www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4855979
Para todos los públicos Los conciertos de La 2 - ORTVE A-3 (Temporada 2018-2019) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música)

Esta obertura procede de una de las óperas

que supone uno de los éxitos más rotundos de público

dentro de la carrera de Richard Wagner,

"Los maestros cantores de Nuremberg".

Una ópera en la que Wagner

abandona puntualmente el mundo de los dioses y de los héroes

para centrarse en la gente de a pie, de la calle,

en artesanos del siglo XVI que disfrutan

convocando un concurso de canto.

Una trama que le sirve de excusa a Wagner

para indagar acerca de la creación musical,

contraponiendo la tradición con la innovación

y apostando por su genialidad personal.

En esta obertura, sigue una estructura de forma sonata,

muy libre, donde va apuntando alguno de los temas

que luego desarrolla a lo largo de la ópera.

Y destaca, fundamentalmente, ese tema vibrante, solemne,

de los maestros cantores,

que le sirve a Wagner para crear una página vibrante, positiva,

optimista, transparente, nítida y que funciona muy bien

como preludio para un concierto sinfónico.

(Aplausos)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Aplausos)

"Cantos del alma" es una de las obras

que mejor encarna la estética de Lorenzo Palomo,

un compositor que es el legítimo heredero

de esa genética musical que arranca con Manuel de Falla

y llega hasta nuestros días.

Lorenzo Palomo cumple 80 años en plena salud creativa,

siendo uno de los compositores españoles

con mayor número de encargos y de estrenos

de repercusión internacional.

Fue su querido amigo Jesús López Cobos

quien le sugirió la idea de componer "Cantos del alma".

Para ello, Lorenzo Palomo

se inspiró en unos poemas de Juan Ramón Jiménez.

Estructurando la obra como una fantasía "suite"

donde dos solistas,

un soprano y un clarinete arropados por la orquesta,

emprenden un hermoso vuelo poético en busca del amor y de la luz.

En este sentido,

Lorenzo Palomo dice que el concepto de alma

es mucho más amplio.

Apela a lo espiritual.

Trasciende, por tanto, un sentido estrictamente religioso.

Habría que destacar esa serenata antillana

que escucharemos en tercer lugar,

donde Lorenzo Palomo lanza un guiño a la música iberoamericana,

con ritmos caribeños.

Un homenaje a Zenobia Camprubí, la esposa de Juan Ramón Jiménez,

cuya familia procedía de Puerto Rico.

(Aplausos)

(TOCA EL CLARINETE)

Pájaro del agua,

¿qué cantas, qué encantas?

(Música)

# A la tarde nueva

# das una nostalgia

# de eternidad fresca, # de gloria mojada.

# El sol se desnuda

# sobre tu cantata.

# Pájaro del agua.

# ¡Pájaro del agua!

# Desde los rosales

# de mi jardín llama

# a esas nubes bellas # cargadas de lágrima.

# Quisiera en las rosas

# ver gotas de plata.

# Pájaro del agua.

# Mi canto también

# es canto de agua.

# En mi primavera

# la nube gris baja

# hasta los rosales

# de mis esperanzas.

# Amo el son errante

# y azul que desgranas

# en las hojas verdes,

# en la fuente blanca.

# ¡No te vayas tú,

# corazón con alas!

# Pájaro del agua,

# ¿qué encantas, qué cantas?

# Pájaro del agua. #

(Música)

# Por el mar vendrán # las flores del alba,

# olas, olas llenas # de azucenas blancas.

# El gallo alzará # su clarín de plata.

# "¡Hoy!", te diré yo,

# tocándote el alma.

# Oh, bajo los pinos, # tu desnudez malva,

# tus pies en la tierna # yerba con escarcha,

# tus cabellos, verdes # de estrellas mojadas.

# Y tú me dirás,

# huyendo: "¡Mañana!"

# Levantará el gallo # su clarín de llama,

# y la aurora plena, # cantando entre grana,

# prenderá sus fuegos # en las ramas blandas.

# "¡Hoy!", te diré yo,

# "¡Hoy!", te diré yo,

# tocándote yo...

# "¡Hoy!", te diré yo.

# Tocándote el alma.

# ¡Oh, en el sol nacido,

# tus doradas lágrimas,

# los ojos inmensos # de tu cara maga,

# evitando, ardientes, # mis negras miradas!

# Y tú me dirás,

# huyendo: "¡Mañana!".

# Y tú me dirás,

# huyendo: "¡Mañana!". #

(Música)

(Música)

# Ya están unciendo los bueyes

# en las floridas carretas.

# ¡Noche tibia y perfumada

# de gracia y de primavera!

# Esta noche pasarán

# por las dormidas praderas;

# hollarán tallos mojados

# del llanto

# de las estrellas;

# Del llanto

# de las estrellas.

# Ya están unciendo los bueyes

# en las floridas carretas.

# ¡Noche tibia y perfumada # de gracia y de primavera!

# Esta noche pasarán

# por las dormidas praderas;

# hollarán tallos mojados

# del llanto de las estrellas;

# A su paso harán oler

# a las rosas y a las yerbas.

# El campo estará celeste # y la luna soñolienta.

# Y en el valle, el ruiseñor

# endulzará las bellezas

# perfumadas de esta noche # de gracia

# y de primavera. #

(Música)

# ¡Campanas, no cantéis, # que vais a despertarlo!

# Murió riendo el niño, # murió el niño soñando

# con vírgenes y lirios # y celestiales cánticos.

# Cuando nació la aurora,

# los ángeles azules lo llevaron.

# ¡Campanas, no cantéis,

# que vais a despertarlo!

# ¡Que no despierte el niño!

# Su madre está llorando,

# Que el niño va durmiendo,

# que el niño va soñando.

# ¡Callad, y no cantéis

# hasta que llegue

# a los palacios blancos! #

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

La Séptima de Dvorak es conocida en algunas referencias

como "La sinfonía inglesa".

Y eso se debe a que fue un encargo

de la Sociedad Filarmónica de Londres

con motivo de la designación del compositor

como miembro de honor.

Sin embargo, no tiene nada de inglesa,

es 100% checa e igualmente romántica.

Dvorak quedó absorbido por la composición de esta obra,

se volcó en ella en cuerpo y alma, no podía dejar de componer.

De hecho, el primer movimiento lo abocetó en tan solo cinco días.

Decía que la melodía de ese primer movimiento

irrumpía en su mente

como una locomotora que llegaba a una estación en un día festivo.

Son cuatro movimientos de carácter contrastante.

En el segundo movimiento, en tempo lento,

Dvorak evoca esos años tristes en las que pierde a su madre

y a su hijo mayor.

Y después, en el tercer y cuarto movimientos,

se desata una tormenta emocional.

Esa tragedia,

este conflicto interior de Dvorak entre aceptar el destino

o rebelarse frente a él.

Que no es sino la proyección

de la situación que vivía el pueblo checo

en lucha por su libertad y por su identidad.

En algún momento de la composición de esta Séptima Sinfonía,

Dvorak dijo aquello de:

"Quiera Dios que esta música conmueva al mundo".

(Aplausos)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Aplausos)

(Aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • ORTVE A-3 (Temporada 2018-2019)

Los conciertos de La 2 - ORTVE A-3 (Temporada 2018-2019)

24 nov 2018

Orquesta de RTVE. Wagner: Obertura de Los maestros cantores de Nüremberg. Lorenzo Palomo: Cantos del alma. Antonin Dvorak: SInfonía nº 7. Raquel Lojendo, soprano. Joan Enric Lluna, clarinete solista. Cristoph Köning, director.

ver más sobre "Los conciertos de La 2 - ORTVE A-3 (Temporada 2018-2019)" ver menos sobre "Los conciertos de La 2 - ORTVE A-3 (Temporada 2018-2019)"
Programas completos (827)

Los últimos 839 programas de Los conciertos de La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos