www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
2538129
Para todos los públicos La aventura del saber - 30/04/14 - Ver ahora reproducir video 55.40 min
Transcripción completa

Bienvenidos a "La aventura del saber".

Es el último miércoles de abril,

y se celebra el Día de Conciencia sobre el Ruido.

Le prestamos menos atención

porque sus efectos no son inmediatos.

No les ofrecemos silencio total,

pero aquí se huye de toda estridencia

y aprenderán con tranquilidad.

Empieza "La aventura del saber" con nuestro sumario.

Presentamos Las Malas Lenguas,

un colectivo de tres profesores de español

con una particular metodología.

El aprendizaje es una experiencia

de intercambio en la ciudad,

ese lugar donde suceden cosas

y en el que es básico comprender.

Visitamos "8 cuestiones espacialmente extraordinarias",

una exposición que ha reunido a ocho artistas diferentes

y que ocupa parte de Tabacalera,

un espacio expositivo

que pueden ver hasta el 4 de mayo.

Después nos vamos a Canarias, a Tegueste,

un municipio al nordeste de Tenerife que tiene 11 000 habitantes.

Es singular por muchas razones.

Es el único municipio dentro de otro.

Puede presumir de tener un bosque prehistórico

muy cerca del casco urbano.

Les presentamos a nuestra primera invitada.

Ya nos ha visitado.

Y viene con un regalo: una nueva novela.

Ángela Vallvey. Hola.

Nos tomamos un café. Gracias, estupendo.

Para tener una charla de esas que apetece.

En este libro,

en "Mientras los demás bailan",

nos acercas a un mundo

del que las mujeres podemos disfrutar.

No te gusta

lo de una novela para mujeres. Me da igual.

No me parece mala cosa que una novela sea para mujeres,

teniendo en cuenta que las mujeres,

desde que lo somos, desde que somos "Homo sapiens",

tenemos un gusto exquisito

para las cosas bonitas, bellas.

Claro.

Se habla de una época,

muy retratada por el cine y la literatura, los años 40.

La imagen que a todo el mundo le viene de la posguerra española

es más sórdida, más triste, más oscura.

Existió, es real. Totalmente, es real.

Pero también había otras. Por supuesto.

Toda esa sordidez y esa miseria por supuesto que estaban.

En mi novela no son el tema.

El tema es esas mujeres que sobrevivieron,

que lucharon en la penuria por construir un mundo mejor

y que hacían cosas bonitas con sus manos,

como el ajuar, que es un punto fundamental del libro.

Y esas mujeres,

que son nuestras madres, nuestras abuelas, nuestras tías,

que han construido España y que la han bordado,

son las mujeres a las que esta novela se dedica.

Y esa sordidez no cabía.

Tampoco cabe todo. ¿Hablamos de un espíritu?

De un trasfondo de mujeres

que notan que en sus manos está el poder cambiar algo, ¿no?

Son el germen de un movimiento enorme

que nos ha traído adonde estamos ahora, ¿no?

Sí, yo creo que han construido España las mujeres, ¿no?

La han sostenido sobre sus hombros,

como suelo decir, porque es una gran verdad.

Sin ellas, seríamos un país muy distinto,

si no hubiese sido por esas buenas mujeres,

gente decente de verdad, gente noble.

Mujeres que lo que no tenían lo hacían ellas,

lo construían con sus manos.

Construyeron su felicidad, o lo intentaron.

Y dejaron una herencia

de hijos bien educados, bien criados,

y una herencia

de nobleza, a mi entender. Para hacer una novela así...

Aquí lo pone: "No se lo pusieron fácil pero se atrevieron a soñar".

Sí. Es un titular que ilustra

el espíritu de esas mujeres.

Cuando haces una novela en la que se investiga una época, es un retrato,

está la moda, está la alta costura,

las radionovelas, el periodismo,

¿te pones a pensar en lo poco que queda de nosotras,

de aquellas mujeres en nosotras? Pues

yo creo que quedan cosas buenas, pero no queda todo lo bueno.

Podíamos haber heredado de nuestras mayores

cualidades que ahora nos faltan

y que harían este mundo,

bastante mediatizado por la idiotez

y la tontería y la frivolidad,

bastante mejor.

Pero yo creo que nos han transmitido cosas maravillosas,

pero no las aprovechamos.

Y no somos tan habilidosas ni tan hacendosas,

no solo para hacer cosas

con nuestras manos y los medios que tengamos,

sino para construir

nuestras felicidad.

Ahora mismo somos muy ansiosas, muy insatisfechas, muy inconstantes.

Y nos olvidamos

de que mujeres que lo tuvieron más difícil que nosotras,

con muy poco materiales,

construyeron muchas más cosas, más grandes.

Hay dos mujeres que son el hilo conductor de la historia.

Hablamos de Isabel y de Adelia.

Representan las dos Españas en cuanto a clases.

Bueno. La más alta y la humilde.

Un poco, sí.

Es el arriba y el abajo, la señorita y la sirvienta.

Y esa España existía, era así,

no se pueden poner medias tintas.

La clase media era muy incipiente

y estaba, de alguna manera, queriendo sacar la cabeza,

pero la situación económica era brutalmente desfavorable.

Ese arriba y abajo,

esa división tan tajante de clases sociales

y esa poca movilidad social

están en estas mujeres.

Pero dos mujeres que conectan. Claro.

Que necesitan evadirse. No, y que

se hacen amigas, sin saberlo.

La amistad interclasista

estaba tan mal vista

como el amor interracial en algunos momentos y países.

Era muy difícil que una mujer de clase alta

fuese amiga de una de clase baja.

No le ponían el nombre.

Eran amigas pero no lo sabían.

Y no se atrevían a denominarlo. A calificarlo así.

Sin embargo, hablamos de una época en la que no hay que olvidar

que los hombres marcaban el paso. Claro, sí.

Una mujer no podía abrir una cuenta

sin permiso de su padre o su marido.

Casarse era una asignatura obligatoria.

¿Qué aportan los hombres a esta novela?

¿Cómo te has enfrentado a su diseño?

Hay un personaje que a mí me gusta mucho,

que es un periodista de la época,

de revistas femeninas.

Yo creo que tiene una pasión y una voluntad...

Si no fuese poco humilde decirlo,

diría que tiene ese punto stendhaliano,

que a mí me gusta,

y estoy segura que ha habido hombres así como él.

Y que esa fuerza motora de su amor,

porque es un enamorado de una de las protagonistas,

creo que ha existido.

Además, en esa época

en la que los sentimientos eran mucho más consistentes

y menos fugaces

que ahora.

Ese personaje me gusta.

Qué bonita la relación epistolar. Sí.

Con las redes sociales y los móviles, nos hemos cargado eso.

Pero tiene un componente romántico muy especial.

Bueno. Esas relaciones...

La carta era una manera de comunicar con el corazón,

no con la tecla.

Cuando uno aprieta una tecla,

que normalmente se confunde, pone faltas de ortografía,

no pone la misma intensidad

de su emoción en el mensaje

que cuando se escribía con un lápiz, porque no había bolígrafos,

y se apuraba hasta la punta.

Y se transmitía, aunque también había faltas

por cuestiones de alfabetización.

Pero se transmitía parte del corazón,

una parte muy importante de la emoción.

Es inevitable que se active

la nostalgia cuando se lee esta novela.

Bueno. Pensamos lo que hemos perdido.

Por ejemplo, la moda.

Esa época de...

Por un lado, las costureras,

las mujeres que hacían con sus manos y poco material.

Pero también empieza a triunfar o a surgir la alta costura.

Sí.

Es otra España que brilla, en ese sentido.

Se cuenta poco. Sí.

Había una alta costura

de primera línea,

que podía competir con cualquier casa de París.

En la época,

cuando acaba la segunda guerra mundial

y España está inmersa en su propio olvido o en su propio intento

de olvidar su propia guerra,

pues las usuarias

de la alta costura eran las mujeres unos pocos miles de familias,

la aristocracia y la clase dirigente.

Y la española de clase popular

ni pensaba en la moda.

Soñaba con ella, en las ciudades.

Pero reciclaba:

cortaba una prenda que ya estaba vieja,

le sacaba los trozos buenos para confeccionar otra

para su niño o a quien le cupiera.

Y esa era su forma de vestirse.

Eso cuenta la historia de la historia,

con mayúsculas. Otro tema.

A mí me llama la atención, el del periodismo.

Tú has trabajado en medios de comunicación. Cómo ha cambiado.

Absolutamente. Qué ingeniosos.

Qué capaces de hacer milagros.

Algunos personajes, como Jiménez Caballero,

en otros ámbitos de las publicaciones,

estas son femeninas,

que escribían de cabo a rabo las revistas.

Él escribía entera la revista.

Mi personaje es un poco eso,

pero en otra esfera completamente distinta,

la del mundo de las revistas para mujeres y para niñas,

para adolescentes.

Así eran las cosas por entonces. Bueno, Ángela.

Espero que haya servido para dar unas pinceladas

de los muchos atractivos que encierra esta novela.

Gracias. Es muy apetecible.

Me permito decir que las mujeres la pueden disfrutar especialmente.

Y creo que...

Es un homenaje a esas mujeres.

Muchas gracias y hasta pronto. Muchísimas gracias.

Asistiremos a una clase de español.

Hoy se desarrolla en pleno barrio de Lavapiés.

Visitamos Esta es una Plaza,

un espacio gestionado por colectivos y vecinos.

Está organizada por Las Malas Lenguas:

se puede aprender un idioma

al tiempo que se descubre una ciudad.

Sí. -Cuándo se toca, cuándo no se toca.

-Las Malas Lenguas somos un equipo de profesores de español

que tratamos

de dar clases de idioma a gente extranjera

de una forma diferente e innovadora.

Mezclamos mucho la lengua con la cultura

y con acercar a los alumnos al entorno en el que viven,

el centro.

-Nos conocimos estudiando para profesores.

Trabajamos juntos en prácticas.

Éramos gente de perfiles diferentes.

Alterábamos los materiales que nos daban,

inventábamos cosas diferentes.

íbamos más allá.

Y empezamos a probar a ver cómo adaptábamos

nuestra idea.

-El estar en el mismo sitio

gente tan variada en un curso solo ocurre en este momento.

Gente del mundo del cine, fotografía, arte, educación,

se unan

y se conozcan. -Un equipo multidisciplinar.

Tenemos unos recorridos muy diversos.

Y eso lo adaptamos muy bien a las clases,

por nuestras formas de ser distintas.

-Nos invitó ese curso a ser creativos e innovadores.

A pensar: "Nos ha gustado, pero quizá,

por qué no darle este toque más callejero, porque eso

no lo hemos visto".

Estamos en un contexto de inmersión.

-Hola, ¿qué tal?

-Son cursos, sesiones de español

que se basan en la inmersión en un contexto real de comunicación.

Es difícil diferenciar teoría y práctica.

En cada clase hay mucho lenguaje real,

hablar con personas, interactuar.

Nos interesa el uso real

de escuchar y de hablar. -Teníamos

muchas dudas al principio.

Metíamos a varios profesores.

Salías a la calle a interactuar.

Ponemos a los alumnos

en situaciones reales.

"Tienes que ir a la calle a preguntar dónde está tal cosa".

Pero no sabes si la gente

va a reaccionar bien o mal,

si el alumno se sentirá muy forzado,

si no será natural.

El aula,

dar apuntes, cosas así, no.

Pero salir a la calle e interactuar, fenomenal.

La gente es superparticipativa.

Son personas a las que ir al aula, apuntes, clases tradicionales,

no les apetece.

Es gente que ya está trabajando en Madrid.

Pero tienen problemas para comunicarse.

Muchas veces saben la gramática, porque la han estudiado,

pero no encuentran contextos reales donde se puedan expresar.

No encuentran las situaciones que se generan en la vida diaria,

no las están aprendiendo.

Aquí se practica mucho con ellos

de qué cosas habla la gente.

-Preparamos la situación que vamos a vivir, pero que no controlamos.

Damos unas pequeñas nociones,

pero no sabemos por dónde puede salir.

Pero, salga lo que salga, es aprendizaje.

-Vamos a practicar las preguntas que haremos en Esta es una Plaza.

Gerb va a ser el profe hoy, va a apuntar las ideas.

¿Qué preguntas le podemos hacer a Candela?

Las clases empiezan con un precalentamiento,

no relacionado con la clase, para trabajar lo físico,

lo corporal, y para calentar.

Después, una contextualización.

En este caso, un e-mail

que nos invita a participar de un proyecto en el barrio.

Presentamos el lenguaje que nos interesa,

que son los interrogativos

y las partículas para valorar situaciones

y para hacer propuestas.

Una vez que trabajamos, extraemos la lengua por sondeo,

verificamos y salimos.

-Necesito... -¿Necesitas? ¿Necesitáis?

-Ajá. -¿Hacer el parque?

-Sí. -Sí que hay algo

que marca un poco

la manera en la que alguien afronta nuestras clases: la timidez

o la capacidad de salir a la calle y enfrentar una situación.

Estamos cerca, pero tú tienes que hacerlo, ¿no?

Hemos tenido gente más tímida que otra que le encanta

abordar desconocidos y experimentar.

Hay gente que le cuesta más.

Por aquí.

-Perdona.

¿Dónde está Esta Plaza? -¿Eh?

-¿Dónde está Esta Plaza?

-Esto es una Plaza, sí.

-Sí, ¿aquí? -Una plaza, de la gente.

-Vale, gracias. -Gracias.

-¿Dónde está Esta es una Plaza?

-Aquí. -Vamos dentro.

Hola. -Hola.

-¿Qué tal? -Muy bien.

-Hola.

-¿Qué tal? -Muy bien.

Habéis llegado hasta aquí.

Ahora tenéis que encontrar a Candela.

Es una amiga.

Es una de las personas que forma parte de este proyecto,

está en la asamblea, y ha creado este espacio.

Ella os espera en el semillero.

En la puerta del semillero.

¿Eres Candela?

-Hola, ¿qué tal? -Bien.

Encantado.

-Tenéis que preguntarle de un espacio.

Mientras conocemos el espacio,

podéis empezar a preguntar sobre la zona infantil

y la biblioteca. -Perfecto.

-Ponemos mucho énfasis en el error.

Estamos experimentando una nueva metodología.

Y no solo nosotros, también los alumnos.

Si hay un error,

no es un fracaso o algo negativo,

es un síntoma de que se está experimentando.

Y eso es importante para nosotros.

La corrección lingüística no es

nuestro objetivo, es comunicar

y es formar parte de algo.

Es importante que los alumnos

formen parte de los espacios,

no es llegar un preguntar.

Es participar en una asamblea,

formar parte de la ciudad.

Nuestro público

es alguien interesado en llegar a un Madrid diferente,

un Madrid que se cuestiona las cosas,

que experimenta, que prueba.

Nosotros abrimos puertas.

Hacemos de mediadores para un diálogo entre los alumnos

y la ciudad.

Empezamos ese diálogo.

Y después les dejamos que sean ellos

los que hagan la inmersión.

Gerb empieza. -Okey.

Candela, ¿qué hacen aquí?

-Es una zona

en la que tenemos libros y juguetes para niños muy pequeños,

en la que juegan cuando llueve,

están más protegidos.

-¿Y se puede prestar libros?

¿O qué? -Sí, son de uso libre

para los niños.

Son donaciones de padres del barrio.

-Fenomenal.

-Seis meses en Madrid

con la escuela de español.

Y muy práctico y me gusta.

No es tradicional.

-¿Qué más hemos aprendido hoy?

-Muchas cosas. -Luego hay que contárselas.

-Sí. "Huerta". -"Huerta", muy bien.

-"Huerta".

Sobre la biblioteca,

los conceptos de prestar y dejar libros sin dinero.

-Muy bien.

¿Qué os parece? ¿Os parece buena idea o no muy buena?

-¿Aquí? -Sí.

-¿El proyecto? -Sí.

-Está bien.

-En la Plaza nos encanta ayudarles

y que la gente que pisa Madrid

o que pasa aquí una temporada se involucre

en otro tipo de proyectos que no sean irse de tapas o pasear

o hacer las cosas que están en las guías.

Tenemos un lado didáctico propio,

pueden aprender cosas que no son solo gramática.

Y, además, aquí se les abren las puertas para que puedan volver.

-Hemos tenido gente muy tímida o con un nivel muy bajo de español,

que venía muy cortada,

y al interactuar ha vuelto de la salida en la calle

con alegría y euforia

por darte cuenta de para qué sirve el verbo "ser",

sirve para preguntar, responder

y aprender cosas interesantes, no reflexionar sobre el verbo.

Entonces, los resultados han sido buenísimos.

-Estoy convencido de que es el espacio ideal para nosotros.

Nuestro proyecto, que mezcla aula y calle,

el HUB es una especie de transición

entre el aula y la calle.

No es estrictamente calle,

pero está lleno de gente y de proyectos.

Como contenido para las clases, nos da alternativas.

Y redes sociales,

gente que hace cosas interesantes.

Hay un ambiente creativo.

Nos gusta mucho la situación donde está,

en pleno corazón de Madrid, cerca de muchos sitios interesantes.

Nuestros estudiantes llegan

y se sorprenden.

Hacemos clases en diferentes espacios.

Nos da mucho dinamismo.

Nos gusta.

Formaba parte de la apuesta, de nuestro proyecto.

Hola, buenos días.

Cada dos semanas, viene el director del Centro de Estudios Financieros

y la UNED de Madrid, Arturo de las Heras,

para hablarnos de la importancia de Internet

y cómo debemos utilizarla para crearnos una buena identidad

que nos ayude a mejorar creando una buena marca personal,

una buena identidad virtual que nos permita

conseguir un empleo.

Bienvenido, Arturo. Gracias. Gracias a ti.

Agradecemos el tiempo que nos dedicas.

No pensábamos que íbamos a llegar hasta el capítulo 15.

Es verdad. ¿De qué tratamos hoy?

Hoy vamos a tratar de la reputación online.

Llevamos unas semanas, ya casi meses,

hablando de cómo construir nuestra marca personal.

Y ahora, vamos a medir nuestra reputación, nuestra marca personal.

Para eso, has traído un invitado.

Otra estrella de las redes sociales.

Igual que el otro día estuvo aquí Vilma Núñez,

te traigo al autor de este libro, Manuel Moreno,

que es periodista, creador de un blog muy famoso, TreceBits.

Verás que de esto de la reputación online

y de cómo medirla sabe mucho.

Muy bien, Manolo, Manuel Moreno. Buenos días, ¿qué tal?

Bienvenido, colega. Gracias.

"El gran libro del community manager".

Ajá.

¿Qué es un community manager?

Esa es la palabra inglesa que ahora utilizamos tanto.

Pero tenemos expresiones en español para referirnos a esta profesión

de nuevo cuño.

Sería el gestor de comunidades o de perfiles sociales de una empresa,

los perfiles que tiene en Facebook, Twitter, Linkedin,

es el responsable de la imagen corporativa en Internet.

Eso sería de lo que trata el libro. Poner las bases de esa profesión.

Y ahora, segunda pregunta.

¿Qué es TreceBits, de lo que acaba de hablar Arturo?

Trecebits.com

es la web de información sobre redes sociales.

Se dan consejos y técnicas sobre cómo usar las redes sociales

tanto en el mundo corporativo como cualquiera de nosotros.

Nosotros gestionamos nuestro Facebook, nuestro Twitter.

De eso hablamos en TreceBits.

Y ha tenido mucho éxito, ¿no?

Bueno, no va mal.

Acabamos de cumplir cinco años y se ha convertido en un referente.

Da muchas satisfacciones. Cuéntanos cómo llegas a ese mundo.

Yo soy periodista, siempre he trabajado en papel.

Hasta que hace unos años... ¿Cuántos años?

Hará unos ocho años,

vi que Internet era por donde iba el futuro de la profesión.

Yo empecé a escribir sobre lo que me gustaba.

Vi que las redes sociales estaban teniendo mucho auge.

El tema del networking.

En España, no estábamos acostumbrados a utilizarlas

con una serie de objetivos profesionales.

Empecé a escribir sobre ello. Muy bien.

Y ahora eres experto en monitorizar

la reputación que tenemos en Internet.

Es importante que la monitoricemos.

Nuestra presencia en las redes sociales debe estar fundamentada.

Aparte de usar las redes sociales con mucho sentido común,

que es la mejor recomendación,

tiene que ser una presencia planificada

en la que veamos qué objetivos queremos tener

y en qué redes sociales queremos estar,

desarrollar unos contenidos y después, monitorizar.

Es controlar la actividad que realizamos en redes sociales

para ajustarla a nuestros objetivos.

Es como visualizar cómo va tu reputación.

Eso es. En Internet, hay que tener los oídos muy abiertos

y escuchar lo que otros dicen de nosotros en la red

y cómo utilizamos nosotros las redes sociales

para cambiar esa imagen que tenemos en Internet

para encontrar un empleo.

¿Qué herramientas usamos? Podemos hablar...

Ahora mismo, es muy útil utilizar

herramientas de gestión de perfiles.

Muchos de nosotros no tenemos un solo perfil en redes sociales.

Tenemos varios.

El 69 por ciento tenemos perfil en más de tres redes sociales.

Gestionarlas todas consume mucho tiempo.

Requiere un esfuerzo si queremos estar de una manera fundamentada.

Tenemos herramientas como Hootsuite, aquí tenemos un pantallazo,

en la que podemos gestionar todos nuestros perfiles sociales.

Solamente tenemos que entrar en un sitio

para poder actualizar Facebook, para consultar Twitter,

podemos publicar en Google Plus.

Eso nos ayuda bastante.

Y una vez que tenemos varias cuentas monitorizadas

en el mismo sitio, ¿cómo medimos?

Lo que tenemos que hacer es ver un poco

que se dice de nosotros en redes sociales.

Para eso, una cosa muy sencilla que muchos habremos hecho

es poner nuestro nombre en Google.

Ahí veremos qué nos devuelve Internet y la imagen en la red.

Google tiene otra herramienta, que son los Google Alerts,

las alertas.

Cada vez que alguien pone tu nombre en Internet te llega un mensaje.

Te están nombrando aquí.

Al final, queramos o no queramos,

en Internet estamos todos, aunque no queramos,

porque alguien nos menciona.

Así tendríamos un control de esa presencia online.

Existen otras herramientas, SocialBro, Social Mention

y Klout, que es muy interesante nuestra influencia en Internet.

¿Eso cómo...?

Klout mide esa influencia que tenemos en redes sociales

controlando las respuestas a nuestros comentarios,

los "me gusta".

Controla un poco y pone una cifra de 0 a 100

de la influencia que tenemos.

Hay incluso rankings de profesionales en la red

que tienen más influencia que otros.

¿Y qué podemos hacer para mejorar después de saber esto?

Tener una presencia activa en las redes sociales

y una presencia planificada.

Antes de mandar un tweet,

140 caracteres los escribimos en cinco segundos,

vamos a dar un paso hacia atrás

y vamos a ver por qué lo queremos mandar,

qué vamos a comunicar y a quién le va a llegar.

Si estamos pensando en buscar un empleo,

vamos a escribir tweets que tengan que ver con nuestro sector,

con noticias que estén ocurriendo.

Así nos creamos una imagen de expertos en el sector.

A lo mejor uno de los consejos, Arturo,

sería verse con cuidado este curso que estamos dando

y hacer caso.

Lo que está diciendo son cosas que hemos ido oyendo

a lo largo del curso.

Si alguno de nuestros espectadores recuerda,

hablábamos de esas herramientas de Google, las alertas.

Es bueno que hagamos ese repaso a todo el curso.

Y que seamos conscientes

de que hay que medir o intentar medir.

Esas herramientas a lo mejor no son muy precisas.

Pero nos dan una foto y miden a todos por igual.

Si ponemos en Google nuestro nombre y nos da unos resultados,

esos mismos resultados se los va a dar a cualquier otro.

Aprendamos a manejar las redes sociales.

Como dice Manuel, con una estrategia, con una planificación.

Eso es importante.

Fue motivo de uno de los capítulos.

Se titulaba "La estrategia". Claro que sí.

Muchas gracias, Manuel, Arturo, ha sido un placer

teneros en el programa.

Estos minutos son muy interesantes, muy ilustrativos

de nuestras potencialidades.

A veces, por prejuicio, no las usamos.

Y hay que romper ese cristal.

Hasta siempre. Seguimos con el programa.

Vamos con la digitalización del día.

Un capítulo de "El círculo de tiza".

A lo largo de estas 12 citas anteriores.

hemos ido hablando de la necesidad

de ser más inventivos, más arriesgados

y más sutiles con nuestro lenguaje de todos los días.

También hemos hablado de la necesidad de pensar antes de hablar.

De la necesidad de huir de la idiotez

y del deseo de ser demasiado especiales.

Demasiado imbéciles.

Y así, también hemos hablado

del empeño en recobrar cierto sentido común

basado en la búsqueda de argumentos sólidos

en los que apoyar nuestro verbo

y fundamentarlo en el ejercicio continuo de la ironía

que exige saber reírnos un poco de nosotros mismos

y aprender a relativizar nuestras propias palabras

y, en consecuencia, también las de los otros.

¿Y todo ello para qué?

Para llegar al arte de convencer,

que es, por encima del arte de persuadir,

el principio y el fin de toda estrategia con el lenguaje.

Su alfa y su omega.

Aprendamos a persuadir primero.

Pero no nos quedemos ahí y aprendamos a convencer después.

Porque la persuasión y el arte de convencer

no son ciencias que unos tienen y otros no

de forma natural y espontánea.

Las artes de las que hablamos son disciplinas

que se van adquiriendo a través del ejercicio mental

en el que estamos obligados a poner en funcionamiento

todos los momentos de los que hemos hablado

y que acabamos de recordar.

Atrevámonos a llegar de forma más elegante al otro,

de forma más esencial,

pensando antes de abrir la boca,

argumentando antes de hablar

para que la ironía sea real y real el diálogo con el otro

y atrevámonos a tener un poco de estilo.

Persuadir, convencer son, al final,

formas de la vida y su dialéctica más que formas del lenguaje.

Y es también un juego en el que estamos obligados a entrar.

Y en ese juego, hemos entrado ustedes y yo

a lo largo de estas 13 citas.

¿Y todo ello para qué?, pregunto de nuevo.

Para intentar convencerles a ustedes

y también a mí mismo de que es necesario hablar mejor,

llegar mejor al lugar del otro.

El Edupunk es, como su nombre indica,

la unión de educación y punk.

Tiene que ver con aplicar a lo pedagógico

normas de trasgresión,

de hacer un cambio brusco.

El término, para mí, lo que hace

es visibilizar las prácticas pedagógicas alternativas

y poder identificarlas.

Yo soy un profesor edupunk porque hago cosas diferentes.

Es muy interesante que no hay libros de edupunk,

ni hay fórmulas para seguirlo al pie de la letra.

Hay un manifiesto que podéis encontrar en Internet.

Voy a decir la última frase de este manifiesto.

"Sé edupunk, destruye este manifiesto,

haz el tuyo propio y destrúyelo".

Nos recomienda que estemos continuamente cambiando

y replanteándonos quiénes somos.

Jacobo Castellano, Miren Doiz, Fernando García y Jaime de la Jara

son cuatro de los ocho artistas

que se apoderaron de una parte del espacio Tabacalera.

Sus obras nos hacen reflexionar

sobre conceptos como la memoria y lo cotidiano.

Hasta el día 4 pueden verlo. Les regalamos un acercamiento.

Efectivamente, es un trabajo

para un espacio específico.

Son ocho cuestionamientos

que hacen los ocho artistas de la exposición.

De alguna manera, están incidiendo en este espacio

que es extraordinario en cuanto a sus características,

tanto arquitectónicas como de memoria

y también de desmemoria,

de todo lo que ha habido aquí.

De fábrica de tabacos a sala de exposiciones,

que va acumulando memoria.

De los ocho artistas

y según se entra y se pueden ir viendo,

la primera es Nuria Fuster.

A su trabajo le di el espacio

de entrada y salida obligatoria.

Y ella quiso usar esa característica y otra más.

En este sitio, hay unas corrientes de aire.

Ella incide en este tema.

-Trabajo con agentes como el aire, el calor.

Agentes muy primigenios, originarios.

El aire es el medio en el que vivimos.

Estamos tan hechos a él que no lo percibimos como materia física.

Esta pieza trata

de esculpir el aire, haciéndolo visible en su parte física.

-El siguiente que podemos ver es Jaime de la Jara.

Está hablando de lo que está sucediendo en la sociedad

Y las dificultades económicas,

la crisis social.

-El proyecto son tres instalaciones.

Tenía el espacio fracturado en tres y he querido montar

tres elementos más sólidos.

Lo que he querido es, de alguna manera, construir

una serie de elementos de los cuales somos conscientes, pero no existen.

Corresponden con las situaciones.

-Estamos viendo una especie de trinchera,

una especie de barricada,

una humareda que no sabemos de dónde proviene.

Está hablando de lo que sucede ahora.

Miguel Ángel Tornero es fotógrafo,

pero deriva hacia la instalación.

Tornero lleva tiempo trabajando en cómo la fotografía,

finalmente, habla de la memoria.

Incluso cuando pierde

su calidad fotográfica este papel desvelado que él usa

bastante y este lugar

que él ha llevado para mostrarnos esas fotografías marchitas

en un invernadero.

-"Algo de vida fotosensible" es un paso más escultórico

de una serie fotográfica,

o de collage fotográficos,

que se titula "Fotofobia".

La fotofobia, como enfermedad,

es intolerancia a la luz,

pero, también, un paralelismo con la fotosíntesis, que es como hacerlo

con la planta y la fotografía.

-Guillermo Mora trabaja sobre la pintura y su expansión

y su derivación hacia escultura, instalación...

Lleva un tiempo trabajando con una especie de charcos de pintura

que luego convierte en paquetes

y se han despegado del suelo

y flotan en el aire en sus espacios positivos.

-"Una, otra y otra vez, a la vez"

es un espacio concebido como

un contenedor,

pero no ya solo un contenedor

para meter las cosas, sino en el sentido de fuerza,

las oprime y las sujeta.

Decidí generar un tipo de pintura que se sujetara

en la propia arquitectura.

-Luego tenemos el trabajo de Fernando García.

Fernando es un artista

que está interesadísimo en el trabajo artesanal,

en cómo los materiales son base del trabajo artístico también,

estos materiales se convierten en

"piezas otras"

y aquí nos hace una representación a través

de posibles lámparas de araña hechas con materiales humildes,

no la clásica lámpara de araña señorial.

-La instalación se llama "En pedazos".

Lo que me interesaba era intentar,

un poco, indagar en la historia de la Tabacalera

y buscar información sobre lo que era este sitio antes y, sobre todo,

me interesaba saber qué pasaba en los espacios que me asignaron.

La búsqueda fue

un poco difícil en cuanto a información,

pero me centré en cuestiones formales.

Imaginarme qué pudo ser este sitio

y buscar elementos que todavía puedo encontrar aquí,

de las cosas que han quedado de la Tabacalera, y retomarlos

como muebles,

como, por ejemplo,

el cristal de la sala de al lado,

luego, también, insertar elementos

que pudieran parecer parte de la tabacalera

y hacer obras donde se pudiera ver

esta recopilación e investigación.

-Luego viene Jacobo Castellano.

A Jacobo le gusta crear

unas escenografías,

otra cosa que veremos mucho en esta exposición,

que se compone de retazos y piezas que el espectador tiene que hilvanar

unas con otras, como una construcción

hecha con palillos,

como unos zapatos rotos,

todo de una manera deconstruida,

nos hace armar un relato, que puede ser un cuento,

donde hay cosas de Jacobo y de su infancia.

Y, por último, Miren Doriz,

que muy literalmente lo ha titulado "Trampantojo".

La primera impresión al entrar

es que no hay nada, no hay pieza,

la pieza es ese camuflaje del propio espacio,

que ella lo ha recreado y lo ha expandido

a todo su lugar de exposición.

Pensé que lo que sobraba, bueno, el espacio me gustaba.

Me sobraba el panel. Lo que he hecho

es invisibilizar este panel

que hace como una L, vamos, como los otros que hay

en otras partes del edificio,

e imitar, por medio de la mímesis, imitar un poco...

Casi como presentar el espacio en un momento del pasado,

antes de toda esta adecuación del espacio para convertirlo en sala.

-Yo creo que el requerimiento necesario

para trabajar

en esta exposición era tener la capacidad de desafiar

un reto espacial, porque el lugar

manda mucho, entonces, aquí,

es que la obra del artista combine, compagine o supere

a este espacio extraordinario

y es el quid de otra la exposición.

-Con "8 cuestiones espacialmente extraordinarias", seguimos

una línea que habíamos iniciado en Tabacalera: jugar con el espacio,

con el propio edificio.

En esta ocasión, son 8 artistas invitados,

con su comisaria Virginia Torrente,

para que crearan un juego espacial,

en el que entre a formar parte

la historia del edificio, la arquitectura

y, especialmente, la magia de este espacio.

Nos vamos a Canarias para hablarles tradiciones

y de ecosistemas únicos como el bosque de laurisilva

y de entornos especiales dentro del caso urbano.

Son las opciones de la villa tinerfeña de Tegueste,

cuna de la lucha canaria

y que progresa sin perder de vista el pasado.

Tegueste, al nordeste de Tenerife,

destaca por la recuperación de sus costumbres más ancestrales,

así como por sus recursos naturales

y el empeño por proteger el patrimonio.

Conserva un bosque de laurisilva muy cerca del casco urbano.

El parque rural de Anaga ofrece la oportunidad

de disfrutar del espacio natural.

Un reliquia de la era terciaria que, junto a los barrancos

y los numerosos senderos y caminos reales cincelan

un destino ecoturístico de primer nivel.

Perfecto para el enoturismo, rodeado de viñedos,

ensalza su valor cultural a través de romerías y celebraciones.

Y, para descubrir su valores rurales,

agrícolas y paisajísticos,

la finca de Los Zamoranos es obligada.

Y aquí vamos a conocer más de esta villa histórica.

José Manuel Molina, alcalde de Tegueste.

Buenos días.

Nos encontramos en un entorno que, entre otras cosas,

promueve sus valores rurales.

No todo municipio tiene cerca de 80 000 metros cuadrados,

como tiene esta finca, en el casco histórico del municipio.

Es zona urbana, por lo tanto, nos da mucha efusividad.

Queremos realizar un parque temático,

poco a poco, se va realizando con los jóvenes

de las escuelas talleres.

Es el futuro que queremos para esta finca, de formación,

parte es deportiva, campeonatos de campo a través,

se hacen a nivel insular.

Hemos tenido campeonatos escolares.

No todo el mundo puede tener este pulmón

dentro del casco histórico

y del propio centro del municipio.

Dinamización del sector primario,

porque estamos en una villa totalmente agrícola.

Sí. Tiene 26,4 kilómetros cuadrados,

11 000 habitantes,

tiene algo peculiar, es el único municipio de España

que está dentro de otro, San Cristóbal de La Laguna.

Y que sea un municipio con una apuesta rural y, sobre todo,

vitivinícula, es importante para los teguesteros.

Ha sido declarado en pleno como Villa entre viñedos,

por lo tanto, un sector vitivinícola.

Y, hablando de esos viñedos,

merece la pena probar los vinos de Tegueste,

con denominación de origen.

Está dentro de la zona Tacoronte-Acentejo,

que hay que mencionar el gran trabajo de su gente.

Tenemos muchas asociaciones,

en este caso, la asociación vitivinícola, Javite,

hace un gran trabajo para el municipio.

Hemos tenido grandes premios.

Hemos ganado el mejor vino de Canarias en esta edición.

En estos días,

se ha denominado un vino ecológico, por Parker,

una puntuación de 91, 89 y 91

de 100.

Yo creo que, a nivel internacional, nuestros vinos

están teniendo ese éxito,

una zona importante vitivinícola de Canarias

y, por lo tanto, la cuidamos.

Por esos viñedos podemos hacer también rutas de senderismo,

pero podemos recorrer muchos más caminos.

Si algo intentamos es que Tegueste sea,

a nivel turístico, de alto nivel.

Tenemos que ir poco a poco y eso lo hace

las rutas enogastroturísticas.

Hablamos de la importancia del sector primario,

la importancia de los productos locales.

Esos proyectos de escuela-taller no solo los recuperan,

sino que son el relevo generacional.

Estamos en un municipio donde las tradiciones con importantes.

Si algo intentamos conservar, son las tradiciones,

nuestra historia, pero también es vanguardia.

Tegueste es cuna del deporte autóctono,

la lucha canaria.

Tiene una romería muy importante para Canarias,

hemos celebrado la 45 edición en el año 2013,

pero se ha convertido, y eso

los verdaderos artífices son los teguesteros,

la danza de las flores, que data del 1600,

los barcos, de 1600,

la propia librea...

Pero esa romería, que es una de las grandes de Canarias,

tiene su belleza en el trabajo y elaboración de las chapas,

que son trabajos artesanales de los teguesteros,

y hay que agradecer a ese conjunto de carreteros,

que son los verdaderos artífices, porque hacen maravillas,

y trabajan todo el año para un día.

Y así, mostrar a Canarias, el día 25 de abril,

o del domingo más cercano, en honor a San Marcos,

esa maravilla.

Y hace que el pueblo defienda sus tradiciones

y que las respeten y las cuiden

y es lo que podemos destacar de los teguesteros.

Y, bueno,

ellos cuidan sus tradiciones, pero también necesitan

que se les eche una mano para mantenerlas,

porque en muchos sitios se han perdido, pues,

porque a la economía no le interesa.

Reciben ayudas, entiendo.

Lo que es el Ayuntamiento también ayuda, pero, reitero,

eso es obligatorio.

El equipo que gobierne en cada momento

si algo tiene que hacer es luchar por las tradiciones.

Tegueste así lo hace, recupera su historia.

Hay que saber de dónde venimos para saber qué hacer ahora

y elaborar un gran futuro.

Estamos a pie de Anaga,

que una zona que, ya en la primera fase, se convertirá

en Reserva de la Biosfera.

Tegueste estaría dentro de esa reserva.

Podremos crear esas rutas verdes, zonas de senderos.

Creamos también las rutas enoturísticas,

enogastroturísticas, defendiendo nuestros viñedos.

Hay un proyecto arqueológico superimportante,

donde queremos hacer 4 fases,

ya estamos terminando la tercera,

haciendo publicaciones e investigaciones.

Y, en la próxima Expo, crear ese centrode interpretación.

Por lo tanto, creo que tenemos un potencial tremendo.

Con nuestras tradiciones, con nuestra historia,

podemos mostrar, a esos 5 millones de visitantes de Tenerife,

todo nuestro potencial.

Y sacar una parte importante de beneficio para nuestro municipio,

nuestra población, nuestros trabajadores...

Ese es el camino que intentamos hacer.

Es lento, porque hay que consolidarlo,

pero importante, porque tenemos potencial.

Nos quedamos con que quien quiera descubrir otro Tenerife, distinto,

no tan de sol y playa,

un turismo rural, debe de conocer Tegueste.

Pues sí.

Tiene una belleza natural,

con su gente, su historia,

su gastronomía,

sus vinos y ese valle natural.

Por tanto es un sitio de obligatoria visita,

por su historia,

y que estamos agradecidos y trabajando mucho, creando

la oficina de turismo para que todas estas personas

puedan pasar por aquí y disfrutar.

Gracias por descubrírnosla.

Hola, recomendamos la lectura de este libro, "La llanura

esplendente" de William Morris,

que acaba de publicar Cátedra en su colección Letras populares.

Es una novela fantástica que nos retrotrae

al mundo medieval de los mitos del norte,

escrita por el gran William Morris,

diseñador de interiores, publicista, politólogo,

poeta, pintor, traductor de los clásicos,

editor, escritor...

Y un claro precedente del movimiento hippy.

La novela fue publicada por primera vez en 1891,

y cuenta la historia de la búsqueda del amor perdido y de una renuncia,

la de la vida indolente que se cierra en sí misma en el individuo.

"La llanura esplendente" es mucho más.

Es una diversión extraordinaria

y una invitación a pensar bien en lo que hacemos cada día.

Recuerden, está publicada por Cátedra, en su colección,

Letras populares.

Se nos ha acabado el tiempo.

El jueves no tenemos programa,

no volveremos hasta el lunes.

Si tienen puente, que lo disfruten.

Y si no, ya queda menos para el fin de semana.

Como siempre, con contenidos variados, diferentes,

y con el denominador común de la calidad y el rigor. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 30/04/14

La aventura del saber - 30/04/14

30 abr 2014

Veremos los reportajes "Las malas lenguas", "Exposición Ocho cuestiones espacialmente extraordinarias" y "Tegueste, sabor rural". Además, entrevistaremos a la escritora Ángela Vallvey, a Arturo de las Heras, Director General de CEF y UDIMA, y al periodista Manuel Moreno.

ver más sobre "La aventura del saber - 30/04/14" ver menos sobre "La aventura del saber - 30/04/14"

Los últimos 3.184 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios