La salud es determinante en nuestras vidas. Marca nuestra existencia, definiendo las curvas y los vaivenes que recorremos desde el día en que nacemos. Este programa se adentra a lo largo de trece programas en las vidas y las historias de pacientes y médicos para hacer una mirada humana al fascinante mundo de la salud y la medicina. Un recorrido documental por la apasionante aventura de estar vivo.

4643931 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
La ciencia de la salud - En tu propia piel - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música suspense)

Mi nombre es Bàrbara Roset y hoy interpreto a Regan Teresa MacNeil,

la niña del exorcista.

-Voy a interpretar el personaje de Drácula.

Hoy, en concreto, interpreto a Freddy Kruger.

Este personaje se podría decir que un 80 % de la composición

es con maquillaje al agua y el otro 20 % es una prótesis

en forma de antifaz que, básicamente, lo que nos da es un poco de volumen.

-Nos ponemos un pegamento para que las cejas se nos aplanen,

para quitarlas completamente.

Me lo matizo, luego me pongo con la base, empiezo con las sombras,

y empiezo a darle forma a mi cara.

-También hay un trabajo de casa.

Tú llevar tu propia piel hidratada, cuidarla.

Conocer tu propia piel para saber qué maquillajes te van mejor o peor.

-A mí lo que más me ayuda, sobre todo en este personaje,

fíjate tú, es el pinta dientes.

Maquillarme los dientes, como los llevo ahora, le ayuda muchísimo.

Me da como esta...

Como el asquerosillo...

-El verte en el espejo y ver un poquito de semejanza,

que es lo que buscamos,

es vital e importantísimo. Claro.

-No sé hasta qué punto, lo que veo en mi piel

viene de esto, todos los días maquillaje y no sé qué

o es que me hago mayor y ya está.

(Música)

La piel es el órgano más grande de nuestro organismo.

En un individuo de 70 kilos, ocupa, prácticamente, 2 m².

Además tiene un gran contenido en agua.

Un agua que, con los años, se va perdiendo

y da lugar a la sequedad, a la deshidratación,

a las arrugas, etc.

Con el efecto del sol, además salen manchas.

La piel es un poco la frontera de nuestro organismo.

Regula la temperatura corporal con la termorregulación,

la sudación.

Es un sistema formado por células con fibras

y tiene una cierta elasticidad.

Tiene este efecto coraza que nos protege de las inclemencias externas.

La piel tiene tres capas: epidermis, dermis y hipodermis.

La más externa es la epidermis, la más delgada,

es la más especializada,

donde se forman la queratina y la melanina.

Y por debajo, la dermis, que da soporte a la epidermis.

Donde están los anejos cutáneos, el pelo, las glándulas,

los nervios, las fibras.

Y por debajo de la dermis, la hipodermis

o el tejido celular graso subcutáneo, que, a modo de almohadillado,

aplaca la piel sobre las estructuras más profundas,

viscerales u osteoarticulares.

La piel reconoce, básicamente, tres tipos de enfermedades.

Las que se producen como consecuencia de agresiones externas,

por ejemplo, dermatitis alérgica de contacto,

picaduras, úlceras traumáticas, etc.

En la piel se reflejan muchas patologías internas.

Enfermedades sistémicas, de base inmunológica.

Y la piel tiene sus propias enfermedades como órgano genuino.

Por ejemplo, la psoriasis, la dermatitis atópica,

enfermedades que los anejos cutáneos, como la alopecia,

la hiperhidrosis y también los cánceres,

los tumores de la piel.

(Música)

Hace unos cuatro años,

de repente cogí unas anginas muy fuertes, con muchísima fiebre.

Cuando ya se me pasó,

empezaron a salirme unos puntitos rojos en todo el cuerpo.

Me llamo Juli Bellot, tengo 34 años y soy actor, cantante y bailarín.

Yo en ese momento estaba trabajando en un teatro,

haciendo cabaret, Burlesque y demás.

Allí la ropa escaseaba un poco.

El hecho de tener esas marcas,

empezaba a provocar como una especie de vergüenza.

Estaba superincómodo siempre.

Hablé con los del teatro, opinaron que mejor me quedara en casa.

De cara al espectador, tener a alguien encima cantando, bailando,

lo que sea, con la piel como la tenía yo, era extraño.

Para mí y para el público. Se hacía incómodo por ambas partes.

En casa se me cayó la casa encima. Estaba con un picor horroroso.

Me tumbaba en el suelo, encima de la baldosa para estar más fresquito.

El agua, a la hora de meterme en la ducha era bastante complicado.

Tenía la sensación de estar cociéndome, directamente.

A nivel psicológico también.

Entré con una espiral de negatividad.

No quería salir de casa, los amigos fue como...

"No, estoy bien, estoy bien. Me quedo en casa".

Fue complicado. Físicamente y psicológicamente también.

Lo último que hice fue hacerme unas fotos a mí mismo.

Puse un trípode, puse la cámara, y me hice unas fotos.

Y dije: "Si tiene que ser así, vamos a empezar a aceptarlo de verdad.

A ver cómo yo afronto esto a partir de ahora".

Desde que me empezaron a salir las marcas

hasta que empecé a preocuparme por el picor y fui al médico

pasaron casi 15 días.

Directamente me llevaron a la doctora Alsina

y cuando me vio me dijo:

"No se preocupe, usted tiene una guttata.

No es contagioso, no se va a morir de eso, esté tranquilo.

A partir de ahora, que lo hemos conseguido coger,

no se preocupe, que nunca más va a volver a llegar a estar así.

Esto incluso puede ser que nunca más le vuelva a salir".

Ojalá hubiera sido así.

Al llegar me metieron en unas bañeras con un líquido de color lila.

Hacía baños a lo largo del día. Me ponían cremas.

Salí del hospital Clínic que parecía que vamos,

ni Cleopatra con sus baños de leche de burra.

La cosa es que al año siguiente, más o menos mismas fechas,

vuelvo a coger anginas y a la semana de curarme de las anginas,

empezó otra vez así.

Ahí sí que fue un poco más devastador.

-La psoriasis es una enfermedad inflamatoria, crónica de la piel,

con una base genética.

Generalmente, de herencia dominante.

Se manifiesta en forma de placas rojizas, inflamatorias,

que producen una escama blanca nacarada muy peculiar

en áreas que, frecuentemente, son áreas de extensión.

Codos, rodillas.

También mucho en región lumbar y en cuero cabelludo.

Tiene una causa metabólica,

pero están desencadenados muchas veces los brotes

por infecciones que aparecen de pronto,

por situaciones de nervios o estrés.

Sí es cierto que en ciertas épocas del año mejora.

Por ejemplo con el sol en verano, con la playa,

y empeora en los meses de invierno.

La psoriasis, además de afectar a la piel,

puede afectar también a los huesos, dan inflamaciones las articulaciones.

La conocida artritis psoriásica.

También se ha visto que hay el síndrome metabólico

y puede empeorarse en pacientes que llevan una mala dieta,

que tengan cierta obesidad, diabetes, trastornos lipídicos,

colesterol, enfermedad cardiovascular.

Por lo tanto, es importante que el paciente con psoriasis

regule bien su vida, lleve una vida sana, una dieta equilibrada,

porque está demostrado que, efectivamente,

ayuda a controlar su enfermedad.

-Hola, buenos días.

Hola. ¿Qué tal, Juli? Buenos días. Siéntate.

¿Qué tal estamos? -Muy bien.

Muy bien, muy contento. -¿Sí?

De cero a diez. ¿Cómo dirías que estás de contento?

-Un nueve, ahora mismo.

-A Juli le visité por primera vez en el año 2014.

Al principio hicimos uno de los tratamientos habituales

en el tipo de psoriasis que tenía él, que era la fototerapia.

Mejoró,

pero luego, la fototerapia no se puede alargar en el tiempo

y volvió a recaer.

Luego ya pasamos a los tratamientos actuales que está realizando,

que son los biológicos.

-Los tratamientos biológicos son una familia de fármacos

desarrollados a partir de unas técnicas

de biología molecular muy avanzadas que han revolucionado el tratamiento

de la psoriasis grave.

Son medicamentos capaces de bloquear la cascada de la inflamación

que produce a la psoriasis.

Quiero decir, los tratamientos biológicos son capaces

de controlar la enfermedad hasta el punto

de que gran parte de nuestros pacientes se olvida de la enfermedad

y de sus secuelas.

-¿Algún problema médico que podamos decir, aparte del resfriado?

¿Alguna medicación que hayas tenido que tomar?

-No, esta vez no. Nada.

-Me alegro.

-No has tenido que ir al médico de cabecera para nada,

ni has perdido días de trabajo, ¿no?

-Pues perfecto.

-Tengo solo una pequeña marquita. Pero no...

-¿Está igual que antes? -Vamos a verla.

-Perfecto.

Está en este momento, lo que nosotros decimos, blanqueado.

Es decir, no tiene lesiones activas.

Está en una fase de su enfermedad que no manifiesta la enfermedad,

pero eso no quiere decir que esté curado.

La enfermedad, una vez se manifiesta, se mantiene a lo largo de la vida

y el tratamiento lo único que hace es controlarla

y dejarlo, en este caso, como ha sido el caso, blanqueado.

Estás muy bien, ¿no? -Sí, sí.

Una vez eres consciente de lo que tienes,

ves que no es un problema grave, que no se contagia,

que ahora mismo no hay marcas, nada.

Al final es una cosa más. Y ya está.

Mientras esté controlado, siempre, no pasa nada.

-¿En las piernas? -En las piernas sí.

Si mañana mismo me llamaran y me dijeran que no hay más vacunas,

o que no existe ninguna otra opción,

supongo que al final dices:

"No es algo que te impida hacer vida y aprender un poco a llevarlo".

-Perfecto. Vale. Vamos allá.

Muy bien. -Nos vemos pronto.

-En tres meses la próxima visita. -Muy bien.

-Hasta otra. -Muchas gracias.

-Adiós.

(Música)

Me llamo Arnau, tengo 33 años.

Soy fotógrafo y tengo dermatitis atópica.

(Música)

Recuerdo lo que me dicen mis padres.

Empecé a tener dermatitis cuando tenía cuatro años.

Es más o menos el recuerdo que tengo, que tenía,

sobre todo en los pliegues, tenía irritación,

tenía granos.

Mis padres han estado muy encima de mí.

Siempre con los cuidados que requería porque es una enfermedad

que necesita un cuidado continuo de la piel, de mucho mimo.

-A Arnau le apareció la dermatitis cuando tenía entre tres y cuatro.

En principio solamente era debajo de las axilas,

en los pliegues del cuerpo. Poca cosilla.

Pensábamos que era un eccema ordinario.

De esto que a veces le salen a los críos en la piel.

Pero luego, cuando hicimos los controles del médico,

fuimos viendo que era más grave.

Nos parecía que diciéndole: "No te rasques, Arnau, no te rasques"

ya lo solucionábamos todo.

Pero era muy pequeño y no podía dejar de rascarse.

Al ver que por la noche se rascaba mucho

y era muy difícil de controlarlo, empezamos a ponerle unos guantes.

Yo era una poco basto, recuerdo, y ponía mucho crema en un sitio

y decían que tenía que darme una capa fina.

Eso sí que lo recuerdo.

Ir mejorando el hecho de hidratar la piel,

de poner bien las cremas.

-Como madre, era difícil la situación.

A veces, cuando tenía un brote, el pobre estaba mal.

Tenía todo el cuerpo dañado.

En el colegio los niños se lo miraban.

Supongo que también se reían de él.

-Cuando eres pequeño todo el mundo hace la suya.

Hay poca interacción en este sentido.

Pero cuando eres más adolescente,

recuerdo momentos que tenía brotes, para mí era más complicado.

Veía que la gente me miraba un poco raro.

Había gente que se reía un poco.

Tienes que saber gestionarlo,

y cuando eres adolescente, eso es complicado.

Tener dermatitis atópica me ha condicionado

cuando era adolescente.

Hay un momento en que tú mismo te encierras un poco.

Me costaba ir con pantalón corto

porque detrás de las rodillas había un poco de brote.

Poco a poco te vas haciendo más fuerte.

Eso te hace ver que cada uno es como es,

por lo tanto, estuve en un momento bajo de moral,

pero a pesar de eso, tiré adelante.

Recuerdo un episodio de mi infancia de ir a la piscina.

Cursillos de natación.

Había unas señoras que estaban embarazadas

y no les gustaba que yo estuviera en la misma agua que ellas.

Exigieron o pidieron que llevara un certificado médico

diciendo que aquello no era contagioso.

Que era una cosa de mi organismo,

pero que no se transmitía de ninguna forma.

Son aquellas cosas que son compresibles.

A mí siempre me habían dicho que cuando yo me hiciera adulto,

esta dermatitis iba a desaparecer.

Que es lo que pasaba en más casos.

Nos dijeron que parecía que era crónico.

Que no esperemos que se iba a ir un día para otro,

que no iba a pasar.

Y luego fue el momento en que hubo algún brote en mi edad adulta.

Creo que ingresé cuatro o cinco veces en un lapso de seis o siete años.

Solo con el trato de Clìnic y haciendo unos tratamientos,

la enfermedad mejoraba de forma rápida.

-En el caso de Arnau,

él empezó de niño. Como mucha gente.

Con el tiempo, en lugar de ir mejorando,

ha ido manteniendo esta dermatitis,

porque hay varios grados de afectación.

Son personas que ya de naturaleza tienen tendencia a la alergia.

En la misma familia hay personas con dermatitis alérgica,

asma bronquial.

En este caso, la dermatitis atópica

es la alergia individual de la persona que se manifiesta en la piel.

-Ahora mismo solo requiere de mí,

de la medicación, de las pastillas que tengo que tomar día a día,

pero también de los cuidados de la piel, de las cremas,

de hidratar bien la piel.

Pero ahora mismo puedo decir

que tengo la dermatitis atópica controlada.

Sí que queda un poco de estigmatización,

pero no hay que verlo ya como un problema, como alguien muy raro.

Sino que es un problema más de la piel,

como hay muchos hoy en día.

(Música rock)

(Música)

Hola. ¿Cómo estás?

Alopecia es la pérdida de cabello.

Puede ser congénita o adquirida.

Habitualmente hablamos de alopecia adquirida.

Hay algunas que son, por ejemplo, recambios de pelo estacionales.

Otras que son debido al uso de unos medicamentos que producen alopecia.

Otras que son de base autoinmune y otras que son, simplemente,

el efecto fisiológico de la pérdida de cabello,

la alopecia androgenica o calvicie común.

Tenemos ya recursos para combatir la alopecia.

Hasta hace 30 años no era así,

pero desde la introducción de minoxidil.

Más tarde entró finasteride

y últimamente estamos disponiendo de medicamentos biológicos

que actúan en la raíz del problema.

Referente a los nuevos tratamientos,

los factores de crecimiento del plasma,

que están en todas las células,

se aprovechan las plaquetas de la sangre

para extraer los factores de crecimiento.

Estos se aplican directamente en las áreas alopécicas.

Y lentamente vamos demostrando cómo después de diferentes sesiones

consigue recuperar el pelo que se ha ido miniaturizando

en la calvicie común.

De igual modo, el autotrasplante de pelo

que consiste en extraer folículos pilosos de áreas bien surtidas,

como es la región occipital,

y trasplantarlos a las áreas alopécicas.

-Ahí van a vivir toda la vida muchos años.

La calvicie común o alopecia androgenética

afecta más a los varones,

porque justamente es el impacto de la hormona masculina

en la raíz del pelo, en el folículo pilosebáceo.

Esto suele ser de herencia dominante.

Sin embargo, algunas mujeres también sufren calvicie común.

Pero así como en el varón, la calvicie común se manifiesta

en forma de entradas y coronilla,

en la mujer se manifiesta en forma difusa

en las regiones parietales del cuero cabelludo,

y es más importante, es más estigmatizante

de cara a la relación social, etc.

Otra de las patologías de los anexos cutáneos

es la sudación, mejor dicho, la hiperhidrosis,

el exceso de sudación.

Las personas que sufren esta patología,

les afecta especialmente a las manos, a las axilas.

Les impide mucho la relación social.

En cuanto al tratamiento de la hiperhidrosis,

en primer lugar se aconseja una buena higiene.

Incluso a veces una depilación de las áreas afectadas.

Se utilizan preparados con sales de aluminio.

También se llegan a utilizar medicamentos por vía oral.

Otra posible solución sería una intervención quirúrgica

que consiste en fundir con láser un ganglio

que está a nivel paravertebral.

Otro remedio que se utiliza también últimamente

es el uso de la toxina botulínica.

Y por último, es la iontoforesis.

-La iontoforesis es una técnica utilizada desde hace años

para el tratamiento de la hiperhidrosis.

Es una técnica que consiste en hacer penetrar una serie de iones

con ayuda de la corriente eléctrica.

Estos iones producen una precipitación,

unas proteínas que reducen al conducto sudoríparo

de salida del sudor.

De esta manera, pasamos de un estado de sudoración excesiva

llamado hiperhidrosis, a un estado de hidrosis,

que es una sudoración controlada. Una transpiración normalizada.

Este dispositivo es dual.

Significa que sirve para manos y pies.

Las sesiones consisten en hacer un tratamiento de ataque

durante 15 a 20 días consecutivos, 30 minutos diarios.

Seleccionan un nivel de intensidad que suele ser de cinco a diez

en el caso de las manos, y entre diez y quince en el caso de los pies.

Esto se realiza diariamente hasta que se produce

una disminución del exceso de sudoración.

Este tratamiento de iontoforesis es un tratamiento no invasivo

que mejora la calidad de vida de las personas afectadas

por hiperhidrosis.

(Música)

Cuando comemos bien la piel está bien.

En principio, una dieta equilibrada es lo ideal.

Hay ciertos nutrientes que son muy importantes.

Por ejemplo, el agua.

La piel tiene que estar bien hidratada.

También la vitamina C.

La formación del colágeno,

que es un componente principal de la piel,

la vitamina C es importantísima.

También la provitamina A.

Está en los vegetales con color.

Melocotones, melones amarillos, zanahoria, etc.

También hay un nutriente que es básico para la piel.

Es el Omega-3.

Una grasa que está de forma muy presente en el pescado azul.

El Omega-3, entre otras funciones, disminuye la inflamación.

Por lo tanto, va bien para la piel con una dieta equilibrada,

pero que tenga suficiente agua, proteínas,

vitamina C y provitamina A y Omega-3.

Un exceso de grasas, un exceso de alimentos procesados,

el estrés, el fumar, las pocas horas de sueño

nos estropean muchísimo la piel y es mejor evitarlo.

Por supuesto, hay casos de alergia a alimentos o componentes

que pueden manifestarse en la piel.

Rafa, ¿qué tal? -Hola, Magda.

¿Cómo estás?

-Qué trozo de atún. -Qué buena pinta, ¿verdad?

-Fantástica.

-Me comentaste que teníamos que coger el atún y las verduras.

-Exactamente.

-Vamos a hacer un tataki

-Es una receta para la salud de la piel.

-Perfecto.

He pensado en hacer un tataki con una ensalada de verduras.

Concretamente trabajaremos con calabacín, zanahoria,

cebolla tierna y mango. ¿Qué te parece?

-Muy bien. Genial.

Mango, provitamina A, zanahoria también.

Muy bien. La lección aprendida. -Perfecto. Tomo nota.

Vamos a empezar por el marinado.

Vamos a hacer el maridaje para marinar el atún.

Si te parece, me vas a ayudar.

-Te crees que es muy sencillo, después la cosa se va complicando.

-Nada, es muy sencillo.

-Salsa de soja. -Salsa de soja tamari.

Zumo de limón. -Vitamina C a tope.

También nos interesa para la piel.

-Un poquito de vinagre de arroz.

Dos de soja por una de vinagre de arroz.

Una cucharada de miel.

Y luego añadimos un poquito de aceite.

Dos cucharaditas de aceite. Con dos cucharaditas ya tiene.

-Ya está bien.

-Voy calentando la plancha. -¿Esto ya está?

-Eso ya está. Ahora rallamos un poquito de jengibre.

-Vale. Lo pongo aquí.

Le ponemos el líquido de macerar aquí.

Muy bien. Vamos a rallar un poquito de jengibre.

El jengibre le da mucho frescor y un punto picantito.

Entonces la idea es macerarlo durante unos 15 o 20 minutos.

Lo dejamos ahí. Se va macerando.

Ponemos zanahoria, calabacín, cebolla tierna.

-Muchas de las enfermedades de la piel,

hay procesos inflamatorios.

Hay alteraciones como la dermatitis atópica

y muchos procesos inflamatorios.

El proceso inflamatorio tiene su momento base.

Se manifiesta en eccema, rojeces.

El Omega-3 no te soluciona el problema de base,

pero sí que es verdad que te va a atenuar la inflamación.

Y claro, nos interesa. Evidentemente que sí.

-Es muy importante,

cuando llega el pescado de pescadería,

automáticamente lavarlo y quitarle el papel de pescado.

-Que queda un poco de jugo.

-Eso hay que eliminarlo.

Es muy importante secarlo bien. Taparlo con un trapo húmedo.

Todo pescado fresco, es importante congelarlo.

Aquí lo hemos congelado 24 horas para que no haya anisakis.

-Evidentemente, evidentemente.

Le pones un poco de aceite para que no se pegue.

-Un poquito de aceite.

Verás que irá cambiando por los cuatro costados.

-En el fondo, un tataki, es un pescado poco hecho.

-Poco hecho.

El tataki en los japoneses es una forma de...

Le llaman golpe de calor. ¿Lo ves?

-Muy bien.

Esto lo volvemos a dejar un poquito más macerando.

Un poquito más.

Lo vamos a rebozar con sésamo. Sésamo blanco y negro.

-Interesante.

-Rico en calcio. En grasas cardiosaludables también.

El rebozado, la gente se imagina que solo se puede hacer con pan tostado

y es mentira.

Hay mil rebozados posibles.

-Lo decoramos.

Dame una cucharita.

Con el mismo macerado que tenemos, aprovechamos para aliñar la ensalada.

-Muy bien.

-Le ponemos... -El mango.

Ahora tenemos aquí el jardín botánico.

-No sé si habrá relación o no, pero está fantástico.

-¿Te ha gustado? -Perfecto.

-Saludable, para la piel...

-Para la piel, para el corazón, para las arterias,

para nuestro paladar y para nuestra salud en general.

-La farmacología, los medicamentos que se utilizan

para tratar enfermedades de la piel en los últimos años,

han avanzado de una manera muy importante.

Hemos pasado de tratar síntomas,

de tratar el picor, de tratar el dolor,

de tratar la inflamación, a intentar tratar,

con los avances de la farmacología, los mecanismos intrínsecos

que justifican y que hacen que esas enfermedades aparezcan.

Estamos hablando de medicamentos que son capaces

de modificar o reparar, sobre todo de reparar,

aquellas lesiones que se producen en la piel.

Estamos hablando de medicamentos, fármacos,

que son capaces de luchar, de bloquear las causas

que están produciendo una determinada enfermedad.

Hay enfermedades en la piel en las que no es posible

una acción preventiva porque detrás de esa enfermedad,

de esas causas intrínsecas, están, por ejemplo,

una alteración de la inmunidad del propio individuo.

Probablemente, el área en la que más recursos se está dedicando,

desde el punto de vista de investigación básica

es todo el área del manejo de las enfermedades autoinmunes.

Es decir, del manejo de ese componente de autoinmunidad

que el propio individuo, que el paciente tiene

y hace que su organismo reaccione contra la piel,

provocando determinadas enfermedades.

Estamos hablando de la psoriasis, del lupus,

de la propia dermatitis atópica, por ejemplo.

Esa es una gran línea.

Las otras grandes líneas son las líneas

que tienen que ver de investigación, me refiero,

tienen que ver con el manejo del cáncer de piel.

Una de las líneas de investigación y donde se está trabajando más,

es en lo que llamamos nosotros el concepto de recuperar

la estructura normal de la piel, de las proteínas que hay en la piel,

la estructura de las grasas que hay en la piel,

la estructura de la cantidad de líquido, de agua,

que retiene la piel, está estropeada, porque estos tres elementos,

el agua, la grasa y la proteína, son los básicos para mantener

la función de la piel en un estado perfecto.

¿Cómo evitamos que se pierda agua? Manteniendo los ladrillos

que componen esas capas de piel en un buen estado,

y por tanto, alimentando bien esa piel,

desde fuera y desde dentro. Los principales avances

en el manejo de las enfermedades más graves de la piel

como son los cánceres de piel, el melanoma, por ejemplo,

y otros tipos de cánceres, evidentemente, pasan primero

por la prevención, y la prevención pasa por la protección

frente a los rayos solares, pero pasan también por el manejo,

por el desarrollo de nuevos medicamentos

que sean capaces de controlar

la diseminación de los tumores, especialmente, el melanoma.

Y la otra línea de futuro pasa por lo que se denomina

la nutricosmética, es decir, cómo somos capaces de alimentar

nuestra piel desde fuera, cómo somos capaces de incorporar

a nuestra dieta aquellos elementos que son necesarios

para que la estructura de nuestra piel

se mantenga intacta, se mantenga íntegra,

y continúe haciendo la función que tiene que hacer.

(Continúa la música)

(Música)

Bueno, el cáncer de piel es el tumor maligno

que se origina en el órgano mayor de nuestro cuerpo, que es la piel.

(Continúa la música)

Existen dos tipos fundamentales de cáncer de piel,

el melanoma y el cáncer de piel no melanoma.

El melanoma es el tumor que se origina en los melanocitos,

que son las células que nos dan pigmento a nuestra piel,

nos permiten broncearnos, nos dan color a los ojos y al cabello

y por otro lado, tenemos los carcinomas,

que se originan en el resto de células

que forman toda la cubierta superficial de nuestra piel.

A todos nosotros nos van apareciendo pequeños lunares,

la gran mayoría de ellos son benignos.

Cuando un lunar se transforma en un tumor maligno,

es un melanoma, pero también es cierto

que sobre nuestra piel normal también puede aparecer un melanoma

o un cáncer de piel por degeneración de nuestras células normales.

(Continúa la música)

También podemos identificar qué pacientes serán

los que realmente tenían más riesgo de tener melanoma o no melanoma,

y vimos que un factor crucial era la edad.

Más riesgo cuanto más edad, más de 50 años.

Para el cáncer de piel no melanoma, más riesgo en el sexo masculino.

Por otro lado, también el haber tenido

antecedentes personales de cáncer de piel,

tener una piel clara, o que el motivo de consulta

fuera, por ejemplo, un carcinoma en zona facial,

al desnudarle, había mucho más riesgo de encontrar

otro cáncer de piel melanoma o no melanoma, en zonas cubiertas.

Sabemos que los pacientes con más de 50 lunares

tienen 10 veces más riesgo de melanoma

que los que no tienen lunares.

Y también sabemos que la incidencia de melanoma

ya aumenta en el adulto joven.

-Mi relación con la doctora Puig empezó en el año 2003,

cuando tuve el ganglio afectado, son más de 10 años

que nos vamos viendo, primero fue a los tres meses,

luego se ha ido espaciando hasta los seis meses.

Me mira todos los lunares con lupa,

y me pregunta a nivel anímico cómo estamos,

el hecho de tantos años que nos conocemos,

pues hay una relación un poco más estrecha.

-Cualquier lunar que tenga un color negro muy intenso,

que tenga unos bordes irregulares,

que tenga una forma asimétrica, que tenga múltiples colores,

que tenga cambios en la evolución, serían signos de alarma

y que cualquier paciente podría reconocer.

De forma general, deberíamos tener en cuenta que aquellas personas

que tienen muchos lunares desde la infancia o la juventud,

deberían pedir una primera visita con su dermatólogo.

Por otro lado, aquellas personas que con los años van adquiriendo

muchas lesiones de daño actílico, todas estas lesiones, sobre todo,

en piel muy dañada por el sol, también necesitarían

de una visita dermatológica.

El cáncer de piel es el cáncer más frecuente en nuestra población.

Si en una balanza pusiéramos el cáncer de piel en un lado,

y en el otro, todos los otros tumores en los humanos,

hay más cáncer de piel que todos los demás juntos,

pero tenemos la suerte que el más frecuente

es el carcinoma vasocelular, que si se diagnostica

y se trata precozmente, se cura con mucha facilidad.

Aquella estrella de allá

hoy brillará por ti.

Tus sueños se realizarán,

siempre ocurre así,

aquella estrella...

He venido con la cara lavada prácticamente.

-Muy bien. -Sí, porque así me puedes decir

cómo me ves la piel. ¿Qué edad tiene mi piel?

Mucha gente me dice... Yo digo la edad que tengo

pero me dicen que parezco mucho más joven,

y esto es por la piel. -Juega mucho la genética,

y tú, sin duda, tienes muy buena genética,

al menos, cutánea. -Sí, total. Cutánea, la tengo.

-En otros campos, sin duda, ¿no? Pero yo te veo una piel,

qué te diría yo, entre 20 y 25, como mucho, ¿eh?

-Por favor... -La piel, la piel.

-Entre 20 y 25, apuntamos. -De veteranía, un poco más.

-De veteranía, sí, pero esto que me dices, me alegra mucho.

-Y el tema del maquillaje y de todo esto, ¿cómo lo llevas?

-No es como hoy, hoy, nada, no sé cómo saldré, pero bueno,

me da igual. Bueno, claro, mi trabajo me exige

estar maquillada siempre, y unas capas de maquillaje

bastante gruesas, y durante muchas horas.

-Y con los focos, el sudor, eso es un problema, ¿eh?

-Lo que yo intento hacer es desmaquillarme siempre,

o sea, no me voy a dormir nunca maquillada.

-Claro, claro. -Y cuando no trabajo, sobre todo,

intento ir con la cara lavada. -Muy bien.

-Para que respire mi piel. -Lo que sí es importante

hidratar bien la piel, como tú sabes, porque la piel, con el tiempo,

tiene tendencia a sequedad, ¿no?

Y si hay algunas personas que tienen, por ejemplo, eccema,

o la piel seca en general, pues es importantísimo.

-Ah, qué bien, pues nada, a hidratarse.

-Muy bien. ¿Estás contenta con tu pelo?

Yo lo veo muy bien. -He tenido épocas de todo,

y sobre todo, las uñas, las tengo un poco quebradizas,

el pelo es mejor. Tuve una época que tuve acné juvenil tardío,

que también se me empezaba a caer mucho el pelo,

y entonces me dieron la píldora anticonceptiva para tratarme.

No sé si fue... -Un factor hormonal que influye aquí

y está claro que los anticonceptivos ayudan mucho en esos acnés

un poquito tardíos con más influencia hormonal.

-Me fue bien, la verdad, se me paró la caída del cabello...

-¿También te caía el pelo? -Sí, se me fueron...

-Es que la hormona masculina, los andrógenos,

favorecen el desarrollo de la glándula sebácea

que produce el acné, y al propio tiempo,

inducen un poquito la tendencia a la alopecia.

Entonces, puede ir un poco a la vez.

¿Y qué tal, cómo tienes el futuro profesional,

conciertos y todo eso? No paráis, ¿no?

-Bien, bien, mucho trabajo, por suerte,

haciendo programas para esta casa, que afortunadamente,

saldrán en breve, y muy bien, contenta con mi música...

-Esta voz que tienes, así, aniñada, te la tienes que cuidar.

Yo no sé, eso es importante también, cómo cuidas la voz.

-Pues sí, la verdad es que es mi instrumento de trabajo,

es mi vida, al final, ¿no? Me dedico a cantar,

y si me falla la voz, para mí es muy importante cuidármela,

llevar una vida saludable, dormir las horas correspondientes,

estar llevada por buenos médicos, por buenos foniatras,

por buenos profesores de canto, refrescar mi técnica constantemente,

porque yo hago mucho teatro, teatro musical, entonces,

el teatro musical es muy exigente porque es directo, puro directo,

en el que tienes que estar dando el callo

pues a veces hasta seis horas diarias.

He tenido la fortuna en esta vida de poder cumplir

muchísimos de mis sueños, entonces, me siento una persona muy afortunada,

y sin miedo a lo que pueda venir. -Claro que sí.

-Los límites, que se lo pongan las demás,

yo no me voy a poner límites. -Me parece muy bien.

-Como tú, que también veo que te gusta la música.

-Bueno, me gusta la música... -Hombre, me has citado en un teatro.

-De vez en cuando, algún finito con algunos amigos,

y nos lo pasamos muy bien. -Es que se trata de eso.

-Claro que sí, por un momento tienes la sensación de ser

un "Giselo". (RÍE)

-Hombre, es que los que nos subimos al escenario tenemos unas sensaciones

y vivimos unas cosas muy especiales. Yo creo que al estar tan expuesto,

y al final, tú, exponerte, ¿no? -Sí, exacto.

-Y abrirte, porque de alguna manera, estás...

-Estás un poco desnudo, pero... -Trabajando con sentimientos, ¿no?

Y con sensaciones. -Eso, la gente la vive.

Hay una empatía ahí. -Es lo más auténtico que hay, ¿no?

-Sin duda. -Y es maravilloso.

-La música, siempre digo, que es una forma de comunicación excelente.

-Universal. -Vamos a intentarlo.

-Un poquito, un chapurreo.

-Venga, un poco, algo de lo nuestro. -Venga.

("Let it be", The Beatles)

Hola, ¿qué tal?

-Muy bien, aquí, a verte. -Muy bien.

-De tantos años conocerte, no sabía que dabas clases.

-Sí, es superimportante las clases en la universidad,

y la verdad es que es muy gratificante

poder formar a futuras generaciones de médicos.

-Sí, está muy interesante la clase, pero realmente,

después de haberte oído, no sé, me ha entrado un poco

de miedo otra vez al sol, ¿eh? -Bueno, es la reacción normal,

muchas veces, después de un diagnóstico de melanoma,

tienes este pánico al sol, y la verdad es que este pánico

lo deberíamos tener antes del diagnóstico,

y protegernos correctamente antes. Una vez tenemos ya un diagnóstico,

incluso un poquito de sol es saludable, o sea, como todo,

pero la vitamina D y una vida al aire libre,

y un poquito de sol, sin quemaduras y muy controlado,

es también saludable para la gente que ha tenido un melanoma

u otro problema de piel.

Mireya, cuando era joven, a los 25 años,

tuvo una lesión en el muslo que cambió.

Acudió a su dermatólogo, esta lesión se extirpó,

y el diagnóstico fue de melanoma.

En principio, con una extirpación amplia,

este tumor debería haber quedado curado,

pero desafortunadamente, como sucede en algunas ocasiones,

al cabo de cinco años,

desarrolló metástasis en un ganglio de la ingle.

En aquel momento realizamos una cirugía

que extirpa todos los ganglios de la región, y posteriormente,

recibió un tratamiento con inmunoterapia.

-Ese tratamiento se llamaba doble ciego,

o sea, ni la doctora, la oncóloga, ni yo sabíamos si me darían o no

el tratamiento, este medicamento en concreto,

tuve la suerte de que sí me tocó este fármaco,

y prácticamente, al cabo de un año, ya vimos que empezaron a reducir

los nódulos esos que tenía. -Fue muy duro, pero realmente,

ahora está muy bien y pienso que ha sido

una gran suerte para ella poder realizar este tipo de tratamiento.

-Si me detectaran otra vez algo, yo creo que sería diferente,

pero bueno, intentaría llevarlo de la mejor forma posible,

sobre todo, rodeándote de la familia, creo que es un apoyo muy importante,

y los amigos, yo creo que esto es muy importante.

Y creo que no hundirte, yo veo a gente que se queda...

Puedes tener un momento de bajón, yo creo que es normal,

si has de llorar, lloras, pero has de continuar,

y que de todo se puede salir. -Ahora tenemos fármacos también

inmunológicos, parecidos, nuevas generaciones de estos fármacos,

mucho más eficaces y benefician a la mayoría de los pacientes,

incluso con menos toxicidad.

(ASIENTE) -Bueno, ha cambiado mucho la terapia.

También tenemos tratamientos que van dirigidos

a algunas mutaciones en concreto

y cada día hay nuevas alternativas.

La verdad que ha cambiado el panorama.

-Bueno, muy bien, muy bien.

-Bueno, Mireia, me ha encantado que vinieras a la clase.

Nos vemos pronto. -Sí, en 10-15 días, en la consulta...

-Ah, vale, vale. Perfecto. -Nos vemos.

-No olvides tus controles, superimportante, ¿eh?

-Muy bien. -Bueno, adiós.

-Hasta pronto, buenos días. -Hasta pronto.

(Música)

La Academia Española de Dermatología

es la sociedad científica de los dermatólogos españoles.

Tiene dos misiones importantes:

por una parte, mejorar la situación de la dermatología española

y la segunda misión es mejorar la salud de la población.

La campaña más importante

es la campaña de detección precoz de cáncer de piel,

vinculada con la campaña del Euromelanoma,

es una campaña que se realiza también en Europa.

Se ofrece a los pacientes que quieran acudir

a una consulta con el dermatólogo de forma gratuita

en una serie de agendas que se ponen a disposición

en todo el territorio nacional,

que puedan ser visitados por su dermatólogo.

(Música)

La campaña de fotoprotección tiene distintas vertientes

y una de las más importantes es la fotoprotección en escolares,

el que los educadores y los niños aprendan

hábitos saludables desde la infancia,

haciendo que disminuya la incidencia de cáncer de piel en nuestro país.

También se realizan otro tipo de campañas

relacionadas con enfermedades de transmisión sexual

u otro tipo de enfermedades de la piel.

Actualmente sabemos que la población infantil

está mucho mejor protegida

frente a los efectos adversos del sol que hace unos años.

Esto se debe a que sus padres conocen el problema,

están mentalizados y cuidan de los niños,

y los adultos también, porque incluso han visto

los efectos sobre el envejecimiento de su piel.

Sin embargo, hay una parte de la población

que son los adolescentes, adultos jóvenes,

que piensan que la salud de la piel les va a durar para siempre

y que esos consejos no van con ellos.

Protegernos de la radiación solar de forma adecuada es muy importante,

evitar la exposición directa del sol

en las horas cercanas al mediodía solar, buscar la sombra

y, si no tenemos más remedio que exponernos,

utilizar cremas o lociones sobre nuestra piel fotoprotectoras.

Debemos pensar que el factor de protección

que vemos en el envase debemos dividirlo por dos,

porque la cantidad de crema que nos aplicamos habitualmente

es mucho menor de la que deberíamos aplicarnos.

El sol es necesario, es beneficioso para algunos aspectos de la salud,

pero también tiene sus efectos negativos,

que debemos conocerlos y saber cómo contrarrestarlos

con adecuadas medidas de protección, de fotoprotección entre ellas.

(Música suave)

(Música créditos)

La ciencia de la salud - En tu propia piel

47:50 24 jun 2018

Es el órgano más grande y más visible del cuerpo humano, pero a menudo pasa desapercibido. Siempre sensible, la piel nos protege del mundo que nos rodea. Es el momento de empezar a protegerla a ella.

Es el órgano más grande y más visible del cuerpo humano, pero a menudo pasa desapercibido. Siempre sensible, la piel nos protege del mundo que nos rodea. Es el momento de empezar a protegerla a ella.

ver más sobre "La ciencia de la salud - En tu propia piel" ver menos sobre "La ciencia de la salud - En tu propia piel"

Los últimos 44 documentales de La ciencia de la salud

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 3 Ver más