www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5427868
Para todos los públicos La aventura del saber - 31/10/19 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, buenos días a todos.

Comenzamos hablando de futuro

con el profesor de innovación en el IE Business School,

Enrique Dans,

quien acaba de publicar "Viviendo en el futuro".

Un ensayo sobre cómo serán las cosas pronto.

En realidad, cómo están siendo ya

sin que nos demos aún cuenta de ello.

Es su segundo libro publicado,

pero en la red tiene cientos de publicaciones

y está reconocido como una autoridad internacional

en prospectiva.

Luego recibimos al filósofo Reyes Mate

para seguir hablando con él de pensamiento en español.

Hablaremos de cómo se concretó

la crítica de Bartolomé de las Casas

a la actuación española en América en las islas Filipinas.

¿Cómo se portaron los españoles en Filipinas?

Se lo preguntaremos a Reyes.

Hoy también les ofrecemos un documento

sobre cómo Tomatito, el célebre guitarrista flamenco,

se enfrenta a su último reto hasta el momento.

Adaptar la obra cumbre y más universal

de la guitarra clásica,

el "Concierto de Aranjuez" del maestro Rodrigo.

Enrique Dans es profesor de innovación

en el IE Business School, en el Instituto de Empresa.

En origen,

es licenciado en Biología

y doctor en Sistemas de Información por la Universidad de California.

También realizó estudios posdoctorales

en la Escuela de Negocios de Harvard

y hace una década publicó el libro "Todo va a cambiar".

Ahora acaba de publicar este otro libro,

"Viviendo en el futuro",

que parece una consecuencia de aquel.

Bienvenido. Muchas gracias.

¿Lo es o no?

En muchos sentidos, sí.

"Todo va a cambiar" era una forma de intentar ver

cómo la tecnología iba a cambiar nuestro entorno

en el futuro.

Este tiene una premisa muy similar.

Es diez años después

cuáles son las tecnologías que dan forma al futuro.

Pero tiene otra premisa anterior,

que es cómo va a ser el futuro si es que tenemos un futuro.

Si podemos realmente imaginar un futuro.

O sea que hay peligro de que no lo tengamos.

Hay un problema fundamental. Un problema existencial.

Nunca la especie humana se había enfrentado a la posibilidad

de su propia destrucción.

Hay una cosa que muchos llaman cambio climático,

y desde hace cierto tiempo

incluso medios como "The guardian"

han cambiado la terminología con mucha razón

porque lo que hay que llamarlo realmente es...

Emergencia climática, ¿no? Emergencia.

Emergencia climática.

La premisa del libro es cómo la tecnología

o cómo la emergencia climática puede...

Cómo podemos utilizar la tecnología para sobreponernos a algo así.

¿Cómo fue la redirección de tu carrera?

Tú eras biólogo

y de pronto empiezas a interesarte por la informática

y luego por la prospección científica, ¿no?

Por cómo va a ser nuestra vía en el futuro.

Es una historia curiosa.

Yo estaba en segundo de Biología,

empezando segundo de Biología en diciembre,

y de repente llegó algo que pasa en toda España.

La lotería de Navidad.

Y a mi padre le tocó.

No fue una cosa para hacerse millonario

ni nada por el estilo,

pero sí para algunos caprichitos.

El capricho para mi madre fue un robot de cocina,

y mi madre casi lo echa de casa por regalarle un robot de cocina.

Y yo quería un coche.

Mi padre me miró y me dijo: "Te voy a comprar un ordenador".

Te hablo del año ochentaitantos.

Nadie tenía un ordenador en su casa.

Era absurdo, era una cosa...

El vendedor de la tienda

se quedó como "para qué dice que lo quiere".

Empecé con aquello y le extraje mucho partido.

Más adelante,

cuando terminé Biología y me fui a hacer un máster,

originalmente pensando en montar una compañía,

el ordenador era enormemente útil.

Entonces, claro, lo sabía utilizar, pero además no hablaba raro.

Yo no era un tecnólogo.

No era una persona con un vocabulario especialmente...

Parece ser que me explicaba razonablemente bien,

y me propusieron quedarme dando clase

de la aplicación.

Al principio, de "software",

de aplicación de hoja de cálculo a modelos financieros

y estas cosas.

Qué bueno, ¿no?

Qué modos más circunstanciales y más azarosos de...

Y luego decides estudiar Informática.

Estás en Estados Unidos, en California, en Harvard,

y escribes un primer libro

sobre qué es lo que nos está pasando.

¿Qué nos está pasando con la tecnología?

La tecnología está en el origen del problema.

De la emergencia de la que hablamos.

Efectivamente.

La tecnología, si lo pensamos, desde la Revolución industrial,

ha sido una revolución tecnológica tras otra

que ha funcionado, si lo pensamos, fantásticamente bien.

Antes de la Revolución industrial

como sociedad éramos mucho más pobres,

vivíamos mucho menos,

y el confort y el nivel de riqueza eran muy inferiores.

Es indudable que hemos mejorado una barbaridad.

Todo eso ha sido una combinación de un sistema económico,

el capitalismo,

con la tecnología, ¿no?

¿Ahora qué problema ocurre?

Que ese sistema económico

se ha demostrado que no es sostenible.

Que llega un momento

en que si tu función como empresa es dar valor a tu accionista,

es generar dinero para tu accionista,

que son las tesis de Milton Friedman y los economistas más clásicos...

De la economía clásica, ¿no? Sí.

¿Ellos qué dicen?

Da valor a tu accionista y el mercado hará el resto.

Tenemos un problema.

Es que hoy en día eso no es viable.

Si una empresa se centra solo en dar valor al accionista

y a cambio exprime a sus proveedores y a sus trabajadores

y se carga el medioambiente,

eso no es sostenible.

De hecho, nosotros, como clientes,

empezamos a preferir comprar o gestionar parte de nuestro consumo

en empresas sostenibles.

O, por lo menos,

que dan cierta impresión de que van por ahí.

¿Qué ocurre?

Que la tecnología

para hacer frente a un problema como la emergencia climática

existe ya.

No es un problema tecnológico.

La tecnología está cuando la necesitas.

Es un problema de adopción de esa tecnología.

¿Y por qué no se adopta? ¿Porque hay intereses en contra?

Hay muchos intereses en contra.

Todo el negacionismo climático...

Aunque mucha gente genuinamente cree ser escéptica

y cree que ha leído, etcétera,

la gran mayoría del negacionismo climático

es en función de intereses económicos

y unas noticias que se escriben pensando en eso.

Estamos...

Nos gusta...

De las que hay constancia.

Hay hechos comprobados durante mucho tiempo.

Hay compañías que pagaban a algunos científicos

para que dijeran lo contrario

de lo que dice la comunidad científica

al completo.

Es al completo, ¿no?

Empezó la Royal Society y han seguido todos los demás.

Cuando tienes un 95 % de científicos que está de acuerdo

en que hay un problema, una emergencia climática,

que es una emergencia debida a la acción del hombre...

Es antropogénica.

No es una deriva geológica ni unas manchas solares.

Todo eso son...

¿Qué ocurre?

Que durante muchos años

las compañías petroleras nos han intentado convencer

de que el problema era que se iba a acabar el petróleo.

El problema no es que se agote el petróleo.

Es que si extraemos todo el petróleo que queda,

la vida en la Tierra no es viable.

Es así de duro. Sí.

Pero ¿nada?

O sea, no...

A lo mejor, las cucarachas.

Wall-e, ¿no? Sí.

La existencia humana tiene un problema.

Pasaremos por un escenario de película "Mad Max", ¿no?

¿Qué ocurre

cuando las migraciones no se deben a un problema económico

o a una guerra?

Las migraciones se empezarán a dar

porque en determinados sitios no se podrá vivir

porque habrá sistemáticamente más de 50 °C

y porque en otros se habrán inundado determinadas ciudades.

¿Ese tipo de migraciones cómo las gestionas?

¿Qué les dices?

¿Quedaos allí y nadad?

No se puede, ¿no?

Te vas a empezar a encontrar

con un problema de reparto de recursos,

con cultivos que no son especialmente viables,

con mayor frecuencia

de problemas climatológicos

Inundaciones, huracanes...

Esa inestabilidad genera la dificultad

de sostener nuestro sistema tal y como lo conocemos.

Habría que parar antes de llegar a eso, ¿no?

¿Y qué se puede hacer?

Porque, realmente, según dices en el libro,

el 71 % de las poluciones que se hacen...

Bueno, perdón.

Sí, el 71 %.

Son unas cuantas compañías. 100, ¿no?

No sé cuántas compañías.

Creo que eran 100 las que dices.

¿No se puede hacer nada?

¿No se puede legislar contra un interés de parte

en función del interés de todos los demás?

El problema es entender que esas compañías están ahí

porque durante mucho tiempo todos hemos querido que estén ahí.

Podemos hablar mal de la industria petrolera,

pero la industria del petróleo está respondiendo a una demanda.

Si tú le dices a una persona que existen vehículos eléctricos,

te va a decir que son carísimos

sin factorizar, por ejemplo,

que ya no tiene que pasar por una gasolinera periódicamente,

sino que el vehículo sale cargado de su casa,

o que no tiene que hacer revisiones y reparaciones

porque el mantenimiento de un vehículo de este tipo

es totalmente distinto,

porque su motor tiene 20 piezas móviles

frente al reloj de cuco que es un motor de explosión

que se estropea constantemente.

¿Quién te vende un vehículo con motor de explosión?

El mismo sitio donde lo llevas a reparar.

¿Nos extraña

que si vamos a un concesionario

el concesionario intente empujar los vehículos de motor de explosión

e intente no vender los eléctricos que no le generan negocio?

Es lógico.

Es instinto de preservación por su parte.

Son intereses económicos.

Entonces, ¿qué ocurre ahí?

Que todos sabemos

que las ciudades no debería ser como son en este momento.

Si trabajas en el centro de una ciudad,

cuando llegues de vuelta a casa miras tu camisa por aquí o por aquí

y te encuentras que está negra como si no tuvieras.

Y tú dices:

"Me he duchado, estaba limpio por la mañana".

Piensa en dónde está todo eso, cómo se ha metido en tus pulmones,

en los millones de personas

que mueren por afecciones respiratorias

a lo largo de un año en el mundo, ¿no?

Pero luego dile a la gente

"no vas a poder utilizar tu vehículo en determinadas zonas de la ciudad"

y montan en cólera.

Dicen:

"Dios mío, me estás restringiendo la libertad".

Estoy intentando que esto sea viable.

Claro.

Parece que no estamos dispuestos a renunciar a nada.

Porque todavía no somos conscientes

de que lo que realmente pasa es realmente una emergencia.

Si lo fuéramos, haríamos más cosas.

Haríamos muchas más cosas.

Hay muchas más posibilidades, hay muchos más gestos...

Si el mercado no cambia...

Ponnos ejemplos. ¿Qué se podría hacer?

Puedes optar por...

Si vives dentro de una ciudad, puedes optar por no tener coche.

¿Por qué?

En muchas ciudades el transporte público es bueno.

Porque das una vuelta a la esquina

y con una aplicación

localizas un vehículo aparcado que puedes tomar

y llevártelo donde quieras.

Porque las veces que necesitas el coche

porque dices de hacer un viaje

sería mucho más barato alquilarlo realmente

y no tener que hacer frente al pago de impuestos

ni al mantenimiento ni a muchas más cosas, ¿no?

Esos hábitos no estamos dispuestos a cambiarlos.

Durante muchos años,

el coche no era una necesidad de transporte.

Era una señal de prestigio social.

No es el coche, sino qué coche.

Todo eso es muy difícil de romper.

Y no hace falta centrarlo únicamente en el transporte.

Lo puedes centrar en el consumo.

Hemos prohibido las bolsas de plástico de un uso,

y, ahora mismo, en el mar, si te fijas en los residuos,

las bolsas de plástico están dejando de ser un problema.

Pero ¿cuál es el siguiente problema?

Las botellas de plástico.

Fíjate qué curioso.

Vamos generando uno detrás de otro.

Pero cuando restringes las botellas de plástico,

los fabricantes dicen que incrementan costes,

etcétera, etcétera.

Antiguamente, se devolvía el casco de la botella.

Y en muchos países se sigue haciendo y se incentiva

y hay máquinas donde vas tirando los cascos

y te genera un dinero.

Hay cosas que podemos hacer todos.

Hay cosas que se pueden hacer.

Pero ¿cómo metemos en cintura

a quienes están interesados en lo contrario?

Parece que son los mismo que mandan.

O los que mandan son personas que dependen de estos otros.

Es un problema muchas veces de plazos.

Puedes hablar con un político sobre la dificultad de que...

Lo malo que puede ser

tener una central térmica de carbón emitiendo...

Pero en el momento en que esa central térmica cierra...

Hay personas que van a la calle.

Que van a la calle,

o comarcas enteras

que tenían un polo importantísimo de su actividad económica

y lo pierden, ¿no?

Yo estoy de acuerdo en que la descarbonización,

que es la necesidad fundamental,

tendría que hacerse ordenada.

Pero ¿tenemos tiempo para hacerla ordenada?

En lo que tenemos que pensar es...

¿De cuánto tiempo disponemos?

Podemos hablar de cuatro décadas seguramente.

Dentro de cuatro décadas los cambios no le importan a nadie.

Da exactamente lo mismo.

Hablar de que vamos a prohibir los vehículos con motor de explosión

dentro de cuatro décadas

es un brindis al sol absurdo.

Tendríamos que haberlo hecho mucho antes

para que esa acción de verdad tenga efecto.

Había que plantearse prohibir la venta

de vehículos con motor de explosión

en 2025 como muy tarde, ¿no?

Y todavía circularán una serie de años.

¿Tú crees que eso podrá ocurrir por ejemplo en Estados Unidos

o en los grandes grandes países?

Que son un poco los que mandan.

Incluso con el ejemplo, ¿no?

Son países...

China o Estados Unidos,

los grandes emisores de gases de efecto invernadero,

tienen una economía que es como un transatlántico.

Tiene su inercia, ¿no?

Pero se está haciendo posible en función de ejemplo.

El ejemplo que están dando los países nórdicos, Holanda,

otra serie de economías con metas a mucho más corto plazo...

Pero, si te fijas,

el problema no son las metas o los políticos en sí.

El problema es el mercado. Son las personas.

Si tú dices que vas a prohibir los motores de explosión,

la venta de motores de explosión en 2025,

quien se te echa encima es el votante

que aparentemente tendría que ser el primer interesado

en la sostenibilidad.

Pero no lo es porque dice:

"Me compré un coche, y me estás fastidiando".

O "estás limitando que mi coche pueda circular".

No hay una conciencia de largo plazo.

No hay una visión a largo plazo.

Si no hay una visión a largo plazo en el ciudadano,

cómo esperamos que la tenga el político;

que después de todo depende del ciudadano para estar.

Los primeros que tenemos que cambiar

somos nosotros mismos.

Lo que tenemos que plantearnos es que todos los gestos vienen bien

aunque parezcan solo gestos.

Yo he empezado a...

Para muchas de mis conferencias dentro de España

he empezado a irme directamente en mi vehículo eléctrico

en lugar de coger un avión.

En realidad, todos sabemos

que un eléctrico se abastece con una electricidad

que viene de una central

que seguramente está alimentada por carbón.

Pero la combustión en una central eléctrica

es muchísimo más eficiente

que la combustión en un motor.

Es mucho más eficiente.

Por otro lado,

por el hecho de que yo vaya en vehículo eléctrico

el avión sigue haciendo su recorrido.

No se queda en tierra porque yo no vaya en él.

En realidad,

el avión sigue emitiendo y yo voy en mi coche.

Pero lo que esperas

es que en función de un efecto progresivo

llegue un momento en que ese avión o esa compañía...

Que vaya menos menos veces.

Que no le interese la misma frecuencia.

En el momento en que yo lo hago, yo solo,

puede parecer un gesto relativamente inútil

o relativamente simbólico.

Pero no lo es si se va extendiendo.

Mi tesis es que si la tecnología te permite hacer esas cosas,

debes hacerlas.

Bueno.

Nos hemos quedado en el comienzo

de lo que podríamos haber hablado de "Viviendo en el futuro".

Si te parece bien,

creo que podríamos intentar volver a invitarte

y hablar por ejemplo de aspectos mucho más optimistas

como, por ejemplo, el uso de la sanidad

gracias a las nuevas tecnologías.

Los nuevos usos que permite

y cómo prevenir las enfermedades antes de estar enfermo.

Efectivamente.

O el cambio en la educación y cómo será la educación del futuro.

Lo que intento es recorrer escenarios.

Hacer un escenario de cómo será nuestra casa,

de cómo será la ciudad, de cómo será irse de compras,

o la salud, la gestión de la salud...

Ahí voy capítulo por capítulo intentando eso.

Yo te propongo

que lo hagamos capítulo por capítulo

si te parece bien, Enrique.

Ha sido un verdadero placer.

Muchísimas gracias a vosotros.

La Universidad de La Laguna nos plantea hoy una pregunta

que quizás convenga que nos hagamos en algún momento.

¿Por qué conviene hacer testamento?

La universidad responde.

Si le preguntamos a una persona a pie de calle

qué supone la herencia,

siempre lo verá en términos económicamente positivos

como la idea de que quien hereda recibe.

Recibe bienes, recibe dinero...

Y eso siempre está bien.

Sin embargo, la realidad es sutilmente distinta.

El heredero está ahí para solucionar todos aquellos problemas

que la persona fallecida dejó inconclusos

y que no se han extinguido con su muerte.

El ordenamiento jurídico plantea que el heredero está ahí

sobre todo para pagar las deudas del difunto

con los bienes del difunto;

y si no fuera suficiente, con los bienes propios.

¿Para qué sirve un testamento?

En consecuencia,

el testamento permite a cada persona en vida

anticipar cuál va a ser el destino de sus bienes

y quiénes van a ser las personas responsables

de resolver esos temas inconclusos cuando él ya no esté.

Cumple esa doble función.

También tiene esa idea

de que sirve para resolver hipotéticos conflictos ulteriores

que puedan surgir entre las personas llamadas a sucederle

a la hora de su muerte.

El testamento no es obligatorio, pero sí es recomendable.

Sirve para anticipar cuestiones que van desde lo sentimental,

el destino del cadáver,

el destino de elementos personales como puede ser la correspondencia,

a las cosas económicas y materiales.

Y, sobre todo, tengan en cuenta lo siguiente.

Tanto si ustedes creen

como si no creen que hay una vida posterior

no se preocupen.

Hagan o no hagan testamento,

si las personas que vienen tras de ustedes

tienen ganas de pelear, pelearán.

Abrimos de nuevo el taller de pensamiento en español

con Reyes Mate,

profesor emérito de investigación

del Consejo Superior de Investigaciones Científicas,

para hablar hoy de un episodio semioculto y olvidado

de la historia de España en Filipinas

tal y como prometimos la última vez.

Bienvenido. Bien hallados.

Muchas gracias.

¿De qué años estamos hablando?

De 1565.

Es decir,

casi 70 años después de la llegada de Colón.

Y cuando Felipe II ya es mayor.

Ya es mayor,

y emprende esta aventura de las Filipinas

con una rica experiencia.

España ya conoce algo que no sabía cuando llegó Colón.

España ha propuesto leyes en defensa de los indígenas.

Los indígenas no son esclavos.

Son seres humanos con derechos.

Las leyes de Indias.

De las leyes de Burgos hablábamos. Sí.

Esa es la primera experiencia.

Tenemos claro que son seres humanos.

Pero hay un punto que no tenemos claro.

Es si estamos legitimados para estar en las Indias.

Esas dos experiencias pesan mucho

a la hora del encuentro de Filipinas.

Porque hay que recordar

que cuando se va a América no solamente van conquistadores.

También van misioneros, ¿no?

Y hay tensiones

entre los dos modos de ver la colonización.

Naturalmente.

Sí.

Se puede leer la conquista como un enfrentamiento

entre lo que representaban los conquistadores

y los misioneros, ¿no?

Eso lo podemos entender bien

si comparamos la conquista de América

con la historia de la esclavitud por ejemplo.

Los esclavos...

La esclavitud es tan antigua como la humanidad.

Hasta el siglo XIX, se justificaba la esclavitud.

Había esclavos.

El problema de los esclavos es que ellos, como los indígenas,

expresaron a través de cánticos y danzas y bailes

su sufrimiento y su experiencia,

pero no tuvieron abogados.

Hubo que esperar al siglo XIX

a que aparecieran los primeros abogados.

Los abolicionistas.

En la conquista española, sin embargo,

desde el primer momento los indígenas tuvieron abogados.

Y no eran unos abogados cualquiera.

Eran abogados, teólogos, que al mismo tiempo eran juristas.

Y ya veremos la importancia que tiene esa figura.

Sí, recordemos eso.

Yo creo que muchas veces pensamos que, claro, que...

Pensamos en los términos modernos.

Que el Estado es una cosa; y que la iglesia, otra.

Pero en aquella época,

estamos hablando del Antiguo Régimen,

son...

La iglesia está incluso por encima del Estado.

Es lo que legitima un poco la acción del Estado.

Hablemos un poco de eso.

Estábamos en tiempos de cristiandad,

y poder político y poder religioso estaban muy relacionados.

Para entender el papel de los misioneros,

de estos misioneros que están muy conectados

por una escuela de teología como la de Salamanca,

que es de alguna manera

la institución intelectual más avanzada de Europa,

tenemos que tener en cuenta que en esa España

estos teólogos juristas eran como el Tribunal Constitucional

y que eran la instancia

que marcaba a la política sus límites

y sus principios de legitimación.

Por eso,

lo que pensaran los misioneros no eran solo juicios morales.

Tenía una importancia jurídica y política

enorme.

Claro.

También los misioneros tenían puntos de vista diferentes.

Están los franciscanos.

Finalmente, llegaron los dominicos,

pero también estaban los jerónimos, están los agustinos...

¿Y qué diferencias había entre ellos?

Había muchas diferencias.

El mundo de los misioneros estaba de acuerdo en un principio.

Era que los indígenas eran seres humanos.

Decía Carlos Fuente...

No, Octavio Paz.

Era Octavio Paz el que decía:

"España cometió muchos errores en América,

pero uno, el más grave, nunca lo cometió.

Nunca dejó de tratar a los indios como seres humanos".

Y eso es verdad.

En eso todos los misioneros coincidían,

pero luego había muchas diferencias.

El papado tenía una mano larga y hacía que...

Intentaba que el poder político se sometiera a sus intereses.

Eso llevaba a unas componendas entre muchos misioneros y teólogos

en los intereses de la política y la evangelización.

Y había otros

que estaban muy bien representados por la Escuela de Salamanca,

por eso es tan importante,

donde tenían también muy claro

que una cosa era respetar al indígena

como ser humano

y otra cosa era negarles a los indígenas

unos derechos políticos y cívicos

de suerte que no cualquiera podía entrar,

porque entrar sin causa, entrar sin razón,

entrar sin razones legitimadoras,

convertía la presencia de los españoles

en invasión.

Y la invasión, no olvidemos, es el cuarto jinete del Apocalipsis.

Junto a la guerra, el hambre y la muerte, la invasión.

Estamos hablando de cosas muy serias.

Llega el obispo Domingo de Salazar a las Filipinas,

¿y qué ocurre?

Primero llega el descubridor, en teoría,

que es un vasco de Zumárraga, Legazpi,

en una expedición organizada por el rey Felipe II.

Era una expedición extraña

porque no se sabía muy bien a qué iban.

Oficialmente iban a estudiar el viaje de vuelta.

Se sabía cómo Magallanes había llegado a Filipinas

y se quería saber muy bien cómo se podía volver bien.

Era una razón científica, y había otra más humanitaria.

Era rescatar a un expedicionario español,

un tal Villalobos,

que había sido derrotado por los indígenas

y andaba perdido.

Una misión humanitaria.

Pero había una tercera razón más secreta.

Era quedarse.

Colonizar las islas Filipinas.

Es muy interesante porque en el propio barco,

en la propia expedición,

ya hay unos agustinos,

un tal Urdaneta que había sido marino,

pero que entendía la doctrina de Las Casas

y que planteó a Legazpi que a qué iban.

De alguna manera...

Legazpi era un buen hombre, pero les engañó,

y acabaron instalándose y conquistando.

Unos evangelizando y otros haciendo de colonos, ¿no?

Conquistadores.

Hasta que llega 14 años después Salazar.

Salazar es un...

Domingo de Salazar llega como el primer obispo de Filipinas.

Es un dominico, un discípulo de Las Casas,

que ha estado 23 años en México con las ideas muy claras.

Los españoles no tienen ni un solo título,

ni una sola razón,

que legitime su presencia.

Entonces, no hay razón para estar allí.

La única razón que tienen los españoles

para estar en América, en Filipinas también,

es la propia evangelización.

La propia evangelización.

Pero no...

Pero no para quedarse con lo de los demás,

sino simplemente para...

Entonces, él llega

y lo primero que plantea como obispo es analizar

la razón de ser de los españoles.

Y convoca un sínodo.

En ese sínodo

aparecen los representantes de las órdenes religiosas

y analizan qué títulos tiene España para quedarse en Filipinas.

El primero es que se puede estar por herencia.

Si los españoles fueran herederos de los filipinos.

No lo son.

El segundo título era que el papa concediera ese...

Que concediera al rey de España ese derecho.

Una razón extraña que había funcionado,

pero que a esas alturas ya no funcionaba.

El papa no es quien para dividir el mundo

y regalar Filipinas a los portugueses o los españoles.

No valía.

Y había un tercer título que era la guerra

La guerra.

La guerra justa.

Pero los filipinos no habían guerreado

contra los españoles.

Se habían defendido de ellos en todo caso, ¿no?

No había razones para estar.

Pero había una cuarta razón.

Una puerta entreabierta por el propio Francisco de Vitoria

por donde se colaron los españoles.

Esa puerta era que un cristiano

tiene el deber y el derecho de evangelizar.

Tiene el deber, pero también el derecho.

Nadie puede impedir que predique.

Se podía legitimar

la presencia militar de España

para proteger a los misioneros.

Pero soló para proteger.

Entonces, por ahí se colo la decisión final.

Hay que tener en cuenta

que en ese sínodo se analizaron dos cosas importantes.

Una era si se les podía someter como esclavos.

Y ahí apareció la vieja doctrina española

de que los indígenas no son esclavos.

Por tanto,

no se podía hacer

lo que estaban haciendo los portugueses,

lo que luego harían los ingleses o los británicos.

No se puede.

El tema de la esclavitud estaba claro.

Había un tercer tema, además del de la legitimidad,

que era el de los tributos.

Era muy importante.

Si se podían cobrar tributos.

Y la doctrina del obispo en México

era que solamente se podían cobrar tributos

a los que se convertían.

Los tributos eran una forma de financiar

la estancia de los misioneros.

Pero nada más.

No se podían cobrar tributos a los no cristianos,

a los que no se convertían,

mientras que en Filipinas se estaban cobrando tributos.

Entonces, era muy importante el tema de la legitimidad,

de la presencia,

porque iba unida a la de los tributos.

Es decir, convertiría...

Si no están legitimados para conquistar,

los tributos son robos.

La solución final fue decir: "Bueno, una...".

"Todo el mundo paga".

"Un poco intermedio".

Es decir, los españoles...

Los cristianos españoles tienen el derecho

y el deber de evangelizar

para protegerles a ellos y a los convertidos.

Autorizamos una presencia temporal de España.

Temporal.

Pero venían a legitimar la presencia de los españoles.

Y ese buen hombre, Domingo de Salazar,

aceptó esa resolución muy propiciada por otros.

Por agustinos o jesuitas...

Lo que pasa es que tenía mala conciencia.

Se sentía solo y presionado, también por el poder político,

hasta que al año siguiente llega una comunidad de dominicos.

Estos dominicos bien adoctrinados por Salamanca.

Él vuelve.

Estos no tragan, claro. Estos no tragan.

Y vuelven a plantear el tema de...

El tema de la legitimidad no era un problema solo teológico.

Era un problema jurídico

que podía traducirse, por ejemplo, en el derecho a la insubordinación

y a la guerra contra los españoles si estaban allí sin razones.

Además del tema económico de los tributos.

Hay un enfrentamiento durísimo entre el obispo y el gobernador.

Hasta tal punto

que el rey se ve obligado a intervenir

y convoca al Consejo de Indias para resolver el conflicto.

¿Y cuál es la resolución final?

Recordemos que ya lo hemos dicho al comienzo de la charla.

Felipe II estaba ya mayor, ¿no?

Era la última etapa de su vida. Así es.

A lo mejor eso interviene

en esta última decisión que nos vas a contar ahora.

Pero le costó.

Le costó,

porque Domingo de Salazar, cuando se entera de que...

Cuando le dicen que se va a reunir el Consejo de Indias,

él se viene a Madrid.

La travesía dura un año.

Un año.

Pero llega a Madrid a tiempo.

Y se ve con el rey,

le explica al rey que él ha escrito un libro

contra los tributos a los indígenas;

y es oído por el Consejo de Indias, pero no consigue nada.

La resolución es "dejemos las cosas como están".

España está legitimada, entre otras razones,

porque el irse supondría muchas complicaciones.

y más problemas que soluciones.

Entonces decide en un primer momento que todo

siga igual, eso le provoca un enorme disgusto y muere.

Pero él va acompañado de un joven jurista teólogo,

dominico también,

que es nombrado en ese momento obispo

y que este hombre se jura a sí mismo que no se va de Madrid

hasta que consiga que el rey cambie

de opinión. De opinión.

Y, además, dice a sus superiores:

"Espero que estéis de acuerdo conmigo,

es decir, con la doctrina nuestra,

la doctrina de las casas, porque, si no, abandono, si no, dejo

el cargo, me quedo en mi casa, me quedo en mi convento y no sé".

Es un hombre peleón

y hace un escrito también, escribe un ensayo para Felipe II

sobre el buen gobierno de Filipinas

y eso parece que le impresionó profundamente

a Felipe II, de suerte que convoca otra vez

al Consejo de Indias y decide que hay que hacer las cosas bien,

por una vez hay que hacer las cosas bien.

Es, efectivamente, un Felipe II muy mayor,

un año después morirá, pero quiere hacer las cosas bien.

Está apesadumbrado por cómo se han hecho las cosas

y entonces decide que hay que hacer un referéndum.

En Filipinas. En Filipinas.

Y se hace, ¿no?

Efectivamente. E intervienen todos los filipinos,

¿cómo es? Manda hacer un referéndum,

cosa inaudita.

Entonces este nuevo obispo de Filipinas,

Miguel de Benavides, se vuelve con una célula real

para presentársela al gobernador y decirle:

"Hay que hacer un referéndum".

El gobernador se asusta, pero tiene que cumplirla

y entonces convoca a la Junta Electoral, a lo que...

Decía antes que los teólogos eran teólogos juristas porque la Iglesia

ejercía esa función de Tribunal Constitucional,

ya tenía una competencia jurídica.

Entonces se crea una mesa electoral conformada

por el gobernador, el obispo

y los superiores religiosos y ordenan el referéndum. Entonces

se convoca el referéndum

el 4 de agosto de 1598.

El 4 de agosto de 1598 se convoca el referéndum,

que tiene lugar el 21 de marzo del siguiente año, de 1599.

Hay 28 circunscripciones,

es decir, 28 provincias, en cada provincia

se constituye una mesa electoral y se hace el referéndum y conocemos

las actas del referéndum.

¿Y qué ocurrió?

O sea, ¿al final, qué pasó? ¿Dijeron que sí? ¿Dijeron que no?

¿En qué proporción? Hay una carta del gobernador al rey

donde le va informando y le dice:

"En la provincia de Ilocos la cosa va bastante bien".

Dice: "En Manila la gente acepta someterse al rey de España".

Dice: "Pero en la provincia de la Laguna hay problemas y piden

un año para pensárselo bien".

Que ahí hay una reflexión muy profunda

digamos, de los caciques, de las autoridades filipinas

y llegan a una decisión final que se conoce, tenemos las actas,

donde el 90 % de Filipinas acepta someterse al rey de España,

acepta las condiciones de la presencia, es decir,

cobrar impuestos o tributos solo

para los costes de evangelización

y también que se devuelvan

los tributos cobrados hasta entonces

porque han sido cobrados indebidamente,

aunque hay provincias que dicen:

"Esos se los perdonamos, los tributos que nos han cobrado

para evangelizar, esos sí, pero otros no.

Los que encomenderos,

traficantes nos han cobrado,

eso que no los devuelvan"

y, efectivamente, hubo que devolverlos

y se trasformó esa devolución en obras pías.

En vez de devolvérselo en especie o en dinero,

lo que sí hizo fue construir...

Hospitales. Hospitales y casas

para los desfavorecidos.

Ha sido un verdadero placer. Muchísimas gracias, como siempre.

Quedamos para hablar dentro de 15 días. A lo mejor,

sería un buen momento para hablar de la resignificación

del Valle de los Caídos,

si te parece bien. Me parece muy bien

y luego seguiremos con esto porque es algo tan excepcional

que conviene reflexionar un momento sobre ello porque no fue casualidad,

esto fue, en el fondo, la semilla

de lo que hemos llamado luego "las utopías modernas"

y conviene entonces dedicar un tiempo ahora para ver el impacto

que no solamente tuvo esta doctrina, las casianas,

en las islas Filipinas, sino en la cultura europea.

Así lo haremos.

Muy bien. Gracias. Seguimos.

El artista Tomatito se ha propuesto un nuevo reto

con su guitarra flamenca:

adaptar a su estilo nada menos que al "Concierto de Aranjuez".

Para ello ha contado con la colaboración

de la Orquesta de la Comunidad de Madrid.

(Música)

Uh, vale, eso es complicado,

sobre todo porque tienen que sonar las dos voces muy claras,

cómo se van respondiendo una a otra.

¿Lo hacemos despacio, lento, para limpiarlo?

(Música)

Eso es, suena todo ahí.

-Yo lo hago ligado.

-Vale. -¿Puede ser?

-Haz un doble ligado ahí.

Eso, en guitarra clásica, ese tipo de técnica no existe,

pero si a ti te funciona...

(Música)

-Me viene mejor.

(Música)

¿Ves? Es complicado eso.

-Vale, lo vemos. Eso sería como empezar otra vez la frase.

-Sí.

(Música)

-Tú lo pruebas de una manera o de otra

y, al final, lo que te funcione mejor es lo que tienes que hacer.

(ASIENTE)

(Música)

-Y yo me empeñé en aprenderme el "Concierto de Aranjuez" y por eso

lo llamé a él y, como no puedo ir a la partitura,

es lo primero que me dice él:

"No dejes de tocar, que se te olvida" porque esto,

claro, es como una cadena,

va encadenando las frases y, como se te vaya una nota,

¿dónde está la nota?

Y un poco más difícil, para mí, por supuesto,

pero todo es difícil; sin trabajo, no viene nada.

Y nos pusimos de acuerdo y él, con mucha amabilidad,

ha venido a casa y estamos en ello.

(RÍE) Rompiéndonos la cabeza aquí un rato.

(Música)

-Eso es.

Lo que hago así un poco el intermediario o el mediador

entre la partitura y el músico. Entonces yo voy traduciendo un poco,

explicándole posiciones, digitaciones,

y él va captando y directamente memorizando,

lo cual es bastante difícil.

Yo le encuentro mucho mérito,

más incluso que leer, porque es una cantidad de información enorme

la que tiene que ir absorbiendo y fijando.

Aquí está escrito...

(TARAREA)

Como tú lo estás haciendo.

-Séptima, ¿no?

(Música)

-Vale.

-A ver, ¿cómo es el tiempo de eso?

(Música)

-(TARAREA)

(Música)

El "Concierto de Aranjuez"

es un concierto que para los guitarristas

es el gran concierto en todos los sentidos

porque es el más famoso, obviamente,

y porque, además, técnicamente, es un concierto muy comprometido.

Nosotros, que venimos del género flamenco musical,

no leemos música

y enfrentarnos a una orquesta sinfónica

o esa obra tan difícil técnicamente

es un poco querer, yo qué sé,

sacrificarte tú solo.

-Hace casi un año, empezamos con este proyecto

y se inició para hacer un CD, para hacer un disco.

Básicamente, grabamos toda la parte orquestal

con él, digamos, de fondo

y luego él ha ido, digamos, lo que se dice, editando.

(Música)

(SUSPIRA)

Es dificilísima la obra y es complicada.

Es preciosa, porque ya no se puede hacer

música más linda, más emocionante y más del alma.

(Música)

El "Concierto de Aranjuez" tiene un segundo movimiento,

que es mágico simplemente

y todo el mundo, desde que oye...

(TARAREA)

Desde que oye eso, son tres notas.

(TARAREA)

A partir de aquí, ya todo el mundo se estremece

porque algo de repente se convierte en mágico.

Eso es un misterio.

Creo que los ordenadores no son capaces de poder analizarlo,

solo los seres humanos.

(Música)

Un concierto donde todo está arreglado,

donde todo está colocado,

todo está escrito y todo debe ser respetado.

Según cómo lo vean los clásicos, nosotros lo hacemos con el cariño,

máximo cariño, el respeto máximo.

(Música)

-Con Tomatito, las sensaciones son

de un músico grande,

un gran músico que, cuando él tiene la oportunidad,

por ejemplo, en el segundo movimiento,

de tocar y se le deja tocar

con una cierta libertad, como quien está improvisando,

quien está haciendo un recitativo de una ópera

y está libre a la hora de expresarse

es maravilloso.

(Música)

Somos diferentes, pero haciendo la misma los mismos

no hay que faltarle a la música

porque lo que está escrito no se puede modificar

porque está ya bien hecho. No arregles lo que no está roto,

no hay nada roto.

Hay un toque, hay un tipo de vibrato,

hay un tipo de fraseo que es, que viene del mundo gitano.

Esto está abierto a todos.

(Música)

Nosotros venimos de un género de música

de un sentir del pueblo y eso y a lo mejor las melodías

las expresas tú de una manera, sin faltarle el respeto a la música

que compuso el maestro Rodrigo, pero claro que sí, por supuesto,

la pulsación nuestra flamenca

es diferente.

-Y es, desde luego, un músico excepcional.

Creo que la clave cuando se toca

con músicos profesionales

es dejarle libertad, o sea, darle aire, darle la sensación

de que no le estamos midiendo

al milímetro.

(Música)

La sensación que tengo es que no le di problemas,

por lo menos, no le di problemas rítmicos ni así,

no me tienen que esperar, en fin, por ahí están cómodos

y el maestro, el director, se tiene que encargar de la orquesta

y a mí prácticamente me deja

que vaya yo a mi aire un poquito y muy bien.

(Música)

-Porque una interpretación

de un músico clásico, un pianista, de un oboísta,

de un trompetista, solamente traspasa el umbral

de lo bueno o de lo muy bueno

hacia lo trascendente en ese momento en que hay

ese grado de libertad, que está por encima de las notas ya

o, como decía Mozart, ¿dónde está la música?,

la música está entre una nota y otra,

no en las notas, sino entre una y otra,

ahí está la libertad.

(Música)

Alianza Literaria acaba de publicar "Ohio",

la primera novela del escritor, guionista

y periodista Stephen Markley. Si alguien vio "Beautiful Girls",

la extraordinaria película

de Ted Demme, puede fácilmente hacerse

una idea de lo que va,

vuelta al pueblo natal de unos antiguos compañeros

de instituto.

Es casi un subgénero literario,

el reencuentro tiempo después. Sin embargo, lo que ha celebrado

la crítica estadounidense

en el libro no ha sido su estructura,

sino su verdad.

Nadie sabe muy bien por qué un libro te alcanza

desde el principio y otro no, quizá sea por eso,

porque la verdad tiene una estructura invisible

que nuestro subconsciente detecta.

"Ohio" la tiene.

Recuperamos un fragmento

de nuestro trabajo sobre la experiencia eTwinning

en dos colegios de Extremadura:

Nuestra Señora de la Antigua y el Giner de los Ríos de Mérida.

El resto, en la red al acabar el programa.

¡Vamos, chiqui, vamos!

-Estamos en el Colegio Público

Francisco Giner de los Ríos de Mérida,

en Extremadura, y un poco la historia o la aventura

de este proyecto eTwinning, que son proyectos de colaboración

entre profesores de todos los países europeos,

trata la historia de un burro y un delfín

llamados Beau y Delfi, que nos los han secuestrado.

Por tanto, están viajando por toda Europa

y, en ese periplo europeo, nuestros alumnos tienen que ir

contando aventuras del burro y del delfín

en todas esas ciudades

y países europeos por los que están pasando.

Hemos hecho de delfines, de banderas de Europa

y así y también de monumentos de Europa.

Esta fue la bandera que ganó,

que la hicimos entre un niño de Finlandia y yo.

Hemos investigado ciudades, hemos hecho dibujos y logotipos,

bailes en griego y muchas actividades divertidas.

Y esta es la catedral ortodoxa

que está en Finlandia y es donde encontramos

a nuestro amigo Delfi,

que se había ido allí con su amigo el cura.

Y los alumnos, por tanto, van fabricando historias,

en las que tienen que conocer la ciudad, contarnos

los ámbitos turísticos más importantes, los museos,

cuáles son las características principales

de esas ciudades, pero lo queremos hacer

de una manera colaborativa. Trabajamos con un colegio de Chipre,

Nicosia.

Hicimos videoconferencias

donde hablábamos con Chipre.

Son proyectos en los que les das el margen

a los alumnos para que ellos

sean también creativos y demuestren su talento.

De esta manera,

te comunicas más con otros niños de otros países,

te diviertes más que con los libros de texto.

-Y, sin darte cuenta, estás aprendiendo lo mismo,

solo que mucho más divertido.

Nos vamos hasta el próximo lunes.

Volveremos con la compañía en el estudio

del ingeniero industrial

y divulgador científico Roberto Sáez, que ha publicado

un libro que nos muestra cómo la compasión emerge

de la evolución social humana

y también de la meramente biológica.

No es muestra de debilidad, sino condición para la fortaleza.

Hablaremos con él de todo ello

a partir de su libro "Evolución humana. Prehistoria

y origen de la compasión". Será de los varios contenidos

del próximo lunes. Pasen un espléndido fin de semana.

Les esperamos a todos, como siempre, a las 10:00 en La 2,

en "La aventura del saber".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 31/10/19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 31/10/19

31 oct 2019

Ofreceremos los reportajes "Tomatito y el concierto de Aranjuez" y "Boek visual: Virginia Rivas". Además, entrevistaremos a Enrique Dans, profesor del IE Business School, y a Reyes Mate, profesor de investigación del CSIC "Ad Honorem"

ver más sobre "La aventura del saber - 31/10/19 " ver menos sobre "La aventura del saber - 31/10/19 "
Programas completos (1734)
Clips

Los últimos 6.163 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios