La noche temática
­ ­ ­ ­

La noche temática

Los sábados en la 23:00 h.

Síguelo también en directo en RTVE.es

Dirigido por: Cecilia Fernández

La Noche Temática comenzó su andadura en La 2 de TVE en octubre de 1995. A lo largo de su trayectoria, el programa ha conseguido unos índices de audiencia muy por encima de la media de la cadena y una aceptación por parte del telespectador que se ha mantenido prácticamente inalterable en el transcurso de los años.

La Noche Temática utiliza un formato poco habitual en la programación de las televisiones generalistas. Un formato interesante y distinto, abordar un mismo asunto desde distintas ópticas en una combinación de documentales, apoyado en ocasiones con largometrajes. Un espacio abierto a todos los conocimientos, que explora todas las corrientes de ideas, abierto a la innovación y al cambio.

Los contenidos de los documentales de La Noche Temática facilitan una mirada a los acontecimientos que han marcado el último siglo y a los asuntos que marcan las tendencias del actual. El programa invita cada semana al telespectador a perfeccionar sus conocimientos, a analizar los más importantes acontecimientos de la historia, a profundizar en los temas sociales, a conocer a fondo personajes relevantes, a descubrir otros horizontes y a entender otras culturas.

El equipo del programa utiliza una gran parte de sus recursos e infraestructuras en la búsqueda de las mejores piezas documentales que existen en el mercado mundial para proponer al espectador tanto obras originales como obras de patrimonio, nuevos talentos y valores seguros, formas sorprendentes y formas clásicas.

Este contenido solo está disponible para España y Andorra por restricciones de derechos.

4471500 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
No recomendado para menores de 12 años La noche temática - El oro rojo - ver ahora
Transcripción completa

(Música suspense)

(Murmullo)

(Explosiones)

(Gritos, disparos)

Desembarcamos con la 29 División de Infantería.

Avanzábamos siguiendo los pasos de los combatientes.

Nos las arreglábamos como podíamos.

Practicábamos transfusiones en la arena,

atrapados entre la marea que subía y el fuego de la artillería enemiga.

A los heridos se les repatriaba en barcos hospitales

sin dejar de administrarles suero.

Trabajamos en unas condiciones extremas,

pero trabajamos, curamos y salvamos.

No habría sido posible sin sangre humana,

ese líquido frágil y perecedero.

Más importante que un metal precioso.

Gracias al oro rojo, miles de soldados,

que en guerras precedentes habrían muerto,

salvaron la vida.

Detrás de esta acción tantas veces repetida,

se esconde una operación logística de gran envergadura.

No ha sido sencillo, créanme.

Soy médico.

Me llamo Herbert Stern.

Soy de origen alemán.

Me enrolé en el ejército americano para luchar contra el nazismo.

Siempre me he sentido atraído

por este extraordinario fluido portador de vida...

que cambió la mía.

Nací en 1901, en Alemania.

En el seno de una familia de cuatro hijos.

Mi abuelo era farmacéutico.

El año en el que nací,

se descubrieron los grupos sanguíneos.

Pero en ese momento el hallazgo no tenía muchas aplicaciones.

Las transfusiones estuvieron prohibidas durante siglos.

Las raras tentativas realizadas con sangre de cabra

tuvieron unos resultados desastrosos.

Los médicos recomendaban realizar sangrías.

En los años de mi infancia,

aún se cuestionaban los beneficios de la transfusión.

Demasiados riesgos de infección y problemas de coagulación.

Solo algunos cirujanos importantes y algunos aprendices de brujo

se atrevían a practicarla.

Pero, realmente, los experimentos con transfusiones

comenzaron a desarrollarse en la Primera Guerra Mundial.

Por cruel que parezca, las masacres del campo de batalla

siempre han ayudado al progreso de la medicina.

En situaciones desesperadas,

los médicos realizaban transfusiones.

Casi nunca realizaban ningún test sanguíneo,

ya que muy pocos lo consideraban necesario.

Yo era muy joven y no pude participar en esa guerra.

Mi hermano mayor fue camillero del ejército,

y me contó la historia de una de las primeras transfusiones,

en el frente francés.

En noviembre de 1914,

el cabo Legrain agonizaba aquejado de gangrena.

Solo una parte importante de sangre podía salvarlo.

El soldado que estaba en la cama de al lado, Isidore,

ofreció su sangre.

La transfusión de brazo a brazo era muy dolorosa y traumática.

Había que realizar una incisión en el antebrazo

para encontrar la vena, sin anestesia,

e introducir a continuación un tubo de plata.

Poco a poco, el joven cabo fue recuperando el color

y revivió.

Nunca he podido olvidar esta historia, sobre todo el final.

Cuentan que los dos hombres se convirtieron

en hermanos de sangre.

La expresión me fascina:

hermanos de sangre.

(Música alegre)

¿Fue ahí donde nació mi vocación? Quién sabe.

En 1920, dejé a mi familia

y me fui a Berlín para cumplir mi sueño:

ser médico.

Ya en la universidad, me sentí fascinado

por una nueva especialidad llena de promesas:

la hematología.

Desde las primeras prácticas, pudimos hacer tests sanguíneos.

El principio de dichas pruebas no ha cambiado mucho desde entonces.

El grupo sanguíneo del donante y del paciente

se determina de este modo.

Sobre una lámina se pone una gota de suero II, III y IV.

Se efectúa un ligero pinchazo en el dedo del donante

y del paciente.

Se mezcla un poco de esta sangre

con las gotas de suero que hemos colocado en la lámina.

Observamos cómo la mezcla de sangre con dos de los sueros

provoca una concentración de glóbulos rojos en grumos,

mientras que con el otro permanece homogénea.

El grupo 1 solo puede donar sangre a su propio grupo.

Los donantes de los grupos 2 y 3

pueden donar su sangre a su propio grupo o al grupo 1.

Los donantes del grupo 4, o grupo universal,

pueden donar sangre a todos los grupos.

Los progresos se multiplicaban. Eran apasionantes.

Se pusieron a punto nuevos sistemas de transfusión de brazo a brazo.

Los profesores nos hacían demostraciones.

La operación se simplificó mucho. Permitía salvar vidas.

Concretamente, las de muchas mujeres que morían

a causa de las hemorragias en los partos difíciles.

La técnica dejó de ser traumática para los donantes,

pero había muchos prejuicios.

Algunos estaban convencidos de que donar sangre

equivalía a sacrificarse.

Un ejemplo lo tenemos en esta película de Mary Pickford.

(Música dramática)

Doctor, ¿cuándo voy a morir?

Puede decírmelo, no tengo miedo.

-No vas a morir. Muy pronto estarás bien.

-Dígame, después de la transfusión, ¿seremos hermanos?

Los periódicos publicaban casos de transfusiones frecuentemente.

Cada uno de ellos era todo un acontecimiento.

Enrico Caruso, el cantante de ópera italiano,

aterrorizado después de que le practicaran

una transfusión en América, declaró: "Ya no llevo sangre pura italiana.

¿Quién soy ahora?".

La gente se hacía preguntas como estas:

¿La transfusión de sangre pone en peligro mi identidad?

¿Existe una sangre italiana y una sangre alemana?

¿Sangre de hombre y sangre de mujer?

¿La transfusión no será algo maléfico?

(Música ominosa)

La gente no se atrevía a donar sangre.

Para motivar a los voluntarios, les pagábamos.

Los servicios sanitarios de toda Europa hacían lo mismo.

Las mejores investigadores daban conferencias en la universidad.

El hematólogo polaco Ludwik Hirszfeld

vino a exponer sus últimos trabajos.

En ellos evidenciaba el carácter hereditario

de los grupos sanguíneos.

Muchos científicos dedujeron que la sangre

podría permitir definir las razas.

El antropólogo Otto Reche realizó investigaciones

en una nueva disciplina: la hemotipología.

Especializándose en la conexión entre la sangre y la raza.

Un debate que animaba los círculos de investigación científica

en aquella época era si se podría clasificar científicamente

la especie humana gracias a algún componente de la sangre.

En la práctica, se comprobó que el factor hereditario

era como el color de los ojos.

No siempre tenemos el mismo color de ojos que nuestros padres,

ni el mismo grupo sanguíneo.

Yo, por ejemplo, soy del grupo A, y mi padre es del grupo B.

No le sería de gran ayuda si necesitara una transfusión.

Cuando había que realizar una transfusión directa

de brazo a brazo, el personal médico era el primer convocado.

Pero nosotros solo podíamos donar cada tres semanas.

Previendo la falta de sangre,

los hospitales desarrollaron listas de voluntarios.

Pero la mayoría de las veces no conseguían avisarles a tiempo.

Se atendían los casos más urgentes.

Cuando la conocí, todas mis venas empezaron a palpitar de alegría.

Era auxiliar de laboratorio y voluntaria de Cruz Roja.

Decidí casarme con ella en cuanto tuviera los medios.

En junio de 1931, terminé la carrera de Medicina.

Conseguí un trabajo en el hospital.

Me habría gustado continuar con la investigación en hematología,

pero en Berlín todo lo relativo a la sangre

se estaba volviendo muy ideológico.

Ya no era ciencia, era política.

Los científicos más grandes se sentían fascinados

desde hacía unos años por las teorías eugenistas

y racistas de Eugen Fischer.

Solo buscaban una cosa en la sangre,

un elemento que demostrase científicamente

la superioridad de la raza aria.

Algunos de mis antiguos condiscípulos

habían emprendido prometedoras carreras,

como Robert Ritter, especializado en el estudio de los gitanos.

Llegó a dirigir el Servicio de Investigación de Higiene Racial

del Ministerio de Sanidad.

A finales del invierno de 1933,

Adolf Hitler fue nombrado canciller.

La pureza de la sangre aparecía en todos los discursos

del partido que estaba en el poder.

Estaba escrito en los frontones de los edificios oficiales.

"Una misma sangre para un Reich unido".

"El pueblo que mantenga su sangre apartada de los judíos

vivirá eternamente".

Los nazis declararon el 1 de abril de 1933

el día del boicot contra los negocios judíos.

Nunca olvidaré aquella mañana.

Cuando llegué al hospital, un enfermero me impidió la entrada

diciéndome: "Tú, judío, hoy no trabajas".

Muchos en el hospital no ocultaban su antisemitismo.

Uno de cada dos médicos de mi entorno tenía el carné

del Partido Nacionalsocialista.

Yo no me dejaban donar sangre.

Me tacharon de la lista de donantes voluntarios.

Eso me volvía loco.

Mi sangre fue declarada impura, peligrosa.

Un veneno para la nación.

El gobierno se disponía a votar una ley

para proteger la sangre alemana.

Sangre y raza se convirtieron oficialmente en sinónimos.

Sin embargo, yo creía que las investigaciones

del profesor Hirszfeld, un hematólogo polaco,

habían zanjado ese tema.

Él observó que en cada grupo humano

se presentaban los diferentes grupos sanguíneos.

Es cierto que en proporciones variables,

pero demostró que los alemanes presentaban

los cuatro grupos sanguíneos.

Así como los españoles, los turcos, los chinos...

Las Leyes de Núremberg, basadas en la sangre,

me prohibían ejercer la medicina.

Incluso me impedían casarme con ella.

Ella era católica, y yo, judío.

Y todo en nombre de la sangre.

El ambiente se había vuelto nocivo, agitado.

Qué iba a ser de nosotros en este país.

En octubre de 1934, nos marchamos de Alemania.

Nuestros primeros meses en Nueva York fueron difíciles.

Trabajé como taxista.

Por primera vez en mi vida,

me crucé por la calle con hombres de color.

En Nueva York, blancos y negros vivían en barrios separados.

Esta frontera tácita se fundamentaba en una ley de sangre,

la "one-drop rule", "regla de una gota".

Según la cual se consideraba negro

a todo el que tuviese una gota de sangre negra.

En algunos estados figuraba entre sus leyes.

¿Qué significa una gota de sangre negra?

En junio de 1936, encontré trabajo en un centro social del Bronx,

y nos instalamos allí.

Por fin me reconocieron el título de Medicina.

Me sentía feliz de poder volver a donar sangre.

Aunque los centros estaban equipados con material moderno,

los americanos seguían practicando la transfusión de brazo a brazo,

como en Europa, con el consabido riesgo de falta de sangre.

Sin embargo, no era nada complicado acumular reservas.

Hacía tiempo que se sabía cómo conservar la sangre:

mezclándola con anticoagulante y manteniéndola fresca.

Y aquí, nada más fácil,

ya que los frigoríficos eran tan baratos

que los americanos hasta tenían uno en casa.

Pero la gente prefería saber de dónde provenía la sangre.

No les hacía mucha gracia tener citrato de sodio

corriendo por sus venas.

Querían sangre pura.

Las noticias que llegaban de Europa no eran muy alentadoras.

En España, los republicanos estaban en guerra

contra las tropas rebeldes del general Franco,

que contaba con el apoyo de los nazis.

Una vez asistido, el herido es transportado al hospital móvil,

que se encuentra a unos kilómetros en la retaguardia.

Algunas heridas graves necesitan ser intervenidas rápidamente.

Para ayudar a salvarlos,

los franceses han donado cuatro hospitales móviles,

y los americanos, uno.

Así los heridos pueden ser intervenidos en un tiempo récord.

Me habría gustado tanto ser uno de esos médicos voluntarios

en el bando republicano español.

Pero mi mujer estaba embarazada.

Admiro el valor de Norman Bethune. Su ingenio me cautiva.

Este cirujano canadiense, partidario de la medicina social

y defensor de su gratuidad para todos,

tuvo la idea de equipar camionetas con instrumental médico,

reservas de sangre y neveras.

Había nacido el primer servicio móvil de transfusión.

Los españoles respondieron masivamente

al llamamiento para donar sangre. Se crearon reservas.

En Barcelona y Madrid aparecieron los primeros bancos de sangre.

Rodaron un documental para recaudar fondos.

Las redes socialistas y comunistas se encargaron de su difusión.

Nosotros lo emitimos en Nueva York.

(Música)

Los españoles se sentían orgullosos de donar sangre.

¿Era por la emoción que produce la guerra?

¿Por espíritu revolucionario?

Y nada de recibir dinero a cambio, la donaban gratis.

Lo que sucedió en España hizo que se generalizase

el uso de sangre conservada en los países en paz.

El primer "blood bank", banco de sangre,

abrió en Chicago en 1937.

Le siguieron otros por todo el país, así como en las grandes capitales.

Dos veces por semana, yo trabajaba como voluntario

en el banco de Nueva York.

La transfusión se fue normalizando y permitió tratar nuevas patologías.

Asistí a mi primera exanguinotransfusión.

Una intervención extraordinaria

que consiste en reemplazar la totalidad de la sangre

de un enfermo por las de varios donantes.

(Cánticos)

En Europa, el ambiente degeneraba día a día.

En Checoslovaquia, se evitó la guerra in extremis.

Mis amigos americanos no querían creerme

cuando les hablaba del fanatismo nazi.

Pero yo sabía que nada les detendría.

Los ejércitos de todos los países

empezaron a incluir reservas de sangre en sus logísticas.

Cada ejército se preparaba para la guerra

almacenando reservas.

Seguíamos con estupefacción el avance nazi.

En septiembre de 1939, invadieron Polonia

sin ni siquiera haberle declarado la guerra.

(Avionetas)

El 7 de septiembre de 1940,

la aviación alemana bombardeó Londres.

El asedio de la ciudad duró nueve meses.

(Sirenas)

Tanto en las ciudades como en el campo

se recogía sangre para los londinenses.

Las furgonetas de los vendedores de helados

fueron requisadas y adaptadas.

Las famosas botellas de leche inglesas

fueron modificadas para transportar la sangre de forma segura.

Pero se necesitaba mucha sangre,

ya que se conserva un máximo de tres semanas.

Había que renovarla constantemente.

(Música emotiva)

En Norteamérica, oíamos hablar todos los días de la guerra.

Las organizaciones humanitarias enviaban material de emergencia

y camiones de comida para apoyar a quienes lo habían perdido todo.

Paquetes, ropa, leche en polvo para los niños.

Nuestro banco de sangre quería participar.

La donación colectiva habría sido una ayuda muy simbólica

para nuestros aliados británicos.

Pero ¿cómo íbamos a hacerlo?

Enviar sangre al otro lado del océano no era sencillo.

Al transportarla en barco, se descompondría.

En avión, las vibraciones podrían echarla a perder.

Charles Drew, un joven investigador norteamericano,

resolvió la ecuación.

Coincidí con él varias veces en el banco de sangre de Nueva York,

adonde venía a buscar muestras de sangre

para su tesis sobre el plasma.

En un país en el que negros y blancos viven separados,

Charles vivía en la frontera.

Considerado negro por unas gotas de sangre,

su tez blanca le permitía pasar desapercibido entre los blancos.

Drew no era un militante, era un científico.

Pero cuando entraba en una habitación,

su sola presencia hacía tambalear todos los prejuicios.

Durante su juventud, jugaba tan bien al fútbol americano

que los institutos para blancos lo habían aceptado en sus equipos.

Con eso está todo dicho.

En 1940, terminada la tesis,

daba clases en una gran universidad negra del país.

En la Universidad de Howard, en Washington,

una de las mejores especialistas en plasma sanguíneo

muestra a los estudiantes cómo determinar su densidad

para utilizarlo en zonas de guerra.

La Cruz Roja fue a buscarlo allí

para que dirigiera la operación Blood for Britain,

Sangre para Gran Bretaña.

Charles Drew tuvo entonces una idea brillante.

En vez de enviar sangre, que es muy perecedera,

iban a enviar plasma, uno de sus componentes.

La sangre tiene dos componentes principales.

En la parte de abajo se depositan los glóbulos rojos.

La parte clara de arriba, denominada plasma,

es el líquido en el que se encuentran en suspensión.

Para aislar el plasma se utiliza un simple separador,

igual que para separar la nata de la leche.

El plasma es muy útil para hacer frente a un shock traumático.

En ese caso, lo importante es inyectar al paciente

una cantidad de líquido para mantener la presión arterial.

Charles Drew desarrolló un método para producir plasma

en cantidades industriales en forma líquida.

Y también mediante un procedimiento nuevo

en forma de polvo deshidratado.

Esta sangre no parece para nada sangre.

En el kit, se incluía una aguja, goma y suero fisiológico

para reconstruir el plasma.

Se sellaban herméticamente,

y los kits estaban listos para partir al combate.

(Avioneta)

El ataque a Pearl Harbor nos conmocionó

y nos metió en la guerra.

Yo, que creía que estábamos a salvo...

En los días que siguieron,

cientos de personas vinieron espontáneamente a donar sangre.

Cruz Roja lanzó una intensa campaña de donación.

El llamamiento se realizaba en cualquier sitio

en donde hubiese gente.

En la oficina, en la fábrica, en los centros de ocio.

Los comentaristas de los partidos de béisbol

y los pastores durante sus sermones animaban a donar sangre.

Se organizaron guarderías para que las amas de casa

también pudieran donar.

Hollywood movilizó a las estrellas más famosas, como Humphrey Bogart.

La cantidad de sangre que recogíamos se multiplicó por diez,

cincuenta, cien.

Me dediqué exclusivamente al banco de sangre.

Durante siglos, derramar sangre por la patria

había significado morir por ella.

Por primera vez, todos podían dar sangre por la patria

sin perder la vida.

En EE. UU., unos patriotas donan sangre

para salvar la vida de los soldados. Este joven soldado de artillería

se ha salvado gracias a ocho transfusiones.

Y ha insistido en devolver al banco de sangre

lo que le había dado a él.

Ese es el auténtico patriotismo, dar la vida y la sangre por tu país.

Pero lo que no decían las películas

era que en un amplio sector de la población

había sido excluido de la intensa colecta:

los afroamericanos.

Cruz Roja se negaba a aceptar su sangre

y mezclarla con la de los blancos para fabricar plasma.

Muchos americanos blancos, particularmente en el sur del país,

estaban convencidos de que una sola gota de la sangre de un negro

podía alterar el color de su piel.

Ni el mismísimo Charles Drew,

responsable de la operación Sangre para Gran Bretaña,

podía donar sangre oficialmente.

Asqueado, el gran investigador dimitió y regresó a la universidad.

Comprendo lo que sentían las personas de color.

Ver cómo la patria rechaza tu sangre es ver tu ciudadanía rechazada.

Es simbólico y es hiriente.

La American Medical Association,

la gran asociación profesional de médicos a la cual pertenezco,

se posicionó en contra de la discriminación.

Las principales asociaciones judías hicieron lo mismo.

Las agrupaciones negras se movilizaron,

con el apoyo de buena parte de la prensa.

El país estaba dividido.

Un estudiante negro declaró en el "New York Times":

"El ejército solo nos acepta en la intendencia.

Cruz Roja rechaza nuestra sangre.

¿Hitler haría algo más?".

Ante el escándalo, Norman Davis, presidente de Cruz Roja,

reconoció que se trataba de una creencia

más que de una realidad científica.

Pero temía que muchos blancos rechazasen la sangre negra

y que el programa se viese comprometido.

En 1942, tras meses de polémicas, en un clima tenso

y una intervención de la mismísima mujer del presidente,

Eleanor Roosevelt,

Cruz Roja decidió que la sangre de los negros sería aceptada,

aunque separada.

Recibimos instrucciones muy precisas para marcar los frascos

con etiquetas distintas.

Cuando se sabía perfectamente que no existía ninguna diferencia

entre la sangre de un negro y la de un blanco.

Cuánta hipocresía.

Hasta 1941, todavía manteníamos algún contacto con Alemania.

Intercambiábamos paquetes con la familia de mi mujer.

Pero la correspondencia con antiguos colegas

cada vez era más escasa.

Un amigo enfermero me contó en una carta

que la Wehrmacht controlaba la recogida de sangre,

y había listas de donantes selectivas.

Solo los soldados, los funcionarios,

los miembros del partido nazi y los miembros de Cruz Roja

podían donar sangre para el ejército.

Entre líneas, podía leerse que habían tenido problemas

con la sangre conservada.

Accidentes e infecciones.

Pero a partir de 1942, dejé de tener noticias personales.

Los noticieros decían que en el frente ruso

había cientos de miles de heridos alemanes.

¿Cómo iban a hacerle frente los servicios sanitarios?

¿Qué pasaba con sus reservas de plasma?

¿Tenían técnicas de conservación diferentes a las nuestras?

Era imposible hacerse una idea clara.

Vi una película americana en el cine, "La estrella del norte",

con Erich von Stroheim, emigrante igual que yo.

Interpretaba a un médico militar del frente ruso

que secuestraba a niños eslavos y les sacaba toda la sangre

para curar a los soldados alemanes.

Médicos alemanes desangrando a niños.

Francamente, los guionistas norteamericanos se pasaban.

A finales de 1942, solicité el ingreso

en los servicios sanitarios del ejército norteamericano.

Quería volver a Europa.

Mi mujer se opuso y discutimos.

Pero yo quería participar en esa guerra

como muestra de agradecimiento a la nación que me había acogido.

Como es de suponer, los servicios de información

me sometieron a un largo interrogatorio.

Y al final, me reclutaron.

Creía que iba a desembarcar en Europa,

y me encontré en Argel, al norte de África.

En el hospital Mustafá

conocí a los profesores Edmond Benhamou y Arnault Tzanck,

dos hombres más apasionados por la hematología que yo.

Tzanck era un pionero en la transfusión en Francia.

Fue una autoridad indiscutible en la materia

en el periodo de entreguerras.

Pero teníamos más puntos en común.

Al igual que yo, ambos eran judíos

y les habían prohibido ejercer.

En su caso fue el régimen de Vichy.

Benhamou había creado en Argel

un centro de transfusión clandestino muy ingenioso.

A falta de material, un vidriero artesano

le hacía frascos de cristal,

y un joyero le fabricaba las agujas de las jeringuillas.

Se extraía la sangre

y se clasificaba solo según el grupo O, A o B.

Benhamou y Tzanck no tenían prejuicios filosóficos

con el tema del origen de la sangre, y funcionaba muy bien.

Su organización se convirtió en el primer banco de sangre

de la Francia libre.

Cómo vamos a socorrer a quienes han sido operados

si todos vosotros, sin distinción de raza,

religión, ideas políticas,

si todos vosotros, sin distinción de clase,

ricos y pobres, trabajadores, gentes de mundo,

si todos vosotros, en un inmenso arrebato de amor

y fraternidad social, si todos vosotros no donáis

un poco de vuestra sangre.

Sí, un poco de vuestra sangre para salvar una vida humana.

En la primavera de 1944, nos enviaron a Inglaterra.

No se sabía cuándo exactamente ni dónde iba a tener lugar

el asalto terrestre al continente europeo.

Pero teníamos que estar preparados.

Cientos de técnicos quirúrgicos fueron formados para extraer sangre

y controlar su estado.

Otros aprendieron a limpiar y esterilizar el material.

Y a reparar los vehículos frigoríficos.

Las previsiones del Estado Mayor eran aterradoras.

200 000 heridos durante las primeras semanas del desembarco.

Se almacenaron 30 000 litros de sangre.

Decenas de miles de kits de plasma llegaron de Norteamérica.

Nunca antes en la historia se había reunido semejante cantidad

de este oro rojo.

A principios de junio, se organizó la última gran colecta

de sangre fresca entre soldados y personal no combatiente.

En esta ocasión se impuso la discreción.

El ambiente reinante era bastante alegre.

Los jóvenes parecían despreocupados.

Sin embargo, tres días más tarde, tenían que partir al frente.

Solo llevábamos cuatro días en territorio francés,

y más de 10 000 de los nuestros habían muerto o desaparecido.

Entonces creíamos que ya había pasado lo más duro,

pero nada más lejos de la realidad.

El campo normando era una auténtica trampa,

con todas esas filas de manzanos y esas sucesiones de taludes.

El enemigo no cedía nada.

Se necesitaron semanas para sacarlos uno a uno.

Las pérdidas fueron enormes.

(Explosiones, disparos)

Para transfundir a un herido inconsciente,

leíamos el grupo sanguíneo en la placa de identificación,

la "dog tag".

Pero en la mayoría de los casos

la leíamos cuando ya era demasiado tarde.

Hubo decenas de casos de escalofríos y fiebre

después de las transfusiones

debido al mal estado de algunas partidas de sangre.

Un avión que transportaba sangre se estrelló,

y con él, 1146 botellas del preciado líquido.

Pero pese a todo esto,

puede decirse que nuestra organización funcionaba bien.

El verano de 1944,

nuestras reservas disminuyeron peligrosamente.

Recurrimos una vez más a nuestros chicos,

que donaron sin rechistar.

Sabían que podrían ser ellos los primeros beneficiarios.

En cuanto al plasma,

Cruz Roja relanzó una campaña de colecta en Norteamérica.

La donación de sangre establece un vínculo tangible

entre los soldados y los que están en casa.

Hoy, cada paquete lleva el nombre del donante

para que el receptor pueda agradecérselo personalmente.

En el día a día, los heridos no tenían la posibilidad

de escribir al donante.

El plasma que les inyectábamos era anónimo, ya que para fabricarlo

había que mezclar la sangre de unos y otros.

Pero las historias hermosas siempre suben la moral.

Como hablaba su lengua,

yo me ocupaba de los prisioneros alemanes.

Algunos soldados fanáticos rechazaban la transfusión

de sangre impura y preferían morir.

Un enfermero alemán me describió la desorganización

de sus servicios sanitarios.

No tenían suficiente material médico.

Les faltaba penicilina y sangre conservada.

A menudo tenían que recurrir a la transfusión directa

de brazo a brazo.

No cabe duda de que nosotros habíamos ganado

la batalla de la sangre.

En total, nuestro ejército extrajo y distribuyó

7 millones de litros.

El 90 % de nuestros heridos sobrevivieron a las heridas.

10 años después, volvía a Alemania.

Entre los civiles a los que tratábamos

para quitarles pulgas y piojos, identificamos a oficiales de las SS

que intentaban pasar desapercibidos mezclándose con los demás.

Las SS fueron el único cuerpo del ejército

que se tatuó sistemáticamente el grupo sanguíneo

en el brazo izquierdo, al lado de la axila.

Querían a toda costa convertir la sangre

en un marcador de identidad.

Los deportados nos contaron que, en los campos de concentración,

los nazis a veces los habían utilizado

como reserva viva de sangre para curar a sus heridos.

Supe también que, en el frente del este,

habían sacado sangre a los niños prisioneros,

como en la película de Erich von Stroheim.

Esta guerra hizo posible lo inimaginable.

Tras pasar casi dos años en Europa, regresé a Estados Unidos.

Ahora es mi país y el de mis hijos.

Aquí todavía quedaba una batalla por librar.

(Música animada)

En 1948, la Cruz Roja americana

dejó de mencionar el origen racial en los frascos de sangre.

Pero en muchos estados del sur

persistían los bancos de sangre separados,

igual que los baños, las plazas de autobús

y los hospitales.

(Cánticos)

Fue necesario desgastar muchas suelas de zapatos

durante años de manifestaciones y luchas

hasta que, en julio de 1964,

la segregación quedó definitivamente abolida

con la Civil Rights Act,

Ley de Derechos Civiles.

La sangre solo ocupa unas líneas del gran texto,

en el que se declara la abolición de la segregación,

pero es todo un símbolo.

La sangre no es negra ni blanca, es solo roja.

Pese a todos sus esfuerzos,

los científicos no han conseguido encontrar

ningún marcador de raza en la sangre.

Poco a poco, han ido renunciando a definir científicamente

la noción de raza humana.

Por supuesto que en el lenguaje corriente

mis hijos y mis nietos siguen diciendo

que fulanito tiene sangre negra, o judía, o irlandesa.

Claro que sí, la palabra sigue denotando una semejanza.

Pero no hay que confundir el sentido simbólico de la palabra

con la realidad del líquido que circula por nuestras venas:

la sangre humana.

Que solo se divide en unas pocas familias para toda la humanidad.

Y que puede hacer que un perfecto desconocido

del otro extremo del mundo

se convierta en un auténtico hermano de sangre.

(Música créditos)

La noche temática - El oro rojo

52:37 10 feb 2018

En Junio de 1944, los aliados desembarcaron en la costa de Normandía. Transportaban neveras que contenían miles de litros de un preciado fluido: la sangre humana. Por primera vez, una extraordinaria logística permite a cientos de miles de donaciones de sangre ser transportada de Nueva York a Londres para ser transfundida una semana más tarde a soldados americanos o británicos en las playas de Normandía.

Contenido disponible hasta el 25 de febrero de 2018.

Histórico de emisiones:
30/01/2016

En Junio de 1944, los aliados desembarcaron en la costa de Normandía. Transportaban neveras que contenían miles de litros de un preciado fluido: la sangre humana. Por primera vez, una extraordinaria logística permite a cientos de miles de donaciones de sangre ser transportada de Nueva York a Londres para ser transfundida una semana más tarde a soldados americanos o británicos en las playas de Normandía.

Contenido disponible hasta el 25 de febrero de 2018.

Histórico de emisiones:
30/01/2016

ver más sobre "La noche temática - El oro rojo" ver menos sobre "La noche temática - El oro rojo"

Los últimos 597 documentales de La noche temática

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 3:55 pasado domingo En Estados Unidos, la legalización del cannabis está viviendo un boom. Es un mercado que mueve alrededor de 7.000 millones de dólares anuales. El principal reclamo para su legalización es el uso terapéutico. Existe una delgada línea entre el derecho de toda persona a aliviar el dolor y la legalidad en las prescripciones médicas de, por ejemplo, los opiáceos, cuyo abuso ha llevado a una epidemia de adicción en EEUU. La Noche Temática analiza el consumo de cannabis y de opiáceos con fines terapéuticos. La medianoche del sábado 24 al domingo 25 de febrero, en La 2

  • Tormentas de polvo

    Tormentas de polvo

    50:03 pasado sábado

    50:03 pasado sábado Las tormentas de polvo y arena son un problema en gran parte del mundo. Se producen sin previo aviso, paralizando el tráfico e interrumpiendo la vida diaria. Contenido disponible hasta el 4 de marzo de 2018.

  • La edad de las consecuencias

    La edad de las consecuencias

    1:01:06 pasado sábado

    1:01:06 pasado sábado ¿Cómo interactúa el cambio climático con otros problemas preexistentes? ¿Qué relación tiene el cambio climático con el surgimiento de grupos radicalizados como el ISIS, el conflicto en Siria y la crisis de refugiados en Europa? Las consecuencias pronosticadas de un calentamiento global, ya son una realidad. Contenido disponible hasta el 4 de marzo de 2018.

  • 2:42 pasado viernes La Noche Temática inicia su emisión con el documental “La edad de las consecuencias”, una producción estadounidense de 2017, de 60 minutos de duración, dirigida por Jared P. Scott y producida por PF Pictures Production. ¿Cómo interactúa el cambio climático con otros problemas preexistentes? ¿Qué relación tiene el calentamiento global con el surgimiento de grupos radicalizados como el ISIS, el conflicto en Siria y la crisis de refugiados en Europa? Las consecuencias pronosticadas de un calentamiento global, ya son una realidad. “Si tenemos una zona que ya es inestable, y tiene el desafío adicional del aumento del nivel del mar, eventos climáticos extremos, escasez de agua o escasez de alimentos, o desastres que obligan a la gente a desplazarse; empezamos a ver situaciones de conflicto. Estas son todas las condiciones subyacentes. El cambio climático es el estímulo o el catalizador que puede provocar que todo ese cóctel se agite y se convierta en conflicto”, nos explica Sharon Burke, ex secretaria adjunta del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos. @@FOTO[4467814] Este documental investiga el impacto del cambio climático en la creciente escasez de recursos, la migración humana y el conflicto, a través de la lente de expertos en la seguridad nacional de los Estados Unidos y la estabilidad global mundial. Estudios de distinguidos militares, generales y antiguos miembros del ejército nos llevan más allá de los titulares del conflicto en Siria, el malestar social de la Primavera Árabe, el surgimiento de grupos radicalizados como el ISIS y la crisis de refugiados en Europa para mostrar cómo el clima interactúa con las tensiones sociales provocando conflictos. @@FOTO[4467816] El documental profundiza en cómo la escasez de agua y alimentos, la pérdida de tierras, las olas de calor, la sequía, el clima extremo y el aumento del nivel del mar funcionan como aceleradores de la inestabilidad y catalizadores del conflicto en regiones volátiles del mundo. Los expertos están convencidos de que si continuamos dando prioridad a los negocios, las consecuencias del cambio climático, las oleadas de refugiados, estados fallidos y terrorismo, continuarán creciendo y llevarán a implicaciones graves para la paz y la seguridad en el siglo XXI.

  • 4:03 pasado viernes El documental que cierra esta Noche Temática se titula “Tormentas de polvo”, una producción de Reino Unido de 2017, de 52 minutos de duración, dirigido por Neil Cameron y producido por Clan Productions para la BBC. Este documental se ocupa del creciente problema de las tormentas de polvo; qué las causa, por qué parecen volverse cada vez más frecuentes y más severas en algunas partes del mundo; cómo podemos predecirlas y qué se puede hacer para ayudar a disminuir su impacto. El descenso de las precipitaciones, provocado por el cambio climático, combinado con la sobreexplotación del agua en la agricultura, están desecando peligrosamente las tierras. Las tormentas de polvo y arena son un problema en gran parte del mundo. Se producen sin previo aviso, paralizando el tráfico e interrumpiendo la vida diaria. Los componentes químicos y minerales de las partículas de polvo tienen un impacto directo en nuestra salud. El polvo puede enfermar a la gente, y la puede matar. Oriente Medio, es una de las zonas más azotadas. El descenso de las precipitaciones, provocado por el cambio climático, combinado con la sobreexplotación del agua en la agricultura, están desecando peligrosamente las tierras. Un ejemplo de las consecuencias de la mala gestión del agua es el lago Urmía, en Irán, desde la creación de una serie de presas que restringen la llegada de agua, el lago ha menguado drásticamente. La sal del fondo del lago ha quedado al descubierto, y ahora, a poco que sople el viento, la sal sale volando, y se convierte en un desastre que afecta a toda la región. Los proyectos de construcción de presas en Turquía e Irán están contribuyendo al problema de la desertificación y al consiguiente aumento de las tormentas de polvo. Para intentar disminuir su impacto, los científicos de la NASA usan satélites en órbita para modelar y observar el polvo en la atmósfera, y están desarrollando nuevas formas para ayudar a los agricultores, en áreas secas, a decidir cuándo y dónde sembrar sus cultivos. En Kuwait están reverdeciendo el desierto usando plantas nativas tolerantes a la sequía. Las tormentas de arena y polvo tienen consecuencias mucho más allá de donde se originan. El polvo del desierto del Sáhara viaja a través del Atlántico hacia América cada año afectando a los arrecifes de coral de Florida. Para predecirlas, se está estableciendo un sistema mundial de alerta temprana de tormentas de arena y polvo. En una antigua iglesia en Barcelona han instalado un superordenador donde se pronostican tormentas de polvo en Oriente Medio, África del Norte y Europa. Y muy pronto se podrá obtener un pronóstico de polvo de 72 horas en nuestros teléfonos inteligentes. El documental fue filmado en 2016 en Kuwait, EE. UU., Europa y el Reino Unido, y se centra en Oriente Medio, una de las regiones más afectadas por las tormentas de polvo.

  • 2:31 11 feb 2018 El cambio climático es mucho más que el derretimiento de los casquetes polares. Es clima extremo, sequía, tormentas de arena y polvo, aumento del nivel del mar, migración de las poblaciones, enfrentamientos entre países y terrorismo. El calentamiento global acelera la inestabilidad en el mundo y provoca conflictos en las regiones más volátiles. Una amenaza creciente para la seguridad y paz mundial. Esta 'Noche temática', nos acerca a las catastróficas consecuencias del calentamiento global.

  • El oro rojo

    El oro rojo

    52:37 10 feb 2018

    52:37 10 feb 2018 En Junio de 1944, los aliados desembarcaron en la costa de Normandía. Transportaban neveras que contenían miles de litros de un preciado fluido: la sangre humana. Por primera vez, una extraordinaria logística permite a cientos de miles de donaciones de sangre ser transportada de Nueva York a Londres para ser transfundida una semana más tarde a soldados americanos o británicos en las playas de Normandía. Contenido disponible hasta el 25 de febrero de 2018. Histórico de emisiones: 30/01/2016

  • 1:24:09 10 feb 2018 Cuando estalla la Primera Guerra Mundial en 1914, Marie Curie es una científica de renombre, ganadora del Premio Nobel en Física. Dirige el Instituto del Radio con el Doctor Claudius Regaud. Decidida a poner en práctica las técnicas de la radiología, ella y su hija Irène de 17 años recorren el frente de batalla para convencer a cirujanos y doctores de la importancia de la radiología para salvar a los heridos de guerra. Contenido disponible hasta el 25 de febrero de 2018. Histórico de emisiones: 30/01/2016

  • 1:43 02 feb 2018 A lo largo de los años 70 y 80, los juegos de rol que mayor éxito comercial obtuvieron eran todos juegos de fantasía. En su mayoría eran variaciones alrededor del universo de “El señor de los anillos”. Había millones de personas jugando todo el tiempo. Se creó un fenómeno muy novedoso en el que los juegos tenían un componente narrativo tan potente que la gente se metía a fondo en ellos.

  • 1:52 02 feb 2018 Los fanáticos de las películas ya no son consumidores pasivos. Son los fanarquistas. Producen sus propios contenidos desafiando a las grandes productoras. Con una idea original o con su propio giro personal sobre una película o serie, toman las riendas y difuminan la línea entre el aficionado y el profesional.

  • 2:45 28 ene 2018 Cada vez son más los fans que crean una subcultura entorno a las películas que admiran. Son fanáticos que compiten con las producciones de Hollywood creando sus propias versiones con la tecnología más asequible. Otro fenómeno rodeado de incondicionales seguidores son los juegos de rol como los míticos “Mundo de Tinieblas” o “Vampiro: la mascarada”.

  • 3:43 23 ene 2018 La Noche Temática inicia su emisión con el documental “Hitler, el adicto”, una producción francesa de 2017, de 52 minutos de duración, dirigida por Christian Huleu y producida por Outside Films.

  • 4:02 23 ene 2018 La Noche Temática continúa su emisión con el documental “Hitler y los apóstoles del mal”, una producción francesa de 2016, de 90 minutos de duración, dirigida por Fabien Vinçon y producida por C. Productions. Para llevar a cabo sus planes Hitler se rodea de una amplia red de colaboradores. En el círculo más próximo Hermann Goering, Joseph Goebbels y Heinrich Himmler. Y entre los hombres que ejecutan las órdenes sobre el terreno: los funcionarios del tercer Reich, que cometen los crímenes y las atrocidades. Como Rudolf Hoess, el verdugo de Auschwitz. Hitler ha tardado más de quince años en reclutarlos. ¿Quiénes son estos hombres que están a la sombra de Hitler? ¿Cuál es el cometido de cada uno de ellos? En primer lugar, está el círculo íntimo, sólo ellos tienen acceso directo a él. Entre estos fieles se forma un trío central cuyo personaje principal es Hermann Goering, el segundo Joseph Goebbels y el tercero Heinrich Himmler. Hermann Goering es un ogro que sólo piensa en enriquecerse, es oportunista y drogadicto. Ve despegar su carrera en el nazismo a la edad de veintinueve años. Goering crea una nueva policía política: la Gestapo. En mil novecientos treinta y cuatro se abre el primer campo de concentración, en Dachsu. Los opositores al nazismo son sometidos a trabajos forzados. Goering gana puntos en la estima de Hitler. A mediados de los años treinta, Hitler va a tomar una decisión estratégica que comparte en principio con su brazo derecho. Es necesario que Alemania se prepare para entrar en guerra dentro de cuatro años. Y para llevar a cabo su programa, crea una nueva administración con un director de programa para cuatro años, que es Hermann Goering. En mil novecientos treinta y seis Goering es catapultado a la dirección de la industria alemana. Los alemanes, sin ejército desde la derrota de la Primera Guerra Mundial, preparan la revancha. Estas nuevas funciones permiten también a Goering enriquecerse. Hitler designa a Goering como su sucesor. Hermann Goering y Emma, su segunda esposa, se convierten en la pareja oficial del régimen. El segundo es Joseph Goebbels, un escritor fracasado. Se convertirá en el “estratega del odio”, será nombrado Ministro de Propaganda. Su cojera le hace sentirse acomplejado, y se venga proyectando un odio extremo. Vive por y para su ídolo: Hitler. También es un antisemita fanático. Cuando los nazis llegan al poder, los judíos solo representan en Alemania el cero como ocho por ciento de la población, pero Goebbels idea la forma de perseguirlos. Por las calles circulan camiones transmitiendo un mensaje. Seamos alemanes y no judíos. Goebbels decide entonces enviar mensajes a través de las ondas. Y para que la propaganda pueda llegar a todos los hogares, llega incluso a hacer fabricar ex profeso una radio de bajo coste. Joseph Goebbels lo supervisa todo: el teatro, el cine. Las noticias son revisadas previamente por un poderoso comité de censura. Los Goebbels representan la familia modelo del régimen. Los nombres de sus seis hijos comienzan todos por la letra “H”, en honor a Hitler. Sus seis hijos serán utilizados con fines propagandísticos. El tercero, Heinrich Himmler, frío, obstinado y meticuloso. Un hombre afable que se convertirá en el “asesino del siglo” al organizar lo que los nazis denominan “La solución final”. Es un joven burgués obsesionado con la superioridad de la raza germánica. Su ideología se basaba en un sentimiento de superioridad, el sentimiento de que el pueblo alemán era superior a todos los demás. Himmler crea un club VIP en el seno del partido. Sus disciplinados hombres de negro forman un grupo de élite bajo sus órdenes. Las siglas están formadas por dos letras SS. Todos sus integrantes deben ser obligatoriamente de origen germánico puro. Serán los más fanáticos entre los fanáticos. El segundo círculo está compuesto por hombres más jóvenes y ambiciosos que se unen a Hitler en los años treinta, cuando asciende al poder y reparte las carteras ministeriales. Entre ellos, Albert Speer, “el arquitecto del tercer Reich” ascenderá hasta la cúspide, llegará a ser nombrado Ministro de Armamento. Bajo la apariencia de un distinguido arquitecto es, de hecho, un gran manipulador que comparte los sueños megalómanos de Hitler y que hará cualquier cosa para convertirse en su favorito. Hitler le hará el encargo del siglo, Germania, la futura capital de su imperio. Por último, en el círculo exterior están los hombres que ejecutan las órdenes sobre el terreno: los funcionarios del tercer Reich, que cometen los crímenes y las atrocidades. Como Rudolf Hoess, el director del campo de concentración de Austerlitz-Birkenau, un hombre absolutamente frío y altivo. Este hombre de familia, que vive con su esposa y sus cinco hijos en una casa frente al campo de concentración, organizará el exterminio de un millón cien mil personas. Y a su lado, el doctor Joseph Mengele, el encargado de los experimentos médicos, encarna la crueldad nazi. Sin compasión por sus víctimas, este doctor de las SS llevará a cabo las mutilaciones más atroces en los campos de concentración, incluso con niños. Todos los que están alrededor de Hitler se odian entre sí. Para complacer al Führer compiten entre sí. Es una forma de operar en aquella comunidad, fomentada por Hitler, que suscita la rivalidad y la competencia.

  • 3:00 21 ene 2018 Las élites del estado nazi estaban convencidas de la eficacia de las drogas en el futuro del Tercer Reich. Se distribuían a gran escala estimulantes, como las anfetaminas, tanto entre los civiles como entre los militares. Alimentada por las drogas la megalomanía de Hitler no conocía límites. En los 12 años que se mantuvo en el poder propició una guerra mundial, un genocidio y 50 millones de muertos. ¿Contribuyó su consumo de drogas a sumir al mundo entero en el horror? ¿Quiénes son los hombres que están a la sombra de Hitler y le ayudan a llevar a cabo sus planes? Con motivo del Día Internacional en memoria de las víctimas del Holocausto, hoy La Noche Temática, nos acerca a las adicciones de Hitler, y al papel de su red de colaboradores.

  • 3:37 17 dic 2017 Orson Welles es uno de los grandes genios del séptimo arte. Su leyenda se alimenta tanto de sus películas acabadas como de las que no terminó. Desde niño prodigio a hombre de gran versatilidad, tuvo una enigmática carrera en Hollywood. La meca del cine brilla por sus grandes producciones y actores de primera fila, pero existe una figura esencial e invisible a los ojos de la gente, el director de reparto. Profesionales desconocidos que dieron su primera oportunidad a actores como James Dean, Dustin Hoffman o Robert Duvall. Hoy La Noche Temática nos acerca a los grandes actores y directores de reparto de Hollywood. Orson Welles, el genio creador Iniciamos la emisión con un documental de nacionalidad norteamericana del año 2014. Tiene una duración de 85 minutos y está dirigido por Chuck Workman y producido por Cohen Welles Prollect LLC. Desde niño prodigio a hombre de gran versatilidad, Orson Welles tuvo una enigmática carrera en Hollywood, así como una importancia crucial en el cine independiente y en el teatro. Películas como Ciudadano Kane o Campanadas a medianoche continúan inspirando el cine actual. Con una vida personal y sentimental agitada, Orson Welles, antepuso siempre como prioridad su trabajo. Como actor, Welles trabajó infatigablemente, interpretando muchas veces dos y tres películas por año. Algunas de sus actuaciones, Alma rebelde (1943), El tercer hombre (1949), Compulsión (1959) son memorables. Sus interpretaciones de Othello, Kane, Falstaff y otras muchas en las que se dirigía a sí mismo, hacen ver que su talento como actor era tan grande como el que manifestó en otras muchas actividades de su vida. Este documental ofrece imágenes de casi todos los trabajos realizados por el legendario director de "El cuarto mandamiento". Incluidas algunas de sus películas inacabadas como "Al otro lado del viento” con John Huston. Cuenta con numerosas entrevistas a personalidades relevantes como Martin Scorsese, Steven Spielberg, Richard Linklater, y su amigo de toda la vida, el historiador de cine y director, Peter Bogdanovich. “Casting by… elegir un actor” Cerramos la emisión de esta noche con el documental norteamericano “Casting by… elegir un actor”. Del año 2012 y con una duración de 90 minutos está dirigido por Tom Donahue y producido por Creative Chaos Ventures y Tashtego Films. En la industria del cine existe una profesión poco conocida, los directores de reparto. Encargados de seleccionar los rostros que darán vida a los personajes son la pieza esencial para que una película tenga éxito. Marion Dougherty es considerada la primera directora de reparto de la historia moderna del cine. Gracias a su instinto saltaron a la fama grandes actores en la segunda mitad del siglo XX. @@FOTO[4082158,L,50] Marion Dougherty buscaba grandes actores de teatro para dar vida a los personajes, todo lo contrario que en el sistema de la fábrica de estrellas que existía en Hollywood en la época. Al viejo Hollywood solo le interesaban los estereotipos. Siempre estaban buscando uno, porque un estereotipo significaba dinero, y, después, podían usarlo película tras película. Marion sabía que, aunque hicieran mal una prueba y puede que no sirvieran para un papel, tenías que ser capaz de ver su potencial. Tom Donahue combina relatos personales de un sinnúmero de actores y directores, incluyendo a Martin Scorsese, Woody Allen, Clint Eastwood, Glenn Close, Robert Duvall, Al Pacino, Robert De Niro y John Travolta con extenso material de archivo para reconstruir la historia nunca contada de los directores de reparto buscando así otorgarles el reconocimiento que nunca han tenido. Marion Dourgherty murió en 2011 a los 88 años, con más de 74 títulos en su haber.

  • 2:47 07 dic 2017 La Noche Temática inicia su emisión con el documental “Anuncios hasta en la sopa”, una producción canadiense de 2016, de 52 minutos de duración, dirigida por Scott Harper y producida por Best Trip Ever y Castlewood Productions. La publicidad tal como la conocíamos tiende a desaparecer. En la nueva era de la publicidad, los mejores ingenieros sustituyen a los ejecutivos tradicionales. La tecnología y los algoritmos matemáticos programan una vigilancia precisa y específica. Sin ningún tipo de regulación, las compañías son libres de recopilar los datos personales de cualquier persona que acceda a internet. Información personal para diseñar anuncios que influyan en nosotros en el momento preciso en que estamos más dispuestos a gastar. ¿Es este el precio que pagamos por un Internet gratis?

  • 1:00 05 dic 2017 La Noche Temática continúa su emisión con el documental “¿Por qué hacemos clic?”, una producción holandesa de 2016 dirigida por Martijn Kieft, de 52 minutos de duración y producida por VPRO. Se está llevando a cabo el mayor experimento psicológico de todos los tiempos, y todos participamos en él. Cada día, un billón de personas somos analizadas en la red. Pero, ¿qué determina nuestra conducta de compra? ¿Qué ingeniosos trucos consiguen que hagamos clic en los anuncios indeseados de las webs, que llenemos nuestras cestas al máximo, permanezcamos en sitios webs el mayor tiempo posible, o votemos por un candidato en particular? Las grandes firmas buscan psicólogos. Es la persuasión online. @@FOTO[4344865] El viejo mundo del marketing y la publicidad, que utiliza carteles, vallas publicitarias y anuncios televisivos para persuadirnos, ha sido sustituido por un entorno completamente nuevo. Se denominan a sí mismo persuasores online. No hablan de trucos de ventas, sino de tasas de conversión, tiempo empleado, clics y hábitos. Un mundo lleno de hábiles operadores, que han aprendido mucho en los últimos años acerca de cómo funciona nuestro cerebro y, por tanto, de la facilidad con que podemos ser persuadidos para cliquear. Todos quieren ser capaces de conseguir que la gente compre cosas. Eso se llama persuasión. En el mundo de la publicidad ahora todo gira en torno a la persuasión. Esta es la rama del marketing de la psicología comercial. Según los expertos, podemos ser influenciados con mucha facilidad. Las ventanas emergentes que nos parecen muy fastidiosas, cuando navegamos por la red, producen en su mayor parte resultados positivos. Entre un diez y un quince por ciento más de personas compran un producto o reservan una habitación en un hotel cuando están presentes las fastidiosas ventanas emergentes.

  • 3:00 03 dic 2017 A finales del siglo pasado, se produjo la revolución digital, lo que se ha traducido también en una revolución de la industria de la publicidad. Ahora las marcas pueden seguirnos la pista por internet, conocer nuestra edad, nivel de ingresos, y lo que nos gusta comprar. Es un negocio en el que no hay leyes. El grado de invasión no tiene límite. La Noche Temática nos acerca a la era de la publicidad digital. Esta Noche Temática incluye los siguientes títulos: “Anuncios hasta en la sopa” y “¿Por qué hacemos clic?”

  • 4:28 26 nov 2017 Continuamos nuestra emisión con un documental sueco de 58 minutos. Producido en el año 2016 por Swedish Educational Broadcasting Company, está dirigido por Magnus Sjöström. El desarrollo acelerado de la tecnología en forma de digitalización y robotización puede convertirse en un problema para el empleo dentro de no mucho tiempo. ¿Qué pasará con las personas que han sido reemplazadas por las máquinas y los algoritmos? Hay economistas que han empezado a estudiar el impacto exacto que puede tener la automatización en el mercado laboral y la respuesta es sobrecogedora. A través de un estudio se hace una lista de todos los empleos que serán automatizados de aquí a veinte años. La conclusión es que el 47% del mercado laboral estadounidense está listo para ser automatizado. No quiere decir que esos trabajos vayan a desaparecer necesariamente, sólo que la tecnología permite automatizarlos. Una de las señales de que el desarrollo tecnológico ha alcanzado un nivel en el que pueden producirse cambios más importantes de lo que piensan muchos escépticos es como, hace no mucho, se veía como algo imposible el que un coche pudiese operar por su cuenta en un entorno tan complejo como una ciudad. Hoy la pregunta no es si es posible que las calles se llenen un día de coches autoconducidos, sino cuándo. El desarrollo tecnológico conlleva un problema inherente, y es que cada nueva revolución tecnológica implica una necesidad menor de trabajadores. A día de hoy, las compañías que más valor generan emplean a una fracción de los trabajadores de los que empleaban hace tan sólo una generación.

  • 4:36 26 nov 2017 Comenzamos la emisión de hoy con un documental de doble nacionalidad, española y francesa, del año 2017. Con una duración de 55 minutos, está dirigido por Rafael Durán y coproducido por Yuzu Productions, Corporación Radiotelevisión Española y Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, S.A Exoesqueletos, brazos y piernas motorizadas e interfaces cerebro-ordenador para dar órdenes con la mente. Son dispositivos que están diseñados especialmente para que sus usuarios recuperen alguna de las capacidades que han perdido. ' Actualmente ya se están implantando dispositivos electrónicos para tratar algunas enfermedades, pero llegará un día en el que la tecnología nos permitirá mucho más que simplemente volver a la normalidad. Nos mejorará, dándonos más fuerza, nuevos sentidos y quizás, incluso, más inteligencia. Nos convertirá en cíborgs. En todo el mundo, ya hay pioneros que se aventuran a experimentar con ellos mismos. Los científicos son más prudentes, pero hay algunos que sueñan en aumentar las capacidades del cuerpo humano. Muchos brazos biónicos permiten una rotación de la muñeca de 360º. Este giro completo es el ejemplo perfecto de cómo la tecnología está superando los límites de la recuperación para aportar funciones adicionales. Existen también kits para la estimulación transcraneal con corriente continua, una técnica para hacer pasar electricidad a través del cerebro mediante electrodos externos. Se supone que mejora la alerta, potencia la concentración e incrementa la capacidad de aprendizaje. Los derechos de los cíborgs plantearán muchas cuestiones de cara al futuro: ¿estas tecnologías deben ser restringidas o estar al alcance de todo el mundo? ¿Y si alguien piratea un implante? ¿La policía podría confiscar implantes y aparatos?

Mostrando 1 de 30 Ver más