La salud es determinante en nuestras vidas. Marca nuestra existencia, definiendo las curvas y los vaivenes que recorremos desde el día en que nacemos. Este programa se adentra a lo largo de trece programas en las vidas y las historias de pacientes y médicos para hacer una mirada humana al fascinante mundo de la salud y la medicina. Un recorrido documental por la apasionante aventura de estar vivo.

5431939 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos La ciencia de la salud - Diabetes: vidas bajo control
Transcripción completa

(Música)

(Continúa la música)

Si tenemos que definir la diabetes,

yo remarcaría dos aspectos:

Uno de ellos es que estamos hablando de una enfermedad crónica.

El otro, que es lo que define la enfermedad,

es la presencia de hiperglucemia o, lo que es lo mismo,

la elevación de los niveles de glucosa en sangre

de una forma permanente.

(Música)

La causa que da a lugar a esta elevación de glucosa en sangre

es por una falta en la producción de insulina,

que es la hormona que la regula,

o porque, aunque exista insulina,

el organismo no responde de una forma adecuada a sus niveles.

Prácticamente todo el mundo conoce la existencia

de la diabetes tipo 1,

que es aquella que aparece en la gente más joven

y que, desde un principio, necesita

la utilización de insulina para su control.

Y la diabetes tipo 2, que es aquella que aparece ya

en la persona adulta que, inicialmente,

puede responder muy bien

a medidas de dieta y ejercicio, fármacos orales...

Pero que, con el paso del tiempo también, en algunas ocasiones,

necesita tratamiento con insulina para su control.

Pero existen algunos otros tipos de diabetes también importantes

que, cada día, pues vamos viendo en más casos

como puede ser la diabetes gestacional,

en algunas formas genéticas que son más raras

como consecuencia de fármacos que pueden dar lugar a elevaciones

de la glucosa o, incluso,

algunas enfermedades ya más específicas, del páncreas,

pacientes con pancreatitis crónicas

que pueden acabar también desarrollando este proceso.

Tengo aquí la descarga que nos acabas de enviar.

Trece mediciones diarias de media o sea, que es un...

uso sensato del sensor. Para eso lo tienes, ¿no?

¿A ver cómo estás ahora?

-Y ya está.

144. -Sí, bueno.

Muy bien, pues me parece una buena solución.

Aquí pues hay una cierta variabilidad

antes del desayuno, estás teniendo ahí algunos momentos

un tanto elevados.

Cuando te vas a ir a dormir, ¿tomas alguna cosa?

-Tomo demasiado...

pues igual me tomo un vaso de leche y alguna galleta y me paso tomando...

No sé.

La diabetes tipo 1 en los últimos años

está experimentando un incremento en edad más juvenil.

Y, en el caso de la diabetes tipo 2, que tiene una relación tan estrecha

con la obesidad,

puesto que la obesidad no hace más que crecer y crecer...

pues, desgraciadamente, también los datos de la diabetes tipo 2.

Esa combinación de diabetes y obesidad

que recibe el nombre de diabesidad.

Bueno, ¿entonces qué?, ¿te animas a hacer otra maratón?

-Bueno, sí me animaré. El año que viene la media maratón

la volveré a correr.

Y este año en marzo correré una de 10 kilómetros

que hay nocturna en Burdeos, sí. -Vale.

Un aspecto importante es hablar con los pacientes

de lo que supone el diagnóstico de diabetes

para su futuro, para su pronóstico vital.

Y aquí es muy importante

el hacer entender a los pacientes que va a depender,

en gran medida, de lo que hagan. En caso contrario, sí que es verdad

que una diabetes en mal control puede limitar,

no solo la duración de la vida, sino lo que creo

que es más importante, la calidad de la misma.

(Música)

Yo me acuerdo de estar escalando

y orinar muchísimo,

estaba colgando en la pared y orinar muchísimo

hasta un día que ya empecé a ver mal,

que casi no me podía levantar

y fui a... urgencias.

Y me dijeron eso, que tenía diabetes.

Me diagnosticaron bastante mayor. Fue en 1994,

yo tenía 27 años.

(Música)

Yo estuve una semana en el hospital,

me enseñaron cómo ponerme insulina

y salí del hospital con una pauta muy rígida

de... a tal hora comes esto y lo otro

y te pones esta insulina y... adelante.

(Música)

Ernest debuta con 27 años con una diabetes tipo 1.

Suele ser una edad donde es más fácil entender lo que está ocurriendo.

Eso no implica que haya un período como de shock.

¿No? De todo esto es nuevo...

Hay que aprender un montón de cosas, hay que aprender

cómo se mide uno la glucosa, cómo interpreta esos valores,

qué tiene que hacer con cosas tan sencillas como...

la actividad física, qué comemos, qué horarios, qué tipos de comida...

(Música)

Físicamente estaba fuerte, estaba... muy en forma.

Hacía esquí de montaña, escalada, alpinismo, escalada en hielo.

Estábamos, en aquel momento, con un grupo de amigos

organizando una expedición al Everest

para el año 96, es decir, a un poco más de un año vista.

Tuve mucho apoyo de mis amigos que no tuvieron ningún problema

en ir a escalar conmigo.

Nadie sabía lo que era la diabetes, lo que representaba

y lo aprendieron un poco conmigo.

Y fuimos saliendo a la montaña

y, en aquel momento, pues tuve que...

incorporar la estrategia del control de la diabetes,

en toda la estrategia que representa. Pues hacer una ascensión

de cierta dificultad.

Toda esa toma de decisiones constante,

uno llega un momento que se da cuenta que no es un día, dos ni tres

donde tiene que incluir ese esfuerzo personal

para conseguir que el control de la glucemia vaya bien,

sino que van a ser todos los días de su vida, sin vacaciones.

(Música)

En este proceso de ir,

yo digo, adaptando la diabetes a la montaña y no al revés,

porque hay una manera correcta de hacer una ascensión

y no puedes cambiar la manera de escalar

o la manera de hacer montaña por culpa de tener diabetes, ¿no?

Pues hice bastantes pruebas.

Una de las pruebas que hice fue congelar la insulina

y ponérmela. Otro tema eran los medidores, los glucómetros.

Las instrucciones decían: "Funcionan hasta 3000 metros".

Yo quería ir a 8000.

Pues bueno, conseguí...

ir a la cámara hipobárica que tienen en el INEFC de Barcelona

y no subir a 8000 porque no subía,

pero sí subir hasta casi 6000 metros.

Y, de esta manera, pues ir

aprendiendo y tener la seguridad de que lo que yo hacía

no era ninguna imprudencia.

(Música)

No hicimos cumbre, pero no por culpa de la diabetes,

sino porque llegamos en un punto que subíamos por una vertiente

que llegábamos a la arista, hacía mucho viento,

hacía mucho frío, nos estábamos empezando a...

A perder la sensibilidad en las manos y en los pies

y decidimos dar la vuelta.

(Música)

Diabetes es una enfermedad o una situación

que no te impide hacer nada, pero que cansa.

(Música de guitarra)

Entendemos por educar a los pacientes con diabetes tipo 1 o tipo 2,

por el proceso de acompañamiento que realizamos, en el cual

les facilitamos los conocimientos, las habilidades y las actitudes

para poder llevar a cabo su día a día con diabetes.

(Música de guitarra)

Primero hablamos de los grupos de alimentos,

de la importancia de la alimentación sana,

equilibrada para todo el mundo.

Es decir, la persona con diabetes no ha de comer diferente

de una persona sin diabetes, la alimentación ha de ser saludable

y equilibrada para todos.

Lo que sí han de hacer es un control más estricto

del aporte de aquellos alimentos que contienen hidratos de carbono.

-Claro, pero una cosa.

Si yo quiero comerme un cruasán o algo así...

¿Cómo sé cuánto azúcar tiene?

-Vale. -¿Puedo comer chocolate y todo?

-Sí. Se puede comer de todo.

El cruasán es muy rico en azúcares y en grasas saturadas,

que son esas grasas que tapan las tuberías.

Es decir, no es un alimento aconsejado.

Si un día uno lo toma, hay que hacer el ajuste de insulina rápido.

¿De acuerdo? Un día uno puede hacer un extra

y tomar un cruasán, o tomar un trocito de chocolate.

El soporte emocional es muy importante, ¿no?

Sobre todo en el debut, porque uno se siente

vulnerable en muchas ocasiones.

Y el soporte emocional es fundamental.

Y la información que se da también en el debut

es muy importante,

porque es un momento que todo el mundo recuerda.

Raramente, sobre todo en la gente con diabetes tipo 1,

uno no se acuerda del día en el que debutó.

Y aprovechando que tenemos a Siserade,

que lleva 30 años con diabetes tipo 1

y tenemos dos personas que llevan muy poquito tiempo...

¿Qué mensajes les darías tú, Siserade,

que llevas 30 años con la diabetes?

-Para mí, el primer mensaje es...

aceptar la enfermedad primero,

para poder vivir.

Porque...

los que acaban de tener la enfermedad,

sobre todo cuando oyen que tienen que estar siempre con la insulina,

con los controles, con los médicos, un poco tal.

Pero, cuando pasan los años, ya es una...

Es la vida cotidiana y se puede llevar una vida bien,

entra en la normalidad de la vida.

(Música de guitarra)

-El diagnóstico de cualquier enfermedad

es como un jarro de agua fría,

sobre todo en el paciente de diabetes tipo 1

la vida le cambia sustancialmente.

Podrá hacer todo lo que quiera,

pero tendrá que tener en cuenta aspectos importantes en su día a día

como es realizar la glucemia capilar, ponerse insulina,

controlar el aporte de hidratos de carbono en las comidas

y son cosas que antes del diagnóstico no hacían.

Siserade.

-La formación ayuda a estar segura.

-Es decir, formación igual a seguridad en el día a día, ¿no?

-Sí. -Muy bien.

Silvia. -Creo que tranquilidad e información.

-Muy bien.

Pues nada, muchas gracias.

Yo, si tuviera que poner algo, pondría agradecimiento,

porque siempre se agradece vuestra participación

y espero que os sirva y que...

lo que os lleváis a casa se mantenga en el tiempo.

-Que dure. -Gracias a ti.

(Música)

La vida da muchas vueltas y hay un momento

pues que te enamoras y montas una familia y tienes hijos.

Sí que es verdad que, antes de tener hijos,

nosotros nos preocupamos de si la diabetes

se podía pasar a los hijos

pero bueno, en cualquier momento, como las probabilidades eran bajas

pues sí, decidimos tener hijas, y hemos tenido dos hijas...

preciosas.

Y, bueno, en el año 2005

la pequeña, Vinyet, cuando tenía tres años,

pues debutó en diabetes.

La diabetes tipo 1 no es una enfermedad

genética en sí, pero, evidentemente, existen una serie de...

factores o de genes que predisponen

y hay otros que protegen de cara a tener la enfermedad.

El por qué se producen seguramente es una mezcla de muchas cosas.

Una predisposición genética y una serie de factores ambientales.

Seguramente no es uno, y es la conjunción de varias cosas

en un momento determinado

de la madurez del sistema inmunológico que hace

que el propio organismo empiece a atacar

de forma especifica a las células que producen insulina.

(Música)

-No tiene nada que ver

cuando una enfermedad te afecta a ti

que cuando afecta a los hijos, ¿no?

Tenía una visión bastante positiva

pero cuando te toca...

a un familiar y a una hija de tres años

y ves que tiene que vivir con todo eso por el resto de su vida...

Pues la verdad es que cuesta. Cuesta.

Y también hay una parte de culpa, ¿no?

(Música)

Al principio fue muy duro

y complicado.

Porque la diabetes en un niño

o una niña tan pequeñita

la verdad es que es difícil de llevar...

porque un poco de insulina le baja mucho el azúcar...

Si no comía justo a la hora que tenía que comer, hacía un bajón,

y siempre sufriendo a ver si estamos llegando a la hora

si va a estar baja, si no va a estar alta.

Y después toda la logística.

La logística, por ejemplo, del colegio.

En esto nosotros hemos tenido mucha suerte.

Pero aunque tuviéramos suerte,

claro, la decisión

de cuánta insulina no la podían decidir en la escuela

ni la puede decidir el niño.

(Música)

De pequeña, mi madre, como trabaja en el mismo colegio que iba yo,

ella venía y me metía la insulina.

Pero luego ya, cuando me cambié de colegio, pues...

llamaba por teléfono y ellos me decían qué hacer hasta...

más o menos yo creo que unos diez u once años que empecé

a gestionarme un poco yo más, a tomar las decisiones.

(Música)

El impacto en un niño de tres años, que seguramente no conozca

su vida sin diabetes,

puede hacer, potencialmente, que integre mejor la enfermedad

en su día a día, que en el fondo es una de las cosas

que buscamos, y quizá el impacto mayor en estas edades tan precoces

es más bien para los padres y para el entorno.

El impacto para un adulto es distinto.

Han conocido una vida sin diabetes y puede hacer que sea...

más fácil el rechazo a la enfermedad, o que sea más difícil

incorporarla a las rutinas que cada uno tiene en su día a día.

O sea, integrar la diabetes dentro de tu propia vida.

(Música)

Ernest hace 10 años que lleva tratamiento

con un infusor de insulina, una bomba de insulina,

porque con múltiples dosis de insulina no éramos capaces

de alcanzar los niveles

de control deseados para una persona de su edad

teniendo en cuanta que, afortunadamente,

pues no tiene complicaciones.

Para ese subgrupo de pacientes,

muchas veces recurrimos a un tratamiento

con bomba de insulina, que son como unos...

pequeños dispositivos que administran insulina rápida

de una manera preprogramada,

y lo que sustituyen son los múltiples pinchazos a lo largo del día

por un catéter subcutáneo.

(Música)

-A mí me lo habían ofrecido bastantes veces,

o me lo habían sugerido de ponerme una bomba,

porque podía mejorar el control y, sobre todo,

tener más flexibilidad haciendo deporte.

Y yo siempre había dicho que no, porque no me veía

siempre enganchado a una máquina, que es cuando llevas

la bomba de insulina, vas siempre con una máquina conectada al cuerpo.

Y fue al ver lo bien que le iba a ella cuando dije:

"Jo, yo esto también lo quiero".

(Música)

-Me llamo Llorenç Lledó, tengo 35 años,

y estoy participando en un estudio de páncreas artificial.

(Continúa la música)

A mí me diagnosticaron diabetes tipo 1 en el año 2005.

Las doctoras me llamaron

para informarme de que se hacía este estudio.

Yo ya había participado anteriormente en otro estudio,

y bueno, ya conocía un poco la mecánica,

y me pareció una buena idea colaborar con este propósito.

-Entendemos por un sistema de páncreas artificial

un sistema de control automático de la glucosa, es decir,

no estoy poniendo un órgano, no es un trasplante,

sino que es una máquina donde, fundamentalmente,

estamos hablando de un algoritmo matemático.

Y estas fórmulas matemáticas son capaces de interpretar

el valor de glucosa, analizar lo que ocurre en el entorno

general, y en el mío en particular, y con lo que va aprendiendo,

decidir cuál debe de ser la administración de insulina

de manera automática. Llorenç, vamos a por ello.

Entonces, tenemos la bomba de insulina por un lado.

-Vale, sí, aquí la tengo. -Vale.

El sensor de glucosa por otro. -Vale, el sensor.

-Perfecto. Entonces, la información de los dos dispositivos

va a la aplicación del móvil, donde está el controlador,

que es la fórmula matemática que recibe esa información,

y decide qué es lo tenemos que hacer con la infusión de insulina.

Los sistemas de páncreas artificial, lo que aportan al tratamiento

de la diabetes tipo 1 es, por un lado, mejorar el control glucémico,

y por otro lado, buscamos mejorar la calidad de vida,

reduciendo al máximo posible esa interacción constante,

o esa toma de decisiones constante,

que los pacientes tienen a lo largo del día.

Desde mi punto de vista, el páncreas artificial ya no es el futuro,

es una realidad, y ya tenemos un primer sistema de páncreas

artificial híbrido, comercializado en Europa y en nuestro país también.

Y saldrán más dispositivos, más algoritmos distintos,

a lo largo de los próximos años.

(Música)

-Me llamo María, tengo 18 años, y tengo diabetes tipo 1.

Yo debuté con nueve años, y me acuerdo que era el día

de la gran nevada en Barcelona, el 8 de marzo de 2010.

Aquella noche había tenido que despertarme a medianoche,

porque tenía que ir al baño y beber agua.

-Bueno, nosotros teníamos una hija diabética.

Nos preocupaba que la otra también pudiera debutar algún día.

Durante un tiempo, una vez al mes, le hacíamos un control

por si debutaba, intentar pillarla cuanto antes,

hasta que en marzo de 2010,

el día que hubo una gran nevada en Barcelona,

pues María, la mayor, pues...

Tenía mucha sed y tenía mucho pipí.

Y Laura dijo: "Uy, vamos a hacer un control".

Y sí, sí, teníamos una hija diabética,

pues ahora tenemos dos hijas preciosas pero diabéticas.

-Al debutar María lo que hicimos es, Ernest pasó a controlar a Vinyet,

y yo pasé a controlar a María.

Y yo creo que no tienes tiempo de pensar cómo te sientes como madre.

Como madre te sientes muy triste, muy triste,

porque tú no tienes nada, tú estás bien,

y ellas van teniendo una enfermedad detrás de otra.

-Cuando jugaba con Vinyet, jugábamos a que yo era la diabética

y no ella, porque a ella la cuidaban.

A veces, yo me acuerdo que quería decir algo, y era:

"Un momento, que Vinyet...". Entonces era como...

No es que yo quisiera ser diabética, pero, a veces,

queda muy feo, pero a veces sí.

Me hacía ilusión un poco de atención, sinceramente.

Yo considero que la diabetes nunca me ha impedido hacer nada.

Yo siempre la he llevado por delante.

Nunca me he escondido para hacerme un control,

si estaba con gente que no conocía, me daba igual.

Si me lo tenía que hacer, no me pensaba apartar y tal,

porque no es algo que me avergüence ni nada.

Es como soy y lo he llevado siempre lo mejor que he podido.

Y mis amigos saben qué es, y a veces dicen:

"Dime cuándo estás", "no, no, espera, que lo miro yo".

"Creo que estás bien". Y me dicen que sí.

Y yo: "Sí, estoy bien" o "no, estoy baja".

Y no sé, es como normalizarlo, nunca me he escondido.

Sentado estoy frente a tu luz.

Mi amigo fiel de juventud.

Aquello que quiera tener,

lo bajaré de Internet.

Yo creo que esta enfermedad...

Bueno, es que yo no lo considero ni enfermedad.

Yo lo considero como una condición en mi vida,

pero yo no me considero una enferma de nada.

Es como un obstáculo que tengo, pero lo puedo superar tranquilamente.

Y, a veces, es duro,

pero como cualquier obstáculo que te puedas encontrar.

-Yo creo que va como a épocas.

O sea, sí que hay épocas que si llevas mejor los controles,

se lleva mejor y no estás tan agobiado.

Pero yo tengo periodos que sí que estoy un poco más desanimada,

y que no se lleva tan bien para mí.

-Yo sí que pienso que es una enfermedad dura.

Pero, sobre todo, porque la he vivido como padre.

O sea, cuando solo me afectaba a mí, yo pensaba más como ha dicho María.

Pues que es una condición, que la vas llevando,

que no pasa nada, que le metes ganas y que todo se controla.

-Yo el único consejo que les puedo dar a mis hijas

es que la vida continúa, y que la vida es un camino,

y que esto es una piedra con la que nos hemos encontrado.

Que sigue en nuestro zapato pero que sabemos vivir con ella,

y que nosotros escogemos la vida, la vida que queremos,

y que la enfermedad va detrás.

(Música)

-Hombre, ¿qué tal? -¿Qué tal?, ¿cómo estamos?

Señor Mayor Zaragoza, de todos es conocida su amplia trayectoria

científica, política... -Más que amplia, larga.

-Larga, a nivel social, en múltiples proyectos

en los que ha participado, y estoy convencido

de que a mucha gente le interesará que nos cuente

cómo la diabetes ha podido influir en toda esta trayectoria,

o cómo ha podido encajar la diabetes en todo lo que ha hecho

a lo largo de todos estos años. -Yo creo que es muy interesante

que delante de una figura de la endocrinología,

como es usted, Doctor Escalada, pues que hablemos de la vida real

de una persona que acaba de cumplir 85 años.

-¿Quién lo diría? -O sea, que llevo muchos años de...

Y que, efectivamente, como sucede con frecuencia,

a partir de los 65-70 años, tengo una diabetes tipo 2.

Y transmitir mensajes que digan: "Miren ustedes, se puede tener

una diabetes tipo 2 y se puede llevar una vida que, en conjunto,

es una vida satisfactoria, evitando la obesidad y vigilando el peso.

Actividades físicas que no sean nunca exageradas".

-Acopladas a la situación. -Acopladas.

La moderación es buena en todo. -No hemos hablado de fármacos,

de momento, ¿no? Hemos hablado de medidas

de estilo de vida, y eso es lo que fundamentalmente puede cambiar

un poco el futuro que nos espera, que si no lo cambiamos,

puede ser un tanto oscuro. No sé cómo lo ve en ese sentido.

-A mí lo que me preocupa es, sobre todo, la obesidad.

La tendencia a la obesidad. Cuando uno ve las cantidades,

por ejemplo, que en algunos restaurantes de los Estados Unidos

se ofrecen, pues son desmesuradas. Y entonces estas personas,

si a esto unen el que cuando se jubilan,

piensen que ya se ha terminado, digamos, la vida activa.

No, al contrario. Es cuando puede estar.

Jubilación viene de júbilo. Por tanto, es el momento

en el que tienes que decir: "Ahora voy a aprovechar".

Yo en esto... Sobre la cuestión del peso,

he sido muy puntilloso.

Porque...

Cuando hizo 62 años que nos casamos, que hace muy poco,

hablábamos de que, en aquel momento, se utilizaba el chaqué.

Bueno, pues el chaqué de entonces me va bien ahora.

Nunca he ido al sastre.

Nunca en 62 años.

Siempre ha sido mi mujer la que ha tenido la bondad de encargarme...

¿Por qué? Porque me empeñé, y esto creo que es muy importante

y no cuesta nada, es cuestión de tener una balanza

y por las mañanas mirarte el peso.

La gente que se jubila, hagan una actividad física

que sea proporcionada a su edad, tengan actividad, muévanse.

Siéntanse interesados por los temas de la vida y de la actualidad,

y no se conviertan solo en espectadores.

A mí me preocupa muchísimo el que... y esto lo vemos sucesivamente,

el que haya mucha gente, en todas partes del mundo,

que se están convirtiendo en espectadores

en lugar de actores de su propia vida.

-Comparto completamente la visión que nos ha dado, y bueno,

por remarcar algo, el control este del peso,

que tan excelentemente ha conseguido durante más de 60 años,

es uno de los mensajes que creo que debemos transmitir.

Porque si hiciéramos desaparecer la obesidad de nuestro entorno,

la diabetes tipo 2, casi, casi, sería una anécdota.

Serían casos muy puntuales.

Todavía, a día de hoy, aunque últimamente,

cada vez oímos hablar más de esta enfermedad,

y que aparece gente conocida diciendo que si hay diabetes no pasa nada,

que se puede gestionar como estamos haciendo ahora,

todavía hay mucha gente que oculta el diagnóstico,

como si estuviera demonizado el tener una diabetes.

No sé si eso le ha ocurrido en sus años, si se ha encontrado

con gente que tenía cierto miedo a comunicarlo, o algo así.

No sé cómo lo ve. -Hay que decirle a la gente

que son alteraciones, que en ambos casos,

pueden tratarse y cuidarse,

pero, sobre todo, que nadie se considere

inexorablemente afectado por esta enfermedad.

En el caso de la diabetes tipo 2, yo encuentro que, todavía,

es más aconsejable decirle: "Usted está ocultando

que es usted diabético tipo 2". Y por favor, lo que tiene

que hacer es lo contrario, manifestarlo para que se comprenda

que usted es una persona que cuida su salud,

que cuida sus actividades físicas, que cuida sus actividades mentales,

y que está usted en activo. El ser humano es un ser creador.

Yo, ahora, cuando a veces me reúno con las universidades populares

donde hay personas que van a la universidad y hacen cursos,

y ya tiene 70 años, digo: "Qué maravilla".

A mí me ha dolido mucho cuando he visto que se hacen

programas educativos sin consultar a los mayores.

-Me viene muy bien, también, su comentario de lo de la experiencia

porque unido a un aspecto, que yo creo que es muy importante,

que también ha sobrevolado sobre él, como es la educación en diabetes,

nos permitiría también hablar de la figura del paciente experto.

No sé, me gustaría que nos contara algo respecto

a esa educación diabetológica, si la ha recibido,

cómo la recibió, si conoce la figura del paciente experto,

y tiene alguna experiencia en este sentido.

-Qué interesante, qué interesante es esto que está diciendo ahora,

porque no a la diabetes, sino a todas las enfermedades.

Qué educación mejor que la de transmitir a los que ahora,

de momento, se dan cuenta que tienen la diabetes tipo 2.

La experiencia de los que durante, ya llevamos 15 o 20 años,

y les podemos...

Esta educación basada en la experiencia personal.

No es fundamental en diabetología,

es fundamental en todos los campos de la medicina.

-En ese sentido, yo creo que estamos completamente de acuerdo,

que donde deberíamos, quizá, poner el acento es en la prevención.

De hecho, hay una iniciativa que reúne grandes ciudades

a nivel mundial que se llama "Cities Changing Diabetes",

a la que Madrid se ha incorporado, por cierto,

que me parece que es una excelente iniciativa, precisamente,

para concienciar a la población de la importancia

de evitar la aparición, en este caso, de la diabetes,

y de, a su vez, cambiar la ciudad para facilitar

que la gente haga, probablemente, lo que antes decía, ¿no?

El ejercicio, sensibilizar a la gente de que, quizá,

comer haya que hacerlo de una forma distinta.

-Es muy afortunado, en el caso concreto de este programa,

contar con buenos especialistas en la difusión.

Porque si hay algo que es dificilísimo a transmitir,

son las ventajas de la prevención, doctor.

Porque claro, yo siempre esto lo decía, fíjese,

cuando yo empecé lo de la prevención de las discapacidades

en el momento de nacer, que ahora se llama la prueba del talón...

Yo recuerdo que era enormemente difícil

convencer a la gente de que debía hacerse, ¿por qué?

Pues porque la gente está acostumbrada al antes y al después.

Las personas que en estos momentos ya son totalmente normales,

y tienen estas patologías desde recién nacido,

que se superan con los tratamientos inmediatos adecuados,

antes de que haya daño neuronal alguno.

Ahora son más de 5000 en España, pero claro, es lógico que los padres

no se den cuenta porque el niño es totalmente normal.

A un general que gana una pequeña batalla se le condecora.

-Sí. Porque se le ha visto y ha ganado.

Al gran general que evita una gran guerra

no le condecora nadie porque como no se ve el antes, pues no se ve.

-De todas formas, lo que sí que creo es que, en su caso,

que es una persona muy metódica, esto le ha servido mucho

para que la diabetes se haya portado tan bien con usted como parece.

¿O no? Yo digo que el ser muy sistemático y muy metódico,

como me da la impresión de que siempre lo ha sido,

esto es una ventaja importante. -Pero tiene que ser una manera

de comportarse pero bajo la vigilancia de gente que conoce,

de médicos que conocen perfectamente este tema.

Yo por gusto, en estos momentos, haría una vida totalmente...

Ya le digo...

He sido un gran viajero por el cargo que he ocupado en la UNESCO y tal.

Pero, en estos momentos, me dicen: "Pues menos".

Y he obedecido. -Hace caso.

-Y no me es fácil obedecer pero... -Adherencia al tratamiento.

Adherencia a la alimentación,

al ejercicio, a los fármacos, la adherencia al tratamiento es todo,

así que...

Y, de cara al futuro,

¿cómo ve el panorama en relación con la diabetes?

Y aquí podríamos incluir también la diabetes tipo 1 porque...

a veces también una cierta desesperanza en los pacientes

que reciben este diagnóstico, una enfermedad crónica.

Siempre nos preguntan: "¿Y una cura de la enfermedad?"

-Soy optimista.

Digamos "esperanzado" porque esto de optimista no me gusta decirlo,

porque dicen que un optimista es un pesimista mal informado.

(RÍE) Bueno, vamos a suponer que sea verdad.

Pero estoy esperanzado por una razón,

porque he visto en otras muchas patologías...

y he visto sobre todo en enfermedades infrecuentes,

cómo, a medida que se va investigando, hay que reconocer

que están cambiando totalmente los perfiles patológicos.

De hace tan solo 20 o 30 años cómo han cambiado.

Cómo se ha mejorado la capacidad de introspección física

por ejemplo, cómo ha mejorado... Extraordinariamente,

en una palabra.

Lo que sí que tenemos que dar como mensaje de esto es:

ayuden más a la seguridad sanitaria.

Ayuden más a que haya más medios para la investigación.

Ayuden a esto. Esto es fundamental.

Yo aquí sí que soy muy radical, ¿sabe?

Porque lo que no puedo tolerar es que en estos momentos

estemos gastando 4000 millones de dólares al día.

Al día, en armas y gastos militares cuando, después,

los ciudadanos que viven en estos territorios tan bien vigilados

no tienen a veces los medios suficientes para la nutrición.

Cada día mueren de hambre más de 20 000 personas. De hambre.

Y hay mil millones de personas que no pueden tener higiene normal,

con el agua necesaria porque no tienen acceso

al agua que necesitan. Ni siquiera al agua potable.

Todo eso me hace pensar en que tenemos,

a través también de programas como este,

decir: "vamos a cuidarnos de las personas."

-Pues me parece un excelente mensaje final

para que nuestros oyentes lo tengan en cuenta. Muchas gracias.

-Muy bien. Bueno, pues vamos a ver el resto de esta casa.

-Muy bien. Fenomenal.

(Música)

(Música)

-La diabetes tipo 2, con respecto a la diabetes tipo 1,

tiene muchísimas diferencias. Es decir, las dos se llaman diabetes

porque necesitan que la glucemia esté elevada

para poder diagnosticar la enfermedad, pero las causas

son absolutamente diferentes.

La diabetes tipo 1 ha existido la destrucción

de las células del páncreas, con lo cuál no hay insulina,

y, sin embargo, en la tipo 2 el problema es que es una insulina

que no funciona bien y eso hace que, de alguna forma, el páncreas se agote

porque está fabricando una insulina que no es la buena.

(Música)

La diabetes tipo 2 es una enfermedad que, por un lado,

cursa con una elevación de la glucemia en sangre,

pero que realmente su trascendencia es que la persona que la padece

tiene más posibilidades de desarrollar complicaciones.

Estas complicaciones van a aumentar la morbimortalidad de este paciente

y empeorará su calidad de vida.

(Música)

Lo ideal sería que las personas con diabetes tipo 2,

cuando llegan a nuestra consulta, no tengan ningún síntoma.

Clásicamente, siempre se habla de que hay pacientes

que tienen más hambre, más sed y orinan más,

pero esos son los síntomas tardíos

dentro de la evolución de la enfermedad.

Lo ideal, realmente, sería que los médicos de atención primaria

sospecharan esta patología y que, por lo tanto,

hicieran un cribado activo en aquellas personas

con riesgo de desarrollar la enfermedad.

Bueno. Cuéntame. ¿Cómo estás?

-Bueno. Vengo a verlo porque no ando bien.

Hace unos 30 o 40 días que tengo síntomas de ahogo,

tengo unos vértigos que puede ser la tensión,

puede ser el azúcar, por eso...

-Ahora lo miraremos, porque del azúcar

hace tiempo que no te miras, ¿no? -Pues sí.

-Vale, pues hay que mirar un poco el azúcar

y habría que mirar un poco a ver cómo vamos.

Ahora te lo miraremos. -Muy bien.

-El principal factor de riesgo para desarrollar una diabetes tipo 2

es la obesidad.

La gente no es obesa porque quiere ser obesa,

sino que realmente existen muchísimos condicionantes.

Probablemente, los dos a los que se les da más importancia

siempre es el exceso de ingestas calóricas,

una mala alimentación cualitativa y, por otro lado,

el sedentarismo o la falta de ejercicio físico.

Y, junto a esto, tenemos que añadir todo lo que sería suprimir

los factores de riesgo cardiovascular que es la principal complicación

que tienen los pacientes con diabetes tipo 2,

como podría ser fumar, por ejemplo, o la hipertensión, etc.

(Música)

-Me llamo Manuel Giménez y soy diabético.

Hace mucho tiempo que tengo esta enfermedad en el grado 2.

No me llego a pinchar,

pero tengo que tomar pastillas para la diabetes.

-¿A qué hora has comido?

-Pues deberían ser las 10:30 o las 11.

-Vale. ¿Y qué has comido? -Bacon con un par de huevos fritos.

-Fantástico para la diabetes, como tú bien sabes, ¿no?

-320. Estás muy alto, Manuel. Seguro que no te has portado

demasiado bien estos días. -Ya lo he pensado, doctor.

-Yo creo que Manuel es un caso muy frecuente de la diabetes tipo 2,

especialmente la que estamos atendiendo en atención primaria.

Es un paciente cuya base para desarrollar la enfermedad

ha sido la obesidad y, además, existe el gran problema

de la falta de adherencia al tratamiento que él mismo reconoce,

en el sentido de que le cuesta mucho mantener

unos buenos hábitos alimentarios, le cuesta muchísimo practicar

ejercicio físico porque tiene una serie de limitaciones protésicas

que le dificultan esta práctica y, sin embargo, parece ser

que está tomando bien la medicación, cosa que tampoco es tan frecuente.

Bueno, Manuel. Hace unos meses estabas con 130,

ahora estás en 134. Has engordado.

A mí me gustaría que un día vinieras con tu mujer

y repasaríamos conceptos. Sé que es ella la que cocina.

-Sí, sí. -Y luego tenemos que ver

exactamente cómo estás. Vamos a repetir unos análisis.

-Tengo temporadas, tengo debilidades. Y, bueno, como ser humano

esas debilidades, hay momentos en que se controlan

y hay momentos en los que no se puede controlar.

Entonces, hay días o meses... chapó,

que llevo una vida recta, una vida de monje,

pero hay veces en que me decanto

a la "dolce vita" de la comida.

-Como veo que vas muy pez, si vamos a comer algo

y te enseño qué es sano y qué no, ¿qué?

-Sí. -¿Vamos a comer?

-Vamos. -Te invito a comer.

Vamos y ya hablamos tú y yo.

(Música)

(Música)

-Para tratar la diabetes tipo 2 la alimentación es crucial.

Es lógico, porque, cada vez que comamos,

nuestros niveles de glucosa serán unos o serán otros.

(Música)

Hola, Oriol. ¿Cómo estás? -Hola, Magda. ¿Qué tal?

-Te veo muy...

¿Qué estás haciendo? ¿Cortando tomate?

-Sí. Estamos preparando un muslo de pollo de payés

a la brasa con vinagreta de verduritas y alcachofas

y el tomate kumato.

-Tú que entiendes de pollos,

¿cómo sabemos si es un pollo bueno o no cuando vamos a comprar?

-Que tenga un color no muy apagado, que no tenga marcas de sangre.

-Hacerlo a la brasa.

¿Cuánto tarda un trozo de pollo como este?

-Esta pieza, unos 20 minutos.

-Claro. Es bastante para hacerlo en casa.

-Sí, claro. Buen tamaño. -No está mal.

-No está mal. Va, empecemos.

Y la guarnición también es ligera. -La guarnición, ligera.

Unas alcachofas hervidas y el acompañamiento:

una vinagreta de verduritas donde predomina el tomate kumato.

-O sea, tenemos calabacín. -Calabacín.

-Zanahoria. -Zanahoria.

-Tomate kumato, que ya lo has cortado.

¿Es con piel o sin piel? -Sin piel.

-Ah, sin piel. Interesante. -Sin piel y sin pepitas.

-Ah. Cómodo. -Cómodo.

-Qué bien. ¿Y eso? -Y puerro.

-No parece puerro.

-Hace el efecto cebolla, pero no es tan fuerte como la cebolla.

-¿Qué alimentos tiene que evitar una persona

que tenga diabetes tipo 2?

Lógicamente, el azúcar. Eso está claro, ¿no?

Todos los alimentos que tengan mucho azúcar,

pero también todos los que tengan carbohidratos de absorción simple.

También los que tengan grasas saturadas.

También los que contengan mucha sal.

-Ahora echamos un poquito de puerro.

-El puerro, el tomate. -El puerro.

Tomate ya peladito y sin pepitas. -Aquí hay vitaminas.

-La zanahoria. Le da un poco de color.

-Color y carotenos, muy bien. -Color y crujiente.

-Muy bien, muy bien.

-Un poquito de calabacín.

-¿Calabacín crudo, tú crees? -Sí.

-¿Queda bien? -Sí, a mí me gusta.

Le añadimos aceite. -¿Aceite de oliva?

-Aceite de oliva. -¿Normal y corriente?

-Es de cuatro grados. No es extra. Si no, es muy fuerte.

-Vale. Claro. Más suave para que no tenga tanto sabor.

Oye, ¿qué hacemos con las alcachofas?

-Las alcachofas las cortaremos por la mitad.

-También me interesa mucho la alcachofa.

De esto, tú cortas esto. -De esto corto un poquito el tallo.

Solo te quedas con el corazón. -Agua hirviendo, sal...

-Un poquito de limón para que no se oxide.

-No te ensucies las manos, ¿no? Claro. Muy bien.

¿Y qué hacemos con esto ahora?

-Si quieres, lo salteamos en la sartén.

-Uno de los efectos negativos de la diabetes es que perjudica

nuestro sistema cardiovascular.

Por tanto, evitar azúcar, evitar grasas saturadas,

evitar sal. Eso, como cosa general.

Esto es rápido y ya está.

-Empezamos a emplatar ya. -Sí, sí.

Me interesa mucho ver cómo queda. -Vale.

Ya está salteadita, doradita. -Un aspecto estupendo.

-Con esto al final ya comes. -Sí, hombre. Aquí...

-Ah, y la vinagreta. -La vinagreta...

-Y además, colorista. Queda bonito esto.

Nunca hubiera asociado el pollo a la brasa con vinagreta fría encima.

Siempre aprenderás... -El contraste es bueno.

-Un contraste bueno. -Frío con caliente.

-Pues me ha encantado tu plato. Pero no lo voy a probar.

Esto merece una mesa, sentada.

(Música)

¿Hay una dieta para prevenir la diabetes?

Pues sí que hay una forma de comer

y unos hábitos de vida que pueden prevenirla.

Primero. Evitar el sobrepeso.

Tenemos que tener un peso normal.

Segundo. Que nuestra alimentación sea variada

y que siga un poco las normas de la dieta mediterránea.

Es decir, fruta, verdura, legumbres, carnes blancas, poquísima carne roja,

pescado blanco, pescado azul, frutos secos y aceite de oliva.

Sin olvidar que esto tiene que ir acompañado

de un ejercicio cotidiano.

Si hacemos todo esto, hacemos una vida sana,

tomamos pequeñísimas dosis de alcohol,

es muy probable que tengamos menos números

para tener una diabetes tipo 2.

-El pollo está riquísimo. -Está exquisito.

Es que no es incompatible el comer de una forma sana,

con el disfrutar muchísimo en la mesa.

-Comer es un hecho social.

Tú puedes comer una paella con los amigos, en la playa,

con un vasito de vino y seguro que es mucho mejor

que comerte tú solo, delante del ordenador,

una paella sin hablar con nadie.

Es decir, dieta mediterránea es... -Es también comer tranquilamente.

Comer con calma. Masticar bien. Una sobremesa.

Esas cosas que son placeres de la vida.

-Reír. -Reír, sí.

-Sobrepeso, obesidad y diabetes están íntimamente ligados.

De hecho, si observamos bien la población

que tiene diabetes tipo 2,

¿cuánta gente tiene más peso del normal?

Veremos que es un tanto por ciento muy elevado.

Por lo tanto, primera norma para no padecer diabetes tipo 2:

evitar el sobrepeso.

¿Qué pondrías de postre después de este pollo fantástico?

-Bueno. Por ejemplo, un yogur desnatado.

-Ahí va bien. -Un yogur desnatado.

-Si usted lo dice. -Claro, por eso digo qué.

-Esto lo dice.

-La verdad es que quiero quedar bien con él.

Porque luego me echa la caballería.

-Estamos hablando mucho. Vayamos al tema, ¿no?

Que se enfría. -No vas a encontrarle

el gusto a la comida.

(Música)

(Música)

-De cara a tener un futuro prometedor o halagüeño

en los próximos años, para los pacientes

con diabetes tipo 1, yo remarcaría la educación diabetológica.

Es la herramienta más potente que tenemos para que los pacientes

acepten que esta enfermedad, por lo menos, a día de hoy,

es crónica y que tienen que convivir con ella,

y actualmente disponemos de sistemas, sobre todo,

de monitorización de glucosa, que nos da mucha información

que, bien gestionada, permitirá al paciente conseguir el objetivo

que buscamos, que es el mejor control glucémico, de manera que nos permita

evitar las complicaciones futuras.

Para la diabetes tipo 2, por la avalancha de pacientes

que estamos viviendo y que vamos a seguir viviendo

en los próximos años, que está haciendo que incluso

aparezcan datos o casos de diabetes tipo 2 en niños,

algo impensable hace poquito.

La principal herramienta es la prevención.

Si tuviera que resumir los conceptos más importantes

para tener un futuro optimista para todas aquellas personas

con diabetes, lo haría en tres conceptos:

educación diabetológica,

tecnología

y prevención.

(Música)

-Por suerte, hoy en día, hay muchísimas herramientas

a disposición de las personas con diabetes,

a disposición de los médicos, de los educadores,

y que dan soporte y que, además, tienen una mentalidad muy abierta.

Que con diabetes se puede hacer cualquier cosa,

que no tiene que condicionar la vida a nadie,

y este sería el mensaje.

Uno, digamos, tiene que adaptar la diabetes a su vida.

Y no adaptar la vida a la diabetes.

(Música)

La ciencia de la salud - Diabetes: vidas bajo control

49:18 02 nov 2019

Hoy descubrimos qué supone convivir con la diabetes a través de las historias personales de pacientes con diabetes y cómo esta ha cambiado sus vidas.

Hoy descubrimos qué supone convivir con la diabetes a través de las historias personales de pacientes con diabetes y cómo esta ha cambiado sus vidas.

ver más sobre "La ciencia de la salud - Diabetes: vidas bajo control" ver menos sobre "La ciencia de la salud - Diabetes: vidas bajo control"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Erika Tatiana Díaz

    Muy buena la información, la diabetes es una enfermedad traicionera que realmente esperemos poder curarla definitivamente. Conocerla realmente es una forma de enfrentarla. Por suerte existen algunos tratamientos alternativos que pueden ayudar a sobrellevarla, como este https://hotm.art/ZUvHZb

    02 nov 2019

Los últimos 69 documentales de La ciencia de la salud

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 4 Ver más