Lazos de sangre La 1

Lazos de sangre

Miércoles a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5332298
No recomendado para menores de 12 años Lazos de sangre: El debate - La saga Martínez de Irujo - ver ahora
Transcripción completa

Yo también, como Eugenia Martínez de Irujo,

soy un privilegiado de la vida por haber visto este programa,

y estamos en directo para hacer el debate de "Lazos de sangre".

Lo hemos visto en directo con Cayetano Martínez de Irujo.

Cayetano, gracias por estar con nosotros.

Vamos a hablar largo y tendido de todas las emociones

que hemos sentido.

También están con nosotros compañeros fantásticos

de este debate en directo de "Lazos de sangre".

Alberto Moreno, nos encanta que nos acompañen esta noche.

Cristina Fernández, a su manera hace su homenaje

a la duquesa de Alba, Mariángel Alcázar, Antonio...

Rosa Villacastín, estupenda, sabe todo, y Ana García.

Te agradecemos que nos acompañes en este debate en directo.

Cayetano, muchas gracias.

Terminando de ver el documental, esas palabras tan emotivas.

Todavía un poco contrariado.

El asunto de mi padre ha sido

una herida muy grande y profunda, muy dolorosa durante muchos años.

Hasta hace casi cinco años.

Me ha gustado mucho ver el documental,

hacer un homenaje a nuestro padre,

que por haberse muerto tan joven y tan pronto,

y por lo que ha representado mi madre,

y la casa que ella llevaba, ha sido el gran desconocido.

Os agradecemos, de parte de todos haberle hecho

este homenaje tan merecido.

Los nobles también lloráis.

Sobre todo yo.

Estoy sacando lo que llorado en soledad durante tantos años

fuera de España, con mis caballos, con mi deporte.

Habló mucho de falta de diálogo,

también reprocho a toda la familia.

A lo mejor al analizarlo un poco, desde fuera, me encuentro curado,

emocionalmente, fui yo el que me cerré después de esa adolescencia

confusa y dura.

Vivía solo, todos los fines de semana...

¿Sentiste el apoyo de tus hermanos?

Mi madre, antes de los JJ.OO. de Barcelona sin ninguna ayuda.

En mi caso, yo llegué con mi esfuerzo,

como este más en la historia de la equitación.

Ella se dio cuenta de que salté con un caballo alquilado.

Al estar en la olimpiada de Barcelona,

ella fue consciente del valor,

y a partir de ahí, o de otra manera.

¿Cuál es tu papel dentro de la Casa de Alba?

Ninguna.

¿No tenéis cada uno una responsabilidad?

Todos tenemos asumido desde pequeños que lo va a heredar

el mayor, el estaba educado para ello.

Hemos sido partícipes de todo el esfuerzo humano,

económico y en todo el sentido

que se ha hecho para traer ese patrimonio al siglo XXI.

Todos estábamos dentro de la fundación...

Al llegar el nuevo duque... Ha cambiado de parecer.

¿Estás de acuerdo con el cambio de parecer?

Respeto, pero no comparto.

Lo que se hace ahora, la nueva política,

de abrir los palacios al público,

la historia lo juzgará, el futuro lo juzgará, o el futuro cercano.

Estoy tan vinculado a la casa con los últimos cinco años

que ejercía esa responsabilidad,

encomendado por mi madre, que me ha costado desligarme.

Tu madre lo titularizo,

dejó por escrito que tú ibas

a ser el responsable.

Estuviste próximo a ella.

Los últimos cinco años tuve una relación impresionante con ella.

Me ha dejado muy contento,

obviamente, yo pensaba que iba a seguir,

por lo menos ayudando.

No ejerciendo de gerente,

sí siendo un fiel capitán del sucesor, no ha sido así.

Me ha costado asumirlo,

lo tenía muy arraigadas las ideas sobre la casa.

Las ideas de futuro, todo el esfuerzo de ella a sus 88 años

para traerlo...

Yo soy muy visceral,

como has visto.

Y esa situación del nuevo duque...

Es difícil hablar con Carlos, es bastante hermético.

Yo tampoco soy fácil de hablar, tengo mucho carácter,

saltgo enseguida.

No hemos podido hablar,

me entristece que no hayamos podido hablar.

No se ha resuelto la cosa de otra manera.

Quiero a mis hermanos, y a él también.

No comparto la forma porque tengo muy impregnada

la trayectoria de mi madre en la cabeza,

y todo eso se ha cambiado por completo.

Cada cual, cuando llega,

hace lo que cree conveniente dentro de sus esquemas.

Hay que respetarlo, y lo juzgará la historia,

si lo juzgará la gente...

No soy quién para juzgarla, ahora que empezamos.

Debe ser mantener una idea de respeto,

fue en lo que más educado estás, ¿no?

El respeto a las órdenes de los superiores.

En eso no he tenido problema, en la ausencia de padre,

supuso un dolor, me quedé sin guía, sin referencias.

Sin alguien que me explicara cómo tenía que hacer

y por qué tenía que hacerlo, por qué estaba ahí...

Las nannys después de la gran nana,

no nos daban ni media explicación.

Lo vamos a comentar.

Quizá a esos años en que fuiste una persona polémica,

siempre hubo historias más o menos complicadas,

muy vinculadas a un seguimiento de la prensa del corazón.

¿Forma parte de tu vida?

Sí, hasta que entendido,

fui a Estados Unidos,

me explicaron los mejores expertos de Estados Unidos

de trauma de infancia lo que me había pasado,

y lo que llevaba dentro.

Lo que necesita el ser humano para curar y solucionar algo,

es entenderlo.

Yo no lo he entendido hasta hace cinco años, cuando fui allí.

Cinco años después, soy otra persona.

Todo mi tormenta emocional,

junto con mi adulto funcional,

se ha equilibrado, se ha curado

con muchísimo trabajo emocional y mental.

Sigo haciéndolo solo, acabe todas las terapias que tenía que hacer.

Te sostienes solo en la vida,

haces camino al andar.

Quizá hablo abiertamente, es mi forma de ser.

No soy mejor ni peor que mis hermanos.

Soy diferente.

Tienes esa necesidad de explicarte, como una larga terapia.

Nos han asombrado muchas cosas de tu infancia.

¿Cómo has enfrentado a la educación de tus hijos?

Con mucha confusión.

Yo, cuando era pequeño,

cuando Luis era pequeña, a veces por nada,

la hice llorar.

No era duro con él, rozaba ser injusto y agresivo.

Era lo que había tenido, las palizas que me habían dado.

Me tenía que salir del cuarto.

Genoveva me ayudó muchísimo,

tuvo mucha paciencia,

me entendió bastante,

me ayuda bastante a ir curando

la herida que yo tenía de maltrato.

Yo reaccionaba con ellos lo que yo había tenido,

nunca nos atrevíamos a hablarlo con nadie, por miedo.

Pasábamos tanto miedo solos con aquella última nanni que sufrimos,

no te atrevías, te pegaba el doble.

Has mencionado a Luis y Amina, tus hijos con Genoveva Casanova.

Tu papel como padre les ha expuesto algún que otro reto de pequeños.

Les hacía muy duros, les hacía unas putadas.

Había un islote, con una barca,

les dejaban un lado, y les recogía en el otro.

Lloraban entre las zarzas.

Pobrecitos.

O vienen, o se quedan en la isla, macho.

Tenían tres o cuatro años, llegaron pinchados...

Luis era más de llorica, Amina era más dura.

"Sigue".

Les oíamos en el otro lado.

Yo les hacía ese tipo de cosas, se acuerdan de todo.

Van a cumplir 18 años, ¿no?

Lo digo y me causa estupor.

Yo viví un infierno interno tan grande, luché tanto...

Nacer en un palacio, crecer sin ninguna guía,

y pasar emocionalmente la bola que yo llevaba,

y llegar a la élite del deporte.

Me daba tanto a mí mismo,

que mi forma se tenía que hacer duros, era eso.

Ahora pensarías completamente distinto.

Hablas de que te inflaban.

Pero a los 15 años se acabaron...

Estaba Jesús, fue una mala solución, la verdad.

Hablo de mí, fue muy duro.

Cuando cumplí 18, emprendí mi camino en solitario.

En lugar de una carrera,

que no era compatible con el deporte de élite, escogí mi camino.

Tomaste una decisión que te ayudo.

¿Quién te pegaba?

Olga, la última que tuvimos.

La anterior nos daba con un bambú.

Nos daba como en las películas inglesas, y había un poco...

La última me daba unas palizas largas y fuertes.

Sentía que era una manera...

No lo sé, no sabía por qué nos teníamos que vestir de una manera,

por qué no podíamos hacer la vida de otros niños.

¿Por qué no podía ser un chico normal?

Cada vez que me leía la cartilla, me daba una paliza.

¿Tu mamá lo sabía? Nunca lo supo.

Cuando se lo dije...

Lloró mucho. Le sentó fatal, porque me decía...

Como se lo digas a tu madre... A la subida el doble.

Qué terrible personaje.

Como bien dices, me doy cuenta de que jamás pensé que lo iba

a decir en televisión.

Es terapéutico, me estoy liberando de toda esta carga

tan brutal de maltratos.

Has mencionado a Genoveva,

¿cómo es tu relación con ella?

Muy buena, la adoro, la tengo una consideración

y un valor como madre de mis hijos,

y como compañera que fue muchos años, y lo seguirá siendo siempre,

tenemos el vínculo de los niños.

La atenderé es lo que haga falta.

Yo la entrevisté para "Vanity Fair".

Ella vive muy cerca de Liria, ¿no? No, se ha cambiado.

Yo tampoco vivo en Liria.

Ha habido un momento determinado,

abandonaste la casa familiar.

Yo era consciente, lógicamente, de que me tenía que ir de allí.

No de la forma que sucedió.

¿Cómo sucedió?

Tu hermano pasa a ser el duque de Alba.

Tienes que cambiar de casa.

Sí, de una forma...

Me hubiera gustado que hubiera hablado conmigo.

No lo hablo directamente.

No.

Es complicada la vida de los nobles,

pueden pasar cosas que no te imaginas nunca.

Somos una familia normal,

no hay que tener reparo en decirlo.

Yo no sé si los demás lloran, yo no los veo,

pero lo mío es así.

Gacias a Dios lo puedo sacar así.

Como he dicho, no quería morirme

con la pena sin haber sido yo con un esfuerzo emocional.

Y con mucha solidaridad.

participar de muchas cosas que son solidarias.

Ha descuidado mucho a la hija

de esa nanny, la nanny buena.

Mi madre nos adoraba,

pero el sentido de responsabilidad, y la reconstrucción del palacio,

la hizo enfocar su vida a ello.

No se daba cuenta de lo que pasaba,

en el caso de Fernando y mío.

Me gustaría preguntarte,

fue aprendiendo a ser madre con cada uno.

Es muy probable, como sois los últimos hijos, ella ya estaba...

Lo que vivió Eugenia no tiene nada

que ver con el resto.

La queremos todos tanto, ella también a nosotros,

la hemos intentado proteger.

Yo he intentado hacerlo todo con ella, pero he fallado.

Si me tenía que arreglar yo mismo... ¿Cómo la arreglaba a ella?

Tenía mucha empatía con ella.

Ayudaba como padre, como hermano...

Ella ha vivido contenta y feliz,

se siente privilegiada, me da una enorme alegría.

También ver a mis hermanos Alfonso y Carlos hablar de mi padre

con ese recuerdo, porque ellos vivieron con mi padre más que nadie.

Ellos lo disfrutaron más que ninguno.

Tiene su doctrina muy impregnada.

Me da la sensación que en esta conversación tan cercana,

que ha sido tomando muchas cosas.

En un momento determinado eres domador de elefantes.

Tenemos unas imágenes impactantes.

Meterte con cinco elefantes...

¿Cómo se te ocurre?

Me llamaron del circo a ver si quería hacer un número de elefantes.

El acojono que te entra con cinco elefantes en una pista.

Son enormes.

Hiciste entrenamiento.

Muchas, pero el día de la función se me olvidaba las instrucciones,

pasé una angustia...

Mi competición de élite me ayudó a mantener el tipo.

¿Practicaste con los elefantes de Liria?

Y mis hermanos tocando la...

Un poco de humor.

A Carlos no le gustó nada, esas cosas no las puedes hacer.

Somos diferentes, a él no le veo.

Ni con uno, somos diferentes.

¿Por qué no me dejas hacer...

¿Qué te parece si nos unimos a nuestros invitados?

Vamos juntos, siéntate a mi lado.

Yo creo que más o menos os conocéis todos.

Nos hemos quedado fascinados, desde luego.

Al final, tienes sentido de humor del que hablaba tu madre.

Lo voy recuperando.

¿Cómo lo habéis vivido?

Inaugura son Cayetano para el gran público, para bien.

Me despierta muchísimas curiosidades el reportaje

y esta conversación con Boris.

Me gustaría que contases...

Planteas un retrato del huérfano y de persona con un tormenta interior.

¿Por qué desembocaste en una terapia en Estados Unidos?

¿Te lo aconseja alguien?

-Caía en agujeros,

y gracias a la competición, y a mi esfuerzo,

he encarrilado mi vida a lo largo de mi juventud.

No era feliz.

Tenía una contradicción entre el mundo emocional,

tenía esos sentimientos...

La formación de una persona

que aprendes en Estados Unidos es de seis a 17 años.

A los 17 tienes la base.

Yo era un hombre sobre barro

absolutamente desintegrado.

No tenía base ninguna, yo era muy consciente de ello.

No puedo morirme el apoyo de la mujer...

No puedo no llegar a valorarla

como hay que valorarla por ese miedo,

a lo que me pasó con las niñeras,

y la con la pérdida de mi padre.

Hubo un momento en que dije que lo tenía que resolver.

Recientemente, el año que murió mi madre.

-Hablas de cinco años acá, en noviembre se cumplen cinco años.

-En junio me fui a Estados Unidos.

Nadie sabia nada.

-¿Con voluntad de alguna terapia?

-El trauma de la infancia, durísimo.

Otro yo era oremos los únicos que no llegaban por drogas,

era un problema emocional.

No sabes lo que esa que yo allí,

los que viví, las dos primeras semanas.

-Ha sido una persona castrada emocionalmente.

Te hice una entrevista para Antena 3 Televisión hace 20 años.

Ya eras una persona...

Lo que me contaste en aquella entrevista,

te ahogaba tu vida.

La otra parte te ha llevado a lo más alto de un deporte,

es lo opuesto de donde he nacido,

te criaban para ser un espejo de la sociedad, un ejemplo.

El deportista de élite no puede tener ningún condicionante,

porque es la mayor presión que se puede vivir.

Para aguantar yo eso, los derrumbes que tenía, y a veces...

-¿Cómo nadie, tus hermanos,

ni las personas cercanas fueron capaces de darse cuenta

de lo que tú estabas sufriendo?

-No te das cuenta de nada.

Es como vivir en 50 m.

Vamos a refrescar esa idea.

Yo estaba muy cerrado.

Echo la culpa a los demás, y a lo mejor soy yo,

es un balance, de día en día...

Con esta apertura tan grande...

Es importante que sigas abriéndote cada vez más.

Reflexionar sobre cosas muy nuestras.

Hace tan solo unas décadas,

un duque de Arjona hubiera sido impensable.

Todo eso ahora ha cambiado.

(Música)

La Casa de Alba está viviendo una evolución a través de sus hijos,

los mayores se mantienen fieles a la tradición.

-El sentido del deber.

-Los pequeños han llevado una vida alejada

de las normas de palacio.

-Es un papel difícil.

-No tengo nada que ver con los tres mayores.

Es como si metes a un chino...

-Soy espejo del alma.

Se me nota si estoy triste...

Eugenia y Cayetano se han identificado

uno con el otro desde siempre.

-¿Por qué con Cayetano? -Con quiem mejor me llevo.

-¿Por qué hay diferencias entre los hermanos Martínez de Irujo?

Mi madre fue hija única.

-Me ha encantado ser familia numerosa,

tener a mis hermanos, los adoro a todos.

Familia numerosa.

Retomamos un instante la relación con los hermanos,

con Carlos, un poco más tirante punta con el resto...

Con Eugenia bien, la he recuperado.

Habéis tenido una brecha.

No se muy bien lo que pasó, es una cosa interna.

Hubo un distanciamiento.

Ella quiere mucho a todos los hermanos, yo lo entiendo.

Te confunde la situación.

Yo hice la donación,

hice el reparto, mi madre estaba en vida.

Todo eso fue difícil de asumir, trajo convulsión.

He pagado el pato en eso.

-La aristocracia es el reflejo de la realeza,

tenemos un ejemplo reciente.

Una vez que el rey Juan Carlos deja de ser rey,

sus hijas, las hermanas del actual rey, pasan a un segundo plano,

el núcleo de las familias reales siempre han sido los padres

y los hijos.

Cuando el hijo se convierte en el nuevo rey,

ya los colaterales ya no son los protagonistas.

Sería normal que el duque de Alba,

ya no sean sus hermanos los que estén allí, sino sus hijos.

-Es mi opinión, no somos una familia real.

No tenemos nada que ver.

Que no lo somos, esa historia de la reina de Inglaterra... Que no.

Una familia real hace el esfuerzo para tener un patrimonio

como hemos hecho nosotros, nuestro esfuerzo,

abstenernos de todo tipo de privilegio

que la gente piensa que hemos tenido

para traer todo como trajo mi madre.

-Sigue siendo vuestro.

¿Qué te parece mal que se abra al público?

-No soy yo quien lo tiene que juzgar.

La mentalidad de mi madre la tengo muy inculcada.

-En la entrevista dices que el actual duque de Alba

crea una línea, pero secundando que tú conseguirás el propósito

de tu madre.

Se apunta que el duque de Alba no sigue ese proyecto.

-Está siguiendo al suyo.

-Pero no se desprende del patrimonio.

El patrimonio es de la Casa de Alba, lo habéis conservado,

la historia tiene que agradecerlo.

Usted lo debe saber,

"Las Meninas" era la hija del conde de Salvatierra.

Ya estabais hace siglos, teníais un protagonismo en la historia

de España, tu hermano no se desprende del patrimonio,

podría desprenderse para financiar lo que le quede.

-El reproche de Cayetano, son las maneras.

En ninguna familia un hermano

te dice que te tienes que ir de tu casa de hoy para mañana

sin dirigente la palabra.

Corrígeme si ha sido distinto.

Si tu hermano ha dirigido durante ocho años la empresa familiar,

no te deja que le ayudes, opines, le asesores.

-El derrotero es otro.

-¿Cayetano me da la razón en el estado?

No ha habido ni una sola palabra

de Carlos hacia ti desde que tu madre dice que vas a dejar

de llevar todo.

-Al ser el mayor, un patrimonio privado,

es la diferencia de la familia real con nosotros,

nosotros somos privados, no nos han dado un céntimo.

No hemos tenido un lujo.

-Todo ese esfuerzo lo hemos pagado todos, y seriamente.

Todos los miembros de la familia.

Si yo hubiera sido el mayor,

que qué menos que un poco de generosidad.

No te digo a nuestros hijos, lo va a seguir Fernando, y los primos...

Es una dispersión total.

Los que hemos vivido toda nuestra vida adentro,

hemos estado impregnados en todo lo que ha sucedido,

y en ese esfuerzo,

qué menos que mantenernos en la fundación.

-¿Qué razones? Tu madre no quería que fuera así.

-En la fundación estábamos todos.

-Tu madre quería que estuvieras codo con codo con él.

¿Qué razones llevan a Carlos a maltratarte de esa manera?

-No lo puedo contestar.

Pero puedes remarcar

la idea del núcleo duro,

los hermanos formaban parte de esa organización, la Casa de Alba.

Ya no es tan todos los hermanos en esa responsabilidad.

--están

Vamos a seguir siendo parte de la Casa de Alba,

le guste a quien le guste, o a quien no le guste.

Por supuesto que eres tú el mayor,

todo el mundo ha trabajado para ti.

-No sois una familia real,

¿cerebrais los cumpleaños?

-No quiero hablar demasiado...

--celebráis

-No quiero hablar demasiado...

Cosas personales...

-Queremos conoceros como familia normal, ¿celebráis cosas?

-Yo no voy a decir que es injusto,

cuando te toca una tarea como me tocó a mí,

llevar la casa, junto con Carlos,

la llevó siempre con él.

Despachaba con mi madre, tenía esa cercanía.

Hasta una semana antes no conseguí que me dejara sacar el cuadro.

-Luego se vendió. -Imagínate.

-Yo no juzgo...

Yo tengo impregnada la relación que tuve con mi madre, pero no juzgo.

-¿Hay algún hermano con el que te sientas más allegado...?

-Fernando no ha ido a Estados Unidos, y debería ir.

Un momento de celebración familiar,

estabas en el cumpleaños de tu hermana, de Eugenia.

A Alfonso le tengo mucho cariño, respeto y admiración.

No sé, es difícil.

Me cuesta, con los tres mayores...

-Hay miedo en Liria de que hables para la prensa, ¿por qué?

-No digo nada extraordinario.

-Nos encantas como invitado. ¿Miedo en Liria?

-Mira que hemos piropeado a Cayetana y su apertura, pero para mí,

el gran representante esta noche de la Casa de Alba,

de lo que representaba tu padre y tu madre, eres tú.

-Hay una cosa que ha dicho Carlos,

que ha impactado, dicha por un hijo,

que no se acerca a dar un beso a sus hijos,

porque nos han educado en eso,

pero es verdad que es una época, la de tu madre,

en la que no se decían que se querían,

los padres, ni tenían conversaciones con los hijos como se tienen ahora.

Vamos a ver los lugares y los escenarios

donde estas conversaciones no sucedieron o un lugar ultrasónico,

porque son conversaciones donde no se escuchan,

palacios medievales, con hectáreas de terreno,

con una de las mayores colecciones de arte,

el patrimonio de la Casa de Alba es incalculable.

¿Y cómo se traduce esto?

Según la revista Forbes, el patrimonio de la Casa de Alba

estaría valorado en 2.800.000.000 E.

Tres palacios... Una decena de castillos,

34.000 ha de fincas,

y una de las mejores colecciones de arte del mundo

confeccionan el patrimonio de la saga.

Está en manos de Carlos, duque de Huéscar

y primogénito de la duquesa de Alba.

-Para mí, es una cosa natural.

Va dentro de mí. Es mi educación.

-No comparto la forma de hacer las cosas de Carlos.

Somos diferentes, yo soy muy del criterio de mi madre,

y cómo hacia ella las cosas.

-A la Casa de Alba, partir de septiembre,

abrirá las puertas del palacio de Liria y les dará rentabilidad.

-Los palacios que se han defendido reconstruir,

en tres años se van a convertir en museos.

-Estoy dejando una Casa de Alba muy sólida,

muy bien preparada a mi hijo Fernando.

Se va a encontrar unas casas que se autofinancian.

-¿Qué ha llevado el duque de Huéscar a cambiar la estrategia

de gestión y de cómo ha cambiado esto en la relación de los hermanos?

Cayetano, ¿dirías que eres rico?

Rico de sabor...

(Risas)

¿Lo dirías?

Hombre, patrimonio,

la mitad del patrimonio que tengo lo he hecho yo,

tengo una casa en San Sebastian y una finca maravillosa,

que tienen un valor, pero las paso canutas para mantenerlo

y no tener que vender.

Trabajo muchísimo, porque me da pena vender, porque lo que he ganado

y lo que me han dado tan bonito, se lo quiero dejar a mis hijos.

-Podrías decir a ti de a qué te dedicas,

de una manera concreta, para que la gente lo sepa.

-Lo principal es la agricultura,

con mi hermano Fernando en Andalucía,

y la verdad es que he invertido muchísimo en los últimos tres años,

he puesto plantaciones, y ha empezado a dar

una rentabilidad, y la marca de productos de la Casa de Alba,

que todavía no gano, llevo cinco años,

lleva una travesía del desierto,

pero voy a conseguir sacarlo adelante. Es un esfuerzo personal.

La alimentación, no tenían idea de ser empresario,

ni de alimentación, me las han dado todas en el mismo lado,

y además, más solo que la una.

-¿Estás con tus hermanos?

-No, la creé yo solo,

se murió mi madre cuando estaba creada,

y se quedó todo allí.

También una línea de moda, soy accionista,

y tengo un par de cosas más que he ido haciendo en estos años,

y buscando la manera, como cualquier persona.

-Entonces, ¿eres rico?

-Vivo al día, intentando no tener que vender lo que tengo.

No me da ninguna vergüenza decirlo.

Hay gente que no se lo puede creer.

Le doy la palabra a Alberto Moreno,

que le ha entrevistado en "Vanity Fair" varios reportajes

sobre miembros de la Casa de Alba, sobre su patrimonio.

Este patrimonio, que dura varios siglos,

que se ha mantenido casi intacto.

Las cosas no se estarán haciendo tan mal.

Tu madre hubiera querido otra cosa antes de la gestión de Carlos,

y un patrimonio estimado en varios millones de euros,

no se porque de que no aparecéis en la Lista Forbes,

si la gestión del palacio de Liria no es la más adecuada,

¿harías tú algo distinto para cambiarla?

¿Ideas concretas?

-Cuando estaba allí, creé los eventos,

las exposiciones y la línea de productos de alimentación.

Dentro de la estructura bastante cerrada de mi madre,

la convencí que había que hacer cosas para nivelar

los gastos y los ingresos.

-Por ejemplo, con exposiciones permanentes durante varios meses.

-Esa casa tiene un potencial para generar dinero,

con gestión.

Él entiende que la gestión es abrir los palacios y generar dinero,

como un museo. Yo haría otra cosa.

Viví con mi madre...

Decirle a ella que ibas a abrir un palacio al público...

-¿No le hubiera gustado? ¿Qué hubiera dicho?

-No lo concebía, porque decía que esos cuadros son míos,

las he traído hasta aquí,

es que todo el dinero que la gente piensa que teníamos,

se ha quedado por el camino, trayendo todo eso hasta aquí.

-¿Carlos es consciente que a tu madre

le hubiera desagradado?

-No sé, yo soy sincero, cada uno gestiona a su manera,

pero a lo mejor, dentro de un tiempo lo puedo aceptar mejor,

porque me habré desvinculado.

-Sois hermanos, tú has muchas entrevistas

y has puesto en duda la gestión, pero tu hermano,

no te ha llamado en ningún momento,

sentarte para intentar gestionarlo como mamá, ¿o esto es un pulso?

Da la sensación que es un pulso,

y no digo tu yo hacia él,

como que es una imposición de esto se hace como yo digo.

-Es que es suyo.

Es el jefe de la Casa.

Os voy a poner otra situación.

En el funeral de tu madre, el último...

¿Por qué no va a ninguno de tus hermanos?

¿Por qué lo organizas tú?

Lo normal es estar arropado por tu familia.

Vuelvo a lo mismo. ¿Es un pulso?

-Lo único que hago es su voluntad.

Dejó en un testamento que quería sus cenizas

en la iglesia de los gitanos.

Esta escrito en un testamento.

Cualquier homenaje que se le haga a ella,

después de muerta, tiene que ser en la Hermandad de los Gitanos.

Es lo único que he hecho yo.

-¿Les llamas por teléfono para ver si van a acudir?

-Les llamé o les mandé un e-mail,

les notifiqué que iba a hacer una misa allí.

Entiendo que al tercer año... Yo no me puedo desentender

de mi madre, idea hacerle un homenaje,

cuando se llenó la iglesia, fue precioso. Las palabras del cura...

No me sale el nombre.

El padre Ángel.

Sánchez.

Han recordado hasta el nombre del cura.

No le gustaba Loeches,

lo dejó escrito en su testamento,

¿cómo no puedes respetar la voluntad de una persona?

Lo he respetado y me he quedado solo.

¿Crees que tus hermanos están viendo en directo este debate?

Creo que no.

¿Les has mandado un mail?

-Hay que tener un poco de sentido del humor.

-Y que se puede ver a la carta.

-Tu madre fue hija única.

Vosotros sois muchos más con muchas opiniones.

Y muchos varones.

Hay una ruptura de comunicación.

Si hay un ruptura entre los dos mayores,

también meto a Alfonso, y el resto, Jacobo...

Jacobo vive su vida, Eugenia, os quiere a todos por igual,

y Fernando.

-Eugenia lo pasa muy mal,

no sabe tiene que hacer con uno y con otro,

porque todos somos muy buenas personas.

Tenemos una educación con la mía y la de Fernando,

creo que ha sido muy equivocada, pero estamos bien educados,

y además, somos nobles de verdad.

Nobles como personas.

En ningún momento no hay agresiones ni mala intención.

-¿Cómo es la relación con Alfonso?

-Yo, buenísima.

Siempre que te vemos en fotos con él,

estáis con mucho cariño.

-Ha sido lo contrario a Jesús.

Hizo feliz a mi madre. Mi madre se bajó del trono, ocúpate tu...

-Te tocó la parte más difícil.

Esas cosas hubo que atarlas por escrito.

¿Podrías contar algo?

-He anticipado bastante.

-De mi vida...

-Ese libro también da miedo, te lo adelanto.

-Probablemente, hay partes,

si hay partes de la casa,

hay partes que han sucedido, es mi forma de vivir.

He sentido mi vida ahí dentro.

-Lo puedes reservar para la cuestión editorial,

pero puedes anticipar algo.

Al último marido.

Jesús se lo lleva Dios, y de repente, con 84 años...

De repente, con 84 años...

Viene Carlos y me dice que mamá tiene novio.

(Aplausos)

Cayetano, esto provocó un debate...

Poneros en nuestro lugar,

no es una cuestión de patrimonio ni de tonterías.

Toda la variedad ramplando a nivel nuestro.

Yo fui a dos viajes de los nobles europeos,

y lo que me gustaba dos días allí, me duraba tres meses aquí.

Yo no voy para allá.

Y de repente, con 84 años, me dice que tiene novio, macho.

Además, es que era verdad,

y es que ese casó.

Y bailó una sevillana.

Una cosa que llamaba la atención, es que también estaba vinculado

a las antigüedades.

Temíamos por todo.

Pensaba que Carlos me estaba tomando el pelo.

No le veía con tanto sentido del humor.

"Que sí, que sí, que me lo han dicho en Sevilla".

-¿Se lo preguntaste a tu madre?

-Pues claro.

-Cuéntanos esa conversación.

-"Pues sí. Y me voy a casar".

Pues nada, voy a quedar con el cónyuge,

para ver sus intenciones.

Y cuando le conociste, ¿cómo fue ese encuentro?

No le habías visto nunca.

-Me dijo que me lo iba a presentar,

pero solo a ti y a Carlos.

Bueno, entonces quedamos Carlos y yo, vino con un amigo, y nada,

una conversación un poco surrealista.

A ver, contadme, contadme,

y Carlos no dijo ni palabra,

y ella sentada allí, que nos vamos a casar,

y que no sé que no sé cuántos, que somos novios...

-Fue muy duro.

-Ella tenía una capacidad...

Esto es como si fuera mi padre, pues a tomar por saco.

Que tengas claro que nos vamos a casar.

-¿Fue la razón por la que decidisteis,

sobre todo tú, hacer la donación a todos los hijos?

¿Cómo lo orquestasteis? Adelanta un poco.

-Estamos arruinando el libro.

-Hay muchas cosas que se cuentan allí en detalle,

y que me gustaría también...

-Como figura contraria, Jesús Aguirre,

que no es especialmente querido en la familia,

¿era un malvado o no?

-No, fue una persona que era un hijo natural

en una persona donde su madre le pegaba cuando se ponía enfermo

y le hacía ir al colegio.

Ese tormento lo llevó durante toda su vida.

-Tenía que haber ido a Estados Unidos.

-Vamos a tener que poner una clínica.

Me gustaría un segundo que podríamos retomar a Eugenia.

La has mencionado con un afecto absoluto que os tenéis los dos.

En esa casa seguramente habéis sido muy compinches,

y Eugenia ha tenido unas revelaciones muy importantes.

De los Martínez de Irujo,

Eugenia es la más mediática, pero en "Lazos de Sangre",

revela el gran vacío de su vida.

-La figura de mi padre es muy importante,

y siempre he pensado en él.

Tengo solamente tres momentos muy nítidos,

pero solo tres, que me leía los cuentos,

que los tengo guardados como oro en paño,

como una reliquia.

Siempre le he pedido cosas a él, soy una persona un poco insegura,

y la figura de mi padre me hubiera dado más seguridad.

-La muerte de su madre es uno de los momentos más duros para Eugenia.

-Caí en barrena, se me vino el mundo encima.

-Sus cinco hermanos siempre

han sido muy importantes en su vida.

-Siempre me divertía con mis hermanos más cercanos,

jugaba con los muñecos y esas cosas,

porque claro, rodeado de chicos,

y cuando murió mamá, pues tuve un gran apoyo por parte de todos.

Cayetano, ¿sientes de verdad a Eugenia como una mujer insegura?

Un poco. Dentro de eso, es muy inteligente.

Esa inteligencia casi no se le nota,

es muy inteligente y tan astuta, que hace así, duda,

pero te da un signo de poderío.

Siento que ella ha encontrado en este momento una plenitud total.

Mamá le ha mandado a Narcís.

Para mi niña.

Iros a Las Vegas o a Honolulu.

Nunca la he visto tan feliz.

Es una persona adorable con una paciencia

que tiene que tener.

Estabas diciendo que Eugenia

se ha convertido en la tuerca que une a la familia.

Veo que sufre, y sé que ella ha dicho muchas veces

que tenemos que hacer algo, a personas allegadas,

para que Carlos y Cayetano tengan que hablar.

-Sois una familia muy peculiar.

-Hemos vivido muy distanciados, porque no te ves.

-¿No tenéis un grupo de WhatsApp los hermanos?

(Risas)

¿Cómo lo llamarías?

Podríais llamarlo "Lazos de Sangre".

Hablando de Jesús...

Aunque era más joven que tú...

-A los que más sufrimos a Jesús fuimos ella y yo.

Estaba adentro y defendía los de fuera,

y los dos que se habían casado

estaban afuera, y dentro aguantaba unos tirones en su beneficio.

Al principio todos querían a Jesús,

parecía muy bueno,

pero luego lo pasaban muy mal,

exceptuando a Carlos,

que estaba en una posición muy privilegiada, el heredero...

-Cuando él está enfermo...

-Me reconcilié con él.

Soy una persona que tengo que resolver las cosas.

En la noche anterior me reconcilié con él. En el entierro

me sentía muy mal porque era todo muy público.

El día siguiente fui a la iglesia hablar con el pago, al panteón.

-Esto que muestra una gran generosidad,

intentar reconciliarte con una parte dolorosa,

y con la pérdida de tu padre, siempre intentar reconciliarte,

¿y por qué no con tus hermanos?

-Es cuestión de tiempo, pero que tienen que abrir la puerta.

Ellos se sienten diferente,

ellos tienen otra forma de hacer las cosas.

-Es la gran diferencia, no hay tantas diferencias.

-Que ellos entiendan que también soy diferente.

-Hay una cosa que os une, hablando de Jesús Aguirre,

de alguna manera, de la nobleza, que no solamente son títulos,

es una actitud, y la nobleza que tuvisteis todos,

porque fuera de la Casa de Alba, a poco que conocieseis

al segundo esposo de la duquesa,

todo el mundo tenía una opinión bastante nefasta,

en Sevilla, en la Expo, con esos amigos intelectuales...

-Allí, no tanto.

-No era muy inteligente.

-En cualquier caso, quiero decir...

-Nunca, hasta hace dos o tres meses,

cuando tu hermana ha hablado por primera vez de este tema,

nunca jamás los hijos de la duquesa de Alba

dijeron nada de Jesús Aguirre a nadie, porque si hubiese sabido

a personas de vuestro círculo íntimo,

eso os honra, y os une por encima de todas las cosas.

Eugenia, en un momento, en un programa de televisión,

tuvo una confidencia, y a raíz de ahí, se ha destapado eso,

y las personas de fuera, no lo sabían,

y vosotros nunca jamás.

-Por respeto a nuestra madre.

-Es el gran patrimonio.

-En concreto, Cayetano, ¿sobre qué cosas te pidió perdón?

-En la noche anterior, me pidió perdón

por todo lo que me había hecho y el daño que me había hecho.

Yo soy muy emocional,

y no llegó a la mañana siguiente porque murió en esa noche.

-¿Tu madre estaba realmente tan enamorada?

Hoy declaraciones a tu madre hasta el punto de decir

que casi oshabía hecho un favor,

porque podría haber sido un ministro.

Lo tenía en una estima...

Ha truncado su carrera,

podría haber llegado a ser ministro.

-No pudo.

-Quiso, pero no llegó.

-Estaba bien situado.

-Como gran intrigante.

Entendemos y conocemos la figura de Jesús Aguirre,

pero al fallecer, se descubren esas pequeñas cosas,

pensamos que era una persona que estaba permanentemente

al lado de tu mamá, pero era un gran teólogo,

muy amigo de uno de los papas,

y le han hecho ser un gran enigma en ese amor,

¿pero sabía tu mamá de vuestra reticencia a ser amigos de él?

Sí, claro. Estaba muy rebelado, después de la "nanny", vino Jesús.

Tuve una adolescencia que ríete tú del gran duque.

Luchar contra Jesús con 15 años, me enteré por la prensa.

Le conocían todos menos yo.

Me enteré por la prensa.

De que se casaba.

Sí. Le conocí, y en fin,

y la reivindicaciones...

Toda esa época fue muy dura, sobre todo,

para los que estamos dentro,

para Fernando también, pero es muy conciliador.

En el que más compañía le hacía. Todo hay que decirlo,

Fernando se habla poco de él... Es una persona muy relevante,

entrañable. Es muy inteligente. Sabe muy bien...

Está muy cerrado, no se ha enfrentado como yo.

El hermetismo, este gran hermetismo de los Alba,

pero tu mamá, ¿qué reacción tomaba cuando vosotros os ponéis así?

Al principio le defendía todo el tiempo

y empecé a demostrar que no era tan bueno como ella creía.

A base de enfrentarme con ella.

-¿Se llegó a enfrentar con él en algún momento?

-Llega un momento en que se acabó.

-¿Llegó un momento que se acabó?

-Pasó de admirarle y decir...

Aún así, cuando cayó en depresión, en los últimos años...

A pesar de estar relegado, le seguía defendiendo,

dentro y fuera.

En mi opinión, cuando lo destituyeron,

porque costó mucho, intentó que le hicieran un ministro,

supuso mucho esfuerzo, muchas relaciones

y cuando le hicieron comisario de La Expo 92,

y tenía prepotencia,

que pensaba que esta por encima de Dios,

y se creyó el duque de Alba.

A partir de ahí, empezó su caída.

Hablando de duques de alba, Jesús Aguirre

entra en vuestras vidas, y cuando tu madre queda viuda de tu papá,

en el documental hemos descubierto una de las personas

más desconocidas, que fue Luis Martínez de Irujo.

-Para los Martínez de Irujo,

la muerte de su padre ha marcado profundamente su personalidad.

-La figura de mi padre me hubiera dado seguridad.

-Me quedé huérfano.

Además, pues eso, no me pude despedir de él.

He tardado 40 años en resolver esto.

-¿Qué recuerdos tienen?

-Me leía los cuentos con una cuchara,

y le damos de comer a todos los personajes.

-En la mañana, se estaba bailando,

siempre me he afeitado con brocha.

-Le iba a dar las buenas noches, y me regalaba algo,

que a mí me encantaba. Era muy glotona

y me acuerdo un día que me puse muy tonta, que quería más,

y nada, era muy recto.

-Los seis hermanos han aprendido a curar sus heridas.

-Me acuerdo que fue un vacío muy difícil de llegar.

Te daba cierto vértigo de lo que pasaba.

-Cuando falta la figura de tu padre o tu madre,

notas un vacío muy grande, porque pasas a estar

en primera línea de combate.

-Siempre he pensado en él, siempre, desde pequeña.

-No solamente tu padre, se perdió un sentido, quién soy yo

y qué hacemos aquí.

¿La Casa de Alba pierde ese sentido

o la familia de los Alba se queda sin sentido?

Hablo por mí, perdí el sentido y la guía.

Hasta mis hermanos mayores lo reflejan,

se perdió el sentido de la familia y el sentido humano.

Mi madre era hija única,

vivía desde pequeñita con mi abuelo,

que le adoraba, pero era muy estricta,

para llevar el patrimonio como una emperatriz,

y reconstruyó un palacio, que nadie lo ha hecho en el mundo,

y le da esa responsabilidad con 14 años.

¿Cómo ella va a pensar?

Su patrimonio era lo primero.

Humanamente es totalmente normal.

Mucho más, era la emperatriz de su reino,

y grabada a fuego y sin referencia de madre o de hermanos.

No se le puede reprochar los errores o las deficiencias con nosotros,

allí lo entendí.

-Ella lo reconocía.

-Pero no, porque no he sabido hacerlo.

-En los últimos cinco años, que hable de todo con ella,

decía que se había equivocado, pero no, has hecho

lo que has sentido y lo que has podido.

Tu referencia era palacios, propiedades, títulos, historia...

Responsabilidad, te lo han impregnado de tal manera,

que nosotros, inconscientemente,

quitando Eugenia, que ha sido la perla de todos.

-La que ha podido ser libre.

Quería hacer un punto de inflexión.

Tu padre la humanizó a esa persona...

Perderlo a él...

Dejó unas fincas que la recupera de los colonos,

y dejo unas fincas que han llegado a nosotros

con los avances que él hizo hace 45 años.

Hizo la fundación, que ha salvado al patrimonio.

Lo que hizo mi padre en la casa, con la capacidad y la inteligencia

y visión de futuro de este hombre...

Sin embargo, una vida muy corta. Se murió a los 52 años.

Esa enfermedad fue mantenida en secreto,

una de las cosas que más nos ha asombrado del documental,

y evidentemente, para mí, ha sido de un gran afecto,

muy dura.

Cuando Luis Martínez de Irujo enferma, solo Cayetana de Alba

es consciente de la gravedad.

-No me enteré de la muerte de mi padre hasta años después,

porque yo era muy pequeña y no era consciente.

-Fernando y yo estuvimos rezando

ocho o 10 días para que se pudiera curar nuestro padre, y tristemente,

se había muerto ya.

-Vino un hermano mío a decirnos esto como una película de Dickens.

"Papá está en el cielo", y se quedó tan ancho.

-Pensaba que mi padre me había abandonado.

-¿Por qué no quiso contar la verdad?

-No había que decirle a su marido en la enfermedad,

porque el cáncer era un tabú, el hablar de muerte.

-En Houston, fue un golpe tremendo.

No ser consciente de lo que tenía, y vivir los últimos días.

-Ni siquiera ir al médico.

-Luego me dijeron que tenía leucemia.

-Los médicos entonces no te decían lo que tenías.

En Estados Unidos se lo dijeron abiertamente.

Él tampoco sabía la gravedad del tema.

-Fue terrible. Un error a lo que mi madre pidió perdón

por no habernos dejado despedirnos de nuestro padre.

-Vosotros érais muy pequeñitos, pero los mayores,

¿por qué tu madre ocultó la enfermedad de tu padre,

que ya tenían 20 años y en Houston, no van a verle, van a despedirse?

-No lo sé, sinceramente, era una de esas cosas.

Ella estaba tan asustada que no sabía ni cómo gestionarlo.

-No era lo mismo, porque un diagnóstico de cáncer,

era un diagnóstico de muerte.

-Imagínate el shock, me quedó sola con todo esto,

gestionar toda la parte administrativa...

-Me voy al hoy, una de las partes más emotivas,

besas la foto de tu padre por la noche, y por la mañana.

¿Qué le dices?

-Buenos días.

No quiero llorar.

Es una cosa que...

Todo lo que me gustaría haber hecho, pero...

-¿También saludas a tu madre?

-Es que con los padres,

se van las raíces.

-Dices que en algún momento,

dices que tu padre te había abandonado.

-En la primera terapia

que hice fue con una psiquiatra que me ayudó mucho durante dos años,

y cuando me dijo, que ella se dio cuenta enseguida,

que tu padre no te abandonó, está contigo.

Me faltaba el aire.

-Te vuelves a emocionar.

-La historia de mi padre me supera.

Una historia increíble, él explicaba todas las cosas,

te hacía entender dónde estaba si las cosas que quería saber.

Cuando murió él, nunca más tuve una explicación de nada.

-Le preguntabas a la "nanny"...

Los niños lo que hacen es preguntar.

-Vivir en esa estructura tan fuerte, sin hacer la vida,

sin que nadie sepa lo que estás haciendo,

porque Fernando y yo estábamos en el medio,

los tres mayores estaban mayores,

y estábamos con esto, primero la austríaca,

y luego me sentí abandonado.

Fue un gran abandono, y que luego ha sido un gran lastre

en relación con las mujeres, y las palizas de la última.

-¿Hubiera sido un alivio poder despedirte?

-Es que nos pasamos ocho días rezando en la capilla,

sin ver la televisión, yendo a natación, la playa,

no sé cuántos, y rezando para que mi padre se curara,

llegan y me dicen que se ha muerto de repente.

Para mí fue escalofriante.

Hasta que no fui a Estados Unidos,

y que las terapias y sacarme esto, muy concretas y muy duras,

hay que tener narices de enfrentarte a esto.

-Eugenia era muy pequeña.

Sin embargo,

cuando hablas con él, ¿cómo lo haces?

Tengo una foto de él en la mesilla, y cinco fotos de mi madre.

Ella me regaló...

Se fue a Venecia y se hizo unas fotos con unas máscaras,

y mi hacía este tipo de regalos.

Me regaló un cuadro muy gracioso con diferentes máscaras en Venecia,

y me hace mucha gracia. Cada día le doy un beso a una.

Qué maravilla de recuerdos,

ella adoraba de Venecia.

Cada vez que pasa algo bueno, le dio las gracias por todo.

-¿Qué es lo último bueno que le has contado a tus padres?

-La medalla de oro de la academia.

Enhorabuena.

-¿A tus hijos les cuentas cómo eran estas cosas,

cómo era la abuela y el abuelo?

-Al abuelo, realmente no.

-¿Habrán visto el programa?

-No, están en el interrail, que llevan un mes.

Están en Praga y mandan fotos.

En esa relación que tienes con tus padres,

les cuentas de tus hijos y tus éxitos como jinete...

Se acuerdan mucho de cuando eran pequeños,

les llevaba los concursos en Alemania,

les daba dinero desde muy jóvenes.

Desde los 15 años, yo ya estaba salvaje por el mundo,

pues entonces a ellos desde muy pequeños,

les daba cinco euros y buscarnos la vida,

tengo que montar un caballo y luego os veo.

Un día se perdió Luis y lo pasé fatal.

Te hubiera gustado compartir estos logros con tu papá,

y de alguna manera así, lo haces.

Y la medalla, gracias a Enrique Moreno,

que me ha salvado la vida,

y me han propuesto, van a dar la medalla de honor

de la academia de medicina, para mí, es un honor.

Para mí es un privilegio que comparto con ellos.

Ellos, que han sido académicos,

lo más cercano es una medalla

de honor de una de las cinco academias

tan importantes, y por unanimidad,

pues es por la relación tan estrecha

y por cómo me ha conocido Enrique Moreno y yo a él.

Alguien que te ha salvado la vida

y es una eminencia histórica y mundial, pues...

-Ahora estás bien, pero has estado muy mal,

en esos momentos, te has tenido que acordar

de tu padre y tu madre, porque te has visto morir.

-En dos hospitales de Sevilla, me vine moribundo a Madrid.

Sentía que me estaba muriendo.

Si llevo 10 o 12 horas, era irrecuperable.

Empezó de una forma y se desarrolló de otra.

A los cuatro días, me tuvieron que operar de urgencia,

y al año siguiente cuando murió mi nana,

otra vez.

-Es psicosomático.

-Esa vez se curó mal, tenía una septicemia,

tenía el intestino siete veces mayor,

y unas paradas horas después hubiera tenido una septicemia,

si no me coge Enrique Moreno con 11 de operación.

Enrique Moreno es una persona muy importante,

pero otra persona importante que ha querido dejar un mensaje.

Buenas noches, Cayetano.

Tu madre tenía una especial complicidad contigo,

pero sin embargo, tú fuiste un niño triste,

como encerrado en los salones del palacio de Liria,

y el tiempo se ha convertido primero en un joven triunfador,

y en un personaje de la vida pública española,

todo el mundo te conoce casi todo el mundo te quiere,

y por eso se me ocurre decirte que sigas siendo como eres,

sincero, constructivo, simpático,

y sintiendo siempre el dolor de los demás,

porque siempre has estado al lado de los desfavorecidos,

y es uno de los motivos del cariño y la admiración

que te tiene la gente.

Bravo, ¿no?

(Aplausos)

Otra personas como Enrique o Luis María,

cuando te quieren tanto y Luis María Anson,

o Enrique Moreno, pues no lo haré tan mal.

Me encantaría que Luis María Anson

nos estuviera viendo en directo ahora, a la 1:10,

de la madrugada del jueves, pero si está despierto...

Cuando era director de "ABC" se iba muy tarde.

Me ha contado cosas tuyas que desconocía absolutamente

y conocía tus éxitos del campeonato de España,

y de ti, conduciendo un camión con tus propios caballos,

de cuidar animales de otra gente...

Él me decía que como los españoles

que se van a ganar la vida en Europa,

pues Cayetano a hecho lo mismo. Es un desconocimiento general.

Nadie sabe que tú has tenido esta vida

de buscar de la vida por Europa.

-El valor de mi madre cuando me vio en la Olimpiada,

de cómo ha llegado a este tipo hasta aquí,

y ella entendió el esfuerzo y el sacrificio para llegar allí.

-¿Fue donde tu madre aprendió a fregar?

-Fregó los platos con el limpiacristales.

-Los dos únicos días de su vida que he estado en una casa

sin servicio.

-Y sobrevivió.

"Vámonos de cañas", me decía.

Vamos a recordar imágenes que hemos visto de la boda de Cayetana.

Con su boda, Luis Martínez de Irujo de Cayetana,

empezaron construir su propio cuento de hadas.

-Duquesa de Alba, la duquesa de Montoro, tenía 21 años,

era hija única, heredera del gran patrimonio

de la Casa de Alba, y Luis Martínez de Irujo,

el sexto de una familia noble, buena persona.

La boda más cara de España, se celebró en Sevilla,

en el palacio de Dueñas.

-Un matrimonio de conveniencia,

pero cómo era Luis Martínez de Irujo,

se quisieron mucho.

-No sé si ella hubiera aceptado marido impuesto.

No lo hubiera sido Cayetana.

-Era un cañón, tenía un porte...

Era imponente, parecía un actor de Hollywood.

-Entendió que su futuro

estaba ligado de por vida a la Casa de Alba.

-Era un hombre de despacho.

-A mi madre le hacía mucha gracia.

-Te has removido en la silla

cuando has oído matrimonio de conveniencia.

No fue de ninguna manera a un matrimonio de conveniencia.

Mi madre era adoraba a mi padre.

Ella adoraba a mi padre.

-La frase que dijo tu madre,

que dijo que no se iba a enamorar nunca más.

-Es impensable a tu madre imponerla algo,

a pesar de los 21 años.

Una de las grandes bodas del siglo XX.

Una boda en carroza.

La carroza esta en Lidia,

la carroza donde se casaron.

-Tu abuelo, el mismo dinero del en el convite y la boda,

lo repartió después.

Fue la boda más cara del mundo.

Se casó la reina de Inglaterra se caso un mes después,

y nada que ver.

Mientras vamos discutiendo de la boda,

estamos viendo imágenes de la misma boda, de la Casa de Alba,

son del álbum de la familia,

y nos las ha cedido por primera vez para la televisión.

El traje era sensacional. Era insuperable.

Y también el boato.

Fue una buena idea,

mucha gente lo puede criticar,

porque fue 12 años después del inicio de la guerra civil,

en una España muy complicada y diferente,

pero a lo mejor, no sé si se va a entender bien,

hacía falta tener una noticia así.

¿Alguna vez habéis conversado sobre esto, lo habéis planteado?

La verdad es que no, por lo menos, conmigo.

No hablaba mucho en ella.

-El último dispendio de la familia.

Fue la única ocasión en la que hubo lujo y gasto,

y a partir de ahí...

-Hay que entender la personalidad del duque de Alba padre,

durante el franquismo, que era una referencia

para una España que era con Franco pero que era monárquica,

y se mezclaron muchas cosas en esa boda...

-Lo continuará mi padre y mi madre.

-El amor de Sevilla por tu madre, porque era verdad que no se dedicaba

a explicar las obras de caridad,

pero luego la gente se lo reconocía en vida,

y una vez fallecida, pero tu abuelo también formaba parte de esta,

somos los Alba, pero no nos olvidamos de la gente.

Entonces era caridad, pero no se olvidaba

que para que la gente les quisiera,

tenía que participar de sus alegrías.

-Totalmente cierta, no hay mes que pase todavía cinco años después,

que llegue en una situación en un aeropuerto,

que a su madre le pedí no sé qué,

y me mandó dinero, me acabó de pagar el piso,

y mi padre, que es el protagonista hoy, los trabajadores de mi padre...

Lo más gracioso de mi padre es que decía que le íbamos a pedir

un aumento a dar el padre y te convencía de que no.

Es increíble.

Pero luego repartían los dividendos,

hacia una comida, y le daba un sobre de los dividendos.

Era un sobresueldo muy importante a anual.

Era muy generoso y muy justo.

No se vaya a convertir en una de dichas declaraciones...

Aunque has dicho esto con tanto humor, en el documental

que seguimos en directo, en el debate de "Lazos de Sangre",

hemos visto que Eugenia ha explicado la cantidad de kilos que perdió,

esa especie de bloqueo en el que entrasteis todos

tras la muerte de tu mamá.

Mi madre ha sido muy importante en mi vida.

Justo recuerdo que cuando murió,

pues me vine aquí una semana

nada más hacer el entierro en Sevilla y tal,

y estaba alucinada,

porque me pasé una semana diciendo que estaba bien,

me extrañaba a mí misma, que estuviera también de ánimo y todo,

y a la semana, caí en barrena.

Fue algo...

No sé, me quedé en 37 kilos,

no podía comer, se me vino el mundo encima,

y es verdad que lo pasé francamente mal.

¿Crees que todo, la casa de Alba, la institución,

ha quedado un poco, totalmente huérfana,

tras la pérdida de tu madre?

Carlos representa muy bien el papel que le ha tocado representar,

lo tiene asumido desde siempre, una cosa es que yo

no estoy de acuerdo con la gestión, y otra cosa es que por otra parte

diga que es una persona

que lleva institucionalizado la herencia del ducado de Alba.

Él es el duque de Alba,

y el que desde siempre iba a serlo, lo tiene asumido,

y los demás lo tenemos absolutamente asumido,

y hemos hecho todo para él, y yo el que más,

porque en los últimos cinco años hice todo para él,

y fue a petición de él, 1000 cosas convencí a mi madre.

Eso es lo que me duele.

-¿Qué cosas?

-Muchas cosas del día a día.

"Dile esto a mamá, dile esto a mamá...".

-¿No se atrevía él?

-Tenía una relación difícil con mi madre, no en el mal sentido.

-No se entendían.

-Desde los 15 años me enfrentaba a mi madre,

iba con ella para que me explicara las cosas,

pero no me explicaba nada, y él, pues no,

él era el mayor, tenía un respeto institucional a mi madre

y a mi padre, y entonces, pues no, y mi madre me hacía caso a mí.

Tana, la hija de Eugenia,

tus propios hijos,

¿cómo viven ellos este legado de la Casa de Alba?

Mi impresión...

Lo he dicho allí,

Fernando y Sofía yo creo que son impecables,

van a hacer una labor impecable,

y han sabido separar la dificultad humana

que hemos podido tener en nuestra generación, y no trasladarla...

Igual que Carlos no la ha trasladado a sus hijos,

aunque tenga una divergencia conmigo,

no lo ha trasladado a sus hijos.

En ese sentido...

Fernando y Sofía, son absolutamente independientes

dentro de lo que están asumiendo lo que les ha tocado.

En una revista como "Vanity Fair",

qué significa estos nuevos rostros...

Una aristocracia que no está anclada en el blanco y negro.

Sofía está en las portadas de tendencias,

diciendo que está mejor vestida...

-No le gusta esa imagen que proyecta.

A ella le parece frívolo. Son dos personas muy ordenadas.

Pareces más optimista con Fernando que con tu propio hermano.

-Porque no estoy de acuerdo con su gestión, nada más,

pero no pongo en duda que él es el duque de Alba.

Institucionalmente, lo lleva, y tiene un sentido de la Casa,

quizá superior a ninguno, porque desde pequeño lo ha desarrollado.

Mi shock es que después de haberme dejado la piel por él...

-Que no cuenta contigo...

-Que no me de una explicación,

después de lo que me ha pasado de niño y adolescente,

no tuve una explicación, ya se sabe,

lo mínimo que necesito es una explicación

y que salgo al día siguiente de la manera que salgo.

-¿Crees que tiene remedio?

-Soy una persona que abre la puerta de inmediato.

En ese sentido, no tengo ningún problema.

Lo que hay que hacer es hablar con humanidad, somos hermanos,

y al final, nos queremos,

todo el mundo que busca con algún titular y alguna cosa,

estamos aquí hablando como si estuviéramos hablando de cañas,

pero con una sinceridad...

Esos titulares que los cimientos de Liria, Cayetano...

No hay ataque, y ni hay agresión,

ha habido muchos años, han pasado muchas cosas,

con mi padre se descabezó la cosa,

y ahora se ve que los Alba son humanos. Han sufrido.

Y lloran.

No hemos sido los niños bonitos de los caballos

que se nos ha regalado su madre, y Alfonso se tuvo que ir

y sacarse las castañas del fuego, por una circunstancia así,

y otro igual, y no ha sido la historia como la pintan,

y ya está.

Nos tienes completamente embobados.

Habías comenzado hablando de las nuevas...

Cayetana entronca con otra estirpe

como los Rivera Ordóñez.

Quiero tu opinión de cómo la ves a ella,

porque tiene una personalidad extraordinaria

y se desenvuelve muy bien, pero puede ser igual que su mamá,

que puede ser que engrane muchas partes de la familia.

No la conozco tan bien, es una niña entrañable,

cariñosa, pero no la conozco tan bien,

me gustaría haber tenido una relación más cercana,

pero no te puedo decir, no la puede juzgar.

¿Y con Brianda y Jacobo?

Tengo muy buena relación, con Jacobo es un chico entrañable,

y es muy buena persona y muy capaz, se han sacado todos los nietos

las castañas del fuego a su manera, y han hecho sus carreras

y sus profesiones, igual que los niños empiezan a espabilar,

van a la universidad, y a ver si me dejan tranquilo

y me retiráis y si me quitéis el agobio de la empresaria.

-Me llama la atención que no conozcas tanto a Tana.

-Me he vuelto un poco introvertido.

También muy discreto.

Ha estado estudiando fuera.

-Siempre es muy cariñosa conmigo, muy simpática,

y ya te digo, no puedo decir mucho más.

-Estoy viendo todas las fotos de todos padres,

toda tu familia y tu árbol genealógico,

y quiero que te gires un momento y nos digas qué sientes

al ver a todo tu familia. Es una sensación de sentirte solo,

y ahora, que mires esas imágenes.

-Después de esta noche, me siento mucho mejor.

Bravo, qué divino, qué buen final.

Me siento más cercano.

Vas a crear el grupo de WhatsApp.

Lo de antes de mi padre,

tengo que decir que les convencía porque les pagaba la casa,

les arreglaba la casa, mandaba a los niños al colegio.

Mi finca era un poblado, había misa, colegio,

era un hombre muy humano.

Como les compensaba tanto, les convencía,

pero les volvía a dar beneficios al final del año,

todo hay que explicarlo muy bien.

Espero que nos dé tiempo.

En el documental has dicho que no soy feliz,

y cuando terminaba el documental,

estabas empezando a ser feliz, ¿y ahora?

Un poco más.

Para mí es muy terapéutico lo que he hecho esta noche.

Totalmente.

Me viene muy bien.

Sigo quitando los miedos, decir las cosas, los sentimientos,

de hablar abiertamente. Suena surrealista dentro de mi casa,

hacerlo en televisión,

quizás yo soy así, y me viene bien.

La televisión, a su manera, es una gran casa.

Muchas gracias, Cayetano, y a vosotros por acompañarnos

en este debate en directo de "Lazos de Sangre",

hasta la semana que viene.

(Aplausos)

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El debate - La saga Martínez de Irujo

Lazos de sangre: El debate - La saga Martínez de Irujo

10 jul 2019

Debate en el que se analiza el programa "Lazos de sangre" dedicado a la saga de los Martínez de Irujo.

ver más sobre "Lazos de sangre: El debate - La saga Martínez de Irujo" ver menos sobre "Lazos de sangre: El debate - La saga Martínez de Irujo"
Programas completos (11)
Clips

Los últimos 102 programas de Lazos de sangre

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios