www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5447098
Para todos los públicos La aventura del saber - 18/11/19 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, buenos días a todos.

Taller de salud con el doctor Nicolás Romero

para que nos cuente todo lo que podemos hacer

para cuidar nuestra piel.

Ya nos avisó

que contra todo pronóstico a los españoles nos hace falta

tomar un poco el sol para fabricar vitamina D.

¿Eso cómo puede ser?

Se lo preguntaremos aunque se nos ocurre una respuesta.

Quizás porque en casa de herrero cuchillo de palo.

Cuidar la piel

hoy en el taller de salud dentro de un minuto.

En nuestro taller de literatura

nos va a visitar Mari Pau Domínguez.

La periodista y escritora nos presenta su último libro,

"La nostalgia del limonero",

una historia

que gira en torno a la emigración de miles de andaluces

hacia Cataluña en los años 50 y 60.

Hoy iniciamos una semana completa de celebración

emitiendo el primero de una serie de cuatro capítulos

dedicados al Museo del Prado con ocasión de su bicentenario.

Mañana mismo se cumplen exactamente los 200 años de su inauguración

el 19 de noviembre de 1819.

Esta mañana nos acercaremos al centro Sefarad-Israel

para charlar con el escritor Eshkol Nevo,

uno de los autores más premiados

y más representativos del relevo generacional

en la narrativa israelí.

Nos presenta su última novela titulada "Tres pisos".

Taller de salud con el doctor Romero

para conocer los secretos del cuidado de la piel

a ser posible sin arruinarnos,

porque las cremas son carísimas, ¿no, Nicolás?

Buenos días. Buenos días.

Las cremas son carísimas y te cobran también la marca.

Pero, en el fondo, todas sirven para lo mismo.

Que es humedecer.

Tener húmeda la barrera de la piel.

Nosotros lo hemos hablado alguna vez

en esta misma sección del programa.

Los españoles, en general, tomamos poco el sol, ¿no?

Parece una cosa extraña.

Lo que pasa

es que yo, por lo menos, siempre he tenido la idea

de que tomar mucho el sol es malo para la piel.

Te seca, te la mancha...

Tomar mucho el sol sin protección es malo.

Tomar el sol en horas adecuadas sin protección un poco

es bueno

porque la vitamina D se metaboliza, ¿no?

Se sintetiza en la piel.

Pero ¿qué pasa?

Que nos ponemos tantas cremas para protegernos del sol

que hacemos un efecto toldo solar.

Es decir,

es como si corriéramos un toldo en nuestra piel

y los rayos no penetran.

Por lo tanto, tenemos mucho sol, pero lo hacemos mal,

porque nos damos un atracón de sol en vacaciones.

Nos damos un atracón como de cerveza, como de comida

y como de otras cosas, ¿no?

Fatal. Fatal.

Y, luego, durante el año,

no tomamos este sol habitualmente que tenemos.

¿Que eso se pueda producir en los países escandinavos?

Pues bueno, pero aquí no hay ninguna razón.

Lo que sí pasa con el sol es que la piel se seca.

La piel se reseca.

Es decir,

no estamos hablando de rayos ultravioleta que penetran.

Estamos hablando de otros rayos que lo que hacen es secar la piel.

Y esa piel tiene que estar hidratada,

pero también...

Siempre tiene que estar hidratada.

Hay muchas cosas que secan la piel.

El aire frío, el aire caliente...

Todo eso seca la piel,

y esa piel tiene que estar hidratada.

El sol lo que hace también

es que produce esas pequeñas arruguitas

en la cara.

Pero no solamente porque se reseque, sino también por los gestos.

Los gestos de...

Claro.

Para proteger los ojos.

Para proteger los ojos forzamos más el gesto

y se marcan más esas arrugas en la piel.

Pero el secreto es que esté bien hidratada.

Bueno.

Vamos a ver qué es exactamente o cuál es la función de la piel.

Todos pensamos

que por un lado es nuestro contacto con el mundo externo, ¿no?

Por otro lado, es como un sensor también, ¿no?

Es también una defensa, ¿no?

¿Qué es exactamente desde el punto de vista médico?

La piel es el órgano que nos protege del medioambiente.

Es decir, tú fíjate.

Nosotros...

Nuestro cuerpo es como si fuera una burbuja

donde funcionan las cosas muy diferente

de lo que funcionan fuera.

Y esa burbuja tiene que estar independiente

para que puedan funcionar de otra manera, ¿no?

Es la homeostasis.

Es decir, tiene que haber equilibrio interno.

Ese equilibrio interno lo guarda la piel.

La piel es la guardiana de eso.

Es lo que protege.

Pero la piel es una barrera. Hace un efecto barrera.

Esa barrera

siempre tiene que estar bien hidratada

porque si no...

Y con su manto ácido,

que se produce por las glándulas sudoríparas,

del sudor,

y las glándulas sebáceas que producen sebo.

La barrera de la piel siempre funciona de esta manera.

Salva, mira.

Células muertas que tienen una función,

y una especie de cemento

que une esas células muertas de la grasa, del sebo y del sudor.

Pero el problema que eso tiene es que no huele muy bien.

Bueno, no huele muy bien.

Hay que lavarse. Claro.

Y hemos inventado la ducha porque es un método muy higiénico.

La piel agradece más el baño que la ducha.

La ducha es muy agresiva para la piel.

La ducha, el agua caliente, el jabón...

Todo eso quita toda esa capa.

Es decir, hace un...

Eso sí que es exfoliante.

Eso sí que hace un "peeling" de la piel.

Es decir, la ducha todos los días.

Y, realmente, hay que regenerarla.

No hay que usar...

Hay que ducharse una vez al día,

hay que ducharse con poco jabón las zonas que más se ensucian.

Estamos hablando de pies, genitales, axilas...

Pero no por sistema.

A veces, hay que descansar de jabón

y ducharse solo con el champú del pelo.

Es decir, hay que darle tregua a la piel.

Y siempre siempre siempre, cuando se salga de salga,

ponerse una crema hidratante para reponer esa barrera

que hemos perdido con el agua caliente y con el jabón.

Ducha sí, una diaria,

pero ponerse crema hidratante después.

¿Esas cremas hidratantes qué es lo que deben tener?

¿Cómo sabemos que esta crema hidratante es buena

y que esta crema hidratante es menos buena?

Y no solamente guiarnos por el precio, ¿no?

Una buena crema hidratante ya está formulada

siempre que tenga una parte acuosa y una parte grasa.

Esto es como si fuera una emulsión.

Como si cogiéramos aceite y lo emulsionáramos.

Una mayonesa es una emulsión.

Eso es una crema hidratante.

Es decir, es como una mayonesa.

Pero ¿qué sustancias tiene que tener?

Pues, mira, tiene que tener...

Las buenas tienen ácido hialurónico.

Eso es bueno porque es hidratante.

Pantenol.

Es hidratante.

Ácido láctico.

Es hidratante.

Urea es hidratante.

Ceramida.

Es hidratante.

Todas esas sustancias, cuando uno lee la etiqueta,

son buenas para la piel y la hidratan.

¿Y, luego, podemos nutrirnos de una manera...?

¿Hay alimentos,

por decirlo de una manera divertida,

que hacen "lifting"?

Hombre, hay alimentos que pueden hacer "lifting".

Sobre todo, por ejemplo, la vitamina C.

La vitamina C ayuda a las fibras de colágeno.

El colágeno es una fibra que tira de la piel.

Si se desinfla el colágeno, se produce una arruga.

Si el colágeno está terso,

lo que hace es que la piel también está tersa.

Eso es un efecto "lifting".

El retinol, la vitamina A concentrada.

Eso también ayuda muchísimo a la piel.

Ayuda a que la piel esté tersa y esté hidratada.

El retinol lo encontramos en estos alimentos.

Los betacarotenos son provitamina A.

Es decir, esto se convertirá en vitamina A,

que es el retinol.

Vitamina C.

Los tomates también tienen vitamina C

y antioxidantes como el licopeno.

Todo esto...

Estos alimentos son muy interesantes.

Y, luego, el aceite de oliva.

Es una grasa natural

que hace bien si te lo tomas por dentro y por fuera.

El aceite de oliva.

Las cremas de aceite de oliva también son buenas.

De aceite de jojoba, de manteca de karité...

Todo lo que pueda hidratar la piel es bueno.

Y también los pescados azules aportan esa grasa saludable.

Los omega 3 son grasas saludables que van a aportar esa elasticidad

y que la piel esté nutrida y esté húmeda.

Y también los fitoestrógenos que llevan las verduras de hoja,

perejil, menta...

Y también otras.

Cilantro. Exactamente, cilantro.

Y también otras verduras.

Los fitoestrógenos vienen muy bien para la menopausia.

Vienen muy bien.

Fíjate.

En las mujeres que llegan a la menopausia

hay una proporción

entre la pérdida de hueso y de grosor de la piel.

Cuanto más osteoporosis, más delgada es tu piel,

porque los estrógenos dejan de funcionar.

Eso es muy importante;

con lo cual tomar menos carne y más verdura

funciona muy bien para la piel

sobre todo si has llegado a la menopausia.

Esto que tenemos al otro lado supongo que es lo malo.

Esto es lo malo. Esta parte es la negativa.

Yo creo que es hasta cancerígeno porque está quemado.

Son los acrilamidas.

Pero lo que más daña la piel son los azúcares

y otros elementos como los panes muy tostados,

las barbacoas, las carnes directamente en el fuego,

y los fritos.

Los fritos.

Las grasas de los fritos.

Las grasas malas, no saludables, y los azúcares

es lo que más daña.

Y te voy a explicar por qué.

Los azúcares,

cuando tomas muchas tartas, helados, procesados...

En fin, el azúcar está de moda, ¿no?

Ese azúcar que está de moda

lo que hace es que sube el nivel de azúcar en la sangre

y se une a las proteínas de nuestros órganos

y también se une a las proteínas de la piel.

Se llama glicación de las proteínas.

En la glicación de las proteínas esa proteína de degenera

y ya no cumple el mismo papel.

Lo que hace es producir arrugas en la piel.

Lo que hace el azúcar es producir arrugas.

Son productos de la glicación acelerada.

Son glicotoxinas que llamamos, ¿no?

Es lo que hace que la piel se vea más arrugada

y empeore.

También lo hace los requemados estos y los fritos.

¿Y eso que hemos visto todos muchas veces?

Fotografías de personas con trozo de pepino en la cara.

¿Con el pepino qué pasa?

Aquí no lo veo.

El pepino no está aquí.

El pepino hace un efecto mascarilla.

Hace un efecto mascarilla, refresca la piel,

desinflama la piel...

Sobre todo, los párpados.

Lo verás siempre con los ojos.

Desinflama esos párpados inflamados.

Casi todas las mascarillas tienen ese efecto.

¿Y por qué se inflaman los párpados?

Se inflaman porque se retiene líquido,

porque no se ha dormido bien...

Es una piel muy fina.

Es la piel más fina. Más fina.

Los talones casi nunca se inflaman.

Porque es la más dura. Es la más dura.

La piel de rinoceronte que tenemos. Exactamente.

Pero la piel de los párpados es muy fina

y lo delata todo.

Se inflama,

y lo que hace el pepino es relajarla,

refrescarla, desinflamarla y ponerla un poco más tersa.

Por eso, te pones esas mascarillas.

Pero también hay un efecto psicológico.

No nos vamos a engañar. También que está fresquito.

Esta fresquito y uno se relaja, porque es la actitud.

"Tengo tiempo para ponerme pepino en la cara".

Y te relajas.

La piel es el espejo del alma como los ojos.

Es decir, te pones morado, te poner pálido, te pones rojo...

Y todo eso se ve en la piel.

Todo eso

son diversas circunstancias emocionales

que se reflejan en la piel.

La piel sufre unos vaivenes emocionales,

de riego sanguíneo,

que también se refleja.

Se agrieta más, se inflama...

Es decir, sufre una serie de procesos.

Por eso,

cuando venimos de vacaciones traemos cara de estar bien

y la piel bien.

La piel bien.

Pero dices:

"Es que me he puesto muchas cremas y he estado tal".

Lo que pasa es que has estado relajado

y eso ha sido muy bueno para tu piel.

Eso es muy importante

porque es verdad

que la piel, si no la cuidas desde el interior...

Y también, por ejemplo, el sueño.

El sueño es muy importante.

Fíjate.

La piel se desarrolla con la hormona del crecimiento.

Aunque no crezcamos, producimos hormona del crecimiento,

que lo que hace que todos los órganos se nutran.

Se regeneren, ¿no? Se regeneren y no se atrofien.

La hormona del crecimiento...

Hay un pico de hormona del crecimiento

de 01:00 a 04:00 cuando estamos durmiendo.

Si no dormimos bien,

ese pico no se produce y la piel se atrofia.

Se va atrofiando poco a poco.

Me queda muy poco tiempo, pero hay un montón de preguntas.

Por ejemplo,

yo he oído a los mayores hablar

de que antiguamente las mujeres se echaban miel

en la cara.

¿Eso sirve de algo o no?

Bueno, vamos a ver.

También se echaban clara de huevo y se echaban determinadas cosas.

Y la leche de burra. Y la leche de burra.

La leche de burra de Cleopatra.

Pues todo eso es hidratación y poner tersa la piel.

Es decir, cuando se seca una clara de huevo,

se queda tirante y pone tersa la piel.

Pero luego hueles a gallina.

Pero, vamos a ver, son remedios caseros.

Se disimulaba el olor con otra cosa.

Con café a veces. Con café.

Y la leche de burra de Cleopatra tenía un sentido.

Era muy nutritiva por la grasa

y, también, seguramente, porque se descomponía un poco.

El ácido láctico es muy bueno para la piel.

Por tanto,

si te tienes que dar mascarilla en la piel,

date yogur por ejemplo.

Date yogur,

que tiene mucho ácido láctico y viene muy bien.

Las mascarillas de yogur sí funcionan.

Y que encima está bueno. Es bueno y es barato.

Das un besito y dices: "Qué bien, sabes a yogur".

Y es barato.

Es barato.

Un placer como siempre, Nicolás.

Muchas gracias. Gracias a ti.

Seguimos.

La Universidad Politécnica de Madrid

nos propone hoy la siguiente pregunta.

¿Por qué da alergia el melocotón?

La universidad responde.

Es a lo que estamos dedicando mi grupo de investigación

en el Centro de Biotecnología y Genómica de Plantas

de la Universidad Politécnica de Madrid

los últimos 25 años.

La verdad es que desconocemos

por qué algunos alimentos y otros no dan alergia.

En el caso del melocotón,

es verdad y es muy frecuente, sobre todo en el área mediterránea,

que la gente comente que la da cosa tocarlo.

Que le da cosa los pelitos del melocotón.

Ahí está una pista.

La piel del melocotón tiene un alérgeno, una proteína,

que es reconocida por nuestro sistema inmune

como algo extraño, como algo dañino,

y produce los síntomas que son muy desagradables

asociados a la alergia alimentaria.

¿Por qué en un momento determinado

una proteína que llevamos comiendo desde pequeños

produce alergia?

No se sabe.

Y esa es la dificultad.

Cada vez las alergias son más frecuentes

y no existe un tratamiento definitivo

para paliarlas.

Es el objetivo que tenemos

y esperamos que en un futuro podamos decir

que hemos encontrado un tratamiento para ello.

Mientras tanto, estamos identificando el alérgeno

y cuál puede ser la causa

porque la que nuestro sistema inmune reacciona en un momento determinado

frente a esta proteína.

En los años 50 y 60

miles de andaluces se trasladaron a Cataluña

en busca de trabajo.

Miles de andaluces que comenzaron una nueva vida

dejando atrás su tierra.

Este es uno de los ejes

que vertebra "La nostalgia del limonero"

publicado por Espasa.

Su autora

es la periodista y escritora Mari Pau Domínguez,

que nos acompaña hoy en este taller de literatura.

Mari Pau, muy buenos días. Hola, ¿qué tal? Buenos días.

Bienvenida a "La aventura del saber".

Aunque estamos hablando de una novela de ficción,

los hechos que cuentas en este libro

están basados en hechos reales.

En esa España, en esos andaluces,

que durante esos años dejaban la miseria de su tierra

para buscar un futuro mejor.

Es una realidad de unas personas

que en muchos casos, como les pasó a mis padres,

eran supervivientes de muchas cosas muy malas

que ocurrieron en la época.

Entre ellas,

unas riadas en el año 1962 en las que murieron 1000 personas,

la mayoría inmigrantes,

porque se habían hecho sus casas con sus propias manos.

Esos supervivientes van quedando muy pocos de ellos.

Yo he escuchado toda la vida

recordar a mis padres muchísimas historias

de cuando tuvieron que abandonar su tierra.

Ellos son andaluces.

Mi padre ya falleció de alzhéimer.

Son andaluces, pero había otros tantos emigrantes.

De Murcia, de Castilla, de Extremadura...

Esa realidad a mí me daba la sensación,

en este momento

en el que Cataluña está viviendo una situación muy compleja,

de que se estaba quedando como relegada

y que corrían el peligro de morir aplastados

en el olvido, ¿no?

Entonces, me propuse rescatarlos y darles voz.

Pero no darle voz a mi familia

porque mi familia es una familia humilde y modesta.

Darle voz a tantísimos miles de españoles

que vivieron lo mismo que ellos

porque es muy difícil abandonar tu tierra.

En la novela digo

que partieron con las maletas cargadas de recuerdos

porque dejaban todo cuanto tenían y cuanto eran como personas.

Partieron con maletas llenas de recuerdos,

pero también de miedos.

Y lo que se encontraron allí no era del todo el paraíso.

No era el paraíso, no.

Fíjate que en la novela, el protagonista, Diego,

que es una persona que tiene mucho mundo detrás,

porque desde los 16 años ya estaba fuera de su pueblo.

Osuna,

un pueblo de la provincia de Sevilla en Andalucía.

Él había estado viviendo

en el protectorado español en Marruecos,

había vivido en el protectorado francés,

en Tánger ciudad internacional...

Era lo más en aquel momento.

Era futbolista. Era una estrella del fútbol.

Entre muchas comillas.

Que no son las estrellas de ahora.

Y, sin embargo, llega a Cataluña

y después de las riadas se viene abajo porque es muy duro.

Es muy duro.

Él pensaba que iba a ser como cuando se marchó a Marruecos,

y vivir en la Cataluña de aquellos momentos

siendo emigrante era muy duro.

Pero la protagonista, Concha, vive el efecto contrario.

Ella no había salido jamás de su pueblo.

No la habían dejado estudiar.

Era una mujer con muchas inquietudes y las alas cortadas por sus padres.

Por la educación que le daban.

El padre era guardia civil,

pero, cuando llega a Cataluña, con las dificultades se crece.

Ahí también ves un poco

el papel de la mujer en aquellos años.

Cómo fueron pioneras,

cómo fueron tan importantes para que la sociedad despegara.

En definitiva,

Cataluña necesitaba mano de obra barata

para su proceso de industrialización,

y estos españoles necesitaban huir de la miseria.

Ese es un poco el resumen.

Y, claro, como todo en la vida.

Ahí hay amor, hay desarraigo...

La novela empieza con una cosa

que yo creo que, al final, en la vida,

a quien más a quien menos le ha pasado.

Es una historia de un amor perdido que sublimas porque...

Lo sublimas porque no lo tienes. Porque lo perdiste.

Arranca la novela con un misterio.

En todo ese contexto social que hemos descrito,

arranca con una trama de suspense.

Unas cartas que aparecen

que de haberlas conocido uno de los personajes de la novela

que de haberlas conocido uno de los personajes de la novela

quizás su vida podría haber sido distinta.

Esa especie de "vendetta"

es esa cuenta que tiene que saldar con la vida

y con esa ausencia que ha tenido.

Ese amor perdido.

Hago que el lector vaya acompañando a los personajes

en la solución de esa trama de suspense

de buscar un amor perdido, ¿no?

Y ahí estás introduciendo el personaje de Paz,

que es la hija de Concha y Diego. La siguiente generación.

Y con ella también vemos la diferencia de generación.

También asoma eso que decías tú.

El cambio de la mujer de esos años 50 o 60

en los que no podía trabajar fuera de casa

y cómo va evolucionando hacia el personaje de Paz.

Hacia la hija, ¿no?

Hay una escena en la novela que creo que es muy significativa.

A mí me pareció muy tierna a la hora de escribirla.

Es cuando la madre,

que no había tenido oportunidad desde su pueblo,

en esa gran ciudad que era Barcelona

sienta a la hija un día cuando era muy pequeña.

La sienta en la cocina y le dice:

"Hija, estudia. Estudia una carrera".

Para que no te pase como a mí, le venía a decir.

"Estudia una carrera

porque solo estudiando, solo formándote,

podrás valerte por ti misma.

Jamás dependas de nadie y, menos, de un hombre".

Esta coletilla de "y menos de un hombre"

yo creo que es muy definitiva.

Es verdad

que el personaje de la siguiente generación,

que lo encarna Paz, la hija,

es un ejemplo de cómo los hijos de la emigración

superaban la condición que tenían de nacimiento de ser...

En Cataluña les llamaban, además, charnegos.

Era una palabra despectiva donde las haya.

Y cómo se sobreponían a esa condición.

Es lo contrario de lo que ocurre en un libro

que fue de referencia en mi juventud.

Fue "Últimas tardes con Teresa", de Juan Marsé.

Y múltiples referencias y textos.

Hay muchas referencias

porque a la vez que hago una crónica sentimental

de una España que va avanzando a través de varias décadas,

también hago una crónica literaria de lo que para mí fue muy importante

para despegar en la vida

y para sobreponerme y superar la condición

de ser hija de emigrante, ¿no?

En el libro de Marsé, "Últimas tardes con Teresa",

Pijoaparte,

un personaje muy literario fantástico,

es hijo de murcianos,

tiene un sino que no es capaz de superar.

Él cree que lo puede superar robando motos

o ligándose a una chica de la alta sociedad catalana.

Y yo lo veía como un ejemplo de lo que no es.

Del camino que no es, ¿no?

Marsé describió una realidad, y yo quería vivir otra muy distinta.

Yo quería vivir exactamente la contraria, ¿no?

El poder salir adelante.

Y, al final, es una...

Los personajes son muy curiosos.

No son personajes

que quieran dar lecciones de nada en la novela

y, sin embargo, dan lecciones permanentemente.

Una de ellas es la de no rendirse.

Yo lo digo en las dedicatorias.

Mi padre, a mi hermano y a mí,

no nos dejó de herencia económica prácticamente nada,

pero, sin embargo, nos dejó una herencia

que agradeceremos hasta el final de nuestros días.

Es el no rendirse ante la vida.

Porque independientemente de lo fuertes que sean los golpes,

y eso lo vas viendo a través de la novela

con sus protagonistas,

independientemente de cuán fuertes

o cómo sean de graves los golpes que te da la vida,

eso no es lo importante.

Lo importante es cómo seas capaz de superarlos

y sobreponerte y sobrevivir a esos golpes.

Y, claro,

es fantástico como personajes literarios

poder tomar de modelo una realidad

en la que yo vi, efectivamente,

que esos personajes que eran mis padres

iban sobreponiéndose y daban lecciones permanentemente.

Pero sin abrir la boca. Solo con sus hechos, ¿no?

Porque estos dos personajes no se rinden ante el amor,

el desamor, la situación económica,

la nostalgia de Diego hacia su tierra, ¿no?

A ese limonero que tenía en el patio de su casa.

De su casa familiar en Osuna.

Era un limonero

que daba unos limones de dos kilos el limón.

Era un limonero impresionante.

Mi padre siempre vivió en Cataluña

con la nostalgia de volver a su pueblo.

Mi madre no quería saber nada del pueblo.

Ella iba muy gozosa a visitarlo,

pero después se volvía a su lugar, que era Barcelona,

porque había pasado ahí más de media vida

y muchas penurias, muchas penalidades,

para tener una vida mejor ellos y, sobre todo, sus hijos, ¿no?

En el limonero simbolizo la nostalgia.

La nostalgia creo que es algo que está muy bien.

Hay que tener nostalgia, sentir los recuerdos,

pero un exceso de nostalgia en la vida

te paraliza.

Tiene un efecto bastante similar al del miedo.

Es paralizante.

Yo lo vi en mis padres y eso lo he querido reflejar.

Es verdad que hubo muchos andaluces

que vivieron siempre con esa nostalgia.

Embargados por la nostalgia de volver a su tierra.

Y otros muchos, como mi madre, que dijeron:

"Nos ha costado mucho llegar hasta aquí,

y por duro que esto sea

pero es lo que teníamos en el pueblo".

Eso es un sentido muy práctico de la vida.

Te contaré una anécdota que no viene en el libro.

Hartas en casa de escuchar a mi padre siempre

que quiere volver al pueblo,

un día mi madre se plantó y le dijo:

"¿Sabes qué? Vete al pueblo".

Entonces, se despidió del trabajo.

Le hicieron una cena homenaje, una placa,

y se fue al pueblo.

Volvió al cabo de un mes.

En el pueblo no había nada que hacer.

Entonces, mi madre le dijo:

"¿Lo ves?

Pues a partir de ahora no se vuelve a hablar del pueblo".

Yo les iba pinchando un poco y de vez en cuando les decía:

"¿Qué hacemos con la placa?".

Pero es una anécdota

que refleja cómo es el sentido práctico

de aquellas mujeres.

"¿Tú realmente quieres pueblo?

Pues vas a ver que ya tu vida no está allí".

Y, efectivamente, su vida no estaba allí.

Estaba en Cataluña, en Barcelona.

Y, cuando mi padre fallece, yo escribí un artículo

diciendo que en su muerte le pasó igual que en la vida.

Estuvo repartido entre Cataluña y Andalucía.

La mitad de sus cenizas se lanzaron en el pueblo

y la otra mitad se plantaron en un limonero

que yo todavía conservo en mi casa, ¿no?

Y fue incinerado en el cementerio de Montjuic,

que es una atalaya maravillosa frente al Mediterráneo.

Yo creo que él jamás pensó

que sus días acabarían frente al Mediterráneo,

y quisimos llevar las cenizas otra vez a su pueblo.

Y repartirlas.

Mari Pau, Paz es periodista, es escritora,

y no te puedes ir sin decirme qué tiene.

¿Sois la misma o no?

No.

Yo no soy Paz, pero hay mucho mío.

Hay mucho de Pau en esa Paz.

Sí que es verdad que ahí me ha...

No me ha fallado el subconsciente,

pero hay una cosa que yo siempre quise hacer.

Era ganar un premio de novela erótica

que era Sonrisa Vertical.

Tú eres muy joven y seguro que no te acuerdas,

pero para nuestra generación era un premio muy de referencia.

Yo tenía

cuando estaba todavía en Barcelona...

En mis primeros pasos en el periodismo

tenía afortunadamente varios compañeros y una amiga

que lo habían ganado.

Eran como lo más.

Ahora, en esta novela, me he querido desquitar,

porque hay un problema.

El sexo es un tabú, es un problema, en la relación entre madre e hija.

Que eso también es una realidad

muy constatable en esas generaciones.

La hija, en la novela,

lo que hace es que se presenta a un premio literario

porque ella lleva escribiendo desde que era pequeña.

Pero ¿qué premio?

Pues a un premio similar al de la Sonrisa Vertical,

un premio de novela erótica.

La madre se niega a reconocerlo.

Es un bum en la historia.

La trama de la novela es un bombazo

porque la chica tiene como 21 años o 22,

y todos los medios prestan atención.

Hay un momento

en el que la madre le dice como "vamos a hacer las paces".

Dice:

"¿No podías haber escrito una biografía

o una novela histórica?

Tenía que ser una novela erótica".

Por ahí está la abuela también. Claro, claro.

Era como una manera de vengarse

de que fuera un tabú tan férreo y tan dañino

entre la relación de la madre y la hija, ¿no?

Pero al final Concha se lo compra.

Concha se lo compra sin decírselo a nadie.

Se va un día a la plaza de Cataluña,

que hay el primer Corte Inglés que había en Barcelona,

y debió ser de los primeros de toda España,

y se lo compra y ve cómo la gente se lo compra.

Ella piensa:

"Yo soy la madre, pero no puedo decirlo.

No voy a decirlo".

Y, luego, además,

empieza "hay que ver", "mi hija ha escrito una guarrada".

Ella compra el libro

y se sienta en un banco de la plaza de Cataluña

y empieza a leerlo.

En el fondo, admira el tesón de su hija.

Ha ganado un premio literario.

Y ha conseguido muchas cosas que ella no consiguió.

Yo gané un premio literario, pero fue de novela histórica.

Mari Pau Domínguez, "La nostalgia del limonero".

Muchísimas gracias por habernos acompañado.

Gracias a vosotros.

Siempre es un verdadero placer volver a este programa.

El placer es nuestro.

Gracias, Mari Pau. Gracias.

Y vamos con más cosas aquí en el programa

porque mañana se cumplen exactamente 200 años

de la inauguración del Prado.

En "La aventura del saber" hemos querido sumarnos

a tan importante conmemoración

haciendo una serie de cuatro reportajes

que se emitirán a diario durante esta semana.

Hoy, en el primer capítulo,

vamos a hablar sobre el origen y evolución del Museo del Prado,

las características esenciales de su colección

y sobre el campus del Prado.

"Estas personas que vemos en imagen parecen estar reuniéndose

esperando a que ocurra algo importante.

Y, efectivamente, así es.

Están ahí

porque quieren felicitar a alguien muy especial

en su aniversario.

Quien cumple años

no es otro que el Museo Nacional del Prado,

y estos son los empleados de su plantilla

que le van a cantar el consabido 'Cumpleaños feliz'."

# Cumpleaños feliz,

# te deseamos todos,

# cumpleaños feliz. #

Así han celebrado los trabajadores del Museo del Prado

el inicio de los actos del bicentenario.

Habrá actividades durante todo el año

y cuatro grandes exposiciones.

"Pues sí,

el Prado cumple ni más ni menos que 200 años.

Dos siglos de existencia que merecen ser celebrados

como corresponde a la importancia

de tan extensa institución artística.

El acto de felicitación anticipada

se llevó a cabo en noviembre del pasado año 2018

y supuso el pistoletazo de salida

de la celebración del bicentenario del Museo Nacional del Prado

y de esos eventos

que se están llevando a cabo durante toda esta temporada

que irán concluyendo

a partir de este 19 de noviembre de 2019,

que es la fecha exacta de conmemoración

de la inauguración del Museo del Prado."

El Museo del Prado se crea el 19 de noviembre de 1819.

Estamos precisamente ahora conmemorando el bicentenario.

Se abre por el interés del monarca entonces reinante,

que era Fernando VII,

de abrir parcialmente sus colecciones de pintura,

al principio pintura española,

al pueblo de Madrid.

"Un rey, Carlos III, pensó un día:

'Hagamos en el prado alto un museo de ciencias naturales'.

A una reina, Isabel de Braganza, se le ocurrió más tarde

instalar en aquel lugar la galería del museo del rey

llamada hoy en todo el mundo Museo del Prado.

Rembrandt, Tiziano, Durero, Murillo, Goya

viven aquí con infantas, reinas y reyes

que se mueven en el espacio infinito de un marco dorado.

Familias que no se han desprendido de la pesadumbre de una corona,

rostros que dominaron al mundo o soñaron con dominarlo

y parecen pedirnos

que nos detengamos a escuchar de sus labios

una historia imposible."

"En el momento de su apertura al público,

la denominación del museo es Real Museo de Pintura y Escultura

y contaba con un fondo de 311 obras procedentes de la colección real.

En 1832,

pasó a llamarse Museo Nacional de Pintura y Escultura

y, finalmente, en 1920, Museo Nacional del Prado,

que es la denominación

con la que se ha mantenido hasta la fecha."

"Desde su inició,

las sociedades humanas

han necesitado expresarse artísticamente.

De forma singular,

en la pintura ha cristalizado este afán.

Esta necesidad,

esta pasión por plasmar más allá de la mirada.

Una mirada guardada por las élites de cada época

para su propio deleite y vanagloria

a veces expuesta al pueblo

con ánimo ideologizante y moralizador.

Hasta que el pensamiento ilustrado entendió

que al menos una parte del arte y la pintura;

en particular,

las obras que procedían de las colecciones reales,

debían ser para el conocimiento y el servicio de la nación soberana.

Es el momento de la creación de las grandes pinacotecas.

Es el momento de la construcción

de una de las grandes catedrales de la pintura de todos los tiempos:

el Museo Nacional del Prado."

"La colección real de pintura y escultura

era una fastuosa colección privada propiedad de los monarcas españoles

que había permanecido ajena al público

para uso y disfrute exclusivo de la familia real y de la corte

y que a partir de la constitución del Museo del Prado

pasa a estar accesible a todo el mundo

constituyendo la pieza angular del patrimonio artístico español

y una de las mayores joyas de la museística internacional.

El Prado es todo un tesoro artístico a disposición del pueblo español

y de la cantidad ingente de extranjeros que nos visitan.

El museo recibe al año cerca de tres millones de visitantes

nacionales y extranjeros

que disfrutan contemplando sus obras maestras."

Los perfiles, naturalmente, como podemos imaginar, múltiples.

En cuanto al público nacional,

el visitante más numeroso es el madrileño.

Pero tenemos también un número importante

de andaluces, catalanes, valencianos, etcétera.

Respecto al público internacional, está cambiando mucho.

Como todo en el ámbito internacional.

Hasta hace muy poco tiempo,

las grandes cifras las proporcionaban países europeos,

pero, ahora,

el interés de nuestros visitantes se está trasladando también,

no digo "solo", pero sí "también",

a Extremo Oriente,

hasta tal punto

que los visitantes coreanos constituyen ya en este momento

el segundo grupo por nacionalidades en visitas anuales al museo.

"El Museo Nacional del Prado

es considerado unánimemente como una de las mejores pinacotecas

a nivel mundial.

Si dice habitualmente del Prado que no es tanto un museo de pintura

como un museo de grandes pintores.

El germen del Prado, la colección real,

se había ido incrementando entre los siglos XVI al XVIII

mediante la adquisición de obras

en función de los gustos pictóricos de los monarcas.

No existía un afán enciclopédico

por intentar representar la pintura nacional e internacional,

sino que en la colección estaban presentes con profusión

los pintores favoritos de los reyes.

Esto hace que el Prado conserve

los mayores conjuntos de obras a nivel mundial

de algunos de los más grandes maestros

de la pintura española europea

tales como Velázquez, Goya, el Greco, Tiziano,

el Bosco, Rubens o Rembrandt.

Francisco de Goya, concretamente, es el autor con más obras

presentes en los fondos del Prado,

1256 ente pinturas, dibujos y grabados,

y el que cuenta con el mayor número de obras

expuestas en sus salas."

Creo que es uno de los cuadros más enigmáticos

y que la variedad de sentimientos o de interpretaciones

que pueden tener las "Pinturas negras" de Goya

serían prácticamente inagotables.

Quizás es la creación del mundo para él

y lo que ve a su alrededor.

Yo lo que veo en este cuadro es el tormento.

Un tormento increíble del pintor.

El cuadro lo que expresa es la muerte.

Ese destino fatal que tienen todos los hombres.

Y se ve muy bien en este cuadro.

Lo ha sabido captar Goya perfectamente.

La primera impresión que me ha causado este cuadro

es que no me gusta porque me da miedo.

Yo opino que es un cuadro supersurrealista.

Decía Valle-Inclán que el esperpento lo descubrió Goya.

También me sugiere el "rock" más duro

esta pintura.

"Pero a parte

de los campeones absolutos de la pintura

el Prado alberga la obra de muchos otros grandes maestros

de las diversas escuelas de la pintura europea

tales como Fra Angélico, Tintoretto, Luca Giordano,

Botticelli, Caravaggio, Brueghel, Durero, Zurbarán,

Sánchez Cotán, Rivera o Murillo

y algunos más modernos tales como los Madrazo,

Mariano Fortuny o Joaquín Sorolla.

Todo ello hace

que la colección de pintura del Prado

por su volumen y características específicas

tenga una personalidad que la hace ser única en el mundo."

Murillo es tan popular porque sabe llegar a la gente.

Lo que yo siento es a través del ser humano,

que retrata una emoción mucho más profunda.

La de la compasión, la de la inocencia.

No son pinturas.

No son objeto de colección.

No es una cuestión decorativa.

Sus obras son objetos de devoción.

Murillo crea un arte

donde, concretamente, los personajes del cielo sonríen

a los personajes de la tierra.

Me gusta que hable de la esperanza.

Yo creo que es verdad.

El ser humano no puede vivir sin esperanza,

y él la muestra, ¿no?

Siempre hay esa belleza

dentro de un entorno de dureza en general

con esa capacidad de consolar.

Esa característica de bálsamo, de empatizar con el espectador,

sin duda debió ser una de las claves de su éxito.

El Museo del Prado tendemos a asociarlo con la pintura

y sin duda es de las grandes pinacotecas.

Pero es mucho más que una pinacoteca.

Tiene una magnífica colección de escultura,

tiene una magnífica colección, aunque pequeña,

de artes decorativas

y tiene una extraordinaria colección de obras sobre papel,

incluyendo, probablemente, el tesoro más valioso

sobre esos 500 dibujos de Goya

que serán objeto de la exposición que cerrará el bicentenario.

"Contra lo que algunos piensan de los grandes y solemnes museos

el del Prado jamás se mantiene estático.

Aumentan las salas,

se renuevan las instalaciones o se crean otras."

"En las reformadas salas figura 'El charlatán sacamuelas',

de Rombouts.

Ejemplo de la pintura flamenca del 600

con intención de costumbrismo,

pero sin olvidar los problemas de la luz y la sombra.

De Guido Reni,

pintor muy representativo

de la escuela italiana del siglo XVII,

es este episodio mitológico de Hipómenes y Atalanta

cuyas figuras mueve hasta la distorsión

un viento barroco y teatral."

Un museo moderno no es una galería de arte.

Un museo moderno es un centro de actividad cultural.

El visitante considera

que el Museo del Prado es un edificio tradicional,

el museo de siempre, el museo de 1819 hasta ahora,

que es lo que llamamos el edificio Villanueva,

pero el Museo del Prado es más amplio.

Hasta tal punto

que nosotros lo hemos denominado el campus del museo.

Tenemos un edificio de oficinas no visitable, por lo tanto,

en la parte trasera de este edificio Villanueva,

pero también tenemos que tener en cuenta

que tenemos la ampliación de Rafael Moneo

que incorpora el claustro de la iglesia de los Jerónimos,

que se encuentra a espaldas del museo.

Y también es muy importante el Casón del Buen Retiro,

que es un edificio visitable en su ámbito central

porque allí se encuentra la bóveda

pintada por el artista napolitano Luca Giordano.

En el futuro se integrará un nuevo edificio,

que es el denominado Salón de Reinos,

que es un edificio

que está pendiente de su ampliación y rehabilitación

de acuerdo con un proyecto del arquitecto Norman Foster.

"El edificio Jerónimos, de nueva construcción,

fue inaugurado en 2007

adosado a la parte trasera del edificio Villanueva.

Esta construcción es utilizada primordialmente

para exposiciones temporales, eventos y actos diversos.

El arquitecto Rafael Moneo fue el director

de esta ampliación moderna del Museo del Prado

que hoy en día

se haya plenamente integrada de forma funcional

en la estructura del museo,

pero que en su momento levantó cierta polémica

por su carácter moderno y no historicista."

Yo creo que hay sido un proyecto muy duro.

Seguramente, el proyecto más duro de mi carrera

por la polémica, por la dificultad de la gestión,

por la dificultad intrínseca del proyecto,

que ha sido mucho.

"El claustro de los Jerónimos,

conocido también como el Cubo de Moneo,

es otro edificio de nueva construcción

ejecutado en el mismo proyecto de ampliación

de Moneo.

Contiene en su interior la reconstrucción integral

del antiguo claustro de la iglesia de los Jerónimos

que acoge habitualmente exposiciones y eventos."

"Bajo el reinado de Felipe IV,

se construye en Madrid el Palacio del Buen Retiro

en el lugar que ocupa hoy el Museo del Ejército,

donde se guardan los recuerdos

que la historia nos ha legado a través de los siglos.

Los objetos de mayor relieve histórico

se exponen en el Salón de Reinos, decorado por Velázquez,

el cual dio a esta sala una luz esplendorosa

como si presintiera que iba a adornarse

con los colores de nuestras banderas."

"El Salón de Reinos era de las dependencias principales

del antiguo complejo palaciego,

que fue hasta hace unos años sede del Museo del Ejército.

Actualmente está en marcha

un proyecto de rehabilitación y nueva construcción

dirigido por el arquitecto británico Norman Foster,

que fue el ganador del concurso convocado a tal efecto

hace tres años.

El Salón de Reinos es la sede

donde se proyecta principalmente

el futuro a medio plazo del Museo del Prado

que colmará sus necesidades de ampliación

de espacios expositivos y funcionales."

El Salón de Reinos será la culminación

del Museo del Prado.

Va a completar ese campus del Prado al menos por una generación.

El Salón de Reinos es importante porque permite llamar la atención

sobre la singularidad del Museo del Prado.

Es un museo

que a su calidad intrínseca, a la calidad de sus obras,

añade una singularidad, una personalidad específica,

que no todos los museos del mundo proporcionan.

Esa singularidad tiene que ver con su historia.

El Museo del Prado es singular

porque es hijo de una historia muy singular

que permite distinguirlo de cualquier colección del mundo.

Charlamos con Eshkol Nevo,

uno de los escritores más reconocidos internacionalmente.

En "Tres pisos", su última novela,

nos presenta unos personajes profundos y humanos

siempre listos para levantarse y luchar de nuevo.

"Eshkol Nevo es israelí,

y, según la prensa especializada,

uno de los autores más brillantes de su generación.

El escritor visita Madrid para presentar su última novela,

'Tres pisos'.

En su libro nos muestra a sus personajes

desde ese lugar oculto, secreto e íntimo

que todos, de alguna manera, conservamos.

'Tres pisos' sacude nuestras emociones

y sentimientos más profundos

y nos lanza las siguientes preguntas.

¿Qué esconden tus vecinos?

¿Qué escondes tú?"

Este libro trata de preguntar

si a veces

tenemos que guardar nuestros secretos

o quizás compartirlos con alguien ajeno al entorno.

Es el mecanismo básico de este libro.

Los secretos se comparten con alguien.

Creo que lo que les une en el mismo libro,

aparte de ser vecinos,

es el hecho de que tienen que hablar.

No pueden quedarse dentro lo que sienten.

Tienen que compartirlo con alguien.

Sí que lo comparten con un amigo o escriben una carta

o hablan con un contestador.

El deseo de dejarlo salir es lo que les une

y realmente también es lo que sentí como escritor.

Fue un proceso de escritura muy explosivo.

Escribí este libro en cinco meses.

Normalmente,

los escritores no se ajustan a este tipo de periodos cortos.

Normalmente,

escribo mis libros en dos años o tres años.

Cinco meses fue que no podía parar de salir.

Como un monólogo.

Como los monólogos del libro.

Creo que en el corazón de este libro yace el sentimiento de culpa.

Cuando estaba escribiéndolo,

fue muy interesante redactar la experiencia

porque los personajes cometían errores todo el rato.

Y, a veces,

incluso me encontraba a mí mismo diciéndoles:

"No lo hagas".

Pero ellos insistían en hacerlo.

Hay un momento en el segundo piso, cuando Hani dice:

"A veces tienes que hacer lo incorrecto".

Puede que este libro trate de eso.

De que lo incorrecto podría ser personal.

Podría estar dentro de una estructura familiar.

Podría tratar incluso de la sociedad

porque en el tercer piso hay manifestaciones

donde surgen los problemas políticos.

Cuando estudiaba Psicología,

estaba obligado a catalogar a las personas.

A ponerles etiquetas.

No podía.

Así no es como percibo a los seres humanos,

de modo que cuando escribo

soy capaz de crear un protagonista único

con muchos elementos que no puedes etiquetar.

No puedo...

Vamos a poner un ejemplo. A Arnon, el primer piso.

Algunas personas dicen que es un hombre agresivo, obsesivo.

He tenido muchos lectores, especialmente hombres,

que dicen que es el padre perfecto.

Hace lo que un padre debería hacer.

Protege a su hija.

Así que nos encontramos ante un conflicto.

No puedes etiquetarlo y concluirlo con una frase.

En el segundo piso está Hani.

Ella es muy solitaria,

pero quizás podamos comprender

por qué está dispuesta a meter a un criminal en su casa.

En cambio, otras personas la juzgan y dicen:

"¿Quién deja en casa a un criminal

cuando tienes dos hijos que están allí?".

Es cuando se vuelve conflictivo o ambivalente.

Y esto es bastante interesante.

Me encanta enseñar escritura creativa.

Empecé a escribir por mi cuenta.

Al principio, en un curso de escritura creativa.

Creo en esa parte de un grupo

que permita a las personas dar los primeros pasos

en la escritura.

Y me preguntas por mis consejos para los alumnos, ¿verdad?

¿Qué les aconsejo?

Pues bien, quizás diría dos cosas.

La primera es curiosidad. Ser curioso.

No pensar en esa imagen

de un escritor que se sienta en un sótano

como Kafka,

que se sentaba en un sótano en la penumbra

y que tenía una vida oscura.

No, no creo en eso.

Creo que un escritor es un "story hunter",

un cazador de cuentos,

y un escritor debe ser curioso.

Debe hacerse preguntas.

Debe vivir.

Estar en contacto con la vida.

La segunda es, quizás, la paciencia.

Así que ser paciente es un gran desafío en la escritura.

¿El éxito?

Te contaré algo que me pasó la otra noche,

que creo que lo que quería que me pasara.

Este era mi sueño.

Volvía de una lectura en Italia, en Bolonia,

y cogiendo el tren hasta Milán para venir a Madrid

se me acercó una mujer en la estación de tren

y me dijo:

"Estaba en la lectura

y, además, terminé tu libro anoche".

Habló de una escena muy concreta de mi libro

y de qué manera la conmovió.

Ella compartió cosas muy personales

como si el libro formara parte de ella

de alguna forma.

Para mí ese es el éxito.

Cuando la gente me cuenta que acoge mis palabras en su vida.

En su corazón.

Son parte de ellos.

Creo que ese es el éxito.

Alba Editorial acaba de publicar

una nueva colección de cuentos góticos

de la excelente escritora británica Elizabeth Gaskell.

Gran parte de la historia íntima del siglo XIX en Inglaterra

la conocemos gracias a ella.

Muchas de sus novelas

son inolvidables series de televisión.

Es el caso de "Norte y sur", de "Cranford"...

Incluso

su celebrada biografía de Charlotte Brontë

ha sido adaptada al cine.

Ahora tenemos la oportunidad de explorar con ella el género

con estos nueve cuentos góticos publicados en revistas de la época

y luego reunidos en libros que nunca han dejado de editarse.

Una suerte para todos los lectores.

Una invitación a visitar su siglo desde dentro.

Recuperamos un fragmento de nuestro último trabajo

sobre la ONG Cirugía en Turkana.

El resto, en la red.

Cirugía en Turkana es una campaña que nace en el años 2004

y nace de la mano de una serie de cirujanos

que estaban en el Ramón y Cajal

y que se les hace saber

que en esta zona de África, del norte de Kenia,

no hay apenas asistencia especializada quirúrgica.

Organizan la primera campaña en ese año,

y desde entonces todos los años hemos seguido

realizando una campaña de cirugía para asistir a esta población.

Cuando llegué allí,

no era capaz de entender lo que mis ojos estaban viendo.

No procesaba.

Lo único que...

Yo soy una persona que reflexionó escribiendo.

Lo único que hacía era escribir por las noches

intentando sacar todo eso que no podía entender

para, de alguna manera, intentar luego...

Digo: "A ver si lo leo y me estoy enterando".

Fue un viaje al pasado,

un viaje a otras épocas prehistóricas.

Veía a gente por ahí pululando con mantas de cuadros y un bastón.

Veía a los niños morir y veía violencia.

Veía suciedad, veía falta de salud,

indignidad en el morir y en el vivir de mucha gente.

La verdad es que me costó mucho la primera campaña.

Aquí terminamos la edición de hoy.

Volvemos mañana

para, entre otras cosas, hablar con el profesor de Ciencia Política

en la Universidad Carlos III de Madrid

Pablo Simón

sobre cómo pensamos los españoles

a la luz de los resultados de las últimas elecciones.

Y recibiremos también a la psicóloga Laura Rojas-Marcos

en nuestro taller de convivencia.

Con ella hablaremos de la esperanza.

¿Es de verdad lo último que se pierde?

Les esperamos a todos mañana.

Pasen un buen día.

Hasta mañana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 18/11/19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 18/11/19

18 nov 2019

Emitimos los reportajes "200 años del Museo del Prado I" y "Eshkol Nevo". Además, entrevistamos al médico y periodista Nicolás Romero y a la periodista y escritora Mari Pau Domínguez.

ver más sobre "La aventura del saber - 18/11/19" ver menos sobre "La aventura del saber - 18/11/19"
Programas completos (1760)
Clips

Los últimos 6.279 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios