www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1652913
No recomendado para menores de 7 años La Señora - Capítulo 35 - Encarna se salva de ser interrogada en los calabozos - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Deténgala.

¡Mamá!

-¡Pedro, Pedro!

¡No! ¿Y mi madre? ¡Quiero verla!

-No puede ser.

-¡Hoy es mi comunión! Me prometió...

...que me llevaría al paseo. ¡Vicenta!

-Volverá pronto, cariño. Entonces podrás ir al paseo.

-Pero ¿dónde se ha ido?

-Tu mamá ha tenido que irse...

...a una importante reunión de trabajo.

Pronto volverá y no querrá verte así.

-¿Por qué no sales...

...al jardín a jugar? -Anda, ve a jugar.

Rosalía te lleva la merienda.

-Sabe que algo va mal. -¿Cómo no lo va a saber?

¡Su madre está en la cárcel!

-¿Se sabe algo más? ¿De qué la acusan?

-De injurias a la Corona y al Ejército.

Escribía artículos bajo seudónimo para un periódico revolucionario.

-Tú sabías lo que hacía Encarna, ¿no?

Y no hiciste nada.

-¡Era su decisión! -Una decisión...

...que la pone en peligro a ella y a la familia.

Y tú lo sabías.

Tenías que haberle quitado esa idea.

-¡Lo intenté! -Pues no fue...

...suficiente. Debiste cuidar de ella.

Reza lo que sepas para que no le pase nada.

¡O te tocará explicárselo a su hijo!

Pasos de gente que se aproxima

Alguien abre la puerta de la celda

¡Este sitio es una vergüenza!

No te hagas la remilgada: todo el mundo sabe de dónde vienes.

Por eso sé qué es lo que pasa aquí.

-Para salir, dinos quiénes forman...

...el comité republicano. ¿Qué habéis hecho con Serrano?

-Tu editor nos está siendo de mucha utilidad.

Su lengua va más deprisa que tu pluma.

¿Qué le habéis hecho? ¡Quiero verle?

¡Exijo ver a mi abogado! ¡No podéis...!

-¡Habla solo cuando se te pregunte!

¿¡Entendido!?

-Bien.

Bien, Fernando.

Veo que lo tienes todo controlado.

Voy a hacerle una visita al editor.

Cierran la puerta

¡Ay, no puedo más!

¿Le hacen a Encarna lo mismo que a ti?

-Encarna aguantará. Confía en mí.

¡Es fuerte y sabe por qué lucha!

-¿Luchar?

¡Estoy harta!

¡Estoy harta de vuestras reuniones e ideas!

¡Mirad dónde han llevado a mi hermana!

¡Y os llevarán a todos...

...si no despertáis!

-Luchamos...

...por la libertad.

-¿Y quién lucha por la de ella?

¿Tú?

¡Fuera!

¡Fuera de mi taberna!

-Controla a tu mujer, Salvador. -¡Largo!

Visitación llora

-Quizá Ángel llegue donde nosotros no podemos.

Lo siento. Tenía que parecer creíble.

¿Qué está pasando, Fernando?

Presionan al editor para que delate a todos los enlaces que conozca.

¿Está en peligro?

Quejidos y golpes

No lo tiene fácil.

Quería denunciar al Ejército por detención ilegal.

¿Y eso es malo? Sí.

El Ejército no puede verse involucrado en algo así.

E intentarán evitarlo. De hecho,...

...nadie sabe que está aquí. Encarna,...

...debes tener cuidado. Esto aún tiene arreglo. Muéstrate solícita.

Es el único modo. No dejaré...

...que te dañen.

Pasos

¿Cómo he de decírselo? ¡Soy la marquesa de Castro y su cuñada!

Hugo...

No me deja pasar.

Son las normas, Victoria.

Será mejor que te vayas.

Se trata de Encarna.

Podemos hacer una excepción.

No hay excepciones.

Es un asunto muy serio, Victoria.

Vengo a ver...

...a doña Encarna.

Soy su confesor.

Que pase.

Solo él.

Me ha avisado mi hermano.

No me dejan entrar a verla.

He de saber cómo está. De Pablo, solo me quedan ella y mi sobrino.

Conviene tratar este asunto con cautela.

Espérame en mi casa.

Te diré qué pasa.

¡Gracias!

Prepare a la niña. Vamos a salir. -Sí, señorita.

-¿Dónde vas?

-Tenía que hablar con su padre.

-Ahora no.

-Lo siento, corre prisa.

El marqués me dijo que me ocupara de los...

Está esperando mis noticias.

-Pues luego se lo dices. Está ocupado y no quiere que le molesten.

-Ya...

Muy bien.

No creo que haya inconveniente en...

...esperar un poco más.

-Gracias.

-De nada.

¡Mira que poner al rey de vuelta y media!

-¿Al rey?

-¡Al rey! ¡Que manda "carallo"!

-Será mejor que me vaya ya, que con todo esto...

-Se te va a caer la noche encima.

-No empiece, tía.

-Rosalía, el otro día me contó Anselma,...

...la de los Arriaga, que algo atacó...

...a una de las criadas.

-¿Cómo que la atacó?

-Fue muy rápido y no lo vio, pero se le echó encima y la tiró al suelo.

Era muy fuerte. Por suerte, pasaron...

...unos cazadores y huyó.

-¡Son imaginaciones!

-Los gruñidos que oyó y los rasguños que tiene...

...no son imaginaciones. -No me asuste.

-¡Rosalía, quédate a dormir aquí,...

...por favor! Justo, díselo tú.

-¿Y Pío?

-En esta situación, es mejor que te quedes.

Tranquila, mandamos recado a tu marido...

...lo antes posible.

-¡Anda, mi "neniña"!

La noche no está para andar por ahí y ya tenemos bastantes desgracias.

-Está bien.

-Coge un mandil...

...y ayúdame a preparar la cena.

Lo pasarías muy mal al morir tu padre.

Yo también perdí al mío. Sé lo que se siente.

Ángel me hablaba con cariño de tus progresos con las monjas.

Decía que eras una niña especial.

Ya no soy una niña.

¡Ángel!

¿Has sabido algo?

¿No le has ofrecido nada a la señora?

Ve a la cocina y trae café, por favor.

¿Está bien?

Bien. Teniendo en cuenta las circunstancias.

¡Tienes que ayudarla!

Puede comprometerme ponerme a favor de Encarna.

Tu marido puede mover hilos.

Y su pariente es el nuevo gobernador.

¿Por qué me pides esto a mí?

¡Tienes razón!

Yo también tengo lazos familiares con ella.

Tranquila.

Haré lo que esté en mi mano para sacarla.

No, gracias. Se me ha revuelto el estómago.

Querido, tardabas tanto que hemos cenado sin ti.

-Ya, disculpadme.

Lo siento, mi niña.

Ese arresto me trae de cabeza.

Y no tengo mucha hambre.

-¿Y Encarna?

-Ten cuidado, Hugo.

Se complicará todo aún más si sigue presa.

-¿Teme que los negocios se resientan, padre?

-No creo que a Gonzalo le importe su cuñada,...

...pero la publicidad no conviene.

-La gente debe saber lo que le puede pasar si hace como Encarna.

Ser blandos en lo del aeródromo les dio alas.

-¿Y qué piensas hacer?

-Es mejor cambiar de tema.

¿No crees?

Y más en estos momentos.

¿No se lo has dicho?

-Te estaba esperando.

-¿Qué pasa?

-Isabel está en estado.

Lo supimos ayer mismo.

Ríe el padre de Hugo

Buenas noches. Ahora subo a arroparte.

Dale un beso a papá.

¡Venga!

Aurora, dale un beso.

Ahora subo. Deja la luz encendida. Sí.

¿El señor Alonso se ha acostado? No ha llegado aún.

Pero el cuarto está listo. Bien, gracias.

Vamos, cielo.

¿Sabes algo de Encarna?

No. No me dejaron entrar a verla.

Pero sé que está bien.

¿Y cómo lo sabes si no has podido entrar?

Me lo dijo Ángel.

¿Le has pedido ayuda?

Estaba allí.

Tenía acceso a la celda. ¿Qué iba a hacer?

Gonzalo resopla

Tu cuñada nos humilla públicamente...

...y la intervención del legado solo empeora las cosas.

Me hablas de apariencias.

¡Hablo de que deberías haberme pedido ayuda a mí!

¡Yo soy el cabeza de familia y nadie debe usurpar mi lugar!

¡Tu influencia es mucho mayor que la de Ángel, pero no haces nada!

¿Por qué?

Creía que después de todos estos años me conocías,..

...que me entendías, pero veo que no.

Que no lo haga público...

...no significa que no hable con las autoridades...

...para intentar arreglarlo.

Pero ¿por qué no me lo has dicho?

Porque no quería verte envuelta ni crearte falsas expectativas.

No puedo verte sufrir.

Lo siento.

¡Victoria!

Nadie te quiere como yo.

¡Nadie!

Nadie sería capaz de hacer lo que yo haría por ti.

¡Confía en mí!

Solo en mí.

Debemos sacar a ese hombre de nuestras vidas.

"Enhorabuena, Hugo".

Y no solo por tu paternidad. Sospecho que el nuevo gobernador...

...sabrá apreciar tu firmeza en el caso de Prometeo.

Brindemos por la perpetuación...

...del apellido Viana.

¡Padre Ángel!

Únase al brindis.

Un nuevo cristiano viene al mundo.

¡Enhorabuena!

Pero no puedo porque una feligresa...

...está presa sin garantías.

-Las vilezas propagadas por Encarna...

...no tienen nada que ver con la Iglesia.

¡Pero tiene derecho a ver a su familia!

Y está retenida...

...sin que haya cargos contra ella. Su actitud le honra.

Interceder por quien quiere dañar a la Iglesia es un ejemplo de caridad.

Pero algo arriesgado.

No se trata de caridad, sino de amplitud de miras.

La situación ya es lo bastante mala...

...como para empeorarla aún más. ¡El Ejército sabrá hacerle frente!

Y controlar los desmanes causados por esas proclamas.

Por ahora no lo logra. ¡Cómo osa!

Solo queremos que los intereses de la Iglesia no se vean amenazados...

...por una huelga.

Ya las tuvimos antes.

El legado no quiere ofender al Ejército.

¿No es así, padre?

El arresto de Prometeo...

...ha exaltado aún más los ánimos.

Incluso se dice que tienen secuestrado al editor.

¡Eso son injurias! Haré que busquen...

...a Serrano hasta dar...

...con él. En cuanto a Encarna,...

...padre, no se preocupe:

se la entregaremos al juez.

Yo espero fervientemente...

...que, pese a la gravedad de sus delitos, el juez sea benévolo.

Así lo espero.

Señores...

-Un claro ejemplo de que el hábito no hace al monje.

Bueno,...

...brindemos.

¡Cuidado, no estamos solos!

-¡Tú me has llamado!

-Tengo algo que decirte.

-¿Y mis gafas?

¡Fernando! ¿Cómo estás? Supongo que vienes a felicitar...

...a la feliz pareja.

¿Mi hijo no te ha dicho nada?

¡Por fin voy a ser abuelo!

Qué, ¿no vas a decir nada?

-Sí...

¡Sí, por supuesto!

Mi enhorabuena, don Álvaro.

Isabel,...

...os deseo lo mejor.

El padre estará emocionado.

-Quería hacer unas compras. ¿Podrías acercarme al centro en tu coche?

-De eso ni hablar.

No harás ningún esfuerzo...

...hasta que veas al doctor.

Lo hará todo Dolores. ¡Dolores!

-Bien, si me disculpan...

Tengo que...

Tengo que resolver un asunto...

...que ha esperado demasiado tiempo.

Cuarto y mitad, pero no menos, que luego no me llega.

Hija, ¿sabes algo de tu hermana?

-Ya me ocupo yo, anda.

-Vete a descansar un rato.

-Vamos, no nos dejes en ascuas.

¿Y esa chica no vio quién la atacaba?

-Ver, no vio, pero oír, sí que oyó.

Como si le gruñeran.

-Era un bicho.

-Un animal no anda como un hombre. -¡Bah!

-Tu tía tiene razón: es un "lobisonte", como ella dice.

-"Lobishome", Ludi. "Lobishome". -Pues eso.

Hombre y bestia.

¡Y tú por los caminos!

¡Ay!

Díselo a Pío.

-Pero ¿cómo se lo voy a decir?

No me dejaría seguir sirviendo en la casa.

-¡Peor es que te ataque!

-¡Que no, Ludi!

¡No me vuelve a encerrar en esa casa! ¡Antes muerta!

-¿La vez? -Nosotras.

-Tú...

...trabajas para el padre Ángel, ¿verdad?

No, que como no te habíamos visto mucho por aquí...

Se oye abrir una puerta y pasos

Hay que parar esto, Gonzalo. Y es tu socio.

Tranquilo.

A la hora de tomar partido, sabrá cuál es su lado. Se juega demasiado.

¡Alonso!

-Espero que no te moleste.

¡Por favor, estás en tu casa!

Señor Viana.

¿Gustan?

No. -No, gracias.

-Veo que seguís a vueltas con esas detenciones.

Y tu mujer se está poniendo nerviosa.

Ya, bueno...

Aunque sea mi cuñada, se merece un escarmiento, ¿no?

No quiero que cause más molestias a esta familia.

Debería retractarse de lo publicado.

Así los republicanos entenderán el mensaje.

Descuida, se retractará.

-¿Y qué hacemos con el editor?

-Ese hombre debería quedar en libertad.

Por desgracia, a menudo ocurren muchos accidentes.

Los caminos son muy peligrosos.

Además, no sería oportuno...

...que tu toma de posesión quedase empañada.

La ciudad me apoyará.

Seguro, pero un artículo en tu contra... podría resultar incómodo.

Cierto.

Pero eso no pasará,...

...¿verdad, mi comandante?

-No pasará, señor gobernador.

Y ahora, si me disculpan,...

...tengo asuntos que atender.

Has hablado como lo hubiera hecho yo.

-Tengo que tomarme en serio mi nuevo papel.

Bueno, esta ciudad lleva mi apellido.

Todo va a cambiar, Gonzalo.

Para bien.

¿Güisqui?

Sí.

Ensíllame la yegua. Quiero montar.

-Lo siento, señorita. No puede ser.

-¿Y eso por qué?

-La yegua no puede salir hoy.

-¿Le pasa algo?

-Está con el semental de los Covarrubias.

Lo han traído hoy para que la monte.

-Ah...

¿Y van a tardar mucho?

-En determinados asuntos...

...no es cuestión de andarse con prisas.

Solo hay que esperar y todo saldrá bien.

-¿Y por qué estás tan seguro?

-Si quiere,...

...se lo enseño cuando termine.

-No, no me parece apropiado.

-¿Apropiado?

¿Y desde cuándo lo natural no es... apropiado?

A mí me parece lo más lógico.

-Mi caballo.

-Sí, señor. -Tráelo, venga.

Carlota...

¿Y esa cara?

-Que me temo que... hoy no habrá paseo para mí.

-¡Vaya!

¿Y qué podemos hacer para entretenernos?

Música del tocadiscos

Cárguelo en mi cuenta.

Tráigame otra.

Hugo...

Tenemos que hablar de Isabel.

-Sabría que vendrías a verme al enterarte.

-Hugo...

Isabel es una mujer decente. Todo... Gracias.

Lo que ha pasado...

-Espera, espera, espera.

¿Crees que el hijo es de otro?

¡Por Dios, Fernando!

Isabel jamás me sería infiel.

-¿Y cómo...? -Hemos hallado...

...una solución.

En una merienda,...

...Isabel supo que una dama de Madrid venía al balneario de Mondáriz.

"Ya sabes lo que eso significa a veces".

"Se había quedado embarazada de su amante".

"Pensaba entregar el hijo a las monjas tras el parto".

-"No entiendo. ¿Qué tiene eso que ver con vosotros?".

-Gracias por venir.

-Hermana.

Siéntese.

"Hemos hecho algunas gestiones y la dama accede...

...a que criemos a su hijo".

"Solo falta que nos digan cuándo".

-Ni la madre ni nadie...

...debe saber quiénes somos.

-"Así que todo es mentira".

-¡Bueno, es la única forma!

Los rumores no iban a cesar.

Y al final se sabría la verdad.

-Hugo, creo...

Creo que has ido demasiado lejos.

¿Isabel está de acuerdo?

-Isabel sabe que yo no soportaría la decepción de mi padre.

Antes me pego un tiro, Fernando.

Además, hacemos una buena obra.

A ese niño no le faltará de nada.

-¿Y cómo vas a hacer que nadie se dé cuenta?

-Fingiremos el embarazo.

Ella desaparecerá...

...unos días y después diremos que el parto le sorprendió fuera.

Volverá con el hijo...

...y seremos felices.

-Veo que lo tienes todo previsto.

-Sí.

Solo tú y una monja sabéis nuestro secreto.

Más que nunca necesito tu discreción y silencio.

-Guardar esos secretos te quema el alma...

...poco a poco.

Al final querrás que se sepa todo.

Créeme,...

...sé lo que digo.

-Fernando, júramelo.

Si no lo haces por mí, hazlo por Isabel.

Ella no tiene la culpa.

¡Júramelo!

¡Júramelo!

¡Magnífico!

-¿Entiende de música?

-Me educaron para amar la belleza.

-¿Toca?

-Sé lo que me gusta y lo que no.

Pero mis manos están hechas...

...para la caza.

No son como las tuyas.

-Gracias, pero exagera. Aún he de practicar mucho.

-Entonces deberías centrarte en ello.

Y olvidar tus visitas a los establos.

-No, no podría: adoro montar.

-¿Sabes que han traído un semental para la yegua?

Hay que aprovechar que está en celo.

Al principio estaba recelosa y se hacía de rogar.

Así que los mozos la han obligado.

Luego se ha dejado hacer y todo ha ido bien.

-No entiendo por qué han de obligarla si no quiere.

-Quiere.

Quiere aunque no lo reconozca.

Es su naturaleza.

Lo quiere más que a nada.

Solo hay que buscarle un semental adecuado.

Digno de su pedigrí.

Es para ella. Ha llegado la hora de conocerla.

Se la entregarás directamente, o a alguna criada de confianza.

Gonzalo no debe saberlo antes.

-¿Estás segura? No te dejará acercarte.

Sabes lo que puede hacerte.

-Sí, por eso hay que estar preparadas.

-¡Por Dios! ¡Es capaz de todo, y tú lo sabes!

-Tranquila, mema. Lo tengo todo previsto.

De la mano de las damas de esta ciudad...

...nuestro pasado se irá limpiando. Ese pequeño detalle...

...a Gonzalo le da igual; para mí...

...es fundamental.

Porque haré lo que sea para recuperar a mi hija. Toma.

No puedes dormir.

Yo tampoco. Quizá una copa nos ayude.

Buena idea.

¿Un güisqui?

Por favor.

Tus negocios con los americanos te crean muchos problemas.

No es nada grave. No te preocupes.

A costa de aliarte con quien no te conviene.

Aquí enseguida le cuentan a uno lo que te une al nuevo legado papal.

Ni más ni menos que tu mujer.

¿Crees que no sé dónde me meto?

Lo que no creo es que te tragues un sapo tan grande.

Te guardas un as debajo de la manga, pero ¿cuál?

Un buen jugador nunca enseña sus cartas, ¿no?

Eres bueno, muy bueno. De los mejores que conozco.

Pero a veces las grandes cuestiones no te dejan atender a los detalles.

¿A qué detalles te refieres?

Tienes una hermosa hija en edad de enamorarse.

Cásala antes de que un arribista se aproveche de su inocencia.

Lo dices por ti.

Se ríen ambos

Desgraciadamente, no.

Tu amenaza viene de las caballerizas.

¿De qué me estás hablando?

¿Tienes sed?

Por favor.

Debe ser muy duro estar entre tanta suciedad.

Sin apenas comer.

Y lejos de tu hijo.

¿Sabes?

Los niños crecen muy deprisa.

Y enseguida olvidan a la gente que no ven.

¿Cuándo me sacarán?

Si pones de tu parte, saldrás mañana.

Ya les he dicho que no conozco a nadie del comité.

Escribo los artículos por mi cuenta. ¡No mientas más!

O me arrepentiré de lo que iba a proponerte.

Fírmalo y podrás abrazar a tu hijo.

Tu último artículo. Saldrá en todos los diarios.

¡Reniego de la República y juro lealtad al rey!

A cambio, el juez te soltará.

Si vuelves a hacer...

...campaña a favor de esas ideas, irás a la cárcel.

¡Jamás firmaré esto! Puedes matarme si quieres.

¡Soldado!

¡Agustín!

¡Agustín!

¡Agustín!

-¡Encarna!

Pensé que ese niño era mío.

-Sabes que eso es imposible, Fernando.

-Llegué a pensar que podríamos marcharnos. Lejos.

Aún estamos a tiempo de hacerlo, Isabel.

Acabemos con esta farsa.

Podemos ser felices juntos, sin necesidad de escondernos.

-Sabes que eso es una idea muy bonita,...

...pero nada más.

Los dos tenemos nuestra vida.

-Ese niño lo cambiará todo.

No tengo familia ni hijos.

Y no puedo aspirar al hecho.

He sacrificado todo por ti.

-Lo sé, mi amor.

Y sé lo que eso duele.

Pero ahora no tenemos otra salida.

Yo estoy casada con Hugo.

Y me debo a él.

Aunque mi corazón sea tuyo.

Lodi, ¿sabes para qué me quiere el marqués?

-No, te espera en su despacho.

¡Antón!

Tengo que ir al mercado, ¿me acompañas?

-Voy a hablar con el marqués.

-Ha llegado esto para usted.

-¿Para mí? -Sí.

-¿Seguro que es para mí?

-Sí. Lo ha traído un mozo muy guapo.

No creí oportuno despertarla. Me dijo claramente que era para usted.

¡Es preciosa, señorita Carlota!

-La habrá mandado traer mi padre.

¡Muchas gracias! Puedes retirarte.

¡Ludi!

-¿Sí?

-¿Por qué ha ido el mozo de cuadras al despacho?

-El señor marqués quería hablar con él. Pero no sé nada más.

-Muy bien.

-Iba a herrar los caballos, pero todo se complicó.

Mañana... No te he llamado por eso.

Acabas de entrar a mi servicio y quería saber si estás contento.

Sí.

Y, de hecho, le estoy muy agradecido.

Entonces, ¿por qué me faltas al respeto?

¿Qué le he hecho yo, señor?

Has ido demasiado lejos, infeliz.

Mi hija está fuera de tu alcance.

¿Cómo que su hija?

¡A mí no me subestimes, cabrón! ¡Conozco bien a los de tu calaña!

¡No sabes dónde te has metido!

¡Yo no la busqué!

Pero ¿qué insinúas, malnacido?

¡Recoge tus cosas y lárgate!

¡Y no vuelvas a acercarte a ella!

(ALICIA) "Le ofrezco mi casa...

...para elaborar uno de nuestros diseños".

"Con esta tela o con la que elija".

"Nada me haría más feliz que recibirla".

¡Basta! ¡Basta, por favor!

¡Firma!

-¡No firmes!

¡No firmes!

-¿Vas a dejarle morir?

-¡No lo hagas!

-¿¡Te has vuelto loco!? ¿¡Te has vuelto loco!?

Pensé que el padre Ángel te atendía, hija.

-Él no se ocupa de estos asuntos, padre.

Y prefiero mantener otro confesor.

-¿Y cómo has ofendido a Dios?

-Me he dejado llevar por la ira.

-¿Contra quién?

-Contra una mujer que persigue la desgracia...

...de un ser querido. Lo daría todo...

...para evitar su sufrimiento.

-¿Lo haces por amor?

-Sí, padre.

"Todo transcurre según lo pactado".

"La sociedad es un hecho y la producción marcha a buen ritmo".

"Realizaremos el suministro en los plazos acordados".

"Sé que Gonzalo aún desconfía,...

...lo que me obliga a estar alerta".

Aprovecharás la confusión durante la inauguración del dispensario...

...y luego desaparecerás.

¡Antes de que acabe el día, las campanas doblarán por ese cura!

Suena el piano

"Pronto el marqués necesitará más dinero".

"Y yo seré el único que esté de su lado".

Está muy cansado.

Debería retirarse ya.

Estoy bien, Carmela.

Mañana necesitaré que eches esta carta temprano.

Yo me quedaré a su lado.

Le haré compañía.

Le he hecho una sopa riquísima. ¡Qué hambre habrá pasado la pobre!

-He preparado el baño y ropa.

-No han llegado aún.

-¡No lo entiendo! ¡Justo se fue hace dos horas!

¡Ya están ahí!

¡Encarna!

(LEE) La República no es sino una mentira...

...que nos hundirá a todos en el caos.

(LEE) Por eso pido perdón al pueblo...

...y entierro la pluma que escribió tales sacrilegios.

(LEE) Dios guarde al rey muchos años.

-Así perdemos todos.

-¿Cómo está?

-De vuelta en casa. Visi ha ido a verla.

-Se creen que nos pueden mangonear, pero se equivocan.

¡Se equivocan!

¡No nos vamos a arrodillar ni a bajar la cabeza!

-¡Eso es!

-Sí. -Tenemos que hacer algo.

-Que sepan que no pueden comprarnos. -Dejemos claro...

...al gobernador quiénes somos.

¡Hay que reventar...

...la inauguración! -¿Con el ejército desplegado?

-¿Y qué les diréis a vuestras familias cuando os fusilen?

-Ya no vale ser cobarde.

-Escuchad.

Encarna está a salvo.

Hemos perdido una batalla, sí.

Pero la guerra será larga.

¡Debemos actuar con inteligencia o la República solo será un sueño!

Debemos actuar.

¡Pero con cabeza!

"Timbre"

Timbre

Voy.

¡Señorita Carlota!

¡Alicia!

-Veo que ha recibido mi regalo.

Si me acompaña, le enseñaré nuestros modelos.

-Lo siento, no me interesa. Vengo a devolvérselo.

-¿No es de su agrado?

-Lo es el no saber qué quieren de mí.

-Déjanos solas.

Si tiene la bondad...

-Nadie habla abiertamente de este sitio.

Me costó averiguar por qué.

-También le habrán dicho que todo eso quedó atrás.

Esta sala era muy distinta cuando tú estuviste aquí.

¿Te acuerdas?

Fue antes de marcharte a Europa.

-Me acuerdo de mi padre...

Y de usted.

Mi padre me dijo que no me acercara.

Que era peligroso para mí.

¡Tengo que irme!

-¡Carlota, espera!

¡Espera!

Este era el color de tu pelo cuando tenías seis años.

Mandé que te lo cortasen...

...para hacerme un poco la idea de cómo eras.

Y para saber si tu pelo tenía el mismo color que el mío.

Mira, mamá, es la India, pero el elefante me ha salido mal.

Te ha salido muy bien, ¿a que sí, Visi?

-Mucho.

¡Cómo te he echado de menos! -Yo también.

Te prometo que no volveré a irme nunca más.

¡Victoria!

¡Tía Victoria!

Hola. -Vamos, Pedro.

Vamos a jugar al jardín.

Lo siento.

Lo importante es que estás aquí.

Si no llega a ser por Ángel y Gonzalo...

Yo no quería firmar ese artículo, pero no podía hacer otra cosa.

Iban a matar a palos a ese hombre.

Tienes que intentar olvidar y seguir adelante.

¿Cómo?

He fallado.

Os he fallado a todos.

¡Me siento cobarde!

Timbre

Salvaste a un hombre.

Me prometieron que lo pondrían en libertad y no sé nada de él.

Esperará a estar a salvo para comunicarse contigo.

Puerta

Intenta descansar.

Te vas a sentir mejor.

"Pero ¿estás seguro, Alonso?".

Sí. Como gobernador, tendré mi propia casa.

Además, no es conveniente.

¿Conveniente?

Nunca me he casado.

Y he tenido oportunidades, bien lo sabe Dios.

Las he desperdiciado todas.

Pensaba que sería eternamente joven.

Ese comentario es impropio de ti.

No te resultará nada nuevo si te hablo de debilidad.

Tú la sentiste por Victoria.

Te pido formalmente...

...permiso para cortejar a tu hija.

¿A mi hija?

¿O a su dote?

¿Qué es la una sin la otra?

La esposa de un gobernador debe estar a la altura de este.

Y ya que no lo hace por título,...

...pues que lo haga con dinero.

¿Crees que en este caso tu sinceridad va a ayudarte?

Lo que motiva mi petición...

...es una sensación inesperada.

No pensaba...

...que me iba a pasar ahora.

Mi hija es sagrada. Ten mucho cuidado, Alonso.

¡Carlota!

Alonso se muda y no quería irse...

...sin despedirse de ti.

Ha sido un placer, Carlota.

Cuida tus manos.

-Igualmente, Alonso.

Espero que le vaya bien en su casa.

Y ahora, si me disculpan, me duele mucho la cabeza.

Parece encontrarse bien.

Está cansada, pero es comprensible.

Te mandé recado cuando la liberaron.

Lo sé.

Quería agradecerte lo que has hecho.

Era mi deber.

A la Iglesia no le conviene que las cosas empeoren.

¿Por qué niegas con tus palabras lo que dicen tus actos?

Porque es la verdad, Victoria.

No he hecho más que tu marido por liberar a Encarna.

No veo nada especial.

¿Sigues siendo el mismo?

Lo nuestro no ha destruido tu corazón.

¿Crees que sigues teniendo poder sobre mí?

Encarna es mi amiga y si me necesita,...

...allí estaré.

Si no se opone a mis intereses.

Y ahora mismo, Victoria,...

...mis intereses están junto a tu marido.

Buenos días.

Deja eso. No hará falta. -¿No cena la señora en el salón?

-No, está cansada. Se va a acostar.

Prepara un vaso de leche, anda.

-Pobrecilla.

¡Lo que habrá pasado allí!

¡Es como si hubiera envejecido 10 años!

-Eso le pasa por jugar con fuego.

-Pero ¿cómo puedes decir eso?

-Porque es verdad. Y si se lo hubieran dicho...

...en vez de alentarla, no estaría así.

-Dejadlo ya. -¡Lo que no necesita...

...son reproches! ¡Ahora hay que darle nuestro apoyo!

-Apoyarla no es solo hacerle mimos.

-¡Vicenta!

-¡Sabía bien que la cárcel no es un balneario!

Y puede dar gracias.

-¡No tiene corazón!

-Más que nadie.

"Pero lo esconde donde ya nadie puede hacerle daño".

-Tranquila, cariño.

Tranquila, que no te va a pasar nada.

¿Dónde te has metido todo el día? Yo no puedo sola.

-Perdona. No volveré a dejarte sola.

-Sí.

-Tenías razón.

Ya es hora de que empiece a pensar en nuestro futuro.

-¿Lo dices en serio?

-He mirado una casa.

Quizá con lo del aguardiente podamos permitírnoslo.

Quiero darte la vida que deseas.

-¿De verdad?

-Lo que le ha pasado a Encarna...

...me ha hecho pensar que tengo demasiado que perder si sigo así.

-¡Gracias, mi amor! ¡Gracias!

Alicia tararea una canción

"Risa de hombre"

Morenas azabache.

Con unas piernas que parecen las columnas del Partenón.

Y una mirada capaz de embrujar hasta al más recatado.

Así son las mujeres del sur.

-No parece hacer falta mucho para embrujar a Alonso.

-Señores...

Un asunto... muy importante me reclama.

Ríe

"Llaman a la puerta"

¿Sí?

-Alicia, un caballero quiere verte.

-Dile que pase.

-¿Es que vuelves a aceptar clientes?

-¡Ay, no digas sandeces y hazle pasar!

Debería saber que esta es ahora una casa decente.

-Quizá podríamos llegar...

...a un acuerdo satisfactorio para ambos.

-Si necesita aliviarse, en Riaño encontrará chicas.

-Solo quería presentarle mis excusas, y quién sabe...

-Una proposición demasiado atrevida para un caballero.

Imposible de aceptar...

...para una mujer tan ocupada.

-¡Qué lástima!

Acabo de llegar y quería hacer nuevas amistades.

-Acépteme entonces un consejo.

Busque la amistad de las chicas de buena familia.

Señor...

...conde de Villahermosa.

-Me cansa que se alargue el juego.

Además, tenemos cosas que celebrar:

Gonzalo confía.

-¿Seguro?

-Tiene otros problemas.

El señor Serrano ha sido puesto en libertad. No había por qué retenerlo.

Se lo transmitiré a su ilustrísima. Esto le tenía muy preocupado.

-¿Pasa algo, hijo?

¡No! Nada, padre.

Ya está aquí.

-¡Atención!

¡Fir... mes!

-Señora Viana, su belleza me ha dejado en blanco.

¿Cómo voy a recordar mi discurso?

Señora marquesa...

Estás bellísima.

"¿Tampoco ha ido hoy..."

...al periódico?

Entiendo.

Si se comunica con vosotros o con otros del partido,...

...le decís que Encarna Alcántara le busca.

Sí, que se ponga en contacto conmigo.

Gracias.

Cruje una rama

Gruñido

Crujen unas ramas

Rosalía grita asustada

Rosalía grita asustada

Que Dios bendiga esta casa.

"In nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti".

Amén.

En nombre de la ciudad...

...y de los presentes te invito a que inaugures este local.

Tu primera gran obra aquí.

Aplausos

Aplausos

-Señores..., señoras,...

...señoritas...

Esto simboliza lo que será mi acción de gobierno: por y para el pueblo.

El rey me encomienda...

...tal misión y prometo ejecutarla...

...con lealtad, justicia...

...y sabiduría.

Aplauden

Aplauden

-Y ahora en su honor oiremos la "Marcha militar".

Tocan la "Marcha militar"

Empieza a oírse también el "Himno de Riego"

Se oye el "Himno de Riego"

¡Paren...

...esa infamia! -¡A esa casa!

-¿Así nos protege el Ejército?

-Olvídate de la persona a la que sigues si no quieres acabar muerto.

¿Has entendido?

Rosalía jadea.

Jadea.

Gruñe.

Rosalía grita despavorida

¡Nooo!

¡No!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 35

La Señora - Capítulo 35

09 ene 2013

Gracias a la intervención de Fernando, Encarna se salva de ser interrogada en los calabozos.

Histórico de emisiones: 14/12/2009

 

ver más sobre "La Señora - Capítulo 35 " ver menos sobre "La Señora - Capítulo 35 "
Programas completos (38)
Clips

Los últimos 131 programas de La Señora

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Susy Sala

    Porqué no me dejan ver la serie en mi País Argentina?..si tengo que pagar, donde lo hago?

    26 ene 2018
  2. Helena

    Maravillosa serie, por que no la vuelven a echar, Angel y Victoria increïbles actores hacen un papel inmejorable, Grandes Rodolfo Sanccho y Adriana Ugarte me fascinan

    13 ago 2014
  3. Sergio Pérez

    ¿Alguien podría decirme el nombre la canción de piano que toca Irene de Castro en el capítulo 35 en el minuto 46:05 hasta el 47:40 aproximadamente?. Sería de agradecer. Un saludo.

    13 ene 2013
  4. laura

    una serie maravilllosa, Angel y Victoria me fascinan. Se nota que está rodada con esmero y con mucho talento. Me encanta

    10 ene 2013
  5. Blanch

    14 de abril. La República: amor y política No te pierdas los momentos culminantes de amor, pasión y rencillas políticas de la serie

    10 ene 2013
  6. juan Antonio.

    Creo que hay mas capitulos por lo menos hasta el 37.....

    10 ene 2013
  7. susana

    desde montreal canada estoy viendo " la senora " es una serie fantastica!!! lo que no comprendo lo del hombre lobo? no comprendo adonde viene esta historia, alguien me puede explicar? estado viendo la serie la republica que es la continuacion de esta pero no hay nuevos capitulos! alguien sabe cuando van a salir? muchas gracias !!

    10 ene 2013
  8. Ventanabgp

    La novela es maravillosa desde todos los puntos de vista. Hoy es 9 de Enero del 2013 y aún, con el paso de algunos años ha desencadenado una extraordinaria motivación en un grupo de seguidores aquí en el sur de la Florida. Creemos, porque lo hemos comentado en nuestros encuentros,que la credibilidad actoral es suprema,cada personaje en su posición dando lo mejor de sí...la inigualable SEÑORA tras el amparo actoral de dos contundentes personajes...ángel y el marques...y de ahí lo que se desprende de cada secundario.No existe uno, ni un solo personaje que haya pasado por alto para dejarnos sonreír, llorar ,soñar y reflexionar. Maravillosa, la esperamos con anciedad cada día. gracias por este regalo que nos ha ganado en preferencia

    10 ene 2013
  9. mar53153

    No lo puedo creer el capitulo 35 no se esta viendo completo que pasa? Ya casi para acabarse y no poder disfrutar lo ultimo de la novela desde Carolina del Norte USA x favor agan algo se lo agradeseria mucho de antemano

    09 ene 2013