www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5078930
Para todos los públicos La aventura del saber - 21/03/19 - ver ahora
Transcripción completa

Hola. Buenos días a todos.

Taller de filosofía en español con Reyes Mate,

profesor de investigación

del Consejo Superior de Investigaciones Científicas

hoy para hablar de Teresa de Ávila

como escritora, como pensadora

y como precursora de la igualdad de derechos

entre hombres y mujeres.

¿Sabían

que las memorias de Truman Capote tienen un título

sacado de su libro de la vida?

"Plegarias atendidas".

Lo hemos comentado alguna vez aquí.

Hoy profundizaremos

en algunos aspectos poco conocidos por la mayoría

y muy reveladores.

Sorprenderán.

Luego, con el escritor León Arsenal,

hablaremos de la sociedad secreta de los espiritistas

que durante parte del siglo XIX

aglutinó a un nutrido grupo de personas

en importantes puestos de la Administración

y tuvo cierta relevancia oculta que explica algunos hechos

iluminándolos desde otra perspectiva.

Emitimos un trabajo sobre Tamara de Lempicka,

uno de los grandes hitos del "art déco"

de quien puede apreciarse parte de su obra más famosa

estos días en Madrid.

Con una personalidad arrolladora,

fue también una precursora del glamur en el arte.

En el espacio Boek Visual

hoy presentamos parte de la obra de Manuel Uría.

Llena de restos, promiscua, desgarrada,

con la sencillez formal como propósito imposible,

el absurdo como principio activo y el humor como excipiente.

Taller de filosofía con Reyes Mate

hoy para hablar de una escritora olvidada como tal

y cuyo pensamiento ha influido en los países anglosajones

donde muy pronto se tradujeron algunas obras suyas.

De Teresa de Ávila. De santa Teresa.

Bienvenido, Reyes. Muchas gracias. Aquí estamos.

A ver, si esta pensadora no es realmente una filósofa,

¿por qué lo tenemos aquí hoy?

Está bien traído.

Decía Unamuno:

"El pueblo español filosofa en la escritura".

El lugar del español,

el lugar de la filosofía para un español,

es el arte, la literatura, la poesía, la mística...

Un cuadro como "Las Meninas" es una obra filosófica.

Es una reflexión sobre el tiempo.

Ahí hay un pasado

que está presente a través de la fotografía.

El espejo en que están reflejados los reyes

es el pasado omnipresente sobre el presente.

Hay también un futuro

en ese mayordomo que abre la puerta y se va.

Un futuro incierto como era el de la época

y un presente

donde están las infantas con los bufones.

Es el presente del español

que solo sabe realzar la belleza

si enfrente tiene la miseria y la fealdad.

Eso es en el arte,

pero en la escritura encontramos lo mismo.

Teresa es una pensadora de primera y es reconocida así mundialmente.

¿Por qué?

Porque su escritura es capaz de describir

experiencias psicológicas y religiosas

casi imposibles

y lo hace con una naturalidad sorprendente.

Y no solamente eso,

sino que consigue que el lenguaje, que es capaz de decir muchas cosas,

pero que no puede pronunciar otras...

Ahí existe lo indecible.

En el caso de Teresa,

es capaz de forzar tanto la lengua que alude a lo indecible.

Esa capacidad del lenguaje hace de ella una pensadora única.

¿Por qué en España

es más desconocida de lo que debiera,

puesto que, como hemos dicho antes,

hasta las memorias de Truman Capote tienen una frase

sacada del libro de su vida,

"Plegarias atendidas" se llama, ¿no?,

y en el mundo anglosajón ha tenido un gran predicamento?

No solamente desde el punto de vista religioso,

sino como verdadera pensadora.

Teresa es una desconocida.

Aunque está en boca de todos, es una gran desconocida.

Más aún.

Hemos tenido que falsificar su biografía

para hacerla aceptable.

Tenemos una idea falsa de Teresa

porque hablamos de ella como de una doctora, maestra...

Es doctora de la iglesia.

Como una escritora. Una santa, ¿no?

Una santa.

Y, sin embargo, en vida

cualquiera se permitía corregir su escritura

a esta gran escritora extraordinaria.

Sin embargo, su obra está llena de tachaduras.

Era santa, la celebramos como santa,

pero había unos nobles en Alba de Tormes

que la criticaban por buscona.

Decían que se parecía a María Magdalena

y ella decía con mucha sorna:

"Si me conocieran bien,

se darían cuenta de que tengo defectos más graves".

Santa, doctora, escritora...

Así la celebramos hoy.

Pero en vida fue una mujer muy discutida.

¿Y por qué, Reyes? ¿Por qué lo fue?

Por su sangre.

Teresa ha sido celebrada durante cuatro siglos

como la santa de la raza.

Es decir, la santa que simbolizaba al español,

al cristiano viejo,

al español sin sangre impura, sin sangre morisca o judía.

Pero resulta que el abuelo de santa Teresa

era un judío

que fue condenado por judaizar en Toledo.

Fue listo

porque la Inquisición en ese momento

ofrecía a los que se autoinculparan la posibilidad de salvar la vida

y salvar la hacienda

a condición de sufrir un castigo público y una multa.

Un paseo encima de un burro vestido de amarillo.

Vestido de amarillo, con una vela apagada y descalzo

durante siete viernes por Toledo.

El abuelo fue condenado a eso y cuando salió dijo:

"Esto no me vuelve a pasar a mí".

Al salir,

al conseguir la reconciliación, como se decía,

él cambia de apellido.

Quita el Sánchez que era el que indicaba su judeidad

y se pone de segundo apellido Cepeda,

compra una cédula de cristiano viejo,

quiere aparecer como lo que no es, como un cristiano viejo,

siendo así que es un judío,

y, finalmente, se cambia de sitio.

Se cambia de Ávila donde nadie le conoce

y aparece como cristiano viejo.

Sin embargo, hay un pleito contra ellos,

y lo ganan a pesar de todo

porque consiguen comprar a los testigos y al juez.

Teresa lo sabe. Lo sabe perfectamente.

Tiene miedo

de que si se revela su personalidad, que es hija de judíos,

fracase su reforma

y por eso hace todo lo posible porque eso salga adelante.

Bueno, los biógrafos de santa Teresa,

cuando muere ella,

se empeñan en decir que era cristiana vieja

sabiendo que no lo era.

Y así ha sido transmitida hasta 1946,

donde aparece en el archivo de Simancas

la documentación del pleito de hidalguía.

De este proceso que se dio en vida de santa Teresa

donde se pudo demostrar falsamente que era hija de cristianos viejos.

Y que luego desapareció, ¿no?

Luego desaparece porque conmueve la opinión pública.

No la opinión pública,

sino que a los intelectuales les conmueve

y conmueve a los políticos.

Pensemos que Franco, que era muy antisemita,

decía que los grandes enemigos de España

son los judíos, los rojos y los masones.

Entonces, por eso, pasea el brazo de santa Teresa

durante la guerra

como representante de la cristiandad y de la santa de la raza.

Ahora resulta que es judía.

No lo podían permitir los políticos,

pero tampoco los carmelitas,

porque habían construido una imagen de una santa barroca

que no podía tolerar precisamente todo lo contrario.

Desaparece, efectivamente, esa documentación

y reaparece en 1986.

Hemos tenido que falsificar su historia

para hacerla impactante.

Para hacerla aceptable. Aceptable.

Y lo que no se entiende muy bien es la razón.

Es decir, pero ¿qué más da?

No, porque España se ha construido sobre la intolerancia.

España fue un país en el que hubo un tiempo

en el que judíos, moriscos y cristianos convivían.

Pero nosotros somos herederos de la intolerancia.

Somos herederos de una España

que se construye y construye su identidad

expulsando a los moriscos y expulsando a los judíos

y eso ha condicionado nuestro modo de ser.

Por eso necesitábamos a alguien que representara esa forma de ser.

Y Teresa representaba todo lo contrario.

Por eso...

Has hablado de "santa barroca". ¿Qué significado tiene eso?

Santa barroca significa que en el barroco

los santos tenían que tener unas características determinadas.

Tenían que tener buena cuna, ser de buena familia

y ser cristianos viejos.

Y el que no entraba por ahí

se le construía una biografía "ad hoc".

Le pasó también a san Juan de la Cruz.

Su madre morisca y pobre.

Entonces, hubo también que falsificar su biografía

para que apareciera como hijo de ricos

y con sangre también pura, ¿no?

Esto es lo que...

¿Y qué aspectos de la obra no literaria,

sino de la obra en vida,

de lo que hizo Teresa de Jesús,

contradicen esa especie de moral barroca?

Bueno, todo.

Ella era una lectora.

Cosa poco común. Una mujer lectora.

Cuando el cristiano viejo

de lo que se jactaba era de ser analfabeto.

Primer punto.

En su casa se leían libros, dice ella.

Muchos libros.

En segundo lugar, su reforma.

Hay que entender

que Teresa entra en un convento, el de la Encarnación,

donde iban las hijas de cristianos viejos venidos a menos

y pasa 18 años pelando la pava, perdiendo el tiempo,

hasta que entiende que esa vida no tiene sentido

y se plantea la reforma.

En la Encarnación

las monjas vivían según sus posibilidades.

Las había que tenían sirvientas, tenían cocina propia

y algunas hasta esclavas,

y a las pobres les abrían la puerta a mediodía

para que se buscaran la vida donde pudieran.

Entonces, lo que hace ella

es plantear una vida en común entre iguales

y viviendo de su trabajo.

Eso era muy sospechoso para la Inquisición.

Vivir del trabajo.

Porque el cristiano viejo se jactaba de no trabajar.

De ser analfabeto y de no trabajar.

De vivir como el hijodalgo del cuento.

Segundo punto.

Tercer punto.

Ella no pedía certificado de sangre, de pureza de sangre,

a las novicias que venían.

Su casa estaba abierta.

Sobre todo, a las hijas de conversos.

También eso era sospechoso.

Y, sobre todo, su concepción de la mujer.

Su feminismo. Su feminismo.

Efectivamente

Para Teresa era muy importante

la relación directa de la mujer con Dios.

La oración.

Y eso era una novedad.

Y también era sospechoso

porque se entendía

que la mujer tenía que relacionarse con Dios

a través del confesor o a través de la iglesia.

Teresa reivindica algo que estaba muy en la época

y que también lo reivindicaba la Reforma protestante.

Era la autonomía del sujeto en la oración.

Esos son rasgos que indican muy bien...

Es un rasgo común al misticismo español, ¿no?

Está también en san Juan, ¿no?

Así es.

Y me parece importante también

ese rasgo que apuntabas de su feminismo,

porque ella sufrió mucho el maltrato

de la sociedad y de la iglesia a las mujeres.

Le dolía que un teólogo, confesor suyo, dijera

que valía más la virtud...

Perdón.

El vicio del hombre que la virtud de la mujer.

Había un nuncio

que muy molesto con esta mujer decía:

"La mujer, como decía san Pablo, a callar y a la cocina, a hilar".

Y ella le respondió:

"También entre los pucheros anda Dios".

Y cuando en un momento

el confesor le pide que cuente su vida,

ella lo hace

y sale una especie de manifiesto feminista,

porque ella simula un diálogo con el Señor

y le dice:

"No entiendo por qué nos ningunean tanto,

por qué nada de lo que hacemos vale,

por qué siendo como somos,

más capaces de entender la mística que los hombres,

sin embargo, no se nos permite".

Y ya se despacha diciendo:

"Tú no puedes estar de acuerdo con estos jueces humanos

porque tú eres justo".

Y con estos jueces

ella se está refiriendo a los inquisidores.

"Estos jueces son todos hijos de varón

y como tales

sospechan de cualquier iniciativa de la mujer".

El confesor al leer esto se asustó

y tachó todas estas frases diciendo al margen:

"Está hablando de los inquisidores".

Hemos tardado cuatro siglos en descifrar lo que había.

Lo tachó de tal manera

que solo recientemente hemos podido descubrir esta denuncia

ante el machismo eclesiástico contra las mujeres.

Hay una obra de teatro de Juan Mayorga

que trata sobre esto.

Sí.

Juan Mayorga ha profundizado mucho en el lenguaje de Teresa.

Yo decía antes

que la gran virtud de Teresa es esa capacidad de contar

de una manera natural

experiencias extraordinarias

y también de intentar llevarnos a lo indecible

forzando el lenguaje.

Y utiliza ella en un momento

la expresión "la lengua rota en pedazos".

Tengo que romper la lengua

para poder expresar todo lo que hay de indecible

en el sufrimiento.

Qué moderno, ¿no? Es moderno.

Mayorga ha utilizado esta expresión, "la lengua en pedazos",

para una obra suya

donde simula un debate entre el inquisidor y Teresa.

El inquisidor es el representante

de todas nuestras objeciones a su mundo.

El problema que tenemos los españoles

con Teresa,

por eso no la hemos podido aceptar,

es que hemos sufrido mucho con la religión.

Hemos sufrido mucho con la iglesia a lo largo de nuestra historia.

Hemos perdido...

Por eso decimos tantos tacos, ¿no? Por ejemplo.

Y, sin embargo, se entiende el anticlericalismo.

Pero lo que hemos perdido

es la dimensión humana, humanizante, de la mística.

Y esto es lo que queda muy bien recogido

en la obra de Juan Mayorga.

El inquisidor expresa el sentir del español de a pie

tan anticlerical y sospechoso

y, sin embargo, Teresa responde con una habilidad

y con una familiaridad sorprendente.

De quien dice la verdad, ¿no? De quien dice la verdad.

Reyes, antes de irnos,

¿este libro de Rosa Rossi es un buen modo de introducirse

en el pensamiento y la obra de Teresa de Ávila?

Lo es.

Sobre santa Teresa hay toneladas de libros,

pero muchos escritos en esta clave barroca

de fue santa desde pequeña, fue buena, fue obediente...

Aquí está muy bien recogido

todo este contexto histórico tan hostil a esta mujer

y cómo lo venció.

Es un libro extraordinario.

¿Y para entrar dentro de su pensamiento

cuál es el camino que mejor conduce a él?

Sin duda, el libro de la vida. Es su biografía.

Es una biografía donde hay pocos nombres

porque ella cuenta su vida,

pero tiene siempre presente que tiene que ocultarla.

Claro.

Como es propio de la cultura marrana que llamamos,

del marranismo,

que esta situación de los judíos

que tienen que ocultar su personalidad

para poder sobrevivir.

Ella también aquí,

aunque está totalmente identificada

con la mística cristiana que ella practica y defiende,

sin embargo, tiene que dar otra apariencia

para poder llevar adelante su reforma.

Entonces, es una biografía muy especial

porque es importante lo que dice y también lo que oculta.

Y lo que calla, ¿no?

Es curioso

que gran parte de lo mejor

de la tradición del pensamiento y la literatura española

esté atravesado por esta misma ocultación, ¿no?

Pasa con Fernando de Rojas, pasa con Cervantes

y pasa con tantos, ¿no?

Es lo que llamamos el marranismo.

El primer editor de santa Teresa era fray Luis de León,

fray Luis de León,

y él, sin embargo,

que adoraba a santa Teresa y la quería,

retiró algunos libros de las "Obras completas",

de esa primera edición de las "Obras completas",

para evitarle problemas.

Ellos mismos sabían los límites de su presencia

y, sin embargo, nada hay en la literatura española

superior a la poesía, por ejemplo, de fray Luis de León,

de Teresa o de fray Juan de la Cruz,

que era también, como digo, hijo de morisca.

Bueno, ha sido un verdadero placer.

Yo creo que dentro de 15 días podemos hablar de Spinoza,

que es también un pensador muy interesante

de origen judío.

También donde podemos explicar

qué es exactamente esto del marranismo.

Una cultura que explica

lo que en Europa se llama la Ilustración.

Muchísimas gracias.

Seguimos.

Les invitamos a conocer mejor

parte de la obra más famosa de Tamara de Lempicka o empicka.

Ahora puede visitarse en Madrid.

"Esta exposición se concibe

con la idea de demostrar hasta qué punto

el apelativo de ser un icono del 'art déco'

es verdad.

Y era verdad ya en los años 20 y 30,

porque toda la obra de Tamara de Lempicka

está contextualizada

y colocada junto a obras que están hechas a mano.

Artesanales, muebles, orfebrería, moda, vestidos...

Pero son todos elementos artesanales que participaron

en la exposición de artes decorativas

de 1925 en París.

Y se comprueba contextualizando

hasta qué punto la obra de Tamara de Lempicka

se corresponde con las características

del movimiento del 'art déco'.

Decorativa, moderna, con esa tensión hacia todo lo nuevo.

La nueva forma de comunicación, el arte gráfico, el cine,

contiene permanentes alusiones

a lo que se consideran los nuevos lenguajes

y, además, es internacional.

Como lo fue Tamara de Lempicka,

que, desde el principio, fue conocida en todo el mundo.

Y digo todo el mundo

porque ya en el año 1924 y 1925

su nombre había llegado a los Estados Unidos

e incluso a Cuba."

-Ella es una mujer tremendamente inteligente,

independiente, muy moderna,

muy avanzada a su tiempo en sus costumbres

y en su defensa de su propia personalidad.

No así en lo político.

Es una mujer profundamente conservadora

y eso la aleja de las vanguardias de su tiempo

que están fuertemente marcadas por lo político

y, por supuesto, una cercanía a la revolución rusa.

Ella que ha padecido en sus carnes la persecución

y su marido la cárcel,

ella desarrolla un odio cerval hacia ese régimen.

Esa es una de sus características.

Es una mujer megalómana.

Es muy consciente de su belleza, de su elegancia, de su inteligencia

y de su clase social,

porque ella proviene de la alta sociedad rusa,

y eso hace que sea muy consciente del valor de su obra.

Ella es una gran retratista.

Hace un retrato que es absolutamente personal.

Y a eso vamos.

Consigue, partiendo del figurativismo,

que no es lo que se está practicando en ese momento,

de las formas del "quattrocento" italiano,

de los primitivos italianos

y de una gran tradición de pintura italiana,

también española y francesa...

Y a partir de todo eso y de unos presupuestos tan clásicos

ella consigue un estilo absolutamente propio.

Y la prueba

es que hoy todo ha impregnado el mundo de la publicidad

y el mundo del cine

hasta el punto de que no hay absolutamente nadie

que, aunque no sepa quién es Tamara de Lempicka,

no identifique sus cuadros

que los hemos visto por todas partes.

Es curioso porque, efectivamente, no defiende los derechos de la mujer

de una manera filosófica

o políticamente bien orquestada y pensada,

sino con su propia vida y con su propia actitud.

Y ese autorretrato en concreto que todo el mundo conoce

es ella simplemente conduciendo un coche verde.

Se llama "Autorretrato en el Bugatti verde"

y es la portada de un revista alemana,

"Die Dame",

que se puede considerar

una de las primeras revistas no femeninas,

sino feministas de Europa.

Y es tan revolucionario por varias cosas.

Porque es una mujer que conduce su propio coche.

No es conducida por nadie que era lo habitual.

Es una mujer que está sola en su coche.

No tiene un copiloto, normalmente hombre,

que la vigila y que la protege.

Segundo rasgo muy característico.

Y el tercero y más importante.

Una mujer que ha comprado su propio coche

con su propio trabajo.

Esto parecen obviedades

y cosas casi absurdas en el mundo de hoy.

Pero en los años 20 era una imagen revolucionaria

y al mismo tiempo muy estética.

El interés sobre todo para mí de ese cuadro

es que sin decir nada y tener mensaje político explícito

lo dice todo.

La intelectualidad y el "establishment" artístico

por muy vanguardista que fuera le vuelve la espalda.

Ve que es una especie de advenediza. Una señora que pinta.

Creo que también

en la consideración de aquellos años de su obra

hay un enorme machismo.

Si nos fijamos,

todos los vanguardistas,

y a todos se nos vendrán a la cabeza sus nombres,

podían ser muy avanzados en lo político,

podían ser muy avanzados en lo social,

pero, curiosamente, eran grupos de hombres

y, prácticamente, no había mujeres en sus senos.

Y ella empieza a pintar desnudos femeninos

con una sensualidad tremenda.

Probablemente,

de una forma que nadie

que no sienta la atracción por el sexo femenino

podría hacer.

Hasta ese momento, solo lo han hecho con los hombres.

Son desnudos muy explícitos.

A ella le gustan las mujeres de formas muy rotundas.

Tampoco eso lo entendemos hoy,

porque es verdad que ha cambiado el ideal estético.

Y ella empieza a hacer unos desnudos muy estéticos y muy impactantes,

pero profundamente sensuales.

Y son también una reivindicación del cuerpo de la mujer,

pero desde el punto de vista de la propia mujer

y no de lo que era habitual, que era el hombre.

Esos desnudos son fundamentales en la historia del arte

porque, probablemente, es lo más importante que ella hace

junto con los retratos en esos años.

Más importantes incluso que los retratos

por lo que significan históricamente

y, sobre todo, por lo que significan de llamada al mundo

de lo que es la mujer, su cuerpo, su desnudo

y, sobre todo, el asumirse como lo que es.

Una entidad única igual que el hombre

y que no debe andar con ninguna clase de complejos.

Ella cuenta una historia de la bella Rafaela,

que no se sabe si realmente es cierta,

porque ella mitifica toda su vida, siempre da pistas falsas

y siempre embellece los relatos.

Consiste en que una mañana paseando por el Bois de Boulogne

todo el mundo mira hacia Tamara.

Ella es muy vanidosa, está acostumbrada a que la miren,

porque es una mujer realmente muy atractiva.

Hasta que se da cuenta de que no es a ella,

sino a la mujer que va delante.

Es una mujer de formas muy rotundas, muy sensual y muy joven,

pero a la que ella solo está viendo por detrás.

Adelanta, aprieta el paso, consigue adelantar a Rafaela,

se da la vuelta

y ve que es una mujer de una belleza impresionante

que ella deduce,

por la actitud, el lugar y la manera de ir vestida,

que es una prostituta.

Rápidamente, le pide posar para ella y hace muchos retratos con ella,

porque se convierte prácticamente en su ideal de belleza.

Ella dice, y muchas fuentes dicen,

que, además, son amantes durante un tiempo

y ella da origen a una serie de desnudos

que son realmente muy interesantes

y yo creo que fundamentales en el arte del siglo XX.

-Esta muestra de Tamara

la verdad es que permite recrear ese ambiente de la época.

Ese ambiente "art déco", ¿no?

Y lo que hemos conseguido,

sobre todo, Gioia Mori con este desarrollo científico,

es que el público se introduzca dentro de esos ambientes.

O sea, se sumerja realmente, ¿no?

Y que, sobre todo, dialogue un poco con esos elementos,

con esos objetos, con la obra de Tamara...

Está exposición se compone de 200 obras,

como bien has dicho.

40 colecciones internacionales,

40 préstamos internacionales.

Y tenemos que pensar que casi toda la obra de Tamara

está muy dispersa

y prácticamente está casi toda en colecciones privadas,

entonces es un trabajo de investigación muy muy concreto.

Salsomaggiore es

un pueblo termal cerca de Milán

y el monarca, durante su exilio,

se encontraba en estos baños termales

donde conoce a Tamara

y donde se propone realizar

este retrato realmente.

Lo que pasa es que es un inacabado,

de hecho, Tamara,

en sus escritos, en sus cartas a amigos,

hablaba del monarca

como que era uno de los modelos más charlatanes

que había tenido.

En el momento en el que se descubre

realmente la obra, existen muy pocos retratos relacionados

con el Borbón.

Entonces, por eso, la importancia propia de la obra.

Hay un detalle importantísimo:

la fascinación que existe

por el personaje de Tamara de Lempicka

y por su obra, principalmente,

es su capacidad de comunicar de manera inmediata

sin ningún tipo de filtros.

Es una gran artista

que ha marcado clarísimamente la estética

de la última parte del siglo XX

y aún la sigue marcando,

una artista que consigue con su estética

convertirse en icono y en ejemplo

de una cierta estética,

podríamos decir "esteticismo",

porque ella realmente es así.

Es una mujer feminista,

no es una feminista elaborada,

no es una feminista de convicción,

pero sí es una feminista con todas las acciones de su vida

y con su forma de enfrentarse a la pintura.

Es una mujer apasionante fiel reflejo de su época,

pero también avanzada en todo.

Yo diría que, para resumir, es una mujer absolutamente moderna.

Taller de historia con León Arsenal

hoy para hablar de otra sociedad secreta,

la de los espiritistas,

que tuvo su importancia, como comprobaremos enseguida.

¿Qué tal? Encantado, como siempre,

de estar aquí.

¿Quiénes eran estos espiritistas?

¿Qué era exactamente el espiritismo, en qué consistía?

El espiritismo lo podemos denominar

"sociedad secreta" solo coyunturalmente en España

y en otros países en tanto que estuvieron perseguidos

y, como personajes perseguidos,

tuvieron que estar en la clandestinidad,

pero lo que podemos decir que el espiritismo es, sobre todo,

una especie de religión.

Si lo podemos definir, es como una religión,

de hecho, tiene raíces cristianas

y esto nace en el siglo XIX en Estados Unidos,

cuando en el 1848 dos hermanas, las hermanas Fox,

empezaron a decir que se comunicaban con los muertos,

que les avisaban mediante golpes.

Estas hermanas Fox enseguida cogieron una enorme popularidad

y solo seis o siete años después

ya se calcula que dos millones de estadounidenses,

el 8 % de la población, practicaba el espiritismo.

El movimiento saltó a Europa

de la mano de Allan Kardec, que fue su gran apóstol,

que lo estructuró y le dio una dimensión religiosa

en tanto que el espiritismo tenía toda una forma de concebir

la ultratumba y la relación con los muertos

y tenía, y eso es muy importante,

una especie de sacerdotes, que eran los médiums.

El médium es el intercesor entre los vivos y los muertos.

Y a partir de ahí saltó a España,

que, por supuesto y para variar, enseguida la prohibieron.

Inició una azarosa vida en España,

que, por cierto, tuvo también muchos seguidores

y es un tema todavía por estudiar,

porque, por ejemplo, a mí me gustaría decir

que sufrió tres autos de fe,

pero la primera sociedad espiritista,

la segunda, perdón, que se hizo en España

en el 1850 y tantos, en Sevilla,

su presidente era el general Primo de Rivera,

sí, que fue Fernando Primo de Rivera,

que fue capitán general en Filipinas y que era adepto al espiritismo.

Y es un tema muy curioso porque, no se sabe muy bien,

pero bastantes espiritistas eran militares.

Un ministro de la Guerra,

Joaquín Bassols, era también espiritista.

Y esto llegó a su culmen,

a un episodio que podemos decir que fue muy cañí,

porque, a finales del siglo XIX en una sesión espiritista,

después de una sesión espiritista,

el teniente coronel Fontcuberta trató de dar un golpe de Estado

y proclamar la Segunda República

porque el espíritu del general Prim

así se lo había mandado en la sesión espiritista,

es decir, que la gente creía de verdad.

Y que este espiritismo estaba muy metido en la sociedad española

nos lo dice que los tribunales que hizo Franco

para reprimir la masonería y el comunismo

también reprimían a teósofos,

que es otro movimiento muy interesante,

y a espiritistas.

Y, desde luego, para perseguir a cuatro gatos

no se monta todo eso.

¿Y en qué creían los espiritistas?

Los espiritistas creían, fundamentalmente,

por supuesto, que había vida más allá de la vida,

pero que era posible comunicar con...

Con el más allá.

Exacto.

Y de ahí yo creo que fue su triunfo rápido,

aparte, que era muy espectacular.

Tuvo, de hecho, un rebrotar tras la Primera Guerra Mundial.

Todos esos millones de muertos de esa conflagración terrible

provocó un auge, de nuevo, del espiritismo,

que ya estaba un poco de capa caída

porque, por ejemplo, las hermanas Fox habían reconocido

que todo lo suyo era un fraude, que ellas mismas daban los golpes;

se enfrentaban no solo a las religiones tradicionales,

sino también a los científicos.

Pero la Primer Guerra Mundial

provocó un auge de nuevo y es visible incluso en textos,

como, por ejemplo, algunos cuentos de Agatha Christie

donde nos habla de sesiones espiritistas,

pero, además, con toda la parafernalia,

porque los médiums eran capaces de materializar,

el ectoplasma famoso,

es decir, el espíritu de los muertos,

esto que se ve en las fotos, supuestas fotos donde se ven

figuras espectrales flotando, miembros humanos, cabezas.

Todo eso rebrotó, pero, al mismo tiempo,

cuando murió el gran apóstol Allan Kardec,

se fue atomizando, se fue fragmentando

y dio lugar a un montón de agrupaciones,

grupos enfrentados,

no tienen todos las mismas doctrinas y tal.

En fin, es una historia,

desde la gente que lo creía sinceramente hasta la superchería,

muy interesante y, de hecho, logró atraer a personajes,

Arthur Conan Doyle. Como Conan Doyle, que era médico,

¿no? Sí, sí, era médico.

Pero Conan Doyle es el ejemplo perfecto

de adepto por motivos emocionales.

Este hombre perdió a su hijo

y é necesitaba creer

y escribió libros enteros sobre el espiritismo

que están totalmente olvidados.

Y, de hecho, esta creencia en el espiritismo

le costó la amistad que tenía con el gran Houdini, el mago,

porque el mago Houdini era

un enemigo encarnizado de los espiritistas

y, además, también tiene una historia muy curiosa.

El mago Houdini, aparte de que le molestaban

los farsantes,

se dedicaba a destapar farsas espiritistas por una razón,

porque le sentó muy mal que en una sesión espiritista

un supuesto médium

fingió que le estaba comunicando

un mensaje de su difunta madre

y, como se suele decir en partes de España,

a la madre no hay que meterla en estos asuntos.

Y, a partir de ahí,

se convirtió en un enemigo encarnizado

y dedicó a desenmascarar fraudes espiritistas.

Eso le enemistó con Conan Doyle,

pero es que su aversión contra los espiritistas

era tal que él pactó con su mujer

una palabra que solo ellos dos sabían,

para que el primero que muriese,

el que quedase se fuese a sesiones espiritistas

y, si eran verdad,

el supuesto aparecido tendría que decir esa palabra.

Ninguno lo logró. Hay fotos del médium intentando

y esa palabra nunca apareció.

Es una historia muy curiosa

y es el ejemplo de cómo un experto en ilusionismo

sabe perfectamente lo fácil que es hacer fraude

y engañar a la gente incauta o crédula.

Porque luego el espiritismo dio ya,

digamos, en algo de barraca, ¿no?,

o sea, las brujas que tenían

bolas de cristal donde veían...

Sí, efectivamente, el espiritismo, poco a poco,

como todos los..., Como el ocultismo, por otra parte,

que era un intento de convertir a la magia en ciencia,

muy interesante.

Poco a poco fue degenerando incluso en la imaginería popular.

El espiritismo sigue vigente, sigue habiendo espiritistas, que...

¿Todavía hoy? Sí, claro, por supuesto.

¿Y en qué creen los espiritistas de hoy?

Pues, básicamente, en que es posible comunicarse

a través de personas con dones especiales

con los muertos,

con los seres queridos que ya no están,

o no tan queridos a los que convocamos.

Pero esto degeneró desde en los fenómenos de barraca,

de los que la propia literatura y el cine se burlaron,

y, por supuesto, en cantidad de prácticas

que creo que todos hemos jugado alguna vez siendo adolescentes.

La güija. La güija, el vaso.

La película aquella de Hitchcock, "Family Plot".

Claro. En la que se ve

la mentira que hay detrás.

Ahí está. Ahí ya es esta época

en la que se les presenta

como embaucadores y, además, de muy baja estofa,

como la supuesta gitana

con la bola de cristal o echando el tarot en las ferias.

Eso fue la decadencia ante un público,

ante un público en el sentido de la gente en general

que durante el siglo XIX tuvo mucho respeto

por estas prácticas

y que, de hecho, en España se vivieron muchos conflictos.

En Barcelona hubo un motín de estudiantes

contra un profesor que creía en el espiritismo.

Y, por el espiritismo, aunque los científicos

se enfrentaron a él,

se vieron atraídos en mayor o menor medida,

por interés sincero, curiosidad científica,

cuestiones emocionales,

científicos de la talla de "madame" Curie,

o sea, no pensemos que esto haya quedado reducido

a grupos concretos y poco visibles.

Ya te digo que llegó a ser un fenómeno a mediados del siglo XIX

que infiltró a grandes capas de la sociedad

tanto estadounidense como europea.

¿Y ahora mismo tú crees que los espiritistas son un peligro

porque es una sociedad secreta

que interviene en la realidad social?

No, los espiritistas no son una sociedad secreta

en tanto que ya no están perseguidos,

ya en el 1880 y tantos hicieron un congreso en España.

A ver, es como decir si las agrupaciones religiosas

son un peligro. Hombre, depende,

hay gente que se dedica a esas prácticas,

que nos parecerán más o menos respetables,

pero están ahí a lo suyo.

Y luego están embaucadores,

timadores, es como...

Claro, es decir,

¿usted cree que las prácticas son un peligro?

Bueno, pues depende,

estos granujas que dicen que te va mal en el trabajo,

pero si te hace una limpieza

y lo que limpia es de un montón de dinero,

eso sí... La gente que dice

que te saca del cáncer con...

Ahí está, esos son un peligro,

pero, en sí mismo,

el espiritismo es una creencia más o menos estructurada

y no es ningún peligro "per se".

Luego está ya la catadura de las personas,

la catadura de las prácticas,

cómo se mete a la gente en ello,

pero todo puede ser un peligro.

Puede ser un peligro hasta el deporte extremo

porque hay gente que se mata

porque se le va la cabeza con el deporte.

Entonces tampoco debemos ser, en ese sentido, talibanes.

Yo, personalmente, por mi formación científica

y por todo lo que se ha ido viendo,

todo eso está teñido de superchería o de superstición,

pero eso no quiere decir que no debamos respetar a la gente

que no se mete con la gente

y dejarlos tranquilos. Que cada uno crea lo que quiera.

Exacto. La gente tiene que tener la evidencia

y, a partir de la evidencia, debe elegir. Eso es ser adulto

y eso es ser libre.

¿Y qué otros grandes espiritistas

ha habido? Hemos mencionado a Conan Doyle.

Creo que Victor Hugo era otro, ¿no?

A ver, en mayor o menor medida,

por eso digo, yo es que no diría "espiritistas"

y sí "gente que pudieron sentirse atraídos por el espiritismo",

de la misma forma que, por prácticas, magias

o por pseudomedicina,

se han podido sentir más o menos atraídos

personajes incluso importantes;

pero no por ello podemos decir

que eran unos fanáticos o unos adeptos.

Entonces, evidentemente, no hay...

De muchos se señala, se habla,

pero hay que tener en cuenta

que, al mismo tiempo que tenía gran popularidad,

había una gran hostilidad

por parte de las religiones tradicionales,

por un lado,

y, por otra parte, por los estamentos científicos.

Entonces la gente...

Era como acudir al tarotista,

la gente prefería llevarlo en secreto

y no reconocer que iba al médium

a intentar contactar con sus muertos. Y luego,

claro, a partir de ahí, aparece en literatura,

como elemento atrezo o no,

y se ha ido achacando

a ciertas personas que tuvieron

relación con el espiritismo, por ejemplo,

Poe, a Edgar Allan Poe, pero Edgar Allan Poe no pudo tener

mucha relación con el espiritismo

porque murió al año siguiente

de aparecer el espiritismo en Estados Unidos.

Pero sí es verdad que tuvo una relación amorosa con una poetisa

que luego se metería mucho en el movimiento espiritista.

En fin, esto que te digo, que...

Luego el mesmerismo ese no tiene nada que ver con...

No, el mesmerismo parte más bien de ese intento de ciertas prácticas

convertirlo en ciencia.

Mesmer es un primitivo hipnotizador,

solo que él creía en el magnetismo animal.

Se puede hablar de eso porque es muy interesante

y porque tuvo fenómenos

donde hipnotizó a un montón de gente,

pero, claro, es salirnos un poco del tema,

aunque tiene que ver con el espiritismo

en el sentido de que la gente veía de verdad ectoplasma y tal,

se parece al mesmerismo,

pero también se parece a esta gente de los años 50,

donde centenares de personas veían platillos volantes a la vez

y todos lo habían visto.

Y alucinaciones colectivas, ¿no?

Exacto. Somos animales sociales,

somos muy influenciables por nuestro entorno

y entonces somos...

Nos contagiamos también de las alucinaciones.

Tampoco tienen que ver con los zombis, ¿no?

No, los zombis...

Los zombis son muertos vivientes,

pero no es que se pongan en contacto

con los vivientes los muertos.

Los zombis son un elemento religioso

o pararreligioso

que viene de estas religiones...

El vudú no es más que la fusión

del catolicismo y antiguas religiones africanas

y dieron religiones sincréticas,

como el vudú, la santería, el candomblé.

Y los zombis son una historia muy interesante

de la isla de Haití

porque son gente a la que le rebaban la voluntad

y la hacían trabajar.

Se han buscado para eso explicaciones científicas

a partir de unos venenos animales que dejan a la gente sin voluntad.

Por yo te voy a dar un dato,

que es que, no sé si la actual,

pero había una constitución de la isla de Haití

que castigaba con la pena de muerte

a quien hiciera zombis.

Podía ser juzgado y fusilado

por convertir a personas en zombis.

O sea, que, desde luego,

para la gente de Haití, al menos en un tiempo...

Era una realidad palpable.

Y que le tenían mucho miedo.

Le tenían tanto miedo como en la Edad Media

a los "cambianiños", esto que te cambiaban un niño

por un duende.

Nosotros nos podemos reír de todo eso, pero cada cultura

ha tenido sus parámetros

y tampoco debemos ser tan arrogantes de pensar que tan...

Que lo nuestro es lo mejor porque es nuestro.

Nosotros tenemos nuestros tópicos,

que, probablemente, sonarán igual de ridículos a la posteridad

y entonces vamos a ver cómo nos juzgan.

Muchas gracias, León, como siempre.

Nos vemos dentro de 15 días.

Dentro de 15 días nos vemos, encantado.

Seguimos. "Boek Visual"

nos presenta hoy la obra de Manuel Uría,

promiscua, desarraigada y con el humor y el absurdo

como principios motores.

"Alumno aventajado del coyote,

Uría perfila señales con trampa

para un correcaminos dopado

hasta las cejas.

Vecino del acantilado

de madrugada investiga las rutas del canalla

y al atardecer construye artilugios

que se derrumban sin permiso

y explotan cuando no toca.

Y, con los restos, decide una obra promiscua y desarraigada,

con la sencillez formal como propósito imposible,

el absurdo como principio activo

y el humor como excipiente.

Una obra que busca una obra,

que abraza cualquier estilo siempre de canto

y ensaya en escenarios con trastos solitarios,

con actores solitarios

y espantapájaros en huelga.

Una obra que habla sin perímetro ni estrado,

descreída, reversible,

sin pases de pecho,

sin constitución.

El argumento es la excusa que consiente ante la belleza,

ante un milímetro de esta siquiera.

Y, con los restos de los restos,

remata con fondos claros y despejados

y recibe la noche con la certeza del desconcierto.

Se rinde dos veces y teje

otra bandera a cuadros con el mantel.

El viejo telón transparente

se cierra para disimular

y algunas luciérnagas iluminan los márgenes."

Recomendamos hoy la lectura de esta otra biografía

de Nietzsche. Recordemos que la semana pasada

recomendábamos la del biógrafo alemán

Rüdiger Safranski.

Esta otra está recién publicada por Ariel:

"¡Soy dinamita! Una vida de Nietzsche"

de Sue Prideaux.

Es un libro completamente diferente

al anterior. Se trata de un estudio biográfico

sin lugar para las interpretaciones

posteriores del pensamiento de su autor,

excepto el uso interesado

y deformante que de él hizo el nazismo.

No hay lugar para exageraciones ni reducciones,

solo para el dato preciso y la puesta en perspectiva

que nos devuelven una imagen distinta,

dramática, compleja, poliédrica,

quizá más pegada a la persona y menos al personaje

y que funciona como una invitación a conocer

la obra en su contexto,

pero cuyo centro mismo es la persona y su circunstancia

y su extraño destino.

Comparte con el otro su carácter absorbente.

La Universidad Politécnica de Cartagena nos propone hoy

la siguiente pregunta:

"¿Son naturales los alimentos transgénicos?".

"La Universidad responde".

Hace aproximadamente 35 años,

la comunidad científica

empezó con una tecnología

que se le ha llamado "ingeniería genética".

Y la ingeniería genética partió

de la base de utilizar genes

que estaban en una especie concreta

para poder mejorar otra diferente.

Esto, por supuesto, dio lugar

a un problema ético porque había personas

que pensaban que el transferir genes

entre especies

era algo que no ocurría en la naturaleza.

La tecnología que utilizamos

venía de la naturaleza.

Concretamente, para desarrollar

plantas transgénicas, nosotros utilizamos

unas bacterias que de forma natural

atacan a las plantas en el suelo.

Lo que la comunidad científica hizo

fue modificar los genomas de esas bacterias

de manera que pudiesen introducir

dentro de la planta un gen o dos

que nos interesaba a nosotros

sin provocar daños

en la misma. Cuando se han empezado

a secuenciar genomas de especies de plantas,

hemos podido identificar una cosa muy interesante

y es que esta bacteria,

como digo, ataca a patatas,

ataca a árboles,

ataca a muchísimas leguminosas.

Fue capaz de introducir su genoma

y convertir en transgénica

al boniato hace más de 200.000 años.

De manera que nosotros,

inconscientemente, hemos estado comiendo

plantas transgénicas, probablemente,

desde que empezamos con la agricultura.

Y esto podría ser importante para zanjar

esa discusión que indica

que las plantas transgénicas en sí mismas pudiesen ser malas.

Recuperamos un fragmento

del trabajo que hicimos sobre mediación en los conflictos

y la figura profesional del mediador. El resto, en la red.

"En casos de separación matrimonial,

discusiones entre hermanos,

problemas vecinales,

conflictos entre empresas o entre entidades bancarias,

ante cualquier situación

que amenace nuestro bienestar

y nuestros intereses,

la mediación es una vía alternativa a la judicial

de resolución de conflictos."

Conseguir que esto se cumpla,

teniendo en cuenta lo que hemos hablado.

"En la mediación, dos o más partes intentan voluntariamente alcanzar,

por sí mismas, un acuerdo

con la ayuda de un tercero imparcial

dentro de un clima de confianza y comunicación

que un buen mediador gestiona

y promueve con gran maestría."

Algo así, a nosotros eso nos cuadraría bien,

Que sois vosotros

los que vais a tomar las decisiones.

Nosotros os vamos a ayudar a lo largo de todas las sesiones,

os vamos a ayudar a favorecer el diálogo,

porque, ciertamente, si estáis aquí,

una de las cuestiones

es que os resulta difícil hablar entre vosotros.

"Todo el proceso comienza con una sesión informativa,

donde se les explica a las partes

de manera conjunta o individual

qué es la mediación, sus objetivos y las reglas a seguir.

Confianza, neutralidad, voluntariedad y confidencialidad

son los cuatro pilares básicos

en toda mediación."

Laura y Gema, entonces,

si he entendido bien lo que me habéis estado explicando,

las circunstancias son que vuestro padre

está con una enfermedad que le hace ser ya dependiente,

no puede vivir solo como hasta ahora

y necesita que alguien le cuide y que esté con él.

Tú, en tu caso, Laura, comentas que, por tu trabajo

y por tu falta de disponibilidad

porque viajas, además, y tu horario de tu jornada laboral,

no puedes hacerte cargo de tu padre,

sobre todo entre semana.

Y, Gema, tú sí que tienes más tiempo libre,

pero lo que reivindicas es que tú,

a tu edad, no puedes quedarte

en exclusiva a cuidar de tu padre

porque, entre otras cosas,

no estás trabajando, pero tienes que buscar trabajo,

hacer entrevistas y hay otra serie de cosas.

Si bien sí tienes más tiempo para encargarte de tu padre,

más que Laura, pero no el 100 % del tiempo.

-¿Es así? -Eso es.

Hay una fase que se llama "el cuéntame",

donde a las partes les preguntamos

"¿por qué estáis aquí"

y "¿qué necesitáis? y "¿para qué estáis aquí?".

Las partes rápidamente se posicionan,

una quiere una cosa, la otra quiere otra

y, cuando parece que no es posible conciliarlas,

las mediadoras hacen la pregunta mágica:

"¿Para qué lo queréis? ¿Cómo os gustaría resolverlo?

¿Realmente, cuál es vuestra mejor alternativa posible

a este proceso?".

Laura, ¿qué horario tienes de trabajo?

Yo es que tengo un horario muy indefinido,

o sea, yo sé cuándo entro,

no sé cuándo salgo, yo viajo, voy, vengo.

Entonces es muy complicado para mí establecer...

Un compromiso para poder hacerte cargo de tu padre

de forma comprometida.

Para ti, ¿qué sería razonable

en cuanto a comprometerte para echar una mano

con tu padre? -El problema que tengo

es que ahora mismo estoy buscando trabajo,

entonces no sé ni cuándo puedo hacer entrevistas,

si me van a llamar o no,

si me voy a incorporar de una forma inmediata.

Entonces, a lo mejor, sí que podría dos, tres días

por las mañanas o por las tardes, pero también luego un poco dependo

de si me llaman de una entrevista, a ver qué hago.

Nos vamos hasta el lunes.

Recuperaremos nuestro trabajo

sobre Martín Chirino, recientemente desaparecido.

Como siempre, pasen un buen día,

un espléndido fin de semana.

Les esperamos a todos a la vuelta.

Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 21/03/19

La aventura del saber - 21/03/19

21 mar 2019

Ofreceremos los reportajes "Tamara de Lempicka" y "Boek visual: Manuel Uría". Además, entrevistaremos al investigador del CSIC Reyes Mate y al escritor León Arsenal.

ver más sobre "La aventura del saber - 21/03/19" ver menos sobre "La aventura del saber - 21/03/19"
Programas completos (1658)
Clips

Los últimos 5.636 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios