Los conciertos de Radio 3 en La 2 La 2

Los conciertos de Radio 3 en La 2

De lunes a jueves de madrugada

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3971018
No recomendado para menores de 12 años Los conciertos de Radio 3 - Veintiuno - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE Accesibilidad.

El trato es este:

Nosotros os robamos un poco de vuestro tiempo,

y a cambio, nos abrimos el pecho y os enseñamos nuestras esperanzas,

miedos, ilusiones y alegrías.

Creo que es un precio muy pequeño por vivir algo real hoy en día.

Si queréis quedaros, bienvenidos. Somos "Veintiuno".

(Todos):¡Hey!

Interior noche, habitación.

¿Alguien ha visto la explosión?

Ha sido fuera en la ciudad.

Perdiendo tiempo en el colchón.

Disimulando la tensión.

El pecho a punto de estallar.

¿Alguien ha visto la explosión?

¿Ha visto alguien la explosión?

¿Alguien ha visto la explosión?

¿Alguien ha visto la explosión?

¿Ha visto alguien la explosión?

¿Alguien ha visto la explosión?

¿Alguien ha visto la explosión?

¿Ha visto alguien la explosión?

¿Alguien ha visto la explosión?

Creo que hemos sido tú y yo.

Aplausos

Hay una cosa que quisiera destacar:

Algunos venden humo y otros somos llama.

Y es que soñar asusta y es irracional,

pero es mejor si lo comparas.

Hay cosas que preferiría no cantar,

pero me siento menos triste si las cuento.

Sus ritos y disfraces les aburrirán.

Y envidiarán los nuestros.

Ya sé que todas mis personas favoritas

tienen taras incurables.

Y no tenemos ni dinero, ni poder. Y así soy más libre que nadie.

Pero aliméntame, que vengo de un lugar frío.

¿No ves que hay demasiado ruido alrededor?

No pueden verme contigo...

Este apetito al final nos consumirá,

si no tenemos gran cuidado se contagia.

Me inspira como un cazador a un animal,

soy un imán para las balas.

Tú preferiste arrepentirte a despertar,

y la atención debe siempre pagarse cara,

vamos a estar muy poco tiempo por aquí,

no nos prohibamos nada.

Porque en verdad hay un color en tu cerebro,

que jamás había visto.

Algo tan libre que prefiero no tocar,

hacer lo mío.

Pero aliméntame, que vengo de un lugar frío.

¿No ves que hay demasiado ruido alrededor?

No pueden verme contigo.

Siempre dijiste andar sobrada de valor,

incluso cuando temblabas.

Hay mucho más de lo que puedes desear

cuando no temes a nada.

Y sáciame el apetito, sáciame el apetito.

Sáciame el apetito.

Sáciame el apetito. Sáciame el apetito.

Sáciame el apetito.

Sáciame el apetito. Sáciame el apetito.

Sáciame el apetito.

Sáciame el apetito.

Que vengo de un lugar muerto, que vengo de un lugar frío.

Pero aliméntame, que vengo de un lugar frío.

¿No ves que hay demasiado ruido alrededor?

No pueden verme contigo.

Aplausos

Gracias.

Esto es "Apagón".

Brillas tanto que si pestañeo, me envenena.

Hay algunos trucos que, tal vez, nunca comprenda.

Nunca dice cuándo, nunca dices cuánto queda.

No habrá represalias, haz conmigo lo que quieras.

Y el apagón será la huella que dejemos.

Traeremos ruido y caos, como lobos entre corderos.

Muérdeme.

Muérdeme, pequeño Dios.

Malos tiempos para los pacientes y los buenos.

Sois el combustible preferido de los necios.

Tantas horas muertas, debería estar durmiendo.

Ojalá pudiera desconectarme el cerebro.

El apagón será la huella que dejemos.

Traeremos ruido y caos, como lobos entre corderos.

Muérdeme.

Muérdeme, pequeño Dios.

Se está empezando a rajar este disfraz de persona.

De tanto disimular, casi perdí la memoria.

He comenzado a mutar, pero no me tengas miedo.

Ya no hay ni Ley, ni moral, a las que deba respeto.

Y el apagón será la huella que dejemos.

Traeremos ruido y caos, como lobos entre corderos.

He comenzado a mutar, pero no me tengas miedo.

Ya no hay ni Ley, ni moral, a las que deba respeto.

Aplausos

Me gustaría, leona, que fueras mía.

Hacerlo como felinos, por las esquinas.

Lo tengo bajo el pecho, bombea sangre, me enerva,

me sube el pulso.

Su escápula es mi credo,

su espalda es algo que siempre me deja mudo.

Se enreda en mi cerebro,

choca con todo, destroza mi perspectiva.

Me sabe como el viento, me descoloca,

me cura, me da la vida.

Me gustaría, leona, que fueras mía.

Hacer lo que hace el incendio con las colinas.

Hacer lo que hace el estío con las orquídeas.

Hacerlo como leones por las esquinas.

Hoy le dije a mi amo "nunca volverás a verme,

devuélveme mis horas muertas".

Y sé que a veces no puedes ganar,

pero perder sabe mejor si al menos dejas huella.

Algunas veces no creo que quisiera,

y en caso de querer, dudo mucho que pudiera.

Pero he viajado lejos, y juro que esto es cierto:

No he visto nunca nada que se le parezca.

Me gustaría, leona, que fueras mía.

Hacer lo que hace el incendio con las colinas.

Hacer lo que hace el estío con las orquídeas.

Hacerlo como leones por las esquinas.

Me gustaría, leona, que fueras mía.

Hacer lo que hace el incendio con las colinas.

Hacer lo que hace el estío con las orquídeas.

Hacerlo como felinos por las esquinas.

Por las esquinas.

Por las esquinas.

Por las esquinas.

Me gustaría, leona, que fueras mía.

Hacer lo que hace el incendio con las colinas.

Hacer lo que hace el estío con las orquídeas.

Hacerlo como leones por las esquinas.

Por las esquinas.

Por las esquinas.

Por las esquinas.

Por las esquinas.

Aplausos

Mis seres heridos se han atrincherado,

se esconden de mí.

No sé si mordían, si estaban hambrientos

o yo los mordí.

Les enciende verte, le dicen a todos

que me fui por ti.

Lo cierto es que nadie

me preguntó nunca por qué quería huír.

Y si eres tan guapa y tan lista,

¿por qué entonces aún sigues aquí?

¿Es que aún quieres escuchar mis cuentos?

¿Aún querrías quedarte a dormir?

Si supieras mis asesinatos, tal vez no pudieras resistir.

Es mi último día de pena,

los domingos siempre me cuesta más arrancar.

Vámonos donde haya arena.

Vamos donde pueda verte volver a bailar.

Tengo algunos trucos nuevos, y otros viejos, pero al menos

me salen mejor.

Antes de morirme quiero

poder reducir a cero nuestro marcador.

Y si eres tan guapa y tan lista,

¿por qué entonces aún sigues aquí?

¿Es que aún quieres escuchar mis cuentos?

¿Aún querrías quedarte a dormir?

¿Quieres aún ese baile en el filo del acantilado?

Llévame a bailar una vez más sobre el acantilado.

Llévame a bailar una vez más sobre el acantilado.

¿Qué dirías si te digo que te miento cuando te hablo

de hacerlo mejor?

Nunca fueron explosivos,

siempre nos ha gustado una buena explosión.

Aplausos

He decidido irme porque es falso que al final

el tiempo cura todo.

Mejor ser invisible a ser el centro de atención

si rompo lo que toco.

Te dediqué palabras que tendría que evitar.

No las leas ahora.

He vuelto hasta ese instante, hasta aquella habitación,

por si se desmorona.

Los Santos Imprudentes rezaban así,

los Santos Imprudentes rezaban así,

con algo contagioso que me hizo dudar,

que me hizo anestesiarme.

Me estás leyendo el alma en las palabras otra vez

y eso me descoloca.

Al menos, disimula, por favor, o acabaré cosiéndome la boca.

Los Santos Imprudentes rezaban así,

los Santos Imprudentes rezaban así,

con algo contagioso que me hizo dudar,

que me hizo anestesiarme.

No pido ni dulzura, ni anestesia general,

quiero saborearlo.

Si te quedas conmigo, te prometo diversión,

delirios y naufragios.

Los Santos Imprudentes rezaban así,

los Santos Imprudentes rezamos así,

con algo contagioso que me hizo dudar,

que me hizo anestesiarme.

Hay solo una mentira que nos gusta recitar

en las noches de insomnio.

Alivia y nos acuna, nos impide recordar,

ahuyenta los demonios.

Aplausos

Muchas gracias.

Somos "Veintiuno" y esto se titula "Las voces".

Vuelvo a oír las voces.

Por favor, que alguien busque un doctor.

Me susurran cosas al oído,

será tan divertido.

Estuve pensando en volver a disfrazarme de nuevo.

Era tan fácil cuando nadie me miraba.

Apenas me siento la columna cuando te diviso.

Aún me pica, aún me rompe el equilibrio.

Y juego con el jugo que dejan las palabras adecuadas.

Te veo doble porque una vez no basta.

Y sigo usando el insomnio como arma,

en esas horas juego a tener alma.

A veces sueño que me calma.

Vuelvo a oír las voces.

Por favor, que alguien busque un doctor.

Me susurran cosas al oído, será tan divertido.

No te puedes escapar de mí, porque sé reconocer tu ruido.

Lo tienes merecido.

Que yo respeto que tú quieras ser isla,

que te hayas puesto de límite la orilla,

pero soñé que yo llegaba a hacerme nube.

No te he pedido nunca que lo quieras,

no te he pedido nunca que lo creas,

sólo te pido que tampoco me desnudes.

Vuelvo a oír las voces.

Por favor, que alguien busque un doctor.

Me susurran cosas al oído, será tan divertido.

Encuentro recuerdos casi olvidados entre palabras huecas.

Les digo que no vengo a verlos mucho,

porque si no, me queman.

Y vuelvo a tener diez años. Vuelvo otra vez a morder arena.

Y vuelvo a escuchar a niños reírse de mis primeros poemas.

Y vuelvo a escucharte

"a ver cuándo creces, busca un trabajo serio".

Y luego, recuerdo noches de insomnio,

días pasando lentos.

Días pasando lentos.

Y te deseo más alto.

Y te deseo más fuerte.

Y te deseo fortuna. Y te deseo más suerte.

Y te deseo cumplidas.

Las cosas que te deseo.

Y por encima de todo yo te deseo bien lejos.

Vuelvo a oír las voces.

Por favor, que alguien busque un doctor.

Me susurran cosas al oído.

Será tan divertido.

No te puedes escapar de mí.

Porque sé reconocer tu ruido, lo tienes merecido.

Subtitulación realizada por Mercedes Escudero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Veintiuno

Los conciertos de Radio 3 - Veintiuno

07 abr 2017

Veintiuno, banda procedente de Toledo y formada en el año 2011, defiende un estilo al que denominan "pop negro", que viaja entre la música pop y rock con influencias del R&B y el Soul.

ver más sobre "Los conciertos de Radio 3 - Veintiuno" ver menos sobre "Los conciertos de Radio 3 - Veintiuno"
Programas completos (1411)

Los últimos 1.445 programas de Los conciertos de Radio 3 en La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios