www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
2402974
Para todos los públicos
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

¿Qué tal?

¡Las codornices estaban buenísimas...!

Muchas gracias...

Me tiene que dar la receta...

La inventó mi abuela, se la dio a mi madre y,

nunca ha salido de la familia...

Eso quiere decir que no me la va a dar...

A lo mejor se la da si nos cuenta qué apunta en esa libreta

de la que no se separa un segundo... -Eso no es asunto suyo...

Ni asunto suyo es la receta de las codornices...

Muchas gracias... ¿Qué le ha parecido?

Exquisito, de verdad... -¿Sí...? Dos años de crianza, ¿no? ¡Sí...!

Tempranillo, garnacha tinta... -¿Y...?

¿Y mazuelo? -¡Ha dado usted en el clavo!

Luego le voy a sacar un vino directamente de la bodega,

que no habrá probado otro igual...

¿Qué tal, pareja? ¡Uy... ¿algo va mal?!

Bueno, nos hemos venido hasta aquí para practicar rafting...

¡Y mire qué tiempo...!

No hace mucho que tengo este hotel rural y la verdad es que...

el tiempo no acompaña nada... ¿Ya han terminado?

Sí, gracias...

No te pongas así, Mateo. Mañana hará mejor tiempo, ya lo verás...

En la radio dicen que no va a parar de llover,

tendremos que quedarnos cerrados en la habitación sin poder salir...

Eso antes no era un problema, sino todo lo contrario...

Perdonen... ¿Alguien ha visto a la chica de la habitación del fondo?

Es que me parece muy raro que no haya bajado a cenar...

Cuando bajé, la puerta de su habitación estaba abierta,

y no había nadie dentro.

Su maleta y sus cosas estaban la cama...

Muy bien...

¡Lo que faltaba...! ¡Ay, Dios mio...!

Pues de vino no sé,

pero de cadáveres tenemos una buena cosecha últimamente en el valle...

A juzgar por la cantidad de sangre pudo haber muerto de un disparo

o por arma blanca y después la arrojaron aquí.

Lo malo es que no voy a poder pedir refuerzos...

¡Las carreteras están intransitables...!

¿Qué vamos a hacer, Ortega? -No sé... ¿Quién tiene acceso a la bodega?

Todo el mundo, la llave está a la vista en recepción.

La puerta no estaba forzada, así que probablemente el asesino trajera aquí

a su víctima, la mató y escondió el cadáver, y después devolvió la llave.

No, eso es imposible, no ha entrado nadie extraño en la casa...

¡Ana, por Dios esto es un hotel rural!

Tienes 4 extraños durmiendo bajo tu techo...

¿Qué me quieres decir que uno de ellos es el asesino?

Podría ser... ¿Qué sabes de la víctima...?

Que llegó esta mañana, era muy agradable, y poco más...

...A ver, aquí está el nombre...

...Se llamaba Laura... Laura Lebrel del Bosque...

¿Qué ha pasado con Laura? ¿A qué venían estas prisas?

No lo sé... Buenas noches...

Jacobo me ha llamado...

Estaba muy preocupado por ella y tenía que ir recogerla a la Rioja...

Oye, Laura ha estado muy rara estos últimos días, ¿no?

Le ha pasado algo gordo, pero no ha querido contármelo.

No sé distinguir cuándo está rara, de cuándo está “más rara”...

¡Jacobo te ha dejado al cargo de todo esto!

¡Durante unas horas vas a ser comisaria suplente.

¡Un gran paso en tu carrera...! ¡Hubiera preferido dar ese paso

a otra hora que no fueran las 23h!

¿Qué pasa...?

Me ha escrito el casero, ha vencido el contrato de alquiler

y quiere vender el piso.¡No te puede hacer eso, te encanta ese piso!

No, si me ofrece una opción de compra...

Pero es imposible, no tengo dinero para la entrada.

Yo creo que sí lo tenemos, Lydia... entre tú y yo, juntos,

al fin y al cabo, somos pareja, y nos va bien... Porque nos va bien, ¿no?

¡Nadie apuesta por las relaciones entre compañeros de trabajo,

y menos si van armados! ¡Pero fíjate! Voy a pensar lo del piso...

Oye, ¿tú lo habías hecho esto antes? Lo de salir con alguien del trabajo...

Algo ha habido... nada importante...

¿Con quién? ¡Que nunca me has comentado nada!

Tengo mucho trabajo...

Me decís algo cuando podáis... Vale... Gracias...

Las crecidas del río por la lluvia han cortado la carretera,

no nos van a poder mandar más agentes.

Vamos a tener que aguantar aquí unas horas...

¿Qué? ¡Uno de mis huéspedes es un asesino!

¡Y se ha tomado muchas molestias en esconder el cadáver!

Pero haremos como si no lo hubiéramos encontrado,

jugaremos al factor sorpresa... Tal vez así dé un paso en falso...

¡Yo estoy muy nerviosa, yo no voy a saber fingir!

Tranquila, yo voy a estar contigo todo el tiempo...

Diremos que somos amigas y que yo he venido

porque estaba preocupada por el tiempo y por lo que te afecta.

Por lo que a nosotras respecta, Laura Lebrel no está muerta...

¡Pues claro que no estoy muerta!

Aunque, la verdad, en este momento me gustaría estarlo...

¡Pero, bueno! ¿Es usted Laura Lebrel?

¿Qué hace aquí? ¡¿Como que qué hago aquí?!

¡Un momentito, ¡tenía una habitación reservada para mi familia y para mí!

¡Pero bueno, en los folletos no ponía las riadas que tienen aquí!

¡Si lo llego a saber, me ahorro la peluquería!

¡Y si hubieras hecho la revisión al coche antes de salir de viaje,

no nos hubiera dejado tiradas!

Javi, cariño, escúchame... dile al tío Martín que no se olvide de coger

las medicinas de la abuela que están en la guantera del coche, ¿has oído?

Vale, mamá...

Se nos estropeo el coche y llamé a un compañero, y nos trajo aquí...

¿Por qué no funcionan los móviles?

Bueno, es que el repetidor de señal se ha estropeado por el temporal.

Pero, ¿de verdad es usted Laura Lebrel?

Entonces, ¿quién es la personaque ha ocupado su habitación

con su nombre esta mañana?

Pues no lo sabemos... ¡Pero ya puede usted ir deshaciéndose de ella!

¡Y que no se le ocurra tener ni una queja, que mi hija es policía!

¿Es usted policía...?

No se preocupe, por la habitación... ya se ha ocupado alguien

Laura Lebrel, la mujer que se hacía pasar por usted

ha sido asesinada esta misma noche.

¡Lydia! Es que no te oigo bien... es una chica de unos 30 años,

sin identificar... Cuando la sacaron han visto que tenía una cicatriz...

que tiene todavía los puntos... En la rodilla. En la rodilla...

Y tenía estos... estos medicamentos en su habitación...

Mira, compraba los medicamentos en la farmacia de Regina Holg...

¿Lydia?

¡Ahora se ha cortado la línea!

¡Genial, ahora si que estamos incomunicados!

¿quien querría matar a alguien que se estaba haciendo pasar por mí?

Quizá porque el asesino quería matar a Laura Lebrel...

¿Qué? Pero ¿quién me puede odiar tanto?

Llevas años deteniendo a asesinos de todo tipo...

Tienen familia, amigos,

no creo que estén esperando para darte una fiesta de bienvenida.

Bueno, tampoco creo que debamos precipitarnos en ese extremo, no...

no creo que sea eso... A lo mejor la víctima vino aquí huyendo de alguien

y el asesino, uno de los huéspedes, la encontró, no sé...

Sí, puede ser, pero hasta que no tengamos la certeza absoluta...

Lo que está claro es que si pretendía matarte a ti, no te conoce

ni en persona ni en fotografía. Lo que yo tengo claro, Martín,

es que tenemos que salir de aquí cuanto antes. ¡Estoy con mis hijos,

no puedo estar compartiendo el mismo techo que un asesino!

¡Ya, pero debido a las riadas y a los desprendimientos,

las carreteras están cortadas!

Me estoy poniendo a cien, ¿Porque no nos tomamos un vinito...

Un gran reserva...¡Calla, calla, no me hables de grandes reservas,

no sabes los dolores de cabeza que me dan! ¡Y eso que yo no bebo vino!

¡Esperad, hay una solución para no correr riesgos!

Como ha dicho la agente Ortega, aquí no habido ningún cadáver,

y durante un día tú no serás Laura Lebrel...

¿Y quién voy a ser? Seremos el matrimonio Armendáriz...

¡Isabel y Miguel y estamos de fin de semana con los niños y tu madre...!

¿Mi madre? ¡ya puestos ¿no puede ser la madre de otro, por unas horitas?!

Aquí no hay nada... Documentación...

Maribel, sonríe...¡Ay, déjame en paz! ¿Cuántas cosechas llevas?

¿Cómo quieres que entre en calor? Vamos a ver, nena, explícate bien...

¿Qué sois, quién? Los Armendáriz...

Yo soy su esposa, me llamo Isabel, y estamos de turismo rural...

Tú lo que estás es loca de atar... ¡Hay un asesino suelto por el hotel

y te pones a jugar a las charadas! A lo mejor mañana deja de llover,

mientras no nos queda otro remedio... Anda, vuelve para la habitación,

no me apetece que los niños estén solos...

No pensarás dormir con él, ¿no...?

Tenemos que aparentar que somos un matrimonio... ¿Estás celosa?

¡Más quisieras! Desde el principio supe que venir era una mala idea...

¡Porque además has ido a coger el fin de semana que venía tu hermana

con su novio David!¿Verónica tiene novio? ¿Ha sentado la cabeza?

Sí, hijo, sí...

Unas sientan la cabeza, y otras no saben dónde dejar el culo quieto...

Buenas noches...

No me habías dicho lo de tu hermana...

No... Bueno, ya sabes cómo es hasta ahora no me lo había tomado en serio

¡Vaya, La Gaceta del crimen y del 26 de marzo! ¡Esto tiene un mes!

Buenos días...Buenos días... ¡Qué bien que ha dejado de llover!

Pero, ¿cómo están aquí? Las carreteras estaban cortadas...

¡Ay, sí, y lo siguen estando! ¡No sé ni cómo lo hemos conseguido!

Somos Isabel y Miguel Armendáriz... ¡Casi hemos llegado en canoa!

¡Justo lo que nos hubiera gustado hacer a nosotros!

¡Quieres dejar de darle vueltas! ¿Qué quieres que hagamos?

¡Claro, que ya no estás tan entretenido,

desde que se ha ido esa chica... Laura Lebrel!

Ya no tienes a quién ponerle ojitos... -¡Ya estamos otra vez!

Pero, ¿Laura se ha ido? -Eso supongo, porque no ha aparecido desde ayer...

Pero con este tiempo no se puede haber ido a ninguna parte...

¿No le dijo nada? Usted habló con ella largo rato...

No, largo rato, no... Me preguntó acerca de unos vinos un momento y,

desde luego, no me dijo nada de querer irse...

¿Habrá dejado alguna nota en su habitación?

No... de hecho, la estamos usando hasta que ella vuelva, claro...

Sí, y mi madre y mis hijos están en la que está al lado

de la del agente de policía...

¡Ay...ay! ¡Perdón, lo siento! ¿Qué ha venido la policía?

Pues sí, la agente Ortega vino a ver si todo estaba bien por aquí y...

bueno, después de la tormenta, no se pudo marchar, ¿Se encuentra bien?

¡Sí, sí, sí, sí estupendamente, si!

Desaparece un huésped en mitad de la noche y viene la policía.

Todo esto es muy raro, yo me quiero ir...

Esto es imposible, aunque ya no llueve,

las inundaciones lo han dejado todo incomunicado...

¡Hágale caso a Martín, aunque no sea plato de gusto!

¿Martín? Pero ha dicho que se llama Miguel, ¿no?

¡Miguel!Sí me pasa eso a veces quiero decir una cosa y digo otra.

¡Ay, qué mal se me da mentir!

Bueno, ya hemos pasado lo peor, ¿no? Yo creo que lo peor está por llegar.

¿Estás bien? ¡Pero, ¿qué haces aquí?!

Hombre, yo he venido en cuanto he recibido el mensaje...

¡Pero es que me tenías que haber llamado a comisa...!

¡No tenías que haberme seguido! Pero, amo... ¿qué dices? ¿Qué?

¡No, no! ¡Calla! ¡Calla! ¡No digas nada!

Tienes que asumir de una vez por todas... ¡Que me he casado con Miguel!

¡Lo nuestro quedó atrás! ¡Quedó atrás! ¡Anda, vamos!

¡Es mi exmarido! ¡Me sigue a todas partes!

¡Me mandasteis un mensaje diciendo que el coche os había dejado tiradas

y yo no hacía más que llamaros y sólo salía el contestador!

Te habríamos llamado para decirte que no vinieras,

pero es que estamos sin cobertura. Ya, es que yo estaba preocupado...

Están todas las carreteras cortadas por las riadas y el último tramo

lo he tenido que hacer andando... ¡Que vengo que! Bueno...

¡Ay, gracias! No se nos ocurrió otra cosa...

Perdona lo de abajo... es que pensamos...si el asesino ha matado

a esa chica pensando que era yo, es mejor que no sepa quién soy.

¡Bueno, claro!

¡Papá!¡Hombre! ¡Hola..! ¡Muy buenas, chiquitajos!

¿Has venido a detener al que mató a la que se hizo pasar por mamá?

Pero ¿qué decís? Pero los niños, ¿por qué saben esto?

¡Los walkies! ¡Se me ha quedado encendido! ¡Lo habéis oído todo!

¡Somos más listos, y os hemos engañado, porque no ha muerto nadie

ni hay ningún asesino. ¿eh...?! Sabíamos que estabais escuchando...

¡Pero mamá parecía muy asustada! ¿Yo?¡Sí, tu! ¡Mucho!

¡Porque hemos venido a resolver un misterio, pero es un juego!

¡Y para jugar tenéis que hacer que el tío Martín es papá!

Eso...Eso... que se llama Miguel, se llama Miguel...

Y yo un antiguo novio de mamá que la sigue a todas partes...

Porque todavía la quiere mucho...

¡Ay, perdón!Mira, Jacobo, ella es la agente Ortega, policía de aquí,

de la Rioja... Y él es Jacobo Salgado, nuestro comisario jefe.

Encantada...Encantado, agente...

¡empieza el juego! ¡Y gana el 1 que encuentre la bolsa de chuches!

El padre de mis hijos... ¡Ah! Verás, Laura,

tengo malas noticias.¿Qué pasa?

Alguien cortó el cable del teléfono por eso se cortó con tu compañera.

Tenemos que interrogar a los sospechosos con disimulo...

Algo me tiene que unir a ellos para que uno me quisiera matar...

¿Por qué esa chica se haría pasar por mí?

Pues no lo sé... Pero cuando hables con ellos, ten cuidado, ¿eh?

Estoy segura que el asesino disimula mejor que vosotros...

Oye, otra cosa... ¿Qué?

¿Tú nunca llevas uniforme? No...

Chica, yo es que con tal de no pensar lo que me pongo por las mañanas...

Si quieres provocar un incendio no es el mejor día.

Alguien lo ha quemado... Lo raro, es que esta Gaceta del Crimen

estaba ayer en mi habitación... ¿Has llegado muy lejos?

No, la carretera sigue cortada por los desprendimientos,

pero necesitaba salir de la casa...

Pues si luego quieres hacer deporte sin salir de la casa,

yo me sé unas cuantas tablas de ejercicios...

¿Y su mujer qué haría? ¡Si yo no tengo mu!

¡Mi mujer, sí, claro! Somos una pareja muy liberal...

Pues tiene razón... Hasta que no abran la carretera,

la tarde se puede hacer muy larga... -¿Te crees que me trago esta comedia?

Puedes toquetearlo todo lo que quieras, sé por qué lo haces.

Perdona, ¿habéis salido juntos a correr?

Sí, Y sabía que yo acabaría apareciendo y que os pillaría así...

Quiere darme celos...

En cambio tú sí que pudiste tontear con Laura Lebrel... ¿Y sabes qué?

Te pusiste tan baboso que por eso se marchó.

¿O fuiste tú la que la amenazó para que no se me acercara?

Si sabéis algo de la desaparición de esa chica, deberíais decirlo...

No sabemos nada... si quieres arruinar tu matrimonio

y acabar como nosotros, me parece perfecto, pero hazlo con alguien

que merezca la pena...no con ella...

Todo fue mal cuando se hundió nuestro negocio de alquiler de vehículos...

Habíamos pedido un préstamo muy grande al banco y se lo quedó todo...

Perdona el numerito...

¡Eh! ¡Ah! ¡¿Qué hace, no le gusta la decoración?!

¡¿Y usted por que va armada? Porque me dan miedo los animales de campo...

lo llevo conmigo por si acaso...

Yo es que he perdido mi libreta, y como ayer estuve escribiendo aquí,

quería ver si se había caído ahí detrás...

¿Es usted escritora? -Sí...

¡Anda! -¡Sí, sí, de guías de viaje!

Estoy de incógnito. Si se enteran, se esmerarían en servirme mejor...

Y quiero el mismo trato que dan a los otros clientes...

¡Muy bien, muy bien...! ¡Oiga! -¡¿Qué?!

¿Por qué no le dice a Ana, la dueña del hotel, que la busque ella?

¡Si ya se lo he dicho! Sí, pero desde que desapareció esa chica,

la tal Laura Lebrel, no sé, está muy rara.

Ya... Oiga, ¿y la conocía usted?

No bueno...bueno nos saludamos. Parecía una chica muy normal...

Estuvo hablando con Joaquín, el entendido en vinos...

¡Uy, por Dios, pero como me he puesto la mano! a ver si tengo por aquí...

¿No será ésta la libreta que estaba buscando?

sí, gracias, Sí, sí -¿Y esta llave? ¡Es de la habitación de mi hija,

la que ocupaba la chica esa que se fue ayer!

La encontré esta mañana. Pensaba devolverla luego...

¡¿Me la da, por favor?! ¡Que no quiero que mi hija se lleve un susto!

¡Suelte! ¡¿O es que para escribir su guía tiene que meterse

en las habitaciones de todo el mundo a fisgonear?!

¿Qué haría esa mujer con la llave de mi habitación?

Esta mañana cuando supo que estaba aquí la policía se puso pálida,

¡se le cayó hasta la taza y todo!

A mí me parece que la tal Mariluz Lozano esa está fatal...

¡Está como una cabra, vamos! ¡Claro que como todo el mundo aquí!

¡Y encima tú te vienes sin la pistolita!

Pero, ¿cómo quieres que la traiga? ¡No estoy de servicio!

¿Te crees que me voy a poner a utilizarla así como así?

¿Y por qué, no? ¿Qué pasa que Mariano, el carnicero,

no usa cuchillos en su casa? ¿O los sastres van desnudos, por ahí?

¡Chist...! ¡Calla! ¡Calla! ¿Qué pasa?

¿No oyes ruidos aquí abajo, como si estuvieran revolviéndolo todo?

Pero esto de aquí abajo es la biblioteca, ¿no?

Sí.¡mira que si es el asesino! ¡Oye, no querrás bajar ahí tú sola!

¡Pues claro que no quiero, pero como no me de prisa, se nos escapa!

¡Oy, cierra que hace frío!

¿Qué hace?Me ha asustado he pasado la noche escuchando ruidos aquí,

quería saber si esta chica, Laura Lebrel, estaba aquí escondida...

¿Y era muy pequeñita? Porque no creo que cupiese en uno de esos cajones.

Estaba buscando una linterna...

Esa chica y usted pasaron juntos la tarde de ayer, ¿verdad?

No, vino a preguntarme por viñedos para visitar y sé algo de vinos,

y le aconsejé, nada más.

Entonces, estaba ella de turista...

¿Usted por qué hace tantas preguntas?

Estoy ocupando su habitación y sentía curiosidad por saber

cómo era... todo esto ha sido tan raro, ¿no?

No me lo parece... Raro, ¿por qué?

En realidad no sabemos nada los unos de los otros, ¿no?

¿Quién me dice a mí que usted es verdaderamente... ¿Cómo es Isabel qué?

Armendáriz...Armendáriz... ¿y no una asesina en serie?

No, yo soy inofensiva, una simple ama de casa...

¿Y usted, se dedica a los vinos? Yo soy asesino en serie...

Trabajaba en un banco, perdí mi empleo hace meses eso es todo.

Si me disculpa...

Isabel, acaba de hablar de Laura Lebrel en pasado, ¿por qué?

Que sepamos, no está muerta, ¿no?

Tengo una tendencia terrible a ponerme siempre en lo peor...

Pero no creo que le haya pasado nada malo, ¿verdad?

Supongo que no... Que pase un buen día...

Estas tierras eran de mi familia. Ahí arriba están los viñedos...

Hombre, no son muy grandes, pero yo salgo adelante como puedo...

Hay dos familias aquí en el valle que copan toda la producción...

Pero bueno, debe compensar vivir aquí, ¿no? Esto es una preciosidad.

Sí...pero bueno, ya ve lo que le ha pasado a esa pobre chica...

Por culpa de ese asesino, este lugar parece una ratonera...

Y nosotros, ratones encerrados dentro de ella... -La carretera sigue cortada.

He intentado pasar al otro lado, pero ha sido imposible...

Y en el coche de esa chica, no he visto nada...

¿Ana, hay algo que te llamará la atención el primer día que la viste...

no sé, algo que te resultara raro?

Bueno la 1 vez estaba en recepción mirando el libro de registros

pero no estaba mirando la hoja de ayer sino la de hace un mes...

¿Recuerdas qué día era?El 26 de Marzo, es que es mi cumpleaños...

Y entonces, ella me dijo que era la huésped de la habitación 11

y yo le pregunté que si era Laura Lebrel... ¿Y no le pediste DNI?

Sí, pero me dijo que se la había dejado en Madrid...

¡Pues la has hecho buena!

Pues yo creo que deberíamos mirar ese libro de registros, ¿no?

A ver...

Mira, aquí está: 26 de Marzo... ese día solo había un cliente alojado.

Ricardo Francés...Sí... era un hombre como de unos 35 años,

que parecía que estaba algo enfermo y se marchó al día siguiente...

¡¿Y se alojó en mi habitación?!

¡La Gaceta del Crimen que estaba en la habitación es del mismo día!

¿Y por qué alguien se ha empeñado en hacerla desaparecer?

¿Qué sucedería ese día para que todo el mundo esté tan interesado?

¡Ah! ¡Ay, Dios mío! ¡Pero qué susto me habéis dado! ¿Dónde estabais?

Nosotros también hemos estado investigado.¿Ah, sí?

Y hemos encontrado esto debajo de tu cama...A ver...

¿Sabes quién lo escribió?

¡Pero esta letra acabo de verla en el registro! ¿Qué significa esto?

Lydia, tengo algo... Laura empezó a darte el nombre de una farmacia, ¿no?

Bueno, pues solo hay una colegiada que se llame Regina...

Regina Holgado. La he llamado y mira... ¿Y sabes la identidad del cadáver?

Cristina Abadía. La operaron de la rodilla...

Claro, por eso necesitaba la medicación...

Sí... Vivía en el barrio, tenía un novio, Ricardo Francés,

que murió hace un mes en accidente, no me han sabido explicar muy bien...

¿Ricardo Francés? Ese nombre me suena...

Aquí está Ricardo Francés apareció muerto, desangrado en su coche

a causa de un balazo... No se sabe quién le disparó.

¡Mira dónde estaba el coche! En una carretera, de la Rioja...

¡Esto está muy cerca del pueblo donde se ha quedado Laura incomunicada!

No puede ser casualidad. La última dirección conocida de este hombre

era un local que alquiló, para un negocio.

Vamos allí a ver si encontramos algo...

¡Juntos somos unos hachas! ¡Madre mía! Nos complementamos bien.

¡Llevamos el mismo paso...!

Gracias...

Que aproveche...Gracias...

Ya les he dicho a los demás que los postres están encima de la mesa...

cojan lo que quieran...

Quiero subir un rato a la habitación porque necesito descansar...

Claro, no se preocupe... Váyase, váyase y descanse...

¡Oy, patatitas a la riojana! Sí...¡No, no, no, no, déjelo ahí!

¡Laura! ¡La“ura” de comer ya! ¡como yo con los niños en la habitación,

¡Oye, y no se te ocurra devolverles los walkies,

porque es que me tienen mareada con los ruiditos esos y!

¡Eh, joven!¿Sí?Será mejor que deje de acosar a su exmujer...

Ande, siéntese aquí conmigo... Eh... eh...Será mejor para todos...

Por favor... Gracias...

¡Por favor, ¿si me conceden su atención?!

Seguimos incomunicados no me hubiera gustado llegar a este extremo,

pero por su seguridad...les pediría que, a partir de este momento,

extremen las precauciones.

¿Hay algún problema? -No la chica que ha desaparecido, Laura Lebrel,

lo ha hecho en extrañas circunstancias... Así que esta noche,

por favor, ¿se cierran con llave?

Pero, ¿por qué? ¿Es que debemos temer algo de alguno de nosotros?

¡Esa chica no estará muerta ¿verdad?!

Espero que no... -Perdón...

¿Se encuentra bien?

Me he puesto perdido, voy a subir a mi habitación a cambiarme...

Disculpen...

Agente... ¿Sería tan amable de subir a mi habitación?

Me gustaría comentarle un asunto... -Naturalmente...

¿Señor Moldenhauer?

¿Señor Moldenhauer?

¿Agente Ortega? ¡Me iba a dar una ducha!

¡Hable más alto, por favor! ¡Enseguida estoy con usted!

¿Qué es lo que quería decirme? No he querido contarlo abajo

por no exponer a nadie delante del resto pero Laura Lebrel, esta huyendo

¿Y sabría decirme de quién?

No me lo quiso contar... Parecía muy asustada...

Me preguntó si yo conocía al resto de los huéspedes,

y cuántos coches habían llegado aquí ayer...

¡Bueno pues ya está cerrada con llave!

La verdad es que parecía francamente asustada...

Me pidió que pasásemos la noche juntos...

No, agente, en ese sentido no... No piense mal...

Me ha parecido que venía por allí... ¡Eso ha sido un disparo! -¿Ortega?

¡Ana!

¿Ana? ¿Ana?

¡Virgen Santa!

Por favor, necesito que salgan todos de aquí...

Vayan al vestíbulo y esperen allí... Por favor...

Así que éste es el local que alquilaron los dos chicos muertos...

El dueño me ha dicho que se lo alquilaron

para montar una academia de inglés.

Bueno, lo de alquilar es un decir, todavía está esperando a cobrar.

Esto no tiene mucha pinta de academia...

Esto no tiene mucha pinta de nada...

Pero era un proyecto en común... y eso es algo muy bonito, ¿no...?

Casa Rural Los Torzales... Lydia, ahí es donde están Laura y los demás...

Supongo que Cristina Abadía vería la publicidad desde aquí

y le llamaría la atención, por eso se fue allí...

¿Has encontrado algo?

No lo sé... Supongo que no es nada...

No lo entiendo... A ver, Cristina y Ricardo no tenían un duro...

¿Para qué querrían este local, si les iban a terminar echando

por no pagar el alquiler! A lo mejor lo que les interesaba

no era el local, sino otra cosa... Pero, ¿el qué?

Voy a preguntarles a todos y cada uno de ustedes dónde estaban...

¿Dónde estaba usted, por favor?

¡¿Cómo que dónde estaba yo?!

¿En serio cree que puedo tener algún interés en matar a la señora ésta?

Alguien acaba de morir por un disparo en la cabeza...

Así que a ver si los demás dejamos de hacernos las víctimas

y contestamos a las preguntas de la policía, ¿eh?

Fumando en el jardín... -Yo en la barra, mirando un folleto del hotel...

Yo estaba en la ducha, usted estaba allí, ya lo sabe...

Yo estaba escuchando música en mi habitación...

Por eso has llegado la última, ¿no? Muy conveniente...

¿Y tu coartada? Porque me muero de ganas de oírla...¿La mía?

Si nosotros somos sospechosos, digo yo que vosotros también, ¿no?

Estábamos en nuestra habitación, con mi madre y mis hijos...

Yo estaba en mi habitación, leyendo. ¿Qué libro?

¡La guía de teléfonos! ¿A ti qué te importa?

Por favor no nos enfrentemos.

Además, está muy claro quién es el asesino...

¿Quién?

Pues Laura, la chica que desapareció...

Tiene que haber sido ella, por eso se ha ido.

Irse, se ha ido pero a un sitio del que no se vuelve.

Ayer la encontramos muerta.

¿Desde ayer sabe que Laura está muerta y no nos lo ha dicho?

¡Pero esto es el colmo, se acabó!

Bueno, pero eso no es lo más importante ahora, ¿no?

Lo importante es que varios de nosotros no tenemos coartada...

Y espero que no haya que lamentar otra muerte para reducir esa lista.

Son unas fichas de colores, como de un juego de mesa.

Puede que no tenga nada que ver,

pero me extrañó que fuera lo único que había en el local...

Llamad si os vuelve la cobertura, nosotros lo seguimos intentando.

¿Cómo ha podido dejarte un mensaje Lydia, si aquí no hay cobertura?

No sé, pero hemos tenido suerte...

Tenemos que la 1 víctima se llamaba Cristina Abadía, que tenía un novio,

Ricardo Francés, y que los dos estaban en la ruina.

A ese tal Ricardo le dispararon hace un mes, y a su novia la asesinan...

A mi no me parece casualidad...

¿Y qué será eso de las fichas de colores que han encontrado?

Quizá no sea importante. Laura, ¿están aquí los gemelos?

Sí, los tengo en la tinaja haciendo buceo...

¡Laura que no es broma, que los niños han desaparecido!¿Qué?

¡Vamos! ¡Venga, vamos! ¡Que no sé lo que ha pasado!

¡Que he entrado 2 sg al baño y cuando he salido, ya se habían largado!

¡Pero, ¿cómo se te ocurre dejarlos solos?!

¡Nena, que he entrado al baño, iba a ser un minuto!

¡habrá que encontrarlos cuanto antes, ¿no?!

Con este tiempo, no creo ni que hayan salido de la casa.

¡Casa en la que hay 2 cadáveres y 1 asesino!

El ex está más preocupado por los niños que el propio padre...

Bueno, vamos a dividirnos y así los encontramos antes, ¿eh?

Que cada uno vaya con uno de los sospechosos.

Así los tenemos a todos vigilados, ¿eh?

¡Carlos! ¡Javier! ¡Ay, no tiene por qué preocuparse!

¡Cuando mis hijos eran pequeños desaparecían cada 2 x 3!

No me preocupa que se pierdan, es lo del asesino suelto

lo que me pone un poquito más nerviosa.

Cuando se pierden a esta edad a una se le va la vida...

Luego se hacen mayores y cuando se te acaba el dinero,

te meten en una residencia para que no les molestes...

¿Se encuentra usted bien?

¡Sí! perfectamente aunque mi hijo se empeñe en lo contrario...

¿Sabe? Para quedarse con todo el dinero que gano

con mis guías de viajes quiere incapacitarme.

¡Pero bueno, eso está muy mal!

Hasta que el juez no decida si soy incapaz o no...

¡no puedo tocar mi dinero! Y lo peor es que él es el director del banco.

¡Jolín, menuda historia! ¡Lo siento!

Bueno, pues parece que aquí no están. Beatriz y mi ex

han salido a la carretera... Y Mateo y mi marido han subido al tejado...

¿Al tejado? ¿No le parece un poco exagerado?

No creo que vayan a estar allí... Usted no conoce a mis hijos...

¡Mateo en el tejado, con el vértigo que tiene!

¿Por qué no subes tú y yo sujeto la escalera?

No, no, sube tú que te gusta el deporte de riesgo...

Pero mi deporte no tiene nada que ver con la altura...

¿En serio los niños pueden estar allí arriba?

Créeme, los conozco como si fueran mis hijos...

¿Qué dices...? ¡Que los conozco que son mis hijos!

¡Y si te la pueden liar, te la lían!

Esos críos no pueden ser tan malos... -¡Ya los he encontrado!

¿Se puede saber qué estáis haciendo aquí?

¡Buscábamos los walkies! ¡Y dale con los cacharritos!

¡Que están confiscados hasta nueva orden! ¡Nos habéis dado un susto!

Y a Mateo casi le matáis directamente...

¿Qué tenéis ahí? ¿Qué es eso?No sé.

Eso es un casquillo de bala, ¿no? ¿Dónde lo habéis encontrado?Ahí...

Oye, ¿y quién hay ahí debajo de la sábana?

¿Ahí? ¡Un huésped! ¡que se ha puesto así para jugar a los fantasmas!

¡Seguro que ahora nos quiere meter un susto!

Sí, como si llevásemos pocos... ¡Anda, vámonos de aquí!

Hay 4 personas que no se conocen. No hay coartadas, no hay móviles,

y sin embargo, tenemos 2 cadáveres...

Pero a la dueña, la han matado estando 1 policía y 8 personas más

dentro del hotel, si el asesino no pudo esperar,

solamente pudo ser por un motivo...

¿Crees que a la dueña la mataron porque descubrió al asesino?

Si lo hubiera descubierto, se lo habría dicho a Ortega...

A lo mejor tenía la pista definitiva y no lo sabía...

Yo creo que en el papel ese que dejó la primera muerta está la clave.

Ya, Martín, pero es que mira...

Solamente son colores y palabras que no... “Dentro”, “coche”, “escena”

y “números”, si hay algún tipo de clave es indescifrable...

¿Qué pasa? ¡Se acerca alguien!

Pero...¿no se suponía que no podía quedarse nadie solo?

¿Qué? ¡Pero ahí no!

¡Nos ha encerrado!

¡Una idea estupenda, la de escondernos aquí, Martín!

Míralo positivo... podremos aprovechar para salvar nuestro matrimonio...

Acabo de hablar con la central.

Siguen sin ser capaces de bajar al valle donde está el hotel rural.

Están intentando montar un perímetro de seguridad pero están lejos

para cubrirlo y los helicópteros los usan para emergencias.

O sea, que si al asesino le da por escaparse, no lo pillan, vamos...

O lo cogen en el hotel, o puede que no lo cojamos nunca...

¿Te pasa algo? Estás un poco nervioso...

No... Es todo este asunto del hotel...

¡Que imaginarme a Laura, allí con los niños, y con la madre encerrados!

¡¿Estás leyendo mi correo?! ¿Quién, yo?

Vale, sí...¡Un tipo se carga a 2 personas y tú te pasas el rato

leyendo mi correo! ¿Así quieres que nos compremos un piso juntos?

¡Estaba haciendo una comprobación de emergencia y me ha saltado tu cuenta!

Es un correo de Jacobo... ¿Desde cuándo lo sabes?

Desde hace unos días... Me enteré por casualidad...

¿Y qué es lo que querías saber?

¿Si todavía sigo colgada de él, o si todavía nos acostamos juntos?

Lydia si ya no tienes nada con Jacobo,

¿por qué no me dijiste que habíais estado liados?

¡No es asunto tuyo y porque estoy harta

de tener de ganarme tu confianza día tras día!

¡Hola! ¡¿Hay alguien ahí?!

¡Mamá!Laura, por favor, me estás gritando en la oreja!

¡Ay, pues perdona! ¿Quieres que me vaya

hasta el otro extremo de la estancia para no molestarte?

Deberías saber que muchas mujeres matarían por estar en tu situación...

¡Claro, las personas con una neurona son capaces de cualquier cosa!

¡Es que no soporto estar aquí encerrada! ¡Dios, qué calor tengo!

Si quieres te desabrocho un par de botones...

¡Ay, quita!Lo digo porque algún hombre se va a interesar por ti,

que no sea Jacobo, y deberías estar preparada.

Ya hay hombres que se interesan por mí¿Ah, sí? ¿Como quiénes?

Como David... ¿Qué David?

¡El novio de mi hermana! ¡¿Qué?!

¡Nos hemos besado...!

Ay, mira, me lo iban a presentar a mí, pero mi hermana se adelantó...

Y después, cuando nos conocimos nos gustamos...¿En qué trabaja?

Es periodista...

escribe en “La gaceta del crimen”

¡Es el que escribe sobre mí! ¡Los que me dijiste que firma DW!

¡Pues no creo que levantarle el novio a tu hermana

sea una buena idea, a no ser que tengas 18 años!

¡Pero mira quién fue a hablar!

¡El que anda todo el día de cama en cama!

¡Sí, pero yo no me acuesto con el novio de mi hermana!

¡Bueno, yo te lo he contado para que me apoyaras!

¡Es que no sé a qué viene esto ahora!

¡Cómo son las parejitas!

¡En cuanto uno se da uno la vuelta, ya están haciéndose arrumacos!

Ya te lo hemos dicho, alguien nos encerró...

Ya bueno, pero, ¿no había un sitio más absurdo dónde esconderse, o qué?

¿Por qué no nos centramos mejor en saber por qué nos han encerrado?

A ver...

Ya sabemos por qué nos han encerrado.

Pues sí que se han tenido que dar prisa, porque, entre Ortega y yo,

no los hemos dejado solos más de 5 minutos...Está todo patas arriba...

pero no han tocado nuestras maletas.

Lo que sí les ha dado tiempo de registrar es la maleta de la muerta.

¡Pero bueno, ¿qué ha pasado aquí?!

Oye, que los niños no se han separado de mí, ¿eh?

¡Mamá, los niños no han sido! ¡Anda, mira, los walkies!¡Es verdad!

¡Mira, me voy a esconder, a ver si me pillas!

¡El mío no funciona! ¡Eh, espera!

Oye, tenemos que resolver esto cuanto antes, Laura...

Creo que ya sé cómo hacerlo para eso tenemos que convencer a los demás

de que nos esperen fuera de la casa...

Que Ortega les diga que vayan a los viñedos a buscar pistas

sobre la chica, o algo así...

¿qué quieres hacer? Hay que repetir exactamente

todos los movimientos que hicieron justo antes del segundo crimen...

Mamá, tú harás de Mariluz... ¿Yo?

Antes del disparo, estaba en la barra, mirando un folleto...

Jacobo, tú harás de Mateo.

Dijo que estaba fumando en el jardín justo cuando se cometió el crimen...

Martín, tendrás que hacerte con otra llave de la habitación de Beatriz.

Estaba escuchando música con los cascos, pontelos igual que ella...

Como no somos suficientes... Ortega tendrá que hacer de sí misma

y los gemelos que vayan con ella y abran el grifo del agua caliente,

como hizo Joaquín...

¡Atención, ayudantes! Ahora tenéis que entrar en el baño

y abrir el grifo del agua caliente... -¡Sí, señora, sí!

¿Y tú qué sitio vas a ocupar? El del asesino.

Pediré a Ortega su arma para repetir el disparo, en cuanto lo oigáis,

seguid el rastro del sonido tal y como hicimos...

¡Chicos! ¡no os mováis de donde estáis, ¿eh?!

A mí me ha sonado igual que antes...

Yo tenía el volumen de la música al máximo

y la verdad es que me ha costado oír el tiro...

Esto no ha servido para nada, ¿no?

¡Eh...eh! -¿A qué estamos jugando, abuela?

¡Mira, se llama “marear la perdiz”! ¡Y a tu madre le encanta!

¡Y tampoco era necesario vestirse de buzo

para abrir el grifo de la bañera! ¡Venga!

¡Venga, mejor quitaros esas gafas tan empañadas!

¡En este hotel el agua sale hirviendo!¡Sí!

No es cierto lo que ha dicho Jacobo, ¿verdad? Esto sí ha servido de algo...

Reúne a los sospechosos...

Nuestro fin de semana de descanso está a punto de terminar...

En contra de lo que pueda parecer,

no estamos aquí para escondernos del asesino sino para descubrirlo...

Y para eso contamos con la inestimable ayuda de mi compañera.

Sí queridos amigos, porque Laura Lebrel no sólo no está muerta,

sino que está de cuerpo presente y es inspectora de policía.

Adelante con su exposición...

Inspector Maresca y comisario Salgado, para servirles.

¿Son todos policías? Pero usted, está soltero, ¿no?

Para explicar este crimen,

1 tenemos que empezar por el asesinato de la dueña de la casa

a manos de uno de nosotros...

Ninguno de nosotros pudo ser, murió de un disparo y nosotros llegamos

todos enseguida a la habitación...

Te equivocas, cualquiera de nosotros pudo hacerlo

porque el ruido que escuchamos no fue el ruido de la bala que la mató...

Veréis la primera víctima, Cristina Abadía, también murió de un disparo

pero nadie se enteró de su muerte, y eso sólo pudo ser por un motivo...

El asesino usó un silenciador...

Pero entonces, ¿no lo utilizó para el segundo crimen? ¿Por qué?

El asesino quería que escuchásemos el ruido del disparo,

pero un poco más tarde...

Así que recogió el casquillo del disparo hecho con silenciador...

y antes de salir por la ventana, echó otra bala a la chimenea...

que estalló pocos segundos después...

Por eso encontramos el casquillo en un lugar tan raro...

¿Qué tenéis ahí? ¿Qué es eso?

No sé. No sé.

Así fue como pudo volver a su puesto y llegar con todos

al descubrimiento del cadáver.

Pero no sólo se conformó con eso sino que se procuró también

una coartada...

porque solamente uno de nosotros la tenía...

¡Qué absurdo! Yo me estaba duchando mientras hablaba con la agente Ortega

¿Verdad, agente?

Sí, pero a través de una puerta no podía verte mientras hablabais!

¡Oye, y no se te ocurra devolverles los walkies, porque es que me tienen

mareada con los ruiditos esos que!

Éste funciona...

y éste otro no...

¿Y sabéis por qué? éste ha estado expuesto a una humedad excesiva...

...mientras que el otro te lo llevaste contigo...

¡Enseguida salgo! ¡agente...!

He descubierto esto hace unos minutos durante la reconstrucción...

La Agente Ortega me ha hecho caer en la cuenta de un detalle clave...

¡Venga, mejor quitaros esas gafas tan empañadas!

Si realmente te estabas duchando

¿por qué tus gafas no conservaban el vaho del cuarto de baño?

¡Ana... Ana!

Porque mientras hablabas con ella, no estabas allí...

¡Mataste a Ana mientras fingías que te estabas duchando y hablando

con la agente a través de los walkies de mis hijos!

¡Y montaste todo esto porque Ana te podía descubrir!

¡Mirad, el primer cadáver apareció aquí, dentro de esta tinaja de vino...

Después de descubrirlo, Ana subió al comedor con botellas de ese vino

Y las dejó allí porque no se dio cuenta, estaba muy nerviosa...

Tú bebiste de ese vino...

Pero entonces, caíste en la cuenta y te dio repelús! ¡Claro!

¡Era el mismo vino que contenía la tinaja donde estaba el cadáver!

Eso era un detalle que sólo el asesino podía saber,

y era cuestión de tiempo que Ana se diera cuenta...

Fue por eso que hiciste ir al agente Ortega a tu habitación

para tener una coartada... ¡Basta de esta estupidez!

¿Se da cuenta que me está acusando precisamente por tener coartada?

¡Muy bien! Pues hablemos ahora de la primera víctima, Cristina Abadía...

Ella y su novio, Ricardo Francés, acababan de perder todo su dinero

y su piso... Y tuvieron la feliz idea de robar al mismo banco

que les había robado a ellos...

Para planearlo alquilaron un local que estaba justo enfrente...

Pero el golpe no salió del todo bien...

Él consiguió escapar con el botín, una fortuna en diamantes.

¿Y dónde los escondió?

¡Aquí, un hotelito que veían anunciado enfrente del local!

Casa rural Los Torzales, Lydia. Ahí es donde están Laura y los demás...

El problema es que Ricardo llegó malherido tras una escaramuza

con la policía, así que tuvo que esconder aquí los diamantes,

y marcharse a morir a otro lugar...

Si hubiera muerto aquí, la policía lo habría registrado todo

y habrían dado con el botín. Pero antes de morir,

tuvo tiempo de hablar con Cristina y decirle en qué habitación

tenía que buscar... Por eso fue asesinada.

Pero... No tiene sentido...

¿Cómo podía saber Joaquín que aquí había escondido un botín?

Porque Joaquín también participó en el robo.

¡como todos vosotros...!

En total, 6 personas a las que seguramente el banco

también les había quitado su casa y su dinero...

Seis personas a las que Cristina les dio un nombre en clave

para la operación...

Cada uno de vosotros tenía un color igual que el de las fichas

que mis compañeros encontraron en el local donde preparasteis el atraco

Mateo y Beatriz, eran los señores rojo y amarillo,

y eran quienes conducían los coches...

Todo fue mal cuando nuestro negocio de alquiler de vehículos se hundió.

Habíamos pedido un préstamo muy grande al banco y...

El señor azul Joaquín, dio toda la información sobre el banco

porque era el banco en el que él trabajaba...

Yo trabajaba en un banco y hace unos meses perdí mi empleo...

El señor blanco, Mariluz, montó una escena con su hijo,

el director del banco, para desviar así la atención de los de seguridad.

Y todo esto, mientras los señores verde y negro,

Ricardo Francés y Cristina Abadía, realizaban el atraco...

¿De dónde se ha sacado esa tontería del atraco?

¡Pues mira, de un ejemplar de la Gaceta del Crimen que Ricardo

dejó en mi habitación cuando estuvo aquí! ¡Mejor dicho de su portada!

que seguramente Joaquín hizo desaparecer para evitar peligros,

¡pero...! que mi compañero Martín fotografió! ¡cuando llegamos!

Dándole al zoom, se puede leer la noticia entera

tal y como os lo acabamos de contar.

Pero nosotros no nos conocimos hasta encontrarnos aquí.

¿Y entonces cómo podías saber tú que Mateo tenía vértigo?

¡¿Mateo en el tejado, con el vértigo que tiene?!

Atracasteis el banco entre todos y os repartisteis el botín,

tal y como apuntasteis pero tú pensabas

que Cristina sabía dónde estaban escondidos los diamantes

y que se los quería quedar para ella sola... Y por eso la mataste.

¡Hijo de puta!

¡Ella nunca nos hubiera traicionado!

¡Sois como él! Todos pensabais que ella sabía dónde estaba el botín

y que quería huir con él... Pero cuando desapareció así, sin coger sus cosas...

ni su maleta...

todos supimos que uno de nosotros la había matado...

Y el fin de semana se convirtió en una carrera

por ver quién encontraba antes los diamantes...

¿Y dónde están los diamantes? -¡No están los diamantes, no están!

¡No están en ningún sitio, no los he encontrado!

Bueno, que una copa de vino sirva para calmarnos los nervios...

Vuestra amiga se hizo pasar por mí, por una razón...

No porque necesitara mi nombre, sino mi habitación...

La misma que tú registraste sin éxito, Joaquín,

después de encerrarnos en el armario...

¡En esa habitación no están los diamantes, no hay nada!

No, los diamantes, no pero si la clave para encontrarlos...

...“X11”, “Y17”...

Una clave que tu compañero Ricardo dejó escrita en la habitación...

Con esto de ayudar a mis hijos en los deberes

tengo muy al día las matemáticas.

Estamos en mitad de los mejores viñedos del país...

¡no hay mejor escondite!

¡Brillante exposición, querida compañera, brillante!

Joaquín Moldenhauer, queda detenido por doble asesinato.

Y en cuanto a ustedes naturalmente no he traído esposas para todos

así que iré a buscar unos cordeles.

¿Supongo que saben hacer nudos? ¿Me acompaña, por favor?

¡Un robo no era la mejor forma de poner fin a vuestros problemas!

Aunque bueno, espero que el juez tenga en cuenta

las circunstancias que os llevaron a eso...

Los niños y tu madre están ya en el coche Martín se lleva el mío,

así que yo me volveré con vosotros...Vale, ahora voy...

¡Laura! ¿Te vas ya? Deberías quedarte y ayudarme a redactar el atestado.

No, no, Isabel, por favor, hazlo tú!

Tengo unas ganas de irme de aquí que no te puedes hacer idea...

Bueno, si te tienes que llevar un recuerdo de esta tierra

que sea de sus vinos, ¿eh...? Y no de sus crímenes...

¡No, no te preocupes que las he cogido del coche, ¿eh?!

¡Muchas gracias, con lo que a mí me gusta el vino!

¡Me alegra mucho haberte conocido! ¡A ver si nos volvemos a ver!

A lo mejor nos encontramos antes de lo que pensamos...

Gracias por todo... A ti...

Oye, habrá que sacar a tu madre del coche, que se ha quedado ahí frita...

¡Ella duerme ahí tan a gusto, ya se despertará...!

Estos van a ser buenos policías en un futuro, ¿eh?

Nos han ayudado a resolver el caso muy bien...

Bueno, mejor que sean astronautas, ¿no? ¡Menos peligroso!

Oye, una cosa, yo creo que te deberías coger mañana el día libre.

¡Que no es bueno llevarse el trabajo el fin de semana!

¿Por qué no te lo coges tú también y hacemos todos algo juntos?

Vale... Genial... Sí... Se lo... digo a Isabel ¿Eh?

¿A Isabel? Bueno, no sé si pinta mucho aquí Isabel...

Bueno, pinta que está conmigo... Que estamos juntos...

Sí... Sí, claro, claro... Es que se me olvida... ¡Como va todo tan deprisa!

Laura, es que Isabel ya forma parte de mi día a día y no sé,

pensaba que estabas a gusto con esto... ¿Hay algún problema?

¡No, no! ¡Claro que no!

Bien, pues...

Verás es que bueno, hay algo que no te he contado y...

Dime...Pues que te lo quería haber contado este fin de semana,

pero con tanto lío ...Isabel y yo estamos ya viviendo juntos...

Pero bueno lo hablo con ella y lo intentamos, ¿vale?

Claro... Hablamos...

Julia de Miguel directora del periódico digital desde hace 7 años.

La llamaban la dama de hierro de las noticias.

Incorruptible, parace ser que por la mañana recibio ese sobre urgente.

Luego llamo alguien se citaron en el garaje y discutieron.

Tenemos una habitación cerrada a cal y canto y un disparo

que no se pudo producir ni desde dentro ni desde fuera.

Laura ha resulto crímenes mas complicado, por cierto ¿donde está?

Bajad a la bodega y acabar con esos malditos ratones.

¿Cómo se te ocurrió escribir sobre ella?

Ella es muy conocida en la profesión. También somos policías.

Fue asesinada en una habitación herméticamente cerrada.

Habéis descubierto las 4 variantes que responden a un asesinato así.

Ella era muy inteligente. -Una periodista del montón.

Una manipuladora. -Una buena persona.

¿Quién era Julia realmente?Es la vision de cada uno la que cambia.

Es una empresaria corrupta, una mujer enamorada.

Y en la otra una mujer enferma, asustada y sola.

¿Y si todos tenéis razón y era todas esas personas a la vez?

  • C.29 - Misterio de los ratones atrapados

Los misterios de Laura - Capítulo 29 - El misterio de los ratones atrapados

18 mar 2014

Laura y su familia deciden ir a pasar un fin de semana en una casa de campo rodeada de viñedos, en la Rioja. Lo que prometía ser un idílico fin de semana se transforma en una pesadilla cuando uno de los huéspedes de la casa rural donde se alojan aparece asesinado. Para empeorar las cosas, unas fuertes lluvias aislan la casa, dejando a todos los huéspedes a merced del asesino. Laura contará con un aliado sorpresa en sus investigaciones: la policía del pueblo, la Agente Ortega conseguirá llegar a la casa y ayudará a Laura a descubrir al criminal, aunque por el camino también descubrirán que en ese pequeño hotel, todos tiene algo que ocultar.

ver más sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 29 - El misterio de los ratones atrapados" ver menos sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 29 - El misterio de los ratones atrapados"
Programas completos (32)
Clips

Los últimos 128 programas de Los misterios de Laura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos