www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5018792
Para todos los públicos La aventura del saber - 27/02/19 - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos. Buenos días.

Bienvenidos como cada mañana en La 2 de Radiotelevisión Española

a "La aventura del saber".

Comenzamos el programa

en compañía del físico y meteorólogo José Miguel Viñas

para hablar de la historia del clima

en nuestro planeta

y las particularidades del cambio climático actual

y sus previsiones para las próximas décadas.

Nos dará una perspectiva completa

y entenderemos bien a fondo

de qué va el acongojante asunto del clima.

Recuperamos a nuestros amigos Joaquín Sánchez y Miguel Guinea

del colectivo Vibra-tó

para hablar de pitos y flautas.

De su historia, modalidades, características musicales...

Esta vez tendremos en el estudio instrumentos convencionales

aparte de los artesanales fabricados a mano

con objetos comunes a nuestro alcance.

Y les ofreceremos un trabajo

sobre el segundo congreso nacional Scientix.

Nos hemos acercado al museo de ciencias de Alcobendas

donde se celebra

y hablado con algunos de los 170 responsables

de investigación y docencia científicas

que se han dado cita allí.

Además, les invitaremos a visitar San Cristóbal de la Laguna,

declarada bien cultural y patrimonio de la humanidad

por la Unesco

con más de 400 edificios de reconocido valor monumental.

Será un paseo muy muy agradable.

Taller de ciencia en "La aventura del saber"

con el físico y meteorólogo José Miguel Viñas

para hablar de historia del clima en la Tierra.

Bienvenido.

Hola, Salva. Buenos días.

Comencemos por el principio, ¿no?

¿Al principio, la Tierra cómo era?

¿Una gran bola incandescente?

Pues sí.

Muy distinta a cómo es la Tierra en la actualidad.

Nos tenemos que remontar unos 4600 millones de años.

Al inicio del Precámbrico.

La Tierra era un objeto que acababa de crearse

por agregación de distintos elementos rocosos

entorno a ese sistema solar primitivo.

¿Y en esa Tierra inicialmente qué había?

Había actividad volcánica

y durante un periodo algo posterior

hubo un bombardeo de meteoros bastante importante

que es lo que empezó a cambiar su morfología

y a partir de ahí

empezó a formarse la atmósfera, el océano...

Una Tierra más parecida a la actual aunque todavía distinta.

De hecho,

no sé si en algún sitio he visto o he leído

que la Luna es producto de uno de esos choques

y es una parte de la Tierra.

Antes de ese bombardeo de meteoros

probablemente se produjo un violento choque

y ahí ya aparece la Luna

y el sistema Luna-Tierra se estabiliza a sí mismo

y tiene la forma actual, ¿no?

¿Y la forma actual,

la que vimos por primera vez cuando el hombre pisó la Luna

y vimos la Tierra azul y esa imagen tan extraordinaria,

cuándo empieza?

Ahí nos vamos a situar un poquito más cerca en el tiempo.

Cerca entre comillas.

Aproximadamente, hace unos 4000 millones de años,

cuando se produce ese bombardeo,

empieza ya poco a poco a formarse la envoltura gaseosa

y empieza también a formarse el agua de los océanos.

Hay dos teorías.

Que la propia condensación de todos esos gases

que se estaban emitiendo en la Tierra

va generando el agua,

y también, probablemente, haya aportes de cometas.

Hay ahora mismo una teoría

que ha ido cobrando fuerza en los últimos años

y es que parte del agua que tenemos tiene un origen cometario.

Es decir... Cometas helados, ¿no?

Bloques de hielo que impactaban en la Tierra

y que generaban parte de ese agua.

¿Y cómo era la atmósfera entonces en la Tierra?

¿Muy diferente de cómo es ahora?

En ese momento inicial era muy diferente

y no tenía oxígeno o tenía trazas, muy poco,

y no era una atmósfera llena de dióxido de carbono.

Que podríamos pensar en una atmósfera invernadero

como puede ser la de Venus hoy en día.

Parece ser que el gas que más dominaba

era el metano

y que ese gas ejercía el efecto invernadero

y el ambiente interior dentro de la Tierra

era de temperatura más elevada que en la actualidad.

¿Y cuándo empieza a haber oxígeno en la Tierra?

Aproximadamente, hace unos 2000 millones de años.

Ahí hay una etapa de oxidación, aparecen ya formas de vida,

inicialmente cianobacterias,

y empiezan a tener una actividad fotosintética

que empieza a portar grandes cantidades de oxígeno

a esa atmósfera

hasta llegar a una situación de equilibrio

en la que la composición ya es parecida a la actual

que sabemos que tiene un 78 % de nitrógeno

y, aproximadamente, un 21 % de oxígeno.

Desde hace 2000 millones de años

la composición atmosférica es más o menos parecida.

¿Y entonces hay un clima parecido al que hay ahora?

¿Es mucho más caluroso?

¿Qué temperaturas?

Claro, en esa etapa inicial la Tierra era mucho más caliente.

Se va, lógicamente, poco a poco enfriando,

pero estamos hablando de temperaturas bastante por encima.

10 o 12,

incluso más grados a nivel global que la temperatura que tenemos ahora

a pesar de estar inmersos en una etapa cálida.

Lo que pasa es que de repente empiezan a ocurrir ciclos fríos

y empieza a entrar la Tierra en eras glaciales.

Sabemos que al menos se han producido seis

y, de hecho, ahora mismo, estamos viviendo una de ellas.

No estamos en una época cálida a pesar de que hablemos de ello.

¿Cuando estaban los dinosaurios en la Tierra

había cascos polares?

Hubo un momento

en el que sí existían esos dos casquetes polares,

pero durante la época de los dinosaurios

el hielo se había reducido al máximo en el Carbonífero

y luego en el Jurásico.

Y a raíz de su extinción,

un cambio climático abrupto por el impacto de un gran meteorito,

se produce un gran enfriamiento global

y se inicia otra de esas eras frías o glaciales

y el hielo vuelve a conquistar parte de la superficie terrestre.

De hecho, hay una hipótesis muy interesante

que se llama La Tierra bola de nieve

que plantea que a lo largo de la historia

al menos tres o cuatro veces,

aunque es difícil de demostrar científicamente,

la totalidad de la superficie terrestre

estuvo cubierta de hielo.

¿Y cómo resistieron las formas de vida que había?

Pues fue una vida únicamente oceánica.

Es decir, una vida que aguantó en los océanos

en la zona tropical,

pero que incluso hasta allí

el hielo superficial cubría toda la Tierra.

¿Ahora mismo, exactamente, en qué momento estamos?

¿Estamos en medio de una glaciación?

Una glaciación no, pero estamos en una era glacial.

Hay que matizar que no es lo mismo.

Una era glacial se extiende millones de años

y una glaciación es un periodo de a lo sumo 100 000 años.

La última ocurrió hace 13 000 años

y desde entonces estamos en un periodo interglacial.

Pero ese periodo está en el marco de una era glacial.

¿Por qué?

Porque ahora mismo tenemos dos casquetes polares.

Durante los periodos cálidos no ha habido hielo en los polos,

pero ahora mismo los tenemos.

Aunque como bien hemos hablado otras veces

el hielo en el Ártico se está fundiendo a gran velocidad.

¿Y es previsible?

¿Sabemos la regularidad

con la que se producen estas glaciaciones?

Bueno, sabemos que es un fenómeno periódico,

pero no tiene un periodo fijo

porque si no, podríamos saber

que dentro de 600 años a lo mejor entramos en una nueva glaciación.

La última, como te he dicho, más o menos terminó hace 13 000 años

y sabemos

que los periodos interglaciales tienen a veces 10 000 años,

8000, 15 000, 20 000...

Es decir, ahora hay un margen de años

hasta que la Tierra...

No es que sea un margen muy grande porque parece como...

Lo interesante ahora

es que como el calentamiento global está en marcha

de alguna manera está compensando los factores astronómicos

que provocarán en el futuro que entre en una glaciación.

Y ahí también hay un interesante debate científico

porque algunos científicos postulan

que este calentamiento global, si sigue aumentando,

podrá anular por así decirlo el efecto de enfriamiento

que los factores astronómicos provocarían en la Tierra

y ahí hay cierta incertidumbre sobre qué puede pasar.

Lo que sí está claro es que durante el periodo,

durante el periodo pequeñísimo

en el que la humanidad ya ha aprendido a escribir

y desde entonces hasta ahora,

sí ha habido momentos

en los que el clima ha cambiado de una manera bastante drástica

y ha intervenido en las sociedades humanas, ¿no?

Por supuesto que no podemos pensar

en que hemos evolucionado

al margen de los caprichos del clima.

Los historiadores que investigan estas cosas

tienen dos líneas de pensamiento.

Los hay que piensan que el clima es determinante.

Que los cambios climáticos a nuestra escala

nos han ido llevando para un sitio o para otro

y han favorecido que ciertas culturas sucumbieran

y otras florecieran, ¿no?

Y otros historiadores

que es un factor que hay que tener en cuenta,

pero que no siempre es el factor decisivo

y que otros intervienen.

De hecho, hace poco que recomendábamos

un libro de un historiador norteamericano

en el que se postulaba la posibilidad,

no la posibilidad, se demostraba argumentalmente

que había una relación entre el cambio del clima

y el final del Imperio romano.

De la decadencia última del Imperio romano.

Está bien documentado

que justo hacia el siglo tercero más o menos

de una época bonancible por así decirlo

con un clima que favoreció la expansión del Imperio romano,

por ejemplo, con el famoso granero de Roma

que era el norte de África

donde florecieron grandes ciudades,

a partir del siglo tercero

el clima cambia de forma drástica en Europa

hacia una época fría

y la presión de los pueblos bávaros del norte

hacia el sur, hacia el mediterráneo,

aparte del gran tamaño que había alcanzado el imperio,

desencadena de alguna manera el fin

de esa cultura de los romanos.

Y, probablemente, el clima fue determinante.

No digamos que fue solamente por ese cambio climático,

pero fue un factor... Que intervino.

De hecho, hubo otro cambio.

Se hablaba de la pequeña Edad de Hielo

a finales del siglo XIX

y todo el mundo pensaba que íbamos hacia el enfriamiento

y no hacia el calentamiento global.

Hubo una serie de siglos,

desde el siglo XV o XVI hasta el XIX,

en el que los inviernos no tenían nada que ver.

Hacía muchísimo más frío, inviernos largos, grandes nevadas,

y se extendió prácticamente por toda Europa

y justo el momento final es ahí, a caballo entre el siglo XIX y XX,

en el que los glaciares alcanzan su máxima extensión

y a partir de ahí

lo que ya conocemos casi por propia experiencia.

La subida de las temperaturas con ciertas variaciones,

pero que en las últimas décadas está siendo muy acusada.

¿Por qué es tan preocupante si ha habido tantos cambios antes?

¿Porque la velocidad a la que se está produciendo

es mucho mayor?

Claro, claro.

Ahora mismo, la realidad en la Tierra.

Nosotros mismos, casi 8000 millones, 7600,

estamos por todos los sitios,

somos mucho más vulnerables

a cualquier tipo de fenómeno meteorológico extremo...

Y esa velocidad a la que apuntas para mí es la clave

porque no tenemos muchas referencias

de cambios climáticos tan rápidos en el pasado.

Piensa que estamos percibiendo el cambio

y hay cambios climáticos

que han ocurrido durante miles de años

y si hubiéramos vivido en ese momento,

no hubiéramos sido conscientes de que el clima estaba cambiando.

Y ahora empezamos a ser conscientes de ello,

lo cual es una prueba evidente de esa velocidad

y de los problemas de adaptación que va a provocar en nosotros.

¿Cuál es la previsión en general, no precisa?

Con el clima hay que hablar de proyecciones climáticas

más que un pronóstico o...

Está claro

que los modelos climáticos se ponen de acuerdo en una cosa.

Y es que la temperatura

va a seguir aumentando en las próximas décadas

salvo sorpresa.

¿Y qué sorpresa puede ser esa?

Que un gran meteorito impacte en nuestro planeta,

lo cual no es deseable

porque aunque haya un enfriamiento global,

estamos nosotros aquí;

que aumente de manera súbita la actividad volcánica

y grandes volcanes empiecen a emitir a la atmósfera

y eso pueda compensar el calentamiento global.

¿Porque eso por qué compensa?

Eso no lo sabía.

Bueno, los volcanes...

Cuando un gran volcán inyecta muchísimo particulado,

partículas, gotitas de ácido sulfúrico,

todo ese tipo de elementos,

se dispersan por toda la atmósfera,

se forma un velo o una película muy fina

y hace que parte de la radiación solar

no entre dentro,

sino que quede rebotada

y, en consecuencia, la temperatura disminuye.

Pero cuando una gran erupción provoca eso,

el enfriamiento que provoca

suele durar dos o tres años a lo sumo.

Una vez que pasa y esos elementos se depositan

la tendencia natural de la temperatura

sigue siendo la que era antes, ¿no?

Tendríamos que pensar

en una actividad volcánica absolutamente extraordinaria

para compensar o frenar este cambio climático.

¿Y podemos hacer algo?

Lo que ya hemos dicho muchas veces.

Lo único que tenemos que hacer,

o, al menos, lo que está en nuestras manos,

es frenar las emisiones de gases invernadero.

Si hacemos eso, si hacemos los deberes,

al menos ese factor

no va a seguir contribuyendo a que suba la temperatura.

Los otros factores pueden entrar en escena,

pero el factor humano no va a seguir contribuyendo.

Y la energía solar sería lo fetén porque si hay más sol...

Claro. Es la alternativa lógica.

Buscar una fuente de energía como el sol

que, en principio, le queda mucho recorrido

porque está aproximadamente en la mitad de su vida estimada

y, por lo tanto,

tenemos ahí una cantidad de energía disponible.

Nos falta la tecnología para aprovecharla con eficacia, ¿no?

¿Algo más que añadir?

Hemos dado muchos datos y mucha información.

No sé si nuestros amigos han asimilado todo eso.

Pero, bueno, ser conscientes

de que hemos vivido un periodo muy muy pequeño

de la historia de la Tierra

y que a lo largo de esa historia ha ocurrido de todo

y cambios climáticos de mucha mayor magnitud

que del que estamos ahora mismo.

Muchas gracias. A ti.

Seguimos.

Nos acercamos al segundo congreso Scientix

que ha reunido a 170 especialistas, investigadores,

docentes y divulgadores científicos

en el museo de la ciencia de Alcobendas.

Nos encontramos en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología

de Alcobendas

y estamos celebrando el segundo congreso Scientix

que se dirige al profesorado

y, en general, a los profesionales

del ámbito de la didáctica de las ciencias.

-El proyecto Scientix lleva nueve años funcionando

y es un proyecto que empezó gracias a la Comisión Europea,

que iba dando mucho dinero a proyectos europeos

financiando muchos proyectos

para la mejora de la educación de las ciencias

y una vez esos proyectos acababan

solo la gente involucrada en esos proyectos

sabía que había pasado

y eran los únicos que tenían acceso a los materiales.

Scientix empezó asegurándose

de que toda esta información se podía coleccionar

o acceder en un único sitio

a pesar de que las página originales desaparecieran

y los proyectos se acabaran.

Pero de ahí empezó una comunidad de educación de las ciencias

donde conectamos a profesores que trabajan en ciencias,

matemáticas, tecnología e ingeniería

con investigadores, con iniciativas, proyectos, recursos educativos...

-El concepto de formación del profesorado

ha evolucionado mucho desde hace décadas,

pero, quizás, todavía la mayor parte de las personas

cuando hablamos de formación de profesores

se imaginan un formato muy clásico

del profesor asistiendo a un curso impartido por un experto.

Los profesores...

Desde hace muchos años ya se demuestra

que el aprendizaje docente como mejor evoluciona

es aprendiendo de los iguales,

discutiendo y debatiendo entorno a problemas

que se les presentan en el día a día

del proceso de enseñanza y de aprendizaje.

Y, por lo tanto,

hay un formato tradicional de formación

que es con un experto,

pero también formación entre iguales

tanto por intercambio, movilidad entre centros,

la observación directa, el debate,

la participación conjunta en proyectos

como la participación en este tipo de encuentros

donde no solamente hay ponentes especializados,

sino también los propios docentes,

profesores y profesoras

desde educación infantil, primaria y secundaria,

desde luego incluyendo la formación profesional,

que comparten experiencias y conocimiento

desarrollado en su actividad diaria en los centros.

-Las ciencias son importantes para todos

aunque se conviertan en políticos, abogados o futbolistas.

Lo importante es la educación de las ciencias.

Las ciencias en sí mejoran la vida de todo el mundo.

Y esos profesores,

para poder impartir conocimientos y motivar,

lo que necesitan es colaboración, formación y trabajar con gente

no solo del colegio, sino del colegio de enfrente,

del pueblo de enfrente y el país del otro lado de Europa.

-Como punto nacional de contacto, el INTEF,

hablo del INTEF porque es donde yo trabajo,

el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas

y Formación del Profesorado,

somos punto nacional de contacto Scientix

y estamos llevando a cabo este congreso

en colaboración con la FECYT,

con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología,

lo que supone una colaboración para mí muy interesante

porque combina la formación del profesorado

que es nuestro cometido, del INTEF,

y la divulgación científica

y el acercamiento de la ciencia a la sociedad

que es el cometido de la FECYT.

-La divulgación de la ciencia y la tecnología

está presente en el ADN de la fundación.

Tenemos varias actividades destinadas al público en general

y destacaría entre estas FameLab.

FameLab es un concurso de monólogos científicos

que ha permitido crear una cantera de divulgadores

que llevan la ciencia y tecnología por todo el mundo.

También hay una parte importante

que tiene que ver más con vacaciones y divulgación para niños,

el acercar a los niños a la ciencia y la tecnología,

y destacaría campus científicos de verano

donde los niños van a las universidades

y están una semana entera en los laboratorios,

lo cual es importante para fomentar vocaciones.

En una segunda línea que acabamos de arrancar,

teniendo en cuenta que los chavales, sobre todo adolescentes,

el tema de las redes sociales es lo que más les gusta,

tenemos una iniciativa, Science truck,

que consiste en llevar "youtubers" a colegios.

Hemos hecho dos actuaciones. Una en Toledo y otra en Madrid.

Y, por último, destacar este maravilloso museo

en el que en el año 2018 han pasado 240 000 personas

de las cuales 200 000

han hecho talleres de ciencia y tecnología.

-¿Por qué es importante la presencia de los contenidos STEM

en la formación del alumnado en general?

Porque la ciencia forma parte de nuestra vida,

el contenido de la ciencia.

Las preguntas de la ciencia surgen de nuestra vida diaria

desde que nacemos.

Y, a veces,

llegar a un conocimiento profundo de la realidad

requiere una mirada que proporcionan las ciencias.

El ámbito STEM.

-Las STEM, como su propio nombre indica,

ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas,

son todas las investigaciones,

los cambios de paradigma que ha habido

en el desarrollo científico y tecnológico de la humanidad.

Por lo tanto, para enseñar STEM,

los profesores deben tener formación muy amplia

y muy cultural

de todos esos cambios de paradigma

y de cómo la sociedad ha ido evolucionando.

Siempre ha habido ciencia y siempre ha habido tecnología.

Cuando Christian rsted descubre

que el magnetismo y la electricidad tienen relación,

rápidamente, Faraday construye el primer motor.

Las STEM son un ámbito cultural y social

que muestra el desarrollo de una sociedad y de un país.

-Para nosotros, como profesores, es un reto diario

el enseñar ciencias, matemáticas y tecnología de otra manera

para nuestros alumnos y alumnas.

La verdad

es que los chicos acogen las nuevas metodologías

con muchísimas ganas

y es una manera de que ellos aprendan

todas estas materias

que tradicionalmente han sido más complicadas para ellos

de una forma muchísimo más sencilla,

muchísimo más creativa y muchísimo más útil.

-¿Qué más recursos?

Tiempo. Nos falta tiempo para aprender.

Todo va tan deprisa y todo va tan acelerado

que, realmente, a veces estás...

Te genera ansiedad

el no poder seguir todas las cosas que querrías, ¿no?

Pero, bueno, es muy interesante.

Cometemos muchos errores, pero nos levantamos

lo volvemos a hacer de otra manera

y ves que los chicos para las cosas han cambiado mucho.

Nos tenemos que adaptar a los cambios, ¿no?

Las nuevas tecnologías es obligatorio

que las incorporemos en nuestro día a día.

-La educación basada en la evidencia es un concepto muy poco conocido

y consiste en tratar de basar las decisiones educativas

en las mejores pruebas disponibles.

Partir de las pruebas que se reúnen

mediante el uso del método científico

en cuestiones educativas.

¿Qué es lo más eficaz

para transmitir conocimiento a los alumnos

o para tratar ciertas problemáticas?

Podríamos mencionar, por ejemplo, el aprendizaje basado en proyectos,

pero bajo ciertos matices.

Tiene que ser alumnado que parte de un conocimiento previo.

Hay que tener en cuenta que esta metodología es muy eficaz

para aplicar el conocimiento y quizás no tanto para adquirirlo.

Estos alumnos tienen que tener ciertas habilidades

de trabajo en grupo

para que esta metodología sea exitosa en el aula.

A su vez, el profesor tiene que recibir entrenamiento

sobre cómo llevar esta metodología en el aula.

Necesita tiempo para preparar materiales

que el alumno va a necesitar a lo largo de este proyecto.

Entonces, aprendizaje por proyectos sí

para la enseñanza de las ciencias

siempre y cuando se cumplan estos requisitos.

¿Qué otro método

que por ser quizás más tradicional

está perdiendo un poco de peso en las aulas,

pero también es muy interesante?

La instrucción directa.

Consiste en unas clases un poco más organizadas.

El profesor explica,

expone de forma explícita los contenidos,

los gradúa de menor a mayor dificultad,

les da ejemplos ya realizados

para que ellos los tomen como modelo,

mucho "feedback" correctivo...

Entonces, ambos métodos, por ejemplo, unidos

tanto la instrucción directa

como el aprendizaje basado en proyectos

son estrategias muy interesantes

para llevar al aula la enseñanza de las ciencias.

-Muchísimos informes europeos y a nivel mundial

están diciendo que es necesario formar a nuestro alumnado

en las materias científico-tecnológicas

porque hay una serie de trabajos que no se están cubriendo

porque no hay personas especializadas en esas materias.

Con lo cual es imprescindible

que nuestro profesorado, los docentes,

también tengan esa formación

para encarar sus clases en las aulas.

Para abrir el interés de estas al alumnado

creo que es muy importante contextualizar las clases.

Las clases de ciencias muchas veces ellos las ven

como "¿para qué me sirven?", "¿esto por qué?".

Las clases de matemáticas es un ejemplo muy claro.

Con lo que contextualizarlo,

ver la necesidad de esos contenidos

que se están impartiendo en el aula

es importantísimo

para que ellos entiendan que es necesario para la sociedad.

-Hay que incentivar las vocaciones hacia las ciencias,

el aprendizaje de las ciencias y las carreras de ciencias,

incluida la formación profesional,

muy especialmente entre las niñas y las jóvenes

porque vemos que las niñas y las jóvenes

se incorporan masivamente y con éxito en general

al aprendizaje.

Sin embargo, curiosamente, las vocaciones científicas,

la incorporación a las carreras de tecnología,

informática, etcétera,

están descendiendo.

Esto seguramente tiene que ver

con una representación social de estas carreras

que no llega a las niñas y a las jóvenes.

Esto tenemos que cambiarlo.

Por eso, el Ministerio de Educación y Formación Profesional

junto con la Fundación Española de Ciencia y Tecnología

tenemos mucho que trabajar en esta dirección.

-Y, además, hay toda una serie de sesgos

y de estereotipos asociados a la ciencia

que tienen que ver con que es un ámbito muy difícil

y muy complejo

que influye mucho más en las niñas

porque además de existir esta percepción de dificultad,

a su vez las niñas perciben que son menos capaces que los niños

en los ámbitos científicos

o hay menos visibilidad de mujeres científicas.

Aunque esto está cambiando

y se está haciendo una gran labor

desde un montón de entidades y de sectores

por tener este tema en cuenta,

tenemos que abrir los perfiles que hay ahora mismo en la ciencia

porque tradicionalmente han sido muy concretos.

Hombres blancos, de una determinada edad...

Tenemos que empezar a abrir esto.

Lo que sabemos

es que aunque el ámbito escolar es fundamental,

los niños y los adultos en general

no solo aprendemos en el contexto escolar,

sino que es muy importante todo lo que nos rodea

desde el ámbito familiar hasta el ámbito social

y en todos estos ámbitos

la divulgación científica tiene un papel muy importante.

Taller de música

en compañía de Joaquín Sánchez y Miguel Guinea,

integrantes del colectivo Vibra-tó,

para seguir hablando en "La aventura del saber"

de música.

Hoy hablamos concretamente de pitos y flautas.

Bienvenidos. Buenos días.

¿De dónde vendrá el dicho ese

de entre pitos y flautas se me ha pasado el tiempo?

Es como perder el tiempo tocando.

Entre pitos y flautas. Entretenimiento.

Que es lo que venimos haciendo. Es lo que estáis haciendo.

Aunque hoy habéis traído unos pitos y unas flautas estándar.

Es decir, están fabricados.

Para nosotros es un poco extraño

porque solemos tocar con instrumentos reciclados,

pero estos son nuestros instrumentos estándar

a los que dedicamos más tiempo.

-De hecho, son los instrumentos con los que nos conocimos tocando

antes de empezar con los instrumentos reciclados.

Les tenemos mucho cariño.

Por parte de Miguel la familia del saxofón

y por mi parte la familia de los clarinetes.

¿Y qué diferencia hay entre las dos familias?

Los dos son de viento, ¿no? Es decir, de soplar.

Ambos son instrumentos de viento.

Son tubos

a través de los cuales se produce el sonido

mediante una caña

que sería la característica más importante

de este instrumento.

Y si hubiera que decir una diferencia principal,

es que los clarinetes son cilíndricos

y los saxofones cónicos.

El tubo es cónico.

-Sería como esta muestra de un tubo cónico

y esta muestra de PVC de un tubo cilíndrico.

Cilíndrico.

Un poco doblado, pero cilíndrico.

Condiciona, supongo, mucho la música, ¿no?

Condiciona el sonido que se provoca.

Los armónicos que salen, el timbre,

están íntimamente relacionados

con el tipo de tubo del que está hecho.

¿Y cómo se crea el sonido con estos...?

Pues, mira, tenemos como base la caña.

Esta es una caña "Arundo donax"

que la podéis encontrar cerca de ríos y demás.

Precisamente, en Puebla de Híjar, en Teruel,

se cultiva una caña muy buena para saxos y clarinetes.

¿Que se vende en todo el mundo?

-Sí. -Claro, se porta...

Una marca muy prestigiosa

y elige justo las de este pueblo,

que salen muy bien.

De hecho, ahora, los días 15, 16 y 17 de marzo

habrá un festival allí, en La Puebla de Híjar,

que se llama precisamente Arundo Donax,

el nombre científico de la caña,

y el festival está todo relacionado

a instrumentos que se hacen con caña, etc.

Muy recomendable.

Qué bueno. Pues lo apuntamos.

Eso queda anotado.

Sigamos. Entonces es la que vibra,

emite este sonido,

que va engarzada a la boquilla.

Y esta boquilla, que, dependiendo de las dimensiones

que tenga el interior,

la abertura que tenga la caña,

pues tiene unos sonidos y otros.

Y esta boquilla ya va enganchada al tubo.

Depende de si es un tubo cónico, largo

o si es un tubo cilíndrico, tendrá timbres diferentes.

Mira, por ejemplo, si cogemos la boquilla del clarinete

y la ponemos en un tubo de tipo cilíndrico,

como este tubo de riego que hemos mencionado antes,

tenemos el típico sonido clarinetil.

Que prácticamente es el mismo que se produce

en el instrumento real.

Y aquí ya con los agujeros, el sistema de llaves, etc.,

cambiamos la altura. Y en el caso del saxofón...

En el caso del saxofón

en este tubo cónico, que es cortito,

suena más chillón, como más abierto,

sale más rápidamente.

Suena un poco más desagradable.

Pero si hacemos el tubo un poco más largo,

obtendremos un sonido más dulce.

Eso es un saxo también, ¿no?

Esto es un saxo, sí.

Es raro que...

Puede parecer raro que sea recto, ¿no?

Sí, porque normalmente tienes la idea esa de...

Normalmente es curvo. Del otro saxo que tienes ahí.

Pero es un saxo soprano.

Aquí estamos cogiendo esta medida de tubo.

Entonces los hay de esta dimensión,

pero también curvos,

que cambia un poquito el sonido también.

Claro, eso te iba a decir,

porque, aparte de lo que hemos hablado

de la boquilla y de la caña,

depende del tamaño, ¿no?

Claro, exactamente. Mira, por ejemplo, hoy

hemos traído dos precisamente de cada familia

que se suelen confundir.

En este caso, este es el clarinete bajo,

que sería uno de los clarinetes mayores,

digamos, siguiendo al clarinete soprano.

Y este concretamente es una octava más grave,

que es con el que hemos empezado tocando.

Y obviamente tiene un sonido mucho más grave

porque el tubo tiene más dimensiones

y, digamos, podemos crear ondas de menor frecuencia en él.

Lo mismo ocurre con el saxo, supongo.

Lo mismo, sí, ocurre.

Pues tenemos aquí el tenor, que este es más conocido.

Si pusiéremos recto este tubo,

necesitaríamos una habitación.

Por eso lo... Por eso se...

-Por comodidad y... -Por ergonomía, claro.

Precisamente en el clarinete pasa igual:

tiene que curvarse la última parte y el tudel

para que sea ergonómicamente posible tocarlo.

Para llegar con los brazos; es que, si no, no llegas.

Imagínate que fuera recto.

Entonces tiene ese sonido más grave.

Y, vamos a ver, ¿cuál es la diferencia principal

entre el clarinete y el saxofón? Lo hemos dicho, que uno es...

Digamos, que el conducto es cónico y el otro conducto...

Efectivamente, cilíndrico.

¿Y qué historia tienen de...?

Mira, en el caso del clarinete,

tiene una historia muy antigua,

porque ya había clarinetes en la Antigüedad,

vaya, en la prehistoria casi podríamos decir

que es prácticamente una caña con una cañita, con una lengüeta

que provoca el sonido.

Pero el clarinete tal como lo conocemos

es la evolución de un instrumento

llamado "chalumeau" y que en 1690 aproximadamente

se le atribuye a Denner, un constructor de Nuremberg,

que fue el que empezó a ponerle llaves a este tipo de tubo

y creó el clarinete, que obviamente ha ido evolucionando

hasta estos días con diferentes sistemas de llaves,

hoy en día existen varias escuelas,

hay sistema francés, sistema alemán, en fin.

Y el saxofón, sin embargo, tiene una historia mucho más reciente.

El saxofón es fruto de una investigación de Adolphe Sax,

que fue su creador,

que lo que hizo es ponerle una boquilla de clarinete bajo

porque él estaba muy interesado en el desarrollo de este instrumento

y le colocó una boquilla de clarinete bajo

a otro instrumento que no tiene nada que ver

que se llama "oficleido"

y de ahí le salió el primer prototipo de saxofón.

Y eso fue allá por el 1846,

están las primeras patentes o así.

¿Y en qué tipo de música se una...,

se usan, perdón, unos u otros?

Pues el clarinete está más en la orquesta clásica, ¿no?

Claro, el clarinete tuvo mucha aceptación temprana

en el mundo clásico, o sea, a Mozart ya le flipaba el clarinete,

hay algunos escritos, una carta al padre, creo recordar,

que le decía: "¡Padre, había cuatro clarinetes en esa orquesta!"

y él quería, tenía muchas ganas de incorporarlo.

Pero luego también tiene un montón de usos en músicas populares,

prácticamente de todo el mundo,

del Mediterráneo, de Europa del Este.

Y el saxofón, al incorporarse más...

-Más tardía... -Más tardíamente,

tiene un uso más reducido,

pero, vaya, que se extendió rápidamente a todo el mundo.

Bueno, tiene mucha fama en el "jazz",

es como el típico instrumento del "jazz". Pero también se utiliza,

por ejemplo, hay orquestas de saxofones en Perú,

orquestas andinas de saxofones,

se ha introducido en el flamenco,

en música folclórica, en bastantes.

Claro.

¿Y podemos tocar algo así, chulo, para despedir?

Pues, mira, vamos a tocar una piececita de música de Moldavia

en honor también a cuando se introdujo

el saxofón en ese folclore

y esperamos que os guste.

(Música)

Gracias.

Nos vamos de paseo cultural a San Cristóbal de La Laguna,

Patrimonio de la Humanidad.

"La ciudad de San Cristóbal de La Laguna

se sitúa al noreste de la isla de Tenerife,

entre el macizo de Anaga y el monte de La Esperanza.

Se trata de un lugar idóneo para pasar unos días de descanso

y disfrutar del amplio abanico de posibilidades

que nos brinda desde el mar hasta la montaña.

La ciudad de Aguere,

nombre aborigen por el que aún se la conoce,

fue declarada Bien Cultural y Patrimonio de la Humanidad

por la Unesco en 1999,

siendo la primera ciudad colonial sin murallas que conserva

prácticamente intacto su trazado original del siglo XV.

Perderse por sus calles cargadas de historia y riqueza patrimonial

es un auténtico lujo."

José Alberto Díaz, alcalde de San Cristóbal de La Laguna,

nos encontramos en paraje fantástico:

el Monasterio de Santa Catalina de Siena.

Sí, la verdad es que lo acabamos de inaugurar como museo,

es una extensión del TEA, del Cabildo

y es un lugar maravilloso para pasar un rato, para ver

la exposiciones permanentes,

las de rotación

y yo creo que para sentarse y escuchar el silencio

de nuestro municipio, de una parte importante

del convento de las monjitas,

que lo conocen más popularmente.

Un verdadero placer,

un lugar con encanto.

Desde luego que sí, ciudad Patrimonio de la Humanidad,

tiene muchos lugares con encanto,

además, se preocupan desde el Ayuntamiento

por mimarla, por cuidarla,

con muchos trabajos, como, por ejemplo, ahora

están en la rehabilitación de la Iglesia de San Agustín,

de la Casa de Anchieta.

Sí, la verdad es que a mí siempre me gusta, en primer lugar, reconocer

la labor de los laguneros y laguneras

porque, si bien es verdad

que hace 19 años que el mundo dio esa calificación

de ciudad Patrimonio de la Humanidad,

eso ha requerido que evidentemente los laguneros y las laguneras

durante 500 años han sabido guardar

ese patrimonio.

Con lo cual, los primeros que sabían que teníamos un buen patrimonio

eran los propios que vivíamos aquí

y, por lo tanto, un nivel de satisfacción

por ese compromiso social.

Desde el momento del reconocimiento

a nivel internacional como ciudad Patrimonio,

lo que ha permitido es ir recuperando poco a poco

en esa dialéctica permanente,

ese debate permanente sobre cómo se recupera lo antiguo

y al mismo tiempo cómo vamos haciendo una ciudad

que no sea de cartón, sino que sea una ciudad vivida.

También es verdad que ha habido un mayor nivel de sensibilidad

por parte del Gobierno de Canarias

porque somos la única ciudad Patrimonio

de toda Canarias y, por lo tanto,

hemos necesitado un plus.

Cuesta mucho más mantener,

rehabilitar siempre es un costo excesivo

y mantener la ciudad, como nos gusta a todos los canarios

porque no creo que sea solamente La Laguna,

requiere un plus. Ahí estamos con el proceso

de la Iglesia de San Agustín,

hace ya 54 años que se quemó

y hemos tenido muchos debates sobre esa realidad

y, desde luego, ya empieza a verse ya dentro de poquito,

estamos casi al inicio de la licitación.

Y la Casa de Anchieta, que fue

donde vivió de los dos a los 14 años,

cuando ya se fue a Portugal,

y que queremos hacer un homenaje a uno de los laguneros

a lo mejor que en Latinoamérica es una referencia,

que es José de Anchieta, el santo,

y, además, con un recorrido de su vida,

no solamente la parte religiosa,

que evidentemente él la tuvo,

sino también toda la parte científica

y educadora y de registro

y una cultura que gracias a él se mantuvo.

Es difícil compaginar

una ciudad que, además, es universitaria,

con lo cual conlleva una forma de ser también,

porque la identidad lagunera

fluye de varios ríos

que van confluyendo en nuestras calles.

Una parte evidentemente era turística.

Nunca hemos sido

una ciudad turística como ciudad histórica.

Es verdad que el municipio

sí ha recogido turismo, como la Punta, Bajamar,

desde luego, son elementos de referencia,

un turismo, digamos, de otro carácter,

que no es exclusivamente de playa,

sino del entorno rural,

que creo que juega un papel importante.

Pero es verdad que, desde el momento de la declaración

de Patrimonio de la Humanidad,

hemos incrementado,

se ha incrementado el número de visitas de manera muy importante.

Estamos ahora aproximadamente

sobre 1.200.000 turistas que vienen al año.

Y tenemos que también trabajar para no perder esa identidad,

que esto no se convierta

en un escaparate, como te decía antes,

de casas de cartón, sino que sea una ciudad vivida.

Y eso conlleva y obliga también a plantearnos

cómo vamos construyendo,

cómo vamos haciendo ese devenir

de la evolución que estamos planteando

al mismo tiempo que compaginamos con la preservación de la historia.

Es importante, desde luego.

Hablábamos de ese número importante

de turistas, muchos de ellos procedentes

de cruceros que atracan en Santa Cruz de Tenerife.

Claro, tú ponte en la posición de turista cuando vas a un lugar

y entonces, bueno, a lo mejor vas a un lugar de playa

o vas a un lugar de monte,

pero me pasa a mí y me imagino que nos pasa a todos,

llegas y dices: "Oye, ¿qué curiosidades

puede haber en este espacio donde voy a ver?",

más cuando es una isla.

Y, cuando vienen los cruceristas,

evidentemente vemos un montón de guaguas y de taxis

que vienen de Santa Cruz

porque les resulta interesante conocer

la realidad de una ciudad Patrimonio.

Solamente hay 15 ciudades Patrimonio en España

y que vengan a Canarias o vengan a Tenerife

creo que son de los destinos más significativos.

Desde luego, el Teide, como espacio vital,

evidentemente eso es indiscutible,

pero, al mismo tiempo, después creo que La Laguna

empieza a jugar un papel muy importante.

Creo que hay que seguir viendo

cómo especializamos el turismo.

Es la clave de nuestro éxito.

Si no, como te decía antes,

terminaremos con una avalancha de ciudades

que a veces nos parecen todas muy iguales,

con las tiendas muy parecidas,

que donde estés siempre hay el mismo tipo de muestra,

de mensaje, digamos, comercial

y aquí queremos tener

un sello particular y un sello propio.

Eso lleva que a veces lo ritmos vayan más lentos,

pero nunca parados, siempre estamos andando

y produciendo efectos

que yo creo que van agradando a la ciudadanía

y que vamos mejorando poco a poco.

Es importante, como mejorando están también

esos caseríos de Chinamada, El Batán,

Las Carboneras, de Anaga, Reserva de la Biosfera.

Sí, yo creo que son símbolos de nuestra identidad.

Anaga es una verdadera belleza,

una riqueza de la...

Bueno, yo creo que de la naturaleza propia

de Canarias,

pero desde un punto de vista yo creo que ancestral,

porque, desde luego, los caseríos son un elemento referencial,

con un nivel de población pequeñita,

pero muy arraigada en el conjunto de la ciudadanía,

porque hay gente viviendo allí,

pero hay mucha gente que va los fines de semana

y tiene mucha actividad.

Y de las cosas que estamos también protegiendo

es esa parte de nuestra identidad,

que es el bosque,

Anaga para nosotros es fundamental

y la recuperación de esos caseríos,

porque el patrimonio nuestro

no solamente está en la Ciudad Patrimonio,

tenemos patrimonio inmaterial

en Valle de Guerra, en Tejina, en Bajamar, en La Punta,

en Taco, en La Cuesta, es decir,

tenemos un patrimonio que también queremos evidentemente proteger,

que estamos protegiendo y que nos parecen fundamentales,

la Librea, que es una referencia también en nuestro municipio,

y el Auto de los Reyes Magos,

que son temas importantes.

Y Anaga, para nosotros, es un elemento referencial,

las profesiones que se hacían allí, los batanes.

Jugó un papel muy importante en la historia

y estamos por recuperar ese tipo de actividades,

porque creo que es importante

el que no perdamos nuestra visión del pasado.

Desde luego. Comentaba al principio

la importancia de conjugar lo histórico con lo moderno

en esta ciudad y lo han ido haciendo poco a poco

incluso con la peatonalización cada vez más de las calles

que conjugan

con una importante cantidad de aparcamientos

para evitar las quejas de aquellas personas

que intentan acercarse

con sus vehículos, también con las bicicletas,

esos sitios habilitados para circular con ellas,

para dejarlas aparcadas.

Es una ciudad vivida,

es una ciudad, es un lugar para vivir.

Yo creo que es un lugar de sentimiento.

Y, como te decía antes, confluyen muchos intereses.

Me acuerdo de que al principio,

cuando se planteó

desde el Gobierno municipal,

proceder a quitar los coches

y hacerla peatonal, se generó un debate intensísimo

que parecía que era una locura.

Ahora se genera un debate intensísimo

porque estamos tardando en hacer peatonales más calles,

es justo lo contrario de lo que pasó la otra vez.

La ciudad ha ganado esplendor,

ha ganado disfrute,

ha ganado, yo creo que hemos ganado

la batalla al coche, al vehículo,

y eso yo creo que es un éxito del conjunto de la ciudadanía.

Tenemos que ampliar,

tenemos más del 50 % de ese plan

que se estableció en el 2006 de calles peatonales

y tenemos que plantearnos

y seguir incrementando el número de calles.

Con eso también tenemos los proyectos a punto

y, desde luego, un elemento también de satisfacción,

porque da una dimensión real de lo que se planificó y que originó

que esta ciudad fuera ciudad Patrimonio,

que es el plan urbano de esas calles que en su momento fueron peatonales

y que se andaba a caballo y no con coches.

Y yo creo que es parte de lo que estamos recuperando.

Una labor muy importante, desde luego,

y disfrutar de La Laguna también de su gastronomía es importante.

Tienen aquí un restaurante estrella Michelin

y muchísimos establecimientos

para disfrutar de esa buena gastronomía

mientras disfrutamos de esta gran ciudad.

-Muchísimas gracias, alcalde. -Muchas gracias a ustedes.

-Un placer. -Un placer.

La editorial Tecnos está publicando una colección de libros ilustrados

sobre temas de gran calado.

Hoy les recomendamos la lectura de este:

"Filosofía de la ciencia. Una guía ilustrada",

de Ziauddin Sardar y Borin Van Loon.

Se trata de un ensayo salpicado de dibujos

en los que eminentes científicos,

sociólogos, antropólogos

y hasta diversas autoridades religiosas

dan su opinión sobre lo que consideran

que es y que no es

la ciencia, su historia, objetivos.

Al final, al lector le queda bastante claro

lo que se ha pensado y piensa en la actualidad

sobre la ciencia como institución del saber

y las condiciones que determinan

qué deber ser y qué no deber ser considerado

como conocimiento científico.

El lector encuentra al final, además,

una guía de libros sobre el tema

para seguir profundizando.

Un entretenimiento muy útil,

una estupenda introducción al tema.

La Universidad de Murcia

nos plantea hoy la siguiente pregunta:

"¿Sirven los videojuegos para aprender historia?".

"La Universidad responde".

El videojuego es muy útil para aprender historia.

El videojuego es un producto de ocio

que nace al amparo de la revolución tecnológica digital

en un mundo completamente globalizado

como es el nuestro y se vincula a las nuevas generaciones,

a los conocidos como "nativos digitales".

La novedad del videojuego respecto a la música,

el cine o los libros

es el protagonismo del usuario.

La historia se convierte o su leyenda se convierte

en el trasfondo del guion de la narración

de muchos de estos títulos,

con lo cual se puede vivir de forma virtual ese pasado

de forma impresionante.

No te lo están contando,

Lo estás viviendo a través de esa experiencia de juego

y qué es la experiencia de juego sino aprender

y aprender es jugar.

Con lo cual, sí, se puede aprender muchísimo

en esta herramienta completamente novedosa.

Recuperamos un fragmento de nuestro trabajo

sobre el movimiento "slow food" español

y, de camino, visitamos las Islas Baleares.

Al terminar el programa, lo incorporamos a la web completo.

Creo que todas las inquietudes que uno tiene se pueden canalizar

a través del alimento.

Puedes conectar el alimento absolutamente con todo.

Si tienes inquietudes sociales, tienes inquietudes medioambientales

y quieres trabajar a favor de la ecología, también.

Si quieres expandir tus sentidos,

el alimento te lo brinda absolutamente todo.

"Slow food" es una nueva gastronomía

en la que se tiene en cuenta,

por una parte, el origen del alimento.

En este sentido, tiene que ser un producto hecho

de forma sostenible con el medioambiente.

En este sentido, la agricultura ecológica

es el objetivo primordial, diríamos.

Después también tiene en cuenta mucho

lo que es el consumo responsable

en el sentido de que sea un producto justo,

que, de algún modo, el agricultor reciba

una compensación suficiente

para poder continuar produciendo

este alimento

y evidentemente que sea bueno,

que sea un placer degustar estos alimentos.

Todo empezó de la mano de Vandana Shiva,

que es una activista del movimiento antitransgénicos

y ha organizado el campesinado ecológico

en India de una forma ejemplar.

Es la vicepresidenta de este movimiento internacional

de "slow food".

Ha conseguido reunir y agrupar y localizar

a los mejores productores de alimento del mundo

y los ha integrado en una red

a la que ha llamado Terra Madre.

Nos dimos cuenta de que, vamos, teníamos

que intentar reproducir eso en Baleares.

(HABLA EN INGLÉS)

"Slow food" empezó como un movimiento de resistencia

a la comida rápida,

que está destruyendo culturas del alimento de forma global,

la salud de las generaciones futuras

y, por supuesto, la biodiversidad,

como una apuesta en común

para convocar a todo aquel que quisiera contribuir

a un gran movimiento del alimento.

La gente estaba promoviendo una agricultura ecológica

para luchar contra la globalización

y las multinacionales,

el movimiento "slow food", con Carlo Petrini.

Hicimos un manifiesto del futuro del alimento

y Carlo me preguntó:

"¿Cómo hacemos esto, un gran movimiento?".

Y yo le contesté: "Todo el mundo está organizado de forma global,

los cooperativistas, incluso los trabajadores,

pero los campesinos locales no lo están y son destruidos

donde quiera que se encuentren

y lo que necesitamos es un encuentro global

de culturas del alimento local".

En muy poco tiempo,

nos reunimos un grupo de amigos,

un grupo multidisciplinar,

todos interesados por el alimento,

cada uno desde su ámbito:

había cocineros, había productores,

había gente del mundo de la comunicación,

muchos proveníamos del mundo del diseño

y lo único que queríamos era organizar

una red de productores y de consumidores en Baleares.

Es decir, toda esa información

que estaba dispersa respecto a la producción agroalimentaria

local, tradicional y excelente,

simplemente la queríamos tener a mano,

reunirla, unificarla y poderla compartir.

Empezamos desde el voluntariado

sin financiación

y básicamente nos centramos en tratar de recuperar

el producto local, artesano,

excelente, en vías de desaparición,

por supuesto, ecológico

y nos dimos cuenta de que si solamente

hacíamos un trabajo,

que era ponernos al servicio del agricultor,

ponernos al servicio del productor

y ayudarle como estos productos se merecen,

habíamos resuelto todo aquello que queríamos resolver.

En Mallorca concretamente teníamos

una gran variedad de cultivos y de razas autóctonas

que iban quedando relegadas por variedades nuevas

que, si bien, son más productivas,

vemos que por el camino

se pierde sabor, que se pierde calidad.

En este sentido, uno de los objetivos prioritarios

ha sido no dejar perder más cultivos

ni más razas, intentar salvar las que podamos,

es una tarea difícil,

poner en valor el patrimonio que tenemos genético

de variedades y razas

y, por otra, intentar conseguir

la continuidad del sector agrario.

Hemos podido hacer proyectos preciosos,

como ha podido ser recuperar

la tradición de elaboración del pimentón local,

que es uno de los ingredientes fundamentales

en nuestra conocida sobrasada.

Hemos hecho un proyecto pionero en España,

que ha sido la recuperación

de un catálogo casi completo de variedades antiguas de frutales.

Hemos recuperado unos 200 y pico

de variedades locales

que prácticamente todas ellas

estaban en ya peligro de extinción y de desaparición total.

Hemos llegado a un acuerdo con un viverista

y esos árboles ahora están en el mercado

y se están vendiendo por un precio de coste

y están en la mano de todos los ciudadanos.

Conocíamos "slow food" de nombre

y de repente salió un grupo aquí, en Mallorca,

y fuimos a las reuniones

y descubrieron en el grupo que hacíamos un pan

con esta semilla de "xeixa" que se estaba recuperando.

Entonces ahí nació la idea de proponer

a Slow Food Internacional

este alimento y, sí, en seguida lo aceptaron

porque era un trigo casi en vías de extinción

y el pan que hacía con él se hacía de forma antigua,

con levadura madre

y en este horno de leña que tenemos en casa.

Mi trabajo, llamémoslo así,

es disfrutar recuperando variedades de trigo antiguas

que se habían medio perdido

en Mallorca

y con ella hago unos panes también particulares,

es decir, sabores ya casi olvidados.

Esto ha sido todo por hoy.

Volvemos mañana, jueves, en compañía de Antonio Rosas

para hablar de la historia de la especie humana,

luego hablaremos de poesía con Manuel Ruiz Amezcua

y en medio ofreceremos un trabajo

sobre la Acción Social por la Música, que incorpora

a jóvenes en riesgo de exclusión social

y un nuevo "Boek Visual"

en esta ocasión dedicado a Juan Cardosa.

Ha sido, como siempre, un placer contar con todos ustedes ahí.

Les esperamos mañana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 27/02/19

La aventura del saber - 27/02/19

27 feb 2019

Emitiremos los reportajes "II Congreso Nacional Scientix" y "San Cristóbal de La Laguna. Patrimonio de la Humanidad". Además, entrevistaremos al meteorólogo José Miguel Viñas, y a los músicos y profesores Joaquín Sánchez y Miguel Guinea.

ver más sobre "La aventura del saber - 27/02/19" ver menos sobre "La aventura del saber - 27/02/19"
Programas completos (1660)
Clips

Los últimos 5.649 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios