Libros con uasabi La 2

Libros con uasabi

Domingos a las 13:00h

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4039145
Para todos los públicos Libros con uasabi - 28/05/17 - ver ahora
Transcripción completa

Ya está aquí, como todos los años,

como la marmota de aquella película célebre,

la feria de... La feria, ¿de qué?

¿Del libro o de las vanidades?

¿De los escritores o de los intrusos?

¿De los lectores o de los fans?

¡Qué anglicismo tan detestable!

Fans tendrán los futbolistas, los políticos, las modelos,

Fans tendrán los futbolistas, los políticos, las modelos,

los cantantes. Pero ¿los escritores? ¡Por favor!

Disculpen el arrebato.

Esa palabra que escucho a menudo me saca de mis casillas.

Comienza...

Todo está en los libros,

todo está en los libros.

Todo, todo, todo está en los libros.

Hoy no tendremos invitado.

Hoy dedicaremos todo el programa a hablar entre nosotros.

De libros, claro.

Pero no forzosamente de novedades, aunque también las habrá.

Y cuando digo nosotros, me refiero a Anna Grau,

Ayanta Barilli, Elia Rodríguez y este servidor de nadie.

Uasabi, más que nunca,

espolvoreado en esta ocasión por un pellizco de pimienta,

de mostaza, de sal y de guindillas.

A los libros les sienta bien el picante.

¿Feria del libro?, decía, ¿o feria de otras cosas?

Permítanme ser un poquito ácido.

El uasabi lo es, y el Arcipreste, y Quevedo,

y Valle-Inclán, y Oscar Wilde, y Cela, y Borges,

y Norman Mailer, y Truman Capote,

y otros grandes de las letras, lo eran.

Thackeray, un autor clásico de la literatura inglesa,

que quizá sea la mejor del mundo gracias, entre otros, a Shakespeare,

escribió una novela celebérrima a la que tituló "Vanity fair",

"La feria de las vanidades".

De eso mayormente se trata.

Me río de los colegas, y son muchos,

a los que se les llena la boca de almibaradas declaraciones

por estas fechas, consistentes en asegurar

que la feria les permite entrar en contacto con los lectores,

mirándolos a los ojos,

y que eso les produce una inmensa felicidad.

¡Hipócritas!

Hipócritas, sí.

Porque el único contacto, por definición,

que la literatura exige y agradece,

es el que se entabla mediante la lectura.

El resto es anécdota,

cuando no fanfarria, culto a la personalidad,

más propio de hinchas, groupies y fans que de amigos de la lectura.

Y por encima de cualquier otra consideración,

vanidad impropia de la sabiduría que se atribuye a los literatos

y de la que los literatos deberían hacer gala.

¿Feria del libro? De acuerdo, visítenla, curioseen,

halaguen a sus autores favoritos

y pídanles una dedicatoria, que casi siempre será mecánica.

Pero arrimen el hombro a los libros así firmados.

No se limiten a regalarlos

o a depositarlos sobre la mesilla de noche

con la mejor voluntad del mundo

pero sin hacerles también un hueco en sus horas libres

y empiecen a leerlos.

Luego si no les gustan ni les inspiran, ni les interesan,

arrójenlos a una estantería para que allí se cubran de polvo.

Sacrosanto derecho del lector es ese.

Lean por ejemplo a Thackeray.

Ya dije que es un clásico,

y el peor de los clásicos es mejor que el mejor de los modernos,

incluyéndome a mí.

Palabra de lector. Palabra de escritor.

Vamos con las chicas y con los libros sin feria.

Zafarrancho de lecturas.

Hola.

Gusto de veros.

Estáis las tres guapísimas. Gracias.

Si fuese un concurso de mises, no sabría a quién votar.

¡Vaya!

Con no tener ni voz ni voto, eso se arregla rápido.

¿Quién empieza? ¿Elia? Venga, pues empiezo.

Tú eres la más joven, ¿no? Sí.

La feria del libro, como bien has dicho, es una moda.

Te ha salido una "m" que creí que ibas a decir otra cosa.

Moda. Con "mo".

Bueno, otra moda es el running. Lo habéis escuchado, ¿no?

Que es correr, al fin y al cabo.

Y los que paseamos a los perros, solemos mirar con desconfianza

a tanta gente corriendo por los parques

con una uniformidad que es propia de cualquier ejército,

de cualquier colegio de internado, donde van todos uniformados.

Cada vez es más difícil moverse por las calles.

Totalmente. Entre los que corren, las mascotas,

las bicicletas... Todo.

Y entre las muchedumbres de turistas, está todo lleno.

Este libro,

"Contra el running.

Corriendo hasta morir en la ciudad postindustrial",

es muy pequeñito.

Luis de la Cruz ha hecho un ensayo muy pequeño,

que además este libro lo cogí de las salas del Matadero.

Viendo una exposición, había como un expendedor,

igual que los hay de golosinas, de libros.

Me parecía algo precioso que hubiera un expendedor de libros

y ahí lo cogí. Habla un poco de la metáfora del hombre moderno,

que es ese runner, que va corriendo a todos lados,

hiperindividualista y de manera casi autómata.

Eso que decimos de ir al gimnasio en coche

para montarte en una bici estática.

Es como una especie de contrasentido absurdo, ¿no?

Y habla de esa tendencia de la dominación de las marcas,

de lo "marketiniano" sobre el deporte,

que en realidad la gimnasia,

la propia palabra etimológicamente significa desnudo, ¿no?

Y ahora van ataviados con cantidad de...

Parece que el que no va así vestido, no es un runner, no es uno de ellos.

El "homo sapiens" se ha convertido en "homo protesicus".

Efectivamente. Son esas casi prótesis las que...

Por cierto, se me olvidó citar

entre los que nos impiden movernos por las calles,

los que van enfrascados en sus móviles.

También. Que son los más peligrosos,

porque te pueden arrear... Peligrosísimos.

Las manifestaciones, las... Eso también.

Los agentes de movilidad. También.

Es verdad.

Y no sé si os habéis fijado...

Cuando veis un taxi, las guerras entre los taxistas de un bando,

los taxistas del otro. Y el tema de los maratones,

que además los están vendiendo de una manera solidaria y tal,

que algunos tendrán ese fin solidario, no digo que no...

Juan de Mairena tenía razón, algo pasa en la calle.

Efectivamente. Yo creo que correr es siniestro.

A mí, correr me da miedo. La gente que corre me da miedo.

Se ha convertido en una moda

que mueve millones de dólares, de euros.

Además, no tiene nada de deportivo desde el punto de vista sociológico.

Cuando unas olimpiadas han llegado a una ciudad,

lo que se ha hecho es limpiar de... morralla humana,

que dirían los que lo consideran así...

Putas y pobres. Efectivamente. O mendigos o tal.

Borrar todo eso del centro de las ciudades

y llevarlos donde no se ven. Eso no es deportivo.

Los mandaban a Madrid

cuando los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Estoy pensando que quizá sea,

y pensando en la película de Woody Allen,

"Coge el dinero y corre",

que sea una escenificación de la corrupción.

Puede ser, puede ser.

O sin dinero incluso. Puede ser.

Bueno, pues esa es la metáfora del hombre en la ciudad moderna,

este runner, que yo creo que menos correr y más andar,

más pasear y más relacionarse. El deporte es eso.

Deberíais haberme atizado un cencerrazo.

No está el cencerro. ¿Qué has dicho?

He permitido que la política se cuele en el programa,

Se ha asomado un poco.

En contra de las instrucciones para que no sea así.

Ayanta, vamos a ir de uno en uno, si os parece.

Quiero decir, de un libro en un libro

y adonde lleguemos, llegamos. Ayanta.

Pues mira, yo tengo que reconocer que...

Voy a hablar de mi criterio de selección de libros de novedades

para este programa.

Porque claro, estamos teniendo que leer muchísimo

y a veces uno no alcanza.

Hay un cierto agobio con las lecturas.

Entonces he ido a comprar novedades que fueran finitas.

(RÍEN)

Igual que... Mira.

Igual que aquellos que dicen:

"Deme usted un metro y medio de libros rojos,

para que me queden bien en la estantería".

Pues reconozco que he hecho algo parecido.

Pero qué bien,

porque hay libros finitos que merecen la pena

y no hace falta leerse tochos de mil páginas.

Es el caso de este libro.

Yasmina Reza es una escritora, dramaturga,

conocida en el mundo entero por obras de teatro como "Arte"

o "Un dios salvaje",

que han tenido unos éxitos

que han hecho un poco resurgir el teatro moderno.

El teatro hablado, el teatro de diálogo.

Sí, el teatro de prosa.

Han hecho versiones cinematográficas luego muy exitosas, además.

Ayanta. Italianismo. ¿Qué he dicho?

Teatro de prosa no se dice. Teatro hablado, lo ha dicho bien.

Teatro escrito, teatro de texto.

Teatro de texto, exactamente. No suena tan mal, ¿eh?

Los italianismos siempre suenan bastante bien.

Entonces liquidas a Calderón,

a Lope de Vega, a Tirso de Molina...

Bueno, el caso. Padre, el caso.

De "Un dios salvaje" se ha hecho la versión Polanski incluso.

Muy buena, por cierto. Maravillosa película.

Con Christoph Waltz. Y Kate Winslet.

Ya me acuerdo, que la situación es dantesca.

Ambientada en Brooklyn.

Yasmina Reza me gusta especialmente

porque hace algo que funciona muy bien,

que es muy eficaz.

Ella plantea una situación común,

algo que nos puede haber ocurrido a todos y arma mucho ruido.

Como mucho ruido de fondo, muchos personajes que hablan,

que hablan, hablan, hablan

y no dicen nunca nada.

Al principio, nadie dice nada interesante

y parece todo una absoluta idiotez,

de hecho, a menudo lo es, ¿no? El mundo en el que vivimos.

Y luego, poco a poco van saliendo como voces,

que dices: "¡Uy! ¿Qué ha dicho este? ¿Qué ha dicho el otro?".

Y es lo que pasa en esta novela.

Se llama "Babilonia".

Es la historia de una mujer que está casada,

una mujer de mediana edad, con los aburrimientos

y las frustraciones que podemos tener cualquiera

y que tiene una amistad un poco peculiar con un vecino,

con el vecino del piso de abajo, que, a su vez, también está casado,

y se encuentran abajo para fumarse un cigarro.

La sociología del fumador.

Pues se encuentran en la calle para fumarse un cigarro

y ella decide un día para salir de la desidia,

esta de los fines de semana que uno se queda en bata en casa,

hacer una fiesta.

Lleva un montón de tiempo sin montar una fiesta

y monta una fiesta en su casa

a la que vienen amigos de diversas etapas de su vida

y también invita a los vecinos.

En esta fiesta vas conociendo a los diferentes personajes

y, sobre todo, vas conociendo a este vecino,

que es un hombre aparentemente... un "uomo comune",

a propósito de italianismos, un hombre común,

pero con ciertos momentos así especialmente inteligentes,

sarcásticos, irónicos.

Este hombre, en esta cena, bebe un pelín más de la cuenta

y cuando baja a su casa con su señora, la asesina.

¿A la señora?

A su mujer. La asesina porque la mujer es una plasta.

Ya. Es una controladora. Es una mujer...

No es motivo suficiente.

No, no, no. En absoluto.

Por supuesto, no defiendo esto.

No voy a defender esto.

No es en absoluto, obviamente...

Estamos hablando de la novela.

No nos metamos en un jardín.

No me hagáis ser de manera excesiva correcta políticamente.

Entendemos todos lo que estoy diciendo.

El caso es que la asesina en un arrebato

y va a pedirle ayuda a la vecina.

A partir de ahí se genera una situación rocambolesca,

muy bien escrita,

porque Yasmina Reza, a mi juicio,

tiene una capacidad extraordinaria de llegar a situaciones límite

desde una cosa aparentemente banal, te lleva a una situación límite.

No puedo contar más, porque si no, estaría reventando la novela.

Y apoderándote de todo el programa.

Pero bueno, realmente me parece que es muy recomendable.

Me ha gustado, sí.

Y rápida de leer. Un placer.

Anna.

Antes de que nos recomiendes un libro, o lo contrario,

creo que tienes que enseñar algo. Sí, bueno, yo...

Una propuesta interesante.

(RÍEN)

A ver, yo os voy a contar algo. Debo daros un poco de background.

Yo tengo una hija de 11 años, se llama Nora. Algunos la conocéis.

Guapísima. Guapísima.

Entonces yo siempre el domingo digo: "Nora, ¿vamos a ver el Uasabi?".

Uf, uf.

Y siempre me pone excusas. Ay, es que no sé qué...

Dice: "Sé que tú eres muy feliz haciendo este programa,

pero a mí me aburre".

Dice: "Sí, solo me gusta cuando sales tú.

Yo creo que hablan demasiado otras personas".

Particularmente tú. Considera que deberías callar más.

(RÍEN)

¡Pues después de la exhibición de locuacidad

que acaba de darnos Ayanta!

De Ayanta no tiene queja mi hija. Se queja de ti.

Entonces, hace poco ha sido el día de la madre

y mi hija me ha regalado una serie de cupones.

¡Anda!

De cosas de vale por eso, vale por otra.

Me gustaría enseñar uno. Lo pone en inglés.

(LEE EN INGLÉS)

Ah, mira. Hemos pactado que vamos a ver este.

Nora, cariño, vamos a ver este,

que verás que a mamá la dejan hablar algo más que otras veces,

que la tienen aquí constreñida. Fíjate.

Bueno, bueno.

Gracias, cariño, por hacer el esfuerzo.

Obligar a una niña de 11 años a ver el Uasabi es crueldad.

No la he obligado nunca, se lo he sugerido.

Por eso, sobre todo cuando sales tú, ella coge la tablet y dice:

"Es que me aburro, mamá".

Esto es una venganza, ¿no?

Por supuesto. Pero...

Pero en cambio, dice que este programa...

Pero como soy el hombre menos vengativo del mundo,

no voy a salirle respondón. A ver, venga, un librito,

tras esa tierna escena familiar.

Un poquito respondón he salido. Sigue.

Este es un libro que creo que tú me prohibiste recomendar.

¿Yo? Sí.

Sigues calumniándome, oye.

Ayanta, vamos. Os dejamos.

Nos vamos, que aquí va a ver... Voy a hacer un spoiler.

Aclara por qué te pedí que no lo recomendaras.

Me sugirió, Fernando no prohíbe nunca,

me sugirió que mejor no lo recomendara

porque, ahora hago un spoiler,

vamos a dedicar un programa íntegro a David Trueba

y a esta novela, "Tierra de campos".

Pero yo no puedo mentir a mi público,

yo me debo a mi público y me debo a mi lector.

Si esto es un programa en que recomendamos novedades,

esta es la mejor novedad que he visto en mucho tiempo.

Creo que es la mejor novela en nuestra lengua

y escrita en España que he descubierto en años.

Yo no puedo pasar por este programa sin recomendar este libro,

del que no voy a decir nada más,

excepto que es de David Trueba, "Tierra de campos",

que es una novela total,

maravillosa, una novela imprescindible,

porque le dedicaremos en el futuro un programa entero,

y ahí me extenderé. De momento, queda esto.

David Trueba, "Tierra de campos". No os la perdáis.

Bueno, veo que me copias, porque todo eso que has dicho,

ya está dicho en el programa que se emitirá en el futuro,

pero que ya ha sido grabado.

Ya, pero no líes al lector y al espectador

con lo grabado, lo emitido, lo soñado, lo...

Pido la paz y la palabra, después.

Se parece a Calderón.

La vida es sueño

y los programas grabados, sueños son.

Haya paz. Yo voy a empezar recomendando,

en uso de las prerrogativas

que como jefe de este programa me han sido concedidas,

he colocado en el atril los libros que quiero recomendar.

¿Todos estos? Sí.

Porque no voy a permitir

que vuestra locuacidad no me permita recomendaros

y por lo menos, los espectadores los ven.

Voy a empezar rindiendo homenaje a dos escritores

que acaban de morir muy recientemente.

Uno es Salvador Pániker, en fin, de los Pániker,

libro publicado por Random Mondadori.

Salvador Pániker, que era una persona extraordinaria,

como persona, como escritor, como filósofo,

como puente de unión entre lo oriental y lo occidental,

hijo de madre catalana y de padre hindú,

creador de la editorial Kairós,

que publicó el segundo libro que voy a recomendar.

Y los libros de Salvador Pániker están llenos de reflexiones,

llenos de anécdotas, de episodios, de humor.

Llenos de carga, de profundidad. A mí me gustan muchísimo.

Él había publicado antes de "Diario del anciano averiado",

"Cuaderno amarillo",

"Variaciones 95" y "Diario de otoño",

que son tres libros del mismo pelaje que este.

Un crítico dice:

"El propio Salvador Pániker ha señalado que 'lo mejor de mi obra

y lo más ameno se encuentra en mis diarios'". Es verdad.

Lo que pasa es que en este párrafo, al final, Salvador Pániker dice:

"De lo cual se infiere,

que en contra de lo que dice el título del libro,

el anciano no está todavía del todo averiado".

La verdad es que murió poco después,

así que efectivamente estaba seriamente averiado.

Morir no es estar averiado.

Morir es morir, que todo el mundo muere.

Hasta los jóvenes mueren.

Tenía casi 90 años o por ahí.

Bueno, pero lo aguantó dignamente hasta el final.

La muerte no es una avería.

Este libro lo demuestra,

incluso hay en él episodios de fuerte carga erótica,

lo cual es muy meritorio a la edad que mi buen amigo Salvador tenía.

Mientras hay vida, hay esperanza. Y otras cosas.

Oye, uno por uno, ¿no?

Es que estos dos libros están unidos por ese destino fatal...

Qué revoltosa estás hoy, Anna.

Sí, es verdad.

Hemos dicho uno por uno. ¿Ha tomado uasabi?

No, porque no nos has dado. Ha tomado chocolate negro.

María Teresa Román,

profesora de Filosofía en la Universidad a distancia,

con la cual yo estuve pocas semanas antes de que muriera,

y de repente, se murió. Se nos murió.

No parecía enferma

y su último libro acababa de salir, "La exploración de la conciencia",

publicado por Kairós,

que fue la editorial fundada por Salvador Pániker

y dirigida desde hace muchos años por su hijo, Agustín Pániker.

Este es un libro sobre la conciencia,

seguramente el mayor misterio aún al que se enfrenta el ser humano.

No son los planetas, la exploración espacial.

Es la exploración de nuestra conciencia.

Y María Teresa Román explora en este libro la conciencia

desde todos los puntos de vista:

desde la ciencia, desde el misticismo,

desde la perspectiva oriental, desde la perspectiva occidental.

Y también lo aconsejo vivamente.

Ahora Elia ya, ¿no?

Sí. Venga, voy.

Voy con otro fallecido.

Me impresiona recomendar escritores muertos.

Yo voy con otro fallecido. Me he quedado un poco traspuesto.

Sí, a mí me pasa.

¿Traspuesto? No, no pasa nada.

En este caso, Zygmunt Bauman ya vino en otra recomendación.

No es la sociedad del rendimiento de la que hablábamos antes,

de la modernidad líquida,

sino que es lo último que dejó escrito.

"Retrotopía".

En vez de la utopía, estamos en la retrotopía.

Es curioso, porque Salvador Pániker formulaba

lo que él llamaba el pensamiento retroprogresivo.

Esto es. Donde lo progre y lo regre se unían.

Pues es en lo que estamos actualmente.

Más obsesionados por el "topos", ese lugar añorado,

en la nostalgia, cualquier tiempo pasado fue mejor,

y no tanto en la "polis",

en la ciudad, como ciudadanos responsables.

Habla también sobre todo de la tendencia de hoy en día,

lo estamos viendo con el Brexit, con el tema de la Unión Europea

y con tantas otras cuestiones, es a lo centrípeto,

y no tanto a lo centrífugo.

El nacionalismo, no solamente desde el punto de vista político,

sino querer encerrarse en lo más endogámico, digamos.

No te estaba mirando con severidad, sino con aprobación.

Es que a veces no te entiendo.

Bueno, entonces...

Sobre todo habla de esa nostalgia que tenemos actualmente

y de la satisfacción que nos da regodearnos en los tiempos pasados,

que, ¡ojo!, puede ser peligroso.

Pensar que quien no ha vivido antes de la Gran Guerra,

no sabe lo que es vivir, ¿no?

Rilke, por ejemplo, opinaba mucho eso también.

Vamos hacia eso. Yo también lo pienso.

Lo sé. Y lo del proteccionismo y esas cuestiones.

Tú no estabas antes de la Gran Guerra.

Casi, casi. Por un pelo.

No deja de ser un mecanismo de defensa, yo creo,

el que hace el ser humano hoy en día.

Querer volver a tiempos pasados,

porque los que tenemos realmente ahora no nos satisfacen.

"Retrotopía", de Zygmunt Bauman.

He sido muy breve.

Es que precisamente te has referido hablando de la Viena anterior,

o al mundo anterior,

a la Europa anterior a la Primera Guerra Mundial,

a lo que era lo más parecido a un mundo feliz que cabe imaginar.

Claro, claro.

No sé si he citado alguna vez ya en este programa,

en cualquier caso, os he martilleado a todas con esa frase maravillosa

que definía el espíritu de Viena,

de aquella Viena anterior a las guerras mundiales,

la de Freud, la de los valses. La dulzura de vivir.

La del Danubio azul, que era deja vivir a la vida.

Ese era el espíritu que tenían los vieneses. Eso ha desaparecido.

La tarta Sacher, también. Ayanta.

¿Qué has dicho? La tarta Sacher casi también.

¡No, qué va! Esa está en todas partes.

Hasta en la calle Serrano. ¡Qué va a desaparecer!

Yo acabo de estar en Viena

y la Sacher-Torte que comí en Viena tampoco era nada del otro mundo.

¿Un poco reseca o qué?

Un poco, sí. Resequilla.

Un poco amazacotada. Elia, tú que a veces traes víveres

a quienes hacemos este programa,

a ver cuándo te traes una Sacher-Torte.

Venga. Sacher no será. Tú haces unas empanadas, de llorar.

Será Rodríguez. Pero eso es lo salado.

Ahora hablábamos de lo dulce.

Haré algo dulce, venga.

Bueno, yo me estoy dedicando, como os he dicho, a libro fino

y a Francia, ¿no?

Este es una novedad también.

Se titula "Esperando a Míster Bojangles".

Es un libro escrito por Olivier Bourdeaut.

Bourdeaut.

Ha tenido un éxito tremendo en Francia.

Grandísimo éxito, estuvo a punto de llevarse el Goncourt.

Nos acabas de explicar

que tú estos libros los has comprado porque son delgaditos.

¿Sabes por qué me hice yo con ese libro?

Por la portada.

No sabía nada del libro. Es bonita.

Pero la portada es muy bonita y... Como un tango están bailando.

¿Lo has leído? Sí, lo he leído.

Bueno, la portada es muy bonita y, además, creo que adecuada

para el libro. Sí.

Cosa que a veces no sucede con las portadas.

Este hombre es un escritor muy joven,

porque ha nacido en 1980

y, si no me equivoco, esta es su primera novela,

que como decías, padre, tuvo un éxito...

Irrumpió realmente como un tifón en el panorama literario francés.

Creo que una de sus mayores virtudes son esos textos

que lees y dices qué sencillo está escrito,

aparentemente, pero qué hermoso.

No hay una elaboración excesiva en la prosa.

Cuenta una historia que es indudablemente enternecedora.

Una historia familiar.

Una madre disparatada, que todo lo pone boca arriba,

Al principio parece que sí, efectivamente,

es una historia de una familia compuesta por tres personas:

padre, madre y un niño de diez años,

quien lo cuenta, de hecho.

La voz que narra es el niño.

Y una madre disparatada

y, por otra parte, absolutamente fascinante,

que propone una manera de vivir en ese hogar

en la que la fantasía y la imaginación

y la creatividad... Sí, pero al final, el hogar arde.

Pero... En el sentido literal de la palabra.

Bueno, porque se descubre...

No lo voy a decir, ¿no? No, no.

Se descubre que hay una razón para ello.

Al final, se convierte en un drama,

pero es verdad que como está contado por un niño,

es un drama con esperanza.

Es un drama que no tiene esa crueldad

y esa cosa oscura que podría ser con esta historia.

A mí la novela me ha gustado menos que a ti.

Me ha gustado,

pero mi interés ha ido decreciendo. Eso iba a decir.

Me pasa muy a menudo últimamente con los libros.

Tienes menos aguante que ella.

Sí, sí. No, pero déjame.

Es lo que iba a decir.

Tenía mucha curiosidad,

porque cuando hay fenómenos literarios,

que son literarios, además, que no es un best seller,

pues tengo curiosidad por leerlo.

Y a mí, me ha gustado.

No me ha entusiasmado. A mí también,

pero moderadamente. Sí.

No entiendo que haya tenido un éxito tan tremendo.

Una reflexión sobre lo que está diciendo Ayanta.

Has dicho que había nacido en el 80. Sí.

Es joven. Muy joven, sí.

Yo os planteo: ¿Cuál es la edad que tiene que tener un autor

para que se le tome en serio entre comillas?

Porque hablando de esos tiempos pasados,

Yo me he pasado la vida entera... Una cosita.

Hace poquito leía "El café de los existencialistas".

No he traído para recomendar, pero no pasa nada.

Era la vida de los existencialistas, Sartre y tal...

No estamos hablando antes de la Primera Guerra Mundial.

Estamos precisamente en periodo de entreguerras.

Y con 20 años, estas personas,

de las que todos hemos hablado alguna vez,

ya tenían una carrera literaria que se sostenía.

Se maduraba mucho antes.

Bueno, pero... Mira, Elia.

Yo me he pasado la vida entera

mirando las fechas de nacimiento de los escritores que iba leyendo.

Toda la vida había querido ser escritor,

pero no publiqué ningún libro,

publicarlo publicarlo, hasta los 39 años.

Con lo cual, buscaba cuándo han publicado este libro,

cuántos años tenían.

¿Estoy rezagándome? ¿Estoy quedándome atrás?

Y he ido comprobando

que los poetas publicaban sus libros a menudo a una edad temprana,

los novelistas, no.

Prácticamente no me topaba

con ninguna buena novela cuyo autor tuviera menos de 40 años

al escribirla. ¿Y eso ha pasado siempre?

¿Antes de tu época...? Yo tengo esa impresión.

No digo que pase siempre. Es curioso.

La novela es un género que requiere vida vivida,

que requiere una experiencia. Que esté macerada.

La poesía, no.

La poesía es inspiración, es hálito puro.

Me lo estáis poniendo a huevo.

No quería... Ya lo has dicho.

Para hablar. A ver. Venga.

Voy a recomendar un libro que a alguien le sorprenderá.

"La parte escondida del iceberg", de Màxim Huerta, en Espasa.

Reconozco que cogí este libro con muchas prevenciones,

porque, digamos, teóricamente a mí este libro no me tenía que gustar.

A mí me gustan autores mucho mayores,

mucho más trabajados, yo soy más tal.

Debo reconocer que este señor... Muchas gracias, Anna.

De nada. Reconciliarme con mi generación.

Lo que estabais hablando.

Màxim Huerta es de 40 y tantos,

Es un señor que tiene éxito mediático,

que se inscribiría más en lo que, con toda la carga despectiva

que eso puede tener, la líquida modernidad

que la solidez a la antigua. Es autor de feria del libro.

Sí. Pero ¡cuidado! Yo me empecé a leer este libro

y de entrada había muchas cosas que me chirriaban.

Es la historia de un chico enamorado de otro chico

y este chico le ha dejado y él va a purgar su soledad a París.

Y ahí se dedica a "Hemingwayear", a "Vila-Matesear", a dar vueltas,

a ver cómo andan los locales y tal.

A "Cortazarear" un poco.

Al principio, te impacientas.

Dices: "Mira, macho, esto está muy visto".

Además, yo no lo haría así.

Me hablas de Jill Price,

que es un caso real de una señora que sufre, como Funes el Memorioso,

una señora que no puede olvidar desde los 14 años.

Entonces dices: "¿Y cómo no me mencionas a Borges?".

Ese caso es real, ¿no? Sí, sí.

Pero poco a poco vas entrando y vas entrando,

y te das cuenta de hasta qué punto una sensibilidad...

Yo diría que esto es un escritor en construcción.

Yo estoy acostumbrada...

Es mucho más fácil ir directamente a la casilla final

y leerte a autores ya cuajados, contestando a tu pregunta.

Es mucho más seguro leer a gente que ya tiene una edad.

Leer a alguien que se está haciendo, que se está formando

es como caminar sobre un, no sé...

Pero realmente en este libro hay unos chasquidos de sensibilidad,

de belleza,

que me han ido envolviendo poco a poco

y realmente tengo ganas de seguir la andadura de este señor.

Reconozco que me ha reconciliado con la generación de los 40 y pico,

de los que estamos escribiendo ahora,

de los que estamos leyendo ahora.

Incluso los que salen por la tele. Quizá eso ayuda a publicar libros.

Pero que realmente, no todo es morralla por debajo.

Hay luz. Hay sensibilidad. Hay belleza.

Y en este libro hay sorprendentes explosiones de luz.

Te aseguro que Màxim Huerta firmará mucho en la feria del libro.

Allí solo firman los que salen en la tele,

aparte de los méritos o deméritos que pueda tener el libro.

Y después del panegírico que le has hecho, va a firmar...

Bueno, Màxim Huerta realmente es una persona a seguir.

Creo. Espasa. Vale.

Me toca.

¿Puedo? Sí, sí.

¿Hay consenso?

Bueno, "Los 47 ronin. Guía ilustrada de samuráis".

Este es un libro que, como se lee en su contraportada,

es un libro fundamentalmente de grabados.

Grabados espléndidos.

Son los famosos "ukiyo-e",

esos grabados en madera tan característicos de la pintura

y la cultura japonesa.

Este libro recoge en imágenes acompañadas por unos breves textos,

la historia de los 47 ronin, que fueron 47 samuráis

que su señor fue obligado a practicar el suicidio ritual

por una serie de motivos y entonces se quedaron huérfanos

y se convirtieron en el ronin,

que como casi todo el mundo ya sabe, es un samurái errante,

una especie de Don Quijote, vagabundo por los campos.

Entonces nos cuenta esta historia verdaderamente...

En fin, tras ofender a Kōtsuké no Suké,

maestro de ceremonias del "shōgun",

el señor del clan Asano es condenado a morir

por medio de "seppuku".

"Sus fieles samuráis convertidos en samuráis sin Señor,

juraron vengar su muerte".

Publicado por Quaterni.

Toda clase de...

Ya te puede imaginar lo que hacen

47 Ronin a estos en el uso de la katana

desperdigándose por los campos. Despechados.

Ríete de "Pulp Fiction".

Es un libro un poco gore en realidad.

No, se hace con la suprema dignidad y elegancia

con la que hacen todo.

El otro día me enteré de algo que no sabía.

Ya sabéis que los japoneses, cuando te dan una tarjeta,

siempre lo hacen con las dos manos y es importante recibirlo

con las dos manos. Y me enteré de por qué hacen eso.

Sabéis que el gesto de dar la mano

en España, en Italia o en el mundo occidental

es para demostrar que no vas armado, que no llevas una daga.

¿Y si eres zurdo? Si eres zurdo,

no sé qué pasa.

Al dar la mano.

Los japoneses

es porque los samuráis llevaban dos espadas.

En realidad es el mismo motivo por el que damos la mano nosotros.

Demostrar que no vas armado. Que no llevan katana.

Bueno el otro libro que está aquí es de Camilo José Cela.

"Madrid Barcelona" con ilustraciones de Juan Esplandiu.

Nuestra sede está. Precisamente estamos

en la calle Juan Esplandiu de Madrid. Es un libro

publicado por Ediciones del Viento

con el apoyo de la Caixa que también nos apoya a nosotros

y que recoge una serie de textos del mejor Cela.

Los textos de Madrid son de 1966

y los de Barcelona, de 1970.

Por supuesto, lo que va de ayer a hoy,

te entran ganas de pensar cuando lo vas leyendo.

Un libro muy divertido, delicioso y contenido, nada que ver

con el Cela desarrollado posterior.

Nos transmite una imagen de la ciudad de Madrid

y de la ciudad de Barcelona muy anterior

a todo lo que decíamos antes,

de los ciclistas, de las mascotas, de los que corren,

de las manifestaciones, etc.

Ya, ya. Elia, otra vez.

¿Me toca a mí ya?

Ha sido tan rápido. Te estaba escuchando

con mucho gusto. A ver, para que me dé tiempo.

Fernando Savater.

"La infancia recuperada", es un libro, él mismo dice,

que un libro tiene que estar en el purgatorio al menos diez años

para ser un clásico. Eso que hablamos otros programas.

Se editó la primera vez en el 72. Sí, sí.

Se ha vuelto a editar y es una maravilla.

Lo traigo a colación

porque hablando de la experiencia del escritor,

me gusta que un buen escritor me diga:

"Lee esto, esto, esto".

¿Os acordáis de aquella lista que Ayanta perdió?

No es un reproche, pero la vuelvo a sacar otra vez.

Recomendando lecturas.

Al fin y al cabo es lo que hace

Fernando y es muy divertido

porque de todas las lecturas de infancia suyas,

sobre todo hablando de George Bataille,

que dice "la literatura es la infancia al fin recuperada".

Habla de H.G Wells, Carmen, Julio Verne,

Stevenson y muchos más.

Puede servir como guía. Claro.

Dice que no es un libro de recomendaciones, es suvenir.

¿Por qué? Porque de alguna manera regala sus experiencias

cuando leyó esos libros y los ha vuelto a releer.

Creo que es muy bonito. Y hablando de la experiencia,

no sé si leerías a Guillermo Brown.

Bueno, bueno. Por favor, Elia.

El niño travieso.

Estás hablando de mi héroe, de mi modelo.

Por eso. Llegamos a tener

un gato que se llama Jumble.

Hay que decirlo bien. Bueno, pero nosotros

lo pronunciábamos mal, como el perro

de Guillermo. Elia, tengo en mi mesilla de noche

y ella certificará que es así, varios libros de Guillermo.

Cuando emprendo un viaje largo suelo llevarme libros de Guillermo.

Más aún, cuando estaba en la cárcel

por motivos políticos, metía los libros de Guillermo y había cola

en mi celda para que los prestara.

Porque verdaderamente te suben la moral.

Ahí voy. Si es que ese libro,

Savater tuvo una ocurrencia fantástica

cuando se le ocurrió escribir este libro

porque realmente los libros que nos han marcado...

Cuando viene un periodista y me pregunta:

"¿Cuáles son los libros que le han marcado?".

Platón, Aristóteles, Kant, Cervantes, mentira.

Los que nos han marcado son los que leímos

en la infancia. Sí.

Eso es la infancia. Habla del capitán Nemo,

de Sandokán. Los que más me marcaron, los suyos,

"Tom Sawyer", "Sinuhé, el egipcio", "Nils Holgersson,

a través de Suecia" y "Tarzán de los monos".

Es muy bonito.

Y lo releo.

Cada vez con más gusto. Es lo que recomienda.

Releer y claro,

como este niño, la ingenuidad de un niño puede ser

algo muy incómodo.

Puede ser terrible. Lo llamamos ingenuidad,

pero es una puñalada trapera en muchas ocasiones.

Este Guillermo Brown es la mejor sátira social.

Guillermo Brown es como Don Quijote.

Es un niño que en esa aldea de su época

se dedica a ayudar a los desvalidos.

La panda de los proscritos.

Un desastre terrible.

Un pequeño anarquista. Richmal.

Si no recuerdo mal, Savater lo define en ese libro

como "el único anarquista triunfante de la historia de la humanidad".

Efectivamente.

Richmal Crompton,

esta mujer que también es... Una maestra de escuela.

Se sabe tan poco de ella, es lo que dice Fernando,

no logró saber mucho más, lo que se escondía

tras esa maestra. Escribió una enormidad,

hay como 40 volúmenes. Pero se desconoce su vida.

Bueno, este libro es muy bonito.

Es bonito. Es el primero que recuerdo leer.

A lo mejor hubo otro, pero es el primero que recuerdo.

Pues son recuerdos de la infancia en la primera patria.

Pero, Elia, he hecho esfuerzos denodados

con mis hijos. Para que lo lean.

Instarlos a que los lean y no les han gustado.

A mis nietos tampoco. Yo tengo una teoría.

A mi hija le hacen gracia, le llama "el niño travieso"

y lo lee en inglés.

Debes reconocer que lo leíste siendo un niño franquista.

No un niño franquista, un niño inmerso en el franquismo.

Yo creo que tus hijos y tus nietos,

por fortuna, son más libres y no tienen necesidad de anarquía.

Les hace gracia,

pero no les alcanza como a ti

visto el mundo en que vivías.

En el Partido Comunista propuse,

y naturalmente no me hicieron caso, propuse fundar un club

de amigos de Guillermo para alterar las estructuras del régimen.

No quisieron. No quisieron.

Se equivocaron gravemente. Los proscritos.

Douglas. Douglas, Dickens.

Yo creo, y sé que muchos me matan, que hay libros para niños

y libros para niñas. Y Guillermo es un libro para niños.

No solo eso, sino que hay una cuestión generacional.

A pesar de que a mí me ha gustado mucho

olisquear entre los libros de casa cuando era pequeña

y he leído esas primeras versiones de "Celia",

de "Antoñita, la fantástica" de Borita Casas,

que me fascinó, la leí de pe a pa.

"Mujercitas", "Hombrecitos". Creo que has destapado la caja.

Si empezamos a hablar de los libros. Sí, sí.

Que nos fascinaban, no acabamos.

Mi generación es la de "Los cinco".

O sea, yo fui una gran lectora de "Los cinco"

de Enid Blyton que claramente me pilló a mí

y también en cuanto a literatura italiana,

de otro Guillermo, pero italiano, Pierino Gianburrasca,

no sé si tú... No lo conozco.

Es un personaje parecido

al de Guillermo. Orejudo, el escritor español,

acaba de publicar una novela que no he leído

y creo que tampoco vosotras. Lo quiero invitar.

Se plantea cómo son "Los cinco". En la actualidad.

En la actualidad.

Nos desencantaremos. Para terminar

ese recorrido, quería decir

que las siguientes generaciones, mis hijos, tus nietos,

lo que han leído es a Geronimo Stilton.

Les ha funcionado bien también. Libros a Bridget Jones.

Son libros que son muy de determinadas épocas.

Me has dejado preocupada porque admito que a mí

me encanta Guillermo, no sé si sería una niña transexual

y "Los cinco" me gustan, pero por el personaje de Georgina

que era una niña que quería ser niño.

Georgina es como en "Mujercitas, Jo.

A todas nos gustaba Georgina. Las dos lleváis el pelo corto.

Yo la primera vez que me corté el pelo casi al rape

fue por... ¿Donasteis el pelo?

No, no lo doné. No Bridget Jones, Jennifer Jones.

Esta heroína. A mí, Guillermo me encanta.

Todo lo que habéis dicho es muy bonito, son libros bonitos,

pero aquí está Guillermo

y como 7 000 metros o kilómetros más abajo

empezarían todos los demás. "Antoñita, la fantástica".

Es que es un debate.

Daros cuenta qué debate estamos creando, Anna.

Qué debate está provocando la literatura infantil

que a veces decimos, literatura infantil

y qué grandes autores. Elena Fortún, por ejemplo.

"Celia" está escrito...

es una maravilla. Hay una correspondencia publicada.

Lo he leído. Interesante.

¿Historia de amor?

Una mujer muy mayor entrada en edad y otra más joven

y hay una admiración

que no se sabe muy bien. Historia de amor platónico.

Elena Fortún sí la tuvo

con otras personas. Sí, eso sí.

Pero con Carmen Laforet, no. Por una cuestión

casi de edad entre ellas.

Dices que Salgari escribe mal.

Sí, a ver, bueno, debo decir. No lo he vuelto a leer.

Salgari me encantaban los personajes, las historias,

me encantaba todo excepto como lo escribía.

Sobre todo cuando ibas al original.

Tenías una percepción.

Lo veías en películas, en versión original, pero el tocho

decías: "¡Ostras!".

Cinco páginas hablando de las luciérnagas en la selva.

No estoy de acuerdo. Tengo una confesión.

No he leído "Los cinco".

Seguramente, por cuestión de edad. De edad.

Claro, no te pilló, por eso digo que es generacional.

Son éxitos que están...

Ayanta, me has dejado preocupada. Es una obra maestra.

"Peter Pan", eso es ya. Más que la literatura infantil.

Es una obra maestra porque lo he leído de adulta.

Claro. Y tiene una lectura.

Como "El Principito". Pero tiene una lectura.

O como "Alicia en el país de las maravillas".

Parece para niños, pero luego. A Barrie, en realidad,

se lee de adulto. Es un enfermo.

No solo un enfermo, el país,

¿cómo se llamaba? El país de nunca jamás.

El país de nunca jamás es en realidad

dónde van los niños muertos. Claro.

Peter Pan es un niño muerto, no solo un niño fantasioso

que vuela y tal.

Porque Barrie había trabajado mucho

en orfanatos. Morir o crecer.

Eran todos los niños

que no llegaban a edad adulta y realmente cuando entiendes

ese giro literario, que de pequeño no entiendes,

te quedas en la fantasía.

Yo me quedé... la verdad. Es muy emocionante, hermosísimo.

Pero son libros que ya no se leen. Pasa lo mismo con "Mary Poppins"

que es también un grandísimo libro

y que han sido aplastados por las versiones cinematográficas,

por los dibujos animados, por las versiones con ilustraciones

de los libros, preciosas por cierto, porque se han hecho muy buenos,

pero que ya no se lee la novela. ¿Qué me decís de "Tom Sawyer"?

Tom Sawyer.

"Huck Finn" es la madre

de la literatura norteamericana.

Mi favorito. Sally, sin ir más lejos.

Hemingway. David Copperfield.

David Copperfield. Sí.

Para mí... Lo recomendaste.

Sí, sí, David Copperfield.

Pero leído ahora.

Es extraordinario, es una aventura maravillosa.

En fin, pues para que veas.

¿Te toca a ti, Anna?

No, Ayanta.

Me toca a mí. Vamos a algo

(RÍE) que es finísimo. Más fino imposible.

Un recorrido en metro. Una Gillete.

(RÍE) Tres paradas de metro. Tres paradas de metro.

He llegado a estos extremos.

Piedad Bonnett.

Amiga del programa.

Yo la mencionaba en mis últimos libros.

Es grande.

Piedad Bonnett es una escritora

que es sobre todo poeta

y bueno, me apetecía hablar de poesía.

Al final de los programas

se lee una poesía, bien está. Leen una poesía.

Leen una poesía.

Pero también está bien recomendarlo

como libro. Escribió este libro durísimo

sobre el hijo que se suicidó, era bipolar.

Se llama "lo que no tiene nombre"

y, si no me equivoco, estaba publicado en Anagrama.

No lo tenemos, es un gran libro.

Lo que noto cuando lo recomiendo a gente cercana,

habla de una experiencia personal. Es muy duro.

De Piedad Bonnett que es la muerte de su hijo.

Un hijo joven, universitario, 20-25 años.

A causa de un trastorno bipolar.

No solo la muerte, la muerte por suicidio.

En Japón, un suicidio marca tres generaciones.

Sí, en Japón. Es un libro

"De lo que no tiene nombre"

como su nombre indica porque la pérdida de un hijo

no tiene nombre en el diccionario.

Huérfano ha perdido a sus padres,

pero perder a un hijo no tiene nombre.

Hablando de suicidio.

Salgari también se suicidó.

Sí, sí. Clavándose un puñal,

con un cuchillo. A lo Sandokán.

Se suicidó a lo Sandokán, en todo caso, Piedad Bonnett

es una escritora que hay que tener en cuenta,

que en su incursión

con "Lo que no tiene nombre" que no fuera poesía,

pues la verdad es que era apabullante.

A pesar de la crueldad de esa historia,

no es un libro esperanzador, pero se puede y se debe leer.

Me pareció una enseñanza de vida. Me gusta lo de se debe leer.

De cómo afrontar una situación así

y de la valentía. Es un exorcismo del dolor.

Completamente. Lo escribió como un año después

de que hubiera sucedido esto. Qué valiente.

Está, este libro,

"Los habitados" de Piedad Bonnett

en el que en forma de poesía

pues también aborda

una temática

sobre... dice: "Quiere dar voz a aquellos que han visto crecer

la planta venenosa del desasosiego,

del miedo y de la disociación".

O sea, tiene que ver también con la locura

de su hijo.

Este es un libro que tuvo el Premio de Poesía

de Generación del 27, está en Colección Visor de Poesía

y creo que me toca poesía, ¿es así? No.

¿No me toca poesía?

Entonces me lo tomo y voy a leer. Se ve que no lees los guiones.

Se me olvida todo. Os voy a leer una poesía.

La última de este libro.

Se titula: "Pido al dolor que persevere".

¿Por qué? Porque, a veces,

cuando dejamos de sentirnos dolidos, no recordamos al otro.

Totalmente. O sea que hay

una voluntad de no querer que ese dolor se pase.

Ayanta, te aviso de que nos quedan siete minutos,

hay que poner libros en el cohete.

Todavía Anna y yo tenemos que recomendar.

Deja que lea.

Pero si encima vas añadiendo notas de página.

Lee. "Donde están las cosas, vuelve a explicarlas", como decía Ortega.

"Pido al dolor que persevere,

que no se rinda al tiempo.

que se incruste como una larva eterna en mi costado.

Para que dé su mano cada día,

con tus ojos intactos resucites,

con tu luz y tu pena resucites dentro de mí.

Para que no te mueras doblemente, pido al dolor

que sea mi alimento, el aire de mi llama,

de la lumbre donde vengas a diario a consolarte,

de los fríos paisajes de la muerte".

Bonnett. Me adelanto.

Muy bonito. Me adelanto porque llevo

desde que inició la última,

desde que empezó la tanda de "Libros con uasabi"

intentando poner este libro en el cohete.

Sé que tú luego lo rescatarás. Absolutamente.

"Éxtasis y yo". Qué guapa.

Hedy Lamarr me parece

la mujer más guapa que jamás he visto en el cine.

Fue para mí una obsesión a lo largo de mi adolescencia.

Era una mujer extraordinaria, además de gran actriz, de mujer.

Efectivamente, bellísima. Tiene una biografía apasionante.

Fue inventora de lo que hoy llamamos wifi.

Bluetooth, efectivamente y los datos.

En esos rollos de papel perforado que hay en las gramolas

para crear un sistema de encriptamiento.

Algo extraordinario.

Esta mujer extraordinaria escribe este libro, no lo escribe ella,

le ponen un negro para que lo escriba. Ella retiró

la firma del libro.

Quiso retirarlo de las librerías

porque el libro es que no dice nada. Todas estas cosas portentosas

que compone su biografía: las seis veces que se casó

y separó, los hijos, las aventuras políticas,

las aventuras bélicas porque ella se escapó

de un marido multimillonario alemán

y se escapó de los nazis. Haciéndose pasar

por la criada. Efectivamente, disfrazada

de la criada. Bueno, todo eso

en este libro no está. Era un libro ligerito

en el que no dice nada. Está lleno de naderías.

Lo mejor del libro es el prólogo que es de Diego Moldes

y es el que explica un poco lo que yo estoy resumiendo aquí.

Voy a colocar el libro en el cohete,

pero no a Hedy Lamarr. No, no, por favor.

Es como lo de Madame Bovary, arriba Bovary, abajo Flaubert.

Pero Flaubert era Madame Bovary.

Eso es lo que dice él, pero está por demostrar.

Esto lo soluciona la Guardia Civil.

O sea, lo recojo

sin recogerlo. ¿Te lo acerco?

Porque no sé dónde tengo el micrófono.

Mira, lo recojo

por una razón. Primero, la editorial Notorius

creo que hace un trabajo notorio. Notorio.

Notorio, exactamente.

Es fantástica, tiene unas fotografías inéditas.

Además, tiene una colección fabulosa.

"Hitchcock" título de película. Notorius, claro.

Este libro, Diego Moldes

se topó con este libro

en la cuesta de Moyano en una edición perdida

del año no sé cuántos.

Y anteriormente, en Nueva York, me parece

que lo cuenta y dijo,

en España no estaba publicado por una cuestión

de censura porque es un libro de los años 60

y tiene un contenido sexual fuerte. Sí.

Pero muy difuminado. Bueno, bueno.

Fue una de las razones por las que Hedy Lamarr

quiso que se retirara. Hedy Lamarr

salta a la fama porque protagoniza el primer desnudo

de la historia del cine corriendo. Sí.

Tuvo una vida muy sexual.

No solo el primer desnudo sino el primer orgasmo.

Sí, eso se dice también. Está en la película.

Eso puede ser más fingible. Bueno, quiero decir...

Puedes fingir un orgasmo, pero no puedes fingir un desnudo.

Yo creo que este libro es una pieza importante

en la historia del cine contada

y Notorious ha hecho el trabajo de editarlo

por primera vez en España.

Es verdad que no está bien escrito, literariamente no tiene un interés,

pero tiene un interés como coleccionismo que es lo que propone.

Mi fascinación porlas medias de mujer

viene de la película de Hedy Lamarr, "Mi espía favorita", con Bob Hope.

Una película intranscendente, en la cual cada vez que besaban

a Hedy Lamarr se le hacía carrera en la media que la cámara recogía.

Un beso de Bob Hope.

Un beso de Bob Hope, los hay mejores, pero en fin...

¿Sabes que ella era campeona de besos?

Sí, repartía besos durante la Guerra Mundial a los soldados.

Qué pena que teniendo esa vida no quede reflejado.

No sabemos si a los soldados les salían carreras en las polainas.

(RÍE) Más difícil.

Bueno, Ana, no puedes hablar.

Estoy acostumbrada.

De eso se queja mi hija cuando ve el programa.

No llores, Nora. Otro día, mamá hablará más.

Perdóname, Nora.

Tengo un capricho.

He encontrado en una librería llamada La Tarde en la calle Ruíz,

cerca del barrio Malasaña, este libro que leí con unos 20 años.

Estaba yo en la cárcel

cuando salió "Juan Raro", de Olaf Stapledon,

dicho a la española, imagino que se pronunciará Stepledon.

Que cuenta, en clave de ciencia ficción,

publicado por editorial Minotauro en Buenos Aires.

Una editorial argentina que publicó grandes libros de ciencia ficción.

Actualmente, la editorial que recoge libros de ciencia ficción en España

se llama Minotauro. También.

Es de Grupo Planeta. Imagino que compraron el sello editorial.

"Juan Raro" es la historia de un superhombre.

Como recreación del superhombre de Nietzsche, en la ciencia ficción.

Ahora no es releído, pero vuelvo con la fascinación

que nos producen las relecturas de nuestra infancia y adolescencia.

Lo voy a releer con verdadera delectación.

Qué bien. Es peligroso.

Porque muchas veces los has mitificado.

Es lo que decíamos de la retrotopia.

Es como volver a encontrarte con la novia del cole.

Como veréis, tengo este expositor lleno de literatura heroica.

"Rōnin", Mishima, Jünger, "Juan Raro"...

Hemos hablado de héroes como Guillermo Brown, Tom Sawyer, Tarzán.

Como Sandokán. Como Sinuhé, el egipcio.

Todos ellos héroes. La literatura heroica fantástica.

Paréntesis. Un minuto para nuestro tradicional concurso

de comienzos de libros.

Hasta ahora siempre los ha adivinado alguien.

Creo que hoy no los vais a adivinar, pero para ayudaros a adivinarlo,

voy a leer dos comienzos de dos libros del mismo autor.

El primero no lo vais a cazar. El segundo quizás.

Podéis participar todos en @librosconuasabi en Twitter.

Entre todos los que acertéis, uno se llevará un libro de Dragó.

Prohibido mirar en Google. Claro, hay que jugar de verdad.

Va el comienzo.

"El remordimiento, y en ello coinciden todos los moralistas,

es un sentimiento sumamente indeseable.

Si has obrado mal, arrepiéntete.

Enmienda tus hierros en lo posible

y esfuérzate por comportarte mejor la próxima vez,

pero en ningún caso debes llevar a cabo una morosa meditación

sobre tus faltas. Revolcarse en el fango

no es la mejor forma de limpiarse".

Ni idea, ¿verdad?

Ni idea. No lo puedo volver a leer.

A mí me suena a algo tuyo. No, no.

Has dicho que ibas a leer otro comienzo del mismo autor.

¿Qué? Que ibas a leer otro comienzo.

¿Os dais por vencidas?

No, venga. Totalmente.

A mí me hace "runrún" A mí también.

El segundo texto, del mismo autor, quizá os ayude más.

"Fue en 1886 cuando el farmacólogo alemán

Ludwig Lewin publicó

el primer estudio sistemático del cacto,

al que se dio luego el nombre del propio investigador".

No sé. Hombre, esto del cacto...

Aldous Huxley. El primer libro es "Un mundo feliz".

Escribió una segunda parte. De eso me sonaba.

Hizo "Un Mundo Feliz", superiores, desde mi punto de vista,

a "1984" de Orwell, que es un ladrillo insufrible.

Insufrible. No aguanta la lectura hoy día.

Y el otro libro es "Las puertas de la percepción".

"Cuando las puertas de la percepción se despejen...

el hombre verá las cosas como son en realidad".

Ha habido otros memorables, una disculpa para hablar de autores.

Muy bien. Eso sí. Eso sí.

Aceptamos la humillación.

(RÍE)

Y "Las puertas de la percepción" y William Blake.

Tengo que leer el poema.

A ver si lo encuentro.

Aunque me lo sé casi de memoria.

A lo mejor vosotras también

El poema es una rima de Bécquer.

La rima 29 de Bécquer tiene que ver con el libro, por eso lo escogí.

Lleva una cita delante que dice:

"Hablábamos de besos".

(HABLA EN ITALIANO)

Y la rima dice:

"Sobre la falda tenía el libro abierto.

En mi mejilla tocaban sus rizos negros.

No veíamos las letras ninguno, creo.

Mas guardábamos ambos hondo silencio.

¿Cuánto duró? Ni aun entonces pude saberlo.

Solo sé que no se oía más que el aliento que, apresurado,

escapaba del labio seco.

Solo sé que nos volvimos los dos a un tiempo

y nuestros ojos se hallaron y sonó un beso.

Puntos suspensivos.

Creación de Dante era el libro,

era su Infierno.

Cuando a él bajamos los ojos,

yo dije trémulo:

'¿Comprendes ya que un poema cabe en un verso?'.

Y ella respondió encendida:

'¡Ya lo comprendo!'."

La verdad es que me permitiría corregir a Bécquer.

En lugar del verso:

"¿Comprendes que un poema cabe en un verso?"

Yo diría: "¿Comprendes que un poema cabe en un beso?".

Mantiene rima y todo. Qué grande.

Gracias, señoritas.

Gracias a ustedes. Nos vemos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Libros con uasabi - 28/05/17

Libros con uasabi - 28/05/17

28 may 2017

Hoy Libros con uasabi no tendrá invitado. Fernando Sánchez Dragó, Anna Grau, Ayanta Barilli y Elia Rodríguez dedicarán todo el programa a hablar de libros, pero no forzosamente de novedades, aunque también las habrá, con motivo de la Feria del Libro de Madrid.

ver más sobre "Libros con uasabi - 28/05/17" ver menos sobre "Libros con uasabi - 28/05/17"

Los últimos 43 programas de Libros con uasabi

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Maria cristina hernandez bernal

    Hoy dia 2 de junio estoy viendo el programa y tengo q decir q siempre oara mi es un placer escuchar a Sanchez Dragó. Yo si me creo q usted se haya leido un libro diario durante 70 años. No hay más q escucharle es usted una enciclopedia andante. Y al mismo tiempo comparto el sentimiento negativo del anglicismo en nuestro idioma. No deberiamos permitirlo. Y su inteligen ia a la hora de estar al 100% por 100 en favor de los gatos. Usted ha llegado a comprender su inteligencia. Pero eso es caracteriatico no solo de los gatos sino de cualquier animal..... Si intenta conocerle. El mundo animal es un mundo desconocido para la ignorancia del ser humano y q solo unos cuantos desarrollados q han pasado a una fase superior de evolución pueden disfrutarlo. El libro taurino...... Muy mal. Hay q abolir las corrodas taurinas. El maltrato no es arte

    02 jul 2017
Recomendaciones de usuarios