1139730
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Los misterios de Laura - Capítulo 16 - El misterio del hombre sin pasado

Subtitulado por TVE. Claxon ¿Pero no sabes por dónde vas? Casi te pillo. ¿Me oyes? Música de violín Melodía de violín ¿Podría tocarla otra vez? -¿Se encuentra bien? Es allí donde voy. Es allí donde voy. ¡Estupendo! Me va a llevar un rato ordenar esto de nuevo y lo querían para ayer. ¿Busca a alguien? Ni siquiera sé lo que hago aquí. Ya. ¿Por qué no se sienta allí un ratito y en cuanto termine con este desorden estoy con usted. Verme así, sin poder valerme por mí misma. Venga, que sólo te han operado de miopía. Vas a estar con molestias poco más de un día. Molestias, dice, yo más bien diría ciega, desvalida y claro, sola. Anda, anda, ven, siéntate aquí. Aquí. Venga, voy a arreglar lo del día de permiso con Jacobo y nos vamos para casa, ¿vale? -Vale, vale. Oye, nena... ¿No te habrás puesto esa falda que tienes con botones en ese verde horroroso, ¿verdad? Disculpe, ¿le importa echarle un ojo...? ¿Se encuentra bien? Yo quiero hablar con un policía. Sí, yo soy policía, dígame, ¿qué le ocurre? He venido a... A denunciar un asesinato. ¿Un asesinato? ¿De quién? El mío. ¡Ayuda! ¿Cómo está? Tenía una herida en el costado que sangraba mucho pero era superficial, nada grave. Ha pasado la noche tranquilo y está consciente y estable. Podemos darle el alta cuando ustedes digan. ¿Cómo lo intentaron matar? Bueno, tenía alguna contusión y un par de hematomas. Parece un accidente. ¿Y por qué dice que lo intentaron matar? También puede ser una paliza, eso les toca a ustedes averiguarlo. ¿Ha dicho quién fue? -Respecto a eso, se van a llevar una sorpresa. ¿Cómo que no se acuerda de nada? Pues eso, que no me acuerdo de nada. Ni de mi nombre, ni mi profesión, ni de dónde vivo, nada. ¿Pero cómo puede estar tan seguro de que han querido matarlo? No sabría explicarlo, es como una sensación. Estoy seguro de que alguien intentó asesinarme y por eso estoy así.Las heridas se pudieron dar en un accidente. Del golpe quedarse amnésico, ¿qué es lo último que recuerda? Que estaba andando por ahí, luego vi una violinista, fui a comisaría, pero no recuerdo nada. Bueno, lo que tiene que hacer ahora es descansar e intentar recuperar la memoria. Ya verá como así se soluciona todo. Sí, ¿y si para entonces el que me ha dejado así vuelve a intentarlo? ¿Y si esta vez tiene éxito? Un asesino anda suelto, ¡lo sé! Oiga... Este traje suyo es de muy buena calidad. Yo creo que usted tiene que ser un hombre muy elegante. Y compartimos iniciales, Martín Maresca. M. M. Mire, unas cerillas. ¿Es usted fumador? Pone "Café diurno". Puede que estuviese ahí antes de tener su accidente. ¡Que no fue un accidente, que me intentaron matar! Está claro que recordar va a ser lo único que me va a salvar. ¿Pero? ¿Pero qué hace? Pienso ir a este sitio y recuperar mi vida. ¿Quiere acompañarme? La verdad, no sé ni dónde es esta dirección. No sé ni en qué ciudad estoy. Está bien. Pero antes tendremos que conseguir ropa limpia, ¿eh? ¿Qué? ¿Le suena de algo? ¿Nos sentamos? En esa mesa no, en esta mejor. No sé por qué, pero esta me gusta más. Hola. Bueno, ustedes dirán. ¿Por casualidad no conocerá usted a este hombre? ¿Sabe si nos conocemos, si hemos hablado alguna vez? No, no le conozco, bueno, también es mi primer día. ¿Qué quieren tomar? El señor tomará lo de siempre, un café con leche largo y tarta de manzana. ¿Lo de siempre? ¿Siempre tomo eso? -Sí, bueno, siempre que vienes aquí, claro. ¿Por qué? ¿No me dirás que no te acuerdas? La verdad es que no. He tenido un accidente y lo he olvidado todo. Pero, ¿entonces tampoco te acuerdas de mí? No tiene de qué preocuparse, él está perfectamente. ¿Sabe usted cómo se llama o dónde vive? Pues la verdad es que no. Venía dos días por semana los últimos dos meses. Siempre te sentabas en esta mesa y teníamos largas charlas. ¿Venía siempre solo? -Sí, y escribías cosas. Nos llevábamos bien, ¿verdad? Me transmites confianza. Sí, bastante bien. Pero nunca me dijiste tu nombre. Lo siento mucho. Bueno, por lo menos sabemos algo. Tiene usted muy buen gusto. Es un café precioso. Muchas gracias, es mío. Me gusta cuidarlo mucho. Se nota, lo tiene reluciente. Qué brillos tan bonitos. Y qué bien huele. A violetas. Y el piano, es como un espejo. Toca unas notas Toca una melodía Aplausos Bien, así que habéis descubierto que este hombre sabe tocar el piano. Sí, pero él ni siquiera sabía que lo sabía tocar. Lo tocaba como un robot, como si estuviera programado. O sea, estamos investigando el caso de una víctima que no sabe quién quería matarle, no hay denuncia, el cuerpo del delito está vivo y es un desmemoriado y el asesino puede ser fruto de una alucinación. Pero Laura está segura de que lo querían matar, aunque él no recuerde nada salvo sus emociones. Pero el miedo al asesino es real, como lo son las notas que tocaba. Aunque ahora él no sepa ni leer una partitura. Ese hombre no tocaba notas, por lo que acabo de escuchar, tiene una técnica impecable. Ese Estudio de Chopin no lo toca cualquiera. ¿Cómo sabes eso? Porque estudié muchos años piano, aunque luego lo tuve que dejar. Es el "Estudio Op. 10, n 12", más conocido como el "Estudio Revolucionario", sólo apto para virtuosos. ¿Revolucionario? Eso lo tocan esta semana aquí, en la ciudad. Ahora resulta que todos aquí saben de música clásica. No, es que quería llevar a una amiga a verlo. Yo sabía que a ella le podía gustar esto. Mirad, el quinteto Cronos tocará obras de Chopin, entre ellas el Estudio Revolucionario. A ver. Al piano Máximo Madrigal. M.M., como las iniciales que llevaba en su ropa. Seguro que es él. ¿Máximo Madrigal? ¿Esta es tu casa? ¿Qué hace ella aquí? Le llamé al café para decirle que viniera. No sé por qué, pero tenerla cerca me tranquiliza. Vamos a tener que acabar viniendo a investigar en autobús. ¿De verdad yo he dicho todo esto? Sí, son entrevistas tuyas que hemos encontrado en Internet. Eres una celebridad. Hablas de técnica musical, yo no he entendido un pimiento. No, yo tampoco entiendo nada de lo que digo, mira. ¿Tendré familia? Porque en ninguna de las entrevistas lo dice. Eres soltero, lo hemos mirado en el registro. Es todo tan raro. La verdad es que la casa no me parece desconocida del todo, pero es como si la viera por primera vez. Todo es como si lo viera por primera vez. Tengo miedo de lo que pueda encontrar ahí dentro. Aquí no hay nadie, hemos llamado cuatro veces. Voy a hablar con el guarda de seguridad del complejo. Y nosotros será mejor que nos vayamos.Máximo. ¿Y si pruebas con el código de la puerta? A lo mejor si lo pulsas, como hiciste con el piano, das instintivamente con la clave. No me dice nada. Emiten una nota Lo siento. Está claro que los números no son lo tuyo, sino las notas. Toca una melodía Mira qué elegante estás aquí. Como si fueras a dar un concierto. -No soy muy fotogénico, ¿verdad? Al revés, yo creo que estás muy guapo ¿No deberíamos de dejar de mirar todas estas cosas? Me siento fatal. Esta casa me inquieta. Pero si es tuya. Aunque te angustie no recordar, no deberías sentirte asustado ni culpable todo el tiempo. ¡Es guapísima! ¿La reconoces? No. Sea quien sea se va a disgustar mucho cuando sepas que no la recuerdas, parece que os queréis mucho. Se llama Rebeca, Rebeca Sarasate y vivís juntos. He hablado con el de seguridad, la última vez que los vio juntos fue antes de ayer por la noche. Salieron en coche por la carretera de la sierra. Conducías tú. Pero entonces, ¿dónde está Rebeca? No ha vuelto desde entonces y como el coche no está en el garaje, viendo sus heridas, he llamado a la central. Les acababa de llegar el parte de un accidente mortal en esa carretera. La víctima era una mujer. Llaman a la puerta ¿Se sabe ya algo más sobre el accidente? Sí, bueno, Lydia está con eso. Al parecer la víctima era Rebeca Sarasate, la pareja de Madrigal. Bueno, cuando sepamos algo te lo decimos. Oye, no, no, no, yo no quería hablar de eso, pasa. Laura, yo te quería hablar de Ismael. Ese tipo no es quien tú crees. Se está poniendo medallitas a tu costa, es un trepa.¿Qué dices? En el caso del monasterio había un sospechoso que era un preso rehabilitado. Sí. ¿Sabes quién cursó la orden de detención? Fue Ismael, por eso lo arrestaron. He visto los informes. No puede ser. A ver esos informes. Mira, casualmente los han clasificado y no tengo acceso a ellos. Ah, casualmente. Ya, y ha sido Ismael, con sus contactos. Pues sí, efectivamente, ha sido él. Oye, mira, Laura, te lo pido por lo amigos que somos ahora, ten cuidado con él, no es trigo limpio. Tienes que estar muy atenta. Y tú tienes que dejar de estarlo, Jacobo. ¿Pero qué pasa? ¿Tienes algún problema con que intente rehacer mi vida? Máximo tenía razón, ha sido un asesinato. El perito confirma que alguien manipuló los frenos, así que el accidente fue provocado. Lo sabía. ¿Y Rebeca? Murió instantáneamente al golpearse en la nuca, no sufrió. ¿Qué he podido hacer yo para que alguien quiera matarme? ¿Y para que alguien quiera matarla? No lo sé, por eso tendremos que investigar tu entorno, a la gente más próxima a ti. Si cuando sufristeis el accidente pensaste inmediatamente que era intencionado es porque sabías quién quería hacerte daño y por qué. Hasta que no recupere la memoria va a ser difícil establecer una lista de sospechosos. No, al contrario, va a ser fácil. El coche salió como nuevo del taller a las cinco de esa tarde y a las nueve, el guardia de seguridad les vio a usted y a su mujer abandonar el complejo en ese mismo coche. Después ocurrió el accidente. Tendremos que averiguar quiénes estuvieron en tu casa durante esas cuatro horas y quién tuvo acceso a tu coche. El asesino tiene que estar entre ellos. Ismael, ¿fuiste tú quién denunció al monje exdelincuente del que te hablé? Es que solamente lo sabíamos cuatro personas, Jacobo, Martín, tú y yo. No sabía que lo habían detenido. Te aseguro que he sabido ser discreto. Qué tontería habértelo preguntado. Perdona, no tenía que haber desconfiado de ti. ¿Se puede saber qué está pasando aquí? Luisa, ¿no te habrás traído a casa esta noche justo cuando me tenías que cuidar? ¿Luisa, qué Luisa? Pues la amiga que ha venido a cuidarme. ¿Qué haces en mi casa? ¿Qué has hecho con Luisa? Y dale con Luisa. ¿Cómo que en tu casa? Tú estás en mi casa, mamá. ¡Ay, nena! ¡Ay, Dios mío! Perdóname, hija, es que he salido a coger el correo, que estoy esperando una carta importante y me debí meter en tu casa en vez de en la mía. Ya, y no te dabas cuenta de que era mi casa. Que estoy ciega, ¿qué quieres? ¿Que me ponga a escribir el Quijote en un grano de arroz como los chinos? Si supieras lo duro que es ser invidente, no me harías esas preguntas. Si fuera invidente no bajaría por el correo a medianoche. No podría leerlo. Oye, ¿y esa voz de hombre que he escuchado? Jacobo, ¿estás ahí? No. Jacobo se ha quedado en su casa con los niños. Era yo que estaba viendo un capítulo de "Desheredada", pero ya lo he apagado. Qué raro. Tengo la sensación de que hay alguien más aquí. Estarás desarrollando un sexto sentido. Bueno, pues hala, pon la tele, cariño. Además, hoy dan una maratón de "Desheredada", ¿no? Tenemos para horas. Te tengo que recomendar una crema hidratante, tienes la manos, hija, que se podría lijar el suelo con ellas. Qué pena. Maribel ronca Ay, de verdad, lo siento. Es que no sabes cómo es. La tengo que preparar primero antes de que te conozca. Lo malo es que está sentada encima de mi chaqueta. Y están ahí las llaves del coche y las de mi casa. Bueno, te puedes quedar a dormir aquí, si quieres. En la habitación de los gemelos. Ahora, cuando se despierte, la devolverá a su guarida. Si no te conociera, pensaría que provocas que nos interrumpan y así no quedarnos a solas. ¿Qué? ¡Ah! ¿Ya te has levantado? ¿Qué es eso? Un desayuno. ¿Nunca has visto uno? Uno que no haya hecho yo, no. ¡Nunca! Se abre la puerta Venga, coged los videojuegos, que llegamos tarde. Jacobo, ¿qué haces aquí? Los niños querían las consolas... Papá dijo que si queríamos las consolas teníamos que ir a buscarlas a casa. Las consolas que tienen prohibido llevar al colegio, tú lo sabes. Yo casi os dejo, se me ha hecho tarde Voy a vestirme. Mamá, ¿por qué ese hombre va en calzoncillos? Un momentito, un momentito. ¿Por qué lleva la camiseta que me compré en Alicante? ¿Te das cuenta de la que estás liando? Yo no sabía que te iba a encontrar así, no... Sí, sí que lo sabías. Laura, no saques conclusiones precipitadas porque no es así. Pero si el que está precipitando la situación eres tú. Ahora voy a tener que explicarles que... Que Ismael es alguien importante para mi. Música de piano ¿Has descubierto algo que nos ayude? Que Rebeca era una mujer muy elegante. Fíjate que joyas tan bonitas. ¿Te imaginas yo con esto? ¿Estás bien? Sé que debería estar destrozado por todo lo que ha pasado, pero no consigo sentir nada. Y eso es lo que hace sentir mal. ¿Qué te he dicho de sentirte culpable? -Ya, pero es como si Rebeca estuviera muriendo dos veces. Y yo no consigo ni recordarla. Verás cómo dentro de poco te acordarás de lo mucho que la querías. Mira. "Para Rebeca, espero que te guste". Le compusieron esto. ¿Crees que fui yo? La verdad es que ahora tampoco sé leer esta partitura. Lo curioso es que sé tocar el piano, pero no entiendo ni una de estas notas. Seguro que fuiste tú el que se lo compuso para ella. Por eso lo guardaba aquí, entre sus cosas. Hay algo aquí debajo. ¡Ay! ¡Tiene cartas! Y huelen a perfume. ¿Qué es esto, Laura? ¿Qué es esto? Rebeca te engañaba con otro. Puede que su amante sea la persona que os quiso matar. Pasos Ya están aquí. Nos esperan abajo. ¡Máximo! ¿Estás bien? -¿Nos conocemos? -Claro. Soy tu hermano. Encantado. Tú apareces en algunas de las fotos de las entrevistas que me han pasado. ¿También eres músico? -Sí. Toco en el mismo quinteto que tú y que Rebeca. Es horrible lo que ha pasado. -Hola. Yo soy Alfredo. Hola. -Yo también tocaba con vosotros, ¿verdad? -Sí. Y bueno, siento, siento... Tartamudea Siento... Mucho lo que ha pasado. Sí, es triste. Seguro que vosotros lo sentís más que yo, porque, la verdad, no consigo recordar nada. ¿Pero no recuerdas nada? ¿Y tú quién eres? Soy Malena, tocaba el violín con vosotros. Yo... Me alegro de que estés bien. Rebeca y ella eran muy amigas, está muy afectada. La persona que manipuló los frenos del coche que mataron a Rebeca y que casi matan a Máximo, tuvo que estar en esta casa el día del crimen entra las cinco y las nueve. ¿Qué quiere decir? ¿No fue un accidente? ¿Que alguien intentó matarlos? Tartamudea ¿Cómo lo sabe con tanta precisión? Porque ese día a las cinco, el taller devolvió el coche y estaba en perfecto estado. Ustedes estuvieron aquí los tres, ensayando durante esas horas. Entonces, eso quiere decir que... Máximo, aunque tú no puedas recordar, una de estas tres personas manipuló los frenos de tu coche e intentó matarte. No puedes estar así, solo. Así que me vengo aquí a vivir unos días contigo hasta que estés mejor. No, no hace falta. Ya me las apaño muy bien solo. Máximo, ¿se puede saber qué te pasa? ¿Tú y yo nos llevábamos bien? -Nos llevábamos perfectamente. De hecho, no es la primera vez que te ayudo en un momento difícil. ¿Saben? Cuando Máximo empezó, no encontraba trabajo. Yo le conseguí una audición en la orquesta del maestro Housid, donde yo tocaba. Superó la prueba y ahí empezó su carrera musical. -Gracias por la oportunidad, ahora... También fui yo a quién se le ocurrió la idea de formar el quinteto. No encontrará trucha como la nuestra. ¿Qué tiene que ver una trucha en todo esto? La trucha es un quinteto clásico de Schubert. Una pieza para piano y cuerda, el quinteto por antonomasia. No sé qué me molesta más, que la gente no sepa apreciar la música clásica o que ni siquiera sepa que existe. Así que por lo que cuentas, ¿te debo a ti mi carrera? Alguna cosa habrá hecho él solito. Como por ejemplo, ser un virtuoso del piano. Juan, dime una cosa, ¿cómo era Rebeca? -Rebeca era una mujer fascinante, pero no era una persona muy accesible. Pasábamos mucho tiempo juntos, aún así, no creo que nadie la conociese bien, ni siquiera tú. Bueno, ¿entonces me quedo? ¡Esto es increíble! ¡Jacobo! Los informes del caso. He estado hablando con expertos y si Madrigal recupera la memoria descubriremos al asesino, pero hay riesgo de que lo que recuerde sea tan traumático, que entre en shock, así que hay que tener cuidado. Pero habrá que arriesgarse, si no recuerda pronto, el asesino puede volver a actuar. ¿Qué? Oye, ¿tú estás viendo a alguien o algo? Porque estás muy guapa. Pero bueno, ¿tú cómo crees que funciono yo, Jacobo? ¿Crees que solo me arreglo cuando tengo que gustarle a...Cuevas. Cuevas, o te acercas o no te acercas pero no te quedes ahí parado. Sí, perdón, no quería interrumpir. Es que Laura me habló de que el amante misterioso este, de uno de los anónimos, hablaba de un piso en que se veían. ¿Has dado con él?-Sí. He estado revisando las cuentas de Rebeca. Alquiló un apartamento con nombre falso y abrió una cuenta nueva para pagarlo, una cuenta distinta a la que compartía con el pianista. Llamad a Laura, que deje lo que esté haciendo y que vaya para allá. Inmediatamente. ¿Hemos llegado a la consulta? No. Martín y yo tenemos que hacer un recadito pero volvemos enseguida. Tengo la revisión ahora mismo y estoy medio ciega. Es el efecto de las gotas, mamá, ya te lo han dicho. Maribel, te hemos dejado puesto el aire y la musiquita, para que te relajes. Sí, y luego si queréis, me podéis llevar a una gasolinera y dejarme tirada. Laura, yo nunca te abandoné cuando eras pequeña. Con un poco de suerte, viene la grúa y se lleva el coche. ¿Qué más da? Anda, déjame tirada como un fardo, total, ¿qué más da? Así que aquí es dónde se lo montaba la mujer de Máximo y su amante. Su amante, y por ahora, el principal sospechoso del crimen. No será muy difícil encontrar rastros suyos. Pero si se reunía aquí con su amante supongo que será difícil que encontremos alguna prueba, ¿no? Sí, no creo que hayan sido tan despistados como para olvidarse el DNI. Encontrar al amante escondido sería demasiado fácil. ¡Oh! ¡Martín! ¿Estás bien? Sí. ¿Seguro? Menos mal, me estaba quedando dormida ya. ¡Tú no eres mi hija! ¡Ay, por favor! ¡Suéltame! -¡Ah! -¡Por favor, socorro! ¡Socorro, que me quieren robar! ¡Por favor, que alguien me atienda, que estoy invidente! ¡Le están robando el coche a un policía! A mí no que estoy ciega porque me pusieron unas gotas y no veo nada, a mi hija, ¡que es policía! Para más señas, inspector de policía. ¡Por favor, que me atienda alguien! Mamá, ¿qué ha pasado? ¿Qué ha pasado? ¡Que casi me secuestran! Uy, perdona, nena, ¿te he hecho daño? ¿Dónde está el coche? -¿El coche? ¡Yo que sé! Yo lo he oído y sé, pero no sé dónde está, como comprenderás. ¿Y tú estás bien? ¿Yo? Estupendamente. Casi me secuestran, pero bien. Música clásica O sea, que tu madre le pilló con la puerta a uno de ellos. Así que alguno tendrá un moratón o le dolerá o algo. Vamos a saber quién es. ¡Inspectores! Han venido al ensayo para ahorrarse la entrada del concierto de mañana. Creíamos que lo habían suspendido. No, no nos podemos permitir ese lujo. Aunque ganas no nos faltan, la verdad. ¿Graban todos los ensayos? -No, es que es la primera vez que vamos a ser un terceto y nos viene bien para acostumbrar el oído. -Oíd, ahora que Rebeca no está, quiero deciros que os voy a dejar. -¿Cómo? Os vais a arreglar muy bien con Máximo. ¿Se puede saber qué te pasa? La muerte de Rebeca nos ha afectado a todos, pero esa no es la solución, por favor. No intentes convencernos, tomé una decisión. -Malena. Nosotros sólo queríamos hacerles unas preguntillas. ¿Han estado ensayando toda la tarde? Hace un par de horas, más o menos, ¿por qué? O sea, a las cuatro y media aquí no había nadie. Bueno, habíamos quedado a las cinco. Supongo que a esa hora estábamos todos de camino. Ya. Y no han venido juntos, claro. No nos va tan mal como para compartir el gasto en gasolina. Entiendo. ¿Tiene alguna otra pregunta? Es que deberíamos seguir con el ensayo. No, supongo que no. Sólo quería desearles buena suerte para el concierto de mañana. Gracias. Buena suerte. Gracias. Buena suerte. Gracias. Suerte. Mucha, mucha suerte. Mucha suerte. Voy a necesitar mi mano para seguir ensayando. ¡Ah, claro! Perdón. Disculpe. Acordes de piano Qué bonita, ¿verdad? ¿De quién es? No lo sé, es la primera vez que la oigo. Qué raro, bueno, yo tengo muy mal oído, pero me parece que es la misma melodía que tocaba usted al piano el día que lo conocimos en casa de su hermano. Ya entonces, me pareció una musiquilla muy bonita.¿Y? Esa melodía es una sonata que un misterioso enamorado compuso para Rebeca. Encontramos esta partitura en su habitación. Un compañero de la comisaría nos la ha grabado al piano. ¡Ah, sí! Lo recuerdo. Rebeca la tocaba a veces. ¿Sabe lo que he descubierto hoy? Que los grafólogos no sólo analizan la letra escrita por la misma mano, sino las notas de una partitura. Esta es la sonata que encontramos en la habitación de Rebeca. Y esta es una de tus partituras. La cogimos prestada del ensayo de esta tarde. Clave de sol. Ambas escritas con la misma mano. Usted compuso esa sonata para Rebeca, ¿verdad? Estaban ustedes enamorados. Lo estuvimos. Hace seis años. Salía con ella antes que conociese a mi hermano. Él apareció en escena y... Rebeca era una mujer muy ambiciosa, sabía reconocer un caballo ganador. ¿Seis años intentando olvidar a una mujer que se ha ido con tu propio hermano? ¿También los escribió usted? Claro que no. Escuchen, si han oído bien esa sonata sabrán que yo la seguía queriendo. Lo último que desearía es que le pasara algo malo. Tampoco desearía que acabara en manos de otro. ¿Te gusta? Sí- Pero no debiste hacerlo. Sabes que ya no puede haber nada entre nosotros. Tú sabes lo que siento por ti. ¿Por qué no me pides que deje el quinteto? Todo eso ya pasó, Juan. Ahora soy la mujer de tu hermano. En realidad yo nunca te he importado, ¿verdad? Lo haces por Máximo, para que no me aleje de él. Es que no sé por qué, pero Máximo te necesita a su lado. Después de tantos años, no he conseguido quitarle esa ridícula dependencia que tiene de ti. Después de tantos años, alguien tendrá que decirle quién eres. ¿Saben? Creo que Máximo sería más feliz si no recordara nada. ¿Lo dice por Rebeca? Lo digo por él mismo. Mi hermano Máximo tenía dos obsesiones: su mujer y su música. En ese accidente se libró de las dos. Mi mujer y mi hermano estuvieron juntos. Fue hace algunos años. A lo mejor seguían juntos y tú no lo sabías. ¿No recuerdas nada? Nada, absolutamente nada. Llevo todo el día dando vueltas por la casa, intentando recordar algo, pero aquí es como si el tiempo se detuviera. ¿Saben lo único que he sacado en claro? Que este mueble no está en su sitio. ¿Qué os parece? Podrían incluirlo en su informe. Los recuerdos llegarán. Ya. Esta mañana había cuatro violines. Falta uno con unas letritas. Esta foto, por ejemplo. Sé que la sacamos después de un concierto, pero no sé cuál. Ni siquiera reconozco a estos dos. Esta maldita bola de nieve. ¿Te encuentras bien? Sé que la compramos en Salzburgo, pero porque lo pone aquí. Pero hay algo con ella. ¿Algo como qué? No lo sé. Desde que la vi ayer por primera vez, no he podido quitarle el ojo de encima, pero tengo la sensación de que algo pasó allí, en Salzburgo. ¿Algo relacionado con Rebeca? No estoy seguro, creo que sí. Investigaremos tu cuentas para asegurarnos de si hiciste un viaje allí con ella. No, paren, déjenlo ya, por favor. No creo que merezca la pena seguir adelante. ¿No lo entienden? Cuanto más sé de mi vida pasada, de Rebeca, de mis amigos, más miedo me da saber la verdad de lo que pasó. Hola. ¿Qué haces aquí? Es más de la una. -Lo sé. Estaba dando vueltas en la cama, pero no hay forma. Este es el único sitio al que me acostumbro. -Bueno, es el único del que te acuerdas. Eso no lo hace menos especial. Si quieres, puedes quedarte en mi casa. Vivo arriba y tengo una habitación libre. ¿Te importa que te acompañe hasta que termines? Bueno, tengo que acabar la caja y cuadrar las cuentas, no va a ser muy entretenido. Eso es porque no tienes la música adecuada. Música clásica Pues, esto es lo que grabamos ayer. Te vendrá bien escucharlo para el concierto de esta noche. Empiezo a reconocer las partituras. ¿La pieza es así? Hay algo que me ha sonado raro. Pues no, nosotros no hemos cambiado nada. ¿Has estado alguna vez en Salzburgo? ¿Salzburgo? No, nunca he estado allí. ¿Está seguro? ¿No quiere meditar un poquito más su respuesta? Hemos investigando los movimientos que ha hecho en los últimos meses. Estuvo usted en Salzburgo hace un mes. Igual que tú, con Rebeca. Fuisteis en aviones diferentes, pero os encontrasteis allí. Ah, sí, sí, sí, sí... Salzburgo, sí. Bueno, es que viajo muchísimo, las giras, las... No recuerdo todos los sitios donde he estado. ¿Fue allí donde empezó una relación con Rebeca?-¿Qué? ¿De dónde saca eso? Uno de ustedes mantenía una relación secreta con Rebeca. Y ese amante misterioso tiene todas las papeletas para ser el asesino. No, yo nunca... Máximo, ella y yo... Es que... ¡Es que ibas a echarme del grupo! Alfredo no puede seguir con nosotros, hay que cambiarlo. Es inseguro, pero tiene talento. -Es una bomba de relojería. Es un poco nervioso, nada más. -Es un neurótico. Cariño, eres el mejor de los pianistas y necesitas a los mejores músicos contigo y Alfredo no lo es. ¿Y qué tiene que ver Salzburgo con eso? Vosotros fuisteis allí a buscar mi sustituto. Y yo fui, sí, pero fui para... Para intentaros convencer de que me dierais otra oportunidad. Entonces te hicimos caso. Un momento, ellos no cambiaron de opinión, ¿verdad? Si usted continúa en el grupo es porque Rebeca está muerta y él no se acuerda de nada. Así, con el accidente, él consiguió lo que quería. ¿Qué insinúa? ¿Que yo provoqué un accidente y maté a Rebeca? Insinuamos que si alguien ha salido beneficiado con todo esto, ha sido usted. ¡Hola! Sabía que daba clases en este conservatorio y que salía a esta hora. Así que... Rebeca y usted eran muy amigas, ¿verdad? Más de lo que cree. Por eso he decidido dejar la compañía después de la actuación de esta noche. ¿Le importaría que viese el violín? Qué casualidad. Es exactamente igual que el que falta de la colección de Rebeca.Sí. Bueno, nos dejábamos los instrumentos de vez en cuando. Es bueno para que las cuerdas no se destemplen.¡Ah! Una pregunta. ¿Ella le contó si se estaba viendo con alguien? Yo no sé nada de eso. Sólo sé que él la quería muchísimo y que siempre estaban juntos. ¿Cuándo has venido? -Acabo de llegar. No te lo había visto nunca. Lo he comprado hace poco y lo he restaurado. Lo estreno hoy. La mejor restauración es que tú lo vas a tocar. Ningún violín suena como cuando lo tocas tú. ¡Qué bonito! Si ensayaras tan a menudo como hablas, nos iría mucho mejor a todos. Nos haces ensayar cinco horas al día, siete veces por semana, ¿no es suficiente? -Malena, no somos un quinteto de cuerda, somos EL quinteto de cuerda y eso requiere ciertos sacrificios. Si no te ves capaz de hacerlos, ya sabes dónde está la puerta. ¿Vienes, cariño? Hace dos meses hicieron un viaje a Salzburgo, ¿tampoco le contó nada del viaje? No. Rebeca sólo me dijo que había sido un regalo de Máximo, él siempre intentaba complacerla. Escuche, inspectora, sé que está haciendo su trabajo, pero yo también tengo que hacer el mío. La de esta noche va a ser mi última actuación y necesito ir a prepararme. Claro, claro. Por supuesto. Laura, esas letritas del violín son FST, espera que pongo el manos libres. ¿Qué quiere decir FST? -ST son las iniciales de Stradivarius. ¡No puede ser! ¿El de las profecías? No, ese era Nostradamus. Stradivarius era el fabricante más importante de violines de la historia. ¡Ah! Eso tiene más sentido. Pero entonces, si este violín está hecho por él, valdrá un dineral. En realidad lo hicieron sus descendientes, de ahí lo de la F, Laura, es la inicial de "hijos" en italiano. Pero aún así vale un montón de dinero. ¿Cómo cuánto? ¿Trescientos euros? -Sí, trescientos mil. ¿Qué? Caramba, eso sí que es un buen móvil para cometer un crimen. Malena se había quedado con el violín de mi mujer. Rebeca se los dejaba cuando no los utilizaba. Pero es un... Un Nostradamus... Uno carísimo. Lo hemos tenido que confiscar, legalmente te pertenece a ti. Ahora que tengo el violín delante ya sé por qué no me sonaba bien la grabación de esta mañana. El violón tocaba una octava más baja. Toda la mañana dándole vueltas y ya ve que estupidez. ¿El violín, dices? Sí. ¿Por qué? No, no, espera, espera, espera. Imagínate que yo soy la violinista de la grabación, ¿cómo tendría que cogerlo? Bueno, es una pieza... ¿Aquí? ¿Y la mano? ¿Dónde la tendría para tocar la octava esa bien? La mano tendría que ponerla aquí más o menos. ¿Aquí? ¿Así? ¿Está seguro? ¿Por qué quiere saberlo? Pero así es imposible casi tocar. ¿Vas a ir al concierto de esta noche? Sí, había pensado en que fuera mi última actuación, en memoria de Rebeca. A partir de mañana, esta va ser mi nueva sala de conciertos. ¿Cambias los teatros para tocar en un café? Eva me ha estado ayudando un montón estos días y pienso que es una buena manera de devolverle el favor. Vaya... Parece que habéis hecho muy buenas migas. Bueno... ¿Nos vemos esta noche, entonces? -Hasta esta noche, Laura. ¿Va a ir a la actuación esta noche? ¿Le pasa algo? No, a lo mejor, la que va a tener una buena actuación esta noche voy a ser yo. Música clásica Bueno. Jacobo, espera. Déjales que terminen. ¿No vas a parar el concierto, con lo que te gusta a ti chafarle la fiesta a los sospechosos? Esta vez no, que toquen juntos por última vez. Inspectora, espero que os haya gustado. Nos ha parecido increíble. Y lo que vamos a descubrir ahora, todavía más. Por favor, ya está bien. ¿Ha venido aquí a acusarnos de asesinato? Máximo, no puedes pensar que ninguno de nosotros haya cometido algo tan horrible. Él quizás no, pero nosotros sí. Desde que descubrimos que la mujer de Máximo tenía un amante, nuestras sospechas se centraron en ustedes dos. Ambos habían tenido sus motivos para querer matar a Rebeca y también a Máximo. Inconscientemente, a usted la dejamos fuera de la ecuación, hasta que descubrimos que había robado un violín de la colección de Rebeca, un... Stradivarius. Valorado en trescientos mil euros. Yo sólo quería un recuerdo de ella. ¿Un recuerdo? Un recuerdo que vale una fortuna. Así que ya teníamos tres móviles para el crimen, tres sospechosos y un amante al que estuvimos a punto de atrapar en el piso donde se veía con Rebeca. Justo antes del ensayo de ayer, el amante fue allí para borrar todas sus huellas y recoger las cosas que lo podían identificar. Pero hubo algo con lo que no contó, mi madre. El día anterior la habían operado de la vista, así que no pudo ver quién se llevó mi coche sin llevársela a ella por desgracia. ¿Por desgracia? ¡Ah! ¿He dicho por desgracia? Bueno, eso es porque no conocen a mi madre. Mi madre... Martin carraspea Sí. Lo cierto es que mi madre forcejeó con el amante para impedir que se llevara el coche y al hacerlo, le pilló la mano con la puerta. No, es que no tiene ningún sentido. Si alguno de nosotros se hubiera hecho daño en la mano no podía haber ensayado ayer. Sí, sí que tiene sentido. Por eso, en el ensayo de ayer, uno de ustedes tuvo que tocar una octava más baja a causa del dolor de la muñeca. ¿No es así, Malena? Es cierto que no cogiste el violín por su valor, sino porque era un recuerdo de la persona que amabas. ¿Cuándo has venido? ¿Tú eras la amante de mi mujer? -Me usó como nos usaba a todos. Rebeca me vio como un experimento, pero no contó con que me enamorara. Claro. Y cuando Rebeca decidió acabar con el experimento y volver con Máximo, tú decidiste cargártelos a los dos. Ahí se equivoca. Ella no lo hizo. A ver si le entiendo, ¿no estaba diciendo que el asesino y el amante eran la misma persona? Si ella hubiera sido la asesina, habría robado el violín justo después de provocar el accidente. Sin embargo, lo robó al día siguiente, cuando estábamos todos en la casa. ¿Y por qué? Porque hasta ese momento, ella no sabía que Rebeca había muerto. Pero entonces, si ella no fue, ¿quién lo ha hecho? La misma persona que había descubierto que tu mujer tenía una relación con ella. La misma persona que desde su café escribió las notas amenazantes que incriminaban a Malena. ¿Desde mi café? Olí el spray con el que limpia sus mesas. Es el mismo olor que tienen esas notas.-No. No es posible, Eva... Yo no... Yo no fui, te lo juro. Fue esa misma persona, furiosa por los celos, y que escribió esas notas, la que entró al garaje de la casa y manipuló los frenos para hacer que el coche se saliera de la carretera. Tú, Máximo. Pero esto es una broma de mal gusto, yo soy la víctima. Eres el asesino. Te habías enterado de que Rebeca tenía una relación con Malena y no lo pudiste soportar. Tú eras Máximo Madrigal, un virtuoso del piano, no podías permitir que nadie te utilizara de esa forma. Así que decidiste matar a Rebeca y culpar a Malena. Escribiste las notas desde el café de Eva, porque está cerca de la casa de Malena. Y además, tiene una oficina de correos al lado. Hemos comprobado el matasellos. Lo tenías todo muy bien planeado. El día del crimen llevaste el coche al taller para que lo dejaran perfecto y hacernos creer que había sido manipulado justo después. No es posible, él estaba dentro del coche. No se hubiera arriesgado a morir. No fue un riesgo muy grande, la pendiente por la que cayó el coche no era muy pronunciada. ¿Y entonces cómo sabía que Rebeca iba a morir? Es que no hacía falta que Rebeca muriese en el accidente porque él la había matado poco antes en su propia casa. A ti te preocupaba la idea de que algo había pasado en Salzburgo. Algo relacionado con la muerte de tu mujer. Pero lo cierto es que allí no pasó nada. Sin embargo la bola sí que era especial. Por eso te llamaba tanto la atención. Es... el arma... con el que mataste a tu mujer. Recuerda, Máximo, recuerda. Cuando fuiste a recoger el cadáver, te diste cuenta de que había dejado una mancha de sangre en el suelo. Tenías prisa, así que tapaste rápidamente la mancha moviendo un poco el mueble. No podía pasar mucho tiempo entre el asesinato y el accidente o una autopsia descubriría la verdad. Además, la policía no tenía por qué ir a tu casa a investigar, al fin y al cabo, había sido un accidente de coche, el golpe en la cabeza ni se notaría. Después metiste el cadáver en el coche y saliste de la casa. El guardia de seguridad os vio salir pero no se dio cuenta de que Rebeca, en el asiento del coche, estaba ya muerta. Lo tenías todo planeado. Todo menos tu amnesia, que no fue provocada por el golpe, sino por el trauma de haber cometido un crimen. Matar a Rebeca fue un acto tan horrible que tu cabeza se bloqueó. Y borró todos los recuerdos. Por eso te sentías tan culpable, todo el tiempo. Sentías el peligro y la presencia del asesino tan cerca porque el asesino eras tú. Pero Máximo era una persona diferente hace tres días. ¿Van a acusar a alguien por un delito que en el fondo no ha cometido? Él ni siquiera se acuerda. Pero nosotros tenemos que hacerlo. Por Rebeca. Máximo, tienes que recordar. Tú no la mataste, tú no puedes ser un asesino. -Yo ya no sé lo que soy. Pero sé lo que quiero ser gracias a ti. Si he matado a mi mujer, tendré que pagar por ello. Sólo espero que cuando lo haga, pueda seguir tocando el piano a tu lado. Máximo Madrigal, queda detenido por el asesinato de su mujer. Esta condena va a ser difícil de olvidar. Esta es la primera vez que no disfruto deteniendo a un delincuente. Bueno, cuando salga de la cárcel tendrá una nueva oportunidad. Eso es cierto. Podrá empezar de cero. No todo el mundo tiene una segunda oportunidad. Algunos lo intentamos. ¿A qué viene tanta prisa? ¿No estarás esperando a alguien? Timbre ¡Jacobo! Hombre, Ismael. ¿Traes tu maleta o tienes ya toda tu ropa en mi armario? Jacobo, ya está bien. Creo que por una vez esta semana es suficiente, ¿no? Voy a recoger la ropa del tendedero y entro, pasa, pasa. Oye, Ismael, una cosita, ¿esta es la primera mujer de un compañero con la que te acuestas? Para empezar tú y yo no somos compañeros. Y además, Laura ya no es tu mujer. Ah, vale, así que ahora somos dos gallos en el corral, ¿no? Tú ya no eres un gallo, eres un tipo triste que perdió su oportunidad con una mujer cojonuda. Sobras en esta casa, comisario. Esta es mi casa, gilipollas, esta es mi familia. ¡Como te vuelva a ver por aquí te parto la cara! Jacobo, ¿qué haces? ¿Los niños están durmiendo y sólo se te ocurre montar una pelea? Vete, por favor. Laura, este trepa se está aprovechando... Vete a tu casa. ¿Eh? Y mañana piensas un poco en lo bajo que has caído. Sergio, soy yo. Mi marido está teniendo un ataque, ¡rápido! Somos amigos de la familia. Menos mal, creí que querían comprar la casa pero ya está vendida. ¿Vendida? Si el dueño se murió antes de ayer. Es que todo es muy raro, hija. ¿Qué quieres decir? ¿Que se lo ha cargado ella? ¿Quién demonios eres? Yo me llamo Regina, se han confundido de mujer. Creo que no hace falta que sigas hablando con estas señoras, cariño. Yo no quiero que la policía interfiera en tus asuntos. ¿Qué sabes tú de mis asuntos? -Nada, pero sé que no son legales. Siento mucho lo ocurrido. Quiero decir, siento no haber impedido que usted lo matara. ¡Ah! Tiene un amante. Él se empeñó en que dejara a mi marido, yo no quise y me amenazó con matarle. ¡Tú has matado a tu marido y me quieres cargar el muerto! ¡Déjame en paz! ¿Qué tiene que hacer para que lo detengan? ¿Matarme a mi también? Quedas detenido por el asesinato de Alejandro Chávez. Subtitulado por TVE. Truenos. Ópera. -Espero que esta tarde me mires con el mismo interés. -No te esperaba tan pronto. -Te repetí la hora siete veces. Creía que tendrías la comida preparada. -Enseguida voy. Dame un minuto. -¿Un minuto? Como si no te conociera. Ya preparo yo la comida, porque si no, no comemos. -Espera. ¿Tienes un papel? Necesito apuntar algo ahora. -Toma. Apunta lo que quieras. Yo vuelvo en cinco minutos, ¿eh? (GRITA) -Cariño. -¿Marta? -Has vuelto pronto. -Querían que me quedase a comer, pero les he dicho que tenía planes. -¿Por qué no te has quedado? Nunca te quedas a esas cosas. -Son una panda de tipos aburridos, prefiero estar contigo. Sabes que por estar contigo haría cualquier cosa. -Esto es un palo, ¿por qué no lo dejamos para mañana? -Venga, un poco de papeleo durante un par de días nos vendrá muy bien. Pero ¿qué hacéis? -Fui a buscar a los niños y me han saltado estos dos bichos encima. Quítamelos, por favor. -Venga, para abajo, que tenéis... ...que desayunar y poneros fuertes. -Los llevo yo a desayunar camino... ...del cole. -Vale. -Como tú estás aquí liada. Buenos días. -Papeleo. -También lo podías hacer... ...en comisaría, ¿no? -Venga. -A ver estos jerséis. Oye, estos no son los pantalones del curso pasado. -Sí, les he puesto unas rodilleras. No me quería gastar 500 euros... ...si dentro de un mes no le van a servir. -Ya. Oye, sé que la pensión que os paso no es mucho, pero... -Jacobo, llega de sobra. Además, tú también tienes que pagar un alquiler. -Ya, pero quiero saber si te apañas con los gastos. Aunque estemos divorciados, seguimos siendo una familia. Bueno, más o menos. -Mira, el nuevo cole... ...de los niños es un pico y la hipoteca ni te cuento,... pero llego a fin de mes, de verdad. De verdad, que sí. Venga. -Vamos. Venga, vamos. A desayunar. -Jacobo, ¡qué casualidad! Cómo te sienta la soltería,... ...te veo cada día más guapo. Laura. -Dime. -Que la oferta que te hice... ...por el piso sigue en pie. Te lo digo por si necesitas dinero. ¿Qué, chicos? ¿Os acompaño? -Después de ti. -¿Todo bien? -Sí. -Laura, si tienes apuros... -Olvídalo. Antes te pediría sexo que dinero. -¡Ah! -Ahórrate el chiste. Mal ejemplo. (Móvil) -¿Sí? ¿Dónde? Vamos para allá. Se acabó el papeleo. -¿Qué pasa? -Sexo y dinero no tendrás, pero trabajo no te va a faltar. Venga. -Ni papeles ni cartera, nada que nos diga su identidad. Debe de llevar aquí un par de días. -Será difícil fijar la hora... ...en que se cometió el crimen. -Y la calefacción está a tope. Eso no ayuda a conservar el cuerpo. -¿De quién es esta casa? -De un empresario de hostelería. Alquila casas a parejas... ...que les gusta jugar a los médicos y a famosos. -O sea, reservan a nombre falso. -Y hay que ingresar dinero... ...con una cuenta corriente. Imposible de seguir. ¿Ella sabe algo? -No, ha venido a limpiar y se ha encontrado al muerto. ¡Laura! ¡Me cago en la leche! -¿Qué? -Me he pringado, joder. ¿Tienes algo? -Pero si eso es que se seque y luego le das con un cepillito. -Esto ya lo sé. Me refiero al caso. -¡Ah! Mira, alguien escribió algo. Puede que fuera el muerto y que el asesino se llevara la hoja. -¡Eh, eh! -¿No ves? Tenemos sólo la mitad de la mancha. Aquí había otra hoja. Si encontramos la hoja, encontramos al asesino. -Laura, perdona. ¿Tú sabes cómo se rellena esto? -Esto es un pliego de denuncia. ¿Nunca has rellenado uno? -No, es la primera vez. Me da miedo meter la pata y acabar en la calle. -No digas tonterías. -Es que como soy el nuevo y no me dejáis ni ayudar en los casos... -Pasarán años antes de que te vayas de aquí. -¿Y usted cómo lo sabe? -Aquí, la señora, que le han robado el bolso. Además, dice ser vidente. -¿Y no veía que le iban a robar el bolso? Habérselo cambiado de hombro. -Hay un gato, un gato negro, y unos ojos amarillos. -Yo la mala suerte la traigo de casa, no necesito gatos negros... ...ni cristales rotos. -Este gato no trae mala suerte. -¿Ah, no? ¿Y entonces qué trae? -Amor, amor de verdad. Hay un hombre en su vida. -El único hombre que hay en mi vida se llama Don Limpio. Si me disculpa... Dime, Jacobo. -Laura, ¿estás en comisaría? -Sí, acabo de llegar. -No te quites el abrigo, que acabamos de encontrar... ...el móvil del muerto. Tenemos la identidad de la última persona que habló con él. -Habíamos quedado a las doce. Hablamos un momento y entré a cambiarme. Sólo tardé cinco minutos. Cuando salí, ya estaba muerto. -¿Hacía mucho que... ...eran amantes? -Hace casi un año. Yo iba a dejar a mi marido por él. Yo no lo maté, tiene que creerme. Le quería. -Le quería tanto que nada más ver el cadáver,... ...corrió a llamar a la Policía, ¿no? -Me asusté. Había mucha sangre y el asesino podía seguir allí. Y luego no sé, me imagino que me faltó el valor. -¡Qué cocina más bonita! Esto es un lujo, ¿eh? -No es precisamente mi habitación favorita. La chica se ha puesto enferma y hoy justo mi marido ha invitado... ...a cenar al alcalde. -¡Ah! -He intentado posponerlo, pero no ha sido posible. -Y va a preparar perdices, ¡qué maravilla! Esto es caza de primera, ¿eh? Yo de tanto comprar muslitos de pollo congelados,... ...se me caen las lágrimas cuando veo esto. ¿Cómo las va a preparar, estofadas? -No tengo ni idea. -¿Ah, no? Pues yo le enseño en un momento, es muy fácil. Martín, me pasas un cuchillo. ¿Recuerdas si Julián estaba escribiendo algo cuando llegó? -No. Bueno, me pidió un papel para anotar algo. Me dijo que era importante. Le dejé mi libreta y creo que la olvidé allí. -Me parece que no es lo único que olvidó. Aquí falta un cuchillo. Y curiosamente es el mismo modelo que el del crimen. -¿Cómo que falta uno? -¿Sabe quién se lo ha podido llevar? -No. En esta casa sólo estamos la muchacha, mi marido y yo. -¿Su marido sabía que usted tenía un amante? -No. Bueno, no lo sé. Puede que lo descubriera. Pero ¿qué están pensando, que ha sido él? -Lo siento mucho,... ...pero por el momento va a tener que acompañarnos. -Esta mañana estuvimos juntos y luego él se tuvo que ir a trabajar. No ha podido ser. -También hablaremos con su marido. Si estaba trabajando en el momento del crimen, tendrá que demostrar... ...su coartada minuto a minuto. -Podrá hacerlo segundo a segundo. -Jaque. -No me jodas. -Jaque mate. (APLAUDEN) -¿Sebastián Soto? -Sí. -¿Le importa acompañarnos a una partida privada? -Me encantaría, pero entre eliminatorias... ...no suelo tomarme un descanso. -Hay un colega suyo al que le han obligado a tomarse algunos más. -Por eso nos gustaría que nos acompañara igualmente. -Por supuesto. Aunque algo me dice que va a ser una partida muy corta. (Aplausos) ¡Pobre Julián! Sabía que con su estilo de vida,... ...ganaría más enemigos que torneos. -¿Usted sabía que Montoro y su mujer...? -¿Que tenían una aventura? Me lo podía imaginar. -No parece que le importe. -Hace tiempo que no me importa mucho lo que le pase a mi mujer,... ...sobre todo desde que se acuesta con niñatos descerebrados. -¿Por qué dice que Montoro se estaba buscando enemigos? -Era un niño de papá, le gustaban más las fiestas... ...y las portadas que el ajedrez. No respetaba a nadie. No, no tomo sacarina. -¡Ah, qué tontería! Es verdad. La sacarina la tomo yo. -Con sólo 22 años, le ganó los últimos campeonatos de España. -Me duele más que la gente no recuerde que yo gané ese título... ...cinco veces. -Pues yo le comprendo. La gente joven es un incordio:... ...mucho más guapa, más alta, más lista... A veces entran ganas de matarlos. ¡Dios mío! Perdóneme. ¡Qué torpe! -¿Podrían dejarse de sutilezas y acusarme directamente? Montoro me había quitado el título y a mi mujer. A la fuerza he tenido que matarlo yo. -Hombre, a la fuerza alguien le mató, eso seguro,... ...y con un cuchillo de su cocina. -Le recuerdo que la mañana del asesinato yo estaba jugando... ...las semifinales del torneo. Hay 300 personas que lo pueden atestiguar,... ...así que o demuestra que estuve en dos sitios al mismo tiempo... ...o no tenemos más que hablar. -Su mujer es sospechosa de este crimen. Puede que la acaben inculpando por un asesinato. -Perder a la reina es un golpe duro, pero si el rey sigue vivo,... ...la partida continúa. -Oye, Laura, ¿sabes dónde están los informes...? Pero, Jacobo, ¿y tú qué haces aquí? -Lo mismo que estos dos agentes: perder el tiempo. -El señor Soto es el marido de Marta Fernández. -Y campeón nacional de ajedrez hasta que llegó Montoro... ...y le quitó todos sus títulos. -Ya, ya. ¿Tu mujer era uno de ellos? -Siempre imaginé que acabarías en un sitio como éste,... ...aunque no precisamente de Policía. -Pues mira por dónde que yo también siempre imaginé... ...que antes o después acabarías en un sitio como éste... ...y no precisamente de visita. -Pero ¿qué os pasa a los funcionarios? Aunque ganéis 1.000 euros al mes, se os sube el puesto a la cabeza. -Tú prefieres ganar dinero,... ...yo prefiero ganarme el cariño y el respeto de mi gente. -Ya. Pues enhorabuena porque veo que haces un buen trabajo. Si me disculpan, tengo una cita con el alcalde. Mañana empieza la final y le hace ilusión cenar conmigo. Aunque ahora que mi mujer está detenida, tendremos que... ...ir a un restaurante. -¿De qué conoces a ese tipo? -Un imbécil de la universidad. Nos hacíamos la vida imposible. ¿Su coartada es buena? -Perfecta. Estuvo la mañana del crimen en una partida. -¿Y por qué lo habéis traído? -Creo que él es el asesino. -Creía que su coartada es muy buena. -Demasiado buena, Jacobo. Su máximo rival en el torneo... ...y amante de su mujer es asesinado, todas las pruebas... ...apuntan a ella y ninguna a él. -Las huellas de su mujer... ...están el arma del crimen. -¿No viste cómo se puso en su casa? Si no soporta ver el cadáver de un pájaro, imagínate el de su amante. -¿A la señora no le gusta cocinar y eso la absuelve? -Montoro murió de un solo corte. Para hacer esto hace falta... ...mucha sangre fría. Ella está hecha un manojo de nervios. Es un poco alcohólica. -Si hubiese sido pasional, habría más de una cuchillada. -Pero eso no significa que el marido sea el asesino. -¿Viste cómo me miró cuando tiré el café? -¿Se lo tiraste a propósito? -Por un segundo me dio miedo. Él se dio cuenta y cambió de actitud, es muy listo,... ...sabe disimular muy bien. -¿Y sólo por eso crees... ...que nos la está jugando? -Quiero que miréis con lupa cada movimiento que hizo... ...el día del crimen. Como su coartada tenga... ...una sola fisura, voy a meter al listo ése en la cárcel, hombre. -Laura, los perfiles de todos los jugadores del torneo. Aquí van datos personales, artículos de prensa. -¿Qué sabes del muerto? -Al muerto también... ...lo hubiera matado yo. A los 20, campeón de España,... ...a los 21, millonario perdido. En esta entrevista insulta... ...a todos sus rivales. -"Estos inútiles no soportan... ...mi talento. Un sólo chispazo mío vale más que todos sus estudios... ...sobre ajedrez." ¡Qué majo! -El caso es que es verdad. Estaba a punto de llevarse de calle por tercera vez... ...consecutiva el campeonato. Y apunta al título mundial. -Así que todos le odiaban. Y tenemos que creernos... ...que su amante, la única que le quería, es quien se lo carga. -Traje y corbata, sea quien sea te lo está poniendo difícil. -¿Me lo dices porque me pasa a menudo? -¿Te vas? Estamos en mitad de un caso, hay un montón... ...de cosas que leerse. -El ajedrez. Proviene de un juego indio del siglo VI, los árabes... ...lo traen a España en el VIII. Tiene 64 casillas, 32 piezas... ...y hay más jugadas posibles en una partida que átomos... ...en el universo. -Claro, lees los artículos... ...del Playboy. -Cuando me canso de las fotos. Cuando te iguales conmigo, te ayudo en el caso. -¿Qué es eso? -¿El qué? -Eso. -El Gato Negro,... ...un restaurante selecto al que voy a cenar esta noche. Y si me disculpas, a este peón le espera una noble dama... ...a la que le encantaría comerse. Nos vemos mañana. (Timbre) -Gracias por venir tan rápido. Espero que no sea una molestia. Por favor. -Separada y con niños pequeños. -¿Cómo lo sabe? -Tiene una marcas junto... ...a la puerta, parecen de medir a sus niños, recientes y no altas. -¿Y lo de la separación? -Hay fotos boca abajo. Si me hubiese separado hace poco, sí, tendría fotos de mi ex... ...por mis hijos, pero no hace falta verlo cuando van a la cama. -Iba a decirle que no creo en estas cosas, pero ahora... ...no sé si ofrecerle un trabajo en la Policía. -Hace bien en no creer en esto. Corte. -¿Qué? ¿Hay mus? -Ésta es usted. Veo un vacío, puede ser inseguridad o soledad. -¿Soledad? -Después de la separación. -Ojalá fuera soledad, entre el trabajo y la casa... ...tengo la cabeza como un bombo. Sobre todo mi jefe. -Pero usted es mujer antes que policía. Se escuda en su trabajo, en sus hijos para no sacar... ...a relucir esa faceta. El caballero, un hombre en su vida. -Ah, sí, mi ex, el jefe. -No tiene por qué ser él, puede ser un amigo... ...o un compañero de trabajo. ¿Ve cómo la dama le da la espalda? Eso es porque usted no quiere darse cuenta de su presencia. El espantapájaros. No sólo le da espalda, lo quiere alejar además. Él quiere acercarse y usted no le deja. El futuro no está... -¿Qué? ¿Qué pasa? -Es la dama negra,... ...a veces nos avisa de un peligro. -Yo estoy rodeada de peligros,... ...usted no conoce a mis hijos. -Laura, ¿tiene usted una hermana? -Sí, Verónica. Vive en Barcelona, hace mucho que no la veo. ¿No me diga que viene de visita? -¡Mamá! -Los niños. Un momentito, ahora vuelvo. -¡Mamá! -Lo siento mucho, pero... Adiós. Así que ésta es la partida del día del crimen. No tiene pinta de haber matado a alguien media hora antes. -Deberíamos hablar con ella, se llama Gloria Quintana,... ...quizá nos pueda decir algo. -Laura, la señora de tu edificio... ...no para de llamar. Mira, voy a pedir la baja por depresión. -La próxima vez me la pasas. -¿Quién te llama? -Victoria, me quiere comprar el piso. -Se lo vendes y te compras otro más barato y más nuevo. -Ese piso lo compramos cuando nos casamos,... ...mis hijos han crecido ahí. No quiero irme y menos... ...si la culpa la tiene el Euribor. Necesitamos otra solución. Mira. -¿Qué? -Los pantalones... ...los lleva recogidos. -¿Y? -Sólo se me ocurre un motivo por el que alguien se recogería... ...los pantalones para jugar al ajedrez: que haya metido... ...los pies en un charco en la escena del crimen. -Crimen que se cometió durante la partida. Nadie puede estar en dos sitios a la vez. -O eso nos quiere hacer creer. -Tengo títulos en media Europa y vosotros me tratáis... ...como un gilipollas. Soto escogió tablero, color,... ...hasta las sillas. -Pero las malas jugadas... ...las elegiste tú, por eso perdiste. Ahora, si me disculpas, tengo asuntos que atender. Por cierto, quite esa rata de encima de la mesa. -Se me hace curioso ver a una mujer como campeona de ajedrez. -¿Sabes lo que eres, José María Suárez? Un malnacido. Hablaré en la prensa. -¿Y quién coño te va a escuchar? -¡Ah! -Señora Quintana, somos policías. Queríamos hacerle unas preguntas sobre Julián Montoro. -No me interesa. -Nos parece que Sebastián Soto... ...tiene algo que ver. -Kárpov y yo estaremos encantados de colaborar con la Policía. ¿Verdad, cariño? Sebastián era la niña bonita de la federación... ...hasta que llegó Montoro, ahí se le acabó el chollo. -¿Alguna vez les vio tener algún enfrentamiento? -Continuamente. Aunque todos las teníamos tiesas con Montoro,... ...era un niñato engreído. -Así que todos le odiaban. -A mí me importa una mierda su muerte, la verdad. Lo único que lamento es que si Soto gana esta partida,... ...se hará con el campeonato. -Él nos ha dicho que el día... ...de la partida estuvieron aquí casi toda la mañana. -Sí, así fue. Excepto dos minutos para ir al baño. -¿Durante la partida notó algo? ¿Un gesto, algún movimiento? -Sí. Sí. Sí que hubo algo, me cedió el centro del tablero,... ...eso él no lo hace nunca. -No, no. Me refería a si lo notó nervioso, tenso. -Nervioso... (RÍE) Nunca se pone nervioso. Ni cuando estuvo a punto de ganar a Kaspárov en el 92. Ese malnacido no tiene sangre en las venas. -Sebastián Soto estuvo aquí de 12 a 12:30. -Seguro que encontró la manera de cometer el crimen... ...y volver a tiempo. -Ese tío es un gilipollas... ...y por eso me gustaría que acabara entre rejas,... ...pero es imposible que sea el asesino. -Menudo griterío ahí dentro. Yo siempre había pensado que los jugadores de ajedrez eran... ...unos pardillos. -Una panda de divos, eso son. Disculpen, ustedes... -Policías. Investigamos la muerte de Montoro. -A ese chico le perdió la cabeza. Una pena. Era una mina de oro para la federación. Y conectaba con la gente. -Antes discutía con Noelia... ...por algo que sucedió en la partida con soto, ¿no? -A Noelia le gusta jugar con unas piezas especiales. Se las cambiaron antes de la partida y tuvimos que buscarlas. -¿Retrasaron la partida? -Tardamos media hora... ...en dar con ella. Sí. Sí. Dime. Ah, que no quiere que haya gente en primera fila. ¿Sabes que...? -O sea, que la partida empezó... ...a las 12:30. -Pero Soto no podía saberlo. -A no ser que fuera él quien cambió las piezas. -¿Crees que tuvo tiempo de matar a Montoro y volver para jugar? -Creo que vamos a tener que comprobarlo nosotros. Vamos en tu coche. -Bueno, la ventanilla no cierra. -Mejor, así nos da fresco. -Tengo el informe. No hay resto de pintura en ninguna de las ruedas. -Vaya... -Bueno, ahora que tienes... ...lo que me has pedido, ¿qué hay de lo que te he pedido yo? -¿De qué? -La cena. Nos va a llevar más tiempo que un informe, pero... -No ha sido culpa mía. -¿Qué te ha pasado? -Hemos hecho la misma ruta que tuvo que hacer Soto... ...desde el torneo hasta la casa de la sierra. -Media hora clavada. Le dio tiempo matar a Montoro y volver. -Aunque a su coche le funcionarían las ventanillas. -Yo te avisé. -Esa prueba no nos sirve. -¿Qué? -El día del crimen hubo... ...un accidente a eso de las doce. Un camión lleno de botes... ...de pintura volcó en una curva, hubo retenciones de tráfico... ...de casi dos horas. -Y Sebastián cogió otra ruta. -Ya. Pero ésta e la única carretera que va de la escena del crimen... ...al lugar del torneo. -He mandando analizar las ruedas... ...de su coche y no hay restos de pintura. -Soto no fue por esa carretera, así que, no pudo cometer el crimen. -Alguien pudo ayudarle. -Laura, afrontemos la realidad. No hay ni una prueba que implique a ese tipo. -Bueno, al menos te has ahorrado los diez euros del cardado,... ...así te puedes comprar algo bonito en el Todo a 100. -Laura. Laura, el caso sigue abierto, no te vengas abajo. -¿Yo? ¿Por qué? ¿Por dejar libre a un asesino y meter a su mujer... ...en la cárcel? -Laura, han llamado dos tipos... ...por la habitación que alquilas, querían saber si tienes animales. Yo me he acordado de tus hijos y no sabía qué contestar. -Son nuestros hijos. -Te dejo los números ahí. -Que me dices que llegas perfectamente a final de mes... ...y me quieres meter a un extraño a dormir con mis hijos. -Sólo quería saber cuánto me darían por ella, era pura curiosidad. -Oye, ¿y Victoria? -No pienso vender mi casa para... ...que esa bruja se quede con ella. -Pero si ella no quiere vivir... ...en la casa, sólo tiene un dinero ahorrado en una cuenta vivienda... ...y debe invertirlo. -Jacobo, no lo entiendo. Le vendemos el piso a Victoria, ¿qué pasa con los niños y conmigo? -Ella nos lo alquilaría por un precio asequible,... ...menos que la hipoteca seguro. He conseguido unas condiciones muy buenas,... ...estoy seguro de que las puedo mejorar. Y no sé, así no llegaríamos a final de mes tan asfixiados. ¿Qué te pasa? -Pues que ésta no es la vida que imaginé que tendría al cumplir... ...los 40: divorciada, liquidada. No dejo de dar pasos hacia atrás. -Bueno, tú me dijiste un día que la vida no es como la imaginamos... ...o nos la tememos. -Además, vendérselo a Victoria. Esa mujer es mala, mentirosa, tramposa. -No sé, a lo mejor puede cambiar. A lo mejor necesita a alguien... ...que le ayude. -La mala gente no cambia, Jacobo. ¿Crees que Sebastián sería distinto si hubiese sido tu amigo... ...en la facultad? -¿Me comparas a Victoria... ...con un asesino? -Los buitres y las moscas... ...son muy distintos, pero los dos son carroñeros. ¡Anda, qué casualidad! -¿Qué hace aquí? -Probar con esto del ajedrez. He visto las jornadas de puertas... ...abiertas, le he dado la merienda a los niños y me he venido. No sé cómo no se arma un lío con tantas partidas a la vez. ¿No le da miedo meter la pata y mover la ficha que no es? -Los errores vienen con los nervios. El secreto está en mantener la concentración y no dejar... ...nada al azar. -Su mujer tendría que haber... ...aprendido de usted. Lo digo porque como asesina deja mucho... ...que desear. Se deja el arma del crimen con las huellas,... ...no tiene coartada. La suya, en cambio, era perfecta. -Supongo que es una afortunada coincidencia. -El móvil, en cambio, me despista un poco. Usted los tenía a patadas para matar a Montoro:... ...le roba a su mujer, le roba el título... -En el circuito se comentaba que Montoro se iba a casar con... ...una de sus amantes, quizás mi mujer se enteró. -Ya, pero Montoro se iba a ir con ella de fin de semana... ...el mes que viene, había comprado unos billetes de avión,... ...no creo que la quisiera dejar. -Ahora que lo dice,... ...quizás fuera al revés. -¿Ah, sí? Cuente, cuente. -Verá, hace unos días escuché a mi mujer hablando por teléfono... ...con alguien, discutían. Ella dijo algo así como: "No quiero... ...volver a verte". No sé, estaba muy alterada. Quizás ella quería... ...dejarle a él y él se negó. -¡Oh! ¿Sabe? Como teoría es buena, pero está lo del tratamiento de belleza. -¿De qué habla? -Su mujer se hizo un tratamiento... ...de 600 euros el día antes del crimen. No sé, si fuera a dejar a su amante no se gastaría ese dinero... ...para estar guapa para él, ¿no? -¿Quién sabe? Las mujeres son seres pasionales no racionales. Para mí son un misterio. -¿Sabe lo que pienso? Pienso que alguien iba a resultar plantado,... ...y ese alguien era usted. Montoro y su mujer estaban enamorados. Créame, las mujeres sabemos distinguir eso. ¿Puedo? ¿Es jaque, no? Jaque. -¿Qué pena que las teorías no sirvan para nada, verdad? Lo que cuentan ahora son las pruebas y me temo que pintan... ...muy mal para mi mujer. Jaque mate. Que tenga un buen día. (Gritos y ladridos) -Entienda, mi señora, que no puede pasar. -Yo le digo que sí. -Le digo que usted no va a pasar. -Y yo le digo que me da igual. Cambiaste las piezas,... Esa partida tendría que haber sido mía,... ...yo tendría que estar en la final. -Para llegar a la final hace falta sangre fría. Si una simple broma te despista, es que los torneos no son para ti. -Tú sí tuviste sangre fría para seguir jugando aun sabiendo... ...lo que le pasó a Montoro. -Me enteré de su muerte ayer. -La Policía no piensa igual. -Quintana, mi mujer está en la cárcel acusada de asesinato... ...y, lo que es peor, estoy jugando la final. ¿Qué debo hacer... ...para que dejes de molestarme? -Concédeme la revancha. Es lo menos que puedes hacer después de cambiarme las piezas. -Para ganar este torneo debes saber jugar dentro y fuera del tablero. Tú no estás a la altura, así que coge tu... ¡Joder! Esta alfombra vale más dinero del que has visto en tu vida. Llévate esta rata de aquí. ¡Úrsula! ¡Úrsula, la fregona! -Vamos, cariño. Vamos. -¿Una furgoneta volcada? No, no recuerdo nada de eso. -Pues debería recordarlo. Mucho tráfico, pintura por el suelo... -Aquella mañana después de ver a Julián podría haber pasado... ...por delante de un desfile de elefantes y no lo hubiera visto. -Marta, tiene que hacer un esfuerzo. Cualquier cosa que recuerde podría ayudarnos. ¿Qué es esto? ¿Qué es esto? -Sebastián Soto. Pero no me ha quedado muy bien. -¡Anda ya! ¿Cuánto le has pagado? -¿A quién? -A la de ayer. -¡Eh! ¿La de ayer? Era una dependiente de una tienda, no era ninguna puta. -No me refiero a tu cita, sino a la vidente,... ...la que estuvo en comisaría y después fue a mi casa. Un momento, ¿eh? Le has hablado del gato negro y del espantapájaros. Y le has contado intimidades de mi vida. Muy mal. Le has hablado de los gemelos, de mi marido... No. -¿Últimamente quedas con los de Narcóticos? No sé de qué hablas. Si te parece, volvemos al trabajo. A ver, empezamos de cero. ¿A qué hora salió su marido de su casa para ir al torneo? -A las 10:30. Estoy segura porque Sebastián no dejaba de repetir... ...la hora. Estaba muy nervioso por si llegaba tarde. -¿Nervioso? No se puso nervioso ni cuando se enfrentó a Kaspárov. -¿Y vio a Montoro a las 12? -En punto. Aunque le pillé por sorpresa. -¿Qué quiere decir? -Me dijo que me esperaría con la comida preparada y cuando llegué... ...no había preparado nada. -¿Y le comentó algo? ¿Le dijo si estaba preocupado? -¿Reconoce esta libreta? -Sí, es la mía. -¿No puede recordar lo que Julián escribió en ella? -No lo vi. No lo sé, supongo que algún tipo de jugada nueva. Siempre se le ocurrían esas cosas cuando estábamos... En los momentos más inoportunos. Me imagino que los genios son así. -¡Ay! Mi amor... ¡Mi cosita! ¡Mi Kárpov! Ven con mamá, mi vida. Le habrá paseado por donde dije. -Sí, en el parque. Por zonas limpias y no se ha acercado a otros perros. ¿Le limpio las patas antes de dejarlo en la habitación? -No, está bien así. Ven con mamá, mi amor. Pequeño, ven con mamá. ¡Ay, mi juguete, mi pequeñito! Mi vida... Mi pichoncito... Ven, amor. ¿Qué hace aquí? Márchese. Ven aquí. Quédate aquí, mi amor. Mi pequeñito... Sé cómo lo hiciste. Tenemos que hablar o tendré que ir a la Policía. -Bueno, muchas gracias. Te llamo. -Hasta luego. -Chao. -¿Quién es ése? -Ése no, ésa. Ha venido a ver la habitación que alquilo. -No la pillará ni de coña. Su camión no le entra en tu garaje. -Pues de todas las llamadas es la que más confianza me da. -Y ya puestos a meter a alguien peludo, ¿por qué no metes a Martín? -¡Y dale! ¡Qué coñazo estás con el tema! -¡Eh! Que no sólo lo digo yo. Ahora resulta que una vidente... ...desconocida también te dice que rehagas tu vida con él. Si yo ya lo presentía. Es que soy un poco bruja. (Teléfono) ¡Mi representante! ¿Sí? Hola. Dime. (LEE) "Nota sobre Laura. Es romántica, pero no lo demuestra. Inteligente en su trabajo, pero no en su vida privada. Se acaba de divorciar. Hablarle de Martín..." -¿No tienes nada que decirme? -No. -¿Ah, no? -Ah, que me han dado el papel en el anuncio. -¿Ah, sí? ¿Y de qué haces, de amiga lianta y manipuladora? Tú organizaste lo de la vidente. ¡Fue idea tuya! -Fue así como lo hiciste, ¿verdad? Nos has engañado a todos, hasta ahora. -No tienes pruebas. -El papel que cogí de tu casa... ...al principio no supe lo importante que era. Hasta que he atado cabos. Esa jugada fue la que descubrió... ...cuando lo mataste. Tú te la llevaste. -Acabemos con esto. ¿Y el papel? -Ese papel con tus huellas podría llevarte a la cárcel,... ...pero también podría hacer que yo ganase este campeonato. -¿Qué quieres? -Lo sabes perfectamente. Quiero que declares nula nuestra partida. Invéntate algo, eres bueno en eso. ¿Qué es eso? ¿Qué es eso? -Tu nota de suicidio. (Gritos) -¿Se puede saber qué os han dado hoy? ¿No habréis tomado Coca-Cola? ¿Por qué os pegáis? -Para saltarnos los dientes. -¿Qué? -Para que venga el Ratón Pérez. -El Ratón Pérez sólo viene cuando los dientes se caen solos, niños. Tendréis que esperar. ¿Qué estás haciendo con eso? Bueno, ya está bien. Venid aquí los dos. Venid aquí los dos. Aquí. El Ratón Pérez está aquí dentro y lo tiraré por la basura como... ...os sigáis portando mal. -No es verdad, porque a ti... ...te gustan mucho los animales y nunca le harías daño. -¿Sabes a quién no le gustan nada los animales? A Victoria. Se lo daré a ella. Ya sabes lo bruja que es. ¡Mi cocina! Jacobo, dile a Victoria que vendemos el piso. -¿Qué pasa aquí? -¿Y Jacobo? -Con Lydia, en el teatro... ...donde se suicidó Quintana. ¿Por qué la gente se suicida... ...de madrugada? ¡Vaya! -Mira, Martín, éste es su portátil. -A ver. Éste es el historial de Quintana, éstas son las páginas webs... ...que visitó los últimos días. -Se puso las botas de comprar: trajes, pendientes... -Unas botas de cuero, unas esposas, un antifaz... -¡Calla! Mira, también se gastó un dineral en un viaje a Suecia... ...para la semana que viene. ¿Eso no te dice nada? -Era fan de ABBA. -¿Qué persona que se gasta... ...un dineral en un viaje luego se suicida? Perdone. ¿Nos podría decir si últimamente notó algo raro en ella? -Estaba mirando como loca uno de esos vídeos de ajedrez... ...y vio algo que le puso muy nerviosa,... ...hasta me echó de la habitación. -Debe de ser esto. -También miraba unas cifras en un papel, un papel manchado de rojo. -¿Como de una libretita pequeña? -Sí. -Es el papel de la libreta de Montoro,... ...el que se llevaron de la escena del crimen. -No entiendo nada. ¿Cómo llegó a las manos de Quintana? -¡Ay, pero mira quién está aquí! Si es su perrito. ¡Qué cosita más linda, Dios mío! ¡Dios mío, qué alergia me da! Le han dado un palizón. -Es Kárpov, el chucho de Quintana. -Eso, Kárpov. -Hay que llevarlo a la perrera. -Ni loca. Es nuestro único testigo, no pienso soltarlo. (ESTORNUDA) Aunque me tengan que llevar al hospital. -Dámelo antes de que te ahogues. -Tiene mucho miedo, mírale. -Hola. -Hola. -¿Qué? ¿Puedo hacer algo por ti? -He venido a hablarte del piso. Hemos decidido venderlo. -¿De verdad? ¿Laura está de acuerdo? -Pero tu oferta era que si te lo vendíamos,... ...se lo realquilabas más barato. -Claro. Claro, es que... Viendo como anda la pobre todo el día... -Bueno, pues no se hable más. Supongo que el día que firmemos... ...las escrituras nos firmas el contrato de alquiler. -Por supuesto. ¿Qué pasa? ¿No te fías de mí? Jacobo, vamos a tener que quedar un día de estos... ...para que se te quite esa imagen que tienes. -Pues... en el notario. -Vale. -Perdona, que... ¿Vale? -Adiós. (Estornudos) -¿Qué pasa? -Perdone, es que soy alérgica al pelo de perro. Encontraron a Quintana muerta esta madrugada,... ...éste era su perrito. -Sí, ya lo sé. ¿Qué quiere? Estoy muy ocupado. (EL PERRO LLORA) -¡Huy, qué raro! Si este perrito es muy valiente, nunca tiene miedo. (ESTORNUDA) Parece que le tuviera miedo. -Saque ese bicho de mi casa. -Sólo será un momento. ¿Puede decirme dónde estuvo ayer entre las diez y las once? Fue cuando encontraron muerta a Quintana. -Si lo que quiere decir es que no tengo coartada, se equivoca. Estuve jugando al ajedrez con un colega americano por Internet. -¿Puede probarlo? (ESTORNUDA) Cuanto antes terminemos,... ...antes podré ir a comprarme un antihistamínico. -¿Lo ve? Todas las jugadas están registradas. No me moví de aquí en toda la noche. ¿Contenta? -No me lo puedo creer. ¿Se puede saber qué es lo que quiere ahora? -Perdone, no quería molestarle, estaba hablando con Úrsula. -¿Con Úrsula? ¿De qué? -De su cena de ayer. -¿Qué pasa con mi cena? -Úrsula dice que esta mañana no había nada que fregar. -Porque anoche lo fregué yo. -Úrsula dice que nunca friega, qué casualidad que fregara anoche. También me ha dicho... ...que no faltaba ningún alimento en la despensa ni en la nevera... ...y que la basura estaba vacía. -Ya que está tan habladora,... ...¿por qué no le pregunta por sus papeles de inmigración? -Está bien, no le molesto más. Hala, Kárpov. Vamos, bonito. (Puerta) -Úrsula, ¿no le he dicho que no me moleste? -No soy Úrsula. Soy yo. Es que se me ha ocurrido una cosa y no paro de darle vueltas. -Había uno en la Biblia, Job, el hombre con más paciencia... ...del mundo. Dios le envió todo tipo de calamidades... ...para hacérsela perder: hambre, guerra, peste... Pero Dios se olvidó de usted. ¿Se puede saber qué quiere? -Antes me he fijado que tenía esto, es una agenda electrónica, ¿no? -Sí, así me ahorro el sueldo de una secretaria. -Y con eso puede conectarse por Internet... ...a su ordenador, ¿verdad? -No sé, supongo que sí. -Sí, segurísimo. -¿Y? -Pues que pudo haber jugado... ...esa partida sin la necesidad de estar físicamente aquí, ¿no? -¿Algo más? -No, nada más. -Pues váyase y no se le ocurra volver por aquí. -No, claro que no. No sin una orden de detención al menos. -Tía, lo siento. Para una vez que te sale bien un personaje... ...va y te pillan. Es que me sabe fatal. ¿Qué? ¿Que te salieron unos bolos? Entonces, ¿quién era... ...la vidente con la que hablaba Laura? Luego te llamo. Victoria, ¡qué elegante! ¿Vas a Génova? -Voy al notario. Debemos firmar las escrituras... ...de la casa de Laura y he aprovechado la ocasión. Por cierto, como voy a ser mayoría en la comunidad,... ...ya te puedes andar con cuidado por la cuenta que te trae, guapa. -Hasta luego. ¡Carlos! ¡Javier! ¿Se puede saber dónde os habéis metido? ¡Carlos! ¡Javier! ¿Qué estáis haciendo? -Buscando al Ratoncito Pérez. -Mamá se lo dio a Victoria para que lo guardara. -Traed esto. Como nos pille Victoria, el Ratoncito Pérez... ...tendrá trabajo con nosotros el resto de su vida. -¿Y por qué? -Porque Victoria nos va a saltar... ...los dientes a pedradas. ¡Fuera! ¡A jugar! ¡Largo! ¿Sabes qué es esto? -Victoria va a hacer obras en una casa que se ha comprado. -¡Laura! Laura, tienes que impedir que Jacobo firme las escrituras... ...porque Victoria no va a realquilarte el piso. Luego te llamo, ¿vale? ¡Carlos! ¡Javier! ¡Carlos! -Y, en prueba de conformidad,... ...ambas partes firman el presente contrato, por duplicado,... ...en el lugar y fecha indicados en la cabecera. -Hala. -Muy bien. -Toma, Jacobo, firma aquí. (Portazo) -¿Qué ha sido eso? -No sé, no he oído nada. Es que soy un poco sordo. -¡Hala! Firma porque, si no, no salimos nunca de aquí. (Voces) -¡No me obligues a sacar el arma! -¿Ésa no es la voz de Laura? -Jacobo, no firmes, no nos lo quiere alquilar. Lo quiere por la terraza. -Laura, ¿cómo puedes pensar que...? -He visto los planos de la reforma. No has firmado aún, ¿verdad? -Pues sí. -Pues sí, mira. Pero por unos segundos, no te creas. -No tan deprisa. Falta su firma. Sin ella, no es oficial. El documento no vale nada. -¿Qué firma? ¿La del sordo? -Me temo que hemos cambiado de opinión. Antes se lo vendería a una rata de alcantarilla. -Eso no te soluciona nada. Además, tú tienes un crédito... ...cada vez más alto por pagar. -Ése no es tu problema. ¿Sabes cuál es? Que lo puedes tener todo en orden... ...porque me encargaré de que te inspeccionen el bar cada hora. -Jacobo. -Kárpov, bonito. Ven aquí, cosita. -Tenemos los resultados preliminares de la autopsia... ...de Quintana y todo apunta a un suicidio. -Eso no está tan claro. Pensamos que fue asesinato. -¿Y la nota de suicidio? -Escrita a máquina,... ...podría haberla hecho cualquiera. -Y además de esa nota,... ...¿llevaba otra encima manchada de sangre con cifras? En su hotel tampoco estaba. -Quintana podría responder... ...al perfil de un suicida, ¿no? -Exactamente. Ya no ganaba torneos, depresiva, lo había intentado otras veces. Y tenía muchas deudas, estaba con un pie en la cárcel. -¿No os parece muy aparatoso suicidarse así,... ...colgándose en un teatro? -Puede que escogiera el lugar donde perdió la última partida... ...para perjudicar al torneo. -¿Y Kárpov? Estaba obsesionado con él. No se suicidaría sin dejarlo atendido. Además, teníais que haber visto como se puso a gemir... ...cuando vio a Sebastián, como si le estuviese incriminando. Porque es un perrito muy listo, ¿verdad que sí? ¿A que sí? No, no. No, Kárpov. No. Eso no se hace, Kárpov. -Cuando le pidas al juez la orden de detención,... ...¿le vas a decir que tu testigo de cargo es esa cosa que copula... ...con tu pierna? Jacobo. -¿Por qué querría Sebastián ahorcar a Quintana? -Debió descubrir cómo cometió el asesinato o se hizo... ...con la prueba que le incriminaba,... ...el papel con la jugada y la sangre de Montoro. -Ninguna de esas pruebas es concluyente. Mira que lo siento. -¿Por qué lo sientes? -Porque esta vez estoy al 100% con Laura. Estoy seguro de que fue él. -Niños, escondeos ahí detrás. Ahí. -¿Es el Ratoncito Pérez? -Sí, es el Ratoncito Pérez. No os mováis, ¿eh? ¿Quién está allí? Soy policía, ¿eh? Llevo un arma. -Eh, espera. No dispares, que soy yo. Tranquila. -Jacobo, ¿qué haces? -Quería darte una sorpresa, quería arreglar la cocina... ...antes de que llegaras y apagué las luces para no electrocutarme. -Madre mía. -¿Qué hacen estos renacuajos? -¿Dónde está el Ratoncito Pérez? -El Ratoncito Pérez va a tener que hacer la calle para traer dinero. -Bueno, ya arreglé la cocina. -Si sólo fuera eso... -Ya. He estado haciendo cuentas y creo que a lo del abogado... ...llegamos y con la hipoteca, ya se nos ocurrirá algo. -Con las ocurrencias no se come. -Ya. Podemos vender mi coche. Vivo al lado de la comisaría y casi no lo uso. -Vale, déjame que lo piense. Gracias por todo. -Me voy. (Timbre) -Con todo el jaleo del piso olvidé contarte lo más importante. -Los niños están durmiendo. -Lo de la vidente. -¿Qué? -Que hay algo que no sabes. ¡Y es muy fuerte, Laura! Mi amiga no pudo hacerte el favor. Entonces envió a una amiga suya vidente. Una de verdad, que no se equivoca nunca. -Si fuera tan lista, tendría que haberse dado cuenta de que... ...os iba a pillar y de que no me iba a tragar nada. -Laura, todo lo que te ha dicho es cierto. Tienes que creerme. -¿El qué? ¿Que el hombre de mi vida es una especie de espantapájaros? Venga, Maite, hablamos mañana. Gracias por tus intentos. -Pero... -Deja de intentarlo. ¡Claro! ¡Así fue como lo hizo! Lo siento. Es que no había forma de aparcar. -¿Se puede saber qué estamos haciendo aquí? (CHISTA) -Sé que lo hizo, pero no tengo las pruebas. (CHISTA) Ahí lo tenemos. -¿Qué? -¡Ahí! Mira el tablero. ¡La pantalla! (SE QUEJAN) -¡Ya está! -Es la última persona a la que... ...esperaba ver, pero hoy no va a arruinarme el día. Jaque mate. -El día se lo ha arruinado usted. Queda arrestado por el asesinato de Julián Montoro. "Sebastián Soto había cubierto todas las variables posibles,... ...menos una. Siempre pensamos que fue cuestión de espacio,... ...de cómo pudo estar en dos sitios a la vez. En eso nos equivocamos desde el principio. Era cuestión de tiempo, de cuándo se cometió el crimen en realidad. El asesinato no se cometió a las doce, sino a las once,... ...con el único propósito de incriminar a su mujer. Por eso, cuando Marta llegó a casa de su amante, él se sorprendió. Por eso no preparó la comida, y por eso, cuando ella dejó... ...la casa, las ruedas de su coche no estaban manchadas con... ...la pintura del camión con el que tuvo el accidente a las doce. ¿Y cómo se las arregló Sebastián para hacer desaparecer una hora... ...del tiempo de su mujer? Pues de la manera más sencilla posible:... ...adelantando todos los relojes de la casa." -¿Piensa detenerme por una teoría que parece un cuento para idiotas? ¿Cómo iba yo a saber que mi mujer no iría a la Policía... ...tras ver el crimen? -Porque usted la conoce bien. Sabe que es insegura e inestable. Por no hablar de su debilidad por la bebida. Nunca hacía nada sin consultarle y ésta no iba a ser una excepción. -Mataste a Montoro y te fuiste directo a jugar el campeonato. -Pero olvidó un detalle, que pasó inadvertido a todos. Menos a su contrincante. Su reloj de pulsera con la hora cambiada. También lo adelantó, por si su mujer lo veía. -¡Será cabrón! -Quintana no sólo ató cabos, sino que tenía una prueba... ...a la que no le dio importancia. La jugada que Julián escribió antes de morir,... ...la que se llevó de la escena del crimen,... ...la que le implicaba a usted. -¿Por qué no nos saltamos todo esto y vamos a lo que importa? ¿Puede probar estas tonterías? -No ha hecho falta que yo probase nada. Usted ya lo ha hecho por mí. -¿Yo? -¿Cuántas probabilidades hay... ...de que dos personas encuentren los mismos movimientos... ...para una partida de ajedrez? -Estadísticamente es imposible. Una partida es como una carretera, mover una pieza es como coger... ...un desvío que lleva a otro y así hasta el infinito. -Entonces, ¿cómo es posible que la jugada con la que ganó... ...fuese la misma que Julián escribió antes de morir? -Llevaba meses ideando esa estrategia. ¡No tiene ni idea! -Julián escribió esa jugada en una libreta y usted se la llevó. Pero... De hecho, ya había dejado su estrategia allí,... ...junto a él, en la mesita de la piscina. -Los frutos secos de la mesita, la disposición es idéntica. -Olvídate de tu trofeo, el detector de metales de la cárcel... ...no lo dejará pasar, campeón. (Televisión) (Timbre) -Buenas. -Buenas. Su pizza. (CHISTA) -Que tengo niños pequeños durmiendo. -Ya. -¿Ésa es la más pequeña? -Sí, la de dos personas. -¿Para dos? No tienen pizzas para personas que están solas. -Si quiere, me la como con usted. 17 euros. Gracias. Te extraño. Aún no te has ido y ya te extraño. No puedo olvidar tus ojos,... ...tu cara, tus labios. Te extraño. (TV) "Me siento sola, desde que me dejaste no levanto cabeza. Salgo todas las noches buscando compañía para olvidarte. Bebo, bebo mucho. Quizás demasiado. En cada desconocido busco tu cara. A ti. Yo estuve a tu lado aunque ahora me hayas olvidado." -Hola, soy Laura. No, estoy bien. Bueno, he bebido un poco de vino tinto, ya sabes cómo me sienta. Oye... ¿Por qué no vienes a casa? Ahora, sí. No, es que hay una cosa que quiero decirte, cara a cara. Vale. Hasta ahora. ¡Dios mío! ¿Qué he hecho? -¡Gabriel! -¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado? -Señora, aquí no se puede estar. -¿Y usted es? -El autor y director de esta función y el marido de la víctima. -¿Quién ha sido? -No lo sé. -Pero si has dicho que lo viste. -Lo vi, pero no sé quién fue... ...el asesino. A ver, que iba disfrazado. -Ese Gabriel, ¿sabes quién es? -No, la verdad, nunca había escuchado hablar sobre él. -No deberías estar tan tranquila. ¿Has pensado que eres sospechosa? -No, yo accedí a actuar en la obra para darle un poco de categoría. -La carrera de actriz es de fondo, hay que tener paciencia... ...y esperar tu oportunidad. -Si uno se cansa de esperar,... ...puede provocar esa oportunidad. -Entre la novata, la momia y el figurín se van a cargar la obra. ¿Qué pasa? -¡Yo soy el primer actor! -Dejadlo ya, vamos a estrenar y vamos muy mal. -Aunque puede que no sea nadie.

Los misterios de Laura - Capítulo 16 - El misterio del hombre sin pasado

25 mar 2013

Un hombre muy extraño llega a comisaría con signos de que alguien ha intentado matarle y, para más inri, no se acuerda de nada. Laura indaga poco a poco en su pasado y descubre que su mujer ha muerto en un supuesto accidente y que él se siente culpable.

Histórico de emisiones:

27/06/2011

ver más sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 16 - El misterio del hombre sin pasado" ver menos sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 16 - El misterio del hombre sin pasado"

Los últimos 127 programas de Los misterios de Laura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. mjose71

    Qué buena es la madre con el bolsazo... Me río mucho con esta serie, me parece de lo mejor de TVE.

    18 jul 2014
  2. Jesús Carlos

    Excelente serie, adictiva, polaca pero familiar. También lamentó que se estén acabando los capítulos. Hay posibilidad de acceder a las primeras dos temporadas. Saludos desde mexico

    09 jun 2013
  3. LILIAN BRAVO

    HOLA, SOY DE CHILE Y POR CASUALIDAD ENCONTRÉ VUESTRA PÁGINA Y "LOS MISTERIOS DE LAURA" ME HA ENCANTADO, ES DINÁMICA, ENTRETENIDA, MISTERIOSA, MUY SIMPÁTICA, REALMENTE YA ME ESTÁ DANDO PENA PENSAR QUE ME FALTAN 3 CAPÍTULOS Y TERMINARÁ. ¿POR QUÉ NO LA HAN SEGUIDO HACIENDO? ES FORMIDABLE, LA HE RECOMENDADO MUCHO Y LES CONTARÉ QUE YA LA SIGUEN VARIOS ACÁ. UN ABRAZO Y OJALÁ LEER PRONTO QUE SIGUEN GRABANDO CAPÍTULOS. LILIAN BRAVO

    05 abr 2013
  4. Grace

    Hola amigos!! me gustaria saber cuando estarían emitiendose los capitulos nuevos de "Los MIsterios de la Laura" la 3º temporada. Soy de Argentina y la unica forma de verlos es a traves de la web.

    01 abr 2013
  5. Estrella

    Una buena serie. Unos buenos actores, guiones y director. Es un acierto de TVE, y me alegro, ya que últimamente esta fallando. ;-))

    01 abr 2013
  6. be

    a ver si te callas hija porque vaya que todavía no he visto el capítulo y ya se lo que pasa..

    24 nov 2012
  7. Avatar de Alba Villalba Alba Villalba

    el maximo madrigal es el mismo de "amar en tiempos revueltos " es que yo veo la series esta

    31 jul 2012
  8. johnn

    como se llama la cancion q le dedica a veronica porfavooooorr???

    07 jul 2012
  9. mayetes

    Juanita in english : social climber in french: arriviste

    25 jun 2012
  10. Nuria

    Me encanta Laura, es una inspectora única.

    11 dic 2011