La noche temática
­ ­ ­ ­

La noche temática

Los sábados en la 23:00 h.

Síguelo también en directo en RTVE.es

Dirigido por: Cecilia Fernández

La Noche Temática comenzó su andadura en La 2 de TVE en octubre de 1995. A lo largo de su trayectoria, el programa ha conseguido unos índices de audiencia muy por encima de la media de la cadena y una aceptación por parte del telespectador que se ha mantenido prácticamente inalterable en el transcurso de los años.

La Noche Temática utiliza un formato poco habitual en la programación de las televisiones generalistas. Un formato interesante y distinto, abordar un mismo asunto desde distintas ópticas en una combinación de documentales, apoyado en ocasiones con largometrajes. Un espacio abierto a todos los conocimientos, que explora todas las corrientes de ideas, abierto a la innovación y al cambio.

Los contenidos de los documentales de La Noche Temática facilitan una mirada a los acontecimientos que han marcado el último siglo y a los asuntos que marcan las tendencias del actual. El programa invita cada semana al telespectador a perfeccionar sus conocimientos, a analizar los más importantes acontecimientos de la historia, a profundizar en los temas sociales, a conocer a fondo personajes relevantes, a descubrir otros horizontes y a entender otras culturas.

El equipo del programa utiliza una gran parte de sus recursos e infraestructuras en la búsqueda de las mejores piezas documentales que existen en el mercado mundial para proponer al espectador tanto obras originales como obras de patrimonio, nuevos talentos y valores seguros, formas sorprendentes y formas clásicas.

Este contenido solo está disponible para España y Andorra por restricciones de derechos.

3990658 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años La noche temática - Colesterol, el gran engaño - ver ahora
Transcripción completa

Este anuncio estadounidense de un medicamento

para bajar el colesterol,

nos muestra como una enfermedad terrible

puede estar devorándonos por dentro

aunque creamos estar sanos.

Desde hace 60 años,

el colesterol es objeto de feroces enfrentamientos científicos

y genera ingresos colosales.

¿Por qué creemos

que es un pernicioso colonizador de nuestras arterias?

¿Cómo se creó el dogma de que el colesterol es culpable,

cuando se trata de una sustancia indispensable para la vida?

La historia que les vamos a contar hoy

tiene tintes detectivescos y una trama complicada.

El asesino es la enfermedad cardiovascular,

también llamada insuficiencia cardíaca.

Las víctimas potenciales somos usted y yo

y los detectives unos científicos de la universidad de Minnesota.

Todos sabemos que el principal asesino de los estadounidenses

es la enfermedad cardiovascular,

que provoca daños en el corazón y en los vasos sanguíneos.

De cada 10 hombres, cinco la padecerán.

En la década de 1950,

hubo una creciente ola de infartos de enfermedades cardíacas.

Hombres de mediana edad, en la plenitud de la vida,

sufrían infartos de corazón.

La gente estaba asustada.

Se trataba de hombres cuyos padres nunca habían sufrido ese problema.

En 1955, el presidente Eisenhower sufrió un infarto

que le obligó a ausentarse del Despecho Oval durante 10 días.

El pánico se extendió por todo el país.

Los ojos de todo el país y del mundo estaban puestos

en el hospital militar Fitzsimons, en Denver,

tras conocerse que el presidente Eisenhower, había sufrido un infarto.

El doctor Paul Dudley White,

acompañado del secretario de prensa de la Casa Blanca, James Hagerty,

lo describió como un infarto moderado,

producido por una lesión de los tejidos

de una pared cardíaca interna.

Y había una sensación de crisis,

de urgencia por descubrir qué causaba las enfermedades cardiovasculares.

Y se barajaban algunas hipótesis:

una deficiencia vitamínica, la polución, etcétera.

Pero Ancel Keys,

investigador y patólogo de la Universidad de Minnesota,

sugirió que la culpa era de las grasas saturadas.

Las grasas saturadas elevaban el colesterol total,

que a su vez obstruía las arterias y provocaba infartos de corazón;

a esto lo llamaban “hipótesis de la dieta del corazón”.

Aquí tenemos las estadísticas.

Muestran que este problema, aquí, en Estados Unidos,

es más grave que en el resto del mundo.

Probablemente se deba a nuestro estilo de vida y a nuestra dieta.

La cuestión es que no sabemos mucho de esta enfermedad

y golpea sin avisar.

Pero, podemos decir...

Cuando el presidente Eisenhower sufrió un infarto de corazón,

Keys salió a la palestra,

porque el médico encargado de tratar a Eisenhower

le puso de inmediato una dieta baja en grasas

y dijo que la causa de su infarto de corazón, había sido su dieta.

Y no el hecho de que fumara como un carretero.

No, no.

La hipótesis de Keys se basaba en una afección llamada xantoma,

que consiste en la producción de placas de grasa

debajo de la piel.

Son visibles, aparecen en los párpados.

Y tienen colesterol en su interior.

Así que la idea era

que también había colesterol dentro de nuestras arterias

y que éste, provocaba su obstrucción.

Por tanto, el colesterol se convirtió

en el primer demonio contra el que luchar.

Keys presentó esta hipótesis

y los investigadores comenzaron a estudiarla.

Pero simultáneamente,

la comunidad científica empezó a hablar de ella

como si realmente fuera cierta y solo hubiera que confirmarla.

Lo que dijeron fue que solo necesitaban poner

los puntos sobre las íes.

En el año 1958 Ancel Keys pone en marcha un estudio

de una magnitud sin precedentes, en siete países:

Grecia, Yugoslavia, Italia, Países Bajos, Finlandia,

Estados Unidos y Japón.

Quería observar el vínculo estadístico entre la alimentación,

especialmente las grasas, la tasa de colesterol

especialmente las grasas, la tasa de colesterol

y el riesgo cardiovascular de la población.

Aquí estábamos en un pueblo del centro de Serbia,

donde los hombres nunca habían montado en bicicleta,

así que tuvimos que utilizar unos escalones,

para hacer la prueba de fuerza.

En esta vemos cómo preparan la dieta que habíamos escogido.

Esta es Margaret Keys,

que instaló un laboratorio de análisis del colesterol.

Examinamos a unos 14.000 hombres, en 14 regiones de siete países.

Hubo gente que nos llamó de Finlandia para decirnos

que tenían la tasa más alta de infartos de corazón del mundo.

Y también nos llamaron de Japón.

Así fue como se escogió la lista de países.

Una vez elegidas las variables a estudiar,

todo depende de la cooperación sobre el terreno,

de la disposición de las comunidades.

La conclusión del estudio en estos siete países,

fue que existían diferencias muy importantes

en la tasa de infartos de corazón en distintas culturas,

entre cinco y 10 veces más.

Encontramos diferencias la primera vez que los examinamos

y estuvimos más seguros de ello cinco años después

y mucho más 10 años después.

Había diferencias muy notables en la distribución del colesterol.

La distribución de colesterol en Japón iría así, en Finlandia así;

se produce una ligera superposición.

Es decir, que los colesteroles más altos de Japón,

apenas coinciden con los colesteroles más bajos de Finlandia;

es así de elocuente.

Ancel Keys hizo una mala ciencia,

porque construyó los hechos que validarían su hipótesis.

De manera que él publica una curva.

Esto es un gráfico.

Aquí están las personas que mueren

y aquí tenemos el consumo de grasa de la población.

Aquí está Japón, Italia, Inglaterra, Australia, Canadá y Estados Unidos.

Y al observar el gráfico diremos que, efectivamente,

cuanta más grasa se come, más infartos hay, es sencillo.

Pero hizo algo que no es correcto

porque seleccionó los datos que validaban su punto de vista.

De hecho, si nos fijamos, hay otros países.

Aquí tenemos a Francia,

que entonces tenía una tasa de infartos de nivel uno

y aquí está Finlandia,

que tiene una tasa de infartos del nivel siete

y están en la misma línea de consumo de materias grasas.

De modo que hay algo que no cuadra en su hipótesis.

¿Cómo puede variar una tasa de infartos de uno a siete

con el mismo consumo de materias grasas?

Esto no confirma el vínculo directo

entre el consumo de materia grasa y la tasa de infartos.

Era necesario que fuera refutado y lo fue.

Hubo dos estadísticos que dijeron: "Esto no es posible.

Ha seleccionado solamente los datos que encajan con su hipótesis;

esto no es buena ciencia".

Así que publicaron una refutación a los trabajos de Keys.

Él se lo tomó muy mal, reunió fondos y se embarcó en un nuevo estudio.

En esta ocasión hizo ensayos de colesterol

y publicó el estudio realizado en siete países.

Y esta vez si encontró una correlación,

un vínculo estadístico entre la tasa media de colesterol

y la tasa de infartos en las diferentes poblaciones.

Y de nuevo, traza una línea recta entre los puntos

que encajan bien con su teoría.

El problema es que él hace una selección de países

que se ajustan bien a su teoría.

Por ejemplo, Francia.

Francia fastidia a todo el mundo,

porque tenemos una tasa media de colesterol superior a la media

y, sin embargo,

es el país con la menor cantidad de infartos del mundo

y él no la incluye.

Por tanto, se sigue manipulando los datos,

no intenta validar una hipótesis,

intenta demostrar que esa hipótesis es buena, manipulando la realidad.

Y eso no está bien,

ya que embarcará a los países occidentales

en una guerra contra el colesterol,

que no se fundamenta sobre una base sólida.

Está dentro de la naturaleza humana ver lo que uno quiere ver

y no querer ver todos los argumentos que hay en contra.

Pero, por supuesto,

los científicos han aprendido a luchar contra ese instinto natural,

a desconfiar de sus propias ideas y a realizar pruebas rigurosas.

En eso consiste el entrenamiento científico.

Y, si sucede de forma reiterada, es que ese no es el caso.

Ancel Keys es el ejemplo más increíble de esto.

Él dice: “Yo tengo razón, mientras usted no demuestre lo contrario”.

Hace 22 años,

en nuestro país llevamos a cabo un programa

que se marcó como objetivo descubrir cómo se desarrollaba

y cuáles eran las causas de la enfermedad cardiovascular.

Más de 5000 personas fueron examinadas regularmente

y ahora se está analizando a una segunda generación.

En Estados Unidos hicieron algo muy inteligente,

escogieron a una comunidad, llamada Framingham,

e hicieron un seguimiento a todos los habitantes.

Durante 30 años analizaron lo que comían y lo que hacían,

para encontrar vínculos

entre la alimentación y los accidentes cardiovasculares,

con el fin de formular una hipótesis.

El estudio de Framingham confirmó que el tabaco era una causa,

que la hipertensión era una causa y que el sedentarismo era otra.

Los investigadores quedaron muy decepcionados

al observar que no existía ninguna relación

entre el colesterol y las enfermedades cardiovasculares.

Por cada miligramo por decilitro de colesterol sérico,

en un periodo de 14 años, se produce un aumento del 11 %,

tanto en la tasa de mortalidad general,

como en la tasa de mortalidad cardiovascular.

Por tanto, entre las personas en las que el colesterol había bajado

en el transcurso de esos 30 años,

había una tasa mayor de infartos que entre aquellas

en que el colesterol se había mantenido estable o había aumentado.

¿Cómo afrontaron entonces los investigadores de Framingham

estos decepcionantes resultados en lo que concierne al colesterol?

El caso es que tuvieron suerte,

porque justo en ese momento en la biología médica

se introdujo una nueva técnica

que permitía separar diferentes fracciones de lipoproteínas,

las que transportan el colesterol.

Se identificó lo que llamamos el HDL y el LDL,

que poseen densidades diferentes.

Y tienen suerte porque constatan que el HDL,

al que llamarán buen colesterol,

se asocia a una disminución del riesgo cardiovascular;

no es muy significativo, pero va bien.

Y, por otro lado, la otra fracción del colesterol, el LDL,

es una lipoproteína, no es solo colesterol,

lo denominarían colesterol malo.

Creemos que el colesterol malo forma parte de un sistema

que se va depositando en las arterias,

en el corazón y en el cerebro.

Mientras que el colesterol bueno intenta llevarse todo eso,

deshacer todo eso.

Creímos que nuestro estado de salud es el resultado de esa batalla

entre el colesterol bueno y el malo.

El colesterol es una molécula importantísima para el cuerpo;

la mayor parte la fabrica el hígado.

Según los estudios,

entre el 70 y el 80 % del colesterol lo fabrica el hígado

y el resto lo aportan los alimentos.

Vamos a partir del hígado.

El hígado produce el primer tipo de colesterol,

que denominamos colesterol LDL.

En realidad, el LDL es una lipoproteína,

que es un conjunto de grasas y de proteínas.

Yo a esto lo llamo “pequeño submarino”,

así que voy a dibujar un pequeño submarino, así.

Tenemos moléculas de colesterol en el exterior

y también en el interior, que llamamos el cargamento.

Y en el interior vamos a encontrar vitaminas y grasas;

las grasas forman los triglicéridos y luego tenemos las vitaminas,

que son A, D, E, K, también con colesterol.

Este pequeño submarino, va a desplazarse a los órganos

y se pegará a una célula.

La célula emitirá una señal

para indicar que tiene necesidad de que le den

triglicéridos, colesterol y vitaminas liposolubles.

A veces, la célula tendrá demasiado colesterol, así que hará lo mismo,

indicará que tiene necesidad de deshacerse

del exceso de colesterol

y de componentes que están un poco dañados

y entonces, tendremos otro tipo de lipoproteína,

que esta vez llamaremos HDL.

Es el mismo tipo de submarino, que se pegará a la célula

y llevará al hígado, aquí voy a escribir “hígado”,

llevará al hígado todos los componentes

que la célula no necesita,

porque están dañados o los tiene en exceso.

Y es por esto por lo que atribuimos al ADL una función,

entre comillas, de basurero,

porque se llevará todo lo que la célula ya no necesita.

Por tanto, se tiende a pensar

que el HDL cumple una función limpiadora,

mientras que lo que hace el LDL es ensuciar,

porque proporciona cosas.

Para mostrar hasta qué punto

esta historia del buen colesterol y del mal colesterol es absurda,

vamos a imaginar que esto es el hospital.

Aquí ha ocurrido un accidente

y la ambulancia que se dirige hacia el accidente,

vamos a decir que es mala,

mientras que la que regresa al hospital,

vamos a decir que es buena.

Promise presenta a Tom y Jerry en “Problemas con la mantequilla”.

Buttery Light Promise contiene un 85 % menos de grasa saturada

y cero colesterol.

Por eso es una mejor que la mantequilla

para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

¿Sigue comiendo mantequilla?

De inmediato la cuestión del colesterol

pasó a formar parte de los intereses industriales principalmente

y, sobre todo, al principio de la industria agroalimentaria,

que empezó a seleccionar y a promocionar alimentos

que estaban en concordancia con las recomendaciones de Keys,

que decía que había que comer menos grasas.

Se produjo una convergencia de intereses

entre la industria agroalimentaria

y los que consideraban al colesterol el enemigo público número uno.

Este librito: “Tu corazón tiene nueve vidas”,

lo escribió el médico Jeremiah Stamler

y se envió a miles de médicos de todo el país.

Este ejemplar pertenece a una edición especial,

publicada por Pocket Books,

en asociación con la compañía Corn Products.

Por tanto, está patrocinado por un aceite de maíz.

Al final del libro hay un anuncio de margarina y de aceite Mazola.

El resto está dedicado a la ciencia y al infarto de corazón.

La enfermedad cardiovascular es el asesino número uno.

Sesenta millones de estadounidenses tienen niveles altos de colesterol.

Demasiada grasa saturada,

puede ser perjudicial para su corazón.

Perjudicial...

para su corazón.

En 1948, la compañía Procter & Gamble,

fabricante del aceite Crisco, un aceite vegetal,

designó a la Asociación Estadounidense del Corazón

beneficiaria de un concurso de radio llamado “Los caminantes”.

Y de la noche a la mañana y esto figura en la historia oficial

de la Asociación Estadounidense del Corazón,

recibieron millones de dólares.

Y, literalmente, aquello los convirtió,

en la asociación nacional que son hoy,

con sucursales en todo el país.

A partir de entonces, el dinero empezó a fluir.

Y estas palabras están, textualmente,

escritas en la historia oficial de la Asociación.

Y acto seguido, la Asociación Estadounidense del Corazón

empezó a decir que deberíamos sustituir las grasas saturadas

por grasas poliinsaturadas, que son los aceites vegetales,

lo que supuso un tremendo apoyo para un producto

como el aceite Crisco.

Surgen varias hipótesis en contra de la teoría del colesterol.

Kilmer McCully descubre los casos de tres niños fallecidos

por infarto de corazón.

Aquejados de un defecto genético, no fijan las vitaminas del grupo B,

lo que genera una gran cantidad de una sustancia

llamada homocisteína.

McCully formula la hipótesis

de que las placas de las arterias se desarrollan

cuando la cantidad de homocisteína es excesiva.

Empecé a hacer experimentos con animales.

Primero, inyectamos homocisteína en conejos

y examinamos sus arterias.

En dos o tres semanas, aparecieron placas en ellas.

No se puede hacer una idea de lo emocionante que fue

ver aquellas placas en las arterias.

Formular una teoría, probarla con animales,

y ver los resultados con tus propios ojos es... indescriptible.

Cuando en 1969 publiqué mi primer artículo

sobre estos niños y su enfermedad, para mi sorpresa,

recibí más de 400 peticiones para reproducir mi artículo.

Fui muy prudente.

En mi artículo sostenía

que los cambios provocados por la homocisteína

intervenían en primer lugar y el colesterol era secundario.

Y aquello no cuadraba con la teoría del colesterol.

Yo no estaba preparado para lo que sucedió después.

Lo primero que pasó fue que me trasladaron al sótano,

con las arañas y las cucarachas.

Al sótano de un edificio construido en 1811.

Así que allí estaba, en un incómodo laboratorio,

sin ventanas a la calle.

Mis colegas vieron las pésimas condiciones y se marcharon,

así que me quedé allí solo, con un técnico.

Y me dijeron: “tienes que buscar financiación,

no podemos pagarte tu salario, tienes que marcharte”.

Recuerdo que el director de relaciones públicas

del hospital de Massachusetts me llamó

y me dijo que cerrara el pico, y que, en el futuro,

no quería volver a oír mi nombre asociado al hospital o a Harvard.

Entonces, le dije a mi mujer,

que si había algo que fallaba en mi teoría,

si era absurda y no tenía ninguna consistencia,

nadie le habría prestado atención.

Si a la gente le importaba,

era porque representaba una amenaza para alguien,

o había algunos factores que yo desconocía,

que estaban provocando la intimidación,

a la que me estaban sometiendo.

Esta noche en nuestra sección 3,

hablamos de los infartos de corazón y sus causas.

Los japoneses tienen una tasa baja de infartos de corazón,

su dieta contiene poca grasa animal o colesterol.

Los estadounidenses sufren muchos más infartos de corazón

y comen mucho más colesterol.

Al comparar, muchos médicos consideraron

que deberíamos cambiar nuestros hábitos alimenticios.

El doctor George Mann,

sostiene que la dieta no tiene nada que ver

con las enfermedades cardiovasculares.

Y apunta sus estudios con los masáis de Tanzania.

Mann cree que en parte se debe

a que los masáis hacen mucho ejercicio.

La razón por la que no hay evidencias en lo que concierne al ejercicio

es porque hemos utilizado nuestro dinero,

nuestro tiempo y a nuestra gente

insistiendo en la hipótesis de enfermedad-dieta-corazón.

George Mann viajó a África y estudió a los guerreros masáis,

que se alimentaban principalmente

de la leche, la carne y la sangre de sus vacas.

Era una dieta extremadamente rica en grasas saturadas

y no padecían enfermedades cardíacas.

Tenían un colesterol muy alto, pero no enfermedades cardíacas.

Él se sentía muy decepcionado con estos descubrimientos.

Pero a mí no me sorprendió en absoluto,

porque yo ya había oído historias similares de otros investigadores.

Un día, cuando se encontraba

en los Institutos Nacionales de la Salud,

donde ocupaba un prestigioso puesto como investigador,

una secretaria le abordó en un pasillo y le dijo:

“Doctor Mann, si continúa oponiéndose a Ancel Keys

perderá su beca de investigación".

Y fue lo que sucedió poco después.

Queridos espectadores,

en estos momentos el pelotón se dirige hacia el puerto.

¿Dónde está el maillot amarillo? Ah, ahí está.

Parece que está pagando el esfuerzo de ayer.

¿Va a abandonar? Un espectador se acerca a animarle.

Quiere darle de comer, pero es inútil, no tiene hambre.

Ah, azúcar. Buena idea.

Los investigadores han detectado

que la introducción de azúcar en poblaciones indígenas

desencadena la aparición de enfermedades cardíacas,

hasta ahora desconocidas.

Cristin Kearns ha descubierto documentos confidenciales internos

de la industria azucarera, que demuestran que esta industria

subvencionó investigaciones en los años 60

para que el colesterol figurara

como único responsable de las enfermedades cardíacas.

John Yudkin era un fisiólogo británico que se preocupó

por la relación que había entre el consumo de azúcar

y las enfermedades cardíacas.

Y se convirtió el portavoz de quienes veían en el azúcar

un riesgo cardiovascular.

También se dedicó a captar la atención de los medios

y del gran público sobre esta cuestión.

En 1964, la industria azucarera comenzó a preocuparse seriamente

por las pruebas que iban apareciendo, y que vinculaban al azúcar

con las enfermedades cardiovasculares.

John Hickson, miembro de la Fundación para la Investigación del Azúcar,

declaró que había una afluencia de informes de laboratorios

que relacionaban el azúcar con las enfermedades cardíacas

y era necesario preparar un plan de acción.

En 1965, una serie de artículos que se publicaron

en los Anales de Medicina Interna

fueron recogidos por el New York Herald Tribune,

importante competidor del New York Times en la época.

Yudkin consiguió un artículo a toda página

en la edición dominical,

en el que cuestionaba si se podía vincular la grasa

a las enfermedades cardíacas en vez de al azúcar.

El artículo comentaba también

que la relación entre el azúcar y las enfermedades cardíacas

había sido teórico hasta aquel momento,

pero que nuevas pruebas confirmaban cada vez más esa relación.

Tan solo unos días después de la aparición de aquel artículo,

los responsables de la industria azucarera,

decidieron lanzar el proyecto “2-2-6”.

Se trataba de encomendar a investigadores de Harvard

una revisión de la literatura científica sobre la materia

y de publicar una crítica negativa

de todos los artículos que vinculaban el azúcar

a las enfermedades cardíacas,

de manera que los políticos concedieran menos importancia

a los estudios científicos

que vinculaban el azúcar con esta enfermedad.

Aquí tenemos la correspondencia sobre los borradores del estudio.

Hicksonm, de la industria azucarera, escribió al profesor Hegstead,

diciéndole que esperaba tener un borrador cuanto antes.

Decía: “Espero que pueda usted enviarme

una copia del borrador del manuscrito lo antes posible,

para que pueda cumplir con mis obligaciones”.

Y esta es una carta de la Fundación para la Investigación del Azúcar,

que dice: “Muchas gracias por el borrador del manuscrito.

Debo decirle que cumple absolutamente con nuestras expectativas

y estamos impacientes por verlo publicado”.

El artículo se centraba en la cuestión:

¿Provoca el azúcar enfermedades coronarias?

En él revisaban una cantidad enorme de estudios

y, uno a uno, iban desacreditándolos, señalando algún tipo de defecto.

El artículo publicado no mencionaba ningún tipo de financiación

de la industria azucarera.

Así que tenemos investigadores de Harvard

y la prestigiosa revista New England Journal of Medicine.

La industria azucarera no podía haber encontrado

una vía más creíble para transmitir su mensaje.

En el año 1977, para demostrar la incidencia del colesterol

en las enfermedades cardiovasculares,

el Instituto Estadounidense de la Salud

puso en marcha el RSC,

un ensayo clínico en el que participaron 3800 hombres,

con una tasa de colesterol muy elevada.

Un grupo fue sometido a una dieta baja en colesterol

y se le administró colestiramina,

que reducía la tasa de colesterol en sangre.

Es muy interesante.

Se partía de una franja de edad, formada por hombres de mediana edad

y lo que se publicó más adelante, basándose en dicho estudio,

fue una conclusión mucho más amplia,

en la que se afirmaba que la reducción del colesterol

sería beneficiosa

para toda la población estadounidense en general.

No solamente para el grupo en cuestión,

sino para cualquier persona con una edad superior a dos años.

Estoy preocupada.

¿Por qué, cariño?

Hace meses que no vienen cazadores.

Es por tu nivel de colesterol, no quiero que te dé un infarto.

Cariño, soy un pato.

La herencia no lo es todo.

Debes vigilar tu alimentación

y no atiborrarte de alimentos llenos de grasas saturadas y colesterol.

Vigila lo que comes como si tu vida dependiera de ello.

Porque es así.

Programa nacional de educación sobre el colesterol.

Por un lado,

tendría que haber una mayor detección del colesterol en las clínicas,

y, por otro lado,

se debería sensibilizar a la población estadounidense

sobre la importancia de conocer sus niveles de colesterol.

Un equipo de investigadores de Lyon ha descubierto

que los habitantes de la costa mediterránea

son menos propensos a sufrir infartos

y se debe a su dieta a base de aceite de oliva y fibras.

Fue un estudio realizado por el doctor Lorgeril en 1999,

con un enfoque muy original.

Lorgeril pensó: "¿Y si fuera más complicado?".

En lugar de recomendar dietas para bajar el colesterol,

enfocó el problema justo al revés y se dijo:

"¿Qué es lo que come la gente que no sufre infartos?".

E identificó el litoral mediterráneo,

como el lugar donde la incidencia de infartos era menor.

Las personas menores de 75 años

que viven en la cuenca del Mediterráneo

sufren ocho veces menos infartos que los finlandeses

y cuatro veces menos que los escoceses.

No es un 40 % menos,

sino cuatro veces menos y ocho veces menos

y al estudiar este fenómeno descubrió que no se trataba

de una dieta contra el colesterol, sino de otra forma de dieta.

El aceite de oliva, prohibido en las dietas contra el colesterol,

se utiliza mucho en los países mediterráneos,

igual que el queso, normalmente prohibido,

porque contiene grasa animal, e incluso la charcutería.

En España, Italia y el sur de Francia se consumen embutidos,

y, a pesar de eso, sufren menos infartos.

Así que se dijo: "En lugar de hacer dietas para reducir el colesterol,

le diremos a un grupo de gente que siga una dieta tradicional

y, a otros grupo, que haga una dieta mediterránea".

Formó dos grupos aleatorios y el resultado fue extraordinario.

El grupo que siguió una dieta mediterránea

sufrió un 50 % menos de infartos que el otro

y eran personas en observación porque ya habían sufrido un infarto.

Probablemente ha sido la aportación combinada

de aceite de oliva, aceite de colza y antioxidantes naturales

proporcionados por la fruta, la verdura y el vino tinto,

lo que ha protegido a estos pacientes.

En cualquier caso hablamos de una reducción de riesgo

de entre un 50 y un 70 %.

Pues bien, en la comunidad médica y científica,

se produjo una doble reacción.

Por un lado, un grupo de gente dijo: “Fantástico".

Nosotros también lo pensábamos,

pero ahora ya tenemos la demostración, está claro.

Y además, multitud de estudios implementados en diferentes países,

confirmaron nuestros resultados.

Y, por otro lado,

hubo un grupo de gente que no aceptó los resultados,

y, sobre todo, que no aceptaron la idea.

Si lo pienso ahora,

creo que hay que estar muy bloqueado mentalmente para razonar así.

Y esa gente decía: “No puede ser cierto,

porque el colesterol es idéntico en ambos grupos”.

Algunos colegas estadounidenses me decían:

"No podemos creer en esos resultados,

¿cómo es posible reducir el riesgo sin reducir el colesterol?”.

Hola, me llamo Paul, soy delegado en AstraZeneca,

y al igual que todos en esta sala, estoy presentando Crestor.

Son comprimidos de cinco miligramos sin receta médica.

En el año 2006, nuestro logro ha sido...

Ciento cincuenta millones de comprimidos consumidos,

es decir, 300 comprimidos por minuto.

Desde su lanzamiento, más de 890.000 pacientes

toman Crestor.

Miren este gráfico.

Es la cifra que deberíamos haber alcanzado en octubre.

¿Estaremos aquí, aquí o aquí? Pues no, hemos llegado aquí.

Así que, bravo, creo que nos merecemos un aplauso.

En el año 1980, un investigador japonés,

descubre una sustancia que reduce el nivel de LDL,

el llamado colesterol malo.

Es el nacimiento de una nueva clase de fármacos, las estatinas,

que inhiben la producción de colesterol por el organismo.

Las estatinas se convierten en el medicamento más recetado

en la década de dos mil.

220 millones de personas lo consumen en todo el mundo.

La llegada de las estatinas fue algo absolutamente extraordinario.

Estábamos atónitos.

De repente había una pastilla que podíamos recetar

a las personas que habían sufrido un infarto

y que además reducía la mortalidad, el riesgo de recurrencia, etcétera.

Era fantástico y las administramos desde el primer momento.

En el ensayo WOSCOP

participaron pacientes hipertensos, obesos y fumadores,

que tenían un riesgo muy elevado de sufrir infartos.

Se les administró un fármaco llamado pravastatina,

divididos en dos grupos aleatorios:

el primero tomaba pravastatina, y el segundo un placebo.

Y hubo una reducción del 30 % de muerte cardiovascular.

Era la primera vez que se obtenía un resultado claro y significativo.

Y al mismo tiempo, se realizó otro ensayo,

donde se administraba simvastatina, bajo el nombre comercial de Zocor

y en el que participó gente que ya habían sufrido un infarto.

La mitad tomó el fármaco y la otra mitad un placebo.

Y hubo un 30 % menos de recurrencia de infarto

en el grupo que tomaba la simvastatina

en comparación con el otro,

así que los colesterolescépticos, nos quedamos desarmados.

Jaque mate.

Yo mismo, en calidad de médico, lo prescribí.

Incluyendo a mi familia.

Intelectualmente no fui capaz de poner en duda

unos ensayos clínicos

publicados en las principales revistas médicas internacionales.

Me parecía inconcebible,

que los investigadores pudieran hacer trampas o equivocarse,

hasta el punto de engañar a toda la comunidad médica.

Es lo que se llama revisión por pares.

En principio, si se publica en una gran revista médica,

ha sido comprobado por personas competentes,

de modo que estamos obligados a creerlo.

El 85 % de los ensayos clínicos

y hasta el 97 % de los ensayos más importantes,

están patrocinados por laboratorios privados.

Ahora bien, hemos calculado que hay cinco veces más posibilidades

de encontrar un efecto positivo en un medicamento

cuando el ensayo está financiado por un laboratorio privado,

en comparación con un ensayo del mismo medicamento

financiado por un instituto público.

Es un aumento bastante considerable de las posibilidades.

Tendemos a considerar

que los estudios científicos son objetivos,

pero cuando nos fijamos en cómo se estructura el sistema,

nos damos cuenta

de que las compañías privadas patrocinan los ensayos clínicos

para promover la venta de sus fármacos.

Y esas compañías son propietarias de toda la información científica,

igual que la receta de la coca-cola pertenece a la compañía Coca-Cola.

Así que, a pesar de las dudas sobre algunos ensayos

que no llegaban a reproducir los resultados iniciales,

el hecho de que el medicamento fuera tan eficaz

tanto en personas que no tenían colesterol

como en las que sí lo tenían,

hizo que casi nadie se atreviera a oponerse,

o a plantearse serias dudas.

El mercado de las estatinas ascendía a miles de millones de dólares,

así que cualquiera que osase plantear alguna duda sobre ellas

en un congreso médico,

tenía pocas posibilidades de ser invitado de nuevo.

Era casi suicida criticar las estatinas

y además tampoco había suficientes elementos científicos,

porque unos años antes,

se habían obtenido unos fantásticos resultados

y nos enfrentábamos a un problema global.

Se recetaban a todo el mundo,

desde la chica que tomaba la píldora, que aumenta el colesterol,

hasta la anciana con el colesterol un poco alto.

Así que había barra libre de estatinas,

para deleite de las sociedades científicas

que tenían acuerdos con los laboratorios;

para los médicos, que pensaban que cumplían con su deber

recetando eso a sus pacientes; y para los pacientes,

que las pedían porque les preocupaba por su tasa de colesterol.

Todo el mundo pedía que se incluyera el colesterol en sus análisis.

No era nada fácil cuestionar la utilidad del medicamento.

En 2004 estalla el escándalo

alrededor de un fármaco antiinflamatorio, denominado Vioxx,

responsable de 30.000 muertes en los Estados Unidos.

La justicia dictó que el laboratorio conocía

los efectos potencialmente mortales de su fármaco

y los había ocultado deliberadamente.

En plena década de 2000,

nos dimos cuenta de que la industria farmacéutica

y los investigadores que trabajan para ella, nos mentían.

Fue una sorpresa terrible.

Sí, podían exagerar los efectos beneficiosos de los medicamentos

y ocultar los tóxicos.

Teníamos algunas dudas,

pero supimos que debíamos revisar los antiguos estudios.

El segundo fenómeno que tuvo lugar,

es que las autoridades sanitarias impusieron nuevas regulaciones

para los ensayos clínicos.

Y la nueva regulación concernía a todos los estudios con estatinas

publicados después del escándalo con el Vioxx,

es decir, a partir de 2005 o 2006 y hasta el momento actual.

Entonces nos dimos cuenta de que había problemas

en los ensayos realizados antes de 2005-2006.

Por un lado, fuimos conscientes de que nos podían engañar

y por otro lado, a partir de ese momento,

todos los ensayos clínicos con estatinas

dieron resultados negativos,

es decir, no mostraban ningún beneficio.

Ni las dudas sobre los primeros estudios sobre las estatinas,

ni la imposibilidad de reproducir los resultados positivos,

son capaces de frenar la obsesión contra el colesterol.

El dogma se impone:

cuanto menor sea la tasa de colesterol, mejor.

Cuando me establecí como cardiólogo, en 1985,

la tasa normal estaba alrededor de tres gramos por litro

y, desde entonces, ha ido bajando paulatinamente

y ahora está por debajo de dos.

Situación que, lógicamente,

hace que cada vez haya más personas

que entran dentro de la horquilla de lo que llamamos colesterol alto.

Luego se introdujo un segundo elemento,

que era la necesidad de tratar a personas en grupos de alto riesgo.

Ahora nos dicen que es posible

que tengamos que reducir aún más el colesterol malo.

Si su médico le dice que debería reducirlo,

con Crestor y una dieta saludable

puede bajar la tasa de colesterol malo hasta un 52 %.

En el año 2001, en la última revisión

sobre las recomendaciones del colesterol en Estados Unidos,

elaborada por un grupo de expertos,

hemos sabido que nueve de los 14 expertos

tenían vínculos financieros con la industria farmacéutica.

Es un dato muy importante porque en 2001,

casi se triplicó el número de estadounidenses

a los que se recomendaba tomar estatinas.

El número pasó de 13 a 36 millones

y la mayor parte de esos 23 millones que debían tomar estatina,

no padecían ninguna enfermedad cardiovascular.

Se da una extraña paradoja.

Me gustaría detenerme un momento

a analizar los términos normal y patológico que solemos utilizar.

Cuando algo es patológico, hay claramente una enfermedad.

Es fácil cuando se trata de una patología

como el cólera o la tuberculosis, con sus lesiones características.

Pero es más complicado cuando se trata de placas de grasa

en el interior de los vasos sanguíneos

de casi todas las personas mayores de 40 años.

Algo importante que debemos saber de la arterioesclerosis,

es decir, de las lesiones que se forman en las arterias,

es que de hecho se trata de placas.

Si dibujamos una arteria como un tubo,

las placas se desarrollan de forma localizada

en una arteria que es normal.

En un determinado lugar aparece una estenosis,

por regla general de forma asimétrica

y en este angostamiento la sangre tiene dificultades

para pasar a través de esa constricción

que provoca la placa arterioesclerótica.

Bien, si hacemos un corte en este sentido.

Así.

Aquí está la luz de la arteria, en este punto.

La sangre consigue pasar por aquí porque hay una presión fuerte,

pero si en la arteria hay una estenosis

es porque esta placa arterioesclerótica

está formada por un tejido muy duro, como si fuera madera.

Algunos pacientes tienen depósitos de calcio

a lo largo de la luz arterial, es decir,

un proceso de calcificación en forma de espinas

que pueden provocar una ruptura y causar lo que llamamos un trombo.

Dicho trombo puede progresar

y conducir a una obstrucción completa de la luz arterial,

es decir, a un infarto.

Con el tiempo, en algunas de estas placas arterioescleróticas

que vemos en las personas mayores,

al realizarles la autopsia hay cristales de colesterol.

Paradójicamente,

aunque estos depósitos de colesterol son la consecuencia

de una degradación de la placa arterioesclerótica,

algunos han querido convertirlo en la causa.

Un aspecto que a menudo se pasa por alto

es que el colesterol no es un veneno que fluye por las arterias.

Es una grasa esencial

para la fabricación de nuestras células.

Sin él, no podemos vivir.

El objetivo no es reducir el colesterol,

como el que reduce el arsénico en la sangre, por así decirlo.

Se trata de un producto,

o más bien de una familia de productos,

que desempeñan funciones metabólicas muy valiosas

y cuando cuando trastocamos algo para tratar de proteger el corazón,

podemos alterar otras cadenas metabólicas,

ya sea en el campo del cáncer, en enfermedades autoinmunes

y en multitud de cosas.

Y cada vez que lo hacemos existe el riesgo de reparar una cosa

mientras estropeamos otra

y encontrarnos con que hemos bajado la tasa de colesterol,

pero hemos aumentado el riesgo de otras enfermedades.

Me gustaría que alguien me explicara esto.

Después de dos millones de años de evolución del ser humano,

¿por qué habría un colesterol malo y un colesterol bueno?

No quiere decir nada.

Si los dos colesteroles son secretados por el hígado

desde hace dos millones de años, es que necesitamos los dos.

En segundo lugar,

¿qué es lo que hace que aumenten o disminuyan?

En el caso del HDL, el llamado colesterol bueno,

lo que lo hace aumentar es la actividad física.

Y está claro que la actividad física durante los últimos 10.000 años

era muy alta en todos los hombres y tenían un HDL más bien elevado,

pero no es el HDL elevado el que nos protege,

es la actividad física la que hace que enfermemos menos.

En cuanto al LDL, es lo mismo pero a la inversa.

Sencillamente consumimos menos LDL cuando somos sedentarios.

Y por lo tanto, tiende a elevarse un poco.

Pero, una vez más, es el sedentarismo lo que nos mata.

Ciertos alimentos son altos en grasas saturadas.

Esta es la cantidad media de grasa saturada

que una persona consume al mes.

Si toma demasiadas,

los depósitos de grasa pueden acumularse en sus arterias

y podría padecer enfermedades cardiovasculares.

Si la grasa saturada puede obstruir este conducto,

imagínese lo que hará en los suyos.

En la actualidad disponemos

de técnicas de imagen muy sofisticadas

que nos permiten medir la cantidad de calcio presente en las arterias.

También está el score cálcico,

que para algunos investigadores predice más eficazmente

los accidentes cardiovasculares que el colesterol.

Y a ver si adivinan cuáles son los factores

asociados con un score de calcio elevado.

En primer lugar, la diabetes.

En segundo lugar,

la insuficiencia renal o la tendencia a la insuficiencia renal.

En tercer lugar,

tener un colesterol bajo, de forma espontánea.

Y en cuarto lugar, tomar estatinas.

Así que tenemos delante de nuestros ojos,

si se me permite decirlo,

un hecho terrible para los defensores de las estatinas.

¿Cómo se puede decir que las estatinas

reducen el riesgo cardiovascular, algo que yo cuestiono,

y al mismo tiempo aceptar la idea

de que las estatinas aumentan el score cálcico,

considerado por algunos como lo que mejor predice

el riesgo cardiovascular?

Ambas cosas son incompatibles.

Si usted ha sufrido o sufre de colesterol alto

y su médico le recetó o le ha recetado Crestor,

es muy probable que usted tenga varios efector secundarios,

como por ejemplo, diabetes tipo 2.

Si usted o un pariente ha consumido Crestor y ahora tiene diabetes,

llame ya y pida una cita con el bogado Nick Pacheco.

Tras años de prescripción masiva de estatinas,

miles de pacientes se quejan de efectos secundarios graves.

En Estados Unidos,

algunos bufetes de abogados ofrecen sus servicios en televisión

para defenderlos.

Los efectos secundarios aparecen tarde, no de inmediato.

El organismo trata de combatir

la disminución de la tasa de colesterol

tratando de producir más colesterol

y ese proceso puede durar hasta seis meses,

antes de la aparición de efectos indeseables.

La mayoría de la gente no comprende

que la ingestión de estatinas es la causa.

Los síntomas son similares a los que presentan

las personas mayores.

De modo que cuando un hombre acude al médico

y le dice que hay algo en sus músculos que no va bien

y que tiene síntomas de debilidad, el médico le pregunta:

“¿Qué edad tiene usted?”. -Tengo 78 años.

“Bueno, eso es lo que le ocurre cuando envejece.

La vista empeora, los músculos se debilitan, y perdemos memoria”.

Y olvidan que el origen puede estar en los medicamentos.

Las estatinas, los medicamentos contra el colesterol,

por lo general atraviesan la barrera hematoencefálica,

es decir, entran en el cerebro

y alteran la síntesis de colesterol en el cerebro.

Es un efecto secundario adverso terrible

que hasta hace poco había sido ignorado

y solo gracias a la presión de algunos médicos y toxicólogos,

las autoridades sanitarias han admitido que, efectivamente,

las estatinas provocan problemas de memoria

y trastornos del sueño, es decir, un claro efecto neurotóxico.

Y aún hoy, por desgracia, sigue estando subestimado,

a pesar de que se trata de un factor tóxico muy importante.

Publicamos un estudio

sobre los efectos cognitivos adversos de las estatinas

en ciento setenta y una personas.

Algunos de estos casos son muy preocupantes.

Como el caso de un profesor jubilado que enseñaba en varios departamentos,

con un coeficiente intelectual superior a ciento ochenta,

al que dos instituciones académicas detectaron

la forma más progresiva de la enfermedad de Alzheimer.

Hasta el punto de que acudió a una reunión

de los cincuenta años de su promoción

con una pancarta colgada del cuello que decía:

“Mi nombre es fulano de tal, y tengo la enfermedad de Alzheimer”,

para que la gente entendiera

por qué repetía constantemente la misma frase

y por qué no reconocía a sus amigos desde hacía décadas.

Era incapaz de leer de corrido porque no recordaba nada.

Entonces su esposa decidió suspenderle el tratamiento

con simvastatina.

Luego pasó una batería de pruebas

para participar en el ensayo clínico de un medicamento experimental

contra el Alzheimer.

Y allí le dijeron que no padecía Alzheimer,

ni siquiera demencia senil.

Según cuenta, necesitó dos años para recuperarse.

Ahora ya lee el periódico.

Los grandes expertos y en particular un grupo de investigadores ingleses

que realizan estudios sobre el colesterol,

esos grandes expertos

que nos contaron durante mucho tiempo:

“No, hombre, no hay ningún efecto secundario”.

Ahora, uno de ellos, ha admitido que sí,

que probablemente había un aumento en la tasa de diabetes.

Y ahora, poco a poco,

se están poniendo de manifiesto nuevos efectos secundarios.

¿Por qué?

Uno, porque antes no se tenían en cuenta.

Y dos, porque la gente lleva ya 10 o 15 años tomando el medicamento

y los efectos están ahí.

En este gráfico,

extraído de un artículo publicado en 2004

en el British Medical Journal,

es decir, en un periódico bastante serio,

en el eje horizontal tenemos los años

y en el vertical la incidencia,

es decir, el número de hospitalizaciones por infarto

en Reino Unido, en color rojo.

Vemos que la curva es plana en lo que respecta al infarto.

Por el contrario,

hay literalmente una explosión en la prescripción de estatinas.

Si las estatinas fueran eficaces en la prevención del infarto

habríamos visto una disminución en las hospitalizaciones por infarto.

En otras palabras, la línea roja cruzaría

la prescripción correcta de las estatinas

y no es eso lo que vemos.

Una buena noticia para las personas con niveles altos de colesterol,

que toman estatinas,

pero sus niveles de colesterol malo no bajan lo suficiente.

Estos nuevos fármacos son diferentes.

Un nuevo estudio muestra que pueden reducir el colesterol malo

en estas personas un sesenta por ciento adicional.

Pero no son aptos para todo el mundo.

Tiene que ser administrado en inyección

cada dos a cuatro semanas,

y casi el 30 % de quienes participaron en el estudio

tuvieron que abandonar.

Ahora se realizan estudios más amplios

para determinar si reducen verdaderamente

el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular

y si son seguros.

Se espera que la FDA se pronuncie

sobre la solicitud de aprobación a finales de este año.

Los que ahora quieren comercializar los nuevos medicamentos

para reducir el colesterol,

son los que tienen el poder en sus mano.

Son los que tienen medios financieros para imponer estos medicamentos

y para prolongar esta teoría

y también los contactos e influencias a nivel político, administrativo, etc

Y luego existe otro pequeño mundo,

que podríamos calificar de alternativo, que dice que no.

La broma ha terminado

y tenemos suficientes datos científicos

para decir que no es verdad.

Y ese pequeño mundo es el que está ganando la batalla.

En realidad es la disputa de siempre entre la visión antiguo y el moderno

y el moderno siempre se acaba imponiendo.

Solo hay que esperar a que se renueven las generaciones.

Sin embargo, la batalla será muy dura.

¿Conoce su tasa?

¿Qué tasa? -De colesterol.

Sí. Me hice los análisis para un programa.

Sale en mi página web.

No. No tengo ni idea.

Soy miembro de una familia afectada de hipercolesterolemia.

Mi tasa está entre siete y ocho.

Me trae sin cuidado.

No sé la que tengo ahora.

Mi tasa de colesterol está en ciento ochenta y nueve.

Me gustaría que fuera más alta.

Sí, la conozco, porque mis pacientes me lo preguntan.

La verdad es que no. No conozco mi tasa de colesterol.

Un día de estos.

Debería, pero no la conozco.

No. ¿Por qué debería saberla? No creo que la tenga mal.

No lo sé. Me he olvidado de ella, por diversas razones.

La he rechazado.

Subtitulación realizada por Carmen Sevilla Machuca.

La noche temática - Colesterol, el gran engaño

54:04 06 ene 2019

En los años 50, hubo una creciente ola de infartos de corazón en Estados Unidos, incluso el Presidente Eisenhower sufrió uno. El pánico se apoderó de todo el país. El investigador y patólogo, Ancel Keys, propuso la idea de que el culpable eran las grasas saturadas que elevaban el nivel de colesterol. Sin embargo, años más tarde otros estudios sobre la enfermedad cardiovascular lo desmentirían.

Contenido disponible hasta el 20 de enero de 2019.

Histórico de emisiones:
22/04/2017

En los años 50, hubo una creciente ola de infartos de corazón en Estados Unidos, incluso el Presidente Eisenhower sufrió uno. El pánico se apoderó de todo el país. El investigador y patólogo, Ancel Keys, propuso la idea de que el culpable eran las grasas saturadas que elevaban el nivel de colesterol. Sin embargo, años más tarde otros estudios sobre la enfermedad cardiovascular lo desmentirían.

Contenido disponible hasta el 20 de enero de 2019.

Histórico de emisiones:
22/04/2017

ver más sobre "La noche temática - Colesterol, el gran engaño" ver menos sobre "La noche temática - Colesterol, el gran engaño"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Pedro González

    No entiendo, porque acabo de verlo sin problemas ahora mismo en España.

    pasado lunes
  2. Noe

    Con verdades se pueden decir mentiras. La homocisteina causa placa junto al exceso del colesterol. De igual manera que lo hace el sigarrillo. El ejercicio es importante pero ya hay estudios científicos donde se puede ver que una dieta basada en plantas consigue mejores resultados que una dieta con carnes y 1.50 horas de ejercicio intenso al día... Lo de las presines de las farmaseuticas es totalmente cierto, el hecho de bajar eñ colesterol de ese modo tiene muchos efectos adversos.. Pero bajarlo con la dieta tambien afecta a otros intereses como el de las industria de lacteos carnes y huevos... El hecho de que la droga sea mala para la salud no significa que el colesterol arriba de 300 sea bueno.. El documental engaña con argumentos verdaderos pero conclusiones incorrectas. No toda la literatura cientifica de universidades es incorrecta y no en todos los estudios hay un interes contra el colesterol. El colesterol arriba de 200 aumenta la artereosclerosis.

    pasado sábado
  3. Als

    Pues yo, que llegué tarde a verlo, el pasado domingo 6 de enero de madrugada, cuando lo emitían y solo pude ver el final, me lo anoté para verlo hoy en TVE a la carta y aquí lo tengo, sin ningún problema. Es decir que no lo han retirado. Aquí la dirección web: www.rtve.es/alacarta/videos/la-noche-tematica/noche-tematica-colesterol-gran-engano/3990658/. Merece la pena leerlo y meditar sobre su contenido, sobre todo si están tomando estatinas en cualquiera de sus presentaciones. Lo difícil, si se tiene el colesterol alto y se están tomando, es decidir si seguir o enfrentarse al médico que te las recetó y dejar de tomarlas. Yo afortunadamente no tengo ese problema pues estuve tomándolas durante dos años y llegó un momento que le dije al médico que no seguía, pero no por haber visto nada al respecto, sino por la lectura del prospecto donde dice que puede causarte hasta la muerte. Desde el primer día que me las recetó le advertí que no estaba conforme, así que no se extrañó cuando le dije que dejaba de tomarlas. Soy diabético y tenía el colesterol alto, pero tras tomar medidas alimentarias para reducir el azúcar en sangre, me ha bajado el colesterol también.

    08 ene 2019
  4. Juan Ramón Varela Varela

    Juan Ramón Es una vergüenza, quise verla a través de TVE en La noche temática y me fue imposible, luego al leer algunos comentarios a través de youtube y ya la habían retirado debido, supongo, a la presión de las farmacéuticas/laboratorios, así vamos, nos gobiernan los grandes emporios.

    08 ene 2019
  5. Pablo

    RTVE, puedes decir por lo menos el nombre original de la producción para buscarlo en nuestros respectivos países de acogida...?

    07 ene 2019
  6. Angeles

    El documental no tiene desperdicio. Echa por tierra todo lo que nos hacen creer a través del miedo. Yo estuve en una consulta de un cardiólogo, un médico mayor, y ya me dijo que se estaba perdiendo el norte con las pastillas del colesterol. Con 230 y con diabetes, no me las recetó.

    07 ene 2019
  7. Carmen

    Mi marido tomaba Sinvastatina y después de ver el programa se las quité, nosotros comemos muy sano, cuando le hicieron análisis y vieron que tenía el colesterol a 190 le dijeron, claro es por la pastilla, pues no, es por comer sano.

    30 dic 2017
  8. Pops

    Respuesta a RTVE, tendrán derechos de emisión solo en España. Pero ni en España lo puedes ver! ???????. Yo lo he visto en you tube, gracias al comentario de Manuel. Muy mal RTVE!

    11 may 2017
  9. Reme

    Yo estoy en España y no lo puedo ver

    07 may 2017
  10. jose ramon martin

    https://laemocionparasanar.wordpress.com/2013/10/16/colesterol-trigliceridos/

    27 abr 2017

Los últimos 623 documentales de La noche temática

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 2:39 pasado domingo La población de elefantes ha disminuido vertiginosamente. Perseguidos por su codiciado marfil apenas queda un millón. Cada quince minutos muere cruelmente un elefante, lo que equivale a noventa animales cada día. Los cuernos de rinocerontes suponen otro de los negocios ilegales más rentables del mundo. 30.000 euros por kilo. Más caro que el oro o la cocaína. La Noche Temática se adentra en la caza y extinción de los animales salvajes.

  • Proyecciones de América

    Proyecciones de América

    52:09 pasado domingo

    52:09 pasado domingo Durante la II Guerra Mundial una serie de brillantes cineastas realizaron 26 documentales, 'Proyecciones de América', que mostraban a Estados Unidos como una sociedad ejemplar. Los documentales presentan historias americanas de vaqueros, petroleros, granjeros, inmigrantes y niños en edad escolar mostrando gran optimismo al vivir en la democracia estadounidense. Eran versiones idealizadas de una América creada por cineastas políticamente comprometidos. El proyecto fue encabezado por Robert Riskin, guionista de algunas de las mejores películas de Frank Capra. Riskin creó unas de las imágenes más llamativas de América que jamás se habían filmado. Creó historias para mostrar un mundo mejor en medio de uno de los mayores y más devastadores conflictos de la historia de la humanidad. Contenido disponible hasta el 19 de enero de 2019. Histórico de emisiones: 11/11/2017

  • Hollywood y la política

    Hollywood y la política

    51:54 pasado sábado

    51:54 pasado sábado Desde el macartismo combatido por Humphrey Bogart y Laurent Bacall, pasando por el Oscar concedido al actor Sidney Poitier, el primero para un negro, la lucha de Jane Fonda contra la guerra de Vietnam, el actor Ronald Reagan en la Casa Blanca, el apoyo de Matt Damon al medio ambiente, o el compromiso de Angelina Jolie con los refugiados, las estrellas siempre han participado, se han movilizado y han aprovechado su fama para defender causas. Durante la campaña electoral de 2016, Hollywood se pronunció en contra del candidato Trump. El papel de Hollywood en la lucha por los derechos civiles comienza con Harry Belafonte, que se convirtió en la primera superestrella negra. Fraguó una buena relación con Martin Luther King y apoyó activamente el movimiento. Contenido disponible hasta el 19 de enero de 2019.

  • Bañado en azúcar

    Bañado en azúcar

    57:36 06 ene 2019

    57:36 06 ene 2019 Aderezo para ensaladas, salsa barbacoa, salsa de tomate, bollos y carne para hamburguesas. De todos los alimentos envasados que encontramos en una tienda de comestibles, el 64% contiene azúcar añadido. El azúcar, que se esconde en la comida procesada y los dulces, puede estar detrás de que en los últimos treinta años, la tasa de obesidad se haya duplicado y la diabetes se haya triplicado. Contenido disponible hasta el 20 de enero de 2019. Histórico de emisiones: 22/04/2017

  • 54:04 06 ene 2019 En los años 50, hubo una creciente ola de infartos de corazón en Estados Unidos, incluso el Presidente Eisenhower sufrió uno. El pánico se apoderó de todo el país. El investigador y patólogo, Ancel Keys, propuso la idea de que el culpable eran las grasas saturadas que elevaban el nivel de colesterol. Sin embargo, años más tarde otros estudios sobre la enfermedad cardiovascular lo desmentirían. Contenido disponible hasta el 20 de enero de 2019. Histórico de emisiones: 22/04/2017

  • 2:57 30 dic 2018 Durante los últimos 50 años se ha relacionado directamente a los accidentes cardiovasculares con el colesterol. Lo que sigue provocando el enfrentamiento entre científicos y la industria agroalimentaria y farmacéutica. ¿Qué argumentos hacen creer que el colesterol es pernicioso para nuestras arterias, cuando se trata de una sustancia indispensable para la vida? ¿Es cierto que hay un colesterol malo? Pero, ¿y si no fuera el colesterol sino el azúcar el que está detrás de las enfermedades cardíacas?

  • 2:33 16 dic 2018 Apasionados con su trabajo, la fotografía se convirtió en su forma de vida. Robert Doisneau fotógrafo de lo cotidiano y Harry Benson fotógrafo de los famosos, son pilares fundamentales de la fotografía del siglo XX. Y al igual que sus fotografías, ellos también se han convertido en iconos. La Noche Temática nos acerca a la vida y trayectoria artística de dos grandes de la fotografía.

  • 2:40 09 dic 2018 Los cíborgs son personas que llevan dispositivos electrónicos implantados en su organismo. Esto les proporciona capacidades que pueden ir más allá de las normales de un ser humano, pero ¿hasta dónde podemos mejorarnos a través de la tecnología? El futuro siempre conlleva progreso, pero la automatización de millones de empleos puede afectar seriamente a nuestra sociedad y replantear el futuro mercado laboral. La Noche Temática analiza los pros y los contras de la inteligencia artificial.

  • 3:27 02 dic 2018 A través de nuestro cuerpo podemos comunicar las emociones más profundas. Expresiones que transmiten felicidad, sorpresa, ira o miedo son universalmente reconocidas y tienen mucho que ver con nuestra propia supervivencia como especie. La forma en que las personas se mueven puede ser más reveladora incluso, que las cosas que dicen. Sin embargo, las palabras y los discursos han influido en poblaciones enteras llegando a cambiar el curso de la historia. La Noche Temática nos desvela las claves del lenguaje corporal y la fuerza de las palabras

  • El mercado de esclavas

    El mercado de esclavas

    3:08 25 nov 2018

    3:08 25 nov 2018 Secuestradas, vendidas y utilizadas como esclavas sexuales, más que nunca se ha generado un lucrativo negocio en torno a las mujeres como mercancía. Casi 200 millones de niñas y mujeres están hoy desaparecidas en el mundo. En países como Corea del Sur, China, India y Vietnam las mujeres son las principales víctimas de las políticas de planificación familiar. Los expertos temen que en otras regiones de África y el mundo árabe ocurra lo mismo, porque también en estos países prefieren tener hijos varones. La Noche Temática nos acerca a las mujeres víctimas de la guerra, la pobreza o la planificación familiar.

  • 2:38 18 nov 2018 Jacqueline Bouvier, más conocida como Jackie Kennedy, se casó con 24 años. Todavía no sabía que sería primera dama de los Estados Unidos. 55 años después del asesinato de su marido John Kennedy, continúa siendo una de las mujeres más célebres del mundo. Otra mujer marcada por la familia Kennedy fue Rosemary, hermana del presidente. Una desgarradora historia que se mantuvo oculta durante muchas décadas. La Noche Temática nos acerca a dos mujeres con destinos muy diferentes pero marcadas por un mismo apellido; Kennedy.

  • 3:26 11 nov 2018 El tráfico de menores es un fenómeno creciente que comprende desde el secuestro, la pornografía infantil, la adopción ilegal, la explotación laboral, la mendicidad, el robo, la venta de órganos y, por encima de todo, la prostitución forzada. Un enorme problema que genera ingentes cantidades de dinero de una forma relativamente fácil. Más de 100.000 personas, en su mayoría mujeres, jóvenes y niños, son víctimas de la trata de personas solo en Europa cada año. Las víctimas de tráfico de menores quedan traumatizadas de por vida. La desigualdad y la pobreza son caldo de cultivo para la esclavitud moderna. Esta Noche Temática profundiza en el oscuro mundo de la trata de personas.

  • 3:10 04 nov 2018 'La noche temática' rinde homenaje a Nikola Tesla en el 75 aniversario de su muerte En La 2, la medianoche del sábado 10 de noviembre

  • 3:23 28 oct 2018 Las redes sociales como Facebook, YouTube y Twitter aspiran a crear una comunidad global. Pero en los últimos tiempos estas redes sociales se enfrentan a un desafío: la propaganda terrorista, la violencia y la incitación al odio. ¿Quién controla lo que vemos y lo que pensamos en las redes? Silicon Valley tiene su propio criterio sobre lo que se debe ignorar o borrar de la red. El debate entre la censura y la libertad de expresión es complejo. 'La noche temática' nos acerca a los moderadores de contenidos de la red.

  • 3:31 22 oct 2018 Los escándalos alimentarios han provocado que los consumidores seamos cada vez más prudentes con lo que comemos. El mensaje que nos llega es el de “comer bien para mantenernos sanos”. Entonces, ¿deberíamos tener miedo de lo que comemos? ¿Deberíamos seguir la tendencia creciente de comer, sin grasa, sin azúcar, sin sal, sin gluten? ¿Los productos utilizados en dietas ecológicas, crudas, veganas o sin gluten son realmente buenos para nosotros? Nutricionistas de todo el mundo recomiendan el consumo diario de productos lácteos. Sin embargo se cuestiona este alimento tradicional, la leche. Esta Noche Temática nos acerca a la obsesión por lo sano.

  • 3:27 14 oct 2018 El pecho tiene el poder de seducción, poder sexual, y tiene el poder de dar la vida. La leche materna es una sustancia compleja, que aún encierra más de un secreto. Protege contra los virus y el cáncer. Además, aumenta nuestra inteligencia. Sin embargo de unos años a esta parte, el cáncer de mama ha sido una de las enfermedades más comunes. ¿Es posible que nuestro estilo de vida esté precipitando el fin de los pechos? Con motivo del Día mundial del Cáncer de Mama, la Noche Temática intenta desentrañar los secretos de la leche humana y su aplicación contra el cáncer.

  • 2:54 30 sep 2018 La “revolución sexual” ha redefinido nuestras sociedades. Desde la píldora, hasta la lucha feminista y LGTB, desde el cambio de mentalidad, y la relajación de la censura hasta la introducción de la educación sexual en las escuelas. Abanderada por la generación del baby boom, transformó las relaciones hombre-mujer y liberó de forma permanente la moral. Esta Noche Temática emite la serie documental de 2 capítulos “Las Revoluciones Sexuales”, que nos acerca la historia de la revolución sexual que es la de varias revoluciones en marcha.

  • 3:14 23 sep 2018 Nuestro corazón late 36 millones de veces al año. La ciencia está investigando métodos para tratar enfermedades cardíacas graves, como emplear órganos de cerdos genéticamente modificados. También se están desarrollando nuevas herramientas para tratar enfermedades hasta ahora incurables. La tecnología CRISPR edita el genoma actuando como unas tijeras moleculares capaces de cortar cualquier secuencia de ADN para modificarlo. En el Día Mundial del Corazón, La Noche Temática nos muestra los avances científicos para tratar las enfermedades de este órgano.

  • 3:17 16 sep 2018

  • 3:04 01 jul 2018 Los sonidos tienen un poder especial. A través de los ultrasonidos se pueden mejorar los síntomas de algunas enfermedades. Incluso el sabor de la comida cambia según lo que escuchamos. Podemos apreciar sus poderosas virtudes desde la ecología acústica de una ciudad a la levitación de objetos por sonidos. La música es una combinación de sonidos que crea una melodía. Cuando escuchamos determinados ritmos musicales liberamos emociones, pero ¿Cómo procesa la música nuestro cerebro? La noche temática, ahonda en el poder del sonido el sábado, 7 de julio, a las 23.45 horas, en La 2

Mostrando 1 de 32 Ver más