La Sala La 2

La Sala

Sábado a la 01.15 horas (Madrugada del domingo)

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4325899
La Sala. Guggenheim - Anni Albers. Tocar la vista - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

El museo Guggenheim Bilbao, les presenta a Anni Albers,

"Tocar la vista".

Una exposición dedicada a esta pionera del arte textil

a lo largo de 70 años, que redefinió la figura del artista

como diseñador, inspirándose en la cultura precolombina

y trascendiendo las nociones de artesanía

y labor propias del género femenino.

(Música)

(Música)

Por un lado es una exposición que este año dedicamos

a una artista mujer, fundamental dentro del desarrollo

del arte moderno y contemporáneo del siglo XX.

Hemos seguido la trayectoria de Yoko Ono,

Niki de Saint Phalle, Bourgeois...

Ahora es una ocasión de reconocer o de reforzar el reconocimiento

de la obra de Anni Albers.

Es un artista que es una pionera

y fundamental para entender el desarrollo del arte en ese medio,

en arte textil y también en las artes gráficas y luego,

es una exposición que yo creo que refleja muy bien

otro de los aspectos fundamentales de la obra de Anni Albers,

que como persona que estuvo involucrada con la Bauhaus,

desarrolló toda su vida ese principio de democratizar el arte

y borrar las barreras entre el arte y el diseño.

Esa idea de realizar prototipos que luego pudieran posibilitar

que una obra llegara a todo tipo de personas.

El itinerario de la exposición constituye una aproximación

cronológica a la obra de la artista que nos permite observar

las conexiones entre períodos y series de trabajos diversos.

Anni Albers nace en Berlín el 12 de junio de 1899.

Su interés desde niña por el arte y lo visual,

la lleva a la pintura y a asistir a las clases

del pintor impresionista Martin Brandenburg,

quien la anima a seguir sus estudios artísticos.

Tras un breve paso por la Kunstgewerbeschule

de Hamburgo, en abril de 1922,

comienza a estudiar en la Bauhaus de Weimar,

donde conoce a Walter Gropius, Johannes Itten,

Georg Muche, Wassily Kandinsky, Paul Klee

o el que será su futuro esposo, el pintor Josef Albers.

En una industrializada Europa en la que el progreso tecnológico,

la masificación y la producción en serie

suponen grandes cambios sociales y económicos,

la Bauhaus promoverá una puesta al día de la producción

y los medios artísticos, vinculando las artes aplicadas y el diseño

a las artes mayores como la pintura, escultura

y arquitectura en este nuevo sistema.

En la Bauhaus, Anni Albers trabajó el textil

siguiendo las formas que en ese momento la Bauhaus

estaba proponiendo. Formas ortogonales, racionalistas,

pero aplicándolas al término de los tapices

que en ese contexto Anni Albers llamó colgaduras,

y también desarrollando una experimentación

sobre los materiales,

los métodos de composición de la trama y de una urdimbre.

La infraestructura, por así decir, de la tela.

Uno de los puntos fuertes de la exposición es precisamente

cómo a partir de esa idea del prototipo,

que predominó en la Bauhaus, prototipo para la industria,

logramos situarnos en puntos distantes del tiempo

con obras que se renuevan a medida que se van ejecutando.

Anni Albers ejecutó alguno de sus diseños mucho más tarde

y algunos de ellos los dejó listos para ser ejecutados póstumamente.

Aquí tenemos también algunos de ellos.

(Música)

En lugar de objetos preciosos, el artista pasa a concebir formas

y a producir diseños destinadas a mejorar nuestro entorno

y en definitiva, a nosotros como seres humanos.

Anni Albers yo creo que asimiló esos valores y esos conceptos

de una manera extremadamente profunda y coherente

y lo siguió desarrollando.

-Este es el último tejido pictórico de Anni Albers.

Ella lo realiza en plena conciencia de ser su último tejido pictórico,

no es un epitafio...

A pesar del carácter liberal

que teóricamente definía a la Bauhaus,

Albers tuvo que abrirse camino en un mundo de hombres.

Dado que su director Walter Gropius desaconsejaba que las mujeres

asistieran a las clases de metalurgia o carpintería

por considerarlas demasiado físicas,

Albers optó por los textiles.

Si bien definió la escuela como un lugar innovador

que permitía alejarse del arte académico,

sus intereses no pueden resumirse a un enfoque práctico e industrial

de la Bauhaus. "Lo que resultaba más apasionante de la Bauhaus

era que no había ningún sistema de enseñanza aún establecido", dijo.

"Y sentías como si dependiese solo de ti.

Debías encontrar de algún modo, tu manera de trabajar.

Esta libertad es, probablemente,

algo esencial que todo estudiante debería experimentar".

La selección de piezas de este período,

incluye dibujos preparatorios para textiles,

así como diversas muestras de su trabajo de investigación

de nuevas tramas en tejidos simples y funcionales.

Especialmente interesante resulta una muestra del tejido

con el que la artista se graduó en el año 1929,

que tiene la cualidad de ser aislante de la luz y del sonido

y que servía para vestir las paredes de una auditorio.

Estudiando en la escuela de la Bauhaus,

Anni conoce a su futuro esposo, el pintor Josef Albers,

con quien comienza a viajar por Europa.

Los viajes, de hecho, tendrán una importancia capital

en la vida y obra de la pareja.

Especialmente a partir del cierre de la institución

por el partido nazi en 1933.

Las autoridades consideraron que la escuela

era un nido de comunistas, liberales y subversivos.

Anni y Josef Albers dejarán Alemania rumbo a América ese mismo año.

La invitación para radicarse en los Estados Unidos

vino de Philip Johnson, joven arquitecto y ya por entonces

comisario del MoMA de Nueva York,

quien invitó a la pareja a ejercer la docencia

en el Black Mountain College.

Esta pequeña escuela experimental de arte

había sido fundada por Andrew Rice y Theodore Dreier,

profesores de Rollins College,

que frustrados con el sistema tradicional de enseñanza,

decidieron abrir un centro propio

donde ofrecerían una educación artística interdisciplinar

basada en principios de comunidad y colaboración.

Las artes plásticas eran la base del plan de estudios.

Los estudiantes vivían juntos y participaban en el mantenimiento

y desarrollo de las infraestructuras como los jardines o los huertos.

Se priorizaba la práctica sobre la teoría

y se estimulaba a los alumnos, tanto como a los profesores,

a experimentar con nuevos métodos y técnicas.

Sin el peso de la tradición europea,

Albers encuentra en América

un lugar propicio para la experimentación artística.

Ya allí, en Black Mountain College, en Carolina del Norte,

ellos se fían y se establecen para trabajar en esa comunidad

durante más de una década.

La artista tendrá la oportunidad de desarrollar

muchos de esos conceptos que había comenzado a trabajar

en la Bauhaus, pero también de meter conceptos nuevos,

de aplicar esos conceptos a situaciones nuevas,

establecer nuevas colaboraciones.

Aquí tenemos una selección de las joyas

que realizó colaboración con Alexander Reed,

que también estaba en Black Mountain College,

y tenemos muchos de los tejidos pictóricos que ella produjo.

El tejido pictórico es un concepto muy importante en el trabajo

de Anni Albers porque es la forma con la cual ella se enfrenta

a la dominación de la pintura de óleo sobre lienzo.

(Música)

Efectivamente, los tejidos de Anni Albers no están pintados,

están tejidos con motivos abstractos que la ayudan a liberarse

de la rigidez rectilínea de la Bauhaus,

conectándola además, con las tradiciones antiguas

del textil, principalmente las mesoamericanas y andinas,

producto de los viajes que realiza con Josef

por toda Latinoamérica, donde entabla amistad

con Luis Barragán, Clara Porset o Xavier Guerrero, por ejemplo.

En la primera sala de la exposición, podemos encontrar una selección

de los tejidos pictóricos de Anni Albers.

Son obras con las que la artista

se confronta con la tradición pictórica en la modernidad.

Esta serie de obras, se inicia en los años

de Black Mountain College, como expresión de una concepción

de la forma y del color. Flexible y abierta,

lejana al racionalismo rectilíneo de la Bauhaus.

En estas piezas, podemos encontrar guiños a lo paisajístico y también,

a ciertas formas icónicas del mundo precolombino, por ejemplo.

Muchos de los materiales procedentes de Europa que Albers

lleva a América, sufren daños en el viaje

y dado que la escuela se encuentra en medio del campo,

los recursos resultan escasos.

Esta situación, unida a su innata curiosidad,

la lleva a experimentar con el uso de materiales vegetales

como el yute, el cáñamo, las hojas de eucalipto, el maíz,

la hierba, y otros de carácter industrial

como el hilo de rosca metálico

con los que descubre diferentes texturas.

De este modo, a partir de materiales profanos como las horquillas

o cadenitas de tapones de lavabos,

la artista confecciona bellísimas joyas

presentes en la exposición que no se han mostrado nunca en público.

(Música)

En 1949 Albers expondrá en varios museos norteamericanos

protagonizando la primera muestra dedicada a un diseñador

en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Y posteriormente se trasladará junto a su marido a Connecticut,

donde realizará muchas de sus obras de madurez.

Además de dar forma a sus teorías sobre el textil,

incluyendo su libro "Del tejer"; cuya edición ampliada

se publica con motivo de la presente exposición.

(Música)

(HABLA EN INGLÉS)

(Música)

La galería 306 cuenta con un gran número de tejidos pictóricos

realizados hasta 1968.

En los que se puede observar la perfección formal del tratamiento

de tramas y urdimbres por parte de la artista.

Que se apropia de las preocupaciones que atañen a la pintura moderna

y abstracta. Llevándolas al terreno de la producción textil.

En la sala 307 encontramos diversas series gráficas como "Domberger".

Donde proliferan los esquemas triangulares y romboidales.

Formas que se alternan con otras dominadas

por líneas curvas e irregulares.

Yo resaltaría dos valores en su trabajo.

Y unos valores además extremadamente importantes.

Uno es la versatilidad, y el otro es la tenacidad.

Anni Albers entró en la Bauhaus

queriendo ser pintora; era muy jovencita pero tenía esa idea.

Se encontró en el taller textil y lo primero que hizo fue

convencerse a sí misma de que ahí había una posibilidad de trabajo.

Y se convirtió en una gran artista textil, en una gran pionera.

Pasaron los años y se encontró con otras limitaciones, limitaciones

físicas por su edad al trabajar el telar, y entonces

se dio cuenta de que tenía a su alcance un montón de procedimientos

gráficos que le permitían continuar con muchas ideas que ya estaban

en su obra. Después se encontró con otras limitaciones aún mayores:

que le temblaba el pulso, tenía 80 años pero ella seguía produciendo

trabajos artísticos.

Y utilizó el temblor de su mano como un nuevo generador

de formas en lugar de tratar de forzarse a mantener esa...

Ese racionalismo rectilíneo. Y esa pureza gráfica,

con lo contrario, con la irregularidad, con la discontinuidad.

(Música)

(HABLA EN INGLÉS)

(Música)

En la década de los 60 Albers se dedicará a investigar

los distintos campos de impresión gráfica.

Principalmente serigrafías, litografías y ediciones offset.

Buscará niveles mayores de complejidad.

Emparentando el dibujo con las tramas del tejido

y centrándose en las series. Laberintos, nudos, marañas de hilos,

que a veces son producidos en grandes cantidades

en colaboración con diversos fabricantes.

El objeto artístico se democratiza.

La separación entre arte y diseño desaparece.

Y en un ámbito dominado por el hombre, Anni Albers

se abre camino con delicadeza, pureza y empeño.

Albers, que falleció en 1994,

decidió a los 22 años que no merecía la vida que querían imponerle.

Tomó las riendas y peleó contra todo obstáculo que se le puso delante.

"Creo que el arte es algo que te hace respirar con una distinta clase

de felicidad", dijo. Y su legado permanece.

Hoy más vivo que nunca. (HABLA EN INGLÉS)

(Música de créditos)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

Estamos ante la obra "Tulipanes", de Jeff Koons,

es una obra que pertenece a la serie "Celebración".

Es una serie que empezó con una petición su galerista.

Y son imágenes todas ellas relacionadas sobre todo con

la infancia y las celebraciones. Por eso se llama "Celebración" la serie.

Y estas celebraciones, en este caso "Tulipanes",

lo que refleja es la primavera.

Justo antes de empezar la serie "Celebración",

había hecho la serie "Made in heaven" que fue una serie muy controvertida.

Y había presentado la figura de Puppy en Castle.

Y Puppy fue un gran éxito. Y lo siguiente que empezó a trabajar

fue esta serie, y fue mi complicado para él, porque desde el punto

de vista técnico es una serie muy compleja.

La obra que tenemos aquí detrás, "Tulipanes", es una obra realizada

en acero inoxidable.

En cierta manera es un contrasentido, porque son unos globos infantiles.

Son unos globos que permanentemente van a estar de fiesta, pero al mismo

tiempo son muy pesados. Por lo tanto, esa idea del globo liviano,

  • Anni Albers. Tocar la vista

La Sala. Guggenheim - Anni Albers. Tocar la vista

25 nov 2017

El museo Guggenheim presenta la exposición "Anni Albers, Tocar la vista" dedicada a la pionera del arte textil durante setenta años, que revolucionó el concepto de artista en el mundo.

ver más sobre "La Sala. Guggenheim - Anni Albers. Tocar la vista" ver menos sobre "La Sala. Guggenheim - Anni Albers. Tocar la vista"
Programas completos (65)

Los últimos 72 programas de La Sala

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios