www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3596982
No recomendado para menores de 12 años Las claves de El Caso - Capítulo 8 - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Vamos, venga, coño, vamos, vamos.

Tiren las armas y salgan con las manos en alto.

Coño, parece un atraco.

No des ni un paso más.

De rodillas, vamos.

Llevas más armas, ¡eh!

Hoy empieza el consejo de guerra contra esos atracadores franceses.

No matamos a ningún policía.

Abogado, controle a sus clientes.

Francia ya ha protestado porque el juicio será militar y no civil.

Condenamos a la pena de muerte por garrote vil.

Ya lo habéis oído plumillas,

a remover cielo y tierra para que no se los cepillen.

El titular de la semana pasada, hace referencia al garrote vil.

El terrible instrumento utilizado para llevar a cabo la pena de muerte.

Nuestro periódico ha investigado más veces casos similares

en los que el culpable era sentenciado a la pena capital.

Como por ejemplo

aquel proceso a los atracadores del Banco de Aragón.

Acompáñennos para saber qué pasó y cuáles fueron las claves.

Eran las 9 de la mañana como cualquier otro día,

las puertas de la sucursal del Banco de Aragón

se abrían para los clientes

cuando entraron tres jóvenes altos, con pistolas en la mano

y les amenazaron para que les entregaran todo el dinero que tenían.

Los empleados se dan cuenta

de que los atracadores tienen un tono extraño,

no hablan un castellano fluido y normal.

Se niegan a abrir la caja fuerte.

Uno de los atracadores dispara a las piernas.

Porque no quiere matar.

Son heridos el cajero de la sucursal y otro empleado,

de heridas de poca gravedad,

pero consiguen que les abran la caja fuerte

y consiguen hacerse con el botín.

Y se llevan dos millones de pesetas de la época,

que es que era una fortuna en el 67.

Otra personas les está esperando fuera para ayudarles en su huída,

es una chica francesa, Monique, también de veintipocos años.

Un cliente que va a entrar en ese momento en el banco,

se da cuenta de lo que está ocurriendo y huye.

Se encuentra en la calle con un guardia civil

y en ese momento los atracadores salen de la sucursal

y el guardia civil parapetado detrás de un árbol

comienza a dispararles y se produce un cruce de tiros entre ellos

afortunadamente sin ninguna víctima mortal,

pero los atracadores consiguen huir.

Hubo muchísimos testigos,

todo el mundo corrió a declarar a la policía cómo eran,

cómo eran los coches, cómo eran las matrículas.

En la radio rápidamente se informa

y casi que en tiempo real, como un atraco moderno,

se empieza a vivir la escapada de estos atracadores.

Horas más tarde el coche es encontrado

en las inmediaciones del aeropuerto de Barajas.

Un herido con sangre y tal no puede subir,

con lo cual se queda con Monique y suben los otros dos.

La policía hace pesquisas y comprueba que en un vuelo a Málaga

hay un par de ciudadanos franceses que pueden ser sospechosos del atraco

Avisan por teletipo a la policía de Málaga

y al bajar del avión, uno de ellos es detenido, Serge,

y Alain que era el acompañante,

aprovechando que hay confusión huye en un taxi y desaparece.

Mientras tanto en el aeropuerto de Madrid

son detenidos Jean Pierre y Monique.

Si vas a dispararme, asegúrate de que no fallas

porque sino te reviento.

La verdad es que la actuación policial fue bastante eficaz

para los pocos recursos que tenían.

En el registro se encuentra debajo de la ropa de la chica, de Monique,

varios fajos de billetes que pertenecen al atraco.

Pocas horas más tarde es detenido en Sevilla, Serge,

que era el atracador que había huido.

En 11 horas, habían resuelto el atraco.

La foto de la portada del Caso,

en la que se veía a los 4 chicos posando para la prensa,

es bastante ilustrativa del estado de ánimo que tenían los muchachos.

Estaban absolutamente asustados.

Jea Pierre era el cabecilla de la banda

y Monique, era su compañera, su amante

y les había preparado toda la huída.

Se consiguió probar que los atracadores del Banco de Aragón

también habían atracado un banco en Barcelona.

Hubo una especie de linchamiento hacia ellos

por parte de la opinión pública,

por parte de los medios de comunicación

y esto hizo que el caso cobrara una dimensión un poco desproporcionada.

Drama humano, esto es oro puro.

Aparicio, portada y tres páginas.

Son sometidos bajo la ley de terrorismo,

que la aplica los tribunales militares de la época.

Escribid la crónica.

Pero, a ver, ¿soy la única que no entiende

por qué se les hace un consejo de guerra a dos atracadores?

Solo tenían un abogado defensor para los cuatro,

las garantías del proceso fueron un poco limitadas en aquel momento.

Turno del fiscal.

¿Cómo que turno del fiscal?

Schsssss.... Que no han tenido defensa.

Hay que ponerse en la piel

de estos cuatro jovencitos de poco más de 20 años, extranjeros,

que se veían rodeados de militares

y que sabían que en este país aún existía la pena de muerte.

Durante el juicio los tres chicos exculparon a Monique

y cayó sobre ellos el grueso de las penas.

Son condenados a 30 años de prisión,

salvo Jean Pierre que es condenado a garrote vil.

Debemos condenar y condenamos a los procesados

a la pena de muerte por garrote vil.

Lo cual era una barbaridad, porque no habían matado a nadie,

pero había que dar una especie de ejemplo,

de que esto en España no podía pasar.

El garrote vil aunque su origen se remonta a tiempos de los romanos

fue en 1820 cuando se implantó en España.

Es más, vieron tal su efectividad

que incluso pensando en que el reo iba a pasar menos sufrimiento,

menos dolor, que también se implantó en colonias como Cuba,

Filipinas y Puerto Rico.

En unas horas le van a dar garrote. Ya.

En cuanto sepas algo comunícamelo. Está bien, está bien.

Cuando la madre de Jean Pierre se entera de que su hijo

va a ser ejecutado a garrote vil en España,

manda una serie de cartas al Ministerio del Interior.

Y elevó una súplica al Generalísimo para que redujera la pena,

la conmutaran al menos.

La mujer viene aquí, habla con todo el mundo,

ve a su hijo, que primero está en la cárcel de Carabanchel

y luego le pasan a la cárcel de Ventas.

Visitó ella misma en persona a los empleados de la sucursal

para pedirles perdón en nombre de su hijo.

Hizo todo lo que estaba en su mano esta pobre mujer.

Inicialmente había tres tipos de garrote,

el garrote noble, el garrote ordinario y el garrote vil.

El primero se destinaba a hijos-dalgo, a gente de la nobleza,

los llevaban en caballo, en unas sillas gestatorias sentados encima,

a la clase media, sin silla y sin nada, pero a caballo.

Y luego ya estaba el garrote vil,

que a estos los llevaban en un burro,

en una especia de humillación ¿no?

Les ejecutaban igual que a los anteriores

pero dándoles como si dijéramos el peor trato.

Pero qué clase de país queremos.

No podemos tolerar que en España sigan pasando cosas así,

que estamos en 1966, cojones.

Se creó una corriente de opinión alrededor del caso,

de que había sido desproporcionada la pena.

Que les echen cadena perpetua si creen que son culpables,

pero nadie tiene derecho a quitarle la vida a otra persona

y menos el Estado.

Hubo muchas presiones al régimen para que cambiara el veredicto.

Ella se apoyaba, apoyaba la causa legal

apelando al corazón cristiano de España,

estaba muy bien asesorada ella, porque apela a esto,

porque como esto fue en diciembre y tal,

apelaban un poco al espíritu navideño, ¿no?

Hizo todo lo que estaba en su mano, esta mujer

y lo consiguió.

Le conmutan la pena a Jean Pierre por 30 años,

30 años en una cárcel franquista debían ser muchos años, muy largos,

en aquellos años

el régimen estaba intentando hacer gestos hacia el exterior,

salir del aislacionismo en el que estaba.

Y esto fue una de las grandes muestras de caridad cristiana

que dio el Estado e cara al exterior, conmutando la pena capital

por 30 años de cárcel.

A dos meses de dar a luz,

Jean Pierre y Monique se casan en la prisión de Barcelona.

Vamos a casar a los franceses.

Venga, llamad a toda la prensa, tiene que salir publicado mañana.

La ceremonia muy sencilla, en la cárcel Modelo,

no asistieron familiares de Jean Pierre y de Monique,

ofició la misa un sacerdote francés

y el testigo fue el abogado defensor de ellos.

Y donde, incluso la cárcel, montó un ágape

pare demostrar pues la gran labor que hacía,

concienciadora y correctiva, pues la política penitenciaria

del régimen de entonces.

Jean Pierre y Monique eran una pareja

que vivía en Torremolinos, llevaba una vida por todo lo alto,

no se privaban de nada, ella tenía un Austin

y desde allí llamaron a otros dos amigos que tenían en Suiza

para hacer el atraco del Banco de Aragón.

En una época en la que las costumbres se estaban relajando,

en la que entraba el consumismo de una manera masiva

en el estado del bienestar, sobre todo de Europa,

aparecieron determinadas bandas que actuaban de una manera muy lúdica.

El trepidante ritmo de vida de los atracadores

les empujó a seguir delinquiendo, no sabemos

Llevaban una vida desahogada, no tenían, aparentemente,

necesidad de hacer un atraco de estas características

y ella en concreto pertenecía auna familia bien,

con posibles, como se decía en la época.

Como fue un caso muy especial porque la colaboración ciudadana

estuvo muy al día, la gente llamaba a la radio,

decían por donde estaban, por donde habían pasado los coches,

había muchísimos testigos,

el Estado quiso dar una imagen de país unido, ¿no?

En los años 60 prácticamente

no se conocía la función del atracador,

había, pero muy pocos.

Era casi, casi, anecdótico.

La mayoría era de gente que venía de fuera, ¿no?

O que vivía aquí, con otra nacionalidad.

La sociedad podía ofrecer muchas cosas,

había una gran prosperidad,

un deseo de, pasados los años de la postguerra

de apurar una vida basada en el dinero,

en los lujos y en los placeres

y había gente que, sin pasar necesidades,

podía verlo, incluso, con un aspecto romántico.

Es el arte de hacer turismo gratis, ¿no?

lo llamó "El Caso", ósea, venir a España y decir

bueno, pues me quedo sin dinero, voy a robar,

porque la gente no estaba acostumbrada a que la robaran.

Pero no había nunca, normalmente, un crimen asociado organizado,

cuyo ejercicio pudiera dar como resultado el de muerte.

Está muy lejos de lo que luego serán las temibles bandas organizadas,

que, por desgracia, se han hecho tan notorias,

sobre todo a partir de finales de los noventa

y principios del siglo XXI.

No eran mala gente, eran, simplemente ladrones de bancos

que no buscaban herir.

Buscábamos dinero para empezar de nuevo,

no matamos a nadie.

Controle a sus defendidos, abogado.

Este tipo de bandas, definitivamente, es algo de la época pasada,

es, quizás, un recuerdo, si se me permite la expresión,

nostálgico del crimen de aquellos años.

Madre mía, este caso parece sacado de una película

de policías y ladrones, de esas americanas.

Y ahora, acompáñennos en un nuevo caso.

Presten atención, y no pierdan de vista ninguna pista.

¿Quieres ganar el libro del sesenta aniversario de "El Caso"?

Por Juan Rada, descúbrelo en el capítulo de hoy

y responde: ¿qué pista descubren grabada en un magnetofón?

  • Capítulo 8

Las claves de El Caso - Capítulo 8

03 may 2016

El programa repasa los sucesos que han inspirado la serie El Caso. Crónica de sucesos, y también otros casos, que forman parte de la historia negra de este país.

ver más sobre "Las claves de El Caso - Capítulo 8" ver menos sobre "Las claves de El Caso - Capítulo 8"
Programas completos (13)

Los últimos 14 programas de Las claves de El Caso

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios