www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5172698
No recomendado para menores de 16 años La caza. Monteperdido - Capítulo 5: Lago - ver ahora
Transcripción completa

(Mecanismo eléctrico)

(Fuego crepitando)

(Música triste)

(SOLLOZA)

Mi coronel.

Me habría gustado que vinieras de uniforme para despedir a Santiago.

Anda, demos un paseo.

¿Quién ha filtrado a la prensa el retrato y la entrevista con la chica?

Es Joaquín Castán. Es el padre de Lucía.

Nunca le han gustado las decisiones que hemos tomado.

Ese se cree más listo que nadie.

Dime otra cosa. Ese hombre, el que disparó a Santiago,

es un simple camello, ¿no? No tiene que ver con las niñas.

Gaizka solamente estaba sacando del pueblo unas bolsas de metanfetamina.

¿Y qué hacía Santiago en esa nave?

¿Por qué fue solo?

Sara, hace una semana Santiago me mandó este informe.

Te lo resumo. Quería que te cambiáramos de destino

y te metiéramos en una oficina.

En una con vistas al mar. En eso al menos fue generoso.

Dice que este tipo de investigaciones a ti te vuelven inestable

y que, de seguir aquí, vas a acabar como una puta regadera.

¿Esa fue su definición? ¿"Puta regadera"?

Bueno, depresión, insomnio, parálisis del sueño,

alucinaciones hipnagógicas... Todo un cuadro.

He hablado con el cabo Gamero y dice que está muy contento con tu trabajo.

Y otros compañeros también,

dicen que eres la mejor investigadora que hay en la unidad.

¿Por qué Santiago me ha mandado esta mierda de informe? Explícamelo.

Porque me quería y tenía miedo. ¿Y hay motivos para tener miedo?

Si me aparta del caso, lo que hemos hecho hasta ahora

no habrá servido para nada.

Tendrán que volver a empezar desde cero,

mientras Lucía sigue desaparecida.

¿Y entonces qué hago?

¿Tiro el informe a la basura o...

te mando a hacer fotocopias a Canarias?

¿Déjeme que le dé la respuesta cuando encuentre a Lucía?

(Sintonía de la serie)

(Campana)

Mi sargento.

¿Qué tal por Madrid?

Me dijo que ordenara mi mesa.

Terminó haciéndolo él, como siempre.

Y ahora...

ahora está todo tan organizado que...

me es imposible saber qué es lo que estaba revisando. Ya no sé

por qué fue al negocio de Joaquín.

¿Se supo algo de los trapicheos de Gaizka?

Tiene que estar entre estos papeles, tener algún sentido, porque...

no murió por nada.

Sara, para un momento.

De vez en cuando claro que se "metía".

Pero no sé, lo tenía por un amigo, el único en todo este tiempo.

¿No sabías que Gaizka tenía montado eso en Posets?

Nunca acabas de conocer a la gente, ni a los que tienes más cerca.

Esto... se está convirtiendo en una locura.

Todo el santo día preguntándonos quién puede ser: algún vecino,

alguien a quien conoces...

A lo mejor hasta ha estado en esta casa.

No vamos a volver a perderla.

(SUSURRANDO) Eh.

-¡Qué bueno, familia! ¿Habéis hecho café?

¿Puedo pediros uno con leche?

Claro. Claro, en un momento te pongo uno.

He pensado que a lo mejor te gustaría recuperar tu habitación.

Podemos bajar las cosas al garaje y comprar una cama.

En la buhardilla hay una.

Vale.

No se hable más. Burgos, deja el café para después. Échame una mano.

-Cómo no.

¿No te gusta?

"Herida vais del Serafín, Teresa".

"Corred al agua, cierva blanca y parda...".

Cierva blanca y parda.

Un día Silbán tiró todos nuestros libros, pero dio igual.

Yo ya me sabía los poemas de memoria.

"Ana."

Ana, lo que pasó allí no fue culpa tuya.

Tú no eres responsable de nada, ¿me oyes?

No podías elegir.

Nunca te olvides de que eres la víctima.

Voy a tirarla a la basura.

Dile a Joaquín que no puede ir a contarle a la prensa

todo lo que le pasa por la cabeza, ¿vale?

¿Pero tú crees que escucha a alguien?

A ver si le doy con sosa esta tarde, a ver si sale, porque, joder...

La sargento hace un buen trabajo.

Si alguien puede encontrar a Lucía, es ella. Díselo.

Bien.

Hasta luego, Rafael.

Adiós.

-¿Le has dicho que voy a vender? -Dice que no hables mal de su jefa.

-Aquí dice que perdió el control en el interrogatorio con Gaizka,

que se le fue la cabeza. -Normal.

-Normal no. Es una cría,

no está en condiciones de llevar la investigación.

Tú la viste cuando mataron a su jefe, era como una muñeca de trapo.

Todavía... el teniente Baín podría haber hecho algo, pero ella

no me va a devolver a Lucía.

-Joaquín, he encontrado un comprador para dos de los camiones.

Uno de Zaragoza. Quiere ampliar el negocio y ofrece buen dinero.

-¿Para cuándo los quiere? -En 2 meses.

Tiene que pedir un crédito. -Dos meses...

¿Pero por qué no hablas con tus padres?

A lo mejor ellos te lo pueden adelantar.

Bizén vendió los terrenos del Congosto.

-No, vendieron los de Parzán.

Bueno, ya veremos. Tú intenta meterle prisa al de Zaragoza,

a ver si puede adelantar lo del crédito.

-Bien.

-Le he dejado un guiso de patatas con carne para que coma.

-Gracias, Concha. Por cierto, toma.

Lo del mes.

-¿Hay malas noticias sobre la niña? -No, no, no, son...

cosas de trabajo.

Mi cuñado, que va a vender el negocio.

A él ya no le renta y...

ya sabes que tiene muchas cosas en la cabeza.

-Vaya. ¿Y qué va a hacer usted?

-Pues no lo sé, algo saldrá.

Lo que pasa es que no sé si te voy a poder tener en la casa, Concha.

Lo siento.

-Ya.

Voy a recoger a la nieta, que llego tarde.

-Lo del Gaizka ha sido una putada, ¿no?

¿Se te ocurre a quién le podemos "pillar"?

-Hay un tío en mi instituto, pero no vuelve hasta final de mes.

-¿Todo el mes aquí encerrados y sin drogas?

Me mato.

(Música de fondo)

Espera,

se me ocurre una idea. ¿Te apetece experimentar con cosas nuevas?

Aquí es donde mi padre guarda las medicinas para los animales.

¿Probamos?

A lo mejor detrás de ese candado tenemos un tesoro y no lo sabemos.

¿Lo forzamos?

-Para. Ximena, estás loca.

Además, si quisiera relajarme, le pillaría ansiolíticos a mi madre.

-¿Entonces qué hacemos? Esto es un coñazo.

-Solo vamos a dar un paseo por el monte,

allí no hay periodistas.

(SUSPIRA)

-Un segundo.

¡Burgos! (BURGOS) Dígame.

-Los chicos quieren dar un paseo, ¿los acompañas?

-Bueno, pues para eso estamos, ¿no?

Vamos a tener mucho cuidado, te lo prometo.

Gracias.

No te preocupes, no va a pasar nada.

Necesita un poco de libertad, relacionarse,

volver a tener una vida normal.

¿Seguro que no quiere ir al hostal a descansar?

Será un momento.

Me dan el alta antes de comer.

Bueno, tendrás que ir... poco a poco.

Tu padre no puede pisar el pueblo,

tiene una orden de alejamiento.

Me echarán la culpa a mí.

Conozco a la gente de allí arriba.

"Pobre Marcial, lo que le ha hecho su hija".

Debería, no sé,

irme a... otro lugar, pero, ¿adónde?

No, tú no tienes que huir a ninguna parte.

(Llaman a la puerta)

Cuídate.

Y si me necesitas, ya sabes dónde estoy.

(INTENTA DECIR ALGO)

María, ¿qué me quiere decir?

Vamos, aquí tiene que haber algo.

(EN VOZ BAJA) ¡No me lo puedo creer!

Eres una boba, Sara Campos. La pobre mujer abre la boca

y tú te metes en un túnel lleno de mierda. Muy bien.

Vamos, que tiene que haber algo por aquí...

(Música dramática)

No sé cómo se nos pasó.

Es una prenda de chicas, una talla XS.

"L'Écume".

Una franquicia francesa de ropa para adolescentes. Lo busqué en Internet.

¿Podría ser de Elisa?

No, no es de Elisa.

Ten cuidado donde pones los pies,

esas trochas las utilizan los jabalíes para cruzar el monte.

Pones el pie en una de esas cagadas y te jode las zapatillas.

¿Adónde vamos?

¿Tú no querías aprender a nadar? -¿Vamos al lago de Tempestades?

Podríamos haber venido por el camino, ¿no?

-La senda de los jabalíes es más corta.

-Si me lo dices antes, cojo el bañador.

-¿A que es increíble?

(Canción folclórica)

Venga, va, al agua.

-Con lo que te ha costado que tus padres te dejen salir...

Como se enteren de esto, no les va a hacer ninguna gracia.

-Ven, que te enseño a nadar.

No tengas miedo, aquí haces pie.

Si te da vergüenza, métete con ropa.

(GRITAN Y CHAPOTEAN CONTENTOS)

Putos furtivos.

A veces pasa.

Los alcanzan, pero el disparo no las mata...

en principio.

Luego acaban muriéndose solos.

¿Vamos?

Me da miedo.

No voy a dejar que te hundas, te lo prometo.

-Pensé que habrías tirado todo esto a la basura.

Y lo hice,

pero a mitad de noche lo limpié todo y lo guardé aquí.

No debería haberme ido,

me equivoqué.

Debí haberme quedado aquí contigo.

¿Por qué no olvidamos del pasado?

Lo único importante es que estamos aquí,

ahora.

Nunca he dejado de quererte.

Nunca.

Fóllame.

(Música tranquila de guitarra)

No tengas miedo, relájate.

Llena los pulmones de aire, ya verás cómo flotas.

(SILBA) ¡Salid del agua, tenemos que volver!

¡La sargento Campos quiere hablar contigo, Ana! ¡Y es urgente!

Sí es de ella.

Lucía la vio en un catálogo que estaba en francés.

¿Lo compró Silbán?

¿Cuándo?

No sé.

Al principio nos poníamos cualquier cosa,

pero después empezamos a ver en la tele ropa que nos gustaba y...

Lucía le pedía que nos la comprase.

Pero él nunca acertaba y Lucía se enfadaba.

¿Se enfadaba porque se equivocaba de talla?

Porque decía que todo lo que traía era muy feo.

Por eso empezó a traer los catálogos.

Así Lucía podía elegir y ya no había enfados.

¿Y tú? ¿No te enfadabas?

No.

Lucía elegía por las dos.

¡Eres una mentirosa!

(MONTSE) Ay...

-Montse, ¿estás bien? -No.

No.

-A ver, me inspiró algo, pero desde luego

yo no voy a matar al inspector Serón. Los lectores no me lo perdonarían,

por mucho que me base un poquito en lo que está pasando en el pueblo.

Entonces, dime, ¿de cuánto estás?

Bueno...

Has comprado ácido fólico e hierro.

He visto las caja, cuando se te ha caído el bolso en el aparcamiento.

-Supongo que hay que ser un poco detective para...

escribir novelas de misterio.

De tres meses.

-Bueno, pues...

es una buena noticia, ¿no? Felicidades.

¿No lo sabe Joaquín?

-No sé cómo decírselo.

-Alguna televisión pagará por una entrevista.

-¿Para qué necesitas ese dinero? ¿Te han llamado por la recompensa?

¿No ves que solo quieren aprovecharse de ti?

-Suena a chiste en tu boca.

Consígueme una entrevista.

-Pagarían por Ana. O por sus padres. Pero no por ti.

Tengo las maletas en el coche. Yo...

quería despedirme y... y desearte suerte.

-Ya has conseguido lo tuyo, hora de volver a tu estupenda vida.

-Me voy antes de que me convenzas a hacer algo de lo que arrepentirme.

-Estás fuera de control. -Tengo una buena razón.

-Pero eso no lo justifica todo ni te hace mejor persona.

-¡Vete a la mierda, Virginia!

-Deja esto en manos de la Guardia Civil, Joaquín.

Y asume de una vez por todas que no puedes hacer nada.

(Móvil)

-Hable.

"-Quiero el dinero. Después le contaré todo lo que sé de Lucía."

-No, no me fío. Ya he pasado por esto.

Necesito una prueba de que lo que me contará es verdad.

"-Volveré a llamar y le diré dónde puede encontrarla."

¿Qué es eso?

Es una etiqueta RFID.

Lleva un chip con toda la información de vida de la prenda.

Esto nos dirá dónde ha estado desde que se fabricó hasta que se vendió.

Y si el pago se hizo con tarjeta, nos dirá la identidad del comprador.

Que lo analice Criminalística. Diles que es urgente, para mañana.

Sí, mi sargento.

A ver la tienda L'Écume está al otro lado de la frontera.

¿Conoces a algún vecino que viaje mucho a Francia?

Todos lo hacemos. Es normal, hay cosas que solo podemos comprar ahí:

comida, ropa, medicamentos...

Entonces no hay mucho más que hacer.

¿Quieres cenar algo en la sociedad?

La verdad, no tengo hambre. Ha sido un día largo y estoy cansada.

Mejor me voy al hostal.

Bueno, te llevo.

Prefiero darme un paseo. Pero gracias.

De nada.

Brindo por mi padre, por su correa...

y por todos vosotros, sus amigos.

Que no voy a caerme, que es un truco

y siempre funciona. ¿A que sí, carpintero?

-¿Quieres que te acompañe a casa?

-¿No me vas a invitar antes a una copa?

-Deberías controlarte un poco, todo el pueblo habla de ti.

-Que les den por el culo.

¿Sabes lo que pasa de verdad? Que les come la vergüenza.

Tienen todos la boca muy grande,

pero luego, a la hora de la verdad, son unos mierdas.

¡Mari Ángeles, Gala!

¿Dónde estabais

cuando mi padre me molía a palos?

¡Izarbe, tú tenías que escucharme cuando gritaba,

(ENFADADA) cuando me pegaba hasta que no podía más!

¡Eso, cerrad las putas ventanas,

apagad las luces!

Eso lo lleváis haciendo toda la vida.

(VOMITA)

Huy, gracias.

(TOSE)

No puedo seguir aquí,

en este pueblo de mierda,

rodeada de gente de mierda.

-¿Y por qué no intentas empezar en otro lugar?

-Eso estaría bien.

Quizá me vaya a Francia, donde nadie me conozca.

Tú vas mucho a Toulouse, ¿verdad?

-A veces.

Raquel ha conseguido algunos contratos allí.

-Raquel...

Raquel tiene suerte, tú no estás mal.

Todos lo sabíamos.

Estabas con ella, pero... llegó él y...

Es lógico que lo prefiera. -¿Qué lo hace tan especial?

-Es buena persona.

Y eso aquí, en este pueblo, pues...

es un lujo.

-¿Quieres que ayude a subir a casa? -Yo tampoco soy una buena persona.

Obligué a Álvaro a acostarse conmigo y sé que él no quería.

-Eso ya da igual, ha pasado mucho tiempo.

Eso fue ahora, cuando bajó de lo de Gaizka.

Quería que yo contara la verdad y... sabía que, si no se acostaba conmigo,

no lo haría.

Y yo me pensaba que iba en serio,

que Álvaro por fin se había enamorado de mí.

¿No soy ridícula?

Nadie en Monteperdido es buena persona, carpintero.

Nadie.

Ven a por mí.

Has madrugado.

No suelo dormir mucho.

Un día, dos, no pasa nada. Podemos tirar con pocas horas de sueño.

Pero no siempre puede ser así. Necesitas descansar.

Lo que no necesito es que me digas lo que tengo que hacer.

Buenos días, Sara. Víctor, Víctor.

Tomo una medicación para el insomnio. Al día siguiente estoy más lenta

y necesito estar al 100% si quiero encontrar a Lucía.

¿Y vas a estar al 100% sin dormir?

Con permiso.

Llegó el informe de Criminalística sobre esa etiqueta RFID.

La chaqueta se compró el día 11 de agosto a las 18:34

en L'Écume, en una tienda de Perpiñán.

Pero el pago fue en efectivo.

¿Pedimos las grabaciones de las cámaras de seguridad?

Ha pasado casi más de un año desde entonces.

Los registros se borran cada cierto tiempo,

no vamos a encontrar nada.

¿Entonces todo esto no ha servido para nada?

"-Tranquila, yo haré las preguntas. Tú solo tienes que contestar."

"¿Dónde está ese agujero?" "Veía el cielo."

Una vez conté más de treinta estrellas fugaces.

"Mi padre me había dicho que se podía pedir un deseo."

"Yo pedí un montón."

"¿Cuándo viste esas estrellas?"

"¿Hace unos meses? ¿Más?"

"¿Hacía frío?"

"Hacía calor."

"¿Qué veías a través...?" (REBOBINA) "¿Cuándo viste esas estrellas?"

"¿Hace unos meses? ¿Más?"

"Mi padre me había dicho que se podía pedir un deseo."

Lo hemos estado llevando mal desde el principio.

¿A cuánto está Perpiñán de Monteperdido?

¿Perpiñán?

Unas seis horas.

El 11 de agosto es la noche de las Lágrimas de San Lorenzo,

la lluvia de estrellas.

"Ana nos habló de esa noche y dijo que Lucía estuvo en al agujero"

"con el secuestrador"

"y que ella pudo ver las estrellas."

Ya, pero... si esa compra se hizo el mismo día

a las 7 de la tarde, en Perpiñán,

es imposible que estuviera de vuelta esa noche.

Sí que es posible.

"¿No te das cuenta?"

Eran dos hombres.

(Timbre)

Buenos días.

No sé si Ana esta despierta, pero me gustaría hablar con ella.

¿Estáis bien?

Gracias. Serán solo un par de preguntas, no os preocupéis.

Había días que daba más miedo que otros.

(Trampilla metálica)

"Supongo que dependía de si estaba más enfadado o menos."

Había veces que no habíamos hecho nada en todo el día.

"Habíamos estado durmiendo y él llegaba, dejaba la comida y se iba."

"Ni siquiera se quedaba un rato a hablar con Lucía."

"¿Y contigo?"

¿Qué pasaba cuando se enfadaba contigo?

¡Déjame!

¡Suéltame, por favor!

"Me subía arriba y me ataba."

Vamos a volver a cuando os bajaba la comida y no estaba enfadado.

"¿Tú notabas que estaba diferente? ¿Era más amable contigo?"

"Sobre todo era diferente con Lucía."

"La trataba igual que a mí, como si no existiera."

No sé, igual había pasado algo entre ellos y no me lo contaba.

No había pasado nada,

era otro.

Dentro de ese agujero había dos personas.

¿Dos?

He estado repasado tus declaraciones, sobre todo las del principio.

Y, cuando hablabas de Silbán, eran contradictorias.

Tú no te estabas dando cuenta, pero estabas describiendo a dos personas.

"Llevaban el mismo casco, la misma ropa."

Es normal que nos los diferenciaras.

(LAMENTO)

(Disparo)

Se turnaban para cuidar a Ana y a Lucía.

Uno es el que les compraba la ropa, el que les bajaba agua y comida,

como una especie de carcelero.

Yo diría que era el débil de los dos.

Estoy segura de que tenía prohibido el contacto con las niñas.

¿Y el otro?

El otro era el líder, el que las secuestró en el bosque,

el que amenazó con matar a Ana y se quedaba en el sótano con Lucía.

Él es quien tiene una relación especial con ella.

¿Deberíamos contárselo a Montse y Joaquín?

No, todavía no.

Pero sí que quiero hablar con ellos.

Tenemos indicios de que Lucía sigue viva...

y de que la persona que la tiene retenida la está cuidando.

¿Qué indicios?

¿Cómo puede estar tan segura de que no va a hacerle daño?

Porque creemos que Lucía tiene una... relación especial con él.

¿Especial?

Sí. Montse, lo que nos gustaría saber y es si...

si alguna vez notaste que... que Lucía sentía...,

pues eso, una simpatía especial

por alguien del pueblo.

Mi hija siempre ha sido una niña muy cariñosa con todo el mundo.

Tú la conoces, Víctor. No puedo pensar que...

alguien se aprovechara de eso para... No te preocupes, Montse. Tranquila.

Estamos muy cerca de encontrar a Lucía, ya lo verás

Eh, ¿te encuentras bien?

Sí. Sí, sí.

Solo... un pequeño mareo. Llamaré a Rafael.

¿Seguro? Sí. Sí, gracias.

Cualquier cosa, nos llamas.

(Se abre y se cierra puerta)

(Móvil)

¿Diga? "-Detrás de la parada de autobús"

"hay un teléfono público."

"Ahí encontrará algo y verá que no miento."

-¿Es de Lucía?

"-La próxima vez que llame le diré dónde tiene que dejar el dinero."

(Mugido)

-¿Y "pare"?

-Ha ido a ver a las otras vacas.

Le he dicho cien veces que ya hay otros que se cuidan de eso,

pero... él no escucha.

-Necesito dinero, cincuenta mil euros.

-La carne de Monteperdido ya no es negocio,

ahora se importa todo.

Nos cuesta dinero criar a esas vacas.

Tenemos que administrar lo que nos queda, hijo.

-He hablado con Torres.

Sé que le habéis vendido el terreno de Parzán.

¿Cuánto os ha dado? ¿120.000?

Necesito el dinero para encontrar a tu nieta. ¿No me vas a ayudar?

-¿De qué se trata esta vez?

¿Alguien ha visto a la niña en Alemania, alguien que...?

Esa muñeca pintada no vale nada.

Lo contó Ana. Lo vio en televisión, como todo el mundo.

Tiene razón tu padre,

no vamos a seguir regalando el dinero.

-Esta vez es verdad, estoy seguro.

-Algún día te veré llegar

y no será para pedir dinero.

-Cuando te mueras,

lo primero que haré será pegarle un tiro a esa putas vacas.

-¿Qué estás haciendo por aquí?

-Tranquilo, ya me marcho.

-Piensan que si ese hombre quisiera hacerle daño, ya se lo habría hecho.

"Está cuidando de ella", dijeron.

¿"Cuidando"? ¿No había otra palabra?

-Bueno, lo importante es que está viva.

-(QUEJIDOS)

-¿Qué pasa, Montse?

¿Qué te pasa? -¡Un pinchazo!

-¿Qué te pasa? -¡Ay!

-¿Qué te pasa, Montse? ¿Estás bien?

¿Qué es esto?

-Vete a buscar a Nicolás. ¡Corre!

Luego te explico. ¡Corre!

-Quim, quédate con tu madre. -Sí.

-No se encuentra bien.

-¿Qué pasa?

Mamá...

-Estoy embarazada.

-Tranquila.

Ya verás cómo todo sale bien.

A este bebé no lo vais a tratar como a mí.

-Ay, lo siento.

Lo siento, cariño.

Te prometo que a partir de ahora las cosas van a ser diferentes.

-Reposo absoluto y, si se repite el sangrado, llamas a una ambulancia.

-No quiero perderlo. -Está bien, su corazón late fuerte.

Vas a tener a ese bebé. -¿Lo ves, mamá? Tranquila.

(NICOLÁS) De todas formas, tienes que ir a Barbastro.

-¿Qué está pasando?

-Bueno, Montse ha tenido una amenaza de aborto. Tiene que reposar y...

-¿Aborto?

¿De qué cojones me estás hablando?

¿Y cuándo pensabas decírmelo? -Iba a contártelo,

pero he empezado a sangrar y... -¿Ya te has cansado de buscarla?

¿Qué quieres? ¿Ocupar su habitación? ¿Llenar el vacío?

-Que Lucía no esté, no significa que los demás tengamos que morir.

-¡Joder, Joaquín, cálmate!

-¿Y tú qué pintas aquí? ¡Vete de una puta vez!

-Si necesitas algo, me llamas. -¿No me has oído?

-Sí. No te levantes, es importante... -¡Que te vayas de una puta vez!

¡Ocúpate de tu vida! ¡Dedícale más tiempo a la colombiana

o escribe otra mierda de libro, pero deja en paz a mi familia!

-¿Cómo está Montse? -Cómo va a estar...

-¿Pero qué le pasa? ¿Por qué sangra? -¡Ha tenido una amenaza de aborto!

-Joaquín, ¿cómo esta mi hermana? -No es momento, no hay nada que ver.

-¿No es el momento? ¡Es mi hermana! -Me ocupo yo.

-¡Que quiero verla!

¡Qué coño os pasa a todos! ¿Eh? ¿Qué os pasa?

¡Solo yo quiero a Lucía, a los demás os importa una mierda!

-¿Quieres a Lucía? ¡Pues aquí tienes a Lucía!

¡Esto es lo que queda de tu hija!

Recoge toda esta mierda y deja que los demás sigamos con nuestra vida.

-¡Espera, Quim!

Quim, ¿adónde vas? Quim, ¿adónde vas?

-¡A ninguna parte! ¡Estoy harto de vivir con un fantasma,

de que arrastre a mamá con sus locuras!

Ojalá apareciera muerta, joder. ¡Ojalá Lucía apareciera muerta!

-¡Pero no digas tonterías! ¡Quim! ¿Adónde vas?

(LUCÍA) "Tranquila, Ana, ya verás cómo no pasa nada."

"Tienes que portarte bien."

Me recuerda a la talla que hiciste para la Corza Blanca.

El primer local que reformamos juntos, ¿te acuerdas?

Me alegro de que hayas venido.

Tengo que ser honesta contigo.

Creo que le debo a mi familia una segunda oportunidad.

No esperaba otra cosa, ya sé que lo nuestro se ha acabado.

Supongo que no tiene mucho sentido que siga en el pueblo.

¿Adónde vas a ir?

A lo mejor al sur. O Portugal, todavía no lo he decidido.

Te debo dinero.

Ya lo arreglaremos.

Raquel, no quiero que interpretes esto como un ataque de celos,

¿pero estás segura de lo que estás haciendo?

¿Crees que te puedes fiar de él?

Se acostó con Elisa.

Todo eso está aclarado. Ella mintió, no pasó nada entre ellos.

Ha estado jugando con nosotros... Me encontré con ella.

Me dijo que se acostaron después de que apareciese Ana.

Vuelve a mentir.

No está bien de la cabeza. Ha mentido todos estos años y lo sigue haciendo.

Estaba borracha, no tenía por qué engañarme.

"-Ya os he dicho, yo no soy el único que tenía acceso a esos cascos."

"-¿Dónde estabas cuando apareció tu hija?"

(ÁLVARO) "Mi cuartada es una mierda, ¿no?"

(SANTIAGO) "Ana y Lucía."

"-Me he dejado la vida con Joaquín buscándolas,"

"no pueden acusarme de tener cartuchos de postas..."

"-Es ilegal cazar con ellos, no..." "-¡Víctor!"

"¿También crees que me llevé a las niñas?"

"Dentro de ese agujero había dos personas."

(SANTIAGO) "Es cazador, de ahí los cartuchos. Es cercano a Lucía."

¿Estás describiendo...? Una estrella. ¿Dónde esta la suya?

"-Bueno, los cascos..."

"-¿Qué tengo que ver con ese Santiago?"

"¡Santiago no murió por culpa de un gilipollas como tú! ¿Me oyes?"

(GAIZKA) "No sé nada, ¿vale¿ ¡Que no sé nada!"

"-Pues aquí, en la oficina, haciendo papeles."

"-Estuvimos todo el día..."

"-Cuando apareció Ana, ¿estaba aquí?"

(SE MEZCLAN CONVERSACIONES)

(Pitido alarma reloj)

(CONVERSACIONES DISTORSIONADAS)

Sara.

Sara.

Eh, ¿estás bien?

(MONTSE) Déjalo ya.

Se la compramos cuando tenía doce años.

Ya no querrá jugar con ella.

Voy a tener este bebé, lo quieras o no.

-He visto cómo todos...

la iban olvidando, pero...

nunca pensé que tú también lo harías.

-Estás enfermo, Joaquín. Tienes que darte cuenta.

No me voy a sentir culpable por querer tener este hijo,

por querer recuperar un poquito

de mi vida.

-Yo no tengo vida sin Lucía.

-Entonces...

haz lo que dijo Quim.

Llévate todo esto... y vete.

(ÁLVARO) ¿Ves esa estrella tan brillante? Es Vega.

Y sigue mi dedo. Esa otra es Altair.

Y aquella, Deneb.

¿También es una constelación?

No, se le llama el Triángulo de Verano.

Pero si las localizas, puedes ver el Arpa,

el Cisne y el Águila.

Eh, ¿qué haces ahí?

Mamá,

papá me está enseñando las constelaciones. Vente.

Y esa que parece una corona, ¿también es una constelación?

Casiopea, la gran "W".

Todo lo que habíamos dado por hecho hasta ahora, ya no sirve.

Si son dos, pueden haberse dado coartadas el uno al otro.

Yo, cada vez que creo que tengo algo, todo se derrumba,

ya no queda nada.

Es... Es... Joder, es absurdo repasar las declaraciones.

Necesitaría mucho más tiempo. Y Lucía no lo tiene.

Yo he pensado algo. No sé si servirá, pero,

a ver, sacaron a Lucía del agujero y lo quemaron.

El siguiente lugar en el que estuvieron es el túnel de Francia,

no pudo estar esos días dando vueltas por la montaña.

Y desde entonces han estado haciendo vida normal entre nosotros.

Tuvieron que llevarla a algún sitio. Si estuviera más tiempo en el túnel

tendrían que haber dejado señales o comida, o lo que fuera.

Pero, ¿dónde estuvieron?

En un refugio, en la montaña.

Quizás cerca del túnel y por eso se refugiaron allí de la tormenta.

En cuanto amanezca, iremos al túnel.

A lo mejor desde allí podemos reconstruir su camino.

Buen trabajo.

Sara, no estás sola.

Y ahora voy a llevarte al hostal para que descanses.

Y esta vez no acepto una negativa.

No funciona,

acelerar el tiempo con la mente no funciona. Lo he probado, ¿eh?

Y los putos segundos van siempre al mismo ritmo.

¿Y a echarlos hacia atrás? ¿Has probado?

Porque ya llevo un buen rato intentándolo y no...

Ay, pobre Sara Campos, que se ha vuelto loca.

Pues la verdad es que un poco sí.

Creo que has montado un buen numerito en el cuartel, ¿eh?

No pongas esa cara. Además de loca, voy a pensar que eres tonta.

Es que en este pueblo se sabe todo menos quién se llevó a las niñas.

Pero tú lo vas a descubrir, ¿a qué sí?

Claro, he apostado un buen dinero por ti, guapa.

Ah, ¿que hay apuestas y todo?

Pues yo, si fuera tú, me llevaría el dinero de ahí.

Ahora es cuando empiezas con que...

si Santiago estuviera aquí, todo sería distinto;

que además de ser el mejor, era un padre para ti.

Y luego, claro, te echarás a llorar

y a hablarme de cuando eras una adolescente deprimida.

¿Ves?

Eh, Sara Campos,

¿por qué te empeñas en estar sola?

(TRISTE) Porque lo echo de menos.

Ya, pero todas nos quedamos huérfanas y el mundo sigue.

Mira, ponle cinco misas, para que se gane el cielo.

¿Eh?

O échate un novio que se parezca a Santiago.

Pero cuando todo esto acabe, ¿eh?

(SUSPIRA)

Cuando encuentres a Lucía.

Gracias.

He apostado por ti, acuérdate.

Y no me gusta perder, ¿eh? Me pone de una mala leche... (RÍE)

(SOBRESALTADA)

(RESPIRACIÓN ENTRECORTADA)

Podemos acotar la superficie. Yo descartaría esta zona de aquí

porque son caminos muy transitados por senderistas

y alguien podría haberlos visto.

Tenemos que buscar una zona que se pueda inundar por la tormenta.

(ASIENTE) Pues esta parte de la montaña está llena de cascadas.

Se forman con el deshielo y acaban desembocando en el río.

Por poco que lloviera, esa noche tuvo que inundarse.

¿Y en ese valle hay algún refugio?

Lo llaman el refugio del Grist.

¿Quieres estar solo o prefieres compañía?

Quiero estar lejos de aquí.

Podemos volver al lago,

aunque no sé si a Burgos le gustará repetir la caminata.

¿Has ido alguna vez al Forau de Aiguallut?

Es el sitio más bonito de todo el parque.

"El agua desaparece por ese agujero..."

"y cae a decenas de metros de profundidad."

"Forma un río subterráneo que aparece en el valle de Arán."

"No me extraña que sea tu sitio favorito."

"Yo soy como esa agua."

"Estoy aquí, pero nadie puede verme."

Hace cinco años dejé de ser Quim para convertirme en el hermano de Lucía.

Oí lo que le dijiste a tu tío.

Estaba cabreado.

No hace falta que hablemos de eso.

No, Quim, pero quiero hablarlo.

De verdad, contigo no me importa.

Estoy harto, Ana.

Desde que desapareciste, mi padre empezó a librar su propia batalla.

Y desde entonces todo gira en torno a mi hermana.

Ella es lo único que importa, ella.

Claro que quiero a Lucía. Si le pasara algo malo...

No sé.

¿Más tranquilo?

Él nunca la hará daño.

Ahí está, vamos con cuidado.

¡Guardia Civil!

¿Crees que es de Lucía?

O sea, que comió y durmió aquí durante un par de días.

Y, por los pocos restos de comida, tuvo que estar sola.

¿Por qué no escapó? No lo entiendo, ¿por qué no?

Porque no pudo. ¡Venga ya!

Solo tenía que esperar a que se marcharan y salir.

Tú no lo entiendes, Víctor. No. Es lo que te estoy diciendo.

Estamos dejándonos la piel por Lucía y ella parece que no quiere volver.

Hay puertas que no se pueden cruzar por mucho que estén abiertas.

Pero, Sara, tú misma lo dijiste.

El secuestrador se comporta como si Lucía fuera su pareja, pero,

¿y si ella piensa lo mismo?

¿No? Entonces, ¿qué otra explicación puede haber para que no escape?

¡La han tenido encerrada cinco años!

¡Él es todo su mundo!

Tú imagínate que tu padre es un borracho... que pega a tu madre

y que ella no quiere denunciarlo.

Hasta que tú un día revientas y llamas a la policía.

Pero cuando viene a casa...

lo niega todo, dice que te los has inventado tú.

Imagínate que te tratan como a un extraño,

pero tú, sin embargo, lo único que quieres es...

es que te hagan caso, que te perdonen.

Es enfermizo. Vamos, es una locura.

Pero es así.

No queremos estar solos,

queremos que alguien nos quiera. Y cuando estás en un infierno así,

no puedes salir de él, necesitas a alguien que te ayude.

¿Y eso es lo que Santiago hizo por ti?

Un día me fugué.

Estuve dando tumbos por ahí y, después de dos semanas,

pensaba que mis padres me estarían buscando y...

que me estaba pasando, ¿no? Igual les estaba haciendo mucho daño.

Así que me fui a un cuartel...

y ahí conocí a... (CARRASPEA)

a Santiago.

Nadie denunció mi desaparición, no... no me estaban buscando.

Y no sé que habría sido de mí si no llega a ser por Santiago.

Él fue quien me... sacó de todo eso.

Y eso es lo que tenemos que hacer por Lucía,

ayudarla a cruzar esa puerta.

(Mugidos)

Vuelve a dejarlo donde lo has cogido.

Escuché un ruido y pensé que era un animal.

Estaba en lo cierto.

-"Ma" dijo que no teníais dinero para salvar a vuestra nieta.

-La "aína" dijo la verdad, esos dinero son para otras cosas.

-Tú eres la mala bestia,

¿pero cómo vas a entender lo que siente un padre si nunca lo has sido?

-¡Me habrías dejado morir a mí antes que a una de tus putas vacas!

(MADRE) ¡Déjalo, déjalo, déjalo!

¡Vete! ¡Vete!

Llévate el dinero,

pero no vuelvas por aquí nunca más.

¡Vete!

-¿A qué iba a volver?

¡Me cago en tu madre, Concha!

(Sirenas)

¡Tire la bolsa al suelo y ponga las manos donde yo pueda verlas! ¡Ya!

¡Imbéciles, lo habéis estropeado todo!

¡Tira el arma!

¡Tira el arma!

(Disparo)

De rodillas y las manos sobre la cabeza.

De rodillas.

Eh... ¿Te apetece... dar un paseo?

Podríamos ir a tomar un helado a La Suiza.

-No, no me apetece. -Antes te gustaban mucho.

-¡Antes no me importaba que me vieran contigo!

"El Ken Follet de Monteperdido"... ¡Hasta tu apodo es ridículo!

-Que no. Es por los "follets", los duendes.

La 3 aventura del inspector Serón se llama "El follet del...".

-¡Ya, ya lo sé! Me lo has contado un millón de veces, ¿vale?

En serio, ¿no te cansas de ti mismo?

¡Deja ya de hablar de esas novelas de mierda

que no le interesan a nadie! ¿No te das cuenta? Se ríen de ti.

-¿Quién se ríe de mí? -¡Todo el mundo!

Vaya mierda de suerte he tenido.

Mi madre pudo follarse a cualquiera, pero no, eligió al tonto del pueblo.

¿Y a quién coño iba a endosarle el marrón de una niña pequeña?

-Pues mira, a una persona que sabía que la cuidaría

y que la querría como si fuera su hija.

Y yo sí que creo que tuve suerte cuando me eligió. (MOQUEA)

-Quiero irme de aquí...

y no volver a ver a nadie de este puto pueblo nunca más.

-De verdad que yo sé lo que duele estar enamorado

y que la otra persona no sienta lo mismo por ti. Pero...

de todo se aprende, Ximena.

Incluso a sufrir.

-Esa mujer tiene información. Me dio una prueba de que dice la verdad,

sabe cosas de Lucía. Ya lo sé.

Me gustaría que nos dieras esa muñeca para que la analice Criminalística.

¿Cómo sabe que era una muñeca?

Conseguí una orden para pincharte los teléfonos.

Y deberías darme las gracias, quizá he evitado que Lucía

pague otra de tus meteduras de pata.

Joaquín, vete a casa. Dejanos hacer nuestro trabajo.

¿Sabe que ocultar información en una investigación es un delito?

¿Me van a mandar a la cárcel? Espero que no sea necesario.

Va a colaborar con nosotros, ¿no?

¿Qué le iba a contar al padre de Lucía?

Cuando vi por la tele lo que contaba Ana,

me llamó la atención lo de las muñecas

con las que jugaba Lucía.

Ahora las tiene mi nieta.

¿Y por qué cree que son las mismas?

Decía que una tenía el cuerpo de blanca y la cabeza de negra,

y las piernas llenas de puntitos rojos.

Una de las muñecas era así.

Y mire usted que la lavé veces, pero no le saltaba el rotulador.

¿Cómo las consiguió?

Fueron un regalo.

¿De quién?

(Sirenas)

¿Dónde está tu padre? Arriba, en el baño.

(NICOLÁS) ¿Qué pasa?

Acompáñanos al cuartel.

¿Por qué? ¿Me...? ¿Me vas a detener?

Nicolás, haz lo que te digo. Es lo mejor.

Ponte unos pantalones y vámonos.

(NICOLÁS) ¡Pero hombre! (G. CIVIL) Venga, vamos, por favor.

-¿Qué ha pasado?

"-Han detenido a Concha."

"Tenía las muñecas de las que hablaba Ana."

-¡No jodas! ¿Y de dónde las ha sacado?

Oye, ¿y Nicolás?

(Música de misterio)

"-Si Lucía aparece será porque yo nunca he bajado los brazos."

No como otros.

(Música terrorífica)

-¿Se puede uno pasar la vida enamorado de una mujer...

casada, que... que ni te ve?

(SUSURRANDO) Sí, que se puede. Se puede.

¿Puedo?

Ayúdame a encontrarla. ¿Y no lo hago?

¡No lo estás haciendo!

Buscamos a alguien que sepa moverse en el monte.

y Nicolás no lo es, nunca ha venido a las batidas.

Buscamos a dos hombres.

(TOSE Y SE AHOGA)

(GRITA)

¡Coño, fuera! ¡Fuera!

Te estás equivocando con Álvaro.

¿Por qué Ismael vive al lado del hotel?

¿Me juras que no tiene acceso a mi hija?

Me ha llamado la atención esto. El refugio donde estuvieron.

Tener este hotel apartado de todo no le da carta blanca.

¿Tampoco confías en mí?

Todo esto es por mi culpa.

Silbán solo le hacía caso a ella, todo se lo daba a ella.

¿Le hiciste algo malo?

¿Porque lo has escondido?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 5: Lago

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La caza. Monteperdido - Capítulo 5: Lago

29 abr 2019

La sargento Sara Campos intenta sobreponerse y da con una pista que la acerca un poco más a Lucía. Ana comienza a perder el miedo y a confiar en Quim. Los hechos son cada vez más evidentes: el secuestrador vive entre los vecinos de Monteperdido.

ver más sobre "La caza. Monteperdido - Capítulo 5: Lago" ver menos sobre "La caza. Monteperdido - Capítulo 5: Lago"
Clips

Los últimos 54 programas de La caza. Monteperdido

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Alulen2

    No se puede ver el capítulo 5.

    15 jun 2019
  2. Cristina

    Porque no puedo ver el capítulo 5

    06 jun 2019
  3. MARGAMIR

    porqué no me deja ver el capitulo 5 ?

    09 may 2019
  4. Ly

    Pedazo de serie!! Es que flipo con cada capítulo! Joooder!!!

    06 may 2019
  5. Nacho

    Se está poniendo cada vez más y más interesante con cada capítulo. Se trata de una serie de gran calidad, tanto por el elenco de actores y actrices que participan como por el guión, los paisajes elegidos del Pirineo Aragonés, la dirección, etc. Merece la pena ver cada capítulo completo. Enhorabuena a los creadores de esta gran serie de RTVE.

    04 may 2019
  6. Bea

    Alguien sabe cuántos capitulos tiene la serie..? Gracias

    02 may 2019
  7. Rosario

    Por lo que se ve, la 1 cadena no hace series "para todos los públicos"

    02 may 2019
  8. Kyriaki

    El capítulo 5 queda sín subtítulos

    02 may 2019
  9. Henri

    Lo confirmo, por que no hay subtitulos?

    02 may 2019
  10. Ana

    Hola. Quería felicitar a todos los que hacen posible esta serie, es estupenda. ¡Enhorabuena!

    01 may 2019