www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3047418
No recomendado para menores de 12 años  Los archivos del Ministerio - Capítulo 4 - ver ahora
Transcripción completa

porque la primera noche nos habían quedado unas sobras.

Imagino...

que lo que le servimos le gustó, ¿no?

-Bueno, fue rabo de toro en las dos cenas que tuvimos.

Repetimos el plato

porque la primera noche nos habían quedado unas sobras.

ÉL: Allí en casa no se tira nada. -No, no, en casa no tiramos nada.

Si ha sobrado, "recenamos" lo mismo de la noche anterior.

Como vino 2 noches seguidas, le volvimos a dar rabo de toro.

-El sofrito es mejor el día después.

-Sí, porque reposa. y sabe mucho mejor al día siguiente.

Todos estos guisos al día siguiente están mejor.

Yo creo que el segundo día le gustó más incluso.

-Y además no estábamos tan tensos, sobre todo tú.

(Sintonía)

(Música épica)

El capítulo 4 es un poco como "el día de la marmota":

van una vez, fracasan; van otra vez, fracasan.

Y entonces se repite todo el rato la misma situación.

En sí mismo, ya tratar un juicio de la Inquisición

con una idea de bucle temporal,

te está colocando en un nivel súper...

Más que moderno, novedoso incluso. -Creo que ha quedado bastante bien.

-El rodaje fue muy duro

porque fue repetir, repetir y repetir

esa misma situación para distintas secuencias

durante dos días enteros prácticamente.

El problema de las secuencias que son muy largas,

que tienen muchos planos, es que es muy difícil mantener

la frescura y el "racord emocional".

Saber dónde estabas en cada momento después de 8 horas rodando lo mismo

es bastante complicado.

Y los rodábamos por campos de luz. Tenemos aquí las cámaras,

todo lo que entre en este campo de luz y de cámaras, lo hacemos.

Cinco secuencias de juicio, cinco secuencias de Torquemada,

del padre de Torquemada y del otro. Aquello era...

mortal.

Había mucha parte técnica

en la que, bueno, tú tienes que ir al servicio

de lo que te marca la trama.

Y luego eso ensamblado, claro, tiene mucha gracia.

A mí el (episodio) 4 me parece que es un acierto total.

La puerta 148

está en un permanente bucle temporal.

Quiere decir que, cada vez que se cruza, se está en el mismo día.

Como "el día de la marmota", pero en medieval.

Ha entendido perfectamente el concepto.

Pues yo no.

Fue divertido, fue divertido,

aunque éramos conscientes de que iba a ser

más divertido viéndolo que haciéndolo.

Tiene una parte muy divertida:

hacer los bucles e introducir pequeños cambios.

Este tipo de cosas.

Al director que teníamos en ese capítulo, Jorge,

le encantaba lo que estaba haciendo, y su entusiasmo nos lo contagiaba.

Me han dado los capítulos difíciles yo creo. (RÍE)

Revisité muchas películas de viajes en el tiempo,

me vi varias veces "Atrapado en el tiempo"

y, al final, son pequeños códigos narrativo-estilísticos

que tienes que cuidar.

Ya no sólo es contar, narrar la historia,

sino también darle al espectador asideros para entenderla,

decir: "Vale, es el mismo sitio porque es el mismo plano, encuadre,

pero la 3 vez que viajamos me lo puedo saltar".

Para ser director hay que primero

dirigir en un escritorio con un lápiz y un papel,

y empezar a medir dónde quieres tener al espectador

a nivel emocional y a nivel también información,

que es también muy peligroso.

¡Perro sarnoso!

¡Perro sarnoso! ¡Pero si me he cambiado de sitio!

Siendo una época tan tenebrosa y tan...,

de repente es un capítulo con mucha comedia, con mucho ritmo.

Teníamos pánico, no queríamos atascarnos con el perro 1 hora

y perder la jornada. "El perro en los últimos 20' y tal".

Y la verdad es que salió muy bien.

Fue nada, colocamos ahí a los actores,

de repente el perro a la primera salió y nos quedamos mirando como:

"¡No puede ser! Si pensábamos estar aquí sufriendo hasta conseguirlo".

Y, bueno, hicimos más tomas hasta que el perro se cansó.

Básicamente, ya fue por nosotros: "Nos vamos a cubrir

y tener muchas opciones de perro levantando la pata en el momento".

Encajó. De esas cosas mágicas, porque cuando trabajas con animales

es un misterio. Por mucho que te digan

que son perfectos y muy buenos,

es totalmente un misterio lo que van a hacer.

No sabía que fumaras.

Ni yo tampoco.

La de veces que nos hemos jugado la vida y todavía no sé...

...de qué época soy.

Sí.

Es tan lejana que ni siquiera la recuerdo.

-Cuando se plantean los personajes de la serie,

todos tienen un origen muy claro

y Pablo quiso que Ernesto fuese

el personaje misterioso. Nadie sabe, es un secreto total

de dónde viene y cuál es su origen.

-Juan Gea me encanta. He trabajado con él en varias ocasiones

y está haciendo un personaje fantástico.

-Es un hombre estratega,

frío, calculador,

nunca habla ni de sus sentimientos ni de su pasado,

ni siquiera de las reacciones que pueda tener ante un hecho presente.

-Nadie está obligado a decir quién es ni de dónde viene,

además hay gente parecida en todas las épocas.

Ahora recuerdo que en una misión del XIX

encontramos a un organillero clavadito a Bertín Osborne, ¿verdad?

Ernesto es ese personaje... misterioso,

es como ese "personaje incógnita"

que nadie sabe quién es, que nadie sabe de dónde viene,

Es como...

Para Julián, al principio, es como si fuera un vampiro:

"Este tipo, vete a saber si no tiene 800 años".

Y da esa cosa, con su traje negro, etcétera,

Y, bueno, en este capítulo se va descubriendo un poco

de dónde viene su pasado.

¿Puedo hablar con vos?

No sé quién sois ni de dónde venís,

pero vuestro parecido con Torquemada es insolente, asombroso.

Que Dios me perdone lo que voy a decir, pero...

los judíos nunca han sido santo de mi devoción

y aquí estoy, arriesgando mi vida por salvar la del rabino.

¿Y sabéis por qué?

Porque soy un soldado dispuesto a morir por su causa.

Yo he arriesgado mi vida muchas más veces que tú por este Ministerio.

Estoy convencido de ello,

lo que no entiendo es por qué no la arriesgáis ahora.

Él no quiere aparecer porque sabe que si aparece,

lo van a condenar a muerte y se lo van a cargar.

Él dice: "No quiero que nadie venga a por mí, sé que lo tengo que hacer

y adiós, me despido".

Alonse le salva la vida. A él se la debo, a él se la debo,

ya lo miro yo de otra forma.

Que también es una locura, es una locura. De pronto,

un campesino de la Edad Media que ve pasar a dos (RÍE)

en una Harley, ya me dirás...

¡Me encanta el futuro!

¡Fuera de aquí, judíos!

-A mí me encargaron hacer el 4, aunque me dieron la historia,

lo del rabino y eso. Se tenía que contar el origen del Ministerio.

La propuesta era

que Ernesto fuese el padre de Torquemada.

-Ernesto, Torquemada y el padre de Torquemada, los tres.

Eso para mí ha sido un regalo de Producción, del director

y de todos tener la oportunidad de hacer

tres papeles, sobre todo dos: Torquemada y el padre de Torquemada.

-Si Ernesto tenía un secreto, tenía que ser evidente

que tenía un secreto por algún motivo.

"Yo vengo del siglo XIII y lo guardo en secreto."

¿Pero por qué lo guardas en secreto? Hay algo que te avergonzará.

Pensé: "Si yo tuviese un hijo que hubiese sido un asesino

y un gran malvado,

me sentiría muy avergonzada y no lo querría reconocer.

Juan Gea...

Es una pena que Torquemada...

Es un personaje tan detestable

que él lo hace incluso..., en fin, lo dignifica un poquito.

Yo, Tomás de Torquemada,

absuelvo al reo de todas las acusaciones.

Torquemada sabemos que era un personaje muy recto,

muy duro consigo mismo,

con unas ideas muy claras,

tan claras, y absolutamente espartano,

que no era un personaje abierto. Había que dibujarlo en poco tiempo.

-Con Juan... Claro, era un gran reto para él

tener que interpretar a Torquemada y a Ernesto al mismo tiempo,

el padre. Torquemada era su hijo, lo cual era muy complejo.

Y, claro, tampoco hay mucho tiempo para cambiar la caracterización.

De hecho no queríamos eso, queríamos que fueran prácticamente idénticos.

Juan y yo nos dimos cuenta de que tenía que ser una cosa de actitud,

de manera de actuar. Hicimos una cosa física.

Le pasé una referencia que me gusta mucho: "El ladrón de orquídeas".

Nicolas Cage hace de él y de su hermano gemelo,

que son prácticamente igual, pero tienen una pequeña característica

que notas claramente cómo es cada uno.

Lo trabajé constriñéndole un poco, es un personaje constreñido.

El padre de Torquemada es otra historia que no tiene nada que ver.

Lo veía físicamente y por dentro como más abierto.

Simplemente así o hacer así, a él ya le ayudaba a colocar las manos.

Luego cositas pequeñas que fuimos trabajando en el rodaje.

-Fue muy divertido y muy duro de hacer,

porque tenemos escenas en que estamos los dos enfrentados,

incluso cogiéndonos.

Se trabajaba con un doble, que siempre estaba de escorzo,

pero había que repetir las escenas doblemente:

ahora se pone el doble aquí, yo me pongo aquí y viceversa.

-Iba igual vestido, físicamente más o menos se parecían,

los dos llevaban la peluca con la tonsura

y entonces le podía dar la réplica y los tiempos.

-Tonsuras de Torquemada del capítulo 4.

La verdad es que nos dio mucho trabajo porque...

tenían que ser dos tonsuras exactamente iguales

por la trama del capítulo. El pelo estaba pegado.

Casi todas las intervenciones que tenía eran de acción

y se iba despegando el pelo.

Entonces el mantenimiento

de la tonsura en ese capítulo la verdad es que fue complicado.

-Lo disfruté como un enano.

-La escena que tienen ellos dos en la celda

es espectacular,

ver a los dos y pensar que son actores distintos.

Él se sorprendió mucho cuando vio la escena montada, dijo:

"¡Pero que soy yo, es verdad!".

-Soy tu padre.

-No puede ser.

Soy Pedro Fernández de Torquemada, te guste o no.

-¡Ese hombre hace años que descansa en paz!

-Tu padre no descansa, hijo, ni mucho menos en paz.

Hay un momento de la historia en el que Ernesto

lucha contra Ernesto

y, obviamente, no teníamos a la misma persona dos veces,

con lo cual tuvimos que utilizar un doble, pantallas partidas

o incrustar la cabeza de Ernesto

en el personaje que le ayudaba a tener las réplicas.

-Queríamos que fuera algo más que plano y contraplano.

Es muy fácil cambiar al actor.

Queríamos que ambos convivieran,

Torquemada y Ernesto en el mismo encuadre,

y ahí está todo el trabajo digital de USER, que son fantásticos.

-La mejor forma de que el efecto de duplicación cuadrase

era que el personaje que interpreta

o que le ayuda a hacer la réplica fuese lo más parecido posible

respecto a estatura, corpulencia,

incluso un poco a las maneras de expresarse, porque hay algunas cosas

que hemos tenido que utilizar de él mismo para poder cuadrarlos.

A lo mejor una mano

es de Ernesto

y otra mano es del que le hace la réplica

porque teníamos que intentar encajarlo todo.

(OFF) "Administrador eficiente, juez insobornable,

trabajador compulsivo.

Estas cualidades convirtieron a fray Tomás de Torquemada,

fundador de la Inquisición,

en el burócrata más cruel de nuestra historia.

Dicen que sus abuelos eran judíos conversos

y por eso tal vez haya una razón psicológica o familiar

que explique la minuciosidad con la que,

a partir de 1483,

vigiló la intimidad de sus compatriotas

para llevar a más de 10.000 personas a la hoguera.

¿Las razones? En el fondo, no eran católicos,

creían en herejías o simplemente hablaban mal de la Inquisición.

El espectáculo de las ejecuciones empezaba con un auto de fe,

un simulacro de juicio en el que los reos ya estaban condenados.

Dijeran lo que dijeran, los iban a matar."

(GRITA)

"La gente acudía por cientos a ver los autos,

que se celebraban siempre en día de fiesta para garantizarse público.

Un viajero holandés describió aquel espectáculo como

'extraño, muy triste, desagradable de ver'."

-Si te cuento una anécdota, es para reírse. A Paco Obregón

yo lo conozco hace muchos años.

Lo llamamos para hacer las pruebas de un alemán, de un nazi.

Hizo un casting muy bien, quedó casi finalista,

pero le vimos tan bueno y (fue) tan maravilloso su trabajo

que decidimos en ese momento... Dije: "Ahí tienes a Abraham Levi".

y es alucinante, venía para un nazi y termina siendo un judío.

-Sí, es así el chiste. Se lo cuento a mis amigos abundantemente por ahí

siempre que puedo, porque...

realmente debe de ser una prueba de que soy un actor excelente.

Eso de que llegues a un casting

y vayas a hacer de Himmler...

Y entonces de repente debí de hacerlo tan bien

que me han dado el papel de judío,

que es como si vas a probarte como delantero centro de un equipo

y terminas de portero.

Es un personaje que trata desesperadamente

no tanto de salvarse él,

sino de salvar a los suyos.

En la negociación con la reina Isabel

está más presente en él.

No tanto su propia vida, que es un hombre ya mayor y tal,

sino un poco aquello que tiene que ver con los suyos, con su gente.

TÉCNICO: 24, 14, primera, cámaras A y B.

-Cuadro. -Y... ¡acción!

-Realmente, yo creo que esa noche el que mejor estaba,

el que estaba más a gusto, más calentito,

en mejores condiciones,

era yo.

Todos mis compañeros de rodaje

estaban en unas condiciones bastante más deplorables que yo,

que estaba rodeado de fuego y calentito, y tranquilo,

mientras que ellos estaban trabajando mucho más que yo

y en unas condiciones

mucho más deficientes que las mías.

TÉCNICO: ¿Se está rodando? -Sí.

-Capítulo 4, 6-6, primera, cámara A.

-Y... ¡acción!

-(GRITA)

-Abraham Levi

es un personaje

del tiempo de Isabel la Católica

que tiene en sus manos

algo realmente trascendente

para todos los personajes de esta serie,

que es "El libro de las puertas".

-Un libro...

de ahora mismo, como podéis ver,

en el que de repente se ambientan dos hojas.

Les interesa ésta y les interesa ésta.

El papel se ambienta, se quema,

un libro que, en teoría, tiene 200 años o 300.

Lo que pasa es que sólo interesan dos hojas.

Entonces, claro, tampoco...

puedes estar ambientando un libro entero.

Lo divertido de este libro, por ejemplo,

cosas que si no te las cuentan

pues igual no te das cuenta,

es que está en hebreo. El libro lo veríamos así,

se ven las puertas con los arcos apuntados boca abajo y tal.

Nos interesan las letras, están en hebreo.

Por eso el libro va así.

Aquí tenemos,

siempre un mínimo de dos,

la bula papal.

Si te dicen que se va a ver muchísimo

o muy de cerca,

pues intentas hacerlo a mano;

pero si no es una hoja impresa,

compras el papel ambientado o lo ambientas con nogalina

y luego intentas que sea lo más real posible, claro.

Ésta se rompió.

Si no les haces dos o tres, se encuentran en el rodaje

con que no pueden seguir y entonces te la cargas.

"¿Por qué prendió en España de forma tan brutal el odio a los judíos?

Ya se habían publicado edictos de expulsión de los judíos

en todas las naciones europeas, menos en Austria y Portugal,

que lo harían más tarde.

Es difícil creer, desde la mentalidad actual,

que las razones fueran sólo religiosas,

pero parece que sí. Las presiones de la Iglesia,

la necesidad de la Corona de conseguir una mayor cohesión social

entre la gente de un país recién fundado

y los prejuicios racistas de la mayoría del pueblo.

Ésas razones explican la expulsión de los judíos de España.

Empezó con el Edicto de Granada,

promulgado en La Alhambra en 1492.

Tuvieron cuatro meses para marcharse,

sin llevarse ni oro ni plata ni caballos ni espadas.

Dicen que se fueron unas 50.000 personas.

El edicto de expulsión de los judíos no se derogaría formalmente

hasta 1969,

más de cuatro siglos de vergüenza."

-La colaboración de Michelle Jenner y de Eusebio Poncela fue

facilísima de conseguir,

primero porque ellos son encantadores.

Michelle, además, para mí es alguien muy especial.

Yo estaba en el equipo de guión de "Los hombres de Paco"

cuando debutó; fue Isabel, que para mí es mi serie.

-Fue mi primer día de rodaje, nunca había hecho TV,

y, bueno, impresionaba mucho.

También para ella, porque hacía como un año que había abandonado

los platós de "Isabel" y para ella, como volver otra vez. Y con Eusebio.

-Es él, el aragonés.

-Calla, "pollo".

-(RISA)

-Ay, por Dios, qué peligro.

Ay, Dios mío... Venga.

Y... ¡acción!

Sí, hay esa secuencia en la que voy

a la corte de los Reyes Católicos.

Por suerte, no estaba Fernando, porque hubiese sido...

Fernando se supone que está batallando en Granada.

Entonces, bueno, sí lo jugamos un poco a:

"Esta persona me suena".

El gag éste en que aparece

Rodolfo diciendo: "Esta chica me suena", porque

él ha sido Fernando.

Esa cosa de "metatelevisión",

metalenguaje, la verdad es que fue muy divertido de hacer.

Juraría que la conozco de algo.

Es otro ejemplo de chiste pop,

de juntar la ficción

con la ficción de historia.

La imagen que tiene la gente ya de Isabel es Michelle.

-Es un guiño estupendo, haciendo los mismos personajes

que hacían en "Isabel".

Sí, eso lo tendría que hacer más veces.

Pero también es muy sutil. Yo creo que es

un guiño al espectador de Televisión Española

y además se hizo en el plató donde grabábamos "Isabel",

con lo cual fue todo como una especie de "remember" para mí

y muy bonito, la verdad.

Podéis retiraros, yo me hago cargo de todo.

Es el capítulo de Juan Gea porque es Torquemada,

pero también es el capítulo de la trama emocional

de Amelia y Julián

cuando se prometen para la boda,

y toda esta secuencia tan delirante y loca

de hacerse pasar por el novio falso.

En fin, el novio, el novio... Qué disgustos nos da el novio éste.

Bueno, el novio es que viene de donde viene.

El novio no viene de la misma clase social que la nuestra,

entonces se le ven las maneras en la mesa.

En fin, no es mi ideal de novio.

Ésa es la copa de... vino.

-Yo lo vi espabilado, un chaval... -Decía que era médico, pero...

a ver si...

habría dado nada más que un curso de Enfermería. Vete tú a saber.

La experiencia que ha tenido y lo que ha vivido le lleva a tener miedo

a que, si su hija sigue un camino de tanta independencia

y de tanta rebeldía, muera sola.

Hombre, claro, es que...

meta ideal de las mujeres en 1880:

casarse y tener hijos. Y cuanto mejor sea la boda, pues mejor.

Entonces tener una hija que lee mucho, que va a la universidad,

que va a la biblioteca...,

pues no era lo más recomendable en ese momento.

Amelia novelista...

Ay, por Dios, ¿pero qué hemos hecho mal?

-Y yo, la verdad, es que le pregunté por el pacto

de convivencia en el poder entre Cánovas y Sagasta. Pareció...

-Sabía algo. -Pero muy poco.

Estupendo.

-Pero sí. -Se le veía un chaval...

-Sabía más de lo de Cuba. -De Cuba sí sabía.

Y creo que de medicina. Tú dudas, pero yo creo que el tío sabía.

-Bueno, nos salvó de una buena, ¿eh? -Bueno, yo tuve

un sopapo que me hubiese quedado...

estirado y muerto allí.

Y, por suerte, él tuvo

lo que llamaríamos

una reacción de socorrista.

(DA ARCADAS)

-¡Enric!

(RÍE)

¿Decís la frase, por favor?

Creo que es hora de dejar de hacer teatro.

Corta.

-Evidentemente, la trama de Amelia es un alivio cómico,

pero empieza...

Plantamos la semillita

de una relación, no la quiero etiquetar,

de amistad, y lo que surja,

entre Amelia y Julián,

pero eso va a largo plazo

y estamos hablando de siglos a lo mejor.

Creo que eso es el amor,

saber que, sin la persona a la que quieres,

te mueres más rápido.

Y...

esperas que suceda un milagro, aunque no creas en ellos.

Hasta que de repente ocurre y encuentras a alguien con quien

cada día es una aventura.

"¡Collons!"

Yo lo vi, francamente, muy enamorado.

Eso sí que no lo dudo.

A ella la vi enamorada, quizá no tanto.

Sí, es sorprendente porque no es un tipo precisamente sentimental.

Que de repente suelte una cosa así,

sí es algo que a nosotros nos llama la atención.

Y, efectivamente, es un momento bonito de la serie.

Rueda.

(CARRASPEA)

Y... ¡acción!

-Rabo de toro. De primero y de segundo, con patatas.

Y además la rodamos después de comer nosotros.

No teníamos nada de hambre,... -No, nada.

...pero subía el olor al guiso y era tremendo.

Fue muy divertida de grabar porque, claro,

están ahí montando una trama que es mentira y tal,

y de repente se miran.

Estábamos en un espacio muy reducido, en un salón de una casa.

Prácticamente cabíamos la mesa con los actores

y estaba todo el equipo alrededor subiéndose unos encima de otros.

-Tenía la silla pegada a una cámara, estaba sentado en una cámara.

-Sí, sí, era todo... Estábamos pegados.

-Me aparecía un objetivo por aquí.

ELLA: Era para el calor. -Sí.

-Nos metimos todos ahí para ver si...

podíamos contrarrestar el frío que hacía. (RÍE)

Si mirabas a tu alrededor, ya era divertido de ver.

Yo intuyo que en poco tiempo

verás que habrá una revolución en el tema de la mujer.

Yo incluso pienso que al final los reyes se van a casar

con gente de la calle. -¿Tú crees? ¡No, hombre, no!

-Vamos a llegar a tener una reina del pueblo.

-Estás loco. ¡Una reina del pueblo! -Ya verás, ya verás.

-Yo soy el ayudante de dirección de los capítulos impares.

Básicamente, mi trabajo consiste en la coordinación

y planificación de lo que es cada uno de los capítulos

y de la organización

de los distintos departamentos.

-Soy la segunda ayudante de dirección.

Mi cometido es trasladar toda la información,

todos los documentos, a todos los departamentos;

el plan de trabajo...

-Yo soy la auxiliar de oficina

y estoy todo el día preproduciendo, cuando están rodando,

el siguiente capítulo. Voy por delante,

organizando la figuración de todas las épocas.

TÉCNICO: ¡Marca ya!

-¡Acción!

PLEBE: ¡Fuera!

-En Talamanca se han recreado calles de Lisboa,

calles de Toledo...

Ahí hemos tenido

creo que 50 figurantes como máximo.

Para llenar un espacio tan grande hace falta mucha gente, moverlo...

muy hábilmente. Lo hace el equipo de dirección.

-En las escenas de la procesión, que fueron muy complicadas,

ahí parece que hay una muchedumbre, pero realmente teníamos muy pocos.

De repente tienes que trabajar con ellos

como si hubiera una muchedumbre.

-Tampoco es que hayamos tenido gran cantidad de figuración, 50 no son

grandes cantidades. Para un proyecto de estas características

y para los días que hemos tenido, son bastantes.

-En el momento en que pasaba un reo, pasaba Levi,

tenían que tirarle piedras, sentir rabia;

otros tenían que sentir lástima.

Modular todo eso, la verdad es que es muy divertido.

(Reprobación popular)

"¡Hereje!"

¡Hereje!

"¡Infiel!"

¡Infiel!

-¡Judío!

-¡Muere, hereje!

"¡Marrano!"

¡Marrano!

-Somos los padres de "Rodolfo", de Julián.

Somos una pareja enamorada,

rockera, gamberra, rebelde

y ochentera. (RÍE)

ÉL: Mucho más rockeros que Julián.

Somos unos golfos del carajo.

Nos gustan nuestras cañas, los bares, vivir el barrio...

-Sobre todo él. -Julián es un pijo para nosotros,

no ha aprendido nada de lo "bueno". -Un poco flojo.

Exactamente, es un flojito.

Los años 80 me parecen divertidísimos,

con un pelo rubio a lo Madonna.

Llevo una pinta bastante extraña, que es con esos pitillos,

las camperas y la chupa. Perfecto.

Y el pelo así, en plan...

Me vio un tío desde un bar

y me dijo "¡Ole!

Qué huevos, qué narices hay que tener para ir así".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 4

Los archivos del Ministerio - Capítulo 4

16 mar 2015

Entrevistas con atores que encarnan a  personajes claves del episodio, los padres de Amelia Folch y el judio Abraham Levi, descubridor del libro de las puertas. También habla el director del capítulo, Jorge Dorado, y el responsable de atrezzo de la serie.

 

ver más sobre "Los archivos del Ministerio - Capítulo 4" ver menos sobre "Los archivos del Ministerio - Capítulo 4"

Los últimos 23 programas de Los archivos del Ministerio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos