La noche temática
­ ­ ­ ­

La noche temática

Los sábados en la 23:00 h.

Síguelo también en directo en RTVE.es

Dirigido por: Cecilia Fernández

La Noche Temática comenzó su andadura en La 2 de TVE en octubre de 1995. A lo largo de su trayectoria, el programa ha conseguido unos índices de audiencia muy por encima de la media de la cadena y una aceptación por parte del telespectador que se ha mantenido prácticamente inalterable en el transcurso de los años.

La Noche Temática utiliza un formato poco habitual en la programación de las televisiones generalistas. Un formato interesante y distinto, abordar un mismo asunto desde distintas ópticas en una combinación de documentales, apoyado en ocasiones con largometrajes. Un espacio abierto a todos los conocimientos, que explora todas las corrientes de ideas, abierto a la innovación y al cambio.

Los contenidos de los documentales de La Noche Temática facilitan una mirada a los acontecimientos que han marcado el último siglo y a los asuntos que marcan las tendencias del actual. El programa invita cada semana al telespectador a perfeccionar sus conocimientos, a analizar los más importantes acontecimientos de la historia, a profundizar en los temas sociales, a conocer a fondo personajes relevantes, a descubrir otros horizontes y a entender otras culturas.

El equipo del programa utiliza una gran parte de sus recursos e infraestructuras en la búsqueda de las mejores piezas documentales que existen en el mercado mundial para proponer al espectador tanto obras originales como obras de patrimonio, nuevos talentos y valores seguros, formas sorprendentes y formas clásicas.

Este contenido solo está disponible para España y Andorra por restricciones de derechos.

5029398 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años La noche temática - Kirk Douglas: el indomable - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Hoy cumples cien años.

Con todas las cosas que ha logrado

a lo largo de su carrera profesional,

y todo lo que le ha dado a su país,

encuentro que este tercer acto de su vida

está siendo bastante extraordinario.

Que Dios te acompañe por siempre,

y te brinde muchos más momentos tan hermosos como este,

junto a Anne,

y a tu familia y amigos. Amén.

Cumpleaños feliz....

Luego podrás hablar, ¡pero todavía no, papá!

Ya, ya sé...

En seguida acabo.

Fue en la pequeña ciudad de Amsterdam,

situada al norte de Nueva York,

donde se instalaría la familia Danielovitch,

tras emigrar a Estados Unidos, en 1908.

Llegaron huyendo de los pogromos de Ucrania,

y se sumaron a la ola de inmigrantes

que veían los Estados Unidos como una nueva Tierra Prometida.

Nada más llegar

la familia adoptó el apellido Demsky,

y todos modificaron sus nombres de pila.

Y, así, el hijo menor, Issur, se convirtió en Izzy.

Pero esto no impidió

que la familia se enfrentase al antisemitismo

también en Estados Unidos,

algo que marcaría profundamente al futuro Kirk Douglas,

y que se dedicaría a combatir a lo largo de su vida.

Los Demsky era sumamente pobres,

y vivían en una casa cerca de las vías del tren,

en el 46 de Eagle Street.

Su padre era lo que se conocía en aquel entonces como un “trapero”;

hoy se diría más bien

que era “vendedor de objetos de segunda mano”.

Iban con su caballo y su carromato,

vendiendo artículos usados sueltos,

y se les conocía como “traperos”.

Recogían botellas vacías y ropa usada,

y se pateaban el barrio -o lo recorrían en su carro-

para venderlas.

O sea, que Kirk

venía de una familia tremendamente pobre.

Era el hijo de un trapero,

pero se acabaría reinventando.

Cuando Kirk habla de su niñez,

cuenta cómo se crió en la extrema indigencia.

Sus seis hermanas y él

-él era el único varón-

se criaron en el norte del estado de Nueva York,

en Amsterdam, Nueva York.

Y Kirk

recuerda a esa gente a la que se llamaba...

No se les llamaba “sin techo” en esa época,

sino “vagabundos”.

¿Qué fue lo que motivó al hijo de un trapero,

a ese chico llamado Issur Danielovitch,

después de pasarse media vida escalando hasta la cima,

a dedicar el resto de su vida

a compartir su fortuna con los demás?

Se remonta a una cosa que me dijo una vez

sobre su infancia, en Amsterdam, Nueva York.

Cito de memoria:

“A menudo no teníamos suficiente comida,

pero, muchas veces,

llamaba alguien a la puerta, y era un vagabundo,

que venía a pedir algo de comer,

y mi madre siempre le daba algo.

Y una vez mi madre me dijo:

'Hay que cuidar a los demás'.

Y eso se me quedó grabado”.

Fin de la cita.

Es algo que nunca ha olvidado.

Y está relacionado con su creencia

en el concepto judío de “tikún olam”,

o sea, la “reparación del mundo”.

Siempre ha querido reparar este mundo.

Es una lección

que lo ha acompañado a lo largo de toda su vida.

Todo lo que hace lo hace, creo,

en base a los mismos valores que ha defendido toda su vida.

La única diferencia es que ahora,

como ya no es un tal Issur Danielovitch,

sino Kirk Douglas,

puede tener un impacto mayor en la vida de los demás.

Antes de poder abrirse paso en la vida

el tímido Izzy

tendría que aprender a defenderse de la violencia de su padre,

ese padre al que tanto había temido, y cuya aprobación seguía buscando;

a pesar de la separación de sus padres,

a pesar de que su madre se hubiera ido de casa,

y ahora viviera en un distrito mucho más confortable.

Izzy ya no le tenía miedo a las burlas ni a los puñetazos

que le llovían de todos lados,

y desarrolló nuevos centros de interés:

la poesía, el mundo de las ferias y el circo.

Cuando sus hermanas se casaron,

y se marcharon a vivir a otras ciudades del estado,

siempre que las iba a visitar aprovechaba para ir al cine.

Pero era otra ciudad la que le atraía a él:

Nueva York.

Para conquistar la libertad,

sabía que tenía que ir a la universidad,

así que trabajó durante un año

en una tienda de ropa,

y ahorró para poder matricularse en la universidad de Saint Lawrence,

a instancias de su familia, pero, sobre todo, de su padre.

Se costeó de su bolsillo la universidad,

consiguió una beca en Saint Lawrence,

estaba en el equipo de lucha libre...

Fue capaz de crearse a sí mismo, desde cero.

Siempre soñaba con horizontes más amplios.

Fue el 12 de junio de 1939,

después de su ceremonia de graduación,

cuando Izzy se atrevió a dar el gran salto.

En Nueva York,

había estado sobreviviendo a base de chapuzas,

pero lo que más le atraía a él

era el mundo del entretenimiento.

Uno de sus amigos le convenció de cambiar de nombre,

y así, Izzy Demsky se convirtió en Kirk Douglas.

De un nombre a otro, de una identidad a otra,

Kirk podría hacer uso

de las múltiples capas de su personalidad,

desde la más ultrasensible hasta la más brutal,

para crear a sus personajes.

Tras graduarme en la universidad de Saint Lawrence

me puse a trabajar.

Iba a la Academia Americana de Arte Dramático,

donde estudiaba para ser actor,

y, aparte,

trabajaba de camarero en un restaurante, el Schrafft.

Me acuerdo de una noche que salí de trabajar,

con los bolsillos llenos de propinas.

Me había estado tomando unas cervezas

con otros compañeros camareros,

todos aspirantes a actores

y estábamos paseando por el Central Park

y yo señalé el edificio Hampshire House, y les dije:

“Un día de estos”, dije,

“voy a volver a esta ciudad,

y me voy a coger una suite en el piso 25,

y me asomaré para mirar a este parque”.

Y era maravilloso tener ese sueño.

Y, mira tú por dónde, unos años más tarde,

como si de un guión de telefilm se tratase,

eso fue lo que pasó:

estaba trabajando en una película, “El ídolo de barro”,

y volví a Nueva York,

y cogí la suite de la planta 25, y me asomé para mirar al parque,

y la verdad es que me sentí más bien triste,

como si...

creo que es lo que le ocurre a uno cuando se cumple un sueño,

que se queda con un cierto poso de tristeza.

Por eso,

creo que es mejor tener siempre otro sueño de repuesto

a mano,

por si se cumple el que teníamos.

En la Academia Americana de Arte Dramático,

se forma con un reputado profesor de interpretación,

Charles Jehlinger.

Es allí donde conocerá a Diana Dill, su futura primera mujer,

y a su amiga Betty,

quien se acabará convirtiendo en Lauren Bacall.

Betty Perske es una joven a la que Kirk

conoce en la Academia Americana de Arte Dramático, en Nueva York.

Betty Perske tiene dieciséis años y Mr. Danielovitch tiene veinticuatro.

Ella se terminará convirtiendo en Lauren Bacall, y él, en Kirk Douglas.

Se enamora de él

y lo invita a casa de sus padres, para que conozca a su madre,

y creo que también a sus abuelos...

Su primer amor verdadero es ese compañero.

Él también la quiere con locura y, de hecho,

seguirán siendo amigos toda su vida,

pero, a sus veinticuatro años,

considera que ella es aún demasiado joven.

De hecho,

la persona con la que se acabará casando

es otra compañera de la Academia de Arte Dramático,

Diana Dill,

que será la primera mujer de Kirk, y la madre de Michael y Joel.

Kirk obtiene algún papel secundario

en una obra, como “Las tres hermanas”, de Chéjov,

lo cual le permite observar y aprender

de algunos de los grandes del teatro,

como John Barrymore.

De hecho,

fue Lauren Bacall

la que le dio a Kirk Douglas

su primera oportunidad en la gran pantalla.

Si su amistad no se ha desmentido nunca

es, en parte,

porque Lauren Bacall

-quien entre sus amigos era conocida como “Betty”-

recomendó a Kirk Douglas,

entonces actor de Broadway, al productor Hal Wallis.

Le dijo:

“Si pasas por Nueva York, tienes que ir a ver a mi amigo Kirk.

Es buenísimo”.

Ella ya estaba trabajando en el cine,

y estaba a punto de propulsar su carrera

con “Tener y no tener”,

donde conocería a Bogart,

se enamoraría de Bogart,

y por fin se casaría con Bogart.

Pero siguió siendo amiga de Kirk,

y le dio su primera oportunidad,

que fue un papel en

“El extraño amor de Martha Ivers”,

su primera película en Hollywood.

Tras su debut en el cine,

junto a Barbara Stanwyck, en “El extraño amor de Martha Ivers”,

el director Jacques Tourneur le ofreció un papel

en “Retorno al pasado”,

un soberbio clásico del cine negro.

A este le seguirían otros papeles,

entre los cuales destaca

el de uno de los maridos de “Carta a tres esposas”,

dirigida por Joseph L. Manckiewicz.

Kirk Douglas y Diana Dill se casan en 1943,

y pasarán juntos los años de la Segunda Guerra Mundial.

Kirk se alistará en la Marina de los Estados Unidos,

pero recibirá la baja

tras ser herido por la explosión de una granada en su buque.

Pese a concebir dos hijos, se divorciarán en 1951.

Pero nunca dejarán de ser muy buenos amigos.

La gran oportunidad de Kirk llega con la película

“El ídolo de barro”,

donde interpreta a un boxeador.

Por buscarle un paralelismo,

se podría pensar en Robert De Niro, unos años más tarde.

Kirk se metió de lleno en el papel,

y obtendría su primera nominación a los Oscar.

Pero más tarde contó una historia maravillosa,

y es que no tenía la menor idea

de si la película iba a funcionar o no.

Le habían invitado a casa de Jack Warner,

el presidente del estudio,

donde le hicieron esperar en la sala de estar,

mientras Warner

le ponía la película a sus invitados, en el comedor.

Y Kirk está solo en esa sala de estar

-o, mejor dicho, está con su agente-,

y no sabe qué tal va a ir el pase.

Cuando termine,

tendrá que comparecer ante los invitados.

Y si no les gusta, ¿qué?

Básicamente,

Kirk ve desfilar su carrera ante sus ojos...

De repente, entra Mr. Warner,

abre la puerta de la sala de estar,

y saca a Kirk al comedor,

donde todo el mundo le empieza a aplaudir.

Es entonces cuando sabe que “El ídolo de barro”

va a ser un taquillazo,

y que ahí empieza su carrera en la gran pantalla.

“El ídolo de barro”

es una producción independiente, de bajo presupuesto,

pero conoce un inmenso éxito

que le vale a Kirk un contrato con los poderosos Warner Brothers.

Uno de sus siguientes films sería “El gran carnaval”,

del director Billy Wilder.

Cuenta la historia de un cínico reportero

caído en desgracia,

que no retrocede ante nada

con tal de volver a trabajar para un gran periódico.

Luego, como todos los actores de los estudios,

fue encadenando una película tras otra.

Protagonizó “Camino de la horca”, de Raoul Walsh,

aunque no terminó de congeniar con el director.

La siguiente oportunidad de ganar un Oscar

le llegó de la mano de William Wyler, con “Brigada 21”.

Pero ese año la competición era particularmente feroz,

y no consiguió la nominación.

También interpretaría

al gran músico de jazz Bix Beideberke,

en “El trompetista”, de Michael Curtiz,

una película en la que lo vemos convertirse en su personaje,

con un dominio total de su rostro y manos, y de todo su entorno.

Una vez finalizó su contrato con la Warner,

conoció a Howard Hawks,

quien contaría con él en “Sangre en el río”,

la historia de dos cazadores

que se embarcan en una expedición,

pero se terminan enfrentando por una rivalidad amorosa.

Pero sería en “Cautivos del mal”,

con su atmósfera de estudio hollywoodiense,

y dirigida por uno de sus cineastas favoritos, Vincente Minnelli,

donde brillaría con luz propia.

Y, después, recobré mi libertad.

Trabajé en “Brigada 21” de William Wyler

y en “El gran carnaval” de Billy Wilder.

Así que tuve mucha suerte.

Pero luego ya no volví a tener un contrato con un estudio.

A continuación,

cruzó el océano Atlántico durante una temporada

y protagonizó películas más independientes,

como “Ulises” de Mario Camerini.

También salió en “Historia de tres amores”,

en tándem con Pier Angeli, de la que se enamoró,

marcando el fin de su carrera de conquistador.

Viajó a Israel para trabajar

en “El malabarista”, de Edward Dmytryck,

la historia de un superviviente del Holocausto

que busca refugio en el joven estado.

Mientras rueda “Acto de amor” en Francia,

conoce a la joven Brigitte Bardot.

Le fascina su sensualidad de un nuevo tipo,

pero prefiere guardar las distancias

y dejar atrás su reputación de seductor.

Kirk quedó hechizado con París.

De hecho,

fue allí donde conoció a su futura mujer, Anne Buydens,

que en aquel entonces trabajaba de asistente de producción.

Tras cortar con Pier Angeli,

Kirk se casó con Anne en Las Vegas, en mayo de 1954,

en vísperas de emprender el rodaje

de “Veinte mil leguas de viaje submarino”

Hay una anécdota

relacionada con la pasión de Kirk y Anne por Francia,

y es que, mientras hacían “Acto de amor”,

Kirk aprendió francés de manera autodidacta.

Lo aprendió en diez días.

Y aún habla francés.

Puede dar una entrevista en un francés más que decente.

Los Douglas son unos enamorados de Francia,

y sobre todo de París.

“Hombre sin rumbo”, de King Vidor,

se ha impuesto, con el paso del tiempo,

como uno de los grandes westerns de la historia,

y en parte es gracias a Kirk,

quien no dudó en proponerle ideas al director.

Se ganó así la reputación de ser un actor maniático,

al que le gustaba intervenir en la realización.

Lo más naturalmente del mundo,

le entraron ganas de empezar a producir sus propias películas.

Más allá de su dimensión actoral,

fue uno de los primeros actores de Hollywood

que logró erigirse en productor independiente.

De hecho,

Burt Lancaster y él

empezaron más o menos en la misma época

-es más,

trabajaron juntos en varias películas-

y fueron ambos pioneros de la producción independiente.

La compañía de Kirk Douglas, “Bryma”,

bautizada así en honor a su madre,

fue una de las primeras productoras independientes

que logró tener cierta repercusión.

Sacaron adelante varias películas

que hubiera sido difícil producir

de no ser porque él era a la vez el protagonista y el productor.

Así que estaba determinado

a ser más que una presencia en la gran pantalla;

quería implicarse

en una serie de proyectos sonados y polémicos.

En el rodaje

de “Al volver a la vida”, de Byron Haskin,

Kirk Douglas conoce a Burt Lancaster,

quien se convierte en su mejor amigo de por vida.

A la espera de que le llegue su gran obra maestra,

protagoniza un hermoso western de Andre de Toth, “Pacto de honor”,

junto a Elsa Martinelli.

Por fin llegó “El loco del pelo rojo”,

y su encuentro con Vincent Van Gogh,

que, a la vez, fue un encuentro con la locura,

debido a su gran implicación en el papel.

Nunca se había dejado poseer tanto por un personaje.

¡Pero qué personaje, y qué interpretación!

Obtuvo otra nominación

por hacer de Van Gogh, en “El loco del pelo rojo”,

un papel que no le pegaba,

pues se trataba de un personaje sensible,

y eso no era algo

que se asociara necesariamente con la imagen de Kirk Douglas.

De hecho,

John Wayne se lo recriminó:

“¿A qué ha venido eso?

¿Qué es eso de enseñar tus emociones, y mostrarte tan vulnerable?”.

Pero Douglas nunca se arrepintió.

Para él, el papel lo era todo.

Mientras fueras leal a tu personaje, todo valía.

Estábamos invitados a un estreno.

John Wayne y yo habíamos comido y bebido un poco.

Él estaba enfadado, y no paraba de beber.

De repente, me pilló por banda y me dijo:

“¡Ven aquí!

¿Cómo te da por hacer un papel así?

¡Un debilucho, un homosexual!”.

Le dije:

“Pues a mí me parece un papel muy interesante para un actor, John”.

Y él me dijo:

“No, ¡nosotros somos machotes!

¡Tenemos que interpretar papeles varoniles!”.

Y le contesté:

“Tú no eres John Wayne, John.

¡Solo eres un tipo que hace papeles!”.

Se enfadó muchísimo conmigo.

Para deshacerse de la sombra de Van Gogh,

se sumó al plantel estelar de “Duelo en O. K. Corral”,

de John Sturges,

donde volvió a verse las caras con Burt Lancaster.

La película fue todo un taquillazo.

En 1956, Stanley Kubrick

irrumpió en el mundo del cine con “Atraco perfecto”.

Hace muchos años vi una película de bajo presupuesto,

“Atraco perfecto”,

y me impresionó.

Llamé al director y le dije:

“¿No tendrás otro proyecto?”,

y me dijo:

“Sí, tengo otro proyecto, ¡pero nadie me lo quiere producir!”.

Así que le dije: “Mándamelo”.

Me mandó el guión, y le dije al director:

“Esta película no va a recaudar un centavo,

¡pero la tenemos que hacer!”.

Así que conseguí el dinero,

y con mi compañía produje la película.

El proyecto se llamó “Senderos de gloria”.

¿Y el director?

Mi amigo Stanley Kubrick.

Stanley era muy joven en ese entonces.

No tendría aún treinta años, y parecía un adolescente.

Pero estaba muy seguro de sí mismo, y sabía lo que se hacía.

En “Senderos de gloria”

filmó más de un plano

que luego imitarían muchos directores.

Cuando hicimos la película,

le hice firmar un contrato de seis películas

con mi compañía, Bryna.

Pero a él no le hacía gracia

la idea de estar atado a una productora,

así que le dejé marchar.

Más tarde acabaría haciendo más películas,

que consolidarían su trayectoria.

Al final de la película,

aparece una chica cantando,

antes de que los soldados salgan para la batalla.

Yo no estaba tan seguro de que fuera buena idea,

y tuve una discusión sobre ello con Stanley.

Él ganó la discusión,

y al final sale la chica cantando la canción,

¡y, más tarde, Kubrick se casó con esa chica!

Tal y como había vaticinado Kirk Douglas,

la película no recaudó un centavo,

ya que había sido prohibida en numerosos países.

Pero sigue siendo a día de hoy

una de las películas de las que más orgulloso está.

A continuación, produjo “Los vikingos”,

dirigida por Richard Fleischer,

una producción problemática,

pero que resultó ser una apuesta lucrativa.

Sin embargo,

gran parte de las ganancias se volatilizaron,

ya que Kirk fue víctima de una estafa

a manos de su abogado y amigo Sam Norton,

al que se apresuró en despedir de Bryna Productions.

Antes de rodar “Espartaco”

-el papel que haría de él una leyenda del celuloide-,

Kirk Douglas protagoniza

“Vecinos y amantes”, de Richard Quinn,

junto a Kim Novak.

Es la historia de una apasionada aventura

a la que el personaje de Kirk

-un arquitecto-

acaba por renunciar,

en nombre de las convenciones sociales y profesionales.

Así que comenzó la producción de “Espartaco”.

El presupuesto era enorme para la época,

pues acabó rondando los doce millones de dólares.

Para que nos hagamos una idea,

era una película de la Universal Pictures,

y en aquel entonces -en los años 50-,

el estudio entero

valía un poco menos que el presupuesto de la película.

Así de importante era el éxito de “Espartaco”

para el futuro de la Universal...

Y reunió a un reparto de ensueño:

Laurence Olivier, Charles Laughton, su amigo Tony Curtis...

Pero el director al que contrató, Anthony Mann,

apenas duró tres semanas en el puesto.

Claramente la colaboración no estaba funcionando.

Había un montón de gente muy talentosa,

cada cual con su propia concepción de la película.

Y, por fin,

llamó a un joven director llamado Stanley Kubrick,

con el que había trabajado ya en “Senderos de gloria”.

Stanley Kubrick tenía solo treinta años.

Ese fue el único trabajo que haría nunca por encargo,

y el único que no rodara él enteramente, plano por plano.

“Espartaco” es una de mis favoritas

porque es difícil hacer una película de una escala semejante.

Y el caso de “Espartaco” es insólito,

porque, a pesar de tener un marco narrativo tan ambicioso,

cada actor brilla con luz propia:

las interpretaciones de Olivier, de Laughton, de Ustinov,

de Jean Simmons,

y hasta la mía propia...

Me gusta incluso cómo lo hago yo en esa película.

Y me pareció que era una buena película,

y que hablaba de un tema importante.

Por eso,

me hace ilusión que haya gustado en tantos países.

Cuando viajé a la Unión Soviética,

me sorprendió enterarme

de que era una película muy popular allí también.

Me hizo ilusión.

Es una historia extraordinaria,

porque la mayor parte de la gente ve a Kirk Douglas en “Espartaco”

como un mero actor,

pero, además, fue el productor.

De no ser por él,

no se habría podido hacer la película.

Fue él quien sacó adelante el proyecto

en una era plagada de escollos,

entre ellos la Caza de Brujas.

El Hollywood de los 50

fue un período en el que los comunistas

-o los sospechosos de serlo-

no encontraban trabajo en la industria.

Literalmente, se hizo una lista de toda esa gente.

Y mucho antes de “Espartaco”,

diez de las principales figuras de Hollywood,

la mayoría de ellos guionistas,

se negaron a colaborar con la Cámara de Representantes,

que estaba investigando esa presunta “amenaza a América”.

Y fueron a la cárcel por negarse a colaborar.

Uno de los casos más sonados

fue el de un hombre llamado Dalton Trumbo.

Dalton Trumbo no pudo ya luego encontrar trabajo.

Fue a la cárcel

por negarse a delatar a compañeros

que, en realidad,

eran tan poco culpables como él

de desarrollar ninguna actividad “antiamericana”.

Tal vez tenían ideas inconformistas,

pero ¿no se supone que ese es el espíritu americano?

Dalton Trumbo pasó un año en la cárcel,

pero nunca dejó de escribir.

Era un guionista prolífico,

sin duda el más prolífico de su generación,

y tal vez uno de los más prolíficos de toda la historia de Hollywood.

Era capaz de escribir en un día

páginas que a otros les llevaría semanas escribir.

Usaba varios seudónimos,

y ganó dos Oscars,

pero no los pudo ir a recoger,

porque se los habían concedido bajo otros nombres.

Cuando Kirk Douglas estaba preparando “Espartaco”,

quería que el guión lo escribiera Dalton Trumbo.

Pero este estaba firmando con otro nombre en aquel entonces,

y el acuerdo era

que usaría ese nombre durante el período de escritura,

y desde luego

cuando se estrenara la película.

Como todo lo que llevaba haciendo en los últimos doce años,

su nombre no aparecería en los créditos.

Ese era el trato.

Toda esa hipocresía me perturbaba.

Así que les dije:

“Quiero contar con Dalton Trumbo,

e insisto en que utilicemos su nombre real”.

El estudio opuso muchas resistencias,

pero al final les dije:

“No voy a hacer esta película a menos que podamos usar su nombre”.

En medio de la producción,

Dalton Trumbo abandonó el proyecto.

Estaba harto de todo aquello,

de todo el alboroto que se había generado a su alrededor.

Y Kirk le convenció de que volviese,

y le hizo una promesa:

“Si te quedas, cuando acabemos la película,

yo me aseguraré personalmente

de que tu nombre figure en los créditos”.

Y eso fue exactamente lo que hizo.

Utilizamos su nombre,

y el mundo no se acabó.

Estoy orgulloso de poder decir que, a raíz de eso,

la lista negra desapareció,

y todo el mundo pudo ya volver a firmar con su nombre.

El senador Joseph McCarthy muere a los cuarenta y siete años.

Su meteórica carrera

había arrancado a principios de los años 50,

con una serie de sonadas investigaciones anticomunistas.

No lo veía como un acto de valentía.

Es solo que toda esa hipocresía me resultaba odiosa.

No era consciente de la importancia de lo que estaba haciendo.

Es como todo, en la vida:

no te das cuenta de la importancia de las cosas

hasta mucho después de hacerlas.

Kirk Douglas le dio le puntilla final al macartismo

invitando a Dalton Trumbo a comer a un conocido club,

ante las personalidades más influyentes de Hollywood.

Y nadie se inmutó.

A raíz del éxito de “Espartaco”,

Kirk Douglas se había convertido en un gigante de la industria del cine,

una estrella entre las estrellas,

con las que ahora se iba de vacaciones.

Su influencia en Hollywood era ahora indiscutible.

Le volvió a picar el gusanillo del cine

y protagonizó “El último atardecer”,

de Robert Aldrich.

Y acto seguido, “Los valientes andan solos”.

que prácticamente coodirigió.

Es la historia de un vaquero enamorado de la libertad

y de los espacios abiertos,

e incapaz de adaptarse al mundo moderno

aún hoy es una de sus películas favoritas.

Hay muy pocas películas,

y las que soporte verme,

siempre estoy insatisfecho.

De hecho,

tan solo hay una película en la que me encanta verme,

"Los valientes andan solos"

y cada vez que veo esa película pienso:

Tremendo.

Tampoco ocultó nunca su amor por la libertad.

Era conocido su progresismo.

Se codeaba con políticos y otras personalidades,

y defendía con pasión las causas en las que creía.

A mediados de los años 60, estallaba la guerra en Vietnam,

y el Secretario de Estado

le pidió que fuese el embajador de Buena Voluntad de Estados Unidos.

Fue durante una de aquellas visitas -en concreto, a Polonia-

cuando alzó un puño

para demostrar que él era, efectivamente, Espartaco.

Su compromiso político

se volvió a reflejar

en “Siete días de mayo”, de John Frankenheimer,

una obra abiertamente antifascista, y que recibió la bendición de JFK.

Le seguirían “Los héroes de Telemark”,

dirigida por Anthony Mann,

a quien le debía un favor tras echarlo de “Espartaco”;

“Los hermanos sicilianos”, de Martin Ritt,

y “El día de los tramposos”, de Joseph L. Manckiewicz.

A continuación,

dirigió y protagonizó “Pata de palo”,

una relectura de “La isla del tesoro”

en clave de western.

Pero su trabajo más destacado de ese período

es “El compromiso”, de Elia Kazan,

un director al que Kirk admiraba.

Narra la historia de un hombre desencantado

que busca sus raíces,

y trata de prender la llama de su sexualidad

en la América en rápida mutación de los años 70.

Su personaje,

un rico publicista

que trabaja en el distrito financiero de Los Angeles,

entra en crisis

tras un intento de suicidio en las vías del tren.

Se interesó por la nueva generación de cineastas,

y protagonizó “La furia”,

el thriller sobrenatural de Brian de Palma.

A continuación,

volvería a pisar los escenarios.

En Broadway, protagonizó

“Alguien voló sobre el nido del cuco”,

adquirió los derechos cinematográficos.

Pero, debido a lo escabroso de su argumento,

no consiguió sacar adelante la película,

y le cedió los derechos a su hijo Michael.

Es un detalle interesante,

en la relación entre el padre y el hijo,

entre Kirk y Michael Douglas,

el que Michael Douglas empezara como actor,

pero que sus primeras películas no tuvieran demasiado éxito.

Así que se puso a trabajar de productor en

“Alguien voló sobre el nido del cuco”,

a propuesta de su padre.

Se puso manos a la obra para sacarla adelante,

cosa que al parecer le llevó una eternidad.

Pero, por fin,

lograron cerrar la financiación y el reparto,

y Michael Douglas ganó un Oscar,

porque ese año fue la mejor película

y él había sido uno de los productores del film.

Así que creo que fue el éxito de

“Alguien voló sobre el nido del cuco”

lo que de verdad le motivó

a emprender su carrera de productor y actor.

Y a propósito de

“Alguien voló sobre el nido del cuco”,

hay que añadir

que aunque Kirk Douglas

no figura como productor en los créditos,

se llevó un porcentaje de la recaudación de la película,

ya que era él el propietario de los derechos.

En cierta ocasión,

dijo que ganó más dinero con esa película

que con ninguna en la que hubiera interpretado.

Diseñamos una sala de cine,

de unas trescientas cincuenta localidades o así,

y yo le propuse...

...a Kirk

que si quería,

juntase algo de dinero,

y lo podríamos llamar “Teatro Kirk Douglas”.

Y, en seguida, le entusiasmó la idea.

Era muy generoso, en lo económico y en lo personal.

Celebramos una fiesta de inauguración,

en la que, entre otras cosas,

apareció él

en mitad de una escena de una película.

Era una escena de esa película de romanos, la de:

“¡Yo soy Espartaco!”,

“¡Yo soy Espartaco!”,

“¡Yo soy Espartaco!”...

Todo el mundo era Espartaco.

Solo que la última voz que se oía era:

“¡Yo soy el verdadero Espartaco”,

y entonces apareció Kirk, y el público se volvió loco.

Fue maravilloso.

A menudo guiado por sus ideas progresistas,

iría encadenando con éxito

una obra de teatro tras otra.

“El final de la cuenta atrás” fue su último proyecto comercial.

Luego disfrutó

mofándose de su propia imagen pública

en “Dos tipos duros”, de Jeff Kanew.

Volvió al primer plano internacional

con la publicación de su autobiografía,

“El hijo del trapero”,

en la que reveló su talento como escritor.

Escribí el libro

sin estar seguro de que me lo fueran a publicar.

Lo escribí porque quería averiguar quién era yo,

porque durante toda mi vida -cuarenta años-

me he dedicado al cine,

o sea,

he vivido en un mundo de fantasía, en el que siempre hacía de otro.

Y es fácil olvidarse de los propios orígenes.

Por eso me puse a escribir el libro,

como un pretexto

para reflexionar sobre mis orígenes.

Y he descubierto que soy un esnob al revés.

Estoy orgulloso de mis orígenes,

y estoy orgulloso de mis padres, que, por culpa del zar

-¿cómo se llama?

Ah, sí, Nicolás-,

emigraron a Estados Unidos sin saber leer ni escribir.

Pese a todo eso,

yo fui a la universidad,

a la Academia Americana de Arte Dramático,

pero no me quiero olvidar de que, en el fondo,

soy el hijo de un trapero.

Solo en este último año

Kirk y Anne Douglas han hecho donativos

por valor de cincuenta millones de dólares;

y ello incluye

la construcción de una residencia para actores jubilados,

y toda una serie de organizaciones caritativas,

incluido el Centro Anne Douglas, con las que llevan años colaborando.

Han dedicado sus vidas a ayudar a los demás.

Y creo que esto se debe

a que tienen un sentimiento de responsabilidad social,

tanto hacia el ser humano en general como hacia sus propios allegados.

Sé de mucha gente

a la que han ayudado de manera anónima.

Y así es como debe ser un acto de generosidad.

Una cosa es ser un filántropo

que pone su nombre a las cosas

-y ellos le han puesto su nombre a muchas cosas,

pero porque les han insistido-;

pero lo cierto es que

han hecho muchas cosas de manera anónima.

Y es que han sido tan generosos a lo largo de su vida...

y son los pequeños detalles que tenemos a diario con los demás

los que nos definen como personas.

Es lo que más les satisface en la vida,

el hecho de saber que están ayudando a los demás.

Una de las cosas que han hecho

-seguro que habréis visto fotos por ahí-

es renovar cuatrocientos y pico patios de recreo

en colegios públicos de Los Angeles.

También hicieron construir uno en Israel.

La infancia es muy importante para ellos.

Y, como digo,

donaron dinero

para renovar cuatrocientos y pico patios, en un período de diez años.

Y cada vez, Kirk Douglas,

que rondaba los ochenta y muchos años,

se tiraba por el tobogán para inaugurarlo,

y se lo dedicaba a los niños.

En este sentido,

más que los cien años, parece que tiene diecinueve.

Me crié en la pobreza,

así que no me da ningún miedo ser pobre.

Y no creo haber vivido nunca por encima de mis medios.

No soy de los que

se compran mansiones en lo alto de una colina,

y viven rodeados de verjas.

Y creo que muchas otras estrellas se endeudan con los estudios.

Los estudios te prestan dinero, con toda la generosidad del mundo,

pero luego tú se lo tienes que devolver.

Y, la mayor parte de las veces,

la forma de devolvérselo es haciendo una película para ellos.

Así de exigente es Kirk Douglas.

Su generosidad nunca se ha desmentido,

en la línea de los grandes artistas de todos los tiempos.

Cuando ves actuar a Kirk, en todos los papeles que ha hecho,

es imposible apartar la mirada de él.

No puedes dejar de mirarlo.

Haga lo que haga,

los demás tan solo podemos quedarnos mirando.

Y es lo que a mí me motiva para seguir trabajando, y me inspira.

Llevo, no sé,

cuarenta y siete años trabajando en el cine y la televisión,

y he trabajado con los mejores;

pero tú eres

la única estrella del cine a la que he conocido.

Eres un hacedor de milagros,

y me encanta formar parte de tu familia.

Te quiero, Kirk.

Subtitulado por: María Victoria CEREZO OLIVARES.

La noche temática - Kirk Douglas: el indomable

53:04 09 feb 2020

En su larga vida, Kirk Douglas ha protagonizado más de 90 películas, entre las que destacan grandes clásicos como "Espartaco" y "Senderos de Gloria". Douglas tiene un Oscar honorífico a toda su trayectoria concedido en 1996, y tres nominaciones por grandes interpretaciones en "El ídolo de Barro", "Cautivos del Mal" y "El loco del pelo rojo". Nacido en una humilde familia de emigrantes, Kirk Douglas se suele presentar con orgullo como el hijo del trapero.

Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2020.

Histórico de emisiones:
03/03/2019

En su larga vida, Kirk Douglas ha protagonizado más de 90 películas, entre las que destacan grandes clásicos como "Espartaco" y "Senderos de Gloria". Douglas tiene un Oscar honorífico a toda su trayectoria concedido en 1996, y tres nominaciones por grandes interpretaciones en "El ídolo de Barro", "Cautivos del Mal" y "El loco del pelo rojo". Nacido en una humilde familia de emigrantes, Kirk Douglas se suele presentar con orgullo como el hijo del trapero.

Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2020.

Histórico de emisiones:
03/03/2019

ver más sobre "La noche temática - Kirk Douglas: el indomable" ver menos sobre "La noche temática - Kirk Douglas: el indomable"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Jorge

    Gracias por compartir este estupendo documental dedicado a uno de las mayores leyendas del séptimo arte. No obstante, un suspenso para el traductor o traductores y/o quien se encargara de supervisar la traducción, ya que esas películas son conocidas en España con otro título, "Vecinos y amantes" es "Un extraño en mi vida", "El malabarista" es "Hombres olvidados", "Duelo en OK Corral" es "Duelo de titanes", "Hombres sin rumbo" es "La pradera sin ley". Etc. Si TVE le dedica un documental en español de España a una estrella del cine clásico es lógico pensar que los espectadores que estén interesados en verlo serán amantes del cine clásico de este país predominantemente. Qué menos que respetar un mínimo al espectador a quien va dirigido y no confiarle el trabajo a un traductor que se dedica a buscar el título en V.O en Google y pone como traducción lo primero que le aparece, que en este caso son títulos latinos por los que los cinéfilos en España no conocemos esas películas.

    ayer

Los últimos 674 documentales de La noche temática

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 2:59 ayer Pablo Picasso está consagrado como unos de los artistas más influyentes del siglo XX. Entre sus innumerables piezas maestras, algunas representan a una mujer desesperada, con grandes gotas de lágrimas que parecen explotar en su rostro. Esa mujer es Dora Maar, una de sus historias de amor, la más pasional y destructiva. Picasso fue un niño precoz en la pintura, fue haciéndose a sí mismo para llegar a convertirse en el creador de un nuevo universo pictórico. La Noche Temática nos acerca a la figura de Picasso, artista universal del arte contemporáneo.

  • 58:24 ayer Mujeres con gustos sexuales diferentes hablan de sus orgasmos sin tapujos. Cuentan cómo han explorado su sexualidad, qué les provoca placer y como se han liberado de prejuicios para sentir con toda libertad un orgasmo, la pequeña muerte. Todas buscan potenciar su sexualidad. Contenido disponible hasta el 1 de marzo de 2020.

  • 1:08:00 pasado sábado Son tres mujeres con vidas muy diferentes pero lo suficientemente valientes como para trazar su propio curso en el descubrimiento de su sexualidad. Eligieron salirse de los límites de lo que la sociedad ha dictado. Candice, Elle y Samantha, cada una de ellas se enfrentó a su auténtica naturaleza sexual para vivirla sin pudor ni vergüenza. Contenido disponible hasta el 1 de marzo de 2020.

  • 4:32 09 feb 2020 Vivimos en una sociedad altamente sexualizada. El mensaje sobre la sexualidad femenina a menudo llega distorsionado y con una clara influencia social de cómo debería vivir la mujer su intimidad sexual, cómo comportarse y cómo usar su propio cuerpo. Encontrar la sexualidad auténtica y el placer se queda en un segundo plano. Placeres como el orgasmo femenino y los tabúes que le rodean. La Noche Temática se adentra en un viaje hacia el sexo femenino.

  • 53:04 09 feb 2020 En su larga vida, Kirk Douglas ha protagonizado más de 90 películas, entre las que destacan grandes clásicos como "Espartaco" y "Senderos de Gloria". Douglas tiene un Oscar honorífico a toda su trayectoria concedido en 1996, y tres nominaciones por grandes interpretaciones en "El ídolo de Barro", "Cautivos del Mal" y "El loco del pelo rojo". Nacido en una humilde familia de emigrantes, Kirk Douglas se suele presentar con orgullo como el hijo del trapero. Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2020. Histórico de emisiones: 03/03/2019

  • 42:29 09 feb 2020 Cuando Alice Guy completa su primera película en París en 1896, no sólo fue la primera mujer cineasta, sino una de las primeras en hacer una película de ficción, "El hada de las coles". Tras dos décadas de carrera en Francia y Estados Unidos, y más de mil películas que ella escribió, dirigió o produjo, Alice desapareció del mundo del cine. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2022.

  • 4:15 26 ene 2020 El secuestro, una experiencia desgarradora. Los que la han sufrido, empresarios, turistas, trabajadores humanitarios, periodistas, vivieron la sinrazón de sus secuestradores, lucharon contra el lento paso de las horas y sufrieron tortura y humillación. Tortura como la psicológica, que debe sus técnicas a los crueles experimentos llevados a cabo, hace décadas, por el psiquiatra Ewen Cameron, financiado encubiertamente por el gobierno canadiense y la CIA. La Noche Temática se adentra en el atroz mundo de la angustia y la tortura.

  • 3:15 19 ene 2020 El 27 de enero de 1945 tuvo lugar la liberación del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz. Mientras miles de judíos perdían la vida en las cámaras de gas, los aliados deliberaban en Londres y Washington sobre un plan muy poco conocido: bombardear el campo. Alimentada por las drogas la megalomanía de Hitler no conocía límites. Se distribuían a gran escala estimulantes, como las anfetaminas, tanto entre los civiles como entre los militares. Las élites del estado nazi estaban convencidas de la eficacia de las drogas en el futuro del Tercer Reich. Cuando se cumplen 75 años de la liberación de Auschwitz, La Noche Temática, nos acerca a las adicciones de Hitler y al plan secreto trazado por los aliados.

  • 3:26 12 ene 2020 La contaminación del aire está matando a decenas de miles de personas cada día en todo el mundo. La polución es el mayor asesino en todos los lugares, incluso en aquellos donde pensamos que estamos a salvo. Un ejemplo lo encontramos en la inhalación de fibras de amianto. A pesar de que hoy en día conocemos las consecuencias de su producción, esta industria sigue poniendo en peligro la vida de los trabajadores y consumidores de todo el mundo. La Noche Temática, analiza qué hay en el aire que respiramos y cuáles son sus efectos sobre nuestro cuerpo

  • 4:05 05 ene 2020 Google y Facebook son dos de las grandes compañías tecnológicas a las que recurrimos diariamente. Compartimos información con ellos cada vez más delicada y nada cae en el olvido. ¿Sabemos realmente como manejan nuestros datos? ¿Somos conscientes de lo que introducimos en nuestros dispositivos digitales? Instagram, una de las mayores redes sociales para compartir imágenes es un negocio en el que conseguir el mayor número de seguidores es el principal objetivo. Pero, ¿cómo funciona en realidad? ¿Quién gana y quién pierde?

  • 3:14 22 dic 2019 Charles Chaplin, siempre rebosante de ironía, supo entretener al público con sus películas a la vez que criticaba las injusticias sociales. Edgar Hoover, jefe del FBI, lideró durante décadas una caza implacable contra él, a quien acusó de simpatías comunistas. A principios de los años 30, en plena crisis de mediana edad y con el temor a la irrupción del cine sonoro, Chaplin hace una escapada a Bali, allí se le abrirá un nuevo mundo de sensaciones. La Noche Temática en el 130 aniversario del nacimiento de Charles Chaplin, se acerca a uno de los cineastas más reconocidos mundialmente.

  • 3:03 15 dic 2019 La Condesa descalza, Pandora inquieta, Ava Gardner rechazó con todas sus fuerzas el baluarte de la normalidad y se convirtió en una pesadilla para los magnates de la Metro- Goldwyn –Mayer. Fue el gran amor de Frank Sinatra, por ella se divorció de su mujer y montó un escándalo en la América puritana de la época. Otra mujer apasionada por sus ideales fue Hedy Lamarr actriz e inventora. La conocemos como la estrella de Hollywood que tuvo una vida plagada de escándalos, pero ahora la redescubrimos como inventora. La Noche Temática nos acerca a estas dos grandes estrellas que brillaron más allá del cine.

  • 3:17 08 dic 2019 Dinero, poder, codicia. En las últimas décadas, el consumismo y la necesidad continua de tener más y más, se ha convertido en parte cotidiana de nuestras vidas. En un círculo vicioso en el que la ambición se convierte en adicción. El ansia de la sociedad por ser ricos es cada día mayor. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué patologías ha creado? ¿Será el altruismo la salida a esta vorágine? Esta Noche Temática nos acerca a los límites de la codicia humana.

  • 2:31 02 dic 2019 El cambio climático es mucho más que el derretimiento de los casquetes polares. Es clima extremo, sequía, tormentas de arena y polvo, aumento del nivel del mar, migración de las poblaciones, enfrentamientos entre países y terrorismo. El calentamiento global acelera la inestabilidad en el mundo y provoca conflictos en las regiones más volátiles. Una amenaza creciente para la seguridad y paz mundial. Esta 'Noche temática', nos acerca a las catastróficas consecuencias del calentamiento global.

  • 4:25 24 nov 2019 Las máquinas inteligentes están cada vez más presentes en nuestro día a día. Ejecutando combinaciones de algoritmos adquieren capacidades de un ser humano. Sistemas que piensan y actúan racionalmente como nosotros. ¿Debería preocuparnos que la inteligencia artificial pueda tomar el control de nuestra vida?, Amazon ha revolucionado la economía global y el flujo de productos con el empleo de la inteligencia artificial. Es la llamada compra inteligente. ¿Pero realmente lo es? La Noche Temática nos sumerge en el mundo de la inteligencia artificial y su control de nuestros datos personales

  • 4:59 17 nov 2019 En verano de 2017, la administración de Donald Trump inició una política muy controvertida. Separar a las familias de inmigrantes en la frontera. Un año más tarde la noticia sacudió al mundo. ¿Qué ocurrió con estas familias? ¿Cómo llega la política de inmigración en Estados Unidos a este punto? Muchos de los menores de Centro América que logran cruzar la frontera acaban explotados laboralmente, hablamos de una red de trata de personas. Con motivo de la Semana Concienciados con la Infancia, La Noche Temática pone al descubierto los viajes y testimonios de quienes fueron separados de sus padres

  • 3:30 10 nov 2019 Grasas, carbohidratos o proteínas ya no son la clave en las nuevas investigaciones en torno a la alimentación. Se está poniendo de relieve una nueva forma de ver la nutrición. Cómo se preparan y consumen los alimentos es lo que los hace más o menos saludables. El sobrepeso como consecuencia de una mala alimentación afecta en China a 100 millones de personas. ¿Cómo ha pasado China de ser un país hambriento a principios del siglo XXI a tener una de las tasas de obesidad más altas del mundo? La Noche Temática nos muestra otra manera de comer más sano y mejor.

  • 3:33 03 nov 2019 El 9 de noviembre de 1989 caía el Muro de Berlín, símbolo de la división de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial. La historia del Muro y el sufrimiento provocado por él adquiere un peso especial en la calle Bernauer, frontera entre el este y el oeste. Aquí es donde se tomaron las fotografías de personas saltando por las ventanas, aquí es donde se excavaron túneles y donde murió gente; aquí es donde se demolió la iglesia de la Reconciliación. Durante la Guerra Fría, desde Londres se emitía un programa de radio en la BBC en el que se leían las cartas enviadas desde Alemania del Este. Una vía de escape para quiénes sufrían la represión. Con motivo del 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín, La Noche Temática se acerca a la historia del Muro y de sus habitantes.

  • 3:36 27 oct 2019 En 1928 se descubrió la penicilina, el nuevo salvavidas contra las epidemias de aquella época. Pero el abuso de los antibióticos desde entonces está haciendo que se vuelvan menos eficaces para combatir bacterias cada vez más fuertes. Se estima que más del 70 por ciento de los gérmenes agresivos ya son resistentes. ¿Existen otras terapias que los puedan sustituir? Hace ya 100 años que se descubrieron los bacteriófagos. n misterioso Un virus que mata las bacterias. Se están utilizando en ensayos clínicos en todo el mundo y siguen fascinando a los científicos.

  • 3:40 26 oct 2019

Mostrando 1 de 34 Ver más