www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5446018
Para todos los públicos La ciencia de la salud - Cuestión de peso - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música de guitarra)

Técnicamente la obesidad es un exceso de grasa corporal.

Pero diría que el concepto de obesidad o qué es la obesidad

va mucho más allá que decir que sencillamente es un exceso

de grasa corporal.

(Continúa la música)

Uno de cada cuatro españoles es obeso.

Y uno de cada dos aproximadamente tiene sobrepeso.

Esos datos por sí mismos yo creo que hablan de la importancia

de esta situación.

Y de la necesidad que tenemos de abordarla.

La obesidad no es para nada un problema estético.

La obesidad es un problema de salud real. Estar obeso

acorta la esperanza de vida. Es decir, que si uno es obeso,

puede esperar vivir siete u ocho años menos

de lo que viviría una persona con un peso normal;

especialmente, evidentemente, cuanto más alto es el grado de obesidad.

Si la obesidad es una enfermedad, es algo que está francamente en debate.

Si yo debo responder con sinceridad a esa cuestión diría que la obesidad

sí es una enfermedad. Porque no está enfermo, o no está obeso,

todo el mundo, sino solo una parte de nuestra sociedad.

No abordar hoy la epidemia de la obesidad

va a hacer que el Sistema Sanitario colapse. Vayamos a la raíz

del problema, y abordémoslo, y tomémoslo en serio como sociedad.

(Música)

(Música triste)

Desde que yo recuerdo siempre he sido un niño gordito.

Desde que iba al cole y tal siempre he sido...

El más gordito de la clase.

(Continúa la música)

Me llamo Manuel Mansilla, tengo 44 años.

Y actualmente peso 203 kilos.

Sufro obesidad mórbida.

Es un problema realmente de vida sedentaria.

De tener una vida completamente sedentaria, de no hacer ejercicio,

y tener malos hábitos alimenticios: de comer a deshoras,

de no controlar los alimentos, de comer impulsivamente, comer rápido,

no masticar la comida... El trabajo que yo tenía no era físico,

era un trabajo más de estar sentado, muy poquito rato de pie.

Comía, salías del trabajo; comías, llegabas a casa; cenabas,

llegabas a casa, te tumbabas en el sofá...

Entonces, todo esto al final conlleva a que llega un momento que se dispara

y ya estás en el... Así.

(Música triste)

Todo el mundo me lo decía. Pues que estás gordo. O que tienes sobrepeso.

Pero yo no tenía ninguna limitación.

No tenía limitación a la hora de salir o de pasear.

De hacer cosas con amigos y tal, o con mi pareja.

No tenía limitaciones físicas, ¿no?

Practicaba un tipo de deporte así con los amigos,

¿y qué pasaba? Que llegó un momento

que empecé a notar que tenía ciertas limitaciones.

Que ya me costaba más salir.

Empezaba a no tener ganas de salir.

Y notaba eso, que empezaba a no tener ganas de que la gente me viera.

Entonces esto me producía ansiedad. Y ansiedad se producía en comer.

Y el comer me producía más ansiedad. Y entonces ya empiezas a salir menos,

menos, menos, menos, hasta que llega un momento, un punto que no sales

a la calle para nada. Estuve, ya te digo, desde enero de 2018

hasta abril prácticamente que salía lo justo y necesario

u obligatoriamente por alguna necesidad, pero si no...

Era todo el día en casa: sofá, comer; comer, sofá...

(Música triste)

El tema laboral es complicado.

Presentando el currículum tengo éxito de visitas,

pero claro, luego llegas a las visitas y bueno,

cuando entras a la oficina y ya ves la cara de la otra persona, pues

bueno... Aparte las entrevistas son muy rápidas, no entras,

y no encuentro trabajo por mi físico, o sea,

estoy fuera totalmente de la sociedad:

personalmente y laboralmente.

Y es donde no quiero estar, no quiero estar aquí más.

La sociedad no está preparada.

Hoy por hoy es un caso de risa.

Y la verdad es que me molesta mucho, ¿vale?

Porque yo, a veces pongo el caso, Digo: "Tú intenta coger una mochila,

yo tengo 203 kilos, cógete una mochila de

150 kilos encima tuyo e intenta pasar 24 horas.

Sobrevivir 24 horas y entenderás cómo puedo estar yo". Por eso mismo,

a veces te refugias en no salir a la calle;

en no ir a buscar a tu hijo a la puerta del colegio,

esperarte una calle antes. Decir: "Estoy en la esquina". O no bajarlo

al colegio para que no le digan: "Mira tu padre, el gordo".

(Música)

Yo era una persona muy alegre, sonreía mucho, siempre estaba

de broma, siempre estaba con ganas de todo, me apuntaba a todo.

Y de eso va a ser un cero pues, la verdad, no quiero.

Y por eso estamos donde estamos, en la recta final de...

De esa vida antigua para empezar la nueva.

(Música suave)

Yo me encontraba bien, me encontraba saludable, no tenía

ninguna preocupación, pero viendo el proceso

que tuvo mi padre, que no era un Alzheimer pero sí que era

una enfermedad degenerativa.

Me preocupaba el que yo, llegada una cierta edad, pudiese entrar

en una dinámica similar, y buscaba algún tipo de control

o de ayuda, o de prevención.

Porque dicen que estas cosas cogidas a tiempo y antes de, pues ayuda mucho

a solucionarlas, o si no solucionarlas, llevarlas mejor.

Todo empezó porque yo acompañaba a mi padre al hospital y vi

unos anuncios de que si se cumplían una serie de características,

te podías apuntar a un programa que se llamaba Predimed,

sobre la alimentación mediterránea.

(Música)

Predimed-Plus es un protocolo de investigación que se está haciendo

en toda España. Que se inició a nivel práctico en el año 2014.

En el que intentamos, al menos vamos a ver los resultados cuando finalice,

si es posible, cambiar los hábitos de la población en general,

tanto alimentarios como de sedentarismo.

-Siguiendo las indicaciones de lo que nos daban,

iba perdiendo peso, cosa que a mí también me ayudaba

por problemas de rodillas. Bueno, me sentía mejor.

-Se buscaban pacientes en su momento que tuvieran lo que se llama

síndrome metabólico, que no es una patología, sino que son determinados

puntos dentro de una analítica o físicamente,

que podían ser seleccionados para participar en este protocolo.

-He seguido ajustando las prácticas de comida a lo que recomiendan

en el Predimed, que básicamente es variar, centrarte en productos

mediterráneos,

comer menos carne, comer más pescado, frutas, verduras...

No picar entre comidas, hacer ejercicio.

Y tener una vida sana.

(Música)

Este es el resultado.

Empezaste, y ha ido bajando, bajando, bajando, bajando.

-¿Qué es lo que baja? -Has bajado...

-La grasa. -Lo que sería la masa grasa.

-Mira, ya estoy dentro de parámetros. -Estás dentro de los parámetros.

Y aquí tenemos dónde se concentra. Evidentemente en las piernas, porque

tu actividad se basa en andar. Pues hay mucha más masa muscular

en las piernas que en el tórax, por ejemplo.

Ya sabes que hay una diferencia de peso entre la DEXA y el peso

de la báscula. Pues vamos a ver qué...

Has perdido un poquito de peso, así que vamos muy bien.

-¡Muy bien!

-Predimed se basa en visitas individuales

y después realizamos paralelamente a esas visitas individuales

visitas grupales cada tres meses.

Lo que se intenta es dar una mayor información

al paciente para que pueda modificar esos cambios,

tanto en la alimentación como en la actividad física.

(Música)

Aquí se muestra lo que sería la pirámide de la dieta mediterránea.

En la base siempre tenemos los alimentos que hay que consumir

a diario.

Y las puntitas de la pirámide de la dieta mediterránea

pues son aquellos alimentos en los cuales, evidentemente,

el contenido en grasa es bastante más alto.

-He eliminado todo lo que puedo el azúcar;

lo he sustituido por sacarina, edulcorantes...

He cambiado el desayuno; antes tomaba un tazón de leche con unas galletas

o con algo que pillase, tipo una magdalena.

No, ahora he pasado a cereales por las mañanas.

Excepto los fines de semana, que me doy

el gustazo de hacer mis tostadas con mantequilla, mermelada y el tazón

de leche.

-En el caso de Satur, como es un paciente

que ha tenido muy buena predisposición para realizar

los cambios que se le solicitan,

pues bueno, ha conseguido aumentar la adherencia a una dieta mediterránea.

Hemos conseguido que ande diariamente.

Y el resultado ha sido de 16 kilos de pérdida de peso

desde que empezó en el año 2014. -Me encuentro bien.

Me encuentro ágil.

Pienso que con una mochila de 15 kilos encima

me cansaría mucho más y me movería con más dificultad.

Y por lo demás, por el resto de la salud, pues muy bien.

(Música)

Los problemas del sobrepeso y de la obesidad van en aumento.

De hecho, en nuestro país es como una verdadera pandemia.

Más del 55 % de la población tiene problemas de peso.

¿Qué es lo mejor? Prevenirlo. ¿Cómo podemos prevenir este exceso de peso?

Pues bien, teniendo buenos hábitos: una buena dieta y movernos.

Un ejercicio, si no cotidiano, casi a diario.

¿Qué tiene que haber en una despensa cada día para que nuestro peso sea

el correcto? Que recordemos, no hay un peso ideal:

hay un amplio margen de peso normal sano.

Pero para que nuestro peso esté aquí, ¿qué tenemos que comer?

Frutas, verduras, legumbres.

El aceite de oliva, nuestra grasa preferida, y la mejor y la más sana.

Carnes con poca grasa. Pescado y pescado azul. Todo tipo de pescado.

Frutos secos en dosis controladas. Y cereales integrales.

Pero claro, estamos hablando de alimentos frescos.

¿Qué pasa con todos esos alimentos que van en cajas o en paquetes

o que están congelados? Los alimentos procesados.

Ahí ya es mucho más difícil. No tendremos más remedio

que mirar la etiqueta.

Vamos a ver, ¿por qué no cogemos...? Cosa que a todos nos gusta, muy

de niños: cacao soluble. Lo primero que hay que saber

es que en las etiquetas donde pone "ingredientes" el primero es el que

está en más cantidad. Y el último es el que está en menor cantidad.

¿Cuál creéis que es el primer ingrediente de un cacao soluble?

No es el cacao, ¿eh? ¿Sabéis cuál es? El azúcar.

Curioso. Por tanto, más que cacao tenemos azúcar.

¿Y el último? El último dice "aromas". Por tanto,

primer ingrediente el azúcar, pero también hay aditivos.

¿Qué son los aditivos?

Todas aquellas sustancias que se añaden a los alimentos

para que tengan mejor aspecto, mejor color, o que se conserven mejor,

o la textura... Además la etiqueta tenía más cosas.

Tenía... Aquí viene el lío. "Información nutricional",

¿qué quiere decir eso? Qué nutrientes tiene.

Cuáles son los nutrientes principales que tenemos que leer en un etiqueta:

primero va valor energético, las famosas calorías.

Cuánta energía nos aporta pero claro, no todos los nutrientes tienen

energía. Son los carbohidratos, las proteínas y las grasas, que es

lo que vemos aquí. Los tres nutrientes principales.

-¿Y qué es esto del semáforo nutricional?

-Es una forma todavía más rápida de ver el contenido nutricional.

Son las cantidades que lleva de cada nutriente por ración en comparación

con la cantidad diaria que debemos tomar de este alimento.

Hablemos de las calorías, que todo el mundo habla de ello.

Podemos pensar que si un alimento lleva muchas calorías es malo. Error.

Porque aquí tenemos un ejemplo de alimento, el aceite de oliva.

Qué os voy a contar que no sepáis del aceite de oliva.

La grasa paradigma dieta mediterránea.

De hecho, la salubridad de la dieta es en gran parte por este aceite,

que tiene ácidos grasos monoinsaturados que son

cardiosaludables, etc. Sin embargo, tiene un montón de calorías.

Es por eso que aceite de oliva tiene que tener la dieta,

pero no en una cantidad libre. Frutos secos, qué os voy a contar.

Llevan proteínas, carbohidratos y grasas; son grasas poliinsaturadas,

y la vitamina E; son un tentempié, que además, quita el hambre,

pero ¿cuál será la ración adecuada para mí? 20-25 g.

Con eso quiero deciros: no todo lo que es muy energético tenemos que

sacarlo de la dieta, aunque tengamos sobrepeso. Tenemos que moderar

la dosis. Vamos a ver, un producto que sea supersano.

Galletas de avena. ¿Quieres leer a ver qué tipo de grasa tiene?

-Valor energético por 100 g: 2009. Y 480 kcal.

-Y donde pone grasas, ¿cuántas saturadas?

-Grasas de las cuales saturadas 22 g, y 10 g.

-Pues ya está. En una galleta que es de avena y en un principio dices

qué saludable, 22 g de grasa saturada. Leamos qué pone

la galleta María. Que sabemos todos que es una galleta...

Para no cuidarse tanto.

-Grasas de las cuales saturadas 19, y 9,2 g.

-¿Cuál es la paradoja? Que ha habido más grasa en la galleta de avena

que en la galleta María. Vamos con el tema del azúcar, que nos interesa

a todos. ¿Cuál es el problema? Que el azúcar no solo es

los terrones de azúcar que nos ponemos o el azúcar del café.

Hay muchos alimentos que tienen azúcar. Por ejemplo, si cogemos

una bebida que todos tomamos porque es ligerísima, y solo está

levemente aromatizada, ¿sabes qué? Me voy a tomar esta bebida en vez de

agua, porque mira, baja en calorías, etc. Pero claro, mírame cuánto azúcar

tiene. Cada cien centímetros cúbicos.

-3,7. -Claro, 3,7.

¿Cuándo son estos 3 g por todo el volumen de la botella?

Pues si no recuerdo mal creo que son unos 46 g.

¿Os lo pongo en forma de terrones? Cada terrón son 6 g.

Tenéis que llegar a 46. Sí, más o menos.

Si tenemos, lo que decíamos antes, fruta, verdura, pescado azul, etc.,

y la cantidad mínima de alimentos procesados, es muy probable

que nuestro peso sea el sano. Y haciendo ejercicio.

(Música)

Soy Sandra Bruna, soy agente literario. Tengo 45 años

y hace 17 años me operé de una cirugía bariátrica.

(Continúa la música)

El primer recuerdo que tengo sobre una preocupación de peso

era pequeña, porque realmente mi madre siempre ha sufrido sobrepeso.

Y estaba muy encima mío con el tema de la comida.

Entonces, como hacíamos ballet clásico, también el entorno

era un entorno donde el peso preocupaba a casi todas las niñas.

Y a partir de 10-11 años

me empecé siempre a obsesionar un poco con la comida. La relación

con la comida no era sana. No quería comer.

Empecé a hacer muchas cosas quizás no buenas en aquel momento:

batidos de estos de farmacia;

no cenar o cenar solo fruta... Bueno, o sea combinaciones

sin una orientación médica, que creo que esto llevó que mi cuerpo

se desorientó un poco con el tema comida y peso.

La vida era todo el rato pensar

en cuánto peso, me pesaba cada día, comer a una obsesión.

(Música)

En el 2001 abrí mi agencia literaria,

y entonces es cuando realmente descontrolé el peso por el estrés.

La relación con la comida fue que era obsesión; o sea los nervios me hacían

comer y comer. Realmente yo lo notaba, era una cosa que...

Era consciente de decir: "Sandra, si no paras, esto va a ir a más".

(Música)

Lo controlé mucho, pero después...

Fue horrible. Llegué a los 120. Y a partir de ahí dije: "Basta.

Tengo que tener una solución".

(Música)

Es una operación compleja

y yo tenía un miedo horrible.

Tuve la suerte de tener el apoyo de mi familia. Sobre todo, el apoyo

familiar es importante,

porque tanto mis padres como mi marido en aquel momento, yo tenía

un niño de dos años,

no es que no les gustara que me operara, sino que dijeron:

"Es la única solución para que Sandra esté bien".

Y aunque con un miedo horroroso, pero para mí ha sido

una de las mejores cosas que he hecho en la vida.

(Música)

La cirugía bariátrica es un conjunto de técnicas y procedimientos

que producen una restricción y una mala absorción de alimentos,

con la finalidad de disminuir la cantidad de comida y bebida

que se consume normalmente para producir una pérdida de peso.

(Música)

La indicación a la técnica quirúrgica es para aquellos pacientes

donde tienen un grado muy elevado de obesidad, que denominamos

obesidad mórbida. Y eso se alcanza cuando

el grado de corpulencia que nosotros medimos con el índice de masa

corporal, que es el peso en kilos dividido por la talla en metros

al cuadrado, digo cuando ese índice supera los 40 kg por metro cuadrado

es cuando el paciente es candidato a cirugía bariátrica.

También cuando hay un grado más bajo de obesidad,

pero hay complicaciones asociadas, más de dos, como diabetes

e hipertensión, también es candidato a cirugía.

Las técnicas quirúrgicas que se utilizan de manera más popular

conllevan cambios en el tracto digestivo,

y se clasifican básicamente en técnicas restrictivas

y técnicas mixtas.

Las técnicas restrictivas son técnicas donde se reduce la capacidad

del estómago para limitar esta ingesta de alimento y producir así

la pérdida de peso. Y las técnicas mixtas,

además de este componente restrictivo de la capacidad del estómago,

que limitará la ingesta de alimentos, se produce una mala absorción

de estos alimentos al cortar un trozo del intestino,

que es donde normalmente se absorberían parte de estos alimentos.

(Música)

La preparación previa es imprescindible.

De hecho, la persona tiene que prepararse, no solo desde el punto

de vista personal,

de lo que conlleva

de una manera amplia el someterse a la cirugía bariátrica.

Sino que también hay unas pruebas clínicas

donde se descartan patologías que contraindiquen la cirugía.

(Música)

Ahora he decidido poner punto y final a la situación.

Y decidí ponerme en manos del equipo del Hospital Clínic.

En un principio comenzamos con unas visitas para ir conociendo mi caso.

Y ahora mismo estoy en los grupos de precirugía.

En la que nos explican el tipo de cirugía que nos van a hacer,

y sobre todo, los hábitos alimentarios y los tipos de alimentos

que debamos tomar. Un poquito enseñándonos

cuál va a ser nuestra vida después de la cirugía, cómo debemos de comer

pero empezando estos meses antes de la operación.

-¿Cómo te ha ido? ¿Los grupos están bien?

-Bien, bien, los grupos pues vamos avanzando, la verdad.

La verdad que son de gran ayuda. Porque aprendemos cosas

que a veces no le damos importancia, y bien. La verdad que muy bien.

Principalmente lo que hacemos antes de la cirugía, estos meses

que estamos preparando, es empezar a reducir

cantidades de los alimentos.

Como por ejemplo pues las cantidades, comer en un plato más pequeño;

utilizar cubiertos más pequeños; comer más seguido

y lógicamente, alimentos más saludables: más verdura, más fruta,

más pescado, en cantidades más pequeñas...

-Tienes lo que sería un bistec normal, es algo así lo que te comes

ahora probablemente. -Sí.

-Digamos que cuando hayas superado unos tres-cuatro meses de la primera

cirugía, esta es la ración con la que te vas a quedar. ¿Sí?

-Cuando comienzas este programa de cirugía y tal,

tienes también un estudio psiquiátrico, un estudio psicológico.

Y entonces me comentaron que para animarme a caminar es posible

que un animal iría bien, ¿no?

Y decidimos, mi hijo y yo decidimos adoptar

un perrito, pequeñito, de tamaño pequeño, que es el que nos está,

bueno, me está ayudando mucho. Alguien tiene que salir por la mañana

tiene que salir a mediodía, y bueno, pues esto hay que subir las escaleras

bajar, caminar con él, que juegue, correr...

Te da una actividad física que antes no tenía y va ayudando

a la pérdida de peso y a la actividad física.

-¿Quedó claro el tema de la cirugía, cómo va a ir, etc.?

-Tengo alguna pequeña duda y tal.

Cuando me comentasteis que posiblemente tendríais que hacer

a dos cirugías es lo que no entiendo, ¿por qué?

¿Te hablaron del índice de masa corporal?

-Sí.

-Operamos a la gente a partir de 35-40,

en función un poco de lo que tengan, y tú estás en 70.

El tema es que a veces la cirugía puede ser un poco arriesgada

si lo intentamos hacer todo a la vez,

por eso solemos hacer una cirugía en dos partes:

una primera parte donde se te haría esa gastrectomía tubular;

luego se haría esa segunda parte,

para que la cantidad que absorbes sea mucho menor.

¿Estás a punto para pesarte casi por última vez antes de operarte?

-Vamos.

Yo necesito esta ayuda que es la cirugía

para poder empezar de cero de una vez y ya está,

y nunca más volver a llegar aquí,

porque quiero vivir, necesito vivir y estar bien.

(Música)

(Música)

-Hacía tiempo que no te veía, te veo bien.

-Estoy muy bien. -¿Sí?

-Estoy muy bien, de verdad.

Yo me hice la... Bueno, me hiciste la reducción de estómago

hace cinco años. Me ha cambiado la vida en muchos aspectos.

El más importante, no hace mucho me hice unos análisis...

-¿Sí?

-Y son los mejores análisis de la historia.

(RÍE) -Qué bueno.

De ti hay una cosa que siempre me fascinó,

tú vienes del mundo de pastelería,

y una saga de pasteleros muy reconocidos, y tal.

Cuenta un poco el hecho de cómo creciste entre harinas,

pasteles, idas y venidas.

¿Cómo influyó todo eso en el hecho de que tú...?

¿En tu familia hay obesos?

-Sí, mi padre era obeso. -Tu padre.

No solamente es la pastelería en sí,

sino también las relaciones que nos envuelven,

es decir: mis mejores amigos son cocineros.

-¿En qué momento empezaste a preocuparte por este tema?

Que dices: "Oye, tú, esto ya... se me está yendo un poco de madre".

-Sí, si no recuerdo mal fue en 2013. -¿Sí?

-Tuve un problema, sentí una presión aquí, en el pecho,

y me pusieron dos stents.

-De hecho, es verdad, los obesos, uno de los factores,

uno de los riesgos que tienen, es el corazón, ¿no?

-En mi caso fue así, un par de stents,

me operaron, todo perfecto, y el doctor me dijo:

"Mira, de esto en principio no te vas a morir,

pero sí deberías hacer dos cosas, una es dejar de fumar,

y la otra es perder peso".

-Antes, ¿no habías...? Tú mismo, cuando te mirabas al espejo cada día,

¿no decías: "Christian, tengo que hacer algo?".

-Sí, pero como físicamente yo estaba bien,

no estaba cansado, no me sentía mal.

No tenía complejos, tampoco, ¿sabes? (ASIENTE)

-Hay gente que le llama a eso "el obeso feliz",

pero es una felicidad un poco creo que mal entendida, ¿no?

-Engañosa. -Engañosa.

-Engañosa, sí. -Cierto, cierto.

-Curiosamente, un día, en el aeropuerto de Sao Paulo,

poniendo las maletas encima de la báscula,

cogí una de ellas, la pongo allí y le digo a mi mujer:

"Patricia, ¿qué has puesto aquí dentro?".

(RÍEN)

"¿Hay piedras aquí, o qué?".

Miro, y marcaba 30 kilos.

Y aquí es donde me di cuenta, que digo:

"30 kilos es lo que debería perder". Dos semanas más tarde,

entra un cliente habitual de Escribà por la tienda.

(ASIENTE)

Y lo veo, y le digo: "José Antonio, ¿qué has hecho?".

Dice: "Mira, lo mejor que podía haber hecho en mi vida,

una reducción de estómago". -¡Au!

-Y dice: "Tú te lo deberías mirar".

Empecé a buscar,

recomendado también, dice: "El mejor es el doctor Lacy".

Digo: "Vamos a ver al doctor Lacy".

El doctor Lacy también me hizo otra reflexión interesante,

que dice: "Christian, piensa que el cuerpo humano

está muy bien preparado para pasar hambre,

pero está muy poco preparado para el exceso.

De hecho, el efecto es tan rápido y tan espectacular,

que tu cerebro a veces va como equivocado, porque...".

A mí me pasaba, yo tenía el estómago de delgado,

porque me lo hicieron pequeñito, pero la cabeza de gordo.

-Interesante, muchas veces ahí no le prestamos atención,

parece que ya lo hemos operado, te vas,

y nos olvidamos de ti, ¿no?

Pero no es solo la cirugía, las vitaminas y tal,

sino también todo este aspecto psicológico

al que hay que prestar muchísima atención,

y que tengo que decir que en general, en general,

no está muy bien solucionado,

no le prestamos la atención debida,

y a veces os dejamos un poco colgados en ese sentido.

Y otra cosa.

Volviendo un poco al principio de nuestra conversación,

desde que te operaste, ¿el papel de la pastelería...?

¿Has tomado un poco de conciencia distinta,

habéis cambiado algo en relación a eso?

Sí que es verdad que aproveché esto para hacer una pastelería

con menos azúcares, con menos grasas,

una pastelería que prácticamente...

A lo mejor hay una o dos referencias entre todas las que tenemos que...

pero la mayoría no llevan alcohol.

Al final, acabamos como siempre, vamos a ver,

la cocina mediterránea, la alimentación de los abuelos,

al final es un poco utilizar la lógica,

el sentido común: poca cantidad y mucha variedad.

-Eres un buen ejemplo de alguien que siguiendo en este mundo,

siendo exitoso en este mundo, es capaz de mantener un peso normal,

y eso está espectacular. Muchas felicidades, Christian,

está espectacular. -Muchas gracias.

-¿Has visto dónde estamos?

¿Qué te parecen a ti esos pasteles?

(RÍE) -Me parece todo...

No sé si operáis muñecos,

pero me parece todo XXL.

-Es un poco friki, ¿no?

-Sí, sí.

Está curioso, mira este helado.

Mira, un helado así me lo hubiese comido hace cuatro años.

(RÍEN)

-Enterito, enterito. -Ahora me como esto.

(Música)

-Esta operación a mí, personalmente, me ha funcionado bien,

y estoy muy contenta, y lo volvería a repetir.

Cuando veo a alguien con obesidad mórbida por la calle,

muchas veces pienso: "Ostras, le diría...".

Sobre todo a gente joven: "Háztelo".

Pero también has de ser consciente de que a lo mejor no todo el mundo

tiene la misma reacción, no todo el mundo es consciente

de lo que conlleva esta operación.

Es muy importante que vayas a un médico,

y que te explique, de principio a fin,

todo lo que comporta todo esto,

porque tiene un componente psicológico importante, yo creo,

y tienes que estar muy dispuesto a hacer un cambio de chip.

Vas intentando y educando a tu cuerpo de una manera de comer diferente,

y que siempre va a ser así.

-Va al revés, vamos ahí.

¡Bien, muy bien esas piernas, bravo!

-El deporte empezó a ser importante,

empezó a ser un complemento, como con la comida, ¿no?

Para mí, en mi vida, para que todo funcionase bien, y lo integré,

el pádel ha sido para mí el deporte que me ha enganchado como la danza.

Ha sido no solo hacer deporte, sino un deporte que me encanta,

que me apasiona, que me encanta mejorar...

Para mí mi vida es no dejar el deporte,

me he volcado en él, porque me ayuda,

y seguir siendo muy consciente con la comida,

que tengo que comer un poquito de todo,

pero en la medida que mi cuerpo acepta, ¿no?

-Cuando hablamos de prevención, es de la no aparición de obesidad.

Y cuando hablamos de prevención,

el ejercicio físico juega un papel clave.

Estamos hablando, pues, de no ganar peso:

no ganar peso en gente que tiene un peso normal,

o que está justo en los inicios de lo que sería el sobrepeso.

Si ahí nos movemos, y salimos de estas rutinas,

o de esas comodidades que nos permiten ir a cualquier parte,

o hacer cualquier tarea sin necesidad de movernos,

conseguiremos mantener un peso normal,

conseguiremos, de alguna manera,

compensar ese pequeño exceso de calorías.

Cuando la persona es obesa, la situación es algo distinta:

perder peso es difícil, es muy difícil,

perder mucho peso es todavía más difícil.

Yo creo que el ejercicio físico tiene razón de ser

en la pérdida de 3-4 kilos de peso,

que como individuo nos puede parecer poco,

pero otra vez, este no es un problema solo de individuos,

es un problema de la sociedad.

Y si como sociedad, todos perdiéramos esos tres o cuatro kilos,

otro gallo nos cantaría.

-Llevo diez años igual desde que me he operado, igual.

También es verdad que tengo ese miedo de: "Si dejo de hacer deporte,

o dejo de comer bien, esto se puede estropear".

(Música)

-Rafa, ¿qué tal? -Hola, Magda. ¿Qué tal, cómo estás?

-Estás con tus cocinitas. ¿Qué estás haciendo?

-Preparando el mijo.

-¿Mijo? -Mijo.

Como me dijiste que hablábamos de obesidad...

Los que buscamos una dieta, siempre pensamos

en pechuga de pollo a la plancha, ¿verdad?

-Siempre. -Vamos a dar la vuelta.

-Va. -Con una pechuga divertida.

-Ay, me asustas, ¿eh? ¿Pechuga divertida? A ver qué.

-El mijo sabes tú que es un cereal,

es muy bueno incorporarlo en la dieta de vez en cuando.

-Así variamos un poco, que siempre es arroz, arroz...

-Es lo mismo que si hervimos el arroz.

El secreto del mijo es lavamos el mijo,

una vez lavado, metemos un cazo de mijo por dos y medio de agua.

-Vale, uno por dos y medio.

-A fuego lento, y el mijo acabado.

-Nos queda esto. -Ya está, ¿ves?

Y bueno, el pollo.

¿Qué vamos a hacer?

-Pollo, siempre a la plancha, ya lo sabes.

-Voy a rebozar un pollo.

-¿Rebozar? -Sí.

¿Qué te parece? -¡Uy!

Me tienes que convencer. -Mira, una pechuguita de pollo.

¿Tú conoces los famosos "nuggets"? -Sí.

Van fritos, llevan... -Le encanta a los niños.

-Para la dieta no es muy bueno, ¿verdad?,

si abusamos del frito... -No, hay mucho rebozado,

hay mucho aceite, mucha grasa.... ¿Vas a hacer unos "nuggets"?

-Voy a hacer unos "nuggets" diferentes.

-Sanos. -Para adultos y niños.

-Vale.

-Combinamos para que haya algo divertido.

(Música)

Vamos a hacer un sofrito: cebolla, ajo, zanahoria.

-Vale.

-Cuando tenemos el sofrito, añadimos el pollo cortado muy finito.

Lo vamos a ir sofriendo.

Al mismo tiempo que vamos sofriendo, ya tenemos el pollo hecho,

justo con el ajo, la cebolla y la zanahoria.

-Le pondrás poco aceite. -Muy poquita, mira.

¿Con qué lo vamos a rebozar? Con copos de maíz.

-Copos de maíz.

-¿Qué te parece? -Mira.

-Machaca un poco los copos.

-Me sorprendes. Da textura crujiente, distinta a la del pan rallado.

Así variamos, ¿no?

Rafa, ¿no te parece increíble

que en esta época que hablamos tanto de salud,

y que hay tanta información,

y que la gente sabe más que nunca de dietética, haya tanto sobrepeso?

-Es complicado, yo creo que falta información, ¿verdad?

-La gente tiene mucha información, eso es lo malo.

No hay periódico, libro, tal, que no hable del tema peso,

es el tema del día siempre, todo el año.

Y sin embargo, sigue aumentando.

-Bueno, Magda, yo creo que ya... -Los estoy pulverizando.

-Ya no los machaques más... -Ya está, ¿no?

-Vamos a hacer el pollo. El sofrito ya lo tenemos, ¿ves?

Ya lo tenemos, la cebolla pochadita, el ajito, la zanahoria...

-Va bien que la cebolla no esté muy hecha.

-Perfecto.

-Cuanto más mordamos, más saciantes harán.

-Háblame de las propiedades de la cebolla y el ajo.

-Son aliáceas que van bien para bajar la tensión arterial,

tienen antioxidantes...

Curiosamente, es un ingrediente de la cocina tradicional

que se pone, no sabes muy bien por qué,

se pone en todos los sofritos. -En todos.

-O sea, que a veces la cocina tiene cosas como muy sanas, de siempre.

-Cada vez que te escucho, aprendo cosas nuevas. De verdad que...

-Cuando te veo, también aprendo.

-Ya tenemos el pollo prácticamente a punto, ¿ves?

Le hemos dado ya un toque de cocción, no en exceso,

porque luego tendremos cinco minutos de horno.

-Vale.

-Si lo ponemos crudo directamente,

no saca el sabor que quiero encontrar.

-Claro, claro.

-Ya lo tenemos, ¿ves?

-Además, huele muy bien.

-Está cortado muy informal, porque ahora tenemos que triturarlo.

-Ah, vas a hacer una pasta con todo esto.

-Como si fuera una croqueta,

que no es una croqueta...

-Imagínate que una persona que tiene sobrepeso,

le das esto, con este aspecto de croqueta rebozada.

-Divertido, ¿eh?

(Batidora)

Ya tenemos la masa, fíjate que lo he triturado, pero no en exceso.

Ya tenemos el mijo.

¿Ves?, ya lo tenemos. -Ah, lo vas a mezclar.

-Y lo mezclamos. Esto haría como un arroz.

-Estamos aportando carbohidratos y proteínas básicamente,

y algo de verduritas.

-Una bandeja de horno. -Vale.

-Y le ponemos dos.

-Claro, con una mano lo haces.

-Sí, bueno, tú también lo harías, ¿eh?

-No, la mayoría de mortales hacemos así.

(RÍE) -No. -Sí.

-Batimos huevo,

y haremos como si fuéramos a rebozar una croqueta.

-Vamos a mojarnos las manos de harina...

-Va. -Y vamos a hacer pelotitas.

-A ver. -Como si fueran albóndigas.

-Una cucharada, ¿no? -Una cucharadita, coge una.

-La pongo aquí. -Y mueve.

-Pim, pim, y hago una bolita. -Vale.

Al huevo.

-Claro, ya está.

-Ya tenemos una.

-Ya estamos, ¿no? -Ya estamos.

Ahora vamos a meterlo en el horno.

Tres minutos a 180 es suficiente.

-¿Tres minutos?

-Sí, ya lo tenemos cocinado.

Le damos un toque de gratinado, y nada más, a 180-190...

-El horno sirve para muchas cosas. -Y muy saludables.

-Está infrautilizado a veces.

-Para acompañar los "nuggets" que hemos hecho,

he pensado en un sofrito de tomate. -Vale.

-Lleva tomate, ajito, cebolla normal. -Espero que poco aceite.

-Muy poquito aceite. Un poquito de laurel,

y para matar la acidez del tomate, normalmente se le pone azúcar.

-Sí. -Yo le he puesto miel.

Qué pinta tiene esto. -¡Uh!

Oye, qué bueno. -¿Ves?

-Estará muy caliente, ¿no? -Sí, está calentito, pero bueno.

Ahora lo vamos a emplatar. -Qué bien.

-Tres o cuatro y ya está, ¿no? -Pondremos tres.

-Sí, sí, sí.

-Mira, le ponemos...

Vamos a ponerle la guarnición. -Vale.

-Aquí bien bonito esto, bien.

Si parece poco lo que hay en el centro, con esto ya... Ah, muy bien.

-Ya está. -¿Ya está?

-¿Ya está? -"Voilà". ¿Quieres probarlo?

-Me encantaría.

(Música)

-Mi comida favorita son los macarrones.

-Los espaguetis.

-Son los espaguetis.

-El arroz a la paella.

-La pizza. -Pizza.

-El arroz amarillo.

-Macarrones con queso.

(Música)

-La prevalencia de la obesidad infantil

es diferente en los distintos países. La incidencia está sobre un 30 %,

si incluimos sobrepeso y obesidad en los niños entre seis y nueve años.

Si nos vamos a la adolescencia, es un poquito más,

pero las cifras rondan sobre el 30 %.

En la obesidad siempre hay un componente genético

de predisposición a padecer obesidad. Este componente genético

no ha variado nuestra genética humana ahora, o hace cien años,

y en cambio, las cifras de obesidad han cambiado drásticamente.

Esto es porque esta obesidad se manifiesta

cuando está presente lo que llamamos un ambiente obesogénico,

es decir: una mala alimentación y poco ejercicio.

-¿Qué se trabaja con este programa? A ver.

Dime. -La alimentación.

-La alimentación. Aparte de comer bien, para estar sanos,

¿qué otras cosas tenemos que hacer?

-Hacer ejercicio. -Hacer ejercicio...

-Deporte. -Deporte.

-El estilo de vida actual hace que cambien ciertas costumbres.

En nuestra investigación observamos que siete de cada diez

niños y niñas españoles ven la tele, o manipulan una pantalla,

mientras están comiendo, o mientras están cenando.

Son datos relacionados con un mayor porcentaje de sobrepeso y obesidad,

y eso se debe a que los niños no son conscientes de lo que están comiendo,

no saben, no manejan bien la cantidad de comida que ingieren.

Tampoco son conscientes de los olores, de los sabores,

de la textura de lo que están comiendo.

-Y ahora haremos un juego que os va a explicar Gema,

es por eso que tenemos aquí todo este desplegable.

-Vais a construir una cena saludable, como ha sido toda la semana,

cenas saludables para toda la semana esta,

en relación a lo que habéis comido al mediodía.

-El tiempo empieza... ¡ya!

-El tratamiento de la obesidad infantil sigue siendo,

a día de hoy, el cambio de hábitos.

Es importante tener en cuenta que el objetivo para nosotros

no es disminuir... No vamos a hacer una dieta, un programa específico

que pierdas peso en seis meses, que sí lo hacemos,

pero el objetivo es muy a largo plazo,

porque estos niños, a medida que pasa el tiempo,

va aumentando su riesgo, y queremos evitar que lleguen con obesidad

a la vida adulta, con todas las complicaciones que esto conlleva.

En muchos estudios se ve que si los niños revierten su obesidad,

el riesgo de padecer diabetes, enfermedad cardiovascular,

se vuelve a equiparar si han perdido el peso

antes de llegar a la vida adulta,

a la población que nunca ha tenido problema de obesidad.

Por tanto, esta reversión al 100 % de su riesgo,

es algo que en medicina casi nunca logramos, ¿no?

con fármacos preventivos, o con...

Por tanto, creo que habría que hacerle más hincapié.

-Dos, uno... ¡Manos arriba!

Se os ha acabado el tiempo.

-Vale. El miércoles habían comido crema de verdura,

y fideuá a la marinera con sepia y alioli.

Pan, agua y yogur.

¿Y han cenado?

-De primer plato pollo con...

Esto, ¿cómo se llama? -Champiñones.

-Con champiñones y un poquito de aceite,

y de postre, sandía.

-Bueno, muy bien. -Muy bien.

-Los hábitos de los niños españoles en materia de alimentación

es una asignatura que se está suspendiendo,

fundamentalmente porque estamos alejándonos de la dieta mediterránea,

y de algunos alimentos que componen esa dieta mediterránea.

Comen muchas grasas saturadas, muchos azúcares,

demasiadas veces chucherías a lo largo de la semana,

incluso comida rápida.

Todos estos efectos están lógicamente alterando su patrón alimenticio,

y tienen una influencia directa sobre su salud,

tanto a largo plazo, como también, debido a esas costumbres,

a largo plazo en su vida adulta.

-Cuando lleguéis a casa, con vuestras familias, vais a hacer una cosa:

os vais a sentar, les vais a explicar todo lo que hemos hecho.

Aquí habla de las cenas más saludables,

y aquí habla de la actividad física más saludable, todo en familia.

-En el entorno escolar solo se produce el 10 % de las comidas

a lo largo del año, la familia sigue siendo

el vehículo principal de transmisión de hábitos.

Pero se puede reforzar desde el colegio,

y desde los comedores escolares.

(Música)

(Música)

-Definamos académicamente qué es dieta mediterránea.

-Sería la alimentación propia de los años 60,

especialmente de Grecia y de la isla de Creta,

en la cual la base sin duda es una alimentación rica en verduras,

fruta, legumbres, pescado y cereales integrales,

como el pan, la pasta, el arroz,

todo en el centro del aceite de oliva,

que es una de las pirámides de la dieta mediterránea.

-¿De verdad es tan beneficioso? Porque hablamos tanto de ella...

Sinceramente, ¿todos los beneficios que se dicen de ella son ciertos?

-Realmente, sabemos que es la dieta más saludable.

De hecho, actualmente, en Estados Unidos,

ya ha logrado el estatus de la dieta más saludable,

frente a otras que también lo son, pero no tanto.

-Hay pacientes que te dicen: "Comer bien es caro".

¿Estamos de acuerdo en eso, que comer bien tiene un precio?

-Sí, tiene un precio, pero si sabes escoger, no.

Lo más importante serían productos de temporada,

que suelen ser los más baratos, y también los más saludables.

Por lo tanto, habría que saber comprar,

saber cocinar, y saber comer.

-Yo lo que veo también, como médico,

es que las personas a veces, los pacientes,

están más predispuestos a decir: "Voy a cambiar la forma de comer",

que no a moverse.

-Sí, es verdad, es verdad que la tendencia actual,

del mundo actual, es a movernos poco, y a veces de manera imperceptible,

como puede ser el mando de la televisión, las escaleras mecánicas,

los ascensores, e incluso el cambio de marchas del coche.

Hay un estudio en el que personas que conducían con un cambio manual,

cambian a cambio automático, y aumentan medio kilo al año.

-A mí me da la impresión de que comemos demasiado

por las comodidades que hay hoy.

-Totalmente de acuerdo, habría que adaptar el número de calorías

que comemos, lógicamente, a lo que gastamos.

Porque si no, esto está cantado: si comes más de lo que gastas, engordas.

Sin duda, habría que tenerlo en cuenta.

Pero también es importante la calidad de la alimentación.

-Y si una persona que tenga un sobrepeso, un índice de masa corporal

25-26-27, ligeramente redondita,

¿realmente eso es tan predisponente a enfermedades?

-En los estudios generales sale que sí,

que habría este normopeso, incluso hay unos estudios

que tendríamos que estar por debajo del normopeso,

cosa que particularmente me parece excesivo.

Pero sí que a partir de una cierta edad,

tener algo de sobrepeso casi es mejor que no tenerlo.

-Por tanto, no hay que exagerar tampoco el tema

de estar muy delgado como paradigma de salud.

-Sin duda, sin duda. Es todo el pack el que define la salud,

y con esto, prevención de enfermedades,

y sobre todo, más felicidad.

-Siguiendo estos ítems, ¿sería probable que las personas

pudieran vivir hasta los 100-110 años con una buena calidad de vida?

-O incluso más. Se habla de que se puede llegar a los 120.

-¿120 años podemos vivir si seguimos estos ítems?

-Bueno, incluso más.

(Música)

(Música)

-Cuando alguien tiene una enfermedad, no le culpamos de tenerla,

le ayudamos a mejorarla.

Si entendemos que la persona obesa no lo es porque quiere,

sino porque se dan las circunstancias biológicas en él para ser obeso,

creo que si como sociedad en general cambiamos ese punto de vista,

habremos puesto la piedra angular

para poder vencer en el futuro a esta epidemia.

(Canción en inglés)

-Soy demasiado joven, tengo muchas cosas por hacer,

tengo un hijo de 12 años que me necesita,

y que me solicita hacer cosas.

Y yo tengo ganas de vivir, me estoy perdiendo muchas cosas mías,

de vivir, de compartir, de salir, y ser feliz.

(Canción en inglés)

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de peso

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La ciencia de la salud - Cuestión de peso

16 nov 2019

La obesidad es una de las grandes pandemias mundiales del siglo XXI. Una enfermedad que marca las vidas de quienes la padecen.

ver más sobre "La ciencia de la salud - Cuestión de peso" ver menos sobre "La ciencia de la salud - Cuestión de peso"
Programas completos (24)
Clips

Los últimos 75 programas de La ciencia de la salud

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios