Tras la emisión de cada capítulo de 'Víctor Ros', La 1 presenta la serie documental 'La España de Víctor Ros', guiada por Jerónimo Tristante, que ofrecerá la oportunidad de conocer una España repleta de curiosidades y transportar al espectador a una época en la que se gestó el cambio de mentalidad que ha llegado a nuestros días.

Con imágenes de archivo, grabaciones en enclaves históricos, escenas de la serie y con expertos: cronistas, historiadores, periodistas y todo aquel con autoridad en la materia, la serie indagará en el nacimiento de la policía, la hipnosis, las leyendas de casas encantadas y espíritus, los orígenes de la prensa, la lucha feminista, los primeros pasos de la investigación criminalística, la catalepsia, los duelos secretos, los crímenes con veneno, los sueños premonitorios, o los terribles crímenes de los primeros asesinos en serie y los “hombres del saco”, son algunos de los temas de la serie.

2966054 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años La España de Víctor Ros - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

(Música inquietante)

Soy Jerónimo Tristante, creador de Víctor Ros.

En el siglo XIX muchos soñaban con viajar a la Luna,

bajar al centro de la Tierra o descender al fondo de los mares.

No se llegó a tanto, pero se inventó la electricidad,

el teléfono y el automóvil. España seguía mirando al pasado.

Había duelos entre aristócratas y gente de abolengo.

Los ricos se casaban con jóvenes y recurrían a bebedizos vigorizantes

sin gran efecto.

Algunas mujeres recurrían al veneno para eliminar a sus maridos,

pues muchas eran obligadas a casarse a la fuerza.

(Sintonía de cabecera)

En esa historia tan simple se basa toda la policía científica.

Todos dejamos rastro, del tipo que sea.

-No hay ciencia perfecta ni hay cadáver totalmente transparente.

¿Qué tendríamos que hacer? Atacar y defender nuestra vida.

Hubo una sustancia que se utilizaba entonces como refresco

y que contuvo hasta 1906 cocaína en su fórmula.

Freud veía conflictos homosexuales en muchos de sus casos.

Julio Verne, como muchos escritores del XIX, era de una sociedad secreta.

A finales del siglo XIX los policías

comenzaron a hacer investigaciones científicas.

Son los antecedentes de CSI. Los métodos eran limitados.

Dependían más de la pericia y de la intuición de los agentes

que de sus propios conocimientos. ¿Cómo se hacían las cosas entonces?

Algún día todas las policías del mundo contarán

con científicos que solucionarán los casos en los laboratorios.

(MOLESTO) -A los carteristas se les trinca en la calle.

-Hasta muy a finales del siglo XIX, que aparecen las huellas dactilares,

no había otra forma de investigar que la experiencia de los policías.

-Pasan los años y no cambia nada en nuestra policía.

En Inglaterra, Francia, EE. UU., los métodos científicos avanzan.

-Toda la razón.

En Argentina han cogido a un asesino por la huella de su dedo.

Estamos hablando de una época en la que lo único que se hacía

eran las huellas dactilares, inspección ocular

con los procedimientos y mecanismos con que se contaba,

y algo de escritura: falsificación de documentación,

billetes falsos... ese tipo de cosas.

Era muy difícil estudiar una escena del crimen porque había poco.

Dudo mucho que en aquella época la escena se fotografiara.

Se tomarían apuntes, se harían dibujos o croquis,

pero lo que se ha hecho después, que es fotografiar

y aplicar reactivos de todo tipo, como se sigue haciendo hoy en día,

eso, lógicamente, en aquella época no existía.

-¡Matar a un coronel en plena calle! No sé adónde vamos a llegar.

-¿Y el cadáver? -Se lo han llevado a los militares.

-Hasta 1947 en España no existe el documento nacional de identidad.

Existe una llamada "cédula de identidad"

pero sin huella dactilar. La mayoría no tienen ni fotografía.

Simplemente se decía que fulanito de tal nació en tal sitio

y era el que portaba ese papel,

pero eso no permitía comprobar la identidad de ninguna manera.

Entre el forense, el juez y los inspectores o agentes

primero se hace una composición de lugar.

Cuando saben quién es la persona, quién le conocía, si tenía enemigos,

si tenía dinero, si falta algo...

Es la composición de lugar que debe hacerse en toda escena del crimen.

A partir de ahí surgiría el sospechoso,

la intuición, alguien al que se ha visto merodear... esas cosas.

En delitos de homicidio por envenenamiento,

a partir de la autopsia la medicina legal hacía lo posible

por estudiar y descubrir la sustancia que produjo el envenenamiento.

-Tráigame un cabello suyo con su raíz y lo averiguaremos en un santiamén.

-A veces creo que lo suyo es magia. -No: es ciencia, querido Armando.

Vivimos un tiempo de grandes adelantos que cambiarán el mundo.

Y para bien.

-Hay alguna ilustración muy curiosa en la que las estrías

del proyectil, que es lo que permite identificar el proyectil,

se entintaban y rodaban sobre el papel.

A tamaño real, con lo cual era imposible ver los detalles.

La llamada "bertillona" es la máquina o el sistema

que inventó Bertillón, y fue un enorme adelanto para su época.

Lo que hace Bertillon es idear un método

en el que, con gran cantidad de medidas antropométricas,

como altura, longitud de brazos, de dedos,

inclinación de cejas, posición de la nariz...

Todo eso va componiendo una ficha. ¿Qué le pasó al sistema de Bertillon?

Que duró lo que tardó la huella dactilar en hacerse la dueña

porque, evidentemente, era muchísimo más efectiva,

daba menos trabajo y era efectiva al 100 %.

Cualquier contacto dejaba un rastro. Ahora mismo estamos dejando rastros.

En esa historia tan simple se basa toda la policía científica.

Todos dejamos rastros del tipo que sean.

-¿Alguna novedad? -Sí, fíjese.

-¿Una pieza de oro? -Una no: tres.

-Una escena del crimen bien estudiada, aparte de esos rastros,

da más datos: hay un "modus operandi" que puede ser interesante.

De hecho, es muy interesante. Los expertos saben valorarlo.

-¿Quién ha bajado el cuerpo? -Me lo ordenó Buendía.

El Sr. Alvear le dijo que limpiase esto cuanto antes.

-Deje eso. -¿Quiere que me despidan?

-Fuera de aquí.

-Este es el maletín de inspecciones oculares de 1930.

Esto es lo que se llevaba el experto a la inspección ocular

de la escena del crimen al efecto de recoger todo tipo de pruebas.

Encontramos utensilios para todo tipo de trabajos en la escena del crimen.

Revelado de huellas.

Tenemos un casquillo de bombilla y una bombilla

porque puede que no haya luz y vamos a sacar luz

de algún tendido eléctrico que haya.

Tenemos una lupa para poder amplificar lo que estamos viendo.

Cinta métrica. Tenemos para hacer reseña dactilar a un cadáver.

Llevamos todos los utensilios para entintar las manos

y tomar huellas, y los reveladores físicos de la época,

un cortador de diamante por si hay que cortar una pieza de cristal

donde hemos revelado huellas para llevarla al laboratorio

y poder fotografiarla y tratarla. Esto era lo básico.

Lo tenía cada persona que hacía inspección ocular.

Además, en aquel momento eran personalizados.

Esto es un equipo de reseña demográfica de detenidos de 1930.

Es un equipo que es todo en madera y lleva placas.

Estamos viendo que consta de una cámara fotográfica

que podemos desplazar en altura, una silla para el detenido,

un espejo con talla en el cual el operador de la fotografía

va a poder ver la talla del detenido porque se anota en esta tarjetilla,

y luego una palanca con la cual movemos la silla.

Esta sería la posición de partida. Una vez hecho el perfil derecho

movemos la silla,

hacemos el frontal y le pedimos que incline la cabeza

para hacerle el semiperfil izquierdo, como vemos en estas fotografías

donde están las tres posiciones.

Aquí estamos viendo precisamente un cráneo y algunas herramientas

necesarias para el sistema de Bertillón: medidas del cráneo,

medidas de cualquier órgano, ángulo, inclinaciones, etc.

Lo que sí que se ha hecho siempre si no hay otros medios son croquis.

Con los croquis de la escena se podía recordar cómo estaba.

Estos croquis terminaban en los sumarios judiciales,

porque al juez le ilustraban mucho cómo habían podido ocurrir las cosas.

Muchas de las cuestiones que en el XIX empezaban a funcionar,

muchas cosas que se resolvieron, e incluso algunas que no,

forman parte de nuestro día a día. Claro que han cambiado muchas cosas.

Sobre todo ha cambiado la técnica,

facilidades de hacer cosas que antes no hacíamos,

las telecomunicaciones, los viajes, la velocidad de las cosas...

Lo que, en mi opinión, no ha cambiado respecto a la policía científica

es que la mayor parte de la gente que está aquí

es gente a quien le gusta mucho esto. Este trabajo engancha.

Quizá porque todos tenemos bastante curiosidad

y aquí te enteras de cosas. Nunca el porqué.

Como pasa con la ciencia, no explica los porqués, sino los cómos.

En una escena del crimen podemos deducir cómo han pasado las cosas,

pero por qué han pasado es cuestión del juez,

si se puede llegar a saber.

-Échele una ojeada.

Fíjense en la raíz y el tubo. La pigmentación es uniforme.

Harán falta otros análisis, pero si quieren mi opinión,

esa muchacha no ha sufrido envenenamiento alguno.

No estoy seguro de que hubiera una colaboración estrecha

con la policía. No me consta que hubiera una normativa

muy estricta aplicada a los médicos, en el caso de recibir

algún tipo de herido que pudiera estar implicado en un crimen.

Más bien supongo que sería la propia policía

la que acudiría al hospital cuando tuviera conocimiento

de alguna de estas cuestiones para recabar información

o para hacerse cargo de la persona en cuestión.

Especialmente cuando la patología que se debiera atender en el hospital

tuviera que ver con algún atentado.

Había patología basada en la violencia:

heridas por arma blanca o de fuego, sea en entornos ritualizados,

como puede ser el duelo, o sea en la violencia callejera,

en las peleas, las reyertas de taberna, los robos,

los asaltos... el navajazo, tan español,

era algo que suministraba muchos pacientes

a instituciones como las casas de socorro o los hospitales.

-¡Alto! ¡Alto, policía!

-¡Ay! ¡Ay!

-La toxicología es el gran elemento de resolución de muchos casos.

Ahora, se suele aplicar ya sobre los restos cadavéricos.

No existe todavía ni tradición ni capacidad

análisis biológicos como los que se pueden realizar

ya entrado el siglo XX.

Siempre ha habido casos en los que no termina de saberse

claramente qué es lo que ha conducido a la muerte de una persona.

En todo caso, ya en el XIX se tienen bastantes argumentos

como para poder resolver mucho en la mesa de autopsia.

-El modus operandi es el mismo,

pero el que la mató solo se adelantó a la naturaleza.

Fíjese en estas pústulas. La víctima estaba enferma de sífilis.

-No hay ciencia perfecta.

No hay ciencia perfecta ni cadáver totalmente transparente

ni totalmente explícito, y más en aquella época.

En cuanto a los duelos, evidentemente representaban un problema

más que médico, legal, para los médicos o los cirujanos.

Los duelos estaban prohibidos, pero eran una especie

de marca de clase entre ciertas personas.

Fundamentalmente, entre las personas de la nobleza.

Cuando era posible se intentaba evitar que el herido en un duelo

pasara por una institución pública.

No era raro que alguno de los padrinos

o sin necesidad de serlo, fuera médico,

asistiera al duelo y prestara unos primeros auxilios

y posiblemente después unos segundos, por así decirlo,

fuera del circuito oficial.

También es verdad que había clínicas privadas

donde se podía rendir mucha menos cuenta a la autoridad.

En el siglo XIX se producen especulaciones de mucho tipo.

Se cuentan anécdotas curiosas con un valor literario o cultural,

aunque científicamente sean discutibles.

Por ejemplo, un caso que se cuenta de un cierto noble, un marqués,

que fue herido en un duelo a pistola y no se le pudo extraer la bala,

murió a la vuelta de unos años

con síntomas de saturnismo y se atribuyó

al plomo de la bala ese saturnismo.

(Música inquietante)

Los duelos estaban prohibidos,

pero a ver quién se lo decía a los contendientes.

A espada o a pistola, se citaban al amanecer.

El honor herido no podía quedar impune.

Señores, mi obligación es aconsejar que no se siga con esta locura.

-No puedo.

Me acusó en público de acostarme con su mujer.

(TENSO) -Usted me llamó mentiroso. -Si no lo hubiera hecho,

su esposa habría quedado a ojos de todos como una ramera.

¿Y usted se llama un hombre de honor? -¡Las armas! ¡Ya!

(HOMBRE) Un duelo es una confrontación

entre personas para la defensa de su honor

con unas armas pactadas previamente y motivado por una ofensa.

(Música de tensión)

A partir de la ofensa, el ofendido retaba

al ofensor y nombraban unos padrinos

que establecían un protocolo del duelo.

-Den diez pasos antes de girarse y disparar.

-Venga, rapidito, que he quedado para cenar.

-De primer plato cenará usted plomo, se lo aseguro.

-Los duelos nunca se pactaban a muerte. Jamás.

Se pactaban hasta que uno de los dos contendientes no pudiera continuar.

-El reto normalmente podía ser, en principio, de forma directa,

lo podíamos llamar encuentro, y la confrontación era inmediata.

-Uno, dos, tres, cuatro...

-Los padrinos tenían que defender los intereses de sus ahijados.

Estaba pactado previamente.

Si se pactaba primera sangre, en cuanto la había se acababa.

-Cinco, seis, siete, ocho,

nueve, ¡diez!

-Había un juez de campo y había médicos que podían testimoniar

si realmente el contrario no podía continuar.

(Música de tensión)

En aquel momento la medicina tampoco estaba tan avanzada.

Si tenías comida intentabas haber orinado previamente

para intentar, si tenías una herida punzante,

que no hubiese infección. Las armas se desinfectaban con alcohol.

Había un protocolo para que el daño fuese el menor posible.

-¡Aún respira!

(Música dramática)

En las salas de armas, los maestros que enseñan a los duelistas

crean unas normas lógicas. Por ejemplo:

Si ves que alguien en un duelo te sorprende y te va a matar

no puedes decir: "Pues si tú me matas, yo te mato".

Si alguien te va a matar tú no puedes contraatacar,

porque te ha sorprendido y lo primero que tienes que hacer

es defender tu vida. ¿Qué haríamos? En guardia.

Atacar y defender nuestra vida. Una vez que hemos parado el ataque,

ya tenemos dominado el hierro del contrario

y desde aquí podríamos hacer la respuesta.

Había una serie de pautas de caballerosidad.

Si alguien tropezaba y caía al suelo no podías rematarlo en el suelo.

Tampoco podías rematar a un herido.

A los maestros de esgrima no les gustaba enseñar a duelistas.

Algunos jamás habían practicado esgrima

y de momento aparecían por la sala, y en libros que yo he leído

ves la cara de ese hombre que nunca había hecho esgrima y tenía un duelo

y quería aprender cualquier cosa para poder batirse.

El maestro sabía que si el contrario era un espadachín

o un avezado, obviamente iba a morir.

-El duelo llegaba hasta las clases medias.

Medias con un poco de distinción.

De ahí para abajo era una cuestión de orden público.

Había también una serie de encuentros con la típica navaja española,

pero el duelo formal se circunscribía a las clases privilegiadas.

-El pueblo llano no tenía derecho.

Incluso si yo soy un caballero y alguien me desafía

no tengo por qué ir a duelo con esa persona.

Tenía que ser de mi clase social. Si no, no podía ser.

La gente se batía en duelo muchas veces en el siglo XIX

por la presión social que existía. Si tú no te batías en duelo

te consideraban un cobarde y la sociedad te hacía un vacío.

-El ofendido tenía, en principio, derecho a la elección de armas.

Se hacía de acuerdo con sus condiciones físicas

y con su especialidad de defensa.

Normalmente una persona que no tenía unas condiciones físicas especiales

probablemente elegiría siempre las pistolas.

Una persona que tenía, además de conocimientos de esgrima,

una preparación física suficiente, elegiría armas blancas.

Esta espada, por ejemplo,

normalmente tenía tres vaceos y confluían en una punta

muy peligrosa, porque tenía casi la textura de un alfiler,

y porque ya era una hoja bastante rígida,

muy acerada, no era fácil que se doblara,

pero tenía la capacidad suficiente de permitir buscar camino

entre los paquetes de músculos, arterias, venas, etc.,

y con el riesgo gravísimo de producir una embolia gaseosa

que producía la muerte en poquísimo tiempo.

Si la ofensa había sido grave e iban a tirar con espada o sable con punta

los duelistas llevaban cartas manuscritas

que decían que se habían suicidado, porque estaba penado para duelistas

y para todos aquellos que ayudaban a que se celebrase el duelo.

No se podía decir dónde se celebraría ni a qué hora ni qué día,

para que la policía no acudiese a intentar evitarlo.

-El duelo entre el duque de Montpensier

y don Enrique de Borbón fue de los más importantes del siglo XIX,

y además pudo haber cambiado la Historia de España.

Se convino un duelo muy complicado con padrinos muy relevantes.

Fue un duelo a pistola. El duelo se celebró de madrugada

en unas condiciones terribles. La distancia establecida inicialmente

fue de nueve metros, lo cual era un auténtico asesinato.

Desgraciadamente, Montpensier acierta

en la cabeza, próximo a un ojo, al infante.

(Disparo)

Las mujeres se batían en duelo.

Concretamente en España, Catalina de Erauso,

con el sobrenombre de "la monja alférez",

se vestía normalmente de hombre

y retó a uno de los más famosos esgrimistas,

salieron a la calle y tuvieron una confrontación

en la que ella recibió tres estocadas pero al final

consiguió darle una estocada de remate a este hombre

que le dejó para confesión debajo de una iglesia, precisamente.

El duelo se prohibió muchas veces a lo largo de la Historia.

-En el XIX ya empiezan a existir las "ligas antiduelistas" en Europa,

donde empieza la gente a intentar cambiar esa presión social

y ver que los duelos realmente no tenían ningún sentido.

Se produjo un movimiento popular apoyado por el Congreso

y se estableció la prohibición absoluta del duelo.

La ciencia inventaba nuevas sustancias, y no todas maravillosas.

La aspirina, bebedizos milagrosos inservibles, y hasta venenos.

Algunos, sin darse cuenta, hasta se los tragaban.

Loción "La Milagrosa". -Milagrosa tiene que ser.

No vea cómo se las gastaba el marqués. Era un no parar.

-No hay milagro ninguno, todo es pura sugestión del que se lo toma.

Se lo aseguro.

-En el siglo XIX se desarrolla toda una serie de sustancias,

de licores, de elixires, dando la eterna felicidad, en definitiva.

De crecepelos a productos para vivir tranquilo

o tener más potencia sexual.

La verdad es que ensayaron con cualquier producto químico.

Hubo una sustancia que se utilizaba entonces como refresco

y se sigue usando en la actualidad, que contuvo hasta 1906

cocaína en su fórmula.

El laboratorio alemán Bayer desarrolla la heroína.

Lo hace prensando en la producción de un antitusígeno,

un producto contra la tos, muy eficaz.

Estamos hablando de 1898.

Ligado a determinadas culturas,

o en ocasión de determinados ritos religiosos,

en los que se necesitaba una iniciación y entrada en trance,

muchas veces se utilizaban estas sustancias

por encima de lo que pudiera ser considerado como dosis terapéutica.

El opio es un clarísimo ejemplo de ello, y junto al opio,

algunas de las sustancias derivadas del mismo, como es la morfina,

o la codeína o la papaverina, presente en supositorios

que se les ponía a los niños contra la tos

hasta no hace demasiado tiempo.

Esas drogas eran utilizadas en el siglo XIX

con relativa facilidad, ligadas incluso a determinados estamentos

creativos, intelectuales, artísticos, en los que estas personas las usaban

para potenciar su creatividad. Es el caso de Stevenson

y su "Dr. Jekyll y Mr. Hyde".

El Dr. Jekyll era el médico que desarrolló algo

que suena enteramente a cocaína, y que evidentemente

lo que refleja es una psicosis cocaínica

que probablemente Stevenson también pareciera.

-Pero espero demostrar que este muerto está bien vivo.

-¡Oh!

Huele a moho, como la cocaína, pero está mezclada con algo más.

Lo analizaré.

-La diferencia entre tóxico y veneno fundamentalmente es

en cuanto al fin al que va destinada una sustancia química.

Los venenos se han utilizado desde la antigüedad con fin homicida.

Antes del desarrollo de las técnicas analíticas del s. XIX

no existían en muchas ocasiones técnicas para su investigación.

No obstante las bases quedaron sentadas.

Cuando Stas desarrolla su método para determinar alcaloides en 1850

marcó un hito que hoy se sigue utilizando

con las modificaciones que la técnica ha impuesto.

El método de determinación del arsénico que desarrolló Marsh

sirvió a lo largo de todo el s. XIX para que se determinasen

los casos en los que alguien pudiera haber sido envenenado con arsénico.

-El veneno era indetectable desde el punto de vista científico.

A partir de Marsh se sigue con otros venenos, los orgánicos,

que son posteriores, pero es una vía que supuso un gran avance

para detectar este tipo de muertes que eran indetectables.

-Es sorprendente que en la Historia

la mayor parte de las personas que han utilizado veneno

sean mujeres. -La asesina es distinta del asesino.

Normalmente la asesina hace más investigación

para cometer su asesinato, es más sofisticada en los medios,

y en general intenta que su asesinato quede sin descubrir.

Para ello hace más investigación acerca de cómo cometer ese asesinato.

Hay un caso célebre en el que se vio implicado

Mateo Orfila, un español ibicenco

que fue capaz de determinar en la persona fallecida,

una mujer en este caso, la presencia de arsénico.

-Madame Lafarge fue una asesina. Ella utilizaba el arsénico.

El arsénico es un veneno cuyas dosis podemos ir manipulando

para que una persona pueda morir en un corto plazo de tiempo

o en un período mucho más largo. Era indetectable en el cuerpo.

Era ideal, y sus asesinatos estaban perfectamente planificados.

Para desgracia de Madame Lafarge,

Marsh inventa la cámara para el aislamiento de arsénico

y es su primer caso.

-Ya tiene a la asesina.

He encontrado restos de envenenamiento.

Arsénico, o algún insecticida de campo.

También monóxido de plomo.

-El arsénico no fue la única de las sustancias

que se emplearon a lo largo del XIX, recordémoslo.

Todavía estaban muy presentes algunas sales minerales de cianuro

o incluso algunas plantas.

La cicuta, el acónito, el tejo,

y otras muchas que también probablemente se utilizaron.

Hasta el último tercio del XIX era muy difícil determinar,

no la presencia de sales minerales, que cada vez estaba más clara

su identificación, sino de alcaloides derivados de algunas plantas.

-Si hacemos un estudio estadístico entre mujeres y hombres,

somos muy parecidos. Ahora, el tipo de inteligencia es diferente.

Cada uno elige una vía diferente para el asesinato,

e incluso para el suicidio.

-No se esfuerce, no llegará muy lejos.

-¿Qué me ha hecho? -Usted no mató a todas esas mujeres,

pero ha destrozado tantas vidas que este es su justo castigo.

Vamos, no se esfuerce, es un veneno muy eficaz.

Casi no deja rastros en la sangre, aunque nadie la va a analizar.

El siglo XIX fue una explosión de inventos.

El teléfono, la bombilla, el automóvil, la cremallera...

El clip, fíjese. El ser humano llegó a creerse dueño de la naturaleza.

Pronto cruzaremos el océano volando.

Estoy seguro. Muchos de los sueños de Julio Verne se harán realidad.

Los buenos y los malos.

-Julio Verne afirmaba de sí mismo ser el más desconocido de los hombres

y probablemente sea así,

porque todo el mundo considera que era un autor de una literatura

familiar, juvenil, incluso infantil, y sin embargo sus novelas

están trufadas de información cifrada.

A pesar de que Julio Verne siempre dijo que no era un visionario

y que sus anticipaciones científicas eran producto

de un mucho trabajo, y es verdad, porque a las 5:00, cual monje,

siempre estaba escribiendo, y por la tarde leía las publicaciones

científicas y geográficas que existían por aquella época.

Lo cierto es que parecía estar viendo el futuro por el ojo de la cerradura.

El historiador francés Michel Lamy propone la idea

de que, como muchos escritores del XIX, era de una sociedad secreta.

Una sociedad llamada La Niebla vinculada con masones, rosacruces,

Iluminados de Baviera, popularizados por la literatura y el cine...

Tal vez ahí encontrara fuentes e información cifrada

que después él trasladaba a sus novelas.

Da para pensar.

Muchos de sus personajes parecen inmortales,

como si conocieran el secreto de la inmortalidad.

Todo eso ha envuelto al personaje en una leyenda

coronada por la propia tumba, que él mismo diseñó,

y que es todo un canto a la heterodoxia y al esoterismo.

Cuando uno entra en el cementerio de La Madeleine, en Amiens,

y se encuentra una tumba tan extraña se siente realmente paralizado.

Un gigantesco Julio Verne de mármol emerge del suelo,

rompe con su espalda la losa sepulcral, alza la mano derecha,

no se sabe muy bien si buscando clemencia o desafiando a Dios.

Todo el conjunto está repleto de elementos simbólicos y esotéricos:

la rosacruz, las dos columnas que algunos dicen

que recuerdan a las columnas del templo de Salomón de los masones,

y multitud de detalles más.

Aunque es cierto que tuvo asesoramiento

de algunos amigos y familiares matemáticos e ingenieros,

hay cosas realmente difíciles de explicar.

El hecho de que en una época como la suya,

en la que los países más avanzados eran Francia, Rusia e Inglaterra,

él elija Estados Unidos, que entonces era un país incipiente,

como el país que pudiera ser pionero en el vuelo espacial, es curioso.

Lo es también que eligiera tres, no cinco ni seis, sino tres,

futuros astronautas, igual que en la expedición del Apolo.

O que en "Alrededor de la Luna", el capítulo XI

termine con la palabra "Apolo".

Que haga construir a sus personajes un telescopio

muy cerca de donde está el monte Palomar.

Que el lugar de lanzamiento sea casi al lado de Cabo Cañaveral.

Que, con lo enorme que es el océano Pacífico, Verne tiene la puntería

de situar el amerizaje a tan solo 4 km del lugar donde lo hicieron

los astronautas americanos. Hay tantas cosas

que resulta realmente difícil de explicar la puntería

que tuvo Julio Verne para diseñar esa novela.

-Verne es un visionario.

Como en sus novelas, el hombre viajará a la Luna,

viajará al fondo del mar, pero...

también creará armas de destrucción que eliminarán pueblos enteros.

-Todo dependerá de quién tenga esas armas.

-Exacto.

Verne habla de eso en "Los 500 millones de la begún".

La eterna lucha entre el bien... (SUSURRA) -Y el mal.

-Hay una novela, "Los 500 millones de la begún".

La begún era una princesa que decide ceder en herencia

su fortuna a dos personajes. Uno encarna la bondad.

El otro encarna la parte más oscura del ser humano.

Este segundo parece anticipar el nazismo.

Su propósito es construir una ciudad

en la que todo el mundo se entrega a la construcción de armamento

con el propósito de conquistar el mundo.

Incluso hay novelas que aparentemente hablan de la bomba atómica,

pero hay otras aún más inquietantes, como "París en el siglo XX",

la segunda novela que él escribe, no publicada.

En ella no solamente anticipa algunos elementos técnicos

sino que además perfila con gran nitidez el comportamiento

de la sociedad francesa un siglo más tarde.

Dice, por ejemplo, que el latín y el griego

ya no solamente eran lenguas muertas, sino enterradas.

Todo el mundo sabía leer pero nadie leía.

Las mujeres habían perdido su femineidad al vestir como hombres.

Eso me parece a mí más sorprendente incluso...

Aparentemente en esa novela habla del fax, de Internet...

De no existir Julio Verne, el mundo habría perdido

buena parte de la capacidad de soñar, de imaginar universos distintos,

de creer que lo ordinario puede dejar de serlo

y pasar a convertirse en extraordinario.

-En los últimos 20 años la ciencia ha progresado más

que en todos los siglos pasados.

La luz eléctrica, el teléfono, la fotografía, los transportes...

-El siglo XIX, en cuanto a invenciones e innovaciones,

es el comienzo de la efervescencia cultural

porque los nuevos inventos empezaron a difundirse

y todo el mundo tenía interés y estaba fascinado por ellos.

Todo el mundo sabe que Alexander Graham Bell fue

el que inventó el teléfono, lo cual no es verdad.

Lo inventó un italiano, Meucci, y estuvo pagando la patente,

pero llega un momento en que no la puede pagar.

Entonces Graham Bell renovó la patente a su nombre

y por eso actualmente se cree que fue Graham Bell el que lo inventó.

(Emisiones radiofónicas)

En cuanto a las emisiones de radio,

todo el mundo sabe que fue Marconi el que las inventó.

Realmente las inventó Tesla.

Marconi lo aglutinó de una forma útil y empezó a transmitir en morse.

(Pitidos del telégrafo)

Lo que casi nadie sabe es que un español,

Cervera, un año después de la patente de Marconi

hizo una transmisión entre Ibiza y Alicante con voz en audio,

cosa que nunca jamás se había hecho.

(Emisiones radiofónicas)

En aquella época, evidentemente, con Edison la corriente ya empezó

a tener verdadero protagonismo, y la electricidad se producía

en dinamos, corriente continua.

Eso implicaba problemas de transformación de voltaje

para poderlo trasladar en grandes cantidades a grandes distancias,

cosa que con la corriente alterna no ocurre.

(Zumbidos eléctricos)

Hubo una enorme controversia sobre cuál era mejor.

Hubo una controversia muy concreta con la silla eléctrica,

que estaba entonces empezando en Estados Unidos,

a ver qué corriente mataba mejor, si la alterna o la continua.

A finales del siglo XIX la gente ya había empezado

a ver fotografías, pero en blanco y negro.

Lumière, inventor del cinematógrafo, inventó la fotografía en color.

Es curiosísimo, porque utilizaba zumo de patata.

Utilizaba granos de almidón teñidos de zumo de patata.

El proyectar a través del grano de color

daba una imagen a píxeles, como son hoy las fotografías.

El primer automóvil realmente útil fue el triciclo de Benz,

que parecía hecho con ruedas de bicicleta

pero con el que la mujer de Benz hizo un viaje de más de 100 km

de ida y vuelta con sus hijos, lo cual fue una prueba de fiabilidad.

Concretamente en España, el primer automóvil

que se matriculó fue un Clément en Baleares, en Palma de Mallorca.

Justo en 1900.

Es curioso porque entonces en España todavía se circulaba

por la izquierda, como aún se hace en Inglaterra o Australia.

En cuanto a inventores españoles, todos sabemos que el del chupa-chup

fue famoso, y que el inventor de la fregona también lo es.

Hubo un hito histórico, que fue Leonardo Torres Quevedo.

Fue un inventor genial en muchos ámbitos.

Antes de principios del siglo XX ya había hecho en su pueblo

un teleférico arrastrado por bueyes para salvar

un desnivel de 400 m con una silla.

Hace justamente 101 años, se estrenó en las cataratas del Niágara

el Spanish Aerocar.

Es un teleférico de Torres Quevedo que ha funcionado más de 100 años

sin el más leve incidente. También hizo dirigibles.

Se los vendió al ejército español, a Francia e incluso uno a Japón.

Hizo telemandos por radio. Consiguió el telekino.

Funcionó perfectamente.

Isaac Peral fabricó el primer submarino eficaz,

que fue el torpedero submarino de Isaac Peral del ejército español.

La ventaja es que había conseguido el diseño actual del submarino.

Fue el primero que lanzó un torpedo realmente en la Historia.

En cuanto a inventos imposibles, se hicieron muchísimos.

La gente, en su efervescencia científica, no tenía límites.

Juntando globos con aviones

y con futuros helicópteros que valían tanto para vuelos trasatlánticos

como para repartir correo por las casas.

La gente se dedicaba a pasear en aviones y en globos...

Había casas rodantes, granjas y cocinas automatizadas.

Sin ir más lejos, Wells hizo la máquina del tiempo

que de momento sigue siendo implanteable.

Hubo muchos inventos utilizando técnicas existentes

y extrapolándolas a aplicaciones que luego resultaron

o imposibles o poco prácticas.

La mente es capaz de urdir el más terrible asesinato,

pero también de inventar lo mejor para el ser humano.

Es tan misteriosa que a veces, cuando soñamos,

nos desvela detalles que no hemos percibido durante el día.

A veces los sueños nos revelan informaciones ocultas.

(Música desconcertante)

(Música de intriga)

La función de los sueños no se conoce propiamente.

Durante la vigilia, mientras estamos despiertos,

estamos recibiendo información, tanto consciente como inconsciente.

La información es más poderosa desde el punto de vista inconsciente.

Son datos que se quedan ahí, que a veces se interrelacionan

y que a veces aparecen luego a lo largo de la noche

en forma de sueños, dando claves que nosotros, con nuestra conciencia,

no hemos sido capaces de ver, de resolver, o de dar con ello.

-¿Qué soñabas que te tenía tan a mal traer?

(Trinos)

(VÍCTOR BALBUCEA, CONFUSO)

(SUSPIRA)

-¿Qué estabas soñando?

(VÍCTOR SUSPIRA) -¿Quieres que te bese?

-Algo que no quería creer que fuera cierto, y mi sueño me dice que lo es.

-En mi opinión, soñamos en clave simbólica, pero no siempre.

Una simbología muy típica en los sueños de mucha gente

son los sueños en los que volamos.

Es un sueño que nos habla de necesidad de evasión.

Hay quien tiene este sueño a lo largo de su vida varias veces.

Tienen que ver por qué sucede, qué hay en su vida que le está atando

y lo que hace es liberarse en forma de vuelo.

(Música inquietante)

Se pueden tener sueños de carácter premonitorio,

pero también se puede tener una premonición en estado de vigilia.

Es más fácil durante el sueño, ya que el sueño, cuando dormimos,

somos más libres y estamos en un estado alterado de conciencia

y podemos recibir información en un momento determinado

que a lo mejor con el consciente nos sería más complicado.

Un ejemplo de supuesto sueño premonitorio

es el que tuvo Isabel de Farnesio en la construcción del Palacio Real,

cuando se iban a poner unas estatuas, en la balaustrada del palacio,

de los Reyes Godos a tamaño natural, pero en un sueño

vio que se producía un terremoto en Madrid

y esas estatuas se le caían encima.

(Golpe)

Intentó por todos los medios que las estatuas no se colocaran.

Convenció a su esposo, y al final le hicieron caso.

Hay épocas en las que los sueños han influido mucho en la vida.

Al final se colocaron en la plaza de Oriente.

No fue premonitorio porque no se produjo el terremoto

que ella decía, pero quizá su sueño tuvo una explicación no premonitoria.

Ella tomó nota de que esas estatuas eran demasiado grandes

o eso le parecía a ella, en proporción, para la balaustrada,

y que podía haber un problema de un accidente.

(Música de suspense)

En el caso de Lucrecia de León, estaba en la corte de Felipe II

y empezó a tener una serie de sueños en los que veía determinadas cosas

que tenían que ver con el Gobierno y el Estado.

Una de ellas fue la derrota de la Armada Invencible.

Esto, obviamente, no pasó desapercibido en aquella época

Se inició un proceso inquisitorial contra ella

que culminó con su condena.

Ella tenía la intuición de que los musulmanes tomarían España

y que debía refugiarse en la cueva de Sopeña,

una cueva que incluso se estuvo acondicionando

para convertirla en una especie de búnker

porque en sus sueños solo se salvaban los que estaban dentro de la cueva.

(Música de tensión)

Un caso muy interesante relacionado con sueño premonitorio

es el que tuvo el naturalista Edwyn Reed,

que fue director del Museo de Historia Natural

de Concepción, en Chile, y que, como hombre de ciencia,

no creía que este sueño pudiera tener un cumplimiento,

pero aun así lo comentó a sus allegados porque le impresionó.

En él se veía paseando por una avenida cercana al mar.

Según iba avanzando en el sueño se daba cuenta

de que aquella avenida era realmente un cementerio.

En un momento determinado del sueño se acerca a una lápida

y lee el nombre de la persona enterrada, y ahí pone su nombre,

Edwyn Reed, y pone: "Naturalista, 7 de diciembre de 1910".

Él no se creyó que esto fuera a ocurrir así

pero sí lo comentó con varias personas, y lo curioso

es que Edwyn murió en dicha fecha.

(Música de suspense)

(Música de tensión)

-¿Cómo lo ha descubierto?

-A veces los sueños son más útiles para mostrar lo que la razón no ve.

-¿Pesadillas? -Más de las que quisiera.

-En Viena conocí a un psicólogo que afirma

que la interpretación de los sueños puede resolver nuestras neurosis.

Un tal Freud, un tipo brillante.

-Las mías se solucionarán cuando coja al que mató a mi padrino.

-El siglo XIX es el inicio de los estudios serios científicos

sobre la mente y sobre el cerebro.

Hasta entonces las ideas sobre el cerebro y la mente eran

muy escuetas, y a partir de entonces conocemos cómo es el cerebro,

cómo es la mente y cómo esta determina lo que es el ser humano.

El cerebro determina nuestra creatividad, imaginación,

conciencia y forma de ser.

S. Freud empezó siendo neurólogo. Él se interesó por la neurología.

Luego, poco a poco se fue interesando por el hipnotismo.

A partir de ahí nació su interés por los problemas de la mente

y la complejidad de la mente. Su teoría no es solo para enfermos

sino que es una interpretación general de lo que es la mente humana.

Freud venía a decir que los sueños son un momento

en el que ciertos mecanismos que tiene la mente humana

para retener ideas, impulsos, deseos

que no se pueden transmitir al exterior surgían en el sueño.

Freud puso de manifiesto algo que ahora está muy de moda

en neurociencia cognitiva: el poder y el valor de lo inconsciente.

Dos de los casos más conocidos de Freud tienen mucho que ver

con la homosexualidad.

Freud veía conflictos homosexuales en muchos de sus casos.

Casos clarísimos. Por ejemplo, el famoso hombre de las ratas,

que era una persona que estaba obsesionada porque veía

o tenía la idea continuamente, de que dos conocidos suyos

tenían un recipiente con unas ratas que les estaban devorando el ano.

Freud lo interpretó como un símbolo de una homosexualidad encubierta

que no podía manifestar.

Otro muy conocido también es el llamado hombre de los lobos.

Era un aristócrata ruso

que comenzó en su infancia teniendo miedo a los lobos.

Por lo visto su hermana le enseñó unas imágenes de lobos

a dos patas, que estaban de pie, y para él eran terroríficos.

El niño tenía tres años en aquella época.

Luego intentó tener relaciones sexuales con su hermana.

La hermana le rechazó y desvió su sexualidad a las criadas.

Como aquello no le satisfacía empezó a ser muy agresivo,

a matar animales, descuartizarlos...

Luego, por lo visto, tuvo un sueño que el paciente dibujó,

que consistía en unos lobos blancos con unas colas muy grandes

que Freud interpretaba como símbolos fálicos.

Estaban sobre un árbol y le miraban fijamente.

Freud lo interpretó como si fuera la imagen del padre

porque la conclusión de Freud de este caso

es que el hombre de los lobos estaba enamorado de su padre

y quería ser el sustituto de su madre.

Por cartas personales de Freud se sabe que consumía cocaína.

En aquella época no estaba mal visto, no era una droga ilegal.

Se recomendaba bastante como excitante para evitar la fatiga,

el cansancio, la desmoralización... En aquella época era normal.

Freud me parece admirable porque demuestra,

o sirve como ejemplo, de que hay que ser osados en la ciencia.

Hay que decir cosas que nadie haya dicho antes.

Si puede ser con fundamento, mejor. Él tenía una teoría muy elaborada,

que luego, puesta a prueba, tiene algunos fallos,

pero ese atrevimiento, y más para su época,

con cosas tan escandalosas, es lo más admirable de Freud.

(Música de suspense)

Gracias a Verne, millones de personas viajaron a la Luna,

al centro de la Tierra, llegaron al fondo de los mares

y dieron la vuelta al mundo en 80 días.

Y eso, sin salir de casa.

Lo que casi nadie sabe es que Verne durante su vida apenas viajó.

Puede decirse que apenas salió de su ciudad.

La España de Víctor Ros - Programa 3

49:42 26 ene 2015

Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX.

Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX.

ver más sobre "La España de Víctor Ros - Programa 3" ver menos sobre "La España de Víctor Ros - Programa 3"

Los últimos 8 documentales de La España de Víctor Ros

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 6

    Programa 6

    50:55 16 feb 2015

    50:55 16 feb 2015 Es un programa  que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX. 

  • Programa 5

    Programa 5

    50:13 09 feb 2015

    50:13 09 feb 2015 Es un programa  que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX. 

  • 2:18 07 feb 2015 Morir en la España de Víctor Ros era muy fácil. Sobre todo si eras un niño sin recursos. Jerónimo Tristante, el creador de Víctor Ros, nos introduce esta semana en los frecuentes robos de niños a finales del siglo XIX, Porque... 'El hombre del saco' o el 'Sacamantecas' forman parte de la Historia real y no de la ficción. En el capitulo se abordan también: el terrorismo anarquista, el fin de un Imperio y la curiosidad científica por la mente de los asesinos. Emisión: lunes en La 1 tras el capítulo de la serie de ficción.

  • Programa 4

    Programa 4

    50:01 02 feb 2015

    50:01 02 feb 2015 'La España de Víctor Ros' aborda la relación entre las creencias y la ciencia. Para una gran parte de la sociedad española del siglo XIX, tradicional y católica, el demonio y su acción sobre el mundo y el hombre era una realidad. Los endemoniados estaban a la orden del día. Los exorcismos se practicaban desde hacía siglos, con un ritual de oraciones que la Iglesia y los sacerdotes exorcistas tenían como manual de lucha contra el maligno. Pero en esa misma época, el estudio de la mente humana empezaba a ofrecer una explicación alternativa: no había, para la ciencia, posesiones ni influencias diabólicas; se trataba de enfermedades mentales que debían ser tratadas como tales, en los manicomios.La muerte, el crimen, las enfermedades, hacen presa de los habitantes sobre todo en las ciudades, que han crecido por efecto de la industrialización y de los ricos burgueses, que generan una masa de proletarios y sirvientes. La medicina avanza a toda velocidad, desarrollando técnicas como la autopsia, en la vanguardia científica de la época. 

  • Programa 3

    Programa 3

    49:42 26 ene 2015

    49:42 26 ene 2015 Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX.

  • 00:57 26 ene 2015 El lunes 26 de enero a partir de las 23.45 h tenemos una cita con la versión más entretenida de la Historia de finales del siglo XIX. La tercera entrega de La España de Víctor Ros bascula entre los grandes cambios que aportaron los avances en la ciencia y la medicina y las rémoras de un pasado oscurantista que se resistía a desaparecer. En ella comparten protagonistmo el origen de la actual policía científica, los protocolizados rituales de los duelos a muerte, la aparición de los grandes inventos que cambiaron el rumbo de la humanidad o el nacimiento de la ciencia-ficción.

  • Programa 2

    Programa 2

    50:53 19 ene 2015

    50:53 19 ene 2015 Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie ""Victor Ros"" y describe como era laEspaña de finales del siglo XIX.

  • Programa 1

    Programa 1

    50:08 12 ene 2015

    50:08 12 ene 2015 Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX. En este capítulo hablamos de casas encantadas, espiritismo, hipnosis, fenómenos paranormales y los métodos policiales de finales del XIX.A finales de ese siglo abundaban las leyendas sobre fantasmas y casas encantadas. Visitamos algunas de las más famosas de Madrid y sabremos que hay fenómenos paranormales que han llegado hasta nuestros días; La hipnosis triunfaba en los teatros y el espirítismo estaba de moda y era seguido por reconocidos científicos. En este capítulo recreamos una sesión espiritista como se hacían en aquellos años; Además sabremos como trabajaba la policía en unos años en los que intentaba modernizarse y adaptarse al crimen y a los primeros asesinos en serie.

Mostrando 1 de 1