www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3734460
Para todos los públicos La aventura del saber - 26/09/16 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música cabecera)

Hola, buenos días.

Hoy vamos a hablar de esa máquina y compleja y perfecta, el cerebro.

Luis Carretié, autor de "Anatomía de la mente",

va a reflexionar acerca de lo que queda por descubrir

sobre su funcionamiento.

Después, Marta del Riego nos presenta su tercera novela,

"Mi nombre es Sena".

Otros contenidos, los de los reportajes,

en el sumario.

Conocemos las propuestas innovadoras que dos institutos valencianos

desarrollan en la plataforma educativa eTwinning.

Unos proyectos educativos donde los alumnos

son los únicos protagonistas de su propio aprendizaje.

La serie "Ciencia y arte" es fruto de la colaboración

entre la FECYT y el Museo del Prado y una oportunidad excelente

de conocer a investigadoras de gran prestigio

que apuestan por la divulgación de su actividad.

Hoy, descubrimos a Susana Marcos, la directora del Laboratorio

de Óptica Visual y Biofotónica del CSIC.

(Música)

Minuto gastronómico en "La aventura del saber"

en compañía del presidente

de la Real Academia de Gastronomía de España

y de la Academia de Gastronomía Europea, don Rafael Anson.

Hoy contesta la siguiente pregunta:

¿los frutos secos combaten la depresión?

Yo creo que sí.

Todo este tema...

El ser humano es un ser psicosomático,

mucho más somático de lo que la gente cree.

Somos un mamífero y, al final, eso se nota.

Por lo tanto, lo que uno come le afecta para casi todo.

Pero es verdad que todo está en la cabeza.

Hasta que los científicos han dicho que no hay afrodisíacos

era estupendo pensar que si tomabas trufas

funcionabas mejor y funcionamos mejor, como es natural.

Creo que la depresión, es un problema psicológico,

cuando no es una enfermedad, cuando es un tema temporal,

que la gente llega a casa a las ocho,

"Estoy muy deprimido porque ha perdido el Real Madrid

o porque ha ganado las elecciones el que las haya ganado",

si toma unas almendras, unas nueces, y tal,

normalmente, se le pasa.

Sobre todo, si le explicas que si las toma se le pasa.

Claro.

Por lo tanto, influyes en la parte somática,

que es la parte que tiene el magnesio y el potasio

y, por tanto, es verdad

que pueden influir a reducir la posible depresión,

pero, sobre todo, lo importante es que, algo tan fundamental,

como que la gente piense que, efectivamente, eso es así

y, sobre todo, que tú se lo das con todo el cariño del mundo,

sobre todo, si es tu mujer o una persona a la que quieres,

y tiendes a pensar: "Se me ha pasado la depresión,

ya estoy encantado. Tengo cariño y tengo magnesio y potasio".

¿Y no hay diferencias entre los frutos secos?

Sí, creo que es muy importante.

Las nueces son, quizá,

el fruto seco por excelencia en todos los sentidos.

Mucho los pistachos también.

Luego, almendra, avellana, lo que tienen es un sabor buenísimo

y, por lo tanto, también, muchas veces,

a uno se le pasa la depresión cuando disfruta con los sentidos.

Se te puede pasar la depresión duchándote

o cogiendo las manos del señor o de la señora, ¿no?

Por lo tanto, sí, los frutos secos no se debe prescindir de ellos.

Es una tontería decir que engordan o que tienen grasa,

que la tienen, obviamente,

porque lo importante es el conjunto de los alimentos.

No hay buenos o malos.

La mantequilla no es mala, está muy bien,

si se toma mucha, no está bien.

Pero también mucho aceite de oliva tampoco ni mucho agua.

Por lo tanto, dejemos espacio para comer de todo poco,

que era lo que decía Grande Covián,

la única dieta posible, comer de todo poco,

tener disciplina y controlarse, no prescindir de alimentos.

Los frutos secos son buenísimos. Muy bien, muchas gracias.

Nos vemos pronto. Vale.

(Música)

Nos desplazamos hasta la Comunidad Valenciana

para conocer algunos proyectos eTwinning

que han puesto en marcha

en el Instituto Salvador Gadea, de Aldaya

y en el Alfred Ayza, de Peñíscola.

eTwinning es una iniciativa

que promueve el aprendizaje colaborativo

entre centros escolares de países europeos diferentes.

Una herramienta educativa encaminada a desarrollar

las competencias y habilidades necesarias

para vivir y trabajar en la nueva sociedad de la información

en la que estamos inmersos.

(Música)

Damas y caballeros, buenos días.

Les habla María Arturo Bazan desde el telediario de las cinco.

El último 16 de octubre,

en el Instituto Alfred Ayza, de Peñíscola,

que se sitúa en la calle Tramontana, número 5,

un cuerpo inerte fue descubierto en el aula 114,

que es el laboratorio de Física y Química

de este centro escolar.

(Música)

Buenos días, somos los miembros de la Policía de Peñíscola,

y soy la comisaria de Policía Elena García.

¿Cuántos años tienes y cómo te llamas?

-Tengo 18 años y me llamo Sophie Smith.

-¿Qué relación tiene con la víctima?

-La víctima era mi mejor amiga.

-Para usted, ¿cómo era la víctima, personalmente?

-Pues...

En mi opinión, era falsa y mala amiga.

-¿Había tensiones entre tú y la víctima?

-Últimamente, sí que había tensiones entre nosotras,

porque no quiso hacerme caso cuando le dije que dejase de tontear

y de quedar con el novio de Elena.

-¿Qué relación tenía usted con la víctima?

-La conocía desde que era pequeña, porque iba a casa de Elena a jugar

y estaba ella allí.

-¿Dónde estaba en la hora del crimen?

-Estaba de cacería con el padre de Elena, con Federico.

-¿Puede confirmarlo? -Sí, sí.

-Nos encontramos en el Instituto Alfred Ayza

y nuestro proyecto se llama "Mystères et enquêtes",

"Misterios e investigaciones".

Estamos en la fase álgida del proyecto.

Nuestros socios franceses han venido a visitarnos

y hemos aprovechado que están juntos para que los alumnos interactúen

y hagan una parte de las actividades.

Nuestro proyecto, como bien dice el título,

trata de misterio, de asesinatos

y el objetivo de nuestro proyecto será investigar estos crímenes.

La investigación se hace a través de las demás materias,

es decir, es un proyecto interdisciplinar.

-Es un proyecto muy muy ameno, es otra manera diferente de aprender.

No solo aprendes un idioma,

hay varios temas que tienes que tocar.

Por ejemplo, para sacar el ADN de las pruebas,

utilizando las clases en Biología o, por ejemplo,

nosotros, nuestro relato, que es en castellano,

lo hacemos en clase de Castellano, en esta materia.

Es otra manera diferente de aprender

que creo que es una de las mejores, en mi opinión, porque, además,

también abres tu mente, porque ves mundo,

conoces otras culturas, otros tipos de vida

y aprendes mucho de personas que, realmente,

saben el idioma, que es el que utilizan siempre.

Creo que este tipo de proyectos se tendría que fomentar más

y se tendría que hacer,

prácticamente, en todos los institutos.

(Música)

Lo bueno y lo bonito de los proyectos eTwinning

es que son muy transversales, o sea, entran muchas otras competencias.

Competencias, primero, en nuevas tecnologías,

pero en nuestro proyecto

hemos podido invitar a otros profesores a trabajar,

entonces, están desarrollando competencias en Física,

en Ciencias Naturales, en Letras también,

en muchos otros campos.

Es un trabajo muy completo y muy enriquecedor para todos,

tanto profesores como alumnos.

-Gracias a las plataformas como eTwinning,

nosotros podemos desarrollar nuestro potencial,

que verdaderamente es el que tenemos

y quizá es el que nosotros no podemos expresar

tan fácilmente en las clases.

Es como una ayuda, un empuje a abrirnos

hacia las nuevas conexiones, los nuevos idiomas y Europa.

-Yo recomendaría eTwinning a otros institutos y profesores

porque es una manera de aprender diferente.

Tú, sin darte cuenta, aprendes mucho vocabulario

y con los intercambios también aprendes muchísimo.

Son experiencias totalmente nuevas que no conocíamos para nada

y, la verdad, que son muy buenas.

-Este tipo de trabajos, este tipo de proyectos,

permite a los alumnos trabajar de forma colaborativa,

abrirse a otras realidades que no son las suyas,

ser más flexibles, más comprensivos.

Es un buen campo para preparar la sociedad de mañana.

Una sociedad con más solidaridad, con más abertura mental,

con más espíritu colectivo.

(Música)

Los alumnos actuales saben mucho de nuevas tecnologías,

pero no saben usarlas dentro del campo de escolar.

Entonces, nosotros nos apoyamos en sus competencias ya adquiridas,

pero también les vamos enseñando

cómo llevar a cabo trabajos un poquito más elaborados.

Es muy estimulante, tanto para ellos como para nosotros,

porque nosotros también, como profesores, aprendemos de ellos.

-El proyecto eTwinning que estamos realizando ahora

es como una forma más divertida de aprender

y hacer las clases menos monótonas

y podemos conocer a gente de otros países,

establecer amistades y aprendes bastante más.

-Es un trabajo colaborativo, que de eso se trata.

Me he dado cuenta que trabajar el proyecto eTwinning

hace que tú veas la educación

de otra manera completamente diferente.

Es muy gratificante trabajar el proyecto eTwinning,

es muy gratificante.

-Y, sobre todo, sobre todo, he descubierto que...

es una manera de permitirles expresar su creatividad que, a veces,

en una clase normal no la vemos.

Es decir, cada alumno tiene su propia competencia

y sus capacidades

y eTwinning es un programa

que te ayuda a sacar esta creatividad que tienen.

A veces te sorprendes

de lo que te puede llegar a entregar un alumno.

(Música)

Ahora mismo, tenemos dos proyectos en el centro

de manera más activa.

Uno de ellos es con primero de la ESO,

esta actividad que hemos realizado en TwinSpace.

Es un proyecto que realizamos con dos centros franceses,

un centro de Alsacia y un centro muy cercano a París.

Es un proyecto que se desarrolla en castellano,

porque para ellos es lengua extranjera

y que pretende acercar la poesía al aula.

Pero la poesía entendida de una manera un poco informal,

porque ellos no solo estudian poemas, sino que los componen.

-eTwinning es una forma de comunicarse

con gente de otros países

y aprender culturas nuevas

y formas de comunicarse con otros chicos que no son de aquí.

-Es un programa que es muy entretenido y nunca te aburres,

porque siempre estás haciendo actividades

tipo Gramática, Ortografía y todo eso

y es una forma de aprender muy educativa.

-Te comunicas con otras personas

que también quieren aprender de nuestra cultura

y nosotros igual, como ellos.

-¿Has pensado en haiku? ¿Cómo es? -Sí.

Como gemelas, iguales, de colores.

-¿Y ellos tienen que poner el tercer verso?

-Sí. -Fenomenal. Muy bien.

Pues vamos a escribirlo.

El reciclaje de los profesores con esta plataforma

es una manera muy fácil de, sin darte cuenta, verdaderamente,

actualizar tus competencias docentes.

Es una manera de estar muy muy conectado con los alumnos.

Es una manera de abrirte a este futuro

en el que los alumnos se van a desenvolver.

Porque trabajar de modo colaborativo y por proyectos

en realidad, es la esencia

de lo que a ellos les espera cuando salgan de nuestras aulas.

En definitiva, se trata de preparar a estos chicos

para que mañana sean unos ciudadanos responsables

y que puedan llevar a cabo el trabajo de la mejor manera posible.

Lo que intentas demostrar es que un proyecto no se centra

en un libro determinado o en una lección determinada,

sino que con eTwinning podemos llegar a varias asignaturas a la vez

con los mismos alumnos.

-Soy una profesora de Matemáticas de este instituto

y estoy aquí para mostrar que los proyectos eTwinning

no se restringen solo a los profesores de Lengua.

Nosotros, yo soy de Matemáticas y tengo un compañero de Tecnología,

que participamos en un proyecto en "El regreso a la Belle Époque",

es un proyecto eTwinning

que llevamos a cabo hace dos, tres cursos en este centro.

Nos apoyamos en la plataforma eTwinning,

por supuesto,

se elabora el blog, el diario del proyecto,

y se presenta a los alumnos.

Si llega el momento de presentar las ciudades

que participan en el proyecto.

Nos pareció una buena idea

elaborar de forma conjunta una colección de postales.

Se inicia con una rutas guiadas

que se hacen a los alumnos en cada una de esas ciudades.

El guía les enseña a los alumnos a mirar, a levantar la vista,

hacia los edificios, a visualizar colores,

elementos fundamentales característicos del Modernismo,

porque, además, en esta visita

ellos hacen fotos de esos edificios y de esa ruta.

-Como segundo producto

realizamos lo que fue una guía por el Modernismo

de, en nuestro caso, la ciudad de Valencia.

Hicimos una guía adaptada a un formato cómic.

Durante algunas sesiones, les dimos un taller

de cómo tratar esas imágenes para que tuvieran ese aspecto.

Aparte, además, hubo que hacer cierto trabajo de investigación

porque ellos elegían,

en base a las fotos de las ciudades que hemos visto,

de los diferentes edificios modernistas,

en base a estas imágenes, había que acoplarle un texto

que recogiera un poco la historia, de manera breve,

de lo que suponía ese edificio dentro del entorno y demás.

De manera que los alumnos también tuvieron que realizar

un pequeño trabajo de investigación

para darle un poco de fundamentación teórica

y que tuviera una línea coherente a lo largo de lo que era la guía.

-Cuando tú haces un proyecto eTwinning,

todas las actividades, ejercicios, tareas que estás planteando

tienen sentido.

Es un aprendizaje significativo y competencial

desde el primer momento,

porque todo lo que propones conduce a un producto.

Un producto, además, que es social, porque es para toda la clase,

pero es que esa clase es una clase europea.

-Creo que es una de las señas que singulariza mucho al centro,

es esa preocupación por innovar en el sentido original de la palabra.

Innovar es crear algo nuevo

y hacer que las cosas cambien y evolucionen.

La innovación es necesaria

para aprender y para adaptarnos a los tiempos.

No podemos entrar a un aula

y no saber si estamos en el 2016 con el 1999,

porque los alumnos no son los mismos.

Eso lo tenemos que aprender en la escuela.

La enseñanza tiene que adaptarse a estos nuevos retos

que nos exige el cambio en la sociedad.

Nos preocupa que el alumno,

ofrecer una enseñanza individualizada,

pero también crear ciudadanos del futuro, del siglo XXI.

Intentamos que sea una educación,

no solo preocupada en el ámbito académico,

sino que intentamos ofrecer muchas más cosas

que contribuyan a una educación integral,

que creemos ciudadanos que, aunque salgan de aquí,

puedan después continuar sus estudios

y tengan una capacidad para poder adaptarse, cambiar

y ellos mismos enfocar o elegir

y cambiar de camino en su vida.

-Es difícil ahora encontrar actividades

que despierten el interés de nuestros alumnos,

porque están expuestos a un montón de posibilidades en la vida real

y el aula va muy lenta en ese avance.

Por eso, eTwinning nos permite estar casi,

no voy a decir a la par, completamente,

de su vida fuera de las aulas,

pero casi, siguiendo los pasos muy de cerca,

porque se pueden integrar todo tipo de herramientas.

Ellos pueden grabar un vídeo con su propio móvil

y lo vamos a utilizar en el TwinSpace del proyecto.

Pueden hacerse entrevistas, pueden salir a una excursión

y tomar la fotografía y la editamos aquí.

Eso, en tiempo real,

lo están viendo sus compañeros italianos

y permite un comentario en el mismo momento, en el aula,

permite las videoconferencias.

Es motivación, no solo para los alumnos,

sino para los profes y también para las familias,

que tienen un TwinSpace abierto y también están viendo

las actividades de sus hijos en este sentido.

(Música)

Hemos invitado hoy

al catedrático de psicobiología de la Universidad Autónoma de Madrid

y autor de este libro, "Anatomía de la mente",

don Luis Carretié Arangüena, para hablar de algunas de las cosas

que se saben sobre la estructura más compleja del universo:

un cerebro humano.

Bienvenido. Gracias, Salva.

Vamos a ver, hasta ahora, cuando hablábamos

de anatomía de la mente, siempre se te venía a la cabeza,

pues eso, los dos hemisferios, el cuerpo calloso...

Pero, ¿qué significa realmente esa expresión a día de hoy?

Se refiere, sobre todo, a la arquitectura, la base física

de los procesos cognitivos, de los procesos afectivos...

Y, como creo que iremos viendo a continuación,

es una estructura que va más allá de los hemisferios.

Hay divisiones...

que todavía concretan más...

las funciones que se pueden llevar a cabo en cada punto del cerebro.

Porque hoy día, ¿cómo accedemos al cerebro humano?

Antiguamente era complicado.

Claro. Antiguamente no había otra opción que,

recurrir a cerebros no humanos,

ahí sí se podía abrir el cráneo y estimular o registrar,

pero en el caso de los humanos

la única opción era detectar a pacientes

que no podían hacer alguna cosa, por ejemplo no podían hablar bien,

y se esperaba a que murieran y se hacía una autopsia

para ver qué zona estaba lesionada.

Hoy en día hay un buen catálogo de técnicas

que permiten estudiar el cerebro en vivo y, además,

de forma no invasiva, como la resonancia magnética funcional,

la electroencefalografía, la magnetoencefalografía...

son técnicas que permiten,

no solo estudiar el funcionamiento en vivo,

sino localizar exactamente

en qué parte del cerebro se produce la actividad

y en qué momento se produce esa actividad.

Porque... ¿para cada función hay una parte, una zona del cerebro?

En principio, sí.

No un único punto, no un único módulo,

pero sí redes de nodos interconectados

que se ocupan, preferentemente, por ejemplo,

de lenguaje o de la memoria, de la emoción, etc.

¿Se puede hablar de una anatomía biológica de la emoción?

Bueno, perdón por la expresión anatomía biológica, pero vamos...

Sí, sí. Es un poco la idea del libro. El describir anatómicamente,

nombrando estructuras, circuitos, etcétera,

cuáles son las áreas responsables de cada función.

La emoción es una de ellas, pero hablamos también de la creatividad,

de la memoria, de la atención, de lenguaje, del cambio de tarea...

que es algo que continuamente estamos haciendo

y no somos muy conscientes de ello,

pero es fundamental en nuestra vida cotidiana...

Bueno, un poco esa es la idea.

Sabíamos también que había zonas del cerebro

especializadas en el lenguaje.

Unas que servían para oír, escuchar más bien,

y entender lo que se dice y otra para expresar

que no son exactamente la misma zona. Eso lo sabíamos,

pero, por ejemplo, si uno se enamora de una chica

y hay otro señor que se enamora de otra chica,

digamos que la parte del cerebro que se enciende cuando lo miramos...

¿es la misma?

Sí, en principio son zonas equivalentes.

No hay dos cerebros iguales, como no hay dos caras iguales,

y entonces puede que haya desplazamientos de una persona a otra

en las zonas encargadas de una función determinada,

pero, en principio, son áreas equivalentes.

Siempre muy cercanas y en torno a un epicentro,

a un promedio de varios individuos que suele ser bastante estable.

Porque no hay dos cerebros idénticos

porque cada cerebro es la historia del individuo mismo,

es decir, de cómo se han ido produciendo

las conexiones sinápticas a lo largo de su vida,

cuáles se han hecho más habituales y...

Sí, eso por una parte.

Los cerebros se moldean continuamente

con el paso de los años y la experiencia,

no solo porque se van lesionando algunas zonas con el paso de la edad,

sino porque la propia actividad, el propio aprendizaje,

la propia actividad cerebral, genera cambios también físicos.

Pero la carga genética, lo mismo que ocurre con la cara,

que era el ejemplo que poníamos, la carga genética de cada uno

configura también la forma del cerebro de cada uno.

O sea, que habría doble origen en esa variabilidad interindividual

que sería la experiencia y la genética.

Porque, si nosotros miráramos dentro de un cerebro,

¿podemos saber si ha entendido de verdad algo?

¿Porque se ha encendido una zona determinada

y sabemos que lo ha entendido de verdad?

Sí... No a simple vista, evidentemente,

pero si hay técnicas, como la resonancia,

que nos iluminan zonas del cerebro

que se están activando en un momento determinado.

Por ejemplo, en esta entrevista que estamos manteniendo tú y yo,

se nos están activando determinadas zonas

que podemos ver con estas técnicas de hace 20 años para acá.

Y, por ejemplo, ¿se puede distinguir a un jugador de baloncesto

mirándole el cerebro cuando...

no sé, la conexión con la mano a la hora de tirar o...?

Sí, la práctica en el manejo de un músculo o una parte del cuerpo,

un jugador de baloncesto, un violinista,

una persona que maneje mucho los pies, por ejemplo, en el fútbol...

terminan desarrollando más las áreas del cerebro que se ocupan

de mover esas zonas del cuerpo.

Esto se ha visto, por ejemplo, con primates que durante días

han tenido que mover con el dedo índice un disco,

por ejemplo y, finalmente,

la zona que se ocupa de mover el dedo índice ha crecido.

Ha crecido en detrimento de otras.

Y, por tanto, sí podríamos distinguir,

no anatómicamente, pero si funcionalmente

un cerebro de un baloncestista

del de alguien que no juegue al baloncesto.

¿Y en qué nos puede ayudar

el conocimiento que hay en la actualidad el cerebro?

Bueno, me decías antes de iniciar la entrevista

que crece exponencialmente.

¿En qué nos puede ayudar?

Bueno, lo que tenemos ahora, afortunadamente,

es una cantidad de datos muy grande que va rellenando todas las lagunas

que teníamos en el conocimiento del cerebro.

Ahora mismo es un...

un aluvión un tanto caótico de información.

Y a veces contradictoria.

No es infrecuente encontrarse con un estudio que,

abordando un tema encuentra una cosa, y otro estudio que,

abordando el mismo tema, encuentra la contraria.

Entonces estamos en una fase de un crecimiento de información

pero un tanto desordenado.

Una de las cosas que yo pretendo con el libro

es proporcionar una especie de matriz o plantilla

donde podemos ir colocando todos estos datos que,

a quien le interese el cerebro, le puede abrumar.

A mí me abruma, incluso.

Entonces, tenemos mucha información,

pero creo que toca ahora empezar a organizar

y poner en relación unos datos con otros.

Hay mucha especialización y,

cuando uno aborda estas cuestiones de forma transversal,

se da cuenta de que hay nexos en los apartados que cada uno estudia

y que dibujan de forma más clara el panorama.

Una de las cosas de las que hablas en el libro

es de la anatomía de los sentimientos, o algo así,

yo recuerdo haber leído, no entero, porque es muy largo,

pero haber ojeado haber leído a trozos

un libro que se llamaba "Anatomía de la melancolía",

uno de los libros preferidos por Borges,

escrito por un inglés, Burton, y esa anatomía de los sentimientos,

¿adónde nos lleva? Quiero decir...

Primero, ¿cómo se sabe que un sentimiento es ese?

¿Cómo se identifica?

En el caso de los sentimientos y de las emociones...

hay también zonas especializadas en el cerebro,

pero que afectan a cuestiones muy básicas,

emocionalmente muy innatas...

y poco complejas,

por ejemplo, el asco sí que tiene una zona bastante especializada

que es la ínsula,

está en la corteza frontal, un poco en el interior.

La ira y el miedo tienen a la amígdala

como estructura bastante central... pero cuestiones más complejas

como la vergüenza, la melancolía, la envidia...,

de la que hemos hablado antes tú y yo,

ya combinan estos elementos más primarios, más innatos...

Intervienen también cuestiones cognitivas.

Y, entonces, ahí la anatomía se complejiza y, seguramente,

podamos encontrar diferencias individuales más potentes.

Muy bien, ha sido un verdadero placer

compartir estos minutos contigo.

Esperamos poder hacerlo pronto, Luis, de verdad.

Nos ha encantado el libro. Léanlo, es muy interesante.

Puede leerlo cualquiera.

No es solo un libro académico, que también lo es.

Sí, yo creo que es asequible. Es asequible.

Muy bien. Pues hasta siempre. Muchas gracias.

Seguimos con el programa.

Vamos ahora con el reportaje en red "Dragon Dreaming".

(Música)

Walter Elías Disney nació en 1901.

Fue productor, director, guionista y dibujante

y puso en pie un imperio económico

que aún hoy sigue batiendo récords de rentabilidad.

Para que se hagan a la idea, el grupo que lleva su nombre,

en 2013 facturó más de 45 000 millones de dólares.

Pero, volviendo al inicio,

¿saben cómo consiguió dar con la clave del éxito?

La respuesta hay que buscarla entendiendo que se trataba

de un hombre muy carismático, un líder especial

y un visionario de los negocios.

Walt Disney resumía su secreto utilizando cuatro verbos:

pensar, soñar, creer y atreverse.

En una de sus frases más célebres explicaba que es sencillo:

"Si puedes soñarlo, puedes hacerlo".

Hoy en día, alcanzar el éxito ya no parece tan fácil

como preconizaba Walt Disney...

Y quizá la crisis, las prisas,

la falta de confianza o la desidia general

han hecho que dejemos de soñar.

Tenemos que volver a conectar entre nosotros y con lo que nos rodea,

redescubrirnos y relacionarnos de otro modo,

apartando nuestros miedos y aprendiendo de verdad.

Es parte de lo que ofrece Dragon dreaming,

una metodología que nació en Australia hace 26 años

y que se nutre de corrientes de pensamiento de educadores,

filósofos y pensadores como Gandhi, Jung o Paolo Freire.

Actualmente está presente en más de 30 países.

Destaca en Alemania y en Brasil y empieza a despuntar en España.

Dragon dreaming es una filosofía de diseño de proyectos

para organizaciones y emprendedores

que buscan usar herramientas como la inteligencia colectiva

para desarrollar proyectos de todo tipo y, sobre todo,

que busquen un crecimiento personal,

crecimiento de su equipo y organización y, sobre todo,

que lleven hacia una sostenibilidad para las empresas del siglo XXI.

-Yo creo que uno de las beneficios que tiene Dragon dreaming,

o de las cosas más fuertes que tiene,

es la parte de la mejora de los procesos de la comunicación.

En realidad estamos, casi siempre, trabajando en proyectos

en los que nos cuesta mucho comunicarnos con nuestro equipo,

nos cuesta mucho encontrar la motivación,

vemos la separación entre vida real y vida laboral...

Aquí, lo que queremos, es integrar todo eso.

Es como el individuo puede estar integrado dentro de un grupo,

a la vez divertirse, a la vez sentirse motivado

y conseguir desarrollar un proyecto que sea de todos.

-El proceso de Dragon dreaming

está basado en cuatro fases, que son:

soñar, planificar, hacer y celebrar,

que está basado en la teoría de sistema.

Es todo cómo funciona la naturaleza misma.

Empezamos por un estímulo, algo que está buscando un cambio,

luego esto tiene que pasar un umbral o hacer un salto

y tomar la decisión para llegar a la acción.

Esta acción luego tiene...

Busca una respuesta, una retroalimentación,

para ver cómo ha sido esta acción

y lo que buscamos es aprender a aprender más rápido, es decir,

como creamos procesos donde podemos estar viendo constantemente

que una acción ha tenido repercusión

en lo que originalmente queríamos hacer.

En cada una de estas fases trabajamos en un sistema, que llamamos fractal,

que todo está en todo,

entonces buscamos crear estos procesos dentro de las fases

para que podamos, como equipos, aprender más rápido

y hacer cambios que van conforme a los cambios

que están pasando alrededor nuestro.

-Y además tenemos la suerte

de que la sociedad está demandando un cambio.

Entonces, lo bueno que tiene Dragon dreaming

es que es capaz de llegar a todos los perfiles.

Y, por ejemplo, en muchos de los talleres

trabajamos desde gente muy joven hasta gente mayor.

De forma lúdica, sin miedo a la diversión...

Dragon dreaming ofrece herramientas

para un nuevo estilo de trabajo y de vida.

El mundo ha cambiado y exige otra mirada.

La jerarquía da paso a la horizontalidad

y lo individual cede su paso a lo colectivo.

(Música)

Como emprendedor que desarrolla un proyecto

orientado a facilitar el cambio en las organizaciones

y en las personas hacia un modelo más basado en el bien común,

poniendo a las personas y comunidades el centro,

me interesa Dragon dreaming como una metodología que apuesta,

principalmente,

y se enfoca en que ganen todas las partes implicadas en el proceso,

tanto las personas que participan en el proyecto, como la organización,

como la comunidad en la que está el proyecto,

y me interesa porque nos permite, desde un enfoque colaborativo,

incluir esas personas y generar proyectos éticos.

-Lo que quiero decir, principalmente,

es que la edad no es nunca un obstáculo para hacer cosas.

Por ejemplo, yo estoy aquí en Dragon dreaming,

es el segundo taller que estoy haciendo en mes y medio

y os puedo decir que un sueño que yo tenía,

desde hace más o menos un año,

porque hace un año yo hice un curso

de certificación en diseño de permacultura,

que es un tema que me apetecía muchísimo,

crear un diseño de permacultura y gracias a Dragon dreaming

ese sueño está en vías de convertirse en realidad.

-Mi primer encuentro con Dragon dreaming fue impactante.

Cuando me hablaron que el cofundador de la herramienta

se levantó una mañana queriendo compartir con su pareja,

hoy fallecida, que había tenido un sueño,

y ella le dijo: "No. Te lo voy a contar yo".

Y resulta que soñaron lo mismo,

que es organizar esta cosa estupenda que se llama Dragon dreaming.

Pues es una invitación a movilizar nuestro instinto,

esa primera fase de soñar,

para permitirnos ver, lo que somos cada uno de nosotros

y hacer lo que queramos hacer.

Porque si planeamos y hacemos estamos abocados al fracaso.

Porque eso es lo que nos han dicho que tenemos que hacer,

no es lo que nos mueve la energía personal de todos y cada uno.

Entonces, eso ya en sí mismo es una celebración.

-Yo tengo un perfil ejecutivo. Estaba en grandes organizaciones,

empresas, de ciertos niveles de responsabilidad,

en empresas de perfil multinacional o gran empresa nacional

y me trae aquí un poco la convicción

de que el sistema tradicional que ha aprendido en los máster

y en los distintos puestos que he tenido,

están un poco agotados. Que no responde a las necesidades

que la sociedad y yo mismo, como persona, tengo ahora mismo.

Bueno, me he podido permitir el lujo de hacer un parón cortito

y estoy investigando nuevas formas y dentro de ellas Dragon dreaming

me pareció que aportaba una serie de valores de inclusión...,

una serie de valores de ganar en todas las esferas de la vida,

que no necesariamente supone perder. Creo que esta sociedad

está muy acostumbrada a lo que los estadísticos

llamamos "Juegos de base 0", lo que yo gano, tú lo pierdes.

Y una sociedad no puede montarse sobre esa base

porque siempre van a perder los mismos

y, habitualmente, ganar los mismos también.

Creo que necesitamos volver a la base.

Hay un principio de gestión en América,

que se llama "back to bases", que es "recuperemos lo importante".

Y mi forma de investigar qué puedo hacer

por todos y por mí mismo, es esto, intentar ganar todos.

(Música)

Yo tengo la necesidad de, realmente, encontrar una herramienta

y, a través de esta necesidad, encontré Dragon Dreaming,

donde me permite ajustar y crear mi proyecto

con otros profesionales, donde dentro de un caos

que, en teoría parece un caos, encontrar un orden.

Encontrar un enfoque y realmente trabajar, desarrollar

nuevas habilidades dentro de este modelo.

-Estos métodos de inteligencia colectiva, por ejemplo,

donde creamos un trabajo en equipo, donde hay una confianza absoluta,

lo hemos usado, por ejemplo, en aceleradoras de emprendedores

para crear, en muy poco tiempo, una confianza dentro del equipo;

lo suficiente para que los mismos hayan decidido continuar

con la empresa después o con la idea que empezaron

después de haber hecho la aceleradora.

Y esto incluye procesos de trabajar con silencio

para poder agilizar procesos y no estar constantemente

tratando de dar explicaciones. Además, compartir y confiar

en lo que el resto del grupo también decide.

-Además, hemos conseguido aplicar Dragon Dreaming

en multitud de proyectos.

Eso es lo bueno que tiene, que puede llegar desde una creación

de una escuela infantil hasta una fundación de 20 millones,

por ejemplo.

Entonces, las necesidades que tenemos como personas humanas,

dentro de nuestros proyectos, son comunes.

Y eso es un poco lo que integra Dragon Dreaming, ¿no?

Es una metodología de diseño integral.

Una nueva educación para un mundo que tampoco deja de cambiar.

Es la propuesta que hace Dragon Dreamig,

un método que apuesta por promover proyectos

que contribuyen al crecimiento personal

y al de la comunidad; y que, además,

devuelven al entorno más de lo que toman de él.

En Dragon Dreaming, nos explican que ser feliz

y alcanzar la satisfacción es salir de la zona de confort,

acabar con los miedos y bloqueos y vencer a nuestros dragones.

(GRITAN ALEGRES)

(Música)

Les vamos a presentar ahora a Sena,

la mujer que protagoniza la tercera novela

de Marta del Riego. Un personaje contradictorio,

insatisfecho y bastante atormentado, que tardó varios años

en tomar forma hasta que su autora terminó "Mi nombre es Sena".

Marta del Riego, buenos días. Hola, buenos días.

Si tuviéramos que ubicar este trabajo,

dentro de tu trayectoria literaria,

¿que nos dirías de "Mi nombre es Seña"?

¿Qué ha supuesto para ti?

Ha sido mi novela más dura, la más difícil escribir.

Desde luego, en la que he puesto más de mí misma, de mi experiencia,

de mis años en Berlín...

Pero me ha costado mucho

porque Sena es un personaje muy áspero,

como muy duro...

Que, al principio, a lo mejor al lector

le cuesta meterse dentro, empatizar con ella.

Hasta que, poco a poco, va desvelando de dónde viene

esa dureza, esa aspereza... Sin embargo, hay cosas

que el lector va descubriendo en ella, ¿no?

Con las que sí que se identifica. Al final, esas pequeñas cosas,

pequeñas grandes cosas que todos tenemos...

Al final, ella no es tan lejana, ¿no?

En ese sentido, a cualquier lector. Claro, no, por supuesto.

Tiene una vida con la que no es feliz,

que eso nos pasa muchos.

(RÍEN)

Tiene un trabajo basura, que eso también le pasa

a muchos españoles que han emigrado a Alemania,

por ejemplo, o a otros países, ahora con la crisis.

Bueno, tiene una pareja, un marido alemán de clase alta.

La verdad es que él la quiere mucho, pero no la entiende.

Entonces, tampoco es absolutamente feliz en su matrimonio.

Tampoco ella se deja querer del todo,

¿podríamos decir que eso es también una parte interesante

del personaje? Sí.

Sabe que... Bueno, se siente amada por su marido,

pero tampoco deja que, no sé, que él cubra

las necesidades afectivas, incluso las económicas.

Ella se siente como muy mal por no poder estar a la altura

que ella quisiera estar. Es curioso,

porque hay hombres que la han leído y se han identificado con Franz,

que es el marido. Digo, ¿por qué con Franz?

Pues porque yo lo entiendo. Porque entiendo que él hace

todo lo que puede, pero ella ha construido una barrera

a su alrededor y no deja que él, en realidad,

sepa lo que le pasa por la cabeza. ¿Y por qué...?

No sé, si hubiera que definir con una palabra.

Nos decías que es una mujer áspera, desde luego,

es una mujer muy compleja. Vamos a ir descubriendo,

poco a poco, cosas de ella. Por ejemplo, ella dice,

con mucha naturalidad, que ella nunca llora.

Que aprendió esa lección desde pequeñita, ¿no?

Que no se llora.

En algún momento, en la novela sí que vamos a ver

que ella llora, que lo vive casi... No sé.

Ella es como que se derrumba. Ve como algo muy negativo llorar,

el demostrar debilidad. Sí, eso es cierto.

Porque viene de un ambiente... La novela transcurre en Berlín,

pero es verdad que ella viene de un pueblo

del noroeste rural, de León. Y se ha criado con una abuela

que es una mujer de posguerra, que ha vivido mucho

y experiencias muy duras. Entonces, es ese tipo de familia

en la que los sentimientos...

No se permite expresar los sentimientos.

Hay que trabajar, hay que tirar hacia delante

y no mirar hacia atrás. Claro, en ese ambiente,

y aparte, ella tiene una tragedia en su infancia,

que la interioriza absolutamente y nunca llega a sacarla.

Y la tiene dentro de sí, es como un nudo, tiene un nudo ahí

que... le hace que no pueda expresar sus sentimientos.

Quizá, por todo eso, ella está orgullosa, por momentos,

de no sentirse española. De pensar que eso lo ha dejado atrás,

aunque en Alemania tampoco encaja, ¿no?

Es que ella no encaja en ningún sitio.

Sí, eso es muy curioso.

Cuando yo vivía en Berlín,

no había tantos españoles como hay ahora.

Aun así, escuchabas hablar español de vez en cuando.

Por un lado, estás deseando aprender el idioma a la perfección

e integrarte en la sociedad alemana...

si estás pensando en quedarte ahí unos cuantos años.

Entonces, esquivas poco a los españoles.

Porque si me junto con ellos, claro...

Seguiré siendo la de antes. Claro.

Y, por otro lado, es muy fácil. Porque, de repente,

todo es tan fácil en tu propia cultura,

entiendes todos los códigos. Que no te das cuenta

que, cuando estás en otra cultura, da lugar a muchísimos malentendidos.

No solo porque no es tu idioma,

sino por los códigos culturales y sociales.

Entonces, es una tentación que tienes.

Sena evita esa tentación

porque ella piensa que si se junta con españoles,

nunca será esa alemana perfecta en la que se quiere convertir.

Marta, nos decías que viviste en Berlín.

Estuviste una larga temporada.

Está claro que esa parte está en la novela,

está en tu personaje, tu forma de mirar,

las cosas que viste, los lugares que viste...

Respecto a ella, ¿cuánto de ti hay?

Respecto a la mujer que es Sena, es una mujer de 30 años, ¿no?

Sí. Es joven.

¿Cuánto has dejado de ti? De aquella experiencia en Alemania.

En realidad, es difícil, porque es un personaje

que no tiene nada que ver conmigo. Es una mujer, es muy introvertida,

con un pasado, con una tragedia... Le cuesta expresar sus sentimientos.

Es totalmente opuesta a mí. No soy así, ni mucho menos.

Los escritores, lo que hacemos, es buscar dentro de ti

un sentimiento, una imagen, algo que te haya sucedido

y transformarlo, llevarlo al extremo absoluto

y convertirlo en un personaje o en una escena.

Quiero decir que siempre hay una huella...

No siempre, Borges, por ejemplo, era un escritor fantasioso,

creativo e imaginativo...

Pero lo normal es siempre haya una huella mínima

de algo que ha sucedido

o que te han contado, incluso, porque además como yo soy periodista,

me cuentan muchas historias y eso lo vas dando forma,

modelando, estirándolo... y, en ese sentido,

habrá una huella mía dentro de Sena, pero he de decir que yo, además,

no quiero ser Sena, que tiene una vida muy complicada.

Tú prefieres ser Marta. ¿Y cómo era el Berlín del año 2000?

Esa parte que nos dices que has ido modelando.

Te queda una imagen y se convierte en un personaje

para ti Berlín en esta novela.

¿Cómo era el Berlín que te encontraste en aquellos años?

Hablamos del año 2000, más o menos. Claro, yo llegue a finales de los 90

y entonces había caído el muro 10 años antes...

Berlín era la capital ya, pero no de facto.

Cuando yo llegué empezó el traslado de las embajadas,

de los ministerios...

El año 2000 fue el año en el que fue la capital ya de hecho.

Entonces había un ambiente de euforia.

Era una ciudad que estaba todo en construcción. Era increíble.

Una capital europea

que todavía encontrabas pisos vacíos, enormes,

baratísimos, que algunos no tenían de calefacción,

tenían una cosa...

unas chimeneas maravillosas de azulejos de colores

en cada habitación que tenías que echar carbón

Era como una aventura. Berlín era una aventura.

Y podía pasar cualquier cosa.

Había un ambiente de euforia increíble.

Por eso había tantos artistas, galerías, teatro...

Había una escena teatral impresionante.

Y eso sigue, lo que pasa es que ya no es ese ambiente

que había de exploración. Okupas...

Por ejemplo, todas las casas de okupas se han cerrado.

Una riqueza cultural más incipiente. Estaba todo por hacerse aún.

Y la imagen que teníamos los españoles,

de alguna manera creo que la seguimos teniendo,

esa perfección con la que asociamos todo lo alemán...

De alguna manera creo que es una imagen

que tenemos interiorizada de siempre. ¿A ti te sucedió?

¿Tú ibas con esa imagen? ¿Mirabas a tu alrededor

y lo que percibías era mucho más perfecto

que la que tenías aquí en España, por ejemplo?

Pues eso es curioso. Es una pregunta interesante...

Berlín no era así. Si vas a München, a Hamburgo...,

esas ciudades sí eran así de perfectas.

Todo funciona como un reloj. Pero en Berlín no.

En Berlín había muchos huecos...

Era una ciudad sucia.

Con solares vacíos que estaban desde la Segunda Guerra Mundial

y había basura y crecían todas las plantas por encima,

porque llueve tanto... Estaba todo lleno de verde...

Esa perfección ahí no funcionaba. De hecho, por ejemplo...

Un detalle absurdo.

Tú, cuando cruzas un semáforo en rojo allí, la gente te riñe.

Bueno, y si te ve un policía, te pone una multa.

Como peatón.

Y sin embargo, en Berlín, la gente cruzaba por el medio de la calle.

Eso no lo ves en ninguna otra ciudad alemana.

Es un poco menos alemana como ciudad.

Sí, exacto, por ese pasado tan raro que tiene la ciudad.

Marta, muy rápido y para terminar de presentar

"Mi nombre es Sena", háblanos de los personajes masculinos

que orbitan alrededor de ella y que son fundamentales

para entender la historia y para no explicar nada a la vez,

para dejar ahí todos los elementos sobre la mesa.

Pues es muy interesante, aparte de Franz, del que ya hemos hablado,

Juri, que es el judío ruso que se cruza en el camino de Sena

con oscuras conexiones con la mafia y que representa...

esa parte como de aventura.

A mí me interesa muchísimo la cultura judía

y he investigado mucho sobre ello. He conocido muchos judíos.

Él representa como la aventura, el peligro...

Es una personalidad muy complicada

porque es una persona que ha vivido la guerra,

se fue a Israel y luchó contra los palestinos.

Entonces, digamos que tiene cicatrices, cicatrices del alma.

Y Sena también las tiene. Entonces, entre los dos, tienen algo en común.

Bueno, pues el que quiera conocer qué sucede, cuál es la historia,

todo lo que trae y todo lo que lleva Sena en su interior,

tienen que leer esta historia de Marta del Riego.

Gracias por habernos visitado y suerte con la novela

y con la siguiente, que sé que ya estás en ello.

Pues muchísimas gracias. Gracias a ti por invitarme.

Un placer.

Hablamos ahora de divulgar de manera innovadora.

Una propuesta de la CSIC y del Museo del Prado.

Varias científicas eligen una obra de arte

que les permite explicar

el contenido de las investigaciones que realizan

al tiempo que el museo divulga sus colecciones

y potencia su actividad educativa. Hoy la serie "Ciencia y arte"

nos presenta a Susana Marcos, la directora del laboratorio

de óptica visual y biofotónica del CSIC.

El cuadro que ha elegido es el de "San Jerónimo leyendo una carta"

de Georges de la Tour.

Mi nombre es Susana Marcos.

Soy profesora de investigación en el Instituto de óptica

del Consejo Superior de Investigaciones Científicas

donde dirijo laboratorio de óptica visual y biofotónica.

Mi laboratorio desarrolla nuevas tecnologías

para el diagnóstico y corrección de la visión.

Investigamos la estructura y la calidad óptica

de los lentes del ojo, córnea y cristalino,

y su impacto en la percepción neuronal.

Estas investigaciones han sido reconocidas con prestigiosos premios

por las sociedades científicas más importantes del mundo.

Hemos patentado muchos de estos desarrollos

que empiezan a llegar a manos de los oftalmólogos

para mejorar la calidad visual de los pacientes.

Hoy he venido a comentar una obra del Prado

donde la óptica tiene una especial importancia.

"San Jerónimo leyendo una carta" es un óleo sobre lienzo

realizado por el pintor Georges de la Tour en el siglo XVI.

Se trata de una figura de un San Jerónimo anciano,

de medio cuerpo, visto en posición central,

que surge desde las sombras, para leer una carta

con ayuda de los quevedos que porta en su mano.

La composición del cuadro es de una absoluta sobriedad

con un primer plano

ocupado por la imponente figura de San Jerónimo

y en el que su avanzada edad

se refuerza en el color de su cabello y su barba,

así como en la minuciosidad de sus arrugas.

El rojo mate de la capa, sólido y rotundo,

define un volumen geométrico

con pliegues acartonados como los del papel que lee.

Sobre esta hoja blanca, garabateada,

incide la luz principal, probablemente, de una vela,

con lo que el artista realza el protagonismo de la carta.

Georges de la Tour es un reconocido maestro

de la luz de interiores, captando como pocos el recogimiento

y el contraste que produce la luz de las velas.

En esta pintura,

la luz permite captar las transparencias

de los trazos de escritura sobre el papel

y el ensimismamiento de San Jerónimo en la lectura.

En la obra de Georges de la Tour

son frecuentes los personajes con problemas visuales,

como, por ejemplo, "El ciego tocando la zanfonía"

o "Riña de músicos".

He seleccionado esta obra

porque en ella aparece representado un problema visual frecuente,

la presbicia,

que aparece en toda la población mayor de 45 años

y que provoca la necesidad de llevar correcciones de cerca.

En este cuadro, vemos a un San Jerónimo anciano

haciendo uso de unas lentes para ampliar el texto de la carta.

De hecho, vemos, incluso,

el efecto de los aumentos de las lentes

sobre los botones de la túnica,

que se ven ampliados a través del vidrio.

Curiosamente, en otra versión del lienzo,

en el Museo de Vie de París,

observamos al mismo San Jerónimo con unos anteojos sobre la nariz.

La presbicia o vista cansada

se produce por la pérdida de capacidad del cristalino

para enfocar objetos cercanos y lejanos.

La corrección mediante lentes de cerca,

como las que usa San Jerónimo en el cuadro,

y de lentes progresivas,

es aún de uso habitual hoy para la corrección de la presbicia.

Una solución cada vez más frecuente para la corrección de la presbicia

son las lentes multifocales,

bien en forma de lentes de contacto o de lentes intraoculares,

que proyectan sobre la retina

una imagen, a la vez, enfocada y desenfocada.

O también la monovisión,

en la que un ojo se corrige para cerca

y otro para lejos.

Las soluciones del futuro serán aquellas lentes

que sean capaces de devolver la capacidad

del cristalino natural del ojo joven

de acomodar a objetos lejanos y cercanos,

cambiando dinámicamente su forma ante un estímulo acomodativo.

Entender cómo vemos

ha fascinado al hombre desde la antigüedad,

quien también ha intentado plasmar lo que vemos mediante la pintura.

La investigación de los mecanismos de la visión

y la invención de nuevos métodos de corrección ópticos,

han sido objeto de estudio de grandes físicos de la historia.

Las nuevas tecnologías de la óptica y la luz,

así como un abordaje multidisciplinar entre la física y la neurociencia,

la biomecánica, la biología, la oftalmología,

nos están permitiendo avanzar hacia una comprensión del cristalino

y de la interpretación perceptual de las imágenes

así como avanzar hacia soluciones

inspiradas en la naturaleza,

adaptadas a la morfología del cristalino,

del ojo del paciente

y de la interpretación perceptual de las imágenes.

(Música)

La colección "Letras universales", de la editorial Cátedra,

acaba de publicar una antología de poemas

del poeta británico Philip Larkin, traducidos por Damián Alou.

Se trata de una antología no bilingüe,

que incluye poemas no traducidos, hasta ahora, al castellano

y que intenta dar una perspectiva central

del conjunto de sus temas, digamos, recurrentes o favoritos.

Recordemos que Philip Larkin

es uno de los poetas ingleses contemporáneos más traducidos

y dentro de los límites de la poesía

para convertirse, verdaderamente, en popular,

también más populares, al menos,

entre los contados lectores de poesía.

Quizá sea por la oralidad de sus poemas, su sinceridad,

su falta de sentimentalismo pegajoso.

Curiosamente, aunque da la impresión que pocos lectores de su poesía

querrían tenerle por amigo y contertulio,

su capacidad terapéutica está garantizada

y lo consigue sin tener que ser siempre agradable.

Hasta aquí las recomendaciones del día.

Mañana volvemos con muchas otras.

Por ejemplo, para hablarles de una iniciativa solidaria

desarrollada en el norte de Kenia desde 2004

y que presta asistencia quirúrgica gratuita a la población.

Esperamos la visita de César Bona que viene a hablarnos

de las escuelas capaces de cambiar el mundo

y la de Miquel Silvestre,

que, un año más, nos da grandes lecciones de historia.

Les esperamos en "La aventura del saber".

Feliz lunes.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 26/09/16

La aventura del saber - 26/09/16

26 sep 2016

Ofreceremos los reportajes "Minuto gastronómico: Frutos secos", "eTwinning comunidad Valenciana", "Dragon dreaming" y "Arte y Ciencia: Susana Marcos".

ver más sobre "La aventura del saber - 26/09/16" ver menos sobre "La aventura del saber - 26/09/16"

Los últimos 3.931 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios