1145569
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Los misterios de Laura - Capítulo 17 - El misterio de la dama roja

Subtitulado por TVE. -Esas cosas suelen pasar. A mí me pasan a menudo. La cosa es que fui a pedir unas pinzas al mismo sitio donde trabajaba ese hombre. -¡Qué casualidad! -Cuando nos ven allí nos dicen tan normales: "¿Sois los del coche blanco que lleva ahí toda la tarde?" (RISAS). Sergio, por cierto, la salsa picante estaba increíble. Tengo que pedirle a tu mujer la receta. -Debes admitir que te ha tocado la lotería con ella: 35 años, inteligente, guapísima. -Por cierto, esta tarde regresa del balneario, ¿no? A ver si la conozco por fin. -No, hoy va a ser un poco difícil. Creo... Que vamos a tener que dejarlo para otro día. -Venga ya. ¿Ni siquiera llegas a las copas? -No, estoy... Estoy muy cansado; he jugado toda la mañana al golf y... creo que me ha dado mucho sol en la cabeza. -Seguro que cuando llegue tu mujer... se te pasa el cansancio. (RÍEN). -Señores, las copas siguen en mi casa. -Bien. -Os acompaño. -Vamos allá. -Sergio, anímate. -Anímate. -(JADEA). (JADEA). (SE QUEJA). ¡Ah! Ah. ¡Ah! -Sergio. Soy yo. No sabes qué balneario. La próxima vez te vienes conmigo, te va a encantar. -¡Ah! (JADEA). ¡Ah! (RESPIRA FUERTE). -¿Sergio, estás en casa o estoy hablando sola otra vez? -(RESPIRA CON DIFICULTAD). -¡Ah, ah! Teléfono comunica. -Lo siento, cariño. -(CON DIFICULTAD: ¡Ah, ah!). -Sí. Por favor, mándenme una ambulancia. Mi marido está teniendo un ataque, ¡rápido! ¿Cuántas veces hemos hablado de esto? Con las cosas de la casa no se juega. -Queríamos tener un disfraz. -Y tú estabas limpiando el baño. Bueno, pues venís a buscarme. Que no gano para cortinas. Venga para la habitación, castigados. Mamá, ¿qué tal el funeral? -¿Yo, que quieres que te diga? Ya sabes que Balmoral era el único amigo de tu padre o uno de los pocos con el que yo tenía relación. Saber que se ha muerto me ha dejado fatal. ¿Hacía mucho que no lo veías? Desde que se casó con la lagarta esa, unas cuatro veces. ¿Qué lagarta? Una treintañera, una niñata. Que se lo ligó por el dinero y se casó para lucirla, pero luego la niña no quería... exhibirse en público. Bueno, la he visto de refilón y gracias. Mujer, a lo mejor estaban enamorados Anda, por favor, cállate. ¡Qué van a estar enamorados! Si era un vejestorio... solo le faltaba el uniforme de colegiala. Pero claro, en la cama lo pondría fino. Mamá. Es que todo es muy raro, hija. Se casan hace cinco meses. Y, ahora, ella vuelve de un viaje... va un fin de semana a un balneario y se lo encuentra muerto de un ataque al corazón. Bueno, ¿y qué tiene de raro? Ese hombre era millonario. Seguro que se pegaba la vida padre. Tenía una edad... No, no. Sergio se cuidaba mucho. Sería más fácil que se hubiera ahogado en un vaso de agua. ¿Qué me quieres decir, que se lo ha cargado ella? ¡Ja! Eres la bomba. Y también querrás que vayamos a su casa a picarla, para ver si suelta prenda. ¿Por qué no me morderé la lengua? -Oye, ¿era necesario traer a este? Es mi compañero y si hago el ridículo él también, ¿verdad? Y qué mejor manera que investigar un crimen con mis 2 chicas favoritas Además, ahora no tenemos casos. Ya, pero eso no quiere decir que perdamos el tiempo solo porque te cae mal la mujer de tu amigo. ¡Que yo solo quiero que la veas! A lo mejor esa vocecita que te habla de vez en cuando te dice ahora algo especial. Si te contara lo que dice esa vocecita en este momento. (LAS DOS: ¿Hola?). ¿Hay alguien ahí? ¡Hola! Cuánto... ¡Uy! ¡Coño! ¿Tu amigo se estaba mudando? No, que yo sepa. Pues alguien se ha dado mucha prisa en llevárselo todo. -Lo siento. Si han venido a ver la casa, han llegado tarde por unos minutos. -¿Qué? No, no, no. Nosotros solo queríamos... Darle el pésame a la viuda. Somos amigos de la familia. -Menos mal. Pensé que querían comprar la casa, ya está vendida. -¿Cómo que vendida? Si el dueño se murió antesdeayer. -Lo sé. Pero la venta se apalabró hace un mes. -¿Un mes? Hum. Pues no lo entiendo. A Sergio le encantaba esta casa. -Pero no la puso en venta él, sino su viuda Ágata del Valle. -Ah. ¿Podemos echar un vistazo? -¿Por qué? Si ya está vendida. Éramos tan buenos amigos de la familia.-Sí. Hemos pasado aquí grandes ratos, ¿verdad? Nuestros hijos venían siempre a bañarse y a jugar en la piscina. -Esta casa no tiene piscina. -Si es que tenía pánico al agua. Era hinchable. La montaba mi marido en el jardín. ¿Le importa? solo será un minutito. -¿Cómo que tu marido? A mí cuéntame cómo te has casado con esto. Oye, qué encimera tan reluciente. ¡Y qué cocina tan recogida! ¿Crees que los nuevos dueños me dejarían vivir aquí? Nena, un poquito de respeto, por favor. Esa mujer apalabró la venta de la casa hace un mes. ¿Cómo sabía que su marido moriría? Eso. ¡Eso! Fíjate, todas estas especias... pero no hay picante. Yo no podría hacer mis patatas a la riojana. Me encantan.Ya, ya. No hace falta que lo jures, nena. Ahora que me acuerdo. Sergio tenía una úlcera y no podía comer picante. ¿Ves como se cuidaba al máximo? Qué raro. Esta pareja tenía la alacena llena de latas de comida. Como si nunca cocinaran. Ese hombre debía pasar mucho tiempo solo. O no se atrevía a tomar algo... Que hubiese pasado por otras manos que no fuesen las suyas. -Lo siento pero tengo que irme ya. ¿Han visto lo que querían? Pues, para serle sincera... No estoy segura. -El fontanero dice que me tienen que cambiar las cañerías del baño. Así que tendré que dormir en un hotel. ¿Y por qué no te quedas en casa con nosotros? No creo que a tus hijos les haga mucha gracia. Por no hablar de Jacobo. Jacobo aquí ni pincha ni corta. Y a los niños ya les he explicado la situación. Van a tener que acostumbrarse. Vale. Pero, por si acaso, duermo en el sofá. Luego te llamo. Ismael es el primer tío con el que sales después de Jacobo. ¿Y ya lo metes en tu casa? Se queda a dormir en el sofá. -Laura, ¿tienes un momento? Tengo lo que me pediste. Yo no te he pedido nada. -Bueno, tú no, fue tu madre, antes de que llegaras. Me dijo que estabais investigando a una tal Ágata del Valle. Tu madre busca ganarse una placa. Sí, aunque a ti y a mí nos quite las nuestras. He mirado los movimientos de sus tarjetas, visitas a hospitales, antecedentes, etc... Nada; es todo de lo más aburrido. Mira, vas a hacer una cosa: la vas a llamar y se lo cuentas tú. A mí no me escucha.Espera, espera. Es que sí hay algo raro. Lo que hay sobre esta mujer es aburrido. Lo interesante es lo que no hay sobre ella. Cuevas, hoy estoy lentita, ¿puedes ponérmelo más fácil? -Todos los datos sobre Ágata del Valle son de los últimos 6 meses. ¿Y antes? -Nada de nada. Como si no hubiera existido. Hum. Ágata del Valle ha dado de baja su móvil. Y el dinero de la venta de la casa está en una cuenta en Suiza imposible de rastrear. Fíjate. Apenas se dejaba ver con su marido y cuando lo hace no se le ve la cara Si a esta gente le gusta todo lo contrario. Hacerse famosa y salir en las fotos. Ella no quería que la reconocieran. ¡Mira esto! Un extracto de movimientos de su tarjeta. Este fin de semana hizo un curso de submarinismo. Bueno. A mucha gente le gustan los peces. Pero mi madre dijo que estuvo en un balneario. Fíjate aquí: Curso de biología marina por la UNED. A lo mejor quería irse de crucero con su marido millonario. No. Sergio era fóbico al agua. Ni siquiera tenía piscina en su casa. ¿Entonces? ¿Por qué de golpe tanto interés por el mar? ¿Quién demonios eres? A ver, ¿desde cuándo tu madre trabaja para nosotros? Mi madre es una mujer corriente como las que vienen aquí a denunciar. Tiene derecho a pedir que se investigue un crimen. Pues que ponga una denuncia cono hace la gente corriente, ¿no? Verás, aún no hay pruebas para poner una denuncia. Pasa algo raro con esa mujer, Jacobo. Hace seis meses no existía y ahora es millonaria. Y no solo eso. Ha vuelto a desaparecer. No es la primera mujer que se casa con un señor mayor para heredar, ¿no? Y eso, de momento, no es delito. Pero ahora no tenemos ningún caso. Pues si no tenéis casos tenéis mucho papeleo que arreglar. Así que sabéis en qué matar el tiempo. Otras veces nos dices que sigamos nuestro instinto. Es que últimamente no me fío nada de tu instinto, Laura. ¿Esto es por Ismael? ¿Cuándo pensabas decirme que está viviendo contigo y con mis hijos? No está viviendo. Está unos días en casa mientras le arreglan la suya. ¿Y tú cómo lo sabes? Pues mira, me llamaron los niños antes de ir al cole y dicen que se quieren venir a vivir conmigo hasta que ese tipejo salga de ahí. Ismael no es ningún tipejo. Me encantaría seguir con la conversación pero tenéis mucho papeleo que arreglar. ¿Algo más? No me puedo creer que por un ataque de celos nos aparte del caso. ¿Qué quieres que te diga? ¿Cómo? Que le duele que su exmujer meta a un tío en casa. Pero, ¿tú también? Ismael es un amigo. Tú tienes derecho a hacer lo que quieras y él a enfadarse, es la vida Es natural. Lo que no es muy natural es verte a ti... leyendo libros de política. ¿Desde cuándo te interesa? He conocido a una chica periodista que escribe sobre esto, y así, si me formo un poco... Podré trabajármela. Pero si nunca has necesitado mentir a una chica.Pero ésta es diferente. (ASIENTE). Tiene cerebro. Muy graciosa. Mira, he pensado que si le hago creer que compartimos aficiones, me será más fácil. (ASOMBRADA). Claro. (RÍE). No. Lo del curso de submarinismo. Y de biología marina. Creo que ya sé por qué lo hizo. -¿Quieres que busque a todos los que practican submarinismo en España? ¿Es muy complicado? Según la página de la federación todos pasan antes por exámenes. Supongo que vendrán los datos. Vamos a ver. Miembros. Laura, 150.000 afiliados. No, no, Cuevas, no. Necesito que reduzcas esa lista. Vale, ¿a cuántas personas? A una.(CUEVAS RÍE). Laura, yo no hago milagros. Hoy vas a tener que hacer uno. ¿Qué queréis buscar? A su próxima víctima. Le llamo de la policía. Necesito que me den permiso para entrar en su base de datos. Dos cursos intensivos: submarinismo y biología marina. ¿Crees que es para pescar otro marido?¡Uh! Hay que cruzar todos los datos con los que tengan un patrimonio mayor de 5.000.000 de euros. Y Jacobo no se puede enterar. No perderé el tiempo en una de las teorías estúpidas de Laura. Esta no es suya, es de su madre. Tú, que lees libros de política para ligarte a una periodista. Ella puede hacer lo mismo con otro millonario. Si envenenó a su marido habrá restos de veneno. El cadáver lo incineraron. Le hicieron la autopsia sin buscar restos de veneno. ¿Y los 3 tipos que comieron con él ese día? Uno de ellos pudo ser el asesino. Mi madre los conoce a todos. Dice que se llevaban muy bien y ninguno ha salido ganando con su muerte. La única beneficiada es ella. ¿Crees que mata a los machos con quien se aparea? ¿Como la araña esa, la viuda negra? Por lo menos actúa como tal. 20 tipos, todos podridos de dinero, y todos practican submarinismo. ¿Y cuántos de ellos tienen más de 65 años? -Cinco. ¿Y cuántos están casados? -Solo uno. (CONTESTA AL MÓVIL). Sí. -¡Qué barbaridad! No me puedo creer que esa lagarta se haya casado con otro millonario. Bueno, por ahora es solo una suposición. ¿No tendrías que haber venido con Martín? Pero eres la única que la ha visto. ¡Pero de refilón! Bueno, y de lejos. A lo mejor hay un gesto, una expresión, algo que te recuerde a la mujer que se casó con tu amigo. No sé si ha sido buena idea. Mamá, tú me has metido en esto. Lo digo por los niños, los has dejado en casa con ese novio tuyo y no me hace gracia. Ismael lo hace encantado. Me dijo que así pueden estar solos y conocerse mejor. Y no le llames novio que parece que tuviera 15 años otra vez. Desde luego que no sé dónde tienes la cabeza, hija. Tiene un don para los críos. Seguro que ya los tiene en el bote. ¡No me dejes sola! -¡Javier, por favor, deja eso! -Yo soy Carlos, él es Javi. -No, tú eres Javi. -(ENFADADO: Me da igual, que ya está la comida). (LOS GEMELOS RÍEN). -Pero ¿qué os he di... Si yo había apagado esto, ¿quién ha tocado el fuego? (RÍEN). ¡Hola! (NIÑOS: Hola). Chis. Hombre... Pero si está tito Ismael. -Intentaba que se sentaran a comer. Ya. Sería más fácil si no pusieras atún, lo odian. Y las zanahorias mejor en puré, en trocitos les da mucho asco. (NIÑOS RÍEN). -Oye, que hago esto por caerles bien. Laura y su madre salieron por un caso y quería aprovechar... Espera, espera. ¿Un caso? ¿Qué caso? Chis. Qué caso. No lo sé. ¿Con su madre? Iban al chalé de un millonario para saber de su mujer. No me dijo más. Joder. (RISA DE LOS NIÑOS). Pizza de salami; dos pequeñitas, sino se pelean. Y trátalos bien, por que si no vuelvo y te clavo el tenedor en las pelotas, ¿eh? Oye, Martín, ¿sabes dónde está Laura? -La Federación Española de Submarinismo. Habríamos llamado antes, pero... el escándalo ha surgido hace unos minutos. ¿Qué escándalo? Una estafa. A los miembros más recientes. Al parecer, algunas de las empresas que ofrecen los cursos son ilegales. Pero yo hice todos mis cursos hace más de diez años. -(INCÓMODA: Ya... Ya lo sabemos). Pero su mujer hizo uno hace poco. -¿Regina? Ella hace años que bucea. Oigan, ustedes no tienen aspecto de submarinistas. -(RÍE INCÓMODA: ¡Pero qué se piensa, hombre!). ¿Que vamos a ir todo el día con la bombona, con las aletas o las gafas y el traje ese de...? Estamos... Estamos en oficinas. Oiga, ¿no podríamos hablar un momentito con su mujer? Así los borramos de la lista. Y los dejamos tranquilos. -(ININTELIGIBLE). -¿Ha dicho qué quiere? Gracias. Mi mujer está en la piscina. Si me disculpan. -¿Por qué no has dicho que eres policía? No quiero hacer saltar la liebre, mamá. Ni siquiera sabemos si ha habido un asesinato. Mucho menos, si ella es la sospechosa que buscamos. Mañana mismo te pones a dieta, ¿eh? Concéntrate en lo que hemos venido a hacer, por favor. Tienes que decirme si la reconoces. Buenas tardes. -Hola. Somos de la federación de submarinismo. No tienen pinta de submarinistas. ¡Ya! Nos dicen eso todo el rato. (RÍEN AMBAS). Hemos estado hablando ya con su marido, porque, al parece, ha habido... una estafa en unos cursos impartidos durante este mes. Yo buceo mucho, pero hace siglos que no hago un curso. (EN VOZ BAJA: ¿Qué, la reconoces?). -No sé. La otra tenía el pelo más corto. ¿Y la cara? Es que ya te he dicho que no la vi bien. ¿Y la voz? Nena, si no la vi bien, tampoco la oiría, ¿no? Ha debido haber un error. En nuestra base de datos... figura que, una Ágata del Valle hizo un curso intensivo durante este mes. -Entonces, sí que ha habido un error. Yo me llamo Regina. Se han confundido de mujer. -No es preciso sigas hablando con estas señoras, cariño. -No pasa nada. Ya sabemos que se trata de un error. -Y tanto que ha sido un error. ¿Iban a decirme en algún momento que son policías? Solo te digo que soy muy buen cocinero. Vente a mi casa esta noche. Ya verás. Tendrás una cena que no olvidarás. ¡Ah! Que estás cansada. Bueno... También soy un buen masajista. ¿Por qué pierdes el culo cada vez que Laura abre la boca? -Porque puede que tenga razón. He buscado cuántos millonarios mayores de 65 años murieron al poco de casarse con una chica de unos 30. Me han salido 6 en los últimos 5 años. ¿Y crees que es la misma mujer? ¿Que los mató a todos para heredar? Los nombres de las mujeres no coinciden pero cuadra con la teoría de Laura. Es todo muy sospechoso. Es todo muy vago. Si quieres conservar tu puesto te aconsejo que te fijes en policías de verdad y no en amas de casa con mucho tiempo libre. Ya, vale. ¿Y si estamos de verdad ante una viuda negra? Entonces yo seré la primera en proponerte para un ascenso. -Mmm... Gracias. ¿Serás cerdo? Que sea la última vez que hagas algo así. La próxima, te arranco la cabeza y la uso de pisapapeles. ¡Ole tus huevos, Cuevas! Pero la próxima vez inténtalo con una sin cuernos ni tridente. Eso ha dolido, ¿no? Sí. Ah. Lo siento, no tenía salida. A lo mejor era cuestión de buscar otra, ¿no? De verdad que siento muchísimo lo ocurrido. -¿Qué es lo que siente? Se presentan 2 policías en mi casa, mintiéndome y haciéndose pasar por otras personas. -No, no. Yo no soy policía, ¿eh? Solo soy la madre de la niña. -¿Ahora la policía trae a sus madres? ¿Lo sabía? -¡Cómo no! Si es el exmarido. Verá, le explico... -¿Por qué no traen a los niños y quedamos en familia? Verá, lo sentim... -Están en casa con su novio. Sentimos, de verdad, mucho este numerito. Pero créame. Era necesario. -¿Necesario para qué? ¿Van a decirme qué hacen aquí realmente? Verá, tenemos sospechas... No. Son solo sospechas. Y pequeñas. Pero quizá... Quizá su mujer no sea quién dice ser. ¿De qué me hablan? Yo le explico... -Es muy posible que su mujer... tenga una identidad falsa. (ENFADADO: Maribel). -Y lo esté haciendo... para matarle a usted y heredar su fortuna. Que lo ha hecho con un amigo mío hace poco. Está bien. Se acabó. Nos vamos a comisaría. Disculpe. -Es el único motivo... por el que una mujer guapa, joven, estaría con alguien como yo, ¿verdad? Para eliminarme y quedarse con mi dinero.No... No, nosotros no queremos decir eso. -No sé lo que quieren decir. Por eso tendrán que explicárselo a mis abogados. Voy a hundirles, comisario. Ahora salgan de mi casa. Maribel, por favor, vámonos. (SUSURRA: Por favor, vámonos). -Puede que estemos equivocados pero, por favor, tenga cuidado.(INCÓMODO: Maribel). Me da pena este hombre.Por favor. ¿Pero cómo cuentas esa tontería? No es una tontería. Y nada habría pasado si tú no lo hubieras estropeado todo. ¿Estropearlo yo? Si nos van a meter un paquete que me van a cortar la... ¿Aún quieres seguir los pasos de Laura? -¿Os pondrán a dirigir el tráfico? No tendremos tanta suerte. (GRITANDO: Y es la última vez que te saltas una orden mía, ¿vale?) Vale. Ha ido bien. ¿Bien? Laura, el suelo estaba temblando. Sabe que tengo razón. Solo está enfadado porque he dejado solos a los niños con Ismael. Pues no lo provoques más y saca a ese tío de tu sofá. ¿Otra vez con eso? He hablado con un amigo de la secreta. Ismael no tiene obras en su casa. Qué tontería. ¿Por qué iba a mentirme? Por lo mismo que miento a la periodista. Para acostarme con ella. Mira, yo no te doy consejo sobre tus amiguitas. Y ganas no me faltan. Así que no me los des tú a mí. (SUSPIRA). -¿Por qué sigues usando esa baratija? Te he comprado cosas mucho más caras. -Me lo regaló alguien hace tiempo. ¿Te pasa algo? -Me ha llevado años mantener a la policía alejada de mí. Y en 4 meses que llevo contigo consigues meterlos en mi propia casa. -Ha debido ser una confusión. ¿Qué es lo que querían? -Creen que has podido estar casada antes. Con alguien que murió... asesinado. -¿Es una broma? Sabes que eso es mentira. -No. No sé si es mentira. A veces pienso que no sé nada sobre ti. -No quiero que la policía interfiera en tus asuntos. -¿Qué sabes tú de mis asuntos? -Nada. Pero sé que no son del todo legales. Y nunca he dicho nada. ¿Sabes por qué? Porque no me importa. Lo único que me importa de ti es que te quiero. Sé que han estado preguntando por mí dos policías. Esa inspectora tan rara que ha venido hoy y un compañero suyo. Invítales mañana a comer. A ellos y a su jefe. -Ah. Además de dejar que me toquen los cojones, tengo que invitarlos a comer. -Demuéstrales que no tenemos nada que ocultar. Responderás amablemente a todas sus preguntas. Y yo no estaré delante, para que podáis hablar con tranquilidad. Aunque puede que sí me encuentren culpable de algo. -¿De qué? -De ser buena cocinera. Yo misma prepararé la comida. Y no te preocupes... mañana todos tus problemas habrán terminado. ¿Por qué nos habrá invitado a comer así de repente? Es normal que esté mosqueado; le has puesto nervioso. He hablado con la central y llevan años investigándole. Parece que blanquea dinero de gente muy turbia. Este tipo es peligroso; no teníamos que haber venido. Esa mujer ha matado y volverá a hacerlo. Hay que detenerla como sea. -Perdonen la interrupción. Tenía que atender esa llamada. ¿Su esposa no nos acompaña? No. Ha tenido que salir. Algo inesperado. Ah. Espero disculpar con esta comida mi comportamiento de ayer. Con la pinta que tiene esta carne queda usted disculpadísimo. Su comportamiento nos sorprendió. Teniendo en cuenta su excelente relación con la policía. ¿Quiere un poquito de vino? No. No puedo beber vino, soy diabético. Bien. Pues... ¿Por qué creen que mi mujer es una asesina? La mujer que buscamos es muy aficionada al submarinismo. Y sabemos que su esposa... se acercó a usted de ese modo. Hizo un curso intensivo para dar el pego y ponerse al día. ¿Conoce usted a su familia o a gente cercana a ella? Regina no tiene familia, pero conozco a amigos suyos. ¿Por?Porque pensamos que se fabrica identidades falsas. -Eso es imposible. Investigué a mi mujer antes de casarme con ella. Llevo tres divorcios a mis espaldas, estoy escarmentado. Y no encontré nada. Bueno, crearse una falsa identidad con papeles legítimos no es tan difícil. Basta con hacer desaparecer una partida de defunción y adoptar la identidad. O directamente pagar a alguien para que te permita usar la suya. Eso puede hacerse. En "Desheredada" la protagonista lo hacía. (RÍE). Mi madre ha visto a su mujer. Y cree que puede ser la persona que estamos buscando. (RÍE BAJITO). (RÍE A CARCAJADAS). ¿Qué le hace tanta gracia? -Ayer consiguieron asustarme. Hasta llegué a dudar de Regina. Y hoy me entero que la única prueba que hay contra ella es a una señora miope y una escena de un culebrón. (RÍE). Mi madre no es miope. Mi madre ve perfectamente. (RESPIRA CON DIFICULTAD). Bueno, sí, la operaron de la vista, no la dejaron bien, pero ve. (SE ATRAGANTA). (TOSE). Laura. Nada, nada. Se me ha ido el vino por el mal gañote. (TOSE). (TOSE Y RESPIRA CON DIFICULTAD). ¿Echárriz? ¡Echárriz! (SE AHOGA). Echárriz. ¡Martín! (ECHÁRRIZ JADEA). Hay que llamar a una ambulancia. Ah. No hace falta. Está muerto. La autopsia de Echárriz. Fue envenenado. ¿Pero cómo habéis tardado dos días en encontrar el veneno? Porque es un veneno muy poco común. De hecho, están analizando su origen. Y al forense le pareció un infarto. Fui yo quién pidió otro informe. Lo que es seguro es que ella lo puso en la comida. Y como hay veneno en el organismo volveremos a analizar todo lo que comió y bebió. Toma. Llamaré a Laura para que traiga a esa viuda negra, ahora estará en el cementerio enterrando a su marido. ¿Le habéis devuelto el cadáver? Una vez extraídas las muestras, no podíamos negarnos. Y el forense dictaminó que había muerto por causas naturales. -(CURA: Ahora dedicamos todos una oración por la salvación del alma de nuestro querido hermano. Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén). Siento lo que ha ocurrido. Quiero decir, siento no haber impedido que lo matara. -¿Cómo se supone que lo he hecho? Veneno. ¿Pensaba que no lo descubriríamos? Vista su obsesión conmigo, inspectora pensé que vendría antes. Entonces, no le importará acompañarme a comisaría. A la que debería importarle es a usted. Le aconsejo que no siga adelante. No entiendo. Usted no está en posición de aconsejarme nada. De hecho, dé por seguro que esta noche dormirá en la cárcel. No. Esta noche dormiré en mi casa. Y usted... deseará no haberme conocido. A ver, ¿de verdad no quiere usted llamar a un abogado? Se enfrenta a una acusación de asesinato. No quiero esconderme detrás de nadie. Por la sencilla razón de que no tengo nada que esconder. Se ayudaría mucho a sí misma si confesara. Y ustedes se ayudarían mucho a sí mismos si dejaran de presuponer que fui yo. No quiero verme obligada a denunciarles por acoso. No sé nada de venenos. Sabemos que usted misma preparó la comida. Y es algo un poco raro. Ustedes tienen a un cocinero contratado. La visita que hicieron a mi marido el día anterior le dejó muy preocupado. Así que quise poner todo de mi parte para demostrarle que no tenía motivos para dudar de mí. Pero... ahí es donde vamos. Quizá puso usted demasiado de su parte. Todo esto es ridículo. Además... Tengo una coartada. Estuve todo el día en un Spa. En un tratamiento de belleza. Mire, aquí no ha coartadas que valgan. Usted pudo poner el veneno antes de irse de casa, ¿no? ¿Y cómo es que ninguno de ustedes ha muerto? Pudo dejarlo en el pan integral, que los demás no comimos. Además, usted hereda todo. No solo tuvo la oportunidad, sino que además tenía un móvil. En eso se equivocan. Hay alguien más que tuvo un motivo... y oportunidad. ¿Qué quiere decir? Yo... hace un tiempo... Empecé una relación con alguien más. Ah, tiene un amante. (IRÓNICA: Pero con lo que quería usted a su marido). -El caso es que... él se empeñó en que dejara a mi marido. Yo no quise. Y me amenazó con matarle. De hecho estoy segura de que fue él quién lo hizo. Vaya. Qué amante tan oportuno. ¿Y nos puede explicar cómo ese amante tan misterioso pudo acercarse a la mesa, echar el veneno en plato y que ninguno de nosotros lo viéramos? Muy sencillo. Porque mi amante era una de las personas sentadas en esa mesa. ¿Qué dice? ¿Quién? Él. ¿Quién? ¿Martín? Pero... ¿Qué haces aquí? Ah, os conocéis. ¿Te has acostado con ella? Como ven. Él tuvo un motivo... Y oportunidad. Dijo que se llamaba Cora. Es la periodista para la que me preparaba. Martín, ¿hay alguna forma de que no la líes cada vez que te bajas los pantalones? Esa tía es peligrosa y estás implicado en un crimen. Me dijo que era periodista, ¿por qué no iba a creerla? La debió de poner sobre aviso... La de la inmobiliaria, cuando fuimos con mi madre a casa de su amigo. ¿Por qué ha hecho eso y le ha dicho que es periodista? ¿No los ves? Para sacarle partido a la investigación. Y seguro que ha tenido éxito. Jacobo, Martín nunca le diría a ella... Le dije que investigábamos a una viuda negra. Y también me preguntó mucho sobre el caso. ¿A santo de qué? Quería escribir un artículo sobre nuestros métodos de investigación. Solo quería impresionarla. O sea, que estamos jodidos. Más que jodidos. Sabemos dónde estaba el veneno. ¿En el pan integral?No. Estaba en su plato de carne. ¿En la carne? Todos la comimos. Estaríamos muertos. Vimos cómo la trinchaba. Y él mismo la sirvió. ¿Cómo puso el veneno en el plato sin estar en casa? Si no os conociera diría que solo es posible si lo hizo uno de vosotros. Claro que, para eso, tendríais que tener un motivo. ¿Me he perdido algo? Esta historia no se aguanta. Si ni siquiera sabía que estabas casada. Ni siquiera sabía tu nombre verdadero. ¿Hay algún modo de que no vuelva a acercarse a mí? Mató a mi marido. Y le tengo miedo. ¿Miedo a Martín? Nadie le tendría miedo. Quién lo conoz... (INTRIGADA: Espere, espere. Quédese quieta). No se mueva. Espere. Tiene algo ahí. ¿Pero qué hace? Es un tatuaje. ¡Ah! Parecía una araña. Está muy bien hecho. -Jacobo. Esto estaba en la caja fuerte de la víctima. -(REGINA: No puede ser. (SORPRENDIDA: Alejandro lo sabía)). (ENFADADO: Él no sabía nada. Tú encargaste las fotos y las dejaste ahí para que las veamos. Mataste a tu marido y me quieres culpar a mí).Déjame en paz. ¿Qué es lo que tiene que hacer para que le detengan? ¿Matarme a mí también? Martín. Ven. A ver, Martín, yo sé que eres inocente Y no me gusta nada lo que voy a hacer. Pero esas fotos te convierten en sospechoso. Tengo que apartarte del caso. Seguramente tendré que registrar tu piso. Tranquilo, ¿eh? ¿Cómo has podido hacerlo? Martín es nuestro amigo. Laura, yo no puedo venir a comisaría y adoptar un día el papel de jefe y otro el de amiguete como el que cambia de traje. Al registrar su casa... hemos encontrado esto. Estamos comprobando los restos... de la jeringuilla, por si corresponden con la sustancia que mató a Echárriz. Pero si sabemos que él no ha hecho nada. (ALTERADO: Sí, lo sabemos, es un montaje de esa tía). Pero ahora lo único que cuentan son las pruebas. Es evidente que esa mujer miente. Miente. Miente todo el rato. Si hay momentos en que ni siquiera disimula. Sí, es verdad, esa mujer... nos ha hecho creer que Martín tenía la oportunidad y el móvil. ¿Pero con qué le vamos al juez? ¿Con fotos nuestras en una cena para que vea lo majo que es Martín? O sea, que si sigue adelante van a detenerlo.¿Sabes lo que es esto? Es una petición de una orden de detención. Con cualquier otro, estas pruebas ya las hubiera mandado. ¿Y tú que vas a hacer? Pues tengo tantas cosas en qué pensar y tantos problemas, que se me traspapelará y olvidaré mandarla. Hasta mañana por la tarde. Laura, tenéis 24 horas para averiguar cómo esa mujer se las arregló para matar a su marido.Gracias. Vas a cursar esa orden, Jacobo. ¿Qué estás diciendo? Esa tía contará su historia a todo el mundo. Mi relación con ella se sabrá. No nos puede salpicar a todos. No pueden detenerte, Martín. Tú no has hecho nada. Ya, Sé que tú lo demostrarás. Sabes que tengo razón, Jacobo. Tienes que detenerme. Martín Maresca... Amigo... quedas detenido por el asesinado de... Alejandro Echárriz. En esta ocasión no creo que sean necesarias las esposas, ¿no? Vamos. Cierran la puerta. Sí, mamá, tenías razón. Es ella. Pero no va a ser fácil demostrarlo. Además, las cosas se han complicado. Bueno, luego te llamo. Le he llevado un táper a Martín. ¿De verdad que tiene que dormir en la celda? Hasta que el juez determine su libertad condicional no hay nada que hacer. ¡No hay forma humana de que colocara el veneno en el plato de carne sin que la viéramos! ¿Cómo lo hizo? -Creo que sé cómo lo hizo. He estado pensándolo y sé cómo lo envenenó. ¿Tú que haces aquí a estas horas? Todos queremos ayudar a Martín a salir de esta. Se me ha ocurrido que... ¿y si lanzó el veneno desde lejos con una cerbatana? Es muy fácil de usar y se puede hacer hasta con un boli. Oye, Cuevas... Espera, espera. Regina se escondió entre los arbustos de la terraza. Y desde allí... lanzó el veneno hasta el plato con algo como esto. ¿Tú quieres sacar a Martín del calabozo o que se quede ahí toda la vida? ¿Y si puso el veneno en el plato de carne no en el momento del crimen, sino después, para simular que era allí donde estaba? ¿Y utilizaron otra cosa para envenenarle? No está mal. Pero solo nosotros tuvimos acceso a la mesa, salvo Lydia. Nadie más se acercó al trozo de carne. Lo único seguro es que esa mujer es un misterio. No sabemos ni su nombre ni de dónde viene ni nada de nada. Es una pena que no le dieras así con la revista. Parecía un tatuaje tan real. Jacobo. Un tatuaje. Algo que no se borra. ¿Y? Pues que si una persona... que parece un camaleón de tanto como cambia de apariencia, se hace un tatuaje... Es porque tiene que ser algo muy importante para ella. Era una araña. Mira. Aquí. En la nuca. Eso no está dibujado al tuntún. Parece un araña de una especie muy concreta. ¿Y si...? (EUFÓRICA: ¿Y si...?). No traigo buenas noticias. Identificamos alguno de los componentes del veneno pero no todos y... Siento deciros que los restos de la jeringuilla que había en casa de Martín se corresponden con el veneno. Lydia. ¿Puedes comprobar si es veneno de una araña? Claro. Teníais razón. El veneno es de una araña. Se llama la dama roja y su picadura es mortal. ¡Ay, Dios mío, qué horror! No puedo con las arañas. Ni mirarlas. ¿Hay algún dato más sobre estas arañas? Sí, solo se crían en Brasil, en España no existen. He mirado en el registro de aduanas y solo hay una empresa farmacéutica que las importa desde hace años. Los laboratorios Acosta. ¿Para qué querrían unos laboratorios tener ese bicho? Imagino que para estudiarlos con fines científicos. El encargado de la investigación se llama Tristán García. Vamos. Buen trabajo. ¡Qué mal rollo! Estos laboratorios son los que hacen las barritas adelgazantes que como. ¡Y aquí hay arañas! Mira, es aquí. Departamento de toxicología, vamos. ¿Tristán García? -Por fin. Les estaba esperando. Un segundo. Aquí están sus cosas. Unos familiares dijeron que vendrían a buscarlas. ¿Son ustedes? ¿Pero usted no es...? (TITUBEA: No... No nos ha entendido). Nosotros queríamos hablar con él. ¿Hablar con él? Pero eso va a ser un poco difícil. Tristán murió. Verá... Somos policías. ¿Qué es lo que pasó? Fue hace dos años. La manera de morir... Bueno, les resultará extraño. Él... murió envenenado. Por el veneno mortal de una araña. La dama roja. Este es el laboratorio donde trabajaba Tristán. Vengan. Quiero presentarles a alguien. Con ustedes... La dama roja. ¡Ay, Dios! Me va a dar un infarto. Estos terrarios son muy seguros no pasará nada. Son las arañas de Tristán. Al morirse no las tiré y las guardé. ¿Y no es más bonito coleccionar sellos? Fue aquí donde lo encontramos. Metió la mano en este terrario. O alguien lo envenenó con el veneno de la dama roja. Puede, pero todo apuntaba a que fue un suicidio. Tristán experimentaba con el veneno de las arañas buscaba un remedio contra el cáncer. Y obtuvo muy buenos resultados. ¿Cómo se combate el cáncer con el veneno de la dama roja? Muy fácil. Se aplica el veneno en las células cancerígenas y luego se le aplica el antídoto para contrarrestar el veneno y no dañar al organismo. Pero los inversores de los laboratorios dejaron de financiar el proyecto. Y él no lo aceptó. No seguir investigando lo volvió loco. Y se suicidó con el mismo veneno con el que jugaba. (ASIENTE). ¿Sabe si Tristán conocía a esta mujer? No. No me suena. Aunque él era muy reservado con su vida privada. Yo, la verdad, he querido proseguir con las investigaciones de Tristán. Pero no consigo dar con la cantidad exacta del antídoto y del veneno que usaba en sus experimentos. -Mire, los glucócidos...¿Sabe qué amigos tenía aquí? ¿O familiares? (SUSURRA: ¡Ay!). (SUSURRA: Eso es). (SORPRENDIDA: Eso es). Ya sé cómo lo hizo. (ASUSTADA: Ay, Dios). ¿Dónde vas? ¿Qué te pasa? A parar una lavadora. (NIÑOS: ¡Hola, mamá!) (MARIBEL: Hola). Mamá. No habrás puesto una lavadora. ¿Una? Y tres. No. No, no, no, no... Que ya he aprendido a separar los colores, ¿eh? (LAMENTO). Oye, que llevo toda la mañana planchando, ¿qué haces? ¿Dónde está mi blusa azul? Esa no te la he lavado.¿Qué? -Esa está en la basura. Y no pongas esa cara porque era espantosa. (NIÑOS RÍEN). Algún día me lo agradecerás. Pero nena, ¿qué haces? (CARLOS: ¿Pero qué haces?). -¡Uy, por Dios! (RÍE). No, mamá. Te lo agradezco mucho ahora. Muuua. Coméoslo todo. -El coche ya ha llegado. Está fuera esperando. -Muy bien. Antes de marcharte, ¿puedes echar esto al correo? ¿Qué hacen aquí? ¿Por qué no está en la cárcel? No quería perderse el ver cómo la deteníamos. Se ha dado prisa en vaciar el nido. Ya ha terminado su tarea, ¿verdad? Alejandro Echárriz era su última víctima. ¿Mi última víctima? ¿A cuántos he matado? Bueno, al parecer, la lista se eleva a seis. A usted le gustan las arañas. Y fue así como dimos con su pista. Como cuando un entomólogo observa sus insectos. Sabíamos que tenía patrones de conducta. Cómo elegía a sus presas. La manera de acercarse a ellas. Perdone, ¿podría ayudarme? Se me ha parado el coche y necesitaré hacer una llamada. -Por supuesto, cómo no. -Gracias. -Oh. -¡Oh!. -Lo siento. No le había visto venir. Gracias. -La isla de Oahu, ¿la conoce? -No. Pensaba ir. Soy aficionada al submarinismo. ¿He dicho algo raro? -Al contrario. Pero nos equivocamos. Su móvil no era algo tan frío... como el dinero. Sino algo mucho más humano. La venganza. Eras la novia de Tristán. Pero las cosas se torcieron. Los inversores de los laboratorios decidieron no poner más dinero en el proyecto. Aunque, al final, sí que acabaron pagando por ello. Usted los culpó. Por el suicidio de Tristán. Y los ha ido eliminando uno a uno. Sergio Balmoral y Alejandro Echárriz eran los últimos. Por eso se arriesgó a matarlos. Aún sabiendo que le seguíamos la pista. No podía dejar inacabada su obra maestra. Los mató con el veneno de la araña. El mismo veneno que utilizó su novio para suicidarse. -Una historia muy dramática. ¿Copiada del culebrón al que está enganchada? (RÍE). ¡No! Tengo pruebas. Justamente, a usted... la ha traicionado aquello de lo que carecen las arañas... que tanto le gustan. ¿Un trozo de metal? Su corazón. Usted también tiene uno. Aunque estuviera escondido y roto. ¿Y qué tiene que ver esta historia con el asesinato? Yo conocía a Tristán, sí. Pero siguen sin tener pruebas suficientes. El mayor misterio de este caso era... cómo pudo envenenar el plato de carne. Una carne que la misma víctima había trinchado y servido delante de nosotros. Solo podía haberlo hecho alguien sentado a la mesa, ¿verdad? La solución no era sencilla. Usted la tejió como una tela de araña. El plato no estaba envenenado, quiero decir... no estaba únicamente envenenado ese plato. Toda la carne estaba envenenada. ¿Y? Todos ustedes comieron de esa carne. También estarían muertos. Sí. Y todos también bebimos del vino. Salvo una persona: la víctima. Porque era diabética. ¿Quiere un poquito de vino? -No. No puedo beber vino, soy diabético. Bebimos el vino que contenía el antídoto que anulaba el veneno. El mismo antídoto que Tristán utilizaba en sus investigaciones. -Tristán experimentaba con el veneno de las arañas buscando un remedio contra el cáncer. ¿Y cómo se hace eso? Se aplica el veneno en las células cancerígenas y luego se aplica el antídoto para contrarrestar el veneno y no dañar al organismo. Envenenó el trozo entero de carne ese mismo día antes de irse. Y después echó el antídoto en el vino sabiendo que él no lo iba a beber. Y lo mismo hizo con el amigo de la madre de Laura. En esa ocasión echó el antídoto en una salsa picante, sabiendo que... que tenía una úlcera, ¿no? Todos fuimos envenenados y salvados al mismo tiempo. Y aquí está la prueba. Me manché con el vino. Y hemos encontrado en la mancha... el antídoto que buscábamos. También nos han hecho una analítica. Seguro que encuentran restos de veneno en nuestros cuerpos. Es la primera vez que somos... la principal prueba... en un caso de asesinato. -Esas personas merecían morir. Pararon una investigación que hubiera salvado la vida de mucha gente. Eso es lo que te dices a ti misma para justificarte. Pero en el fondo, te gusta lo que haces. Regina, Cora, Ágata... o como se quiera usted hacer llamar. Queda usted arrestada por el asesinato de Alejandro Echárriz y Sergio Balmoral. Vamos. (SUSPIRA). "Gracias por librarme de la cárcel." "Ahora eres tú la que no ser librará de mí." ¡Ay! Suena el teléfono. Dime. ¡Martín! ¿Seguís sin saber cómo se llama? Esa mujer va a ser un misterio hasta el final. Eres un sol. Pero vas a hacerme engordar cinco kilos. ¿Cómo que por qué? Por los bombones. ¿Que qué...? (ATERRORIZADA: La araña). ¡La araña! -No sabes qué tranquila me he quedado después de haber resuelto este caso. Oye, ¿y tú no me podrías pagar algo como... como consultora externa? ¿Qué te pasa? (GESTO DE PÁNICO). ¿Eso es yoga? ¡Ay! ¿Qué dices? ¡Ahí, ahí, ahí! Está aquí la araña. (GOLPE). -¡Ya está! Ya no hay araña. Hija, de verdad, eres tan simple que... ¡Si supieras la de bichos que había en el pueblo cuando yo era pequeña! ¡Tábanos como cocos, había! Una araña, una araña. ¡Ay, hija! ¿Laura? Laura, ¿estás ahí? Martín. (LEE: Querida inspectora Laura Lebrel del Bosque. Tengo el placer de invitarla a un misterio). Y firmado el Señor X. ¿Pero a cuánta gente han invitado? -Con ustedes son diez. -Esta casa da un yuyu que te cagas. ¿Cuándo conoceremos al Sr. X? -Qué muñequitos tan monos. -Son los diez negritos, de la novela de Agatha Christie. Diez desconocidos se reúnen en una casa. Un asesino comienza a matarlos uno a uno. Y cada vez que muere uno... Una de esas figuritas... aparece rota. Hasta que al final... no queda nadie. -Siento la presencia del mal en esta casa. Me ha parecido que me conocía de algo.-No la conozco de nada. ¿Y sabe de lo que debería preocuparse? Del hecho de que estemos aquí encerrados. -¿Vamos a morir todos? -Tenemos que descubrir el misterio y saber por qué estamos aquí. -Ya lo hablamos y no nos conocemos de nada ninguno. -Maldito psicópata. -(MUJER GRITA). (GRITA).

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • C.17 - Misterio de la dama roja

Los misterios de Laura - Capítulo 17 - El misterio de la dama roja

26 mar 2013

Laura investiga a petición de su madre, la muerte de un amigo suyo. Pronto descubrirá que la esposa del muerto no es viuda por primera vez, sino que tras de sí hay un rastro de cadáveres de millonarios... ¿se trata de una viuda negra?

Histórico de emisiones:

04/07/2011

 

ver más sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 17 - El misterio de la dama roja" ver menos sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 17 - El misterio de la dama roja"

Los últimos 127 programas de Los misterios de Laura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Varda Blatman

    Me encanta el programa "Los Misterios de Laura". Que pena que no contiuen ... Gracias, Susi

    15 abr 2014
  2. maria

    por favor nuevos episodios, me encantan!!!!!!!

    14 may 2013
  3. mikel

    Con el debido respeto se puede saber a que esperáis para estrenar de una vez la temporada. Me encanta la serie es buenísima, parece tan real en la mayoría de los casos; no os hagáis tanto de rogar y sacar a la luz esos episodios que tantas ganas tengo de ver. Atentamente: Anónimo entusiasmado por ver la nueva temporada, que ya va siendo hora. PD: Yo no sé mucho de televisión pero ganaríais mucha audiencia los jueves o los viernes por la noche.

    04 abr 2013
  4. Cristina

    La serie es estupenda!!! Espero ver pronto nuevos capitulos, despues de volver a ver todos los antiguos! Gracias

    31 mar 2013
  5. Leon

    QUEREMOS MAS CAPITULOS DE: LOS MISTERIOS DE LAURA!

    10 nov 2012
  6. María

    Me encantan Los Misterios De Laura. Es una serie muy interesante.

    15 mar 2012
  7. Andrea

    Os quejais demasiado, el episodio era magnífico. No tiene importancia que falten detalles como que si alguien no quisiera beber vino o que Martin no le regalaría a Laura bombones porque sabe que está a dieta.. -_-

    07 feb 2012
  8. Lu!

    Misterios De Laura! Lo Maximo! No hay mejor serie...la veo gracias a mis papaas! Me encantaria que sigan con mas capitulos...

    20 nov 2011
  9. María_1998

    Me encanta este episodio. Esa chica es una bruja y pobre Jacobo...

    07 sep 2011
  10. morgenrot

    muy mal, Laura no recicla! reflejo de este país de pasotas y desconsiderados con el medioambiente

    24 ago 2011