www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3585260
No recomendado para menores de 12 años Los archivos del Ministerio - Capítulo 17 - ver ahora
Transcripción completa

La praxis y la ironía y el cinismo de Irene

de la mano de la volubilidad, el talento y el ego de Velázquez,

yendo a ver a Isabel de Farnesio y a Felipe V,

ha dado lugar a todo tipo de cosas.

Me parece una pareja maravillosa Velázquez e Irene.

Tendrían que darles más misiones todo el rato.

Tendrían que hacerles pareja de misión constantemente.

Me encanta cuando el Ministerio da opción a lo más inverosímil,

y lo pasamos bien, porque además tiene una parte de acción negra

y otra parte de comedia.

(JORGE) Ahí un momento en el que dice: "Allá vamos,

tengo ganas de viajar"; casi se lo pide a Salvador.

Le hace ilusión, pero le toca con Velázquez.

Le toca como con un niño pequeño al que tiene que llevar de la mano.

¡1734, allá vamos!

Ya era hora de que volviera a tomar un punto de vista de acción,

lejos y superadas sus situaciones personales.

¿Y cómo han encontrado la villa después de tantos años?

-Igual. Cambiada.

(RÍEN)

El principal misterio del matrimonio es unir

a quienes opinan lo contrario de cualquier cosa.

También teníamos las ganas de darle protagonismo a Velázquez.

Hacen un tándem muy divertido,

porque Irene es como tan perfecta.

Es la mujer de acción y Velázquez, como sabemos,

es un tipo físicamente no muy dotado, y más bien torpe.

Además, él siempre tiene la ilusión de ir a las misiones.

De verdad, podría ir yo. -No.

Es muy cómico, da para mucho,

y creo que Jorge se lo está pasando muy bien,

y eso nos lo transmite todo el rato.

Él está disfrutando como un niño.

(JORGE) El episodio es en el Alcázar de Madrid,

en el XVIII,

cuando Felipe V reinaba con su mujer, Isabel.

Ese alcázar de Madrid se quemó; dicen que fue el propio rey,

que no quería vivir allí, que venía de Francia.

En ese incendio se quemaron muchas obras de arte.

"Las meninas" estaban en el Alcázar

y fue uno de los cuadros que se salvaron,

pero se quemaron muchos cuadros de grandes autores:

Rubens, Leonardo y, obviamente, Velázquez.

¿Y decís que es un Velázquez?

-Sin lugar a dudas, Majestad.

La paleta de colores cálidos y la pincelada suelta y estirada

son, sin duda, del maestro.

Con el dolor que eso supone para el propio Velázquez,

que va a ser clave en esta misión porque él, de alguna manera,

tiene que catalogar y certificar que esos son cuadros reales.

Falso.

¿Estás seguro?

Esto para Velázquez es una tragedia horrible,

porque consigue que lo lleven de misión,

y, de repente, su obsesión es intentar salvar los cuadros.

Sabemos que lleváis días cambiando los cuadros originales por copias.

Mejor en un museo que calcinados, ¿no?

-Estoy de acuerdo.

La misión es que la historia no se toque;

o sea, que se quemen los cuadros,

cuando lo que está haciendo la gente a la que van a combatir

es robar los cuadros y poniendo falsificaciones,

y a Velázquez eso le parece perfecto.

Motor. -Motor, silencio.

-Motor, silencio, por favor.

-Pertenece a nuestra familia desde tiempo inmemorial,

es el retrato de una dama con abanico.

-¡Oh, es bellísimo!

Al Rey le encantará.

Me recuerda a su favorito, el retrato de una dama con pañuelo.

-Corta, corta.

Velázquez es de esos personajes que está en el Ministerio

para una función muy concreta, pero quiere más todo el rato,

y nadie le da más porque nadie se fía realmente de él.

(JUAN) Me encanta, creo que Julián ha hecho un trabajo maravilloso,

y que no ha terminado.

Con esta misión y con el desarrollo de la serie,

todavía lo vamos a descubrir; lo estamos descubriendo cada día.

Julián Villagrán tiene mucho talento.

Es un actor muy intuitivo y tiene mucha gracia,

porque él ha imaginado un personaje y lo ha construido,

y es muy bonito cómo lo va llevando a cabo.

A mí me encanta ver la progresión de Julián,

porque ahora mismo está en un punto totalmente suelto.

Su ego es insaciable, Velázquez.

Julián Villagrán es una especie de terrorista,

peligroso como una piraña en un bidé.

No le puedo mirar a los ojos porque me rió.

Pienso que, si alguna vez tengo que hacer

una escena dramática con Julián, no sé cómo me las arreglaré.

Yo puedo acompañarla. -No.

-¿Por qué no?

¡Son mis cuadros!

¿Sabe lo que le digo?

Sería de ayuda que Velázquez me acompañara,

se sabe de memoria los cuadros que se quemaron en el Alcázar.

Nosotros tenemos la coña de que es como "Matrimoniadas" siempre,

porque siempre están peleando, a las grescas.

A él lo tienen arrinconado haciendo lo que está haciendo,

y él se siente infravalorado.

La verdad es que es muy divertido,

me parece un cachondo mental Jaime

y me lo paso muy bien cuando coincidimos.

Yo creo que es una cosa terapéutica para bajarle los humos

al personaje de Velázquez.

¿Más tranquilo? -Sí.

-Buenas noches. -Buenas noches.

Mi personaje es Felipe V,

nada menos y nada más.

Una persona que en su época, e históricamente, ha pasado

como un tipo excéntrico,

realmente, visto desde un análisis clínico, médico,

psiquiátrico de hoy en día, es un compendio de muchas cosas.

Estaba el pobre para allá.

Está un poco...

(SILBA)

Hay un par de secuencias con él muy divertidas

porque Julián se hace pasar por el médico de la corte,

por el doctor de la corte.

El doctor Julián Martínez,

un amigo de la familia recién llegado de La Sorbona.

Y me abro. -Te abres.

-Quizá vos podríais examinar al Rey.

Su católica Majestad no se encuentra muy...

¿Católica?

Lo que le está dando no sabemos exactamente qué es,

pero le está dando Lexatines, supongo, o cosas así, ¿no?

¡Hala, a sobar!

Amado y yo, cuando empezamos a trabajar en el casting,

barajábamos varios nombres, pero Fernando Conde parecía idóneo,

porque tiene esta cosa engolada y esa voz tan presente.

Nos parecía que podía combinar muy bien con esa parte de locura.

Él, que ha sido actor de comedia,

o incluso cómico colaborando en los inicios de Martes y Trece,

podía darnos esos registros cambiantes.

Fernando es un actor que lo ha hecho todo ya

y lo tiene clarísimo.

Es un señor para el que el teatro,

y el teatro clásico en especial, no tienen secretos para él,

con esa mirada, con esa pose...

Te lo comes.

Solamente me bastan dos cosas para vivir,

una biblia y una mujer.

Lo que trabajé con Fernando, sobre todo, eran pequeños cambios.

Digamos que, si teníamos un texto, nosotros pudiéramos hacer

pequeños cambios de humor, me refiero de tono incluso,

que pudiera estar enfadado y fuera de repente un niño indefenso,

o de repente era él el amigo fiel.

Yo he intentado dar

esos picos de euforia absoluta

y de languidez,

de nostalgia a Versalles.

Entonces, en los primeros ensayos descubrimos eso,

que lo mejor era no hacer un gran cambio,

sino hacer todo el rato como pequeñas fluctuaciones

en su interpretación, y así es como creamos a nuestro Felipe V,

que no sé si realmente era así.

Tiene una locura hasta el punto de que él cree que es una rana.

(HOMBRE) Se mete al agua.

Te agachas y vuelves a hacer todo lo de antes.

(CROA) -¡Felipe, por Dios!

-En esas salto.

"Por Dios", me giro y me tiro. -Eso es.

(FELIPE V CROA)

-¡Felipe, por Dios!

-¡Ayuden al Rey! -¡Ah!

-¡Cálmese!

(FELIPE V CROA)

-¡Corta! -Cortamos.

-Bravo, Fernando. -Gracias.

Gracias, chicos.

Fernando Conde bañándose en pelotas

a no sé qué grados bajo cero, haciendo de rana,

nos ha llegado a todos al alma, te lo digo.

¡Oh, Dios mío cuando le vimos allí croar!

Yo le haré llegar este lienzo a su Majestad.

¡Es bellísimo! -Lo es.

(MARÍA) Yo estoy haciendo el personaje de Isabel de Farnesio,

la reina, la segunda mujer de Felipe V.

Mi personaje es una mujer rotunda, con un carácter dominante

que, desde el momento en que llegó a la corte, ya puso los pies

antes de llegar incluso a estar con el Rey,

y ya empezó a andar.

El Rey está indispuesto y no recibe.

Sus trastornos mentales, la bipolaridad que tenía,

sus obsesiones, sus miedos, sus fantasmas,

le iban acompañando por todos lados.

Un poco complejo.

La relación de ellos dos yo creo que era

que se querían mucho.

Ella le cuidaba muchísimo.

Leí en algún sitio que se hizo esclava de él absolutamente

para poder gobernar absolutamente.

A ella nadie la cuida, pero eso es la realidad de las mujeres

a lo largo de los siglos,

¿quién ha cuidado a las madres durante generaciones?

Pues no sé.

Muchas veces te paras a pensar y dices:

"¿Qué mujeres importantes ha habido en la historia?"

Al principio no sabes qué decir.

Luego empiezas a recordar, empiezas a darte cuenta,

empiezas a conocer.

Isabel de Farnesio es uno de esos personajes fascinantes

de nuestra historia acallado por ser mujer.

Trajo una propuesta buenísima,

y me parece que lo hizo genial.

Yo me quedaba embobado en la escena mirándola,

porque estaba genial.

Tenía este poderío y, realmente, se ve que ella es

la que maneja el cotarro en palacio.

Estaba genial, tenía toda esa cosa de la realeza,

la seguridad, el poso,

la confianza,

pero a la vez la soledad

y la fragilidad que en el fondo tiene esta mujer,

que tiene que encargarse sola y a escondidas de todo el reino.

(VOZ EN OFF-VO) El reinado de Felipe V se prolongó

desde 1700, cuando llegó a España desde Versalles con 17 años,

hasta su muerte, en 1746.

Junto con su segunda mujer, la italiana Isabel de Farnesio,

fomentó el desarrollo cultural y artístico,

ya que había aprendido en la corte de su abuelo, el Rey Sol,

Luis XIV de Francia, que una de las utilidades de la cultura

y el arte es demostrar la grandeza real.

Así, durante el reinado de Felipe V,

se fundó la Biblioteca Real,

precedente de la actual Biblioteca Nacional,

y también la Real Academia de la Lengua

y la Real Academia de la Historia.

Los reyes no fueron los primeros coleccionistas de arte

de la historia de la monarquía,

pero fueron los primeros en marcar sus cuadros,

él con la Cruz de Borgoña, ella con la flor de lis.

Después del incendio del Alcázar de Madrid de 1734,

en el que tantas obras de arte se perdieron,

llevar la cuenta de lo que tenían era importante.

Para entonces, la reina Isabel ya había descubierto en Sevilla

a Bartolomé Esteban Murillo,

que se convertiría en su pintor favorito.

"La Sagrada Familia del pajarito", hoy en El Prado,

la acompañó todos los días de su vida, incluso en sus viajes.

Así fue uno de los lienzos que se salvaron de la quema.

Afortunadamente, es más lo que conservamos

que lo que se perdió devorado por el fuego.

En 1734 se quemó el Alcázar

y ahí se quemaron más de 600 obras, muchas obras de Velázquez

y muchas obras que no hay conocimiento de tales.

(JULIÁN) Su famoso cuadro de "La expulsión de los moriscos",

que es cierto que se perdió.

Hay unos bocetos de cómo lo iba a hacer

y se perdió en ese incendio.

Hay teorías muy potentes de que verdaderamente son ellos

los que provocan el incendio del Alcázar.

Qué casualidad, las obras que les gustan no se queman

y se las llevan, y no hay nadie en palacio.

Murió una criada por despistada.

El CSI yo creo que hubiera descubierto

que quienes ordenaron quemar el Alcázar fueron los reyes.

(ANAÏS) Hay hechos que indican, o podrían indicar,

que fue premeditado.

Por otro lado, me parece bastante absurdo pensar

que podían arriesgar todas esas obras de arte,

y lo carísimo que salía,

y lo irremplazable que era todo lo que se quemó.

Eso me hace dudar del hecho de que lo hiciesen,

ahora, podría ser que lo hiciesen, pero lo hiciesen muy mal.

¿Qué has dicho?

-¿Dónde empiezas? -Aquí.

-37, parte 2, toma segunda, cámara B.

-Rueda.

(CROA)

-Corta, mal hecho. -Corta.

(MARÍA) Hombre, ya la reina...

En la escena que tuve con mis amigas,

con Irene y Amelia,

ya dejé entrever que el Alcázar

no era como de mis gustos.

Fui elegida porque me creían una princesa sumisa,

incapaz de controlar las intrigas de la corte.

Pero vos no sois así.

Si lo fuese,

este imperio estaría asumido en el caos más absoluto.

Lo único que necesito es hacer feliz a mi esposo

para yo poder seguir gobernando.

No me importa.

Luego hicimos un palacio precioso.

Hemos explicado en el capítulo que sí,

que Isabel lo hace a propósito,

pero lo hace por tener contento a su marido,

para que se relaje, se calme,

para que tenga su castillo como a él le gustaría.

(HABLA EN FRANCÉS)

Yo no me pierdo nunca las fiestas de Jorge.

(RÍE)

-¡Oh, "mon Dieu", la mejor fiesta del año!

Además, venía de Versalles Felipe y yo de Italia.

Aquí es todo austero y sobrio.

Para mantener el status quo y ella poder seguir reinando.

Él está contento, no da la vara, está tranquilito,

y yo puedo seguir en mi situación de reina

y controlarlo todo,

porque, si no lo hacía ella, él no lo hacía.

¡Silencio, por favor!

Rodamos, dale.

-¡Vamos!

(FELIPE V CROA)

Deciden robar los cuadros que se van a quemar con el Alcázar

para venderlos, para lucrarse; eso no lo haría Irene jamás.

Los americanos tienen un método de teletransporte

más seguro que el nuestro,

pero con unas contraindicaciones bastante más graves.

Entonces, eso lo descubre Lola.

(Disparo)

Entonces, él se pega un tiro porque está terminal el pobre,

o sea, está muriéndose.

El tema que pensamos desde el principio era

la visión de Lola, "estoy perdiendo la vida para salvar arte",

por eso ella quiere salvar el arte, porque está perdiendo la vida.

Es decidir qué es más importante,

si el arte va más allá, si vale más que las vidas humanas.

Hace muchos meses que mi vida está en riesgo.

A Darrow le da igual la muerte de sus trabajadores

solamente por conseguir beneficios.

(NATALIA) Estos son malos muy malos.

Ella decide que hasta aquí hemos llegado,

aquí se cambia la historia, el espacio, el tiempo,

lo que haga falta si las cosas no son como a Lola le gustan.

¿Y cuándo piensa acabar con Darrow? -Ahora mismo,

si no tiene inconveniente.

(Tono)

-Vivir para ver.

-¿Sigue ahí?

-Quien mentía eras tú, hijo de puta.

-¡No, no, Lola, no!

Salvador es estricto en las reglas, pero él se las salta.

Usted liquida a Darrow y yo salvo los cuadros.

Espero no tener que arrepentirme.

-No lo hará.

Yo me sentía llena de satisfacción porque, por fin, iba a conseguir

mis objetivos dentro del Ministerio.

Vas a custodiar los cuadros,

no van a volver a su lugar ni a su tiempo.

Se van a quedar aquí.

(JAIME) El cara a cara, o el ojo a ojo, la distancia corta,

fue para mí una de las escenas más gratificantes

que he hecho en la serie.

Lola es como el Guadiana, aparece y desaparece, viene y va,

está con unos y con otros.

Era como una partida de póquer.

Íbamos de poder a poder.

Yo he cumplido mi parte del plan, le toca a usted, Salvador.

Lola destruye a Darrow a cambio de su libertad,

pero no sabemos qué va a pasar con Lola, porque Lola está enferma.

¿Irá alguien a rescatarme al pasado?

Quién sabe.

Robarle los cuadros a un rey, uno de los sueños de mi vida.

(VO) El robo de arte más grave en tiempos modernos

sucedió en el museo Isabella Stewart Gardner,

en Boston, Massachussets,

el 18 de marzo de 1990.

Entraron en el museo y se llevaron 13 obras de arte,

entre ellas "El concierto", de Johannes Vermeer,

"Tormenta en el Mar de Galilea", de Rembrandt,

un Manet y cinco dibujos de Degas.

Se estima que el valor de todo ello es de 500 millones de dólares,

lo que lo convierte en el robo más cuantioso del mundo.

Según el FBI,

las obras se pusieron a la venta en secreto en Filadelfia,

en la década de 2000.

El caso sigue sin resolverse.

Las obras están en paradero desconocido

y la recompensa por información que pueda llevar a ellas

es de 5.000.000 de dólares.

El artista más robado, según la INTERPOL, es Picasso,

seguido de Joan Miró, Dalí, Durero, Rembrandt y Andy Warhol;

por ahí van los gustos de la mafia.

¡Madre del amor hermoso!

Pero ¿qué hacéis?

Jorge tenía muy claro desde el primer momento

que Elena tenía que tomar las riendas de la relación

y que tenía que demostrarle a Alonso

que, a pesar de que a ella le gusta y quiere conocerle,

no va a ser una pesada.

O sea, si quieres participar de este juego, bien;

si no, yo no voy a ir detrás tuya.

El personaje de Alonso crece enamorándose de este personaje

de una manera totalmente enfermiza.

Esta Elena es Blanca, mi esposa.

Claro, imaginad lo que supone para él ver a una mujer,

que le sigue recordando a su queridísima esposa,

con ese talante tan arrollador y apasionado.

Si te planteas bien que a un personaje de su época

le planten aquí de repente,

bastante bien se está condicionando Alonso,

porque, si te planteas esa situación realmente,

debe ser casi imposible adaptarse a los mundos de hoy.

Elena, Blanca y las ánimas del purgatorio,

ni cuando entraba en combate sufría tanto pavor.

Alonso aprovecha para preguntarle sobre las mujeres de hoy en día.

Sí. (ELENA) ¿Alonso Entrerríos?

Sí, ahora se pone.

¿Elena?

Ella es una persona muy metódica, muy trabajadora,

con mucha ilusión en su trabajo.

Lo estamos disfrutando todos.

O sea, lo defiende al 100% y yo me lo paso muy bien con ella.

Trabajo muy a gusto con ella.

Sí, es un glamur incómodo, como suele ser el glamur.

Es muy bonito ese rollo "Amistades peligrosas".

(FERNANDO) Jamás me he visto yo en semejante trance.

Estaba monísimo.

(RÍE)

Le vamos a poner esa peluca tan estupenda de rey.

¿Has visto qué bonita? -¡Madre de Dios!

-Va a estar majestuoso y estupendo. -Vamos.

Con el trabajo que han hecho en Maquillaje, Peluquería

y Vestuario, realmente me parezco a Isabel de Farnesio.

Aquí tenemos muchas pelucas porque tenemos lacayos,

criados, guardia real,

y todos tenían que ir con la peluca de la época,

que son estas blancas que llevan dos rodetes;

y lo hemos hecho así.

Hemos tenido músicos también.

O sea, muy de palacio todo.

(FELIPE V) No, me niego.

¡No voy a dormir con esa camisa!

-Está limpia y recién planchada.

-Está envenenada.

Verse uno es complicado, porque hay algo...

Lo digo cuando rodamos,

en esas pelucas y esas especies de zapatitos hay algo de femenino,

entonces, cuesta verse, es: "¡Hostias!"

Con la peluca, vistiéndote, poniéndote esos tacones,

el lunar, los coloretes y esos trajes,

ya te metes en situación.

¿Es necesario ponerse el camisón de dormir?

Hay un momento un poco indecoroso que ocurre...

en el capítulo que no sabía yo muy bien cómo llevarlo a cabo.

¿Cómo reaccionaría él, le gustaría, no le gustaría?

Entonces, se despertaba y no sabía cómo reaccionar a eso,

si asustarme y decir: "No, esto no es nada",

o de repente hacer: "¡Oh...!"

¿Qué? Eh...

¡Ah!

Perdón. No, no.

Yo no pretendía... No, lo sé.

Pero Jorge Dorado tuvo la brillante idea

de relatarlo como lo relata en el capítulo,

que es que se queda dormido en la flor...

y nata de Irene.

A Jorge hay que atarlo.

Hay que atarlo, sí, sí, pero bueno...

Pero tiene mucho talento y sabe muy bien equilibrarlo.

Es un personaje que no tiene ningún tipo de sexualidad.

O sea, es casi como un ángel.

Es un tipo que solo tiene ego, no tiene nada más.

Él deseo seguro que tiene.

El trípode está bien.

(PABLO) Angustias decide dejar su huella en el Ministerio.

Ella reflexiona y decide, a través de un teléfono móvil,

dejar por qué está aquí

y dar su visión de algunas cosas que pasarán en próximos capítulos.

(JAVIER) Pablo Lara,

que es nuestro encargado en temas de redes sociales,

marketing y todo lo que es paralelo,

y que ha sido un gran fichaje,

es el que se encarga de enlazar todo este tipo de cosas.

Anoche soñé con Napoleón.

Este año hemos decidido que Angustias sea

un poco protagonista de la historia,

porque es un personaje secundario,

pero que despierta cariño y afinidad en la gente.

(SUSPIRA)

¿Y qué hago yo aquí llorando como una tonta,

mirando a una cámara e intentando explicar mi vida

para que al menos quede algo?

¿Para quién?

Angustias se lanza, encuentra una pequeña cámara,

y nos va a contar en un pequeño diario,

mirando a cámara, en un primer plano muy cerrado,

sus experiencias.

La verdad, no tiene desperdicio porque es muy cómico.

Un contenido exclusivo que el usuario verá

en Internet, en las redes sociales.

¿Sabes qué pasa?

Que, cuando empecé a leer los guiones,

yo ya ahí vi que esto sería un éxito.

Tonta, a mí me lo puedes contar.

Es una forma de dar más importancia al personaje de Angustias,

porque en Internet funciona bien y la gente la quiere muchísimo.

Muy contenta, la verdad, porque estoy muy implicada.

Perdonad, ¿es vuestra esta cámara?

No.

Yo pinto, no hago trampas.

-Huy, vale.

Si miras las fotos que tiene la cámara,

igual tienes una pista de quién es el propietario.

Siempre vemos a Angustias en el ministerio y está siempre

que todo lo ve, y ella tendrá su propia opinión

sobre las cosas que pasan en el capítulo,

y hemos decidido hacerlo así.

A través de cuatro vídeos distintos entre capítulos,

ella dará su visión de algunas cosas de la serie

y conoceremos más al personaje.

¿Cómo lo viví?

Pues fíjate, superfeliz.

¡Huy, viene alguien!

(Pitido)

No os perdáis el episodio que viene, que salgo yo.

No tiene miedo a nada, esta niña...

Estamos hablando de una serie para mí extrema.

Estaba encantada con todo.

Dijeron que haríamos un capítulo sobre esto y nos entusiasmó mucho.

Yo, cuando me leí el guión, dije...

Me encanta que cambiemos de género.

Me parece que es interesante y poco conocido.

El terror es un género que me encanta.

Es una gozada, son secuencias en las que te quedarías.

Qué mal rollo.

Esas cosas ayudan a meterse en situación.

Todos hemos soñado con eso.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 17

Los archivos del Ministerio - Capítulo 17

25 abr 2016

Juliám Villagran, el actor que interpreta a Velázquez, habla de cómo se ha sentido al viajar como patrullero del ministerio con Irene ( Cayetana Guillén Cuervo) como compañera; conoceremos algo más del reinado de Felipe V (Fernando Conde) y Lola Mendieta (Natalia Milán) nos habla de su personaje.

ver más sobre "Los archivos del Ministerio - Capítulo 17" ver menos sobre "Los archivos del Ministerio - Capítulo 17"

Los últimos 23 programas de Los archivos del Ministerio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios