Los conciertos de Radio 3 en La 2 La 2

Los conciertos de Radio 3 en La 2

De lunes a jueves de madrugada

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4498563
No recomendado para menores de 12 años Los conciertos de Radio 3 - Cándida - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(LADRAN)

Hola, somos Cándida y hemos venido a soltar a los perros y a la perra.

Para presentar nuestro nuevo disco, "Galgos o podencos",

a los "Conciertos de Radio 3".

(Continúa la música)

"In nomine christi, amén".

(Música)

Cuenten lo que cuenten

ya da igual el medio, tú eres el conejo.

Hace cuanto tiempo dejaste alienados todos tus sentidos.

Te has gastado, estás entretenido,

de qué raza son tus enemigos. Sabios y muy galgos

por allí los veo, ¿qué van a ser galgos?, mira son podencos.

Pon en cuarentena todo lo aprendido como buen conejo.

Puedes transformarte, de conejo a perro en un solo momento.

Si te hacen pasar penuria, hambre, la rabia hará mella

en un instante. Dirán que te buscan

por galgo o podenco, tú eres la amenaza, ellos el conejo.

Corre conejo, corre.

Corre conejo, corre.

Corre conejo, corre.

Corre conejo, corre.

Corre conejo, corre.

Corre conejo, corre. Corre conejo, corre.

Corre conejo, corre. corre, corre, corre, corre, corre.

Líbrate de reojo cada movimiento de liebre o conejo.

Pues que estén camuflados.

Pueden haber perros entre todos ellos.

Elevados ejemplarizantes, elegantes, siempre importantes.

Negarán lo dicho, negarán los hechos.

Corre no te pares, sácales un trecho.

(Música)

Vivo en tu casa, duermo en tu cama

y oigo a tu madre por la mañana.

Vivo en tu casa, duermo en tu cama

y oigo a tu madre por la mañana.

Ocupación.

Ocupación.

Uh...

Hoy me he metido en tus zapatos,

es otra forma de andar un rato.

Hoy me he metido en tus zapatos,

es otra forma de andar un rato.

Aceptación.

Aceptación.

Uh...

Cómo te añoro, cómo te extraño,

en el espejo queda algún rato.

Cómo te añoro, cómo te extraño,

en el espejo queda algún rato.

Aceptación.

Transformación

y mi infección.

(Música)

Puedes tensarme tan fuerte como quieras,

o tal vez reducirme a una nimiedad.

Puedes tirar todas mis cosas.

Romper todos mis deseos y usar tu autoridad.

Te imaginaste, no sé andar,

yo no me quejo, qué más me da.

Quieres que escuche y no paras de largar.

Y tú te crees que eres mi juez,

y yo te digo "que te den", ya ves.

Sin rencor, porque soy elástico.

Puedo encogerme, pensar como yo quiera.

Sentir a mi manera y actuar con libertad.

Puedo llegar a las alturas, bajar a la llanura

y ser como uno más.

Y te imaginas que no sé andar,

yo no me quejo, que más me da,

quieres que escuche y no paras de largar.

Y tú te crees que eres mi juez,

y yo te digo "que te den", ya ves.

Sin rencor, porque soy elástico.

Y tú te crees que eres mi juez,

y yo te digo "que te den", ya ves.

Sin rencor, porque soy elástico.

Cuando vas a comprender que a un ser elástico

no puedes romper.

Cuando vas a comprender que a un ser elástico

no puedes romper.

No puedes, no puedes,

no, no, no puedes,

no puedes romper.

No puedes, no puedes, no, no,

no puedes romper.

(Música)

Esclavas

de lo cotidiano.

Esclavas de lo familiar,

de lo mundano.

Esclavas por un cromosoma.

La letra escarlata, la costilla de Adán

o una manzana.

Esclavas

de libros de historia mal documentados.

Esclavas

de lo cotidiano.

Esclavas

de un cuerpo fértil, atractivo y sano.

Esclavas de María y José

y todos los santos.

Invisibles tras los siete velos a la fuerza colocados.

Esclavas

de la paridad occidental mal entendida.

Esclavas

de lo cotidiano.

Esclavas

de las modas, de los medios tan ufanos.

Esclavas

madres de este mundo,

consumidas en las redes, en esquinas, en burdeles

por segundos.

Esclavas

a cuentos de hadas sutilmente golpeadas.

Golpeadas.

Golpeadas.

(Música)

Su madre, pura criolla.

Sangre, tan a sangre india.

Que corría por las venas.

De aquella yegua argentina.

Heredó sus ojos negros.

Y una "añata" bien romana.

Que en la primera pelea,

de un piñazo hicieron chata.

Para ser un tipo de antes.

De los de betún, gomina.

Pero el negro Antonio no.

No baila en milonga fina.

Que escucha rock nacional.

Los redondos de ricota.

Para volver a los 20.

Pa' romper bien las pelotas.

(Música)

Y ya con el pelo cano.

Pocos amigos le quedan.

Los pasos algo de hierba.

Y acordarse del pasado.

Seductor, pintón, canchero.

Como él se definía.

Tu juventud toda fuma.

Y entre bronca y bronca, mina.

Para ser un tipo de antes.

De los de betún, gomina.

Pero el negro Antonio no.

No baila en milonga fina.

Que escucha rock nacional.

Los redondos de ricota.

Los abuelos de la nada.

Y cómo no, a Charlie García.

(Música)

(Trompeta y guitarra)

(Maracas)

(Guitarra)

No soy un arbolito frutal.

Que soy un arbolito fatal.

Bajo mis ramas no, no, no te equivoques, mi amor.

Poco alimento tú vas a encontrar.

Frutos como el peral.

Ni frutos secos como el nogal.

No te equivoques, mi amor, bajo mis ramas no, no.

Bajo mis ramas no te cobijarás.

(Música)

(GRITA)

No soy naranjo ni almendro en flor.

Tampoco soy un sauce llorón.

No me vaciles, chaval, y menos aún con mi edad.

Que una sorpresa te puedes llevar.

No soy un arbolito frutal.

Que soy un arbolito fatal.

No se te ocurra grabar nada en mi tronco jamás,

o en una de mis ramas acabarás.

Que soy un arbolito fatal.

Que soy un arbolito frutal.

Que el árbol...

Que el árbol...

De...

Ahorcado.

Soy. Soy.

Soy.

Soy.

(GRITA)

(Música)

No soy un arbolito frutal.

Que soy un arbolito fatal.

No soy un arbolito frutal.

Que soy un arbolito fatal.

(Música)

Dime.

Si he sido pasto de tus ojos alguna vez.

Si he

planeado sobre tu cabeza, aunque fuese sin querer.

Hambre.

Miedo. Dolor.

Dime.

Si es cierta tu proposición.

En las puertas de tu boca.

He querido entender.

(Música)

Dime.

Si has visto el drama desfilando ante tus pies.

Si has

calculando los metros de falla que te han de proteger.

Carne.

Huesos. Y piel.

Dime.

Por qué cambias tu papel.

A las puertas de tus campos.

No hay ningún cartel.

Entra y acomódate, entra y acomódate.

Entra y aprovéchate.

Entra y acomódate, entra y acomódate.

Entra y aprovéchate.

¡Uh! ¡Uh!

¡Uh!

¡Uh!

Dices.

Que hay que hablarlo, debatirlo, llegar a la solución.

Sabes.

Cuánto tarda en pudrirse un cuerpo al sol.

Compras.

Narrativa de terror.

Vendes.

La conciencia al por mayor.

A las puertas de tus campos ya no sale el sol.

Entra y acomódate, entra y acomódate.

Entra y aprovéchate.

Entra y acomódate, entra y acomódate.

Entra y aprovéchate.

¡Uh!

¡Uh!

¡Uh!

¡Uh!

Besos, besos.

Huesos, huesos.

Huesos, huesos.

¿Eres o no huesos?

Unidos por muy poca piel.

(Guitarra)

En aquella ratonera, que nunca la hizo feliz.

Marta, Martita, pasaba otra noche sin dormir.

Pasaba la noche entera buscando dónde guardar.

Las penas, las amarguras. Pa' tener la fiesta en paz.

Y pensó: "En 'emplacar' los cajones del ropero".

Pero estaba todo lleno, no le cabía más na'.

También pensó en las cajitas, los botes, en los floreros.

No era suficiente el hueco

para tanto que guardar.

(Bombo)

(Batería)

(Música)

Y una noche, qué cansada.

Ya de tanto rebuscar, la alcanzó la madrugada.

Recostada en el sofá.

Miró fija la heladera pensando dónde andará

la botella que Mireya le compró por Navidad.

Se encaminó decidida, la senda estaba bien fría.

Se tragó la medicina de un trago, sin respirar.

Y tras beber los cristales vio clara la solución.

Un empujón a los males y congeló aquel dolor.

(Música)

La nevera hacía ruido.

Hubo que descongelar, se empezó a pudrir el mundo.

Y decidió persignar. La nevera la miraba.

¡Casi podía jurar!

Que murmuraba su nombre. Marta, Martita, lloraba.

Y decidió que mudarse era buena solución.

Agarró sus cuatro trastos, de un portazo se largó.

Agarró un departamento nuevecito, bien coqueto.

De protección oficial. Martita hizo el completo.

Martita hizo un completo.

(Música)

(Bombo y maracas)

Y a los tres o cuatro meses, paseando a las afueras,

reconoció su nevera. Allá, tirada en un rincón.

Se acercó muy lentamente, acariciando el precinto.

Y le susurró a la frente.

"No sabes lo bien que vivo".

"No sabes lo bien que vivo".

"¡No sabes lo bien que vivo!".

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cándida

Los conciertos de Radio 3 - Cándida

28 feb 2018

Está claro que Cándida es un grupo con una personalidad definida que muta de piel cada vez que saca un disco. En el último, "Galgos o podencos", ese cruce de caminos estilístico se aprecia una vez más.

ver más sobre "Los conciertos de Radio 3 - Cándida" ver menos sobre "Los conciertos de Radio 3 - Cándida"

Los últimos 1.619 programas de Los conciertos de Radio 3 en La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios