Lolita tiene un plan La 1

Lolita tiene un plan

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4154338
Para todos los públicos Lolita tiene un plan - Actrices - ver ahora
Transcripción completa

(NARRA) "Yo en mi tiempo libre lo que suelo hacer es pintar,

leer, ver series, ver cine, ver teatro...

y, sobre todo, reunir;

reunir a gente que quiero, que admiro,

con la que me gusta compartir una buena noche,

un buen vinito

y una buena tertulia, una buena conversación.

La gente que va a mi casa...

Cuando salen, salen contentos.

(RÍE) No solamente por las viandas que le podido dar,

sino porque se lo han pasado bien.

Dicen que soy buena anfitriona.

Quizá lo tendrán que decir cuando salgan de aquí.

Yo me imagino que la gente saldrá contenta".

(Música apagándose)

(Jazz suave)

¡Adelante, por favor!

(RÍE) ¡No os quedéis ahí en la puerta!

Qué alegría, por Dios.

(EXCLAMA) ¡No sé si ponerme de rodillas!

(CAYETANA-C) Qué guapa estás.

Igualmente. Qué guapas, por Dios.

Qué ganas de conocerte tenía. Por favor, pasad.

Y yo a ti, Adriana, porque te sigo muchísimo

pero no habíamos coincidido.

(ADRIANA-A) La verdad es que no he tenido la suerte

de conocer a Lolita y tengo muchísimas ganas de conocerla.

Solo tengo esto, las imágenes de haberla visto

desde pequeña, que para mí fuera un símbolo

de fuerza, de coraje, de unión de familia.

Y yo decía: "Guau, esta mujer me gusta".

(C) ¿Dónde nos ubicamos? Mira, venid por aquí.

Cuidado con los escalones. (A) ¡Ay, por favor!

Aquí estáis en vuestra casa.

(C) Cuidado, a ver si nos lo tomamos literalmente.

(A) Ponemos una tienda de campaña en el jardín.

No, arriba tengo dormitorios. (L) Sitio por lo menos tienes.

-Qué bonita, me encanta.

(C) Lolita es un pedazo de tía.

La conozco de toda la vida. ¿Cuántos años es eso? No lo sé.

Pero el mundo del espectáculo tiene una cosa curiosa,

que te reconoces, te conoces, te encuentras, te quieres...

Tened cuidado... (C) Qué ilusión.

porque aquí hay un...

(A) El bikini no me lo he traído. ¿Tú, Caye?

(C) Yo, no. ¿Qué queréis tomar?

Una cena entre mujeres me parece que...

que puede ser estupenda. Además, mujeres de esta profesión

que no tenemos mucha ocasión de vernos,

pero que sabemos quiénes somos.

Y yo creo que puede ser muy entretenida

y sorpresiva. (RÍE)

Bueno, chicas, es un placer que estéis aquí.

(C) Lo que nos ha costado juntarnos, por Dios.

Hay que mirarse a los ojos. Sí, que no estamos "pa" bromas.

Y luego hay que apoyar. Ah, ¿y no bebemos?

(L) A Cayetana no le he dado. No, primero apoyar...

Primero apoyar y luego ya veremos. (HABLAN A LA VEZ)

No se puede explicar por qué hay que apoyar, pero hay que apoyar.

(A) Siempre hay que apoyar. Sí. Bienvenidas, chicas.

(LOLA-L) Muchas gracias, oye. -Me encanta tu moño, Lola.

Vas a crear una tendencia. (A) Una castañita parece.

-Estoy muy moderna últimamente. Me fijo en los jóvenes

-Claro, es un poco hípster.

(L) Es que tengo el pelo muy largo,

y no estoy acostumbrada.

Largo tampoco. Fui a verla al Bellas Artes

y tenía melenita. Estaba guapísima.

Para mí es como si lo tuviera arrastrando.

Entonces me lo cojo así y estoy encantada.

Hay que tener cara "pa" ponerse ese peinado.

Sí a estas alturas de la vida... Hay que tener tu cara.

A estas alturas de la vida te atreves con cualquier cosa.

Siempre me ha gustado llevar la cara despejada.

Porque, no sé, te vas deteriorando, pero...

no vas a tapártela con una cortina.

-Qué valor.

-Tienes que ir asumiendo lo que pasa.

-"Deterioraos" estamos ahora la juventud. Bueno, yo ya no.

Ya os veo, haciendo manitas. (C) Somos muy amigas.

A nosotras dejadnos sueltas. ¿Puede ser que sea frío?

(C) Aguantamos como valientes. Hace buena noche.

No hace ni aire. (L) Además, está precioso esto.

Lo tienes muy bien "iluminao". (C) Qué casa más chula.

(A) Yo me quedo a dormir, Lolita.

-Hemos venido sin bolso porque en el coche

hemos traído unas buenas maletas, para quedarnos aquí.

Porque claro... (SE RÍEN)

(A) Ha vuelto a apoyar.

(C) He vuelto a apoyar porque... -¿Por qué has vuelto a apoyar?

Hay que apoyarse.

(C) ¿Contabas con que nos íbamos a quedar a vivir?

No tengo ningún problema. Mis hijos no están,

que son los que usan los cuartos.

A mí tu niña, la Furiase, me la como con patatas.

(A) A mí me encanta. Y ella os adora.

(L) La niña y el niño.

-Pero yo tengo más relación con Elena.

-Le veo poco, pero lo que le he visto...

Es músico. En casa del herrero, desde luego, cuchara de palo, no.

Mi hija, actriz.

Que como está la profesión, la pobre mía...

Eso sí, hace muchos "castings", pero la llaman bastante poco.

Como a muchas de vosotras.

Casi todas. Esto es muy complicado.

(L) Hay un porcentaje de un 80% de gente sin trabajar.

Pero yo creo que son épocas, ¿no?

Los hijos de personajes conocidos,

si se dedican a la misma profesión, la primera puerta se abre.

Porque dices: "Soy el hijo de...", y se abre.

En el supuesto caso de que el hijo quiera decirlo.

Que hay hijos, como los míos, que no lo dicen.

En sus principios no lo decían,

porque les parecía una cosa deshonesta.

Entonces yo creo que es como una cosa

que existe en contra.

Porque yo tengo unos hijos que tienen unas grandes capacidades.

Natalia es un monstruo.

Entonces, que esté en su casa Natalia... ¡Ah! ¿Cómo es eso?

Y tantas Natalias que hay.

Pero de esas calidades hay muy pocas.

Y de pronto estás en casa.

Pero tú, por ejemplo, no vienes de padres... ¿O sí?

No, mi padre es magistrado y mi madre abogada

y mi hermano y mi cuñada.

A ti no te dio por estudiar otra cosa, que no fuese...

A mí me dio por estudiar Filosofía. Porque me gustaba mucho.

Ahora la termino por la UNED, porque por los rodajes

la tuve que aparcar.

Y el año pasado pensé en retomarla.

Y las que sois actrices guapas,

aparte de ser talentosas,

que luego eso lo demostráis

delante de una cámara o en el teatro.

Pero tú, que eres una cara bonita, también te habrá costado

que te habrán hecho hacer cosas que no te apetecía,

solo por decir: "Esta niña es muy mona,

servirá o no servirá, pero vamos a sacarle el jugo".

Hay algo que al principio pensaba que me podía ir en contra

pero que me ha ayudado y es el carácter.

El carácter, que es el que te ata y te aferra a la tierra.

Y decir: "Por aquí no paso".

Y ya una cosa, yo creo, de dignidad,

de decir: "Si me tiene que costar más, si tengo que esperar más,

o no voy a conseguir esto nunca en mi vida,

pues no lo hago".

Pero no sacrifico cosas que para mí son esenciales

por conseguir nada.

Y luego poner muy claro que la belleza y que el cuerpo

"pa" empezar o es mérito de ninguno.

(C) Es una lotería, pera la puedes usar porque es un arma.

El problema no es que lo uses tú, es que lo quieran usar otros.

Oye, ¿nos vamos para adentro y comemos?

(C) Estábamos aquí con tu seta.

¿Comprendes? Con todo controlado. Sí, pero me está dando aquí

y no sé si el pelo, si las lanas estas, van a salir ardiendo.

(C) Son estupendas. Y lo que cuesta un volumen.

-Yo quiero esas lanas, yo me hago rizos.

Venga, vámonos dentro.

Tienes que salir a por la maleta, que tenemos ahí los pijamas.

¿Vais a poneros el pijama ya?

Ya conozco ese teatro...

Ponme una almohada, tápame con una manta, dime que me quieres.

Siéntate a mi lado y habla aunque no te escuche,

pero, por favor, déjame aquí.

(L) Para mí ser actriz

es enriquecer mi vida con mi trabajo.

Y enriquecer mi trabajo con la vida.

Y ser actriz es mi alimento,

es mi gasolina.

-¡Es por olvidarnos de esta tierra!

¡Es por una casa frente al mar!

(C) Es una profesión que te llena de vida, de ilusión,

y yo creo que la ilusión es realmente

el oxígeno para seguir caminando.

(A) Para mí es un lenguaje

con el que me manejo desde muy pequeña

y es algo muy parecido a la necesidad que tengo de comer,

que es una necesidad casi fisiológica.

Interpretar es algo así.

-Uno siempre...

tiene que saber lo que le mueve a hacer una cosa

porque es la única manera de saber si hace lo correcto o no.

(RÍE) Eso es lo que me han enseñado a mí.

Lo tuyo es puro teatro.

(A) Lolita, ¿por qué no has comido hoy?

Porque me he levantado tarde

he desayunado bien, me he ido a ensayar

la obra de teatro y...

Y "non stop". y no me ha dado tiempo.

Y yo no sé qué me pasa, que cuando termino de ensayar

estoy como descompuesta. No sé por qué.

(CAYETANA) Porque es mucha energía,

...física y emocional. (A) Estás arriba y abajo.

Porque me entra como... como si tuviera fiebre.

Tienes en la cabeza un montón de cosas.

Unas son estupendas, otras no sabes cómo las vas a resolver.

Hay muchas cosas y sales como si vinieras de una guerra.

(C) Una guerra contigo misma.

Se te baja un poco la tensión.

Pero, bueno, es la profesión.

Es lo que hemos elegido todas, las cuatro.

Con sus pros y sus contras.

Cuando nos hemos sentado a la mesa, que la gente no la ha escuchado,

pero estábamos hablando de eso, de los papeles

que le dan a gente muy joven para hacer de una edad

y a las que tenemos una edad como yo,

que estoy más cerca de Lola que de vosotras...

Te falta muchísimo. No creas que tanto.

(C) No hay que especificar. Claro, unos cuantos.

Como decía Lina Morgan...

Distintas generaciones. "Taitantos" como decía Lina Morgan.

Pero es verdad que no escriben papeles para mujeres

de ciertas edades.

Todo quieren que sea joven. (C) Es un horror.

-No, lo de la juventud es una cosa

de aplaudir, de admirar y todas estas cosas,

pero en una sociedad hay gente de todas las edades

y en las profesiones también.

Y para hacer una de 60 años no puede hacerlo una de 30,

porque canta "La Traviata". En teatro, aún se podía hacer.

Que se hacía, de hecho,

porque había compañías estables que tenían un número de personas

que tenían que sustituir y esto se hacía.

Pero en el mundo de la imagen

es como una cosa muy chocante.

Y a mí me da un poco... ...de grima.

Y de tristeza, porque todos vamos a envejecer,

y es una cosa tan obvia...

-Cayetana, se es joven muy poco tiempo.

Un ratito, nada más.

Como el amor, la pasión dura, lo que dura.

(L) Cuando quieres darte cuenta, ya no eres joven.

-Sí, es así.

-Y yo creo que se está perdiendo

una cosa importantísima, que es saber

lo que les pasa a las mujeres

a partir de dejar de ser tan jóvenes.

-Nos están enviando constantemente mensajes de:

"No te acerques a la muerte, sé eternamente joven".

Por eso no me parece tan terrible

que una actriz a lo mejor joven por reto o decisión del director

decida encarnar al personaje hasta el final.

Me parece más terrible que una actriz madura

se someta a operaciones quirúrgicas

para luchar contra lo inevitable. -Mucho.

(C) Y en nuestra industria es más suave,

porque en Norteamérica...

Nosotras, que lo estábamos hablando antes, es verdad,

no hay ninguna que se haya deformado la cara...

(L) -Pero no nos podemos comparar con Norteamérica en nada.

Estamos aquí en España y tenemos nuestros propios problemas.

Y no mandan de allí, mandan de aquí.

Lo que se está haciendo aquí, se cuece aquí.

Y no es tanto por referencias,

sino por deseos. Es una política más a seguir.

Que la arruga en el mundo de la actuación no es bella.

No es bella.

-Mira qué guapa estás.

-Violeta estaría orgullosa de tener una madre como usted.

-Qué preciosidad.

(A) -Antes el éxito profesional de un actor

pasaba por el talento, la capacidad de compromiso,

porque tuviera algo inquietante, enigmático,

ahora pasa por la juventud

por la belleza física, los seguidores en las redes...

-Pruébatelo.

-¿Yo? No. No estaría cómoda.

-Pruébatelo. Con tu figura, te va a quedar de maravilla.

-Yo creo que la validez estaba

en el reconocimiento del trabajo.

No en el reconocimiento

de una belleza, de... No.

Eso, si venía por añadidura, pues muy bien,

pero la base era otra.

¡Esto se llama envejecer!

¡Es muy jodido, pero lo asumo y sigo viviendo!

¿Cómo decidiste dedicarte a esto?

(C) Pues, a ver...

Al pertenecer a una familia de actores, supongo que como tú,

todo el mundo a mi alrededor pertenecía al mundo del arte.

Y di por hecho que tú crecías y pertenecías a ese mundo.

Nunca se me ocurrió hacer otra cosa.

Lo que pasa es que sí tuve la lucidez

de querer estudiar una carrera

y tener otras posibilidades, otras ventanas

para poder intentar dominar mi vida.

Porque es tan ingrata la profesión...

Yo no tengo carácter para esperar a que suene el teléfono

y alguien me ofrezca un trabajo.

Hay que inventarse tu propio motor.

Por eso nunca estoy parada. Hago muchas cosas.

Yo creo que hay que diversificar un poco el trabajo para poder...

Si puedes, quiero decir.

Para mí ha sido una solución maravillosa.

Claro, estás haciendo televisión. En definitiva, para mí es comunicar.

Que me encanta.

-Conectar con el público a través de lo que te gusta.

De todas maneras, la próxima vez la que guise vas a ser tú.

¡Ah, claro, que yo te vi!

-Pero agradezco que no me lo hayas pedido esta vez,

porque, si no, me pierdo las cosas.

-Cayetana, estás sudando la gota gorda.

-Mira esto.

-¿Qué menú vas a hacer? (C) Mi primer plato

es un gazpacho tibio de calabaza con crema de queso

y nieve de aceite de oliva.

-¿Y de segundo?

-Un ciervo en su hábitat, con arroz salvaje,

con quinoa, puré de castañas,

nieve de aceite de trufa...

-No había aceite de trufa. -Entonces, aceite de oliva.

Sencillez, delicadeza y una exquisita sensibilidad

son las señas de identidad de esta joya

elegida por la academia española para representarnos en los Óscar.

He querido hacer varias cosas a la vez

y no he querido echar un órdago a lo mismo para intentar

controlar un poco más, dentro de lo variable del camino, mi vida.

Porque si hubiera echado solo una carta al juego,

quizá me hubiera ido de otra manera.

-Pero no todo el mundo, Cayetana, tiene capacidad

para dispersarse...

-También. -No todo el mundo.

Hay gente que está en un lugar

y sabe hacer una cosa y no se siente capaz de hacer otra.

A mí, por ejemplo, me han pedido dirigir.

Yo, no. Yo creo que no sé dirigir.

Y no me puedo poner a dirigir porque no sé.

"¿Y cómo no vas...?" Pues no sé.

(C) -No sé cuál es la solución, lo que sí cuento

es que es muy ingrato. (A) Qué coraje decir esto.

Hasta donde uno nota que va a llegar con profesionalidad.

Y decir: "Aquí me planto".

¿Y tú por qué empezaste cantando?

(L) Pues porque en la época de la posguerra se cantaba mucho.

Y, bueno, pues...

Mi madre cantaba muy bien

y mi padre también. Cantaban mucho.

Y... me presentaron a un concurso de posguerra

que era como los de ahora de los niños,

pero de los de posguerra, que eran más casposos.

Pero la verdad es que... ¿Y ganaste alguna vez?

Gané cinco premios. A todos los que me presenté.

Y me retiré a los 14 años. (RÍE)

Empecé a los doce... (C) Uy, la edad de la jubilación.

No hay sistema que lo aguante No, no, se mueren.

Yo lo pregunto porque como yo soy cantante...

Yo siempre me he considerado una actriz intrusa.

(C) Muy buena actriz. Pero intrusa, al fin y al cabo.

Yo empecé de actriz ya de mayor.

Tengo el Goya y me lo dieron a los 46 años y Revelación.

Yo estoy esperando que me lo den a los 82.

Pues también te darán Revelación. Pero me encantará.

(HABLAN A LA VEZ)

A mí me interesa, yo que veo la música...

Que veo la música desde mi punto de vista y que tiene sus crisis,

y ahora mismo está pasando por una crisis grande.

¿Vosotras estáis a favor de los musicales?

Porque, por ejemplo,

Antonio Banderas que es actor y hace mucho cine en Hollywood,

ha hecho musicales.

Yo le vi en "Nine", en Broadway y era un espectáculo.

Y aquí como que hay diferencia.

Están los actores de teatro serio, que yo digo,

están los actores de teatro, de comedia,

que parece que es un género que está como...

...visto como inferior, ¿no? Sí.

Como nos gusta separar, ¿eh? Sí...

A eso quería llegar, por eso he entrado por los musicales.

¿Por qué siempre se ha separado tanto,

cuando la profesión es una? ...los distintos géneros.

No tiene por qué. Si se es, se es.

Para lo que sea. Una cosa la harás mejor que otra,

pero se es para todo.

No se es actor de teatro, o de radio, o de televisión...

Porque... ¿No te ha pasado por ejemplo a ti,

que eres la más joven de las cuatro?

Me ha pasado con la televisión, que siempre me decían:

"¿Y a ti...?" Además, siempre me ha gustado la televisión,

trabajar en televisión, porque creo que...

Me parece que es la plataforma...

que es más cercana a todo el mundo,

la más entrañable con el público, porque permite llegar a los hogares

y que si se hace un buen producto, esté al alcance de muchas personas.

O sea, creo que es muy democrático.

Siempre me decían: "Uy, ten cuidado", cuando empecé.

"Ten cuidado, no hagas mucha televisión".

Y los grandes trabajos

que más he disfrutado precisamente...

han sido en televisión.

Eso pasaba, los actores de televisión no podían hacer cine.

Sí, la percepción es otra.

Estáis comiendo muy poco, chicas.

(L) Yo te vi con mucho gusto en "La Señora",

en la serie aquella. No me lo perdía por nada del mundo,

porque era... Tenía una frescura...

Me gustó mucho aquella historia.

Había unos trabajos preciosos.

Y yo te descubrí allí.

(A) Con 22 años. -Y además, tan bonita.

(L) Tan bonita, tan sentida, tan entregada...

(CANTA) Tan morena.

Y tan gitana como era...

Pero estaba muerta de miedo. Digo: "Ay, madre mía,

que han confiado en mí".

Perdona a Vicenta, no es contra ti.

Es que le preocupa demasiado lo que se diga.

-No importa. Necesitaba verte.

-Y yo a ti.

Está siendo todo tan duro...

-Lo sé. Lo sé.

(A) Creo que si no existiera el cine, la televisión o el teatro,

yo de pequeña en mi cueva neandertal

me habría inventado algo parecido,

porque creo que trabajar con los símbolos

y poder contar historias a través de todos

es necesario.

Para mí es una de mis fuentes de felicidad.

Suéltame.

La gente no sabe realmente lo que se sufre en esta profesión.

No se sabe. ¿Por qué no lo contáis?

Porque los medios de comunicación...

es terrible, porque contribuimos a eso,

pero solo muestran la cara glamurosa, que es muy irreal,

como los Goya.

En unos Goya estás todo el día como por rastrojo,

maquillándote, no sé qué... Todo el día agotada,

con los nervios, el vestido, la cremallera se te rompe,

vas a hacer la foto... Y quiero decir...

Y alguien diría: "Bueno, no es tan duro".

Por supuesto, que no es tan duro como otro tipo de trabajo,

pero estás haciendo algo

que no es ni mucho menos tan gratificante como se ve desde fuera.

Y lo mal pagado que está el teatro. Por ejemplo.

Está pagado muy mal.

(C) Y es un oficio durísimo. Durísimo. El más duro.

Yo no culparía a nadie.

Creo que no hay información de lo que es nuestro trabajo.

(L) Si no hablamos de culpas. -No, claro,

pero no es que la gente tenga una intención, es que no se informa.

(A) Yo no culpo a nadie,

pero los medios de comunicación son responsables.

Porque los medios al final lanzan los mensajes

y crean un tipo de moral en el espectador.

Y todos somos espectadores, cuidado. Yo soy público.

Pero no todo el mundo se cree lo que lee.

Me encanta cuando hacen los "making of" de las series

y se puede acercar al espectador el cómo se hizo todo esto.

Porque ellos son parte de ese proyecto.

Y al final ofrecer una imagen lejana, como de divos,

a mí no me parece interesante.

(C) Mi niño Leo, cuando habla de "famosos",

le digo: "es una palabra que no puedo soportar".

(L) La gente es famosa con nada que haga.

Puede ser famosa con nada.

-Yo creo que sabes que en el "pack" va a estar

que te van a reconocer. Y es una fortuna,

porque si te reconocen por la calle es que todo ha salido bien.

-Yo he nacido de una familia de personajes públicos.

Yo no lo llevo como una carga.

La fama como la manejamos en este país es algo llevadero.

Yo paso a Portugal y no me conocen, entonces es una fama peninsular.

La gente recibe la información que le dan y si solo nos ve

con el vestidazo y el tacón en la alfombra roja,

saca conclusiones... A eso iba yo.

A eso es a lo que iba: los altos y bajos de esta profesión.

Es decir, cuando trabajas a lo mejor durante un año

y luego pasan dos años que no te llama nadie.

No te llaman ni para insultarte.

Es eso lo que yo he visto en mi casa.

¿Tú sabes la ternura que me daba mi padre

cuando ya estaba malito,

que seguía esperando que sonara el teléfono?

Porque no puede ser...

No puede ser que tu autoestima dependa de que suene el teléfono.

Quiero decir... Eso hay que distribuirlo de otra manera.

La gente no lo sabe. Y es bueno que lo cuentes.

Pero de todas formas,

hay una cosa que habla de la dignidad de nuestra profesión

que se ha ido conquistando. Mi madre siempre nos ha dicho:

"Cometed muy pocos errores,

porque vuestros errores se van a multiplicar por diez".

(L) Ya. Sí, sí. (C) Es así.

Que tú cometas un error se va a multiplicar por diez.

Tiene toda la razón. Poco a poco las cosas cambian.

Nosotros porque tenemos un apellido,

y ellas que están ahora mismo...

Ella... Eres una estrella. (L) Estrella fulgurante.

-Yo, pensando en lo de tu madre, yo te habría dicho:

"Hija, equivócate. Equivócate".

(TODAS INTENTAN HABLAR)

-Te entiendo, que te lo tienen más en cuenta.

(C) Es otro tipo de error.

Se refiere a un error que socialmente te cueste.

Al apellido.

(C) No. -Que te pase factura.

Sí, porque además te la pasa.

Y eso es una presión terrible

de todos los que nos dedicamos al mundo de la farándula.

Porque muchas veces dejamos de ser como somos de verdad.

Yo llegué a la conclusión hace muchos años...

A mí se me murió mi madre y mi hermano...

en quince días y yo decidí que Lolita Flores

iba a ser de ahora en adelante Lolita Flores.

No me fui más a la peluquería a hacerme el "brushing".

Me dejé mi pelo, me quité el reloj de la muñeca.

¿Por qué? Porque me harté.

Me harté de tener que dar explicaciones.

Y hoy con todo y con eso que soy una mujer superlibre

y que realmente tengo... Sin dinero, con mucho o con poco,

pero hago lo que me da la real gana, también te lo digo.

Pero yo ya tengo una edad. Pero yo os veo a ti, a mi hija,

a actrices jóvenes, que tenéis un mundo por delante,

un futuro, que no se sabe dónde va a terminar esto.

Aunque ella ya está casada. Con unas mochilas, que vamos...

Y ella ya ha demostrado... Lola, ni te cuento.

Sí, has demostrado, pero espérate a patinar.

Por eso. Es lo que te quiero decir.

El patinazo al abogado de no sé dónde

y al médico de no sé dónde... Y a nadie se lo...

-A veces le cubre la profesión.

-Realmente aprendes lo que es el éxito y el fracaso.

Este trabajo es una montaña rusa.

Y yo lo he vivido de niña.

Hemos subido y bajado, subido y bajado.

-Es muy difícil decir qué es el éxito o el fracaso de una actriz.

Yo creo que para cada persona, el éxito es una cosa.

-Quería triunfar en los escenarios,

como actor, como director...

-¿Triunfar? -A cualquier precio.

-¿Y cuál fue ese precio?

(C) Intento relativizar todo lo que se puede,

aunque el fracaso te hace un daño enorme

y el éxito te hace muchísima ilusión.

-Los nueves no son fracasos,

que la gente no vea tu película no es un fracaso,

que no seas famoso no es un fracaso...

(RÍE) Que te deje tu novio no es un fracaso.

El fracaso están en no atreverte a hacer lo que deseas.

(C) Vamos a contar tu truco. Perdona, pero no lo puedo evitar.

Es un juego que hacía mi hermano.

(C) Es una experiencia vital. Sí.

Tú te pones el cuchillo a esta altura.

(CAYETANA RÍE)

Entonces yo veo la cara de Lola Herrera

con los ojos de Lolita Flores.

(C) Cuesta un poco. Ya te tengo. (A) ¡Ay!

-Es como lo de la barbilla al revés.

Lolita me ha enseñado esto, que es mirarte en el cuchillo

y me ha dado la solución para las cenas.

Nunca te acostarás sin saber una cosa más,

mira lo que te voy a enseñar. Lolita tiene un plan.

Tú coges así el cuchillo, estás hablando y haces:

"Sí, claro".

Y entonces sigues hablando,

te lo pones y ahí te das cuenta si tienes ensalada...

¿A quién no se le ha quedado un trozo de lechuga en un diente

comiendo con un señor? A mí constantemente.

Constantemente.

Ella dice que sí.

(A) Trozos de comida comiendo en un momento especial,

en una noche de conquista. Y tú llena de...

No, porque ha sido lista y no ha pedido ensalada.

No, no es eso,

no soy consciente de que haya pasado.

-No puedes pedir ni chipirones en su tinta ni espaguetis.

¡Chipirones en su tinta...!

-Si alguien te va a querer, que te vea desde el principio

llena de chipirones. Pero espérate una semana.

(C) Dale una oportunidad. (A) Nada. Desde el principio.

(Música juguetona)

(L) Mi felicidad es salir al escenario

y empezar eso. Porque dejo de ser yo.

Y entonces empieza... dos horas de comunicación

y ser otra.

Y es fantástico. Lo de ser otra es fantástico.

Que se acerque la joven cautiva.

Ha sido una falta de mucha gravedad ocultármela.

Levántate.

¿Cómo te llamas?

-Isabel.

-Hasta tu nombre me parece correcto, jovencita.

Cada uno tiene una historia en su casa, en su vida,

con su familia, sus hijos, quien los tenga,

sus padres, sus novios, sus amantes, sus historias...

Y todo eso muchas veces

lo tienes que dejar aparcado entre cajas

para salir a un escenario a hacer reír o a hacer llorar.

Y es muy difícil separar

la persona de la actriz, en este caso,

porque somos cuatro mujeres.

Es difícil, pero se te pasa todo saliendo al escenario.

No sé por qué cosa mágica.

Entonces de repente la gente no comprende

o cree que es un síntoma de frialdad

si pierdes a un ser querido y te subes a un escenario ese día.

"Pero qué gélida". Y es al contrario; tengo la suerte

de tener un trabajo que me ayuda con el duelo,

que me ayuda a canalizar el dolor. Es lo contrario.

-Yo trabajé cuando murió mi padre y cuando murió mi madre.

El mismo día. Dejé a mi madre en el tanatorio

y me fui a hacer mi función:

"Seis clases de baile en seis semanas".

A bailar. ¿Sabes?

Bueno... pues la verdad es que fui otra

durante dos horas y lo agradecí mucho.

Lo agradecí mucho porque fue un respiro.

Un respiro hasta encontrarme otra vez con la realidad

que me aguardaba a la vuelta de la esquina y que tenía que abordar.

Nos pasa a todos.

Todos tenemos una realidad y cuando sales al escenario

o te pones ante una cámara en un programa de televisión...

Como que yo le doy gracias a la vida.

Porque yo he llegado tarde, como decía, este intrusismo mío,

he llegado tarde a realmente amar el teatro.

Hice una obra de teatro donde conocí a uno de mis dos maridos.

Estoy como Zsa Zsa Gabor. (RÍE)

(L) Bueno, además estabas... Aquella obra maravillosa.

En "Ana en el Trópico".

Pero realmente...

me exprimieron tanto que le cogí rechazo al teatro.

Y ahora que me he reencontrado gracias a "La plaza del Diamante"

y realmente veo que en esas dos horas

se te pasan tantas cosas por la cabeza...

Se te pasan cosas por la cabeza a medida que tú vas

dando un texto

y que ese texto te entra por las entrañas

y lo vuelves a escupir.

Y sacas lo que te ha pasado por la mañana,

si te ha llamado el banco,

si tu hijo no ha llegado con la moto,

si la otra está viajando.

Y todo eso lo expresas en el escenario.

Y eso no está pagado. (A) Es muy terapéutico.

(C) Es catártico. -Para mí es una meditación total.

Porque es un ejercicio de salirte de ti

porque tienes que salirte de tu centro.

Si descansas tanto de ti mismo, eso es un gusto...

(L) Yo si no hubiera sido actriz, no me hubiera podido aguantar...

yo misma.

(RÍE)

No, porque los descansos son con los personajes que vas haciendo.

Amén de todo lo que te van enseñando

y todo lo que te ayudan.

Porque cuántas veces, yo que he hecho tantos papeles dramáticos,

he llorado... O sea, lo de los métodos.

¿Qué método? Yo ninguno, el mío.

Porque Stanislavski escribió el suyo,

pero yo puedo escribir el mío. -Hombre.

En "Rencor" me acordé de Stanislavski,

porque yo no sabía quién era

y me lo nombraban cada dos minutos. Y yo decía:

"¡Me voy a cagar en la madre que parió a Stanislavski!".

(L) Tú eres Stanislavski.

Tú fabricas con tus cosas todo eso. Y eso es Stanislavski.

Mira por dónde me voy a enterar.

Él lo hizo con lo suyo y dio normas a los demás.

-De cómo se hacía. (L) Dé cómo lo hacía él.

Pero cada actor y cada actriz tiene su sistema

y tiene sus mecanismos.

Entonces está muy bien conocer todos los métodos que sean,

está muy bien la información. Pero olvidarlo.

Eso es un poso. Y dices: "Lo he conocido. No me interesa".

Yo no tengo que pensar en nada cuando voy a hacer una cosa.

Pienso en lo que a mí me sirve.

-Pero es que como actores...

(L) ¿Cómo te pueden dar en una escuela unas claves?

(A) ¡Es imposible! No hay clave para hacerlo bien.

(L) ¡Para hacer nada!

Pero ¿qué claves?

-No hay método, no hay panaceas.

-Tienes que respirar diecisiete veces

y a la dieciocho estás ya en plenitud.

¡Unas chorradas!

Yo respiro diecisiete veces y a la diez

estoy en el suelo con una lipotimia.

Te has "hiperventilao".

(L) Quiero decir que yo tengo una falta de respeto quizá total

y me puedo permitir a mis años tener falta de respeto

por cosas que me he callado muchos años

y que he tenido que escuchar y escucharlo más...

Gente llena de calidades, de razones,

de todo, de todo.

Porque estaban los maravillosos y los pobres autodidactas

que no sabíamos nada y estas cosas.

Porque eso en la profesión existe, sigue existiendo.

(A) Con otros collares, pero lo mismo.

-Cuando empezó a revolucionarse un poco el teatro

no sabes de qué forma existía.

-Te preocupas demasiado por la señora.

-Es curiosidad,

no preocupación.

-Es más que curiosidad.

(RÍE) Pero no me importa.

Ella es solo una sombra,

yo, una mujer.

Hay mucho... lío con esto de las técnicas,

y hay gente que se lo lleva como si no hubiera ora cosa.

Y es más sencillo que todo eso.

-No tengo ninguna técnica especial

más que intentar contenerme a mí,

como contener las ganas que tengo de ponerle de mí al personaje

para que sea el proceso contrario.

-Para mí es muy importante sentirme segura

de lo que voy a abordar en todos los campos.

Mi baza es esa, prepararme muy bien las cosas.

Que cuando llego al ensayo

el director pueda dirigirme como quiera.

Pero ¿estáis pendientes de las críticas?

¿Hay que hacerle tanto caso? (L) No.

-No hay que hacer caso, pero te afecta inevitablemente.

Yo intento no hacerle caso, pero me afecta muchísimo.

Yo digo: "Por favor, no me digáis nada de lo que ha salido".

Porque me siento muy vulnerable y tengo que salir al escenario.

(L) ¿Y quién le hace la crítica al crítico? ¿Quién se la hace?

-No, nadie. Pero a mí me afecta. -No puedes entregarles tu seguridad.

Pero es muy difícil no hacerlo,

porque es que somos muy blanditos.

-¿Por qué cien comentarios buenos pesan menos que uno malo?

-Es verdad. -Y estás con el malo, raca, raca.

-Es que ha habido críticos que se han hecho famosos

a costa de su maldad y su ensañamiento con los demás.

Entonces es una manera...

Es una manera delictiva de ejercer una profesión,

porque se llegan a los insultos personales inclusive.

Yo parto de la base de que he tenido siempre buenísimas críticas,

pero me ha dado lo mismo.

Te quiero decir que es muy bueno para el negocio,

que digan que está bien, para que vayan a verlo.

Y que digan cosas buenas de ti es muy bueno,

pero no hay que llevarlo a rajatabla.

-Y no hay que creérselo.

-Porque el que dice cosas malas a otros,

a lo mejor a ti te dice unas buenas porque te ha tocado.

Pero no hay que llevarlo a rajatabla.

Es su manera de verlo.

(C) No habría que llevárselo ni una cosa ni otra,

pero luego es lo que uno tenga la capacidad de hacer.

-Yo desde mi edad, que ya es mucha, puedo decir que todo es relativo

y que no hay que dramatizar

ni hay que subirse a ninguna nube porque se tenga éxito,

porque la caída es terrible.

(Música de tensión)

-La vida se porta bien con unos pocos,

los demás aguantamos que nos echen mierda encima, ¿verdad?

(SOLLOZA ASUSTADA)

-Deje de decir tonterías.

Usted no me conoce de nada.

-Yo creo que esta profesión hay que tomarla

como un trabajo que te enamora, que te apasiona,

y los resultados, si son buenos, mejor,

pero no tienen que ser necesariamente buenos siempre.

(MUJER) Yo quiero a tu padre.

-¡Déjame salir!

(Jazz alegre)

¿Queréis más?

¿Queréis un cafelito, queréis un postrecito?

¿Queréis fruta?

(L) Yo quiero una infusión.

Yo, un café, pero descafeinado,

por si acaso me quedo... -Yo una infusión digestiva.

¿Señorita?

¿Tienes "rooibos"? (RÍE) Pues me imagino que sí.

Y, si no, lo pido ahora mismo.

(Jazz alegre)

Cuando vais así de gira

o estáis en los camerinos, ¿tenéis amuletos...?

Porque yo me encontré un día una castaña

de una señora actriz de este país...

(SE ATRAGANTA)

...que me encontré en un taxi. A mí me iban las cosas fatal...

Toso, porque la señora la tengo muy cerca.

Y me metí en un taxi... ¿Qué dices?

y me encontré una castaña. Y cogí la castaña y me la guardé.

Y estando en un programa de televisión,

me dijeron que llevara un amuleto,

algo en lo que tuviera fe.

Y dije: "Me he encontrado una castaña en un taxi,

y la vida me va muchísimo mejor", y sonó un teléfono.

Y me dijeron: "Es la señora Lola Herrera".

Me dijo: "Que sepas, que esa castaña es mía".

(RÍEN) Con mucho acento de Valladolid.

(RÍE) (C) ¿Y era tu castaña?

La perdió en un taxi. (L) Yo la perdí en un taxi.

En el mismo que ella se bajó me subí yo.

(C) Ese taxista, menudo crédito.

(L) Mi madre y yo estábamos viendo el programa.

Mi madre supo el disgusto que tuve cuando perdí la castaña.

(RÍE)

Y cuando vimos a Lolita decir

que la había encontrado... -Tu castaña.

(L) "Es mi castaña, mamá".

Y mi madre: "Tu castaña". (TODAS RÍEN)

-"¿Qué hace Lolita con tu castaña? Llámala ahora mismo".

La tengo en una bolsa que tengo de todo.

(C) ¿Ah, te la quedaste? No, se la voy a devolver.

¡Nunca te la devolvió!

-Un día me la encontré en las escaleras del teatro Alcázar

y le dije: "Esa castaña es mía".

Y me dijo: "No pienso devolvértela".

Sí. Le dije: "Lo siento, pero no te la pienso devolver".

(A) ¿Y qué tiene esa castaña?

(L) Estaba trabajada por una meiga gallega.

Yo tenía una casa en Galicia entonces...

Y me costó mucho averiguar en Galicia

dónde estaban las meigas.

Y, bueno, allí ya conocí a esta mujer y me hizo mi...

...un trabajo de meiga, ¿no?

Y la verdad es que lo tenía en mucho aprecio.

Luego pedí una, que la llevo conmigo siempre.

Supersticiosa supersticiosa, no soy.

Pero, por si acaso, sí.

-Creo que no soy supersticiosa,

pero mi padre sí que lo era mucho.

Y entonces yo, sí, el "por si acaso".

-Yo lo hablaba el otro día con un amigo y me decía:

"No eres supersticiosa,

pero ¿a que no pasas debajo de una escalera?" Y es verdad.

No paso, porque me digo: "¿Por qué tentar a la suerte?"

Luego lo soy.

-Tengo otra relación con el 13, porque nací un día 13.

Entonces he pasado toda la vida intentando que el 13 mole.

Pero como...

mi padre falleció en 2013, ya no me mola.

-Yo llevo una bolsa siempre en mi bolso

llena de cositas pequeñas.

Y esa bolsa me acompaña a todas partes.

Vamos a ver, a mí me gusta jugar.

A la gente que viene a mi casa, yo quiero jugar.

Yo soy "jugativa". (C) ¿Sin dinero?

-O juguetona.

Y me he inventado un juego para vosotras.

Este juego no lo volveré a hacer con más invitados.

Entonces me tenéis que poner algo que hayáis hecho vosotras

que sea verdad y otra cosa que sea mentira.

Para que nosotras sepamos, las demás,

cuál de las dos es verdad o es mentira.

(Música sugerente)

(CAYETANA) "Cásate conmigo. -¿Qué?"

Cásate conmigo.

-¿Te has vuelto loca o has bebido en la reunión?

-Ese chico está a punto de ser cura. -Ya no. Lo ha dejado todo por mí.

-No te quiero.

-¿Por qué?

-No lo sé.

¿Y tú?

-Creo que sí.

(Jazz romántico)

Vamos a resolver el juego.

A ver qué clase de mentirosas sois.

(C) A mí me ha costado mogollón.

(A) ¡Mentirosa, no te ha costado nada!

-Me ha costado mogollón la mentira.

Uy, sin gafas.

¿Has sido tú?

Es que para los apuntes de la carrera

hago una letra tan chiquitita... A ver, pues léetelo tú.

(C) Ah, podemos decir quién ha sido.

Es que pone el nombre.

Lo que hay que adivinar

es cuál es la frase verdadera... Van dos verdades.

(INCRÉDULA) Sí, venga.

La primera:

"La primera vez que me casé tenía ocho años

y me casó mi hermano y su amigo Felipe".

La segunda verdad:

"De pequeña soñaba con ser piloto de avión

y empecé a prepararme".

Yo creo que la primera es la verdad.

(L) La primera es la verdad,

porque yo creo que fue un juego. Sí.

(C) Yo pienso que la verdad es lo del piloto.

(L) Pues es que se ha desviado mucho del camino.

Sí. (RÍE) (C) Es verdad que se ha desviado.

¡De estudiar Filosofía a querer ser piloto!

(C) O sea, ¿la primera es la verdad?

La primera vez que se casó fue con ocho años

y la casó su hermano con su amigo.

(A) Ese. ¿Esa era la verdad?

(A) ¡Claro!

(CELEBRAN Y RÍEN)

Has perdido. Tendrías que pagar una prenda.

Solo llevo una y no me la pienso quitar.

-Tienes que hacer un baile sexy.

Te puedes quitar un zapato.

-No, no.

Se te cierran las cortinas solas.

Solo con pensar que tienes sueño te hacen "pum".

(A) Yo no me voy a quedar a dormir.

(RÍE) La que voy a desalquilar la casa soy yo.

(C) No nos vamos a quedar a dormir porque tienes espíritus.

Madre de mi alma, quién le ha dado a la cortina.

(C) Lola, deja la cortina. No, es capaz de abrirla.

(A) ¿Te imaginas que se pasa la noche así?

(RÍEN)

(A) ¡Esa es de Lola seguro!

O la tuya.

(RÍEN)

(L) A ver. Ah, esta es mía.

Esta es tuya, sí. Esto es un libro.

(RÍE) ¡Un libro! Esto es un libro.

Vamos a ver.

"En Burgos,

representando...

"Las amargas lágrimas de P. V. K." Tú no necesitas gafas.

Porque me operé de los ojos. Tengo unos nuevos.

Me han hecho un trasplante.

(C) ¿De óculos? -No, no. Yo no veía nada.

Y ahora puedo leer las recetas de los médicos.

Ya lo he visto. Sí, más pequeño también lo leo.

Ah, pues te hubiera dado la de Adriana.

"...representando 'Las amargas lágrimas de Petra von Kant',

tiré una maleta a un espectador de la primera fila".

Yo me lo creo. Y yo.

Y luego la segunda cosa es...

"Tuve un encuentro con Vittorio Gassman

en el festival de San Sebastián".

Pero ¿tipo de encuentro sexual?

(MISTERIOSA) Un tipo de encuentro.

(RÍEN Y HABLAN A LA VEZ)

(C) ¿Qué tipo de encuentro?

Yo encontré una castaña en un taxi.

Hay encuentros y encuentros.

Tú encuentras una castaña y ella a Vittorio Gassman.

Yo creo que el encuentro.

Hubiera querido Gassman tener ese encuentro,

pero la verdad es la primera.

-¿Y tú? (C) La maleta.

(A) Di la verdad, aunque te toque desnudarte.

-Yo he dicho la maleta.

Han dicho las dos la maleta. (L) Y tú, la de Vittorio.

Pues me hubiera gustado que fuera verdad la de Vittorio.

(ANDREA CELEBRA)

Quítate el zapato.

¿Y por qué se la tiraste?

Porque no paraban de hablar desde el primer momento.

Y cuando se iba Karin Thimm de la casa

y Petra Von Kant le arrebataba la maleta,

yo le arrebaté la maleta e hice: ¡Zas!

Y se la tiré y les di.

(C) ¡Un aplauso!

-El público entero del teatro, aplaudiendo.

-Qué pena que no estaba llena.

Qué pena que no fuera verdad.

Yo he puesto dos absurdeces, no he puesto nada tan real.

He puesto una tontería.

-No digas que es una tontería hasta que no salga.

-No... Yo creo... -Que no, que va a estar muy bien.

(LEE Y SE RÍE) "Que..."

(A RÍE) A ver, a ver.

(C) Hija, yo qué sé. Es que mira lo que pone.

"Soy un icono lésbico..." (C) Sí, señora.

¿O?

"Me gusta ir plana a todos lados".

Sí, eres un icono lésbico,

porque yo me acuerdo que en "El Ministerio del tiempo"

tenías una relación con...

¿Cómo se llama? Con la Saura.

Con Mar Saura.

(C) Es la primera vez que beso a un superior.

-¿Ah, sí? ¿Y qué tal?

-Pues por ahora no me puedo quejar.

(RÍEN)

Y que le gusta ir plana a todas partes...

(L) Yo no me creo eso.

Me parece que no, porque tacón lleva.

Pero ¿cómo voy a venir plana aquí?

(A) Y ella es icono lésbico.

Yo creo que sí. Te gusta ir plana a todas partes.

¿Esta es la verdad?

Sí. (A) ¡No!

-¡Cómo va a ser esta la verdad!

¡Pero si yo no voy plana ni a hacer "footing"!

Eres un icono lésbico.

Imaginadnos de viaje a las cuatro con lo distintas que somos.

(Timbre de la puerta)

Están llamando.

Entonces eres un icono lésbico...

Desde el "Ministerio del Tiempo". -¿Abro yo o qué?

Han llamado. -Hay un club de fans

que son las Cayetaners.

-Abro yo. Deja, siéntate, que ya voy yo.

A ver si es el de las cortinas.

A lo mejor es un "stripper". (C) Es mi taxi.

¿O son las maletas con el pijama? (RÍEN)

(C) Dile que ahora salgo.

¡No me lo puedo creer! ¡Edu Soto!

¡Qué fuerte!

¿Qué haces por aquí?

He intentado entrar por todos lados.

¿Tú has sido el de las cortinas? He sido yo.

Ha sido él.

Hola.

Él es la sorpresa que os tenía guardada.

¿Cómo estás? -Te saludo con la petaca en la mano.

(PRESENTA) Adriana Ugarte, Cayetana Guillén Cuervo

y Lola Herrera.

Me siento, ¿vale?

(C) Ha sido verte y se me ha caído la petaca.

Os voy a contar antes de que hable, por qué está aquí Edu.

A mí me ha dicho un pajarito que vosotras tenéis...

tenéis canciones de vuestra vida.

Son canciones especiales

que a vosotras os llaman la atención por algo.

Y como con Edu he estado un año entero

trabajando con él,

lo adoro, porque ya lo conocía, y además de ser un actor estupendo

canta maravillosamente bien.

Y yo le pedí el favor de que viniera a cantaros.

¡Hala!

(SOTO-S) Pensaba que ibais a cantar vosotras.

Yo no estoy para cantar ni los ciegos.

No estoy ni para cantar la lotería.

Así que ha tenido la deferencia de venir

a haceros este regalo. (L) Es maravilloso.

¿Tú vas a tocar el piano?

Yo voy a tocar el piano allí atrás

y cuando cante me voy a ir "pa'lante"

y luego voy "pa'trás".

O sea, que el hombre orquesta.

Voy a ver si viene el de las pizzas. ¿O habéis "cenao" ya?

Nosotras hemos "cenao".

¿Tú no has "cenao"?

Yo he "cenao" ya. Me ha dado tiempo a cenar...

(RÍEN)

(SOTO) Me he ido, me he comido un centollo...

Y he vuelto. Y digo: "Pues voy a cantarme algo".

-Para mí la música es como la manera en la que late el corazón

de alguien o de algo.

Y creo que mi vida, o un personaje o una historia

sin música está, de alguna manera, coja.

-¿Si se me da bien cantar? Depende del tono.

Los agudos, no llego.

Tengo esta voz, con presencia, para bien y para mal.

-Si esta noche me pidieran cantar pues yo diría que sí, claro.

-Bueno, podríamos tararear algo.

-Si me lo pide Lolita, lo que sea.

(SOTO) Dejadme que llame a un amigo.

¿Cómo voy a tocar el piano? Qué más quisiera.

A ver si está aquí.

Hombre, hola, ¿qué tal? -Hola.

-Maestro, pase usted.

-Paso, paso.

(SOTO) Voy a empezar con un tema

que le voy a cantar...

a una persona que se llama Lola.

Y que seguro que Lola Herrera

ha tenido muchas noches... -Muchas.

-...Noches graciosas escuchando boleros.

Graciosas... y no graciosas.

(L) Y menos graciosas. (CARCAJADAS)

(C) Graciosas y no tanto.

-Cuando usted quiera, maestro.

Buenas noches, ¿eh? (L) Buenas noches.

-Buenas noches.

(CANTA) "Dos gardenias

para ti.

Con ellas quiero decir

te quiero,

te adoro,

mi vida.

Ponles toda tu atención

porque son tu corazón

y el mío.

Dos gardenias para ti,

que tendrán todo el calor

de un beso.

De esos besos que te di

y que jamás encontrarás

en el calor de otro querer.

A tu lado vivirán

y te hablarán como cuando estás conmigo.

Y hasta creerás

que te dirán

te quiero.

Pero si un atardecer,

las gardenias de mi amor

se mueren,

es porque han adivinado

que tu amor se ha marchitado

porque existe otro querer.

Es porque han adivinado

que tu amor se ha marchitado

porque existe otro...

querer".

Muy bien, Edu. Qué bien te han sentado los centollos.

(LOLA RÍE) Machín total.

Qué bien, qué bien.

(C) Qué bien cantas.

¿Por qué te gusta tanto "Dos gardenias"?

Bueno, como todos los boleros.

No me gusta más que otro bolero.

Pero ¿tienes algún recuerdo especial?

Porque esto es lo que se oía por la radio.

Machín estaba todos los días en la radio.

Cuando estaba en "Discos dedicados" en Valladolid,

en la radio, pues todo el mundo pedía...

Estaba en la programación todos los días.

Tenía Machín grabadas muchísimas cosas,

pero, sin embargo, "Dos gardenias"

era los "Angelitos Negros".

Era una cosa tremenda.

Pero los boleros me han acompañado muchos años de mi vida.

¿El bolero acompaña

a la hora del desamor o del amor?

En el desamor acompaña mucho.

Yo creo que más que al amor.

¿Vosotras sois de boleros en el desamor?

(A) A mí en el amor me gustan también.

"Camarera" de Machín para el amor es muy bonita.

-Oye, ¿por qué escuchamos canciones

que te rompen el corazón cuando estás en desamor?

Es horroroso.

Yo en el desamor quiero llorar.

(L) Claro, y esto te ayuda. Es una ayuda impagable.

Yo tengo una anécdota buenísima con Moncho,

el rey del bolero, que es familia de mi padre.

Y yo, cuando estaba en desamor, me ponía...

"Estaba en desamor", me encanta.

-Es como una ciudad, como una parada de metro.

Yo estaba en desamor. La de boleros que escuchas.

Y yo me lo ponía por las noches. (C) Ya es un bolero ella.

Me ponía a Moncho por las noches, con mi botella de whisky,

y venga a llorar y venga whisky. Y mi padre se levantaba a las 8:00

y me dice un día:

Yo veo que llega mi padre, escondo la botella,

voy a bajar a Moncho y dice:

"No, hija, no lo bajes.

Pero, una cosa, mi primo canta igual de bien

a las 19:00".

(RÍEN)

Como diciendo: "No tienes que estar a las 8:00".

Pero es verdad que a mí el bolero me ayuda al desamor.

¿Y a Cayetana qué le has traído?

¿A Cayetana?

Mira, yo quiero muchísimo a mis padres.

Con mi padre tuve una experiencia casi religiosa hace un año

porque me subí a un escenario con mi padre.

Fue maravilloso.

Y mi padre canta muy bien. Hola, papi. ¿Qué tal?

Y cómo sé que Cayetana siente un amor muy fuerte por su padre,

voy a cantarle una canción

que creo que te recuerda...

a tu padre, o a esos momentos que a lo mejor...

Lo típico que tu padre te ponía música.

Espero haber acertado. y que sea una de esas.

Voy "pa'llá". No te emociones, icono.

(CAYETANA RÍE) ¡Icono! ¡Ico!

Para mí ya eres el icono lésbico de este país.

Yo creía estar aquí en la intimidad.

(A) Eres Ico.

(RÍE)

(Música lenta)

("My Way", F. Sinatra)

(VITOREA)

(L) Bravo. (CAYETANA) ¡Ay, ay!

Ay, mi héroe. (L) Qué regalo.

(L) Qué regalo más bonito.

(C) Era su canción favorita.

Tenía dos o tres canciones y esta era una de ellas.

Y le despedimos con esta canción. ¿Ah, sí?

Con esta.

Es una manera de recordarlo.

Porque era un ser muy libre y entonces...

Que quería ser libre.

No es que lo fuera, porque es difícil serlo.

Pero hay gente que su ausencia está muy presente.

Hay gente que pasa más de largo, pero hay personas

que dejan mucha huella.

(L) Yo creo que la presencia, después, cuando pasa un tiempo,

es un acompañamiento maravilloso.

Porque hay una presencia que va contigo a todas partes.

Pero es muy agradable,

porque yo voy por casa y digo: "Ay, mamá, qué día llevo".

O sea, está ahí. Están ahí.

Pero lo vives ya de otra manera.

Porque, hasta que te haces a la idea,

cuesta, el duelo cuesta mucho. (C) Sí. Cuesta, cuesta.

Y yo recuerdo que cuando murió

volví a casa, abrí la puerta

y estaban hablando de él en televisión.

Venía del tanatorio, escuché la voz y me caí redonda.

-A mí lo que me sorprende es que cuando tienes un padre conocido

que sale en la tele, en el cine..., o una madre...

Cuando se van tienes todas esas imágenes vivas

de que parece que no se ha ido.

Que pones en Youtube "Lola Flores" y te puedes tirar una tarde.

Claro, es la ventaja también.

Y la desventaja es que Fernando... Ellos, sus hijos,

tanto Cayetana como su hermano y su hermana,

lo tuvieron que compartir con la gente cuando él se fue,

igual que me pasó a mí con mi madre o con mi padre o mi hermano.

Es decir, compartes; no puedes velar ese duelo tú sola,

porque lo tienes que compartir con las demás personas,

la gente que lo admiraba.

Nadie se acostumbra a las pérdidas.

Simplemente, aprendes a vivir con ellas.

Y hay cosas que te sirven de terapia,

como decíamos de subirte a un escenario.

¿Trabajaste con él?

En "La Herida Luminosa", sí, una película de José Luis Garci.

Es la historia de una pareja y también de una monja joven

que era yo, una novicia. Y me moría en sus brazos.

Y fíjate lo que me debió suponer a mí

que le escribí una carta a mano a mi hermana

contándole lo que me había pasado por el cuerpo con esa experiencia.

(LLORA) Os lo doy todo.

Desde el fondo de mi corazón, todo, papá.

-¡Maribel!

-Para que algún día,

aunque sea dentro de muchos años,

mamá y tú...

desde vuestras vidas separadas,

podáis miraros a los ojos sin rencor, papá.

Miraos sin rencor, por favor.

Sin rencor.

Papá... (SOLLOZA)

Papá... (GIME)

¿Tú ves reflejado a tu padre en tu hijo?

Sí. Y de las cosas que más echo de menos

es que no haya... Porque era chiquitito mi niño,

y creo que habría sido una influencia maravillosa.

Pero estás tú para contarle quién era.

Estoy yo, sí, para transmitirle todo lo que puedo.

Pero sí que le veo, hasta físicamente. Mucho.

¿Y tú hijo no quiere ser actor?

Pues, mira, tiene unos ramalazos que yo no fomento nada.

Pero en el colegio

él se presenta a unas audiciones de una función de primaria

para otros personajes y de repente le dan el protagonista.

Algo tendrá. Eso son los genes, que tú dices.

Y de repente canta fenomenal y dices: "¡Uf!"

Pero yo no le estoy azuzando nada,

porque es una profesión ingrata. ¿Tú quieres ser madre?

(A) Sí, me gustaría.

Perdona que te corte.

Es que te estaba mirando con una cara

cuando hablabas de tu hijo y estaba mirándote como...

Es que me encantan los niños. ¿Sabes? Como diciendo...

No sé, me ha venido esa cosa.

Que la estabas mirando con esa admiración

de querer ser madre. No te pongas triste, Cayetana.

No. Yo me pongo seria. Parece que estoy triste, pero no.

¿Qué nos vas a cantar ahora?

¿Qué bella melodía nos vas a regalar?

Pues, mira, hay una melodía que me gusta mucho...

Esta melodía que voy a cantar "ahorament"...

¿"Ahoramente"? "Ara mateix".

-Se pone superserio.

-Y me han dicho que Adriana es una fanática

y una lunática de la música brasileña.

Es un tema de Caetano Veloso. (A) ¡Qué bonito!

¿El que perdió la guitarra?

¿Ah, sí? (RÍE) Sí.

Y es una canción muy tierna.

Además, Caetano cantaba con ese hilito de voz,

luego la sacaba, luego la tenía ahí comedida.

¿Te gusta la música brasileña?

Sí, yo también soy un enfermo de la música brasileña.

Me han dicho que me acompañes. Acompáñame por aquí,

en el puf este.

A ver, espera, que me cambie la página.

Y dice así. Vamos maestro.

(ANDREA RÍE)

("Sozinho", Caetano Veloso)

¡Qué bien!

¡Qué bonito! (A) Muchísimas gracias.

(SOTO) Un placer cantar al maestro Caetano Veloso.

Estas canciones te acompañarán en las noches de amor.

(A) Pues también, sí.

Es que me pone muy contenta.

De repente es como...

Para momento de amor, de desamor

y, sobre todo, de despertar.

O sea, yo puedo estar a lo mejor... Si estoy en casa,

estoy como mucho rato con las perras y todo

y estoy mucho rato bailando música brasileña a mi bola.

Caetano Veloso yo creo que es uno de los iconos

de la música brasileña.

Ella es icono lésbico... -Si lo sé, no lo cuento.

(S) Y él es icono de la música brasileña.

Yo estoy un poco celosa, ¿eh?

(A) ¿Por? Porque os ha cantado a las tres,

¿y a mí, nada? (C) Eres la anfitriona.

Mira qué ojitos le ha puesto.

Es decir, vienes a mi casa,

te comes dos centollos en la puerta...

Pero los he traído yo. ...le cantas un bolero a Lola,

cantas una canción de Caetano, cantas "My Way"... ¿Y a mí?

Lolita, si yo no sé lo que me pasa a mí...

¿Qué le pasa a las personas que al ver a Lolita se alegran?

A mí me pasa. Me alegro mucho siempre de verte.

Y siempre dices que me quieres mucho y yo te tengo que decir,

aquí "pa toa España"...

(RÍEN)

-que yo quiero a esta mujer. (A) ¡Olé!

Él sabe que yo lo adoro. Cántale una canción.

Cántame la que me hiciste. ¿Te acuerdas?

(SOTO DUDA)

¿Tú conoces esa canción mundialmente conocida...

La que me hizo Edu. ...que le hice

en una tarde de inspiración?

Estaba un día en el estudio con Javi Limón

y me dice: "Le estamos haciendo un disco a Lolita. Va a venir".

"¿Por qué no le haces una canción?" Me lo pidió como si...

Como el que dice: "¿Por qué no vas al súper y traes un agua?"

Y yo dije: "Bueno, claro que sí".

Y entonces yo hice una canción, la presenté

y salió seleccionada.

Salió preciosa.

Es algo que os agradeceré toda la vida.

Y claro que te la voy a cantar. ¿Cómo no?

Me voy yo contigo.

A ver si me acuerdo.

¿No tienes la letra? Sí.

¿Traías la letra y todo? ¡Sabías que te la iba a pedir!

¡Esto es transmisión de pensamiento!

(S) Es que tú eres muy brujilla.

Siéntate aquí.

Y sin gafas. Lo mío es horroroso.

Bueno, chicas,

esto es por daros las gracias por estar aquí hoy.

Yo tenía el plan de que vinierais.

Lo he conseguido.

Para mí ha sido un placer. Yo sé que no es fácil

estar al pie del cañón.

He intentado no ser incisiva con vosotras.

Sabéis que os adoro.

A ti te admiro; en adelante, vas a ser mi amiga.

Olé, qué ilusión. Y te quiero mucho.

A Cayetana la quiero desde hace mucho tiempo.

No solo a ti, a toda tu familia,

porque con tu madre charlamos mucho,

nos reímos mucho y también lloramos mucho.

Y a ti, Lola, ¿qué te voy a decir? Antes de cantar la canción...

Me perdonáis, chicas, pero gracias.

Gracias por venir. (L) ¡Gracias a ti!

Gracias a ti

por tener la posibilidad de pasar una noche tan guapa.

Una noche maravillosa, de verdad.

Espero que estas horas tan tardías

mañana no se nos noten a ninguna.

(L) No, no se nos notará.

Y esta va para vosotras tres.

Y, por supuesto, gracias a ti

y gracias a ti, Edu,

porque creo que nuestro amor es mutuo.

Y el futuro que te viene solo te digo eso,

que seas muy feliz.

Hasta ahí puedo contar. Lo intentaré.

(CANTA) "De nuevo

se asombra tu sombra encendida por mi vientre.

Se sienta

y descansa en mi patio tostado

por el atardecer.

(S) Y es allí...

(AMBOS) ...donde no se mueve un alma,

allí no existe nada

solo pensamientos de ti y de mí.

Y es allí, donde no se mueve un alma,

allí no existe nada,

solo pensamientos de ti y de mí.

Corren desalentados los pasos

de aquellos besos soñados

y vuelvo a mi habitación.

Siguen las sábanas arrugadas,

tus huellas desordenadas,

sobre mi cama de algodón.

(CANTA) Corren desalentados tus pasos...

(AMBOS) de aquellos besos soñados y vuelvo a mi habitación.

(AMBOS) Siguen las sábanas arrugadas,

tus huellas desordenadas

sobre mi cama de algodón".

(CELEBRA) ¡Eh! (L) Qué bonita canción.

(APLAUDEN) ¡Muchas gracias, chicos!

Lolita tiene un plan - Actrices

07 ago 2017

En cada uno de los programas, Lolita pasará unas horas con tres famosos de distintos ámbitos pero con un nexo común. Se verá a los invitados reunidos en torno a la mesa, disfrutando de recuerdos, anécdotas y actividades, y tendrán la visita de algunos invitados sorpresa. Hoy "Lolita tiene un plan" tendrá como protagonistas invitadas a las actrices: Lola Herrera, Cayetana Guillén Cuervo y Adriana Ugarte.

Contenido disponible hasta el 31 de mayo de 2067.

ver más sobre "Lolita tiene un plan - Actrices" ver menos sobre "Lolita tiene un plan - Actrices"
Programas completos (4)
Clips

Los últimos 48 programas de Lolita tiene un plan

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios