www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4314829
Para todos los públicos La aventura del saber - 20/11/17 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, muy buenos días.

Desde el viernes, RTVE está inmersa en la campaña

"Concienciados con la Infancia",

una iniciativa solidaria y pública

que pretende llamar la atención sobre los problemas de los menores.

En "La aventura del saber" tenemos algunos contenidos especiales

para recordar que tenemos motivos para apostar por la sensibilización.

Antes de entrar en materia, un pequeño sumario.

Un centenar medios educativos ha implantado ya el programa

diseñado por la Universidad de Alcalá de Henares

para mejorar la convivencia.

Conoceremos este programa en el I.E.S San Juan Bautista.

Y el extenso proyecto que se ha convertido en un referente

de mediación del I.E.S Madrid Sur.

Unas iniciativas que se basan en la creación de una red de ayuda

entre iguales.

Minuto gastronómico con Rafael Ansón,

quien nos propone como tema hoy

la obsesión por la comida sana.

No hay que obsesionarse con nada.

No, no. Evidentemente, a la hora de comer,

los más importante es la parte saludable.

La gastronomía del siglo XXI, gracias a España,

es saludable, solidaria, sostenible y satisfactoria.

Pero básicamente saludable.

Comemos parar estar bien alimentados.

Y como decía hace unos días,

no comemos para no estar enfermos, comemos para estar bien.

Y por lo tanto, en ese sentido, es obvio que...

la gente, en estos momentos,

como ocurre siempre con las obsesiones, exagera.

No hay que estar tan preocupados.

Si uno va a comer a un restaurante puede comer 3000 calorías,

no pasa nada.

Al día siguiente que coma menos.

Pero es verdad que tener la preocupación

por ver lo que debemos comer para estar saludables es fundamental,

porque la calidad de vida depende de la salud.

Cosa que sabes cuándo la tienes.

Puedes pensar que es más importante escuchar la novena...

Mantener el dolor de cabeza, no. (RÍE)

Y lo que más influye en la salud es la alimentación.

¿Y qué es lo que ocurre?

Que cuando un tema de conocimiento racional

los conviertes en una obsesión,

que puede ser el independentismo, muchas cosas,

lo estropeas.

Porque lo llevas por un derrotero que no tiene que ver

con la racionalidad.

Con esto ocurre lo mismo.

No puedes estar todo el santo día pensando:

"Esto no porque tiene grasas saturadas,

esto no porque tiene más hidratos,

si tomo los hidratos con proteína...".

Y luego, además, cuando vas a comprar al supermercado,

solo cosas que tengan cartel verde bío, no sé qué.

Y luego, muchas veces son mentira.

No. A mí, el tema ecológico o biológico me parece bien

cara al futuro y en grandes rodamientos.

Es evidente que la sostenibilidad es muy importante.

Hace falta que siga habiendo alimentos.

No nos carguemos las fuentes de producción para unos cuantos.

Pero hay una cosa fundamental,

cuando una cosa se dice que es un alimento, es que se come,

no te sienta mal.

Cualquier cosa se puede comer, que sea un aliento.

¿Qué es lo importante?

La cantidad y la frecuencia.

Por ejemplo,

se pueden tomar siete huevos a la semana.

Sí, uno cada día.

Los siete al mismo día, no.

Cuando la gente dice,

durante una semana, que es el periodo...

Haría una cosa que con Internet se puede hacer muy bien.

Tú te haces tu despensa,

colocas lo que vas a comer durante la semana,

vas sacando y van quedando huecos.

Si puedes tomar medio litro de aceite y te lo tomas en un día,

no haces nada.

Lo distribuyes mejor.

Que tengan en cuenta esos dos criterios:

la cantidad, que vean en una semana lo que se puede comer

de legumbres, verduras, cereales, fruta...

De forma que siempre haya más vegetal que pescados y carnes.

A parte de que es más barato.

Y luego, ver cómo lo distribuyes a lo largo de la semana

para no agruparlo todo en un día o en una sola comida.

Y con eso, realmente,

tienes casi garantizado el que no te sobrealimentas.

Y no tienes que tener la preocupación ni la obsesión

La comida sana es más sencilla de lo que parece.

Y te hace estar más alegre y mejor.

Muchas gracias.

Hemos invitado hoy, en "La aventura del saber"

dedica a que estemos concienciados con los problemas de la infancia

a Covadonga Orejas, misionera carmelita

de la Caridad de Brune y responsable

de proyectos destinados a la infancia más vulnerable,

financiados por Manos Unidas en todo Gabón.

Bienvenida, muchísimas gracias. Gracias, buenos días.

¿Cada cuánto tiempo vienes a España?

Bueno, depende. Cuando puedo.

Cada año, dos años... Depende.

Y ahora estás aquí con nosotros, y te lo agradecemos muchísimo,

para que nos cuentes exactamente en qué consiste el proyecto

en todo Gabón.

Son proyectos de protección a menores.

En menores vulnerables que tienen distintos problemas

por diferentes razones

y que necesitan un poquito más de protección que otros.

Esa es la... Vale, y pon ejemplos.

¿Cuáles son los más frecuentes?

(RÍE) (RÍE) Estoy viendo a los niños...

Pues son muchos niños con dificultades.

Porque sabemos, realmente, que el tema social

es el que siempre le cuesta más al gobierno,

cuando tienen otras prioridades como la educación o la salud.

Entonces, los niños que son víctimas de trata,

los niños que viven en la calle,

los niños que pasan por la prisión...

Son con los que trabajamos más.

¿Y las niñas estas que son raptadas,

que las llevan de un sitio a otro y las prostituyen?

Supongo que también hay, ¿no?

Sí, la verdad es que hay una zona

con una falta total de desarrollo.

Y esto supone mucha miseria en las familias.

Esa es la causa primera podemos decir, ¿no?

Por la que hay muchos niños que se aventuran a ir a la ciudad

o por que los padres los dejan con gente del pueblo

y los llevan a la ciudad a ver si salen adelante.

O porque ellos mismos se buscan la vida

viendo que en el pueblo no hay nada.

Entonces, entran en zonas de riesgo y vulnerabilidad enormes.

¿Y vosotros cómo lo hacéis?

¿Os introducís también en esos barrios?

¿Tenéis personas viviendo allí que os avisan?

Sí, nosotras vivimos en los barrios donde suelen vivir estos niños.

Buscamos lugares donde viven, como mercados.

En Togo tenemos una casa

en el mercado de la fruta y el carbón,

y allí vemos cómo las niñas trabajan de sol a sol.

¿Y cómo lo hacéis? Tendréis también resistencia, ¿no?

Quienes se están aprovechando de ellas...

Hay que decir que hay buena voluntad por parte de mucha gente, ¿no?

Y lo primero es que son equipos locales

los que trabajan, y pueden dialogar con las personas que los explotan.

Hay gente que no se da cuenta, que lo hace porque lo han pasado

en la infancia, han trabajado de sol a sol

y les parece que es lo que hay que seguir haciendo.

Y cuando hablas con ellos y les dices:

"Seguramente te hubiera gustado tener otra vida.

Vamos a intentar, por lo menos,

que estos niños tengan un porvenir mejor y diferente".

¿Y qué tal? ¿Cómo es la respuesta?

¿Cómo suele ser? Hay de todo.

Yo digo que no hay soluciones milagrosas.

Nos lleva mucho tiempo.

Muchas veces, lo que hacemos es alfabetizar a los adultos

a la vez que a los menores.

Y eso nos permite que comprendan mejor

lo que es...

Una ley no se entiende directamente porque sale en un boletín oficial,

sino porque alguien llega a explicarlo

a sitios como los mercados, ¿no?

Y ese es nuestro trabajo.

¿Cuánto tiempo llevas ahí? 15 años.

15 años. Y en esos 15 años, ¿cuántas niñas y niños

habéis rescatado de este tipo de prácticas?

Bueno, yo empecé en campos de refugiados

y también de la mano de Manos Unidas.

Y allí la vulnerabilidad era total, ¿no?

Porque en la guerra, cuando la gente sale corriendo,

los menores no siempre van de la mano de sus padres,

a unos les pilla en el cole, los padres están trabajando...

Entonces, la protección que empezamos fue por allí, ¿no?

Después fue en Togo donde hay muchas niñas que sufren este tema

del tráfico por la miseria que hay en los pueblos.

Y cada año trabajamos acogiendo a niñas víctimas de abusos sexuales

y niñas víctimas de la explotación laboral.

Hay también chicos, pero más de 100, 200 al año.

Y además, luego se hacen unas actividades de protección

en las que trabajan, a lo mejor, con 3000 niños.

Porque van a las escuelas, se hacen campamentos urbanos...

¿Y en qué consiste exactamente esa protección?

Los lleváis a donde vosotros estáis, que es un colegio,

hay tratamientos psicológicos...

Es un centro donde hay un equipo multidisciplinar.

En los países de África en las universidades también funciona.

Se tiene una idea de África muy errónea.

Hay gente muy válida y que sabe trabajar en equipo.

Lo primero son los educadores de calle,

que contactan, conocen, identifican los casos.

Llegan, y si tienen familia, buscamos quién puede apoyar

a los menores. Y nosotros somos un apoyo a la familia.

No podemos hacer solos el trabajo.

No somos orfanatos, como se decía antes.

Entonces, realmente el trabajo es,

desde la sensibilización hasta lo que es

ocuparse de estas niñas que sufren o niños, como vemos ahí,

los niños de la calle.

Y de lo que se trata es de que recuperen los mínimos.

Pues tienen mala salud porque han estado trabajando mucho

y nadie se ocupó de ellos, malos tratos...

Entonces, también hay una parte psicológica que recuperar.

Una vez que creen en ellos mismos

y empiezan a disfrutar con la vida, pueden hacer muchas más cosas.

Y ahí entra ya el programa formativo.

Se busca, cuando ya son de 14-15 años, hacia dónde apuntan,

qué les gustaría hacer, ¿no?

Se intenta que sean autónomos.

Que si la familia les puede apoyar, muy bien,

y si no, que ellos sean autónomos y que aprendan un oficio,

porque eso les va a permitir, el día de mañana,

ha salir de la cadena de esclavitud.

¿Y qué tipos de oficio enseñáis?

Uy, de todo. Tienen gente que puede aprender a ser

el mejor zapatero del mundo

o gente que puede hacer la peluquería

o gente que continúa los estudios

porque, a lo mejor, los había dejado en primaria

y quiere seguir...

¿Y tenéis personas que hayan, digamos,

a las que les hayáis ayudado y que ahora os ayuden a vosotros?

A algunos sí que les gusta

porque el centro queda como centro de referencia familiar.

Ellos vuelven y nos cuentan cómo les va,

sobre todo los chicos de la calle.

Y muchos entran en el ejército

y vienen a hablar a los anteriores,

otros llegan a tener un oficio, como taxistas,

y nos hacen servicios para el centro,

otros simplemente vienen a las fiestas

para estar con los más pequeños,

otros recuperan a niños en la calle y les dicen:

"Oye, que también tienes aquí un sitio donde puedes ir

si tienes dificultades".

¿Y qué tal la relación con la oficialidad del país?

Pues es buena, en el sentido de que saben que estamos allí

no por hacer política, sino con toda la libertad

para proteger a los menores.

Entonces, nuestra "política" es muy clara:

buscamos que cumplan los compromisos internacionales

a los que se han comprometido con los acuerdos que han ratificado.

Y la Convención de los Derechos del Niño,

que tiene una carta africana de derechos de menor,

la leyes internas...

Cuando vamos a la prisión y vemos las circunstancias

en las que están y les decimos:

Es que para cumplir los compromisos que habéis adquirido

falta esto, esto y esto".

Unicef nos echa una mano.

Yo creo que hay mucha gente de buena voluntad

y mantenemos un diálogo continuo.

No justificamos nada injustificable.

Hay cosas en la política, desgraciadamente,

que todos lamentamos en un sitio y en otro, ¿no?,

en todos los países.

Y tenemos la libertad, también,

sin escandalizar, sin llamar la atención

de decirles realmente lo que pensamos.

Yo recuerdo algunas visitas de gente del gobierno que decía:

"¿Cuál es la prioridad para vosotros?".

Y nosotros: "Pues los niños de la prisión que viven con adultos

y sufriendo muchísimo, ¿no?".

Y lo entienden porque ven la realidad, ¿no?

Otra cosa, luego, es cómo actúen.

Pero también, parte de nuestro trabajo

es ir hasta Naciones Unidas y testimoniar lo que falta

en los informes gubernamentales, ¿no?

Tenemos otro punto de vista,

es complementario y ahí se abre el diálogo.

Covadonga, tú eras licenciada en Derecho, ¿no?

Y de pronto, te metes en este mundo ya con 25 años o así, ¿no?

(ASIENTE)

¿Y tú te hacías una idea de lo que iba a significar esto

en tu vida cuando iniciaste este camino?

No, no.

A mí me abrió muchos horizontes. Estoy muy agradecida a África

porque realmente se descubre lo que es el mundo, ¿no?

Cuando vivimos aquí, creemos que esto es el mundo,

y cuando salimos, nos damos cuenta que es un pequeño lugar en el mundo.

Y estar en contacto con este tipo de realidades

duras y tal,

¿no resulta agresivo o es todo lo contrario,

Es todo lo contrario. Da más razones para vivir.

Yo creo que hay que saber agradecer lo que se recibe cada día

en un sitio u otro.

Y es la prueba de que la calidad del ser humano

es impresionante y allí está a flor de piel, ¿no?

Vemos chicos con cuerpos de niños

que ya tienen una capacidad de razonar

y de afrontar los problemas en la vida.

Nos enseñan mucho. Nos enseñan muchísimo.

Bueno, todavía estamos a tiempo de la campaña que estáis

en este año en Manos Unidas llevando a cabo.

¿Cómo podemos ayudar para que tengáis suficientes medios

Bueno, yo creo que cada persona tiene que ver con qué parte engancha.

La campaña va en relación al derecho a la alimentación.

Y como todos tenemos estómago, sabemos la importancia de esto.

Yo creo que hay distintas posibilidades,

en la campaña de hablan de tres puntos diferentes,

uno es el tema de la producción,

que se produzca de una manera sostenible.

Por ejemplo, hay proyectos en Manos Unidas

pues para hacer graneros para que quien cultiva arroz

pueda mantenerlo todo el año y venderlo en el momento

en que, a lo mejor, otros especularían

con el precio del arroz, ¿no?

Hay otra parte que es el consumo responsable.

Qué hacemos con la comida, que está al alcance de cualquiera.

Y yo creo que compartir siempre es importante.

En cualquier caso, si ponemos en Google "Manos Unidas",

ahí viene todo, ¿no?

Sí, sí. (RÍE)

Es muchísima la gente que colabora,

y aprovecho para agradecérselo.

Gracias a ti por tu trabajo y por tu dedicación.

Y por estar aquí estos minutos tan extraordinarios

que nos has brindado. Un placer.

Seguimos.

Recuperamos el trabajo que hicimos sobre alumnos ayudantes

diseñado por la Universidad de Alcalá de Henares

para la mejora de la convivencia de los centros educativos.

Se inició hace diez años y mantiene implicados

a profesores, familias y alumnos.

Yo creo que el acoso, o acoso escolar porque se da en centro educativos,

aunque ya no solamente en estos centros,

porque es verdad que en las redes sociales

se está presentando ese fenómeno y se está ampliando.

Yo creo que sí hay fenómenos puntuales

que tienen mucha atención.

Pero el fenómeno, "bulling", desde que ya se empezó a hablar de él

a finales de los 70,

y después aquí en los 90 entraron algunas investigaciones serias

o estudios a través del defensor del pueblo,

pues nos hemos dado cuenta de que en los centros educativos

donde están las personas durante mucho tiempo

y en el periodo de la escolaridad,

independientemente del centro o clase social y demás,

nos encontramos que es un fenómeno persistente.

Puede estar alcanzando un 3-4% de los menores escolarizados.

El acoso, desde un punto de vista técnico,

se produce bajo determinadas circunstancias.

Tiene que producirse una reiteración del acoso,

de la violencia dirigida hacia una persona,

que esa persona tenga dificultad para salir de esa red de acoso...

Existe también una intencionalidad a la hora de realizar el acoso

y que, durante el tiempo, se mantenga y exista una simetría de poder,

es decir, la persona que sufre acoso

no tiene capacidad de defenderse.

¿Qué tal chicos, cómo va eso?

Nosotros lo primero que planteamos

es que deberíamos superar esa visión de "Un problema una solución".

Yo creo que hacen falta soluciones más globales,

más solísticas y más conectadas a la prevención.

De alguna manera, estaríamos insistiendo

en lo que fue un objetivo de mucho interés

en la Ley de Educación.

Que fue invitar a los centros educativos

para que se pronunciaran a través de un plan de convivencia

para hacer explícito todo su planteamiento educativo.

Y dentro de ese plan de convivencia,

atender el fenómeno del "bulling"

como una de las cuestiones que preocupan.

-Chicos, se ha acabado la clase.

El próximo día traed todo el material, por favor.

Hasta luego. (TODOS) -Adiós.

-Buenas. -Hola.

-¿Cómo te llamas? -Xavi, ¿y vosotras?

-Yo soy Blanca. -Yo me llamo Gala.

-Encantado.

-¿Qué te pasa?

-Nada.

-¿Estás seguro?

-Sí, bueno, más o menos.

-Somos alumnas ayudantes, puedes confiar en nosotras.

-Bueno, es que tengo un problema. Es venido nuevo a este instituto

y no me puedo integrar porque ya se han hecho los grupos.

-Bueno, nosotras conocemos a los de la clase,

te los podemos presentar.

-¿Quieres venir con nosotras? -Sí, me gustaría.

-Hola. (TODOS) -Hola.

-Antes de la selección, que la hicieron ellos mismos,

hicimos un curso de formación.

Estuvimos aquí acudiendo varias tardes

con una profesora de la universidad y nos estuvo explicando todo,

porque tampoco sabíamos qué fases hay que seguir

y en qué consiste la ayuda.

Y aprendimos juntas con los alumnos.

-En el curso, aprendimos técnicas de escucha, de acercamiento,

de no ser intrusivos,

de tener muy claros unos códigos y unos valores éticos

para saber cómo tratar a los alumnos

y cómo no ser invasivos pero sí saber ayudar.

-Pues en una séptima hora,

fue a final del curso de primero,

cuando ya todos los miembros de la clase se conocen entre ellos,

se hace una anotación anónima en la que cada alumno propone

a los compañeros que le gustaría o que creen que dan el perfil

de ayudante.

Y a su vez, dicen si les gustaría entrar o no en el equipo.

-Se crean pequeñas claves que tú tienes que seguir.

Claves generales que tienes que seguir

para saber responder, no asustar, ir despacito...

Y que luego, al final, esa persona acabe confiando en ti

y te cuente lo que le ocurre.

Yo creo que lo primero y más importante es la observación.

Y luego, a partir de ahí,

pues ir despacito, acercarse,

hablar un poco, intentar intimar pero sin agobiar.

-La última fase es cómo actuamos, nos distanciamos de esa persona

para que sea capaz de, por sí misma, resolver sus problemas.

-En muchos casos no es simplemente el acoso,

sino que se encuentran mal por un problema familiar,

por eso no quieren relacionarse con otras personas

y están en su burbuja.

-Supongo que, como personas de confianza,

fuimos seleccionados por nuestros propios compañeros

como personas que podemos aportar algo.

-Todo es concienciar.

Np se habla de nombres, a no ser que sea un caso grave

que necesite una intervención ya por parte de Orientación

-Son casos de acoso de acogida,

principalmente a los niños que están solos.

Pero hay casos de problemas en las familias

por separación de padres o por problemas de salud.

Luego hay casos, bueno, más graves

que surgen en la adolescencia, como el consumo.

Muchos casos de "bulling" se previenen.

Pero hay, sobre todo, casos de "cyberbulling",

que ellos, al estar metidos en la red, controlan más.

Podemos detectar casos que se ven a simple vista,

como los que vemos en el colegio,

pero los problemas en las redes sociales

suelen complicarse más porque son más difíciles de detectar.

-Yo creo que ayuda a prevenir un montón de problemas.

Saber que hay una figura.

Porque al final, el profesor es completamente incapaz

de ver todo lo que pasa en el patio, en las aulas cuando no están...

Saber que hay alguien que si te pasa algo

va a estar ahí y te sientes seguro y también sabes que...

que, al final, somos los ojos de los profesores.

-Oye, ¿nos has hecho los deberes?

-No los he hecho.

-¿Por qué no?

-No he tenido tiempo.

-Pero es que los tenías que hacer

porque no teníamos tiempo.

(ININTELIGIBLE)

-A ver, chaval, que te lo está diciendo todo el mundo,

¿es que no les oyes? Hazles los deberes ya.

¿Quieres que lo hablemos tú y yo o qué?

-No te preocupes.

Como no nos los des, enviaremos ese vídeo que no quieres que vean.

-¿Hablamos tú y yo o qué?

-¿Qué está pasando aquí? -Nada, nada.

¿Qué va a pasar? Solo estamos hablando. ¿A que sí?

-Sí. -Pues ya sabes.

-¿Estás bien?

-¿Qué te estaban haciendo? -Nada.

-Somos alumnos ayudantes, puedes confiar en nosotros.

-Bueno, que... -No lo digas.

-Si quieres, podemos hablarlo con la coordinadora.

-Es confidencial, nadie se va a enterar.

-Bueno, vale. -Venga, vamos a hablarlo.

-Vale.

-Es muy gratificante saber que estás haciendo lo correcto,

y estás ayudando a personas a ser felices

y a volver con su vida normal.

-Es un programa fundamental y que ha funcionado muy bien aquí.

Previene mucho,

y que cuando sucede algo grande lo sabemos parar.

Yo lo veo muy fundamental en el sentido de que el gobierno

puede tomar medidas, hacer plataformas y números de teléfono,

pero los que realmente nos damos cuenta de que alguien está mal

Los profesores, quieran o no, no pueden darse cuenta

de verdad cómo lo están pasando.

Y es muy poco probable que un alumno le pida ayuda a un profesor.

Es un pilar fundamental y que debería estar implantado ya

en prácticamente todos los centros.

-Esto es detectarlo,

esto es saber qué pulso tiene la clase,

qué pulso tiene el grupo.

Y poderlo detectar mucho antes de que se necesite mediación.

Hay veces que se necesita mediación, pero eso ya es otro programa.

-Es una cosa que se hace voluntariamente,

pero compensa

porque se obtiene mucha satisfacción,

sobre todo cuando nos reunimos con los chicos

en esas reuniones que hacemos.

Andamos muy contentas porque vemos cómo son, cómo actúan,

qué bien funciona...

Y nos da mucha satisfacción y estamos contentas.

Llevamos cuatro años y seguimos, o sea que estamos bien.

-Estos alumnos, bajo esas condiciones,

se ponen a disposición de sus compañeros

ofreciendo lo mejor de ellos mismos.

El compañerismo, la amistad, la solidaridad

se ponen a disposición de tal manera

que ellos van a estar atentos por si algún compañero

está sufriendo en el centro, o porque llega nuevo

o porque está siendo maltratado por sus compañeros,

y ellos no van a consentirlo.

Para nosotros es casi tan importante, o más,

que contar con sistemas, protocolos para la detección del "bulling",

que son obviamente fundamentales.

Casi más importante es establecer algún programa específico

para intervención.

Nosotros estamos hablando y poniendo en marcha ya

lo que se ha llamado "La última generación

de programas de convivencia", que son los alumnos ayudantes.

Sabemos que el profesorado solo no puede atender la complejidad

de la convivencia en un centro.

Pero también sabemos que si cuenta con la ayuda

de otros miembros de la comunidad educativa y familias,

pero de modo más específico de los alumnos,

alumnos que si son bien formados y bien seleccionados

pueden colaborar a través de estos programas de alumnos ayudantes

tanto para la detección del "bulling"

como para la atención y acompañamiento

de personas que pueden estar sufriendo este fenómeno.

¿En qué consiste el programa de mediación escolar?

Básicamente, unas personas debidamente seleccionadas

y formadas se ponen a disposición del centro.

Mediadores pueden ser padres, profesores, alumnos...

Eso sí, los mediadores no son ni jueces, ni árbitros,

ni dicen lo que está bien o mal y ni aportan soluciones.

Lo que ellos hacen, en base a su formación,

es regular el proceso.

La mediación escolar funciona si hay casos que mediar.

Y los propios compañeros se convierten,

alumnos ayudantes, en derivadores.

Porque a veces, ellos invitan a sus compañeros

que han tenido un problema a acudir a la mediación,

al coordinador del programa de mediación

para resolver el conflicto dentro de esta óptica.

-El centro, cuando comenzó a existir en el curso 2001-2002,

tuvo unos comienzos bastante complicados

en relación a la convivencia y a la disciplina.

En aquel momento nos planteamos que teníamos que hacer algo.

Y decidimos que al curso siguiente, que sería el 2003-2004,

haríamos una formación

para que tanto alumnado como el profesorado,

y también algunas familias,

nos formáramos en técnicas de resolver conflictos,

en mediación escolar y en temas de convivencia en general.

La idea clave es la ayuda entre iguales.

Es decir, saber que el papel protagonista

en la mejora de la convivencia en un centro educativo

le corresponde al alumnado.

-Para empezar, Bea, cuéntanos tu versión.

-Pues estábamos en clase, en el intercambio,

y un grupo de la clase se fue a meter conmigo

y a decirme comentarios ofensivos.

Él, en concreto, me dijo "guarrilla" y yo reaccioné y le di en la cara.

Pero esto no viene solo de ahora, sino que, desde que entré,

se han estado metiendo conmigo y haciéndome el vacío,

insultándome y todo.

-¿Y cómo has vivido tú la situación?

Pues yo la he vivido que ella, en plena clase

pues a venido a darme un bofetón

cuando ha sido mi amigo quien la ha llamado "guarrilla".

-No digas que no has sido tú porque yo te he oído.

Lo has dicho en alto delante de todos.

-No, no lo he dicho en alto.

-Entonces, admites que lo has dicho.

-A ver, lo he dicho, pero yo no pensaba que le iba a ofender.

-Si el caso es un poco más grave,

empezamos por una premediación.

La premediación consiste en que escuchamos

a las personas implicadas en el conflicto por separado.

Primero entra una,

se le comentan las fases y en qué va a consistir:

fundamentalmente, el respeto al turno y la confidencialidad.

A continuación, los mediadores toman nota,

unifican ideas

y toman sentido de lo que es el conflicto.

-¿Y cómo te sentirías tú si entras en un centro

y te sintieses aislado y, además, la gente se mete contigo?

-Hombre, pues me sentiría un poco mal.

-¿Como habrías reaccionado si vienen y te insultan?

-Me hubiese sentido mal.

-¿Y tú cómo habrías reaccionado si alguien te hubiese pegado?

Hombre, pues mal también.

No me hubiese gustado.

-El final de la mediación siempre es

que ese problema quede perfectamente zanjado,

que no se vuelva a reproducir.

-¿Y queréis cambiar la situación?

-A mí sí me gustaría que dejaran de meterse conmigo

y que me dejen en paz.

-¿Y qué soluciones encontráis a esto?

-Hombre, la única solución que podemos encontrar

es que ella se adapte con nosotros,

que no sea muy borde, como viene siendo,

y pues...

yo le diré a mis colegas que no se metan más con ella.

Y yo tampoco me meteré contigo.

-Y los niños, yo creo que con la formación

que se da en mediación,

creo que se les prepara un poco para la vida futura.

-El objetivo no es que seáis superamigos,

sino que la convivencia sea mejor y que ninguno se sienta peor.

-Ese acuerdo que firman las dos partes

luego va a tener un seguimiento unas semanas más tarde

para ver si se ha obrado correctamente

y se han cumplido los compromisos alcanzados.

-Vale, entonces, tenéis que firmar los compromisos.

Bueno, y ya sabéis que cualquier problema

o situación incómoda que tengáis podéis acudir a nosotros

y hablar en cualquier momento.

-Vale, pues nada.

-Gracias a vosotras.

-El grupo de mediación entre profesores y alumnos

en nuestro instituto

lo forman más de 100 personas.

Y el instituto tiene 1000,

hay como 1000 alumnos aproximadamente.

Y casi 70 profesores.

O sea, el que haya más de un 10%

de todo lo que es el personal educativo implicado

necesariamente es bueno para el centro.

-En este centro apostamos

por una educación integral para el alumnado.

Y va un poquito también en esa línea, ¿no?

En la línea de tener una formación en valores, de respeto,

de solidaridad, de diálogo

y de la resolución de conflictos de forma pacífica.

-Creo que es muy necesario, en cualquier actuación que se haga

en un centro educativo,

vincular siempre la mejora de los aprendizajes

con la mejora de la convivencia y viceversa.

-Enlazhadas surge hace cinco años porque, como maestra de orientación,

empecé a trabajar con una gran cantidad de alumnas

que eran derivadas a este departamento

por problemas de autoestima, principalmente,

y dificultad para relacionarse.

Y esto provocaba en ellas malestar y sufrimiento.

-Se hacen unos vínculos tan fuertes entre coordinadores y el grupo.

Y entre el grupo también. Ves cómo van ayudado,

cómo van creciendo como personas.

Entonces, eso es algo muy mágico de ver y muy bonito.

-Enlahazadas consiste en un grupo que está formado por alumnos

y alumnas desde primero de la E.S.O hasta segundo de bachillerato

que tienen una circunstancia común.

Todos tienen una situación de malestar,

sobre todo relacionado con la autoestima

y por esas relaciones sociales que no llegan a cuajar del todo.

Entonces, se ofrece un espacio para que se reúna este grupo,

donde ellos se sienten completamente libres

y se ayudan mutuamente.

-Un montón de empatía, la afectividad,

saber manejar grupos...

Todo hacerlo desde, no sé,

desde una "dinamicidad", una actividad,

hacerlo todo muy lúdico, que nos lo pasemos bien

a la vez que trabajamos.

Y eso es una cosa que he ido aprendiendo

en Enlazhadas, además del amor que he recibido

y he dado también.

-En este espacio, lo que hacen es compartir sus miedos,

sus inseguridades, sus preocupaciones

y, además, practican las habilidades para poder conseguir un bienestar.

Y esto lo hacen a través de las actividades

que diseñamos y programamos los profesores

que coordinamos este proyecto.

-Yo cuando fui, no sabía que me iba a encontrar,

pero luego me empezó a gustar.

Y me ayudó mucho a superar miedos,

problemas y a tener más autoestima.

-Enlazhadas es lo mejor que me he llegado de mi colegio,

desde el primer días hasta el último. Han sido todos muy especiales.

-Estás chicas y estos chicos atraviesan sus miedos y dificultades.

Se atreven a "ser", que es el objetivo de Enlazhadas.

No es que sean más ni que sean menos, se atreven a ser lo que son, ¿no?

Y eso me parece trasformador y mágico como el propio espacio.

-En el sentido pues de qué haríamos en una situación como, por ejemplo,

nos pedían salir a la pizarra y no queríamos

porque estábamos asustados

porque, no sé, nos daba vergüenza salir a la pizarra.

Pues ese tipo de cosas es de las que hablamos principalmente

en este tipo de reuniones.

-Los resultados de este proyecto son siempre positivos.

Porque durante una hora y cuarto aproximadamente a la semana

este alumnado se siente valioso,

importante, y aprende herramientas para ser más feliz en su día a día.

-Entré en primero de la E.S.O y me fue muy mal,

pero fatal; me quedaban todas y repetí.

Estuve muchas veces expulsada.

Al siguiente año, me fue igual y pasé por un imperativo legal

porque me quedaron siete.

-Tampoco tenía ganas porque no tenía confianza en mí mismo,

pensaba que era muy absurdo intentarlo.

Pero empecé a ir y, poquito a poco,

detalle a detalle y, no sé, hablando y haciendo las tareas,

intentando estudiar, me enseñaron a estudiar porque no sabía.

Me ponía delante de un libro y en vez de sacarlo por lógica,

pues era memorizárselo, y llevaba media página

y decía: "Basta, prefiero suspender".

Me enseñaron a estudiar y pasé limpio.

En septiembre aprobé cuatro que me quedaron.

-La idea es conocer en profundidad por qué ese chico fracasa,

por qué el conjunto fracasa,

Uno de los objetivos primeros de este proyecto era

conocer las raíces profundas del fracaso escolar.

Porque desde el conocimiento se puede actuar, ¿no?

Ese era un poco el asunto.

-Yo no necesitaba una persona para estudiar,

no tenía ningún tipo de dificultad,

necesitaba una persona que confiara en mí.

Todos habían perdido la confianza y ya nadie creía en mí.

Entonces, como mis padres ya estaban muy cansados,

pues decidieron pasar.

Creían que ya no valía y que ya no era la misma de antes.

-El alumno es la parte principal, los profesores y la familia.

Sin la familia no hacemos nada.

Estos alumnos tienen familias que están desesperadas

porque no saben cómo hacerlo.

Y de repente, acogen esta ayuda un poco incrédulos

y nosotros les convencemos de que sí se puede.

Y es de esa confianza mutua, que hay en esas tres partes,

de donde obtenemos los resultados que obtenemos.

-Yo pienso que es tan enriquecedor

estar con ellos y ver,

desde otro punto de vista, que no eres el típico padre

que viene y saluda a los muchachos.

Es decir, al final eres parte de.

Igual que tú los ayudas, ellos te ayudan.

-Compañerismo Activo es una reunión que un profesor del equipo tiene

semanalmente con chicos del equipo.

Normalmente de una clase o de dos.

Y en esa reunión, ellos nos cuentan los problemas que ven en su clase:

desde casos de soledad a compañeros que lo están pasando mal,

gente que no se relaciona muy bien hasta casos más serios,

como pueden ser compañeros que están siendo amonestados,

insultados o vejados por otros miembros de la clase.

-El Compañerismo Activo trata de ayudar a alumnos

con los problemas que tienen y que les suelen suceder

en cambios de clase, redes sociales...

Y a esos problemas pues los profesores, normalmente,

-Normalmente, se tiene mucho respeto a los mediadores.

Porque en el momento que tengas un problema,

sabes que te van a ayudar.

Y no se lo vas a contar a un profe,

sino a un compañero tuyo que te va a entender mejor.

-Lo que le decimos siempre a ellos

es que son los ojos y oídos de los profesores

cuando el profesor no está delante,

que es cuando suelen ocurrir las cosas:

cuando hay un cambio de clase, en los recreos, en los patios

o también en la salida.

En los últimos años, detectamos que también es problemático

lo que ocurre en las redes sociales.

-Asocian un alumno de primer ciclo, primero-segundo de la E.S.O,

con uno mayor,

a partir de tercero.

Y lo que le estamos dando a este chaval

es una figura de referencia.

Se les da como un espacio de confianza,

de cariño y de atención donde estos chavales

se sienten escuchados y acompañados.

Ellos mismos deciden cuál es el objetivo a largo plazo

y los pequeños objetivos que se van poniendo en el mes

y el alumno acompañante le ayuda a conseguirlo.

-Luego siempre, al final, toda la familia,

todos los amigos del niño

y el niño en sí también,

siempre están muy agradecidos por el trabajo que has hecho:

el de mejorar las notas, a verlo como persona en sí,

con plena seguridad.

Y siempre satisface eso.

-Les damos una formación.

Trabajamos, sobre todo, el tema del contacto

y la cercanía con los alumnos tutorizados.

Pautas de habilidades de comunicación,

un poco cómo se comunican con ellos,

cómo pueden tratarles.

-Por mucho que los protagonistas sean los alumnos y las alumnas,

la continuidad está en manos del profesorado.

Los alumnos entran y salen del centro,

pero los que están tirando de los adolescentes,

animándoles a que se reúnan

somos los adultos.

-Nos queda mucho por avanzar.

Son experiencias muy interesantes pioneras en este campo,

pero entendamos que estos programas, con lo que están aportando

de bienestar a las comunidades educativas,

han venido para quedarse.

Y además, tienen mucho fundamento.

No deberían entenderse como una moda que es pasajera.

Cada 20 de noviembre se celebra el aniversario

de la Convención de los Derechos del Niño,

recordando que nos queda mucho por hacer.

Labor como la que hacen desde Unicef y a la que hoy, en el marco

de la campaña Concienciados con la Infancia,

nos acercamos con la ayuda de Javier Martos,

directos ejecutivo de la organización.

Vamos a poner en el centro a los niños.

Nunca dejamos de hablarlo, ¿no? Tienen muchos frentes abiertos:

violencia, discriminación, injusticia...

Podríamos hacer una lista enorme de problemas.

Hoy es el mejor día

para que estén en el centro y sean el motor.

¿De qué manera intentáis eso desde Unicef?

Para nosotros es un día de alegría el 20 de noviembre

porque es el reconocimiento de los niños

por lo que pueden aportar.

Por lo que pueden aportar a la sociedad, a su vida cotidiana,

Lo que procuramos en este día es refrendar esa circunstancia,

en que los niños pueden aportar muchas cosas

y no ser tratados como un objeto de caridad o de protección,

sino que ellos, por ejemplo,

en todos los entornos sociales pueden hacer muchas cosas.

Son ciudadanos de hecho y de derecho, ¿no?

Es verdad lo que tu decías,

que parece que ellos son ciudadanos de segunda

y por eso está todo por hacer hacia ellos,

y ellos tienen que estar en el centro.

Totalmente. Por eso decimos que la Convención de los Derechos,

lo que hoy celebramos, es un parte aguas.

Porque antes los niños solo eran objetos

o de protección, o de caridad

o de prestarles servicios.

Pero ahora lo que queremos es que los niños participen

en cosas que les atañen como ciudadanos en formación.

No es lo mismo un niño de 4 años que uno de 17.

¿A cuántos sitios llegáis...?

¿A cuántos sitios hace falta llegar? Sería la mejor preguntar.

Porque Unicef, lamentablemente, es necesaria.

¿En cuántos lugares hay niños con necesidades graves?

Nosotros trabajamos en 190 países, porque el mandato que tenemos

y la idea que se percibe detrás de las convenciones

es que todos los niños, todos los derechos

en todos los países.

Queremos un consenso en que los niños no sean objeto político

o que signifiquen división entre comunidades, etnias...

Lo que pretendemos es llegar a todos los países.

Y trabajamos desde Corea del Norte, Venezuela, Estados Unidos...

Y hay una sensación, que comentaba con un compañero,

que el mundo parece un lugar cada vez peor para los niños.

No sé si es un mensaje un poco dramático

o realmente las cifras nos indican eso.

¿Hay cada vez más niños con necesidades en todo el mundo

o la situación mejora, por el contrario?

Pues hay claroscuros dependiendo de las regiones.

Se ha avanzado mucho en América Latina

en las tasas de niños que acuden a la escuela,

vacunación infantil, protección social...

Y en otros lugares hemos vivido un cambio.

Todo lo que es Oriente Medio, la crisis de Siria

ha sido grave un retroceso.

Y también un cambio de paradigma en los que trabajamos

en la defensa de los derechos del niño.

Antes trabajábamos más en desarrollo y ahora más en acción humanitaria:

en proveer servicios básicos, de vacunación infantil,

de agua potable...

Es decir, Oriente Medio ha significado, realmente,

una profunda violación en los derechos

de muchísimos millones de niños.

Vamos a centrarnos en algunos de esos lugares.

Es dificilísimo destacar tres o cuatro,

pero campañas importantes en las que trabajáis ahora,

Bangladés, una situación muy crítica también.

Ponnos un poco en antecedentes. ¿Qué está sucediendo?

Sí, bueno. Realmente hay una comunidad de personas musulmanas

en un país como Birmania, donde la mayoría es budista.

Lo que está ocurriendo es una persecución,

una limpieza étnica de una comunidad de personas

que, en muchos casos, no tienen ni el derecho a la ciudadanía,

que no están reconocidos como ciudadanos de Birmania

por la propia constitución birmana.

Entonces, este proceso, vinculado también a acciones

para el gobierno birmano terrorista

por parte de algunos rohinyas,

lo que ha significado que tengan que salir de su país.

Y aproximadamente, unas 1500-1800 personas

llegan todos los días a Bangladés.

Calculamos que 600 000 personas ya han abandonado Birmania

buscando protección en Bangladés.

Lo que tenemos es una campaña de protección a estas personas.

De estas 60 000 personas aproximadamente,

el 60% son menores de 18 años, son niños.

Y darles y prestarles apoyo en los campos de refugiados

que hay en Bangladés.

Una problemática enorme de los campos de refugiados,

si tratamos de afinar el problema, claro, muchos afectan a los niños,

niños inmigrantes, refugiados, no acompañados...

Son niños que hacen ese gran periplo sin sus familias

o que, por circunstancias, por el camino se separan de ellas.

¿Es fácil? Ya sé que no,

pero ¿cómo se puede hacer ese trabajo

para intentar amparar a esos chavales

y que no se separen de sus familias?

Pues en muchos casos, es una estrategia de supervivencia.

Las propias familias envían a sus hijos adolescentes

a países donde tienen un familiar o un amigo,

que es lo que ha ocurrido mucho en Siria, ¿no?

Muchas familias entienden que la única manera de sobrevivir,

también como familia, es que ellos accedan a otra forma de vida

y que puedan mandarles dinero.

Y en otros casos es cierto, también pierden el contacto con la familia

con la que van o las propias bandas...

Y el tráfico de personas, que también, lógicamente,

les afecta, y en algunos casos pues dicen:

"Nosotros nos quedamos en Turquía y tú sigues hasta Europa".

Es decir, hay muchísima variedad,

pero en cualquier caso, todos estos niños se enfrentan

a gravísimos problemas de abuso,

de explotación laboral en algunos casos...

Es dinámica que nos entristece, ¿no?

Porque lo que nosotros reclamamos es la protección de los derechos

de los niños estén donde estén

y la nacionalidad y etnia que tengan.

Y esos campos de refugiados cada vez están más masificados,

cada vez gozan de peores condiciones en todos los sentidos,

hace falta, a parte de protección a nivel jurídico a estos chavales,

también hace falta dotación, ¿no?

Faltan cosas. (ASIENTE)

Estos chavales sufren muchísimo también.

Sí. Por ejemplo, hemos puesto el foco en la educación

porque nunca nos gustan estas campañas

o en los medios cuando sale una generación perdida.

Son frases hechas que realmente producen mucho desasosiego

en todas las organizaciones que trabajamos

en defensa de los derechos humanos, y especialmente en infancia.

Porque lo que tenemos que construir es que, aunque estés

en un campo de refugiados, puedas seguir,

en mayor o menor medida,

con tus estudios, que puedas tener una formación

y que, en un futuro, tengas una salida laboral,

sea en el país de acogida, donde resides,

o en la vuelta.

Que la vida siga, de alguna manera, a pesar de las adversidades.

Sí. Y además, curiosamente, hemos conseguido que haya escuelas

en los campos de refugiados, que sigan manteniendo el contacto.

Las nuevas tecnologías también ayudan a que vean también a otros del mundo.

O sea, construir lazos de solidaridad a través de la educación.

Hablamos de los niños en general, pero hablar en particular

de las niñas, ¿siguen siendo más víctimas de la pobreza

y de las injusticias y la discriminación?

Sin duda, sin duda.

Por el acceso a la educación en muchos países,

donde las niñas se ven relegadas a las tareas del hogar,

no tienen acceso a la educación como un elemento de cambio social

para las mujeres y las niñas.

Y luego también, en muchos casos, trabajo infantil asociado

a abuso sexual.

Por ejemplo, todo el trabajo doméstico

de muchas niñas en muchos lugares

que les hace estar en un entorno que no es protector,

lejos de su familia y viviendo en una casa ajena

donde nos imaginamos las situaciones que...

Y nos hablabas de educación.

Decíamos que la educación es el motor de cambio

más importante que existe,

pero también para cambiar actitudes y mentalidad.

No solo hablamos de educación en el sentido más estricto

dirigido a los propios chavales, sino también educar a las familias,

a las mujeres para que entiendan que las niñas

se merecen esa oportunidad y que es muy importante

apostar por ellas como motor para salir de esa situación,

para romper ese círculo.

Trabajamos en campañas informales, no solo en la educación formal,

en la escuela, en el instituto,

sino también en campañas de divulgación masivas

en trabajo con líderes sociales, con líderes religiosos,

para cambiar culturalmente.

Se ha avanzado mucho, y yo creo que nos podemos alegrar

de que, en legislación,

incluso países que tenían graves lastres

en temas jurídicos se han adecuado a la Convención de Derechos del Niño,

a los derechos humanos.

Pero detrás de las leyes hay que hacer un trabajo

en todo lo que es la educación de las personas

y en los cambios culturales que necesitamos como sociedad.

Que no solo son países del sur, también ocurre en nuestra sociedad.

Los problemas de violencia de género no solo se arreglan

con medidas jurídicas.

Hace falta mucho más trabajo, ¿no? Totalmente.

Algo que creas que haya que destacar más

en este Día Universal del Niño que sea importante, ¿no?

Sacar a la palestra justo hoy.

La participación infantil, que me parece un motor de cambio

brutal vinculado a la educación.

Pero tenemos que dar espacios de participación

a los niños. Dejarles opinar de lo que es su vida.

De los niños que están ingresados en un hospital,

cómo quieren el entorno, cómo quieren ser tratados,

el respeto.

O los niños que van a la escuela, ¿cómo quieren su escuela?

¿Cómo participan en la comunidad escolar?

Los cambios vertiginosos que se perciben

en los temas de asignaturas.

Tenemos que abrirnos los adultos, porque no son solo las autoridades,

es a los adultos a cómo establecer mecanismos de participación infantil

en todo lo que atañe a los niños.

Decíamos al principio que ojalá que no hicieran falta organizaciones

como Unicef.

Hace unos meses lanzasteis una campaña que tuvo mucho éxito

y que la gente empezó a compartir, ¿no?

Aquel eslogan "Cierra Unicef", para la gente alarmada,

significaba que Unicef dejaba de existir.

¿La idea es seguir con ese mensaje

como una manera de llamar la atención?

Seguir diciendo: "Nosotros quisiéramos cerrarlo".

Con toda la ayuda sería posible, ¿no?

Sería posible; tenemos los recursos.

La mayoría de los niños,

en temas de mortalidad en menores de cinco años,

se mueren de enfermedades que son curables.

Se mueren de una diarrea,

de problemas relacionados con el parto de las mujeres,

donde las tasas de mortalidad materna también son muy altas.

Es decir, son cosas que tenemos la tecnología, las capacidades

y que existen los recursos.

¿Podemos cerrar Unicef? Podemos cerrarlo.

¿Queremos hacerlo? Queremos hacerlo.

Nos gustaría dedicarnos a otras cosas

y realmente trabajar por los derechos de la infancia

en otras facetas como la supervivencia infantil.

Realmente en otro tipo de derechos.

Y realmente creemos en este mensaje de "Cierra Unicef".

Es un mensaje optimista, nos gusta hablar desde el optimismo,

desde la positividad

y de que realmente podemos construir sociedades más justas.

Pues gracias por habernos visitado en un día como hoy.

Tenía mucho valor que nos acompañarais.

Les invitamos a probar nuestros contenidos en la red.

Hoy hablamos de una experiencia educativa

que se desarrolla en Cantabria

y que busca crear una obra colectiva.

Aquí tienen un fragmento.

Pensamos que una propuesta artística

es muy facilitadora

para ese contacto positivo entre varias personas.

Entendemos que no hay que hacer grandes actuaciones,

Acercamiento al conocimiento como se da aquí,

de padres de niños pequeños, mayores, con grandes patologías,

sin patología...

Bueno, el caso es que convivan y hagan una cosa tan atractiva

para que estén a gusto y se olviden de la condición del de al lado.

Editorial Debate ha publicado

una antología de entradas de "La enciclopedia francesa",

la enciclopedia por antonomasia.

La enciclopedia de D'Alembert, Diderot, Voltaire.

La que confeccionaron los ilustrados que, a partir de entonces,

se llamaron los enciclopedistas.

El libro es este

y viene con pastas duras y con cuadernillos.

Su intención, la de "La enciclopedia",

era explicar el mundo por la razón

y reunir esas explicaciones para ponerlas al alcance

de todos, también de las personas pertenecientes al llamado

"Tercer estado", que entonces no tenía acceso

a otro saber que el que le proporcionaba

el gremio del oficio que cada uno estaba destinado a desarrollar

y que, generalmente, heredaba de sus padres.

"La enciclopedia" es el primer gran monumento cultural

de la modernidad.

Y emplazaremos a Gonzalo Tormé a que nos hable de ello

y, concretamente, de su espléndida selección

lo antes posible.

Mañana volvemos con más propuestas de lectura.

Tendremos nuestra sección semanal de psicología

que esta vez hablará de Internet y de su influencia

Después, con una experta en bosques y desarrollo rural

abordaremos el tema de los incendios

y su relación con el cambio climático.

Mañana a las 10:00 aquí, en "La aventura del saber".

No falten. Que pasen un feliz lunes.

  • La aventura del saber - 20/11/17

La aventura del saber - 20/11/17

20 nov 2017

Emitiremos el reportaje "Mediación escolar" y nos sumaremos a la campaña de TVE "Concienciados con la infancia" con una entrevista a Covadonga Orejas, de Manos Unidas, y otra a Javier Martos, de UNICEF.

ver más sobre "La aventura del saber - 20/11/17" ver menos sobre "La aventura del saber - 20/11/17"
Programas completos (1444)
Clips

Los últimos 4.331 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios