www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
2428562
Para todos los públicos
Transcripción completa

Ah...No he parado de darle vueltas en toda la noche...

No he podido pegar ojo. Hemos cometido un error,

no teníamos que haberlo hecho. ¿No crees que ha sido una locura?

Pues no sé. A lo mejor ha sido un poco locura, tal y como estamos

pero bueno, ya somos mayorcitos, ¿no?Nos vamos a arrepentir...

Pero, ¿por qué si estábamos los dos muy de acuerdo?

¡Para que darle tantas vueltas!

Comprar esta casa es lo mejor

que hemos hecho desde que no quedamos embarazados.

¡Desde luego hay que ver cómo os gusta a los hombres,

ay, hablar de esa forma!

¡Claro, como vosotros no lleváis la barriga!

¡Ay, mi barriguita, ay mi barriguita, que es mía!

Tienes razón, no me hagas caso... Ésta es nuestra primera noche aquí.

en nuestra casa... No voy a permitir que nada me lo estropee...

¡Pero, ¿eso es un poncho?! ¡Qué horror, nena, pareces Demis Roussos!

Mamá, ¿ahora también voy a tener yo la culpa

de que el embarazo me arruine la figura?

Bueno, arruinar, arruinar, nena... ¡tampoco había mucho que arruinar!

Lo que pasa que Maribel no se ha hecho a la idea

de que va a ser abuela.

¡Eh, eh, que yo estoy encantada con esos dos chiquitines que vienen!

Ahora, que es verdad, yo soy muy joven todavía para ser abuela.

¡Podíais haberos esperado un par de añitos más,

que no se hubiera hundido el mundo!

Oye, yo me voy a ir yendo, que llego tarde a comisaría, ¿vale?

¡Escúchame, ahí te tienen siempre con cosas, no estás nunca en casa!

¿Por qué no pides el traslado para la de Laura que es más tranquila?

Mi jefe es un hacha, no tiene ninguna intención de irse...

¡No me quiero imaginar qué tendría que pasar en comisaría

para que él la dejase! ¡Verónica ¿qué tal has dormido?!

¡Fatal, las paredes son de papel, y se oye perfectamente a la vecina!

¡Que a saber a quién tenéis viviendo ahí al lado!

¡Pero, ¿por qué os habéis venido a vivir aquí tan lejos?!

¡Para rato me iba comprar yo una casa aquí!

¿Vosotras habéis venido a ayudarme con el parto o a provocármelo?

¡Que no llegue la sangre al río!

Me ha llegado una invitación de un restaurante que acaban de abrir

¿Por qué no me paso luego a buscaros y vamos los cuatro?

¿Tiene que ser hoy? Es que he visto que empezaba una serie nueva,

“Desheredada”, y tengo ganas de verla.

¡Pero, Laura, hay que disfrutar un poco de la vida!

¡Además, así me cuentas...

¿hay algún guapetón nuevo en la comisaría que me puedas presentar!

No creas que se disfruta mucho de la vida siendo una mesa camilla.

Pero bueno, no seré yo quien diga que no a una buena comida.

¡Ahora como por tres! ¡¿Ahora?!

¿Y a ti por qué te han invitado a este sitio?

Pues lo habrán abierto hace poco.

Mandan invitaciones al azar para captar clientela...

Marketing... ¡otra de mis pastillas! A ver.

¡Chist...pero tú no te agaches! ¡¿Qué quieres soltarlo aquí?!

Vale, vale,...Buenas tardes, ¿puedo ayudarles en algo?

Tengo una invitación para comer aquí, en el restaurante...

Muy bien. ¡Pero esto es para una sola persona!

¡yo de aquí no me muevo, que tengo un hambre que me va a dar algo!

Mi compañero les guiará hasta su mesa. Bienvenidos.Muchas gracias...

¡Espero que las raciones sean grandes!

Pues yo estoy con Laura, ponerle a los niños Arcadio y Pantaleón

no me parece lo más moderno, precisamente, vamos...

Y además uno de los gemelos se tiene que llamar Javier, como mi abuelo.

Y luego ya el otro que lo decida Laura, ¿no?

¿Qué pasa, te toca otra pastilla?No...

Vero, ¿te importa acompañarme un momentito al baño?Acompáñala...

¿Vienes? ¡Ay, Dios mío, lo siento! ¡Perdone!

No, no, no, no pasa nada. Venga, vamos... Pero, ¿qué te pasa?

¡Ayúdame a encontrar una cosa o Jacobo le da un ataque!

Es una cadenita, de plata...chiquitina...

Pues yo no la veo, Laura... Aquí no está...

¡Dios mío, Jacobo me va matar!

¡Quería hacer una copia para darle una a cada gemelo y ahora!

Y ahora no va a tener de qué preocuparse.

La encontré en el suelo, iba a buscar ahora a su dueño...

¡Dios mío, muchas gracias!

¡Es que es un recuerdo de la familia de mi marido!¿Quién es su marido?

Jacobo Salgado... Mire, aquel de barbita sonriente que viene por allí

¿Qué ha pasado?¡Nada, chico, que no encontraba las llaves de casa...!

¡¿No me digas que has perdido las llaves?!

¡Que firmamos antes de ayer la entrega y solo tenemos una!

¡No, Jacobo, al final las tenía en el bolso!

Oye, cuñado, que he pensado una cosita...

¿Por qué no ponéis a los niños en la habitación del fondo del pasillo?

Porque así, si lloran por la noche, no los oís y podéis dormir...

¡Yo sé de una que no va hacer de canguro con los niños!

¡Pero bueno, ¿qué está pasando aquí?! ¡¿Por qué me dejáis sola?!

¿Se encuentra bien? ¡A ese señor le pasa algo!

¡Ah! ¡Dios! ¡Dios!

Creo que hay que llamar a una ambulancia.

¡No si ya no la va a necesitar, es tarde!

¡Es para ella, ha roto aguas!

¡Oh!

¿Qué, otra vez el dueño del piso?

Sí, sigue decidido a venderlo... Tendremos que buscarnos otro...

Pero bueno, ya te dije que podríamos comprarlo, ¿eh?

Lydia, tú adoras ese piso, llevas muchos años viviendo allí...

¡Ay, es que no lo tengo tan claro! No sé si es el mejor momento

para atarse a una hipoteca... Y a una persona también, ¿no?

¿Jacobo Salgado? Tengo que hablar con él, es muy importante,

tengo algo urgente que decirle... -Sí, le acompaño, sí...

¡Perdone que me presente así, pero es que tengo que hablar con usted...!

¡También estaba ahí y tiene que hacer algo!

A ver...¿Quién estaba dónde, y qué es lo que hay hacer?

¡Nos están matando a todos uno a uno! ¿Qué están matando a quién?

¿De qué está hablando?

Aquel día, en el restaurante, hubo un accidente, ¿lo recuerdan?

¡Anda! ¡Claro, si fue el día que yo me puse de parto!

Alguien, desde entonces, ha estado matando a todas las personas

que aparece en esta fotografía...

A ver, eso no tiene mucho sentido, y, además,

¿usted por qué tiene esta fotografía?

Porque soy fotógrafa, acostumbro a sacar un montón de fotos.

Lo que importa es que están muriendo todos!

Mire, algunos de ellos salieron en las noticias. Éste, cayó al metro.

Éste, en accidente de coche. Y ésta, electrocutada en la bañera.

Hacen que parezca un accidente.

Bueno, a ver, todo esto puede ser fruto de casualidades...

¡No es ninguna casualidad! son policías, investíguenlo

o nosotros seremos los siguientes...

Está bien, le prometo que lo voy a investigar.

En cuanto sepa algo, la llamo, y mientras no piense esas cosas,

¿eh...? Tranquilícese... ¿De verdad que hará eso por mí?

Pensé que no me iba a creer y que me iba a tomar por loca...

¡Saber que no estoy sola en esto!

¡No sabe usted lo que acaba de hacer por mí!

¿Tú de verdad crees que está pasando algo raro?

Sí, en su cabeza. ¡Esta tía es una paranoica!

¿No pretenderás que yo alimente esa locura?

¿Tango?

¿Dónde estás, gatito?

¡Pero, ¿qué haces aquí?!

¿Cómo te has metido aquí, eh? ¿Y qué cómo has cerrado la puerta?

Bien. Venga, ven, baja.

¡¿Quién anda ahí?!

¡¿Quién anda ahí?!

¡Pues claro que está bajo el porcentaje de resolución,

pero es que aumenta el número de crímenes

pero no el número de agentes que me asignáis! ¡Bueno, pues eso!

Espera un momento, Laura, estoy hablando con los de arriba.

Me ha surgido una emergencia. Te llamo luego, ¿vale?

Pues yo no veo nada que llame la atención.

Yo tampoco, salvo que era alérgica a las letras, ¿eh?

He estado en su casa y no tenía ni un solo libro...

¿Y esto, son de la fotógrafa?

No, no, esto es mío, que voy a pedir un crédito...

¿Te vas a comprar un piso?

Sí, pero no quiero que se entere nadie, es una sorpresa para Lydia...

Venden el piso en el que vivimos alquilados y se lo quiero comprar.

¿Le vas a regalar el piso a Lydia?

No, a ver, el dinero es de los dos, es una cuenta común que tenemos.

Pero sé que es lo que quiere lleva toda la vida en ese piso

y le encanta, pero es que no se decide. ¡Vengo de dar la señal!

¿Estás seguro qué es lo que ella quiere?

Porque si no me gustaría estar en tu pellejo.

Estos son los recortes de prensa que trajo ayer aquella chica,

con las noticias de los accidentes que ella creía asesinatos.

En su casa encontramos otro recorte más y estas fotografías...

Son del restaurante, hace 8 años. Cuatro de las personas están muertas

Cinco, contándola a ella...

He revisado los informes de la autopsia y murió de una embolia...

¡Pero ella estaba aterrorizada, estaba convencida

de que todos habían sido asesinados! ¿Y ahora ella?

Jacobo, si hay una lista negra, nosotros podemos ser los siguientes.

Ya, pero eso no va a pasar, Laura, te lo aseguro.

Lydia, quiero que busques cualquier rastro de veneno o de otra sustancia

que hubiera en el cuerpo de esa mujer mira hasta el esmalte de uñas.

¿Recordáis qué pasó aquel día para que alguien quiera matar a todos

los que estuvisteis allí? ¡Como para no recordarlo!

¡Jacobo tenía una invitación para ir a comer y al llegar allí,

el dueño del restaurante murió atropellado! ¡De la impresión,

se me provocó el parto...! ¿Pudo ser un asesinato?

No, he revisado los informes de su muerte.

Sufrió un ataque y al salir lo atropellaron. Pero...

¡No fue un infarto: fue una embolia, como María Jesús!

Bien, hay que encontrar al resto de las personas

y saber qué leches está pasando aquí...

¿Y solo tenemos estas fotos...!

¡Mucho me temo que vamos a tener que pedir ayuda!

¿A qué vienen tantas prisas? Había quedado para hablar con David

y le he tenido que decir que espere. ¿Sabes de qué quiere hablarte?

¡No, pero seguro que me dice que me vaya a vivir con él!

Os he reunido aquí porque quiero que me ayudéis a resolver un misterio...

¿Os acordáis de este día?

¡Qué horror, cómo me voy a olvidar! ¡Menudas pintas llevabas, hija!

Mamá, Jacobo se refiere al hombre que murió, el que atropellaron

delante de nuestras narices... ¡Ah, eso! ¡Ah, sí qué espanto, ¿eh?!

5 de estas 12 personas, han muerto ya. Hay que encontrar al resto.

¿Crees que hay alguien que las está matando?

Sí... Me gustaría que intentarais recordar hasta el más mínimo detalle.

Cuevas ha escaneado las fotos,

así que las podemos ampliar por si necesitáis ver algo.

Mira, esto es justo cuando lo atropellaron...

¡Que no sé donde! ¡Céntrate mamá, céntrate!

¡Y al camarero calvo yo lo he visto en otro sitio!

¿Dónde lo has visto tú? -¡Pues no sé así!

¡Que no, que era este, que no sabia!

¡Era uno de esos de esos que bailan...!

¿Y este? Yo creo que era este... Bueno...

¡Es que esto es frustrante!

¡Tanto tiempo y no hemos podido encontrar ni un detalle importante!

¿Tanto tiempo? ¡Mamá, pero si solamente llevamos cinco minutos!

A ver, centrémonos en ellos en lugar de lo que pasó...

Mirando bien las cosas que llevan, podremos leer como en un libro.

Tienes razón se puede ver como algunas nunca

han leído una revista de moda.

Por ejemplo, esta chica...

Ese tubo negro que lleva colgando, ¿qué es, un instrumento musical?

Eso es un portaplanos... debe ser arquitecto o ingeniero o algo así.

Martín, vete a los colegios de arquitectos, ingenieros de todo.

Enséñales la foto, puede que alguien la reconozca...

Fijaos en el libro que está leyendo. Dime qué lees y te diré quien eres.

Mirad la dedicatoria: “Para un gran amigo”.

Solo hay que encontrar al autor de

“El heredero de Tartesos”: Arturo Gonzalo...

Por la funda no puede ser un ordenador cualquiera,

es de un profesional, solo lo llevan los mejores...

¿Y esos pins! ¡Son del Playercon!

Es una convención de creadores de videojuegos... Yo voy siempre...

Y de esta chica no sé qué podemos decir, salvo que es muy guapa

y que lleva un vestido ideal...

Y que se llama Natalia Palazón... Ésta es su dirección...

¿Cómo sabes eso?

Pues porque llamó al hospital el día que tú te pusiste de parto.

Lo he comprobado en el registro de llamadas de la Telefónica...

¿Y esta chica? Recuerdo que, cuando le tiré el vino,

le manché unos papeles que tenía llenos de números.

Esa chica estaba memorizando cartas.

¡Si yo intenté hacer lo mismo un día antes de ir al casino,

pero ¡es muy difícil! ¡Seguro que es jugadora profesional ésta!

Si una cosa tienen los jugadores profesionales, es que siempre van

a los sitios que creen que les dan suerte.

¡Porque la suerte es esquiva, pero los jugadores no!

Nos quedan dos... Pero estos no tienen ni planos, ni maletas,

ni nada que los identifique.

¡Pues yo a ese lo conozco, le he visto en las revistas!

¡Ese es un genio de las finanzas! ¡Estoy segura!

Y este otro... ¡hay que mirar bien las fotos, aunque sea por detrás!

Buenas tardes. Perdone que nos presentemos así, pero es urgente.

No atiendo urgencias en la consulta. ¿Es usted médico?Sí, traumatólogo.

Somos policías.

Nos gustaría que nos acompañara a comisaría.

Es que me han pillado en medio de...

Bueno, denme un par de minutos, me deshago de una visita

y estoy con ustedes.

Acompáñenme, por favor.

Espérenme aquí.

Oye, Laura, hay algo de lo que todavía no hemos hablado,

y todo eso que me dijiste sobre Isabel ¿por qué lo hiciste?

¿Fue por celos? ¡Jacobo, yo no quería separaros!

Tú crees que fue por celos, pero te equivocas. Metí la pata.

Cuando os vi a los dos... y lo bien que se lleva con los gemelos, pues...

No es que quisiera hacerla de menos a ella. Fui yo que me sentí de más.

Laura, por favor...

Perdón, yo no...

Yo ¿Está bien le ocurre algo?

¡Qué qué! ¡Es un ataque, Jacobo, como el del hombre del restaurante!

¡Espera aquí!

Manden rápido una ambulancia... Calle del panadero, 21B...

¡Ah!¡Oh!¡oí unos pasos y creía que eras tú!¡Ese hombre está muerto!

¡Quédate aquí!

¡Todo está como entonces como si no hubiera pasado el tiempo!

¿Cómo puede ser?Después de que Alberto Bermúdez muriera,

nadie se hizo cargo del restaurante, no tenía herederos...

Poseía muchos negocios.

Sus socios quisieron hacerse cargo de todos ellos y entraron en litigios

que todavía no han terminado. Por eso está todo igual ...

¿Recordáis algo raro del día que murió?

No... Vi cómo se metía en su despacho

y debió de ser allí donde le dio el ataque, porque salió tambaleándose...

¿Se puede saber qué estamos haciendo aquí?

Hace 8 años nos reunimos todos aquí a comer, ¿lo recuerdan?

Sí, recuerdo haber estado aquí y lo del atropello del dueño,

pero, ¿qué tiene que ver con nosotros?

Pues que no es el único que ha muerto. Durante estos años,

6 personas más han muerto también. El último de ellos hoy mismo.

¿Quiere decir que los han asesinado? ¿Por eso estamos aquí?

Todas las muertes parecen accidentes o provocadas por causas naturales...

pero estamos seguros de que alguien está matando a la gente

que comió aquí ese día, es decir, a nosotros. Sígame.

Bien, me gustaría que fueran o intentaran recordar los espacios

que ocuparon aquel día que recordaran los detalles

de aquella comida con quién hablaron con quién se relacionaron

si fueron alguna vez al baño.

Estoy en medio de la fusión de dos compañías y aquí estamos,

jugando a las adivinanzas, sin averiguar nada...

El delito que se está cometiendo aquí es el tiempo que estamos perdiendo.

Llevamos más de 2 h aquí esperando.

Dos horas y 13 minutos, exactamente... ¡Qué reloj más curioso!

Sí, esta esfera de aquí marca las horas por el sistema decimal,

de 10 en 10 en lugar de por docenas... -¿qué sistema horario es ese?

Durante la revolución francesa fue obligatorio durante unos meses

para unificar los sistemas. 10 horas de 100 minutos de 100 segundos.

Muy interesante... Miren, me da igual la esfera que lo marque,

pero si en 5 m no nos han dejado salir, les denunciaré por secuestro.

¿Qué pasa, le estamos quitando tiempo para ir de compras?

¿O tiene cita en el SPA? Si hacemos todo esto es por ayudarles...

Creo que el móvil que suena es el suyo.Puede cogerlo si es urgente.

No, no utilizo el móvil para hablar, me produce dolor de cabeza.

Solo lo utilizo para mensajes...

¿De verdad crees que no está pasando nada?

Yo estoy asustada, ya han muerto siete personas...

Eso es perfectamente normal.¿Normal? ¿Dónde trabaja en una funeraria?

Claro que es normal, de hecho, entra dentro de lo más probable.

Lo único que sucede aquí es que todos han caído

en lo que llamamos “falacia del jugador”

¿Qué tiene que ver el juego con todo esto?

Los jugadores y los apostadores profesionales piensan

que los sucesos aleatorios siempre siguen un patrón,

que el azar no existe, que siempre hay algo detrás.

Claro, como el tío que juega a la maquinita, ¿no?

Que cree que el premio le tiene que tocar

porque lleva mucho tiempo jugando y la máquina “se lo debe”, ¿no?

Y ellos con estas muertes quieren hacer algo así.

Quieren encontrar en ellas un patrón pero no lo hay...

Son sucesos aleatorios que han ocurrido porque sí y ya está...

De hecho, lo que no sería lógico, lo que sería ilógico,

es que a ninguno de nosotros nos hubiera pasado nada

durante todo este tiempo...¿Y usted por qué sabe tanto de todo esto?

Soy catedrática de Lógica y Probabilidad en la Facultad

de Ciencias Exactas de la Universidad.

Tiene razón. Tenemos profesiones distintas,

no hemos coincidido nunca salvo en este restaurante,

no tenemos conocidos en común. Yo creo que estamos exagerando un poco.

Además, 8 años son muchos años para que pasen muchas cosas.

Pero es que sí tenemos algo en común...

Todos hemos recibido la invitación para venir aquí a comer.

Invitaciones enviadas al azar, para dar a conocer un restaurante...

No, no, nada de azar... Fíjense en los centros de flores

son los mismos de aquel día. Y solamente están en 12 de ellas...

Eso es verdad. Alberto dijo que ese día solo abriría el restaurante

para invitar a 12 personas.Si Alberto solo invitó a 12 personas,

puede que vosotras no estéis en esa lista negra...

Y puede que esa persona os enviara la invitación no solo por publicidad

y que ahora quiere evitar

que os deis cuenta de cuál era el motivo de esa convocatoria.

O nos está matando por no haber socorrido al dueño

Quizás nos culpe de su muerte...

O quizás haya otra opción... ¿Y si vimos algo que no debíamos, eh?

¿Y si ese hombre le mató y ahora el asesino intenta deshacerse

de los testigos de esa muerte?

Así que este maletín estaba en el restaurante,

en el despacho donde le dio el ataque a Alberto.

Está forzado, alguien lo intentó abrir...

Aquí hay una calculadora, un periódico, nada más...

Puede que lo mataran y luego robaran lo que había dentro...

O lo contrario. Puede que el asesino no encontrara lo que buscaba

y por eso sigue matando piensa que ese objeto lo tiene alguno

de los que estaba en el restaurante.

Lydia me ha dado el informe de las autopsias de la fotógrafo

y el médico: embolias... ¡Como el dueño del restaurante!

Sí, pero...he estado mirando en los archivos los informes de los otros

y todos parecen accidentes fortuitos...¿Pero?

Pero la verdadera causa de sus muertes fueron embolias.

Embolias pulmonares, concretamente.

¿Puede provocarse una embolia pulmonar?

Sí, basta con meter aire en el torrente sanguíneo de una persona.

Es muy sencillo.

Así que... está queriendo matar a todos los invitados inyectando aire

en las venas y provocando una muerte aparentemente natural.

Sí, pero estás dando por supuesto que el asesino no es uno de ellos

y contad bien... Había 12 mesas y si os fijáis bien en la foto,

había 13 invitados... Uno de ellos no tenía invitación.

Uno de ellos sobraba.

¡Uno de ellos es el asesino!

Siete supervivientes y un asesino...

Si descartamos a Jacobo reducimos la lista a 6 supervivientes.

Pero, ¿por qué cuesta tanto encontrar un patrón que una a todos?

Porque puede que no lo haya. ¿No recuerdas lo que dijo la matemático?

“La falacia del jugador”...

Puede que estemos buscando un patrón donde sólo hay azar.

Hace 8 años, un hombre reunió en su restaurante a 12 personas...

Eso ya no es azar, los quería allí juntos a todos por algo...

Menos uno. Hay uno que no estaba invitado.

Pero, ¿quién y por qué?

Tenemos a Natalia, el ratón de biblioteca con mejor delantera

que he visto nunca. Sí, y también con el peor carácter.

Aun así, me cuesta ver a una profe de matemáticas matando a sangre fría.

¿Y si mata por eso? ¿si es una prueba macabra sobre el azar?

Ya la oíste hablar antes.

¿Qué me dices de Hugo, el relojero? ¿Hugo? parece un pobre hombre.

Esos son los peores, el asesino mata inyectando aire a sus víctimas.

Adivina qué instrumental maneja él. Pero no tiene un móvil claro...

Ainara sí lo tiene.

El restaurante está sobre unos terrenos valiosísimos,

y lleva cerrado desde entonces... Entendería que matara al dueño

para hacerse con los terrenos y construir ella pero,

¿por qué matar a los demás, por diversión?Si es por diversión...

Sancho es la persona adecuada...

¿Crees que mata como parte de un juego?

Bueno, el chico lleva toda la vida matando gente en sus juegos.

Puede que ya no distinga lo que es real de lo que no lo es...

¿Y qué hay de Álex? Gasta todo lo que gana y está sin blanca.

¿Y alguien le estaría pagando por cometer los crímenes?

Antes hemos dicho que el asesino estaba buscando un objeto

y que por eso había forzado el maletín del dueño del restaurante.

¿Y si lo que había en ese maletín era información confidencial?

El dueño jugaba en bolsa y había amasado una pequeña fortuna...

Entonces, el banquero sería el sospechoso número uno.

Podría haber matado para intentar hacerse con esa información.

Todo esto explicaría la primera muerte.

Pero ¿por qué el asesino sigue matando?

Uno de ellos fue al restaurante a cometer un robo...

y acabó cometiendo una serie de crímenes...

¿Qué puede ser tan importante como para convertir a alguien en asesino?

¿Cómo es posible, llevo años pagándole el alquiler?

¡Mira qué curioso!

Esta es la casa de María Jesús Conde, la mujer que denunció los crímenes.

Cuevas, por favor... ¿Y cómo es que nadie se dio cuenta?

Y ésta es la de Íñigo Montoya, el muerto de ayer. ¿No ves nada raro?

¿Te quieres callar? No, no, tú no... Bueno, escucha lo compruebo, ¿vale?

A ver si se puede hacer algo.

¡Una no tenía libros, y el otro los tenía todos revueltos!

¿No ves nada raro?Luego te llamo... ¡perdona, ¿era importante?!

El dueño de mi piso. ¡ha resultado ser un estafador!

Varios vecinos le dejaron señales para la compra de sus pisos

y ahora lo han perdido todo... Bueno, pero podrán recuperarlo, ¿no?

Pues no lo creo, el tipo ha desaparecido...

Cuevas, dime que pones esa cara por empatía con los vecinos estafados...

Tenías tantas ganas de conservar ese piso

y yo tantas ganas de hacer algo bien. ¿Cuánto?30.000.¡¿Treinta mil?!

Lo que teníamos en la cuenta conjunta...

Lo hice con toda mi buena intención...

¡La vida está llena de buenas intenciones,

y de imbéciles como yo que nos las creemos!

¿Qué hacéis?Estamos viendo fotos de cuando nacimos.

¡Mira, aquí hay una de mamá haciéndote compañía!

¡Vaya! ¿Y qué querías que hiciera?

¡A estos dos se los habían subido a la UCI,

y en la habitación no había nada que rascar! ¡Pues a dormir!

Pues elegir el nombre de los niños, por ejemplo... ¿Aún no teníamos nombre?

Bueno, sí, el de Javier estaba claro

Pero luego quise llamaros Luis y Carlos y papá se enfadó conmigo...

Pero, ¿por qué?Porque él quería ponerle a un hijo suyo Javier,

como su abuelo. ¡Qué perra cogió con ese nombre!

¡si ni siquiera lo conoció, se había muerto hace un montón de tiempo!

Ya, pero siempre lo había tenido idealizado.

Vuestro abuelo era un hombre muy listo.

Trabajaba en el Banco de España de contable, con los números.

¡Mates, qué rollo!El caso es que además de las matemáticas,

se le daba muy bien otra cosa...

¡Uy, el ajedrez, qué rollo!

No es que jugara al ajedrez, los hacía... ¿Veis?

¿Esto lo hizo él? Sí, hace como 70 años o así...

Él se lo dejó a vuestro abuelo vuestro abuelo a papá

y ahora es para vosotros. ¿Dónde se enchufan los mandos?

¡Cómo ha cambiado el cuento, ¿eh?!

Las llaves de tu casa...

¿Y cómo vas a entrar, por la chimenea, como Papá Noel?

Isabel, ¿pero dónde vas a ir?

Has dejado tu casa y tienes todas tus cosas en un guardamuebles.

Me iré con mi hermana. ¿Tienes una hermana?

Hay muchas cosas que no sabes de mí,

Que tengo una hermana es una, que no soporto la traición, es otra.

Te lo he dicho...¡Quieto! Te lo he dicho mil veces...

Fue una tontería dudar de ti. No sé ni cómo se me paso por la cabeza...

Lo hiciste porque Laura lo pidió, y confías en ella mucho más que en mí.

No, eso no es cierto, no...

¡Sois los divorciados más casados que he visto en toda mi vida!

Nos llevamos muy bien, pero no hay nada más...

¡Sois un equipo, Jacobo! Y está claro que no admitís nuevos miembros...

¡Jaque mate! Bueno, la suerte del principiante, ¿no?

¿Qué suerte del principiante, mamá?

¡Se han hecho los tontos y te han chuleado 10 euros!

Diez no, veinte. ¡somos dos, diez para cada uno!

¡Hombre! O sea, ¿qué sabíais jugar? Sí. Mira como sois.

Bueno, que sea la última vez que me engañáis de esta manera, ¿eh?

¿Qué pasa?Pues malas noticias, no me lo esperaba.

Malas noticias, ¿de qué? ¿Qué ha pasado, es David?

¿David? ¡No! Íbamos a exponer la obra de un pintor muy importante

y ha fichado por otros... ¿Y eso es muy grave?

¡Hombre, pues sí! Es perder bastante dinero, y contábamos con él

para acabar el año, pero bueno... ¿ya encontraremos otro?

Niñas, se me ha ocurrido algo...

Creo que podremos recordar más cosas del atropello aquel,

si reproducimos todas las circunstancias de ese día...

Esto nos va ayudar... Ya veréis...

Para reconstruirlo exactamente te van hacer falta 2 o 3 copitas...

Me parece buena idea... Anda, mamá, ponme una... Trae.

Oye, ¿y tú por qué creías que el del mensaje era David?

¿Eh? ¡Ah, como tú me dijiste que quería hablar contigo...!

¿Y a ti no te ha dicho nada él?

Porque has hablado estas semanas varias veces con él, ¿no?

¡Ah, ¿sí?! Sí. Bueno, es que me llama porque está interesado

en los asesinatos y quiere que suelte prenda pero no he dicho nada,

He estado muy profesional... No he hecho con él nada que no debiera.

Bueno, voy hacer la cena...

David...tenemos que hablar sobre Verónica

llámame cuando oigas el mensaje, ¿vale? Adiós...

¿Y me dice que eso fue dos días después de su muerte?

Por casualidad, ¿no recordará usted el nombre de esa librería? ¿En serio?

Jacobo, ¿tienes un segundito? No estoy ahora de humor, de verdad.

Es una tontería nada más...¿Sí? si es una tontería, me lo guardas

en mi cajón especial de tonterías y luego le echo un vistazo,

¿vale? Yo me voy a comer a mi casa...

¿Qué haces por aquí? ¿Te quedas a limpiar?

He encontrado un detalle que une a todas las víctimas.

Bueno, por lo menos a sus casas.

A todos después de morir, les desaparecieron los libros...

Bueno, menos a Iñigo Montoya, pero los tenía todos revueltos.

¿Los libros? ¿Cuevas?Sí. Los compró todos una librería de segunda mano,

la librería Kaplan...

Kaplan... ¿como en “Con la muerte en los talones”...

Sí... ¡Y además pasa lo mismo que en la peli de Hitchcock,

El tal Kaplan no existe...

¿una librería fantasma se queda con los libros de las víctimas?

Creo que detrás de esa librería está el asesino

y que está matando a toda esta gente porque quiere sus libros...

Perdón...¿Qué significa todo esto? Es un caso que estamos investigando.

Sí, pero estas fotos son de hace años...

¿Qué hace Laura aquí, que tiene que ver con este caso?

Alguna de las personas que están en esta fotografía han sido asesinadas

y otras están en peligro de muerte...¡Pero, Laura!

¡¿Laura está en peligro de muerte, y su familia también?!

No, ellas no, pero alguien que tú conoces muy bien sí...

¡Jacobo! ¡Pero, ¿quién querría matar a Jacobo?!

¡No me lo ha dicho no me ha dicho nada!No quería preocuparte...

Además, no se puede decir que últimamente habléis mucho...

Aunque eso es culpa mía... Fui yo quién le contó a Laura y a Jacobo

todas esas mentiras que contó esa policía sobre ti...

Si luego él se puso a investigar fue para que me callara la boca...

Si eso es verdad, es una lástima porque no podré confiar en vosotros.

De todas formas no voy a permitir que alguien le haga ningún daño

a uno de nuestros mejores comisarios... ¿Cuál es el expediente?

Gracias... ¿Puedes decirle a Cuevas, por favor, que venga a ayudarme?

Necesito que me ponga al día con el caso...

Espero que todo se arregle entre vosotros dos, empezabas a gustarme.

¡Eh, sin segundas!Pues ten cuidado porque yo tampoco soy de fiar,

miento mucho, acabo de decirle a Jacobo que no quería volver a verle

y ahora es cuando siento que no quiero perderle...

Pues a mí Luis me parece un nombre muy bonito.

¡Ponerle a un niño el nombre de un antepasado que ni siquiera conoció!

¡No, si por lo menos fuera el nombre de su padre!

Jacobo hace más de 20 años que no se habla con su padre.

¡Como para ponerle el nombre a uno de los gemelos!

Bueno, pues a uno Javier, y al otro Luis Carlos, que es muy bonito.

¡Ay, Luis Carlos, así todo junto!

¡Luis Carlos! ¡Claro! ¡Yo no quería ponerle esos nombres por casualidad!

¡Fue por algo que vi en el hospital! Mira, ya verás. Espera...

Ahí. No... ¡Ahí! ¡Eh!

¡El libro que tú me regalaste! ¿Ves?

¡Luis por Lewis, y Carlos por Carroll: el autor de Alicia!

Pero yo no te regalé ningún libro, ¿no te acuerdas?

El día que rompiste aguas tú no llevabas ningún libro.

Se te cayeron las cosas del bolso,

¿y te acuerdas que habías perdido la medallita.

. Lo revisamos todo y ahí no había ningún libro.

¿Entonces como llego ese libro a mi bolso?

Espera. El dueño del restaurante chocó contra mí al salir,

justo antes de que lo atropellaran. ¡Tuvo que ser él!

¡Aprovechó el choque para meterlo dentro!

¿Quieres decir que metió el libro de “Alicia en el país de las maravillas”

en tu bolso? ¡Eso es absurdo!

¡Y sin embargo, puede que tenga sentido! El maletín estaba forzado,

alguien que estaba buscando algo que él tenía en su poder: el libro...

Puede que, al ver el maletín vacío,

lo persiguieran el intentara escapar pero no lo consiguió.

Dime.¡Laura, Cuevas ha descubierto algo interesante!

Oye, creo que tengo la clave de todo. Bueno, no sé si es interesante o no,

Alberto Bermúdez el dueño chocó contra mí justo antes de morir.

Metió algo en mi bolso que creo que es la razón por la qué lo mataron.

Cuevas cree tener el motivo por el que mata el asesino.

¡Un libro! ¿Has dicho un libro?

¡A ver, Laura, habla tú primero! ¡Alicia en el país de las maravillas!

¡Eso es lo que busca el asesino! ¡Ahora te llamo!

¡Pero, ¿qué haces?!¿Sabes lo que me ha dicho, Martín?No.

¡Puede que el asesino esté matando por un libro! ¡Tiene que ser ése!

¡Ayúdame ahí!Sí...

¿Nosotros también podemos hacer lo mismo?¡Claro que sí, cariño!

¡Bien, bien!

¿Beber en horas de servicio...? ¿Tú qué haces aquí?Busco pruebas.

Algo un poco difícil si vienes a contaminar la escena.

Estaba aquí intentando aclarar un poco las ideas.

Aunque no sé si es la mejor manera, la verdad.Supongo que no...

Tú no me has visto y yo no te he visto.

Tú eres el que tiene una novia en asuntos internos...

Yo ya no tengo una novia ni tengo nada...

La vida es un asco, Lydia... A mí la vida me gusta...

Es la vida en pareja lo que es un asco. Yo antes era feliz.

Sí, creo que yo también lo era...

Me gustaría olvidar todo lo que ha pasado después...

Entonces estás en el lugar adecuado...

¡No, si lo preocupante es que a mí esto no me parezca raro!

Nena, que como andamos a vueltas con lo del día del parto,

te he traído unas cositas de aquella época.

Que cuando te dieron el alta en el hospital me toco a mí recoger

todo lo que había en la habitación... ¡¿Qué haces?! ¡Hala!

¡Mira, a partir de ahora te va a guardar los recuerdos

Rita la Cantaora, ¿me oyes?! ¡Rita La Cantaora!

No parece que valga nada...

Y sin embargo, el asesino podría estar matando por él.

Martín, reúne a todos los implicados en comisaría.

Vamos a hacer que el ratón salga de su madriguera...

Que el pájaro salga del nido.

Bueno eso, que el pájaro salga del nido.

Es la liebre. Que la liebre salga del nido.Bueno, que la liebre.

¿Qué liebre, mamá? ¡Las liebres no viven en los nidos!

¡A mí me lo vas a decir! Bueno, tú llámalos y punto.

Tú sácales el tema del libro como si cualquier cosa,

así alguno se pondrá nervioso al ver de que sabes cómo va todo...¡Vero oye!

¿Por qué no le dices a Martín que ya estamos aquí?

Yo mientras voy a hablar con los sospechosos...Vale...

¡David, ¿qué haces aquí?! He escuchado tus mensajes.

Estaba aquí al lado y me ha parecido buena idea pasarme. Quiero decirte...

que voy a hablar con Verónica... No, no, por eso te he llamado...

Por favor, piénsalo bien... ¡No puedo hacer otra cosa!

¡No puedo seguir fingiendo que quiero estar con ella!

¡Estoy cansado de fingir!

¡Vero! No... Vero... ¡Verónica, Verónica, espera!

Laura los sospechosos están llegando... Falta Ainara...

¡acaba de llegar! Falta Mario... Voy a llamarle, no te preocupes, ¿vale?

Inspectora, ¿qué es lo que vamos a hacer aquí?

Me ha sacado de una reunión familiar.

Pues aún no puedo decirle nada. Tendrá que esperar con los demás.

Perdón por el retraso...

Mañana es el cumpleaños de mi padre y estaba comprando su regalo.

¡Ay, qué gracia, del mío también! Lo estábamos celebrando...

y vengo desde Guadarrama, imagino que por una razón importante...

Mi padre también vive en Guadarrama... ¿Cuántos años cumple su padre?73

Hombre, por fin... ¿nos van a explicar qué hacemos aquí otra vez?

Sí, es verdad, porque yo no me puedo pasar toda la vida de acá para allá

cada vez que aquí les dé la neura... -¡Pero bueno, ¿qué es esto?!

¡Ay, perdón, creí que era el mío! Es que me gusta darle un poco de cuerpo.

Mire, ni comparto vasos ni tomo alcohol,

así que la próxima vez tenga más cuidado, ¿quiere?

A ver. Quiero que escriban aquí la fecha de nacimiento de sus padres.

De los dos, Y también el lugar de nacimiento.

¡Venga, va, ¿nos hace venir para esto?!

¡Jacobo! ¡Hijo, por fin, ¿dónde estabas?!Eh... ¿Yo?

Estoy en casa... ¿Por qué?Vente a comisaría, tienes que ver una cosa...

¿Es algo urgente? Es que me pillas fatal...

He descubierto lo que os une a todos.

Sé por qué Bermúdez os citó justo a vosotros ese día en el restaurante.

Ah, venga, vale... Sí, voy para allá, sí... Venga, un beso.

Esto no ha sido una buena idea... Una malísima idea...

Esto no ha ocurrido nunca, ¿vale? No te he visto y no me has visto...

Sólo le pido un poco de paciencia. ¡¿Paciencia?!

¡Nos traen aquí para una tontería, nos dejan aquí encerrados,

no nos dan ni una explicación, ¿y nos pide que tengamos paciencia?!

Ella tiene razón... No tienen ni una sola pista y lo pagamos nosotros...

Álex, diles lo que piensas... Tú opinas lo mismo que yo...

Sí, sí, eso he dicho, que ya está bien de marearnos.

A ver, ¿qué está pasando aquí?

Pasa que mañana mismo ustedes van a recibir una llamada de mi abogado...

¡Ah! Supongo que será para dar las gracias por salvarles la vida...

¿Salvarnos la vida? ¡Pero si ustedes están dando palos de ciego!

Hasta que resolvamos los crímenes, harán lo que digamos...

La otra opción es que vuelvan a sus vidas y dejen que el asesino les cace...

Ustedes deciden...

Hugo, ¿está bien?

¡Pero cómo no nos hemos dado cuenta!

¿Y ahora a éste que le pasa?

¡Inspectora, he estado viendo las fotos del restaurante,

y hay algo ahí que no debería estar! ¡Mejor dicho alguien!

¿Alguien?Sí.Pero, ¿a qué se refiere?Aquí no, aquí es peligroso...

Deberíamos hablar a solas, ¿eh? Sí, bueno...

¿Por qué no me espera en aquel despacho! ¡Enseguidita estoy!

¿Qué era eso tan urgente?

Les he pedido a los sospechosos que escriban en un papel la fecha

y el lugar del nacimiento de sus padres... Mira lo que han escrito...

Todos tienen un padre o una madre que nacio el 17 de julio de 1939,

en Guadarrama.¡Igual que mi padre! Pero, ¿esto qué significa?

Aún no lo sé... Bermúdez no os llamó por vosotros

sino por uno de vuestros padres...

Bueno, por eso y por un ejemplar de Alicia en el país de las maravillas...

Laura... ¿David?

Dame un segundito, Jacobo. Sí, sí, sí, perdón...sí...

¡Pero, ¿se puede saber que estás haciendo aquí?!

¿No has hablado con Verónica? Lo he intentado... Salí detrás de ella

pero se subió a un taxi antes de que pudiera decirle nada...

Siento todo este lío... Yo también ¡todo ha sido culpa mía!

Escucha, yo ahora no puedo hablar contigo, estoy en mitad

de algo muy importante con un caso... Lo entiendo...

¿Te llamo cuando tenga un minuto? Sí, te dejo trabajar.

Jacobo, vamos a hablar con Hugo, está esperando en tu despacho...

Parece que tiene algo importante que decirnos...Sí, sí, vamos...

¡Hugo!

¡Está muerto! ¡No puede ser si acabo de hablar con él hace un minuto...!

¡Dios mío! ¿Qué le ha dado un ataque al corazón?¡Aire!

¿Qué nos vayamos? Digo que le han inyectado aire.

¡Otra vez!Lydia es imposible, yo estaba aquí al lado,

y no he visto acercarse a nadie.

El asesino todavía tiene que estar por aquí...

¡Hay que cerrar la comisaría! ¡Ahora mismo, vamos!

¡Cerrad las puertas, que no salga nadie!

¡Bloquead las puertas de emergencia!

¿Por qué te haces pasar por D.W.? ¿Quién eres en realidad?

Pues claro que me siento un imbécil habiendo dejado que alguien

cometa un crimen en mi despacho delante de mis narices.

Necesitamos saber donde estaban exactamente ..

me quede mirando las fotos porque Hugo salio disparado

nada mas verlas.

¿Saben que foto estaba mirando? No.

El jefe es además el padre de mis hijos. El podría ser el siguiente.

Ahora mismo no tengo muchas ganas de bromear.

¿Cómo los vamos a soltar si uno de ellos es el asesino?

Los mantedremos vigilados.

Lo que viste antes con Davil fue... una puñalada trapera.

Ha muerto un porrón de gente por culpa de un libro...

La gente piensa que es infantil, es un puzle hecho con juegos de lógica.

Mas os vale tener una buena excusa para entrar aquí.

El paciente 17 está en el corredor 5.

Si toda este gente vivía en el sanatorio ese año, ¿quien es este?

Bienvenidos a la habitación 17.

Son como las que tenemos en nuestra casa.

¿Qué quieres decir?

Las matemáticas y la locura, siempre terminar asociadas al final.

Vino aquí a esconderse, los que estaban locos eran los demás.

Como Alicia, era la única cuerda en el país de las maravillas.

Todo lo que tiene que ver con este sanatorio me pone los pelos de punta.

¿Qué pasa? Voy a intentar abrir la ventana.

Hay fundaciones que pagan premios mil millonarios

a quien resuelva sus enigmas.

El asesino ha vuelto a actuar, no se donde estoy.

Ya te veo. Yo a ti no te veo.

Laura, sal de ahí ahora mismo.

Un famoso psicópata estuvo ingresado aquí.

  • C.31 - Misterio del número 17 (1ª parte)

Los misterios de Laura - Capítulo 31 - El misterio del número 17 (1ª parte)

01 abr 2014

Laura y Jacobo dan con la pista de una serie de misteriosos asesinatos. Todas las víctimas tienen algo en común: coincidieron casualmente en el mismo lugar, a la misma hora, y todas ellas presenciaron un suceso al que no dieron importancia. Pero alguien parece dispuesto a borrar todo rastro de lo ocurrido ese día. ¿Qué sucedió allí que está costándole la vida a esas personas? Laura tendrá que correr contrarreloj para resolver el enigma, ya que tiene mucho en juego: ella y su familia estuvieron allí el día en el que se originó todo. Tanto ella como los que le rodean pueden ser objetivos del asesino.

Las cosas no van bien para Lydia y Cuevas: este último, por intentar convencerla de su amor, hará algo que puede acabar provocando el efecto contrario.

Y todo parece haber terminado entre Isabel y Jacobo... Aunque puede que ahora los dos sientan hasta qué punto se necesitaban el uno al otro.

ver más sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 31 - El misterio del número 17 (1ª parte)" ver menos sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 31 - El misterio del número 17 (1ª parte)"
Programas completos (32)
Clips

Los últimos 128 programas de Los misterios de Laura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos