Lazos de sangre La 1

Lazos de sangre

Jueves a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4669144
Lazos de sangre - La saga Rivera Ordóñez - ver ahora
Transcripción completa

(CARMINA ORDÓÑEZ) A veces me tengo que armar de unas corazas

que van en contra de mí,

hasta el límite de mis fuerzas. No tengo más remedio.

-¿Por qué a Paquirri lo coge un toro, a un dios del toro?

¿Por qué lo coge ese toro?

-Antonio Ordóñez fue el jefe de una dinastía, un gran padre.

Estaba orgullosísimo de sus dos hijas.

-En Francisco marcan más los genes de su padre.

Esa fuerza, esa capacidad arrolladora.

-Tendría muchos motivos para odiar al toro,

por arrebatarme tan pequeño a mi padre.

Kiko Rivera, pues la verdad es que es digno hijo de su madre.

Creen que el mundo les pertenece.

(JULIÁN CONTRERAS JR.) Me da pena porque la echo de menos,

porque me faltó mucha vivencia con ella.

-Carmina fue el nexo de unión, o, tal vez, de desunión,

entre los Ordóñez y los Rivera.

"Lazos de sangre" une la saga de los toreros y las divinas:

los Rivera Ordóñez.

Nunca hemos tenido guerra, nunca.

Así que sí, estoy en paz.

Guerra y paz relatada por sus protagonistas.

Pilar Lezcano, la segunda mujer de Antonio Ordóñez,

el padre de Carmina y Belén, habla hoy en exclusiva

tras 20 años de silencio.

Es que no me puedo arrepentir de nada.

Julián Contreras nos abre su corazón roto, todavía,

por la muerte de su madre.

Yo viví cosas muy escabrosas, muy escabrosas.

Los Rivera nos revelan instantáneas únicas

de los duros comienzos de la familia

en la casa donde crecieron.

Esta era la casa de ellos.

Aquí fue donde se hicieron personas y toreros.

Y no pueden ocultar que los rencores

por la herencia de Paquirri siguen vivos.

Si nos han tocado a nosotros y a los Rivera Ordóñez cosas,

repártelas, mujer.

Isabel, que no pasa nada.

A las dos mujeres que conquistaron el corazón del torero,

las descubrimos de nuevo en imágenes insólitas.

Cuando Isabel Pantoja se quite este anillo,

podrán hablar de Isabel Pantoja.

Mientras tanto, soy la viuda de Francisco Rivera.

(CANTA) #Y un día se marchó

#y todo terminó.#

¿Es dura la vida de modelo? -Es muy dura.

Por los madrugones, no me gusta levantarme temprano.

Una de las mujeres más guapas

que ha habido en España en el siglo XX.

Belleza y dolor, los episodios que han marcado su vida...

Ella me decía: "Ojalá un día se acabe todo esto

y nos veamos en otro lugar".

Y las relaciones que sustentan la saga,

son sus lazos de sangre.

No me da ninguna envidia, pero no tenemos

una relación habitual.

-¿Isabel Pantoja llamó para daros el pésame?

-No. En su conciencia se quedará, ¿no?

(Tañidos de campanas)

Aquí comienza la historia de los Ordóñez con los Rivera,

un 16 de febrero de 1973.

Día de frío para los 2000 invitados y de mucha ilusión

para una joven de 17 años llamada Carmen.

Antes de celebrar su mayoría de edad,

da el sí quiero a un torero de Barbate de origen humilde,

ahora en la cima y reconocido como Paquirri.

Carmen y Paquirri. ¿Mundos frontalmente opuestos?

Ordóñez era el señorito de Ronda.

Más rural, por entendernos, la de Paquirri.

Un señorito, Antonio Ordóñez, al que la joven estrella del ruedo

sin estirpe, Paquirri, ha caído en gracia.

Le quería muchísimo a Paco, pero mucho.

Es Pilar Lezcano, la segunda mujer de Antonio Ordóñez.

Lleva 20 años en silencio, viendo pasar los acontecimientos

de la que fue su familia.

Habla para "Lazos de sangre" con la calma del tiempo.

Es su yerno más querido. Fue su yerno más querido. Sí.

Antonio Ordóñez tenía debilidad por Paquirri.

Era el hijo que no pudo tener.

Tuvo dos hijas, le faltó un hijo y, encima, torero.

Antonio Ordóñez era un torero especial, no era fácil.

Y mi padre tuvo amistad con ellos.

Y desde ahí, surge, de una novillada en Tarifa,

un festival en Tarifa,

de ahí sale el amor platónico con Carmen Ordóñez.

Ya empiezan a conocerse, empiezan a hablar.

Eran muy jóvenes los dos.

Y de ahí, empezó el amor profundo de Paco.

Suspiros y lágrimas y tradición de saga taurina,

que se perpetúan con este enlace. El acontecimiento del año.

Figuras de la aristocracia: intelectuales, artistas

y, por supuesto, una numerosa representación

perteneciente al planeta de los toros,

fueron debidamente agasajados.

¿Qué recuerdos te trae el 16 de febrero de 1973?

-Fue el día que yo me casé con Francisco Rivera.

-¿Cuántos años tenías? -17.

-Demasiado joven. -Superjoven.

Carmina era una niña y creo que esa boda fue

para salir de casa. En esa época, uno se casaba

porque cuando tenía un padre que no le dejaba hacer

lo que quería, lo mejor era casarse.

Francisco Rivera "Paquirri"

y Carmen Ordóñez. Buenas noches a ambos.

(Aplausos)

Antes de comenzar el programa, le preguntábamos a tu esposa:

¿Los toros que torea tu marido están afeitados?

"Ojalá", dijo ella. "Ojalá estuvieran afeitados

y, además, con corchos en las puntas".

Yo no solo digo que estuviera afeitado,

sino que estuviera mocho. -Eso sería mejor.

Paco, verdaderamente, siempre estuvo

muy enamorado de Carmen Ordóñez. Muy enamorado.

Fue su primer amor. Fue su primera mujer.

Paquirri se cría en un matadero en Barbate

y sueña con triunfar en los toros.

Las fotografías que, por primera vez,

enseña su familia muestran

una infancia humilde y llena de trabajos.

Esta es toda mi familia.

Paco. Este chiquitito soy yo.

Y aquí está mi padre, un hombre duro,

un hombre que luchó mucho mucho.

Y esta es la primera vez

que Paco se viste de torero

en una plaza portátil que hizo mi padre

con puntillas y un martillo.

A los once vistió su primer traje de luces. ¿Cierto?

-Sí. -Sería para ir a una fiesta,

no para torear. -No. A torear a una plaza

que tenía mi padre en Barbate.

¿A los once años? -A los once.

Carmen se educa con lo mejor:

el mejor barrio, el mejor colegio, las mejores ropas

de las que se encapricha a golpe de talonario

y los grandes desfiles de París.

Gracias al sacrificio y a la entrega de mi padre,

pues me ha dado cantidad de cosas.

Pero también recuerdo de niña que ha habido

muy pocos días de Reyes que he pasado con papá,

porque estaba toreando en América. Eso es duro luego.

Carmina era una niña bien, una niña pija,

como se decía en ese momento, de la calle Serrano.

La educación que recibieron Carmina y Belén,

era una educación de pago, clásica, buenos colegios.

El Liceo Francés. Luego, internado en Suiza,

que no sé lo que duraron. Posiblemente, poco.

Antonio Ordóñez ha renunciado a sus triunfos en el ruedo

para incorporarse a la vida familiar,

que, sin duda, le ofrece grandes compensaciones.

¿No es verdad, señora de Ordóñez? -Sí. Estoy muy contenta.

Ella y su hermana Belén viven entre algodones.

Recuerdo perfectamente a Carmina de más jovencita.

Siempre ha sido muy cariñosa

y muy envolvente desde un principio.

Tenía mucho encanto y era muy agradable.

Belén y yo somos casi como gemelas, ¿no?

Carmina y su hermana, y Belén,

no tenían mucho que ver entre sí.

Carmina era muy extrovertida, muy lanzada, muy guapa, guapísima,

y era muy caprichosa. Y era muy pasional.

Y Belén era... Yo creo que Belén era más débil.

Carmen era la heredera de su madre

y Belén de su padre, el patriarca Ordóñez.

Él decía que Belén se parecía más a él.

Belén era una mujer guapísima también.

Pero le decía: "Belén, tú eres la fea

porque tú has salido a mí y Carmen es la guapa

porque ha salido a su madre, a Carmina".

La personalidad de Carmina se comía a Belén.

Carmen, que era maravillosa,

maravillosa,

era mujer muy humana, pero muy caprichosa.

Malcriada...

Por el entorno familiar, por la gente de la época.

A Paquirri todo le cuesta trabajo y mucho esfuerzo.

Siempre bajo el exigente yugo de su padre,

que quiso convertir a su vástago en lo que él nunca llegó a ser.

No lo felicitaba.

No lo felicitaba, no le decía "enhorabuena".

No, no, no. "Hay que cortar cuatro orejas".

Cuando cortaba cuatro, quería cinco.

Cuando cortaba cinco, quería rabo.

En fin, nunca estaba conforme. Mi padre nunca estaba conforme.

Se peleaban muchísimo. El padre le gritaba.

Él le respondía también con gritos.

Empezamos a entablar una muy buena amistad

de la que estoy muy orgulloso.

Es una pena que durara tan poco.

Paco era muy noble, franco.

Tenía un interés tremendo en aprender

lo que desgraciadamente no pudo de niño,

porque a los 18 años ya tomó la alternativa.

El padre omnipresente apretaba tanto

que perseguía hasta noviazgos y devaneos.

Mi padre no quería mujeres,

que no estuviera con mujeres.

Qué difícil es hacer caso a un padre cuando te dice eso.

Cuando Paquirri iba al cine,

mi padre se enteraba por dónde estaba.

"Está en el cine. Está con fulana".

Y él se ponía abajo en la puerta y hacía así...

(CARRASPEA)

Y mi hermano por debajo de las sillas,

se salía del cine, porque si lo cogía, lo mataba.

Si lo cogía, lo mataba.

Uno de los Rivera, Canales Rivera,

sobrino de Paquirri, nos abre las puertas

del que fue el modesto cobijo familiar.

Pues para mí, el matadero es de los sitios,

ubicaciones más importantes de mi vida.

Porque, al fin y al cabo,

todo, de una manera o de otra, ha empezado aquí,

tanto mi abuelo, como mis tíos,

como mi madre, como todos.

Esta era la casa de ellos y aquí fue

donde se hicieron personas y toreros.

Francisco Rivera era el pilar principal de mi familia,

para todo.

Dura fue esa vida y más duro consigo mismo,

el torero que se forjó de la nada.

No conocí a nadie que entrenara más que él.

Corría por el campo, recuerdo en Cantora, dos o tres horas.

Y cuando terminaba, se colocaba en un Volvo

y ahí, con la calefacción al máximo, se metía

para sudar y perder peso,

porque él era muy propenso a engordar.

Un entrenamiento que él tenía...

Bueno, mataba a muchos toros en el campo

para verse físicamente. Le gustaba.

Me cogía a mí a caballito

y se ponía a torear a un toro conmigo encima.

Paquirri, delante de los toros, era muy poderoso.

Le podían mucho los toros.

Enseguida llegan los hijos.

¿Por qué no ha ido a la temporada americana como otros?

-Porque esperaba un hijo. -¿Por qué?

-Esperaba un hijo. -Esperabas un hijo.

Francisco nace en 1974 y Cayetano en el 77.

Heredan la belleza de sus padres y otro peaje,

la popularidad desmesurada.

Por el acoso que sufrieron de los medios de comunicación.

Los conocí muy pequeñajos cuando su padre

llamaba Picu a Francisco porque decía

que había salido picudo en el parto.

Era un padrazo con los niños. Tenía poco tiempo,

pero el poco que tenía, estaba feliz de estar con ellos.

Carmen y Paco disfrutan de esta vida familiar.

¿Pero lo tienen todo?

Carmina empezó a llenar la casa de Paquirri de amigos.

Hacía fiestas. Paquirri era un torero

muy disciplinado.

Cuando él entrenaba, madrugaba, salía a correr. Era un deportista.

Y Carmen era más liberal. Y, lógicamente, aquello chocaba.

Ella, sofisticada, no se adapta al campo.

Ser mujer de torero implica un recogimiento muy disciplinado.

Y, claro, Carmina, a lo mejor, cuando uno amanecía,

pues la otra estaba todavía

de fiesta en la casa o había invitado

a todos los amigos de la zona. Eran opuestos. No...

Así que, en 1979, la pareja dice adiós al idilio

y se separa.

Empiezan caminos tan opuestos como son ellos.

La quiso con locura. Paco lo pasó muy mal.

Primero, porque era muy celoso, muy celoso.

¿Salió bien? Todo el mundo conoce la historia, cómo terminó.

Tuvieron dos hijos y... bueno, ahí se acabó,

se acabó todo.

Yo creo que si estaba alguien más enamorado, era él que ella.

El día que van a firmar el divorcio,

Paquirri se presentó con una caja

envuelta en un papel maravilloso que Carmina abre.

Es un regalo que le lleva a Carmina.

Y era un collar de esmeraldas y brillantes,

que valía una fortuna,

para que Carmina... a ver si Carmina daba

el paso atrás y no se divorciaban.

Carmina y Belén llevan entonces vidas paralelas.

En el caso de Carmina, todo lo que hacía,

lo hacía más públicamente. Y en el caso de Belén,

bien es verdad que ella era menos famosa,

pero también tuvo un marido torero.

Y... se separó.

A Carmen Ordóñez, la separación de Paquirri le devuelve la vida.

Mi madre vivía hoy.

Mi madre, un plan para el mes que viene...

Eso... eso era para otra gente.

Libre y a su gusto y deseo.

Su juventud, belleza y fama

le ayudan a reconquistar el tiempo perdido.

-¿Por qué eres modelo y por qué te aceptan tan bien

y te tratan tan bien como modelo? ¿Por guapa?

¿Por ser hija de quien eres? ¿Por tu tipo?

¿O, simplemente, porque en ti hay madera de modelo?

-Realmente, quienes te tendrían que contestar,

son los que me contratan, ¿no?

Será por un conjunto de cosas

que sirvo para ellos para hacerles de modelo.

-Carmina era golpe de melena y aquí estoy yo.

-¿Es dura la vida de modelo? -Es muy dura.

Sobre todo, por los madrugones que no me gustan.

En este tiempo, una ausencia marcará su destino.

Muere su madre en 1982. Y ya en el tanatorio

algunos pronostican: "Esto va a ser un desastre".

Una de las cosas que más has sentido en tu vida,

la pérdida de tu madre. -Es el palo más grande

que me ha dado la vida.

La falta de un padre se suele suplir más fácilmente.

Y un poco esa cosa de las cabezas locas

seguramente tiene algo que ver la falta de la madre.

Y empezó a tomar pastillas.

Pero no creo que ese fuera el inicio.

Sí que tuvo una depresión pero yo no creo

que fue el inicio de Carmina con el tema de las adicciones.

Eso vino muchísimo después.

Quizá uno de los golpes más duros que tienen

que afrontar Carmina y Belén es el de ver cómo su padre

se casaba con otra mujer.

En menos de un año Pilar Lezcano se convierte

en la nueva esposa de su padre.

Yo creo que en la cara, en nuestra sonrisa

y en la mirada se ve el amor que sentíamos

el uno por el otro.

¿No lo ves así?

Pilar es una mujer de pocas entrevistas.

Después de dos décadas en silencio está

en "Lazos de sangre" poniendo voz a su historia de amor.

Regresábamos los dos de París y nos conocimos en el avión.

Esto debió de ser en mayo del 82 más o menos.

Llegó el mes de agosto y entonces me enteré

de la muerte de su mujer, y ya pasó el mes de octubre.

Y de repente recibí una llamada de él invitándome a comer.

Pues fui encantada.

Y yo creo que eso pues mi madre y en ese momento

todo lo recibió como un ataque.

Y como...

como un propósito de desplazar la figura de mi abuela

fallecida trágicamente.

-No existe esa señora para mí.

-Ella se quejaba como si se lo hubiera robado

a su padre.

Como si Pilar Lezcano le hubiera robado a su padre.

Nos fuimos al Algarve

y allí nos pescaron unos paparazzis.

Vamos, más que pescarnos estaban avisados.

Antonio normalmente estaba en contacto con la familia.

Les habían dado un soplo de dónde estábamos.

Y me dice mi hermana:

"Oye, ¿sabes que sales en la portada de una revista?"

Digo: "¿Que yo salgo en la portada de una revista?"

Cuando tú tienes idolatrada a tu madre,

que es como tenían idolatrada a Carmina Dominguín

las dos niñas, pues entonces todo lo que ocupe el lugar

que ha ocupado tu madre durante tanto tiempo

pues se puede considerar una invasión.

Y me hizo la petición de manos formal.

Es mi sortija de pedida.

Todo el tiempo que tenía con Pilar Lezcano

no lo tenía con ella.

Me he dado cuenta que o el mundo me come a mí

o yo tengo que intentar comerme al mundo.

Y no quiero comerme a nadie, pero no quiero que me coman.

-Nunca hemos tenido guerra. Nunca.

Así que sí, estoy en paz.

En realidad yo he tenido una suerte inmensa.

Porque he tenido una vida maravillosa

al lado de mi marido.

Adoraba a sus hijas y a sus nietos.

Y a mí.

Y a mí, que era también muy importante.

Tras su separación de Carmen Paquirri va de flor en flor

hasta encontrar a Isabel Pantoja.

Carmina Ordóñez e Isabel Pantoja,

dos mundos, dos mujeres, dos culturas.

Y sobre todo dos personalidades opuestas.

Carmina era... bueno pues era la mujer mundana,

la mujer que disfrutaba la noche,

que disfrutaba los amigos, la fiesta.

Bueno, algunos dicen: "A Paquirri le costó

mucho trabajo relacionarse con Carmina

porque Carmina era una niña así como más pija."

Perdón. O sin perdón, porque seguramente es verdad.

-Yo soy bastante...

La verdad es que yo no soy hija del duque de Gales,

gracias a Dios.

-Yo con Carmina...

es que veía a Paco de otra forma.

Con Isabel...

fue distinto, porque yo creo que fue distinto.

Pero fueron dos amores también distintos.

Isabel, lo opuesto a Carmen, otro tipo de mujer.

De origen humilde, dispuesta a dejar su profesión por amor

y acompañada siempre o casi siempre por su madre,

como Paquirri lo había estado de su padre.

Si Paquirri por desgracia no hubiera muerto como murió

ella habría colgado la bata de cola,

se habría puesto a tener un montón de niños

y a cuidar de sus hijos, y a estar en casa.

Eran sus máximas ambiciones.

No me digas ahora eso del flechazo.

Flechazo total. -No me lo creo.

Sí, palabrita del Niño Jesús que sí.

Que Pantoja... no sé si estaba enamorada,

si no estaba enamorada, si lo quería

o si era la fascinación por el torero famoso.

En los 80 se televisaban los amores,

los desamores y los problemas.

El de Paco era conseguir la nulidad.

¿Cuándo se van a casar ustedes, caramba?

Pronto, si Dios quiere.

¿Por qué dices que lo diga él?

Porque yo soy el que tiene el problema.

Al final ella lo lleva de nuevo al altar.

¡Hay en Sevilla una boda, la mejor del mundo entero!

¡Se casa Isabel Pantoja

con Paquirri el torero!

El tiempo que estuvo con Paco creo que fueron felices.

Tuvieron sus hijos.

Y... muy bien.

(CANTA) #Que es regio tapiz.

#Ay, Madrid del alma mía.

#Mientras va por el Prado

#el fantasma dorado del amor

#de Madrid.#

(Música)

(Aplausos)

Y de ese amor, un fruto, de nombre Francisco.

Otro Francisco para el torero,

que fue conocido de pequeño como Paquirrín y hoy como Kiko.

No tengo nada en contra

del hermano de mis hermanos, de Kiko.

Y tampoco he tenido nunca

un problema con su madre, jamás.

Pero yo no he escuchado otra cosa.

No sé, otra voluntad que no fuese

una animadversión absoluta hacia esta señora, ¿no?

A la ex de Paquirri todavía se la conoce como Carmen.

Pero empieza el camino para ser Carmina.

Es que yo en verdad nunca he sido Carmina.

O sea, Carmina en casa era mamá, ¿no?

Y a mí siempre me han llamado Carmen,

o mi padre y la gente que me quiere mucho Carmuca.

Carmuca te diré que era entrañable.

Carmen te diré que era una madre y amiga.

Y Carmina te diré que fue una víctima de Carmen

y de Carmuca.

Se hace experta en vivir su vida a golpe de exclusivas,

talonarios que se extienden rápido y se consumen inmediatamente.

Ella fue la reina de las exclusivas.

Cada vez que hacía un viaje, que iba o venía,

que tenía un novio, que tenía un amante,

que tenía un marido, pues lo aprovechaba.

Era un modus vivendi, como le ocurre a muchas famosas.

Y además tampoco lo escondió.

Dicen las malas lenguas que se puede vivir y bien

en algunos casos de exclusivas, sólo de exclusivas.

-Pues no, que digan las buenas lenguas cómo lo hago.

Porque sólo de exclusivas yo no he conseguido vivir.

¿Es dinero rápido? Sí. ¿Es dinero fácil? No.

Se había convertido en la que muchos bautizaron

como "Carmina la Divina" en todo su esplendor.

Estoy muy bien. Divinamente, gracias.

Divinamente, que os encanta. ¿Muevo el pelo ahora?

Es verdad que ella se llamaba a sí misma una diva.

Pero lo era. Era divina de verdad.

Yo personalmente pienso que ha sido

la mujer más guapa o una de las mujeres más guapas

que ha habido en España en el siglo XX.

Al final mi madre se perdió de alguna manera

en esa imagen que se había creado y que tan poco tenía

que ver con su esencia verdadera.

Y llega la peor noticia. En Pozoblanco, por primera vez

la muerte de un torero en directo y las preguntas.

¿Se hubiera salvado en otra plaza y con otra enfermería?

Paco cuando yo lo recojo en la plaza con la cornada

pues le doy un pellizco en la cornada,

que vamos, aquello fue tremendo.

-Llega a una enfermería que no está dotada para nada.

Que bueno, lamentablemente en esa época el peligro estaba

en que te cogiera el toro y te fueses a la enfermería.

Allí pues no había nada.

En la enfermería no había nada.

Aquello fue un desastre total.

El médico hizo lo que pudo, pero algo falló.

Algo no estaba claro.

Y ya en la enfermería me dijo: "Ve y llama a Isabel."

Y me dice, mirándome así con los ojos:

"Antonio, esto lleva mal camino."

Aquella llamada a Isabel pues yo fui

desde la plaza de toros corriendo al hotel.

La llamé por teléfono y aquello fue un desastre, ¿no?

No se creía que a Paquirri le hubiese pasado

eso que le había pasado,

que era increíble, que no podía ser,

que no se lo creía, ¿no?

Las imágenes de aquella cogida mortal

no pueden ver la luz por empeño de Isabel Pantoja

y una orden judicial que le da la razón.

A Isabel le parece que aquello no debe de usarse...

no debe de comercializarse con aquello.

Las imágenes son, insisto, muy duras.

Y yo presento una demanda que al final llega

hasta el Tribunal Constitucional.

El conductor de esa ambulancia lo recordaba así.

A mí me ha quedado una huella

porque él nos vino hablando y preguntando lo que quedaba.

"Paco, quedan 11 km.

Atravesando Córdoba y todo en 10 minutos estamos allí."

Él ya dijo algo así como que no llegamos.

Su tío, que venía "alante"

se le escapó la expresión de decir: "Que se muere."

Le dice a Ramón, el mozo de espadas, le dice:

"Ramón, ábreme la ventana que me estoy asfixiando."

Claro, se estaba quedando sin sangre, ¿no?

Había muerto muy suave, muy lentamente.

Y la risa esa que tenía Paco se la llevó consigo arriba.

Mi padre cuando llega a Córdoba al hospital...

aquello no era una persona,

aquello era un animal.

Y entonces yo lo metí en un cuarto

que había allí cuatro o cinco y que se quería matar, ¿no?

Dándose cabezazos en la pared, cabezazos en la pared.

Es tiempo de duelo para la familia Rivera.

Se desaparece todo. En el momento que falta mi tío

es un volver a empezar en todos los sentidos.

Tendría muchos motivos para odiar al toro incluso,

por arrebatarme tan pequeño a mi padre.

Pero, sin embargo, tengo un respeto y una admiración

muy especial hacia la figura del toro

y hacia la figura del torero.

Un golpe para la familia Pantoja y para los Ordóñez.

¿Por qué lo coge ese toro?

¿Por qué no lo respeta?

Y todavía no he sido capaz de saber el por qué.

En estos momentos no pienso que me voy a jugar la vida.

Porque si pensara que me iba a jugar la vida

quizá me costara más trabajo vestirme de torero.

Y tras la muerte, la herencia.

Paco dejó mucho dinero.

Mucho dinero. Dejó dinero en América.

Tuvo cuatro fincas aquí en España.

Era el número uno.

Fue complicado porque era una herencia

con muchas partes implicadas.

Lo dice como albacea del testamento que fue

defendiendo los intereses de Isabel Pantoja y de su hijo

frente a los Rivera.

Nos dejó ricos a los hermanos.

Eso no lo hace nadie.

Pero aquí pasaron cosas

que...

no debieron pasar.

Isabel pues se va a Cantora,

cuando todavía en Cantora

no se podía abrir absolutamente nada.

Porque había un testamento.

Ese testamento hay que respetarlo

hasta que no se abra, ¿no?

Y pues esta señora por lo visto fue y abrió la caja fuerte.

Lo que hubiese o no hubiese,

allí se quedó vacía la caja fuerte.

Yo creo, porque conozco a quienes lo abrieron,

que no había nada de valor, nada que tuviera

ninguna significación en la herencia.

La caja fuerte abierta.

Los conflictos, las riñas, las peleas.

Y las rupturas.

Isabel Pantoja contra los Ordóñez y los Rivera.

Ahí sí que tengo que decir que Carmen Ordóñez

tenía un concepto raro. A mí siempre me decía:

"El abogado de la Panto".

Como si yo tuviera alguna reticencia.

En el testamento estaba muy claro lo que era para mí,

lo que era para mi hermano Cayetano y lo que era

para mi hermano Francisco José.

Y a cada uno nos tienen que dar lo que nos pertenecía.

Mi madre y mi abuelo luchan por todos los bienes

para Cayetano y para mí,

porque quieren lo mejor para nosotros.

Fueron tres años, casi cuatro años de lucha de Antonio

con los albaceas.

Pero Antonio peleó.

Peleó muchísimo.

La actitud de Pantoja

es vergonzoso, sí.

Es un buitreo, un buitreo muy feo.

Aborrezco a la gente

que no tiene ética, que no es honesta,

que no es honrada.

Y no sabría qué más decir, se me acaban los adjetivos.

Y creo que ya he dicho mucho.

Yo, Carmen Ordóñez, con Isabel Pantoja como señora

no tengo nada que ver con ella, ni tengo nada a favor,

ni tengo nada en contra. Son mundos distintos

y entonces esa señora no existe en mi vida.

Ahora, como Carmen Ordóñez madre...

pues prefiero no decirlo lo que tengo que ver con ella.

Bueno, esa lucha es por mis hermanos.

Evidentemente es por ellos porque mi madre considera

justo y lógico que mis hermanos al menos tengan

las pertenencias y los efectos personales de su padre.

Creo que es una cosa muy lógica, ¿no?

Dos madres que defienden a sus hijos.

Pantoja contra el mundo o el mundo contra Pantoja.

Los hermanos se separan.

Yo nunca he querido separarlos puesto que yo a esos dos niños

los he querido muchísimo y los sigo queriendo.

Porque da la pequeña casualidad

de que los he tratado durante 5 años.

Ellos quizá no se puedan acordar de su hermano,

porque no los ven desde que su padre falleció.

¿Tanto odio le tienen ustedes, su familia, a Isabel Pantoja?

No es odio, no es odio. Es simplemente que pues

tiene una cosas que nos pertenecen a Cayetano y a mí.

Valor económico, pues algunas sí y otras ninguno.

Pero que para nosotros tiene

un valor incalculable sentimental.

Si nos han tocado a nosotros y a los Rivera-Ordóñez cosas;

repártelas, mujer.

Hasta tú misma vas a descansar y te vas a quedar tranquila

cuando hagas este gesto.

Que no pasa nada.

Isabel, que no pasa nada que tú devuelvas, a estas alturas,

las cosas de cada uno y que esto se termine;

vas a descansar.

Isabel Pantoja recibe una nueva etiqueta por parte de la prensa:

la viuda de España.

Cuando Isabel Pantoja se quite este anillo,

podrán hablar de Isabel Pantoja;

mientras tanto, soy la viuda de Francisco Rivera.

-La muerte de mi hermano para Isabel significa mucho, ¿no?

-Esto es un reto que me he puesto, que me he marcado

y, poquito a poco, si Dios me ayuda,

quiero seguir adelante.

-Para ella, en ese momento, es un puntal importante

para salir cantando.

Le lleva a la cumbre.

(CANTA) #Era mi vida él, mi primavera él

#y mi mañana.

#Mi cielo siempre azul,

#mi corazón, mi beso y mi palabra.

#Y un día se marchó

#y todo terminó,

#y me dejó esperando en la ventana.

#Era mi vida él...#.

-Isabel reapareció como viuda de España, pero en el Teatro Real,

para una gala benéfica y con la reina Sofía en el palco de honor.

Esa vuelta y ese disco fue el resurgir de una carrera

que nunca había tenido ese momento tan brillante

y, a partir de entonces, empezó el mito.

-Pantoja siempre ha sacado provecho de su condición de viuda de España;

a la muerte de Paquirri o si se hubiera muerto

el loro de Paquirri, hubiera sacado provecho.

(CANTA) #Ese barco velero cargado de sueños cruzó la bahía,

#me dejó aquella tarde agitando el pañuelo,

#sentada en la orilla.

#Marinero de luces con alma de fuego y espalda morena,

#se quedó tu velero perdido en los mares,

#varado en la arena#.

Carmina amortigua el golpe de esta época tan dura

al lado de Julián Contreras; un joven con aspiraciones

de cantante que conoció en el Rocío.

Si no estuviera enamorada, no sé, estaría muerta, estaría muerta.

Un año de novios y se casan en Miami.

Al final, es la relación más longeva que tuvo mi madre;

vivimos en una,

más que considerable, vida normal y normalidad, familiaridad.

Todo era un poco diferente.

Francisco y Cayetano recuperan la figura de un padre.

Julián ha sido un equilibro importante en mi vida,

me ha ayudado con mis hijos mayores desde que faltó su padre.

Julián y el abuelo, que tuvo que velar por todos hasta el final.

Su madre ha sido una madre

estupenda con sus hijos,

pero el abuelo era el paraguas de la familia.

De mayo a octubre yo me llevaba a los niños y a la tata

a la casa de Ronda.

Allí pasaban todo el verano con nosotros, protegiéndolos.

-En mi caso, la figura del padre la tenía un poco con mi abuelo.

Y llegó Julián Contreras Junior

y su vida casi palaciega en Marrakech.

Este entorno en el que estamos tiene mucha magia,

me traslada a sitios que tienen que ver con los colores,

con los olores y con la esencia de lo pequeñito.

-Marruecos es diferente en mi vida, todo en Marruecos es diferente.

-Allí, cercanos a miembros o políticos de la Casa Real,

tenían un nivel de vida bastante bueno;

por lo menos, en lo que a calidad de vida se refiere.

De nuevo, un divorcio en 1994, Carmina entra en escena;

empieza un declive televisado y se le juzga, hasta como madre.

Hay un episodio extraño que cuenta Julián Contreras hijo

en un libro que escribió:

siendo él pequeño en Marrakech salió con quemaduras en el brazo.

-Leído o escuchado parece casi un acto de maltrato o de... No.

Yo tenía muy pocos años y...

Estaba en medio de fiestas de adultos

hasta altísimas horas de madrugada, casi entrada la mañana,

y, evidentemente, no son ambientes.

-Hombre, con los tres, la verdad, pero es que este es muy especial.

-Pero no partía de una actitud descuidada o de una negligencia;

era parte de un exceso de amor, de cariño,

casi de posesión... de celo.

A mi madre le gustaba mucho tenernos cerca.

El Rocío: diversión, amores fugaces y compañías... poco recomendables.

Para mi madre, sus únicas limitaciones eran ella misma.

-Para Carmina, el Rocío no es que fuera una válvula de escape;

vivir era una válvula de escape.

Lo que encontraba en la noche del Rocío, de Sevilla, de...

Eran Chulis, Pais, Cabras y todo esto.

-Mi madre era una persona muy influenciable,

no es que el Rocío sea un lugar pernicioso.

No.

Pero para mi madre era el lugar

que escogía y elegía para fiestas interminables,

para compañías que, a lo mejor, no eran las más adecuadas...

Dudosas compañías y una boda.

Carmina se casa con Ernesto Neyra. Te he dicho todo.

Vamos en picado.

Las bodas de Carmina no van a más, van a menos.

Tan a menos para Julián que ha eliminado, completamente,

de su memoria a Ernesto Neyra.

A mí no me consta que mi madre se casase tres veces.

Mi madre se casó dos veces, tuvo dos hombres en su vida

y, luego, todo lo demás está sumido en una nebulosa

completamente opaca.

No veo ahí nada.

-Tuvo un matrimonio muy... convulso

y con episodios de malos tratos.

En fin, un desastre.

-Yo viví cosas muy escabrosas,

muy escabrosas. Yo fui testigo presencial

y por eso, insisto, lamento mucho lo que se vivió.

-Estaba muy enamorada de Ernesto, si no, no me hubiera casado.

-Ya. -Así de tranquilamente.

-Sí, sí. -Hasta que las cosas empeoran,

empeoran y llega un momento que no puedo aguantar más.

La denuncia de Carmina en un plató de televisión;

es la primera mujer popular que se atreve a hacerlo público.

Lo vivimos muy de cerca, porque vino muchas veces

al programa donde yo trabajaba, entonces,

y muchas veces ese era el tema de conversación.

Era un momento muy difícil en su vida.

-¿Por qué decides, Carmen, contar todo esto después de tanto tiempo?

-Lo que contado muchas veces... -En un programa de televisión.

-Pero te lo cuento: todo eso se junta y, entonces,

decides callarte, mentir o engañar

hasta que te dicen, te dicen, te dicen...

Y llega un momento que dices: "¿Por qué me voy a callar yo?".

Pues, lo haces porque te sale cuando te sale.

¿Me he equivocado porque me tenía que haber salido antes? Sí.

-A aquellos que piensan que en esto

mi madre vio, de alguna manera, una oportunidad

para continuar generando expectación y noticias;

mi madre nunca necesitó hacer nada de eso.

¿Ayudó su llamada de auxilio en la lucha contra los malos tratos?

Yo creo que claro que ayudó porque muchas mujeres

de las que están viendo esos programas y eso dicen:

"Anda, esta, también, está hablando".

A los juzgados llegó después, pero ¿por qué se desestimó?

Cuando en el auto del juez para desechar la denuncia,

de repente, se nos dice que no cumplía

el perfil de mujer maltratada,

me gustaría decirle al juez que nos hiciera ese perfil,

porque si fuera tan fácil tener un perfil;

mujer maltratada: la que tiene un grano aquí y le van a pegar.

Se lo quitábamos y se acaban los malos tratos.

-Fue desestimada pero...

Está en el tribunal... en la Audiencia

y, por supuesto, voy a seguir para adelante

porque esto sí que es triste, humillante...

-Me pareció que fue una agresión y una violencia institucional.

-Si hubiese ocurrido hoy en día la situación hubiese sido distinta

y eso es algo que la gente no me ha devuelto a mí o a mi madre.

Cuando mi madre lo hizo público y lo denunció; la reacción social

fue la contraria: decir que lo había inventado.

-Costó que se lo creyeran, que le hicieran caso.

-Nadie del entorno de mi madre era ajeno a esto.

-Siempre me acuerdo que me decía:

"Ojalá un día se acabe y nos veamos en otro lugar".

Me daba mucha pena la manera en que todos prejuzgamos

a Carmina y que no le hiciéramos más caso

de lo que estaba intentando decir.

Fran Rivera perdió a su padre con solo diez años

y ya, entonces, a la pena se le unió otro sentimiento:

seguir sus pasos.

Pero ¿Fran se parece más a Paquirri o a Carmen?

Parece que he sido muy... Carne de cañón de cierta prensa:

"El niñato, hijo de papá que se ve guapo vestido de torero".

-¿Cuál de los hijos se parece más a Carmina?

No me cabe ninguna duda: el mayor.

Algunas de sus conductas fueron paralelas,

se han reproducido paralelamente.

-He tenido detrás de mí a una persona

que ha estado por encima de todo, que es mi madre.

-Él se quejaba de que iba con muchos tíos,

y él ha sido un mujeriego...

impenitente.

Es decir, muchas de las cosas

que veía mal en su madre las ha reproducido él.

-Dijo que quería ser matador de toros y su abuelo dijo:

"Bueno, bien, si quieres ser torero yo te apoyo".

-Mi hermano se forjó en la mano de mi abuelo, ¿no?

A los 14 años lo deja todo y se instala en Ronda;

tiene una meta y ser hijo y nieto de toreros es un listón muy alto.

"Si tú te dedicas a los toros, te dedicas a los toros

y dejas en paz las fantasías,

las niñas, los amigos, las salidas, las entradas... todo".

-Cuando uno empieza y eres hijo o sobrino

de una máxima figura del toreo, llámese, Francisco Rivera,

la verdad es que la gente siempre espera mucho.

Fran aprende disciplina y las artes de una profesión

que permitió a su abuelo llegar a la cima.

La verónica de Antonio Ordóñez no se ha vuelto a repetir.

-Antonio Ordóñez era la "Séptima Sinfonía" de Beethoven toreando.

Ordóñez se codea con los más grandes:

las cenizas de Orson Welles descansan en la finca de Ronda.

Yo le dije: "Carmina, Orson Welles está enterrado en casa de tu papá"

y ella dijo: "¿Tío Orson?, claro, mi tío Orson".

Y eso ya fue, bueno... Dije: "Esta mujer es increíble,

a Orson Welles le llama tío Orson".

-Antonio hace una cosa curiosa, hacía una cosa curiosa;

abría el pozo donde está Orson

y le decía a Orson: "Orson, sal".

Entonces, le dejaba pasear por la sierra entre los pinsapos,

entre las rocas...

-Cuando Antonio Ordóñez iba a torear a San Lorenzo, por supuesto,

se vestía en la casa que tenían mis abuelos en El Escorial,

en la Granjilla, allí se vestía. Hemingway, que era amigo suyo,

le acompañaba ahí y le gustaba muchísimo.

Una vez, entró en la casa, mi abuela desayunando...

"¿Qué tal?" "¿Qué tal?"

Con su pérdida, los Ordóñez pierden el paraguas de la familia

y a Carmina se le cae otro puntal de su vida.

Han pasado, va a hacer veinte años,

pero bueno, yo hablo con él con mucha frecuencia

y creo que él me está protegiendo desde donde quiera que esté.

Fran Rivera es novillero, se postula como un soltero codiciado.

(Vítores y aplausos)

Es Eugenia Martínez de Irujo la que lo conquista y les permite

entroncar con la aristocracia.

La boda de Francisco y Eugenia Martínez de Irujo

era como un poco de opereta o de zarzuela.

La boda, en la catedral de Sevilla, colapsa la ciudad.

Se retransmite en directo.

(Gritos) Desde fuera, como podéis oír,

un montón de gritos y alboroto.

Son muchos los sevillanos que se han acercado a este hotel.

Y reúne a mil invitados,

pero ¿quién fue el centro de todas las miradas?

Sorprendió a todos con aquel vestido impresionante azul añil

y aquella mantilla teñida en azul añil.

Una boda en la catedral de Sevilla, con lo que son;

muchos se lo tomaron casi como...

¿Cómo se puede teñir, en la catedral...?

Bueno, pues Carmina lo hizo porque Carmina era así;

era personalidad y al que le gustaba bien y al que no, también.

(Música de órgano)

-Yo recuerdo a Cayetano Martínez de Irujo

como vestido de domador, debería ser de maestrante,

pero me parecía de domador,

Carmina con la mantilla azul y Paquirrín.

¡Ah, bueno! Y el duque de Alba.

Se compara a las madres de los novios.

Dicen que Cayetana, que ha sido una mujer tremendamente...

Se ha saltado muchos protocolos y muchos límites,

que no le gustó porque para esas cosas era tradicional

y que le pareció una frivolidad.

-Francisco, ¿quieres recibir a Eugenia como esposa

y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas,

en la salud y en la enfermedad, y así amarla y respetarla

todos los días de tu vida? -Sí, quiero.

-Fue una página de la historia de España muy curiosa,

muy divertida y folclórica.

-Eugenia, ¿quieres recibir a Francisco como esposo

y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas,

en la salud y en la enfermedad, y así amarlo y respetarlo

todos los días de tu vida? -Sí, quiero.

-Eugenia estaba loca de amor por Francisco.

-El momento de los anillos fue muy emocionante

y, luego, me he emocionado mucho al llegar a Triana, a mi capilla.

-Se os ha visto muy enamorados.

-¿Qué?

Que es normal, ¿no? -Mira lo enamorados que estamos.

-¿Qué supuso para la familia?

Pues lo mismo que supuso para la Casa de Alba

unirse a los Rivera Ordóñez.

Es decir, también era un puntazo.

Y ese día la foto con la que comenzó

una nueva etapa en las relaciones familiares,

Francisco invita a su hermano Kiko a la boda y la familia

posa al completo, es el principio de una reconciliación.

Fue Fco. Rivera quien cuando cumplió 18 años cogió, se presentó

en la casa de la Pantoja, llamó al timbre y dijo:

"Quiero ver a mi hermano".

Rompió, a lo mejor, un muro

que hasta esa fecha nadie había osado romper.

lo que más ilusión me hace es que se llevan muy bien

con mi hijo, con su hermano,

y eso es lo más bonito, que los hermanos puedan estar

que era lo que yo decía siempre,

cuando sean mayores, cuando sean mayores,

harán lo que quieran hacer.

Y eso es lo que han hecho, unirse.

El nacimiento de Cayetana Rivera Martínez de Irujo

también refuerza la unión.

En esta estoy yo con la duquesa de Alba,

salimos de la clínica el día que nació nuestra nieta

Cayetana.

-Yo tengo devoción por mi sobrina mayor,

le cogí un cariño infinito y desarrollé una complicidad

con ella muy especial y tengo muchos recuerdos

cuando me llamaba cuando tenía... Haciendo los deberes...

(Aplausos)

En 2004 un comunicado confirma una separación anunciada.

Es la mujer que amo, es la mujer de mi vida

y, bueno, por circunstancias estamos separados y, la verdad,

que es lo que peor me ha pasado en muchos años.

La separación de Fran y Eugenia fue fruto de las infidelidades

de Fran hacia Eugenia, él mismo lo reconoció,

públicamente, pidió perdón, lo dijo por activa y por pasiva.

¿Es el currículo amoroso de Fran tan extenso

como el profesional?

La Medalla de Oro

de las Bellas Artes que reciba despierta recelos.

Le sentó bien a mucha gente y a dos toreros no

y de hecho, devolvieron las suyas

y eso marca también la competencia que ha habido en el mundo del toro.

Lo que sí te voy a decir que esa medalla, como torero

para mí, tiene, lógicamente, un gran merecimiento.

La calma para Francisco se llama Lourdes Montes,

una felicidad que casi se torna en tragedia

en pleno embarazo de su hija Carmen.

(Gritos)

Francisco recibe esa cornada en Huesca, saltamos los compañeros,

todos nos pusimos en lo peor.

La cornada fue, prácticamente, en un sitio donde, probablemente,

se pueda perder la vida rápidamente.

Y nosotros, a mí, personalmente,

me recordó mucho a la cornada de su padre.

Tuve la oportunidad de vivir momentos muy bonitos

con su padre en su finca en Cantora, me decía el panaderito

y entrenaba y tentaba en su casa

y en otras distintas ganaderías de la ruta del toro.

Por fortuna, padre e hijo no han compartido el mismo destino.

Cuando me llaman Paquirri es cuando, realmente, me vuelvo

casi para darle las gracias por llamarme así.

Para mí eso es una honra,

es lo más grande que me pueden decir.

Su identidad, Paquirri, diría que es, puramente, Paquirri.

Además de Fran, Paquirri tiene otro heredero en la plaza.

Darle la alternativa a mi hermano aquí

es algo tan especial

y tan único que nunca soñé con poder conseguir

de disfrutar de una cosa así y aquí en nuestra casa, en Ronda,

como has dicho antes que 50 goyescas después,

otro Cayetano hace el paseíllo en Ronda.

-Cayetano, un hombre más discreto, más callado,

menos dado a airear sus intimidades,

nada parecido a la madre, nada.

Torero tardío, pero raza innata.

Cayetano era un tremendo por las diabluras que hacía

porque Cayetano toreaba en casa,

tenía muchas ganas porque salía a torear

cuando nadie se lo esperaba,

cogía una muleta y salía a un vaquilla.

Y luego, le hacía auténticas perrerías.

Cayetano triunfa en los ruedos y en las pasarelas.

En la boda de Cayetano con Blanca era una diosa, directamente.

Glamurosa, divertida...

españolísima.

Las portadas de las revistas

lo fichan cuando empieza a salir con Blanca Romero.

Y, de nuevo, ¿quién acapara las miradas?

Bueno, creo que Carmina está más bella este año

que en la boda de Fran. Hubo un momento que trajeron

una actuación flamenca y ella se sentó y me dijo:

"Boris, ¿te sabes los palos?"

Y yo le dije: "Carmina, yo soy venezolano".

-"Pues por eso, te voy a contar los palos".

Empezó a hacer así y yo tengo ese recuerdo,

es como la recuerdo, fue mágico.

Música de gaitas.

¿Lloró Carmina como en la pasada? -Lloramos todas muchísimo,

ella, yo, mi tata, lloramos todos.

Así que, lloramos porque nos gusta, además, llorar.

Música de gaitas.

¿Te has emocionado? -Sí, es mi hermano, claro que sí.

A la boda le siguió la separación,

la relación entre suegra y nuera nunca fue buena.

El hecho de que incluso, Cayetano reconociera

le diera sus apellidos a una hija que aportaba Blanca

de un matrimonio anterior, bueno, pues a Carmina

no le hizo tanta gracia.

Lucía es ahora una joven modelo

que mantiene la relación con Cayetano.

Yo creo que estamos mejor que nunca porque crecí, ya es otra cosa,

ya estamos más pegados.

Los flashes regresan a Cayetano, su noviazgo con Eva González

se convirtió en noticia de portada.

La relación de Cayetano Rivera y Eva González, bueno,

fue un noviazgo como muchas veces pasa,

que empezó muy bien, que tuvo una crisis tremenda,

una ruptura de varios meses, pero unas segundas partes.

Su gran boda fue en Mairena de donde es natal Eva

y ahora, están, bueno, pues disfrutando de la llegada

de su primer hijo y creo que en el mejor momento,

seguramente, de su vida.

-Y que algún día tendrás un hijo

que como te diga que quiere ser torero, ¿qué harás?

-Me muero.

Yo espero que eso no ocurra, la verdad, porque se sufre mucho.

El que no ha salido torero es Kiko, en eso se cumplieron

los pronósticos de Paquirri.

Cogió al niño y dice: "Te veo con tanta personalidad

con lo pequeño que eres,

que serás alguien importante en la vida

y no vas a ser torero, tú tienes que ser un político".

Pues en eso tampoco se han cumplido.

Y Kiko Rivera ha sido la debilidad de una madre.

(CANTA) #Mi pequeño de...#.

-Mamá. -Con tu piel de ca...

-Nela.

Le mimaron por todas partes, le consintieron todo.

(CANTA) #Serás para siempre#. -Carne.

-De todos mis... -"Testos".

Tampoco le gustó mucho trabajar nunca ni estudiar.

Diles: "Os quiero mucho". -Oh, mucho.

(Aplausos)

Di: "Adiós, buenas noches".

Después de muchas novias, novietas o lo que sea,

Kiko se enamora, locamente, de Jessica Bueno.

Jessica Bueno también de él.

Nunca entiendo esta chica, bueno, que tienen ganas de fama,

que tienen ganas de aparecer en las revistas,

en aparecer en los platós.

Cuando llegó Irene, ahora Irene es su mujer,

la madre de sus dos hijas, pues es muy diferente.

Irene era una amiga de hace muchos años,

se conocían muy bien.

Los hermanos Rivera ya están unidos entre ellos

y con sus familias,

¿pero y su otro hermano Julián Contreras?

No me da ninguna envidia, además, lo que sí, en cierto modo

me molesta es que se intente ver

en eso un acto de desprecio hacia mí.

-Arriba y para acá.

Cuando venga otra vez, para allá. -Y que pase por abajo.

Bien.

-Mueve la muleta, mueve la muleta que la vea.

-¡Eh, eh!

¡Ay!

-Mi familia, en general, tiene una gran tendencia

a estos desencuentros y nos peleamos mucho

y con el tiempo volvemos y nos volvemos a pelear.

Es que son muy distintos todos.

El que más manda ha sido el mayor.

-Una ausencia de relación no implica mala relación,

esto significa que si me encuentro mañana con mi hermano,

nos saludaremos con normalidad

y nos trataremos con normalidad, pero no tenemos una relación...

Habitual, no tenemos contacto.

A las personas que quieres los echas de menos, pero bueno...

Aprendes a convivir de alguna forma con ello.

Tampoco existe relación entre Fran y Cayetano

con los Rivera de Barbate, la familia de su padre.

¿Por qué nunca compartieron cartel con el otro torero

de su sangre, con Canales Rivera?

Ordóñez me ponía todas las pegas del mundo para que toreara

con Canales, no sé el por qué, no sé el por qué

porque Canales era un torero y Francisco era torero,

eran los dos distintos y nunca permitió a que torease

nunca con...

Con... con Canales.

La ausencia de Fran en el entierro de su abuelo paterno

de Antonio Rivera acabó por enfriar las relaciones.

Fran Rivera no fue al entierro de su abuelo y hubiera podido ir.

Aclarar, para que no haya suposiciones

de ningún tipo que mi hermano Francisco no está aquí

porque hace ya unos años cuando mi madre nos dejó

pues decidió no asistir más a este tipo de cosas

que le hacen pasarlo tan mal

y yo lo respeto.

¿Isabel Pantoja llamó

para daros el pésame? -No.

No.

En su conciencia se quedará, ¿no?

Carmina hizo una frase famosa: "No voy a llegar a los 50".

El camino para cumplir su propia profecía

se fue labrando lenta, pero, firmemente.

La verdad es que mira... -¿Qué tal estás?

-Muy mal. -¿Estás mal?

-Mal, triste y mal.

Nunca aceptó que estaba enferma, mi madre nunca quiso hacer nada,

nunca quiso remediar eso.

El final llegó en 2004.

Hace unas dos horas saltaba la noticia,

una amiga encontró a Carmina Ordóñez muerta

en su casa de Madrid, al parecer estaba en la bañera

y la Policía investiga las causas de su muerte.

La noche que falleció

hizo muchas llamadas y no fue nadie.

Me han fallado amigos, me han fallado familiares, sí, sí.

-Lo cierto es que fue la empleada doméstica

quien llegó a esa casa

por la mañana y se la encontró ya muerta.

Sus hijos decidieron que la autopsia de su madre

no se hiciera pública, su madre ha muerto,

oficialmente, por una parada de corazón

y hasta ahí han querido que se lea.

Y yo creo que han hecho, seguramente, lo mejor.

El debate de la culpa se subraya.

¿Cómo están tus hermanos?

Yo creo que los tres vivimos la situación de mi madre

de diferente manera.

-Hola, Julián.

Lo sentimos mucho.

-La cuestión de si se pudo hacer más o menos, poco importa,

los tres hemos perdido a nuestra madre

que es la gran tragedia, es el gran drama.

Paquirri, qué tal estás.

La pena no caduca, yo he llorado por mi madre

y lloraré toda mi vida por mi madre, siempre.

Los pasos pesan, las lágrimas caen y las fuerzas de seguir

se merman, especialmente, para su hermana Belén

quien fallece ocho años más tarde.

Tuvo una vida muy complicada Belén, tuvo unas relaciones personales

algunas tremendas, eso le marcó mucho,

también tuvo problemas suyos, bueno...

-Es una enfermedad más como si me dijeran

que tengo una gripe rara o una cosa extraña.

Pero es una enfermedad más que, gracias a Dios,

ahora se puede luchar contra ella

y que puedo salir adelante.

Una enfermedad pulmonar y numerosas depresiones

marcaron su final.

A mí, Belén me gustaba mucho, me encantaba, parecía una persona

con muy buen fondo, independientemente,

de los errores que pudo haber cometido.

-Carmina y Belén

eran, no sé si cogieron un rumbo equivocado,

eran un poco desastre ellas

y la vida y la mala suerte también colaboró.

-Lo sentimos mucho, qué tal se encuentra.

-¿Usted se arrepiente de algo, Pilar?

(SUSPIRA) Ay.

Es que no me puedo arrepentir de nada.

Si he hecho daño, que no dudo que lo habré hecho

en alguna ocasión, pido perdón.

En el Rocío que tantas alegrías y penas le había dado,

pidió que acabaran sus cenizas.

En el último adiós a Carmen,

Carmuca y Carmina.

Al final ella vivió como quiso,

con el acelerador pisado en todo momento.

No frenó porque no quiso frenar y vivió lo que quiso vivir

y llegó hasta donde quiso llegar. Mi madre se rebeló a mi abuelo,

mi madre se rebeló a la sociedad,

mi madre se rebeló a sus hijos,

el problema es que al final se rebeló a sí misma, también.

Yo soy muy frágil, a veces, me tengo que armar

de una corazas que van un poco en contra, quizás,

hasta el límite de mis fuerzas, no tengo más remedio.

14 años después han pasado muchas cosas buenas

que a ella le hubiera gustado ver.

Cayetana es mayor de edad, Francisco es padre de Carmen

en honor a su otra Carmen.

Y hay otro Cayetano en la familia.

Estoy feliz a más no poder y, la verdad, me hace mucha ilusión

también que se llame como yo.

-Había que seguir con la tradición familiar.

Cayetano Rivera González.

  • La saga Rivera Ordóñez

Lazos de sangre - La saga Rivera Ordóñez.

19 jul 2018

En la Saga Rivera Ordóñez, Lazos de Sangre entrevista en primicia a Pilar Lezcano, viuda de Antonio Ordóñez; Julián Contreras Jr.; Antonio Rivera y José Antonio Canales Rivera. Además escucharemos los relatos de Boris Izaguirre; Juan José Padilla; Esperanza Aguirre y Cristina Almeida, entre otros.

ver más sobre "Lazos de sangre - La saga Rivera Ordóñez." ver menos sobre "Lazos de sangre - La saga Rivera Ordóñez."
Programas completos (7)
Clips

Los últimos 68 programas de Lazos de sangre

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Paloma Ruiz Aguirre

    Me encanto Julio Jose!!! Que guapo, que simpatico .......un descubrimiento!!! Julio Iglesias seguira siendo el mejor cantante Español y efectivamente el mejor Embajador de España por el mundo!!!

    27 jul 2018
  2. Lidia Giser

    Aun no he visto ni oido nada nuevo...

    21 jul 2018
  3. María

    El pobre Julianín no sabe distinguir ni hoy en día. ¡Qué triste!

    20 jul 2018