www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.7.3/js
3802647
Para todos los públicos La mitad invisible - "Albanta", de Luis Eduardo Aute - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hoy me acerco a un arte que se escucha

y concretamente me fijo en la canción de autor.

Hay canciones que se convierten en himnos,

otras crean mundos donde soñar.

Albanta es un lugar imaginario que da nombre a un disco

de Luis Eduardo Aute.

Para él fue decisivo porque grabó por primera vez

con otros músicos, y a partir de ahí,

subió a los escenarios.

Para mí representa la oportunidad de conocer

una parte de la banda sonora de nuestra historia.

(Música)

En la sensación, en la emoción que provoca el arte,

siempre hay una mitad invisible que explica muchos porqués.

(Música)

Viajar en el tiempo,

trasladarse a una época que no has vivido,

puede hacerse a través de la música

o recuperando objetos como este.

Hoy me remonto a finales de los años 70

con estas canciones de Luis Eduardo Aute.

Fue toda una vida entre muerto y muerto

intentando respirar.

Ahora, sin temor,

digo que soy libre...

Mi voz es el viento,

mi voz...

Me pregunto si ese tiempo tan presente en Albanta

ha cambiado mucho a Aute.

Era aquí, al paso del tiempo de los cojones,

y yo creo que, esencialmente todo aquello

que me interesa, o que me inquieta, sigue siendo lo mismo

desde hace mucho tiempo, no creo que haya habido ningún cambio

en ese sentido. Es saber, preguntarse,

por las cosas, ¿no? De por qué estamos aquí,

de dónde venimos, qué hacemos aquí, a donde vamos...

Y lo que más se puede hacer acerca de lo que yo entiendo

que debe ser el sentido de la vida es la curiosidad.

(Música)

Tenemos la suerte de conocer a Luis Eduardo Aute en su casa,

en su lugar de trabajo, en un espacio que dice mucho de él.

Se define como un curioso que no pone fronteras

entre disciplinas artísticas, y nos queda claro

porque estamos rodeados de lienzos, poesías, recuerdos...

La elección de un arte u otro, en parte,

él lo atribuye al azar,

al que hace responsable de la mitad de su trabajo,

y en el tema de la música, el tema que nos ha traído aquí,

también fue la casualidad la que le llevó a componer

hace ya 50 años.

Soy Luis Eduardo Aute.

Escribo canciones porque me gusta hacerlo,

y además porque creo que la canción

es un vehículo de comunicación de ideas muy importante.

Es un amor que se ha perdido, 3 guirnaldas en el pelo,

el aliento de unos besos, el perdón de los pecados...

A partir del 66, empezó a alternar la música con la pintura,

y aunque muchas de sus letras las popularizaron otros intérpretes,

él también grababa y promocionaba sus canciones en televisión.

Nos fijamos en "Albanta", un disco grabado en el 78

que incluía canciones escritas desde el 74.

Hay unas que son totalmente nuevas,

y otras que no había cantado nunca pero sí había cantado otros,

otros intérpretes, ¿no?

Pero yo creo que hay un clima común

y un estado de ánimo común

que recorre todas las canciones.

Era un estado de ánimo, no sé, muy conflictivo,

muy contradictorio, ¿no? Había mucha ilusión,

estaba todo por hacer de alguna manera, ¿no?

Y por otro lado,

un cierto escepticismo también.

Eso debe ser algo que pertenece a mi ideología,

no me creo de la misa ni la mitad invisible, ¿no?

Juegos de palabras aparte,

quiero situarme ante ese estado de ánimo.

Las canciones del disco están escritas

entre el final de la dictadura y la represión franquista

hasta la elaboración de la Constitución.

Son los años de la Transición Española,

un tiempo donde la ilusión de las reformas

que llevarían a celebrar elecciones

convivió con episodios de mucha tensión en las calles.

En ese momento, todas las manifestaciones culturales

y la música entre ellas,

desempeñaron un papel muy importante.

(CANTA EN CATALÁN)

Están cambiando los tiempos, agárrense que aquí va...

A partir de la muerte de Franco

se descubre que la canción social,

antes de la transición, interesa a la gente,

sobre todo, interesa a la gente de izquierdas,

a la gente preocupada por la libertad y por los Derechos Humanos.

Y entonces, aparecen dos grandes discográficas,

dos sellos discográficos, que es básico en la historia de la canción.

En Ariola nace el sello Paw Pa,

y luego, en Movieplay, el sello "Wong".

En ambos grabó Luis Eduardo.

Y entonces, la canción empieza a venderse.

Los cantautores empiezan a venderse porque era una demanda social.

Entonces, durante el 75 al 77,

yo tengo la teoría, es más, la reafirmo,

de que hicieron más por la democracia

los cantautores que los políticos.

Fernando González Lucini,

musicólogo y experto en la canción de autor,

me habla del origen de este género.

Él lo sitúa en los 60, cuando Blas de Otero y Zelaya,

preocupados porque su poesía social no llega a la clase obrera,

deciden liberarla de los libros y buscar quien la cante.

Paco Ibáñez será el primero, pero pronto se unen muchos.

Algunos musicalizan poesía

y otros escriben sus propias letras.

Entre tantos nombres, le pido que me hable de Luis Eduardo Aute.

Yo creo que es el hombre que ha sido capaz

de hacer las más bellas canciones,

de amor, de libertad,

de la forma más simple

y que en ningún caso fue un panfleto,

lo cual, alguien le acusaba

de que no hacía canción política.

Y yo diría que las más grandes canciones políticas

que se han hecho en este país, las ha hecho Eduardo.

Anda,

deja que descubra los montes de tu mapa,

la concupiscencia secreta de tu alma...

Si tú reivindicabas el amor

y reivindicabas la sexualidad, estabas haciendo política.

Porque es que estaba prohibido.

En aquel momento, política era todo

y hacer canción social era cantar a la libertad,

cantar al amor, cantar a la sexualidad,

cantar al cuerpo, por ejemplo, cantar a la masturbación.

No hace falta cantar contra Franco.

No hace falta contra la dictadura,

él lo que hace es cantar al lo humano.

¡Hostia!

Entre las influencias de Aute, Fernando sitúa a Cohen,

Dylan, Báez incluso a Atahualpa Yupanqui.

Él considera que "Albanta"

llega en un momento de madurez del autor

y la propia presentación del disco

y el tipo de retrato, da muestra de ello.

Es una fotografía con él fumando,

en el que el humo,

se percibe perfectamente el humo y la reflexión,

es decir, es un disco que hasta la portada

está pensada como fotografía de un momento

fundamental en su vida.

Me quedo mirando los libros que tienen de Aute

y encuentro poesías escritas en los años 70.

"¿Cómo adivina el invidente la forma a través del tacto?

Adivinar el espíritu a través de la música".

Me pregunto cómo crea un poema, un cuadro o una canción.

Cuando aparece una idea que va a ser canción,

no hay duda que ya viene con su música, ¿no?

Y cuando algo va a ser un poema, no tiene...

Son las palabras desnudas, ¿no? No hay música,

ahí no tengo ninguna dificultad en ubicar

canción y poema, o imágenes.

Cuando viene una imagen, es una imagen que voy a dibujar,

o que voy a pintar, no hay interconexiones dudosas.

Una canción es, sobre todo,

desde mi experiencia, es un estado de ánimo.

Es un estado de ánimo

que necesita salir y darse a conocer

y que no hay otra manera de hacerlo que agarrando una guitarra

y agarrar un papel y escribir unas palabras, ¿no?

Reconoce que si lo intenta sin emoción, no sale,

y que siempre, excepto en contadas ocasiones,

ha escrito las canciones para él,

ajeno a quien las fuera a cantar después.

De hecho, sus primeras composiciones se hicieron populares

con las voces de otros intérpretes.

Para perdonar,

es más fácil encontrar

rosas en el mar.

Solo morir permanece,

como la más inmutable razón.

Me tiraba piedras,

a una casa blanca entonces.

A mí me parece que Eduardo tiene una facilidad pasmosa

para hacer que letras nada fáciles, nada fáciles,

se conviertan en canciones que pueda cantar mucha gente.

Por ejemplo, si yo te digo la misma letra de "Al alba",

"Miles de buitres callados van extendiendo sus alas",

es decir, tiene una facilidad para que con unas letras

nada fáciles, poder llegar a la gente

haciendo que la música sea un vehículo absolutamente popular.

Rosa León empezó a cantar canciones de Luis Eduardo Aute con 19 años.

Recuerda ir a su estudio, escucharlas, escoger...

Del disco "Albanta" había grabado varias antes

y le pido se puede tararear alguna,

a pesar de su constipado.

Pétalo,

en la página 11 muerto,

besando los últimos versos.

Es una de las canciones que más me gustan de Aute, de Eduardo.

"Pétalo", me parece, que es de momento el homenaje

a Pablo Neruda, a uno de los libros más míticos de Pablo Neruda.

Déjenme solo con el día.

Yo tengo el recuerdo de la grabación de "Pétalo"

como una de las grabaciones más bonitas

que yo he hecho nunca en un estudio.

Hace años que no sube a un escenario

como el de este mítico local de Madrid,

pero fue su voz la que nos permitió escuchar por primera vez

canciones de Aute como "Las 4 y 10", "De alguna manera",

y por supuesto, "Al alba", la número 3 del disco de "Albanta".

Si te dijera, amor mío,

que temo a la madrugada,

no sé qué estrellas son estas

que hieren como amenazas...

Cuando grabé esa canción, a mí me parecía

una magnífica canción de amor,

pero no tenía un significado más allá de eso.

Pero ocurre que cuando yo saco el disco, sale en septiembre,

y es justo cuando están los fusilamientos, el 27 de septiembre.

-Y se ha dado por enterado

de la pena capital impuesta

a Ángel... -Y empecé a dedicar esa canción

diciendo que imaginar a estos hombres

que acaban de fusilar,

esta es la última carta que podrían haber escrito

a su familia, a su compañera, a sus hijos, a quien fuera.

Y realmente se me ponían los pelos de punta,

se me ponen los pelos de punta todavía.

Desde la condena hasta el fusilamiento,

hubo un movimiento internacional pidiendo el indulto.

Al momento de escribirla, no pensé para nada en un fusilamiento,

pero sí que efectivamente, esa canción,

sugiere unas imágenes que pudieran ser...

El día que se avecina...

viene con hambre atrasada...

Y ella, en los escenarios,

dedicaba la canción a los condenados a muerte.

Con gran riesgo, porque realmente,

dedicar una canción a los condenados a muerte

en aquellos años era realmente grave.

Ahí reconozco que tuvo un valor tremendo.

-Cuando dice "Presiento que tras la noche vendrá la noche más larga",

eso te vale para los fusilamientos del 27 de septiembre,

te vale para una relación con problemas,

te vale para muchísimas cosas. -Son los azares

de las circunstancias que deciden realmente

lo que va a significar una canción al cabo de un tiempo.

Ahora, "Al alba", es un alegato contra la pena de muerte.

-Y la gente, en este caso, ha decidido que esa interpretación

es la buena, es la válida y amén.

Belleza, valentía, azar,

sea lo que sea, "Al alba", se vincula a unos hechos

y hacemos un alto en el disco para hablar de ellos.

Nos acercamos a Hoyo de Manzanares, a pasar frío a la hora del alba.

Pero quien mejor puede explicar aquella realidad

está en ese otro lugar, la editorial Garaje.

De aquí surgió en septiembre de 2015 la plataforma "Al alba",

que conmemoró los 40 años de los últimos fusilados del franquismo.

Los responsables me explican lo que les pasó

a un grupo de jóvenes antifranquistas en julio de 1975.

Nosotros estábamos,

primero, detenidos, luego, torturados,

luego encarcelados, y luego sometidos

a un Consejo de Guerra,

uno de los que se hicieron aquí en Madrid,

en el goloso, y en el cual se nos pedía

junto a otros compañeros, pues 5 penas de muerte.

En concreto, en nuestro sumario fueron dictadas tres penas de muerte,

una condena de 30 años a mí y otra de 25 años a otro compañero.

De las tres condenas a muerte que dictaron, una se llevó a cabo,

fue José Humberto Baena Alonso, que le mataron el 27 de septiembre.

-En estos consejos de guerra lograron asistir, en algunos casos,

en el nuestro, específicamente algunos observadores

de la liga internacional de derechos humanos.

En ese informe califica, el consejo de guerra, como de farsa, siniestra,

es decir, hubo unos observadores que invalidaron totalmente

los consejos de guerra desde el punto de vista totalmente jurídico.

Pablo Mayoral y Manuel Blanco Chivite,

que se libró de la pena de muerte,

siguieron presos hasta la amnistía del 77.

Actualmente, siguen publicando libros

para recuperar la memoria histórica y luchan desde el colectivo,

"La comuna", contra la impunidad del franquismo.

Ellos vivieron un momento en el que todo estaba prohibido,

cuando se veía llegar el final del régimen.

En esa situación de crisis, la oposición,

los sectores más activos de la oposición antifranquista,

digamos que se activan, se reactivan más,

incrementan su ofensiva, por decirlo así.

Y la dictadura incrementa su represión.

-Que se recrudece y que se vuelven a llenar las cárceles.

Estaban encerrados cuando escucharon por primera vez "Al alba",

interpretada por Rosa León.

Para ellos, aún hoy es una canción preciosa que pone música a su lucha.

Y confiesan que la versión que más les emociona,

como al propio Aute, es la de José Mercé.

Ay, amor mío, al alba.

Al alba, al alba,

al alba, al alba.

Al alba, al alba,

al alba, al alba.

Es lo que más estamos intentando reivindicar, es decir,

no olvidar aquello para no pasarlo otra vez

y para que no quede su sacrificio en vano,

es decir, que sea un poco una llama, algo que lleve a los de entonces,

a los que entonces luchábamos y a los que hoy están luchando.

No, no voy a hacerlo más

que cuando miro atrás no veo nada.

Vuelvo a ponerme en marcha y sigo avanzando en el disco.

Y no es cuestión de concederle,

tiempo al tiempo, tiempo al tiempo...

Le pido a Luis Eduardo que me hable de otros temas de Albanta.

"Tiempo al tiempo" era una canción invocaba la necesidad de urgencia,

de cambiar las cosas, que no le diéramos más tiempo al tiempo,

porque ya había pasado mucho tiempo de espera y ya vendría el momento.

"De paso".

"De paso" es una canción más dialéctica que surge de la necesidad

de hacer crítica del determinismo histórico.

-Que el pensamiento no puede tomar asiento,

el pensamiento ha de estar siempre de paso.

Siempre de paso, de paso, de paso...

En esos años empecé a tener un trato más frecuente con Teddy Bautista,

él había dejado ya "Los canarios", y andaba metido también en búsquedas

de sonidos electrónicos.

-Entonces, Eduardo me dijo que por qué no hacíamos algo juntos.

Para Teddy Bautista, que ya no estaba en "Los canarios",

y era productor musical de grupos de rock,

la propuesta de Aute supuso ante todo...

Un desafío de un lugar.

Un desafío porque yo soy un rockero,

lo he sido siempre, con distintos sombreros y con distintas fusiones,

y el desafío me obligó a mí también a estudiar

un género al que injustificadamente no le había prestado mucha atención.

A él le gustaba la poesía y de Aute, antes que sus canciones,

había leído estos libros que aún conserva.

Por eso, le hizo ilusión el proyecto.

"Albanta" se grabó en los ya desaparecidos estudios "Kirios",

entonces tan innovadores como estos de "PKO".

Me habla de su trabajo como arreglista y productor musical.

Él respetó al máximo las ideas del autor, ideas muy distintas

a las suyas, ya que en "Albanta" se unían dos mundos.

Un productor de rock, cantante de blues, y demás,

y un cantautor trabajando juntos, era algo que no.

De hecho, se especuló mucho sobre que este disco no se terminaría,

porque esas personalidades iban a tropezar

y se equivocaron, afortunadamente.

-La primera vez que ensayo con músicos es con Teddy

para grabar este disco.

Y ahí de repente, viví una experiencia nueva,

que era cantar mis canciones con los músicos ahí, tocando con ellos.

Aquello me dio mucha...

Me dio una óptica muy distinta, muy de hacer las canciones

con los músicos.

-Al principio, me costó un poco que él aceptará

que yo trajera músicos de rock, de yazz, al proyecto.

Él inmediatamente vio que aquello hacía que sus canciones

sonarán de una forma distinta.

-Ellos me aportaban una serie de ideas, yo las tomaba,

intentaba hacérmelas mías, y en ese sentido,

fue muy enriquecedor para mí.

Como lo fue para los músicos, también.

Armando de Castro, guitarrista de "Barón en rojo"

y responsable de todos los sonidos de de guitarra de "Albanta",

le gustó tener que adaptarse a la letra de las canciones.

No recuerdo que fuera especialmente complicado.

Aparte, los arreglos de Teddy a mí me entraban muy bien.

Él, también, seguramente, cuando hacen los arreglos

pensaba en los músicos que los iban a tocar.

Entonces, mi labor fue en cualquier momento muy rodada y muy bueno...

Y aportando lo que podía, mi lado roquero.

Yo sé "Al alba", "No sé que coño me pasa hoy", en fin...

Todos esos temas llevan un buen guitarreo y yo me lo pasé bien,

debo reconocer que me lo pase bien grabando el álbum.

Cae fuego en lugar de maná, se disfraza el asfalto de mar.

Con una guitarra que le prestan en estos estudios "Oasis",

me canta la canción que más le marcó del disco.

Parece que anda suelto Satanás.

Parece que anda suelto Satanás.

"Anda suelto Satanás" era un tema que se adaptaba, de entrada muy bien,

a lo que es un contexto roquero.

Llevaba un "riff", un "riff" escrito por Teddy...

(TARAREA)

Que le da todo el ambiente al tema.

Yo según grababa el tema le vi que tenía posibilidades muy interesantes

de funcionar con "Barón rojo".

Poco imaginó entonces que lo llegaría a interpretar

más de 400 veces.

Canta Bod Dylan en el cassette, tinta roja escrita en la pared,

un cadáver abraza el arcén, parece que anda suelto Lucifer.

Aunque ya me han contado mucho sobre la grabación de este disco,

hay un nombre aquí que me llama la atención.

Aparece como coordinador, un poeta, un premio Cervantes que hace 40 años

era productor musical.

Contacto, gracias a las nuevas tecnologías,

con José Manuel Caballero Bonald, que se encuentra

en su Fundación de Jerez.

Hola, José Manuel, aquí me tienes sentada en la barra de una bar

para hablar de Albanta. ¿Cuál era exactamente su función?

Yo no me acuerdo mucho de esa función,

yo creo que consistía en nada.

En los anteriores, había sido yo el productor,

y el productor de este disco era Teddy Bautista,

que entonces no era un dirigente de la SGAE.

Aunque se quite importancia, todos recuerdan su participación

en el disco.

Pero lo que interesa, es su opinión como poeta.

"Albanta" me parece a mí, un disco importante

en la trayectoria discográfica y artística de Eduardo.

Es un disco lleno de carácter y de calidad,

de calidad artística.

Además, la poesía de las canciones,

las letras, están muy cuidadas.

Yo sé que allí,

allí donde tú dices,

vuelan las alas del agua

como gaviotas de escamas

y el mar no es el amar,

sino el sueño que acaso te soñó

en Albanta.

"Albanta" no quiere decir nada.

Surge de un pequeño poema escrito por mi hijo, que tiene ocho años,

y el poema decía lo siguiente, él decía que era un poema.

"Las alas del agua vuelan por los ríos de Albanta".

Entonces, le pregunté que qué significaba Albanta,

y me dijo que no significaba nada, que era una palabra inventada,

que en todo caso era como un paisaje.

Y entonces, a partir de esa palabra, escribí esa canción.

Empecé a darle vueltas a esa palabra y pensé que "Albanta"

podría ser un tiempo, un espacio, una situación,

totalmente en sentido contrario de la realidad que se estaba viviendo.

Albanta era un monte donde uno podía poner en práctica los sueños,

de alguna manera.

La asociación de gestores culturales de Extremadura, montó hace años

y aún sigue haciéndolo, una exposición dedicada

a mundos imaginarios y la sorpresa es que "Albanta" está entre ellos.

Hay muchos lugares mágicos que dan nombre a restaurantes,

asociaciones... Por eso, miro si con "Albanta" ocurre lo mismo,

y sí, nombres de mujer, psicólogos, jardines, bungalows,

incluso, mira, en Fuenlabrada hay un colegio.

"Albanta".

Fue hace casi 30 años cuando un grupo de profesores

que estaba creando una escuela eligió este nombre.

Merche estaba allí.

Era perfecto.

Un lugar imaginario donde la infancia es eterna.

Es como una definición perfecta,

para una escuela, para un colegio...

Y realmente, salió mayoría absoluta.

Cuando votamos, fue mayoría absoluta.

-"Albanta" es una canción que dedico a mi hijo,

que canto de cuando en cuando.

Durante muchos años no la tenía en repertorio

y últimamente la he vuelto a recuperar,

porque creo que estamos viviendo en una subiente.

En unos tiempos muy extraños, sobre todo muy feos, entre otras cosas.

La necesidad de soñar otras maneras, de convivir en este momento,

vienen a cuento.

Yo sé que allí, allí donde tú dices,

no existen hombres que mandan, porque no existen fantasmas.

Me quedo para acabar con esta necesidad de soñar,

y lo hago en el lugar perfecto.

Han pasado casi 40 años desde que se grabó el disco,

ni ellos ni yo estábamos, pero sigue habiendo mucho escepticismo.

Y yo prefiero apostar por la ilusión que "Albanta" representa.

Que aquí, tú ya lo ves, es Albanta al revés.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • "Albanta", de Luis Eduardo Aute

La mitad invisible - "Albanta", de Luis Eduardo Aute

15 nov 2016

Se profundiza en los aspectos esenciales y triviales de la obra a través de entrevistas a expertos, visitas a lugares relacionados con la obra, búsqueda de archivo gráfico y un largo etcétera que dependerá de la obra escogida: En este capítulo se trata del disco de Luis Eduardo Aute, "Albanta".

ver más sobre "La mitad invisible - "Albanta", de Luis Eduardo Aute" ver menos sobre "La mitad invisible - "Albanta", de Luis Eduardo Aute"

Los últimos 138 programas de La mitad invisible

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios