www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5301998
Para todos los públicos La aventura del saber - 27/06/19 - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos. Muy buenos días.

Último día del curso 2018-2019.

Vamos a ocuparlo, en parte, hablando de seguridad vial

ahora que se acercan las vacaciones

y con ellas los desplazamientos masivos

y con ellos

los peligros de accidentes de tráfico.

Contaremos hoy con el especialista de la DGT

Álvaro Gómez,

director del Observatorio de Seguridad Vial,

a quien le preguntaremos

por todo lo relacionado con esta problemática.

Intentaremos

que queden las ideas fundamentales bien claras

para conducir con las mayores garantías posibles.

Luego recibimos a Antonia Cortés, autora de varios poemarios,

que acaba de publicar en la editorial Huerga y Fierro

"En un instante"

con prólogo de Patxi Andión.

Entre uno y otro taller les ofreceremos Imagina Madrid 2,

un programa de arte público y comunitario

coordinado por Intermediae Matadero.

En primavera pudimos ver

cuatro de los nueve proyectos que lo integran.

Hoy veremos los cinco restantes.

Hoy también, en el Boek Visual,

les ofreceremos una muestra del trabajo de Aníbal Ortizpozo,

un pintor chileno

de los que piensan

que los movimientos artísticos

no deben permanecer alejados de la ética.

Último taller de humanidades de este curso

en "La aventura del saber"

con el experto de la DGT Álvaro Gómez,

director del Observatorio de Seguridad Vial,

para hablar de tráfico

ahora que se acercan las vacaciones y con ellas los desplazamientos

y el peligro se multiplica.

¿Cómo van las estadísticas?

¿Cómo van las estadísticas, Álvaro?

Buenos días y muchas gracias por la invitación.

Nosotros, en la Dirección General de Tráfico,

solemos decir

que en materia de seguridad solo están las noticias malas

y las muy malas.

La mala noticia

es que todos los años

mueren más de 1800 personas en accidentes de tráfico

todavía en España.

La peor noticia

es cuando hace 15 años había 5400 fallecidos

o hace 30 años había casi 10 000.

Luego, en términos relativos, el descenso ha sido notable,

pero evidentemente no podemos estar satisfechos

cuando más de 1800 personas mueren todos los años

y 9500 son hospitalizadas por accidentes

y algunas de las cuales terminan con secuelas permanentes.

¿Y cómo van esas estadísticas

en comparación con otros países europeos

teniendo en cuenta su población y su movilidad?

Es decir, lo que...

Sí.

Solemos usar para compararnos la población,

que es el indicador más accesible.

Bueno, como digo,

hace 15 años teníamos 5400 fallecidos,

ahora estamos en algo más de 1800

y hemos llegado a estar por debajo de 1700.

España tuvo una reducción de un 70 % en 10 años

que fue una referencia mundial

y que nos permitió pasar de ser los últimos de la línea

cuando nos comparábamos con otros países europeos

a estar entre los países más seguros no solo de Europa, sino del mundo,

lo cual es una noticia...

Eso fue en la época como director general

de Pere Navarro.

¿Coincide?

Bueno, como decía, tuvimos 5400 fallecidos hace 15 años

y el mínimo histórico se alcanzó en 2013 con 1680.

Fue durante esos nueve o diez años

donde acumulamos una reducción importante

gracias a todas las medidas que se pusieron en marcha entonces

y gracias al comportamiento de los conductores,

porque una reducción de esa magnitud en ese periodo de tiempo

solo se puede alcanzar si los comportamientos han cambiado.

Notablemente. Notablemente.

Notablemente.

Porque, vamos a ver, por ejemplo,

¿en el mundo en general hay muchos accidentes?

¿Hay menos accidentes?

Hay, no sé...

Por ejemplo, en Estados Unidos, en Canadá o en Alemania.

Estados Unidos no es la mejor referencia

aunque a veces pensemos lo contrario.

En el mundo, y la cifra habla por sí sola,

mueren todos los años 1,3 millones de personas

en accidentes de tráfico

y se estima

que entre 20 y 50 millones resultan heridas.

Lo peor es que el 90 % de esas muertes

se producen en países de ingreso medio y bajo,

con lo cual...

Y por ser también los países

donde se puede esperar un incremento de motorización

es donde más problemas podemos tener en el futuro.

Europa, en general,

tiene los mejores índices de seguridad

del mundo.

Hay otros países como Canadá o Australia,

pero en general

el grupo de los países con mejores índices

es Reino Unido, Suecia, Países Bajos y España.

España se ha unido a ese grupo durante estos últimos años.

Estamos entonces en el grupo de cabeza

del lugar donde menos accidentes hay

que es en Europa, ¿no?

Desde luego, desde luego.

¿Y cuáles son las principales conductas de riesgo

de los conductores?

Nosotros siempre hablamos de cuatro o cinco conductas básicas.

Velocidad,

que es un factor clave

tanto en el riesgo de tener un accidente

como en sus consecuencias,

al final, el accidente es un fenómeno físico

donde se pone en juego energía y la velocidad es clave;

el consumo de alcohol y otras drogas sigue siendo un problema

a pesar de lo que hemos mejorado durante los últimos años;

el uso del cinturón y casco o el no uso

y, desde luego, las distracciones.

Ahora nos preocupan más

porque es el factor que más ha crecido

durante estos últimos años.

Ese es el grupo donde concentrar todos los esfuerzos

de concienciación y de vigilancia también.

Vamos con el primero: la velocidad.

¿Cuando se redujo el límite de velocidad en España

bajaron los accidentes de tráfico?

Bueno, creo que era solamente en ciudades.

Tuvimos una experiencia muy pasajera

en 2011,

porque por motivos energéticos de ahorro en un momento complicado

se bajó el límite en autopistas y autovías a 110

y los datos,

y hay estudios científicos que lo avalan,

demuestran que los fallecidos pudieron bajar hasta un 40 %,

con lo cual el efecto fue claro.

Ahora mismo,

nuestra experiencia más reciente

es la reducción del límite en carretera convencional

de 100 a 90.

Han pasado solo unos meses y estamos evaluándolo,

pero nuestros primeros resultados

indican que en esos tramos ha habido una evolución más positiva

que en el resto de la red.

Y, luego, el tema del alcohol y las drogas.

¿Ha cambiado mucho nuestra actitud como conductores

con eso

o todavía tiene mucho recorrido?

Sí.

Son dos fenómenos diferentes,

porque uno es mucho más reciente

en cuanto a la política de seguridad vial.

Es el de las drogas distintas del alcohol.

En alcohol la mejora ha sido radical.

Hemos pasado de...

Cuando la Guardia Civil hacía pruebas a conductores,

hemos pasado de que más de un 4 % diera positivo

a 1,2 o 1,3.

Yo creo que hemos aprendido todos

que hay que disociar el alcohol y la conducción.

Nos quedan menos conductores que han consumido alcohol,

pero los que quedan han consumido mucho alcohol.

Quiero decir

que de los conductores que fallecen y han bebido alcohol

hasta el 80 %

superaba la tasa máxima del Código Penal.

Entonces,

estamos hablando de más que doblar la tasa legal,

con lo cual nos quedan pocos,

pero es gente que tiene un problema de elevado consumo.

Y las drogas, como comentabas, es un tema más reciente.

También en materia de control lo pusimos en marcha más tarde,

pero las evoluciones que tenemos

demuestran también que estamos bajando.

Más de un 6 % de conductores han tomado una droga ilegal,

con lo cual el problema existe y tenemos que seguir trabajando.

Un 6 % es mucho, ¿no?

Sí, sí.

Hay estadísticas de hábitos

que demuestran que España, en ciertas sustancias,

sí tiene un consumo elevado la población general

respecto a otros países,

lo cual nos preocupa.

¿Pueden ser, por ejemplo, fármacos?

Pastillas para dormir o pastillas para levantarse.

En lo que es nuestra política, el fármaco...

Desde luego que hay fármacos que afectan a la conducción

y hemos desarrollado una medida de comunicación

cuando uno compra el fármaco

para que se le indique a través de un pictograma

que afecta a la conducción.

El papel del médico es importante

y el del paciente también

de informarse de cuáles pueden ser los efectos.

Pero lo que más nos preocupa son las drogas ilegales,

las anfetaminas y metanfetaminas, cocaína, opioides o cannabis,

que están ahí

y todas las evidencias demuestran

que producen un incremento importante de riesgo.

Luego, hablábamos del cinturón y el casco.

¿Eso todavía hay gente que no se lo pone?

Desgraciadamente, sí.

En materia de casco hemos logrado un uso casi...

No voy a decir del 100 %, porque no vamos a llegar nunca,

pero el porcentaje de gente que no lo utiliza

es marginal.

En el tema del cinturón tenemos unas tasas elevadas,

pero cuando vamos a las cifras de fallecidos,

en carretera hasta un 25 % de conductores

todavía no usaban el cinturón.

En ciudades es todavía más alto.

El 40 %.

Hay que tener en cuenta

que el riesgo de morir se multiplica por dos.

Eso está demostradísimo a través de los estudios previos.

Con algo tan sencillo como abrocharse el cinturón,

que es un gesto que no cuesta nada...

Y casi los coches te obligan.

Si no, empiezan a protestar. Bueno, sí.

El avisador es obligatorio en las plazas delanteras

y normalmente muy molesto.

Sí. Es normalmente muy molesto.

Pero te puede salvar la vida. Desde luego.

Es un gesto sencillo que te puede salvar la vida

evidentemente.

Fíjate que antiguamente se ponía en marcha un coche

y se esperaba medio minuto para que se calentara el motor.

Hoy día nadie espera medio minuto,

pero podemos esperar cinco segundos para meter el cinturón

y los que vienen con nosotros.

Y tal vez menos.

Como decimos,

es un gesto muy sencillo que nos puede salvar la vida.

Y luego está como nuevo factor de riesgo

la distracción provocada por los móviles, ¿no?

Antiguamente,

todos nos hemos distraído en alguna ocasión sin querer

porque alguien en el coche dice algo

o porque pasa algo fuera,

pero el tema de los móviles es hoy día preocupante

según tengo entendido.

Sí, nosotros...

Es cierto que hay una cuestión

ya no solo que afecta a la seguridad vial,

sino que también es una cuestión social.

Iba a decir

que es el elevado grado de dependencia tecnológica

que tenemos todos, porque no creo que ninguno...

No nos salvamos ninguno. No nos salvamos ninguno.

Y, claro,

lo que hacemos fuera del coche luego se lleva dentro.

Nosotros, lo primero que hay que decir,

la función más tradicional, que es la de conversar,

siempre hemos dicho

que en el coche no se debe conversar.

Es cierto

que los sistemas de manos libres son legales,

pero lo que es la conversación en sí

la distracción que produce es la misma

si es un teléfono que sujeta uno con la mano

como si está hablando por manos libres.

La distracción es la misma. Otra cosa es el acto de marcar.

Pero, al final, el riesgo se incrementa igual.

Nuestra primera recomendación es no hablar en el coche.

O lo justo o mínimo, ¿no?

En un caso de emergencia

porque nos ocurra algo y debamos avisar.

Pero, como norma general, no hablar en el coche.

Y, desde luego, bueno,

los estudios han establecido claramente

que el riesgo es hasta cuatro veces mayor

si hablamos por el coche.

Y si decimos no hablar,

ya imaginémonos lo de leer mensajes,

mandarlos y comportamientos parecidos.

Hay gente que hace eso, ¿no? Que manda un wásap.

Bueno, sí.

Al final, nos hemos creado esta dependencia

y no podemos pasar cinco minutos sin saber si tenemos mensajes nuevos

y no resistimos la tentación

de coger el teléfono mientras vamos conduciendo.

Nos lo dicen las estadísticas.

Uno de cada tres accidentes mortales está relacionado con distracciones

y ha crecido.

Hace cuatro o cinco años aproximadamente

era poco más del 20 %,

con lo cual es un factor que está en aumento.

Creo que no somos conscientes de ese dato estadístico, ¿no?

Se multiplica por cuatro

si estamos hablando por el teléfono móvil

aunque sea con un manos libres que es legal.

Quiero decir, pero...

El acto de conversar, como comentábamos,

produce la misma distracción.

Nosotros somos partidarios evidentemente de...

Y es el mensaje que hemos transmitido siempre.

No utilizar el coche.

Utilizar programas de los que activan el modo coche,

algo parecido al modo avión,

para que no puedan llegar comunicaciones

al conductor

y así también resistimos la tentación

si no aparece.

¿Y crees que estaría bien

que se enseñara educación vial a los críos

en primaria y en secundaria?

Sí.

Desde luego.

Nosotros defendemos la educación vial

como un proceso que tiene que durar toda la vida,

porque las circunstancias van cambiando

y aparecen nuevos fenómenos.

Y desde luego que merece la pena

invertir un esfuerzo en trabajarlo, desde luego, en los colegios

y, después, fuera de los colegios en un marco más informal.

En seguridad vial hay un proceso de maduración social.

Cada generación va siendo mejor que la anterior.

A veces, sobre todo, está el papel de la familia.

Yo tengo comportamientos mucho más seguros

que la generación anterior

y ellos, a su vez, que la anterior porque uno va aprendiendo.

Se va usando más el cinturón,

uno va aprendiendo de su padre que se lo pone

y cada vez nos comportamos mejor.

Eso hay que reforzarlo desde luego

tanto en los colegios como decimos como fuera de ellos.

¿Y lo de la conducción automática esa que se va a poner?

Estaba pensando

que muchas personas piensan

que cuando todos conduzcamos coches eléctricos

sin necesidad de cambiar ni nada de eso

va a ser mucho más fácil

y para qué enseñar conducta vial.

Bueno, la realidad es que son coches,

pero lo que va dentro son personas.

Quienes conducen son personas

y la relación es una interacción entre personas

y no entre coches.

Sí.

La Comisión Europea

recientemente se ha fijado el objetivo

de llegar a 2050

sin fallecidos ni heridos graves en las carreteras.

Lo que todos tenemos claro...

No conocemos el camino concreto,

pero todos tenemos claro

de que a eso solo se puede llegar a través de tecnología

que se irá implantando en diferentes etapas.

Como comentábamos,

esto no va a hacer desaparecer la necesidad de formación.

De hecho, aparecen escenarios complejos

como puede ser la convivencia de vehículos

con distintos grados de automatización o de tecnología.

Y el propio conductor,

a medida que vayan cambiando sus funciones

dentro del vehículo,

también puede tener una necesidad fuerte

de formación.

Es cierto

que la automatización se está desarrollando,

pero, ahora, a más corto y medio plazo

vamos a ver un incremento muy grande de la conectividad

entre los propios vehículos,

entre vehículos, peatones y ciclistas

y también entre vehículos y la infraestructura.

Al final,

cada vehículo lleva un teléfono móvil dentro

y los propios sistemas electrónicos del vehículo

están continuamente registrando información

y transmitiéndola.

Lo que vamos a ver es un incremento de conectividad

que nos va a permitir avisarnos los unos a los otros

de que estamos aquí.

En la sombra hay un ciclista. Que hay un accidente.

No lo ves, pero está. Ha habido una incidencia.

Nosotros, de hecho, desarrollamos una aplicación

para la seguridad de ciclistas

que lo que hace es avisar

a los conductores de vehículos motorizados

de que en las proximidades hay un ciclista.

Eso se va desarrollar a una escala muy grande

y, desde luego, la conectividad será,

desde el punto de vista de la tecnología,

el siguiente paso en el proceso.

Ha sido un verdadero placer.

Muchísimas gracias.

Esperamos, por lo menos, haber dado algunas instrucciones

ahora que llega el momento

en el que todos nos desplazamos hacia las vacaciones, ¿no?

Normalmente, lejos de donde vivimos.

Sí.

Y creo que tenemos que aprovechar estas fechas

ahora tan próximas a los meses de verano

para lanzar un mensaje de precaución.

El año pasado,

259 personas murieron en las carreteras

en julio y agosto.

Fue un año muy malo

respecto a lo que había ocurrido en el año previo

y, dese luego, tenemos que lanzar el mensaje

de que hay que estar alerta,

vigilar los grandes factores de riesgo

a los que hemos hecho mención antes,

planificar el viaje, revisar el estado del vehículo

y mantener los cinco sentidos sobre la carretera

para que podamos estar de vuelta en septiembre.

Y olvidarse del móvil por supuesto. Desde luego.

Ha sido un verdadero placer, Álvaro.

Muchas gracias. Muchísimas gracias.

Seguimos.

Imagina Madrid es un programa de arte público y comunitario

que trata de revitalizar espacios urbanos.

Veamos los cinco proyectos que aún no les habíamos mostrado.

"Hemos elegido trabajar en Vicálvaro.

Lo que tiene Vicálvaro y nos gusta mucho

es mucha vida de barrio.

En el centro de mayores, en el centro de mujeres

y en muchas partes hay fiesta.

¿Cómo dijiste?

-Taller de reciclaje.

Sois una ciudad y un pueblo con muchas ganas de hacer cosas

que están relacionadas con lo artístico.

-Por eso hemos elegido... -Vicálvaro."

Estamos hoy en los jardines de las Brigadas Internacionales

en Vicálvaro

que es uno de los nueve espacios seleccionados

por el programa Imagina Madrid para ser intervenidos.

Imagina Madrid es un programa de arte público

financiado y promovido por el área de cultura

y que se gestiona desde Intermediae Matadero.

El programa busca explorar nuevas formas de habitar,

de diseñar y de construir ciudad

a través del arte y de la cultura.

En este programa se juntan artistas que vienen de diferentes campos

y que trabajan con los vecinos y con los colectivos del barrio

para a través de esta mezcla poder explorar a modo de laboratorio

cómo se vive en la ciudad

y cómo empezar a habitar de forma distinta.

La primera vez que vinimos a la plaza

lo que nos llamó la atención

es que este espacio era un poco un Frankenstein

que se había ido construyendo

respondiendo a diferentes necesidades

y que tiene diferentes tipos de usuarios,

pero que no funciona del todo como un espacio común

entendiendo "común" como lugar de encuentro,

sino que cada grupo lo usa en un momento diferente

y a veces había cierta tensión o ciertos roces

ente los diferentes usos que tenía la plaza.

El eje principal del trabajo

tiene que ver con trabajar sobre la memoria

como una forma no solamente de reivindicación,

sino de diálogo.

Como una forma de generar cercanía

entre los diferentes grupos de personas

que usan este espacio común

que es la plaza Jardín de Brigadas Internacionales.

A nosotros no nos interesaba tanto trabajar con la historia canónica,

la que está en los libros,

porque esa historia considerada objetiva

ha eliminado de alguna manera las voces de muchas personas

que son invisibilizadas o silenciadas.

Nosotros hemos querido recuperar los relatos

de los vecinos y de las vecinas

que han crecido, nacido y vivido en Vicálvaro,

algunas otras que han llegado recientemente

y también personas migrantes.

"La memoria es muy importante

porque si no tienes memoria, no te acuerdas de nada.

-Memoria colectiva

a partir de vuestras historias personales e individuales.

-Es verdad, la memoria."

Nuestra sorpresa

fue que había un montón

de iniciativas vecinales autogestionadas

y varias de ellas además tenían que ver con la memoria.

Por ejemplo,

el trabajo que el grupo Entretejiendo Vicálvaro,

que son unas señoras que se juntan los miércoles

en el espacio de igualdad que tiene el barrio

a tejer,

han hecho particularmente con una instalación con flores

que recuerda a las víctimas de la violencia de género.

María Dolores, 79 años. Las Palmas.

Kenia, 30 años. Barcelona.

Jessica, 29 años. Asturias.

Además, hay, desde hace años, una asociación llamada Vicus Albus

que tiene un museo

que recoge un montón de donaciones de vecinos.

Tanto documentación oficial como extraoficial.

Hemos trabajado durante todo el año

haciendo un archivo oral de la memoria histórica de Vicálvaro

y ese archivo se ha dividido en varias secciones de trabajo.

Por un lado,

se van a instalar siete teléfonos en diferentes puntos de Vicálvaro

donde al levantar el teléfono

podrás escuchar a las personas que hemos entrevistado.

"Cuando hacían las matanzas...

Eran años superdifíciles.

Me gustaba el torrezno.

Con un vestidito tipo pichi y verme.

Estábamos tan guapas...

Al servicio,

que era una huerta que había allí detrás, ¿no?

Era lo que había."

Cuando se murió

recuerdo que pusieron las cosas que tenía la mujer

ahí, ahí, en un montoncito.

Y, por otro lado, hemos hecho un libro

que se llama "De voz en voz".

Es una publicación

de cinco dramaturgos y cinco dramaturgas

que han escrito diez piezas teatrales breves

a partir del archivo oral de la memoria.

Esas piezas serán representadas aquí

y se hará una obra de teatro caminada.

# Soy solo una mujer # de cuerda entera.

# Soy solo una mujer

# y ya es bastante. #

Nuestro pequeño aporte

ha sido trabajar con los diferentes grupos

y tratar de que cada uno conociera las historias del otro

y el punto de vista del otro

como una manera de abrir la puerta hacia ese diálogo.

Por supuesto, el diálogo es algo que lleva tiempo

y nuestro aporte es apenas la apertura de esa puerta.

# Esto es Vicálvaro.

# Nunca olvidaré # las calles en las que crecí

# porque sí,

# porque yo estoy orgulloso

# de decir que el barrio # no solamente fue mi hogar,

# también fue mi escenario.

# No me cambio por nadie. #

Hoy es la gran fiesta rara

y es el día en el que se muestra el trabajo

que llevamos haciendo en el último año y medio.

Es el día que hemos preparado con la comisión

a través de los Haceres Raros,

que son estos talleres en los que trabajamos

las diversas líneas de trabajo que tiene la fiesta, ¿no?

El baile, la música y la comida

y hemos añadido otras como los dibujos,

las poesías o una carta rara.

Es un poco este momento de encuentro y de eclosión de todo esto.

Una, dos y tres.

# Queremos currar en condiciones.

# Basta ya de precariedad, # empleadas de hogar. #

Imaginaos, aquí nos ven y dicen:

"Uy, qué raras estas.

¿Qué están haciendo ahí cantando y a esta hora de la mañana?".

Estas son las cosas raras

que pasan en los parques y los espacios.

Podemos decir lo que nos pasa de esta manera.

Para nosotras, el colectivo, ha sido importante

incorporar esa metodología de esas "performances".

Incorporamos las canciones y creamos canciones

para visibilizar la situación que tenemos

las trabajadoras de hogar y cuidadoras.

# Organizamos nuestros reclamos.

# Se acabó la esclavitud.

# Mayor o joven, negra o mestiza,

# oh, bella, ciao, bella, ciao, # bella, ciao, ciao, ciao.

# La misma lucha transfronteriza

# acompaña su cantar.

# Ecuatoriana, dominicana,

# oh, bella, ciao, bella, ciao, # bella, ciao, ciao, ciao.

# Cubana blanca o boliviana

# lucha por su dignidad. #

El parque de Pradolongo

es uno de los grandes parques de Madrid.

Es uno de los grandes parques de usos festivos.

Hay muchas comunidades que habitan el parque

y muchas representaciones festivas de diferentes territorios

y latitudes del mundo

que se reúnen aquí de una forma informal

y que generan también toda una eclosión festiva.

A través del proyecto de Fiestas Raras,

lo que buscamos es cómo generamos un dispositivo

desde la fiesta,

como ese lugar de encuentro donde nos juntamos,

y desde la potencia de la fiesta

hablar sobre la vida

y sobre las realidades que nos afectan

y las desigualdades en que nos situamos.

# De aquí de Usera, niña. # De aquí de Usera.

# Aquí estamos cantando # una jota hortera.

# Tan solo quiere trabajo

# la juventud de hoy en día.

# Tan solo quiere trabajo.

# Los ricos viven arriba

# y nosotros aquí abajo. #

Vengo a hacer en Fiestas Raras una jota protesta

con un grupo que se llama Rabel

que hacen con materiales de desecho instrumentos musicales

y hacen danzas tradicionales castellanas.

Nos hemos metido a hacer un batiburrillo

y hemos hecho una jota protesta moderna y bizarra.

El taller que ha llevado a esta jota bizarra

ha sido en dos semanas, dos sábados,

y hemos conseguido reunir a gente del barrio

para que escribiera la letra con nosotros.

# Porque aquí en Orcasitas # se cuecen habas.

# Lo mucho que nos gustan # las fiestas raras,

# las fiestas raras, niña, # las fiestas raras,

# porque aquí en Orcasitas # se cuecen habas. #

La Fábrica de Cine Raro han sido una serie de talleres,

en total cuatro talleres,

en los que hemos ido generando una pieza colectiva

con diferentes personas que han participado en los talleres.

A las 17:00

va a ser la coreografía participada "Cuerpos que aparecen".

Es el resultado de un taller con Cross Border Project,

que es un grupo de teatro,

y la fundación Ande,

que es una fundación

que trabaja con personas con diversidad funcional

que está al lado del parque.

En realidad, es una coreografía que reivindica la diversidad

y el hecho de que uno sea diferente o una sea rara

no impide que pueda bailar igual o mejor que cualquiera.

Buscaban a alguien que hiciera cocina rara

y se acordaron de Cocina de Guerrilla

y lo que hemos hecho ha sido

una dinámica de creatividad con las vecinas de aquí, del barrio,

donde hemos trabajado

cómo darle la vuelta a los pinchos típicos

y convertir lo dulce en salado,

lo salado en dulce para explorar un poco la idea

de que lo raro también puede estar bueno.

-Creemos que lo raro tiene también una forma

y una potencia y hay un proceso,

puede haber un proceso de agenciamiento

y de deconstrucción de lo normativo,

a la vez que también habla de cómo podemos ver

el propio espacio público desde una óptica rara,

desde otra manera de entender

el lugar que habitamos y el lugar en el que nos juntamos.

-Un poco la idea es que, mediante eventos culturales,

mediante talleres de ecología y talleres de autoconstrucción,

ir dotando al espacio de un ajardinamiento

y la mejor manera que vimos

para que tuviera un sentido todo el conjunto

es que se entremezclaran los libros y las plantas

y empezara a trabajar

mediante la creación de un pequeño jardín

de los sentidos.

Los vecinos estamos solicitando

una biblioteca en este espacio y se nos ocurrió

que la mejor idea para que esa biblioteca

se haga realidad es crear

el germen cultural propicio

para sentar las bases de esa biblioteca también

con un espíritu participativo.

Nuestra idea consiste en revitalizar el solar

mediante talleres con el principal objetivo

de atraer a los vecinos y a las vecinas al espacio

y hacerles partícipes para que sientan el espacio propio.

-En el año 2014, nos buzonean

una revista de la Iglesia diciéndonos

que quieren contruir en este terreno una cripta

para 230 enterramientos

subterráneos, por encima una capilla

y dos plantas con aparcamientos.

Entonces los vecinos

no estábamos de acuerdo.

Nos enteramos de que una parte de este terreno era municipal.

Empezamos a intentar recuperar

el terreno para el uso de los vecinos.

En todas las reivindicaciones que hemos hecho, nuestro objetivo

es conseguir una biblioteca.

Cuando surgió el programa de Imagina Madrid,

nos pareció una buena opción

para intentar que se usara el terreno e intentar unir

un jardín con un uso como punto de lectura.

-Somos dos colectivos:

la Asociación Cultural La Higuera y El Almendro,

que estamos trabajando

más en el aspecto

de participación vecinal; y el equipo de arquitectura,

que es el estudio de arquitectura Kune Office,

que está trabajando en el punto de lectura.

-Lo que estamos desarrollando aquí

en colaboración con las vecinas de Opañel

es un proyecto que responde un poco a la forma de asamblea

en la que ellos tradicionalmente

se han reunido y que intenta desarrollar

o genera una sombra

donde ellos puedan más bien

como reunirse.

Tiene una sombra amarilla

y una zona más cubierta, que es donde se prevén guardar

todos los libros.

(Claxon)

-La memoria del barrio, se conserva este espacio

como un sitio, un punto de encuentro,

un lugar con mucha vida donde pasaban muchas cosas,

donde se juntaban todos los vecinos y vecinas

y donde se hacían las fiestas populares del barrio

y todo eso, con el paso del tiempo,

la plaza se fue degradando y perdió...

O sea, como que se quedó sin uso.

Entonces fue seleccionada por Imagina con el objetivo

de devolverle la vida, o sea, que esta plaza

volviera a tener la vida que conservan

los vecinos y vecinas en su memoria.

Nosotras íbamos con cocina,

con una propuesta sobre la cocina.

El otro equipo iba

sobre música. Por cuestiones de trabajo

y de entendimiento, al final, terminamos

cada equipo un poco por su lado

haciendo cada uno las actividades por separado, independientemente.

El proyecto se llamó Haciendo Plaza

porque justamente lo que queríamos era

hacer plaza aquí, que este plaza

volviera a tener vida y que volviera a ser una plaza

como aparecía en la memoria del barrio.

-Somos un colectivo que trabajamos

en los espacios públicos

desde actividades relacionadas con la cocina

y buscamos hacer comunidad a través de las cocinas

y del cocinar de forma colaborativa.

También buscamos entender de alguna manera los diferentes

comportamientos alimentarios

y las diferentes maneras de pensar la comida.

-Necesitábamos unas cocinas,

entonces la idea era construirlas con el barrio

y luego ya empezamos,

con esas cocinas, empezamos a hacer talleres aquí, en la plaza.

En el primero intentamos recoger un poco la historia del barrio,

su historia en el barrio,

cuánto tiempo llevaban viviendo aquí,

cómo era el tema de la alimentación aquí,

en el barrio. El segundo taller

fue referente a los huertos urbanos

y a los productores.

Luego, un tercero,

quisimos hacer homenaje

al nombre del barrio y al nombre de la plaza,

que fue bautizada mientras... O sea, durante nuestro proyecto

el año pasado, no tenía nombre

y se terminó llamando

Plaza Lugar Poetas.

Entonces ese tercer taller

venía a ser como una celebración de la plaza

haciendo honor al nombre

y queríamos como hablar de la poética de la comida.

Y el cuarto, que fue como el cierre,

lo hicimos en el Centro Comunitario Guatemala,

un centro comunitario lleno de vida,

o sea, como que pasan muchas cosas

y tienen un huerto comunitario también

y tienen un proyecto de consumo consciente

y así, el último taller fue allí,

que es donde se van a albergar las cocinas,

también para que los vecinos y vecinas supieran dónde estaban

y las puedan usar porque siguen siendo

cocinas comunitarias,

o sea, están allí para uso y disfrute del barrio

y del centro.

-Hemos creado este fanzine

y es un documento fanzine que lo presentamos hoy

y que vamos a dar

a todas las personas que han participado en los talleres,

donde uno puede encontrar

no solo las recetas, algunas de las recetas que hemos hecho,

sino también un poco las anécdotas,

las pequeñas historias que vivían en esas mesas de cocina

que plantamos aquí, en la plaza

y, por otro lado, también hemos estado haciendo

un trabajo también de documentación audiovisual,

unos pequeños vídeos

que han acompañado a lo largo del proceso

que han estado realizados por el colectivo La Mina

para mostrar que hay otras formas de hacer

con la cocina en el espacio público

y que invitamos a todos a recoger

y a verlo por internet.

-Tiene una historia sobre...

-Con relación a eso,

hay un dicho en Colombia, que es

"al que no quiere sopa, se le dan dos tazas".

-¡Kópera!

-O sea, este espacio es un espacio como todos los espacios

de Imagina Madrid que están olvidados.

# Prepárate.

# Va a estallar el obús.

# Prepárate.

# Va a estallar el obús. #

Dos, tres. Vale. Bien.

-Entonces, a través de la ópera,

lo que queremos generar es una actividad que se genera

en el mirador y en los alrededores del mirador

para, de alguna manera, activarlo con gente.

# No has apurado tu última ronda. #

Un, dos, tres.

# Has empezado de cero ahora. #

(Palmadas)

# Algo te dice que tendrás suerte. #

Consiste en hacer una ópera colaborativa

con los vecinos de Vallecas

cuya temática es Vallecas

y cuyos protagonistas son esos vecinos.

# No encuentro mi sitio

# y provoca lamentos.

# Suspiros y llantos. #

Un poco la idea de la ópera era tener un formato

que nos permitiera explorar distintas vías artísticas,

tanto la voz, el canto, la música,

como los actores, la actuación,

como las escenografías, los vestuarios. Entonces

un poco con esas líneas

y haciendo talleres durante el año

que fuesen dando forma con los vecinos

a esos apartados para juntarlo todo en gran...

En un evento final que sea un poco la visualización

de todos esos saberes,

de todos un poco, de esas colaboraciones.

-Esto es un aviso para los supervivientes

al tercer tsunami en la era del Antropoceno.

En este reducto terrestre de Monte Palomeras,

nos hemos reunido para marcar las pautas de nuestro porvenir.

-Y han sido unos meses de trabajo muy intenso

conociendo la música y ha sido la verdad es

que una experiencia muy gratificante

que yo creo que, además, a la gente le ha dejado

y le va a dejar después del proyecto

ganas de seguir cantando.

-Tiene unos ingredientes que son muy esenciales de aquí,

de Vallecas, que tienen que ver

con lo histórico de las luchas vecinales,

la organización de las corales y de las charangas que hay aquí,

que están participando durante toda la obra

y tiene que ver con la arquitectura

del espacio, que es muy especial.

(Música)

Está encuadrada la obra dentro de una especie de catástrofe

por el cambio climático en la que toga la gente se ha visto

obligada a emigrar porque todo se ha inundado

y digamos que el nivel del mar

ha subido hasta los cerros de Vallecas.

Entonces estamos entre la gente

que sigue viviendo todavía en sus casas,

pero que van a tener que acoger a un montón de gente

que ha perdido sus casas,

que están enmarcadas como las ovejas que vienen,

que tienen una posición de inmigrantes.

# A unos 300 kilómetros del mar,

# mi barrio libra una batalla naval.

# Con cañones de cubos y barreños,

# en Vallecas # regamos nuestros sueños.

# A unos 300 kilómetros, la puerta

# de la verbena # del mar tienes abierta.

# No temas nunca # naufragios repentinos,

# no temas nunca # naufragios repentinos,

# de un barco hundido # se saca un submarino. #

Operar en estos espacios olvidados y abandonados no solo materialmente,

que también necesita

porque es un espacio que tiene muchas necesidades,

para darle uso, necesitaría tener

sombras, verde, papeleras, le falta todo esto,

pero nuestro papel, en este caso,

no es ese, sino trabajar desde otra capa,

de la capa cultural,

de vincular en torno a un proyecto creativo

que no tiene tanto de operación material

como de operación cultural o artística.

# Y yo sé bien

# que te quema la envidia.

# Prepárate.

# Va a estallar el obús.

# Va a estallar el obús.

# Va a estallar el obús. #

Recibimos hoy en nuestro habitual taller

de humanidades a Antonia Cortés, antropóloga,

jefa de prensa de los cursos de verano

de la Universidad Complutense

en El Escorial y autora de varios poemarios,

el último de los cuales

acaba de publicar la editorial Huerga y Fierro, este:

"En un instante".

Bienvenida, Antonia.

Muchas gracias. ¿Qué puede pasar en un instante?

En un instante pueden pasar muchas cosas,

buenas y malas.

De las malas creo que somos muy conscientes

y de las buenas, no. Y eso,

en cierto modo, es lo que quiero transmitir

con este poemario. Con este poemario.

Sí.

Porque digamos que...

Vamos a ver, quejarse no,

pero hablar de lo que se pierde, es decir, cantar lo que se pierde

¿es parte de uno de los objetivos principales

de la poesía?

Yo creo que las cosas que se pierden

y, sobre todo, las cosas que quieres o has querido

no queden en el olvido

y quizá una de las formas que hay para que eso no ocurra

sea a través de la poesía. En este poemario, por ejemplo,

la palabra "ausencia" por las ausencias está muy presente.

Yo creo que es una forma de que esas ausencias no se pierdan.

Claro y que estén, digamos, por lo menos, en el recuerdo,

que sigan como estuvieron...

En el continuo recuerdo, yo creo que sí, que una persona

no se va nunca si entre unos y otros la recordamos,

con anécdotas...

Evidentemente, al principio de esa ausencia, siempre el sabor

va a ser muy amargo, muy triste,

pero con el tiempo te vas dando cuenta

de que ese recuerdo al final te despierta,

te sale una sonrisa

porque ya pasas de ese primer instante tan doloroso

a ese instante bonito de todo lo vivido.

Claro, porque a veces da la impresión

de que, si no se conoce el límite,

no puede uno disfrutar del todo de lo que sea, ¿no?

Yo creo que sí, que a veces tienes que estar como al borde

para mirar y de repente...

Mirar hacia un lado y mirar hacia el otro,

ver lo que tenemos, lo que no tenemos,

lo que podemos perder, lo que no podemos perder.

Yo creo que sí, que a veces hay que estar al límite.

¿Y de qué sirve la poesía al poeta?

Al poeta, en este caso, por lo menos en el mío personal,

para mí es como respirar, es el aire,

o sea, es una forma de canalizar determinadas cosas

que a lo mejor con las palabras habladas

no sería capaz de hacerlo.

Entonces, para mí, en ese sentido, sí es como eso,

el aire que respiro. Yo necesito de la poesía

para sacar muchas cosas que se van quedando ahí,

buenas o malas, o sea,

no tiene por qué ser siempre hechos dolorosos,

también alegrías. Claro, por supuesto.

Es una forma de sacarlas y de transmitirlas.

¿Y cómo sabes que una palabra que te viene

es una palabra poética?

Ay, pues eso es muy difícil, no lo sé, yo siempre explico

que nunca escribo con la intención de decir:

"Ah, voy a hacer un poema

porque voy a publicar un libro el año que viene", no,

no, eso viene después. Yo creo...

Por eso te decía que para mí es como el aire que respiro,

porque cuando yo me pongo a escribir es porque lo necesito.

A lo mejor es una noche,

que son las 4:00 y no soy capaz de dormirme

y por lo que sea, porque algo te inquieta

porque algo está dando vueltas ahí, en la cabeza,

y entonces, al final, para estar dando vueltas en la cama,

decido levantarme y, al final, escribo.

¿Y al final te duermes o no?

Al final, me duermo.

Qué bien. ¿Y para qué sirve la poesía

no al poeta, sino al que la lee,

al que se acerca a la poesía?

Yo creo que esto como dices: "¿Para qué sirve un cuadro?",

no sé, yo creo que la poesía,

igual que un cuadro u otro tipo de arte,

puede despertar o no los sentimientos, las sensaciones.

Yo también otra de las cosas que digo,

sobre todo a las personas

que tengo más cercanas y que me conocen,

es que, cuando lean uno de mis poemas, no intenten buscar

qué he querido decir,

en qué época... Todo está ahí, está en el poema.

Sí, pero, si tú lo lees, digamos,

desde un punto de vista más virgen,

más inocente,

va a ser más pura esa poesía

y te va a transmitir o no te va a transmitir.

Entonces yo creo que la poesía es como una explosión de sentimientos

y te gusta o no te gusta,

te hace sentirlos o no te hace sentir.

Por eso, cada persona es como un mundo.

Yo creo que no es como una novela policíaca

que es buenísima, no,

a lo mejor el poema que a mí más me gusta

es el que a ti te gusta menos.

Claro, que es como más... Como más personal, creo yo.

Más personal. Y en el libro hay

una serie de textos que son prosas,

prosas poéticas, ¿no?

¿Qué te decidió, digamos, a buscarle

ese género, esa forma?

Mira, yo te cuento, desde hace muchos años,

desde el 2005, yo tengo una columna

en el periódico La Tribuna de Ciudad Real,

que es donde yo nací, en Ciudad Real.

Yo ahí tengo libertad para escribir lo que quiera

y normalmente hago como pequeños relatos,

que quizás es lo que encuentres aquí al final,

pero muchas veces basada

o en la actualidad o en hechos reales.

Lo único es que yo le doy mi literatura.

Entonces, ya al final,

cuando decidí que se iba a publicar este libro,

cuando Huerga y Fierro me llaman para decirme que sí,

que el proyecto va para adelante,

decido meter esos cuatro articulitos,

los llamo yo, que estaban publicados

previamente en La Tribuna.

Son cuatro artículos que yo creo que tienen que ver con el instante,

con el título del libro.

Totalmente. Por eso decido incluirlos.

Luego los poemas ¿cuándo sabes que se han acabado?

Quiero decir, porque muchas veces,

muchos poetas lo cuentan,

que escriben y luego lo vuelven a leer

y cambian esto, cambian lo otro y...

¿Cuándo sabes que el poema está finalmente

acabado? Yo creo que eso no se sabe nunca

porque yo creo que estaría repasando

una y otra vez. Si te digo que, cuando yo escribo el poema,

lo guardo. Ese es... Lo que yo quiero escribir

en ese momento concreto

en que he tenido esa necesidad de escribirlo

lo guardo en un cajón o en un libro o incluso detrás de un calendario,

donde lo haya escrito o en una servilleta...

¿Cuánto tiempo lo dejas durmiendo?

Fíjate, desde...

Bueno, aquí van, en este último poemario,

"En un instante", hay poemas...

Bueno, el anterior se publicó hace nueve años,

que tuve la suerte

de que me lo prologó Luis Alberto de Cuenca.

Pero fíjate, pasaron nueve años.

Aquí hay poemas escritos en esos últimos nueve años.

En esas fechas.

Sí, sí. Bueno, pues ha sido

un verdadero placer. Mucha suerte con el libro,

que es precioso. Muchísimas gracias.

Y nos vemos cuando tengamos... Ha sido el placer mío estar aquí

con vosotros. La más mínima ocasión.

Gracias, Antonia. Muchísimas gracias, un placer.

Seguimos. "Boek Visual" nos presenta hoy una muestra

de la obra del pintor chileno Aníbal Ortipozo,

en la que ética y estética

se mezclan y confunden hasta convertirse en la misma cosa.

"Cuando pienso en mi país, Chile,

no solo en septiembre,

me duele mi ser, me agrieto al caminar,

me ofusco al dormir.

Allí asenté mis huellas sobre la piedra,

los muros, la tela y el papel.

La captura de ese mundo paralelo trascendente

dentro de la conciencia

siempre será uno de los más grandes desafíos

de mi producción artística.

Al enfrentar la realidad,

no solo como algo terriblemente enigmático,

sino también doloroso,

siento que me habitan una suma

de pensamientos y vivencias acumuladas

de seres humanos de todos los tiempos:

ideas sobre la justicia social,

amor, amistad, solidaridad

y sobre todo la defensa de los más débiles

o como aquellas que dictaban desde las alturas

las divinidades andinas,

'Ama Sua', no seas ladrón;

'Ama Quella', no seas ocioso;

'Ama Llulla', no seas mentiroso.

Y es que en la creación de una obra artística,

el ser humano no solo está luchando

por su sobrevivencia física,

sino obstinadamente por su existencia espiritual.

Por eso pienso que las ideas nuevas,

audaces, revolucionarias, en los movimientos artísticos,

no deben permanecer alejadas de la ética,

incorporándola a la obra con imaginación política,

sentido común y convencimiento apasionado.

De estas fuentes surgen las imágenes y mensajes

de 'Caminar Ausencias',

'El Jardín del Mal', 'Revelaciones y Resistencia',

todas como poéticas de un compromiso que no cesa,

apoyar las causas nobles de la humanidad."

Hace poco más de una semana

que se celebró en México la llegada a Veracruz

con parte de lo más granado

del exilio español.

Por eso, nos parece especialmente oportuna

la edición de este libro de Carmen Gaitán Salinas,

"Las artistas del exilio republicano español.

El refugio latinoamericano",

recientemente publicado en la colección "Grandes temas"

de la editorial Cátedra.

Se trata de una justa y documentadísima reivindicación

de no solamente grandes figuras reconocidas

del arte español, como Remedios Varo o Maruja Mallo,

también de otras tan interesantes

como desconocidas para el gran público,

como Manuela Ballester o Elvira Gascón. El libro viene

profusamente ilustrado,

con lo que su carácter de documento necesario se completa.

La Universidad de Cartagena nos propone hoy la siguiente

y muy oportuna pregunta:

"¿Qué hacer para usar menos el coche?".

"La Universidad responde".

Para utilizar menos el coche,

lo primero es diseñar bien nuestras ciudades

para no tener que solucionar los problemas "a posteriori".

Debemos mezclar los usos

y no repartir la ciudad en distintos lotes.

Las ciudades que tienen un barrio dormitorio por un lado,

la zona comercial en otro sitio,

la zona universitaria en una parte separada,

la ciudad administrativa en otro lugar de la ciudad,

nos obligan a utilizar el coche

cada vez que cambiamos de casa al trabajo,

del trabajo al ocio,

del ocio a comprar y eso no es sostenible.

Debemos procurar que en cada barrio haya

suficientes prestaciones urbanas

para no tener que usar el coche cada día para todo

y eso se consigue con una planificación

urbana adecuada.

Y lo segundo es disponer de las suficientes medidas

de transporte alternativo

para no tener que usar siempre nuestro coche privado

en cualquier desplazamiento que necesite hacer.

Por ejemplo, una red adecuada de autobuses,

tranvía o metro u otro tipo de transporte comunitario,

en definitiva, transporte público adecuado

y suficiente, pero también buenos itinerarios peatonales,

unas calles seguras para ciclistas,

puntos de amarre para bicicletas,

bicicletas públicas de alquiler

y todo ello interconectado con un adecuado plan

de intermovilidad para que, al salir de casa

sin mi coche, pueda utilizar indistintamente

la bicicleta, el bus, ir andando o volver en tranvía.

Recuperamos un fragmento del reportaje que hicimos

sobre el pintor Luis Gordillo.

El resto, en la red.

"Gordillo es uno de los pintores

españoles fundamentales de los últimos 50 años.

Su obra y su persona

han recibido todo tipo de reconocimientos

por parte de crítica y público,

así como importantes galardones,

tales como el Premio Nacional

de Artes Plásticas de 1981,

la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en el 96

o el Premio Velázquez de Artes Plásticas en 2007.

Luis Gordillo ha hecho la friolera de 141 exposiciones

en museos, galerías y todo tipo de instituciones artísticas

de dentro y fuera de España,

entre las que destacan 13 muestras antológicas.

La primera, ya en 1974;

y la última, en 2007 en el Reina Sofía.

Sevillano de cuna,

Luis Gordillo nació en 1934 en una familia acomodada.

Cursó estudios de Derecho sin demasiada convicción

y, tras obtener la licenciatura,

se planteó si seguir el cómodo camino trazado

ejerciendo de abogado

o probar fortuna en alguna de sus dos pasiones artísticas:

la pintura o la música,

para la que, al parecer, también tenía vocación y talento."

Mi familia era

una familia burguesa intermedia,

mi padre era médico.

Pero, desde que yo salí de mi casa,

ya se acabó la ayuda.

Esa atención, ese cuidado que tenemos ahora

por nuestros hijos,

que son uno, dos, tres como máximo,

que son como misterios de la naturaleza

que tenemos que estar en adoración continua,

en aquel tiempo era distinto.

Nosotros éramos ocho

y tanto cuidado no existía en mi casa.

Yo me fui de mi casa

y no hubo una tragedia ni nada de eso

y yo, desde entonces, me tuve que buscar la vida.

Nos vamos hasta el 9 de septiembre.

Aún estaremos en este estudio y con este decorado

durante la primera semana de emisión, probablemente

fuera estaremos ya la segunda

y cambiaremos de estudio y decorado la tercera semana

con una renovada edición de "La aventura del saber"

llena de entusiasmo e ilusiones, como siempre.

Pasen un buen verano.

Cuídense mucho. Hasta el 9 de septiembre. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 27/06/19

La aventura del saber - 27/06/19

27 jun 2019

Veremos los reportajes Imagina Madrid II y "Boek visual: Ortizpozo". Además, entrevistaremos a Álvaro Gómez, Director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial DGT, y a la periodista y poeta Antonia Cortés.

ver más sobre "La aventura del saber - 27/06/19" ver menos sobre "La aventura del saber - 27/06/19"
Programas completos (1694)
Clips

Los últimos 5.879 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios