www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
2521713
Para todos los públicos La aventura del saber - 21/04/14 - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días y bienvenidos a "La aventura del saber".

Recibimos a una mujer que, desde su amor a la docencia,

ha estudiado qué le pasa a la educación en nuestro país.

Su diagnóstico no será fácil de asumir para todos.

Pero es muy interesante. Antes, el sumario.

Hablamos de cultura ibérica y de uno de sus exponentes, las damas.

Recientes estudios intentan ubicarlas

en sus lugares originales.

Nos trasladamos a un yacimiento del siglo IV antes de Cristo

para ver cómo se ilumina la diosa de Puente Tablas.

Les explicamos qué tiene que ver la astronomía con todo esto.

Saltamos al arte más contemporáneo, el que propone la galería Liebre.

Entramos al taller de dos de los artistas que allí exponen

y cuyo trabajo se puede ver hasta el 17 de mayo.

Miguel Ángel González y Arturo Prins son parte de "Psiconautas",

una muestra que reúne a cinco rebeldes

inmersos en un viaje interior.

Nuestra primera invitada es doctora en Filosofía,

profesora e investigadora.

Ha analizado qué le pasa a la educación en España.

En 2008, publicó El aula desierta",.

que fijaba su atención en la experiencia educativa.

Sus ideas siguen tan vigentes como entonces,

aunque a algunos no les guste escuchar lo que dice.

Hola, Concha. Buenos días.

Realmente, es llamativo ese detalle.

Que tú publiques este libro, "El aula desierta", en 2008,

hablas de educación en el contexto de la economía global.

No sé si el título tiene que ver

con el aumento de los ratios.

De qué va a pasar en las aulas en España.

¿Es una crítica?

La verdad es que reconozco que el título es excesivo.

Es muy radical. Es llamativo.

Yo quería sacudir al lector.

Crearle incomodidad con respecto a los tópicos de la educación.

Contiene muchos significados este título.

Por un lado, el aula se vacía

de la educación liberadora, emancipadora,

que convoca los conocimientos y las artes en el aula.

Por otro lado, una cierta deserción

por parte de ciertos sectores.

De los alumnos, de los profesores, de los padres,

de los políticos y los medios.

También de los desiertos que padecen muchos alumnos fuera del aula.

En sus condiciones sociales.

Y también tiene, por otro lado, la posibilidad de que hay un oasis.

Un desierto siempre contiene la esperanza

de que hay un oasis.

Tiene mucho de metáfora.

Esa es la metáfora que surgía con estos significados.

Yo decía que eres doctora en Filosofía.

¿Cuándo y por qué te empieza a llamar la atención la educación?

Hace 30 años que soy profesora de filosofía.

Pero hace unos 15 años que me empecé a interesar por la educación.

Fue el momento difícil en que se produjo la reforma educativa.

Se incorporaban al aula alumnos

hasta los 16 años con enseñanza obligatoria.

Y aparecieron en el aula unas problemáticas

que incorporaban de sus propios desiertos.

De sus condiciones difíciles.

Los llevaban al aula y allí explosionaban.

Y eso creó una cierta crisis de la educación.

Pero a mí me llamaba la atención

que nadie hablaba de la crisis social,

de las condiciones sociales que estaba detrás

que creaban este malestar.

Entonces, me puse a investigar.

Habrá que buscar qué es lo que pasa aquí.

Me puse a investigar.

Escuchar mucho a los alumnos, a los jóvenes,

a los profesores.

Buscar distintas propuestas teóricas.

Investigar qué pasa en los medios.

El tratamiento mediático que se hace.

Cómo la publicidad intercede en todo esto.

Me puse a investigar todo esto.

La idea, el motor del libro es la pregunta.

Se habla mucho del fracaso escolar, del vandalismo,

de la depresión de los docentes.

Pero no se habla de las condiciones sociales que están detrás de esto.

Y de la educación como experiencia transformadora en sí misma,

como un camino que implica una revolución personal

tampoco hablamos mucho.

Realmente, se habla de resultados

y se abandonan una serie de cosas enormes,

interesantes e importantes para la formación de las personas.

Quedan anuladas porque no se pueden medir.

No se puede medir la creatividad, la curiosidad.

¿Y cómo valoras que cada vez que hay un informe PISA,

titulares, tertulias, todo se convierta en noticia?

Somos muy alarmistas.

Y quizá los árboles impidan ver el bosque.

Quizá prestamos mucha atención al detalle

y dedicamos pocas energías a la educación en sí misma.

Yo creo que este "boom"

de mensajes un poco alarmistas, como dices,

tremendistas sobre la educación,

malos resultados, fracaso escolar, la violencia,

todos estos eslóganes tan llamativos

que son de lo que se habla ocultan realmente el bosque.

Yo creo que hay una voluntad...

Para mí, hay dos cosas que juegan ahí.

Por un lado, una voluntad de consolidar la doble red,

en España, tenemos educación pública y concertada.

Imaginemos que todos los padres se ponen a llevar a los niños

a la educación pública.

Sería un problema.

Por otro lado,

lo que ha ocurrido en la educación

es que se busca cambiar el modelo educativo.

Del modelo de educación ilustrada, emancipadora,

a un modelo productivo, a la idea de que la escuela es una empresa,

de que hay que buscar los resultados, hay que maximizar esto.

La terminología es muy empresarial. Se habla de eficacia, de gestionar,

de liderazgo, de emprender.

Es un lenguaje que remite al mundo de la empresa.

Gestionar el aula, los planes estratégicos,

rendir cuentas de resultados.

Todo esto es un lenguaje tremendamente empresarial.

Además, lo hemos naturalizado.

Lo hemos incorporado al lenguaje.

Y nos parece que eso es lo normal.

Yo creo que la voluntad es

dirigir la idea de la escuela a empresa.

O incluso la escuela como un potencial mercado

muy amplio que hay que conquistar.

Es difícil hablar en tan pocos minutos

de todo lo que desarrollas en el libro. Es imposible.

Por ejemplo, como doctora en Filosofía,

hablas de permitir que los alumnos sean filósofos.

¿Es parte de lo que propones, de lo que hay que impulsar?

Hay una idea que es muy interesante hoy en día.

Está en los programas educativos.

Hay que darle importancia.

Es una idea muy antigua.

Como decía alguien, lo original es volver al origen.

Está todo inventado.

Platón decía que el aprendizaje es algo que va de dentro hacia fuera.

No al revés, que el profesor te mete cosas en la cabeza.

Es un proceso de comprensión, de maduración, de desarrollo,

de racionalización y de pensar.

Eso lo decía Platón ya.

Pero se necesita al profesor, no podemos prescindir de él.

Eso no ha estado bien visto

en las últimas reformas de la educación.

Sócrates es el que ayudaba a hacer nacer las ideas

a sus discípulos, a sus alumnos.

El profesor es imprescindible.

No quiero terminar la entrevista sin que nos hables

de una experiencia interesante que ilustra este libro.

Este aula de filosofía del instituto Masnou.

Cuéntanos este proyecto brevemente.

El instituto en el que daba clase, del cual fui directora,

el aula de filosofía

era un aula al cual acudían todos los alumnos

de historia de la filosofía, de estética, de psicología

y yo les invitaba a que ellos trajeran cosas

que encontraran en los medios o en Internet.

Los comentábamos dentro del aula.

Presentaban trabajos, creaciones propias.

Yo les dejaba expresarse, proyectar, imaginar

cosas relacionadas con la filosofía.

Es un campo amplísimo.

Íbamos llenando el aula de esas experiencias que aportaban

y al cabo del curso,

acababa forrada de todo ese conocimiento

y de juego entre conocimientos, artes, ciencias.

Pues lo dejamos aquí, Concha.

Muchas gracias. Qué poco tiempo nos ha dado.

Me gustaría que volvieras otro día y podamos entrar en detalle

y abordar otros temas. Gracias a vosotros.

Después de seis años de obras,

el Museo Arqueológico Nacional ha vuelto a abrir sus puertas.

Destacan las damas íberas.

¿Conocemos la historia de la Dama de Elche o de Baza?

¿Hasta qué punto es excepcional que aquellos antepasados

orientaran sus tumbas y templos para que luz iluminase a sus diosas?

El siguiente documental responde a esas preguntas.

Son las seis de la mañana.

Nuestro equipo espera la luz del día

para ver un "piedro", como no para de repetirme uno de mis compañeros.

Les he explicado que hay un buen motivo para estar aquí,

en Puente Tablas, Jaén, en un yacimiento del IV antes de Cristo.

La arqueoastronomía es una nueva especialidad.

Sirve para conocer si las culturas antiguas observaban el cielo.

Se buscan alineaciones astronómicas en los templos y las tumbas.

Para los íberos, el equinoccio era un momento importante del año.

Es 21 de marzo, equinoccio de primavera.

Esperamos ser testigos de un fenómeno de piedra y luz.

Mientras esperamos, recordemos cómo empezó todo.

Acudimos a Jaén para rodar los hallazgos del santuario íbero.

Escuchando a Arturo Ruiz, un maestro de arqueólogos,

surgió la historia de la estela.

En el laboratorio de la universidad, nos mostró la diosa.

Al principio, no veíamos mucho, pero él nos enseñó a mirar.

Esta es una estela

que representa una figura femenina.

De hecho, cuando hemos analizado despacio

las luces, los contraluces y los volúmenes,

se puede ver algo que aquí ya se ve, que es un brazo tallado,

marcado en este punto.

Y otro brazo en este sentido.

Quedan los dos brazos superpuestos directamente sobre el vientre.

Y aquí hemos podido observar

que podemos reconocer una especie de círculo.

Hay más elementos.

Por aquí viene una línea.

Aquí hay una especie de cíngulo.

En la parte superior, se ven las volutas

de lo que podía ser una diadema.

Todo nos hace reconocer la figura de una mujer.

Este es un modelo en 3D

para que veáis el círculo sobre sus brazos.

¿Es un sol o quizá estemos ante una diosa gestante?

Un escáner en 3D.

Sirve para adquirir la forma de objetos.

En arqueología, lo usamos para capturar recipientes de cerámica.

Aunque también sirve para otros materiales.

Piedra, metal.

Una vez que se adquiere la forma del objeto,

podemos tener esta representación en 3D

igual que los usuarios en general.

Todas las representaciones están puestas en Internet.

El profesor nos mostró la entrada del santuario

y el llamado Lingote Chipriota, que tiene una forma muy especial.

Una forma de piel de toro, que es el símbolo del dios Baal.

Los toros de Alicante lo llevaban en la frente.

Y en oro y plata, eran moneda en el Mediterráneo.

Mientras esperamos con el profesor la salida del sol sobre la estela,

recordemos otras diosas y damas íberas.

Las íberas más famosas, con permiso de actrices y folclóricas,

son estas reservadas señoras.

Tan discretas que pasan eternos períodos de tiempo

tras las vitrinas de los museos.

Expuestas al escrutinio de curiosos e investigadores,

que desvelan algunos de sus misterios.

Comenzaremos por decir que, aunque no tienen edad,

todas son anteriores al siglo IV antes de Cristo.

Sí, la más jovencita ronda los 24 siglos de antigüedad.

Pero siguen estando espléndidas.

Nuestra primera pregunta es: ¿Realmente lucían este aspecto?

Las damas íberas, que pertenecían a la aristocracia,

iban enormemente adornadas.

Lo podemos ver en las más conocidas,

como las damas de Baza, Elche o el Cerro de los Santos.

Todas portan un complejo sistema de collares,

de pendientes, de diademas

y otros tipos de decoración que son muy sofisticados.

La diosa alada de Galera.

La diosa es una escultura de alabastro

que se encontró en la necrópolis de Galera, en Granada,

formando parte de un túmulo funerario.

Fue traída desde Oriente siete siglos antes de Cristo.

Suponemos que por un navegante que quiso llevar su protección.

En Oriente, la divinidad se muestra como una mujer.

Es Astarté quien reencarna todo lo que es fecundo.

Las damas ibéricas de la alta aristocracia

probablemente ejercían el papel de sacerdotisa un cierto tiempo.

En ese momento, se relacionaban con la divinidad

más importante del panteón ibérico, que debía ser femenina,

ligada a la tierra, a la reproducción,

a la reproducción de las cosechas y de las personas, de la sociedad.

-Está perforada por dentro a partir de la cabeza.

Y tiene perforaciones en sus pechos.

Servía para verter un líquido

que a través del paso por el cuerpo de la diosa

se sacralizaba también.

El líquido sagrado podía ser agua, perfume

o una bebida alucinógena.

Los análisis no son concluyentes.

La Dama de Galera es un dispositivo.

Sirve para verter un líquido en su interior.

Desde la parte superior, se puede controlar con el dedo

el momento en el que sale el líquido.

Lo interesante es que este objeto muestra

cómo hay una persona que durante un ritual,

controla el momento preciso en el que se hace esa libación.

Fue utilizada por varias generaciones como objeto precioso.

Sabemos que estuvo en uso durante más de dos siglos.

Desde el momento de su fabricación

hasta que se depositó en esa tumba de la necrópolis de Galera,

había pasado de mano en mano durante varias generaciones.

Esto habla del gran aprecio que tenían por este objeto y de su valor.

Pero ¿dónde se halló esta misteriosa diosa?

Viajemos a la provincia de Granada, cerca de un pueblo llamado Galera.

Nos encontramos en la necrópolis de Tútugi, que es la más extensa.

Aquí se han documentado más de 150 sepulturas monumentales

que podemos reconocer en el terreno por los montículos que se elevan.

Detrás de mí, podemos observar la gran carpa de protección

que se ha puesto sobre la sepultura donde se encontró la diosa.

Oliva nos conduce dentro.

Esta amable y concienzuda arqueóloga andaluza

ha dedicado más de 15 años a investigar qué ocurrió aquí.

En la primera fase constructiva,

se cava en el terreno una cámara cuadrangular

de 15 pies por 9 pies.

Eso sería lo más cercano a la proporción áurea.

Esta cámara es cubierta por tablones de madera.

Y es recubierta por un túmulo de tierra.

El peso de este túmulo

hace que esas tablas se partan y se rompan.

Y toda esa tierra cae dentro de la cámara

funeraria inferior.

Una vez derrumbada, los habitantes de Tútugi

no retiraron la tierra,

reprodujeron en superficie el espacio sagrado

utilizando para ello los colores blanco y rojo,

los tonos funerarios, con la piel de toro extendida.

La cámara interior ha sido reproducida

por nuestra diseñadora gráfica, Lupe Laguna.

El pasillo tiene una orientación matemática muy precisa.

Eso permite que dos veces al año,

el sol entre directamente en la cámara.

Probablemente, lo que haría sería iluminar la pequeña figura

de alabastro que representa a la dama de Galera.

Vamos a entrar en lo que es la primera cámara funeraria,

con su piedra original para salvar ese desnivel.

Y aquí podemos observar cómo el suelo

de la cámara funeraria es revestido de yeso.

En muchos casos, se pinta también de rojo.

Aquí hay pocas evidencias.

Este altar no se encuentra en el centro exacto de la cámara,

sino un poco desplazado,

más o menos, a la proporción áurea,

con el fin, como hemos dicho,

de situar a la diosa de Galera

para que en los equinoccios,

el sol le incidiera directamente.

El mosaico de Cerro Gil.

En nuestro viaje por la historia, hay que acercarse a Iniesta, Cuenca,

para degustar sus champiñones

y por un mosaico sorprendente.

Hace 25 siglos, un personaje de la aristocracia íbera

fue enterrado en el túmulo de Cerro Gil.

El elemento más significativo es el mosaico de Astarté,

realizado con cantos rodados, con guijarros, en tres tonos.

Consiguen los elementos figurativos

que son tan famosos en este túmulo.

El arqueólogo Miguel Ángel Valero nos enseña

a descubrir su simbología.

En el panel central, una representación de la diosa Astarté.

Aparece sentada en una silla con las piernas abiertas.

Encontramos la cabeza,

con un peinado con volutas,

con una diadema y un torques en el cuello.

Sobre sus brazos, se posan dos palomas

que le indican el camino de los muertos.

Sobre sus manos, dos flores de loto

rebrotan como símbolo del resurgir de la naturaleza.

Tiene un disco sola en el pecho a modo de disco irradiador de luz.

Y tiene dos alas para llevar del mundo de los vivos al de los muertos.

Sus piernas aparecen abiertas

y está sentada sobre una silla.

Se ve una cola a modo de pájaro o de arpía,

que es otro elemento característico de la diosa.

Los íberos creían en el mundo de ultratumba.

Necesitaban ciudades para sus muertos.

Son las necrópolis.

El ritual usado por los íberos es la incineración.

Se hace una pira funeraria, como vemos,

donde se quema al muerto durante dos días.

Se recogían cuidadosamente las cenizas

y se depositaban en urnas.

En los ajuares de tumbas,

no se han hallado los tesoros de oro y plata de las damas.

Eso quiere decir que las damas eran transmisoras de la riqueza familiar,

de madres a hijos.

Y que esa fortuna

que supondrían esas joyas hechas en oro y en plata

pasaban de generación en generación.

Todas las damas son hermosas.

Pero la de Elche es de una belleza sobrecogedora.

Es la imagen por excelencia del mundo íbero.

Tan perfecta en detalle y ejecución

que un investigador estadounidense, en la década de los 90,

especuló con la posibilidad de que fuera un fraude moderno

de 1897, año en que se encontró.

A la luz del microscopio, ha desvelado varios misterios.

Solo a través de las láminas delgadas de la piedra

podemos encontrar una identificación exacta

de qué cantera se utilizó y eso es muy complicado.

Esta es la cantera del Ferriol,

al norte de la ciudad de Elche.

Allí estén excavando los miembros de un equipo hispano-francés.

Se han localizado restos

del trabajo de la piedra en época íbera

y saben con certeza que de allí procede

la piedra utilizada para la labra de la Dama de Elche.

En la cantera del Ferriol,

aún permanecen los surcos del arrastre de las piedras.

Nos acercamos al Instituto de Ciencias de la Construcción

Eduardo Torroja, del CSIC,

donde parece que estuviesen en permanente remodelación.

No, siempre tiene este aspecto.

Llevan a cabo investigaciones científicas sobre los materiales.

Acompañados por el runrún de las máquinas,

entrevistamos a María Pilar Luxán,

cuyo equipo ha sido el único al que se le ha permitido

tomar muestras de la Dama de Elche.

La Dama de Elche, para estudiarla,

hay que contemplarla y ella misma nos habla.

Del hallazgo de la dama no hay fotografías.

Esta es una reproducción basada en los dibujos de entonces.

Ha estado enterrada muchos años.

En ese enterramiento, se le hizo un recinto con piedras,

pero luego se recubrió todo con una arena que parece de playa.

La cantidad de humedad que podía almacenar era muy grande.

Por tanto, ha estado embebida en humedad.

Para pintarla, el artista aplicó una capa homogénea sobre la figura.

Los doctores Borrego y Prada

confirmaron que estaba compuesta de yeso y cal.

¿Qué pasó con la capa que contenía los pigmentos?

Se dice, en la bibliografía está,

que cuando se descubrió, tenía una coloración importante.

Cuando nos la devolvieron de Francia en 1941, prácticamente, era parda.

Como diría el poeta,

cómo fue, qué ocurrió, que la dama perdió su color.

En el momento en que se descubrió y se sacó al exterior,

aparte de que era 4 de agosto y hacía mucho calor,

se produjo una rápida pérdida de humedad

en esa pequeña capa.

Salía al exterior y precipitaba.

Englobaba todo lo que tuviera en la superficie.

Los pigmentos, por ejemplo.

La humedad, las sales de la arena y la luz deterioraron los colores.

El microscopio electrónico confirmó su antigüedad.

Al analizar los pigmentos utilizados por el artista,

el azul egipcio, el óxido de hierro y el bermellón.

Como conclusión, esa capa se ha descompuesto de un modo natural

y es imposible haber hecho esa falsificación.

La dama posee una oquedad en el dorso.

Sobre ella, se discurrieron mil explicaciones.

Se pensó que podía servir para depositar ofrendas,

para sujetarla como soporte

o para oráculo,

para decir unas palabras y que hubiera resonancia.

Para todo lo que se les ocurrió. Hasta que en el año 1971,

se descubrió la Dama de Baza.

En la otra dama, se encontraron huesecillos.

¿La oquedad de la Dama de Elche podía ser

una urna para depositar cenizas?

Ahora, había que demostrarlo. En el hueco, nada quedaba,

salvo una zona de un tono diferente. Rasparon una muestra.

Era una superficie como caramelizada.

La conclusión a la que llegamos

fue que las cenizas se introdujeron en caliente.

Ese calor fundió la capa de yeso.

Se quedó como vitrificado y detrás está la ceniza.

Era sorprendente.

Los restos de ceniza se habían conservado.

24 siglos después,

su análisis corroboró que contenían calcio,

fósforo y estroncio

en una proporción idéntica a la cremación de un cadáver.

Las partículas más ricas en fósforo eran de tipo más anguloso.

Encontramos allí restos de uñas, restos de dientes.

Los motivos por los que se escondió la dama son oscuros.

Se quiso preservar la estatua de algún peligro,

de alguna destrucción, y se consiguió.

Solo volvió a ver la luz 2400 años después.

La Dama de Baza.

Estamos junto a la escultura conocida como Dama de Baza.

Como pueden ver, se trata de una figura sedente

de una mujer.

Bien es cierto que las proporciones de su cuerpo,

el regazo, las rodillas,

respecto a la cabeza o el torso, no está bien proporcionada.

Carece también de pechos.

Es prácticamente plana.

Lo que el artista intenta representar

no es tanto la perfección de la figura

como toda su simbología.

En ese sentido, lo más destacable

es que estamos ante una estatua que es una urna funeraria.

Debajo del brazo derecho del trono, encontramos una oquedad

donde se hallaron los restos óseos.

Esta es una porción del temporal izquierdo.

Dos fragmentos del temporal derecho.

Parte de los alvéolos de la mandíbula, falanges

y dientes.

Su análisis confirmó que pertenecían a una mujer

que en el momento de su muerte, tendría entre 25 y 30 años.

Los datos coinciden y no es aventurado afirmar...

La imagen de su rostro podría ser de una mujer.

Podría ser la persona que está cremada en su interior.

-La Dama de Baza sorprende por los adornos de su vestimenta.

Sobre todo, el tocado de la cabeza

y las aparentes joyas que lleva puestas,

de una gran riqueza, de un gran tamaño,

muy coloreado.

Sorprende por eso.

¿Qué podemos deducir

de esta escultura excepcional?

Para el arqueólogo, existe un problema de entrada.

Las piezas que lleva la Dama de Baza,

como esos pendientes que le cuelgan,

no hay paralelos en la realidad.

Nunca hemos encontrado unas joyas que se parezcan.

Solo teneos el paralelo de sus collares.

Los collares, sí.

Conocemos collares que tienen la misma composición

que esos grandes colgantes en forma de lengüeta

que cubren todo su pecho.

Son tres grandes collares y otros más pequeños más cercanos al cuello.

Pero los ejemplares que conocemos son muchísimo más pequeños

que los que están representados en la escultura.

Y los conocemos fabricados en oro.

Entonces, suponemos también,

por el tipo de representación y el estilo de la escultura,

que se han exagerado esos objetos

para hacerlos más grandes, más espectaculares,

en definitiva, más importantes.

Es posible que esos pendientes estén fabricados en otro material

y que pudieran alcanzar ese tamaño

para hacerlos más funcionales.

Un pendiente del tamaño del de la Dama de Baza

en metal probablemente pesaría demasiado.

Podría estar fabricado en textiles, en fibras vegetales

o en materiales perecederos

que no se han conservado y no los conocemos.

Una de las curiosidades de la Dama de Baza

es que en vez de estar de pie, como tantas otras damas,

está sentada.

Está sentada sobre un trono de alas que nos recuerda

el carácter alado de la divinidad

y el viaje desde el mundo de los vivos al de los muertos.

Y lleva en su mano izquierda

un pichón, una pequeña paloma,

que es otro símbolo de la divinidad alada.

Por tanto, es una figura que está muy cerca de la diosa

y que probablemente fue una persona real

que estaba vinculada al mundo de la religión.

Entre el ajuar de la tumba, se depositaron, a modo de ofrenda,

varias armas y escudos, algo singular en una tumba femenina.

Eso puede indicar que era una figura destacada de la aristocracia.

Quizá una reina o una princesa.

Estamos en la necrópolis del Cerro del Santuario,

donde se localizó la Dama de Baza en 1971.

La necrópolis, a su vez, se descubrió

gracias a la instalación, aquí, a mi derecha,

de un campo de tiro.

Eso provocó la aparición de una serie de tumbas

a lo que se une el hecho de que se plantasen almendros

para dar sombra a los espectadores de las competiciones de tiro.

Concretamente, donde estamos ahora mismo,

junto a este túmulo que hemos colocado los investigadores

para marcar dónde se encontraba la cámara funeraria,

se trataba de un espacio subterráneo

de planta más o menos cuadrada,

de 2,60 de lado por 1,80 de profundidad

y excavado en la roca.

La estatua se encontraba frente a mí,

adosada al lado norte de la tumba.

-Las esculturas íberas se remataban con un proceso de pintura

que formaba parte de los recursos expresivos de las esculturas.

Es muy raro que se conserven estos detalles

debido a los 2500 años que han pasado

desde que se hicieron las esculturas.

Una excepción es la Dama de Baza, encontrada en una tumba sellada

y que ha conservado los restos de pigmentación que cubrían

la escultura y que nos permiten apreciar su complejidad.

Se conservan las pinturas de la superficie de la dama.

Sobre una capa de yeso, se aplicaron distintos tonos

de color tierra, rosa, marrón

y también azul y negro.

Quizá lo que más llama la atención

sea que sobre los collares y sobre las joyas que lleva

como decoración, se aplicó una lámina de estaño

para que diera un aspecto de color plata,

que recuperara el tono de las joyas verdaderas.

La estela de la diosa de Puerta del Sol.

Volvamos al yacimiento de Jaén.

A las 6:45, comienza a salir el sol tras la montaña.

Hemos dejado la cámara fija.

Y el sol recorre el pasillo de la antigua ciudad íbera.

Hemos acelerado la grabación.

De cinco minutos a 20 segundos.

Efectivamente, el sol ilumina la estela de la diosa,

que brilla casi dorada.

Hemos visto que el momento del orto, la salida del sol en el equinoccio,

la diosa, la divinidad representada en esta estela se ha iluminado.

Y lo que se produciría a continuación sería su oscurecimiento.

El rito consiste en este juego de luces y sombras

que proyecta el sol

al encajonarse en el corredor que marca

la entrada, la puerta del sol de Puente Tablas.

Esta estela es la imagen, como se puede comprobar,

de una mujer recortada.

Aquí tenemos el brazo, que está perfectamente tallado.

Se ve cómo en este punto, se separa el dedo de esta zona.

Queda bien marcado este brazo, igual que este también.

Aquí arrancaría otro brazo y aquí se ve el dedo de la mano.

Seguramente, en este momento,

la diosa estaría cubierta con algún tipo de tejido.

Ese tejido haría brillar mucho más el sol.

Es el final de un proceso que empieza con el solsticio de invierno,

que todavía no entra en la calle.

Vamos viendo cómo en los meses de enero y febrero,

el sol va llegando a la calle, atraviesa la puerta,

entra en el corredor y encuentra a la diosa en el equinoccio.

Estamos en el corredor

por el cual entra el sol y llega a la diosa.

La piedra que queda abajo...

Lo que quedaría debajo es una especie de caja

donde hemos podido localizar hasta siete

cerdas preñadas con sus recién nacidos. A lo mejor, incluso fetos.

Lo interesante es que al sacrificar las cerdas, dos de ellas

las mandíbulas apuntan en una sola dirección,

la que marca el este,

que es justo cuando entra

en este corredor y desemboca iluminando la divinidad.

Este hecho podemos relacionarlo

con el matrimonio divino entre el sol y la diosa,

la representación del dios y la diosa.

Tenemos ejemplos en el próximo Oriente.

Es el caso de Astarté con Baal,

que anualmente se producía este encuentro de amor

entre la diosa y el dios

y que, a veces, era sustituido por el príncipe

del "opidum", en el caso ibérico, el príncipe de la ciudad.

Y la divinidad estaría representada por otra figura femenina.

Hola, hemos invitado hoy al escritor Màxim Huerta,

ganador con "La noche soñada"

del premio de novela Primavera 2014.

Bienvenido, muchas gracias por aceptar nuestra invitación.

Gracias por el libro. Es una gozada estar aquí.

Traer "La noche soñada" al programa es genial.

No pensé, cuando puse el título, que me diera días soñados.

Enhorabuena, de verdad. Gracias, estoy disfrutándola.

Tanto como cuando la escribí. ¿Y cómo nació?

Por una fotografía. El azar me acompaña.

La casualidad. Creo mucho en eso.

Fue en Tossa de Mar,

en una terraza a la que me invitaron a almorzar.

Al pasar al salón, vi una fotografía en la pared.

Estaban Ava Gardner y Frank Sinatra fumando, viviendo intensamente.

Me di cuenta de que era la misma terraza, con la misma mesa,

con la misma silla blanca pintada en la que yo estaba almorzando.

Pregunté: "¿Es aquí?".

Me dijeron: "Sí, estuvo aquí rodando 'Pandora y el holandés errante'".

Es una película que tiene mucho que ver con la novela.

De soledades, de personas que buscan ser felices.

Tiene mucho que ver contigo, con tu propia historia. ¿O no?

Con mis lugares comunes. No es autobiográfica.

Mi vida no le interesa a nadie.

Son mis lugares, las verbenas de los pueblos del Mediterráneo,

la noche de San Juan, que es de tanta catarsis.

Los deseos de esas playas.

Cuando venían las estrellas y se inauguraba el cine de verano.

Con esa noche es con la que arranco la novela.

La banda de las procesiones y la gente vestida de fiesta.

Y el recorrido de alguien

que quiere cambiar a su familia de destino.

Antes de comenzar la entrevista, hablábamos de "Calabuch".

Decías: "Mucha gente impresionantemente interesante

y famosa estuvo en la Costa Brava en un determinado momento".

Fue un foco de escritores, de actores, de directores de cine.

Esa zona era el triángulo de las Bermudas español

en cuanto a arte.

Empezando desde Dalí hasta los directores.

García Márquez también estuvo, Ava Gardner.

Tennessee Williams. También.

Es una zona de creadores.

Supongo que también de vividores.

Es una mezcla de ambos.

Vida y arte todo a la vez.

Y Ava Gardner fue un símbolo

de esas personas que querían beberse la vida hasta el final.

Y lo consiguieron. Sí, dejaron huella.

Sigue habiendo una escultura de Ava Gardner en la bahía de Tossa.

Y hay pasteles, yo pregunté mientras escribía la novela,

pasteles con su nombre en la pastelería a la que ella iba.

Y todo eso me fascina. Qué bueno.

Me gusta escribir con emociones, con sentimientos, con olores.

Y, sobre todo, con imágenes. Vi muchas veces esa zona.

Hablemos de los personajes.

Es un niño rodeado de mujeres, casi lorquiano.

Un niño de 12 años que creen que está marcado por el nombre.

Se llama Justo y cree que debe ser justo.

La madre se llama Teodora, pero firma Teadora.

La tía es una mujer muy principal en la novela.

Se llama Visitación y es como la canción de Serrat.

La abuela Tránsito.

Es gente muy marcada por los nombres.

Es un niño en un universo femenino muy potente.

Nueve hermanas...

Nueve tías, una hermana,

un universo femenino muy jugoso a la hora de escribir.

Hablemos de la estructura. ¿Cómo está estructurada?

Es ese niño que quiere crecer.

Son dos días la novela, por eso son dos noches.

La noche soñada, que es la noche de San Juan,

en la que todos piden deseos, salvo el protagonista,

que va a hacerlos realidad de una manera drástica, pero errónea.

Y la otra parte, que es Justo, hijo de irlandés,

cuando han pasado 30 años y quiere purgar las penas

y hablar con su madre en su cumpleaños en Roma.

Su madre está muy cambiada.

Necesita contarle algo que pasó 30 años antes.

Es un poco... No lo he inventado yo, es de Proust,

ir hacia atrás y hacia delante y jugar con los tiempos.

De lo que pasó en aquella noche y lo que pasa en el cumpleaños,

cuando en la madre ya ha empezado el olvido.

Es muy del Levante.

La importancia de Italia, de Roma.

Pero yo creo que el Mediterráneo,

todas las novelas hablan de amor, las canciones, las películas,

está presente en todo,

se mira mucho Italia en el Mediterráneo nuestro,

en esa forma de cantar de otra manera,

de hacerlo todo de una manera más excesiva.

De tocar las campanas para fiesta, para muerto.

He querido desdramatizar mucho con estos personajes.

Hasta cuando están ajustándose las mortajas,

es un episodio hasta feliz.

Ese juego de la muerte y la vida, tan del Mediterráneo.

He jugado a eso.

Cuando empezaste a escribir la novela

y la desarrollaste y terminaste,

¿pensaste en un tipo determinado de lector,

pensaste que le iba a servir para qué leerla?

Los libros deben ser para entretener.

Los niños deben leer libros de niños.

Que se enamoren de la lectura.

Mi madre me enseñó a leer muy pronto.

Los libros deben entretener.

Luego, este libro...

Si además, divierten...

Si lo acabas y dices: "Lo recomiendo",

te llama un director que quiere hacer una película con él,

todavía crece más.

También hablo del Alzheimer, de los malos tratos, de la bebida.

Pero no desde el drama,

sino desde la parte positiva

y de cambio, de ventana dentro del dolor

hacia alguien que quiero modificar eso y cambiarlo.

¿De qué te ha servido escribirlo?

Aparte de para recibir el premio

y para recibir esas vírgenes que llevas puestas.

Te las han regalado los lectores. Lo maravilloso es que te lean.

Pero cuando hablas con los lectores en las firmas

y te confiesan que su favorita es la tía Visi

porque cocina torrijas y huele como sus tías.

Llevo toda la Virgen del Pilar y todas las vírgenes.

Donde vas a las firmas te van regalando objetos.

Eso me parece muy...

Cuando escribes, escribes solo y quien te lee, lee solo.

Esa complicidad entre el lector y el autor.

En la víspera de San Juan de 1980,

los habitantes de Cala Bella, en la Costa Brava,

esperan a Ava Gardner, que va a inaugurar el dine de verano.

Todos están pendientes de la actriz, salvo Justo,

el benjamín de los Brightman.

En el día más mágico, ha decidido

que en vez de pedir un deseo,

va a hacer lo que pueda por cambiar el destino de los suyos.

Màxim Huerta, ganador del premio Primavera,

nos narra una historia sobre la búsqueda de la felicidad

y un viaje hacia el amor.

Antes de que consiguieras este éxito,

cuando escribiste el libro, ¿en qué te cambió

escribir el libro? Este, concretamente.

Hay que decir que este libro es anterior a otros

que has publicado antes.

Lo he trabajado desde el inicio.

Hablaba de Tossa de Mar. Descubrí a Ava Gardner en esa foto.

He recuperado recortes.

Lo he escrito muy poco a poco.

Necesitaba escribirlo con las tripas.

Jugaba con el dolor y la felicidad.

Lo he hecho con mucho cuidado desde hace mucho tiempo.

Desde 2009. Hice "La tienda en París", "El susurro de la caracola".

He sido feliz escribiéndolo. ¡Qué bien!

Además de todo.

Siempre se dice que escribes cuando estás mal.

Cuando te encierras para vomitar.

En este, no.

He disfrutado y los lectores lo están notando.

Ha sido un placer tenerte estos minutos en "La aventura del saber".

Mucho éxito con este libro, con los próximos, con los que has escrito.

Y muchas gracias. Gracias por invitarme.

Vamos con la digitalización del día.

Un nuevo capítulo de "Acercarse a la música".

Los años que siguieron a la gran guerra

presenciaron la aparición de corrientes estéticas

que repudiaban el romanticismo y sus secuelas expresionistas,

favoreciendo la escritura para grupos de cámara

y desarrollando una concepción de la música opuesta a la grandilocuencia.

Durante la década de los 20,

autores tan distintos como Béla Bártok o Igor Stravinski,

que practican estilos dispares

y a quienes no une ningún proyecto común,

coinciden en dirigir su atención hacia las estructuras históricas,

dotando de nueva significación a las retóricas heredadas.

Tiempo para hablar de arte contemporáneo

y de las actividades de la galería Liebre.

Su idea es hacer de cada exposición un lugar de encuentro.

El amor al arte se cultiva desde el principio.

Los viernes son días de cuentacuentos.

Se trata de una exposición que yo creo que tiene

un matiz bastante

no solo artístico,

sino, sobre todo, humano.

Parte de la idea de rescatar

a cinco artistas que tienen un mundo muy especial.

Se asemejan no solo por la plasticidad

y por la simbología de su obra,

sino también porque son personajes que han estado

casi en la periferia

de lo que son las líneas más homologadas del circuito...

Del circuito comercial, por así decirlo.

Estamos aquí, al lado de la plaza de España.

Nos pilla muy cerca de nuestro taller.

Yo creo que la mejor manera de empezar a conocer

a estos personajes tan interesantes

es acercarnos a sus cuadros.

Así que vamos.

Hola, chicos.

-¿Qué tal?

-¿Cómo estáis?

Él es Miguel Ángel González Granado.

-Como veis aquí, generalmente,

es técnica al óleo, aunque también uso rotuladores.

Está basada en formas que voy creando yo

a partir de bocetos previos.

Se va plasmando poco a poco en el lienzo.

Surgen una serie de línea, formas, volúmenes

a las que voy dando textura, color.

Todo eso va apareciendo en la misma obra.

No es que tenga nada predeterminado en la cabeza.

Simplemente, es eso.

Van surgiendo elementos, voy añadiendo cosas.

Al final, resulta la obra.

Hay papel como de purpurina.

Papel que hace como de arcoíris.

Hay uso de musgos.

Material empleado para maquetas, generalmente.

Y luego, he querido basar la obra

en los mates.

El 5 de abril es la inauguración en la galería Liebre.

Os espero.

-Hola, bienvenidos a esta parte del estudio.

Una cueva de Alí Babá.

No es que seamos ladrones, pero sí robamos ideas.

Construimos nuestra cueva del tesoro.

La reunión que nos ha juntado

el artista que decide encontrar a estos cinco resistentes

es toda una invitación

a enseñar la obra de cinco salvajes.

Yo creo que "Psiconautas", como dice el nombre, somos cinco navegantes

de la psique, del interior.

Un trabajo fuera de modas, fuera de catalogaciones.

En ese sentido, cinco rebeldes.

En el caso de mi trabajo,

es una especie de poligamia psíquica.

Poligamia porque me caso con muchas maneras de trabajar.

O paso de un estilo pop,

como este ménage à trois

con tres ninfas dibujadas con forma de emoticono de móvil,

que van con un gatito, flores de loto, un canto de alegría.

Un jardín de Epicuro.

Pasamos a una sala hecha en collage de papel.

Está hecha con papeles de regalo.

Si queréis verlo, espero que vengáis a ver a los cinco psiconautas,

viajeros salvajes internos,

venid el 5 de abril a una galería que apuesta fuerte por esta exposición.

Recomendación de lectura para hoy, lunes.

Hoy, libro especial.

Este, una versión en tebeo

de la vida y opiniones de Tristram Shandy.

Un clásico, en la estela del "Quijote".

El autor es Martin Rowson, uno de los grandes ilustradores

y creadores de novela gráfica.

Su trabajo es monumental.

Lo han calificado como obra magna de la ilustración.

Para quienes apreciando las posibilidades de la novela gráfica

nos decantamos por la novela clásica cuando merece la pena,

esta versión de Rowson vale de verdad

si nos lleva al original,

una de las mejores y más divertidas novelas

escritas en cualquier tiempo.

"Tristran Shandy, caballero", de Martin Rowson,

recientemente publicada por la editorial Impedimenta.

Gracias a todos ustedes.

Mañana volvemos y haremos recomendaciones de lectura.

Son marca de la casa

y Radio Televisión Española está volcada

en la semana de pasión por leer.

Vendrá un experto que quiere explicarnos

la relación entre bibliotecas digitales y colaboración ciudadana.

Feliz día.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 21/04/14

La aventura del saber - 21/04/14

21 abr 2014

Vemos el reportaje "El misterio de las damas" y "Extraliebre. Capítulo 3". Además, entrevistamos a la Catedrática de filosofía Concha Fernández Martorell y al periodista y escritor Maxim Huerta.

 

ver más sobre "La aventura del saber - 21/04/14" ver menos sobre "La aventura del saber - 21/04/14"
Programas completos (1398)
Clips

Los últimos 4.099 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios