La salud es determinante en nuestras vidas. Marca nuestra existencia, definiendo las curvas y los vaivenes que recorremos desde el día en que nacemos. Este programa se adentra a lo largo de trece programas en las vidas y las historias de pacientes y médicos para hacer una mirada humana al fascinante mundo de la salud y la medicina. Un recorrido documental por la apasionante aventura de estar vivo.

4637005 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
La ciencia de la salud - Cáncer: ganar la partida - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

De forma fisiológica o de forma normal

es muy habitual que nuestras células del cuerpo se dividan,

y esto sucede, sobre todo, en órganos como el intestino,

por ejemplo, o la misma piel.

Esta división suele ser fisiológica, normal

y está muy bien regulada y controlada.

En el momento de aparición de un cáncer, esta división se descontrola.

Estas células pierden el control

formando lo que se conoce como un tumor,

que es un conglomerado de células patológicas, de células neoplásicas.

El comportamiento innato de un cáncer,

ya no es solo de crecer en el sitio donde ha aparecido,

sino de diseminarse, de irse a otros órganos

para acabar de anidarse y formando lo que se conoce como la metástasis.

Las causas de este descontrol son múltiples.

Por ejemplo, el tabaco.

El tabaco es un factor de riesgo claramente externo

que lo que hace es, en estas células del pulmón

que ya se dividen habitualmente para reparar la mucosa,

el hecho de que haya un tóxico como es el tabaco

hace que estas células muten, su genoma se altere

y de tal manera, pierdan este control al nivel de la proliferación.

Cada año en España mueren, aproximadamente, 100 000 pacientes

debido a cáncer.

Esto representa que en varones el cáncer

es la primera causa de muerte y en mujeres la segunda causa de muerte.

Aproximadamente, un 53 % de los pacientes diagnosticados con cáncer

va a sobrevivir en los próximos cinco años.

Hay tres grandes bloques de tratamiento.

Por un lado está lo que diferencian los tratamientos sistémicos,

que también es conocido como los fármacos.

Puede incluir la quimioterapia, tratamientos hormonales

o tratamientos biológicos dirigidos contra el tumor

o el sistema inmunológico. Este sería un bloque.

El otro bloque central sería todo lo que hace referencia

a los tratamientos de radioterapia.

Son tratamientos locales.

Un tercer bloque sería todo lo que hace referencia

a los tratamientos quirúrgicos o tipo cirugía,

pero con procedimientos, cómo podría ser la endoscopia.

En la última década ha habido un cambio importantísimo.

Muy positivo en el campo de la oncología.

Eso ha sido gracias a todos los estudios

que han caracterizado biológicamente el cáncer.

Hasta hace pocos años, clasificábamos el cáncer

en base al órgano de donde provienen.

El melanoma viene de la piel, el cáncer de mama viene de la mama.

Esta era la clasificación.

Hoy en día, gracias a todos esos estudios que se han hecho

de caracterización molecular,

ya hemos empezado a entender la biología de estos tumores.

Qué es lo que produce el tumor,

qué mutaciones son las que lo producen,

y cada uno de estos tumores: mama, melanoma, pulmón,

los estamos empezando a subdividir en distintos grupos.

Es decir, estamos poniendo nombres y apellidos a cada cáncer.

Sin duda, esto es de una elevada complejidad,

pero al mismo tiempo nos estamos dando cuenta de que subdividiendo,

podemos llegar a una medicina mucho más personalizada,

que hoy en día también se conoce como medicina de precisión.

(Música)

Yo soy Joana. Trabajo de administrativa.

Hace 18 años me detectaron un cáncer de mama.

Me noté un bultito haciéndome una autoexploración,

tocándote, lavándote.

En cuanto a los síntomas, yo no notaba nada.

Solamente me noté el bultito.

Las analíticas eran perfectas, no tenía nada,

no había ningún indicio de que yo pudiera estar enferma.

Va pasando el tiempo y vas viendo que aquello cada vez es más grande.

Te empieza a molestar y entonces te empieza a doler.

Sobre todo me dolía la espalda.

Empiezas a pensar: "Aquí hay algo que no me gusta".

Como ya tenía hora en el Clínico, pensé:

"Ahora te vas al Clínico y seguro que allí...".

Y sí, fue llegar y empezar a correr.

Entre que tenían el resultado de la biopsia

me pasaron a radiología para hacerme radiografías y resonancias.

Llega el día que vas a recoger los resultados

y ese día se te viene el mundo encima.

Yo pensaba: "Cómo le digo a mi madre esto".

Claro, no...

No lo digieres.

Mi madre es una persona muy fuerte.

Me decía: "A luchar y y adelante. Y no llores".

Eso era lo que decía mi madre.

Lo que no sabíamos hasta que me operaron era que había infiltración

al músculo pectoral.

Pensábamos que estaba todo en el pecho,

pero el músculo pectoral me lo tuvieron que extirpar.

Solamente tenía la piel y el hueso.

Todo lo demás me lo habían quitado, de esta parte de delante.

Una vez operado, que se supone que te han quitado el cáncer

y que los marcadores tienen que bajar en picado,

los marcadores estaban muy altos.

La doctora me propone que visto que la quimioterapia habitual

no había reducido nada el tumor,

no me había hecho ningún tipo de efecto,

se me propone hacer un tratamiento experimental.

A los seis meses de darme el tratamiento,

los marcadores del cáncer estaban por los suelos

y yo estaba completamente curada.

De esto han pasado ya 18 años.

-Joana sufrió un cáncer de mama en el año 99.

Un cáncer de mama, en esos momentos, importante,

con cierta agresividad y que no respondió bien a la quimioterapia.

Fue gracias a una cirugía óptima y también gracias a un anticuerpo,

un fármaco dirigido que, en ese momento,

acababa de ser prácticamente aprobado en ese tipo de enfermedad,

hoy en día podemos decir que Joana, tras 17 años,

la enfermedad no ha vuelto y la consideramos una paciente curada

de cáncer de mama.

El abordaje del cáncer hoy en día requiere

una multidisciplinariedad.

Todos los profesionales especializados cada uno

en cada uno de los bloques de tratamiento,

ya sean los fármacos, la radioterapia, la cirugía,

el diagnóstico molecular,

se encuentran y discuten los casos individuales de pacientes

para tomar la mejor decisión terapéutica.

La complejidad del tratamiento del cáncer cada vez es más elevada.

Es clave que todos estos profesionales se encuentren,

discutan los casos y tomen esa decisión tan importante

para él o para la paciente.

-¿Qué tal? -¿Cómo estás?

-Bien. -¿Cómo te encuentras?

-Bien. -¿Todo bien?

-Sí, sí, sí. Todo bien.

-Hoy me gustaría presentarte ya no solo a una persona,

sino a todo el equipo multidisciplinar de cáncer de mama.

Adelante. Adelante, pasa.

-Hola. -A la doctora la conoces bien.

-¿Qué tal? ¿Cómo estamos? -Bien, muy bien.

-Qué sorpresa, ¿no? -Cuánta gente.

-Este es el equipo multidisciplinar de cáncer de mama.

Tú tienes la suerte de que ya estás en controles.

Aquí, básicamente lo que hacemos es, una vez a la semana,

nos sentamos... -La reunión del Comité.

-Te comentábamos que habíamos discutido tu caso en el Comité...

-Sí, sí, sí.

-Aquí cada semana nos sentamos un par de horas

porque hay que tomar una decisión

y necesitamos el saber de todos los especialistas implicados.

-¿Te pensabas que había tantas personas detrás?

-No, no. (RÍEN)

-Estoy en buenas manos. Ya veo.

-Sí, sí. No sería posible sin todos y cada uno de ellos.

(Música)

Para mí el cáncer y el tratamiento curativo en la mayoría de los casos

es igual todavía a cirugía.

La innovación tecnológica es una locura.

Cada mes tenemos nuevos instrumentos

para que sean más fáciles las cirugías.

Para que sean más efectivos y tengan menos complicaciones.

El paciente que hemos estado operando

es un paciente que tiene un diagnóstico de una neoplasia,

de un cáncer en el recto.

Lo que se ha hecho es extirpar esta parte del recto,

coger el colon y empalmarlo de nuevo para que el paciente

pueda hacer las heces por la vía del ano, naturales,

y no tenga que colocarse una bolsa,

lo que la gente llama un ano contra natura.

Pero ¿cómo se ha hecho?

Se ha hecho la técnica probablemente, más novedosa que existe.

Aquí, en el 2009, se hizo, por primera vez,

esta intervención en el mundo.

Era hacer la cirugía en el recto a través de orificios naturales,

a través del ano.

El plan que tenemos para hacer

es resecar este tumor y hacer un empalme.

Esto lo vamos a hacer asistido mediante el robot que hay aquí.

Es el Da Vinci de última generación.

Hacemos una técnica que se ha inventado en este hospital,

que nosotros lo llamamos el Cecil approach,

porque es operar dos equipos al mismo tiempo.

Un equipo que está liderado por la doctora Bravo

en la parte abdominal.

Y el equipo transanal,

que lo que vamos a hacer es ver dónde está el tumor

y también operar a través del recto.

La gente piensa que nosotros estamos allí y el robot va operando.

No, no.

El robot no es un robot que mueve solo...

Es lo que yo me atrevería a decir, es simplemente un manipulador.

Nosotros estamos lejos del paciente, lejos quiere decir a 2 metros máximo,

y estamos y trabajamos en una consola.

El movimiento se reproduce en los brazos

que tiene articulados el robot.

Tiene unos sistemas de seguridad impresionantes.

Es imposible, prácticamente, que el robot,

en un momento determinado, tú muevas de una forma,

él haga otra cosa y produzca una lesión al paciente.

En estos momentos está trabajando la doctora Bravo con el robot.

Aquí estamos con Ana Otero y yo mismo en la vía transanal.

El sistema que tiene el robot es un sistema binocular

de tres dimensiones.

El sistema que tenemos nosotros aquí

es también un sistema de tres dimensiones,

pero, al igual que en el cine, necesitamos una colocación de gafas.

El ambiente que hay, tanto anestesia, enfermería, cirugía,

es un ambiente muy positivo.

Entonces, esto permite reducir el tiempo quirúrgico

y hemos reducido también la tasa de complicaciones,

que es el fallo del empalme.

Hemos bajado de un 8 % a un 2 %.

Esto es muy, muy importante.

Prácticamente, a casi ningún paciente

le dejamos una bolsa definitiva en el abdomen.

El paciente, en el posoperatorio inmediato,

me atrevería a decir...

Los datos son así, el 40 % se van a los tres días de alta.

El paciente prácticamente no requiere más que un analgésico convencional,

porque tiene muy poco dolor.

Con lo cual, esto, conseguimos, que el paciente tenga

una calidad de vida.

Ahora estamos pendientes y tenemos los primeros resultados

de demostrar que, además, desde el punto de vista del cáncer,

desde el punto de vista de resultados oncológicos,

también vamos a tener mejores resultados.

¿Cómo sabemos que vamos a tener mejores resultados o intuimos?

Porque la pieza, que es lo que extirpamos,

está mucho mejor extirpada por esta técnica

que por las técnicas que hacíamos previamente.

(Música)

En noviembre de 2012 empecé a tener tos.

Mi médico de cabecera intentó quitarme la tos

con los típicos jarabes anti tos.

No lo consiguió, mi tos iba en aumento.

Al final decidieron hacerme una radiografía.

En ese momento vieron que había algo que no debía estar.

Me llamo Toni Cuenca, tengo 51 años.

Hace cinco años me detectaron un cáncer de pulmón.

-De todas maneras, has engordado, ¿eh?

-Sí, he cogido un poquito de peso. Unos 11 o 12 kilos.

Sí, la verdad que sí.

Ya sabéis que hago deporte. -Eso yo no lo sabía.

-Sí, ¿no lo sabías? -No.

-Cada mañanita, una hora de elíptica. -¿Eso no cansa?

-Sí, pero mola.

-Antonio fue diagnosticado a los 46 años de un cáncer de pulmón avanzado.

Es decir, no tributario de un tratamiento radical quirúrgico.

Desde los 46 años, ahora tiene 51,

en los últimos cinco años ha recibido distintos tratamientos

basados en quimioterapia.

Lo que han hecho es controlar esta enfermedad

para que no provocara más problemas.

-Cuando te dan la noticia de que lo que tienes es un cáncer,

evidentemente, se te cae el mundo encima.

Giras la cabeza, miras a tu pareja, vuelves a mirar al frente.

Le dices al doctor: "¿Qué hacemos? ¿Hay algo que hacer?

¿Podemos hacer alguna cosa?".

-Yo le acompaño y oímos por primera vez

"Cáncer estadio 4 con metástasis en hígado y vértebras".

Empezamos a oír cosas como incurable, inoperable.

-Yo, la verdad, la primera Navidad después de que nos lo contara,

cenamos en tu casa...

Por si fuera la última. -¿Ah, sí?

-¿Y me lo cuentas ahora?

-Después de cinco años te lo puedo contar.

En aquel momento era imposible. -Sí, ya sabes que soy directo.

-Inicialmente, durante dos años, era siempre estable.

El día que menos te lo esperas,

te dicen que ha vuelto a aparecer la metástasis del hígado,

como fue en mi caso.

Mi doctor del Hospital de Mollet

me propone...

un ensayo clínico que se hacía en aquel momento

en el Hospital Clínic de Barcelona.

-Él se encontraba bien, seguía trabajando.

Yo sí que no era fuerte. Yo sabía que no estaba a la altura.

Yo misma me sentía mal.

Sí él era fuerte y podía llevar todo con absoluta normalidad,

yo, que era la persona que debía acompañarlo en este proceso

necesitaba cogerme una baja porque llegaba al trabajo, lloraba,

no podía concentrarme, no podía llevar un ritmo de vida normal.

-Después del año, bueno,

con la doctora Reguart del equipo del doctor Prat

del Hospital Clínic evaluó la evolución del año completo

y vimos que sí, que estaban funcionando,

pero no lo suficientemente bien como se esperaba.

-La doctora quiso hablar conmigo a solas y me dijo:

"La cosa pinta mal.

Vemos que este tratamiento no le está funcionando.

La función hepática empeora por momentos.

Realmente, en este momento, no sabemos qué hacer".

Me daban dos semanas de vida.

No me lo dijeron en aquel momento,

pero evidentemente, tú estás ingresado en el hospital,

te miras en el espejo, has visto enfermos de cáncer,

y cuando te ves, ves el reflejo de una persona que está

en fase terminal.

-Se te nota, se te nota. -¿Qué se me nota?

-Que estás mejorando. -Sí, sí.

Yo me encuentro bien. No me duele nada. Ya lo sabéis.

Comparando cómo estaba en el hospital...

Que piensas que es el día que... Que me quedaba poquito, ¿no?

-Que no venías a mi cumpleaños.

-Voy a venir a este y a muchos más. -Eso espero.

-Esperas lo peor, pero a la vez, en tu interior,

piensas en la posibilidad de un milagro.

-Gracias a un estudio genético del tumor,

se pudo detectar que este tumor suyo, en concreto,

tenía una mutación, una alteración concreta,

que era subsidiaria de recibir un tratamiento biológico específico

para este tipo de alteración.

Tenía un tipo de cáncer de pulmón que representa solo un 3-5 % de los casos

y que son casos que hay una alteración genética muy concreta,

una translocación,

que lo que hace es que la célula dependa exclusivamente

de esa translocación, de esa alteración molecular para sobrevivir.

-Mes y medio después de empezar a tomar las pastillas

me hacen un PET TAC y salta la sorpresa.

El cáncer prácticamente ha desaparecido por completo.

-Los fármacos biológicos lo que hacen es entrar dentro de la célula

e inhibir, hacer que esta alteración genética no funcione y, por lo tanto,

la célula ya no puede depender de esa alteración para sobrevivir,

entra en un colapso y se muere.

-A mí me ha costado aceptar que él, según los estadísticas,

según lo que te dice todo el mundo, debería estar muerto y está aquí.

Es una cosa a lo mejor un poco incoherente.

Pero cuando vas al psiquiatra, lo hablas, te dice que es así.

-Había hablado con ella.

Me decía que vivía pensando: "¿Será esta semana?".

-Sí, claro. Con la espada de Damocles encima.

"¿Qué planes hago, no?".

Sin ganas de hacer planes,

no haces planes pensando que no va a seguir.

Ahora parece que, después de cinco años...

-Nosotros estamos disfrutando del momento

porque él se encuentra genial.

Pero también somos conscientes de que esta pastilla milagrosa

puede que no dure siempre. -¿Y qué será de nosotros?

-Qué será.

Bueno, que al menos sigamos siendo amigos.

-Si después de 35 años nos aguantamos,

yo creo que otros 35 por lo menos nos vamos a aguantar.

-Espero que, por mi parte,

aparte de por la vuestra, evidentemente...

-Yo también. Lo esperamos todos.

-Pero por la mía, que sean muchos más, claro.

Eso querrá decir que ha desaparecido definitivamente

y de aquí a unos años estoy bien, o que sigo teniéndolo, pero...

Crónico, por decirlo así. Como una enfermedad.

-No es lo mejor, pero...

-Que sigamos viéndonos muchos años más.

-Entonces, al final de este mes,

vuelvo a tener otro PET TAC con el cual evaluaremos

en una visita con la doctora Noemí y el doctor Prat

la evolución de mi situación.

Es decir, si el cáncer sigue desaparecido

o ha vuelto a aparecer, o cuál es la situación en ese momento.

(Música)

-La epigenética es la regulación del genoma.

Podemos pensar que la genética es como un abecedario,

un abecedario que nos viene del padre y de la madre,

y la epigenética es la ortografía.

Son las marcas químicas que controlan ese abecedario.

Puedes pensar en el caso de gemelos que tienen el mismo ADN,

el mismo genoma, pero pueden tener enfermedades distintas

porque se leen de forma distinta a ese genoma,

y se lee de forma distinta por esas marcas químicas que lo controlan.

Puedes imaginarlo como interruptores de la luz

que encienden o apagan el mismo circuito, el mismo genoma.

La contribución de la epigenética en el cáncer

se empezó a reconocer a finales de los 90,

cuando nos dimos cuenta de que había genes anticáncer,

protectores del cáncer, que se perdía actividad de forma epigenética.

Existía una marca química que impedía expresarse esos genes buenos.

Eso ha permitido conocer mejor los mecanismos del cáncer,

si va a responder a un fármaco u otro

y al mismo tiempo, de diana farmacológica.

En las células sanas hay un equilibrio entre genes

que nos promueven el crecimiento de la célula

y genes que lo inhiben.

Este equilibrio perfecto y fisiológico se altera en el cáncer.

En el cáncer, los genes que inducen proliferación se activan

y los que la inhiben se pierden.

Se pierde el freno como de un coche que permitirá ir más rápido.

Esa célula tumoral empieza a crecer mucho, proliferar

y dar metástasis.

Nosotros, por ejemplo,

demostramos que el tumor es de origen desconocido.

Una aparición de metástasis que no sabes de dónde viene.

Una prueba epigenética te permitiría decir si esa célula metastásica

venía del cáncer de colon, de cáncer de páncreas o de mama.

En esas actitudes, nuestra relación con el ambiente,

los ámbitos tóxicos, permiten tener una epigenética,

un epigenoma normal que es antitumoral.

Nos da un margen de maniobra, de prevención del cáncer,

pero además, cuando tenemos un tumor reestablecido,

podemos actuar con fármacos a nivel de esta epigenética

para devolver esa ortografía normal a la célula.

Una célula, por ejemplo de una leucemia,

no se acuerda qué era un linfocito.

Cambiar las marcas químicas, eliminamos los acentos erróneos

de ese genoma y es capaz de comportarse como linfocito.

Es decir, como una célula sana.

Ahora que empiezo de cero,

que el tiempo sumo, que el tiempo es incierto.

Lo que tiene Pao es un adenocarcinoma de colon.

Adeno quiere decir glándula.

Es el tipo de célula que encontramos en esta mucosa del colon.

Es el tipo de tumor más frecuente en esta localización.

Esto está en torno al 95 % de los tumores de colon.

Si bien es cierto que para el cáncer en general hay mucho tabú,

en particular, para el cáncer de colon,

tiene particular relevancia.

En ese sentido, creo que iniciativas como la tuya,

que eres un personaje popular,

que ha querido hablar de su enfermedad,

nos ha ayudado mucho en este sentido.

Directa o indirectamente.

-El tener una enfermedad puede dar la imagen,

o puede ser considerado un signo de debilidad.

Con el tiempo, debemos acostumbrarnos a hablar de nuestras enfermedades

con total libertad y tranquilidad de ser entendidos,

respetados y queridos.

Que creo que por ahí va un poco por ahí el problema.

A veces: "No voy a decir esto, lo otro,

a ver si se creen que yo estoy tarado".

-Una de las cosas que buscamos es que vosotros podáis

seguir llevando vuestra vida normal, de la forma más normal posible.

En tu caso,

es evidente, viajas por todos los sitios,

tienes un trabajo muy mediático pero al final,

el día a día de todo el mundo es complicado.

-Yo he llevado una vida de lo más normal y corriente.

Porque no le he tenido miedo al cáncer, ¿no?

He aceptado desde el primer momento que era una enfermedad

con la que tenía que convivir.

Y que, bueno, iba a afectar mi vida.

Yo decidí que me afectaría poco.

-Es verdad que hay veces que el tener miedo nos lleva

a no querer tener información.

-Muy importante. La información que te dan.

Que te den buena información y de buena manera.

Un gesto, una palabra mal dicha,

la actitud de los médicos es fundamental.

-La del paciente también, te tengo que decir.

-Desde luego, pero siempre viene condicionada porque el paciente

está en una situación de inferioridad.

Es decir, tú eres el que tienes el cáncer.

El que estás preocupado por tu salud, ¿no?

El saber que estás con alguien

al que puedes considerar parte de tu equipo,

eso es fundamental para nosotros.

Es muy diferente vivir la enfermedad solo o acompañado.

Bien rodeado, bien acompañado. -Claro.

Además, cuando os han operado varias veces...

Luego el cirujano os dice: "Os darán un poco de quimio".

No resulta ser solo un poco de quimio.

-Parece mucho más importante o le tienes mucho más miedo

a la quimio que a tu enfermedad.

La enfermedad pasa a un segundo plano.

Cuando te dan un manual de efectos secundarios,

dices: "Joder, ¿todo eso me puede pasar?".

Cuando en realidad, yo, de las quimios que me han metido,

tú sabes que algunas han sido muy cañeras,

el peor de mis días con cualquiera de ellas

no le llega a la suela del zapato a la peor de mis resacas

cuando salía y bebía. Y salía de fiesta.

Pero también hay gente que realmente lo sufre

un poquito más fuerte o le afecta más.

En todo caso, creo que deberíamos quitar un poquito de protagonismo...

al tema de la quimio,

porque realmente a los enfermos es lo que nos acojona.

-Ajá.

De todo el proceso relacionado con la enfermedad,

¿hay algo de lo que tú te acuerdas particularmente?

-La capacidad que hay en nuestro cuerpo de recuperarse.

Creo que nunca había estado tan fuerte como ahora.

Después de las operaciones de cáncer, de la quimio y de todo,

en la vida, de ese momento de debilidad

a este momento de sentirse tan bien, tampoco ha pasado tanto tiempo.

-Si tuvieras que mandar un mensaje...

Te voy a pedir tres mensajes. -Vale, venga.

-Uno a los médicos,

uno a los pacientes

y a los estudiantes y residentes que están aprendiendo esta profesión.

-Muy bien.

A los pacientes de cáncer,

que no piensen tanto en luchar contra la enfermedad

sino en convivir con ella.

A los médicos en general,

los enfermos no somos números, somos personas en situación crítica.

La actitud del médico es fundamental

para sacarnos de la enfermedad como, al mismo tiempo, para hundirnos.

Y a los estudiantes de medicina,

bueno, necesitamos a tope que haya gente que sepa,

que nos cuiden y nos cure.

-Muy bien, Pao, nos vemos a la semana que viene.

-¿A la semana que viene? -El jueves.

-¿Pero no era de aquí a dos semanas? -No, la semana que viene.

-Perdona. -Lo tengo apuntado.

Contigo me lo apunto.

Amor, te lo ruego,

por si esta fuera la última vez.

(Música)

Uno de los rasgos universales del cáncer

que comparten todos los tumores,

es el hecho de que las células tumorales son inmortales.

Tienen la capacidad de dividirse indefinida.

Esto es diferente de las células sanas.

Las células sanas son mortales.

Las células del cáncer adquieren esta capacidad de división indefinida

gracias a mantener las estructuras que se llaman telómeros,

que son estructuras que protegen el material genético.

Aquí podemos verlos.

Se encuentran localizados al final de los cromosomas.

Son estos puntitos amarillos que los podemos localizar

con una sonda fluorescente.

Mientras que las células sanas van erosionando sus telómeros,

esto al final las hace envejecer y que dejen de funcionar,

las células del cáncer escapan a este destino de envejecimiento y muerte

activando de manera aberrante la telomerasa.

Por lo tanto, tanto la telomerasa

como el mantenimiento de los telómeros en general,

son vistos como dianas contra el cáncer.

En mi grupo de investigación, en concreto, trabajamos en esto.

Hemos sido pioneros en buscar potenciales fármacos que sean capaces

de destruir los telómeros de las células del cáncer

Estos los hemos probado, por ejemplo,

en modelos animales de cáncer de pulmón,

de glioblastoma y vemos que tienen una eficiencia terapéutica

y estamos desarrollándolos para poder llevarlos

a humanos en el futuro.

-Si conseguimos que este ratón sea realmente eficiente,

podremos estudiar para qué valen estos RNAS

y sobre todo, qué importancia tienen en el cáncer.

-Claro.

No puede haber nuevos fármacos si no hay investigación fundamental

que va avanzando en el conocimiento de por qué se produce el cáncer.

Para mí, el ejemplo de lo que tendríamos que conseguir

es algo parecido a lo que se consiguió con el sida.

Al principio, cuando apareció el sida,

los pacientes tenían una esperanza de vida de dos años.

Morían todos.

Ahora, a base de controlar el virus somos capaces de que estos pacientes

con sida vivan como una persona normal, prácticamente.

Se ha cronificado la enfermedad.

(Música)

Me llamo Francesc y tengo 55 años.

Hace tres años me detectaron un linfoma de estadio 4.

Ahora, el último tratamiento que he recibido

da buenas expectativas para una posible curación total.

Recibimos el golpe de la mejor manera posible.

A pesar de que no hay manera posible mejor.

No existe ninguna manera, ninguna preparación ni nada.

Te lo tomas como puedes en el momento que te lo dicen.

-Cuando viene una persona diagnosticada de cáncer

a la Asociación Española Contra el Cáncer,

para nosotros no es importante, tanto el diagnóstico

en relación a qué tipo de tumor es y cuáles son sus apellidos,

sino que a lo que nosotros nos interesa

es saber cómo esta persona está enfrentado esta enfermedad.

Ver qué tipo de recursos son los que está poniendo en marcha

e intentar con ellos hacer un traje a medida para ver qué tipo de recursos

son los que le podemos ofrecer.

¿Qué dirías que es lo que más te ha ayudado en este proceso?

-Es todo un poco. Es todo un poco.

Mi esposa, que estuvo a mi lado, sobre todo.

La familia, que quieras que no, también están ahí.

Tú mismo.

Te sobrepones, intentas sobreponerte a todo.

-Los aspectos psicológicos,

cuando a una persona la diagnostican cáncer,

se vuelven de especial relevancia porque partimos de una situación

de salud de una persona que está emocionalmente sana

y pasa a tener un diagnóstico de cáncer

que implica muchos cambios en su vida, no solo en el área de la salud,

sino también en el área familiar, en el área económica,

en el área social.

-Yo estaba asintomático total. Yo estaba tal cual ahora.

Con lo cual...

-La sensación de irrealidad. -Sí.

Es una sensación muy rara. Porque dices: "Si me encuentro bien.

Sin embargo, me dicen que estoy muy mal".

-Cuando a una persona sana la diagnostican un cáncer,

se produce un gran impacto emocional.

Pasamos por diferentes fases que nosotros lo llamamos

proceso de adaptación, en el cual podemos experimentar

desde una negación, que es una necesidad de pensar

que esto no está pasando y que los pacientes lo refieren

como que es una sensación de estar viviendo una película

o de estar viviendo un sueño del cual te vas a despertar.

Es un mecanismo que lo que nos permite es ir afrontando poco a poco

y digiriendo poco a poco la noticia.

Yo siempre digo que esto es como un viaje.

No puedes decidir hacerlo o no hacerlo.

Lo tienes que hacer. -Sí.

-Lo que puedes decidir es cómo quieres hacer este viaje.

En compañía de quién.

Podemos pasar por diferentes fases, no es secuencial.

Puede ser cíclico.

Podemos ir de un lado para el otro.

También podemos pasar por una fase de rabia,

de estar enfadados, no sabemos muy bien por qué ni contra quién.

Buscar un culpable, buscar un motivo por el cual esto ha pasado.

Luego pasamos a una fase un poco más...

de resignación, tristeza, en la cual,

acabamos aceptando que lo que está pasando es real

y solo falta el poner en marcha los recursos personales

que seguramente tenemos pero que por el momento de impacto

no podemos poner en marcha, y por eso, muchas veces,

la presencia de un psiconcólogo tiene esta función de ayudar

a la persona a buscar sus propios recursos

para ponerlos en marcha y luego dejarle encauzado

en la situación de afrontamiento sano de la enfermedad.

-No todos somos iguales.

Dentro de que no somos todos iguales,

habrá quien puede salir del pozo mejor, otro necesitará una cuerda

y otro necesitará una grúa.

Con lo cual, la asociación está para eso.

Para aquel que a lo mejor no puede salir por sí solo,

intentar echar una mano.

(Música)

Nuestra actividad consiste, precisamente, en investigar.

desarrollar nuevos fármacos, producirlos

y ponerlos a disposición de los pacientes.

Es un proceso poco conocido porque realmente requiere una inversión

muy fuerte en el orden de 2000 millones de euros

por cada nuevo medicamento.

Es un proceso muy largo que tarda entre 10 y 12 años

desde el inicio hasta que el medicamento está a disposición

de los pacientes, y además tiene un elevado riesgo.

Solo un pequeñísimo porcentaje de las moléculas que comienza

la investigación llegan a convertirse en un medicamento.

Todos los medicamentos se desarrollan a escala planetaria, prácticamente.

Realmente, la investigación contra el cáncer es una tarea global.

No se puede hablar de la contribución de un país.

El gran reto consiste, por supuesto, en curar el cáncer.

Ese es el objetivo que tenemos todos los que trabajamos en esto,

investigadores, médicos, administraciones públicas

e industria.

Se están desarrollando familias muy distintas de medicamentos.

Lo que llaman las terapias dirigidas,

y por otro lado, también las terapias inmunológicas.

La combinación de este tipo de medicamentos

se están empezando a conseguir resultados bastante espectaculares.

Los ensayos clínicos tienen efectos muy positivos.

Por un lado, llegan recursos económicos al sistema sanitario.

Por otro lado, permite a los profesionales sanitarios,

a los médicos en especial a estar en la vanguardia

del conocimiento científico y, por supuesto,

eso es bueno para los pacientes que pueden tener opciones

de tratamiento que de otra forma no tendrían

y, además, que esos profesionales sanitarios estén

en la vanguardia del conocimiento les garantiza que, en todo caso,

el tratamiento que van a tener va a ser el mejor posible.

-Los ensayos clínicos son las herramientas básicas

que tenemos en medicina y en otras áreas de la salud

para introducir nuevos tratamientos y herramientas diagnósticas.

En el fondo es un experimento que se hace con pacientes

y que es la base y el fundamento del avance de la medicina.

Todos los tratamientos que tenemos hoy en día,

no solamente en el cáncer, sino en otras áreas terapéuticas,

no solamente con medicamentos, sino, por ejemplo también

con otros procedimientos como cirugía y radioterapia,

se han conseguido y se han determinado su eficacia

en base a estudios clínicos.

Hay varios tipos de estudios clínicos.

Los primeros que tenemos en pacientes son los que llamamos estudios

de desarrollo precoz, en los cuales, después de una gran experimentación

en modelos de animales que hoy en día son muy buenos

y reproducen muy bien la situación de los enfermos,

empezamos, precisamente, tratando pacientes,

normalmente pacientes que no tienen alternativas terapéuticas

para buscar cuál es la dosis más adecuada del tratamiento

y cómo se tiene que combinar con otros tratamientos existentes,

si es el caso.

Una de ellas sabemos que el tratamiento en cuestión

se puede administrar.

Tiene un perfil de seguridad, y no es tóxico.

Tiene una toxicidad aceptable.

El siguiente paso es comparar cómo este nuevo tratamiento

es, con respecto a lo que teníamos anteriormente,

si es que teníamos algo.

Hablamos de un desarrollo más tardío

en el cual hay que hacer estudios comparativos,

estudios que llamamos en fase 3.

A partir de los estudios en fase 3,

se produce la aprobación de un medicamento determinado

para una enfermedad determinada.

Es muy importante decir que en España tenemos muy buena investigación

preclínica e investigación traslacional.

Hoy en día, los tumores que tienen los pacientes,

podemos conseguir un fragmento de este tumor que, generosamente,

los pacientes donan, podemos hacerlo crecer en ratones,

y a la vez que estamos tratando al paciente,

podemos saber inmediatamente si este tratamiento va a ir bien

o no va a ir bien, y si no va bien, por qué mecanismo no va bien.

Y poder beneficiar al paciente inmediatamente

en el siguiente tratamiento, ¿no?

Creo que también tenemos que tener un punto de agradecimiento

a la sociedad y a los enfermos en particular,

porque esta generosidad que tienen de acceder a participar

en estudios clínicos, a pesar de que es la única manera,

en ciertas circunstancias, de recibir tratamientos innovadores,

supone, desde luego, una gran generosidad para hacer avanzar

la ciencia del cáncer, en este caso, del tratamiento,

y beneficiar a otros pacientes que vendrán después.

(Música)

El cáncer es una enfermedad muy seria, todos lo sabemos.

De hecho, es la segunda causa de muerte en nuestro país.

Tiene muchísimas cosas.

Lo que está claro, es que está relacionado con la dieta

y que con la dieta podemos hacer una verdadera acción preventiva.

Desgraciadamente, no hay una dieta anticáncer.

No hay alimentos milagrosos que curen el cáncer.

Pero sí que es verdad que hay una forma de comer que nos puede ayudar

a prevenir esta terrible enfermedad.

¿Cómo deberíamos comer si queremos prevenir el cáncer?

Tenemos que comer de una forma equilibrada.

Hay muchas formas de comer equilibradamente,

pero hay algo que es básico.

Es que en nuestra dieta diaria haya frutas y verduras.

¿Por qué frutas y verduras?

Porque tienen unas sustancias como los antioxidantes

y los fitonutrientes, que realmente tiene una acción positiva

en este tema.

Dieta equilibrada quiere decir prevenir la obesidad,

quiere decir que no haya un exceso de ahumados,

que no hay un exceso de alcohol, que no haya un exceso de azúcar,

un exceso de sal.

Lo que también tenemos cuidar es la temperatura de los alimentos.

Cuando tomamos aquel té tan caliente que nos quema la boca

o aquella bebida que notamos en el estómago que está muy caliente,

eso no va bien.

Los alimentos siempre tienen que estar a temperatura templada.

Ni excesivamente fríos, pero sobre todo, no excesivamente calientes.

Hay muchas cosas, pero en realidad, si comemos equilibradamente,

evitamos el sobrepeso, hacemos cocciones sencillas,

evitamos los alimentos procesados,

ya estaremos haciendo una gran labor preventiva contra el cáncer.

Aunque repito, no hay fórmulas mágicas.

Comer natural, variado y siempre con vegetales, frutas y verduras

en nuestra dieta.

Y, por supuesto, dichos vegetales, frutas y verduras,

que sean de la máxima calidad.

Hola, Rafa.

-Hola, Magda, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

-Creo que son verduras lo que haces.

Son verduritas. -Fantástico.

-La lista que me has dado es extensa.

-Esto es una foto de comida sana.

-Vamos a hacer un caldo, se me ocurrió,

como me comentaste que el problema hoy era que teníamos que hacer algo,

un caldo muy suavecito, pero con muchos nutrientes.

-Exacto, exacto.

-Me diste una lista muy interesante en la que yo escogí

los que me habías comentado,

lo que tú me has dicho que has comprado esta mañana.

Pero yo he encontrado algo más.

Estas verduras las he pelado, he hecho un caldo durante 40 minutos

y ahora prepararemos todo el picadillo

de las mismas personas con las que hemos hecho el caldo,

pero muy pequeñitas, que con el caldo caliente,

haremos una sopa de miso, la echaremos hirviendo

con las verduritas, entonces las verduras se sellan

con el calor del caldo y se quedan al dente,

pero con todas sus propiedades, ¿te parece?

-Suena muy bien, pero esto de cortar así...

¿Cómo lo hacéis?

Esto de cortar de esta forma tan extraordinaria.

¿Así, no? -Cuidado los deditos.

Sí, sí, con cuidado que me quedo sin dedo.

Que chirivía estoy segura que para muchas personas es una verdura

muy desconocida, ¿no?

-¿Y qué propiedades tiene?

-Riquísima en fibra, en potasio, cero grasas, por supuesto,

tiene parte de vitamina D, y por supuesto, diurética.

¿Sabes qué me gusta, Rafa, de esta receta de hoy?

-Dime.

-Por lo que veo, por los ingredientes que hay,

tiene poquísimas calorías.

Cuando estás con muchos kilos de más,

una de las enfermedades a la que estamos predispuestos,

justamente, el cáncer.

Por lo tanto, en principio, es un plato que,

para este tipo de enfermedad, es un buen preventivo.

-Ya tenemos la chirivía y la zanahoria.

-Mira qué colorido más bonito, ¿no?

-Ahora apio y nabo. -¿Apio y nabo?

Oye, cómo pesa. -¿Pesa, verdad?

Si no pesara quiere decir que sería de buena calidad.

-Claro, estaría deshidratada, seca...

-Cortamos un poco porque no nos hace falta mucha.

-Me gusta porque son verduras y tubérculos poco habituales.

-Totalmente de acuerdo.

Y todo esto no se tira. Esto lo hacen como el caldo de la yaya.

Todo esto va al caldo.

-Esto sí que es más conocido. -Este es más conocido, ¿verdad?

Hombre... Y con un poquito... Es la picadilla.

Ya tenemos el puerro.

-¿Sabes que tiene una sustancia que es muy famosa en la cebolla?

Es un antioxidante, pero además, con funciones preventivas

de enfermedades degenerativas y de cáncer.

Es la quercetina.

-¿Cómo se llama? -Quercetina.

Si en algo estamos de acuerdo todas las personas y el mundo científico

en el tema de lo que es sano es en comer fruta y verdura cada día.

¿Qué nos falta? -Nos falta la coliflor.

Vamos a hacer la textura de un couscous.

Cogemos una ramita o dos.

-Esto me encanta, esto del falso couscous.

-Ves qué grano más finito. Ahora vamos con el shiitake.

-Están super de moda estas setas, ¿eh?

Sí, ¿verdad? Y tienen muchas propiedades, ¿no?

-Hombre, en cualquier caso, es una seta interesante.

-Sí.

-Aparte de que, claro, como todas las setas,

no tiene grasa

y tiene una sustancia que después se transforma en vitamina D.

-Para la sopa de miso tenemos la guarnición aquí,

tenemos el caldo, como verás, muy calentito, ¿lo ves?

-Perfecto. -Muy calentito.

-Ponme una cucharadita de miso. -¿Así como colmada?

-No. Es muy fuerte también. -Vale, vale.

-Recordemos que el miso es pasta de soja fermentada, ¿no?

-Correcto.

Ponemos un poquito de guarnición, un poquito de cebolla,

el shiitake. Ya lo tenemos, ¿no?

Ahora...

Tenemos una sopita con todas las propiedades concentradas por doble.

Ahora le ponemos un falso couscous.

¿Qué te parece? -Muy nutritiva, perfecta.

Perfecta.

Y eso tiene... Yo creo que no llega ni a las 50 calorías, fíjate.

-No tiene calorías. -Mucha dieta...

-Es increíble. -Es un diez.

-Buen provecho.

(Música)

¿Qué tal, Toni? ¿Cómo estás?

-Bueno, no estoy tan bien como al principio, pero...

-¿Te encuentras alguna cosa? ¿Te duele en algún sitio?

-Tengo un poquito de dolor.

No ha ido tan bien como esperábamos.

Comparado con los resultados que tuvimos a finales de enero,

principios de febrero,

el tumor ha vuelto a crecer un poco en el hígado.

Con lo cual, no es realmente lo que esperábamos.

-Esto fue cuando estuviste ingresado.

-Este de ahí, sí.

-Era cuando teníamos el hígado y el análisis más inflamado.

Por eso estabas amarillo.

Esto fue un mes o dos meses después de empezar.

Se nos deshinchó muchísimo. Has estado muy bien.

Ahora lo que tenemos es que hay una zona del hígado

que no tiene nada que ver con lo que teníamos al principio,

ni mucho menos, pero que si te fijas, hay una zona del hígado que parece

que está como inflamándose de nuevo, ¿no?

-Parece como si se hubiera vuelto a activar,

ahí no había prácticamente nada.

-El tema es qué ha pasado aquí.

Unas han respondido tan bien y otras no.

Aquí es donde es clave entender biológicamente qué ha pasado.

-Esta fase ya la hemos pasado antes.

Para nosotros no es nuevo llegar,

que te enseñen el resultado de una prueba

y que el tumor ha vuelto, ¿no?

Bueno, simplemente... fuerza, ánimo y mirar hacia adelante.

-El TAC dice lo que dice.

Van a volver a hacer las biopsias, van a volver a buscar otra medicación

que sea más... mejor. -Más mejor, más mejor. Qué bonito.

-Pero sigo siendo muy optimista, sobre todo,

porque a él, ya se le ve que está estupendo.

(Música)

En los próximos años, décadas,

habrá una transformación de la oncología.

Lo primero que va a suceder es la cronificación

de la enfermedad avanzada.

Gracias a toda esta subdivisión que estamos haciendo del cáncer

y esta personalización del tratamiento

con fármacos cada vez más novedosos, estamos cronificando la enfermedad,

como es la diabetes, como puede ser la hipertensión arterial,

y , en algunos casos, no es descabellado pensar

que incluso en el contexto avanzado, enfermedad avanzada,

llegaremos a curar pacientes, y esto creo que va a ser una realidad

en las próximas décadas.

La segunda explosión va a ser todo el campo de la inmunoterapia,

es decir, la manipulación del propio sistema inmunológico del paciente

como una fuente de ataque al cáncer,

más allá de los otros tratamientos que seguirán siendo útiles,

como la radioterapia, la quimioterapia, los otros,

pero la inmunoterapia ha llegado aquí para quedarse

y lo que viene en las próximas décadas es muy esperanzador.

(Música)

Mi esperanza es que siempre haya un tratamiento

y que algún día llegue un tratamiento que sea capaz de curar.

Actualmente, no existe.

Actualmente, cuando un tratamiento deja de funcionar,

Esperas que haya otro que te funcione.

¿Cómo me veo en unos años?

Espero que vivo.

Sobre llevando la enfermedad como si fuera crónica.

(Música créditos)

La ciencia de la salud - Cáncer: ganar la partida

51:43 17 jun 2018

¿Cómo se convive con el cáncer? ¿Cuáles son los últimos avances para luchar contra una enfermedad que prácticamente todos conocemos demasiado bien? Pacientes, personal médico e investigadores nos cuentan el presente y el futuro del cáncer mientras trabajan con un único fin: ganarle la partida.

¿Cómo se convive con el cáncer? ¿Cuáles son los últimos avances para luchar contra una enfermedad que prácticamente todos conocemos demasiado bien? Pacientes, personal médico e investigadores nos cuentan el presente y el futuro del cáncer mientras trabajan con un único fin: ganarle la partida.

ver más sobre "La ciencia de la salud - Cáncer: ganar la partida" ver menos sobre "La ciencia de la salud - Cáncer: ganar la partida"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Carmen

    Fantástico . Me alegra saber que la investigación y puesta en marcha de nuevos tratamientos que repercutan positivamente en la curación del paciente sigue avanzando .

    20 sep 2018

Los últimos 44 documentales de La ciencia de la salud

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 3 Ver más