La Sala La 2

La Sala

Sábado a la 01.15 horas (Madrugada del domingo)

Magacín cultural de información global producido por la Fundación Telefónica, donde se presentan sus colecciones, que abarcan desde pintura, fotografía, escultura, nuevas tecnologías...

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.5.0/js
3807102
Guggenheim - Francis Bacon - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

El Museo Guggenheim Bilbao, con el patrocinio de Iberdrola

en colaboración con Grimaldi Forum Monaco,

presenta a Francis Bacon, "De Picasso a Velázquez",

una selección de 50 pinturas que se cuentan

entre las más importantes y atractivas del pintor británico,

incluyendo numerosos trabajos

que apenas se han exhibido en público previamente,

junto a una treintena de obras de distintos maestros,

clásicos y modernos, que influyeron en su carrera.

(Música)

El museo tiene y ha tenido hasta hoy

una asignatura pendiente con Francis Bacon.

Francis Bacon es una de las figuras más importantes del arte

de la segunda mitad del siglo XX.

La Fundación Guggenheim, el Museo Guggenheim de Nueva York,

que tiene un gran tríptico de Bacon en su colección,

le dedicó una exposición hace más de 50 años,

de una manera muy precursora,

pero nosotros aquí, en el museo, no habíamos podido, hasta ahora,

poder dar, brindar a Bacon una exposición a su altura.

Esto es lo que hoy tenemos aquí, una gran exposición de Bacon

que, además de traer al museo 50 obras, de las cuales,

en su gran mayoría no se han visto nunca en España hasta ahora,

pone a Bacon en contexto y en relación

con artistas de las culturas francesas y españolas

que tuvieron tanta importancia y tanta trascendencia es su carrera.

(Música)

(Música)

(Música)

Francis Bacon es un perfecto reflejo de la Europa y el siglo

que le vio nacer, pintar y morir.

Nacido en Dublín en 1909,

criado en una acomodada familia británica que vivía en el campo,

recibió una educación cristiana, pero él siempre fue ateo,

no creía en la trascendencia espiritual.

Los iconos religiosos utilizados en sus pinturas

se refieren a cuestiones exclusivamente humanas.

Es, sin duda, el artista del siglo XX

que más se ha interrogado sobre la condición humana

y mejor ha trasladado esa obsesión a sus lienzos.

Profundamente existencialista,

fue, en todo momento, consciente de su fin.

Llegó a afirmar...

"Después de los 30,

lo único que hay, básicamente, es la muerte.

No es caer en la desesperación,

es darse cuenta de que la muerte está cada vez más y más cerca".

Muy lejos de abordar el tema de la crucifixión,

desde un punto de vista religioso,

Bacon lo reconoce en la historia del arte

como una expresión de dolor.

Dentro del relato religioso, el padecimiento religioso de Cristo

permite expiar el dolor de los pecados de toda la humanidad.

Pero para Bacon el sufrimiento del crucificado

es, precisamente, la imagen más clara de la crueldad

que el ser humano puede ejercer sobre sí mismo

y sobre los demás.

En un siglo XX marcado a sangre y fuego

por dos cruentas guerras mundiales

que dilapidaron la fe en Dios y en el ser humano,

Bacon encontró en la pintura

su modo personal de redención, purificación y trascendencia.

(Música)

Guardaba una relación muy íntima con el acto de pintar.

Contadas personas lo vieron pintar en su vida.

Aunque nunca escapó de las cámaras

y permitió que lo grabaran en su estudio,

nunca dejó que lo grabaran pintando.

Lo podemos imaginar entrando en su estudio,

auténtico campo de batalla del artista,

hoy en día, reconstruido minuciosamente en Dublín.

Este estudio era un estudio pequeño, estaba rodeado de todos los objetos

y todas las fotografías, los libros que le interesaban.

Había cierto caos y desorden.

Las paredes estaban llenas de pruebas

que había hecho para conseguir los colores.

Compró otros estudios, pero, curiosamente,

no pudo trabajar ellos a pesar de que eran más grandes,

tenían más luz...

Autodidacta, exigente, autocrítico,

destruyó la casi totalidad de sus trabajos iniciales.

El propio Francis Bacon afirmó que...

"Cuando trabajas, estás, en realidad,

siguiendo esa especie de nube de sensación en ti mismo,

pero no sabes lo que es en realidad

y se le llama instinto

y el instinto de uno, sea acertado o no,

se fija en ciertas cosas que han pasado en esa actividad

de aplicar la pintura al lienzo.

Yo creo que una parte muy grande de la creación

procede también de la autocrítica del artista

y, muy a menudo, yo creo que, probablemente,

lo que hace que un artista parezca mejor que otro

es que su sentido crítico es más agudo.

Puede no deberse a que esté más dotado en algún sentido,

sino solo a que tiene un sentido crítico mejor".

En esta exposición se pueden contemplar

algunos de los poquísimos cuadros de su primera etapa,

que sobrevivieron a su feroz sentido crítico,

en los cuales, es visible la enorme influencia de Picasso.

Esta obra es una referencia directa a pinturas similares de Picasso,

como una que se muestra en esta exposición.

Bacon emplea los mismos elementos y la misma composición

que el pintor malagueño para llegar a un lugar diferente.

(Música)

La exposición de Picasso en la Galería Paul Rosenberg en 1927

fue el impulso decisivo para Bacon, pero no la única influencia.

(Música)

Expulsado de casa a los 17 años, había estado en Londres,

había vivido en Berlín y París, iba al cine,

percibía los enormes cambios de la metrópoli,

lo veía todo, todo le influía.

(Música)

Bacon hablaba, por ejemplo,

del impacto que le había supuesto la película "El acorazado Potemkin",

de Serguéi Eisenstein, y, en concreto,

la secuencia de las escaleras de Odessa y el grito,

que años después recuperaría y lo utilizaría

en varios de sus cuadros,

incluyendo las versiones del "Retrato de Inocencio X",

de Velázquez.

Durante su estancia en Roma,

Bacon no quiso ver el cuadro del papa Inocencio X de Velázquez,

considerado uno de los mejores retratos de la historia del arte,

y prefirió seguir admirándolo en la reproducciones.

Bacon admitía el cuadro de Velázquez como una obra maestra,

pero buscaba, con sus palabras tardías sobre el mismo,

aclarar la fuerza revulsiva de su propia imagen.

"Oh, los papas...

Es un homenaje al que, para mí, es el más bello cuadro del mundo".

Fue uno de los motivos que más repitió

durante su dilatada carrera,

uno de los cuadros que más le influyó, sin duda.

En esta exposición,

como queriendo respetar el deseo del artista

de no ver nunca el original,

podemos contemplar una copia realizada

por Amédée Ternante-Leamire en 1846

en el cual se puede apreciar perfectamente la soledad del poder.

Es muy interesante, porque también el hecho de que elija

temas como el papa, el papa de Velázquez,

es una figura totalmente aislada en su poder,

que aparece con su ropaje

y no aparece rodeado de toda esa curia

que rodea al papado,

solamente, solo en su poder,

o "Cristo crucificado", que es una imagen también

de una persona en la absoluta soledad ante la barbarie.

Es una constante en la obra de Bacon.

Según Peter Beard,

el fotógrafo que trabajó durante cierto tiempo para él...

"Bacon era como un animal enjaulado

intentando llegar a la realidad de su aislamiento,

su lado salvaje, sus raíces y su negro futuro".

Al hacerlo, también logró llegar a la realidad del aislamiento

de cada ser humano.

Quitando las primeras obras,

que tienen mucha relación con la obra de Picasso, el cubismo,

que son obras que, probablemente, la gente cuando las vea se sorprenda,

porque no las van a identificar con Bacon.

Desde los años 40 hasta sus últimas obras,

la figura aislada es una de sus características principales.

La figura aislada que, incluso,

en las obras en las que hay dos o tres figuras,

rara vez se están relacionando entre ellas.

Cuando se producen estas relaciones, casi siempre se trata de figuras

que están o peleando o manteniendo relaciones sexuales,

pero no existe una narrativa

cuando las figuras están dentro de la misma obra, ¿no?

Exceptuando esos casos.

El filósofo francés Gilles Deleuze,

en su ensayo la "Lógica de la sensación"

sobre la obra pictórica de Bacon, afirmó que la pintura

no tiene ni modelo por representar ni historia por contar.

Pero no era esta una lectura a posteriori

que el propio artista no hubiera vislumbrado

durante su proceso de trabajo.

Escapaba conscientemente de la ilustración y la narración,

dos de los males que acuciaban a la pintura.

En su opinión...

"Creo que en el momento en el que aparecen varias figuras,

entras automáticamente en el aspecto narrativo

de las relaciones entre figuras.

Eso crea, de inmediato, una especie de historia.

Siempre conservo la esperanza de conseguir hacer un cuadro

con gran número de figuras sin una historia".

Incluso en los trípticos, huye de la narración.

Curiosamente, cuando trabaja los trípticos,

él no quiere que los trípticos se instalen unidos unos a otros,

lo que quiere es que exista una cierta separación entre ellos

y que vayan en marcos individuales.

Porque cuando Bacon trabajaba los trípticos en su estudio,

el estudio era tan pequeño,

que trabajaba cada parte del tríptico de manera individual,

nunca conseguía verlos juntos dentro de su estudio.

Entonces, primero hacía uno, luego otro y luego otro,

pero no los veía juntos en el mismo espacio.

Deleuze analizó detalladamente la estrategia de Bacon

para escapar de la ilustración y la narración.

"Entre dos figuras, se desliza siempre una historia

o tiende a deslizarse para animar el conjunto ilustrado.

Aislar es, entonces, el medio más simple,

necesario, pero no suficiente,

para romper con la representación, quebrar la narración,

impedir la ilustración, liberar la figura,

mantenerse en el hecho".

Bacon se consideraba un pintor realista.

Buscaba llegar a pintar la realidad más allá de la simple apariencia,

no edulcorarla mediante narraciones, mantenerse en el hecho.

Bacon ha sido uno de los grandes artistas

que han diseccionado la naturaleza humana,

tanto física como psíquica,

mediante la investigación

y la representación del cuerpo humano.

Para ello, recopila imágenes de muy diversas procedencias,

desde libros de medicina hasta fotografías de Muybridge,

pero, sin duda, su mayor influencia

fueron los artistas que le emocionaban,

que están reunidos en esta exposición.

(Música)

La modernidad de Bacon reside, sobre todo,

en esos cuerpos retorcidos de placer y dolor,

en las posturas forzadas,

la violencia infringida a los cuerpos,

pero en lo demás, sigue siendo un pintor totalmente clásico,

desde la utilización de un formato como el tríptico,

y la elección del tema como la crucifixión,

hasta la composición

o el tratamiento del espacio y la sombra.

(Música)

También era clásico su objetivo de mostrar

la íntima realidad y el carácter de la persona retratada.

Según Milan Kundera...

"Todos los retratos que jamás se han pintado

quieren revelar el yo del modelo,

pero Bacon vive en la época en la que el yo

empieza en todas partes a ser escurridizo.

Los retratos de Bacon cuestionan los límites del yo.

¿Hasta qué grado de distorsión un individuo sigue siendo él mismo?".

-En la exposición son muy interesantes,

porque empiezas desde uno de los retratos más tempranos,

donde la cara está totalmente desfigurada,

es imposible ver ninguno de los rasgos

de este personaje que está retratando,

hasta llegar al de Jacques Dupin, que es de los años 90,

donde, poco a poco, vemos

cómo cada vez vemos más rasgos de esas personas,

pero no son los rasgos que nos hablan de sus características físicas,

sino todo lo contrario,

son los rasgos que nos hablan de su personalidad,

y eso es lo interesante en los retratos de Bacon.

En uno de los ensayos más lúcidos sobre Bacon,

Milan Kundera escribió...

"Cuando un artista habla de otro, siempre habla de sí mismo

y en ello radica todo el interés de su opinión".

Picasso, Giacometti, El Greco, Goya, Soutine, Van Gogh, Velázquez,

todos ellos presentes en la exposición,

todos ellos revividos a través de Bacon.

(Música créditos)

(Música)

Hay dos autorretratos aquí, en esta sala,

un autorretrato más temprano, un autorretrato como más tardío.

Aparte de esto, tenemos tres series.

Una primera serie, que son las pinturas abstractas.

Después, una segunda serie que son los "computer paintings".

Tenemos en esta sala también la serie de los árboles,

desde el árbol 1

hasta dos árboles que ha realizado

justamente pocas semanas antes de la inauguración de la exposición.

(Música)

Guggenheim - Francis Bacon

19 nov 2016

Los últimos 61 programas de La Sala

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios