Los conciertos de Radio 3 en La 2 La 2

Los conciertos de Radio 3 en La 2

De lunes a jueves de madrugada

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4015338
No recomendado para menores de 12 años Los conciertos de Radio 3 - Viva Belgrado - ver ahora
Transcripción completa

Hola, somos Viva Belgrado.

Venimos de Córdoba,

estamos aquí en Los Conciertos de Radio 3

Venimos a presentar nuestro último trabajo: "Ulises"

Flor de carne que naces en mí.

Nutre mis mares, anega mis puertos

“Yo no elegí vestir la herida”

En el pálpito de mis sentidos

Puedo sentir tu dulce sombra y el barro corriendo por mis venas.

Y ahora, tu recuerdo es un joven continente a la deriva,

la marea báltica una negra latitud que apresa mi dolor transcontinental.

El cansancio de quien no pertenece a ningún sitio.

Y no hay gloria, es solo ceniza,

mi voz quemada encontrando justicia en tus ojos.

Venciendo el salitre de los muertos.

Sé que mi cuerpo encendido aprende lentamente

Pero ahora, no puedo dejar de sangrar.

Cuando el cielo nos arranque las manos

ya no estaré en armonía con mis entrañas

Es un impulso al vacío, la lucha por la lucha, una ceremonia animal

Guardo mi sangre guerrera desvistiendo la herida en tus ojos.

El dolor me sienta bien y el dolor me sienta bien.

De algún modo me levantaré

Y bajo mi piel la marea: la sed implacable naciendo por fin

Y bajo mi piel la marea

Este es mi legado: un regalo de carne y flor

Me derramo a corte limpio contra la noche

Siento la rabia desgastarse y la marea drenando rojo al cielo

Me arranco el pulso: el frío perenne cubre mis dedos

Apenas ya me queda corazón, cansado de rehacerme a golpes

Y es el precio a pagar

Y es el precio a pagar por estas canciones

Y es el precio a pagar

Y es el precio a pagar por estas canciones

Yo solía ser libre en las coordenadas de tu piel

Te miraré a los ojos: volveremos a nacer

Te miraré a los ojos: volveré a levantarme ileso

Todo es carne y flor Solo carne y flor.

Veo nacer madreselva que estalla en los labios

La savia dulce y gris es como el licor de su cintura

Trépame, asómate a mí, anidaremos en tus ramas

Madreselva, haz de mi herida un invierno floral

Desde mis pulmones hasta algún lugar de mis entrañas

masticaré mi dolor

Y si vence el puñal y se hunde en la carne

esbelta es la herida

desde mis pulmones.

Por la mañana, temprano, pienso en ti

Cuando las sábanas están aún calientes

Siento la gravedad empujarme

El peso de los días La inercia atrapándome

Y lo intento escribir Lo intento anotar

Pero se me escapan las palabras Para decir algo bonito

Como que las dudas nos duran tanto como tu vestido

Nos duran tanto como tu vestido

Siento la gravedad empujarme El peso de los días

La inercia arrastrándome

Y sí, el humo acaricia mis sentidos

Pero por dentro estoy dolido

Es algo temporal la necesidad

De contraerse, expandirse Encontrarse y rendirse

Cuestionarlo todo, cuestionarlo todo

Si la vida es el sentido en sí

O hasta qué punto me son fieles las palabras

Hasta qué punto me son fieles las palabras

Y recuerdo el rascacielos

Las vistas increíbles

Tu bicicleta naranja

El centro comercial

Los bares chinos Las prostitutas en Nakano

Aquel bar, el vino importado, el champán

Y Tokio se queda pequeño una vez más

La noche se queda pequeña una vez más.

La noche se queda pequeña una vez más.

“He vuelto a sentir la agujas en los dedos

de tanto, de tanto esperar a que algo cambie,

a que algo cambie de una vez

de una vez

Necesito escribir para salvarme

De las partes de mí que intento esconder

Y cruzar a pulmón mis carencias

¿Cómo ser el agua y la sed, el veneno y el antídoto?

Con la cabeza bajo el grifo

Y la sensación de haberlo tenido todo

Perder el equilibrio, desear la infelicidad

Cruzar el humo una vez más

Con la mirada limpia de quien ve algo por primera vez

Voy a romperte el corazón Quiero romperte el corazón

¿Desde cuando la felicidad se convirtió

en un proyecto a largo plazo?

Discúlpame por sonar tan amargo Odio estar así

Esta mañana he vuelto a despertar solo

Al menos he sobrevivido

Y no he encontrado medidas No, aún no tengo medidas

Para vencer el Annapurna

De despertar cada día De tomar aire

Alzo la persiana Duele la luz

Y veo la ceniza en el suelo El sol tras el cristal

Es solo el miedo a estar solo No encontrar paz y

Dejar de utilizar a otras personas

Para curarme Para olvidarte

Dejémoslo en un adiós poético

En otra huida truncada Pero esta vez será para siempre

Pero esta vez será para siempre

Al menos sé que escribiremos una buena historia

La de quien vive permanentemente en la derrota

Es kashmir, terciopelo

Sentir el frío en la nuca o perder la memoria

Encontrar cobijo bajo la lluvia de uno mismo

Y cada vez me cuesta más fingir

Quiero decir que la vida merece la pena

Pero lo cierto es que no estoy de humor

Que todo se me queda siempre solo en las palabras

Que vuelvo casa mezclando

Las ganas de verte con las de olvidarte

Y ya no sé en qué momento dejó de importarme

Llegar a casa solo Desear un cuerpo, unas manos

Algo de afecto

Ponerle fecha de caducidad a la infelicidad o a mis miedos

Y sé que mis mentiras son más bien deseos

Que sigo viendo la escena distante Que cada vez me cuesta más fingir.

Quiero sentir el tiempo pasando sobre mi

La condición natural de cada instante

Quiero arder, prender la noche, bañar mi cuerpo en llamas

Hacer de mi carne un festival de fuego

Y prender mis áridos pulmones

Los que tu solías regar con sangre hasta hacerlos florecer

Con falso optimismo me lleno las manos

Tal vez es hora de afrontar que siempre esperé demasiado

Que me sigo buscando en los demás

Pero lo cierto es que no me encuentro si no es en tus ojos

Que no me reconozco si no es sobre ti

Encuentro en mis pulmones la última frontera

Tomo aliento y por un instante El cielo está más cerca

Y ahora recuerdo cuando era niño La sal, el agua, el verano

A veces me refugio en el recuerdo, me resguardo en él

Sobre todo ahora que aún puedo verte a días de aquí

Víctima de un mal que creí pasajero:

La ciudad, las agujas, los impulsos, el veneno

Llegó todo a la vez

Pero sabed que la guerra solo duele cuando es bella

Y que en mi suerte de infelicidad, en mi extraño dolor

Seguiré bailando esta triste danza sin otra meta que el propio exilio

Que la dulce violencia de buscar eterna tu figura imposible

Si pudieran salvarme tus manos

Flor de carne que naces en mí Nutre mis mares, anega mis puertos

“Yo no elegí vestir la herida”

En el pálpito de mis sentidos

Puedo sentir tu dulce sombra:

El barro corriendo por mis venas.

A las luces palpitando en la noche

A tus piernas pálidas y esbeltas

A la nieve penitente y a la fruta fresca

A mi veneno favorito

A la intuición Al dolor vertical

Y a todo lo que nunca volverá

A tus pupilas dilatadas

A tu aliento en mi cuello A la piel escarchada

Y a todo lo que no volverá A las buenas vistas

A los reencuentros

Y a la vida, que es movimiento.

  • Viva Belgrado

Los conciertos de Radio 3 - Viva Belgrado

10 may 2017

Desde su primer concierto en Córdoba a finales de 2011, Viva Belgrado han ofrecido más de 200 conciertos por todo el mundo. Su primer álbum es “Flores, Carne” y gran parte de su mérito de se debe a la autogestión y la labor propia, hasta que forman parte del roster de un sello barcelonés, que edita su segundo álbum en agosto de 2016.

ver más sobre "Los conciertos de Radio 3 - Viva Belgrado " ver menos sobre "Los conciertos de Radio 3 - Viva Belgrado "
Programas completos (1446)

Los últimos 1.480 programas de Los conciertos de Radio 3 en La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios