www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4039547
Para todos los públicos La aventura del saber - 29/05/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hola, buenos días.

Bienvenidos a la edición de "La aventura del saber"

en la que hablaremos con el escritor Rafael Escuredo de su última novela.

Recordemos que Rafael Escuredo fue presidente

de la Junta de Andalucía y es abogado ejerciente

y un muy considerable escritor que ha creado una saga de novelas

con el inspector Sobrado como protagonista.

En la segunda parte del programa hablaremos con Bernardo Domínguez

de cómo pueden aprender a programar ordenadores los niños.

Y de camino, a lo mejor, acercar ese mundo a los padres.

También les invitaremos a visitar Boadilla de Rioseco

para que conozcan la iniciativa que pusieron en marcha

los hermanos Melero:

la creación de una galería de arte al aire libre.

Se llama "Arte contra el olvido"

y utiliza las fachadas de las casas, corrales y naves del pueblo

para exponer obras de arte contemporáneo.

Hoy toca la agenda natural de mayo

en la que, entre otras cosas, destacamos la nueva expedición

que ha iniciado Ramón Larramendi con su trineo de viento

para recorrer nada menos que 1200 kilómetros en el Ártico.

(Música)

Abrimos "La aventura" de hoy

con el minuto para la reflexión gastronómica

de la mano de don Rafael Ansón,

presidente de las academias de gastronomía de España y Europa.

Hoy hablamos con él del cocido.

¿El cocido madrileño o hay muchos? No, no, no.

El cocido es la técnica más elemental.

Hay que pensar que la cocina aparece

para hacer comibles cosas comestibles.

Las legumbres crudas no se pueden comer,

había que ablandarlas.

El primer cocido era, simplemente,

en agua hirviendo, echar garbanzos y judías.

Una vez que ya uno se alimenta y, por lo tanto, sobrevive,

ya uno empieza a pensar que esté bueno.

Entonces, a eso que es elemental, que es el agua hirviendo.

El cocido: agua cociendo en la que se echan dentro legumbres.

Le iban añadiendo cosas para que estuviera bueno.

Básicamente, en España sobre todo, cerdo.

Por lo tanto, el cocido...

La olla aranesa, que quizás es la primera.

pero luego, el cocido madrileño o cualquier otro,

lo que es básicamente es agua con legumbres,

y luego se le puede añadir aceite para que tenga un poco de grasa,

pero, sobre todo, se le añadía cerdo.

Y está buenísimo.

Entonces, ¿cómo se tomaba el cocido madrileño?

¿Qué es lo más singular? En tres vuelcos:

el caldo, que a mí me encanta. Normalmente...

...los garbanzos los ponen en otro plato.

Yo siempre digo que me los pongan donde está el caldo,

están mucho más buenos.

Y luego, viene el compango,

todo con lo que se ha hecho el cocido:

el chorizo, la morcilla, la carne, el tocino...

Me gusta mucho mezclarlo.

Creo que el cocido se debe tomar junto,

no en platos separados.

El cocido ha sido la forma de alimentarse

durante las épocas de frío y los gazpachos

que es agua, aceite, vinagre, sal y pan duro,

durante las épocas de más calor o cuando uno debía trabajar al sol.

Son dos formas básicas de comer, una en caliente y otra en frío.

Los cocidos son, probablemente, en España,

desde la fabada, "escudella i carn d'olla"...

Cada comunidad autónoma, cada región, tiene su propio cocido.

Luego está la olla podrida típica de los gitanos, etcétera.

O la ropa vieja, que es buenísima también.

Pero hay una serie de refranes que ponen de relieve

lo que el cocido ha representado.

Por ejemplo, olla de tres vuelcos, tres manjares diversos.

Por lo tanto, es verdad que deben sacarlo por separado,

primero en la sopa,

una vez que uno ha colado la sopa puede poner un arroz encima, o no,

y luego puede añadirle las demás cosas.

Pero siempre tiene que ser:

olla de tres vuelcos, tres manjares diversos.

Hay una cosa muy bonita, que es otro refrán...

Te permite hacer el cocido sin tener que estar vigilándolo,

como casi todos los platos.

Dice: "Olla que muy rápida hierve, sabor pierde".

Hay que dejarla tiempo, tres o cuatro horas,

lo que hiciera falta.

Ahora con las ollas de presión y tal es distinto,

pero antes se tenían que dejar las ollas.

Y luego, una frase de Sancho Panza que es genial

sobre las ollas podridas, que dice:

"Mientras más podridas son, mejor huelen".

(RÍEN)

¡Y es verdad!

Y luego, quizá, el refrán:

"Olla que se mira, no cuece". Hay que dejarlas".

El cocido tiene que hacerse solo y tiene que estar tranquilo.

¿Algún consejo para comer el garbanzo

sin que luego te produzca problemas en el estómago?

Bueno, yo creo que lo importante es que cuando uno toma el cocido,

procure combinarlo con fruta, con verduras primero.

Con algo que permita diluir esos gases

que puede producir, sobre todo, las judías, más que el garbanzo.

Tenemos un montón de sitios maravillosos.

El Lhardy, quizá el restaurante más antiguo.

Más antiguo es Botín, pero era más posada.

Como restaurante, quizás...

Y luego, el famoso Charolés de El Escorial,

que recibía hace unos días un premio de Metrópoli

a la cocina la tradicional, que realmente es un espectáculo.

Luego hay que ver con qué se toma.

Realmente, va bien un vino tinto ligero.

Nunca se debe tomar un gran tinto que tenga muchos taninos.

Yo diría que el cocido...

También con un blanco seco que sea muy ligero.

Que no cree agotamiento en el estómago.

Por lo tanto, me parece que un plato que ha dado lugar

a tanta cantidad de refranes quiere decir que se ha tomado mucho,

que lo ha tomado mucho la gente normal,

que genera los refranes.

Por lo tanto, yo elogio y aplaudo al cocido.

Muy bien, muchísimas gracias.

Nos vemos pronto. Bueno.

(Música)

Convertir todo un pueblo en galería de arte al aire libre.

Ese es el proyecto de "Arte contra el olvido",

una iniciativa de los hermanos Juan Carlos y Javier Melero

para convertir Boadilla de Rioseco, el pueblo de su madre,

en un referente artístico

y en un lugar que atrae la atención del visitante.

(Música)

Podríamos haber dado una vuelta al mundo,

pero hemos preferido que el mundo se dé una vuelta por aquí.

(Música)

Soy Javier Melero.

Junto con mi hermano Juan Carlos hemos ideado este proyecto

para que el pueblo donde veníamos de pequeños,

donde descubríamos la libertad,

y el pueblo, sobre todo, de nuestra madre, Paula Melero,

no pase desapercibido,

que la gente que pasa por la carretera

tenga un motivo para pararse en el pueblo

y darse una vuelta,

y observar y disfrutar de la galería de arte

tan especial que tenemos en Boadilla.

Una galería que no tiene horarios, no tiene puertas,

en la cual podéis venir a la hora que más te convenga.

(Música)

Grandes siluetas de unos hijos y su madre

impresas en grises y negros.

La ausencia del color blanco

dejar ver el brillo y el reflejo del material

dependiendo de la incidencia de la luz.

En cada hora del día se da un color diferente.

Recomendamos la visión de los silos en los atardeceres de verano.

En la ampliación del metro de Madrid

se le encargó al artista sevillano Luis Gordillo

el diseño de un gran mural

para instalarse en la nueva estación de La Alsacia de la línea dos.

Durante varias semanas,

Gordillo y mi hermano Juan Carlos,

colaborador del artista desde hace muchos años,

se encerraron en nuestro estudio.

De ahí surgió la obra titulada "Sueños enterrados",

un gran mural de 800 metros cuadrados.

Al impresor de las planchas de aluminio

se le encargaron más de las necesarias

porque Luis Gordillo quería donarnos un centenar de ellas

para ser instaladas en Boadilla.

Ángel Sánchez se apropió de algunas de ellas

y creó esta obra en la pared norte de la nave de Neme González.

Además del pasante,

con las 120 planchas donadas por Luis Gordillo,

se ha levantado la obra "Colada al sol".

De cerca puede parecer un tendedero industrial

con una atrevidísima colada de ropa de cama y mesa tendida al sol.

En la era de Pedro Llera, donde está situada la nave,

es donde hace años íbamos con mi abuela

a tender su colada para blanquearla al sol.

Lo que pretendemos con esta acción es homenajear

a los que estuvieron, a los que fueron,

a los que están ahora, a los pocos que quedan,

y a los menos que vendrán en el futuro.

Para que disfruten,

se sientan orgullosos de pasear por las calles

y ver la obra de algunos artistas famosos y no tan famosos,

pero que han querido poner su granito de arena

para que un pueblo como Boadilla caiga en el olvido.

Arte contra el olvido.

(Música)

-Me parece muy interesante recuperar una nueva vida

a este espacio que está ya desolado y arrasado

y es un poco mantener y que la gente vuelva.

No sé, conservar la memoria de esto.

-Me pareció muy interesante.

Me pareció que era un proyecto a apoyar.

La labor que hace Javier verdaderamente es admirable.

Y bueno, apoyo todo ese tipo de proyectos

que son totalmente desinteresados.

Y bueno, estamos aquí, con la segunda obra.

No sé, poco a poco yo creo que vamos a llenar el pueblo.

Me parece un espacio que tiene muchísimo potencial,

que hoy en día ya es un referente, de alguna manera.

En el sentido en que estamos hablando no solo de Boadilla,

sino de muchos pueblos del mundo

que están también en este proceso de destrucción

y de renacimiento.

Entonces, yo lo veo también como una metáfora

y como algo muy poético el trabajar en espacios

que, de alguna manera, están en un silencio

pero que a través del arte recobran vida.

(Música)

El hecho de que alguien se preocupe

por darle un poco de vida a este entorno,

yo creo que es muy interesante, este proyecto.

(Música)

A mí, personalmente, me ha sorprendido mucho.

Primero, la cantidad de gente que ha querido colaborar en él,

y después, viéndolo colocado en los diferentes sitios del pueblo,

me sorprende, porque nunca pensé que pudiese quedar

una intervención tan adecuada al entorno.

Yo pensé que era difícil incorporar elementos,

algunos tan modernos.

(Música)

El proyecto de Boadilla de Rioseco es un Quijote.

Javier es un Quijote.

Él empezó con una serie de intervenciones

en las naves agrícolas del pueblo,

y cada año que pasa va tomando más entidades.

Una especie de oasis dentro del mundo rural

porque mezclar mundo rural y arte contemporáneo

es un poquito complicado.

Y Javier, yo creo que lo consigue.

Cada día que pasa logra superarse un poquito más

y hacer un proyecto coherente

dentro de lo que sería un pueblo de escasos ciento y pico habitantes.

Tenemos la suerte de contar con buenos amigos y artistas

que desinteresadamente nos donan sus obras para exponerlas

a cambio de nada,

de exponerlas en esta sala tan especial.

La sala más bonita, para mí por lo menos,

y para mucha gente del pueblo,

es la sala de arte, de exposiciones, más bonita del mundo. Seguro.

(Música)

-Esta obra pertenece a la serie "W: doblemente vigilados".

Es un personaje que se tapa la cara, está horrorizado,

puede estar protegiéndose, observando.

Está relacionado con la "W" de Internet,

y entonces nosotros podemos controlar y nos pueden controlar a la vez.

Este, en realidad, es un amigo que es artista conceptual

y trabaja, sobre todo, con materiales de la naturaleza:

árboles, cosas de la tierra y tal.

Entonces, me parece ideal para ponerlo en este espacio

porque, en realidad, está metido en la naturaleza.

(Música)

-Estos cuadros, en realidad, son de tamaño pequeño.

Aunque puedan parecer muy grandes, son muy pequeños,

son de 22 por 19 centímetros.

Entonces, esto es una obra de tres metros.

Siendo en realidad una obra tan pequeña.

Cambia totalmente la idea. Es otra dimensión.

Una obra como esa, para verla en tu casa

en un sitio reducido, te puedes meter más en ella.

Aquí tiene que integrarse con todo el espacio.

Precisamente también he escogido esta obra en particular

porque es de los que tiene una mirada más intensa, más fuerte.

En realidad, tiene más sentido aquí, no pasa desapercibida.

Es la intensidad de la mirada.

Me gusta cómo ha quedado, me gusta mucho.

-Esta obra es de mi hermano Juan Carlos

Es un poema suyo que compuso cuando tenía 17 años

y está impreso sobre unas planchas de aluminio

que se retiraron de la estación de metro de Goya

e iban a acabar en la basura.

La disposición del texto recuerda

el aspecto de los antiguos telegramas de antaño.

(Música)

Estamos en los terrenos de vía estrecha.

De una estación de vía estrecha, que es de mi propiedad.

Que les cedo gratuitamente para que instalen obras de arte

a mi amigo Javier

y a todos los artistas que vienen a colaborar con él,

para que haya obras de arte en mi pueblo

y que pueda venir gente a conocerlo y a visitar este municipio.

Les echo una mano dentro de las posibilidades que puedo

porque tengo trabajo con la agricultura y la ganadería,

ando bastante liado pero bueno, alguna vez sí que les echo una mano.

(Música)

El pueblo, la verdad es

que ha cogido con muchas ganas la idea esta.

Para algunos es muy atrevida, para otros es muy tópica.

La verdad es que nos echan una mano,

ofreciéndonos la escalera, subiéndose a la escalera,

en la instalación de las obras,

y bueno, la verdad es que contamos con la ayuda del pueblo.

-Queremos colaborar con los promotores de esta idea,

los hermanos Melero,

sobre todo, con una asociación que nos dé valor

a la hora de recabar ayudar, subvenciones,

y hacer seguir el proyecto, que creo que es inmejorable,

y la conservación.

Porque, por supuesto, esto lleva un trabajo de conservación

y hay que seguirlo.

Y lo que queremos con la asociación es implicar a todo el pueblo,

sobre todo los que están de fuera y sienten verdaderamente el pueblo

que se impliquen en que su pueblo de verdad sea reconocido

por esta obra que está fuera de...

Yo, por lo menos, es una obra que no se encuentra en muchos sitios.

(Música)

-A partir de aquí ha sido, con dos obras,

formando un colectivo con José Luis López Moral,

donde parte de la obra que es la pintura, es mío,

y la fotografía es de José Luis.

Hemos hecho una especie de proposición

en dos obras diferentes.

Yo utilizo mucho la ironía en mi obra, en general.

Y utilizo también mucho obras clásicas.

Empecé utilizando obras del Museo del Prado

y añadiendo siempre alguna cosa, algún elemento

que cambie el contexto un poco...

Bueno, un mucho, con la intención de que el espectador

no sea simplemente una persona pasiva

y que dé ya por establecida una imagen que se ha dado siempre

sino que piense de otra manera o, al menos, se detenga a ver

un cambio en esa obra con un pequeño añadido.

Prefiero intervenir postales del Museo del Prado,

y después esas postales las he utilizado como bocetos

para pintar todo el cuadro.

-El proceso de esta obra comienza

cuando Javier me habla de su espacio y del proyecto,

y yo empiezo a imaginar a Boadilla, sin haber estado nunca en este lugar.

Entonces, juego un poco con la idea de una maqueta.

Una maqueta imaginaria,

una fantasía de lo que sería un pueblo.

Un pueblo que es mental.

Un pueblo que es afecto.

Un pueblo que es sentimiento.

Y un poco lo que es una arquitectura intangible

en este sentido, ¿no?

Y por ahí fue generándose esta estructura que veis aquí.

Formas, sensaciones muy táctiles.

Es una estructura, una maqueta de arcilla.

Que luego, en diferentes procesos digitales y fotográficos

pues toma esta forma.

Empezamos trabajando con fotografías del lugar,

como la fuente del Amparo, que se ve allí, con un niño.

Y la hemos enclavado aquí, en esta arquitectura fantástica.

(Música)

-Hace unos ocho o nueve años empezamos a fraguar el proyecto.

Se empezó a hacer realidad hace siete años,

con la instalación de una primera obra:

"La memoria compartida".

-Boadilla de Rioseco está hermanada con el pueblo paraguayo

de Santiago Misiones.

En mis viajes allí he ido fotografiando a sus habitantes

y observando sus cambios faciales a lo largo de los 24 últimos años.

-Era un niño, un estudiante, y llegó la Ruta Quetzal a mi pueblo.

Javier acompañaba a la Ruta Quetzal, como fotógrafo.

Éramos unos chicos que estábamos al costado de la calle,

nos hizo una foto.

Yo llevaba la bandera española aquel día,

y le llamó la atención eso, y allí empezó toda una historia.

A su vuelta, él hermanó los dos pueblos.

Estuvo dos meses allá. Volvió detrás de aquella foto.

(Música)

-"Si piensas en volar, acuérdate que las alas solo aparecen al soñar".

La foto y la frase es de Paula Melero, mi hija,

y nuestra colaboradora más joven.

Una fría tarde del tres de enero de 1993,

Tino y sus galgos, Willy y Nuca,

salieron a dar una vuelta por el camino del cementerio.

Aquel paseo quedó registrado en dos fotografías

que son las que componen el mural colocado en la entrada del pueblo,

en lo que eran las antiguas escuelas.

Hoy, el bar del pueblo.

(Música)

Durante cinco años,

mientras mi hermano Juan Carlos estuvo al frente

del departamento de estampa digital

de la Real Academia de las Artes de San Fernando,

estuvimos poniendo un poco de orden

a un archivo de más de 40 000 estampas religiosas.

Con una mínima parte de las fotografías,

hicimos estos retablos exteriores para unos nichos

de lo que en su día fueron unas puertas

que hace años quedaron tapiadas.

Nuestro propósito es pedir que estos retablos, desde la calle,

iluminen a los que creen

para que entiendan mejor a los que crean.

(Música)

Yo soy de Ibiza,

y me fui a vivir a Madrid unos años, a trabajar allí, en el 85.

Conocí a los hermanos Melero en la revista El Alma de Madrid

y empezamos a colaborar juntos.

-Otra actuación más en el proceso de dar la vuelta a las calles,

a las casas, y ahora también a 3 naves de uso agrícola y ganadero.

Vistas desde la carretera, la nave de la familia Carriedo

parece un nuevo centro de I+D+I.

(Música)

A finales del invierno de 2010,

quedamos con Javier Cuevas en la nave de su propiedad

situada a las afueras del pueblo en la carretera de Villalón.

Cuando le pedimos permiso para instalar una obra en su nave,

enseguida nos dijo que sí, no lo dudó un momento.

Eso sí, a continuación nos advirtió:

"Tenéis todo lo necesario, menos dinero".

Unos meses después, la nave de paja de la familia Cuevas Ramos

pasó a ser un reclamo visual para todos los transeúntes

que circulan por la carretera comarcal 611.

(Música)

-Yo soy arqueólogo.

Mi relación con el mundo de las artes es paralelo.

Y pensando un poco en la agricultura, en mi tierra también, en Ibiza,

y en la historia, escogí unos temas de época bizantina

que representan granos de trigo y cebada,

y pensé que para un sitio que se estaba abandonando,

como pasó en Ibiza en época bizantina,

y que se dedicaba a la agricultura, era lo más adecuado para este sitio.

(Música)

-Conozco a los hermanos Melero en el año 2013,

en una feria de arte, y ellos me ofrecen venir aquí

a hacer una serie de fotografías.

Pero claro, cuando llegas aquí y ves la inmensidad

y lo fuerte del paisaje de Tierra de Campos,

empiezas a tomar contacto con el proyecto de otra forma.

Empezamos a repetir las visitas.

Las espaciamos, cada tres o cuatro meses venimos.

Vamos tomando el mismo paisaje en distintas épocas del año.

Y bueno, ya son cuatro años que vengo aquí a Boadilla de Rioseco

a seguir retratando el paisaje de Boadilla

y de Tierra de Campos.

Parte del trabajo fotográfico mío

se basa en una manipulación de la imagen

desde el punto de vista analógico.

Lo que suelo utilizar es muchas pinturas y demás

para crear todos estos tipos de fondos.

Luego, lo que se hace es un proceso digitalizado,

de fusión entre todas estas partes pintadas

sobre la fotografía digital.

Entonces, por un lado, utilizo unas técnicas bastante antiguas,

como puedan ser la pintura al óleo o la pintura al carboncillo,

o el acrílico.

Y con un última tecnología. Yo trabajo con un teléfono móvil.

Yo dejé la cámara ya hace un tiempo y trabajo con el teléfono móvil.

-La foto es, simplemente, el hecho de pasar veranos aquí

con la familia de mi mujer y mi mujer hace unos años.

Y un paseo matinal, en un momento determinado

que amenazaba tormenta, las nubes tremendas.

A mí siempre me ha llamado la atención

porque me gusta mucho la música

y compagino un poco otro tipo de actividades

pero con fondo musical, por decirlo de alguna manera,

y solo le faltaban las valquirias también por esas nubes.

Entonces, ese día salí a dar ese paseo matinal

y me encontré con este espectáculo que me gustó.

Nunca hago fotografía. Hago fotos.

Yo no soy un entendido.

Simplemente me gustan unos encuadres determinados

en un cierto momento, y tomo nota con la cámara.

(Música)

-"Las vueltas que da la vida".

Con este genérico título hemos intervenido

en tres de las tapias del cementerio.

Todas las piezas de acero tenían que haber desaparecido,

fundidas en un gran horno.

Y al final, han quedado fundidas en nuestro paisaje.

Las desconchadas paredes del camposanto

recobran vida a cada minuto con la rotación del sol.

Algunos de los discos utilizados en la obra

del centro cultural de Avilés

del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer

están instalados en la pared este.

El artista guatemalteco Alejandro Noriega,

en su paso por Boadilla pintó los 19 discos

y los donó para que fuesen expuestos.

"Réquiem en el purgatorio" es la intervención en la tapia sur.

Se trata de un gran pentagrama

de una partitura compuesta por mi hermano Juan Carlos

con algunos de los discos utilizados en la construcción de los edificios

de la Ciudad de las Artes y las Ciencias en Valencia.

Una obra salida del estudio del arquitecto valenciano

Santiago Calatrava.

Los discos fueron pintados en el pueblo con pintura acrílica

un día del mes de agosto de 2011 e instalados tres años después.

(Música)

"Cuestión de tiempo".

Está instalado en la tapia oeste del cementerio.

Es una intervención mía formada con los discos más grandes.

Algunos de hasta dos metros de diámetro.

Estos discos sirvieron para cortar el granito,

el mármol y el hormigón

en la construcción del edificio más alto de Madrid: la torre Repsol,

obra del arquitecto Norman Foster.

Las enormes ruedas dentadas de acero son los imaginarios engranajes

de un reloj que va marcando el paso del tiempo.

A día de hoy, tenemos instaladas como unas 30 obras

de 30 artistas diferentes.

Tenemos en la nevera

más obras pendientes de instalar.

Tenemos algunos proyectos bocetados.

Unos son realizables, están en la cola de la impresora,

para hacerse más adelante,

y otros son utópicos.

Son creados con la facilidad del Photoshop

y de las herramientas digitales.

Tenemos ese museo virtual,

se han hecho sola y exclusivamente para verlas en Internet.

Pero otras están pendientes de imprimir

para ponerlas el año que viene o dentro de dos años.

(Música)

(Música)

El abogado y escritor Rafael Escuredo

acaba de añadir un tercer título a la saga del comisario Sobrado.

Recordemos que publicó en 2011 "El blanco círculo del miedo",

en 2014, "Laberinto de mentiras",

y este mes de mayo de 2017 acaba de publicar este:

"Los santos custodios".

Es literatura policial perfectamente adaptada

a la realidad española. Con eso está dicho todo.

Y su fidelidad al género, aun introduciendo esa variable,

es total y absoluta.

Bienvenido. Muchas gracias por el libro.

Y la primera pregunta:

Vamos a hablar un poco de su...

O de "tu", si me permites. Hombre, por favor.

Tu vocación literaria.

¿Nace en el momento en que dejas de ser presidente

de la Junta de Andalucía? ¿Ya la tenías antes? ¿Cómo es?

Empezamos a escribir en primero de Derecho,

un grupo de amigos.

Tendríamos 17 o 18 años.

Participábamos en concursos de relatos...

En fin, éramos un círculo de gente

que quería escribir el día de mañana.

Algunos han tenido mucho éxito,

y otros se quedaron por el camino, no han seguido escribiendo.

Pero es una vocación que arranca de joven

y que luego me veo, por circunstancias de la vida,

en momentos en los que no puedo desarrollar esta vocación,

y bueno, empiezo a escribir ya con más dedicación,

cuando prácticamente tengo 45 años.

Y trato ahora de recuperar el tiempo perdido

sacando espacio de vacaciones...

¿Llevas ya cuántos libros? Una decena, ¿no?

Por ahí, más o menos. Sí.

El inspector Sobrado, del cual este es el tercer caso,

¿por qué le llamaste Sobrado?

Porque en literatura los nombres tienen una significación.

Pues no sabría decirlo.

Este es un personaje que a lo mejor...

Nunca lo he pensado, pero a lo mejor tiene algo que ver

con que da la impresión de ir sobrado por la vida.

Pero no fue ese el motivo.

El personaje yo lo diseñé como un personaje muy individualista,

con un código ético muy suyo, que no se casa con la mentira,

que no tolera injerencias políticas

en el desarrollo de su trabajo.

Y a partir de ahí, es una persona que vive, de algún modo, en soledad.

Que es un sentimiento que le acompañó desde joven, lo cuenta.

Se levantaba muy temprano y, prácticamente,

en el amor no acaba de encontrar la estabilidad que él busca.

Y hay un ingrediente amoroso en relación con su pareja, su mujer,

que era una mujer viuda, que se casa...

Los hijos eran del anterior matrimonio.

Efectivamente.

Eso solo se sabe al final de la historia.

Sí. Es curioso.

Ya estaba en la otra novela, la anterior,

pero, de algún modo, quería yo poner de manifiesto

que este se mueve en una órbita muy humanista.

Pero, prácticamente, yo creo que el personaje,

lo he querido así,

es un personaje tan solitario, tan individualista,

que le cuesta trabajo adaptarse

a todo lo que sea un compromiso.

¿Cómo conoces tan bien la psicología de la policía?

Y, digamos, todos los mecanismos de relación

que tienen entre ellos.

Pues fue, desgraciadamente,

fruto de unas circunstancias, que algunos recordarán.

Yo me vi involucrado,

porque era abogado de una empresa alemana,

y una hija de un buen amigo mío

fue secuestrada y luego la habían asesinado,

prácticamente, el día que se la llevaron,

que la secuestraron.

A partir de ahí, estamos hablando de tres años

hasta que acabé con el juicio en la Audiencia Provincial de Toledo,

y luego en el Supremo,

y tuve la oportunidad de verme casi a diario con la policía.

Los oía hablar.

No estaba pensando en yo en luego escribir un libro,

pero forma parte de una experiencia

que, de algún modo, yo traslado en mis novelas.

¿Cómo se te ocurrió la almendra,

el núcleo central del abuso de los críos

en determinados colegios? Sí.

El tema de la pedofilia a mí me llega...

En primer lugar, es un tema que siempre me ha afectado

cuando han salido noticias y demás.

Pero un día vi la estadística

de lo que le lleva costado a la Iglesia norteamericana

y a la Iglesia irlandesa.

Hablo de cientos de millones de dólares

en temas de las indemnizaciones por la pedofilia.

Y cómo, a día de hoy, se sigue produciendo ese fenómeno.

Y he vivido en Granada, hace muy poco,

todo un tema relacionado con esto.

Consiguientemente, es un tema que yo quería abordar.

Y lo abordo...

Hombre, desde el respeto, en este caso,

a un sector de la Iglesia

que es el que se involucrado en este asunto,

pero siempre respetando las instituciones.

Porque me parece obligado.

Yo no estigmatizo a la Iglesia, pero sí que hay sacerdotes pedófilos

que forman parte de las denuncias.

Incluso el papa Francisco ha salido a defender

a este tipo de personas

que han sido víctimas de la pedofilia.

La novela está construida perfectamente en el género.

¿Te ha gustado leer novelas de género policíaco?

Sí, yo tengo el privilegio

de tener una biblioteca muy amplia.

Pero en uno de los capítulos importantes,

te caes a la novela negra.

Lo que pasa es que yo soy un enamorado norteamericana

de los años 30, Dashiell Hammett y toda esta gente.

Pero claro, no tenía nada que ver.

La experiencia de la policía norteamericana o nórdica

no tiene nada que ver con la policía española,

que se mueve en unos ámbitos ciertamente...

Con precariedad de medios,

que lo suplen con la inteligencia, con el talento,

y, sobre todo, con voluntad policial y vocación.

Eso se ve muy bien, porque recalcas que van en autobús a tal sitio,

que se suben en el metro para ir al otro,

que se toman una caña en tal.

Además, hay un momento incluso en el que hablas de lo que ganan.

Sí, ganan muy poco dinero.

Porque, entre otras cosas, muchos arriesgan su vida.

Y esta gente, además, que no son reconocibles

porque van con pantalones vaqueros, con camisa, con una chamarra,

son gente que son muy colegas entre ellos,

que se ayudan mutuamente.

Y luego también hay sus cosas.

Pero el tema siempre es el poder de los jefes

y los que hacen el trabajo.

Y cómo los jefes se ven obligados por razones de presión política

a meter presión.

Y los policías de campo, de calle, se defienden.

Porque ellos tienen sus códigos, ellos tienen su trabajo,

que no pasa por...

Aunque ha habido casos,

como una comisaría que yo lamento en mi novela,

una comisaría de Madrid,

donde, prácticamente, cometían delitos

y se los endosaban a determinadas personas

que no los habían cometido,

para, en el ranquin, poner en el perfil

que habían detenido...

Es decir, que también hay juego sucio en algún sector de la policía.

Claro, como en todos los lugares donde estamos los seres humanos.

Y cuéntanos...

Vamos a ver...

¿La historia está documentada en cosas que has visto

o en casos que has llevado como abogado?

Sí, sin lugar a dudas.

No casos. Yo no he llevado ningún caso de pedofilia.

Pero sí he llevado temas penales,

y juego con el procedimiento, me lo conozco.

Y conozco cómo funciona el mundo penal

en relación con estos delitos.

Luego, también me he documentado, en este caso,

sobre el tema del Opus Dei.

Me he documentado en orden a la estructura organizativa y tal.

Y vuelvo a insistir, yo no tengo nada

contra ninguna institución religiosa, pero me he tenido que documentar.

Y luego, es curioso, nunca he podido entrar en el CNI,

que me hubiera gustado. Vivo cerca, ahí en Aravaca.

Paso todos los días por delante.

Pero no, curiosamente, el pequeño Nicolás entró

y yo no tuve la oportunidad de entrar.

Nunca la he tenido.

Pero conozco, y tengo, muchos amigos en el CNI.

Policías que no te dicen que son del CNI,

pero trabajan para el CNI.

Oye, ¿y qué esperas que encuentre el lector en la novela?

¿Qué te gustaría que encontrara en la novela?

Yo creo que en esta novela, lo que yo creo que va a encontrar,

es no solo una novela de género negro puro y duro que lo es,

va a encontrar una historia de amor.

Y cómo en la pareja amorosa

pues alguien pretende cambiar a su contrario.

Es decir, en este caso, se ve: "¿Por qué me quieren cambiar?

¿Por qué yo no puedo hacer mi trabajo?".

Cómo eso se convierte en un conflicto.

Luego hay esa dimensión.

Por otra parte, está la mafia rusa,

de la que se habla poco en Madrid,

y están instalados aquí, no solamente en la Costa del Sol.

Y que esa mafia funciona y tiene unos códigos.

Suelen ser bastante crueles, por otra parte.

Y hombre, a mí me gustaba también el ambiente de la calle,

de cómo los policías se desenvuelven,

cómo no van en el coche de protocolo

porque tienen que rellenar un montón de papeles,

y cómo van en autobuses, en el metro, o andando.

Es decir, he querido reflejar...

Hay varios mundos en la novela

que yo creo que hacen que sea algo más que una novela negra.

Eso desde luego, lo certificamos absolutamente.

Oye, los santos custodios son los policías.

Son los tres... Amigos.

Los tres amigos que se suicidan. Sí.

Bueno, uno de ellos no se suicida, pero para el caso es lo mismo.

No, ese...

A ver, hay un elemento de perversión en la pedofilia

porque algunos consiguen escapar

de ese terror que vivieron.

Pero otros, al final, acaban inmersos en un mundo repicudo.

Y repitiendo un poco.

Y repitiéndose las historias entre ellos.

Y cómo de estos niños que eran muy buenos estudiantes,

que eran niños que llevaban adelante una vida cristiana desde su infancia,

cómo les puede cambiar la vida

desde el chantaje, desde las presiones,

y cómo hay policías corruptos que se prestan a eso.

Y es todo el andamiaje...

El problema de las novelas negras es que las piezas acaben encajando.

Y hay una cosa que no se puede hacer.

Nunca el lector va a saber menos

que el que está investigando el crimen.

Esto es un principio de la novela negra.

Esto de que el lector sepa menos y que al final, en esa novela gótica,

traslada todo al mayordomo. Es una trampa.

No cabe la trampa.

Y luego, hay otro elemento en la novela negra

que es el ritmo.

Tiene que tener un ritmo fuerte.

Una novela negra no se te puede quedar entre las manos.

Es una novela para empezarla, como yo digo,

y terminarla en el marco de una jornada.

Porque el ritmo es fundamental, para mí, en una novela negra.

Muy bien, Rafael.

Ha sido un verdadero placer compartir contigo estos minutos.

Gracias por el libro y gracias por venir aquí.

Esperamos verte muy pronto,

en cuanto salga la nueva aventura del inspector Sobrado. Está hecho

Muchísimas gracias por haberme invitado. Muy amable.

Seguimos.

Les invitamos hoy a ver de nuevo en la Red

el reportaje que hicimos en tiempos

sobre el taller de nanotecnología casera

celebrado en Medialab-Prado en Madrid,

en el que profesores, alumnos e investigadores

han podido construir un microscopio.

Como muestra, un botón.

(Música)

-Nuestro objetivo es crear herramientas de software libre

para hacer investigación con la gente en la que puedan participar

tanto investigadores profesionales de grandes instituciones

como ciudadanos, que ellos también puedan crear

su propio proyecto de investigación.

Y con este espíritu,

uno de nuestros objetivos es contar a la gente

que esta nueva revolución de hacer ciencia está ocurriendo

y uno de ellos es, precisamente, organizando eventos

como el que tenemos aquí en Medialab-Prado,

de hacer un nanoscopio de manera casera,

que cualquiera puede construir.

La ventaja de esta cercanía

es que tú puedas preguntarle directamente,

te involucres en el proceso,

y se desmitifique esa idea de: "¡Uf! La ciencia es muy complicada".

Es complicada, no quiero quitarle el peso.

Pero es mucho más cercana y bonita de lo que la gente ha estudiado

o ha tenido contacto,

porque la hemos aprendido creyéndonos lo que nos cuentan en los libros

o en una pizarra, sin practicarla realmente,

sin ser investigadores, hacer todo el proceso,

como un investigador profesional, que es donde está lo divertido

y como se produce ese aprendizaje.

(Música)

Hemos invitado hoy a "La aventura del saber"

a Bernardo Domínguez,

uno de los editores de Malpaso Editorial,

bastantes de cuyos libros

hemos ido recomendando en este programa

desde hace ya bastante tiempo. El último la semana pasada,

quizá lo recuerden: "Las memorias de Ennio Morricone".

Le hemos invitado para hablar de este otro libro:

"Aprende a programar",

que puede cambiar la vida de sus lectores

y que ha tenido gran repercusión en su versión original inglesa.

"Aprende a programar", decimos,

una especie de curso de programación para niños y jóvenes

a partir de siete años.

Bienvenido, Bernardo. Muchas gracias.

Oye, ¿en qué consiste eso de programar?

Puede ser muchas cosas. Pero, básicamente,

es darle instrucciones a tu ordenador.

Decirle qué hacer.

Ajá. Eso es.

Pero claro, ¿cómo se habla con un ordenador?

Ha de ser por medio de un lenguaje que entienda una máquina.

Sí, es 100 % por medio de un lenguaje.

Uno aprende el lenguaje para hablar con el ordenador,

de dar las instrucciones que quiere que haga,

y el ordenador las hace.

¿Y ese lenguaje cómo es?

Bueno, hay varios distintos.

En el caso de este libro, en específico, por ejemplo,

lo que te enseña es el lenguaje que se llama HTML.

Que es... El más extendido, ¿no?

¿A qué te refieres? El que está más extendido.

Bueno, es el más extendido para desarrollo de páginas web, sí.

Porque es un lenguaje hecho especialmente

para dar instrucciones de tipo hacer cajas de texto...

Todo lo que involucra la disposición de una página web

lo haces con HTML.

¿Y es muy complicado? No, para nada. Vamos...

Lo puede aprender un niño fácilmente.

(Música tranquila)

(Música electrónica)

El libro está dirigido a niños, ¿de qué edades, más o menos?

De siete para arriba.

Sin límite.

Este libro lo puede usar tanto un niño precoz

que quiere aprender, o alguien un poco más mayor

que quiera que se le presente la información

de una manera un poco más digerible. Fácil, ¿no?

Supongo que lo que hay que usar, sobre todo, es la lógica, ¿no?

Sí, totalmente. Los ordenadores...

A diferencia de lo que uno pueda pensar,

en realidad son bastante tontos.

Lo que son, más bien, es muy eficientes

y muy obedientes.

Pero claro, hay que ser muy exacto en lo que uno le dice

porque si tú cometes un error...

Los ordenadores no cometen errores, en general.

El error lo cometes tú. (RÍE)

Por eso programar es complicado. Uno intenta...

Los errores siempre van por parte de uno.

Esta es la razón por la que muchos se frustran al intentarlo.

Pero una vez que aprendes cómo comunicarte con un ordenador,

te puede facilitar muchísimo las cosas.

La verdad es que el libro es una preciosidad.

Está diseñado como si fuera un libro de texto moderno.

Se puede seguir con bastante facilidad.

En realidad, ¿hay sistemas educativos

en los que se enseñe este tipo de asignatura,

programar ordenadores?

Bueno, sí que es cierto que la educación formal...

En muchos países está un poco atrasada

en el tema de la informática porque no se enseña en muchas aulas.

Pero lo que esto ha producido es que muchos jóvenes

terminan aprendiéndolo fuera de aulas.

Y, de hecho, el colectivo que ha diseñado y elaborado el libro,

que es CoderDojo, CoderDojo.

es una organización de este tipo.

Es una organización sin ánimo de lucro

que arma pequeños clubes de programación fuera del aula.

Hablemos un poco de ellos, de su historia, dónde nacen...

CoderDojo es un movimiento que empieza en Inglaterra.

Ya llevarán algunos años,

pero se ha extendido en muchos países

porque es descentralizado. Cualquiera abrir un CoderDojo.

Lo que se comparte es la imagen de la marca y el concepto

que es crear un espacio abierto

donde los niños puedan aprender a programar juntos.

¿Y hay muchas personas que están ya dentro de esta ONG?

Porque, en realidad, es una especie de ONG.

Sí, ha tenido particular éxito en Inglaterra,

porque ahí se inició.

Yo diría que de los movimientos de este tipo es el más potente.

Y en España empieza a tener movidas bastante fuertes.

La presentación de este libro la hicimos en Valencia

y ahí hay un CoderDojo bastante grande.

Y claro, es que hay un interés por parte de los niños

de aprender todo este tipo de cosas.

¿Qué cosas puede hacer un niño cuando aprende a programar?

El límite... vamos, no hay límites.

Todo lo que es capaz de hacer un ordenador,

un niño, si aprende a programar, lo puede controlar.

Puede desde diseñar un juego, desde hacer un software,

una aplicación para el móvil,

o simplemente una página web para su perro.

Lo que quieras.

Y desde que el CoderDojo comienza,

¿hay constancia de las cosas que han ido haciéndose?

¿A qué te refieres con "constancia"?

Una vez que has aprendido a programar,

CoderDojo, la gente de la ONG,

¿sigue lo que van haciendo los críos que aprenden?

¿O una vez que ya aprenden se desentienden?

Bueno, es que, por ejemplo, algo que se da bastante es,

los que aprenden en un CoderDojo,

luego, a medida que se hacen un poco más mayores,

se quedan en el CoderDojo y enseñan a los más jóvenes.

Claro. Este...

Se va formando una comunidad.

Tiene más la estructura de eso, yo diría.

Sí que es una organización, pero también terminó siendo,

como muchas movidas de este tipo, una comunidad más que nada.

¿Y esa comunidad tiene una casa en Internet?

¿Tiene un sitio web?

Hay un sitio web en el que se listan...

Es "coderdojo.com",

donde hay un mapa en que puedes ver si hay un CoderDojo cerca de ti.

Y el libro, como todos los libros de Malpaso Editorial,

viene con un "ebook", ¿no?

Sí, es algo particular de la editorial

y que hacemos un esfuerzo por que sea así con todos los libros.

Nosotros ofrecemos el libro en el formato que lo quieras leer.

Tú compras un libro físico, y eso te da acceso al "ebook".

Es algo en lo que... Creéis.

En lo que creemos bastante.

Y hasta ahora lo hemos mantenido como una línea de la casa.

Y este libro no es ninguna excepción.

Yo creo que muchas veces se piensa que es una alternativa,

cuando puede ser algo complementario.

Tú te compras un libro, lo quieres tener en casa,

pero viajas un mes fuera o dos meses

y no te vas a llevar 15 libros en la maleta.

Te llevas en una tablet todos esos libros...

Claro, totalmente.

Para los que ya tienen las estanterías llenas

y quieran seguir leyendo, pues es una buena alternativa.

Y si quieres tener el objeto,

¿para qué lo vas a comprar dos veces? En el fondo, es el mismo libro.

Claro.

Muy bien, ¿y cuáles son los proyectos nuevos

que tenéis en la editorial, de los que nos puedas hablar?

En relación a este...

Este es el primero en una serie.

Ya vendrá el segundo.

Espero tenerlo listo y en librerías...

Porque lo maquetas tú, ¿no? Claro, lo termino haciendo todo yo.

Porque es genial, de verdad. Bueno...

Se hace la edición original primero, y luego la traducción y maquetación

la hago yo con colaboradores, etcétera.

Y el segundo libro...

Me gustaría tenerlo listo antes de Navidades de este año.

Va a ir sobre cómo hacer tu propio videojuego desde cero.

Ah, qué bueno.

Pues te esperamos aquí entonces para hablar de ello, ¿vale?

Gracias, Bernardo. Un placer. No, a ti.

Seguimos. Fotociencia para interpretar

las mejores imágenes disponibles sobre ciencia y tecnología

o la Feria Internacional de Turismo de Observación de la Naturaleza

son dos de las propuestas sobre medio ambiente

que hemos seleccionado en la agenda natural de mayo.

(Música)

-El trineo de viento de Ramón Larramendi

recorrerá 1200 kilómetros

para situarse sobre la mayor corriente de hielo del Ártico.

Es la única expedición del mundo de estas características

y se convierte por primera vez en una plataforma 100 % científica.

El equipamiento de la expedición consiste

en un recolector de aire polar, una estación meteorológica móvil,

equipamiento para perforaciones hasta 15 metros de profundidad,

un georradar movido por energía solar,

sistema de comunicaciones y cámaras para grabaciones.

Se convierte así en la primera colaboración española

con la nueva base Ártica EastGRIP

que está perforando 2,5 kilómetros del hielo ártico

para estudiar el impacto del cambio climático.

El próximo mes de junio dará comienzo la cuarta edición de MADbird,

Feria Internacional de Turismo de Observación de la Naturaleza,

que estará abierta al público en el paseo del Prado de Madrid.

A través de MADbird, el público conocerá

la gran riqueza de espacios naturales públicos y privados en España

y que hacen de nuestro país un paraíso

para la observación de la naturaleza.

Al mismo tiempo, ofrece lugares donde disfrutar de experiencias

gracias a la amplia oferta internacional de turismo.

Un total de 579 playas, 100 puertos deportivos,

y cinco embarcaciones turísticas españoles

lucirán a partir de junio una bandera azul

que acredita el buen estado de conservación

y la calidad de los servicios que presta.

Unas cifras ligeramente inferiores a las de 2016.

Aun así, con estos datos, España vuelve a liderar

la clasificación mundial de banderas azules

al frente de la cual se sitúa de forma ininterrumpida desde 1987,

seguida de Grecia, Francia, Turquía y Portugal.

Los gusanos de cera son el gran enemigo de las colmenas.

Destruyen sus panales y se comen la miel,

pero su voracidad podría ser útil

ya que estos insectos son capaces de degradar plásticos tan resistentes

como el polietileno, utilizado principalmente

para fabricar bolsas de la compra y envases.

-La composición de la cera puede filtrar bastante el polietileno

y entonces, tiene sentido que este gusano haya evolucionado

un mecanismo para romper la química del polietileno.

El siguiente paso sería descubrir

los mecanismos moleculares de selección.

Nuestra idea es hacer una molécula, una enzima.

Entonces, la idea sería aislar esta molécula

y producirla in vitro a escala industrial.

-Los residuos plásticos son un grave problema mundial.

Cada año se fabrican en todo el mundo

más de 80 millones de toneladas de polietileno,

un plástico muy resistente y difícil de degradar.

Las bolsas de la compra, por ejemplo,

fabricadas con polietileno de baja densidad,

tardan cerca de 100 años en descomponerse

mientras que las más densas y resistentes

pueden llegar a tardar hasta 400 años en desaparecer.

España es, después de China y Japón,

el país con más invernaderos del mundo.

En 2016, el valor de la producción hortícola bajo plástico

superó los 2500 millones de euros,

lo que supone el 43 % de la facturación total.

Existen 12 centros de investigación de especies hortícolas

donde se han obtenido más de 200 variedades.

Los avances tecnológicos han supuesto una revolución en los últimos años.

-Se hace de manera más rápida,

más a la carta a las necesidades del consumidor,

tanto el productor como el consumidor final.

Incorporación de caracteres cada vez más complicados

que con la mejora tradicional hubiera sido un proceso más largo.

-Esto ha permitido duplicar los rendimientos,

aumentando la calidad de las cosechas.

El sector factura 295 millones de euros anuales

de los que el 25 % lo invierten en I+D.

Las tendencias del mercado y las cadenas de distribución

junto a los consumidores, demandan nuevos productos

pero sin perder el objetivo final: la calidad.

Fotociencia 14 pretende acercar la ciencia y la tecnología

a la sociedad, a través de la fotografía científica

con la edición de un catálogo y la producción de una exposición

que visita alrededor de una veintena de localidades de toda España.

El público puede contemplar así 49 fotografías de temática muy dispar

seleccionadas entre las casi 700 presentadas a esta iniciativa.

Las cinco modalidades son: general, micro, la ciencia en el aula,

agricultura sostenible y alimentación y nutrición.

En la alta cocina se utiliza mucho como condimento,

pero también se pueden comer crudas.

Lo cierto es que aparece cada vez más en nuestros platos.

Son ricas en proteínas, vitaminas y minerales.

Un estudio científico asegura

que tiene muchas propiedades beneficiosas

y por eso se aconseja incluirlas en la dieta.

Galicia es uno de los primeros productores de algas a nivel mundial.

Son fáciles de recolectar y beneficiosas para la salud.

(Música)

(Música)

La editorial Demipage acaba de publicar

"Las obras completas de Félix Francisco Casanova".

Se trata de una apuesta arriesgada y meritoria

que viene avalada por muchos

de los más conocidos críticos literarios:

Juan Cruz, Armas Marcelo, Vicente Molina Foix,

Blanca Berasategui o Antonio Lucas,

y algunos autores como Fernando Aramburu,

que escribe el prólogo,

y Francisco Javier Irazoki, que ha preparado la edición.

Recordemos que Félix Francisco Casanova

murió a los 20 años,

y sin embargo para entonces había escrito ya una novela

que está traducida al alemán, francés y turco,

"El don de Vorace", algunos cuentos y varios poemarios

de una insólita belleza y frescura.

Todo puede encontrarse aquí.

Nos vamos. Volvemos mañana con, entre otros contenidos,

un nuevo Taller de convivencia con Laura Rojas Marcos

sobre cómo tratar a las personas que no nos gustan

pero nos vemos obligados a tratar,

y un nuevo Taller de filosofía con Jesús Zamora

en el que hablaremos de lo justo e injusto,

de cómo sabemos si algo es justo o es injusto.

Lo dicho, volvemos mañana.

Buen día a todos, feliz lunes.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 29/05/17

La aventura del saber - 29/05/17

29 may 2017

Emitiremos los reportajes "Arte contra el olvido" y "Agenda natural". Además, entrevistaremos al escritor Rafael Escuredo y al editor Bernardo Domínguez.

ver más sobre "La aventura del saber - 29/05/17" ver menos sobre "La aventura del saber - 29/05/17"

Los últimos 4.035 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios