2291232
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Los misterios de Laura - Capítulo 22 - El misterio del invitado inesperado

Subtitulado por RTVE Luego nos vemos... Hola... Hola... Hombre, Francisco... ¿Qué tal...? Gracias... ¡Leyre...! ¡Ah...! ¡...Ay...Cariño...! ¡Mira, mira, mira...! ¡Ah, es un anillo precioso...! Sorpresa de Santiago. Mira que le dije que no quería nada,¿eh? pero insistió... Regalar un anillo a la presidenta de una de las mayores compañías de joyas es todo un acto de valentía... Es que la joya más valiosa me la he quedado yo, ¿verdad? ¡Hasta el día de la boda mi hermana está en el mercado...! Y otras seguimos disponibles... ...Piénsatelo bien... ¿Eso es lo que nos vas a poner en tu tarjeta de felicitación,no...? Eso y mi número de teléfono... ...por si se te había olvidado... Deberíais hablar ahora mismo con Nuño. ¿Por qué, qué pasa...? -¡¿Qué pasa...?! Está echando a los invitados del despacho de su padre. No quiere que nadie toque nada. ¡ni que alguien fuera a romper algo, de verdad...! Espera,... que ya voy yo... Cariño, ¿y los invitados qué? Bueno, recíbelos tú... Además, me vendrá muy bien estar un rato a solas con Nuño. ¿Vale? ¿No deberías estar fuera divirtiéndote, como la gente de tu edad? La gente de mi edad no tiene que cuidar de la empresa familiar... Aunque bueno... se supone que ahora eso es cosa tuya... Escucha, Nuño, yo no he venido para quedarme con la empresa de tu padre. Tu madre y yo simplemente... ¡Madrastra...! Que se casara con mi padre no la convierte en mi familia... Y que tú te cases ahora con ella no te convierte ni siquiera en mi padrastro... Ellos eran mis padres... Vosotros sólo sois unos extraños... La sangre no es lo único que une a las familias, hay cosas más importantes... Te estás perdiendo tu fiesta... Aún no hemos hablado del puesto de Santiago en la empresa. Santiago no quiere ser socio, va a seguir en la universidad. Lo cierto es que me quitas un gran peso de encima. No sé cómo hubiera reaccionado ante eso el Consejo. ¡No pienses tanto en el Consejo, Alberto! Llevas años llevando esta empresa, primero con mi difunto marido y ahora conmigo. Sabes perfectamente lo que hay que hacer. Disculpe... ¡Un médico... que alguien llame a un médico...! No va a servir de nada... Está muerto... ¿Qué haces aquí? He venido a firmar unos papeles para empezar en la aseguradora. Hoy es mi primer día.Así que es definitivo... Dejas la policía... No quería distraeros, por eso he venido sin avisar. ¿Qué tal todo? Tenemos un caso que va a ser un dolor de cabeza... ¿De qué se trata? ¡No, no, no, no...! ¡No, no quiero saberlo! Bueno, no debo saberlo. Aunque si me lo cuentas tampoco pasa nada, ¿no? Te lo cuento, ¿sí o no...? ¡No! Sí ¡No! Bueno, tú lo dices... y si yo, de casualidad, oigo algo... pues ya está, ¿eh...? Fiesta de compromiso de Leyre Lloret, la presidenta de una de las firmas de joyas más importantes. Un tipo llega a la fiesta, bebe una copa de champán y cae fulminado. ¿Veneno?Estricnina, en su estómago y en la copa de champán. En la fiesta, no comió ni bebió nada más. ¿Quién era él?No llevaba cartera ni móvil, sus huellas no nos sirven porque no tenía antecedentes, y nadie en la fiesta lo conocía... Eso no tiene sentido. ¿Qué hacía allí entonces? Alguien lo conocía lo suficiente como para querer matarlo... Es más, alguien le quitó la cartera para que no lo identificáramos... ¿Identificáramos...? Identificarais... Puede que el objetivo no fuera él. Cogió una copa de champan al azar. Puede que el objetivo fuera otra persona... De entre todos los invitados, muere el único al que nadie conoce y cuya identidad es un misterio... No ha muerto por casualidad... Creo que el detenido que tenemos es inocente.¿Tenéis un detenido? La única persona que tuvo acceso a la bebida envenenada... A ver, en la entrada de la fiesta había una urna con las felicitaciones de los invitados. ¿Hemos localizado la de la víctima? Era la única que no estaba firmada... Sólo escribió “muchas felicidades”... Vale... necesito un informe con todas las declaraciones de los invitados. La quiero encima de mi mesa dentro de una hora.Está bien, de acuerdo. ¿Y tú qué haces aquí? Nada... no he hecho nada... Ya... eso es lo que dicen todos. Se lo juro... Yo sólo abrí las botellas y llené las copas... Y pusiste el veneno en una de ellas... ¡No, no, claro que no! ¡Yo del veneno no sé nada!¿Y cómo explicas que estuviera envenenada? ¡Yo ni sé quién era ese tipo, ni sabía nada de la fiesta hasta ayer! ¡Ah! ¿Vas a trabajar a un sitio y... y... y no sabes qué es...? Así es como me pago los estudios. Me llaman de la empresa de catering de un momento para otro. Yo voy, sirvo las copas y me vuelvo a mi casa... Oiga, yo no quiero ir a la cárcel... Por favor, tiene que ayudarme... Haré lo que pueda, ¿eh...? Oye, Laura, tú no puedes tomar declaración a un detenido, no eres policía... Ah, sólo estamos charlando... ¿No es policía...? No... trabajo en seguros... Nunca sabremos quién era. Lo sabremos si somos capaces de reconstruir los pasos que dio ayer por la noche.¿Tenéis alguna foto de la escena del crimen? ¡Esto es material confidencial de la policía...! ¡Y eso es barro en los zapatos en los zapatos del muerto...! ¿Y eso qué significa? Mucho... Ayer no llovió... ¿Cómo se manchó los zapatos de barro? Quizá pasó por un sitio dónde había agua... Una fuente, por ejemplo... ¡Cuevas, tráete el plano...! ¿Había algún parque cerca? Pues sí que hay uno, sí... El parque de la Reina... Ahí hay una fuente que ahora mismo está en obras. Quizás tenga fugas de agua... ¡Donde hay fugas de agua hay barro! Seguimos sin saber de dónde venía la víctima. Atravesó el parque para llegar a la fiesta... ¿Por dónde entró...? En sus bolsillos no había cartera, ni móvil, ni llaves ni nada... Pero sí encontramos esto... ¿Y eso qué significa? Pues que alguien se lo dio mientras caminaba... Así que tuvo que entrar por el parque por la calle de las Acacias.. ¿Y cómo lo sabes?Porque la otra entrada da a una calle muy estrecha. Si yo estuviera repartiendo propaganda, pues me pondría aquí que así pillo a más gente... A toda la que va por la calle y a la que sale del parque... ¿Qué estaría haciendo en esta calle? ¿Era de noche? Sí, las 22h.Antes me dijiste que cuando llegó a la fiesta, no comió ni bebió nada.Quizá tenía el estómago lleno.Habría cenado. El informe de la autopsia, me lo acaban de dar. ¿Qué había en el estómago del muerto? ¿Además del veneno y el champán...? Algo de pasta sin digerir... ¡Italiano...!¡Efectivamente, “Il Bello Paolo” en las Acacias n 36! Eso está al lado de la entrada que hemos dicho... Llamad al restaurante y dad su descripción. Si pagó con tarjeta, ya tenemos el nombre. ¡Que sí que ya te he perdonado...! Pero es que me parece un poco pronto para ir de viaje, nada más... Vale, vale... ¿Entonces no tenemos ningún problema...?No...¿Estamos bien?Sí. ¡Qué bien nos va...! Hola... ...Por fin te encuentro... -Oiga, ¿le podemos ayudar? Si necesita poner una denuncia, es allí. ¿Qué haces tú aquí?Han reabierto un caso que perité hace años, y me he dicho voy a aprovechar para ver otra vez a mi mujer... ¿Cómo me has encontrado? Me resultó difícil encontrarte, Lydia Martínez... Sobre todo porque te fuiste sin dar explicaciones. Ya, esa era la idea... Y hará unos meses que vi una noticia en el periódico sobre un caso tuyo... Vi tu foto y descubrí que estabas aquí. ¿Y cómo es que has tardado tanto en aparecer? Porque no me encontraba con fuerzas, pero hace unos días, me ofrecieron peritar un caso para esta comisaría. Me armé de valor... Me dije... ¡ya es hora de estar otra vez con mi mujer! ¡No soy tu mujer...! El que te hayas cambiado de nombre no implica que tu matrimonio sea nulo. Pues debería serlo... te has esforzado en destrozarlo. Pero nunca he dejado de quererte... Y sé que tú a mí tampoco... Pues te equivocas... ¿Y entonces por qué no me pediste el divorcio, por qué te escondiste? Yo te lo diré porque sabes que si me tienes cerca, tus defensas se derrumban... No, ahora todo es distinto... Tengo otra vida, tengo otra pareja. Ah... ¿Quién...? Antonio Ramos Álvarez... Uno de los abogados de Federico Singala, el primer marido de Leyre Lloret... ¿Ya habéis ido a su despacho? Sí... En su mesa había varias noticias recortadas... En todas ellas había subrayado 4 nombres, relacionados con Leyre... ...Estaba Alberto Sánchez, su socio... Nuño Singala, el hijo de Federico e hijastro de Leyre... Raquel, su hermana, y Santiago... Su prometido... ¿Y el nombre Leyre no estaba en la lista? Creo que es la principal sospechosa... Este era el abogado de su marido, no me creo que no lo conociera... Tenéis que interrogarlos a todos uno de ellos conocía a ese hombre y uno de ellos miente... ¿No puedes posponer tu primer día de trabajo? Me iría bien tenerte cerca... No, Martín, no puedo. En media hora tengo la primera reunión... No hay forma humana de que esté allí...¡Bueno... sí que hay una...! El sector del seguro en España ha crecido un 9%.... ...Y el ranquin de los diez primeros... ¿Cómo murió su padre...? De lo que mueren todos los que fuman tres cajetillas diarias durante cincuenta años. Y la empresa se la quedó su socio Alberto y su madre. ¡Madrastra...! Mi madre murió cuando yo era pequeño... Aquí no queda ni el apuntador, ¿eh...? ¡...Perdón...! Al chico no le gusto que Leyre se quedara con la empresa. ¿Hay mala relación entre ellos? No, no, no es mala...pero tampoco buena También hay que entenderlo, ninguno de los dos lleva su sangre... ¿Y qué pinta el muerto en todo esto? Pues no lo sé... Yo ni siquiera conocí a Federico... el anterior marido de Leyre... Y muchísimo menos a uno de sus abogados... Hacía todo lo que le pedía mi hermana... -¿Quiere decir en la cama? Me refería a consentirle todos los caprichos... ...Pero si usted quiere dejar volar la imaginación, adelante, ¿eh...? ...Mientras él no tuviera que apartarse de la empresa, hacía lo que fuera... ¿Y qué hay de los viajes...? Cuando se iban de vacaciones y todo eso... Tenía pánico a los aviones, y con esa excusa nunca se iba muy lejos... El 5,3% del producto interior bruto de España... ¿Sabe si la víctima habló con alguien durante la fiesta? No, sólo conmigo, que yo sepa... Aunque tampoco fue hablar exactamente... ¿A qué se refiere? Estaba conversando con Leyre... De repente noté unos golpecitos en la espalada y me volví. ¿Y qué fue exactamente lo que le dijo...? Nada, se me quedó mirando unos segundos, después se disculpó... Dijo que se había equivocado de persona, dio media vuelta y se fue... ¿Recuerda dónde tenía las manos cuando habló con usted? ¿Las manos? Pues una la tenía a la altura de la cadera, y otra metida en el bolsillo... ...creo... Sí, metida en el bolsillo... ¿se supone que eso es importante...? Antonio Ramos, no sólo quería hablar con una persona... quería entregarle algo... algo de parte de Federico... No tengo ni idea si Federico quería darle algo a alguien o no... Sea lo que sea... le costó la vida al mensajero... ¡Tiene que ser algo importante...! ¿Perdón, señorita Lebrel...? ¡No...! Decía yo que... lo... cuenta... ¡que tiene que ser algo importante...! Ayer por la mañana, Antonio Ramos entró a las oficinas centrales del Banco Nacional para abrir una de las cajas de seguridad. Alquilada a nombre de Federico. Alquilada a nombre falso, pero... sabemos que pertenece a Federico, por eso la viuda nunca supo de su existencia... ¿Y qué había en esa caja? Otra caja... Fuese lo que fuese lo que había en esta caja, Antonio Ramos se lo llevó a esa fiesta...Quería dárselo a alguien y el asesino se lo impidió... y se lo quedó... Lo que había en esta caja es el móvil del crimen... Martín, vamos por el buen camino. Buen trabajo... ...Y eso que... lo hemos hecho sin Laura... ¡Sí, ni nos damos cuenta de que no está...! Vale, ¿entonces yo sólo tengo que mirar? Si también tiene alguna pregunta que hacerles, no lo dude. Lo que necesite para saber quién viene a cometer fraude y quién no... ¿Gustavo Veleiro...? Encantado... Laura Lebrel, asesora de la empresa... ...Siéntese, por favor... Usted ha tenido un accidente con su camión hace poco y quiere que el seguro se haga cargo de los daños sufridos por su vehículo y por la carga... ¡Hombre, me dirá...! Las reparaciones me han costado más de 20.000 euros... La carga, echada a perder. Más de 100.000...una cifra muy alta... También lo es la cantidad que pago al seguro cada año... ...Perdón... estoy... Entiendo... podemos revisar su caso... Eh... ¿Cómo que revisar...? Perdone... Mire, ya he presentado los partes y las facturas... ...Y yo lo que necesito es que me ingresen el dinero ya mismo... Yo tengo dos críos pequeños, ¿sabe...? Por supuesto. Ya hemos revisado todo su material... Como le digo no tenemos inconveniente en hacerlo de nuevo... Nos pondremos en contacto lo antes posible. - Gracias. No ha dicho usted nada... ¿Qué se supone que tenemos que hacer? Investiguen si en la familia de este hombre hay algún policía.¿Por qué? ¿No se ha fijado cómo le temblaban las manos, o cómo se ha girado al oír el sonido del hielo, como si fuera una copa...? ¿Qué cree usted que ese hombre es alcohólico...? Creo que probablemente estuviera bebido el día del accidente y que tapara la denuncia de la policía gracias a algún familiar. ¡Ah! ¡Señorita Lebrel, este fin de semana se viene a comer a mi casa... a ver qué le saca a mi suegra! ¡Buen trabajo...! ¡Nunca...! No me lo puedo creer, Martín, trabajo lo mismo que en la policía, pero sin poner en riesgo mi vida y ganando cinco veces más. ¿De verdad te gusta ese rollo de oficina? ¿Mamá, nos das revistas viejas? Sí, ahí en el revistero... Bueno sí, es una oficina, pero me imagino que estoy en la comisaría al final tengo que descubrir también a ladrones y a mentirosos. ¡Mamá, ¿cerillas...?! Además tengo una hora para comer... ...Los fines de semana para mí... a las siete estoy en casa... ¡se me ha abierto el cielo, Martín...! Me alegro de que estés tan bien. ¿Y qué tal vosotros, habéis descubierto lo que hay en la cajita? No, y en el banco tampoco lo saben. Máxima privacidad para los clientes. Mañana voy al despacho de Federico a ver si entre sus papeles encuentro qué podía guardar en esa caja... Oye, éste es Alberto, el socio,¿no...? ¡Va vestido, exactamente igual que el novio...!Sí...¿y qué? ¡Que gracioso...! ¡Ah, está casado...! ¡Alberto, está casado lleva anillo...! Míralo...Sí, bueno, hay mucha gente que se casa. ¿Eso es importante? Él dijo que la victima lo vio de espaldas, y que cuando se giró, lo miró un par de segundos y le dijo que se había equivocado... ¿Y...?Lo que vio fue su anillo de casado... Disculpe, me he equivocado... Y se fue porque la persona que buscaba no podía llevarlo todavía. Una persona que llevaba el mismo traje y no llevaba anillo... ¿Podría ser...? ¡Santiago... el prometido...! Tío Martín, ¿te vienes al campamento? ¿Qué campamento? ¡La madre que os...! ¿Seguro que no va a volver...? ¡Qué va, la he mandado a interrogar a todo el vecindario...! 20 familias, tiene para todo el día... ¿Qué? ¡Oye, estoy en mi hora de comida...! ¡Encima de que te hago un favor...! ¿Favor? Si me has insistido tú en venir. Como Jacobo se entere que me estás ayudando, me echa definitivamente. ¡Qué cosas más bonitas! No sé cómo lo tienen en una vitrina... Se lo podrían robar... Federico le encargó a su hijo que nadie tocara nada del despacho nunca, aunque él estuviera muerto, quería que todo se quedara como él lo dejó. Cuanto más rico eres, más raro te vuelves... Laura... ah... los libros de cuentas... ...2005... ...Eh... Él murió el... 22 de agosto... Tiene que haber alguna entrada rara... No sé, alguna compra... algo que no cuadre... Compró joyas, propiedades... Ah... ¡Martín, aquí, aquí...! ¡Mira...! ”Compra de billete de avión a zeta” ¡...Como la caja de madera del banco...! ¡Zeta es un lugar...!¡Zúrich...! Sí, por ejemplo... Bueno tenemos que empezar por los países que empiezan por zeta... Zambia, Zimbabue... ¡Zúrich...! ¡Zúrich...! La zeta en la caja estaba encima del escudo de Zúrich. ¡Tú sí que eres una caja de sorpresas...! Con alguna que otra suiza me he liado... Al principio son muy frías, pero luego... cuando les vas encontrando... ¡Sí, sí, ya, te he entendido...! total que poco antes de morir, Federico viajó a Zúrich... Sí, pero su cuñada nos dijo que él odiaba volar... Pues tenía que haber algo muy importante allí para que se le olvidase ese miedo. ¡Lo que guardó en la caja seguridad! ¡Que el abogado tenía que entregar al futuro marido de su viuda...! ¡No sé de qué demonios va esta historia, pero me encanta...! ¿Qué haces tú aquí? Ah... ah...eh... Yo... yo... ha venido como consultora externa... ¡Venga ya...! Es una civil metiendo las narices en una investigación oficial, y tú lo estás permitiendo... ¿Sabes...? Ahora mismo lo único que importa es resolver el caso. Veremos si Jacobo piensa lo mismo. Os acabáis de meter en un buen lío... Me estaba arruinando la vida... Juan, mi marido, me arruinaba la vida... Lydia, entiendo que no quieras hablar de esto, prefiero no hablar del tema... Durante cinco años, me arruinó económica y sentimentalmente,¿vale...? Y lo peor es que para mí era como una droga, no me podía desenganchar... ¿En serio...? ¡Con lo fuerte que tú eres...! Con él no, no lo soy... Bueno, no lo era... Por eso tuve que salir corriendo... Pero sigues casada con él... Oficialmente, sí. Entonces, oficialmente, tú y yo, supongo que no somos nada... ¡Tendrías que verme en mi despacho! ¡Todo el día sentadita aquí tranquilamente y con mis compañeros que son normales, con conversaciones normales...! ¡Nada de homicidios, ni asesinatos...! ...Pues a ver si entre tanto compañero normal, hija, encuentras uno majo, guapo y soltero y si puede estar un poquito desesperado, pues mejor... ¿Desesperado...? ¡Mira, abuela, aquí hay dos! Pues al plato... ...Oye, chist... y os advierto que en cuanto estén... ...las diez, las voy a lavar y os las vais a comer, ¿eh...? Oye, ¿pero qué ha pasado? Pues nada, los niños... que iba hacer albóndigas y han visto la masa, me he dado la vuelta... y se han puesto a jugar a las canicas con ellas... ...Oye, y tú... tu a ver.. cuéntame, ¿qué es lo que te preocupa tanto? ¿A mí...? ¿Por qué tendría que preocuparme algo...?¡Hombre..! ¡porque es la 4 vez que me llamas para decirme lo feliz que eres! ¡...Si tú nunca eres feliz, Laura, si lo llevas en los genes...! A ver, ¿qué te pasa? Es que... Martín, que va detrás de una pista muy buena, y... yo estoy aquí... Ganando un dinero... como Dios manda, ¿eh...?Sí, pero... es que él tendría que ir a ver a la mujer de la fiesta, y hacerle unas preguntas que le ayudaría las tengo en la cabeza... ¡En la cabeza...! Pues nada, coges le llamas y se las cuentas. Ya lo estoy llamando, pero es que no me coge el teléfono, y no puedo llamar a comisaría para no levantar sospechas... Pues dices que tienes que hacer un recado te vas y la interrogas. No, ya me he escaqueado hoy dos veces, no puedo hacerlo otra vez. Vale, ¡pues entonces quédate! ¿Y si perdemos la pista? ¡Pues entonces vete!¡¿Y cómo lo hago para que no se enteren?! ¡Mira, Laura, de verdad que...! ...Espera, espera, nena... que puede que haya una manera... No sé nada de ningún viaje a Zúrich, inspectora Lebrel... ¿...Inspectora Lebrel...!? -¡Voy, voy...! Voy... Siempre pensé que la policía no bebía estando de servicio... No, pero no se preocupe, hoy no tengo que patrullar... Además, ya sabe el dicho, “que en el vino está la verdad”... Debe ser la persona más honesta que conozco, porque lleva 4 copas... ¡Qué cosas más monas tienen, ¿eh?! -Gracias... ¡Preciosas...! Pero, vamos a ver, usted de Zúrich, no sabe nada, ¿no...? No... -No... Entonces, ¿cuáles eran las relaciones con su marido...? Porque antes me estaba diciendo que es usted una manirrota y que eso a él le traía por la calle de la amargura... ¡Hombre, mujer, dicho así pues...! A ver, mi marido era maravilloso, se desvivía por mí... yo gastaba mucho... Demasiado quizá... Pero cuando murió, a mí no me dejó nada, son sus administradores los que se encargan de administrar su patrimonio... A mí me pasa una renta vitalicia... ¡Pues hizo muy bien, porque a los jóvenes, se os está dando todo hecho y no tenéis ni idea de lo que cuestan! ¡Oiga, señora...! ¡¿Era este...?! ¡Qué horror...! ¡Pero, ¿cuánto os llevabais...?! ¡30 años! La gente se pensaba que me casé con él por interés, pero el tiempo que estuve con él fue el tiempo más feliz de mi vida... ...Me adoraba... me consideraba su posesión más preciada... y a mí eso, en lugar de agobiarme, me gustaba... Disculpen... Han traído esto para usted. Gracias... Vale, que lo devuelvan, por favor... Perdón... ¿y tú por qué crees que contrató al hombre al que mataron en la fiesta...? ¿Qué... qué tenía que decirle a tu prometido...? Es que yo no sé qué hacía ese hombre allí... ...Pero... ahora que lo pienso... Un momento, por favor... Me dijo que si me volvía a casar, esta música alegraría mi boda. Más que para una boda, parece para un funeral... ¿Seguro que dijo eso, que esta caja le alegraría la boda...? ¡Sí, sí, hija, es que no entiendo lo que puse aquí! Estaba buena aquí... ¡...No, pero más o menos es eso, ¿eh...?! ¡Más o menos...! Creo que el encargo que tenía que dar el muerto al prometido de Leyre, es que se andará con cuidado con ella... ¿Y si ella mató a su primer marido...? Lydia ha comprobado las causas de la muerte de Federico. Fue una muerte natural, un enfisema pulmonar por tanto fumar... Además, si uno piensa que lo quieren matar, no se le ocurre contratar a alguien para que avise al segundo marido ¡Llama a la policía directamente...! Dijo que si Leyre cambiaba de marido, esta caja le alegraría la boda... ¡Oye, nena, que tenemos que devolver eso...! ¡Que me juego el tipo, bonita...! ¡Pero, ¿qué haces...?! Pues cambiar de marido literalmente. Son palabras raras... Son los títulos de piezas musicales. La 4... marcha nupcial...La cuatro... Esta caja no solo tiene una melodía, tiene 6... Y si ponemos esta pieza en la 4 ...y la damos a la manivela... ¡...Ay qué monada...! ¡Ah...! ...“A Leyre... Cuando leas esto, estarás a punto de casarte otra vez. Siento decirte que tienes muy poca cabeza para administrarte, pero afortunadamente, eres muy sensata para elegir compañeros. Por eso, el día que hagáis público vuestro compromiso, una persona de mi confianza le dará a tu futuro esposo mi posesión más preciada. Con ella tendréis el porvenir resuelto y nunca más os tendréis que preocupar por el futuro”... ¡Por favor, pero ese hombre era un blandito. No sólo le da la mujer a otro sino que además le pone la cama, la mesa, todo lo que quiera... ¡Anda ya, por favor...! Pues a mí me parece algo muy bonito, muy romántico... Y mortal... Hay alguien que está matando por esa posesión... sea la que sea... ¿Inspectora Lebrel?... Era Jonás Izquierdo, un anticuario y tasador de joyas. Dice que tiene información sobre el caso... Me está esperando... Nos está esperando eso de que vayas investigando al margen de la policía se ha acabado...Vale, vale, vale... ¿Tienes miedo de que si te la pones no te la podrás volver a quitar? ¿Sabes...? Mi trabajo, además de bien pagado, es muy útil... Hoy he impedido, no solo que un hombre estafe al seguro, sino también que ande por ahí conduciendo borracho, poniendo en peligro la vida de los demás... ¿Jonás...? ¿Jonás Izquierdo...? ¡Soy la ins...! ¡...Soy Laura Lebrel...! ¡Es que...! ¡Qué perra tiene la gente con citarnos a media noche en lugares poco iluminados...! ¿Qué pasa...?Si un anticuario no sale a ver todo lo que has roto es que algo pasa... ¡Llama a una ambulancia, Martín, todavía respira! No vale... La llave... Que no vale, ¿qué...? ¿Qué quiere decir...? En...caja... Y no hay nada más... Me llamó, dijo que quería hablar conmigo, porque alguien relacionado con el asesinato se lo había llevado para que lo autentificara, pero no me dijo quién era. Lo hemos analizado y están las huellas de Antonio Ramos, el muerto de la fiesta. Pero entonces, ¿este anillo era lo que la víctima le llevaba al novio...? El asesino debió cogerlo de los bolsillos antes que la policía, se lo llevó al perito para que lo tasara. ¿Estáis discutiendo los detalles del caso con un extraño...? Hola, Lydia, yo también me alegro de verte. A ver, Laura es una testigo muy importante en este caso... Sí... ¿Y bien...? Ese anillo no vale nada, confirmado lo cual hace más raro todo lo demás... Porque Federico, el anterior marido, poco antes de morir, vendió muchos activos de su empresa. ¿Qué tiene que ver...? Que necesitaba mucho dinero en efectivo para comprar una antigüedad Quiza lo fue a comprar a Zúrich... y luego guardó en la caja del banco... Pero entonces, ¿Federico compra algo de mucho valor para legárselo al hombre que se case con su mujer...? bueno, con su viuda en el futuro... Ya, pero es que a Federico lo timaron este es como los que salen en las bolsas de ganchitos... Y si no fuera por el valor en sí, sino por no sé, a quién perteneció. Y alguien, que se entera de todo esto, ¿mata al mensajero para quedarse con este “tesoro”? Y creo saber quién es ese alguien Alberto, el socio de Federico, pidió un consejo de administración extraordinario para inhabilitarle e impedir que vendiera esos activos, pero fracasó en el intento... Ya, y ahora quiere recuperar el dinero que creía perdido... ¡Tenemos que ir a hablar con él! ¡No, de eso nada...! Tú eres una civil, Laura... A Martín se le va caer el pelo si os pillan juntos, a partir de ahora, la investigación la llevo yo... Claro, que yo no puedo impedir que tú vengas para hablar de los niños, del colegio, de esas cosas... Pero le he dado todos datos a Marisa, se ha puesto con ello... Eh... eh... ¡Sí, Marisa, perdona, es que me gustaría que comprobarás si todos estos sospechosos siguen teniendo la misma dirección...! ¡Pero esto parece la guía de teléfonos de gordo que es! ¡Ya, pero es que la paciencia es una virtud de un policía! ¿Sí...? Se lo recordaré a mi tío, el comisario jefe, cuando él pierda la suya al ver cómo llevas todo esto... Por cierto, ¿qué vas a hacer con la información que te he pasado sobre Laura? Eh... Estoy estudiando muy seriamente hacer un estudio sobre todo ello... ¡Claro que sí...! Por eso me das ahora todo este papeleo... No vas a poder apartarme tan fácilmente... ¿Otra vez aquí...? Tú y yo no tenemos nada de qué hablar... No, no quiero que hables, quiero firmes unos papeles... La última vez que me hiciste firmar unos papeles, me arruinaste. Mira, quiero comer con la antigua Lydia para que me firme los papeles del divorcio y esta transferencia... a tu nombre... para devolvértelo todo... Vale, tengo una hora... ¡No sé nada de ningún anillo ni de ningún tesoro! ¡Pero, ¿no se dan cuenta de que esta historia es una locura...?! Usted si que debió de volverse loco cuando su socio quiso vender unas acciones para tener efectivo y compra ese anillo... Como para convocar una junta extraordinaria para destituirle... Junta que no prosperó para su desgracia... Y quizá ahora haya querido recuperar lo que considera suyo... ¿Y cómo lo hice...? ¿Cómo pude matar a alguien poniendo veneno en una copa al azar...? Pudo coger otra copa de la bandeja y aprovechar para echar el veneno en una de las que quedaban, ¿no...? Yo no he matado a nadie... Escuchen... pero el queestuvo a punto de volverse loco antes de morir fue Federico... necesitaba una gran cantidad para comprar algo, pero yo no sabía que era un anillo... Si les interesa tanto pueden ojear esos libros que hay sobre la mesa... ...Quizás ahí encuentren algo Federico no hacía más que mirarlos... Este es de Nicolás II y su familia, los últimos zares de Rusia... ...Oye, ¿tú sabes algo de Anastasia...? Me pusieron la epidural en el parto... ...A...nas...ta...sia... Es la hija pequeña de los zares de Rusia, que sobrevivió a la matanza bolchevique después de la revolución... ¡Ah...! Sí, sí... Fíjate en la foto. ¡Ay, muy mona...! ¿Y...? Fíjate en la mano izquierda... ¡El anillo...! ¡Este anillo perteneció a los zares de Rusia...! ¡Huy, huy, huy...! ¡Que quietecitos estáis...! No me gusta nada eso, ¿eh? Estamos viendo por dónde ha viajado Gustavo con su camión... Ha llevado dinamita, en camiones como neveras para que no explotara... ¿qué está haciendo usted en mi casa? ¡Pues qué va hacer, nena, ¡Los de tu empresa le han denegado la indemnización este pobre hombre...! ¡A ver si puedes hacer tú algo...! ¡que es que no tienen conciencia...! Mamá, tú todavía no te has enterado de qué va mi trabajo exactamente, ¿verdad...? Anda, llévate a los niños mientras hablo yo con él. Vamos, ¡Que hay que hacer deberes...! ¡Venga, venga...! ¡No, no... jo, jo... no...! Perdone, llevo dos semanas con un trancazo enorme. ¿...Le ha molestado que haya venido, verdad...? Pues sí, me he asustado un poco, la verdad... Oiga, yo no puedo hacer nada por ayudarle... Es verdad que tengo un primo policía que tapo la prueba del alcoholímetro... Yo no bebo, tiene que creerme... Pero entonces, ¿cómo estaba ese alcohol en la sangre...? No lo sé, pero le juro que digo la verdad... Mire, llevo toda la vida pagando el seguro, y nunca les he pedido nada... Pero si no me ayudan ahora, perderé todo lo que tengo... tengo familia, ¿qué va a ser de ellos, dígame...? ¿Por qué se alteró tanto cuando oyó los hielos...? Estaba muy nervioso, estaba como... como temblando... ¡Como no iba temblar, me estaba jugando la vida en esa entrevista...! Y... lo de los hielos los tiro tan fuerte que es que me dio un susto! Lo siento yo no puedo hacer nada contra las pruebas... Ya... Cuando la vi el otro día en la oficina pensé sería distinta, Perdóneme, no volveré a molestarla... Estoy revisando la agenda de Federico, el joyero... Tiene un montón de contactos de expertos en la historia de la familia imperial rusa. Este hombre iba a todas las subastas sobre el tema, pero aquí no consta que comprara nada... Perdonad el retraso, he tenido que hacer mucho papeleo... Vaya, es la primera vez que pides perdón... Cuevas, vigílala, yo creo que se siente culpable por algo... Es la primera vez que llego tarde. ¡Un americano se gasta 90 millones de dólares en 1 tiara de la zarina! Bueno ese anillo 90 millones no creo que valga pero un par, puede que sí. Si es que perteneció a Anastasia, claro. Entonces, ¿por qué el perito dijo que no valía nada...? Y además, dijo algo de “no encaja” No encaja, ¿dónde...? No lo sé pero estaría bien contactar con un experto en la historia rusa, igual nos puede decir algo... ¡No... no hay que contactar con nadie...! De hecho, la mayor experta en la historia de la familia imperial rusa es una mujer... y ya la conocemos... es una de nuestras sospechosas... La catedral de San Basilio fue ordenada construir por el zar Iván para conmemorar la conquista del Kanato de Kazán... Sí, sí, sí, ahora mismo vuelvo... Estoy siguiendo a uno de nuestros asegurados, sí... luego le llamo... Chist... Laura, ¿sabe tu jefe que eres tú la que está timando a la empresa? Porque van a tener que contratar a alguien como tú para vigilarte. Te estás jugando mucho... Como te pillen te quedas sin empleo. Vale... vale... Pues eso... Parece que hoy el silencio está siendo difícil y que hay gente que tiene cosas más interesantes que contarnos... y que nos lo va a compartir ahora con nosotros... ¿Qué hacen ustedes en mi clase? Tenemos que hacerle una pregunta... Bueno, en realidad, dos... una es, ¿por qué los rusos ponían esos cucuruchos tan raros en los tejados? Si mató usted a Antonio Ramos para quedarse con un anillo del que solo usted conocía la existencia... ¿Cómo se atreven a entrar así a mi clase? Cuando estudiaba era mucho peor, he llegado a ir a clase de resaca, de estar jugado al quinito todo el día anterior... ¡Y a mí qué me importa el quinito! ¡Me ha acusado usted de asesinato, delante de todos mis alumnos! ¿De verdad usted no sabe nada de este anillo...? ¡...Ah, ¿no...?! Espero que no mienta a sus alumnos tanto como a nosotros. Hemos averiguado que Federico buscaba un anillo que perteneció a Anastasia, la hija de los zares... Hemos hablado con los coleccionistas de la agenda de Federico. Ninguno se lo vendió y que estaba interesada en ese anillo como él... No hablé antes de esa joya porque no se me ocurrió que tuviera relación y no creo que tenga ningún valor... Ya... Y eso lo sabe porque se lo dijo Jonás Izquierdo, el perito asesinado... Usted le llevó esta joya para que la tasara, y al relacionarla con el crimen de la fiesta... lo mató... ¡Yo no lo maté...! Me siento responsable de lo que ha pasado... Le hablaba a Federico de todo lo que sobrevivió a la revolución, y a él le encantaban esas historias, y acabó obsesionándose con ellas... Todos los coleccionistas y marchantes con los que hemos hablado nos han dicho que usted les adquirió muchas piezas muy valiosas... ¡Y estamos hablando de precios de infarto, ¿eh?! Y claro, pensábamos... ¡Pero, ¿y esta chica cómo se las apañará para llegar a fin de mes con un sueldo de profesora, comprando objetos tan valiosos...? Hasta que se nos ocurrió mirar en las cuentas de la universidad... Usted es la presidenta de la junta administrativa... Y hemos empezado a ver que usted ha estafado a la universidad aumentando su colección privada de arte... ¿Cómo puede usted decirme eso sin pruebas...? Sí, tenemos pruebas Lydia, una compañera, ha empezado a ver cosas que huelen muy mal en los libros de contabilidad... Si usted ha podido robar, ¿Sería también capaz de matar por ellos...? No, yo soy inocente... pero sé de alguien capaz de matar por cualquier cosa relacionada con Federico... ¡No se le ocurra tocar eso...! ¡Ah, disculpe...! ¿No ve que es muy valioso...? Es un joyero que tiene más de cien años... Sí, sí, sí...Es todo precioso,¿eh...? Mi padre estaba fascinado con estos joyeros. Muchos de ellos son casi imposibles de abrir si no se sabe cómo... Él estudiaba sus mecanismos, incluso llegó a construir alguno. Sí, sí... Hemos visto una de sus cajas con un mensaje dentro. Yo soy más de poner notitas en la nevera... je... Me pidió que conservara todo esto tal y como él lo dejó. Y regulo la temperatura, para que en verano la habitación no pase de 30, tal y como él me dijo... ¿Y no es muy pesado estar todo el día pendiente de esas cajitas...? A él no le gustaba que nadie extraño tocara sus posesiones, solo estoy cumpliendo sus deseos es lo mínimo que puedo hacer por él... ¿Por eso discutiste con el novio de tu madrastra el día del compromiso? ¿Ella era también una de esas posesiones que nadie podía tocar...? Santiago es un extraño y no me gusta tenerlo cerca... pero no tengo nada contra Leyre, salvo en sus gastos, claro... Pero eso mi padre lo previó y ella no puede tocar su dinero. Ya... Él debía quererla mucho, ¿verdad? Demasiado... Él era muy celoso, ella no lo debió pasar bien... ¿Y cómo una persona tan celosa le deja un tesoro al hombre que se va casar con su mujer cuando él muera...? Con la enfermedad cambió, se volvió más humano... A ella, le pidió perdón por todo lo mal que se lo había hecho pasar, dijo que le compensaría por todo... Y por primera vez aceptó alguna de mis propuestas para la firma... Es triste, pero esa enfermedad es lo mejor que le pudo pasar... Sí, tú diseñas joyas para la empresa ¿verdad...?Así es... ¿Te suena este anillo...? Mira... ...Él lo compró, debió pertenecer a la familia de los zares... No, pero me suena a otro de sus acertijos... A él le encantaban estas cosas... ¿Por qué dices eso...? Él viajó a Zúrich, poco antes de morir, y lo compró después de reunir una gran cantidad de dinero... No... tengo mi agenda de aquellos días... Yo le acompañé a Zúrich, y no sé nada de eso... Quédensela, puede que encuentren algo que a mí se me haya pasado por alto. Nuño, ¿sabía tu padre que estabas enamorado de su mujer...? ¿Cómo...? Mira, mi madre... Una una agente estaba hablando con ella cuando recibió una joya, y me lo describió todo con pelos y señales... Cómo se molestó al ver la joya, cómo hizo que la devolvieran, e incluso me hizo un dibujo... Ese... ...Es igual que éste... Era un regalo por su boda... Es bonito que le hayas regalado un corazón hecho a su medida, pero creo que la que te rompió el corazón fue ella, y no precisamente el diseñado por ti, sino el otro, el de verdad... Y que tal vez serías capaz de cualquier cosa... Por ejemplo, matar a la persona que les iba a dar los medios para ser felices y comer perdices el resto de sus vidas, ¿no...? Hola, nena, ¿qué tal...? ¿Quién le iba a decir a Federico que la buena acción que creía estar haciendo iba a traer 2 muertos...? Hija mía, de verdad, este diseño no tiene nada del otro mundo, ¿verdad? Es una estrellita más bien vulgar... Bueno, si tiene, que la princesa ésa... La zarina... la zarina ésa, se debía enganchar cada vez que metiera mano en el bolso. ¿Las zarinas llevan bolso? ¡Anda ésta, pues claro...! El perito dijo que no tenía ningún valor, pero que encajaba... aunque no sabemos dónde... Mira, nena, ese hombre estaba agonizando, no tienes que tomarte al pie de la letra todo lo que dijera... Ah... Este caso es imposible... ¿Cómo pudo el asesino saber qué copa iba a coger la víctima...? El camarero abrió la botella, llenó las copas y las repartió. ¿Y si el chico ése está compinchado con el asesino...? No, mamá... Ese chico es inocente... Tenías que haberlo visto... Desde que llegó la víctima a la fiesta, hasta que lo mataron pasó muy poco tiempo, aparte de la copa de champán, ni bebió ni comió. Pues el camarero ése entonces lo tiene claro, ¿eh? Mira, tú puedes desearle lo mejor... pero no puedes hacer nada por él... Es que no sé cómo voy a demostrar que... Cuida de los mastuerzos, ¿eh?, y no me esperes levantada... ¡¿Qué hace usted aquí...?! ¡Sé que no es inspectora...! ¡Voy a denunciarla por robo...! El portero me dejó entrar pero llame a la policía, les interesará... Sé quién cometió el crimen y cómo ocurrió todo... Hace 4 noches, Leyre y Santiago celebraban su fiesta de compromiso, y un desconocido vino a realizar una entrega que resultó mortal... Esa persona tenía que entregar, de parte del primer marido de la novia, Federico, algo a Santiago, su prometido, pero el asesino se lo impidió... ...El móvil podía ser quedarse con un objeto tan valioso como para resolver la vida de un par de recién casados que... quizás no se quisieran tanto y que no estaban dispuestos a compartir un tesoro el uno con el otro... ...O quizás recuperar el producto del importe de la venta de unas acciones... ...O completar una colección de objetos de arte... O impedir que alguien pudiera rehacer su vida con otro hombre... ¿Por qué tenemos que aguantar esto de alguien que no es policía...? Está aquí como asesora y puede decir lo que quiera porque la dejo yo. El motivo podía ser claro pero el cómo se realizó el crimen fue algo... muy elaborado y difícil de resolver... La víctima llegó a la fiesta y no habló prácticamente con nadie... ...Cogió una copa de champán de una bandeja que le tendió el camarero... y al beberla, murió... ...Pero es imposible que, siendo el objetivo del asesino, el veneno estuviera en una copaque la víctima iba a coger al azar de entre otras muchas... Pero está claro que había veneno en... en la copa, lo encontraron al lado del cadáver. Sí... Y todo el mundo ha dicho que nada más llegar cogió esa copa... Que no comió ni bebió nada más... Sí... y el pensar eso fue nuestra equivocación desde el principio, porque el que no comiera o bebiera nada no quiere decir que no se llevara otra cosa a la boca... Algunos de ustedes hicieron lo mismo cuando llegaron a la fiesta... Al pasar la lengua... por el sobre de la felicitación, Antonio firmó su sentencia de muerte porque allí estaba la estricnina... ...Después el asesino sólo tuvo que echar un poco de champán de la copa que tenía en la mano, que sí tenía veneno... ...sobre la copa que la víctima había dejado caer al suelo... ...que no lo tenía... Ningún análisis iba a detectar la maniobra, y nosotros estaríamos confundidos desde el principio... Pero entonces el asesino era quien recibía a los invitados, es decir, quien daba las invitaciones... ...Leyre... Descubriste lo que planeaba hacer Federico... Lo del legado fabuloso a tu novio... Esperaste la llegada del mensajero y lo mataste antes de dárselo... ¿Tú... tú mataste a ese hombre, Leyre...? ¡No, no, eso no es verdad...! ¡Es que esto es imposible...! ¡Lo que es, es una tontería, más gente tocó esas invitaciones...! En el sobre sólo había tus huellas y las de la víctima hemos analizado el adhesivo... había estricnina... Cuando te agachaste a socorrerle... ¡Un médico... que alguien llame a un médico...! ...le cogiste la caja con el anillo... ...Tú ya te habías fijado en qué mano la llevaba... Disculpe, me he equivocado... ...cuando hizo ademán de saludar a Alberto... No era lo que te esperabas... ¿...Ese anillo podría valer una fortuna...? ...Lo llevaste a un perito para que lo analizara y, efectivamente... ...te confirmó que no tenía ningún valor... El perito se enteró del crimen por los periódicos, te relacionó con él y llamó a Laura... ¿Inspectora Lebrel...? No sé si se acuerda de mí, soy Jonás perito... Tú lo descubriste... y decidiste que no hablara más de la cuenta... ¿Jonás Izquierdo? Soy Laura Lebrel... Aunque algo sí que le dio tiempo de decirnos... No vale... La llave... Que no vale, ¿qué? En...caja...¿Qué quería decir...? ¿Que encajaba... dónde...? La respuesta era obvia, Jonás lo dijo muy claro, pero nosotros lo malinterpretamos... “En caja”... son 2 palabras, y no una... ¿Y cuál era la mayor obsesión de Federico? Los joyeros y las cajas las que pidió a su hijo que cuidara con tanto esmero... Si nos acompañan a su despacho, les mostraré el objeto que iba a dar porque siempre ha estado allí... El anillo no era el tesoro que todos creíamos, si no la llave que abre el verdadero legado... Nuño, cógela tú... Ésta es la caja por la que tu padre pagó tanto dinero en Zúrich... Y es esta caja la que se abre únicamente con este anillo... ¿Y esa caja de madera es el legado tan valioso...? ¡No parece nada del otro mundo...! Pertenecía a Anastasia... Dentro puede haber joyas... o su diario... Sea lo que sea, vale muchísimo más dinero que la caja en sí. ¿Y tú Nuño no te has atrevido nunca a abrirla...? Es una caja de secretos... y si no se abre con la llave adecuada, automáticamente se rompe una cápsula que destruye lo que hay dentro Vinagre si son documentos... incluso ácido si son otras cosas... Creo que ha llegado el momento de desvelar el misterio... ...Santiago...Yo no sé si quiero saber lo que hay dentro... ...Lo nuestro, ¿qué...? ¡Era todo mentira, ¿no...?! ¡...Has matado a dos personas para conseguir esa caja...! Creo que hay un detalle que no ha tenido en cuenta, inspectora... ¡Éste...! ¡Las pistolas abajo, ya...! ...Bajen las armas... bajen las armas... ...Eso es... Raquel, cógelas... ...Mételas en el bolso... Nuño, la caja... El anillo... Eso es... No te reconozco, Leyre... Jamás me hubiera casado contigo si no llega a ser por esto... Y ahora, nos vamos... Mucho cuidadito, señores... Atrás... atrás... ...Hasta siempre... Está atrancada... ¿Estás bien? Sí... ¡Lydia, necesitamos refuerzos...! ¡Sí... la sospechosa se ha escapado...! ¡Laura! ¿Se sabe algo ya? No... Tenía un coche preparado para la huida, y no hemos podido dar con la matrícula... Pero no te preocupes, daremos con ella, tarde o temprano... ...Siento que te haya pasado esto otra vez...No... ...Eso lo compensa todo... Me han contado lo que ha hecho... Yo... quería darle las gracias... No tienes qué dármelas... hice lo que tenía que hacer... Debería dedicarse a esto, seria una gran inspectora... En este momento... va a ser imposible... Bueno, eso... no es del todo cierto... Verás, es que hay algo que no... no te he contado... ¿Cómo que firmaste una baja temporal? Porque sabía que tarde o temprano recapacitarías... ...Te conozco mejor que nadie... Además, sabes perfectamente que ese traje no te pega nada... Todo este tiempo me has hecho creer que habías firmado la baja definitiva...eso está muy mal. ¡...Hasta debe ser ilegal...! Mira, lo que es un crimen es que estés un solo segundo más fuera de esta comisaría, lejos de nosotros...¿Eh...? No, no voy a seguir trabajando en la aseguradora, pero no se preocupe, con mi último informe conseguirá la indemnización. ¿Cómo lo ha hecho? ¿Está tomando jarabe?Pues...sí...sí... Es que pensé en algo que me dijo... Que tenía un trancazo enorme y que también lo tenía el año pasado, Muchos de los jarabes que se toman para el catarro tienen alcohol y afectan al alcoholímetro... mi madre se los toma a litros... Así que puede irse tranquilo... Ah... ¡Gracias...gracias, señorita...! Lebrel... inspectora Laura Lebrel... Gracias, inspectora... ¿Martín... de quién es esta foto...? Éste es Federico Singala, cuando era niño, ¿por qué...? ¡No puede ser...! ¿tienes por ahí la foto de Anastasia, la que encontramos entre los libros de Federico....? Pero, ¿qué pasa...? Sí. Es que... de repente... no tiene sentido... ¿...Es posible que este anillo se lo pusieran después que en la foto... que lo añadieran por ordenador...? Sí, eso se puede hacer, es fácil... Espera......Déjame que mire en el libro del perito... ...Es la misma foto de Anastasia... pero sin el anillo... Mirad la foto... Mirad lo que hay entre los juguetes... Pero... no lo entiendo... ¿La tenía desde pequeño...? A él no le gustaba que nadie extraño tocara sus posesiones... Me adoraba... me consideraba su posesión más preciada... Me pidió que conservara todo esto tal y como él lo dejó y regulo la temperatura, para que en verano la habitación no pase de 30. ¡Ha llevado pólvora y dinamita, en camiones como neveras para que no explotara...! Mi padre estaba fascinado con estos joyeros. Muchos de ellos son casi imposibles de abrir si no se sabe cómo... “y nunca más os tendréis que preocupar por el futuro”... ¡Gustavo! Gustavo acaba de confirmarme por qué esa caja había que conservarla a menos de 30... ¡...Nada es como pensábamos...! Las dos muertes de este caso lo único que han hecho es ocultar el verdadero crimen de la historia... ¿De qué estás hablando...? Nunca hubo caja, ni ningún anillo que de la familia imperial rusa... ...Todo era un montaje, por Federico para que todos creyeran que el legado era un tesoro fabuloso. El viaje a Zúrich, las acciones vendidas eran una cortina de humo... Federico estaba obsesionado con su mujer... ...Y no quería que volviera a casarse. Por eso encargó que le dieran a su siguiente marido un regalo muy especial... algo muy delicado, que tenía que estar por debajo de los 30... ... una pequeña carga de dinamita... Spasivo... ...que se accionará al abrir la caja... No quería solucionarle la vida quería quitársela... ...Es la primera vez que desde su tumba, planea un crimen perfecto. ...Al fin y al cabo, él siempre lo dijo... ...no le gustaba que nadie tocara sus cosas... Explosión Fani, te quiero. No la he visto a usted en mi vida, mi nombre el Félix. voy a buscar a mi mujer. Fani, Fani. He venido a denunciar un robo... Su mujer, Virginia, ha robado una vida, mi vida. ¿De que le operaron, donde entro con una mujer y salió con otra? De la cabeza. ¿Se puede saber, por que todos los casos raros van a parar a ti? ¿Que estas diciendo?He pedido el traslado y me lo han concedido. Que tal, Félix De Uña, o resulta que ahora ya no lo soy. En esta vida de la que no se nada, trabajo en bolsa. Has utilizado información confidencial. Yo conozco a Félix de Uña y no es este tipo. ¿En que trabajas exactamente? Soy pirata informático. Si van a resolver este asunto, tendrán que hacerlo a mi manera.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • C.22 - Misterio invitado inesperado

Los misterios de Laura - Capítulo 22 - El misterio del invitado inesperado

28 ene 2014

Leyre Lloret, la viuda de uno de los más importantes y reconocidos joyeros de este país, decide volver a casarse. Durante la fiesta de compromiso, un invitado al que nadie conoce aparece asesinado. Nadie sabe su identidad, ni a qué había ido a la fiesta¿ salvo que uno de los asistentes tiene que ser su asesino...

Laura, ya fuera de la policía, descubre una nueva forma de utilizar su olfato que puede reportarle la seguridad económica que tanto necesita, aunque eso signifique renunciar a su vocación.

ver más sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 22 - El misterio del invitado inesperado" ver menos sobre "Los misterios de Laura - Capítulo 22 - El misterio del invitado inesperado"

Los últimos 127 programas de Los misterios de Laura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos