www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3885446
Para todos los públicos La aventura del saber - 12/01/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Buenos días y bienvenidos a "La aventura del saber",

un programa que os interesa por el centenar

de centros educativos de toda España

que han mostrado interés por el programa

Alumnos Ayudantes, diseñado por la universidad

de Alcalá de Henares. Vamos a conocer este proyecto

en el IES San Juan Bautista y también el modelo

que sirve de referencia para la mediación

en el IES Madrid Sur. Todo en los próximos minutos.

Empieza "La aventura del saber".

A Negrescolor le entusiasma la sinceridad del dibujo;

la rebeldía del jazz y la ironía de la comedia.

Su seudónimo proviene de la cultura punk,

de la reivindicación del color negro.

Para el ilustrador barcelonés, en un mundo gris el negro es color.

Boek Visual nos muestra hoy una colección de su obra.

Uno de los centros educativos de resonancia en España

en mediación escolar es el IES Madrid Sur.

Se iniciaron en el proyecto hace ahora diez años

y tiene a profesores, familias, alumnos y dirección

implicados en mejorar la convivencia educativa.

El programa Alumnos Ayudantes está en plena expansión en España,

por ejemplo, en el IES San Juan Bautista de Madrid

coordinadores y alumnos se han formado específicamente

en habilidades de escucha activa, estrategias de acercamiento

y en técnicas de ayuda.

Creo que el acoso escolar que se da en centros educativos,

aunque ya no solo en centros educativos

porque en las redes sociales

nos están presentando ese fenómeno y se está ampliando el fenómeno.

Creo que es verdad que hay fenómenos puntuales

que concitan mucha atención como el fenómeno bullying,

que se empezó a hablar de él a finales de los 70

y después aquí en los 90 se hicieron investigaciones serias

o estudios a través del defensor del pueblo,

pues nos hemos dado cuenta de que, efectivamente,

en las instituciones educativas, en los centros educativos,

donde están las personas durante mucho tiempo

y en el periodo de la escolaridad, independientemente del centro,

clase social y demás, nos encontramos

con que es un fenómeno persistente que puede estar alcanzando

a un 3 o un 4% de los menores escolarizados.

El acoso, desde un punto de vista técnico,

se produce bajo determinadas circunstancias.

Es decir, tiene que producirse una reiteración

del acoso, de la violencia dirigida hacia una persona;

que esa persona tenga dificultad para salir de esa red de acoso;

que exista una intencionalidad a la hora de realizar el acoso

y que durante el tiempo se mantenga y exista una simetría.

Es decir, la persona que sufre acoso no tiene capacidad de defenderse.

¿Qué tal, chicos? ¿Cómo están? ¿Cómo va la cosa?

Nosotros lo primero que planteamos es que deberíamos superar esa visión

de un problema, una solución.

Creo que hacen falta soluciones más globales, más holísticas

y más conectadas a la prevención.

De alguna manera estaríamos insistiendo

en lo que fue un objetivo de mucho interés

en la ley de educación, que fue invitar a los centros

para que se pronunciaran a través de un plan de convivencia

para ser explícito todo su planteamiento educativo.

Y dentro de ese plan de convivencia atender el fenómeno del bullying

como una de las cuestiones que preocupan.

Chicos, acabó la clase.

El próximo día traed todo el material, por favor.

Hasta luego. (TODOS) Adiós.

Hola. -Hola.

-¿Cómo te llamas? -Fabio. ¿Y vosotras?

-Yo Blanca. -Yo me llamo Gala.

-Encantado.

-¿Qué te pasa?

-Nada.

-¿Estás seguro? -Sí.

Bueno, más o menos.

-Somos Alumnos Ayudantes, puedes confiar en nosotras.

-Bueno, es que me ha pasado un problema,

que he venido a este instituto y no me puedo integrar

porque están hechos los grupos.

-Bueno, nosotras conocemos a alguien de la clase,

podemos preguntar si quieres. -¿Quieres venir con nosotras?

-Sí, me gustaría.

Lo primero que hicimos tras la proyección de los chicos,

que la hicieron ellos mismos, fue hacer un curso de formación.

Estuvimos acudiendo varias tardes con una profesora de la universidad

y nos estuvo explicando todo porque nosotros

tampoco sabíamos qué pasos hay que seguir;

en qué consiste la ayuda. Y aprendimos junto con los alumnos.

Aprendimos técnicas de escucha, de acercamiento,

de no ser intrusivos

y de tener muy claros códigos y valores éticos

para saber cómo tratar a los alumnos

sin ser invasivos, pero sí saber ayudar.

Pues al final del curso de primero,

cuando ya todos los alumnos de la clase se conocen entre ellos,

se hace una votación

en la que el alumno propone a los compañeros que le gustaría

o que cree que dan el perfil de Alumno Ayudante

y a su vez si les gustaría o no entrar en el equipo.

Enseñan pequeñas claves que tienes que seguir,

claves generales que debes seguir para saber responder,

no asustar, ir despacito

y que luego al final esa persona acabe confiando en ti

y te cuente lo que le ocurre.

Creo que lo primero y más importante es la observación.

Luego ya a partir de ahí

ir muy despacito, acercarse,

hablar un poco,

intentar intimar, pero sin agobiar.

La última fase es distanciarnos de esta persona para que sea capaz

por sí misma de resolver sus problemas.

Muchas veces no es el posible acoso que estén sufriendo,

sino que se encuentran mal por un problema familiar

y no quieren relacionarse con otras personas

y están en su burbuja.

Nos ven...

supongo que como personas de confianza.

Como fuimos seleccionados por nuestros propios compañeros,

somos personas que nos ven algo que podemos aportar.

Todo es concienciar.

No se habla de nombres,

a no ser que sea un caso grave que necesite una intervención

por parte de orientación o del instituto.

Son casos de acoso, de acogida principalmente

a los niños que están solos. Se han detectado casos

de problemas en las familias, por separación de padres

o problemas de salud.

Luego hay casos, bueno, más graves

que ellos tienen ya como adolescentes,

otros problemas de aceptación, de consumo.

Casos de bullying se previenen muchos,

pero lo que más detectan los alumnos son los casos de cyberbullying,

que ellos, al estar metidos en las mismas redes sociales,

controlan más.

Nosotros detectamos casos que vemos a simple vista

en el colegio, pero los problemas de redes sociales

suelen complicarse más porque son más difíciles de detectar.

Creo que ayuda a prevenir un montón de problemas.

Saber que hay una figura porque al final el profesor

es incapaz de ver todo lo que pasa en el patio,

ver lo que pasa en las clases cuando no está.

Saber que hay alguien que, primero, si te pasa algo

va a estar ahí y te sientes seguro. Y también sabes que...

Al final somos los ojos de los profesores.

(CONVERSAN)

Oye, no has hecho nuestros deberes.

-No los he hecho. -¿Por qué no?

-No he tenido tiempo.

-Es que te los dimos para que los hicieras

porque no teníamos tiempo. -Hazlos...

-No te metas. -¡Habla claro!

-Chaval, que te lo está diciendo todo el mundo, ¿no les oyes?

Hazles los deberes ya. ¿Prefieres que lo hablemos o qué?

-Que no, no te preocupes. Como no nos los des,

enviaremos ese vídeo que no quieres que vean.

-Sí.

-¿Qué pasa? ¿Quieres que hablemos tú y yo o qué?

-¿Qué pasa aquí? -Nada, nada.

Si solo estamos hablando. ¿A que sí?

Anda, pues ya sabes.

-¿Qué te ha dicho?

-¿Qué te estaban haciendo? -Nada.

-Somos Alumnos Ayudantes, puedes confiar en nosotros.

-Bueno... -No lo digas, luego será peor.

-Si no nos lo quieres decir, no podremos ayudarte.

-Es confidencial, nadie se enterará.

-Bueno, vale. -Venga, vamos a hablar.

-Vale. -Venga.

Es muy gratificante saber que estás haciendo lo correcto

y estás ayudando a personas a ser felices

y a volver con su vida normal.

Es un programa fundamental

que ha funcionado muy bien en el centro.

Pues eso, te ayuda mucho y nos damos cuenta

de que si pasa cualquier problema grande,

lo sabemos parar. Creo que es fundamental

en el sentido de que el Gobierno puede tomar medidas

y puede hacer plataformas digitales y números de teléfono, está muy bien,

pero realmente los que vemos a la altura de los ojos

y los que podemos dar respuesta

de que alguien lo pasa mal somos nosotros.

Los profesores, quieran o no, ven a los alumnos como desde arriba,

entonces no pueden darse cuenta de verdad cómo lo están pasando.

Y es poco probable que un alumno acuda a un profesor para pedir ayuda.

Somos un pilar fundamental

y que debería estar implantado en todos los centros.

Esto es detectable.

Es poder saber qué pulso tiene la clase,

qué pulso tiene el grupo

y poder detectar mucho antes de que se necesite una mediación.

Hay veces que se necesita una mediación,

pero ese es ya otro programa.

Es una cosa que se hace voluntariamente,

pero que compensa

porque se obtiene mucha satisfacción. Sobre todo,

cuando nos reunimos con los chicos y de esas reuniones

nos vamos muy contentas porque vemos cómo son, cómo actúan,

qué bien funcionan. Entonces nos da mucha satisfacción,

estamos contentas. Llevamos cuatro años y seguimos,

o sea, que es porque estamos bien. -Merece la pena.

Estos alumnos, bajo esas condiciones,

se ponen a disposición de sus compañeros

ofreciendo lo mejor de ellos mismos.

El compañerismo, la amistad, la solidaridad.

Se ponen a disposición de tal manera que ellos van a estar atentos

a algún compañero que está sufriendo en el centro educativo

porque llega nuevo, porque está siendo maltratado

por sus compañeros y ellos no lo van a consentir.

Para nosotros es casi tan importante o más

que contar con sistemas, protocolos para la detección del bullying,

que son obviamente fundamentales,

casi más importante es establecer algún programa específico

para intervención. Nosotros estamos hablando

y poniendo en marcha ya lo que se ha llamado

la última generación de programas de convivencia,

que son los programas de Alumnos Ayudantes.

Hoy sabemos que el profesorado solo no puede atender

la complejidad de la convivencia en el centro educativo.

Pero también sabemos que si cuentan con la ayuda de otros miembros

de la comunidad educativa, como no las familias,

pero de modo más específico de los alumnos,

alumnos que si son bien formados, bien seleccionados

pueden colaborar a través de estos programas,

programas de Alumnos Ayudantes,

tanto para la detección del fenómeno del bullying

como para la atención y acompañamiento

a personas que pueden estar sufriendo este fenómeno.

¿En qué consiste el programa de mediación escolar?

Básicamente, unas personas debidamente seleccionadas y formadas

se ponen a disposición del centro.

Mediadores pueden ser padres, profesores, alumnos.

Eso sí, los mediadores no son ni jueces ni árbitros

ni dicen qué está bien o está mal ni aportan soluciones.

Lo que ellos hacen, en base a su formación,

es regular el proceso. La mediación escolar funciona

si hay casos que mediar y los propios compañeros

se convierten, Alumnos Ayudantes, en derivadores

porque, a veces, ellos invitan a sus compañeros

que han tenido un problema a acudir a la mediación,

al coordinador o programa de mediación

para resolver los conflictos dentro de esta óptica de más.

El centro cuando comenzó a existir,

en el curso 2001-2002,

tuvo unos comienzos bastante complicados

en relación a la convivencia y a la disciplina.

En aquel momento nos planteamos que teníamos que hacer algo.

Y decidimos que al curso siguiente, que sería el 2003-2004,

haríamos una formación

para que tanto alumnado como profesorado

y también algunas familias,

nos formáramos en técnicas de atención de conflictos,

mediación escolar

y en temas de convivencia en general.

La idea clave es la ayuda entre iguales.

Es decir,

saber que el papel protagonista

en la mejora en la convivencia en un centro educativo

corresponde al alumnado.

Para empezar puedes contarnos tu versión.

Estábamos en clase, en el intercambio,

y un grupo de la clase empezó a meterse conmigo

y a hacerme comentarios ofensivos.

Él en concreto me dijo guarrilla

y yo reaccioné y le di en la cara.

Pero esto no viene solo de ahora, sino que desde que entré

se han estado metiendo conmigo y haciéndome el vacío

e insultándome y todo.

-¿Cómo has vivido tú la situación?

-Pues la he vivido

como que ella en plena clase

ha venido a darme un bofetón

cuando ha sido un amigo quien le llamó guarrilla.

No digas que no has sido tú porque te he oído yo.

Encima lo has dicho en alto... -Mentira, no lo he dicho en alto.

-Entonces admites que lo has dicho.

-A ver, lo he dicho, pero no pensaba que le iba a ofender.

Si el caso es un poco más grave,

empezamos con una premediación.

La premediación consiste en que escuchamos

a las personas implicadas en el conflicto por separado.

Primero entra una, se le comentan las fases

en lo que va a consistir. Fundamentalmente,

el respeto al turno y la confidencialidad.

A continuación, los mediadores lo que hacen es tomar nota,

unificar ideas

y darle sentido a lo que es el conflicto.

-¿Cómo te sentirías tú si entrases en un nuevo centro

y te sintieses aislado y la gente se metiera contigo?

-Pues me sentiría un poquillo mal.

-¿Cómo reaccionarías si de repente vienen y te insultan?

-Hombre, me hubiese sentido mal.

-¿Y cómo habrías reaccionado tú si un alumno te hubiese pegado?

-Hombre, pues mal también.

No me hubiese gustado.

El final de la mediación siempre es

que ese problema quede perfectamente zanjado,

que no se vuelva a reproducir.

-¿Queréis cambiar la situación?

-Yo por mi parte sí, me gustaría que dejaran de meterse conmigo

y que me dejen en paz.

-¿Y qué solución le encontráis a esto?

-La única solución que podemos encontrar

es que ella se adapte con nosotros,

que no sea muy borde como viene siendo

y yo le diría a mis colegas que no se metiesen más con ella

y yo tampoco me metería contigo.

Creo que a los niños con la formación que se les da en mediación,

se les prepara un poco para lo que es la vida futura.

-El motivo de la mediación no es que ahora seáis superamigos,

sino que la convivencia sea mejor y que ninguno se sienta peor.

Ese acuerdo que firman las dos partes luego tendrá un seguimiento

unas semanas más tarde para ver, vamos,

si se ha logrado correctamente, si se han cumplido los compromisos.

-Podéis firmar aquí los compromisos.

Y ya sabéis que cualquier problema o situación incómoda que tengáis,

podéis acudir a nosotros y hablar en cualquier momento.

-Vale. -Gracias a vosotras.

El grupo de mediación entre profesores y alumnos

en nuestro instituto lo forman más de 100 personas.

Entre unos mil,

hay como mil alumnos aproximadamente

y casi 70 profesores.

O sea el que haya una parte, casi un 10%,

de todo lo que es el personal educativo implicado

necesariamente es bueno para el centro.

En este centro apostamos por una educación integral

para el alumnado y va un poco también en esa línea,

en la línea de tener una formación en valores, respeto, solidaridad,

diálogo y resolución de conflictos de forma pacífica.

Creo que es muy necesario, en cualquier acción que se haga

en un centro educativo de mejora, vincular siempre la mejora

de los aprendizajes con la convivencia y viceversa.

EnlazHadas surge hace cinco años porque yo, como profesora

en el departamento de orientación, empecé a trabajar

con gran cantidad de alumnas que eran derivadas al departamento

porque tenían problemas de autoestima y dificultades para relacionarse

y esto les provocaba una sensación de malestar y sufrimiento.

Se hacen unos vínculos muy fuertes entre coordinadores

y el resto del grupo. Y en el grupo, entre ellos.

Ves cómo van ayudando; cómo van creciendo como personas.

Entonces eso es algo muy mágico y muy bonito.

EnlazHadas consiste en un grupo formado por alumnos y alumnas

desde primero de la ESO a segundo de bachillerato

que tienen una circunstancia común.

Todas ellas tienen una situación de malestar

sobre todo por la autoestima y esas relaciones sociales

que no llegan a cuajar del todo.

Entonces se ofrece un espacio para que se reúna ese grupo,

donde ellos se sienten completamente libres

y se ayudan mutuamente.

Un montón de empatía, de colegas con buena empatía,

de asertividad.

Saber manejar grupos.

Todo hacerlo desde, no sé,

desde una dinamicidad, una actividad.

Hacerlo todo muy lúdico, que se pase bien,

que se intente pasar bien a la vez que se trabaja.

Eso es una cosa que he ido aprendiendo

de EnlazHadas además del amor que me he llevado,

yo he recibido mucho amor, y siempre he intentado

transmitir ese amor también.

En este espacio lo que hacen es compartir sus miedos,

sus inseguridades, sus preocupaciones.

Y además practican las habilidades para poder conseguir un bienestar.

Esto lo hacen a través de las actividades dinámicas

que diseñamos y programamos

los profesores que coordinamos este proyecto.

Yo cuando fui no sabía qué me iba a encontrar,

pero luego me empezó a gustar y me ayudó mucho a superar miedos,

problemas y a tener más autoestima.

EnlazHadas es lo mejor que me he llevado de mi colegio,

desde el primer día hasta el último.

Ha sido todo muy especial.

Estas chicas y estos chicos

atraviesan sus miedos, atraviesan sus dificultades.

Se atreven a ser, que yo creo que es la clave

de EnlazHadas.

No es que sean más ni que sean menos,

sino que se atreven a ser lo que son.

Y eso me parece transformador y mágico

como el propio espacio.

En el sentido de qué haríamos en una situación

de como cuando por ejemplo nos pedían salir a la pizarra

y no queríamos porque estábamos asustados

porque nos daba vergüenza salir a la pizarra.

Pues ese tipo de cosas son las que hablamos principalmente

en este tipo de reuniones.

Los resultados de este proyecto son siempre positivos

porque durante una hora y cuarto aproximadamente a la semana

este alumnado se siente valioso, importante

y está aprendiendo herramientas que le hace sentir más feliz

en su día a día.

Entré en primero de la ESO y me fue muy mal, pero fatal,

me quedaron todas y repetí.

Estuve muchas veces expulsada.

Al siguiente año me fue igual y pasé por imperativo legal

porque me quedaron siete.

No tenía muchas ganas porque no tenía confianza en mí mismo,

pensaba que era muy absurdo intentarlo,

pero empecé a ir y poco a poco, detalle a detalle,

no sé, hablando y haciendo las tareas,

intentando estudiar. Me enseñaron a estudiar

porque no sabía. Me ponía delante de un libro

y en vez de sacarlo por lógica, pues era memorizarlo.

Y lo mismo llevaba media página y decía: "Basta, prefiero suspender".

Y me enseñaron a estudiar y pasé limpio.

En septiembre aprobé cuatro que me quedaron y pasé limpio.

La idea es conocer en profundidad por qué ese chico fracasa,

por qué ese conjunto de muchachos fracasan y poder ayudarlos.

Uno de los objetivos de este proyecto era conocer las raíces profundas

del fracaso escolar porque desde el conocimiento

se puede actuar. Ese era un poco el asunto.

Yo no necesitaba una persona para estudiar ni nada,

no tenía ninguna dificultad. Necesitaba una persona

que confiara en mí. Todos habían perdido la confianza,

ya nadie creía en mí. Como mis padres estaban cansados,

decidieron pasar. Creían que ya no valía

y que no era la misma de antes ni nada.

El alumno es la pata principal, los profesores y la familia.

Sin la familia no hacemos nada. Hay alumnos cuyas familias

están desesperadas porque no saben cómo hacer

y de repente acogen la ayuda diciendo:

"¿Se puede hacer algo más?". "Nos ponemos a ver qué sacamos".

Y en esa confianza mutua que hay en esas tres partes

es de donde obtenemos los resultados.

Pienso que es tan enriquecedor estar con ellos

y ver desde otro punto de vista

que no es el típico padre que viene y saluda a los muchachos.

Es decir, al final es eso, eres parte de ello.

Igual que tú los ayudas, ellos te ayudan.

Compañerismo Activo es una reunión que un profesor del equipo

tiene semanalmente o quincenalmente con chicos del equipo.

Normalmente de una clase o de dos.

Y en esa reunión ellos nos cuentan los problemas que ven en su clase:

desde casos de soledad de compañeros que lo están pasando mal,

gente que no se relaciona muy bien, hasta casos un poco más serios

como pueden ser compañeros que están siendo molestados,

insultados o vejados por otros miembros de la clase.

En Compañerismo Activo se trata de ayudar a alumnos

por los problemas que tienen, que suelen suceder

en cambios de clase, redes sociales.

Y a esos problemas los profesores, normalmente, no pueden acceder.

Normalmente, se tiene mucho respeto a los mediadores.

En el momento en que tengas un problema

sabes que te van a poder ayudar. Y no es ir a contárselo al profe,

sino a un compañero tuyo que te va a entender mejor.

Lo que les decimos siempre es que son los ojos y los oídos

de los profesores cuando el profesor no está delante,

que es cuando suelen ocurrir la mayor parte de las cosas.

Cuando hay un cambio de clase, en los recreos,

en los patios o también a la salida. En los últimos años detectamos

que están siendo situaciones problemáticas

las que ocurren en las redes sociales.

Se asocia un alumno de primer ciclo, primero o segundo de la ESO,

con uno mayor, a partir de tercero.

Y lo que le estamos dando a este chaval

es una figura de referencia. Se les da un espacio de confianza,

de cariño y de atención donde estos chavales

se sienten escuchados y acompañados.

Ellos deciden cuál es el objetivo a largo plazo,

los pequeños objetivos que se ponen en el mes o en el trimestre

y el alumno que les acompaña les ayuda a conseguir.

Siempre al final, toda la familia,

todos los amigos del niño, el niño en sí también,

están muy agradecidos por el trabajo que has hecho:

el ayudarle a mejorar la nota; ayudarle a verlo como persona en sí;

que aprendan sobre la vida. Y siempre satisface eso.

Les damos una formación.

Trabajamos un poco sobre todo el tema del contacto

y la cercanía con los alumnos tutorizados.

Pautas de habilidades de comunicación,

cómo se comunican con ellos,

cómo pueden tratarles.

Por mucho que los protagonistas sean los alumnos y las alumnas,

en las manos de quien está la continuidad es del profesorado.

Los alumnos van pasando y van saliendo del centro,

pero los que tienen que estar tirando de los adolescentes,

animándoles a que se reúnan, a que tal,

somos los adultos.

Nos queda mucho por avanzar.

Son todavía experiencias muy interesantes,

pioneras en este campo,

pero entendemos que estos programas,

con lo que están aportando de bienestar

a las comunidades educativas,

han venido a quedarse

y tienen mucho fundamento.

Luego, no deberían de entenderse nunca

como una moda que llega y es pasajera.

Séptimo taller de español en "La aventura del saber"

con la compañía y colaboración de Lola Pons,

filóloga y profesora de la Universidad de Sevilla.

Hoy hablamos con ella del uso de los signos de puntuación

en el español escrito. Bienvenida, Lola. ¿Qué tal?

Bien hallada. Buenos días.

¿En todos los idiomas cuando se escribe

se necesita puntuación?

Los sistemas de puntuación son sistemas secundarios

con respecto a la expresión oral.

Hay muchos sistemas de escritura que nacen y en una fase posterior

es cuando incorporan los signos de puntuación.

Pensemos por ejemplo en la lengua de la que, justamente,

viene nuestro sistema de escritura. El latín.

En el latín existía un pequeño repertorio

de signos de puntuación: el punto bajo,

que es nuestro punto actual; el punto medio, el punto alto.

O sea, tres puntos, por eso se habla a veces de sistema ternario.

Pero aunque eso se describe en mucha ortografía latina,

lo que escribían los retóricos, realmente oralmente no se usaba.

De manera que hemos tenido una lengua como el latín

con una amplia tradición literaria y escrita

que no usaba tan intensamente los signos de puntuación.

¿Y para qué sirven los signos de puntuación?

Depende de las épocas. En la Edad Media,

con un alto número de población analfabeta,

había una practica social común por la que alguien leía en voz alta

ante los demás. No tenían libros, no sabían leer.

En esa época, los sistemas de puntuación

de las lenguas occidentales están muy ligados

a la pauta de la respiración. Es esa idea que tenemos

de que la ortografía, los puntos, las comas

señalan pausas en la oralidad. Realmente, eso ha cambiado bastante,

sobre todo desde que se extiende la práctica de la lectura silenciosa,

la lectura privada. Y hoy pensamos o sostenemos

que los signos de puntuación son formas de dividir internamente

la información de un texto, no están forzosamente ligados

a las pausas en la oralidad. ¿Hay mucha diferencia...?

Porque cuando lees en inglés, la puntuación es diferente.

Primero, menos frecuente. Hay menos cantidad de signos

a la hora de leer una página en un libro en inglés

que al leerla en español. ¿Eso por qué es?

Tenemos dos cuestiones interesantes porque una es

el repertorio de signos de puntuación y otra las normas

con las que aplicamos esos signos.

Es cierto que los signos de puntuación,

en tanto a repertorio, o sea, los puntos, las comas,

el guión, etc., son compartidos por las lenguas occidentales.

Y en eso tiene que ver la imprenta. Si se generaliza,

ese fabuloso invento que es la imprenta,

empieza a ser más intenso el uso de los signos de puntuación.

Desde la época medieval, donde los textos

apenas usaban signos, como pasaba en latín,

al siglo XVI en adelante, vemos que crece

el uso de signos de puntuación.

Es como un proceso que ocurre en el español,

en los libros escritos en España, y que ocurre simultáneamente

en los libros escritos en otras partes de Europa.

Pero cada una de esas lenguas, esos idiomas,

reguló el uso de estos signos de manera diferente.

Da la impresión, es una cosa totalmente imaginaria,

que te imaginas precisamente, al leer en inglés o en español,

como las palabras son más cortas en inglés, las frases también

suelen ser más cortas, hay menos subordinadas,

parece como que necesita menos signos de puntuación.

Nos puede incluso dar la impresión de que es un texto más limpio

de este tipo de marcas.

También hay diferencias a la hora de puntuar,

por ejemplo, entre grandes escritores en español.

Pienso en García Márquez, en Bergamín

o en Borges y la diferencia es extrema.

Claro. Aunque los signos de puntuación,

como decíamos antes, no están ligados ya

a nuestra forma de decir oralmente el texto,

sino de distribuir internamente la información,

hay una serie de diferencias subjetivas

entre cómo entendemos de un hablante, de un productor textual a otro

que está distribuida internamente esa información.

De tal manera que un mismo texto puntuado por ti y por mí

pueda tener diferente número de comas...

Y ser correcto en ambos casos. Ser correctos ambos.

Hay casos que no son subjetivos. Hay normas de obligado respeto

y que son fáciles... Tres puntos en vez de siete u ocho,

no hace falta poner más. Después de cosas como "por ejemplo",

"es decir", "o sea", siempre ponemos una coma.

Eso no es interpretable, tenemos que poner la coma

después de "es decir", "o sea", etc.

Por lo menos según lo que dice la Real Academia.

Recordarás que hubo una polémica, yo diría que incluso agria,

en los años 30 entre Bergamín y la Real Academia

a propósito de la coma después de la conjunción copulativa.

Hay quien hace de la ortografía algo idiosincrásico,

tenemos el ejemplo de Juan Ramón Jiménez con su J,

escribía cógelo con J, y hay quien traslada

su imagen personal al uso ortográfico.

Pero el resto de los mortales nos guiamos por la norma.

Vamos a ver el vídeo que nos has traído

y luego lo comentamos.

Si les duele ver este verso del "Tenorio" con erratas,

pueden sumarse a un nuevo ejército,

el ortográfico.

Una suerte de vengadores del correcto castellano,

Acción Ortográfica de Madrid, denuncia que en el espacio público

hay muchos mensajes que duelen solo de verlos.

Los acentos son los grandes olvidados.

Restaurantes en los que se sirve "atun" y "lacon".

No le damos tanta importancia. Primero porque hay algunos mitos:

las mayúsculas no se acentúan. Se acentúan y desde hace años.

Una tilde inexistente o mal colocada es una falta de ortografía.

Cuidar la ortografía es cuidar nuestra imagen.

¿Cómo afecta a cualquier negocio que su rótulo esté mal escrito?

Creo que negativamente. Pierde seriedad.

Al final, tus palabras son tu imagen

y hay que cuidarla igual que cuidas tu manera de vestir.

Qué bien, ¿no? Pierde seriedad, es verdad.

Cuando ves algo... El otro decía: "Y es que te duele".

No sé, realmente da mucha rabia. Parece que hemos mejorado mucho

a nivel cultural en España, pero cada vez se ven

más descuidos de este tipo. Además son muy peligrosos

porque están en los espacios públicos y son una fuente constante

de imágenes visuales con errores.

¿Cuáles son los errores más frecuentes?

¿Los errores ortográficos o las tildes?

Para hablar de los signos de puntuación,

podemos fijarnos en los puntos suspensivos.

Los puntos suspensivos son solo tres en español.

Hay gente que cree que va a hacer más suspensivo el punto

si pone seis o doce puntos. Como decía una alumna:

"Como son gratis, pongo más". No hace falta.

Los puntos suspensivos son solo tres. Otro error común,

algunos han salido en el vídeo que hemos visto,

pues separar el sujeto y el predicado por una coma cuando van seguidos.

Aunque oralmente haga una pausa y diga: "Mi amiga Carmen...

es de Cantabria", he hecho una pausa, en medio no puedo poner una coma

aunque practique esa pausa en la oralidad.

Como hemos dicho, realmente la puntuación es un sistema gráfico,

no refleja la pausa oral, sino la distribución informativa,

la organización del texto. Y por eso diríamos:

"Mi amiga Carmen es de Cantabria", sin poner la coma en medio.

Otro error común, el que tiene que ver

con el signo de interrogación. Los signos de interrogación

y de admiración... Eso por el inglés,

que solo se ponen al final y aquí... Aquí se ponen dos.

Y con el doble punto ese, ¿no? Exactamente.

Son dos errores clásicos. El signo de interrogación

y de admiración es una creación fantástica

que el español puso en circulación a partir del siglo XIX,

ese signo de apertura de interrogación o admiración;

el de cierre contiene ya un punto, por eso después de cerrar

una pregunta o una admiración, no ponemos otro punto

y empezamos con mayúscula.

Aunque esas cosas han cambiado, ¿no? Recuerdo haber visto en algún libro

los dos puntos. Se puede poner una coma

después de un signo de interrogación y empezar con minúscula

porque esa coma anula al punto anterior.

Otro frecuente, esto es una invasión del inglés,

es el uso del apóstrofe, esa comita volada,

que algunos emplean en los decimales: 2,5, 1,2.

En vez de ponerlo con coma como hemos aprendido...

O con un punto. O con un punto.

Se pone con esa coma volada, con ese apóstrofe.

Pues no lo hagamos así porque no cuesta trabajo bajar eso.

Hay que decir también, Lola, que los filólogos

cambiáis mucho de opinión. Me estabas diciendo...

Yo te decía: "Podemos hablar de tal libro,

del uso del castellano de María Moliner".

Y tú me decías: "No, mejor este,

el libro de la RAE, que está actualizado".

Sí, es la "Ortografía de la lengua española" de 2010

y está editada por la Real Academia Española.

En España tenemos una academia de la lengua,

la Real Academia española, que es la que dota de normas

a la lengua, a nuestro idioma. Y son esas normas

las que se enseñan en los colegios y demás.

Esta ortografía de 2010 ha proporcionado los últimos cambios

con respecto al sistema gráfico del español,

que no son muchos en lo que se refiere

a este asunto del taller de hoy, a la puntuación.

Son más los que se refieren al acento

que trataremos dentro de 15 días. En el próximo taller.

Muchas gracias, Lola.

Seguimos con el programa. Vamos con el Boek Visual

dedicado hoy a Joan Negrescolor.

(Jazz)

A Negrescolor le entusiasma la sinceridad del dibujo,

la rebeldía del jazz y la ironía de la comedia.

Su seudónimo proviene de la cultura punk.

El vestir de negro y la reivindicación del mismo,

en un mundo gris el negro es color.

(Jazz)

Siente nostalgia de un pasado menos tecnológico,

menos contaminado, menos analógico,

menos neoliberalizado.

Aun así, es un náufrago más en este mundo de contradicciones.

Se mueve por la ciudad de Barcelona montado en una bicicleta rosa,

a veces solo y otras con su hijo.

Urbanita de bosque, escalador,

tímido extrovertido, bilingüe políglota

y tantas paradojas más.

(Jazz)

En los dos últimos años

ha girado la cabeza por el ámbito editorial infantil

con la suerte de tropezar con los editores de Media Vaca,

con quien ha podido celebrar inesperados reconocimientos.

"Dibujar para niños es un acto de franqueza con uno mismo",

sostiene Negrescolor.

"Cuando aquello que dibujas explica más las cosas

de las que se representan gráficamente.

Cuando las imágenes hablan de quién eres

y de cómo entiendes las cosas que te rodean.

Y cuando todo eso hace poner en marcha

el mecanismo intelectual y emocional del que ve,

lee y escudriña.

Eso es ilustración".

(Jazz)

Joan cree que tiene fuertes influencias

de las vanguardias del siglo XX.

Pero su principal fuente de inspiración

se refleja en sus libretas y cuadernos.

Siempre en el bolsillo el bloc de notas

que almacena garabatos; pruebas e ideas

que se combinan con frases; listas, notas y más listas.

Listas de cosas, listas de animales.

Listas de conceptos que se almacenan en discos duros

con forma de libreta.

(Jazz)

Personajes a rotulador.

Pinceladas de acuarela hechas con prisa.

Dibujos diminutos a punta fina.

En esos cuadernos se esconde el combustible

para la cocina de Negrescolor.

Les hablamos ahora de Zaragoza Activa,

un programa del ayuntamiento de la capital aragonesa

que, entre otras cosas, sirve de nexo de unión

entre personas, empresas e iniciativas.

La idea es la de fomentar la creación de proyectos

sirviéndose de la innovación, el emprendimiento

y la economía colaborativa. ¿Quieren saber sus resultados?

¿De qué manera sus tentáculos parecen decididos

a llegar a todas partes? Raúl Oliván y Javier Fernández

tienen las respuestas. Hola, ¿qué tal?

Hola. -Hola.

Te toca romper el hielo como director de Zaragoza Activa.

Cuéntanos cómo nace este proyecto, qué huecos quiere cubrir.

Ya seis años y medio de vida es un tiempo considerable

para valorar cómo han ido las cosas. Ya es un viaje serio.

El proyecto nace en 2010.

Una oportunidad muy importante tras La Azucarera de El Arrabal,

un edificio recuperado de 4000 metros cuadrados,

que el ayuntamiento puso en las manos

del equipo que dirijo, que creyó en el proyecto

de Zaragoza Activa. Básicamente era crear

un ecosistema de emprendimiento e innovación social

con una serie de proyectos, desde una biblioteca

hasta un vivero de empresas y en medio otros proyectos.

No es fácil definir en pocas palabras

qué conforma todo este ecosistema, pero vamos a intentarlo,

un poco explicar todas esas sedes

de qué manera están interrelacionadas;

cómo se ha conseguido dar sentido a ese gran árbol

que cada vez va creciendo más.

Tenemos varias sedes.

En este caso en concreto la principal está

en una antigua azucarera y está ubicada en un barrio,

en El Arrabal, y tenemos otra que está en Las Armas.

Las dos son espacios singulares de la ciudad,

pero todo cobra fuerza a través de un ecosistema

donde unimos, como comentas, personas, ideas.

Al final intentamos que la gente se conozca entre ellas

y puedan interrelacionarse en todo el ecosistema.

Y hay una de esas patas del proyecto,

eres el coordinador de La Colaboradora,

querías que nos explicaras en concreto

qué tiene de particular este espacio.

En lo virtual y en lo real se os va la mano todo el tiempo,

pero ¿La Colaboradora de qué manera singular hace todo eso?

La Colaboradora es singular porque es el primer coworking,

o espacio de trabajo compartido, que utiliza un banco del tiempo

para el intercambio de servicios y conocimiento.

En La Colaboradora hay como 200 personas

que un 95% de su tiempo lo dedican para su propio proyecto

porque están emprendiendo o quieren ser contratados,

están formándose.

Lo chulo del proyecto es que hay un 5% unas cuatro horas

que comparten entre ellos o con la propia colaboradora.

Por ejemplo, Ana Aranda es una diseñadora gráfica

que realiza un logotipo a Fernando Cebolla

que es community mánager y hace asesoría de redes sociales.

Él a su vez hace esa asesoría de redes sociales

a Nacho Aguado que es fotógrafo.

La magia es que luego Nacho Aguado nos hace un curso de fotografía

abierto y rapidito para toda la ciudad

sin coste del ayuntamiento. Me gusta muchísimo.

Hay una firma que me he apuntado tuya:

"Coordinador de La Colaboradora para conectar ideas,

personas y sueños en Zaragoza Activa".

Sí. Lo explica muy bien

ese ejemplo que nos acaba de dar. Sí, total.

Nosotros siempre, en un mundo tecnológico

como en el que vivimos que está todo hiperconectado

y al final somos perfiles, reivindicamos el ser humano

que hace posible que esas conexiones que vemos entre las personas

y que a veces no hay big data que lo realice.

Nosotros estamos controlándolo todo y sabiendo quién es quién,

recurriendo a esa vuelta a la comunidad

que, permanentemente, fusionamos entre lo tecnológico y lo humano.

-En el proyecto la confianza es fundamental.

Al final la principal novedad es la confianza

en La Colaboradora y, en general, en Zaragoza Activa.

Y que algo se ha hecho muy bien porque ganasteis

el año pasado un premio, el premio Eurocities

que es un premio de esos que tienen mucho peso

porque reconoce que se está contribuyendo

a mejorar la vida de las personas, del entorno.

Tiene mucho valor para vosotros que trabajáis volcados en la ciudad.

Competíamos frente a Helsinki y Niza nosotros de Zaragoza.

O sea, fue como la Champion League de las ciudades.

Y nos hizo mucha ilusión, la verdad. Es una oportunidad

para que proyectos que quizá están fuera,

vuelan por debajo, de repente tengan una visibilidad.

Vas a hablar, Raúl, de emprendimiento,

una palabra que en los últimos años entre todos hemos gastado mucho,

en los medios de comunicación, los periodistas,

pero mucho también en el mundo empresarial.

Y era la base del sustrato del proyecto cuando nacisteis.

Y lo sigue siendo. Las personas emprendedoras

son fundamentales. En Zaragoza Activa entendemos el emprendimiento

desde un sentido amplio. Nos interesa gente que monte empresas

y que tenga ideas, que sean innovadoras.

Pero nos interesa también el que monte un festival de cine

o el activista que libera un movimiento vecinal.

Nuestro gol es ayudar a que la gente monte empresas porque genera empleo

y riqueza para la ciudad. Pero es una forma colaborativa

que crea un ecosistema de innovación social

donde los procesos nos interesan más que los resultados.

Tenemos nuestra propia red social con un sistema de moneda virtual,

los ZAC coins. Hay 9000 miembros

y tenemos unas monedas para que la gente

que viene a las actividades, que son gratuitas,

valoren lo que vale y deben pagar una moneda virtual.

No vale dinero, pero sí que es necesario

para apuntarse a las actividades y solo lo recuperan

los que realmente vienen para evitar esas personas

que se apuntan y luego no vienen. Eso es un ejemplo

de lo que intentamos conformar.

¿Y es ese uno de los caminos que os ha permitido hacer ciudad

con Zaragoza Activa? Porque uno de los peros

que a veces tienen este tipo de equipamientos

es que solo llegan a una parte pequeña de la sociedad,

de la población. Sobre todo a los jóvenes,

quienes están más relacionados con la tecnología.

¿Habéis llegado a toda la ciudad?

¿Tenéis la sensación de haber logrado encajar?

Sí. La verdad es que al principio, cuando se montó el proyecto,

le preguntabas a la gente si conocía Zaragoza Activa

y muy pocos lo conocían. A lo largo del segundo año

ha sido conocido ya por toda la ciudad

y hemos conseguido lo que buscábamos. No queríamos edificios vacíos,

veníamos del mundo de las actividades de centros cívicos

y sabíamos que era lo que no queríamos.

Queríamos ser masivos, llegar a la ciudad

y que diéramos la oportunidad de tejer esas transiciones

hacia las personas que quisieran luego escalar

esa escalera. Pero sabemos que si no democratizábamos el acceso

y que se fuera entendiendo el proyecto,

no cumpliríamos nuestra vocación de servicio público.

En ese sentido quizá nos quedamos cortos

en la forma en que entendemos la ciudad.

Los que estamos fuera de entornos como el de Zaragoza Activa,

¿cómo proponéis vosotros que hagamos esa lectura?

Tenemos la sensación de que el mundo ha cambiado

y ha cambiado empezando por las ciudades.

Zaragoza Activa lo que intenta es interpretar ese cambio

y hace una transición entre esos espacios decimonónicos

de la administración, cerrados, burocráticos, de ventanilla,

a un espacio abierto, de libertad, en autonomía.

Y los funcionarios nos convertimos en facilitadores,

en mediadores, acompañantes de los procesos

que quieren desarrollar los ciudadanos

que son autónomos e inteligentes. Y eso lo intentamos aplicar

a todos nuestros proyectos. ¿Cómo os definís vosotros?

Hacker inside, ¿no?

Sí. Es verdad que al principio el ciudadano,

nosotros teníamos esa sensación de que no sentía el espacio público,

donde estábamos, como suyo.

Nos producía una contrariedad tremenda.

Decíamos: "Sí es lo más público".

A veces veíamos otros proyectos donde la gente se empoderaba

y lo sentía suyo. Rápidamente comprobamos

que a más participación de la gente, cuanta más decide lo que sucede ahí,

más se implica, más lo siente suyo, más decide, más opina.

Creo que esa ha sido la clave para lograr esa fusión

entre que pudiésemos dar la oportunidad

a que la gente participara y que nosotros aprendiéramos de ellos.

Ese crecimiento que para vosotros es tan importante

que está siendo muy progresivo, que tampoco para,

decía que esos tentáculos llegan a todas partes en Zaragoza,

tiene previsto seguir. Este año es un año importante

porque estáis ultimando desde luego pasito a pasito,

dando los pasos para un proyecto nuevo.

Contadnos cómo va a ser esa nueva sede.

Tenemos tres proyectos nuevos. Uno que estamos a punto

de poner en marcha que se llama La Remolacha HackLab,

que es un espacio de maker, robótica, coworking de artesanía.

Otro proyecto es la convocatoria de mediadores,

nos parece muy interesante que venga gente de la universidad

a Zaragoza Activa. Y nuestra tercera sede

en esa antigua casa del director de La Azucarera

que es un chalet de 500 metros cuadrados

donde queremos poner en marcha diferentes proyectos,

desde una cafetería colaborativa

hasta un centro de préstamo donde puedes alquilar

un taladro por un euro para que no lo tengas que comprar

o incluso un espacio para traer proyectos a nivel internacional

de economía circular y colaborativa que puedan utilizar Zaragoza

que tiene fama de ciudad de pruebas,

ciudad prototipo donde implementar modelos de negocio

y de escalar determinadas...

¿De dónde sacáis esas ideas? Porque cuando uno se pone a leer

todas esas cosas que se pueden hacer en Zaragoza Activa, piensa:

"Oye, qué bien esto". ¿Cómo se hace? ¿Cómo es ese proceso?

¿Son ideas vuestras,

de los funcionarios que formáis parte del equipo?

¿Os nutrís de lo que os cuentan otros?

Creo que lo justo es decir que es el resultado

de esa aceleradora de partículas que es Zaragoza Activa;

de esas empresas, de esas personas innovadoras,

de esos investigadores de la universidad,

las ONG, las asociaciones, los funcionarios.

Todo lo agitamos y de esa mezcla, de esa hibridación

surge esa creatividad. Bueno, nos queda nada, un minutillo.

Os quiero dar la oportunidad de decir algo importante

que se nos haya quedado en el tintero,

que no hayamos explicado. Puede que haya gente

que no haya oído hablar de este tipo de proyectos,

pero que están ahí funcionando y que crean

sentido de pertenencia cerca, pero lejos generan curiosidad.

Algo que no hayamos desarrollado. Nos quedamos con una frase

que nos dijeron en Eurocities cuando nos preguntaron:

"¿Esto cómo funciona? ¿Cómo funciona este proyecto?".

Y decían: "Es verdad, es importante porque toda la innovación

no es tecnológica, puede ser desde lo social, lo humano".

Entonces creo que esa perspectiva no perderla nunca:

el equilibrio entre llegar a las personas

a nivel humano y generar proyectos innovadores.

Raúl. Hace seis años

en la presentación de Zaragoza Activa dije:

"Y si dentro de seis años seguimos siendo lo mismo,

habremos fracasado". Pues ahora digo lo mismo:

si dentro de seis años Zaragoza Activa

sigue siendo lo que hoy presentamos,

habremos fracasado porque el mundo avanza rápido.

No estáis en el camino porque no paráis,

o sea, que son buenas noticias para Zaragoza Activa.

Desde 2010 hasta ahora, fíjate todo lo que habéis hecho.

Pues suerte para los próximos seis años.

Y ya sabéis que aquí tenéis vuestra casa,

si necesitáis algo, aquí estaremos encantados.

Gracias. -Muchas gracias.

Gracias.

En este punto del programa recuperamos

algunos contenidos de archivo.

Hoy les invitamos a hacer ciencia a través de sencillos experimentos

de cristalización.

Aquí y ahora un pequeño fragmento íntegro en la web.

La cristalografía desde los diseños de La Alhambra

o de diseños de tejidos,

el impacto que ha tenido en el arte ha sido tremendo.

En arquitectura, en literatura.

Es una disciplina que se presta, precisamente,

a tratar de derribar esa barrera que hay incluso en los colegios,

los institutos o la universidad

de dividir la ciencia y las humanidades,

un tema que ha sido siempre odioso.

A nadie le gustaba la cristalografía.

Lo que estamos haciendo es dar una serie de materiales

para enseñar la cristalografía que puede ser útil.

Es una disciplina que más premios Nobel ha dado,

una disciplina que se aplica prácticamente a casi todo,

que es fundamental en la vida cotidiana.

El concurso está dirigido fundamentalmente

a formar a los profesores, es decir, a darles materiales

para cómo enseñar la cristalografía.

Surge en el año 2009

con un colega puertorriqueño

que tiene un programa precioso que se llama "Ciencia sobre ruedas",

es un programa que tiene en la isla de Puerto Rico

y es un programa en el que él lleva la ciencia a las escuelas,

una ciencia de barraca científica.

Y para eso era fundamental hacer un kit,

algo que los alumnos probaran y que tuviera éxito al 100%.

Empezamos en Andalucía y Puerto Rico.

En Andalucía lo hemos seguido haciendo todos los años

y el año pasado lo hicimos a nivel nacional

porque fue el Año Internacional de la Cristalografía.

Para celebrarlo hicimos una final a nivel nacional

en la sede del Consejo Superior de Investigaciones Científicas

y allí participaron 7000 chavales y chavalas

de toda España con un éxito que nos puso contentísimos.

La editorial Taurus acaba de publicar

este documentadísimo estudio sobre la historia

de la Resistencia francesa durante la ocupación nazi,

del historiador de la Universidad de Oxford,

Robert Gildea. "Combatientes en la sombra".

Anteriormente, el autor había publicado un estudio

sobre la educación en Francia durante la ocupación,

que produjo una reacción bastante adversa

entre los medios académicos franceses.

Probablemente porque deshacía el mito

del pueblo francés levantado en masa contra los nazis

durante toda la ocupación, un mito necesario

y solo en parte justificado, pero históricamente

en lo fundamental falso. En este otro estudio,

planteado como un escrupuloso relato que trata de hacer justicia

a la verdad histórica, comienza valorando el mito

y su evolución en relación con la identidad francesa

tras la II Guerra Mundial.

Sigue con la enumeración pormenorizada de los grupos,

su composición, su naturaleza

y la de sus acciones en la Resistencia

y termina con una valoración difícilmente contestable

de los hechos probados.

Recuerden, "Combatientes en la sombra.

La historia definitiva de la Resistencia francesa",

de Robert Gildea,

recientemente publicado entre nosotros

por la editorial Taurus.

Hasta aquí nuestro tiempo por hoy.

Ya saben que "La aventura del saber" termina la semana los jueves

y vuelve con ustedes a partir de los lunes.

Estamos preparando reportajes sobre una experiencia educativa

de centros de atención, rehabilitación y educación especial,

La Escuela, de Argomilla de Cayón, Cantabria.

Hablaremos de lo que puede aportar el trabajo artístico.

También nos vamos a interesar por el boom de la cocina callejera

y por la generación nini.

Todo aquí, como siempre, en "La aventura del saber".

Que pasen un feliz día y adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 26/01/17

La aventura del saber - 26/01/17

26 ene 2017

Emitiremos los reportajes "Mediación escolar" y "Boek visual: Joan Negrescolor". Además, entrevistaremos a la filóloga Lola Pons y a Raúl Oliván y Javier Fernández, de Zaragoza Activa.

ver más sobre "La aventura del saber - 26/01/17" ver menos sobre "La aventura del saber - 26/01/17"

Los últimos 4.053 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. JaimePegatina

    Mi pregunta es si en Zaragoza Activa sólo dan asesoramiento para nuevos proyectos o si también se otorgan algun tipo de becas o de ayudas económicas para estudiantes que quieran comenzar una aventura empresarial. Tampoco sé si es una entidad que es privada o depende de ayudas del gobierno.

    06 feb 2017