www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5391199
Para todos los públicos La aventura del saber - 19/09/19 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, buenos días a todos.

Iniciamos el programa de hoy

en compañía de la politóloga de la universidad de Zaragoza

Cristina Monge

y de Raúl Oliván,

director general de Participación Ciudadana,

Transparencia, Cooperación y Voluntariado

del Gobierno de Aragón

para hablar sobre participación ciudadana,

sus posibilidades, sus límites

y sobre su relación con las democracias reales

y existentes en Europa y en otros lugares del mundo.

Será en nuestro taller de ciudadanía

dentro de un minuto.

Luego recuperamos nuestro taller de filosofía

con el investigador del CSIC Manuel-Reyes Mate

para recordar la figura y la obra de Primo Levi,

de cuyo nacimiento se cumple este año el primer siglo.

Recordemos que la historia de este químico italiano

y superviviente de Auschwitz

se ha ido llenando de significación con el paso de los años

y puede considerarse hoy un testimonio fundamental

sobre la propia condición humana y sus responsabilidades derivadas.

Pep Carrió es diseñador gráfico

y tiene un estudio en el que crea campañas por encargo

para importantes firmas y eventos.

Pep Carrió es también artista visual

y tiene un taller, allí,

en ese espacio de libertad en el que solo él se impone reglas,

normalmente como un autodesafío,

y crea poemas visuales con objetos y viejas fotografías.

Alberto Fernández nos muestra una selección de los trabajos

publicados bajo el pseudónimo La Boca del Lobo

en la revista "Contexto".

Sus pictogramas, aforismos gráficos y metáforas visuales

destapan las inclemencias de una realidad

que muchas veces se nos presenta

vestida con tonos demasiado amables.

Hubo un tiempo no muy lejano

en el que se oía muchas veces decir en España

que los españoles no estábamos preparados

para la democracia

y que sin mano dura no íbamos a funcionar.

Ahora, España, según todos los indicadores,

es una democracia,

está internacionalmente reconocida como tal

y los españoles ejercen su derecho al voto

de un modo comparable

e incluso con mayor conciencia cívica

en alguna ocasión

que otros europeos.

Sin embargo,

todavía podemos mejorar la calidad de nuestra democracia.

¿Cómo lo hacemos?

Hoy hablaremos de eso precisamente en nuestro taller de ciudadanía

con la politóloga y profesora de sociología

de la universidad de Zaragoza

Cristina Monge

y con Raúl Oliván,

que fue director general de Participación Ciudadana,

Transparencia, Cooperación y Voluntariado

en el Gobierno de Aragón

y que ahora es...

¿Qué eres, Raúl?

Director general

de Gobierno Abierto e Innovación Social.

¿Cómo os pusisteis de acuerdo

para escribir "Hackear la política"?

Lo cierto es que llevábamos tiempo compartiendo reflexiones

y compartiendo iniciativas.

Y también un profundo deseo por intentar entender

qué está pasando en nuestra sociedad,

qué está pasando en nuestra política

y cómo se puede mejorar y profundizar en democracia.

Estamos convencidos de que vivimos momentos complejos,

momentos en los que venimos de una profunda desafección,

y pensamos que la labor,

los que nos dedicamos a dar ciencias sociales,

es ayudar a profundizar en democracia.

A entender por qué es bueno que participemos.

¿Por qué es bueno que participemos?

Yo creo que es una cuestión de calidad democrática, ¿no, Raúl?

Sin esa participación

es muy difícil entender la democracia.

-Los ciudadanos tienen que estar implicados

en los asuntos que les competen

para poder reclamarlos,

para poder exigir mejores servicios públicos

y mejores políticas públicas, ¿no?

Nosotros, por ejemplo, en el Gobierno de Aragón,

implicamos a los ciudadanos

en algo tan importante como el diseño de las leyes

que luego van a determinar... Su vida.

Su vida y la de sus hijos, ¿no?

Nada menos.

Y está ahí muchas veces la oportunidad.

Mucha gente, es verdad, que no lo sabe todavía

y nosotros nos damos de bruces de que deberían participar más

de lo que lo hacen.

¿Y hay sectores

que están interesados en la no participación de la gente?

Claro, totalmente.

Todos aquellos que aspiran

a hacer uso del poder exclusivamente para ellos.

De hecho,

la política y, en concreto, las democracias

de alguna forma son una red de protección

de aquellos que naturalmente no tienen el poder.

De los que no tienen grandes capitales

o de los que no tienen grandes medios de poder.

De alguna forma,

las leyes y la democracia en los Estados de derecho

lo que hacen es proteger a esa parte más vulnerable

frente al poder.

¿A quién no le interesa la participación?

A quien ya de por sí tiene ya el poder, ¿no?

En muchos casos son grandes capitales

y en otros casos

son personas que aspiran a una opción de poder

que sea exclusivamente la suya, ¿no?

Estamos viendo cómo cada vez emergen

más líderes internacionales con carácter excluyente

cuyo argumento consiste en levantar muros

que dejen fuera a los que están contra ellos

y con tendencias más autoritarias.

Hablo de Trump, hablo de Bolsonaro

o hablo de otros líderes que nos están llevando para allá.

¿A quién no le interesa la participación?

A todos ellos.

A los que tienen el poder "per se"

y a los que quieren el poder solamente para ellos.

Pero hay gente que piensa y dice:

"Yo tan preparado no estoy como para participar tanto, ¿no?

Es que, realmente, no sé, para eso elijo a mi representantes,

porque considero que ellos han pensado suficiente en el tema

y tienen medios para...".

¿Qué les decimos a esas personas?

Es uno de los quid de la cuestión del libro

y del trabajo al que nos dedicamos Cristina y yo

desde hace muchos años.

De cómo ecualizar la democracia representativa

que tiene que seguir estando vigente

y que es el "software" básico de la democracia

con elementos de democracia directa

que hagan que ese sentimiento constituyente,

ese perímetro del "dêmos" de la gente que produce democracia,

de la gente que produce sociedad y Gobierno,

se sienta interpelado.

Hay que seguir haciendo democracia representativa

más allá de los partidos,

pero hay que ir introduciendo poco a poco

elementos de democracia directa.

Y, además, de alguna manera, una leyenda urbana

de que solo los expertos, solo los grandes informados,

pueden hacer política.

Puede hacer política todo el mundo y todo el mundo está capacitado.

Hay que, desde los Gobiernos, allanar y poner las cosas fáciles

y, desde los ciudadanos, evidentemente,

buscar la motivación.

Más vale preocuparse, ¿no, Cristina?

Si no te preocupas...

Si tú no haces política, otros la harán por ti.

Yo creo que esa es la gran idea.

Y formas de hacer política hay muchas.

Participar en la elaboración de políticas públicas

y en la elaboración de leyes, como comentaba Raúl.

Esa es política institucional.

Hay también todo un ámbito

de hacer política en el ámbito de lo social.

En una asociación de vecinos,

en una asociación de madres y padres de un colegio,

en un movimiento social, en un movimiento cultural...

Eso también es participación política.

Me parece que es interesantísima la reflexión que tenemos que hacer

en el sentido de decir:

"El conjunto de la ciudadanía puede participar en política

con dos condiciones.

Que tengamos la voluntad,

y eso implica tiempo e implica esfuerzo, es verdad,

y que las reglas del juego nos las faciliten

o, por lo menos, que no obstaculicen demasiado".

Eso implica también una labor importante

por parte de las administraciones públicas

para facilitar la formación y para facilitar la información.

Tenemos un aliado estupendo,

que son las tecnologías de la información y la comunicación,

que tienen que ayudarnos a que todo sea más comprensible

y sea más accesible,

y, por tanto, la participación sea más fácil.

¿Cómo estamos en España en relación con la participación

y en comparación con países de nuestro entorno?

¿Somos participativos?

Pues, mira,

por romper una lanza a nuestro favor,

en España tenemos una democracia muy fuerte y muy potente

con muchos mecanismos de participación directa

que a lo mejor explotamos poco y utilizamos poco.

Y la gente, en general, participa bastante.

Te puedes comparar

con países emergentes latinoamericanos

donde hay un sentimiento de comunidad

y el tejido asociativo es muy fuerte porque no tienen Estado.

Ahí, evidentemente, el tercer sector juega ese papel

que aquí juegan los servicios públicos.

Tenemos la sensación de que qué asociaciones más grandes.

Es que, claro, no tienen Estado, ¿no?

Pero yo, en general, creo que estamos bien

y creo, como dice Cristina,

que es clave que avancemos en ese tema

de la participación digital.

De herramientas tecnológicas para la participación.

¿Y las instituciones españolas facilitan esta participación?

¿Deberían facilitarla más?

Estamos en el inicio de un proceso que va a ser largo.

La forma en que se produce nuestra transición a la democracia

en los años 78 en adelante

y la forma en cómo se configura el sistema institucional y jurídico

hace que en aquel momento

se primen valores como la estabilidad política

entendida como dar a los partidos políticos

todas aquellas prebendas necesarias

para que sean los protagonistas de la vida política.

Y eso va en detrimento de una noción de participación.

Nos encontramos con que el sistema jurídico,

el sistema institucional,

es de los más reacios a legislar de una forma proactiva

cuestiones de participación,

e incluso elementos de lo más usuales

en todos los órdenes jurídicos como puedes ser el referéndum

o el incentivo a la iniciativa popular

en nuestro ordenamiento jurídico encuentran más dificultades

que en países de nuestro entorno.

Por lo tanto, es necesario repensar un poco

las herramientas que legalmente ya existen.

Y, lo que sí que es verdad, es que en algunas administraciones,

sobre todo comunidades autónomas y ayuntamientos,

están empezando a experimentar con laboratorios

o con nuevas formas de intentar acercar

la política a la ciudadanía y la ciudadanía a la política.

Tiene que ser un juego en los dos sentidos.

Ahí se están haciendo iniciativas interesantes

que son muy recientes.

Tenemos que darnos un tiempo todavía

para que esas iniciativas se vayan desarrollando

y poder evaluarlas

para a partir de ahí ver cómo se pueden mejorar.

¿Y hay países ejemplares en este sentido

que llevan ya un camino recorrido

o hay algún ejemplo para fijarnos?

Yo creo que una conjugación ganadora de todos los factores

no hay ninguna.

Hay pequeños elementos, iniciativas y proyectos concretos

que son interesantes en algunos países, ¿no?

Por citar, por ejemplo.

El laboratorio del Gobierno de Chile,

siguiendo esta línea que marcaba Cristina,

es muy interesante

porque han incorporado a los ciudadanos

en el diseño de la arquitectura del Gobierno.

Han creado una especie de caballo de Troya,

que de alguna manera estamos también intentando impulsar

en el Gobierno de Aragón,

para desde dentro mezclar funcionar ciudadanas, tercer sector y empresas

en el diseño del Gobierno, que es muy interesante.

Y, ahí, bueno, en fin.

Yo qué sé.

El Reino Unido tiene una democracia tan antigua

y de tanto voltaje...

-Aunque recientemente vemos que... -Se les está cayendo.

-Tiene puntos, ¿no?

Tiene flancos.

Ahí hablaba antes Cristina de la digitalización

y de todo lo que suponía eso para avanzar,

pero también es un problema, ¿no?

Lo de Cambridge Analytica se ha demostrado eficaz

en el caso de...

Es que, a ver,

todo el ámbito digital nos daría para otro libro,

una colección entera de libros que tendríamos que hacer.

Efectivamente,

las tecnologías de la información y la comunicación

pueden ser un instrumento que facilite la participación.

En muchos casos lo es.

Este laboratorio que comenta Raúl ha sido y es un factor importante

a la hora de facilitar la comunicación y el diálogo.

Ahora bien,

están dibujando un espacio diferente de comunicación, ¿no?

Si tenemos en cuenta

que las sociedades son los espacios donde se produce la comunicación,

una de las cosas que están pasando con la sociedad digital

es que estamos creando burbujas inconexas unas de otras.

Cada uno mantenemos conversaciones con círculos pequeños.

Y los que están de acuerdo con nosotros.

Muy afines a nosotros.

Las sociedades se acaban convirtiendo

en una pluralidad de burbujas inconexas, ¿no?

Eso es lo que permite, por ejemplo,

que Cambridge Analytica pudiera hacer lo que hizo

según se está demostrando últimamente.

Eso es lo que de alguna forma

está poniendo en cuestión la democracia.

La digitalización puede ser un instrumento

para favorecer la participación,

y lo es en muchos casos,

para también puede ser un instrumento contra la democracia

como estamos empezando a ver en algunos...

Y la ciudadanía global,

esa que está siempre presente en el sueño ilustrado,

¿creéis que está más cerca ahora que antes?

La impresión que yo tengo

es que está sufriendo una pequeña crisis

porque en muchos países se ve como un retroceso, ¿no?

Yo soy optimista

porque aunque temporalmente o coyunturalmente

hayamos sufrido alguna derrota destacada en el mundo

en países tan importantes como, por ejemplo, Brasil,

que había avanzado muchísimo en los últimos 20 años

y ahora va para atrás,

en general en el fenómeno global hay una inercia positiva, ¿no?

Yo creo que hay elementos

que nos permiten empezar a soñar con una utopía

de una federación de ciudadanos conectados a través de internet

que recuperan la soberanía de los datos

para que no sean una "commodity" dominada por grandes empresas.

Además, por oligopolios de empresas muy...

No voy a decir las empresas concretas

para no meterme en partidos,

pero todos sabemos a cuáles tres o cuatro me refiero.

Y esos datos sean recuperados y tomados por los ciudadanos

y por los Gobiernos,

que velan por los intereses generales.

Podemos empezar a hacer cosas interesantes.

Yo soy optimista.

¿Y tú también, Cristina?

Creo que vivimos en un momento de mucha incertidumbre.

Mi naturaleza es ser optimista, compulsiva, además,

pero lo cierto es que estamos en un mundo

donde la información, la economía y el mundo de la finanza

cada vez son más globales

y, por lo tanto, la lógica debería empujar

a que el mundo de las sociedades, de la ciudadanía y los derechos

fuera global.

Sin embargo,

las tendencias que estamos viendo son tendencias de reacción.

Son tendencias contrarias.

Y creo que estamos en ese momento de disputa

entre las fuerzas más globalizadoras

y las fuerzas más de volver hacia dentro

y, además, yo insisto en eso, con discursos muy excluyentes

que realmente nos pueden preocupar.

-Hay un discurso que no.

Estamos completamente trabajando los dos

y pedaleando conjuntamente

con muchos otros amigos y compañeros en España y en el mundo

en la Agenda 2030

que va en esa línea de la ciudadanía global

y que yo defino como un gran relato de seducción masiva

frente a un momento

donde parece que las ideologías han entrado en declive

después de la crisis

porque no ha habido una gran respuesta ideológica

desde el bando progresista

a los problemas del mundo de los últimos años.

La Agenda 2030 de repente interpela con un lenguaje universal común

y una serie de retos

que atañen tanto a países emergentes como a las sociedades avanzadas.

-Efectivamente.

Puede ser el marco de un nuevo contrato social.

Debe serlo, ¿no?

Desde el 2015 está ahí y deberíamos hacerle caso.

Más caso del que le hemos hecho.

Y se van haciendo progresos, ¿eh?

En los próximos días acudiremos a Nueva York

el conjuntos de los Estados

para dar cuentas ante Naciones Unidas

de qué se está haciendo en cada uno de los países

para avanzar en esa Agenda 2030.

Creo que cosas se van haciendo,

lo que pasa es que el desafío es de una dimensión tal...

Solamente es pensar en el cambio climático.

Simplemente con eso el desafío es de una dimensión tal

que este marco de la agenda es imprescindible.

Pero hay que hacerlo más rápido, con más ambición y más urgencia.

Creo que es lo que falta en estos momentos

para que esa agenda tome ese cuerpo

y sea capaz de asumir los retos que tenemos.

Nos ponemos las pilas. Faltara.

Gracias, Raúl.

Gracias, Cristina.

Hasta siempre. Un placer.

La universidad de Santiago de Compostela

contesta hoy a la siguiente pregunta.

¿Qué es la proteómica

y por qué es importante en la investigación biomédica?

La universidad responde.

La proteómica se encarga del estudio del proteoma.

El proteoma consiste en el conjunto de proteínas

que tenemos en el organismo en un momento dado,

en las células, en los tejidos, en cualquier fluido biológico,

y son muy importantes

porque todo lo que hace

que el organismo funcione como funciona

desde un punto de vista biológico

se debe a las proteínas.

Si tenemos unos 20 000 genes,

el número de proteínas es mucho mayor.

Las proteínas son muy relevantes en investigación biomédica

porque un mal funcionamiento de las mismas

es la causa de muchas enfermedades.

De hecho,

la mayoría de los fármacos que conocemos hoy en día

se han desarrollado para actuar o inhibir determinadas proteínas.

De hecho, también, en muchas patologías,

se intentan buscar biomarcadores

que no son más que proteínas en el suero,

en nuestro suero sanguíneo, nuestro plasma,

que están alteradas

y que permitan, por ejemplo, en patologías como el cáncer,

identificar la enfermedad de manera temprana.

Mi línea de investigación fundamental

es en investigación cardiovascular.

Tenemos una colaboración establecida

con el servicio de cardiología del Hospital Clínico de Santiago

donde estudiamos las plaquetas

de pacientes con infarto de miocardio.

Las plaquetas son muy importantes desde un punto de vista biológico

porque cuando tenemos una herida,

son responsables iniciales de que se forme un trombo

que tapone y evite que nos desangremos.

El infarto de miocardio es una sobreactivación plaquetaria

ante una herida que se forma

cuando se desprende una placa de ateroma

en la arteria coronaria.

Es una zona muy inflamada,

las plaquetas se sobreactivan y se forma un trombo

que puede ocluir la arteria coronaria

y como consecuencia de ello dar lugar al infarto.

Nuestro objetivo fundamental es estudiar las plaquetas

y también el plasma sanguíneo

de pacientes con infarto agudo de miocardio

para poder identificar biomarcadores o dianas terapéuticas nuevas

que permitan un mejor diagnóstico y tratamiento

de esta enfermedad cardiovascular.

Recuperamos nuestro habitual taller de filosofía

con Reyes Mate este curso

para ocuparnos del escritor italiano Primo Levi,

autor de un libro

que alguna vez ya hemos citado en este taller,

"Si esto es un hombre",

y de otros

a los que probablemente nos referiremos

a lo largo de la conversación que ahora vamos a comenzar

cuando este año se cumplen 100 de su nacimiento.

Reyes,

este es un modo un poco paradójico de entrar en el taller de filosofía

porque, si no recuerdo mal,

en el primer taller que hicimos nos comentaste

que querías hablar de filosofía en español.

Pero Primo Levi es un escritor italiano.

Así es.

Es que, efectivamente, se piensa en la lengua que se habla.

Para pensar en español

hay que tener en cuenta

las características de nuestra lengua.

Nuestra lengua tiene tres características.

Una es que es muy hablada y, por tanto, es muy plural.

Hay muchas experiencias en ella.

Una segunda característica

es que es hablada por vencedores y vencidos

y, por lo tanto, es una lengua dialogante.

Y, finalmente, es una lengua

que se expresa no de una manera muy filosófica,

sino a través del arte y la literatura.

Esto hace que pensar en español

sea una forma muy original de pensar.

Pensar artístico, un pensar dialogante,

un pensar plural...

Yo diría que pensar en español

es pensar teniendo en cuenta la memoria y la compasión.

Pero eso no significa

atenerse únicamente a libros escritos en español

o por españoles,

sino estar abiertos a cualquier destello de cultura,

pero pasándolo por esta forma de pensar.

Teniendo en cuenta lo que hay ahí de memoria y de compasión.

Y, por eso,

Primo Levi yo creo que es un autor a la altura de este planteamiento.

Primo Levi era un químico italiano

que de pronto se alista en la resistencia,

lo pillan

y, como es judío,

lo mandan a un campo de concentración

en Alemania o en Austria.

Bueno, en cualquier caso, un campo de concentración.

Y tiene suerte y es uno de los 20 que se salva

y escribe su experiencia.

Es decir,

yo creo que es este libro del que hemos hablado alguna vez.

"Si esto es un hombre". "Si esto es un hombre".

Has traído aquí una edición italiana, ¿no?

"Se questo è un uomo". Eso es.

Efectivamente.

Es un judío de origen sefardita, un judío italiano

que con 24 años es hecho prisionero.

Formaba parte de la resistencia, pero, sobre todo, era judío

y es embarcado a Auschwitz, a un campo de exterminio,

con otros 600 compañeros,

y, vuelven, efectivamente, 20.

Es un testigo excepcional

autor de tres libros memorables, efectivamente.

"Si esto es un hombre",

donde cuenta su experiencia

en ese año que estuvo en el campo de Auschwitz;

otro libro es "La tregua",

donde cuenta la vuelta a casa.

Él es liberado en enero de 1945

y en octubre llega a Turín.

Esa travesía...

De enero a octubre, diez meses. Diez meses de tragedia.

Y, finalmente, "Los hundidos y los salvados",

que es un libro de una enorme profundidad

y que escribe poco antes de su muerte.

Primo Levi es muy conocido

y muy respetado como gran testigo.

Tenemos que tener en cuenta

que sobre la experiencia de los campos de exterminio

y de concentración

hay grandes escritores, ¿no?

Está Ana Frank, que todos conocemos,

ha habido premios nobel como Imre Kertész, el húngaro,

y también Elie Wiesel,

ha habido escritores políticos y mediáticos

como Jorge de Semprún,

pero hay un escritor que está por encima de todos

y es respetado indiscutiblemente.

Es Primo Levi. ¿Y por qué?

¿Qué tiene de particular su testimonio?

Primo Levi es singular

por la credibilidad de su testimonio,

en primero lugar;

en segundo lugar, por la profundidad de su testimonio,

y, en tercer lugar, por la actualidad de su testimonio.

En primer lugar, por la credibilidad.

A Primo Levi no se le ha pillado en un renuncio.

Todo lo que dice es de una exactitud...

Él era químico, un científico,

y mantiene ese rigor en la escritura.

Además, no opina, ¿no?

Según está escribiendo está describiendo, ¿no?

Y está describiendo

porque esa es otra de sus características.

Él piensa que su papel es ser testigo.

Un testigo cuenta lo que ha visto.

Cuenta aquello de lo que da fe, pero no es juez.

"El juez, dice, sois vosotros".

Él quiere que el lector decida

y, por eso, respeta precisamente su papel.

Credibilidad, pues, por el rigor,

porque también tiene conciencia del límite del testimonio.

Cuando empieza este libro suyo, "Si esto es un hombre", él dice:

"Yo soy un afortunado.

Yo voy a dar testimonio de un horror,

pero, realmente,

quien ha bebido hasta el fondo el cáliz del sufrimiento,

ese, que es el que debería hablar,

no puede hablar

porque esto es un camino de irás y no volverás".

Esos no pueden volver porque han sido destruidos.

Esa es la segunda característica.

Rigor, límite de su conocimiento y respeto al lector.

Primo Levi utiliza conscientemente

un lenguaje muy medido.

Muy mesurado.

No quiere astracanadas, no quiere asustar.

Quiere que el lector comprenda

y por eso es muy moderado en sus expresiones,

y le hace tan singular.

Eso le da una enorme credibilidad.

Pero, además de credibilidad, es su profundidad, ¿no?

¿Y de qué nos sirve a nosotros compartir?

Perdona,

pero tengo que hacer de abogado del diablo.

¿De qué nos sirve a nosotros

compartir este horror con Primo Levi?

Porque él describe el horror, ¿no?

Describe la esencia del mal.

No sé si hasta ese punto, pero diría que sí, ¿no?

Que lo que ahí se produce es el mal esencialmente considerado.

Él entiende

que el campo de exterminio es como un laboratorio del mal.

Ahí está como en un laboratorio.

Ahí están dándose comportamientos

que luego son muy habituales

aunque no aparezcan tan claramente.

¿Qué es lo que aparece ahí?

Él nos dice cosas que son de un enorme interés.

Por ejemplo, él dice:

"No hay que convertir a las víctimas en héroes".

Y va más allá y dice:

"Nos salvamos los peores".

La deshumanización del campo de exterminio

alcanza a la víctima.

Dice:

"No éramos capaces ni de compasión ni de solidaridad".

Es verdad que hubo casos de héroes y mártires y santos.

Solo algunos. Pero solo algunos.

¿Por qué dice...?

No lo dice él, pero otro testigo importante.

Elie Wiesel decía:

"La heroicidad, la santidad y la dignidad

solo son posibles

hasta un grado determinado de tormento.

A partir de ahí, es imposible".

Y ese tormento era ese nivel.

Era sistemáticamente superado en los campos.

Por eso, era verdad lo que Primo Levi nos dice.

"El horror deshumaniza a las víctimas.

No hagamos de ellas héroes.

Entendamos, sin embargo, el sufrimiento que reciben".

¿Y qué actualidad tiene esto?

¿Qué utilidad tiene esto para nosotros ahora?

Al final de su vida

Primo Levi estaba obsesionado

con sintetizar el mensaje.

Entendió como otros muchos

que el mundo y Europa no había aprendido nada del pasado.

Y ellos sentían la necesidad de gritar,

llamar la atención de la manera posible,

para que entendiéramos

que era importante la lección del pasado

para no repetir la barbarie.

Él sintetiza en una reflexión esa experiencia.

Ese es el mensaje último que él nos manda.

Cuando dice:

"Yo quiero decir a mis contemporáneos

lo que es un campo de concentración

para que sepan evitarlo".

Pero un campo de concentración, dice él,

se construye con cuatro materiales

que están al alcance de todo el mundo.

Primero,

basta considerar al extranjero como enemigo;

segundo,

entender que al enemigo se le extermina;

y, finalmente,

entender que extranjero es todo aquel que es diferente

por razón de su raza, su religión, su cultura...

Esos materiales...

O su pensamiento incluso, ¿no? O su pensamiento.

Esos pensamientos...

Europa está, precisamente, construyendo campos de concentración

con esos elementos,

y lo que nos dice Primo Levi es esto:

"Cuidadito con eso porque no sabéis adónde vais.

Os voy a contar lo que pasa en un campo de concentración".

Lo que cuenta en este libro. Es lo que cuenta.

La deshumanización de las víctimas

y la deshumanización, por supuesto, de los testigos.

Pero la deshumanización también de los observadores,

de la gente que pasa por allí.

Entonces...

No digamos de los soldados que estaban allí.

Lógicamente, de los verdugos. Claro.

Y nosotros aquí en España

el Holocausto mucho no lo hemos tratado, ¿no?

No se ha hecho mucho eco la cultura española de...

Efectivamente.

En España siempre se pensó

que el Holocausto era un asunto de judíos y alemanes.

Hemos tardado en entender que era asunto un nuestro.

Y lo es porque es impensable

el fascismo y los campos de concentración

sin el concepto, por ejemplo, de pureza de sangre.

Los nazis entendían

que si exterminaban a los judíos, era porque eran una raza superior

que no podía permitirse ser contaminada

por una raza inferior.

Pero el titular de ese concepto de "pureza de sangre"

es la Inquisición española.

Nosotros estuvimos en Auschwitz,

pero, además, es verdad que España fue neutral

en teoría durante la guerra.

Pero mientras Franco pensó...

Que podían ganar. Que podían ganar.

Repetían en España las pautas de la persecución antijudía nazi.

Y es verdad que hubo excepciones

y es verdad que hay que hablar de ellas,

y hablaremos de ellas,

pero también hay que tener en cuenta otra cosa.

Hubo muchos españoles en los campos.

En Mauthausen hubo más de 4000 españoles,

y en Buchenwald, que era uno de los campos duros,

tuvimos un testigo.

Jorge de Semprún.

Y conviene escucharle para darnos cuenta

de que el exterminio judío

supuso una perversión de la cultura que nos alcanzó.

Yo creo que lo podemos dejar aquí,

y la semana próxima, la próxima vez que nos veamos,

que quizá no sea la semana próxima, sino la otra,

¿de qué nos propones que hablemos?

Yo creo que podríamos hablar en detalle

de cuál fue el comportamiento de España

frente a los judíos,

podemos hablar también

de por qué es importante para España la cultura del Holocausto

y podemos hablar de Jorge de Semprún.

Jorge de Semprún, a diferencia de Primo Levi,

no pudo hablar cuando salió del campo.

Primo Levi,

cuando salió del campo y llegó a su pueblo,

necesitaba hablar y contar y nadie le escuchaba.

Jorge de Semprún, que quería ser un escritor,

cuando sale del campo,

entiende que si quiere vivir, tiene que olvidar.

Si quiere vivir, tiene que renunciar a la escritura

porque la escritura es memoria.

Y pasa 16 años olvidando

hasta que un día puede recordar y empieza a escribir.

Ha sido como siempre un placer.

Muchísimas gracias por volver a "La aventura".

Muchas gracias.

Seguimos.

El artista Pep Carrió no deja parar las viejas fotografías

y los objetos abandonados.

En sus manos adquieren una nueva vida.

Otra identidad.

Soy Pep Carrió.

Tengo un estudio de diseño gráfico aquí en Madrid

donde desarrollamos proyectos

enfocados a todo el ámbito cultural y editorial,

y, por otro lado,

un proyecto personal que mantengo en otro espacio.

Un taller

en el que desarrollo mi obra más íntima.

La diferencia entre el proyecto artístico

y el proyecto profesional

básicamente es el encargo.

En el proyecto profesional tengo la posibilidad,

la oportunidad, de trabajar para un encargo

en el que un cliente está planteando unas necesidades,

y en esa faceta

tú pones al servicio de ese proyecto todo tu saber hacer

y tus mejores herramientas.

Uno de los últimos proyectos que hemos desarrollado

es la imagen para la temporada de ópera

del Teatro Real.

Esto fue un proyecto premiado con los premios Laus.

La imagen de la temporada de ópera del Liceo de Barcelona.

En el proyecto artístico intento trabajar con mayor libertad,

que sea un espacio en el que pueda desarrollar cosas

que no tienen que estar atadas a un fin concreto.

Yo creo que hay una necesidad de encontrar un espacio propio.

Dentro de tu trabajo profesional,

buscar un espacio

que no esté condicionado por el encargo, ¿no?

Yo siempre he dicho

que el encargo es una gran oportunidad

porque te coloca en territorios que tú no tenías planteados

y territorios en los que tienes que aprender

y explorar en ellos.

En cambio, en el trabajo de taller,

de alguna manera profundizas en ti mismo

y en buscar nuevos lenguajes

y nuevas formas de enfrentarte a tus propios proyectos, ¿no?

Estaríamos hablando del encargo y del autoencargo.

Esos serían un poco los dos mundos

en los que discurre mi actividad.

Fui creando un primer espacio al margen del trabajo de estudio

que me permitía a partir de imágenes

encontradas en diferentes publicaciones

ir creando imágenes

que respondían a ese encuentro que se establece

cuando coges, recortas y empiezas a asociar imágenes

que, en principio, no tienen una relación,

pero al encontrarse crean un nuevo diálogo.

No tenía ningún condicionante comercial.

No tenía ninguna búsqueda

más allá de la de ir probando diferentes formas de mirar.

Este proyecto nace en 2007 como un juego.

En un principio,

la idea era crear una imagen diaria en una agenda Moleskine

sin ningún tipo de condicionante,

sin ningún tipo de planteamiento

más allá de que al final del día quedara una huella en ese cuaderno.

Es una herramienta

que me permite probar técnicas que no había intentado

y, sobre todo, me sirve para equivocarme.

Yo creo que es el contrapunto

a lo que es nuestro trabajo como diseñadores.

Hasta el 2011

yo utilizo cualquier técnica a mi alcance.

"Collages", imágenes encontradas,

dibujo, acuarela, texto...

En el 2012,

me planteo que solo el rotulador, un rotulador de punta fina,

se va a convertir en la herramienta para desarrollar el cuaderno,

Después de este 2012 de dibujo a línea,

me planteo un siguiente año

en el que el dibujo sigue siendo protagonista,

pero entra el color.

Todo este material que nace de los cuadernos

es, luego, la semilla, la materia prima,

para desarrollar otras obras

que se plantean a formatos y con materiales distintos.

Por ejemplo, aquí es donde nace el proyecto

que luego verás de toda la serie de anatomías.

Este año estoy desarrollando un cuaderno,

que yo he denominado cuaderno vegetal,

en el que lo vegetal

se convierte en el hilo conductor de este año.

"La invención del recuerdo" nace del encuentro

de una fotografía anónima en mercadillos, en álbumes...

El tema

es que a partir de esa imagen encontrada

y su relación con objetos

crea una nueva identidad, una nueva historia.

Dentro de este proyecto se van abriendo otras series.

La serie "Revelaciones"

se crea a partir de imágenes de fotos de comunión,

y me parecieron imágenes muy enigmáticas.

Y otra serie, la serie "Ciclos",

habla del paso del tiempo de una vida.

Son imágenes de una mujer

que dejaría sus fotografías sin recoger

y en un saldo

aparecen estas imágenes originales y repetidas

y un dominó, que es un dominó completo,

que habla de ese ciclo de vida.

Para esta serie lo que hice fue crear dípticos

con una cara en blanco y otra en negro

y en cada montaje, en cada exposición,

esos dípticos se formaban...

Se iban montando de forma aleatoria.

El resultado era, al final, crear una narración

en la que, de alguna manera,

pudieras establecer una historia, una vida.

Y este sería un poco ese ejemplo

de cómo funcionaba la serie.

Mi caja es mi página de cuaderno.

La diferencia

es que en vez de estar utilizando imágenes bidimensionales,

trabajo con imágenes tridimensionales,

imágenes que se nutren de fotografías encontradas

y objetos, todo tipo de chatarra,

que se ha quedado abandonados, fuera de contexto,

y que al unirse unos con otros crean imágenes sugerentes.

Generan nuevas historias, ¿no?

Empecé a coleccionar álbumes familiares.

Son elementos muy poderosos,

contenedores de memoria con un componente de naufragio

en el que una vida se ha quedado congelada.

Esto es un álbum que compré en París

en el que, por un lado, hay un viaje de novios,

de una pareja que viaja por Córcega,

pero, luego, por el otro lado, hay un viaje...

El marido ha fallecido en el frente.

Una noticia que está expresada en el álbum.

Es el viaje de la mujer hasta la tumba de su marido

por toda la Francia en guerra, ¿no?

Son fotografías

que no estaban hechas para que las miráramos ojos ajenos.

Que te generan cierto pudor, ¿no?

Estás mirando

donde tal vez nadie te había pedido que miraras,

pero, por otro lado, son documentos supersinceros

de un momento, de una familia...

De una historia.

Para mí son muy emocionantes y muy fascinantes.

Estos álbumes en sí ya son casi una historia

con la que poco más se puede hacer,

pero esas fotos que se han quedado huérfanas,

esas fotos que han naufragado de estos álbumes,

esas fotos que muchas veces dejan esa huella vacía en el álbum,

son las que luego utilizo

para el proyecto "La invención del recuerdo".

"El fabricante de cabezas" nació en un cuaderno.

Me apetecía desarrollar este proyecto

ya en formato escultórico.

Para ello,

con uno de los últimos torneros de madera

que quedan aquí en Madrid,

Paco Martín,

me pongo en contacto con él y hacemos un trabajo conjunto.

Se hizo en diferentes fases

y de esas fases nace esta cabeza embudo,

una cabeza peonza,

esa cabeza creando castillos, castillos en el aire,

o esa cabeza encerrada en sí misma en forma de jaula.

Esta cabeza mortero es una cabeza

que, realmente,

es de las que me parecen más interesantes.

Es una cabeza que está hablando de cómo nos machacamos la cabeza.

Cómo nos machacamos la cabeza,

cómo las ideas muchas veces hay que molerlas.

Trabajar en serie

es una manera de profundizar en una propuesta.

Una obra aislada tiene una capacidad y una potencia,

pero cuando trabajas sobre una serie,

esa potencia se puede amplificar.

El libro es el contenedor que, de alguna manera,

texto e imagen, cierra el ciclo de lo que estoy haciendo.

Me parece que cuando acabo una exposición y se desmonta,

si no hay un elemento que aglutine

y que sirva para tener una memoria de lo que ha pasado,

suele ocurrir que eso se esfuma

y creo que, además, un libro tiene en sí mismo

una capacidad narrativa

que no la tienen otros recursos.

Creo que es algo que permanece y que siempre me ha acompañado.

Este es un proyecto muy singular.

"Conquistadores"

nace en el taller

a partir de maderas encontradas en playas

y, digamos, voy creando máscaras.

En un momento dado, en un blog, me dan la oportunidad

de ir colgando proyectos en ese blog

y, de esta serie,

con mi amigo, el escritor Grassa Toro,

le planteo que él escriba unos textos.

Él está trabajando en un proyecto

sobre las "Crónicas de las Indias"

y a cada uno de esos personajes, cada una de esas caras se bautiza

con un personaje real

de la conquista. Tuvo tanto éxito el blog,

que se nos planteó el hacer un libro.

Este otro catálogo, que es la última exposición desarrollada

en Madrid, "Nada es más profundo que la piel",

y que subo este otoño en la galería Blanca Berlín,

tiene el cuerpo,

la piel, como hilo conductor,

el cuerpo humano como contenedor de ideas,

de conceptos,

de formas. Había toda una colección

de imágenes a tamaño natural

desarrolladas con técnicas muy distintas,

desde la cerámica

hasta maderas ensambladas,

botones, que creaban una galería de personajes,

espejos en los que podías verte.

La fuerza de estas imágenes,

a mi modo de ver, es que nuestra mirada

frente a algo de nuestro tamaño y cercano

siempre tiende a tener una reacción

de algo un tanto intimidante.

Y esa era un poco la intención

de esta obra, quería que, una vez

que tú entraras dentro de la exposición

y vieras las piezas iluminadas,

hubiera una cierta sensación,

una cierta tensión,

como entrar en un templo, en un espacio

que tuviera algo un poco místico incluso.

Los proyectos

los vivo casi como si hubiera un río

y existieran afluentes

que te van llevando a diferentes cosas y yo,

desde luego, a lo que no quiero renunciar es

a esa posibilidad de viaje.

En su momento, me generaba muchas dudas

ese trabajo en muchas direcciones

y me di cuenta de que, al final,

todo esto que parecía tan incoherente,

todo tenía una forma de hacer muy similar.

Parece que buscar

maderas en la playa no es tan distinto

a buscar fotografías en el rastro,

coger imágenes con una cámara fotográfica,

puede ser lo mismo que recogerlas en la calle.

Que había mucho trabajo de encuentro,

recopilación en el taller y luego

una reconstrucción

a partir de todo ese material.

E incluso el dibujo en un cuaderno te permite

una forma de enfocar el dibujo

no como algo único,

sino como algo que forma parte de más cosas.

El trabajar en series tal vez es una forma de tranquilizarte

o de no pensar en que es un trabajo único,

que es una obra que forma parte de un todo.

Alberto Fernández dibuja en amarillo y negro

auténticas y demoledoras editoriales.

"Boek Visual" nos presenta hoy una selección de su obra.

"Alberto Fernández

ha practicado la pintura y la fotografía

y combinado la docencia

con múltiples incursiones profesionales

en diseño gráfico,

diseño editorial, ilustración web y audiovisual.

Desde 2015 publica periódicamente

bajo el pseudónimo La Boca del Lobo

en la revista 'Contexto'.

Su trabajo como La Boca del Lobo

es la consecuencia de una trayectoria poliédrica

que ha desembocado en el medio periodístico

con toda intención, entendiendo este

como uno de los pocos espacios

en los que aún es posible que una imagen pueda decir algo

y actuar con fuerza propia sin diluirse

en un mercado globalizado

donde las emociones

se han convertido en puro 'marketing'.

Los amarillos, pictogramas,

aforismos gráficos,

metáforas visuales o como se los quiera llamar

encuentran en el periodismo

un campo experimental

en el que explorar a través de las formas

y los significados ocultos que se mueven ente la imagen

y la información.

En este intercambio de lenguajes subyacentes

cuyo tablero de juegos es la prensa digital

no renuncia a utilizar empaquetados visuales propios

del diseño o de la publicidad, pero invirtiendo

su objetivo al desplazarlos de un contexto comercial

a otro de opinión.

Extraer formas nítidas

de la actualidad es el desafío. El reto

consiste en moverse por un terreno inestable

que requiere acción y veracidad.

En el intento,

aparecen unas figuras negras sobre fondo amarillo.

El negro representa

la tinta de los periódicos

y el amarillo el escenario mediático.

Sin hacer ruido ni aspavientos, las siluetas

permanecen mudas, adoptando formas cómicas

o graves o cómicamente graves,

según vengan.

El movimiento debe hacerse

de manera precisa, lo más sencillo posible

y con la rapidez visual de un logotipo, acaso el idioma

que mejor los define.

Y, en este escenario, se juega la partida, en un mercado

que lo vende todo y del que, como sabemos,

el periodismo se libra pocas veces,

puro lenguaje comercial,

puro espectáculo."

Para terminar la semana, recomendamos hoy la lectura

de un libro cuya lectura

nos recomendó en este mismo programa

Juan Eslava Galán

la última vez que le entrevistamos

con ocasión de la publicación de su última historia contada

para escépticos. Se trata de las "Cartas de relación"

de Hernán Cortés, los "Informes al Emperador Carlos V

sobre la conquista de México"

y hemos elegido esta edición espléndida

de la Biblioteca Castro

de la Fundación José Antonio de Castro

al cuidado del profesor y especialista

Mario Hernández Sánchez Barba,

que incluye una luminosa introducción

de apenas 38 páginas.

Señalemos que Hernán Cortés

fue todo un personaje y que en sí mismo merece

mucha atención simplemente como tal.

Padre de 11 hijos,

esposo de cinco mujeres, culto y finalmente semiolvidado

por el poder y abandonado a su suerte

ya anciano, fue también un muy notable escritor.

Puede comprobarse y disfrutarse leyendo

las cinco cartas que le remitió el emperador.

Recuperamos un fragmento del reportaje que hicimos

sobre la Factoría Berrikuntza de Bilbao. El resto, en la red.

Bilbao Berrikuntza Faktoria: BBF

es un proyecto desarrollado entre la Universidad de Mondragón,

del Ayuntamiento de Bilbao,

y la corporación Init. Es un proyecto orientado

a generar emprendedores, impulsar empresas y crear empleo.

Es una evolución de un campus clásico

en el cual está la Universidad

pero junto a la Universidad se incorporan otra serie de agentes,

como son empresas que están en clave de gestación,

"startups" que están creando,

digamos, y buscando su espacio en el mercado

y empresas ya de rápido crecimiento

que ya tenían otro nivel de consolidación.

Para los alumnos, estar

en un entorno de empresas y emprendedores

es un elemento muy enriquecedor.

Para las empresas, pueden valerse del talento generado

para impulsar sus proyectos.

Y los "startups" también, es un espacio donde van a encontrar

muchas más salidas y apoyos para desarrollar sus proyectos.

Es una experiencia que lleva ya tres años de desarrollo en Bilbao

y estamos realmente satisfechos de los resultados que va obteniendo

porque contribuye a la generación de empleo

y a la generación de riqueza.

-Grupo Init es un proyecto que nace

en el año 2006 por iniciativa

de tres personas inquietas.

Nuestro objetivo era desarrollar y es desarrollar

y apoyar el desarrollo de unas iniciativas empresariales

en nuevos sectores de oportunidad.

Entramos en contacto

con la Universidad de Mondragón

y nos planteamos conjuntamente cómo podríamos crear

un nuevo proyecto, un nuevo ecosistema

de innovación y emprendimiento

en donde, además, también incorporáramos

la capa de aprendizaje. La Universidad de Mondragón

tiene una enorme experiencia

en modelos de aprendizaje innovadores

e Init aporta su experiencia y capacidad

en el desarrollo de esos ecosistemas de innovación

y emprendimiento. Al final, estamos Mondragon Unibertsitatea

e Init, que somos dos organizaciones muy diferentes,

pero que hemos sido capaces

de generar un entorno de colaboración

en el cual compartimos una visión de un proyecto,

compartimos estrategias, compartimos recursos y acciones

e incluso equipos

para gobernar de alguna forma el proyecto

y también para gestionar el día a día de esta actividad.

Nos vamos hasta el próximo lunes. Pasen un espléndido fin de semana.

Les esperamos a todos, como siempre, a las 10:00

en La 2, en "La aventura del saber".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 19/09/19

La aventura del saber - 19/09/19

19 sep 2019

Ofreceremos los reportajes "Pep Carrió" y "Boek visual: Alberto Fernández (La boca del logo). Además, entrevistaremos a Cristina Monge y Raúl Oliván, autores del libro "Hackear la política" y al investigador del CSIC Reyes Mate.

ver más sobre "La aventura del saber - 19/09/19" ver menos sobre "La aventura del saber - 19/09/19"
Programas completos (1715)
Clips

Los últimos 6.035 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios