www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4751529
Para todos los públicos La aventura del saber - 24/09/18 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola, buenos días a todos,

bienvenidos de nuevo a "La aventura del saber".

Hoy hablaremos en el estudio con Mario Escobar,

que acababa de publicar su nueva novela:

"Antes de septiembre".

Trata sobre la vida cotidiana

a lado y lado del Muro de Berlín

durante los años 60 del pasado siglo.

Mario ha estado investigando

diversas circunstancias

de personas relacionadas por una u otra razón

con lo que supuso aquel Muro

y hoy nos las contará.

Así como todo lo que le impulsó

a escribir la novela.

En la segunda parte del programa,

estará con nosotros Alberto Delgado,

un ingeniero de telecomunicación

especializado en prospectiva del mundo digital.

Hoy le preguntaremos

por las diez fuerzas que cambiarán nuestras vidas

a consecuencia de la revolución digital.

Y también por cómo nos adaptamos.

dLana es un proyecto de emprendimiento sostenible,

su objetivo es destacar la cadena de valor

de la lana en España.

Una materia prima considerada ahora

como un subproducto.

Hoy en "La aventura del saber"

conoceremos a Esther y Javier,

dos jóvenes ecoemprendedores

que han recuperado el origen,

la tradición y la historia

de la lana es España.

También les invitaremos a que conozcan el taller

de exploradores botánicos.

Una actividad que se desarrolla

en el Jardín Botánico de Madrid,

que alberga, como se sabe, una extraordinaria colección

de plantas y tiene un enorme potencial educativo.

(Música)

Minuto gastronómico para abrir la semana

y el lunes en "La aventura del saber"

y mejorar nuestra cultura en este importante campo

con la ayuda de don Rafael Ansón,

de la Real Academia de Gastronomía

de España y de la europea,

quien nos llama la atención,

sobre la importancia de respetar

el arte de servir.

Tiene mucho que ver con los cambios que ha habido

en la forma de servir en los restaurantes.

Antes el camarero llegaba con una bandeja,

tenía que servir los platos,

colocarlos adecuadamente.

Si había un alimento que no estaba muy allá,

había que poner la salsa por encima,

para ocultarlo.

Ahora los platos salen emplatados de la cocina.

Y por lo tanto, la persona que los lleva,

lo coloca, y como mucho, recita

lo que había en el menú

Con lo cual, muchas veces, te interrumpe y no hace falta.

¿Qué creo que hay que conseguir ahora?

Que realmente el camarero

sea un transmisor entre la cocina y la sala.

Que sea capaz de explicarle a la gente,

contarle historias,

contar lo que debe hacer, cómo debe plantearlo.

Si puede ser, terminar un poco el plato

cuando llega a la mesa.

Por lo tanto, recuperar un poco

el papel del profesional de la sala.

Y una de las cosas que la Real Academia plantea,

y está de acuerdo en principio,

o estaba de acuerdo la anterior ministra de empleo,

es cambiar el nombre.

La palabra camarero queda como muy poco...

Que se llamen profesionales de sala.

Y que tengan una formación continua.

Pueden ser profesionales de sala,

profesionales de sala de reservado, que es distinto,

de eventos, de "catering", de barcos.

Es decir, dale al que sirve,

al que te facilita y es una parte fundamental

del placer a la hora de comer,

que esa persona sea profesional.

Que alguien que coge el plato en la concina y lo lleva a la mesa.

Por lo tanto, es muy importante el servicio a la mesa,

es un porcentaje muy importante

el ritmo y la forma de presentarte las cosas.

Es muy importante que cuenten historias.

La gente casi compra más historias que comida.

Y una de las cosas que hay que hacer,

como ya hemos hecho, ya no se va a meter al hotel.

Porque los restaurantes no están en hoteles,.

Se llama director de sala.

Y dentro de poco el "sommelier" se llamará director de bodega.

Y la persona que atiende en las salas

tiene que llamarse profesional y serlo.

Hay que conseguir eso en las escuelas.

Y hay que conseguir que los restaurantes

den a la sala la importancia que tiene.

Aparte que el comensal aprende así, ¿no?

Aprende luego cuando está en casa.

Y él hace de maestro de sala.

Hacerlo con propiedad. Evidentemente

Lo que pasa es que en las casas,

ahora cada vez más,

el plato sale de la cocina preparado.

Es decir, tener a alguien

que llegue con la bandeja y que te sirvas,

eso ocurría antes y en muy pocas casas.

También hay que pensar

que lo que era una especie de protocolo

de unos cuantos privilegiados

que podían tener servicio,

cocinero y personal que te llevaba,

eso está un poco terminándose ahora.

Ahora los platos salen preparados de la cocina

o te los comes en la cocina.

Y eso es un adelanto, está muy bien.

Porque eso te permite que el plato esté como quiere el cocinero.

Lo que ocurre es que luego hay una posibilidad.

Por ejemplo, a mí me gustaría cuando te ponen un gazpacho,

que no tuviera ni aceite ni vinagre.

Y que me dijeran: "De estos cuatro ¿cuál quiere?"

Se lo añades. Claro.

Por lo tanto, démosle a la sala importancia,

en aspectos diferentes a que llegue con una fuente

y te sirva, eso ha terminado en gran medida.

Los platos salen de la cocina preparados.

Genial, muchas gracias.

dLana es una pequeña empresa familiar

en San Lorenzo del Escorial,

que quiere recuperar el valor de la lana

como materia prima en el proceso textil.

Defiende la ganadería extensiva y trashumante

con una visión respetuosa con el medio ambiente.

Vamos a conocerla.

dLana es una pequeña empresa

que nos dedicamos a fabricar hilos

y prendas de lana

con alma e historia.

dLana surge de forma natural,

tal vez como la misma materia prima con la que trabajamos.

Después de años de investigación

en el sector de la moda sostenible

y las fibras naturales.

Con los ganaderos lo que hacemos es trabajar

las mejores formas para obtener esa lana.

Qué posibilidades tenemos para mejorar

la fibra y recuperar todo ese valor

y mejorarla para el textil,

que nos de muchas más opciones.

Promover y difundir la ganadería extensiva

y la trashumante por los valores medioambientales,

sociales.

Difundir el valor de lo artesanal.

Difundir el valor de la industria textil que tenemos,

que era muy potente y puede seguir siéndolo.

Y lo hacemos todo en consonancia con estos factores

a través de nuestros productos.

Diseñamos y creamos productos

desde cero con toda trazabilidad

para que el cliente tenga la historia que hay detrás

y en un producto de calidad,

atemporal y con mucha historia.

Lo único que intentamos era poner en valor

toda esa cultura pastoril

que estaba desapareciendo.

Y nos apareció el elemento lana, que era muy importante.

Y como la lana tiene muchos problemas,

hemos ido desviando o seccionando

ciertos proyectos para enfocarlos a diferentes puntos

de la vida pastoril y la vida tras su influencia.

¿Qué ha pasado en España?

Que la gente al tener poca lana,

la merina se convirtió, mezclándola con más razas,

en animal de carne.

La oveja se valoraba prácticamente,

cuando Alfonso XX el Sabio y el Concejo de la Mesta,

la lana era la grandeza de la oveja.

Que era la que sufragaba gastos,

la que pagaba guerras.

Entonces los pastores estaban bien mirados,

la sociedad nos reconocía.

Estaba valorado en nuestros productos

tanto la lana como la carne.

Principalmente la lana.

La lana fue muy importante en su día.

Hoy día es un subproducto.

Teníamos el sueño de hacer reconocible nuestro oficio,

ponernos en valor,

Creemos que merecemos más de lo que la Administración da.

Hay un reconocimiento social

que se tiene solo por una parte

pero no por la sociedad en general que nos ve como el paria de turno,

el tonto del pueblo, no es así.

Por eso, para reivindicar

nuestros sueños o ilusiones.

Y conseguir algo más inmediato

de cara a las administraciones.

Lo que estamos intentando convencer a ciertos ganaderos,

que aparten alguna ovejas

para crear una especia de núcleo.

Que volvamos a la lana de las 18 micras,

que es la ideal para eso.

El único sitio donde está haciéndose,

se está tejiendo con lanas buenas, es en Italia.

El resto han acaparado todos los mercados.

En estos momentos no tienen salida

por falta de la fibra, etc.

Lo que se intenta es sacar

no es tarea fácil.

Y no es tarea de dos días.

Porque tiene que estar una persona

que sepa de genética.

Esa genética se va mejorando.

Una fibra sintética alcanza en la actualidad

todas las propiedades que tiene la lana.

Antibacteriana por el diseño de la fibra a nivel microscópico

no pueden anidar las bacterias en su interior

o en las fibras ya tejidas.

Otra de las propiedades

es que es capaz de contener

una gran cantidad de agua

en su interior sin proporcionar

sensación de mojado.

De ahí que se utilizara mucho en las capaz pardas

que se llevaban en los caminos antiguamente

y que cuando llovía se cubrían con ellas

y eran capaces de, aunque la capa estuviera empapada,

llegar al lugar de alojamiento

y al quitársela en su interior, guardar calor

y el cuerpo seco.

Otro de los usos, filtros para en quirófano,

o para lugares en los que necesitan una capacidad de filtrado especial.

Otra de las propiedades,

que tiene una elongación y elasticidad

que ninguna otra fibra tampoco alcanza.

Se ha puesto muy de moda

con diferentes manipulaciones a nivel físico y químico,

el utilizarla como tejido deportivo.

No solo por esa transpirabilidad que produce,

ni por esa capacidad de no retención de olores.

Me parece fenomenal y ojalá hubiera muchos como ellos.

Se pondría en valor nuestro producto.

Se pondría en valor de una manera más romántica

o mucho más valorada que lo que es industrial.

Esto es lana y aquí vamos a precio.

Es el mercado.

Gente que tiene romanticismo con el tema,

que lo quiere tratar personal,

que quiere llegar a hacer prendas que se valoren

y que sean de calidad.

En el lavado aprendes

a qué temperatura, dependiendo del tipo de lana,

dependiendo de los resultados que quieras obtener,

se pone el agua,

o qué detergente puedes utilizar.

O cuáles, dependiendo del nivel de grasa que elimines de la fibra,

y eso tiene una repercusión después.

Luego, en todo el proceso, tanto de peinado

o de cardado.

También, dependiendo de los resultado que quieras,

eliminas más fibra vegetal o menos.

Puedes hacer que el hilo se esponje más o menos,

queden las fibras largas, paralelas,

o de un resultado más rústico.

El saber jugar con cada proceso

produce hilos totalmente diferenciados.

El legado de la mesta

que fue importantísimo.

El tema de los 125.000 km de cañada.

Único en Europa.

Son legados que nos han dejado

toda esta serie de culturas

que tenemos que ponerla en el orden.

Habría que empezar por la cabaña o mina

recuperando ciertas formas

de cuidar las ovejas

para que diesen una lana fina.

No olvidemos que España es el origen de la lana merina.

Es el origen.

Desde aquí se exportó a todo el mundo.

El siguiente paso es coordinarnos las personas

a los que nos interesa la lana

y derivarnos hacia dos aspectos.

El primer aspecto claro es de la fabricación.

¿Qué está pasando con la lana que hay ahora?

La lana nacional.

En su mayor parte se exporta a China.

y países asiáticos pero en bruto,

sin lavar, no necesitan, ya la lavarán ellos.

Entonces es un problema que también nos ha surgido.

Por una parte, hay que cuidar la fabricación.

Todavía quedan fábricas laneras

que todavía pueden hacer productos

que pueden tener éxito en el mercado.

Y el segundo aspecto es el tema comercialización.

El tema, vamos a llamarle "marketing".

Tenemos que lograr que la lana

sea puesta en valor

pero también a nivel de mercado.

Que la gente vuelva a apreciar la lana.

Tenemos que ser capaces de hacer otros productos

que puedan revalorizar la lana.

Y yo creo que ahí, el tema tejidos inteligentes

puede ser importante.

Se pueden hacer diferentes tipos de tejido

que lleven lana

y que proporcionen

otros valores añadidos.

¿Qué estás haciendo ahora con esta lana?

La estamos pasando para darle un poco de parafina

para que luego a la hora de tejer vaya mejor en máquina

y no se rompa el hilo

ni salgan las prendas con agujero.

En lo colaborativo

no solamente conectar esas partes,

sino también implicarnos con su trabajo.

Nosotros hemos visitado fábricas,

incluso hemos elaborado partes de procesos de nuestros hilos.

Necesitamos saber también qué implica ese trabajo.

Si no, no existe una empatía real

con lo que queremos hacer y crear.

Antes Béjar era, por cualquier calle que pasaras,

escuchabas telares,

o veías piezas en los portales

de gente que la repasaba en casa.

Ahora por desgracia, se ha perdido gran parte

de todo ese complejo industrial que había aquí en Béjar.

Solo quedamos muy pocas fábricas ya dedicadas

tanto a tela como...

Bueno, en punto somos los únicos.

Lo que nosotros hacemos son partidas pequeñitas

de gente que lleva su propio diseño,

son jóvenes diseñadores,

y gente que está empezando.

Y que quieren su ropa exclusiva,

nosotros hacemos pequeñas partidas.

Se corta una a una,

o se confecciona una a una,

no son tiradas grandes

que va todo más mecanizado.

Lo de nosotros es más personalizado.

Hay que tener en cuenta que llega un encogimiento de la materia

y se hacen pruebas

hasta que damos con la medida correcta

para poder hacer la prenda

como la quiere el cliente, y como la demandan sus clientes.

La gente lo que demanda es

productos ecológicos

que no lleven ni tintes artificiales,

que lleven tintes homologados

y que sea todo lo más natural posible.

Desde nuestro seno,

pueden encontrar la materia prima en sucio,

porque se puede comprar la lana tal cual es esquilada,

y la lana lavada o procesada

en algunos de sus puntos.

Uno de los grandes productos

que hemos vendido en estos últimos inviernos

es la lana peinada, que no solo la tenemos

en los colores naturales blanco y negro de la oveja,

sino también con algún color tintado.

También todos los productos

que se van derivando de ella.

Y los diferentes grosores y calidades

para tejer a mano o a máquina.

Y también prendas elaboradas.

Ya tejidas y diseñadas

de forma especial y específica

para que no pase el tiempo por ellas.

A lo mejor sorprende nuestra juventud.

Pero el pensamiento de la importancia

que supone preservar

esos bienes culturales

y medioambientales que nos ofrece,

no solo la naturaleza, sino la tradición,

la vivencia en los pueblos.

Creemos que es fundamental para el futuro.

No solo el nuestro propio,

sino también de todos los que tienen que venir detrás.

dLana es pasión.

Sostenibilidad, tradición.

Cultura.

dLana es amor.

Futuro, mujer.

Pueblo, innovación.

Hemos invitado al escritor Mario Escobar

que encuentra en su haber con una nutrida obra

traducida a una docena de idiomas,

que acaba de incrementarse con esta novela:

"Antes de septiembre",

cuya trama gira en torno al Muro de Berlín.

De nuevo Alemania.

Mario, bienvenido. Muchas gracias.

Parece que Alemania se está haciendo

una constante en mi obra.

En las anteriores era más sobre el Holocausto,

la persecución de los judíos, de los gitanos.

De los que fueron víctimas del Tercer Reich.

Pero quería reflejar el sufrimiento del pueblo alemán.

Cómo después de la guerra,

incluso los últimos días de la guerra,

y luego esa larga Guerra Fría,

pues sufrió las consecuencias de esta lucha

entre los dos grandes mundos,

el mundo occidental y el mundo soviético.

¿Cómo surgió la idea de hacer una novela?

Que es un tema capital del siglo XX.

Buscando historias, quería hacer algo sobre el Muro de Berlín,

porque significó la división física

de esos dos mundos.

Decía Jruschov, que era muy salvaje hablando las cosas,

que cada vez que quería apretar un poco

los testículos de Occidente,

tenía a Berlín.

Y Berlín, durante varias etapas de su historia sufrió

el asedio casi,

la exclusión,

al ser una ciudad metida dentro de esa Alemania Democrática,

esa Alemania Oriental.

Y buscando historias, surgió

un personaje que se parecía mucho a mi padre,

porque era un albañil que va hacer un túnel por amor.

Y dije: "Esta es la historia que buscaba".

Y surge la novela. ¿Cómo te llega la historia?

Pues estaba buscando diferentes historias de túneles,

porque pensaba: "¿Cómo esta gente arriesgó su vida?

En todos esos túneles que se hicieron debajo del Muro.

Buscando caras familiares, amigos,

otros lo hicieron por sacar a gente

que estaba sufriendo al otro lado.

Y llegué a esta historia de un hombre que fue albañil,

en el Berlín Oriental.

Va al Berlín Occidental a trabajar,

se hace conductor de tranvía,

y conoce a una chica

en el Berlín Oriental, porque volvía por la familia.

Tiene una hija con ella

y quiere sacarles de allí, hace todos los papeles

y justo le deniegan que pueda salir con ella

y el 13 de agosto del 61

de la noche a la mañana, nunca mejor dicho

porque es en esa noche, se construye un muro

y ya no puede sacar a su familia.

Y era un túnel hecho por amor.

No hay nada más maravilloso que alguien que haga eso.

Vamos a contar la historia de no ficción

del Muro, para no perdernos.

El Muro se crea en esa fecha.

Sí, hay un momento de tensión

porque sabemos que tras la Segunda Guerra Mundial

hay una división de Alemania,

en principio en cuatro partes, una occidental,

entre Francia, Reino Unido,

y Estados Unidos;

y una parte rusa.

Además de esa división del país,

y también pasa en Austria al principio,

hay una división de Berlín.

De la capital.

Curiosamente Berlín queda en esta parte soviética

rodeada, como una isla, occidental,

rodeada del régimen soviético.

Pero también en sí misma está dividida

en dos partes,

cuatro pero al final se queda en dos.

Siempre estuvo dividida tras la guerra,

pero en el año 61,

como está habiendo una sangría constante de gente

que va a la parte occidental,

casi tres millones en estos años,

desde el final de la guerra hasta el 61,

pero en los últimos meses hubo crisis de refugiados,

que nos suena ahora muy actual.

Hubo una crisis de refugiados en Berlín Occidental,

y al final el régimen soviético que hay en la Alemania Democrática

decide construir un muro.

Al correr rumores de que se va a construir un muro,

lo niegan,

y el jefe del Comité que hay en ese momento,

que era como el presidente de la República,

dice que no va a haber un muro.

Pero la noche del sábado,

del 12 al 13 de agosto, en pleno verano,

rodean todo, llevan material

y ponen una alambrada, en algunas partes ya el Muro mismo,

e impiden el paso a la gente.

Imaginemos, y esto fueron casos reales,

una mujer que había mandado a sus hijos con la abuela.

Cuando llega el domingo por la mañana,

no pueden regresar al otro lado.

Gente que se fue de fiesta,

que en Berlín Occidental había sitios mejores para ir de fiesta,

y no pudieron regresar a casa.

O gente que había ido de excursión, niños,

y no pudieron retornar.

Fue una gran tragedia humana

ese Muro construido en una noche que separaba

no solo los dos Berlines,

sino que rodeaba todo occidente como una pequeña isla

dentro de ese mar soviético.

Aunque supongo que sería más fácil

que esta señora volviera

al Berlín Oriental desde el Occidental

que al revés, ¿no?

Sí, pero en estos casos a veces tampoco se dejó volver

al Berlín Oriental.

Había curiosamente gente

que trabajaba en el Berlín Occidental

y vivía en el Oriental porque era más barato.

La vivienda, la comida y todo esto.

Y ellos sí tienen un permiso de paso.

Pero el resto de ciudadanos no podían cruzar la frontera

después de la construcción del Muro.

De hecho, solo hay dos años después,

en esas navidades del 62, 62,

en la que se le va a permitir a algunas personas,

reunirse con su familia y luego habrá

una interrupción ya hasta que cae

el Muro en el 89.

Casi 30 años. ¿Y hay evolución en la dureza

del tratamiento a las personas que intentan

salvar el Muro a lo largo de este tiempo?

Al principio, como el Muro era provisional,

con zonas que se podían pasar.

No olvidemos que no solo era el Muro,

que se veía; tenían que dividir alcantarillas, el metro.

Era una ciudad unida por un montón de sitios.

Hubo muchos intentos de fuga,

los primeros días hubo un poco de descontrol,

pero se fue entrenando a la Guardia de Frontera

para que disparara a matar.

Y el Muro se fue ampliando.

Había una zona llamada "zona de muerte",

que eran unos 200 metros en algunos sitios,

que estaba binado para que la gente no pasara.

Hubo muchas desgracias.

Hubo guardias que en esos momentos,

también se fueron al Berlín Occidental,

pero fue endureciéndose la forma del Muro

y el trato al que intentaba pasar.

No olvidemos que en ese momento,

la Alemania Democrática,

la Stasi y servicios secretos de esa Alemania

eran los más duros del bloque soviético.

Hablemos de la documentación.

Digamos que esto que hemos contado

es la historia de no ficción del Muro,

pero ahora empezamos a documentarnos

sobre el factor humano.

¿Cómo lo hace?

Es una parte de las que más me gustan.

Como historiador me gusta mucho

ir indagando en la historia, además surgen

y uno va aprendiendo historias paralelas.

No quería que solo fuera la historia de este túnel,

sino que se reflejara cuál fue el sufrimiento

de toda esa Alemania,

ese Berlín Occidental.

Lo primero que hice fue hacer un viaje a Berlín

que disfruté mucho, no había estado nunca.

Estuve en varios museos.

¿Fuiste con familia o solo? Con mi mujer,

que es mi mecenas.

Me organiza todo el viaje.

Estuvimos en Mitte,

que es el centro de Berlín,

cerca de la estación.

"La estación de las lágrimas",

porque era la única estación que quedó abierta

y se podía pasar con muchas restricciones.

Y estuvimos en el museo que hay sobre el Muro de Berlín,

muy interesante.

Además abierto al público, gratuito,

en el que se conserva parte de ese Muro.

Luego estuvimos en la parte sur de Berlín,

con restos del Muro,

que han sido pintados por varios artistas.

Es un sitio muy bonito,

al lado del río Spree.

Y luego vimos la geografía del terror,

como llaman a esa zona.

Luego visitamos aprovechando el viaje

el campo de concentración

que hay cerca de Berlín.

También estuvimos es Postdam,

que tuvo cierta importancia

y algunas de las cosas sucedían allí.

Además de la documentación que luego hice para el libro.

Pero fue un placer ver de primera mano

cómo fue aquel terrible Muro.

¿Conociste a personas que lo habían sufrido

en su propia experiencia?

No conocí a personas,

sí vi el testimonio de algunas

que están en internet.

Y había el testimonio de algunas

en aquellos muros.

Me acuerdo especialmente,

a lo mejor porque me tocó por el nombre,

se llamaba Mario como yo.

Y para que veamos,

en este caso era un hombre homosexual,

y que la Stasi le persiguió por su inclinación sexual.

Y contaba una historia muy triste.

Contaba como después de la caída del Muro, un día se encuentra

con uno de sus verdugos,

y se acerca a él para decirle: "Bueno,

te perdono". Olvidémoslo.

Y el hombre este, reacciona.

Además, llevaba un BMW gigantesco,

le había ido muy bien en la vida.

Y le dice: "No me reproches nada, yo cumplía con mi deber".

Ni siquiera fue capaz de empatizar con él.

Pues muchos sufrieron las consecuencias

y por esa reconciliación de las dos Alemanias,

no hubo juicio ni nada

contra aquellos verdugos que hicieron este terrible crimen.

Nos quedan tres minutos.

Vamos a hablar de la historia que cuentas.

Es una historia personal

de un grupo de personas que tienen relaciones familiares,

de relación personal de todo tipo.

Es una historia muy bonita.

El protagonista, como decía antes,

es un albañil

que se ve en esta situación

y primero se deprime, no sabe qué hacer.

Y se encuentra con un contrabandista

que ya había hecho algún túnel

para pasar mercancías.

Y está en una situación parecida, porque su novia estudiante,

se ha quedado en el otro lado y no la puede sacar.

Y los dos, con una tercera persona que se les va a unir,

van a construir ese túnel.

Es un túnel por amor.

Mientras que en el mundo se levantan muros de división,

de odio,

hacían un túnel para recuperar a las personas que amaban.

Y es la historia de ese túnel novelada.

Pero al mismo tiempo reflejé la situación de muchos

que intentaron escapar.

Algunos cruzando el río,

otros en globo.

Hubo mil maneras de intentar escapar.

Y esas tensiones que había.

Porque quería que se reflejara en la novela

cómo las decisiones políticas

afectan a la vida cotidiana de las personas.

Cómo Kennedy, que dijo: "Yo soy berlinés".

Y hablo un poco de todo esto.

En ese momento dijo: "El Muro es una solución fea,

pero es mejor que una guerra".

Cómo muchos se conformaron con que se levantara este Muro

para preservar supuestamente la paz

y no enfrentarse en esta Guerra Fría

que asolaba Europa durante los 60, 70.

Y hasta los 90 casi.

Sobre todo quería reflejar eso,

la vida de la gente cotidiana

y cómo sufren las consecuencias de muchas decisiones políticas.

Recordemos cómo fue la caída.

Tan rápida como la construcción. La construcción, ¿no?

En una noche también.

En noviembre del 89,

por una confusión,

el ministro de propaganda del régimen soviético,

dice en una rueda de prensa que se permitiría pasar a la gente.

Y era por otra crisis humanitaria.

Mucha gente estaba huyendo de la República Checa,

a Austria y otros sitios, Polonia mejor dicho,

porque se les permitía salir a países del Este.

Y entonces dice que se va a permitir pasar

y le pregunta el periodista: "¿Cuándo?"

"-¿Cuánto es la orden? -Inmediata."

Dijo "inmediata", la gente interpretó que podían irse

y fueron en masa al Muro.

La guardia no sabía qué hacer.

Les dejó pasar y se cayó el Muro de Berlín.

Fue así de fácil y de difícil.

La gente ni se lo creía.

Y vemos como a veces la voluntad de un pueblo es más fuerte

que ese régimen

de terror que hubo contra estos berlineses

y contras las alemanes

y muchos países que sufrieron la ocupación soviética.

¿Y qué traducción dirías que tiene a la actualidad

de hoy este Muro?

Es triste que se vuelvan a construir muros.

Lo vemos con Donald Trump en México.

Pero vemos nuestros propios muros en Ceuta y Melilla.

Vemos el que hay en Israel.

Vemos que creamos de nuevo una sociedad

que construye muros para sentirse segura

y al final lo que crea es miedo, desconfianza.

El mayor problema de la humanidad no es el odio,

es el terror, el miedo.

Y cómo los populismos están creciendo en Europa del Este,

en muchos países.

Vemos en Polonia, en Austria, en Holanda.

También en Francia.

En tantos países donde se levantan muros de odio.

A veces, ante esos muros de odio

hay que construir túneles de amor para intentar escapar de ellos.

Muy bien, ha sido un placer.

Muchas gracias, Mario, hasta siempre.

Un gusto.

Seguimos.

Les invitamos a conocer el programa educativo

del Jardín Botánico de Madrid.

Especialmente una de sus dos actividades principales.

El taller de pequeños exploradores.

Pues a ver, lo primero de todo,

¿por qué este jardín es botánico?

-Porque hay muchos... -¿Vamos a ser botánicos?

Vale, ¿y qué hace un botánico?

Estudiar las plantas.

Estudiar las plantas.

Pero ¿qué hace un explorador botánico?

Que es lo que vamos a ser nosotros hoy.

(A LA VEZ) Exploran las plantas.

Explora el mundo descubriendo nuevas plantas

y estudiándolas.

Porque es un botánico.

Mira, este taller en lo que consiste es

en hacer una "yincana" alrededor del Jardín Botánico.

Hablando sobre los elementos más destacables del Jardín,

los niños van buscando pistas,

van siguiendo un mapa,

y van aprendiendo sobre las plantas, estatuas

y otras estructuras que hay en el Jardín.

Puede tener o cocos u otros fruto que empieza con 'd'.

Es pequeñito, lo tomamos en Navidad.

-Es oscuro, marroncito. -Uva.

Muy dulce.

Estamos en el Real Jardín Botánico.

Es una institución que se sitúa en el centro de Madrid,

pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Y tenemos tres grandes áreas en las que se trabaja,

que son la científica, la divulgativa y educativa también.

Tenemos una programación escolar

y también una programación de fines de semana

para públicos de todo tipo.

El área educativa tiene dos actividades.

Una es la visita al Jardín Botánico

y otra son los talleres.

Hay muchísimos tipos de talleres con diferentes objetivos.

El tronco de una secuoya fijaos cómo es de grande.

¿Cómo de alto tiene que ser un árbol con este tronco?

¿Cómo de alto tiene que ser?

-Demasiado. -Muy alto.

¿Cuántos años podrá tener?

100.

¿100 tú crees? Me parece poco, ¿no?

150.

Sí es verdad que lo que queremos

es que les guste estar aquí,

que se vayan con una buena sensación,

que les apetezcas volver

y que les apetezca aprender más.

Que ellos por su cuenta lleguen a casa

y les apetezca salir al campo,

ver más insectos, ver más plantas.

Entonces en realidad, pues sí, intentamos que sea divertido,

didáctico, porque queremos que aprendan cosas,

pero sobre todo que les interese.

No es que se vayan aprendiendo todo lo que les digamos,

sino con la sensación de querer más.

Muy bien, Inés, ¿a dónde tenemos que ir?

Dale la siguiente pista de la "yincana".

Pista cuatro: "Soy el árbol más abundante de España

y mis frutos son las bellotas,

alimentos principal de los cerdos de jamón ibérico,

¿qué árbol soy?"

-¡Yo! -¿Qué árbol es?

-¡Yo! -¿Qué árbol es?

(HABLAN A LA VEZ) -Olmo "pantalones".

¿Os parece que los olmos dan bellotas?

-No. (A LA VEZ) Una encina.

-Encina. -Una encina da bellotas.

El objetivo general de los talleres es,

por una parte, que los alumnos conozcan la importancia

de las plantas en nuestro día a día

y en el planeta.

(HABLAN A LA VEZ) -Como dentro de la alimentación,

dentro de la utilidad de las plantas,

como las plantas industriales,

de la generación de oxígeno en el medioambiente,

y que tomen conciencia de esta importancia.

Además, tiene un punto del fomento del cuidado al medioambiente.

(HABLAN) -La semilla, eso es.

-A ver. -¿Sabes cómo se mete en la tierra?

(HABLAN)

Fíjate que el árbol no se tala así.

Estamos aquí.

-Ahí. -En la tierra la pones así,

-y saldrán las raíces de abajo.

-Estamos aquí. -La planta hacia arriba.

¿Esto de aquí es una palmera?

(TODOS) ¡No!

Hacemos este taller en los Jardines Botánicos

porque hemos estado estudiando

las cosas de las plantas.

Las partes de las plantas.

Las cosas que necesitan para sobrevivir.

Polinización.

Los insectos que transportan el polen

a otras flores y cosas así.

Pues a mí me gustan los colores de las plantas

y de las flores y en especial, los girasoles.

Los insectos, porque me parece muy gracioso

que cuando un insecto se muda ahí,

lo cierren con madera o con algo.

Lo que más me ha gustado

es la mariposa chupaleche.

Porque es muy bonita.

El olmo "pantalones",

porque tiene una forma que hace mucha gracia.

¿Alguien sabe qué es la savia? (A LA VEZ) ¡No!

-¡Sí! -¿Qué es?

-¡Yo sé! -¡También es la sangre!

Eso es, es como la sangre de las plantas.

Es un líquido que lleva el alimento por toda la planta.

Para que algo que viene volando no entre en la palmera.

Los animales les interesan mucho, es curioso.

Viene y te preguntan por los patos, por las ranas y demás.

O sea, que bueno, eso siempre llama la atención.

Al ver algo que se mueve, les llama mucho la atención.

(CROAN)

Y luego el olmo "pantalones" lo adoran,

siempre es un árbol que ven todos los años que vienen,

se les habla de él, de su enfermedad,

y de cómo evoluciona.

Vienen niños de otros años,

y preguntan: '¿Cómo está el olmo "pantalones"'

Este siempre se lo llevan en la cabeza, en la memoria.

Pero sí, los animales llaman mucho la atención.

Y bueno, la secuoya, los árboles tan grandes.

Por eso intentamos hacer el juego de la polinización,

juntarlos a todos para que vean el tronco,

para que se hagan una idea de lo que les estamos contando.

Los talleres también lo que intentan es

fomentar la percepción,

la percepción por las flores,

por los animales.

Fíjate lo que ha pasado hoy

que los he sentado en un círculo a escuchar.

Y ha sido muy curioso porque después del ejercicio,

les pregunté: "¿Qué habéis escuchado?".

Entonces me han dicho el mirlo,

y una niña me dijo: "El aleteo de una mariposa".

Y me ha parecido muy singular.

Yo creo que lo ha dicho porque antes hemos visto

una mariposa en el huerto y se han quedado fijándose en ella,

y ha sido un momento muy bonito del taller.

-¿Qué es? -Se usa mucho en la cocina.

He reconocido el olor.

En los talleres de aromáticas

huelen el romero, el tomillo.

Y bueno, estar en contacto con la naturaleza, con las plantas

de una forma muy fuerte.

Alberto Delgado es ingeniero de telecomunicaciones,

y como tal, ha estado interesado en su historia y evolución.

Nosotros le hemos invitado hoy al programa

para hacer con él un taller de empresa,

porque la empresa ha sido siempre una de sus preocupaciones.

Hace dos años publicó

este libro: "Digitalízate: Cómo digitalizar tu empresa".

Y este mismo año, este otro:

"La sociedad hiperdigital:

Las diez fuerzas que cambiarán nuestras vidas".

En primer lugar, muchísimas gracias por los libros

y por acompañarnos en "La aventura del saber".

La primera pregunta es evidente.

¿Cuáles han sido hasta el momento los principales cambios

de nuestra vida a consecuencia de la revolución digital?

Yo creo que esto es algo que cualquier persona

en su vida personal, cualquiera de nosotros

lo está viviendo.

Está viviendo cómo la incorporación de la tecnología

en nuestra vida cotidiana

nos está cambiando la manera de comprar,

de relacionarnos, de aprender,

de buscar información,

de encontrarla, de resolver problemas, de viajar.

La tecnología se ha convertido

en un elemento indispensable de nuestra vida.

Los cambios son de ámbito personal y profesional.

Son inmensos y un poco la tesis del libro

es que no están nada más que empezando.

Los cambios del futuro serán importantes.

Mucho mayores.

¿Cuáles son los previsibles cambios

que van a producirse?

Vamos a ver una explosión de información.

Hay estudios que dicen que desde 2015 hasta ahora

se ha producido tanta información como en la historia precedente .

Esta explosión de información nos va a llevar

a retos como la privacidad,

el mantenimiento de esos datos,

la seguridad, etc.

También a otros retos relacionados

con cómo capturar, contextualizar,

filtrar y recoger esa información.

La prevalencia de la inteligencia artificial

y otros aspectos,

van a también tener un impacto en el empleo.

O tener un impacto en la sociedad desde ese punto de vista,

porque la automatización que se va a producir

de muchos de los procesos, no solo industriales, de todo tipo,

va a tener un impacto en nuestra relación con el trabajo

y con las empresas.

Como trabajamos, cómo aprendemos

y cómo nos comunicamos.

Los cambios van a ser enormes.

Estamos en el punto de la curva

en el que el cambio es exponencial,

en el que realmente vamos a enfrentarnos

a unas grandes aceleraciones

de las que es muy importante que seamos conscientes

y también que las gobernemos,

como sociedad e incluso como especie.

¿Y cómo nos preparamos para eso?

Por ejemplo, el caso de los carritos de Amazon,

que son automáticos. Sí.

Antes tenía que ir una persona empujándolos.

¿Cómo nos preparamos para seguir trabajando?

Porque se supone que tendremos que seguir trabajando.

Sin duda.

En primer lugar, yo creo que la respuesta no está clara.

La automatización, la inteligencia artificial

van a provocar un cambio del tipo de trabajo

que realizan los seres humanos.

Van a haber tareas realizadas por máquinas.

Insisto, no solamente tareas muy manuales,

también tareas incluso de decisiones pequeñas.

Luego tendremos que replantearnos

dónde está nuestro espacio para aportar valor

y el papel que tiene el trabajo en nuestra vida.

Tendremos que ver qué es lo que las personas hacen mejor

aprovechándose del trabajo con las máquinas.

Un ejemplo, vamos a ver cómo los médicos

tomarán mejores decisiones diagnósticas

gracias a que existan asistentes, no robóticos,

pero sí de inteligencia artificial,

que manejen mucha información sobre casos anteriores, etc.,

y le pueda dar información relevante al doctor

y la última decisión diagnóstica

la tome un doctor con más información.

Este es un ejemplo de simbiosis,

o de trabajo coordinado entre la máquina y el humano

que es de mutuo beneficio,

tanto para la empresa o la Seguridad Social en este caso

por los costes que pueda suponer,

pero también para el enfermo.

Claro. Tendrá un diagnóstico más fiable.

Pues esto que parece muy complejo

y que puede dar miedo,

lo vamos a ver reflejado en muchos ámbitos.

Vamos a ver que los seres humanos tendrán tareas

en la que, por lo menos durante muchos años,

van a ser muy superiores a las máquinas,

relacionadas con la creatividad, con la conceptualización,

en la que realmente el ser humano es imbatible hoy.

Pero van a haber muchas tareas realizadas por máquinas

y habrá que convivir con ello.

¿Y cómo nos preparamos para eso?

Primero creo que es muy importante

la formación, como siempre.

Es decir, necesitamos formar

a las nuevas generaciones

en este nuevo mundo.

Para eso, evidentemente, tendremos que entenderlo bien.

Y yo creo que el proceso está en eso precisamente.

Entender bien estos retos.

En formularlos bien.

En hacernos las preguntas correctas

sobre cómo la tecnología nos va a influir.

La segunda, lo de la formación es clave,

necesitamos potenciar aquellas competencias

que nos hagan distintivos,

nos hagan más valiosos.

Entre las cuales, una de esas competencias

que muchos científicos dicen que van a ser claves,

científicos sociales,

es la capacidad de interactuar con inteligencias no humanas.

Eso dentro del libro es lo que llamamos la hipercognición.

Cómo vamos a tener que interactuar

con inteligencias que están ahí desde siempre.

Las calculadoras o los móviles

son inteligentes. Los ordenadores.

Y los ordenadores.

Cada vez lo vamos a ver más en objetos cotidianos.

El Roomba, por ejemplo, perdón por la publicidad.

Estos robots que aspiran,

son un poquito inteligentes. Sí.

No mucho, pero son un poquito inteligentes.

Vamos a ver muchas cosas un poquito inteligentes

que nos harán la vida más fácil

y con las que tenemos que convivir.

Y aprovecharnos de ellas.

Claro, ahí también el miedo que te da

es que los ordenadores estos,

los robots y pequeños aparatos inteligentes,

vayan dando esa información que cada uno tiene

a un lugar donde puedan manejar

toda esa información y también con ayuda de ordenadores

nos puedan manejar a nosotros.

Ese es uno de los riesgos más importantes

y uno de los miedos que muchos de nosotros tenemos

o la mayoría de nosotros.

Que vale, tengo herramientas para poder capturar,

contextualizar, analizar y extraer conocimientos

de la enorme información que se genera.

Muy bien, eso parece muy bueno,

pero claro, cuando esa información es de personas

incluso también cuando es de servicios públicos

y en otro ámbito,

¿cómo estoy seguro de que solo utiliza mi información

quien yo quiero que la utilice y para fines adecuados?

Estamos viendo casos

como lo que le ha pasado a Facebook con los datos,

la ruptura de datos por Cambridge Analytica.

Esto va a pasar cada vez más.

El establecimiento de protocolos,

de reglas, de procedimientos,

de tecnología para el uso adecuado de esa información

y el trabajo con los datos, es una asignatura pendiente.

No digo que no se estén haciendo cosas, se hacen muchas.

Pero tiene que desarrollarse muchísimo.

Ahí tiene un papel muy importante el Estado.

El estado y el resto de administraciones.

Yo no creo en que se tengan que pone puertas al campo "per se",

al crecimiento tecnológico,

creo que tiene una capacidad de aportar

muchísima riqueza al mundo que no podemos despreciar.

En la historia nunca ha ocurrido. Nunca ha ocurrido.

No creo que vaya a ocurrir.

Pero sí que es necesario ponerle liderazgo a esto.

De orden, ¿no? Hace falta ponerle orden.

Administrarlo de una manera racional

hasta donde podamos.

Necesitamos líderes políticos, económicos, sociales,

empresariales, de todo tipo,

que sepan poner los mecanismos

para que el crecimiento tecnológico

sea lo más ordenado posible.

Sobre todo que vaya en pos de lo que queremos como país,

como sociedad, como especie, como pueblo.

Llamémosle como queramos.

Hemos hablado de la hipercognición

otra de las fuerzas de transformación

tenía que ver con la hiperinformación.

(ASIENTE) Pero también hemos visto

que esta hiperinformación por un lado, no te conduce

a donde podría conducirte.

Que esté superbién informado.

sino que se da pábulo a las "fake news",

digamos las mentiras. Sí.

Y luego, se ha descubierto que a veces queremos

que nos mientan.

Hay por ejemplo, un caso muy curioso

que es la CNN con Fox,

que hacían programas de debate y entonces descubrieron

que en los programas de debate en los que llevaban

a personas relevantes de distinta opinión

y distinto espacio político,

tenían menos aceptación que los programas de debate

que bien, hacia un espacio o hacia otro se dejaban llevar.

No había discrepancia. Sí, no había discrepancia.

Una de las tendencias dentro de la digitalización

es la democratización de la producción de información.

y con democratización no me refiero tanto a término político

sino a que cualquiera puede generar información.

Claro, aquí pues esto choca de una manera muy intensa

con los mecanismos tradicionales

de producción y consumo de información

por los medios de comunicación, incluso por editoriales en libros

o de las empresas de comunicación en prensa.

Ahora este periodismo, entre comillas "ciudadano",

hace que cualquier persona pueda emitir

y tener una audiencia importante

de un mensaje que nadie certifica.

Esto puede ser muy valioso

como lo es en la Wikipedia,

en la que un esfuerzo colaborativo de gente sin coordinación severa,

se puede generar algo muy valioso,

pero también provoca efectos como el de las "fake news".

Las redes son un mecanismo muy potente

para difundir información.

Pero también son un mecanismo muy potente

para tergiversar, para sesgar.

Estamos aprendiendo a discriminar lo cierto de lo no cierto.

Como individuos, en nuestra vida personal,

estamos empezando a entrenarnos en esto.

Y cada vez sabemos distinguir mejor los bulos.

Pero no estamos en absoluto libres de poder caer

en una información interesada y fraudulenta.

Por lo tanto aquí, necesitamos seguir aprendiendo

y seguramente establecer algunos mecanismos

de control distribuido para poder asegurar

que la información es valiosa y relevante.

Yo recuerdo que alguna vez en entrevistas

en "La aventura del saber", pedagogos te decían:

"Hay que enseñarle a los niños a saber distanciar

su deseo de la realidad".

Es decir, que sepan esperar

a que ese deseo se pueda cumplir.

Sin embargo, una de las cosas que está ocurriendo es

lo que llamas "hiperinstantaneidad".

Eso parece en principio peligroso,

en el sentido de que te acostumbras

a conseguir lo que quieres en el momento en que lo deseas.

Sí, el mundo digital es un mundo de gratificación inmediata.

Es decir, tú quieres algo, lo quieres ahora.

Y eso es adictivo.

Es decir, la posibilidad de poder tener

inmediatamente aquello que quieres es difícilmente discutible.

Es decir, es muy difícil ir en contra de eso.

Tenemos que aprender también a tener pausa.

Pero tenemos ciertas servidumbres provocadas por hiperinstantaneidad.

Yo ahora quiero un libro y lo tengo

diez segundos después de pensarlo.

Voy al proveedor que sea, me lo bajo y lo tengo.

Antes, eso requería un cierto tiempo .

Lo cual me daba una cierta pausa para poder reflexionarlo.

Necesitamos que las nuevas generaciones,

que son las que tienen esto más dentro de su ADN,

le den espacio a la pausa.

La digitalización no tiene que conllevar

una aceleración indiscriminada.

Necesitamos encontrar espacios de reflexión,

necesitamos encontrar pausa.

Pero aprovechándonos de las potencialidades que tiene

tener acceso a la información instantáneamente.

Por eso, yo soy un convencido de que la digitalización

no es tema tecnológico.

Los retos importantes de la digitalización

son sociales, culturales, de cambio de paradigmas,

de cambios de maneras de hacer.

Creo que aquí queda muchísimo trabajo por hacer.

No tenemos las respuestas.

Sí que es cierto que entendemos o suponemos

que esta vida tan hiperinstantánea es difícil de vivir.

Y que por lo tanto deberemos meter algunos mecanismos de reflexión

e inculcárselos también a las nuevas generaciones.

Porque es preciso.

Es pedir para mí.

Antes hacíamos compras impulsivas pasando por una tienda

y era más difícil porque solo tenías

una a tu alcance. Claro.

Ahora las tienes todas. Ahora la tienda es global

y puedes comprar cualquier cosa impulsivamente,

lo cual para los que venden es importante saberlo

porque pueden aprovecharlo.

Pero para los que compramos... Hay que educarse.

Hay que educarse.

Seguiremos educándonos con tu ayuda, si te parece bien.

Y tanto. Muchísimas gracias.

Gracias a vosotros. Nos vemos.

Recuperamos ahora ya un fragmento del trabajo que hicimos

sobre "Arquitecturas colectivas",

una red de personas interesadas en la construcción participativa

del entorno urbano.

Recuperamos unos minutos y el resto en la red.

"Arquitecturas colectivas" es algo que yo creo

que es una necesidad que surge antes de las crisis,

que supongo que es una "misticidad" de cuestiones tanto tecnológicas,

de precarización del mercado laboral

en el entorno de la arquitectura, el urbanismo,

que yo llamaría inmobiliario y que se derivó demasiado

hacia un campo que era ganar dinero por ganar.

Y hubo mucha gente que sentía que había estudiado unas cosas

con las que no se sentía cómodo,

no tenían su lugar en el mundo para hacer lo que querían.

De repente se empezó a ver que se empezaron a organizar

historias colectivas.

Empezamos a ver que había otra gente

en el resto del estado que planteaba cosas parecidas

y a partir de ahí surgió la red.

Hasta que acabamos haciendo encuentros anuales,

compartiendo experiencias, recursos,

empezando a hacer proyectos en común

a nivel estatal que es algo que hace bastante falta.

Para estas iniciativas a partir de una de precariedad tan elevada

empezamos con las cosas básicas:

ocupación de pequeños solares,

intentar recuperar partes de la ciudad degradadas,

pero siempre desde lo micro.

Este paso que se está dando ahora

creo que es positivo porque nos permitirá pensar

en cómo en este año la cuestión es de más calar,

es decir, el territorio también es un concepto

en que podemos pensar como en "Arquitecturas colectivas".

Eduardo Mendoza acaba de publicar nuevo libro.

Una novela, esta:

"El rey recibe".

Primera de una trilogía, "Las leyes del movimiento",

que según anuncia la editorial "Seix Barral",

donde están publicados la mayoría de sus libros, recorrerá

los principales acontecimientos

de la segunda mitad del siglo XX.

En este primero, situado entre los años 60 y 70,

su protagonista, Rufo Batalla,

recibe el encargo de cubrir la boda

de un príncipe en el exilio.

A consecuencia de una serie de circunstancias,

se hacen amigos.

Ese es el punto de partida de este nuevo libro

que como casi todos los anteriores de su autor,

está lleno de humor, vivacidad e información cierta

sobre lo fundamental.

Cuando se cumplen dos años desde la concesión

del Premio Cervantes, vuelve el autor de inolvidables novelas

como la ciudad de los prodigios,

para invitarnos a pensar mientras nos reímos

y casi ni nos damos cuenta.

La Universidad Politécnica de Cartagena

propone hoy responder a la pregunta siguiente:

"¿De dónde viene el agua que bebemos?".

Una pregunta esencial como puede suponerse.

La Universidad responde.

(Música)

Como todos sabemos, el agua es elemento fundamental para la vida

y está muy presente en nuestro día a día.

Ahora bien, ¿de dónde la obtenemos?

La obtención de agua para abastecimiento

se realiza mediante fuentes convencionales

o no convencionales.

Como fuentes convencionales tendremos las aguas oficiales

que incluyen arroyos, ríos, lagos y embalses.

Y las aguas subterráneas, captadas en profundidad

mediante pozos, sondeos o galerías filtrantes.

O bien, mediante el aprovechamiento de manantiales.

Estas aguas, en función de sus características,

se someten a tratamientos que garanticen su idoneidad

para el consumo por parte de la población.

Elimina partículas de suspensión, coloides y materia orgánica,

para finalmente ser desinfectadas

y así garantizar adecuadas condiciones sanitarias.

Cuando la escasez del recurso

no satisface la demanda de agua por la población,

se recurre a fuentes no convencionales.

Como por ejemplo, la desalación

tanto de agua marina como salobres.

Esta tecnología elimina el exceso

obteniéndose un agua potable y apta para el consumo.

Acabamos el programa de hoy recordando

que mañana volveremos para ofrecerles

dos nuevas entrevistas en el estudio.

Una con Laura Rojas Marcos,

que abre este curso el taller de convivencia para hablarnos

de cómo cambiar los hábitos cuando se hace necesario.

Como es el caso de la vuelta de vacaciones

y comienzo de las clases y el trabajo.

Seguro que nos ayuda mucho.

Y otra, con el doctor en Economía Manuel Hidalgo,

que acaba de publicar un libro sobre cómo aplicar

las nuevas tecnologías en el trabajo.

También les ofreceremos la segunda parte

de nuestra visita a Teulada Moraira

y la agenda cultural del mes entre otro contenidos.

Nos vamos, volvemos mañana

a las 10 de la mañana en la 2, como siempre,

en "La aventura del saber".

Pasen un buen día.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 24/09/18

La aventura del saber - 24/09/18

24 sep 2018

Emitiremos los reportajes "dLana" y "Taller pequeños exploradores botánicos". Además, entrevistaremos al escritor Mario Escobar y a Alberto Delgado, Director de Seidor Digital.

ver más sobre "La aventura del saber - 24/09/18 " ver menos sobre "La aventura del saber - 24/09/18 "
Programas completos (1580)

Los últimos 5.100 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios