La noche temática
­ ­ ­ ­

La noche temática

Los sábados en la 23:00 h.

Síguelo también en directo en RTVE.es

Dirigido por: Cecilia Fernández

La Noche Temática comenzó su andadura en La 2 de TVE en octubre de 1995. A lo largo de su trayectoria, el programa ha conseguido unos índices de audiencia muy por encima de la media de la cadena y una aceptación por parte del telespectador que se ha mantenido prácticamente inalterable en el transcurso de los años.

La Noche Temática utiliza un formato poco habitual en la programación de las televisiones generalistas. Un formato interesante y distinto, abordar un mismo asunto desde distintas ópticas en una combinación de documentales, apoyado en ocasiones con largometrajes. Un espacio abierto a todos los conocimientos, que explora todas las corrientes de ideas, abierto a la innovación y al cambio.

Los contenidos de los documentales de La Noche Temática facilitan una mirada a los acontecimientos que han marcado el último siglo y a los asuntos que marcan las tendencias del actual. El programa invita cada semana al telespectador a perfeccionar sus conocimientos, a analizar los más importantes acontecimientos de la historia, a profundizar en los temas sociales, a conocer a fondo personajes relevantes, a descubrir otros horizontes y a entender otras culturas.

El equipo del programa utiliza una gran parte de sus recursos e infraestructuras en la búsqueda de las mejores piezas documentales que existen en el mercado mundial para proponer al espectador tanto obras originales como obras de patrimonio, nuevos talentos y valores seguros, formas sorprendentes y formas clásicas.

Este contenido solo está disponible para España y Andorra por restricciones de derechos.

4069555 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
No recomendado para menores de 12 años La noche temática - El reverso de la medalla - ver ahora
Transcripción completa

Cada año, el Tour de Francia

atrae a miles de espectadores a lo largo de su recorrido,

y a más de 1.000 millones de oyentes y telespectadores en 190 países.

Un clásico entre el Barça y el Real Madrid,

reúne a 400 millones de aficionados en todo el mundo.

En Estados Unidos, la Súper Bowl, la final de fútbol americano,

supera todos los índices de audiencia

con 110 millones de espectadores.

El deporte se ha convertido en el espectáculo más popular de la TV.

¿Pero sabemos realmente lo que ocurre al otro lado de la pantalla?

¿Cómo trata la industria de los espectáculos deportivos

a los deportistas, durante y después de su carrera?

Hoy día, los deportistas se supeditan

a las exigencias del mercado y a la ley del beneficio.

Más entrenamientos, más competiciones,

y sobre todo más victorias para complacer a sus fans,

a sus directivas y a sus patrocinadores.

Cuando un club compra a un jugador está haciendo una inversión.

¿Y qué significa hacer una inversión?

Significa que tiene que rentabilizarse.

La economía ha invadido el deporte.

En nombre del espectáculo,

la presión sobre los jugadores es cada vez más fuerte.

Si ellos quieren violencia sobre el terreno de juego,

los jugadores pagarán un precio por esa violencia.

En Norteamérica,

los jugadores de fútbol americano están enfermando

debido a los golpes en la cabeza que sufren cada temporada.

En Estados Unidos, más de 4.000 de ellos

han emprendido acciones legales contra sus ligas.

Ahora somos simples mortales.

Es como si cogiéramos a un superhéroe,

le quitáramos el traje, y no volviera a verlo nunca más.

Los jugadores viven en el presente,

no piensan en qué ocurrirá dentro de diez o treinta años.

En Italia y en Francia, lejos de los estadios y las cámaras,

jugadores de fútbol y otros deportistas

han tenido un destino muy distinto al de sus sueños de campeones.

En Alemania, hijos de nadadores nacen con malformaciones;

pagan el precio del dopaje impuesto por el estado a sus padres.

Los funcionarios sabían a lo que nos estaban sometiendo,

y conocían los efectos secundarios de aquellos productos.

Pero les daba igual, y eso es lo que no puedo comprender.

Ávida de hazañas, de récords, de palmarés,

la industria del deporte se ha vuelto implacable.

¿Cómo ha llegado a esto?

Hace mucho tiempo que el deporte

dejó de encarnar el placer del juego.

Una vez, fue una actividad lúdica y voluntaria,

hoy día se ha convertido en un poderoso sector económico.

Y la competición, en una floreciente industria.

El deporte beneficia a todos los actores económicos

que de alguna manera han invadido las canchas y los estadios.

Es decir, los accionistas, patrocinadores,

los fabricantes de equipación, las cadenas y emisoras;

que han creado una especie de cadena de intereses económicos,

de la que se espera genere una rentabilidad.

El deporte se ha convertido en una importante fuerza económica:

700.000 millones de euros en ingresos globales anuales,

el 3 % del comercio mundial.

Un mercado equivalente a la industria del automóvil,

que descansa sobre los hombros

de varios miles de deportistas profesionales en cada país.

Los deportistas están sometidos a una exposición cada vez mayor,

como iconos planetarios,

que encarnan todos los valores de nuestra época:

la juventud, el éxito y la fama.

Pero, ¿cuál es el precio que hay que pagar para llegar a la cima?

¿Hasta dónde deben llegar para alcanzar el reconocimiento supremo?

¿Y qué ocurre cuando descienden de los podios?

Futbolistas, gimnastas, tenistas...

Hoy cuentan con la perspectiva necesaria

para describir el sistema deportivo

y las consecuencias que ha tenido en su vida y en su salud.

Esta historia comienza el día que su carrera concluye.

A veces, siento celos de los artistas,

que cantan durante toda su vida

o interpretan papeles durante toda su vida.

Es horrible, nosotros no tenemos nunca esa oportunidad.

En un momento determinado estamos obligados a abandonar nuestra pasión

porque envejecemos.

Cuando juegas contra chavales de 20 años,

y tú tienes más de 30,

aunque tu experiencia habla por sí misma,

te das cuenta de que pueden saltar más alto,

correr más, y son más fuertes que tú;

no te lo ponen fácil,

y, sobre todo, tú no eres capaz de defenderte;

entonces, es cuando te dices

que tu carrera tiene que acabar cuanto antes.

Era el primer sábado,

el primer fin de semana después de mi retirada.

No tenía que estar en ninguna pista de atletismo,

había mucha humedad, llovía a cántaros y hacía frío.

Y yo estaba feliz

porque no tenía que vestirme y salir a competir.

Nadie me esperaba, nadie me presionaba;

sinceramente, me sentía eufórica.

Lo primero que hice fue comer un postre.

Una cosa que se llama brazo de gitano,

que está hecha con un montón de ingredientes perniciosos,

algo increíble.

Soñaba con ello desde los 16 años.

Y tenía un sabor repugnante.

Yo comía, dormía y respiraba gimnasia.

Todo lo que hacía en mi vida cotidiana

tenía un impacto en mi sesión de entrenamiento del día siguiente,

y ahora ya no.

Eres una estrella, ganas mucho dinero,

y de repente todo se disipa, se acabó.

Te conviertes en una persona normal.

Y de golpe,

los medios de comunicación ya no se interesan en ti.

Es un golpe duro.

Es muy duro para una persona.

Es como si de repente,

un actor que un día se encuentra en la cima de su éxito,

al día siguiente está sin trabajo.

Es un shock durísimo.

Tres meses después estaba en la consulta de un psiquiatra

a las siete de la mañana,

llorando, delante de los demás pacientes.

Fue como si algo de mí hubiera muerto,

como si hubiera dejado atrás mi cuerpo de gimnasta.

Cuando tu carrera termina,

te dices a ti mismo que tu vida ha terminado.

Es como si el gran amor de tu vida desapareciera de un día para otro.

No te lo crees.

Algunos se vuelven locos, y se suicidan.

No es una fantasía, es la realidad.

Pierre Quinon murió ayer.

Fue el primer campeón olímpico francés de salto con pértiga,

en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, en 1984.

Se retiró seis años después.

Ayer se quitó la vida.

Tenía 49 años.

Un gran campeón del ciclismo se ha suicidado hoy: Luis Ocaña,

el castellano, el luchador, ganador del Tour de 1973.

El funeral del jugador de hockey Wade Belak

se ha celebrado en Nashville, Tennessee, donde terminó su carrera.

La lista de atletas con finales trágicos es larga.

El futbolista galés Gary Speed,

el estadounidense Antonio Pettigrew, medalla de oro de los 400 metros,

el venezolano Edwin Valero, campeón del mundo de boxeo,

el ciclista belga Dimitri de Fauw, y muchos otros.

Lo han dado todo.

Su sacrificio ha sido total.

Y se quedan vacíos después de dar todo lo que se les ha exigido.

El shock es fortísimo.

Han alcanzado grandes logros, y de repente se preguntan:

“¿Y ahora qué?”.

Han perdido aquello con lo que se identificaban.

Ya no son más que una imagen,

una imagen con una capa muscular;

pero dentro no hay nada, el vacío.

Y si dan el paso siguiente y acaban con su vida,

es porque, de alguna manera,

se encuentran en un estado de muerte física y espiritual.

Existe también una especie de muerte social.

Mientras está en activo,

el deportista es una persona mimada, rodeada de gente.

A su alrededor, puede haber hasta 20 profesionales diferentes

dedicados a mejorar sus resultados y a recuperarlo de su esfuerzo.

Entrenador, cuidador, fisioterapeuta, masajista, acupuntor, médico,

psicólogo, nutricionista, cocinero, agente.

Una constelación de expertos

dedicados al cuerpo del atleta y a su éxito.

Yo adoraba mi cuerpo.

Cuando estás entrenando,

cuando tu vida gira en torno al entrenamiento,

tienes un aspecto increíble.

Así que en mi caso,

lo que más echo de menos actualmente es mi cuerpo.

Siempre que entraba en el estadio de San Siro

me sentía como un gladiador.

No tenía miedo a nadie,

y podría haberme enfrentado a cualquier adversario.

El subidón de adrenalina que tienes

cuando entras en el terreno de juego, en la Liga de Campeones,

en estadios con 30.000, 40.000, 70.000 espectadores;

eso no se puede comprar en ninguna parte.

Tienes la sensación de que vuelas.

Es como si te pusieras unas alas y echaras a volar,

te sientes en absoluta plenitud.

Es un sentimiento de felicidad absoluta.

Te gustaría parar el tiempo y que se detuviera ahí.

Tu padre tiene ese brillo en los ojos,

tus amigos están allí; todos compartiendo ese momento,

es una experiencia extraordinaria.

Y realmente, no se me ocurre nada comparable,

tal vez el nacimiento de un hijo tuyo,

pero en la vida cotidiana encontrar algo así es bastante complicado.

El precio a pagar por el éxito son miles de horas de entrenamiento,

de sacrificio y de privaciones.

Sin embargo, ¿por cada ganador, cuantos perdedores?

Terminar la carrera profesional sin haber subido al podio,

a causa de una lesión,

o derrotado por un adversario dopado,

deja un sabor amargo.

Delante de mí, en la tabla de récords

está desde hace mucho tiempo Florence Griffith-Joyner,

que murió a los 38 años.

Todos sospechamos que sus actuaciones no fueron claras.

Y luego está también Marion Jones,

de quién al final se demostró que se había dopado.

Esa es la parte más oscura de mi carrera,

que ha habido atletas

que para mí han hecho trampas,

y que no han sido desposeídas de sus récords.

Yo he sido derrotado por atletas

que se estaban tomando sustancias prohibidas,

y fueron descubiertos aquel mismo año o al año siguiente.

He perdido medallas, he perdido dinero.

y sospecho que parte de mis lesiones se debieron a que me entrenaba

para derrotar a atletas que se estaban dopando.

Pero, ¿qué puedes hacer?

Los atletas que se dopan,

a menudo lo hacen con la complicidad de los médicos de su entorno.

En Italia,

los deportistas que se dopan se enfrentan a penas de cárcel,

y también aquellos

que les suministran o administran los productos.

Darío D'Ottavio, antiguo miembro de la comisión antidopaje italiana,

participó en un control sorpresa,

en el que 86 ciclistas y médicos fueron arrestados, investigados,

y algunos sentenciados a seis meses de cárcel.

Ocurrió en 2001, durante el Giro de Italia.

En los maleteros de la caravana, encontraron cientos de medicamentos.

Aquel día comprendí verdaderamente lo que es el dopaje.

Tuve la oportunidad de comprobar

que los equipos técnicos que acompañaban al Giro de Italia

tenían una farmacia ambulante,

con medicamentos autorizados y medicamentos prohibidos.

Pero jamás habría imaginado que para conseguir aquel rendimiento

era necesario recurrir a una medicalización tan sofisticada.

Aquella intervención puso de manifiesto

la influencia de la medicina en el cuerpo

y el rendimiento de los ciclistas.

Una bioquímica que se había convertido en esencial

para afrontar el ritmo sobrehumano de los horarios de competición.

¿Quién es el verdadero campeón?

¿Es el atleta?

¿O el personal médico y clínico que ha confeccionado a ese atleta?

La medalla,

¿a quién se la damos?

¿Al atleta?

¿A los médicos?

¿A los dos?

¿Montamos dos podios?

Es totalmente repugnante.

La química rige también

en los vestuarios de los deportes más populares del mundo.

[Radio camión]: Pizarro cruza la pelota, y ¡goooool!

Exfutbolistas padecen cánceres relacionados con las sustancias

que ingirieron en el transcurso de sus carreras.

Este hábito fue revelado por el fiscal general Raffaele Guariniello.

En 1998, este especialista en salud laboral

empezó a investigar el mundo del fútbol

después de que saliera a la luz que en la Juventus de Turín

se habían utilizado 281 tipos diferentes de medicamentos.

Utilizando los álbumes de Panini, Guariniello contactó

con unos 24.000 jugadores retirados de primera y segunda división,

y descubrió que 600 de ellos estaban enfermos

y decenas habían fallecido por causas sospechosas.

Gianluca de Ponti jugó de delantero centro

en una decena de clubes.

Hasta 1986, el fútbol le dio sus momentos de mayor felicidad.

Tras concluir su carrera en primera división,

le diagnosticaron un tumor cerebral mientras trabajaba como entrenador.

Aquí me falta un hueso.

Tengo parálisis parcial

y problemas con la pierna izquierda y con la vista.

Aquí estoy en el equipo del Bolonia.

Era en los años 1967-68.

Todo esto es muy triste.

Este es Stefano Chiodi.

Nació en 1956.

Murió hace unos años.

Este es Tazio Roversi, murió también hace unos años.

Fiorini, era el más joven.

Nació en 1959, y murió de cáncer de páncreas.

Este se llamaba Giorgio Mariani,

murió en 2011.

Este es Beatrice, murió hace varios años.

Aquí está Rognoni, murió de cáncer.

Ah, y me olvidaba de Macchi, muerto también,

era sobrino de Chiarugi.

Después de 30 o 40 casos, ya no puede ser casualidad;

en tan solo veinte años, no es posible;

son demasiados,

¿entiende?

Yo estoy convencido de que nos hicieron algo malo,

pero no sé qué exactamente.

70 exjugadores de fútbol han muerto de cáncer.

Una tasa que duplica la de la población italiana,

y que se explicaría por la abundancia de medicamentos

en los vestuarios de los clubes.

Antiguo jugador de primera división, Giovanni Ziviani

declaró ante el juez Guariniello sobre las prácticas de dopaje

durante las décadas de 1970 y 1980.

Este es el famoso equipo de Vicenza,

que terminó segundo en el campeonato de la serie A.

El más conocido de todos es Paolo Rossi.

Pero todos los demás eran también muy buenos jugadores,

como por ejemplo Giuseppe Farina.

Yo soy este, tenía 19 años.

Según él,

las inyecciones intravenosas eran habituales antes de los partidos.

Recuerdo los viales blancos sin etiquetas.

Preparaban cócteles de medicamentos.

El efecto era casi inmediato,

incluso tenía que jugar con una fractura,

o con una distensión en el ligamento lateral interno.

Tú tienes confianza en tu médico

o en tu masajista,

porque normalmente,

un desgarro muscular tarda tres semanas en curarse;

así que si ellos te curaban en tres, cuatro o cinco días,

pues confiabas en ellos.

Pero lo que no sabías realmente

era si lo estaban haciendo en tu propio beneficio o en el suyo.

Otros exfutbolistas han declarado también

que les administraban inyecciones.

En el AS Sainte-Etienne, en la década de 1970,

en el Olimpique de Marsella, en la década de 1990,

o en la selección de Alemania, en el mundial de 1986.

Aunque solo parece haber producido

tal cantidad de cánceres y enfermedades vasculares

en los deportistas italianos.

Sin embargo,

la justicia no pudo desvelar el contenido de los viales.

¿Es posible todavía ser un atleta de alta competición

sin depender de los médicos y los medicamentos?

Yo tomé muchos antiinflamatorios,

más de lo que el organismo puede soportar.

Ahora tengo una úlcera, problemas de estómago,

y todo tipo de problemas

a causa de la cantidad de antiinflamatorios que tomé.

La gente suele pensar que los atletas son gente sana y equilibrada.

Pero para que un atleta gane medallas,

se tiene que producir un desequilibrio.

Nos entrenamos más de lo que nuestro cuerpo puede soportar,

y sufrimos también más de lo que nuestro cuerpo puede aguantar.

Durante el torneo de Wimbledon,

por la noche no era capaz de poner el pie en el suelo.

Tenía una tendinitis tan grande en el tendón de Aquiles,

que mi pie se quedaba recto.

No es fácil, luego fue el hombro, la espalda,

las caderas, un poco de todo, los músculos abdominales.

Es una tortura.

Porque empujas tu cuerpo al límite de lo imposible.

No es humano.

Vemos a muchos atletas vomitar,

intentando por todos los medios recuperarse

para poder levantarse al día siguiente

y pasar por todo ese suplicio de nuevo.

Obligados a entrenar más duramente y durante más tiempo.

Sometidos a calendarios de competición más saturados,

los deportistas soportan un sufrimiento

que el público desconoce.

Participar en competiciones y partidos constantemente,

sin tiempo para recuperarse,

es malo para el atleta, para la disciplina

y para la calidad del rendimiento.

Echamos cuentas,

y durante el año olímpico disputamos cerca de 100 partidos.

Teniendo en cuenta el número de días que tiene un año,

y la preparación necesaria para aquel ritmo de partidos,

el esfuerzo sobrepasa claramente lo tolerable.

Deberíamos preguntarnos:

¿Podemos exigirle eso a un deportista?

Pero estás comprometido por un contrato, así que continúas.

El patrón es muy claro.

El traspaso ha sido importante, se ha gastado mucho dinero,

el jugador está cansado o lesionado, y...

la prensa mete un poco de presión para que...

la inversión llevada a cabo genere una rentabilidad.

De manera que no te dejan que te recuperes al 100 %.

Regresas demasiado pronto, no estás listo,

e inevitablemente te lesionas; es lógico.

Pero repito que las compensaciones son tan grandes

que aceptas cualquier cosa para alcanzar tu objetivo.

En Norteamérica,

los efectos secundarios de las profesiones deportivas

se han convertido en una cuestión de salud pública.

Ha anotado un gol de campo de 60 yardas.

Ahí está John.

Y anota el tanto.

A pesar de llevar casco y hombreras, un futbolista profesional

recibe entre 1.000 y 1.500 golpes en la cabeza cada temporada.

Estos impactos producen a menudo conmociones cerebrales.

Una conmoción es un golpe en la cabeza

o una onda de choque,

que se propaga desde el tórax a la cabeza

que ha recibido un golpe en el tórax como consecuencia de un placaje,

por ejemplo, en un partido de fútbol americano o de rugby.

En ese momento,

el cerebro se desplaza de atrás hacia delante,

y es ese desplazamiento del cerebro el responsable de la conmoción,

que luego conduce a trastornos neurológicos.

Los trastornos neurológicos pueden manifestarse

como problemas de visión, vértigo, pérdida de memoria,

que a veces se agravan una vez concluida la carrera.

A la larga, existe el riesgo de desarrollar enfermedades

como la demencia, el Alzheimer o el Parkinson.

Seguir jugando con una lesión cerebral

ocasionará futuros problemas.

Hasta 2009, La Liga Nacional de Futbol Americano

negó la gravedad a largo plazo de estos impactos continuos.

Sin embargo, estos traumatismos craneales

son el origen de depresiones profundas

y de decenas de suicidios.

El sábado se celebrarán los servicios fúnebres

en honor de un veterano de la NFL,

Dave Duerson, de los Osos de Chicago,

campeón de la Súper Bowl, que se quitó la vida la semana pasada

tras dejar notas y mensajes de texto a su familia

como última petición

para que su cerebro fuera examinado tras su muerte.

Duerson sospechaba que sufría daños cerebrales

debido a sus años como jugador de fútbol.

Kyle Turley ha decidido también donar su cerebro a la ciencia.

Antiguo tackle ofensivo de los Santos de Nueva Orleans,

Kyle contempló la idea del suicidio hace algunos meses.

Desde entonces,

su mujer guardó su arma de fuego en una caja fuerte.

En seguida, te das cuenta cuando no tiene un buen día.

A veces tengo la impresión

de despertarme al lado de un desconocido.

Puede alterarle algo que vio en la TV la noche anterior,

una luz intensa en la cara, o provocarle dolores de cabeza.

Antes de empezar su tratamiento,

podía producirle vértigo, y teníamos que estar muy alerta.

Hoy, Kyle Turley acusa a los médicos de su equipo

de anteponer los intereses de los propietarios de los clubes

a los de los jugadores.

No nos dijeron qué era lo que estaba ocurriendo,

y que necesitábamos descansar.

Perdí el conocimiento en el terreno de juego.

Tuvieron que reanimarme allí mismo

con un montón de pastillas de amoníaco.

Y luego me enviaron con mi mujer.

Yo ni siquiera sabía dónde estaba.

Tuve una laguna de unas ocho o diez horas de mi vida.

No recuerdo nada.

Y mi mujer estaba aterrada.

Me pusieron en sus manos,

y afortunadamente nos encontramos

con un amigo del equipo contrario en el vestuario del estadio,

que le aconsejó que me llevara al hospital.

Fue después de abandonar definitivamente

los terrenos de juego, en 2007,

cuando estableció el vínculo entre su salud

y su antigua profesión.

Cuando mi carrera terminó, me encontraba realmente mal,

tuve que ser hospitalizado varias veces.

Tenía convulsiones y otros problemas, y finalmente,

médicos que estaban fuera del fútbol,

me preguntaron cuantas veces me había lesionado la cabeza.

Ahora, hablo de todo eso con mis antiguos compañeros,

y muchos me dicen: “Eso también me ha ocurrido a mí”.

A muchos les ha ocurrido lo mismo que a mí.

Y me he dado cuenta de que es una situación recurrente

cuando he tenido la oportunidad de hablar con ellos.

Pero cuando jugábamos, nadie nos dijo nada.

Y la Liga lo sabía,

y por eso les han llevado a los tribunales.

En la actualidad, Kyle Turley,

y más de 4.000 exjugadores que sufren a menudo síntomas similares,

exigen una indemnización a la Liga Nacional de Fútbol Americano

para cubrir sus gastos médicos.

Desde que se creó la Liga Nacional de Fútbol Americano

se ha demostrado en muchos casos

que sus médicos no han defendido los intereses de los jugadores

como les correspondía.

Y, lamentablemente,

debido a la existencia del convenio colectivo,

están protegidos contra cualquier posible demanda

por negligencia médica.

Un jugador no puede demandar a un empleado de su club

por culpa del convenio colectivo negociado por nuestro sindicato.

Y si buscas una segunda opinión externa,

rompen tu contrato.

Desde el momento de su fundación, en la década de 1920,

la Liga Nacional de Fútbol Americano ha temido siempre las consecuencias

de los traumatismos craneales de sus jugadores.

En 1994, un estudio interno patrocinado por la NFL

sobre los peligros de las conmociones cerebrales,

fue silenciado con el fin de proteger un deporte

que atrae en la actualidad a 110 millones de telespectadores

en la noche de la gran final de la Super Bowl,

el programa de mayor audiencia de la televisión estadounidense.

Cuando yo jugaba...

allá por la década de 1970 y 1980

tuve la suerte de fichar por los Gigantes de Nueva York,

un equipo que entonces funcionaba como una empresa familiar.

Ahora lo único que cuenta es la cifra de negocios,

y el equipo de fútbol es sólo parte de los activos

de un individuo o grupo de individuos.

La mayoría de los aficionados lo ven como un deporte,

pero creo que existe una gran diferencia

entre lo que era entonces y lo que es ahora.

Para mí, ya no es un deporte.

Es simplemente un negocio.

Debido a las demandas que en su día presentaron miles de exjugadores

a la NFL,

por no protegerlos contra traumatismos craneales devastadores,

la NFL pagará 765 millones de dólares.

765 millones de dólares para paliar los efectos secundarios

producidos por las conmociones cerebrales.

Pero los tribunales juzgaron que la cantidad era insuficiente,

así que derogaron el acuerdo.

Los científicos han encontrado, efectivamente,

una relación entre las conmociones cerebrales y la depresión,

y el número de demandantes podría aumentar de manera exponencial.

Lili Hazrati es neuropatóloga.

Realiza autopsias de cerebros legados

por antiguos atletas antes de suicidarse,

o donados por sus familiares.

Desde comienzos del año 2000,

investigadores norteamericanos han estudiado decenas de cerebros.

Este es el cerebro de un atleta,

concretamente de un jugador de fútbol americano.

Después de retirarse, cuando tenía unos 50 años,

comenzó a tener problemas neurológicos.

Para descubrir la causa de la enfermedad,

deberá inspeccionar las regiones más profundas del cerebro.

Observando este cerebro sin conocer su historial médico,

puedo decir que muestra signos de algún tipo de degeneración.

El pigmento es mucho menos pronunciado en esta región,

conocida con el nombre de sustancia negra.

Esto indica que probablemente sufría una pérdida celular importante

a este nivel.

Estas pérdidas celulares podrían explicar

la incidencia de la depresión en muchos atletas.

A menudo, la depresión se ha desligado

de la profesión de un boxeador o de un deportista,

y de las conmociones cerebrales que sufrieron

durante su carrera profesional.

Se pensaba que eran dos cosas diferentes, sin relación entre sí.

Pero poco a poco ha calado la idea de que, probablemente,

se trata de una consecuencia de los traumas cerebrales que sufrieron.

El primer signo pueden ser problemas de comportamiento,

a veces conductas violentas, falta de juicio,

y problemas psiquiátricos como depresión, depresión maníaca,

psicosis y patologías por el estilo.

Y también tendencias suicidas.

La investigadora va a analizar ahora muestras de tejido

tomadas en un deportista que se suicidó en el año 2011.

En este caso, hablamos de una persona más joven, de 32 años.

Se trata de un jugador de hockey sobre hielo.

Era muy pendenciero, y se metió en muchas peleas,

durante las cuáles dio y recibió muchos puñetazos.

Y su muerte fue por suicidio.

Tres jugadores de hockey fueron hallados muertos

en menos de seis meses:

Derek Boogard, Rick Rypien y Wade Belak.

Los tres tenían algo en común: ocupaban el puesto de luchador,

el puesto más violento del hockey,

donde los jugadores dan y reciben muchos golpes en la cabeza.

Lo que veo es que en la región superficial del córtex cerebral

hay muchas neuronas llenas de Tau.

He aquí una neurona normal.

Y aquí, en rojo, una neurona llena de la proteína Tau.

Es una célula enferma.

Después de sufrir conmociones cerebrales repetidas,

la proteína Tau, presente en las neuronas, se deteriora,

lo que perturba el funcionamiento normal del sistema nervioso.

Podemos observar este tipo de imagen

en varias enfermedades neurodegenerativas

que van progresando con el paso del tiempo,

y un ejemplo notable es la encefalopatía traumática crónica.

La encefalopatía traumática crónica es, por lo tanto,

la principal causa de depresión y suicidio entre deportistas

que sufren golpes repetidos en la cabeza.

Es necesario tomar conciencia de estos riesgos.

El deportista no quiere oír hablar de patologías futuras,

como las conmociones cerebrales.

Cuando hablas a un deportista sobre posibles riesgos a largo plazo,

no quiere oír hablar de ello.

Prefiere no escuchar,

porque lo único que le interesa es salir al terreno de juego

o subir al cuadrilátero, y obtener el mayor rendimiento posible.

¿Qué harías por un millón de dólares?

Yo, personalmente, estaba dispuesto a asumir ciertos riegos

como gajes del oficio.

Los dolores, las lesiones, y problemas de ese estilo

asociados a mi profesión.

Estaba dispuesto a aceptarlo hasta un cierto grado, y lo asumo.

En Italia, el fútbol se ha visto también afectado

por una enfermedad neurodegenerativa

Maurizio Vasino sufre de esclerosis lateral amiotrófica.

La ELA es una enfermedad incurable.

Antigua esperanza del equipo del Milán,

Maurizio ha ido perdiendo poco a poco

el control de sus músculos durante los 20 últimos años.

Ah... ya... Es la famosa foto del día en que fui elegido

mejor jugador del Milán.

Este es el equipo de Novara,

con el que perdimos el campeonato por un solo punto.

El ex centrocampista anhelaba emular la carrera de su ídolo, Platini,

a quien conoció durante un amistoso.

Yo sentía fascinación por Platini.

Le conocí una vez.

También conocí a Maradona.

En 1993, mientras jugaba en tercera división,

un neurólogo le diagnosticó la enfermedad.

Le pregunté si podría volver a jugar al fútbol,

y él me contestó secamente, con absoluta frialdad,

que iba a acabar en una silla de ruedas.

Saber que en poco tiempo no serás capaz de comer por la boca,

hablar o moverte, es terriblemente frustrante.

Los jugadores de fútbol italianos contraen esta enfermedad

con una frecuencia 10 veces superior a la de la población italiana.

Para ello, existe una explicación científica.

Estudios recientes realizados por el Instituto Mario Negri

muestran que micro-shocks repetidos sobre la columna cervical

suelen ser un factor determinante

en el desencadenamiento de la enfermedad.

En el fútbol, estos micro impactos provendrían del juego de cabeza.

Y el abuso de medicamentos podría ser un factor agravante.

Muchos de estos ex deportistas dijeron haber tomado analgésicos

y medicamentos antiinflamatorios

para paliar los dolores o evitar calambres.

Estos medicamentos no se consideran dopantes,

pero consumidos en grandes cantidades

podrían haber contribuido a su enfermedad.

50 jugadores de fútbol italianos han muerto a causa de la ELA,

aproximadamente una década después de finalizar su carrera deportiva.

El más conocido era un ex delantero estrella de la Fiorentina.

Stephano Borgonovo jugó en el equipo del ilustre Roberto Baggio.

Murió en junio de 2013.

Toda la ciudad de Florencia se dio cita para rendir homenaje

a Stefano Borgonovo.

Organizaron un partido en el que participaron

todos los ex jugadores de la Fiorentina,

entre ellos Roberto Baggio, que empujó su silla de ruedas.

Todos los florentinos sentían un gran afecto por él.

Y al ver cómo uno de sus héroes, que los había entretenido cada domingo,

caía abatido por la enfermedad, el público realmente se enamoró de él.

Creo que el público acepta estas cosas

porque quiere que el espectáculo continúe.

Exigen tres partidos a la semana y quieren ver un juego rápido,

acorde con el ritmo de la sociedad.

Toda una generación fue víctima sin saberlo.

Los jugadores fueron utilizados como conejillos de indias.

No todos los clubes se involucraron en estas prácticas,

pero algunos de ellos sí.

Existen, de hecho, varias generaciones de víctimas:

Los deportistas y, en ocasiones, sus hijos.

Siete jugadores de fútbol de Argelia,

que participaron en las Copas del Mundo de 1982 y 1986

tienen hijos con discapacidad mental.

Hoy denuncian al médico que les suministraba píldoras amarillas

antes y después de cada partido.

Era un médico ruso formado en métodos de dopaje soviéticos.

En la antigua República Democrática de Alemania, la RDA,

las deportistas atletas dopadas por el Estado

tienen hoy un 32% más de probabilidades

de sufrir un aborto, que una mujer normal.

Un 6% de sus hijos nacen con discapacidad mental,

y un 10% han nacido con alguna deformidad.

Jutta Gottschalk es una ex nadadora dopada con esteroides anabolizantes.

Su hija Corina nació ciega de un ojo.

Nací con glaucoma y cataratas en el ojo derecho,

y tengo un 20% de visión,

de modo que sólo distingo la luz y la oscuridad.

También soy miope del ojo izquierdo.

Como el glaucoma y las cataratas aumentan la presión intraocular,

sufro a menudo dolores de cabeza.

Me han sometido a varias operaciones de láser

para tratar de aliviar la presión intraocular.

Cuando nació Corina, yo no sabía cuál era el origen de sus males,

y ya era bastante duro de soportar.

Pero cuando lo comprendí, fue terrible.

Entre los 10 y los 14 años,

Jutta fue sometida al programa de entrenamiento intensivo de natación

de la antigua RDA,

con el que Alemania Oriental cosecharía 11 medallas

en los Juegos Olímpicos de 1980.

La medalla de oro es de 1979.

Fui campeona alemana de mi categoría,

las nadadoras nacidas en 1975.

Las otras dos son las primeras medallas

que gané después de que el dopaje comenzó a surtir efecto.

Mejoré en más de cinco segundos.

Estaba muy orgullosa.

Pero echando ahora la vista atrás, a causa del dopaje,

no fueron merecidas.

Durante años, Jutta nunca estableció la relación

entre la ceguera parcial de su hija y su dopaje.

¿Cuál era el método de dopaje en aquel entonces?

Nos daban una taza al lado de la piscina

con 10, 15, y a veces incluso 20 comprimidos de diferentes colores.

Transparentes, amarillos... -¿Y te las tomabas tal cuál?

Creía sinceramente que eran vitaminas que nos ayudaban a no caer enfermas

y a soportar el entrenamiento.

Pensé que querían lo mejor para nosotras.

Pero lo único que buscaban era el interés del Estado.

Las vitaminas eran, en realidad, Turinabol oral,

un potente esteroide anabolizante distribuido a 10.000 atletas,

muchos de ellos menores de edad.

Sí, fue muy extraño.

Mis músculos prácticamente explotaron

y mi espalda se ensanchó de un forma espantosa.

Apenas desarrollé senos, y no tuve la regla hasta los 18 años,

con terribles dolores, lo que no es normal.

A veces, nos ponían un goteo intravenoso.

Y dos veces al año,

nos daban electroshocks en los brazos y en las piernas.

Era casi insoportable.

Había días en que no quería nadar, y me quedaba llorando en el agua.

Era un sistema dictatorial que realmente nos ponía a prueba.

Nuestro entrenador era un alcohólico

que en otra época había trabajado construyendo máquinas.

Y así es como trataba el cuerpo de las mujeres: Construía máquinas.

Para mejorar nuestro rendimiento,

hacíamos ejercicios de entrenamiento brutales,

como saltar alrededor de todo el gimnasio

cargando hasta cien kilos en pesas.

No era muy saludable. Mis rodillas todavía me lo recuerdan.

Estos traumas físicos se anclan a tu cuerpo,

y hay que recorrer un camino muy largo y muy duro

para liberarse de ellos;

para reconciliarse con uno mismo,

después de haber sufrido tantos abusos y tanta violencia.

El dopaje es, en realidad, una forma de violencia.

En Berlín, en el año 2000, se sientan en el banquillo

los responsables del régimen de dopaje del Estado.

Manfred Ewald, el responsable máximo de la antigua RDA,

es juzgado por daños corporales.

Jutta Gottschalk asiste al proceso como demandante.

Para las antiguas atletas, el juicio es casi un espectáculo macabro.

Catherine Menschner, otra ex nadadora,

sufrió siete abortos involuntarios.

Birgit Boese, una ex lanzadora de peso,

tiene sus órganos genitales malformados.

Otras atletas dieron a luz niños con discapacidades.

Martina Gottschalt estaba allí, su hijo tiene un pie zambo.

Y luego estaba Ute Krause, la esposa de Krieger, que sufría de depresión.

Y Heidi Krieger, convertida hoy en Andreas,

se sometió a una operación para cambiar de sexo.

Heidi Krieger es esta mujer,

medalla de oro de lanzamiento de peso

en el Campeonato de Europa de 1986.

Las dosis masivas de anabolizantes y hormonas masculinizaron su cuerpo.

Aquí podemos verla durante el juicio,

después de haberse sometido a varias operaciones

para completar su transformación de género.

¿A cuánto les condenaron? -22 meses a Manfred Ewald.

¿De cárcel? -No, con sentencia en suspenso.

Claro. -Sí.

Sigue siendo una gran decepción. Nunca recibimos la menor disculpa.

Era lo mínimo que esperábamos las deportistas,

al menos durante el juicio. Pero no, ni una sola palabra.

Eso es lo que más me duele.

Lo que les reprocho, sobre todo,

es que se atrevieron hacer algo así a unas niñas.

Su deber era protegerlas, pero abusaron de su confianza,

y pusieron su salud en peligro para el resto de sus vidas

sin su conocimiento y sin el conocimiento de sus padres.

Es una irresponsabilidad.

Te preguntas cómo pudieron llegar

a ese nivel de insensibilidad y crueldad,

hasta el punto de convertir a unas jóvenes deportistas

en marionetas del Estado.

En 2006, 184 ex atletas fueron indemnizados

por el laboratorio que fabricó los anabolizantes.

Entre ellos, estaba la ex lanzadora de peso Heidi Krieger,

ahora Andreas Krieger.

Andreas ha devuelto la medalla de oro,

pero su récord sigue vigente en los registros oficiales del atletismo.

Hoy denuncia la actitud de algunos organismos deportivos,

que no han anulado los récords obtenidos con la ayuda del dopaje.

Lo que el público no comprende

es que está pagando por un espectáculo que es una farsa,

porque tales niveles de rendimiento no se consiguen limpiamente.

Y, sin embargo, aplauden a esos héroes.

¿Quién engaña a quién? ¿Quién es el farsante?

¿El atleta o los aficionados que se dejan engañar?

Más de 400 millones de espectadores para un clásico Barsa-Madrid.

700 millones para una final de la Copa del Mundo de Fútbol.

1.000 millones para una ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos.

Este fervor creciente es un testimonio

de la negativa del público a reconocer el problema

de la corrupción en el deporte.

Las imágenes del deporte son tan hermosas

que, de alguna manera,

los telespectadores se desconectan de toda connotación ética o moral.

Para ellos, el deporte se ha convertido en un mero espectáculo.

Entonces, ya no podemos hablar de la virtud en el deporte

como hemos hecho durante un siglo,

sino más bien de una actividad económica.

Pero una multinacional no va a hacer ninguna referencia

a la ética o a la moral.

El deporte existirá siempre, lo queramos o no.

Porque siempre habrá gente que querrá ver su fútbol.

Y no quieren que nadie venga a cambiarles su deporte.

Y, por otro lado, siempre habrá deportistas que querrán jugar,

impulsados por el incentivo económico.

Es decir, el salario que perciben por jugar.

¿Qué ha cambiado hoy en día? Los jugadores.

Los jugadores han cambiado.

Creo que ahora desempeñan un trabajo.

Ser futbolista ha dejado de ser un deporte

para convertirse en un trabajo.

Están ahí para ganar dinero, no para ganar títulos.

Y es muy triste decirlo así.

Personalmente, es algo que me pone enfermo.

Alcanzar el éxito, ganar dinero...

El incentivo económico se ha vuelto tan grande

que los jugadores están dispuestos a correr riesgos con su salud,

puesto que sus sueldos varían en función del éxito o del fracaso.

Cuando ganas 20 millones de dólares al año,

se espera de ti un rendimiento a la altura de esos 20 millones.

Cuando el salario de un deportista alcanza las 7 cifras,

todo lo que hace adquiere una enorme relevancia.

Hay tanto dinero en juego,

que tiene que estar absolutamente afinado técnicamente.

Hasta el punto de que apenas tienes margen de error.

Al menor paso en falso, otro jugador ocupará tu lugar.

A veces, sopesas las cosas y te preguntas:

¿Cuánto me reporta esta carrera? ¿Vale la pena arriesgarse?

Y sopesas los pros y los contras.

Si una carrera no reporta mucho dinero, no corres el riesgo.

Pero si la prima es grande o es una carrera importante,

te lo piensas dos veces.

Bueno, mis tendones de Aquiles necesitan otra semana más de reposo,

pero la carrera es mañana, y son 50.000 dólares.

Vale la pena arriesgarse, ¿te das cuenta?

Si ganas una medalla, ganas una cierta suma de dinero;

si bates un récord, ganas una cierta cantidad de dinero.

Si te lesionas, ese dinero pasa por delante de tus narices.

Y si no mantienes tu puesto en la calificación mundial,

pueden disminuirte tu salario.

Cuando el dinero entra en juego, el rendimiento es obligatorio.

Esa es la nueva ecuación en el negocio del deporte

desde comienzos del siglo XXI.

Hay una presión terrible.

Los que no entran en el juego

en términos de productividad y competitividad, quedan excluidos.

Los aficionados al deporte sólo están interesados

en los mejores jugadores.

Una diferencia de talento del 0,5%, medida en distancia y en tiempo,

aumentará considerablemente en términos de ingresos.

La diferencia de ingresos entre un primer y un segundo puesto,

a pesar de que el nivel de talento es prácticamente el mismo,

puede suponer una diferencia de ingresos

de entre un 50 y un 100%.

Es dramático, pero es así. Es el reino de la imagen.

Una imagen que atrae hoy a unas marcas que están muy lejos

de los ideales del deporte.

Y que hacen que el deporte vaya perdiendo poco a poco sus valores.

He comprendido que un deportista es un producto.

Nos venden, nos utilizan...

Nos desarrollamos y progresamos en nuestra profesión,

y cuando nos llega el declive,

obviamente ya no se puede obtener el mismo provecho de nosotros,

así que finalmente nos dicen gracias y adiós.

Y se acabó.

La noche temática - El reverso de la medalla

54:07 12 ago 2017

Hoy día, los deportistas se supeditan a las exigencias del mercado y a la ley del beneficio. Más entrenamientos, más competiciones, y sobre todo más victorias para complacer a sus fans, a sus directivas y a sus patrocinadores. Innumerables campeones terminan físicamente y psicológicamente destrozados por el ritmo infernal del calendario deportivo, lo que les obliga a seguir empujando los límites naturales del cuerpo humano. Ciclistas obligados a doparse, jugadores de hockey que se suicidan, jugadores de fútbol que sufren de demencia y cáncer, ¿ha ido demasiado lejos el deporte profesional?.

Contenido disponible hasta el 27 de agosto de 2017.

Histórico de emisiones:
17/06/2017

Hoy día, los deportistas se supeditan a las exigencias del mercado y a la ley del beneficio. Más entrenamientos, más competiciones, y sobre todo más victorias para complacer a sus fans, a sus directivas y a sus patrocinadores. Innumerables campeones terminan físicamente y psicológicamente destrozados por el ritmo infernal del calendario deportivo, lo que les obliga a seguir empujando los límites naturales del cuerpo humano. Ciclistas obligados a doparse, jugadores de hockey que se suicidan, jugadores de fútbol que sufren de demencia y cáncer, ¿ha ido demasiado lejos el deporte profesional?.

Contenido disponible hasta el 27 de agosto de 2017.

Histórico de emisiones:
17/06/2017

ver más sobre "La noche temática - El reverso de la medalla" ver menos sobre "La noche temática - El reverso de la medalla"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Xavier Antorán

    Noticia de hace sólo unos días: Investigadores han verificado que los jugadores de futbol -se supone que también de otros deportes que se jueguen sobre hierba- tienen una prevalencia algo por encima de la media de sufrir algún cáncer debido al contacto con un herbicida tóxico que se aplica en el cesped habitualmente; tal vez sea otra de las causas, aparte del coctel de medicamentos que toman los futbolistas, de la que habla este documental, como también una de las causas.

    02 jul 2017

Los últimos 554 documentales de La noche temática

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El reverso de la medalla

    El reverso de la medalla

    54:07 pasado sábado

    54:07 pasado sábado Hoy día, los deportistas se supeditan a las exigencias del mercado y a la ley del beneficio. Más entrenamientos, más competiciones, y sobre todo más victorias para complacer a sus fans, a sus directivas y a sus patrocinadores. Innumerables campeones terminan físicamente y psicológicamente destrozados por el ritmo infernal del calendario deportivo, lo que les obliga a seguir empujando los límites naturales del cuerpo humano. Ciclistas obligados a doparse, jugadores de hockey que se suicidan, jugadores de fútbol que sufren de demencia y cáncer, ¿ha ido demasiado lejos el deporte profesional?. Contenido disponible hasta el 27 de agosto de 2017. Histórico de emisiones: 17/06/2017

  • En busca del atleta perfecto

    En busca del atleta perfecto

    52:04 pasado sábado

    52:04 pasado sábado A través de un exhaustivo estudio del cerebro de los atletas de élite se ha observado que el entrenamiento físico intensivo modifica su corteza cerebral, lo que les da una mayor rapidez y precisión. Pero estos atletas ya están a punto de alcanzar los límites físicos del cuerpo humano. La única posibilidad de mejorar su rendimiento es el entrenamiento mental y cognitivo. Contenido disponible hasta el 27 de agosto de 2017. Histórico de emisiones: 17/06/2017

  • 59:44 05 ago 2017 Nacido en 1915, Arthur Miller fue un escritor comprometido que supo trasladar a los escenarios los conflictos de su época. Los dramas de Miller muestran a Estados Unidos al desnudo, esa es la clave de su éxito. Su matrimonio con Marilyn Monroe durante cuatro años y medio estuvo siempre en el punto de mira. Contenido disponible hasta el 20 de agosto de 2017. Histórico de emisiones: 11/06/2016

  • Marilyn, a su pesar

    Marilyn, a su pesar

    59:32 05 ago 2017

    59:32 05 ago 2017 En los años 50, Milton Green hizo miles de fotos a Marilyn Monroe. Nunca las publicó y muchas estuvieron perdidas en Polonia e inéditas hasta hace unos años. Entre Milton y Marilyn existió una complicidad y una relación personal, casi familiar. Marilyn quiso siempre evolucionar como actriz y conseguir papeles dramáticos alejados de la comedia y el musical. Se consideraba mal pagada y utilizada por las productoras. Milton Green la ayudó a dejar Hollywood y crear su propia productora. Contenido disponible hasta el 20 de agosto de 2017. Histórico de emisiones: 11/06/2016

  • 59:30 21 nov 2015 Documental musical estilo Bollywood que tiene lugar en una escuela en Dharavi, Mumbai, donde se encuentra el slum o barrio de chabolas más grande de Asia. El documental combina imágenes de la vida cotidiana de los niños, con canciones que reflejan sus esperanzas y sueños. Mary tiene catorce años vive con sus padres y dos hermanas en la acera de una calle muy transitada. Tienen un refugio rudimentario y todos duermen en el suelo, a veces con ratas corriendo por encima de ellos. Mary y los demás personajes tienen sus sueños y ambiciones, y creen que los pueden lograr a través de la educación. Contenido disponible hasta el 30 de octubre de 2018.

  • 55:18 14 jun 2014 Ricard Sicre luchó en el bando de los republicanos durante la Guerra Civil española. Tras vivir exiliado en Francia y posteriormente en Inglaterra, en 1942 se traslada a Estados Unidos. Allí trabaja como espía para los servicios de inteligencia militar, interviene durante la II Guerra Mundial en varias operaciones de espionaje relacionadas con España como la Operación Banana. Al finalizar la II Guerra Mundial Ricard Sicre se convierte en uno de los máximos representantes de los intereses de Estados Unidos en la España de la dictadura franquista. Además acumuló una gran fortuna personal, gracias a las exportaciones americanas.

  • ¡Que vienen Los Beatles!

    ¡Que vienen Los Beatles!

    58:21 10 ago 2013

    58:21 10 ago 2013 Documental que aborda la visita de los Beatles a España en el verano de 1965 (del 1 al 4 de julio) y analiza el entorno y las repercusiones sociales que enmarcaron sus actuaciones en Madrid y Barcelona. Junto a las imágenes históricas de la visita, se incluyen los testimonios de personas que por su profesión o afición musical vivieron de cerca los hechos, entre otros, los críticos José Ramón Pardo y Carlos Tena o los cantantes, Micky, Massiel y Miguel Ríos. Histórico de emisiones:27/10/2012

  • 1:49 16 jun 2017 Comenzamos la emisión con un documental de nacionalidad francesa dirigido por Benoit Laborde. Con una duración de 52 minutos, está coproducido por Arte France, French Connection Films, Codex Now, y Amopix. A través de un exhaustivo estudio del cerebro de los atletas de élite se ha observado que el entrenamiento físico intensivo modifica su corteza cerebral, lo que les da una mayor rapidez y precisión. Los automatismos adquiridos durante una vida de entrenamiento intensivo trazan en el cerebro de los atletas configuraciones neuronales únicas y específicas de su disciplina.

  • 6:52 14 feb 2017 “El silencio de los corderos”, con Anthony Hopkins, fue el lanzamiento a la fama de Hannibal Lecter, el Caníbal. Es la adaptación a la pantalla de la segunda novela de Thomas Harris, publicada en 1988. Harris era entonces un joven periodista que trabajaba en Nueva York, sobre todo, en las secciones de sucesos de varias revistas...

  • 4:41 14 feb 2017 Después de estrenarse en 1966 “Psicosis” de Alfred Hitchcock, Norman Bates se convierte en el asesino de referencia en el cine. Es el tipo de personaje que se convierte en alguien muy familiar, y que el público jamás podrá olvidar.  Ed Gein, un agricultor de los alrededores de Wisconsin fue la principal inspiración de Robert Bloch para crear el personaje de Norman Bates en su novela en 1959.

  • 6:42 02 ene 2017 Continuamos la emisión con un documental francés del año 2015. Con una duración de 55 minutos, está dirigido por Tania Goldenberg y producido por Let’s Pix. Conocido en todo el mundo por sus famosas pinturas de las latas de sopa Campbell o los retratos de Marilyn Monroe, Andy Warhol es una persona compleja, influenciada por las tradiciones familiares, la cultura popular y la religión. Son los orígenes del artista, hijo de emigrantes eslovacos asentados en Pittsburg en los años 30.

  • 6:18 02 ene 2017 Comenzamos nuestra emisión con un documental inglés del año 2013. Con una duración de 60 minutos, está dirigido por Francis Whately y producido por la BBC. David Bowie ha cautivado con su música durante generaciones. En su carrera musical hay momentos muy representativos marcados por grandes éxitos como Ziggy Stardust, el extraterrestre, uno de sus personajes más famosos.

  • 5:32 24 oct 2016 Apostar por una comida sana puede traernos muchos beneficios. Las dietas derivadas de nuestros antepasados, incluyendo una dieta basada en plantas, pueden ser nuestra opción más saludable. Mientras, es fundamental erradicar ideas erróneas enfocadas a comercializar productos ya que una mala nutrición da lugar a hábitos alimenticios dañinos.

  • 5:36 24 oct 2016 El consumo de carne aumenta cada vez más, sin embargo el planeta está cerca del límite en su capacidad de producción. El ganado ya acapara el 30% de las tierras habitables y absorbe el 70% de nuestros recursos hídricos. El monocultivo de soja transgénica destinada a alimentar al ganado devasta América del Sur por el uso de pesticidas y por la deforestación que supone

  • 9:36 17 oct 2016 La Noche Temática continúa su emisión con el documental “Defender nuestros senos”, una producción francesa de 2015 dirigida por Coline Tison, de 52 minutos de duración y coproducida por Les Bons Clients y La Jolie Prod. Pero cómo podemos evitar el exceso de diagnóstico. ¿Cómo podemos distinguir entre un cáncer que va a evolucionar y uno que no?

Mostrando 1 de 37 Ver más