www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.8.0/js
3143718
Para todos los públicos La aventura del saber - 27/05/15 -  Ver ahora
Transcripción completa

Hola, buenos días y bienvenidos a "La aventura del saber".

Hoy les proponemos empezar hablando de dietas milagro.

Hemos constatado que es un tema que suscita especial interés.

Queremos saber cuáles son las más conocidas,

por qué no es conveniente seguirlas y cómo podemos detectarlas

para evitar el fraude.

Después del sumario una experta compartirá con nosotros

todos los detalles. Empezamos.

"Puertas" es una muestra que busca descifrar las claves

del mundo en que vivimos

y las causas de la pobreza y la desigualdad.

A través de 46 puertas

los visitantes tendrán la oportunidad de reflexionar

sobre los problemas del mundo, sobre los falsos remedios

y la necesidad de alcanzar un mundo posible más justo.

La etapa de hoy de la serie "La última danza de guerra"

conduce a Miquel Silvestre a la localidad de Aguascalientes.

En el centro de la ciudad descubrimos la Plaza de Armas,

un lugar cargado de valor histórico donde destacan la catedral,

el Palacio de Gobierno y la Exedra,

un monumento que representa simbólicamente

el centro de la República Mexicana y que en su origen en 1808

fue erigido en honor al rey español Carlos IV.

Son detalles de la historia

que a Miquel Silvestre le encanta recordar durante sus viajes.

Imagino que tantas veces como hemos escuchado hablar

de alguna dieta milagro, esa de rapidísimo efecto,

hemos oído lo peligrosas que pueden llegar a ser para nuestra salud,

y sin embargo esas advertencias no parecen suficientes

para un perfil de consumidor el concreto.

Marián García, que es licenciada en farmacia,

doctora en nutrición y divulgadora vocacional

nos va a ayudar a entender por qué y hasta qué punto

debemos estar alerta. Hola, Marián. Hola, buenos días.

No sé si la sensación que tengo yo de que las farmacias ahora

están más llenas de productos mágicos es más ahora que nunca.

Antes no tenía uno la sensación de entrar en un supermercado.

Bueno, realmente el tema del culto al cuerpo ha existido siempre.

A mí, que me gusta mucho la cartelería vintage,

tengo el blog lleno de fotos, tengo fotos antiguas de anuncios

de los años 30 y 60 "de venta en farmacias",

de productos adelgazantes, algunos de "tómelo una vez a la semana",

cosas que parece que son nuevas de ahora y vienen de antes.

¿Qué pasa ahora? Que ahora los medios, la televisión,

las modelos están todo el rato proyectando una imagen,

un ideal que no se corresponde luego con la realidad.

Con la mujer real, un tipo de mujer, porque sobre todo...

Sobre todo la mujer, pero cada vez más los hombres,

también hay muchos productos que son adelgazantes

para hombre y para mujer, hay mucho marketing en esto.

Entonces la industria, las empresas han visto

que ahí hay un nicho de mercado importante

y el marketing hace el resto.

La publicidad es mucho más fácil que nunca.

No te quiero poner un compromiso, legal sé que es,

¿pero hasta qué punto es ético que una farmacia,

que es un centro de referencia para mucha gente,

un sitio donde vamos buscando

la experiencia y el rigor de un profesional,

hasta qué punto está bien que se vendan productos

de "tómate esto y en una semana, vientre plano"?

Express. Claro, todo para ya.

Está bien que digas lo de legal porque bueno,

sí que quiero aclarar que en las farmacias

los productos son legales,

han pasado los controles del Ministerio de Sanidad,

mientras que otro tipo de productos que se venden en gimnasios,

en centros de cosmética de estos un poco clandestinos,

que también se usan, no son legales y no sabes lo que va dentro.

Ahora, dentro de la farmacia, dentro de lo que es legal

sí es cierto que el farmacéutico tiene que tener unos criterios

y diferenciar entre los productos

de los que hay una evidencia científica clara

que tiene un efecto sobre el sobrepeso

y de los que no hay una evidencia suficiente.

Entonces, por ejemplo, todos estos "quemagrasas" que hay,

que cada año sale uno.

Hace dos años eran las cetonas de frambuesa,

todo el mundo como loco con eso. El año pasado, el café verde.

Ahora estamos con el azafrán, que también los efectos parece que tal.

Bueno, si esto fuera cierto realmente y hubiera evidencia

no habría uno cada año.

Habría uno que sería un bombazo y todos lo estaríamos tomando.

Esa es la prueba más clara.

Esa es la prueba más clara.

Sin embargo sí que hay otros productos

de los que hay una evidencia más o menos suficiente,

como por ejemplo las fibras saciantes.

Una fibra saciante, es verdad, son más aburridos,

fibra saciante no suena igual que "quemagrasa",

pero tú te tomas una fibra

y la fibra en el estómago con agua se hincha, y eso te quita el hambre.

Entonces tienes menos ganas de comer. ¿Qué pasa?

Que preferimos comer y que nos lo quiten,

pero es que eso no existe, pero las fibras saciantes,

hay productos en las farmacias que llevan ese tipo de fibras

y que son legales.

Y luego hay que decir que tomes eso, hagas algo de ejercicio...

Por supuesto, claro.

Y luego hay productos que también, como el "orlistat",

que es una molécula que realmente es un medicamento

de venta sin receta en algunas dosis

para algunas personas cuando hay obesidad,

controlando los efectos secundarios es efectivo,

y esos medicamentos están demostrados,

hay estudios clínicos que los avalan, pero claro,

ahí tiene que haber un profesional siempre,

un farmacéutico en este caso o un médico que diga,

tú no tienes estas patologías y por lo tanto...

Que haga el filtro un poco para el cliente.

Exacto.

Por ejemplo, con el tema de las dietas milagro,

¿cuál es tu opinión? ¿Cuales son las más conocidas?

¿Cómo lo ves, son todas malas, algunas no?

Las dietas milagro son todas malas, porque los milagros no existen.

Hay dietas de adelgazamiento que están bien, pero las que suenan,

la dieta Atkins, la dieta Dukan, la dieta alcalina,

pasa lo mismo que las "quemagrasas",

todos los años tenemos una dieta de moda.

Estas dietas realmente sí que funcionan,

claro que sí, porque una de dos, o restringe las calorías

como la dieta Hollywood, que son 600 calorías al día,

claro que pierdes preso,

¿pero cuánto tiempo puedes estar comiendo 600 calorías?

¿Y qué efecto tiene eso para tu salud?

Claro, es muy negativo.

Luego la dieta Atkins, la Dukan, son dietas que bajan

los hidratos de carbono.

El organismo, de lo que tira, el combustible,

la gasolina son los hidratos de carbono.

Si tú no se los das, tira de la grasa.

Vale, eso esta bien, pero al tirar de la grasa en exceso

de manera contenida se pueden provocar efectos como la acetosis,

cuerpos cetónicos, se puede perder masa muscular también,

no estamos perdiendo solo grasa, perdemos músculo,

y eso es un engaño, porque el músculo

es lo que quema más energía en el organismo.

Si nos quedamos sin mas muscular también estamos gastando menos,

así que es un efecto "yo-yo".

Y el denominador común de estas dietas

es que en casi todos los casos, creo, vuelves a recuperar el peso

pasado unos meses.

Sí, por ejemplo la dieta Dukan, el 80% de las personas

vuelven a su peso normal,

primero porque son hábitos dietéticos

que no se corresponden con los que tenemos nosotros.

¿Cuanto tiempo puedes estar comiendo raro o diferente?

Y si buscamos un poco aquellos detalles

que nos pueden encender las alarmas de estos un producto milagro,

estos express, podemos decir que son productos

que aparecen de repente, que se produce un boom gigante.

Un boom, nadie sabe de dónde han venido

y de repente están en la radio, en la tele, en las revistas,

los carteles, los autobuses, empresas que no se conocen.

Entonces este tipo de cosas ya es como una alarma,

aquí pasa algo raro. Luego, lo exótico.

Nadie es profeta en su tierra.

Nosotros tenemos la dieta mediterránea, que es fantástica,

tenemos los gazpachos de toda la vida,

y nos vamos a los "smoothies", nos gustan

porque suena mejor "smoothie" que gazpacho.

Oye, pero es que es muy parecido, es que viene a ser lo mismo,

es que son verduras trituradas, son frutas trituradas, mucho más sano.

Y por ejemplo, estamos hablando mucho más de belleza,

pero no es el único campo de acción de este tipo de productos,

porque hay muchos productos relacionados con la sexualidad.

No sé si estos están tan visibles al público

o quizás es algo que uno oculta un poco más.

A lo mejor es más discreto, pero los de caída de pelo, por ejemplo,

sí que son otro gran campo.

Hablábamos hace unas semanas de los antiinflamatorios.

¿Por qué con los antiinflamatorios no ocurren estas cosas?

Porque te duele la cabeza, te tomas un ibuprofeno,

la caja vale 1,97, es efectivo,

hay productos efectivos para eso, no hay milagro.

¿Qué pasa con la caída del pelo, que pasa con la belleza?

No hay un producto efectivo ni por 1,97 ni por 30

que realmente nos vaya a quitar ese problema.

Entonces ahí es dónde se produce la magia, el marketing,

ahí está la diferencia.

Y a pesar de haber tanta información,

porque creo que estas cosas que estamos hablando

son muy de sentido común, la gente lo puede oír en la radio,

en la televisión, de su propio farmacéutico.

¿Por qué nos seguimos resistiendo a entender

que no existe una fórmula mágica que funcione aquí y ahora?

Porque cuesta esfuerzo.

Somos vagos por naturaleza, el ser humano prefiere tomar una pastilla

y prefiere que le digan, es que a ti te engorda el tomate.

Tú quieres que te digan que estás gordo porque te engorda el tomate,

y entonces dejas de tomarlo y de estar gordo.

Tendemos a pensar que eso es real porque queremos creerlo,

no porque sea cierto.

Y lo de ese antes y después exagerado,

esa imagen que me recuerda un poco como a los 90,

eso se sigue utilizando también. Sigue vigente totalmente.

Una foto en la que está despeinado...

En la era del "Photoshop", a mí me alucina.

Lo que tú dices, en los 90 en revistas de papel couché lo veías,

pero ahora que todo el mundo sabe con el móvil,

con cualquier aplicación te retocas tú mismo,

pero como una imagen vale más que mil palabras

y queremos creer, ya está, nos lo creemos

Cuando te llega un cliente a la farmacia

y te pregunta cualquier información sobre cualquier producto,

vamos a decir por ejemplo una dieta,

¿tu respuesta siempre es muy firme, le dejas claro que no existe

una dieta que uno pueda, digamos, hacer,

esto que hago en dos semanas y pierdo 10 kilos?

Mira, lo primero que recomiendo

a la gente que me dice que quiere perder peso en la farmacia

es que compre una cosa que no se vende en farmacias,

que son zapatillas, que se compre unas buenas zapatillas

y que eche a andar, eso es lo primero,

y como es esta época, viene bien.

Lo segundo, que revise la lista de supermercado,

que se vaya al súper con una lista, no que vaya cogiendo,

porque si no tienes en casa chocolate, no te lo comes.

Entonces hacer una lista estricta, y a partir de ahí,

si alguien quiere utilizar algún complemento específico,

valorar si realmente ese complemento es adecuado para él,

si hace falta o si se puede prescindir,

pero lo más importante es el ejercicio.

¿Y crees que la ley debe cambiar?

Que el aspecto que tienen nuestras farmacias,

no vamos a echar la culpa a las farmacias...

No, hay muchísimos tipos de tiendas.

¿Pero crees que puede haber un cambio en ese sentido,

que la legislación se tiene que poner más dura

para que cierto tipo de productos no sean tan accesibles?

Lo que se tiene que poner firme la legislación

es con las alegaciones, o sea,

el hecho de que no se pueda poner en un envase "Express",

lo que comentabas, "En solo tres días", "Inmediato",

ese tipo de cosas tienen que ser más firmes

para que no se permita que ese producto salga al mercado.

Tiene que venir de mucho más arriba.

Nosotros podemos tener nuestra parte de culpa,

pero somos el último eslabón de la cadena.

Entonces eso hay que regularlo, y mientras que no se regule

por los intereses que haya, porque interesa que se venda,

pero no, hay que ser más firme,

igual que se hace con los medicamentos,

que no se puede hacer cierta publicidad, con esto igual.

En este tipo de cosas funcionan mucho el boca a boca,

así que, bueno, desde aquí aportamos nuestro granito de arena.

El que quiera...

El que quiera, que escuche un poquito.

Pues muchas gracias, Marián, y hasta pronto.

Gracias a ti, María.

Ya elegiremos otro tema. Por supuesto.

Bueno, CentroCentro de Madrid acoge la exposición "Puertas",

una reflexión sobre las causas de la pobreza en el mundo.

"Puertas" está organizada por la plataforma "2015 y más",

que agrupa 11 ONGs y que cuenta con el apoyo

de la Agencia Española de Cooperación Internacional.

Su reto, demostrar que la pobreza y la desigualdad

no están sujetas a las leyes naturales,

que las cosas pueden cambiarse.

"Puertas" es una exposición que quiere hablar

sobre las causas de la pobreza y la desigualdad.

Está organizada por la "Plataforma 2015",

que es una red de 11 organizaciones

que trabajan por otros modelos de cooperación al desarrollo

que sí inciden sobre las causas del empobrecimiento.

Puede resultar un poco sorprendente

que para hablar de pobreza y desigualdad

comencemos en un espacio como este,

el salón de lo que puede ser nuestra casa

o la casa que aspiramos a tener,

pero este cuarto nos va a ayudar a conocer lo que ocurre fuera.

Todo aquí es blanco, impoluto.

Sin embargo hay cuatro cosas que tienen color.

Hemos colocado un móvil, una chaqueta de algodón,

un juguete de plástico y un trozo de carne,

y de los cuatro va a salir un rastro del mismo color que el objeto

que nos invita a salir de este cuarto cómodo

en el que nos encontramos para conocer lo que ocurre fuera.

La exposición "Puertas" se compone de 46 puertas

que nos van a ayudar a hablar sobre diferentes realidades sociales,

ambientales, políticas.

Esta sería la primera parada de la ruta del móvil.

Es una puerta que a pesar de que podamos pensar

que viene de un país pobre, viene de un país con infinitas riquezas,

un país que tiene gas, petróleo, diamantes, oro,

y tiene un mineral fundamental

para la construcción de dispositivos electrónicos, el coltán.

Es la aleación de columbita y tantalio,

y gracias a esto se conduce la electricidad

en las baterías de muchos dispositivos

que tenemos en nuestra vida cotidiana.

La República Democrática del Congo

tiene el 80% de las reservas de este mineral

y en lugar de ser una riqueza

que haya podido repercutir en la población

se ha transformado en su condena.

A pesar de tener esa cantidad de riquezas que hablábamos

la República Democrática del Congo

ocupa el penúltimo lugar en el índice de desarrollo humano.

Por otro lado vemos por aquí restos de balas.

Es que el Congo vive una guerra,

vive un conflicto que ha dejado ya 5 millones de víctimas mortales,

se dice que es el conflicto más grave desde la II Guerra Mundial,

y sin embargo no es el conflicto del que más escuchamos

en los medios. Claro, llegamos a un punto que ya qué decimos.

Decimos que África es pobre, que es rica...

Preferimos utilizar los conceptos de región, país empobrecido,

que podemos aplicar a la inversa para otros lugares y decir,

por ejemplo, que Europa no es que sea rica

sino que es una región enriquecida.

En este vídeo podemos ver a las personas que están en estas minas.

Se calcula que son más de 20.000 personas

en condiciones que perfectamente podríamos llamar de esclavitud.

Muchas de estas personas, niños y niñas,

son escogidos precisamente porque caben por esos recovecos pequeños,

porque son más fáciles de someter,

y a la hora de vulnerar sus derechos laborales, humanos,

digamos que son la presa más fácil. No solo hablamos de bajos salarios.

También hablamos de las condiciones de seguridad en que viven,

de cómo su salud se ve afectada por vivir y trabajar

en unas condiciones como las que estamos viendo,

donde la capacidad de descanso se ve completamente limitada.

Alrededor de estas minas, más allá de las personas que están en ellas,

tendríamos un montón de grupos armados

luchando por hacerse con el control de estas minas

que andan extendidas por toda la región del Kivu Norte y Sur.

¿Esto por qué sucede?

Es que al final llegan unas personas

que realizan una transacción comercial,

entregan dinero a estos grupos armados

por el coltán que han extraído.

Se han listado más de 30 empresas, 27 de ellas occidentales,

que están entregando dinero a estos grupos armados,

y no es mucho decir si decimos

que al final andan financiando este conflicto.

Aquí detrás tenemos el búnker donde se toman todas las decisiones

que permiten que las cosas sucedan como estamos viendo

en este paseo por el mundo real.

Da igual que hubiéramos elegido la ruta de la carne,

del móvil, textil...

Hablamos siempre de las mismas instituciones

y nos gusta transmitir la idea

de que por encima de los gobiernos más poderosos

nos encontramos con otras instituciones.

Muchas veces nos vienen a la cabeza las grandes empresas,

pero al final no son ellas las que acaban redactando

los acuerdos comerciales. Tienen, digamos, como unos escribas,

unas instituciones a su servicio

que les ponen una pista de aterrizaje perfecta

para que puedan desarrollar sus negocios de la forma que vemos.

Nos gusta hablar de una triada, el FMI, Banco Mundial

y Organización Mundial de Comercio,

las tres instituciones más poderosas de todo el planeta,

las que tienen un poder más enérgico,

y sin embargo son tres instituciones

que nunca hemos podido votar, nunca hemos podido elegir,

y que además se rigen por normas curiosamente antidemocráticas,

como por ejemplo el Banco Mundial,

que en función del dinero que cada país aporte,

así es el peso de su voto.

Por ejemplo, bueno, un tema de bastante actualidad

son las ayudas condicionadas a realizar determinadas reformas

en el aparato de lo público.

Por ejemplo, liberalizar servicios,

privatizar otro tipo de actividades...

En el caso por ejemplo de las telecomunicaciones

la privatización de este sector suele ser una condición

que siempre se pide cada vez que un país necesita dinero

para financiar determinada deuda.

Esta puerta nos ayuda a hablar de dónde se produce nuestra ropa.

Podemos, y además nos van a venir a la cabeza un montón de empresas

que llamamos españolas del sector textil,

muy importantes además a nivel mundial

por sus niveles de facturación,

y sin embargo rápidamente miramos las etiquetas de toda las prendas

y vemos que no es aquí donde están produciendo esa ropa.

La pregunta es dónde se han ido y por qué.

Pues bien, hay regiones del planeta

que abren de una forma peculiar las fronteras

a la llegada de esas empresas,

y decimos peculiar porque al final lo que les ofrecen

es pagar menos impuestos, poder vulnerar derechos laborales,

incluso podemos hablar perfectamente de derechos humanos.

La vida de esas personas corre peligro

por las condiciones de seguridad.

El 80-90% de las personas que están trabajando aquí dentro son mujeres.

Tenemos testimonios que nos hablan de que a veces

se establecen unas cuotas de producción,

muchas veces ligadas a los picos de consumo que se producen en el norte,

y que este candado no es metafórico, que se cierra,

y esas personas tienen que estar allí

hasta que acaban de cumplir con esa cuota de producción.

La exposición "Puertas",

además de esos rastros que veíamos que partían del mundo feliz,

tenemos otras puertas que nos pueden ayudar

a profundizar sobre temas concretos y a tratar de entender un poco mejor

lo que sucede en este mundo real.

Aquí tenemos la puerta más grande de toda la exposición,

en la que más dinero hemos invertido,

un poco para reflejar también

el dineral que se dejan los gobiernos en este tema,

el gasto militar, 1,3 billones de euros al año.

Para que nos hagamos una idea, con un 2% de esta cantidad

está presupuestado que se acaba con el hambre en el mundo.

Solemos decir que con solo tres días de descanso,

con tres días que se ahorraran este dinero

conseguiríamos la alfabetización universal.

Basta recordar que cinco países son los que encabezan la lista

de mayor gasto militar, EE. UU., China, Rusia, Reino Unido y Francia,

cinco países que también lideran los ranking

de países exportadores de armas,

y resulta curioso que sean esos países

los que tienen un sillón permanente

en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Estas puertas, que pueden parecer las de unos baños,

lo que pedimos es como una especie de ejercicio de imaginación más.

Son las puertas que nos conducen a nuestros derechos,

a nuestras oportunidades,

al final a las capacidades que tenemos

de poder materializar nuestros sueños.

Si nos damos cuenta nos dividen en dos,

personas que van a tener que pasar por aquí y por aquí.

Las mujeres cuando abren la puerta

que les conduce a sus derechos y oportunidades

se encuentran con un muro,

que nos gusta decir que existe en todos los lugares,

un muro que es cierto que puede ser más grueso,

más asfixiante en algunas partes del mundo,

pero queremos señalar que este muro también existe aquí,

es un tema de reciente actualidad,

como por ejemplo estudios que nos hablan de la brecha salarial

entre hombres y mujeres, que está en torno a un 24%,

y una violencia que nos ha dejado más víctimas

incluso que el terrorismo en las últimas tres décadas.

Esta puerta, en la que también nos hemos dejado bastante dinero,

como veis no hemos escatimado en cerrojos,

nos ayuda a hablar sobre lo que espera a las personas

que quieren entrar en nuestros países,

habla sobre las migraciones,

sobre la realidad de las personas migrantes.

Tenemos un montón de candados que nos hablan de barreras físicas,

nos hablan de cuerpos policiales

íntegramente destinados a temas migratorios,

nos hablan de unos centros de internamiento

especiales para estas personas

donde las denuncias sobre violaciones de derechos humanos

son recurrentes, nos habla sobre barreras físicas, legales,

burocráticas, violaciones de tratados internacionales

que nuestro país ha firmado.

Incluso se nos queda corta, porque tendríamos que poner ahí espirales,

una serie de concertinas, por si acaso a alguien todavía se le ocurre

pasar al otro lado.

Aquí estamos delante de la puerta más enclenque,

la más barata de toda la exposición,

que se sirve para hablar también de lo poco que invierten los países

en estas dos actividades fundamentales

para el sostenimiento de la vida.

Por un lado tenemos sanidad y por otro, educación.

Los retrocesos que hemos vivido además en el estado español

en estas dos materias nos sirven de ejemplo

de lo que ocurre en otros países,

son los temas que son siempre el farolillo rojo

en cualquier presupuesto público.

Estamos en la sala de los falsos remedios.

Anunciábamos que en la exposición queríamos hablar sobre soluciones,

pero queremos diferenciar entre aquellas que atacan las causas

y las que no lo hacen.

Nos encontramos en la sala en la que hablamos de las segundas,

las que no atacan las causas de la pobreza y, por tanto,

perpetúan el sistema que acabamos de visitar.

Aquí ni siquiera tenemos puertas.

Si os fijáis hemos sacado fotos a puertas

para marcar el carácter ficticio de estas propuestas que nos realizan.

Podríamos por ejemplo hablar de esas grandes cumbres mundiales

anunciadas a bombo y platillo que siempre acaban siendo papel mojado.

Podemos hablar por ejemplo del papel de las grandes multinacionales,

que se acogen a la responsabilidad social corporativa

como una excusa para no cambiar sus verdaderas prácticas de actuación.

De poco sirve que se genere una obra social, una fundación,

y que se destine parte de sus beneficios

a construir escuelas o pozos en países empobrecidos

si su propia actividad empresarial es una actividad de empobrecimiento,

porque no respeta derechos laborales

y deja el medio ambiente totalmente arrasado.

Pedimos y denunciamos que las políticas de desarrollo

no pueden ser algo aislado

sino que tiene que haber una coherencia con el resto de políticas

para que no anden tirándose unas de las otras,

por tanto una política fiscal, migratoria, comercial

que también tienda a acabar con ese empobrecimiento de las regiones que,

como veíamos, curiosamente son las que tienen

las mayores riquezas del planeta.

Respecto a las políticas alimentarias,

por ejemplo desde la Organización Mundial de Comercio,

se ha potenciado que los países,

en lugar de estar produciendo alimentos para su propia población

para enriquecer su propia dieta,

que se especialicen en determinados cultivos.

Así vemos por ejemplo los casos de India y Chad

con el caso del algodón, como el café se ha impuesto

en determinadas regiones de África o de América Latina.

Todo esto hace que se produzcan alimentos

no tanto para el consumo propio de sus poblaciones

sino para la exportación,

para introducirse en mercados internacionales

que dejan estos países en una situación muy vulnerable,

porque el control de los precios fluctúa

y no está en manos de la población,

no tienen la soberanía en este tipo de decisiones.

Después del recorrido que hemos hecho por la exposición "Puertas"

puede quedar la sensación de que nada de esto tiene remedio,

de que lo que podemos hacer no cuenta,

porque los problemas a los que nos enfrentamos son tan grandes

que lo que podamos aportar es realmente insignificante.

Pues es justo la opción contraria a la que tratamos de transmitir

en esta última sala,

una sala en la que nos encontramos con puertas mucho más luminosas

que nos hablan sobre mundos posibles.

La idea de que lo que hemos visto es algo que no tiene remedio

podría ser así si estuviéramos hablando de leyes naturales,

que son así y que debe ser así.

Lo que hemos visto se ha construido así

pero perfectamente podría haber sido de otra manera.

De hecho en la propia historia hay un repaso reciente

a las cosas que han sucedido en las últimas décadas,

nos recuerdan que la situación social no es estanca

sino que precisamente gracias al movimiento de personas

que han querido cambiar las cosas se han conseguido importantes avances

que en el momento en que sucedían parecían totalmente imposibles.

En esta exposición vamos a hablar también

sobre un montón de alternativas que ya están en marcha

y que estarían encantadas de contar con nuestra colaboración

para poder seguir reproduciéndose.

Por un lado está nuestro papel como personas consumidoras,

que no debemos entenderlo solo como una manera de consumir

de forma individual, sino que lo importante es asociarnos

con otras personas para conseguir estructuras

que hagan ese consumo mucho más fácil y mucho más asequible,

no solo para unas élites que puedan permitirse el acceso

a unos productos que en principio nos pintan como mucho más caros.

Aquí la cantidad de alternativas no deja de crecer.

Hay un montón de alternativas

que están dentro de la economía social y solidaria,

que están por ejemplo insertadas en REAS,

hay diferentes mercados sociales

repartidos por todo el estado español.

Invitamos a la gente a que descubra cuáles son

porque ya tenemos un montón de iniciativas

vinculadas a la alimentación, al sector textil, a la comunicación,

a los seguros, incluso a las finanzas.

La existencia de bancos éticos sin ánimo de lucro

es algo que nos puede resultar muy contradictorio,

pero sin embargo el trabajo de Fiare en ese sentido

es digno de mención y todo un ejemplo de qué tipo de economía

al servicio de las personas es la que de verdad puede generar

riqueza social en esos proyectos que ayudan a financiarse.

Está también la manera de informarnos.

Muchas cosas de las que hemos podido estar hablando

a lo largo de esta visita no suelen aparecer

en los medios convencionales y no es casualidad.

Muchos de ellos dependen de la publicidad

que grandes empresas meten en sus páginas

y no tienen la libertad para poder hablar

de lo que están haciendo esas empresas

en regiones alejadas de nuestro país.

Sin embargo ya existen, muchas veces también movidos por la necesidad,

un montón de medios alternativos que están conseguido financiarse

gracias a las aportaciones de las personas socias,

que quieren construir medios de comunicación libres

que permitan comunicarse, hablar, informarse de todas esas realidades

que de otra forma no podrían hacer.

Hola a todos. Contamos hoy en "La aventura del saber" con

la presencia de don Rafael Ansón,

presidente de la Real Academia de Gastronomía,

escritor, ex director general de esta casa entre otras actividades

y cargos como profesor, empresario, funcionario,

porque pertenece al cuerpo de técnicos de información, etc.,

pero hoy le hemos invitado para hablar de gastronomía.

Hasta ahora habíamos hablado con él sobre libros, bienvenido.

¿Qué tal?

Muy bien, encantados de volver a tenerle en "La aventura".

Lo mismo digo.

Vamos a ver, dígame por qué es importante,

siendo españoles, saber de gastronomía.

Hay dos cosas que hacen todos los seres humanos, hablar y comer.

En las dos España es líder.

Somos la lengua más hablada como primera lengua en más países,

y tenemos en estos momentos

en términos de innovación y de excelencia

la gastronomía líder en el mundo.

Por lo tanto, aunque no sea más que por presumir,

que es una de las cosas que todos hacemos,

habría que saber y había que estar orgullosos

de cómo ha evolucionado la forma de comer en España,

cómo la gastronomía se ha convertido en algo que tiene que ser saludable,

que hay que hacer en compañía,

y por supuesto que hay que disfrutar comiendo.

No es ninguna frivolidad por lo tanto hablar de comida,

aunque todavía hay personas en el mundo

que no comen bien o que no tienen para comer.

Mi madre cuando era pequeño

me decía que hablar de comida era de mala educación.

Bueno, ahora todo el mundo habla de comida. ¿Por qué?

Porque es verdad que hay gente,

y es el primer objetivo de cualquier actividad gastronómica,

que todo el mundo coma.

Lo segundo, que coma saludable, sin duda alguna.

Lo que pasa es que el disfrutar comiendo

no solo no es un inconveniente,

es una gran ventaja para que la gente coma mejor,

y quizás si comiéramos mejor, menos cantidad,

habría más posibilidades

de que todo el mundo tuviera acceso a la comida.

Porque uno de los principales problemas que hay

es precisamente que comemos mucha grasa

y nos ponemos un poco gorditos.

Bueno, realmente la OMS acaba de decir

que la obesidad es la epidemia más grave del ser humano de la historia,

algo que no es contagioso,

es la primera vez que utiliza la palabra epidemia

para algo que no es contagioso,

y es verdad que comemos mucho más de lo que necesitamos

y no comemos adecuadamente,

incluso en el reparto digamos de comida que deberíamos hacer

entre hidratos de carbono, proteínas, grasas, etcétera.

Por lo tanto al final lo que hace falta es saber comer.

¿Y cómo aprendemos a saber comer? Poniendo interés, como todo.

Cualquier familia actualmente hace lo que sea

para que su hijo sepa inglés,

y en cambio no le importa que esté mal alimentado, que esté obeso,

que tenga sobrepeso, colesterol o diabetes.

Por lo tanto lo primero es llegar al convencimiento

de que lo más importante para todo ser humano

al final es comer, comer es muy importante.

Alguno dirá que oír música, pero bueno, si uno no tiene

una calidad de vida que viene determinada en gran medida

por la forma, no solo por lo que comemos sino por la forma de comer.

Un niño pequeño que coma en una bandeja delante del televisor

una comida diseñada por el mejor nutriólogo

y hecha por el mejor cocinero, come mal.

Hay que comer en compañía, hay que compartir.

Por que hay que compartir y, además, no distraerse,

hay que estar en lo que se está, hablando con los demás.

Yo creo que la comida, la mesa,

el hogar es el lugar donde realmente se come.

Es muy difícil mantener relaciones familiares

incluso fuera del desayuno, la comida o la cena.

Por lo tanto creo que hay que aprovechar la mesa

para entablar relaciones, para conversar.

La mesa es donde existe conversación, convivencia, amistad.

Lo que ocurre es que cuando uno come tiene que tener la sensación

de que tiene que aprender. Aprender no es solo conocimientos,

porque comer es un tema sensorial.

No se puede saber de música si no se oye,

no se puede saber de pintura si no se ve.

No se puede saber comer si no se come.

Uno puede decir, yo tomo pan con aceite, que es muy bueno,

pero ahora habría que decir aceite de oliva virgen extra,

y probablemente picual,

que es la aceituna que da mejor aceite para el pan.

¿Por qué no hacemos una cosa?

¿Por qué no ponemos cinco trozos de pan y cinco tipos de aceite?

Picual, arbequina, cornicabra, hojiblanca,

y veamos cuál nos gusta más.

Eso es lo que hay que hacer para aprender a comer.

Cuando tenemos un jamón ibérico puro de bellota en la dehesa maravilloso

podemos poner delante un fino, un espumoso, un cava,

un vino blanco, un vino tinto. Veamos con cuál nos gusta más.

Tratemos de aprender a comer también educando los sentidos,

no el paladar, que es de plástico, pero sí la lengua,

que es donde están las papilas gustativas.

Vamos a ver, yo tenía entendido que a uno le gusta sobre todo

lo que ha comido de pequeño.

Quiero decir, en la película esta, "Ratatouille",

que seguro que la ha visto y la recuerda,

el crítico, que es muy duro, se ablanda cuando prueba algo

que le recuerda a lo que él comía cuando era un niño.

¿Eso es verdad o no?

Pero eso ocurre con todo, ocurre también con la música

y también con la estética, es decir, lo que uno recuerda

le sirve un poco de punto de referencia.

Yo recuerdo cuando estaba más en este mundo

muchas amigas suyas me llamaban para decirme que sus maridos decían,

no, es que el pollo de mi madre estaba mejor.

Bueno, yo iba a la casa, su madre hacía un pollo,

ella hacía otro, mucho mejor el de ella,

pero al final a él le importaba lo que recordaba del pollo de su madre.

Creo que, evidentemente, los hábitos culturales,

y por tanto los hábitos gastronómicos, hombre,

se educan sobre todo de tres a seis y de seis a nueve años sobre todo.

Por lo tanto es muy difícil,

decía un experto que es más fácil cambiar de religión que de comida.

Estamos viviendo ahora en Madrid, donde hay gente de otros países.

Bueno, hay muchas tiendas incluso que venden productos de Marruecos,

de Rumania o de Perú, porque la gente quiere mantener

su relación con el mundo al que pertenece.

Con la infancia.

No solo con la infancia, incluso como adultos,

la relación con el mundo al que pertenecen.

Ese mundo al que uno pertenece es la religión, la lengua,

la forma de vestir, la forma de hablar, y, por supuesto,

la forma de comer.

Pero también es cierto que ahora con la globalización

uno prueba cosas que antes no imaginaba,

quiero decir si no viajaba mucho. Claro, en esto digo lo mismo.

Cuando la gente me dice que toma las ostras con vino tinto....

Bueno, es que a mí me gusta Beethoven.

¿Pero has escuchado a Mozart?

Escúchalo, a lo mejor te gusta también.

No, es que a mí me encanta Velázquez. ¿Pero has visto a Goya?

Es que a mí me gusta el melocotón. ¿Pero has tomado mango?

Es decir, el mundo sensorial es un mundo de experiencias,

y por tanto, igual que tenemos que escuchar la música

de gente más dispersa o de otros cantantes.

Es que yo, Plácido Domingo.

A lo mejor te gustaría más otro tenor si lo escucharas.

Creo que no, porque Plácido Domingo es muy bueno.

Pero realmente, como decía antes,

¿qué es lo que hay que hacer para aprender a comer? Comer.

¿Qué es lo que hay que hacer para educar el oído? Oír música.

¿Qué hay que hacer para educar la vista? Ver cuadros, pintura.

Con la comida ocurre exactamente lo mismo.

Ahora las generaciones actuales,

primero, creo que hay menos hambre que antes.

Segundo, creo que la gente tiene más capacidad de elegir.

Tercero, es la generación que tiene más posibilidades

desde el punto de vista de cocina de comer mejor que nunca,

porque ante nos limitábamos a los platos de nuestras madres,

abuelas y bisabuela, a 10, 12, 15...

Ahora solo Ferrán Adría ha hecho 2217 platos distintos,

y en la actualidad, vía televisión, vía Internet,

podemos ver lo que se está creando en el mundo entero

desde el punto de vista de creaciones culinarias, de cocina.

Entonces, vamos a ver, capítulo de conclusiones,

¿qué es lo primero que tenemos que tener en cuenta

para iniciar una cierta cultura gastronómica?

Probar, creo que la única forma

de iniciar una cierta cultura gastronómica

es ver los alimentos que tenemos alrededor cómo los preparamos,

cómo los cocinamos, y no pensar,

es que la carne hay que hacerla empanada.

A lo mejor se puede ser de otra manera, a la plancha, en la sartén,

prepárela en forma de dados.

Tener la curiosidad, como ocurre con la pintura o la música,

porque siempre es lo mismo, tener la curiosidad de descubrir,

de buscar cosas nuevas hasta que encontremos la que más nos guste.

¿Qué hacemos cuando buscamos pareja?

Conocer a muchas, quizás demasiadas, hasta que uno encuentra

aquella que para su manera de ser es la más adecuada.

Con el mundo de la comida ocurre lo mismo.

No podemos decir pan con aceite, no, insisto, primero,

hay muchos tipos de aceite, o queso con vino.

Depende del vino y del queso. Tener esa curiosidad...

Y también atreverse a opinar, decir, realmente esto me gusta más

por esto o lo otro, y discutirlo a lo mejor, argumentando...

Creo que el argumento "me gusta más", es que me gusta más,

no digo que sea lo mejor pero es lo que más me gusta,

pero es lo que más me gusta después de haber probado.

¿Qué va mejor con un queso manchego, una mermelada de melocotón,

de albaricoque, de fresa, de frambuesa?

Pongamos el queso manchego y probamos con las cinco mermeladas.

¿Cuál es la mejor armonía? La que a uno le gusta.

Aquí no hay dogmas ni nada.

Y ahí siempre he tenido una curiosidad,

voy a aprovechar que está usted aquí para plantearla.

¿No importa mucho el orden en el que uno prueba las cosas?

Sin duda alguna.

Hay que procurar que un sabor muy fuerte no anule luego los otros.

Por lo tanto si tomo una cosa con mucho vinagre no puedo tomar vino,

porque en la boca queda todavía,

casi no puedo tomar ni agua antes del vino,

porque se agua el vino dentro de la boca.

Por tanto, la comida es como una sinfonía.

No se trata de que suene mucho el metal y poco la cuerda.

Se trata de que haya un equilibrio, en la comida ocurre lo mismo.

Por eso en general lo lógico es ir pasando

de unos aperitivos más o menos ligeros

y luego entrar en los platos.

Lo que ocurre es que ahora con la comida de tapas,

que se ha puesto de moda en el mundo entero, no solo en España,

uno puede probar 10, 12 o 15 cosas.

Entonces lo único que tiene que ver es cómo separar unas de otras.

Por lo pronto yo recuerdo cuando iba al Bulli,

que tomábamos 45 platos y era imposible combinarlo con el vino.

Entonces había que comer y beber en paralelo.

Comes algo, te olvidas, comes un poco de pan

para limpiar la boca y luego bebes el vino.

Con la comida ocurre lo mismo.

Si como un gazpacho o una ensalada

tienes que dejar pasar un poco de tiempo

hasta tomar los langostinos, las gambas, el lenguado o lo que sea.

Tengo la impresión, don Rafael, que esto no ha hecho más que empezar,

que tenemos que terminar la conversación

y apenas empezamos a hablar.

A ver si podemos establecer un contacto periódico

y volvemos a vernos para seguir hablando

de este tema tan importante.

Y que la aventura del saber,

a lo que más tiempo ha dedicado el ser humano,

lo que tiene más aventuras el ser humano ha sido a comer,

porque sin eso no habríamos podido sobrevivir.

Por lo tanto creo que es muy importante

seguir las rutas de la aventura del saber

y hay muchos aspectos, pero también el de la alimentación.

Muchas gracias, como siempre ha sido un verdadero placer

y muy instructivo compartir unos minutos con usted, de verdad.

Lo mismo digo, seguiremos.

Lo estamos compartiendo sobre todo con la gente que nos ve,

eso es importante. Claro que sí.

Seguimos con el programa, vamos con la digitalización del día,

un nuevo capítulo de la serie "Miedo al vacío: ética y estética".

En el transcurso del tiempo

conceptos tales como arte o artista

han sufrido una degradación en su contenido.

Cualquier actividad humana creativa que sea ejecutada con destreza

puede ser contemplada como un arte.

Cualquier individuo que ejerza una labor

mínimamente relacionada con la creación

puede ser estimado como artista.

Este fenómeno se hace especialmente tangible en el arte contemporáneo.

El añejo elitismo de antaño se diluye día a día

a causa del empuje arrollador de las vanguardias.

Hola de nuevo. ¿Qué pasaría con el conocimiento humano

si un meteorito acabara con una sociedad como la nuestra,

tan tecnológica? Hay un montón de películas que nos cuentan historias

basadas en esta hipótesi terrorífica.

Ahora acaba de aparecer un libro

que nos ayudaría a reiniciar nuestra sociedad

desde los restos que quedaran.

Es este, "Abrir en caso de apocalipsis",

del biólogo británico Lewis Dartnell,

que acaba de publicar entre nosotros la Editorial Debate.

En realidad se trata de una ingeniosa historia

de la tecnología con un fin práctico,

qué hacer cuando no haya, por ejemplo, luz eléctrica

para recuperarla, cómo fabricar un motor de explosión, etcétera.

Aunque se trataría de un reinicio acelerado de nuestra civilización

para el cual habría que ponerse a pensar mucho y a imaginar mucho,

el libro se basa en pequeños precedentes

de la historia contemporánea y en grandes procedentes de la antigua.

No hace falta añadir que su lectura es fascinante,

a ver si la BBC se anima y nos hace una serie documental.

Recuerden, "Abrir en caso de apocalipsis",

recientemente publicado por la Editorial Debate

y escrito por Lewis Dartnell.

La serie "La última danza de guerra"

recala hoy en dos nuevos enclaves del Camino Real de Tierra Adentro.

En el tramo mexicano Miguel Silvestre nos sirve de guía

por Aguascalientes y Guanajuato,

lugares en su tiempo muy marcados por la presencia española.

Historia y tradición en el capítulo

de este último miércoles del mes de mayo.

(Música rock)

Entramos en la ciudad de Aguascalientes

y encontramos un comité de bienvenida.

Vamos a desayunar, te queremos invitar a desayunar.

Hombre, tengo hambre, sí.

Un plato de aquí que se llama birria.

¿Pero cómo que una birria? Eso en España, una birria es algo muy malo.

No, es un plato típico de aquí.

Estamos en la ciudad, sirenas, alarmas...

¿Y la salsa esa qué lleva? Si le digo, me pegan.

Porque es secreto, como el ingrediente de la Coca-Cola.

Vamos a probar la birria. Por ahora no pica.

Espérate un momento.

Este es para empezar, porque si quieres algo más duro...

(RÍEN)

Aguascalientes, otro punto más en el Camino Real de Tierra Adentro.

Tropezón con las autoridades.

¿Esto qué es, para la feria? Para la feria.

¿Y aquí no quieren prohibir la fiesta?

Sí, claro, constantemente están buscando quitarlos,

pero eso no se puede hacer.

La feria es una cosa muy importante y esto atrae a mucha gente.

Aquí en México se calla a los políticos pagándoles dinero.

Este lugar es la Exedra.

Se supone que es el centro geográfico

de los Estados Unidos Mexicanos.

La catedral de Aguascalientes.

Este es el Teatro Morelos

con la Soberana Convención de Aguascalientes.

Se reunieron Francisco Villa y Emiliano Zapata

junto con el gobierno para llegar a un acuerdo

de quién iba a ser el nuevo presidente de México.

Y la convención está sirvió de poco.

Claro, es como darles con el dedo.

¿Qué pasó luego?

Que mataron a los líderes y cinco días después hubo una nueva.

O sea, que hubo que matar a los líderes

para solucionar la situación. Lo que es.

La verdad es que me ha gustado mucho,

lo que pasa es que tenemos que seguir viaje y no me puedo quedar.

Nos adentramos en el corazón de la nueva España virreinal.

A través de un túnel ingresamos en una de las joyas coloniales

novohispanas del Camino Real.

Guanajuato, poste esencial del Camino Real de Tierra Adentro

y sede de un edificio que tiene mucho que ver con el final

de la presencia española en México, Alhóndiga de Granaditas.

Los historiadores objetivos, más que de batalla hablan de masacre.

Sin embargo nada de eso se recuerda

en las leyendas conmemorativas

del comienzo de la independencia de México.

Guanajuato es conocida por sus túneles,

por sus casas colgadas sobre ellos,

y por sus calles estrechas y empinadas.

Todo ello convierte a la ciudad en un pintoresco laberinto

que resulta muy divertido recorrer en moto.

Aunque no siempre resulte sencillo salir de él.

Tiempo ahora para la pregunta matemática de la semana.

¿Se imaginan que tienen que decirnos los números

para explicarnos cuál es el mejor sitio para sentarse en el cine?

Guadalupe Castellano no preparado todo para qué lo entendamos.

Hola, Guadalupe, ¿qué tal? Ahí estamos.

¿Cómo tenemos que elegir el sitio en que nos sentamos

para ver bien la película?

Pues cada uno elegirá su mejor sitio

para sentarse a ver la película,

pero claro, este concepto de mejor es algo subjetivo,

así es que cada uno tendrá uno y solo un sitio, o a lo mejor no...

Influye, por ejemplo, la distancia a la que está la pantalla.

La distancia a la pantalla es importante,

pero también lo es el ángulo con el que vemos la pantalla, los bordes.

Entonces no sé si sabes que en nuestro campo de visión,

nuestro campo visual es francamente amplio,

pero no sé si sabes que en realidad solo vemos muy claramente

en una zona muy pequeña que es lo que se llama la fóvea,

y solo vemos ahí nítidamente en alta resolución

porque esa zona es la que está irrigada con nervios

y que desembocan en conos, hay una concentración muy grande conos,

que son los fotoreceptores sensibles a la longitud de onda

del color rojo, verde y azul en el caso humano.

En esa zona vemos en alta solución.

En el resto, cuando tú estás mirando una escena

no ves en alta resolución.

Si toda la retina tuviese tanta concentración de conos

el nervio óptico tendría que ser muy grande,

porque como tiene un canal directo con el nervio óptico,

este tendría que ser muy gordo,

y nuestro cerebro para procesar tanta información

tendría que ser varias veces su tamaño.

¿Cómo hace eso la evolución para que no tengamos un ojo enorme?

Pues haciendo unos movimientos que se llaman sacádicos,

de manera que tú estás mirando una escena.

Yo te miro a ti y veo que estás moviendo los ojos rápidamente,

que hace que estés fijándote en diferentes partes de la escena

para hacerte una imagen en alta resolución.

Es la manera en que mi cerebro compone la imagen global

de la escena que estoy mirando. Eso es.

La cuestión es que cuando te miras al espejo

y estás intentando mirarte los movimientos sacádicos

no los percibes, porque hay una cosa que se llama

enmascaramiento sacádico, muy interesante, pero bueno...

Ese es otro capítulo.

Sí, pero en el capítulo de hoy de las matemáticas

estos movimientos sacádicos nos van a permitir calcular

con trigonometría cuál es el campo real de visión de alta resolución

que tiene nuestro cerebro gracias a esos movimientos,

porque claro, la pantalla de cine es muy grande.

Si te sientas en una butaca en la que los movimientos sacádicos

no abarcan toda la pantalla, ¿qué tienes que hacer?

Mover la cabeza.

Tirar de cuello, y es muy incómodo ver una película dos horas

si te tienes que estar moviendo para poder abarcar en la fóvea

toda la pantalla.

¿Pero todos nos comportamos igual en ese sentido?

¿Todos podemos ver la misma porción, digamos, de realidad

sin mover la cabeza?

Bueno, los cálculos trigonométricos que se hacen

es que un campo visual de 80°, es decir, si te sientas

en una butaca y los extremos de la pantalla los ves

con un ángulo de 80°, haces así con unos palitos imaginarios,

si los ves en 80° sí que tus movimientos sacádicos

te van a permitir hacerlo,

aunque al final sí que tiras un poco de cuello imperceptiblemente,

pero bueno, las salas de cine saben eso, los que las construyen,

y están preparadas, se supone, sobre todo las modernas,

para que la butaca primera que encuentras cumpla esto de los 80°

del campo visual, y la última butaca, por cierto,

también ha de cumplir

que estés dentro de un campo visual de unos 35°.

Claro, y también si estás escorado en un lateral

ves deformada la imagen. Sí, anamorfizada.

Yo lo he constatado todos los días cuando doy clase,

porque trabajo con una pantalla y con la pizarra.

Cuando me pongo al lado de la pizarra

para ver las figuras de la pantalla que están viendo mis alumnos

veo que las circunferencias se alargan o más bien se estrechan

y se ven elipses, y los cuadrados se estrechan y se ven rectángulos,

no hay una buena calidad en esa parte de la pizarra

cuando yo la estoy mirando. Lo mismo pasa en el cine.

La pantalla es muy grande.

Por eso en los cines más modernos al principio las butacas

no están en los laterales. Empiezan un poco más atrás,

hay escaleras y las butacas están más atrás

para salvar esa imagen, que no esté anamorfizada.

Bueno, nosotros nos vamos a imaginar un cine ideal

en el que todas las butacas que existen

permiten una visión correcta.

Y luego acústica estupenda, luminosidad, en fin, para disfrutar.

Condiciones ideales. Entonces ahora, ¿dónde te sientas?

Cada uno se sienta en un sitio que le parece cómodo,

él no sabe cuántos grados de campo visual le deja,

pero está claro que estás cómodo viendo un campo visual

de unos grados en concreto. Por ejemplo, tú.

No sé, siempre suelo pedir las entradas centradas más o menos.

Más o menos por aquí, será unos 50° de campo visual.

Entonces la pregunta que hay que hacerse es, bien,

vas al cine y esta butaca en la que te sientes cómoda está ocupada.

Si existe, ¿hay otra butaca que cumpla,

que también estés cómoda,

que también veas los bordes de la pantalla con esos 50°?

Pues sí, hay unas cuantas, hay un espectro grande del butacas.

En matemáticas eso se llama arco capaz.

Es el lugar geométrico de los puntos del plano

que ven al segmento que representa la pantalla con un ángulo de 50°,

y no hay solo uno, hay todo un arco, por eso se llama arco capaz.

O sea, que si yo supiera cuál es ese arco sabría qué tipo de butacas

exactamente me van a proporcionar una visión igual.

Sí, si está ocupada, ¿dónde te tienes que sentar?

¿En los laterales de la misma fila? Error. ¿Detrás? Error.

¿Delante? ¿Pero cómo delante? Vamos a verlo.

Aquí te presento la pantalla, que ya le he dibujado,

y luego traigo dibujado el ángulo de 50°. Este angulo es 50°.

Ahora sobre este ángulo vamos a dibujar el arco capaz.

Para empezar, sobre el ángulo de 50°, que va a ser mi visión cómoda,

voy a dibujar un ángulo recto, voy a levantar por aquí,

es decir, si esto son 50, ¿cuánto es esto?

El ángulo recto son 90, por lo tanto, 40°.

Ahora lo que tengo que hacer es divivir este segmento,

porque voy a intersecar esta recta que sale aquí

con la recta que pasa por el punto medio en perpendicular,

es la meidatriz, que se puede calcular con un compás.

A falta de compás, una cuerda.

Coges un arco, un arco por aquí, otro por este lado,

desde aquí un arco y otro, y haces una recta que pasa en perpendicular.

Yo la tengo aquí medio dibujada,

y ahora el punto en el que se intersecan

es el centro de una circunferencia de la que voy a dibujar un trozo,

que es el arco capaz.

Este punto de aquí es el centro de esta circunferencia,

que voy a dibujar solo un arco. Y ese arco me proporcionaría...

Este arco, fíjate, desde este punto ves la pantalla con 50°.

No importa dónde te pongas dentro del arco.

Ves la pantalla con 50°. Este es el arco capaz de 50.

¿Qué pinta tiene..?

Y así lo vemos en pequeño,

pero a en realidad en un cine hablamos de muchos butacas.

Claro, fíjate, esta es la pinta que tienen los arcos capaces

de distintos grados. ¿Cómo se lleva esto a la sala?

Mira, me he traído uno igual pero agujereado.

Voy quitar la pantalla. Ayúdame a ponerlo.

Aquí está la pantalla.

A ti te gustan los 50°.

Si está ocupada esta butaca te podrías sentar

en todas estas de aquí.

Si te sientas en la misma fila pero más a la derecha o a la izquierda...

En realidad te vas hacia los 40.

Eso es, entre 50 y 40, cada vez esta región es más ancha.

Pero esto, que la gente no lo sabe detectar,

yo no sé identificar en el cine cuál es el arco capaz de 50°.

Pues una idea innovadora es decir a los que hacen las salas

que lo pongan por colores, mira, que pongan las butacas por colores.

Bueno, en general vas al cine, ves que esta butaca está ocupada

y te tienes que dibujar imaginariamente

un arco de circunferencia y seguro que acertarás.

Digamos que en aquella sala las butacas que has puesto rosa...

Están en el intervalo entre el 50 y el 40.

Según nos vamos acercando, fíjate, estas en rojo se ven con 90°,

tendrías que tirar de cuello seguro.

El truco para saber si la primera tanda de butacas

cumple esto de los 80° como mucho

es que la distancia a la pantalla sea más grande

que la mitad de la pantalla. Hay cines que no lo cumplen.

Claro. Si la pantalla mide 20, la mitad es 10.

Pues que la primera butaca esté a más, a 13 por ejemplo,

y ahí sí lo cumplirá.

Si está a la mitad o menos, la tangente,

haciendo trigonometría otra vez, te va a quedar mucho más de 80, 90,

y va a ser muy incómodo.

¿Y hay otros sitios donde pueda tener aplicación,

que se vea la utilidad del arco capaz?

Pues me parece que esto es muy útil en el ámbito de la vigilancia,

tanto civil como militar, y bueno,

para la gente que está vigilando con un montón de pantallas,

para no tener que mover la cabeza, situarse cómodamente en un arco

que le permita una visión global es importante,

y también en el ámbito militar, si estás apostado,

eres un tirador y estás apostado frente a una fachada,

si usas una ametralladora que tiene tres puntos de anclaje,

un trípode, no tienes holgura, pero si tienes un bípode,

que el tercer brazo se apoya en tu hombro,

tienes una holgura de 60-70° me dicen los artilleros,

y ese es el arco capaz en el que si pones al tirador

cómodamente va a poder vigilar toda esa fachada.

Por ejemplo eso, para situar una garita no se improvisa.

Claro, el problema militar es que en realidad el enemigo

te marca la posición donde vas a defenderte.

El problema en las garitas es que no lo han pensado bien,

porque tienes una urbanización con una garita que vigila tu fachada,

pon la garita en un sitio que vea cómodamente.

Cuanto más ángulo tengas para ver.

Cuanto más fácil se lo hagas al vigilante, mejor hará su trabajo.

Pues desde aquí, hecha la propuesta. Ahí está.

Gracias y hasta pronto. A ti.

Bueno, lo dejamos aquí por hoy,

aunque mañana volvemos con energías renovadas.

Las matemáticas más prácticas,

la especialidad de Guadalupe Castellano regresa el mes próximo.

Antes de que acabemos la temporada habrá tiempo

para dos experimentos más. Ya les iremos contando más detalles.

Antes de la cita de mañana a partir de las 10:00 aquí,

en "La aventura del saber", adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 27/05/15

La aventura del saber - 27/05/15

27 may 2015

Emitiremos los reportajes "Exposición Puertas" y "La última danza de guerra: Aguascalientes y Guanajuato". Además, entrevistaremos a la farmacéutica Marián García, a Rafael Ansón, Pte. de la Real Academía de Gastronomía, y a la matemática Guadalupe Castellano.

 

ver más sobre "La aventura del saber - 27/05/15" ver menos sobre "La aventura del saber - 27/05/15"

Los últimos 3.808 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios