

A ver, Pedro, explícame un poco esto qué es.

Pues un conjunto sin terminar.

Lo de sin terminar lo veo.

Explícame el conjunto.

Yo, la referencia de costura que tengo en casa ha sido mi abuela.

Mi abuela tenía una máquina de pedal, rollo "supervintage".

¿Cómo se llamaba tu abuela? Se llama, se llama.

Se llama. Cristobalina.

¿Crees que tu abuela estaría orgullosa?

Mi abuela ve esto y me pega un cuchillazo.

Ah, menos mal.

Esto está muy mal, Pedro. Está horroroso, ya.

Lo bonito es el hombro, Caprile, atrévete.

Que es inspiración Balenciaga. Sí, eso lo he oído yo por ahí.

Déjanos ver esas mangas. No, no, no.

Me niego, Balenciaga no.

El escote, ¿es asimétrico o no es asimétrico?

Semiasimétrico. Un nuevo concepto.

Es un nuevo concepto que ya llevaré a pasarelas.

Para disimular el Cristo que le he hecho aquí,

le he puesto un "choker" maravilloso.

Un "choker", ah.

Yo te ruego que me hables en castellano, Pedro.

No sé cómo se dice en español. Una gargantilla.

Una gargantilla que disimulaba el horror de cuello,

pero se le ha subido.

Laura está guapísima, yo la veo feliz.

(MUCHOS RÍEN)

¿Qué hacemos con esto, Pedro?

Me río, pero no es para reírse, lo siento.

Me río por no llorar, Pedro.

Bueno, de pañuelo de lágrimas. Pañuelo de lágrimas, sí.

Esto, Pedro, está muy mal.

Yo, sinceramente, espero que a tu abuela, Cristobalina,

le haya salido un plan con las amigas estupendo esta noche,

y no nos esté viendo.

Abuela, no tienes nada que ver en esto, la culpa es mía.

El encaje lo he cosido yo y punto.

Adelante la modelo de Lucas. Dios.

Me gusta cómo queda el contraste del kimono con el terciopelo.

Estoy contento con mi trabajo, la verdad.

Cuéntame la finura que has puesto en este traje.

Finura no veo mucha, pero me ha gustado el tono que he escogido,

el negro de terciopelo, porque me parece muy sensual.

Y me gusta el contraste que tiene el kimono con el...

¿Cómo se dice? Sí, que las telas

Las telas es lo único que has hecho bien.

Escogerlas bien, contrastan bien, el fondo negro.

El terciopelito no está mal con esto más clarito por encima,

que tiene negros, "okay".

Sinceramente, Lucas, te digo que estoy a punto

de tirar la toalla contigo.

Desde el primer día estamos ahí encima erre que erre,

pero esto da pena verlo. Ya.

Si me explicas tú a mí este remante, por ejemplo, ¿qué es?

O esto o esta sisa. ¿No ves que esto aquí

es tela sobrante que queda horrible?

Y encima con el tajo de la tijera, que no hay un vivo,

ni está terminado, ni un pespunte para dentro.

Aquí lo mismo, esto ¿qué aporta?

O tú empiezas a poner de tu parte o esto

esto vuelve a ser tu peor trabajo.

(LUCAS) No sé seducir. Estoy empanadísimo de la vida.

Estoy en mi trabajo, estoy en mis ilustraciones

y de ahí no salgo. De verdad, estoy empanado.

Nos queremos llevar a la salita los modelos de Pedro,

de Lucas,

Saray,

Amparito,

Rosa

y Anastasia. A ver qué deciden.

Adelante.

(PEDRO) He sido el que peor lo ha hecho.

No hay ningún compañero que lo haya hecho peor que yo.

Tú ¿qué? Tu Cristobalina. Qué gracioso eres.

Me meo contigo, tío.

Ya, pero lo que hay es lo que hay. -A ver qué pasa.

Soy todo lo gracioso que quieras, pero...

Necesitas más tiempo para terminar, harías una monada.

Bueno, yo no aguantaba más, no veía el momento

de ver el Balenciaga de cerca. Mejor no verlo.

Yo ya he tenido bastante. Si hay que aprender de él y todo.

Sí, claro. ¿Cómo ha dicho, el cuello?

Semi... Semiasimétrico.

Semiasimétrico.

No te preocupes, el puesto malo lo tengo yo.

No, eso me da igual. Me jode que no puedo enseñar nada

para que conste que coso bien. -Ya, a mí me pasa igual.

-Qué mierda. -Me da rabia.

Aquí no he entendido la costura tortilla francesa,

aquí cabe de todo. Es que además

ha jugado con nuestros sentimientos.

Creíamos que era cierto. Una costura francesa

y nosotros: "Anda, mira, qué bien, por fin".

No te agobies, porque si te agobias...

Anastasia, es una mierda detrás de otra.

Me sale muy mal.

Y eso deprime mucho, ¿sabes?

Tengo que decir que el tema de Lucas es preocupante.

Esto es un auténtico... El pobre pone interés

Mamarracho. Pero pone interés.

Caprile, es una vergüenza de pieza.

Te vas a quedar segunda otra vez. -Ay, mejor.

Así no soy capitana, es que capitana yo...

Muy difícil, muy difícil.

Me ha encantado el de Anastasia. Ese escote es muy bonito,

las cosas como son. La verdad es que podría ser

un vestido perfectamente. Un vestido de cóctel.

Perfectamente.

Tú serás la primera. -Si no te dan el número 1,

no lo entiendo. -No, seguro que sí.

El de Rosa está muy bonito, pero no arriesga.

Yo lo veo mono y, bueno, el mejor terminado, para mi gusto.

Este es el único que medio puedes ir a una tienda

y encontrártelo. Es verdad.

A la que veo despistada y no sé qué le pasa es a Saray.

Pensaba que Saray sabía más.

Yo cero que lo tenemos claro.

Yo creo que sí. Sí.

No sé qué me van a decir, pero que no sean tan duros.

El otro día terminé llorando y yo no lloro jamás.

Si habéis regresado, entiendo que tenéis un veredicto.

Lo tenemos.

Lucas, ¿en qué puesto crees que has quedado?

Creo que en el 11.

No estás del todo desencaminado, pero hoy estas en el puesto 9.

No eres el último, pero casi el último.

Yo voy a dar el número 10, que es el penúltimo.

Y es para ti, Amparito.

Queremos costura profesional.

Bueno, al menos ya no soy la última.

Para mí, lo más complicado es jugar con el tiempo.

Quieres dedicarle cariño y no puedes.

¿Quién de vosotros cree que ha quedado

en el puesto número 11?

Venga, con valentía.

Pedro.

Ponte las pilas.

Tienes que estar al nivel del resto de tus compañeros.

En el fondo me lo esperaba, he hecho un traje que es un Cristo.

En el segundo puesto

tenemos hoy a...

Anastasia.

Muy bien, Anastasia, has jugado mucho con el patrón,

has cambiado el diseño original del camisón

y al final todo, el conjunto te ha quedado muy bonito.

Gracias.

A mí me toca anunciar quién ha sido el mejor de la prueba.

Anda. Mira.

De verdad, es un placer reconocer a la mejor aprendiz

y disfrutar de sus confecciones.

Enhorabuena, Rosa. Muchas gracias.

He quedado la mejor en la prueba de lencería

sin tener ni idea y sin tener un camisón lencero en mi casa.

Me ha gustado esta prueba.

Igual cambio el pijama de franela por lencería.

Seguro que a Juan le encanta.

Llevamos muchos años ya y sin lencería.

Y lo sigo conquistando. Cuando me ponga lencería, imagínate.

Es verdad que una prueba como esta nos ayuda a intimar

y nos relaja,

pero recordad que vamos hacia una durísima prueba por equipos

y de esa, a la prueba de expulsión.

Seguimos compitiendo.

Para esta prueba por equipos nos trasladamos a Barcelona,

una ciudad históricamente ligada a la vanguardia

y a la industria textil

que ha sabido aprovechar la innovación creativa

como herramienta de transformación social.

Barcelona es contemporánea e innovadora

y un punto de partida

para todos aquellos que, como nuestros aprendices,

quieran hacer del diseño su forma de vida.

Aprendices, bienvenidos a un espacio pionero en nuestro país,

el Disseny Hub Barcelona.

Bajo esta arquitectura singular

se encuentra el centro multifuncional

que más impulsa el desarrollo del sector del diseño a nivel mundial.

Aquí se encuentran instituciones del fomento del diseño,

tan importantes como Barcelona Centro de Diseño,

como la asociación de Fomento de las Artes y el Diseño,

y uno de los museos más valorados

por los visitantes de la ciudad condal,

que es el Museo de Diseño de Barcelona.

Aprendices, dentro del museo del diseño

os espera una de las colecciones del traje y la indumentaria

más importantes y grandes de España.

Os digo que vais a flipar, yo lo conozco y es alucinante.

Alucinad, pero tomando nota mental de todo lo que veáis,

porque os avanzo que en esta prueba

haremos un merecido homenaje

a uno de los creadores de nuestro país

presente en la exposición.

Pedro, ¿crees que podrás controlar tus nervios?

Yo creo que sí. ¿Crees que sí?

Hoy vengo tranquilo, he tomado valeriana

antes de venir. Ah, bueno.

Vengo tranquilísimo.

María me mete caña, Palomo me mete caña,

Caprile me mete caña.

No sé qué les pasa conmigo. O los encanto o los fascino

o realmente es que me odian. Quiero pensar que no.

Como os ha dicho Palomo, lo que hay ahí dentro

es absolutamente impresionante. Aprovechad y tomad buena nota.

Disfrutad de la visita. Por ahí, por favor.

(LARA) Maravilloso.

Tu mundo. -Vamos, mi mundo, vamos.

Estoy flipando.

Aquel es muy Madonna. -Sí, sí, total.

Mira este con los pechos de pico. Yo una vez lo intenté,

pero me quedaron las tetas bizcas.

(ISABEL) Pedro Rodríguez, Balenciaga.

Este me pega. -Monísimo.

(LARA) Me muero.

(SARAY) Me ha encantado venir a Barcelona.

La verdad, yo viajar no he viajado mucho.

Entonces, el simple hecho de venir para acá me encanta.

Y encima venir a un museo como este, que es una maravilla.

Estoy fascinada, vamos.

Aprendices, estamos aquí porque vamos a hacer

un homenaje a un gran maestro, un genio, el magistral

Pedro Rodríguez.

Para mí en concreto es el maestro con mayúsculas.

Ha sido uno de los grandes genios de la alta costura,

no solo en España, sino a nivel mundial.

Pero no solo se dedicó a la alta costura.

Pedro Rodríguez también se enfrentó a trabajos,

digamos, de más alto vuelo.

Por ejemplo, los primerísimos uniformes de Iberia.

Pedro, ¿sabes quién es Pedro Rodríguez?

No, no lo he estudiado. Empezamos bien.

Pues deberías saberlo, porque Pedro

era un gran amigo de tu mencionadísimo

Cristóbal Balenciaga.

Me entristece muchísimo,

por no decir me avergüenza,

que en un concurso de moda y costura como es este

que no sepáis reconocer el trabajo

de grandes creadores de la moda en España.

Es que me parece... No voy a decir la palabrota.

Él consiguió vestir a las mujeres más elegantes

y más importantes del planeta, como Audrey Hepburn,

Elizabeth Taylor, Ava Gardner.

También ha vestido hoy a Raquel.

Gracias a la colección López Trabado

que hoy me ha permitido llevarlo tenéis esta joya

que para mí es una grandísima responsabilidad.

Lo cuidaremos todos, ¿verdad? Claro.

(SARAY) Cuando he visto a Raquel con ese vestidazo,

con ese brillo, que me ha iluminado la cara del brillo que tiene,

y con ese tipo, me entran ganas de decir: "Me voy a estudiar

una carrera de presentadora para que me pongan

y me acicalen como a ella".

Rosa, un paso adelante.

Tú fuiste la primera en el "ranking" de la prueba anterior,

por lo tanto serás jefa de taller. No os voy a decepcionar.

Eso esperamos. Lo haré mejor,

porque esta semana no quiero ir a la prueba de expulsión.

¿Y sabrá dar órdenes

Anastasia?

Tú serás, por ser la segunda clasificada en el "ranking",

la segunda jefa de taller.

Ay, me da muchísimo respeto la prueba de equipos

por la experiencia pasada, sobre todo,

y porque nunca he sido jefa de equipo.

Hay una primera vez para todo.

Iréis eligiendo a los miembros de vuestros equipos

de forma alternativa.

Será Rosa la primera en elegir por ser la primera clasificada

en la prueba anterior.

Primero a Isabel.

Me compenetro bien con ella

y pienso que es correcta y ordenada en su forma de coser.

Gracias.

Anastasia.

Sergio. Cose muy bien, va a ser muy positivo para el equipo.

Rosa, continúa.

Alejandro.

Anastasia.

Eh... Voy a coger a Saray.

Sigamos con esa composición, Rosa.

Lara, Lara es muy completa en todo.

Es aplicada, corta, cose, todo, y la quiero tener conmigo.

Volvéis a estar juntas en un equipo.

¿Crees que es bueno o malo?

(LARA) Ya tenemos una pequeña experiencia

en trabajar juntas, entonces imagino

que no cometeremos los mismos horrores.

Ah, muy bien. Eso esperamos, Lara.

Es el turno de Anastasia.

Voy a elegir a Toni.

¿Qué te parece la decisión de Anastasia?

Bien, me entiendo muy bien con Sergio.

Nos entendemos a la maravilla.

Tenemos a Lucas, tenemos a Amparito y tenemos a Pedro.

¿Quién quieres que trabaje en tu equipo?

Amparito. ¿Por qué?

Cose bien, en lo que falla es en dosificar su tiempo.

No sabe dosificar nada, se pone a hablar y...

Exacto, ya la mandaré callar. No sé si es más difícil

mandar callar a Amparito que reproducir un Pedro Rodríguez.

Nos quedan Lucas y Pedro.

Quiero darle el voto de confianza a Lucas

porque se esfuerza muchísimo y esa actitud me encanta.

Puede venirnos muy bien.

Tenemos dos equipos igualados en número de aprendices

y tenemos a Pedro.

Estar en la última posición es un fastidio que flipas.

A nadie le gusta estar así, pero es lo que me ha tocado,

el nivel que hay es alto

y debo asumir las consecuencias de mi último trabajo.

Hemos visto muchos casos de genios en la historia

por los que nadie dio un duro en un principio.

Van Gogh, yo mismo...

Hombre, tú mismo...

En este caso vamos a darte un empujoncillo.

Te vamos a ofrecer un pequeño privilegio.

Qué interesante. Puedes elegir el equipo

en el que quieres trabajar. Qué marrón.

Creo que me voy con Rosa.

Hay una frase que dice: "Más es menos, menos es más".

En esta ocasión,

más puede llegar a ser menos. Intentaremos controlar

para que caigan las manos justas y necesarias

en cada pespunte y en cada montaje de la pieza.

Tenéis que elegir el color del equipo

con el que vais a participar en esta prueba.

Rosa será la que elija color, verde o naranja.

Yo verde siempre, como el de mi equipo de fútbol.

Del Betis. Del Betis.

Sí. Por tanto tu equipo es el naranja.

Podéis coger vuestros alfileteros.

(ALEJANDRO) Estoy súper súper supercontento con mi equipo.

Si conseguimos que cada uno se encargue de lo suyo

y no nos pisamos ni molestamos, podemos acabar la prueba

incluso antes de tiempo.

Atención, aprendices, vais a tener que replicar

una auténtica joya de la costura artesanal.

Este maravilloso vestido de Pedro Rodríguez.

(LARA) Qué bonito.

Rosa, Anastasia, ¿qué os parece?

(ROSA) Pues maravilloso, precioso. Estoy como Pedro con las maravillas

Me encanta, una joya, la verdad. Anastasia.

Veo que hay mucho trabajo, entonces,

habrá que organizar bien el tiempo, somos menos.

No es nada fácil.

Como bien decís, es una joya.

Por lo tanto, podéis acercaros a mirar, pero no se puede tocar.

Tenéis que ir con cuidado cuando os acerquéis a verlo.

Vale. Este maravilloso traje,

porque no tengo palabras

es una creación de Pedro Rodríguez

del año 1954.

Ostras.

Cada equipo deberá hacer una reproducción

lo más exacta posible

de esta maravilla de la alta costura española.

Como es imposible, pero imposible, que con vuestro nivel

podáis reproducir esos maravillosos bordados,

tendréis que pintar y rebordar las flores

para reproducir ese efecto tridimensional

que tiene la creación de Pedro Rodríguez.

Lucas, sorpréndenos.

¿Se te da bien pintar? Un poquito, algo.

Yo imaginaba que sí. Y hay algo más.

La clave de que este vestido haya durado 60 años

después de ser cosido

reside, por supuesto, en la correcta elección del tejido

que hizo el maestro, Pedro Rodríguez.

Y aquí, Rosa, es donde entras tú.

Por tu excelente trabajo en la prueba anterior

te vamos a dar una pequeña ventaja.

Vale. -Pues vaya.

Serás la primera en elegir la tela para la creación de tu equipo.

Vale, muchas gracias. Vamos.

Esto es hilo. Esto es loneta.

Rosa, que el 90% de esta prueba es el tejido.

Lo sé, lo sé. Es organza de algodón.

Y es esto.

Estoy contenta con la tela, porque creo que es la ideal.

Tengo dudas entre estas dos.

Algodón las dos, esto es más lino.

(SERGIO) Cógete el otro, deja este. -¿Este?

Creo que la tela que ha cogido Rosa es mejor que la de Anastasia.

Sin duda.

Para esta prueba por equipos,

tenéis...

120 minutos.

(LARA) Me asusta mucho hacer una alta costura.

Sobre todo, un Pedro Rodríguez.

Pero no sé por qué, sin querer queriendo,

yo ya me he venido vestida un poco de azafata.

Y el tiempo comienza en tres,

dos, uno.

Mucha suerte a todos.

A coser.

(LARA) Amparito, a sacarnos los zapatos lo primero.

(ROSA) Equipo, vamos a organizar las tareas de cada uno.

Alejandro va a ser el equipo de pintura.

Pedro, tú con él, para que vayáis practicando

y organizando a ver qué punto tiene la pintura.

Amparito y Lara, corte, corte de faldas.

Isabel, el corpiño.

Y yo voy a organizar también y a probar las máquinas

para el repulgo y demás. -Perfecto.

Empezamos. -Vale.

Vale, necesito que Sergio se encargue de las máquinas.

Saray y Lucas, os necesito para cortar el corpiño.

Y Toni y yo, vamos a ir con la falda.

Tela y a cortar en el suelo. ¿Está todo claro?

Sí.

Para realizar la réplica de este clásico de Pedro Rodríguez

se cortan las piezas del patrón al hilo.

Se empieza uniendo las piezas de la falda

y se aplica la decoración pintada a mano.

Después se confecciona la base del cuerpo y se decora

El forro se cose al cuerpo por el escote

y se introducen ballenas en las costuras

para darle rigidez.

Se une la falda al cuerpo

y se coloca la cremallera en el centro de la espalda.

Se finaliza añadiendo flores de encaje.

Habladme sobre los tejidos que han elegido los equipos.

Sinceramente, creo que han elegido los dos igual de mal.

Pero, bueno, Rosa, a lo mejor, si lo saben trabajar,

igual hay un buen resultado, no lo sé.

Acaba de empezar la prueba, ya lo veremos.

Hay que decir que se han dejado la mejor tela, como siempre.

Como siempre. Como siempre,

se han dejado el organdí. Se lo han dejado ahí.

Se han dejado el rollo con el resto de rollos.

Cariño, a ver. -Lo cortamos abierto.

Que es al hilo, al hilo.

Es al hilo. -Da igual el hilo aquí.

Y esto, ¿por qué está escrito?

Porque son dos piezas, para que tú sepas

que aquí tienes una pieza exactamente igual.

-No, ¿me vas a hacer caso a mí?

¿Tú te haces muchas faldas? Pues hazme caso a mí.

¿Cómo vais.

Ella lo quiere cortar diferente. -Yo digo de cortarlo...

No, está bien, está bien así. -"Stop".

-Hay que simplificar, Amparito. Vamos aligerando.

Esto es perder tiempo tontamente.

-Así.

(LARA) Amparito ahora mismo es como una mosca.

Está molestándome cuando sé perfectamente

cómo se corta ese patrón.

El pincel es muy gordo. -Vale, pruébalo aquí.

¿Cómo ha salido? -Mal, el pincel es muy gordo.

Mira. -Con plantilla,

prueba con plantilla.

Le he propuesto a Anastasia hacer las flores a mi manera

y me ha dicho que tenían que ser

a la manera de la plantilla.

Para vosotros es el pan de cada día

utilizar estos términos, pero exactamente

¿cuál es la diferencia entre prêt-à-porter y alta costura?

Para que tu marca o tu casa esté dentro de la alta costura

tienes que cumplir una serie de requisitos muy precisos,

que están definidos

por la Cámara Sindical de la Alta Costura de París

Ahora mismo creo que estamos hablando de cinco...

Un poco más. Un poco más.

Muy pocos. Siete u ocho casas

en todo el mundo.

Estamos hablando de piezas únicas, de piezas exclusivas,

cosidas a mano, con mucha atención en los remates,

en los tejidos,

y sobre todo que están hechos a la medida de cada cliente.

El prêt-à-porter es todo lo contrario.

A partir de un prototipo que se presenta a la red comercial,

ese prototipo se escala en distintas tallas

y es lo que llega a las tiendas con otros precios

y, por supuesto, con la posibilidad,

que pasa todos los días,

de que tú te compres el mismo traje que tu vecina,

tu prima o tu amiga. ¿En España se hace alta costura?

No. Muy poca.

No. Yo creo que algo parecido,

Caprile es el ejemplo más cercano a la alta costura.

Yo creo que también. Definitivamente.

Pero no. Creemos que ir a Prada

es comprar alta costura, pero no, es prêt-à-porter,

porque igual surge todo de un prototipo,

de un patrón que luego se reproduce masivamente

y el mismo vestido lo compras en Prada en Madrid,

en Barcelona, en París, en Milán.

Cuando, diríamos, deja de ser exclusivo.

¿No? Cuando no hay exclusividad.

Si buscamos un símil en el mundo del arte,

o es una obra original o tener la lámina en tu casa.

Efectivamente. Así es.

(SERGIO) Oh, oh, os doy malas noticias.

La remalladora ha muerto. (ANASTASIA) Zigzag, zigzag.

Sergio, zigzag, vete a la otra máquina zigzag.

-Zigzag por todos lados y fuera. -Sí, sí, porque si no va,

no vamos a perder tiempo.

(SERGIO CHASQUEA LA LENGUA) -¿Qué pasa?

Queda mucho mejor con el remallado que con el...

-Ya, pero es lo que hay, tío.

Luego no se verá, es para que no se deshilache.

-Retrasa mogollón lo del zigzag.

Vale, voy a pintar este. ¿Pintas este?

Sí, voy a traer el secador.

Pinto este, ¿vale, Anastasia? -Dale, dale.

Cuidado dónde dejas el pincel, que luego mancha todo.

¡Ah! Uy...

Eh... Truco, mira, yo soy

profesora de dibujo, entre otras cosas,

entonces no cojáis mucha pintura. Y fíjate el efecto que hace

cuando es gris difuminado. -Vale.

Prefiero esto a esto. -Vale.

-Porque es más bonito, porque gastaremos menos pintura

y el efecto es más bonito.

Yo, esta la he hecho oscura, no la voy a poner...

La voy a poner clara por un lado. -Sí, ya está, ya está lista.

Lista, fuera, siguiente.

Mirad, quiero que miréis, ¿veis el efecto? Quiero esto.

(RÍE) Lo siento por ser mandona. -Vale, es más...

-Quiero eso.

Ay, Rosa, Rosa, la maravillosa.

Vamos.

Venga, Rosa, vamos, hija mía. -Venga, vamos, vamos.

-Tracatrá, hazte cuenta como que nos vamos a Sevilla

en dos segundos y tengo que lucirlo.

Vamos. -Venga.

Uy, Rosa, cuando aprieta el turbo, ¡pam!

Aprendices,

el tiempo siempre vuela,

pero cuando la alta costura acecha mucho más.

No me ruegues, mi amor.

30 minutos, Lara. ¿Quedan?

No me ruegues. Habéis consumido

30 minutos. Ah, vale, vale.

-Menos mal, digo, ¿en qué momento? -Vamos fenomenal de tiempo.

Pero no hay que fliparse.

-Córtale, córtale.

Muy bien, Rosa. -Hala, planchadlo un poco.

Levanta la plancha, quítala. -Esta fue la otra.

Va, quítate, venga.

Uy, me escupió.

Bueno, yo también me voy a coger una silla.

Hola, ¿qué tal? Me vengo a pasar el rato

al monasterio zen que os habéis montado aquí.

No, porque digo "90 minutos" y os veo a los dos...

# Tracatraca tracatracatrá. #

¿No, Sergio?

Bueno. Silbando, ¿no?

Estamos un poco aquí al extremo. (RÍE)

Os voy a bautizar hoy. A ver.

Los imperturbables, os voy a llamar.

Ostras, yo creo que... -Estamos concentrados

en hacerlo bien, nada más. -Eso.

Estoy en la máquina de coser, yo me centro en lo mío

y si tengo cara de pachón es que a lo mejor lo soy.

Yo voy a mi ritmo y concentrado a lo mío.

Te digo.

Creo que hay que poner más tinta.

Que no, que no los quiero poner negros.

Eso queda horroroso. Hacedme caso.

Fíjate en el vestido, tiene algunas hojas que son más transparentes.

-Ya. -Por eso.

Sí, pero él es Pedro Rodríguez y tú Alejandro.

Alejandro Sanmartín.

(LARA) Perfecto. (PEDRO) Me encanta cómo ha quedado.

(ANASTASIA) Voy a tocarlo a ver qué tal.

Oye, muy bien, creo que ya.

(PEDRO) Venga.

-Venga. Hay que hacer algo para que no manchéis.

-Pongo esto encima de la tela. ¿Está manchado aquí?

No, no.

Cuidado.

¿Se ha manchado algo por ahí? Ahí está manchado.

-Uy... -Pedro, ten cuidado, tío.

-A ver. -No lo pongas ahí encima.

(AMPARO) Aquí hay una motita. -Vale, ya.

No, en el suelo no, levántalo, tráemelo.

En el aire, Pedro. -¿Qué pasa?

¿Qué pasa? -Esto va con la hoja a este lado.

¿Va bien? -Nada, bien.

Oye, qué bonita. (ALEJANDRO) No toques.

Luego metemos un dibujo ahí.

Veo nerviosos a los aprendices. Hombre.

Como para no estarlo. Aprendices,

os veo..., os veo nerviosos.

Hemos pensado que el mejor remedio

es que tengáis una visita muy especial.

Alguien que trabajó mano a mano durante muchos años

con el maestro Pedro Rodríguez.

Os pido un fuerte aplauso para Salvador Armengol.

Salvador. Hola.

Qué ilusión, por Dios.

Ellos van a seguir cosiendo.

Ahora iremos a los talleres a que les eches una mano.

Salvador, pero antes,

nos gustaría saber

cuántos años estuviste con el maestro

y cuál era tu trabajo en el taller con él.

Yo estuve en Rodríguez 35 años. Guau.

Y mi trabajo era jefe de una sección de 30 mujeres.

Yo las tenía que dirigir.

A mí me daba un croquis, un dibujo,

yo tenía que sacar estos dibujos del papel y darles vida.

¿Qué lección magistral no olvidas de aquellos años?

Porque el maestro era tu amigo, además.

Pues no olvido que Rodríguez siempre decía

que un vestido se tiene que cuidar

como si tuvieras un merengue en la mano.

Anda. ¿Querías preguntarme algo?

Yo sí, algo así más de cotilleo. Más de cotilleo.

Háblanos un poco de esas clientas maravillosas.

Y había muchísimas.

Teníamos a la reina,

después teníamos a la señora de Franco,

la condesa de Barcelona,

Barbara Hutton, Maureen O'Hara,

Ava Gardner,

Audrey Hepburn,

Elizabeth Taylor,

una línea toda de mujeres fantásticas.

Primero admiro la costura y segundo admiro a Pedro Rodríguez.

Salvador. Dime.

Veo a los aprendices muy agobiados.

¿Qué te parece si me acompañas? Perfectamente.

Y vemos cómo van. Me voy contigo. Cógete.

(ROSA) Voy a seguir enhebrando.

Equipo verde. ¿Qué tal?

¿Qué tal? Muy bien.

Muy bien. -Hola, caballero.

Estaréis emocionados y contentos. Emocionadísima de saludarlo.

Gracias, igualmente. -Es un honor.

Yo, si volviera a nacer, trabajaría con lo mismo.

Qué maravilla esto, oír eso... Hombre.

Es algo maravilloso. Y tengo 88 años.

He salido en el Instagram para poder...

para poder enseñar a la gente

que una persona nunca es mayor para retirarse de nada.

Muy bien. -¿Qué hacéis aquí?

¿Copiáis? -Hacemos un estarcido

del dibujo del vestido.

¿Qué ha pasado aquí, Lara? Cuéntame.

He dicho que no se tiene que apoyar el material

arriba del tejido y lo primero que han hecho es poner la caja

de la pintura arriba del tejido. O sea, cosa de parvulitos.

¿Quién? ¿Ha sido Pedro?

He sido yo. ¿En serio, Pedro?

La caja tenía un protector y el protector estaba manchado.

Ese ha sido mi problema. Pero bueno, Pedro.

He cometido un fallo grande, sí.

(ROSA) Pedro, ¿qué pasa? Aguantar la caja de la pintura

es muy importante, porque lo peor que nos podía pasar

es que se manchara la tela y ha pasado.

Me he sentido un poco mal, porque es una responsabilidad

que por culpa de eso el grupo vaya a menos,

el vestido no quede impecable y vayamos a expulsión.

Vamos a ver al otro equipo. Vamos.

(ALEJANDRO) Agarra bien eso y cuidado con los altos.

-Te va a caer una gota, Pedro. -Me alejo, no te preocupes.

Me alejo. -No te acerques ya, ¿eh?

Porque mira. De verdad, no te acerques, Pedro.

Pedro en esta prueba sobre todo está sujetando...

(LARA) Pedro, escucha lo que dijeron recién.

Pintura, Pedro, Pedro. -Aquí está la pintura.

Cuidado. -Dadle tranquilidad.

No lo pongáis nervioso. -No te vayas tan lejos.

No quiero manchar el traje. -Ni Juan ni Juanillo,

una cosa intermedia.

Pero ponte a mi lado, aquí.

(LARA) Cariño, que se está moviendo.

Aquí. -"Okay", genial.

Y el pincel fuera.

En la vida, no siempre te toca lo que tú quieres.

Lo que haga, por muy mal que esté, le tienes que sacar partido.

Y es lo que hay. Porque yo soy un artista integral.

Soy un artista integral.

Pedro. -Pintura.

Estoy aquí siempre. Tú coge el rodillo.

Chicas, lo mismo de antes. Flores pequeñas aquí

Buenas, equipo naranja. ¿Qué tal, Anastasia?

Anastasia, ¿qué tal? Es la jefa de taller.

¿La jefa de taller? Encantado. -¿Qué tal? Encantada.

¿Cómo vais? Vamos bastante ordenados.

Me estoy sorprendiendo porque pensaba que Lucas

se iba a encargar de la pintura. Se encarga él.

Veo demasiadas manos pintando, la verdad.

¿Tú qué dices, Toni? Habría que bordar más gente.

-Vale, bordo con él. -Borda.

Hay tres personas pintando, una persona bordando.

Y luego veo a otra persona con el corsé,

que no sé cómo lo llevamos. Os vamos a tener que mover, chicos.

Quiero a Saray bordando.

(SARAY) Ha venido María a decirnos que éramos muchos pintando

y ahora Anastasia dice que no, que todo el mundo a bordar.

Chiquilla, ni todos bordando, ni todos pintando,

vamos a hacer una media.

Las flores, las vamos a dar por abstractas hoy.

Lucas está usando demasiada cantidad

y tú demasiada poca. Se necesita un equilibrio.

Poneos de acuerdo, para eso es un taller.

No puede ser que se note

que hay cuatro manos tocando la misma prenda.

Eso jamás puede suceder. Yo voy a hacer como hace Lucas.

Más pintura.

El fallo de mi equipo es que Anastasia, que es la capitana,

la que debería haber valorado a Lucas por cómo pinta,

y no lo ha valorado, no ha valorado su trabajo

y lo ha dejado a segundas.

¿Te puedo decir algo? Lo que quieras.

Uy, a ver, a ver esto, menudo lujo.

Si lo planchas así, todo liso,

estás quitando la forma del pecho.

Porque lo estás planchando.

Tienes que tener una almohadilla que la pusieras debajo

y siempre acariciando la forma del pecho.

Debe tener la forma, la cazuela de un sujetador

en un vestido. Bueno, pero poco a poco.

Poco a poco. (ANASTASIA) Uy, Sergio.

Qué bronca... Suerte.

Gracias, María. (TONI) Muchas gracias.

(SARAY) Gracias. -Joder, me sudan las manos.

Estoy sudando como si fuera culpable.

Pero es que falta coser los apliques, tío.

-Una, dos, tres y cuatro.

¿Qué tal? ¿Cómo ha ido la visita? Muy bien, encantado.

Les hace falta algún detallito, pero poco a poco.

Salvador Armengol, muchísimas gracias

por venir a "Maestros de la costura".

Espero que me llaméis otra vez,

porque estoy superencantado con vosotros.

Llamamos a maestros de la costura,

por tanto, buscamos a gente como tú.

Muchísimas gracias, Salvador. Gracias por venir.

(Aplausos)

Isabel, ¿qué tal vas?

Voy bien, voy bien, concentradita, por eso no hablo mucho.

Pero ¿qué haces? -Estoy poniendo las ballenas

ahora al forro.

Porque le quiero hacer un acabado con un forro.

Y le meto ahí las ballenas.

Vamos, no he limpiado tanto en mi vida.

Pero es importante lo que estás haciendo también, Amparito.

Es muy importante. -Sí, porque además

si toco ahora mismo algo, flipáis,

porque tengo las manos un poco negritas.

(ROSA) Por eso.

-¿Cómo vas, Lucas? -Bien.

¿Qué hace Lucas? Pinta la parte de arriba, ¿no?

Sí, sí, sí.

-Vale, guay.

Nada, en dos minutos estoy. -Ay, que te quiero.

Voy a llorar cuando lo vea montado. -Queremos podio.

Ojalá. Nena, no seas...

Ay, no.

No...

Toma ya.

Venga, venga. -Ay, espera, que corto.

Cántame algo, hijo, ¿o prefieres que te cante yo a ti?

Prefiero que estéis concentrados.

# Échame una mano, prima, que viene mi novio a verme.

# Que estoy tan nerviosa... # -No saques el látigo, hombre.

# No sé qué vestío ponerme. #

Amparito. -Voy, un segundo.

Se me ha roto una placa. -No puedes tardar más en limpiar

que yo en hacer el estarcido. -Que no.

Ahí. -Espera, espera.

Esto se ajusta con la cremallera.

¿Cómo lo ves? (ROSA) Isabel, ¿bien, contenta?

Quiero ver cómo queda la cremallera.

Necesita un corte. -No, cariño, esto no tiene pecho.

¿Qué tal? -No tiene bulto.

¿Eh? -Está perfecto.

Sí, no tiene pecho.

Mientras él está montando,

creo que alguien igual se puede poner un poquito por aquí.

¿A qué? -A bordar un poquito.

Vale, venga. -Vale, guay.

¿Te puedes poner? -Sí, sí.

Metiéndose así mientras, sin molestar.

Y tú, Saray, también.

Yo voy a sujetar así, ¿os parece bien?

-Así no sabemos dónde está el sentido.

(LUCAS) Mejor montar el vestido. -Montamos.

¿No, Anastasia? -Pero uno puede estar

escondidito. -A veces adelantamos

y lo que adelantas luego lo atrasas.

-Deja que cosa él. -Si quieres que borde, yo bordo.

Anastasia es intransigente. Tiene poca flexibilidad

a la hora de cambiar de opinión o no sé, supongo que...

O sea, hay gente así,

que va por un camino y no quiere salir.

Podemos echar la falda encima del maniquí.

No me fío yo de que la mesa tenga suciedad.

Ahora la limpio. -No me la voy a jugar.

Lo echamos ahí y cosemos de pie. -Lo que tú digas.

Sí, por favor, porque puede estar manchado.

Ya hemos manchado una primera vez. No experimentemos más.

Cuidado, Pedro, no pises la falda.

La cremallera falta. -Ya lo sé.

¿Le va grande? ¿Entallamos?

Es que no es cuestión de entallar. Es cuestión de...

La parte de arriba. -Las ballenas.

Ah, las ballenas. -Mierda.

No las vas a poder poner a no ser que las pongas aquí.

No, no, por fuera, por fuera. -¿Puedes?

Estira. -Sí, espera.

Voy a improvisar.

Realmente yo no sé poner ballenas.

Solo lo hice una vez hace mucho tiempo en la universidad

y lo que recordaba era que nos ayudábamos de un bies.

¡Atención!

(LUCAS) ¿Qué va a hacer? Acabamos de superar

el ecuador de la prueba.

Queremos que viváis en vuestra piel

lo que significa hacer

un traje de alta costura en un taller de alta costura.

En el día a día de este tipo de talleres,

y os lo digo por experiencia,

puede suceder que de repente

las cosas cambien, por ejemplo, que la clienta

cambie de opinión. ¿Qué?

Se ponen modistas enfermas, faltan cortadoras,

tiene que pasar una a hacer u trabajo empezado por otra,

lo de todos los días.

Es por eso, aprendices, que queremos que vosotros también

viváis un poco la experiencia, así que para evaluaros

bajo esa tesitura

vamos a hacer algún cambio.

Rosa, tú vas a pasar a liderar el equipo de Anastasia

y Anastasia va a pasar a liderar el equipo de Rosa.

Qué suerte has tenido, Anastasia. Te lo dejo lindo.

Por fin ha salido la Rosa que queremos ver.

Sí, por supuesto. Estás convencida

de que se lo dejas a muy buen nivel.

Sí.

Cuando Caprile dice: "Cambio de jefas de taller",

se me han caído los palos del sombrajo.

Mi traje quedaba precioso, para mi gusto perfecto.

Tres, dos, uno, el cambio de jefas de taller, por favor.

Ánimo, Rosa.

-¿Qué pasa, equipo? -Hola, Rosa.

-Enséñame lo que tenéis hecho. -Estamos montando

-A ver, las ballenas, el tema de las ballenas.

¿Qué pasa? -Ahora para meterlas, tela.

No, porque... Ah, que habéis pintado ya.

Puedes abrir aquí y meter la ballena. Se descose un poco.

Necesito que me expliquéis por dónde vais.

Te voy explicando. -¿Quieres que te explique yo?

-Alguien que me explique. -Te explico, mira.

A ver, tenemos ya la falda cortada. -Vale, ya lo veo.

Y pintada. -Pintada, muy bien.

Falta bordarla. -Vale.

Y luego está por ahí Isabel con el corpiño.

Que está a punto de unirse.

(ANASTASIA) Entonces, terminas...

Chicos, ¿me escucháis el resto, por favor?

Termina lo que está haciendo Isabel.

Necesito... ¿Quién estaba pintando antes?

Nosotros dos. -Vale, necesito que pintéis

vosotros dos el corpiño, es lo que falta por pintar.

La falda también, una pieza. -Ah, y ahí una pieza.

Vale, pues ya lo terminamos el resto, que somos

Pedro, Amparito, Isabel y yo.

Terminamos de pintar y a bordar la falda.

Y una vez está pintado y bordado se junta la...

¿Sí? ¿Os parece bien?

-¿Cómo lo ves? -Espera.

Espera, cariño.

-Vale, ya me he ubicado. -Tiene que estar aquí.

-Con la noticia del cambio,

me podría hacer un "harakiri" directamente.

Porque...

Porque es que no me lo esperaba.

No me lo esperaba y es cuando mis nervios

salen.

Y ahí me he venido abajo.

El remallado de abajo, ¿cómo? ¿Habéis hecho zigzag?

Pero ¿para qué? ¿Le vais a hacer un dobladillo o cómo?

¿Por qué no habéis remallado, un cordoncillo?

Lo he hecho y ha quedado bonito.

Íbamos a hacerlo a mano. -La remalladora no va.

El bajo del dobladillo. La remalladora no va.

¿Por qué? ¡Ah! -Va todo en zigzag.

Se le puede poner un mini, minidobladillito,

que en alta costura este acabado es una porquería.

O vuelta y vuelta. -No lo vas a acabar así.

Íbamos a hacer un dobladillo bien hecho.

-O un cordoncito, un dobladillito o vuelta y vuelta.

Lo que tú digas. -No se puede presentar así.

Así no se iba a presentar.

Entra Rosa y nos cambia, nos da la vuelta a todo.

Lo primero que hace es criticar el trabajo que estamos haciendo.

Amparo, ¿le das eso a bordar? -Un segundo.

Sí. -Pedro.

-Sí, estoy aquí. -A bordar.

Si no me limpio bien, no puedo bordar,

que como manche algo, me da un parraque aquí.

Sécate las manos con un papel. -Amparito, dame el dibujo.

-Toma. -La pintura, Pedrito.

Está aquí detrás.

-Creo que lo dejamos así, para que veamos directamente las piezas.

Vale. -¿Ves? Así.

Esta parte... -Pedro, no te duermas.

Te necesitamos. -Un segundo, la pintura.

Termino que si no, no... -Vale.

Yo te digo una cosa. -¿Qué?

O sea, encima que ha venido con esa actitud altiva...

Sí, supermandona. -Lo tiene todo hecho.

Pobre Rosa, a mí no me parece, pero bueno.

¿Tenéis que estar todos ahí? Amparo.

Sí, voy a bordar. -Sécate las manos.

Vale, creo que ya no ensucio. -Quiero que trabajes, Amparo.

Pedro, ¿solo estás sujetando eso? -Es que si no...

Tiene que darnos la pintura. Esto es complicado.

Es que sois cuatro ahí. -Sí, cariño, está casi todo hecho.

No hace falta que te pongas histérica.

Está casi todo hecho. Manda lo que tú quieras,

pero está casi todo hecho. -Le he mandado que venga a bordar

y no me ha hecho caso. -Está sujetando la pintura.

Creo que puede... -Isabel, ¿quieres sujetar tú?

Sí, por favor, sí. -No manches el corpiño.

Venga, me pongo contigo. -Vale.

-Es la tarea que he hecho hasta ahora.

No, eso va a quedar perfecto, porque hay tres personas ahí.

Yo creo que como capitana o jefe de taller

tenía que dar órdenes, aunque no quiera o no me guste.

Entonces, he intentado imponerme, pero ya de primeras

no me han escuchado, entonces he sentido que no existía.

Tenéis que ir recogiendo conforme se hace el trabajo.

Es importante que se vea el taller un poquito recogido, por favor.

Como vea el taller revuelto, se me pone la cabeza revuelta.

Aprendices, os quedan nada más que...

20 minutos para terminar.

Necesito la cremallera. Secad eso ya.

No nos da tiempo.

Te digo una cosa. Preferiría terminar el bajo

y ahora vemos la ballena. Ese bajo está fatal, Toni.

Mételo a la máquina.

Perderemos mucho tiempo en eso y esta presentación está fatal.

El bordado no da tiempo. Es más fácil y rápido pintar.

Eso, por lo menos el bajo, que el bajo está impresentable.

Rosa, ¿cómo lo llevas? Intentando resolver un poco aquí.

¿Cómo te has encontrado la situación?

Bien, no ha ido mal. ¿Qué te ha parecido

cómo están pintadas las flores? Un poco... No sé, muy basto.

Con tantas manos trabajando con él, el tejido ha quedado un poco churro

Es que muchas manos en la olla, arde Troya.

¿Y las ballenas? Voy a intentar colocarlas

como me ha dicho Rosa ahora pasándole un punto ahí...

Las vas a colocar ya cuando está el forrito puesto.

No será una ballena, será un cachalote.

El final del dobladillo también me lo he encontrado

con el zigzag nada más. Esa especie de morcilla de Burgos,

es un remate de alta costura.

Más fino, más fino, ha empezado bien, pero...

Venga. Pues mucha suerte.

Gracias, María.

Venga, Toni. -Ya, ya.

Me voy de... -Sigue, Toni.

No, no. -Sigue, sigue.

Sigue, sigue.

(TONI SUSPIRA) Ay, Dios mío.

Vale, si queréis bordar mientras algo de por ahí abajo, perfecto.

Me parece bien.

Tengo que volver a... (ISABEL Y ALEJANDRO) ¿A qué?

Tiene que terminar aquí. -Métela.

Dos centímetros. -Ah, amigo.

Sí, están ahí. -No lo sabía.

Estaba a dos centímetros, he cosido a un centímetro.

-Es superimportante. -No lo sabía.

No lo sabía, he cosido a un centímetro.

-Claro, pero es que vuestro patronaje también está así.

Ay, qué calor. ¿Qué tal, equipo verde?

Bueno... -Sudando un poquito.

Anastasia, ¿qué tal? Queda la cremallera y bordar.

¿Estáis poniendo la cremallera vista?

La habéis visto en el original. Yo he dicho de ponerla invisible.

(ANASTASIA) En el original hemos visto vista.

Vale, pero habéis visto cómo está hecha, ¿no?

Es una cremallera vista, pero que no se ve.

Tienes que dejar medio centímetro de tapeta.

Tiene que tener tapeta. -Fuera de la cremallera,

para que cuando cierre parezca invisible.

¿La hago yo? Dámela. -Vale, la tapeta.

Anastasia, si ves que no puedes. No, no, sí, sí, sí.

Deja a Isabel. Ya está la tapeta.

Medio centímetro. -No, tanto no.

Toma. -Sácalo.

Me pones nerviosa. Anastasia,

ve y observa el traje original.

Lara, ¿qué te ha parecido el cambio de jefa?

Fatal, lo siento.

Sé que ella al venir se ha encontrado

que no sabía para dónde tirar y entonces es lo que pasa,

A Rosa también la veo allí con algún tipo de apuro, ¿eh?

Claro, es normal. Alguna dificultad.

(ROSA) Ay, qué agobio.

Venga, vamos.

Que en la expulsión se pasa muy mal, te lo digo.

Además, es una pena, porque es un traje precioso

y vamos a intentar terminarlo bonito.

Muy bien, Toni.

Lo que podríamos hacer, si os parece bien,

es, una vez montado, ponerlo sobre el maniquí

y coser sobre el maniquí. -Me parece una idea...

Así ya sabemos que está puesto. -Ponemos nervioso al contrincante.

Aprendices, el tiempo vuela.

Solo quedan cinco minutos para terminar.

Últimos cinco minutos de la prueba por equipos.

Vale. -Esto se mete por...

Fuerte, a tope, como quede.

(TONI) No, como quede no.

Hay que ponerlo. -Ya voy, ya voy.

Pero como quede no. -Cuidadito.

¿Esto se engancha? -Tenemos tirantes, porque claro...

Chicas, vamos a ponerle cancán para darle volumen al vestido.

Se plancha y se coloca.

Vale, dejadme un poquito a mi aire.

Ahora se acabará la canilla en el último momento.

Pues ya se deja así, venga.

Dámelo para que lo planche. Mira, jaboncillos por aquí.

Tranquilo, Toni, lo has hecho muy bien.

Venga, trae. -Corre, corre.

Va, chicos, que podemos. Va.

Luego, no dejéis ni una aguja.

Ni una. -Ni una, vamos.

La cremallera termina en caja. -Y cuando digo "ni una"

es ni una. -Ni una.

Corre, corre, vamos, vamos. Es que tiene que planchar ella.

Vamos a vestir. -Venga, corre.

¿Ya? -A ver, espera.

¿Quién la viste? -Id vistiéndola.

Venga, vamos. -Vamos, vamos.

Corre, corre, corre. -Tiene arrugas.

Se arruga nada más mirarlo. -Entre todos. Una aguja.

-Venga, entre todos. -Venga.

(LARA) Espera, se le salió el lazo. Cuidado con esas agujas.

Vale, este es el elástico del cancán.

-Sí, son del cancán. A ver cómo le queda.

Está perfecto. -Ponlo recto.

(ANASTASIA) A coser.

Ahí, ahí no se cae, perfecto. -Vale.

Yo te quería para mí también, pero se ha adelantado Anastasia.

-Lleva agujas el vestido.

-Subidlo más. -¿Qué hago? ¿Meto caña?

Vamos. -Ojo con los alfileres, chicos.

-No dejéis ningún alfiler.

Y la prueba termina en diez, nueve,

ocho, siete,

seis,

cinco, cuatro,

tres,

dos,

uno, tiempo.

Ay... Todos junto al maniquí.

No lo gires, no lo gires. -Vale, vale, yo qué sé.

Se me ha ido la olla.

¿Qué pasa?

Me da pena que no esté Rosa ahora con nosotros.

Alejandro, me vas a hacer llorar a mí también.

(LARA) Yo tengo dos sentimientos.

Es, uno, que nunca había hecho un vestido de alta costura.

Y otro que es ver a Rosa de aquel lado.

No sé.

-Me he sentido muy cómoda cosiendo y todo,

en equipo, la cadena y respetando cada uno su trabajo.

Te has encontrado muy cómoda hoy,

quiere decir que con Anastasia no te encontrabas así de bien

en la prueba anterior.

Ah.

¿Me mojo, no me mojo?

Ah, no sé. (ANASTASIA) Dilo, dilo.

Te lo está preguntando. -Sí. Pues no.

La verdad, en la otra prueba, me ha defraudado un poco ella

en ese sentido, se puso muy nerviosa

y descolocó un poco el grupo.

¿Y ahora lo ha descolocado

cuando ha tenido que ser la nueva jefa de taller?

Sí, un poquito sí, porque empezó a ordenar

cuando todos estábamos en cadena trabajando bien.

Quería parar un poco esa cadena de trabajo que tenemos.

Al final, creo que nosotros, como equipo,

nos hemos mantenido bastante firmes en nuestra cadena,

porque es la que funciona. -No creo que lo haya hecho mal.

El tema ha sido que ha llegado

y lo primero que ha querido hacer antes de mirar un poco el círculo.

(AMPARO) ¿Puedo hablar? Creo que Anastasia...

Amparito preguntando si puede hablar.

Como en el cole, poco a poco se va aprendiendo.

Anastasia lo ha hecho lo mejor que ha podido en cuanto ha venido

y a lo mejor no la han dejado dirigir como hubiera tocado.

Es que ya creo que se le ha cogido un poco de manía

y veo que no hay que menospreciar a Anastasia.

Yo quiero decir, porque te estoy viendo,

que en ningún momento estoy diciendo que lo haya hecho mal.

Vale. -¿Te queda claro?

Vale. -Entiendo que haya venido,

se haya encontrado con todo esto armado

y la haya sobrepasado un segundo, porque fue un ratito

y luego se ha puesto a coser. -Vale.

Por lo menos lo ha hecho calladita.

Cosa que tú lo has aprendido

a lo largo de..., del reto.

Vamos, entonces, no me quiero alterar,

porque no estoy hablando mal de ti ni estoy diciendo nada.

Lo has hecho bien, y se acabó.

Isabel y Lara tienen una negatividad hacia mí

que yo no entiendo en qué momento...

Ellas, está claro que mis amigas no van a ser.

Y yo compañerismo, a nivel laboral, muy bien,

a nivel trabajo, costura, muy bien, pero a partir de ahí

no quiero saber nada.

Aprendices,

yo personalmente

no daba ni un duro por ninguno de los dos equipos

tal y como he visto que empezabais la prueba.

Pero ¿sabéis una cosa? Que al final de todo

veo que habéis presentado dos vestidos de bastante nivel.

Y creo que nos hemos quedado

gratamente sorprendidos los tres.

Anastasia, Rosa,

vosotras dos vais a ser valoradas

dentro del equipo con el que habéis terminado la prueba.

Vale.

Rosa, has sido superorganizada, directa.

No te ha temblado el pulso a la hora de dar órdenes.

Y en el equipo inicial lo has hecho fenomenal

y en el equipo al que has ido después

también te ha servido para ayudar ese poquito que les hacía falta.

Muchas gracias.

Equipo naranja, con sinceridad,

¿creéis que las órdenes de Rosa

han sido acertadas? Sí.

-Sí. -Sí.

¿Por qué? Pienso que había

dos o tres puntos de Anastasia, las ballenas se han olvidado

hasta última hora. Entonces, cuando ha llegado Rosa,

se han podido salvar. La pintura no, porque el traje estaba montado,

pero se han salvado cosillas que estaban en el aire.

Vamos a pasar a valorar los aspectos técnicos

de cada prenda, porque es lo que va a decidir

si pasáis o no

a la prueba de expulsión.

Equipo naranja,

Partíais con una ventaja, quizás no la sabíais,

pero de los dos tejidos

el más adecuado ha sido el del equipo naranja.

También os digo que el preferido por nosotros tres

sigue ahí, en la cesta. Eso también os lo digo.

Lucas,

todos confiábamos en tu buena mano con la pintura

y, en fin, a la vista de los resultados, pues,

no sé, explícanos qué ha pasado.

No sé, ha sido un fallo de grupo.

Hemos pintado todos. ¿Tú lo hubieses hecho así?

Esa es mi pregunta. No.

¿Cómo lo hubieses hecho?

A mano.

Utilizar la pintura tal y como habéis hecho,

a pincel y con pequeños golpecitos,

no ha sido la mejor idea.

Y el resultado lo veis.

Eso por no hablar de los bordados,

que brillan

por su ausencia.

Porque creo que hay dos, uno, dos.

¿Estáis de acuerdo? (SERGIO) Estamos de acuerdo.

Lo que pasa es que a lo mejor hemos distribuido mal el trabajo.

Yo le he intentado dar algún tipo de opinión

y era intransigente, no cambiaba.

Yo hubiera dejado a Lucas totalmente libre.

El corpiño lo ha hecho solo Lucas. Ha cogido plantillas,

las ha recortado y les ha dado una forma diferente.

Dices que has intentado hablar con Anastasia

y Anastasia no te ha querido escuchar.

No.

¿Estáis de acuerdo todos con Toni? (SARAY) Sí.

En cierta manera sí. ¿Sí?

Sí.

En cualquier caso, no ha sido solo la pintura

el problema que habéis tenido en el vestido.

El cuerpo, desde el primer momento, estaba mal planteado.

No hay centros, os ha quedado bonito.

Aunque al final ha quedado pintón, realmente

no está como tenía que estar. Está grande, no queda bien,

teníais que haber medido lo primero,

que me consta que el equipo de Rosa sí que lo ha hecho.

Por lo menos a la hora de poner la cremallera,

a ver si te queda un centímetro más, uno menos.

Os ha quedado el vestido, bueno, porque es ceñido de cintura,

que si no se le caía al maniquí.

Con una buena planificación

y habiendo tomado buenas medidas al maniquí,

todos estos errores se hubiesen podido evitar.

Vamos a ir al equipo verde.

A simple vista hay cosas que se ven.

El cuerpo ha quedado un poquito mejor,

incluso utilizando

un tejido que no era el más apropiado.

Y también es cierto que habéis trabajado en equipo.

La elección del rodillo para pintar las flores

ha sido un acierto.

A la vista está el resultado.

Pero reconozco que he sufrido muchísimo

cuando he visto que por una cremallera

todo el trabajo se iba al garete.

Isabel, ¿cómo has cogido esa cremallera

y la has rasgado de esa manera? ¿Eres consciente

de que con ese movimiento tan brusco

has puesto en peligro el trabajo de todo tu equipo?

Sí, sí.

Porque es realmente hacer de nuevo el vestido.

Sí, la segunda vez la quité yo.

Sí.

Ha llegado el momento de emitir nuestro veredicto.

El equipo ganador de la prueba de hoy

en homenaje a Pedro Rodríguez es...

el equipo verde.

¡Bien!

A mí no me parece justo.

No me parece justo que Rosa esté

aquí, porque ha hecho un buen trabajo.

No sé, creo que debería estar con los verdes.

Di.

Yo también he dicho que si mi equipo iba a eliminación,

yo podía ir con ellos.

Y lo puedo hacer, si me dejáis.

Me sabe fatal.

Creo que me he salvado simplemente porque me habéis cambiado.

No he podido aportar nada a este vestido

porque no me ha dejado el equipo verde.

Nada más me ha escuchado Amparo y Alejandro.

El resto no me ha escuchado en ningún momento.

No me siento parte del equipo verde ni siento que haya ganado.

No tenías más que aportar, te lo has encontrado hecho.

Por eso, podemos intercambiarnos. -También hay que ser humilde

y preguntar al equipo qué queda por hacer.

No te justifiques más. -Vale, vale.

Pues eso es.

El apoyo, cero.

Claro, ¿cómo me siento? Pues, en realidad,

muy mal,

pero yo quiero coser, me da igual lo que digan.

Y ya está, quiero coser.

Es que no tengo palabras, porque estoy rota.

Anastasia, aceptamos tu propuesta

e irás también tú a la prueba de expulsión.

Vale.

Agradecemos tu sinceridad y tu honestidad.

Yo también se la valoro, ha sido digno de valorar,

lo mejor que has hecho hoy, en toda la tarde.

Anastasia, puedes irte.

Ay, tranquila. -Te lo valoro.

Estoy mal.

Me siento mal, porque no lo veo justo.

Tengo que acatar las normas de los jueces,

pero no veo justo lo que ha pasado.

Lara, queremos hablar contigo.

Nos ha gustado comprobar una vez más

que siempre estás a la altura de nuestras expectativas.

Sabes dónde está tu lugar,

ayudando pero sin eclipsar la labor del jefe de taller.

Gracias.

Por eso consideramos que de la prueba de hoy

eres la mejor aprendiz.

Enhorabuena.

¿Estás contenta, Lara? Sí, claro que sí.

Yo, cuando me apunté aquí, dije:

"He luchado tanto y he querido tantas cosas

que a veces

llega un momento en que dices

que necesito tener un premio, necesito

volver a creer y necesito

darle un poco más de sentido a mi vida".

Y lo que me habéis dicho

lo ha logrado, porque estoy

muy contenta, aunque esté llorando, pero es que yo lloro

mucho.

Lara, has sido la mejor para el jurado en esta prueba,

pero no quiero que olvidéis

que todo el equipo verde ha sido el mejor.

Un fuerte aplauso para el equipo verde

por esta obra.

Y, como equipo ganador,

al margen de no ir a la prueba de expulsión,

vais a poder disfrutar de una "máster class"

en bordados

que era la especialidad del maestro Rodríguez

de la mano de uno de los mejores bordadores en España

que es el maestro bordador Joan Cat.

Me llamo Joan Cat, soy bordador.

Hace 40 años que estoy bordando.

Os voy a enseñar un poco la técnica de bordados de alta costura.

Vamos a empezar un poquito.

Esos son los materiales.

El tema del bordado es muy sencillo.

Hay siempre una mano arriba y la otra abajo.

Entonces, saca la aguja, ¿vale?

Y clava, pero tienes que acompañar siempre el hilo.

Ahí, ¿ves? Así.

Vale, muy bien, fenomenal.

Muy bien.

Y aquí te está bailando flamenco. Esto, a ver qué te pasa.

Entonces, lo que estoy haciendo ahora

es un trabajo que se está perdiendo.

La mano, venga, acompañando el hilo, muy bien, fenomenal.

Lo que necesitáis vosotros es practicar,

porque es lo más importante.

Lo que vamos a hacer es recortar los bordecitos

y cada uno se lleva el suyo.

Gracias. -Gracias.

Los aprendices intentan asimilar una lección muy importante

en esta segunda semana.

Para crecer en el mundo de la costura es imprescindible

saber trabajar en equipo.

Vamos con ellos. Adelante los aprendices.

Hala.

Guau.

Guau. Yuju.

Coser y cantar, todo es empezar.

Para mí, la barandilla es el pódium.

Es como cuando saluda la reina.

O sea, me encanta.

Aprendices, siempre tiene que haber un equipo perdedor.

Rosa,

¿qué cuerpo tienes viéndote ahí?

Ahora me siento mejor, pero me fui de la prueba muy frustrada.

Después de la valoración de los jueces,

que me encantó hacer bien mi trabajo,

tener que estar hoy en la prueba de expulsión,

lo que más me ha dolido, la verdad. Que esa rabia

se convierta en la fuerza que necesitas.

Exactamente, una de las palabras que me definen es "luchadora".

Aquí sigo, luchando. En cambio tú, Anastasia,

podías haberte librado de esta prueba de expulsión

junto con el equipo vencedor.

Estoy un poco...

con esa espinita de decir: "Me podía haber librado",

pero por otro lado creo que no me merecía estar ahí arriba.

Toni, ¿por qué crees que Anastasia

se ofreció voluntaria para ir a la prueba de expulsión?

¿Te pareció sincero su autocastigo?

No del todo, la verdad.

Humilde ha demostrado que no es.

Por lo menos el trato que tiene conmigo,

humildad no me ha demostrado.

(ANASTASIA) No estoy de acuerdo.

No me hablas, Toni, no me hablas nunca.

Hemos tenido un par de conversaciones

y la humildad brilla por su ausencia.

Vale, será tu opinión.

Lucas, ¿tú qué piensas?

Que yo soy muy ingenuo y me las meten dobladas.

Me quedé muy triste porque no pude hacer

lo que podría haber hecho.

Sí que era algo de intransigencia por tu parte, Anastasia.

No me has dejado tener creatividad,

me has impuesto lo que hacer y además

me consideras, o sea, me hablas como si fuera retrasado.

Y eso sienta mal.

Creo que venís un poco alterados de la prueba de equipos.

Lara, ¿cómo está la relación con Anastasia?

Ella dice que no me va a dirigir más la palabra, porque...

Yo le contesto: "Si ella tiene el poder de decirme algo,

obviamente yo le contestaré".

Ella es un puro fuego. Cualquier cosa que le dices

se la toma a la defensiva, y claro, te lo tiene que responder.

La he intentado evitar todo lo que he podido,

porque sabía que si íbamos a entrar en ese juego, eso iba a arder.

Este es el después de la prueba por equipos.

Entendemos que habéis tenido una conversación

y que no ha salido bien. Ha dicho unas palabras muy duras

y entonces ya no puedo cruzar una puerta con ella,

porque ella me la cerró directamente.

¿Qué le has dicho, Anastasia?

Me gustaría que ella reprodujera las palabras que me dijo.

Yo, lo que le dije fue que Lara y yo

nunca nos hemos llevado bien, hablamos en distintos idiomas,

entonces, no vamos a ser nunca amigas.

Lara, lo siento mucho y es lo que le dije.

Ella dice: "Yo no te aguanto y tú no me aguantas".

No, cariño. -Eso es la realidad.

No es la realidad.

Tú me has hecho entender eso en todo momento.

-Qué va.

Soy una persona que puede hablar y arreglar las cosas.

Pero cuando se me dice: "No, no quiero saber nada de ti",

lo sé captar desde el primer momento.

Prefiero pararte los pies ya para que no vaya a más

y prefiero esa pared y esa barrera. -No, a mí me parece perfecto.

Ya está. -Me parece perfecto.

-Está claro que Lara y yo somos totalmente incompatibles.

Para la mejor convivencia y para mejor trabajo en equipo

es separarnos una de otra y ya.

Bueno, chicas, aquí, al final del día hemos venido a trabajar,

que no a hacer amigos.

Si surge, mejor para vosotras y si no,

adelante, que aquí lo que hay que hacer es coser, ¿vale?

(TONI) Esto acaba de empezar.

O sea, aquí vamos a tener tomate cada semana.

Pedro, ¿a qué te sabe la victoria de tu equipo?

Tengo sentimientos encontrados. Por un lado estoy tranquilo

de estar aquí arriba y por otro lado estoy triste

porque hay gente a la que quiero que está ahí abajo pasándolo mal.

Por eso traigo las gafas rosas, para ver la vida más alegre.

Que me tenéis el aura succionada.

¿Que te tenemos el aura succionada?

Sí, sí, sí.

Hay un bucle de negatividad, de estrés,

una cosa ahí que no termino yo de...

Te digo una cosa. La única negatividad que veo aquí es

que no das una a derechas, hijo mío.

Bueno. Entonces, si quieres

que por nuestra parte haya menos negatividad,

empieza a trabajar un poquito, porque a lo mejor

es que ni con las gafas rosas verás el mundo de otro color.

(PEDRO) Caprile podrá decir lo que él quiera.

Yo veo la vida como creo oportuno, porque es mi concurso.

Estoy concursando, él es juez, y yo veo el concurso

y veo mis posibilidades como creo oportuno, fin de la cita.

Aprendices,

una de sus mayores preocupaciones hoy es

que aprendáis una lección después de la prueba por equipos.

Para que valoréis la solidaridad entre vosotros.

¿Qué pasaría si alguno de vosotros

pudiese salvarse de ir a la prueba de expulsión?

Encantada de la vida.

Sería una cosa estupenda.

Anastasia,

¿querrías salvar a Rosa de nuevo?

Pues ahora mismo no. Ahora me quiero salvar yo.

Es que le sale lo que le sale. -Todos van a por mí, entonces...

No seréis vosotros los que decidáis.

Una decisión así tiene que tomarla

la ganadora de la prueba anterior, Lara.

Esto es una semana más en "Maestros de la costura".

Piénsatelo bien, Lara, por favor.

¿Lo sabes?

Sí. ¿A quién le garantizas tú

su continuidad en "Maestros de la costura"?

A Toni.

(ROSA) Toni venía lesionado. Tiene una quemadura en la mano.

Le hubiera resultado difícil hacer la prueba.

La elección de Lara ha sido la correcta.

Toni, dime qué te parece la decisión de Lara.

He venido aquí a coser y si me tengo que ir, me voy,

pero será por mis medios. A ella se lo agradezco un montón.

No me parece justo, pero ya está, lo asumo.

Yo haré todas la pruebas de eliminación.

Cuando me tenga que ir, me voy.

Esto es para ti. Gracias.

Vamos allá, Toni. Adelante, Toni.

Gracias. Te unes al equipo

de los mandiles blancos.

Me mira como diciendo: "No te han cogido".

Y yo: "¿Qué miras?". Se está metiendo en berenjenales.

¿Por qué me miras, Anastasia? Ha hecho lo correcto.

Miro en general. -"No te he mirado para nada".

Sí, ha mirado con... ¿Sabes?

Aprendices, la prueba no va a ser sencilla.

Tenemos unos invitados muy especiales.

Algunos los han definido como "el caos creativo

convertido en moda".

Adelante, David Méndez

Alberto Perancho y Álex Gallifa.

Outsiders Division.

Bienvenidos.

Ellos han ganado la duodécima edición

del Mercedes Benz Fashion Talent.

¿Sois un caos creativo convertido en moda?

Sí, digamos que nos sentimos bastante identificados.

Buscar coherencia en cosas que están muy desordenadas

y crear belleza con eso es algo que nos gusta.

-Intentamos jugar con conceptos contradictorios

y traer al mundo cosas nuevas.

¿Cuál es vuestro lema?

Siempre decimos que Outsiders Division

te ayuda a encontrar la mejor versión de ti mismo

Eso nos gusta. Raquel, y no olvidemos

que fueron finalistas

en la última edición del premio

Who's On Next de Vogue.

Que, por cierto, en este mundo de la moda,

¿no hay nombres en cristiano?

(RÍE) El Outsider, el Fashion Week,

el Who's On Next, pero en fin...

Además de deslumbrar

a Amis Volse que es la mano derecha

de la supertodopoderosa Anna Wintour.

Aprendices,

teníamos muchísimas ganas de plantearos este reto.

María, Palomo, ¿se lo enseñamos ya?

Vamos. A ver qué tenemos preparado.

Tadá.

Sergio, ¿qué ves aquí? Es un mono de trabajo.

Esta prueba a nosotros nos encanta, nos entusiasma.

Es un ejercicio superimportante de creatividad.

Tenéis que transformar este mono

en una prenda completamente diferente.

El límite es vuestra imaginación.

Puede transformarse en una prenda deslumbrante, maravillosa,

que podamos ponernos en cualquier ocasión,

incluso para ir a una fiesta, a una alfombra roja.

Tenemos que recibir a alguien

que se enfrentó a una prueba muy similar a esta

y que nos dejó con la boca abierta por el resultado de esa prueba.

Es alguien muy querido

y un decano en las pruebas de expulsión.

Un fuerte aplauso para Antonio Segura,

finalista de la primera edición de "Maestros de la costura".

(SARAY) Tenía que haber ganado él.

Porque él me encantaba.

Alicia es muy buena muchacha,

pero a mí me gustaba Antonio.

Era muy fan de Antonio.

Me ha encantado cuando lo he visto

y me ha transmitido tranquilidad.

¿Qué has sentido, Antonio, cuando has entrado?

Mucha emoción, es decir, fuimos los primeros,

los que abrimos camino.

Emociona, sí, y un poquito de envidia, también.

¿Cuál sería tu consejo? Mi consejo es

que nunca se dejen llevar por la negatividad.

Pensad que es vuestro y ahí estaréis, adelante.

Mi paso por "Maestros de la costura" ha sido una revolución.

Te cambia la vida. Que vayas por la calle

y alguien te diga: "Quiero tener algo tuyo".

Eso ya es para mí, con eso ya es suficiente.

Veo que tú siempre tan estupenda. Es de Juan Duyos.

Y es, bueno,

como estar dentro de un ramo de flores.

Tú eres una flor más. Ay, por favor.

Tenéis el mono, tenéis la mercería,

pero necesitamos que personalicéis esa prenda.

Palomo, María, por favor.

Aquí estamos.

Me encanta.

Sí, es fantástico.

Tenéis un montón de elementos para customizar la prenda

y que no quede ni sombra de un mono de trabajo.

(LUCAS)

Rosa, ¿le has echado el ojo ya a algún material?

A las flores, de momento.

Pues siento deciros, aprendices,

que no vais a ser vosotros quienes elijáis los materiales

para transformar vuestras prendas.

Lo va a hacer...

Lara.

¿Puedes venir aquí para verlo mejor, por favor?

Me encanta solo por el vestido. Por el paseo.

A Anastasia le va a dar mierda.

Lo que tú asignes tiene que ser el protagonista

de la prenda.

Para Rosa, le voy a dar las flores que a ella le han gustado.

Gracias, bonita.

-Lo mínimo que puedo hacer por ti, cariño.

A Lucas le daría cadenas.

Sí, me puede servir.

(LARA) Creo que puede hacer algo muy chulo.

¿Con qué tendrá que personalizar el mono Saray?

Esto, que son..., no sé cómo se llama.

Hombreras. Hombreras.

Saray, ¿contenta? Muy contenta.

¿Tienes ideas? Son preciosas.

Una cosa es tener idea y otra que salgan,

pero, bueno, voy con ganas. (LARA) Me encanta.

Déjame una, porfi. -Te la dejaré.

¿Qué objetos quieres para Anastasia?

El clavo.

Vaya.

Anastasia. Yo quizás no lo escogería,

pero tengo ideas, así que me parece bien.

¿Venía con alguna intención? -No, ahí volvemos a lo mismo.

Ya no tengo ninguna intención. -Vale, entonces bien.

A Sergio le voy a dar el pelo sintético.

A mí, el reparto de Lara me ha parecido estupendo.

Es que ha dado en el clavo, nunca mejor dicho.

Sabéis que si necesitáis el imperdible,

solo tenéis que pedirlo.

Tendréis 20 minutos de ayuda de cualquiera de los salvados,

incluido Toni.

Y si elegís utilizar el imperdible,

será la única vez que podréis hacerlo en todo el concurso.

Si otro compañero lo pide, ya no tendréis oportunidad.

Muy importante.

Tenéis que firmar esas prendas.

Y tenéis

90 minutos de trabajo.

Mucha suerte a todos.

La prueba comienza en tres, dos, uno, a coser.

Ah, hay de colores.

Quería el verde. ¿Quieres mejor el naranja?

No.

(AMPARO) Anastasia, piensa, pero date prisa.

Ya, ya, estoy en ello.

(SARAY) Madre mía, estoy histérica, estoy atacada de mi vida.

Es la primera vez que voy a prueba de eliminación

y me han dicho mis compañeros que esto es muy fuerte.

¿Sabéis lo que haríais vosotros? ¿Tenéis alguna idea?

Desde que estaba arriba, veía el pelo sintético y decía:

"Ya tengo mi traje". Es que Sergio

nos recuerda un poco a Antonio.

Bueno, Antonio es un poco más guapo.

Lorenzo, estamos hablando de cómo cosen.

(RÍE)

(TONI) El color que ha cogido me encanta, el naranja.

(AMPARO) Es de presidiario.

Y el butanero. -El butanero.

El color lo he escogido porque es el que ha quedado.

Hubiera escogido el verde de mi equipo, el Real Betis Balompié.

¿De verdad, Lucas, cortando los hilos? Raja, tío.

Alberto, ¿tú qué harías? Me apetecería hacer, igual,

un vestido de chica así tipo peto un poco de noche.

Le quitaría la espalda, le dejaría solo el cuello.

Y trabajaría con los clavos estrechando las piernas.

(ANASTASIA) Los clavos es un elemento difícil de afrontar

porque no está normalmente en una prenda de ropa.

Al principio estaba desubicada,

pero luego enseguida me lo he tomado como un material más.

Y ya pensar y hacer.

A Sergio le ha cambiado la cara.

Cuando se lo han dado, le ha cambiado la cara.

Sí, le ha quitado los nervios.

(SERGIO) Creo que la prueba no me va mal,

con lo cual si le sumas que no tengo ganas de marcharme,

creo que alguno de los demás va a palmar, pero yo no.

Quiero confiar en Lucas, porque Lucas es mi "protégé"

y no quiero que se vaya, la verdad.

No sé qué está haciendo, pero que se dé prisa con lo que sea.

Saray, veo que tiene la idea muy clara.

(SARAY) He decidido hacer un vestido

que tenga un rollo mío, que tenga rollo volantes

rollo flamenqueo y rollo atrevido.

Porque yo soy un escándalo.

(ALEJANDRO)Lo más recurrente es hacer un vestido.

Que sea más original, casi todos hacen un vestido.

-Desde ahí lo ves difícil, no se ve igual.

De aquí se piensa tranquilamente, se ve todo,

pero desde ahí...

(LARA)

Es pensar y ejecutar a la vez, porque no tienes tiempo.

(AMPARO) Me fijo en Anastasia, en un minuto...

Se ha hecho la base increíble. -Vamos.

Estoy nervioso, porque no sé si podré acabar.

Voy a hacer un corte imperio, pero la estoy cagando bastante.

Ay, Lucas se está agobiando.

Vale.

¿Te imaginas que cuando me preguntasen a quién quiero salvar

digo "Anastasia"? Los dejo a todos descolocados.

Tengo que decir que no entiendo bien lo que hace Saray.

Se sigue viendo mucho mono.

No me puedo permitir irme y tengo que luchar.

Estoy sacando todo lo que puedo y voy a intentar

hacer algo un poco ingenioso.

Voy a integrar mi elemento principal en el escote

para que parezca un collar, ta.

Y entonces se vea espectacular.

¿Qué hace Sergio? -Un abrigo.

Es lo mejor que puede hacer, tiene los puños,

puede hacer el cuello.

Estoy transformando el mono en un vestido de fiesta.

Voy a intentar darle un puntito más festivo, de noche,

con escote, entubadito y largo.

Anastasia quiera hacer un vestido largo con aberturas a los lados.

Qué bonito el pelo. -El pelo mola mucho.

(SERGIO) El pelo se corta de determinada manera,

por dentro sin cortar los pelillos. No tenía tiempo,

tenía que arrasar a todo trapo.

Lucas, como una torerita, creo que está haciendo.

Que mucho no está modificando. Bueno...

No lo pongamos nervioso.

¿Dónde está...?

Ay...

Vamos, Lucas, ponte a coser.

Me he bloqueado por los nervios y no sé cómo reaccionar.

No sé qué hacer, ni por dónde tirar, ni qué cortar.

No sé qué es lo que voy a entregar.

No sé qué estoy haciendo. Perdido ya, no, ¿eh?

Lucas, va, ánimo. -Lucas, no te agobies.

Dale duro.

Qué mono el collarcito así.

Saray, está guapísima. Sigue trabajando así.

Gracias, cariño.

No sé qué hacer.

Lucas, pide el imperdible.

Lara, si quieres, bajas y te pones tú.

Desde la barandilla no podéis dar ninguna instrucción.

Animar, pero con elegancia.

¡Ah, que no lo he cosido!

Se me ha desenhebrado la aguja y no me he dado cuenta.

He cosido sin hilo. Va, he perdido tiempo.

No sé si conocéis un poco la historia del mono de trabajo.

No, la verdad, no.

Su origen, en un creador de las vanguardias italianas

muy relacionado con el futurismo, que fue Tayat.

Creó este uniforme de trabajo en una sola pieza

por su comodidad y su practicidad porque te permitía

vestirlo sobre las prendas que traías puestas de casa.

Enseguida empezó a hacerse muy popular

entre las clases trabajadoras y obreras, tal es así

que se convirtió un poco en el uniforme

de determinados movimientos políticos

en esas primeras décadas del siglo XX

tan dramáticas y tan terribles.

Y las primeras sufragistas utilizaban los monos

para ponerse en sus puestos de trabajo.

La imagen que tenemos de las milicianas

en nuestra guerra civil es con monos de trabajo.

Venga, por Dios, que estoy tardando, venga, chica.

(AMPARO) Lucas lo lleva muy verde.

A lo mejor nos sorprende a última hora.

Esperemos.

Anastasia. Hola.

Hola. -¿Qué tal?

Te hemos visto. Lo has estructurado muy rápido sobre el maniquí.

Te hemos visto dándole volumen. -Mi idea es un poco

aplicar lo que habéis dicho antes.

Conceptos diferentes. -Contradictorios.

Contradictorios. Estoy haciendo un vestido

bonito para colocarle unos clavos potentes.

Los clavos, ¿cómo tienes pensado usarlos?

Desde el hombro hacia abajo, rellenando este espacio.

¿Tienes pensado usarlos a modo de alfiler o...?

O pegándolos sobre la prenda. -A modo de alfiler creo que más,

porque he dejado aquí un poco para poder clavarlos

en dirección hacia abajo para que se enganchen.

-Con un toque punki, ¿sabes? -Ah, mira.

Es la connotación que para mí tiene.

Sería la aportación de la prenda. -A ver si sale.

Vamos a ver qué pasa. Yo soy escéptico.

Me he asustado un poco cuando Lara ha dicho "clavos".

Para que veas que ella dice que me quiere y en realidad...

No tengo nada en contra de ella. -Es ella.

Es ella. -Es ella.

Gracias. Suerte.

Gracias.

Aprendices,

primer aviso de tiempo, porque habéis consumido ya

45 minutos.

La mitad de la prueba ha volado.

Ay, Dios mío de mi vida.

¿Lucas ha bordado? -No.

Dios mío de mi vida.

Este estrés muy grande.

Saray, ¿cómo va? -Eh... Ahí vamos, Rosa.

Yo creo que..., bueno...

Me he ido un poco y se me ha roto la aguja.

Entonces, me he vuelto loca. Dios mío de mi vida.

Quiero quitar esta aguja ya.

Estaba el tornillo muy duro.

En fin, lo he solucionado,

pero me ha costado tela.

(TONI) Bueno, algo así.

A ver que vea yo el tema este cómo funciona.

Lo que más me está costando a lo mejor es trabajar

sin una máquina de peletería

para poder recoger ese pelo.

(ISABEL) Ay, mira a Rosa, cosiendo flores ya.

Claro, el tiempo ahora ya vuela.

Lucas. Hola, Lucas, ¿qué tal?

¿Qué haces? Cuéntanos. -Intentando algo.

He querido hacer algo inspirado en María Escoté,

pero no me ha salido y he tenido que volver a replantear

lo que quería hacer. No entiendo ahora qué haces.

Aunque estoy más tranquilo que hace cinco minutos.

Creo que lo estoy pasando bastante peor que tú.

Sí, se ve horrible, pero espero que no se vea tan mal después.

Desde el principio hemos confiado en ti.

Eso me da rabia.

No sé si vas a llegar a enseñarnos lo que queremos ver.

Todavía hay tiempo, Lucas. Tiempo hay.

Tienes buena base, acaba esto. No le des mucha importancia

a cómo queda, cómo se ve,

y luego intenta ocultar los errores con las cadenas.

Eso haría yo. -Desde luego, visto ahora así

no tiene nada que ver con el mono.

El problema que tiene Lucas

es que nosotros creemos más en él que él mismo.

Mucha suerte.

Gracias, Lucas, suerte. Muchas gracias.

Muchas gracias, de verdad.

54, 25, 27.

Bueno, Lucas por lo menos va haciendo algo.

Cuéntanos, Saray, ¿qué haces?

Mira, he convertido el mono en un vestidito corto.

Y estoy intentando darle mi toque flamenco.

Le he puesto un volante abajo.

Que sea cortito, para que se vean cachas,

que yo también soy muy tal. Para que se vea ¿qué?

Cachas. Cachas.

Entonces, para que no sea lo típico, o sea,

las hombreras puestas así,

las he cosido todas a un lazo y hace como un pequeño escote

con bisutería. ¿Qué te parece, Álex?

Sobre todo me encanta que ella haya adaptado sus raíces

y haya transformado un traje de trabajo

en algo suyo,

que lo está haciendo, creo, con sentimiento y sabiendo lo que hace.

Sí. Saray, no olvides

que el elemento principal

tiene que ser el que te ha asignado Lara.

Sí, son las hombreras. Sí, ya lo sé.

Las has puesto pegaditas una al lado de la otra.

¿Te quedan más? Sí, me quedan cositas,

unas estrellitas. No sé yo si la forma

en que están puestas es la solución fácil.

Si has pensado un poco, a lo mejor, en posicionar diferente.

No sé, no olvides ese detalle. Vale, lo miraré.

Me parece el fleco... Incluso el peso un poco.

Sí, lo refuerzo ahí ahora. Suerte.

Gracias. -Gracias.

Gracias, Saray. A ti, María.

Controla esto, ¿eh? Vale, sí.

Voy a terminar esto y ahora... ¿Cómo lo controlo?

(ALEJANDRO) El vestido de Anastasia no se apoya en los palomos.

Lo que se pone a los palomos para que no se caguen.

Es un vestido antipalomo. -Antipalomo.

(ROSA) ¿Vas bien de tiempo?

Bueno. Como lo he visto todavía muy soso,

le voy a poner a las mangas más volantes y con lunares.

Para que se note.

Antonio, un beso, qué alegría de verte.

Te veía siempre. Estás guapísimo. -Encantado.

Siempre sois más guapos en persona que en la tele.

Ya voy siguiendo tu ritmo, siempre en expulsión.

Ya es la segunda vez. -Has heredado el puesto.

Por lo visto. -Para sacar el máster en expulsión.

Creo que las mejores pruebas, los mejores resultados,

los tuve en expulsión. -Sí, ¿verdad?

Creo que sirven, porque puedes mostrar todo lo que eres capaz

de hacer, ¿no, Lorenzo?

Yo no digo nada.

Un color alegre.

Y el contraste con el verde que tienen las flores.

-¿Te gusta? -Queda bonito.

Que no parezca un preso dando un paseo por el jardín.

-Le has servido de inspiración. Sí.

Bueno, me ha encantado.

Rosa, ¿de verdad me estás diciendo que el traje de Raquel

te ha servido de inspiración para esto?

Lo que medianamente podía hacer con un mono de trabajo.

Con un mono de trabajo podías hacer maravillas, Rosa.

Con tan poquísimo tiempo de decidir y de organizar y tal.

De decidir ¿el qué? Qué voy a hacer.

Decidir ¿el qué? Porque esto ya te lo daban.

Sí, he hecho un vestido largo,

que le queda el talle bajito.

Y lo he decorado cayendo las flores hacia abajo.

¿Y el escote? Escote de barco,

le he hecho un bies. Y lo dejas así.

Esto es más un submarino que un barco.

Voy a intentar plasmar primero

lo que he querido hacer con la decoración

y después intentaré mejorar el escote, si me da tiempo.

-No hay que rendirse. -No, jamás.

Hay que pensar que vamos adelante. -En mi vida

nunca se me ha puesto nada fácil. Todo con esfuerzo y lucha

y para adelante he tirado bien siempre.

Venga, Rosa, ánimo. Uy, muy bien.

Venga. Muchas gracias.

A los tres.

Qué mal.

Lucas, hasta el final, no te rindas.

No sé qué hacer.

Sí que lo sabes.

Ay, aquí estamos.

Que me coso los dedos y todo.

Pedro, quiero hacerte un regalo. Uy.

Aquí tienes el libro "Maestros de la costura",

manual imprescindible para confeccionar tu propia ropa.

Es una guía sencilla, muy fácil de utilizar,

con todo lo necesario para que puedas hacer tus prendas,

toda la información sobre los materiales que necesitas,

cómo hacer los patrones y cómo confeccionarlo todo

y apoyado con fotografías que te van a ayudar muchísimo.

Muchas gracias.

Ay, ay, ni el dedal me ayuda ya.

Sé que es una prueba creativa,

pero no queda tiempo para tener nuevas ideas.

Diez minutos y terminamos.

Diez minutos.

Me estoy dejando los dedos.

¿Cómo estás de pelo, Sergio? Pues lleno, lleno.

Ha quedado muy chulo. ¿Cómo vas?

(SERGIO) Creo que voy bien.

Haciendo una chaquetita así, un poco de señora.

Un toque esquimal, sí. -Adornada.

No tiene mala cara.

Un poco rey mago, te puede venir un poco la "inspo",

pero también un poco señora años 50 elegante,

A mí me ha venido "Doctor Zhivago".

Sí. Intenta terminarla lo más refinadamente posible,

más delicado. Bueno.

Y muy mal no vas, la verdad, Sergio.

Una transformación total, ¿eh?

La veo muy acabada, la prenda, muy transformada.

Me gusta cómo ha aplicado el pelo.

Le faltan los detalles finales de cualquier prenda.

Pero la intención de transformar algo y descontextualizarlo

veo que sí que está.

Pero que eso no te relaje. No, voy aquí a todo trapo.

¿No me ves? Mira. Eso quería yo.

Agacho más la cabeza aquí. Aprovecha esos minutos.

¡Vamos!

(AMPARO) Anastasia, vas genial.

(ANASTASIA, ALEGRE) ¡Sorpresa! Tengo muchas cosas que enseñar aún.

¿A que nadie se esperaba esto?

Mi súper vestido largo se puede convertir

en vestido corto, entonces, esto es como dos opciones.

(ROSA) Coso la pasamanería porque he seguido el consejo de Caprile.

Me ha dicho: "¿Qué has hecho en el escote?".

Realmente estaba como muy nada.

(LUCAS)

(SARAY) No me da tiempo a coserlo entero.

Aprendices, sabéis que no podemos evaluar nada

que no esté sobre maniquí.

Os queda un minuto para terminar la prueba.

¡Vamos, Rosa, que tú puedes!

(ALEJANDRO) No tenéis tiempo, terminad.

Y la prueba termina en tres,

dos... Sergio, ¿dónde estás? ¡Aquí!

Uno. ¡Ya está!

Tiempo.

Todos junto al maniquí, ya no tocamos más.

Aprendices, quiero despedir

a Dani, a Álex, a Alberto y a Antonio.

Todos muy pendientes

de todo lo que nos trae Outsiders Division,

que sé que es mucho,

pero también de todo lo que nos trae Antonio,

que está trabajando en su primera colección

y ya presentada, ¿eh?

Mil gracias por venir a los cuatro y hasta pronto.

Antonio, esta es tu casa. Es mi casa.

Nunca mejor dicho.

Aprendices, el jurado valorará ahora vuestros trabajos.

Suerte a todos. Gracias.

Gracias.

Anastasia,

viendo tu vestido, no hay ni sombra

del mono de trabajo del que partías.

Has hecho una transformación espectacular.

Tenías los elementos, quizás, más difíciles

para transformar, los clavitos.

Y, la verdad, has conseguido

convertirlos en protagonistas de tu creación

con muchísimo ingenio

y un resultado fantástico.

Gracias.

Aunque eso sí, Anastasia,

el vestido no invita a abrazar al que lo lleve puesto.

No. ¿Te gustaría darle un abrazo

al maniquí de Anastasia, Lara? La puerta la cerró ella, no yo.

O sea, a lo mejor conseguís limar asperezas

si ella te lo presta para alguna ocasión.

Yo me lo pondría, porque, de verdad, ha hecho un trabajo

espectacular. -Gracias.

Lo que piense Lara de mi prenda, la verdad, me da igual.

Casi..., que se calle.

Lucas.

Dime.

Lucas ha estado superperdido durante toda la prueba.

He visto que no sabías por dónde empezar,

cuando lo creativo se supone que era algo donde podrías

brillar, ¿no?

Y hemos estado intentando verte brillar en todo momento,

pero al final nos has presentado un delantal

todo por delante y nada por detrás.

Lo más sexi que hemos visto en "Maestros de la costura" 2.

Y todo esto

en 90 minutos.

A mí me gusta.

Pues es un cuadro, Lucas. Ya lo sé.

¿Qué tal lo ves? Me he bloqueado mucho

durante los primeros 45 minutos. No lo he gestionado nada bien.

Luego tenía que salir del paso. Entonces, cuando han venido,

se me ha encendido la cabeza

y luego lo que tenía lo he intentado invertir como he podido.

Yo estoy contento con lo que he presentado.

No está bien pulido, no está bien ejecutado.

Y yo te digo que veo una intención por primera vez,

veo una intención y veo un trabajo y puedo entenderlo,

pero creo que te has quedado a medias.

Tejido tenías para la espalda. Tenías el mono entero,

porque has utilizado 20 centímetros de dos metros.

Sí. El mono entero

y seda y gasa y lo que has cogido. Podríamos haber tenido

un vestido como gracioso, con un poco de inspiración...

Cotier. Sí, no sé.

Caña, "bondage". No sé cómo decirte.

Sí, por las cadenas. Lo "bondage" te ha gustado.

Era un poco, ¿no? Yo lo veo un poco por aquí.

Entonces, acábalo.

Mi problema ha sido eso, no gestionarme bien el tiempo

y que me he bloqueado. ¿Por qué no has pedido

el imperdible, chiquillo? Me he bloqueado tanto

que ni me he acordado. En este oficio

no te puedes bloquear

(LUCAS) Es que no sabía qué hacer.

Entonces, tampoco sabía si quien viniera me podría ayudar.

Veía a la gente haciéndome gestos, a Lara, con el imperdible,

pero no la estaba ni escuchando.

Esto, María, Palomo, es una tomadura de pelo.

Estáis más cercanos en edad a él, pero esto no lo podemos permitir.

Eso no tiene nada que ver. Es algo impresentable.

Esto, una persona no se lo puede poner.

Tienes que aprender a sacar lo que llevas dentro.

Te lo hemos dicho desde el primer día.

Es cuestión de empezar a trabajar.

Y esto es un error como los tenemos nosotros todos los días,

un tropiezo y nos levantamos. Gracias, María.

Me ha gustado la confianza que tenía en mí,

porque no la tenía yo en mí mismo.

Entonces, es lo que me ha emocionado.

A ver, Saray, es verdad que este vestido te refleja.

Es Saray 100%.

Has sido fiel a tus orígenes y a tu estilo.

Y eso es algo que valoramos.

Gracias.

Lo has transformado de aquella manera.

Yo, los acabados los veo chapuceros.

Saray, te veo como que sí, que tienes raza, tienes gracia,

pero...

Te faltan remates, la cremallera está del revés,

esas mangas, no entiendo cómo están colocadas,

un bies sí, el otro no, el cuello asimétrico.

Y lo mismo te digo que a Lucas.

Hay que tener cuidado, porque...

El resultado es regular.

Sí, sí, quiero trabajar bien la técnica,

que es una de las cosas que...

Bueno, una de las cosas de muchas que me faltan.

Sergio, has tenido mucha suerte cuando Lara,

no sé si consciente o inconscientemente,

te ha asignado esta guarnición de pelo sintético.

Sí, gracias a Lara he ido con un poquito de ventaja.

Lara, gracias.

Es un mundo que me gusta

y siempre que vas andando por la calle,

ves los escaparates y siempre te fijas en estas cosas

Mira la manga que ha hecho, ¿eh? No, no, si...

Para la chaqueta. Has estado pensando

en tu mujer porque la echas un poco de menos

y has estado inspirándote en la pieza.

Un poquito sí, a mi mujer estas cosas le gustan mucho.

Además presume mogollón: "Lo ha hecho mi marido".

Estoy segura de que tu mujer y tu hija están muy orgullosas

de verte trabajar. Has hecho una transformación

radical, que era lo que pedíamos en esta prueba.

Yo, que soy muy refranero, puedo decir

que donde hay pelo, hay alegría.

Podemos decir que a Sergio la prueba le ha venido al pelo.

Al pelo. También.

Correcto.

A ver, póntela tú.

Yo voy muy sexi debajo, si no, me la pondría.

Jo, Caprile, ¿eh?

Espectacular. Te queda divina.

Oh, "my God". -Bueno, bueno.

Parezco alguien. Melchor.

Ya quisiera Melchor ser tan guapo como yo.

(SERGIO) No todo el mundo puede decir

que haya hecho una prenda y se la haya probado Caprile.

Mira, ahí te lo dejo.

Ha sido algo espectacular.

No te duermas en los laureles. No, no.

Siguiendo con las frases hechas.

Gracias. Gracias a vosotros.

Rosa, tu vestido es lo más.

Si esto es un Rosa León, me declaro fan absoluta.

Hombre, gracias. Yo también, ¿eh?

De verdad. O sea, estoy impresionada.

Muchas gracias por vuestra opinión, la tengo muy en cuenta.

Caprile, ¿qué piensas? Me esperaba más de Rosa.

¿De verdad? Sinceramente, sí.

Es un vestido de cóctel perfecto, maravilloso,

hecho de un mono de trabajo. Que no recuerda nada

a un mono de trabajo. Se distancia...

Estoy de acuerdo, pero yo me esperaba más de Rosa.

Ya está, puedo decir eso, ¿no?

Que ha entendido la prueba a la perfección,

que las flores son muy bonitas,

aunque Lara le ha hecho un magnífico regalo,

Caprile espera más de ti. También es una buena opinión.

Espero más de Rosa. Y para eso estoy aquí,

para aprender de vosotros. Ya está.

Caprile, esto,

en el segundo programa de "Maestros de la costura"

es un regalazo.

Te recuerdo dónde estábamos hace un año.

Exacto. Viendo truño tras truño.

Maravilloso.

Parece algo casi real,

casi un Brisbanne Note, un poco..., no sé.

Muy bonito.

Muchas gracias. Estoy superabrumada.

Me siento muy orgullosa de la creación.

Dedicada a mis hijas y a la gente que me quiere.

Que se sientan orgullosos de mí.

Jueces, supongo que necesitaréis algunas de las piezas

para valorarlas.

A vosotros, aprendices, os pido que esperéis en el probador.

Es una batalla muy dura, "Maestros de la costura" no es ninguna broma.

La verdad es que estoy impresionada

con el trabajo que ha hecho Anastasia.

Es una pasada. Impresionada.

El vestido es bonito, moderno, me encanta.

Es súper. No me lo esperaba.

O sea, increíble resuelto. Una pasada.

Tenía el elemento más difícil.

No he venido tan preparado como debería.

Todavía no tenemos la valoración. Por mucho que nos hayan dicho,

podemos entrar ahí cualquiera. Con lo cual, tranquilo.

Si estás aquí es porque algo han visto en ti.

Estoy muy triste con Lucas.

Si hubiese acabado, no estaba mal. Lo que pasa es que creo

que lo que me intenta vender del delantal es un timo,

porque realmente él quería hacer un vestido.

Tienes un artista dentro de ti que no se ha desarrollado aún.

Es muy joven. -Por un lado u otro saldrá.

Son dos cuadrados con un trozo de tela pegados.

Es verdad. Punto pelota.

(SARAY)

Saray se ha dejado un alfiler.

No nos hemos dado cuenta antes. Bueno, eso es lo de menos.

Es lo de menos. Lo de menos.

Se ha dejado un cuello sin coser, un vivo sin poner.

Insisto en que la veo demasiado chapucera.

Creo que tiene que empezar a aprender a coser bien.

(SARAY)

¿Lo tenemos claro, compañeros? Yo sí.

Yo también.

No me imagino abandonando ahora mismo el taller.

Por Dios.

Aprendices, los jueces tienen ya un veredicto.

¿Me acompañáis?

Ay, qué sufrimiento, Señor.

Aprendices, mucha suerte a todos.

Uno de vosotros abandonará en unos minutos

el taller de "Maestros de la costura".

Saray, ¿puedes acercarte, por favor?

Saray, tu vestido transmite perfectamente tu personalidad,

pero no está bien solucionado ni terminado.

Este vestido, considero, Saray, que es un quiero y no puedo.

(SARAY) Si hoy me quedo, es la oportunidad que tengo.

Eso significa que tengo que ponerme

a saco con todo lo que fallo.

Intentar defender lo mío

y estar arriba, arriba, arriba.

Anastasia, ven al centro, por favor.

Anastasia, estamos todos superimpresionados.

Hasta el momento, este es el mejor trabajo que hemos visto este año.

Es moderno, hay diseño, hay costura, hay riesgo.

Así que hoy puedes estar superorgullosa.

Igual se pone de moda. Ahora todos vamos de clavos.

Tienes toda nuestra admiración. Gracias, de verdad.

Lucas, ¿puedes acercarte, por favor?

(LUCAS) Sí.

Lucas, sabemos que tu nivel está por encima

de esto que hemos visto.

Y queremos pensar que hoy has tenido un mal día.

Una cosa es transformar una prenda

y otra muy distinta es destrozar una prenda.

Lucas, ¿quieres decir algo?

Gracias por tu valoración y por tus palabras.

Y de los errores se aprende. Lucas, acompáñanos.

Gracias.

Ya.

Aquí hay un aprendiz que no está ya en el punto de mira.

Anastasia, puedes volver a tu sitio.

Gracias.

Aprendices,

uno de vosotros dos,

Saray o Lucas,

tiene los minutos contados en este taller.

El aprendiz que no continúa en "Maestros de la costura"

es...

Lo sentimos de veras.

Lucas.

Gracias.

Vamos, Saray, vamos.

Sé que ellos se quieren despedir de ti,

porque les ha costado muchísimo,

así que te pido, por favor, que te despidas de los jueces.

Gracias.

Ay, chiquillo.

(LUCAS RÍE) Te quiero dar un consejo.

Yo, las mayores lecciones que he sacado en mi carrera,

han sido de mis errores, que han sido muchísimos.

De esto tienes que aprender y sacar lección de ello.

Gracias. Porque tienes un gran futuro

por delante, Lucas. Eso espero.

Claro que sí. Gracias.

Sobre todo, Lucas, que eres muy joven,

que tienes que luchar,

pero estoy segura de que conseguirás cuanto te propongas.

Siempre, incluso para coser, para dibujar y eso,

he tenido ideas muy locas y tal.

Y he recibido siempre negativas de todo el mundo.

Me quedé muy sorprendido cuando me llamaron para entrar aquí.

Gracias por confiar en mí, en serio.

He aprendido mis límites en cuanto a costura,

lo que puedo llegar a hacer. Me he sorprendido a mí mismo.

He hecho cosas que yo no creía que pudiera hacer

en tan poco tiempo.

Y eso me ha alucinado de mí.

Y... Y eso es lo que me llevo.

(Aplausos)

Un fuerte aplauso de todos para Lucas que abandona

el taller de "Maestros de la costura".

Y te llevas esa máquina de coser para seguir trabajando, Lucas.

Muchas gracias. Vas a mejorar sin duda.

Gracias.

No lo veo como un final.

Lo veo como un comienzo.

En el cambio está la evolución y este es mi cambio de hoy.

Así que hasta luego, Lucas.

El nivel de exigencia en "Maestros de la costura"

aumenta conforme pasan los días.

Los retos son más complejos

y seguimos buscando a un único aprendiz

aquel que pueda hacerse con el título de "el mejor".

La próxima semana

continuamos disfrutando de esta aventura apasionante.

Mientras tanto, vosotros,

¿no os animáis a acompañar a los aprendices?

Solo hay que coger aguja e hilo, porque ya sabéis

que coser y cantar todo es empezar.

En este programa, caballo grande...

(VARIOS) Ande o no ande.

¡Vamos, Palomo! ¡Ah!

No has cogido hilo. Ahora, cuando fuera a coser.

La primera vez en mi vida que coso sin hilo.

Mahi Masegosa.

¡Qué alegría más grande!

¡Ah!

Madre mía.

¿Qué ha pasado ahora? No se puede equivocar uno.

No soy una máquina de coser con patas.

Muchas manos en la olla y arde Troya.

Uy, qué calor. Juan Duyos.

Ya ni enhebro.

Aprendices, nos hemos trasladado hasta Barcelona

¡Vamos, equipo, vamos, vamos!

Ay, ay, ay, ay... Lo he cosido mal, chicas.

Paramos el tiempo, paramos la prueba.

¿Esto sabes hacer de verdad?

Cero pelotero en costura.

Maestros de la costura 2 - Programa 2

27 ene 2019

Los aprendices de 'Maestros de la Costura' rinden un homenaje al diseñador de moda Pedro Rodríguez. En la primera prueba, confeccionaran un sensual camisón y una delicada bata a medida. Lorenzo Caprile también se animará a coser en este reto. Descubrirán el Disseny Hub Barcelona, donde trabajarán por equipos para replicar un vestido del diseñador de moda Pedro Rodríguez. Salvador Armengol, uno de sus discípulos, supervisará el trabajo de los aprendices. Para salvarse de la eliminación transformarán un mono de trabajo en otra prenda totalmente diferente. Además, tendrán que customizarla con el elemento que les toque: flores de plástico, tornillos, imanes de nevera. Los creadores de Outsiders Division y Antonio Segura, finalista de la primera edición de 'Maestros de la Costura', visitarán a los aprendices en el taller

 

ver más sobre "Maestros de la costura 2 - Programa 2" ver menos sobre "Maestros de la costura 2 - Programa 2"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 168 programas de Maestros de la costura 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Franklin Vargas

    Isabel y Lara son demasiado venenosas, no saben trabajar en grupo solo lo harán si les caen bien, espero que no lleguen lejos

    05 mar 2019
  2. Jose Antonio Sánchez Ardila

    El del comentario de mujeres reales ¿Va por Lara por ser transexual? Porque si es asi vaya comentario tan trasfobo.

    24 feb 2019
  3. Santi

    Señores!!! Tienen una gran responsabilidad e influencia sobre el público que les ve!! Utilicen mujeres "reales" como modelos para aliviar la presión social estética que sufren muchas adolescentes

    19 feb 2019
  4. Xabi

    Anastasia contra viento y marea: como lider es un desastre, pero cosiendo de las mejores. Espero que gane Lara ser¿a muy amiga de Rosa (ja,ja), pero salva a Toni que sabe que no es rival, y deja a su amiga del alma a ver si la eliminan. valla culebrón.

    16 feb 2019
  5. Jordán Brasil

    Es de los programa que me encantaría hacer y darme todo lo que me ha enseñado mi madre desde los 11 años

    02 feb 2019
  6. Jordán Brasil

    Ojalá a lo próximo casting me acepiteis ha hacer parte del concurso porque me haves descartado ¿¿ ya lo sé que no soy un profesional gostureiro pero lo hago lo mejor que algunos del programa

    02 feb 2019
  7. Deborah

    No se compara al programa del año pasado, me molesta mucho que el jurado tiene preferidos, cómo por qué ahora esa es la linea, que padre que sean inclusivos pues creo que todos somos humanos sin importar la raza, el genero, color, preferencia sexual, o religiosa, pero ustedes lo están llevando a otro nivel, de verdad por que no son imparciales???. espero que gane Anastacia, pues sabe Dios por que ya todos la odian y los jueces ayudan a fomentar ese odio. incluso en el segundo programa premian a un concursante por su buena actitud durante el proceso y enseguida vemos como ese mismo concursante agrede verbalmente y con actos a otra concursante. me pregunto ese es el que gano ser el mejor participante de la prueba pasada? no es lógico. att. Deborah cepeda

    30 ene 2019
  8. Luis

    Por que se meten tanto con Anastasia tanto de hablar de bulling para pararlo..usteds lo están transmitiendo en directo y sin ningún reparo incluidos los Jueces y presentadora VERGONZOSO..!!

    29 ene 2019
  9. Dida

    Es triste que un programa que debería dar protagonismo a la moda y la creatividad, prefiera venderse como un programa más similar a Gran Hermano vendiendonos las disputas entre concursantes eclipsando lo mas importante. Tomen ejemplo de programas como locos por el diseño Nueva Zelanda, o Fondo de armario. Eso es darle importancia al diseño y a la moda. Que pasa, que no tienen material para 3 horas de programa? Menos mal que tengo movistar tv y puedo ir hacia delante en el programa e ir a lo importante: las habilidades como costureros y diseñadores de los concursantes.

    29 ene 2019
  10. didi

    No me gusta para nada como dejeneran la moda , no los aprendices sino la profesora viste fatal parece gloria trevi cuando adolecente con un moño ahy de niña de los años 70 horrible ! Deberían vestirla como la presentadora así hermosa , quiero que gane Anastasia .

    28 ene 2019